FANDOM


Arco de allende de los bosques
Allende de los bosques
Información
Número de capítulos por definir
Fecha de creación 05/02/19
Fecha de finalización por definir
Anterior Arco de la Bella y la Bestia
Posterior Arco de la Rosa de Sangre
Creador Darkarchangel
El Arco de allende de los bosques es el segundo arco de la historia de los Piratas del Ala Negra.

Antecedentes

Tras consumir accidentalmente una fruta del diablo, Kay y el resto de sus camaradas se enfrentan a unos marines corruptos, asesinos del anterior consumidor de la fruta. Con ayuda de sus recién obtenidos poderes, Kay y sus amigos salen victoriosos y escapan, teniendo ahora un poder por controlar y un enemigo mayor por venir.

Capitulo 7: Terrores nocturnos

Isla Lotusblume. ¿Su clima? Otoño. Hogar de hermosos animales y de gente industriosa y noble. En ella, se yerguen gloriosos inmensos y bellísimos bosques que fulguran de un verde profundo con el sol y emiten un delicioso aroma cuando el viento fresco sopla. Una fortaleza natural. O al menos eso era, pues en la oscuridad de la noche, la están consumiendo las llamas. 

Hombre: ¡Corran! ¡Evacuen la ciudad! 

El bosque arde y pronto la ciudad le seguirá al paso al que avanza el fuego. Centenares de personas corren aterrorizadas de sus hogares. ¿La razón del fuego? Piratas. Su capitán, un hombre enorme, de aspecto gallardo pero temible, es quien ha ordenado iniciar el incendio. 

Capitán Pirata: ¡Destrúyanlo todo! ¡Que no queden ni las cenizas! 

Un grupo de hombres trata de hacerles frente. Tal vez la guardia local, tal vez alguna organización de defensa pero en definitiva un grupo organizado, pues todos van vestidos de la misma forma, con una gabardina negra con bordes verdes. 

Líder de los hombres: ¡No rompan las defensas! 

Pero no importa que tantos ni que tan grandes sean los esfuerzos de estos hombres, siguen viéndose sobrepasados. 

Hombre: ¡Tenemos que retroceder! ¡Nos aplastan! 

En ese momento, llega corriendo un muchacho. Castaño, de ojos verdes. Viste con la misma gabardina que los hombres que defienden, pero es mucho más joven que ellos. Al verlo, el líder se preocupa de inmediato. 

Lider: ¡¿Qué demonios haces aquí!? ¡Se supone que te quedarías en la Enfermería! 

Muchacho: ¡Quiero ayudar, padre! 

Líder: Me ayudas más atendiendo a los heridos. ¡Aquí solo harás que te maten! 

Muchacho: ¡Pero…! 

Líder: ¡Regresa ahora, con un demonio! 

Capitán Pirata: No importa el lugar en el que esté. Todos van a morir igual. 

El causante de toda la destrucción aparece entre los árboles que empiezan a quemarse. Al verle, el líder de los guardias alza su espada ante el. 

Líder: “El abrasador” ¿O me equivoco? Como capitán de la guardia de la Gente de Lotusblume, te declaro bajo mi custodia. 

El Abrasador: Uy, que pretencioso.  Me imagino que tu cargo te llena de orgullo. Veamos. Cuanto de eso te queda… ¡Cuándo te arrastres por el suelo! 

El Abrasador levanta su arma, un enorme mayal, lleno de pinchos y encendido en llamas y lo agita contra el hombre. Este logra desviarlo varias veces con su espada  con éxito, pero finalmente le aciertan un golpe y su brazo se oye crujir, quedando incapaz de alzar su espada. 

Líder: ¡Gaaaahaaaghh! 

Muchacho: ¡Padre! 

El Abrasador: ¿Padre? 

El pirata desvía su vista de nuevo hacia el muchacho, el cual, alza su propia arma, una simple daga, en contra suyo.  Pero al pirata sólo le parece risible. 

El Abrasador: ¿El es tu hijo? Hmph… apuesto a que este si es tu mayor orgullo. ¡Creo que te lo quitaré también! 

El hombre alza su mayal contra el muchacho, el cual, se queda quieto, paralizado del terror. 

Lider: ¡Rowan! 

Rowan: ¡Gahhh! 

El muchacho despierta, agitado y sudando. No hay árboles ni fuego y está oscuro. En el suelo, donde el estaba acostado, también están sus camaradas. Jet, los gemelos y su capitán, dormidos a pierna suelta. 

Rowan: El Hellish Fairy… estoy en el Hellish Fairy. 

