FANDOM


Arco de Presentación
Reino Goa
Información
Número de capítulos 1-2 (2 capítulos)
Fecha de creación 5 de mayo del 2017
Fecha de finalización 7 de mayo del 2017
Posterior Arco de Endor Island
Creador Luffy Sombrero De Paja 1
Es el primer arco de la historia de la Banda de Piratas de Walker, en él que se relata la historia anterior al su inicio como piratas. Perteneciente a la conocida como la Saga de los Inicios

Capitulo 1: 150 años después...

Mi nombre es Charls. Actualmente vivo en una isla del East Blue, en la isla de Dawn. Si, el sitio en el que nació el 2º rey de los piratas, la verdad es que eso me importa muy poco. No vivo en ninguna ciudad ni nada por el estilo, vivo en mitad del bosque del Monte Columbo, resulta que odio a la gente, y mucho más si esa gente se trata de nobles o perros del gobierno… Tenryubitos, Marines, Cypher Phol, Gorosei… No me importa que título tengan, todos son cómplices de mi sufrimiento.

Mi casa está situada encima de un gran árbol cercano a un claro. Es un buen lugar, yo solo sé que en ese claro hay una especie de ruinas o algo así, es una casa de madera a punto de derrumbarse, he entrado muchas veces, y parece haber vivido mucha gente allí en algún momento. El caso es que los animales salvajes no suelen acercarse mucho a ese lugar, es como si les diese respeto, por eso sé que es un buen lugar para echarse una buena siesta después de cazar. Resulta que de vez en cuando llevo pieles y de más al Reino Goa para comercializar lo que atrapo. Y con eso ahorro dinero lentamente para comprarme un barco y marcharme lejos. Marcharme lejos para alcanzar la cima y poder cumplir mi venganza, liberando al mundo de lo que ocurre con lo que algunos llaman “gobierno justo”.

Mi refugio está en el interior de un árbol muy grueso del bosque, es un sitio a mi parecer acogedor y con varios pisos construidos con maderas, no maderas como las de la Gray Terminal no, si no tablas de madera que he comprado. No es que mis habilidades de carpintero sean muy buenas, pero al menos el lugar es estable, aunque yo creo que eso es en gran parte debido a “su” ayuda. Duermo en el 1º piso, el almacén está en el último y 3º piso, que además tiene una salida a una rama en la que guardo dinero. En el 2º piso guardo cualquier cosa que vaya a poder usar en mi futuro viaje, así como la capa que me regaló mi padre, pero sobretodo lo uso como lugar de descanso. En la planta baja, que es donde está la entrada, que no es más que un agujero entre raíces casi invisible a la vista si no sabes dónde está.

Hoy es un día cómo cualquier otro. Me despierto, subo al tercer piso y, una vez allí, tomo la carne que me sobró al día anterior. Cerca de mi refugio, a alrededor de 1 kilómetro de distancia, está el claro dónde se encuentra la casa en ruinas. En realidad, es el mejor sitio para asar la carne ya que el riesgo de incendio es menor. No he dormido demasiado bien esta noche, por lo cual se hace realmente molesto el brillo del sol matutino por culpa del sueño. Sin embargo, presiento que hoy encontraré una buena cena, y si el destino lo quiere, quizás su piel sea valiosa y se la pueda vender a alguien de la ciudad, quizás a algún noble pijo e idiota o algo por el estilo la compre para tener más “glamour” o algo así.

Tras un par de minutos de marcha a través del bosque, llego a mi destino: un espacio abierto en mitad del bosque en cuyo centro está aquella casa de madera en ruinas. Parece que en sus días fue un buen lugar para vivir, pero ahora la naturaleza se ha apropiado del lugar y los años no habían dejado seguir a la vivienda con su esplendor original. Nadie del pueblo de Villa Foosha ni de Goa, parece conocer o al menos importarle la existencia de este sitio, me parece bien, así no me estorban. Delante de la puerta hay un antiguo camino de tierra cubierto por la vegetación. Lo sé porque las malas hierbas en este terreno son más baja que en el resto. Lo leí en un libro que me prestó aquel viejo…  La puerta de la casa está caída, si es que alguna vez hubo una, dejando ver una enorme estancia nada más entrar con un agujero hecho de piedra en el centro: un brasero. El techo, que está hecho de madera y de tejas rojas, es lo suficientemente alto como para hacer un fuego, pero hay una cosa bastante guay arriba, y es una torre de vigilancia muy carcomida. No me he atrevido a subir por ahí por miedo a que se derrumbe, pero ahí está. En el suelo, cerca de la entrada, encontré una ve una especie de cráneo de búfalo, no supe muy bien qué hacer con él así que lo dejé por aquí.

Entro en el edificio y dejo la comida dentro de la sala, hace algunas semanas la limpiamos un poco, así que no creo que deba pasar nada porque se quede ahí la carne por un momento mientras voy a por un poco de leña. Salgo de la casa, desenfundo mis espadas y me acerco a un árbol cercano. Le doy una serie de tajos rápidos y fuertes hasta que al fin lo derribo. Hago lo mismo varias veces, hasta sacar la leña que necesito para hacer el fuego y entonces la meto en una manta y la cargo en la espalda regresando. Una vez allí, coloco un puñado de maderos, palitos y hojas sobre el agujero y, con ayuda de un mechero, lo prendo. El fuego no tarda en avivarse y, como siempre, no quema ningún lugar de la casa así que no pasa nada. Me tumbo para esperar a que el fuego se consuma y queden únicamente las brasas. Por alguna razón el sonido del fuego y el hecho de estar en una casa de madera, me hacen recordar ciertos hechos del pasado que preferiría olvidar.

Capitulo 2: Endor Island

Nos encontramos en una gran isla del South Blue, una isla cuyo nombre era Endor Island. Endor Island era un lugar lleno de bosques y de naturaleza, de playas preciosas y aguas limpias y cristalinas. Los arrecifes de coral eran vastísimos y es una buena isla si se quiere estudiar la vida marina. El bosque no es demasiado peligroso en comparación con otros, pues los animales son normales y corrientes, así que si bien era un ambiente salvaje, cualquier persona podría acabar con uno de estos seres. Justo en el centro de la congregación vegetal existía un pequeño monte, aunque realmente no había nada especial allí. En la isla, había un reino conviviendo con la naturaleza salvaje de la isla. Era un reino lleno de esplendor y paz al que le faltaba muy poco y casi tenía de todo. Sus habitantes apenas conocían la tristeza, la desesperanza y la guerra. La familia real era justa y bondadosa, eran uno con el pueblo. No se consideraban una clase más alta, sino simplemente personas como las del reino, gente normal que lo único que hacían era representar a los demás. Si era necesario tomar una medida, el rey siempre lo ponía en acuerdo con el pueblo. Andaban por la ciudad, iban a bares, mercados, lugares de ocio y se juntaban con pueblerinos hasta del más bajo poder económico. Por esta razón todos los amaban y les creían cercanos a ellos casi como amigos. Y el índice de criminalidad en este lugar estaba reconocido por ser de los más bajos del mundo. El nombre del reino era: "Reino Strongstone".

En Strongstone, que era el único reino de la isla por cierto, vivía un joven muchacho de unos 11 años de edad, de cabellos rosados y piel clara. El nombre del pequeño muchacho era Charls D. Walker, y vivía con sus padres en una humilde casa en las afueras de la ciudad. El padre del chico era un prestigioso cocinero que llevaba el restaurante más importante de la isla. Su madre era un alto cargo del sistema de defensa del país, ya que pese a ser un país pacífico, tenían un buen ejército para protegerse de piratas y otras amenazas. La vida realmente le sonreía a la familia, no solo por el dinero, sino porque además eran muy felices.