El joven muchacho ha tenido una pesadilla, y una muy mala en particular . Trata de calmarse y volver a dormir pero se oye un grito horrible. 

¿??? : ¡Kyaaaaahhhh! ¡Ahhhhhhh! ¡Gyahahh! 

Sus compañeros despiertan por ello, asustados si, pero todavía adormilados y sin saber que ocurre. 

Jet: ¡Yo no fui!

Levi: ¡¿Qué!? 

Eli: ¿Qué pasa!? 

Ezra: ¡Kay! 

Su capitán de inmediato se levanta y sale corriendo, siguiendo los gritos hasta el camarote contiguo y pronto los otros van tras él. Ahí, la fuente de los gritos, Kay, que ahora está llorando. 

Kay: ¡Están muertos! ¡Están muertos! *llorando*

Ezra: ¡Kay! ¡KAY! ¡Escúchame! ¡Esta bien! ¡Yo estoy aquí! ¡Fue un sueño! 

El de cabellos negros y rojos la toma por los hombros, con fuerza pero también gentileza. Kay parece reaccionar un poco y entonces abraza a Ezra, sin dejar de llorar, y este le responde el abrazo con dulzura y preocupación.

Kay: Ezra… *sniff*

Ezra: Shhh… está bien. Estas bien. Estoy aquí contigo. 

Kay: Están muertos, Ezra. *sniff*  Los mataron a todos. *sniff*

Ezra: Lo sé, Kay. Lo sé. 

Sus compañeros sólo miran preocupados desde el umbral de la puerta mientras Kay continúa llorando en brazos de Ezra. Rowan, en particular, la mira con mucha tristeza y compasión, preguntándose que cosas tan terribles han tenido que pasarle a su compañera, que horrores han ocurrido en su vida, para que esta tenga pesadillas aun más pavorosas que las suyas. 

Capitulo 8: No hablamos de eso

A la mañana siguiente… 

Jet: ¡Háganse a un lado, platerias! 

Levi: ¡Oye, es mi turno! 

Eli: ¡No se vale! ¡Yo llegue primero!

Jet: ¡Quítense! 

Ya ha amanecido y los piratas se disponen a prepararse para el día. O eso harían si no estuvieran peleándose para entrar al baño, como siempre. Rowan, aprovecha que sus camaradas están muy ocupados aplicándose llaves y dándose codazos para colarse. 

Rowan: Adiós, tontos… 

Usualmente Rowan sería más burlón al respecto pero justo en ese momento no se siente bien. Todo por la pésima noche que pasó. Arrastrando los pies se mete al baño, hace pis, selva las manos, la cara, los dientes, las cicatrices y luego, sale también arrastrando los pies, mientras alguno de sus camaradas, no alcanza a distinguir cual se mete al baño inmediatamente después y cierra la puerta de un portazo. 

Rowan: Hmmph… 

Desganado, Rowan se viste, poniéndose una leve remera verde forestal, sus brillantes botas lima y su gabardina negra con los bordes verdes. Estando ya listo, sale del Cuartel y se dirige a la cocina comedor, en donde ya está Ezra preparando el desayuno. 

Ezra: Buenos días. 

Rowan: Buenos días, Ezra. ¿Qué hay de desayunar hoy? 

Ezra: Nada inusual. Solo unos huevos con jamón. 

Rowan: Ahh, que bien. 

El joven médico se frota los ojos. Pronto, sus camaradas llegan, peleando también por entrar primero y sentarse en la mesa. 

Eli, Levi y Jet: ¡comer! ¡comer! ¡comer! ¡comer! 

Ezra: Tch, he. Un segundo, ¿si? 

El olor empieza a invadir el aire. Un aroma delicioso. Para no ser cocinero, Ezra es de verdad muy bueno con la comida. Una vez, listo el capitán sirve en platos su humilde platillo, acompañando con una pieza de pan para cada quien y sirviendo vasos de jugo de mandarina recién exprimido. 

Ezra: ¿Cómo se dice? 

Los demás: ¡Gracias por la comida!

Pero en la mesa falta alguien. El componente femenino de la tripulación, y es evidentemente muy notorio, aunque nadie pregunta sobre su ausencia… o al menos, nadie lo hace en un inicio, porque al final, la curiosidad de uno de ellos puede más. 

Eli: ¿Y caperucita azul? 

Pero al preguntar, su hermano le pega un codazo. 

Eli: Au…  *voz baja* ¿Qué? ¿Qué tiene? 

Levi: shhh…

Ezra: Supongo que…  tal vez no tiene hambre. 