El pequeño Charls era un muchacho amable, hablador, generoso e inteligente. Era confiado pero sin llegar a ser idiota como para confiar en cualquiera. Iba al colegio y quedaba con sus amigos, Todd, Jake, Ur y por último, pero la más grande amiga que el muchacho jamás ha tenido: Yui. Los cinco amigos tenían un objetivo común y era: formar la banda de piratas más poderosa tal y como hicieron en su día la Banda del Sombrero de Paja y ser conocidos en todo el mundo. Sí, es cierto, la época del segundo rey de los piratas fue 138 años atrás, pero ellos conocían muy bien sus aventuras. La razón es simple, había un secreto que los 5 nakamas escondían al resto de adultos por el bien de la persona implicada...

Benjiamon, era un hombre muy anciano, tenía unos 146 años de edad y, pese a ello, tenía una energía digna de una persona mucho más joven, vestía como un adolescente y tenía mucha fuerza. Su cabellera blanca era espectacular para su edad, pero sin embargo parecía un saco de carne arrugado. Trabajaba en la biblioteca del pueblo, por lo que tenía un gran acceso a cultura y además poseía un enorme secreto que los 5 futuros piratillas guardaban para él. Resulta que en sus años mozos navegó por la Grand Line y, asegura, llegó al Nuevo Mundo bajo una Jolly Roger. Él fue el capitán de los piratas "Fanboy". Todos en aquella banda comparten una peculiaridad, todos eran jóvenes y tenían la meta de conocer en persona a los piratas más famosos del momento, la tripulación del Rey de los Piratas, Monkey D. Luffy, la banda del Sombrero de Paja y a su flota aliada de más de más de 5.600 hombres. Según el anciano hombre alcanzaron su objetivo y sufrieron el legendario dolor de cabeza que el Gobierno Mundial es capaz de producir. Además narra que él vio a esos piratas legendarios totalmente en acción. Luchando allá donde él vivía por aquel entonces. Viendo al trio monstruoso combatir, narrando con nostalgia que su fuerza era increíble. Los 5 niños se creyeron la historia del sabio anciano y desde entonces quisieron convertirse en unos piratas tan geniales como ellos. Y ahora, volvamos al momento de la historia que nos concierne...

Aquel día de verano, un día cómo el que más, los 3 de los 5 niños estaban en la playa del otro lado de la isla, acababan de cazar varios conejos y, gracias a que Benji les enseñó a pelarlos y "sacarles los órganos", estaban comiéndoselos asados a la sobre una pequeña lumbre improvisada que habían hecho.

Todd, un chico peliazul y de aspecto de vez en cuanto siniestro. Era un niño de una edad de unos 14 años. Y pese a ello, su altura ya superaba el 1,90 cm, cosa que en Endor Island no solía ser muy normal ya que las personas que nacían allí nunca alcanzaban los 2 metros de altura. Era además muy introvertido y tímido, sin duda el más tranquilo de los tres. Pero eso no significa que hiciese el cafre por el bosque como cualquier otro. En el pasado sufrió bullying en el colegio a causa de su enorme aspecto, lo que le hizo tener una posición mucho más asocial y reservada que a sus cuatro inseparables amigos. Y esto fue así hasta que cuatro niños se dieron cuenta de lo que pasaba, y dieron la cara por él hacía tan solo tres años atrás. Le encantó ese grupo desde el principio: la sorprendente valentía de Charls, la increíble amabilidad de Yui, la extrovertida y bromista personalidad de Jake (sin duda, con el que mejor se llevaba), la alta capacidad de liderazgo de Ur. El muchacho cocinaba realmente bien, y no quedaba ninguna duda de que sería el cocinero de abordo. Él fue quien preparó los asados que ese instante los 3 devoraban con gusto.

Jake saltaba de alegría frente a la hoguera y hacía idioteces para las risas del resto. Era un chico muy juguetón y divertido, sabía cantar a la perfección, todos decían que sería el bardo, pero a este no le hacía ninguna gracia la idea y decía que sería el luchador más fuerte. Tenía una edad de 14 años, siendo así el segundo más mayor de los 5, solo detrás de Yui. Le encantaban las bromas y gastar bromas a los demás, era su afición favorita después de echarse la siesta. Y sí, la verdad es que era bastante vago, y solía sacar de quicio tanto al veterano Benji, como a su amiga Ur, pese a que con la segunda sabía que después lo lamentaría. Lo más común era verle con una enorme sonrisa en el rostro, pues se tomaba casi todo desde el humor, además de que gastarle una broma o decir una frase humillante contra él era imposible pues te la devolvía en seguida, saliéndole el tiro por la culata al que lo intentase. Fue el primero en enterarse de la situación de Todd, el primero en conocerle y por tanto, en ayudarle. Sus tonterías eran un no parar en esa, y hasta empezó a bailotear de manera ridícula y tonta con el pretexto de que le encantaba la risa de Yui y de que quería quitarle la cara de amargado a Todd, aunque a este último no le hizo mucha gracia, acabó por reírse él también, y además mientras bebía. Lo que solo hizo la situación aún más cómica.

Yui también reía con ellos. Ella era la más pequeña y frágil del grupo, pero sin embargo, era la más inteligente de todos ellos. Y gracias a ese alto intelecto, poseía grandes conocimientos de navegación, adquiridos, obviamente gracias a los libros que le dio Benji, y unos poco básicos de medicina, básicamente poner vendajes. Su función en la futura banda estaba clara. Era una niña de cabellera negra y ojos azul cielo. En cuanto a personalidad se refiere, siempre ha sido endiabladamente amable y sincera, tal y como solía decir Charls: "no hay nadie como tú, serías amable hasta con los marines que te ataquen". Sonreía muy a menudo, pero la suya, no era una risa entre jovial y burlona como la de Jake, sino más bien una llena de dulzura e inocencia. Su mejor amigo del grupo era Charls, el muchacho siempre la cuidaba y la trataba de buenas. La defendía de algún bruto, de cualquier animal y de todo lo que pudiese hacerle daño. Ellos llevan siendo amigos desde que tienen consciencia, así que es en quien más confía y a quien más quiere. Cuando su gigantesco amigo Todd estalló en risas, no pudo evitarlo. Pero sus carcajadas llegaron a un extremo tan alto, que casi se revolcó por la arena de la playa.

En ese momento justo, llegaron los dos restantes. Ur, una muchacha de cabello corto escarlata y ojos verdes, iba muy magullada y respiraba flaquea mente. Era la más fuerte del grupo sin ninguna duda, decisiva, firme, algo cabezota, pero sobretodo con una capacidad de liderazgo admirable. Jake era el único que tenía narices a bromear de sobre ella, y nunca salía bien parado. Estaba claro que ella sería la capitana del grupo, y por tanto, todos saldrían al mar para convertirla en la Reina de los Piratas, la primera mujer en conseguirlo. ESA SERÍA UR. Todos la seguirían por los mares, siempre, hasta la muerte. No era fácil verla sonreír, pues siempre su rostro dibujaba una expresión seria y firme. Aunque todos los presentes sabían que con un pastel bien dulce, podía parecer una chica tan mona y mansa como Yui... o más. También era la más mayor de los cinco, con una edad de 16 años.

La interrupción de la calma que la pelirroja, la cual se había metamorfoseado en inquietud, ya que el aspecto que traía no daba buena señal. La muchacha, pese a sus cortes en las piernas y en el tórax, llevaba a alguien en sus brazos. Ese alguien que estaba aún peor que ella, y estaba casi hecho una bola entre tus brazos y profundamente desmayado, esa persona era Charls.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.