Pero ni dos segundos después, la chica entra también a la habitación. Su atuendo parece más descuidado de lo normal, y sus ojos están bastante hinchados. Por llorar o la falta de sueño, o tal vez ambas, ellos no lo saben, o si, pero prefieren ignorarlo . Su aspecto es deplorable, parece un vagabundo, pero nadie dice nada al respecto. 

Ezra: Tu desayuno se enfría… 

Kay: Lo siento, Ez. Me costó… más trabajo salir de la cama de lo usual. 

La chica se une a sus camaradas y todos comen en silencio. La tensión e incomodidad circula en el aire. Nadie menciona nada de lo sucedido anoche. Tras terminar su desayuno, todos realizan sus actividades diarias. 

Levi: Eli, pásame el martillo. 

Eli: Solo si me pasas los clavos. 

Levi: Voy. 

Ezra: Deberíamos ya estar cerca , ¿no? 

Jet: Pues eso me dijeron en la última isla. 

Los Gemelos Darkwood se encargan de dar mantenimiento general al Hellish Fairy, mientras que Jet y Ezra revisan su ruta actual. 

Rowan: Oye, Kay. Préstame un pañito de esos que usas para tu rifle, ¿no? Quiero limpiar mi espada.

Kay: ¿No te había dado uno ayer? 

Rowan: Ahmmm… no. Claro que nooo lo perdí. 

Kay: Agghh. Bien. Pero es el último que te doy. 

De los bolsos de su chamarra, la chica saca un trocito de tela, lo hace bola y se lo arroja en la cara a su compañero. 

Kay: Y ahora deja de molestar, que estoy practicando. 

Rowan: ¿Practicar tú ? No que tu puntería es perfecta y no necesitas hacer esas estupideces. 

Kay: Lo es. No es eso lo que estoy practicando. 

La chica camina hacia la pared la “pisa”, logrando dar un paso sobre ella, luego da el. Otro paso y queda pegada de manera perpendicular a esta. 

Rowan: Oh, eso. 

Aunque paso a pasito, y tambaleándose como si fuera en la cuerda floja, la chica avanza por la pared. Y luego también por el palo mayor.  Sus compañeros detienen sus actividades solo para mirarla.

Kay: ¡Ey, Ezra! ¡Woah! ¡Mira esto!

Ezra: ¡v Vas muy bien, Kay!

Pero las cosas se complican cuando llega al nido de cuervo, pues hay un tramo que debe pasar completamente de cabeza, y al intentar dar el paso, cae sin remedio. 

Kay: ¡Woah! 

Por fortuna, la chica no se golpea muy fuerte, y es por eso que sus compañeros se burlan de ella. 

Rowan: *aguantándose la risa*

Eli y Levi :¡jajajaja! ¡Duh!

Jet: Muy bien, Kay murió. ¿En que estaba?

Kay: *ssrcasmo* Ahahahaha. ¡Cállense!

El único que no se ríe es Ezra, que de inmediato corre (o vuela) para ayudarla a levantarse.

Ezra: ¿estas bien?

Kay: Seh, seh. Estoy bien. Tu si eres lindo. No como Otros Idiotas que conozco y que estoy viendo justo ahora, pero que no voy a decir.

Eli: Si, si, si.

Levi: Somos idiotas.

Pocos minutos después, se oye un anuncio de su Navegante. Uno que llevaban esperando un largo rato. 

Jet: ¡Tierra a la vista!  

Capítulo 9: Peren

Mientras tanto… Base desconocida de la Marine… 

Una mujer está sentada a un escritorio en un despacho. Va elegantemente vestida y tiene una capa con la palabra “Justicia” en sus hombros, indicativo de alto mando. Su rostro, aunque hermoso, es severo. Mira unos papeles con atención y luego, llama por Den Den Mushi. 

¿???: Cuartel General. 

Mujer: Comuníqueme al despacho del Comodoro Brannew. 

¿???: Transfiero su llamada, un momento por favor. 

La mujer espera unos segundos, impaciente, golpeando los dedos rítmicamente contra la mesa. Hasta que alguien le contesta. 

¿??? : Aquí el Comodoro Brannew. 

Mujer: Buenos días, Comodoro. 

Brannew: Oh. Vicealmirante Regine. ¿Cómo se encuentra? 

La mujer sonríe al hablar. 

Regine: Muy bien. Muy bien. 

Brannew: ¿Cómo se encuentra su hermana? 

Regine: Ya está mucho mejor. Le hablaba para saber si el “encargo” que le pedí esta hecho. 

Brannew: Oh si. Ya esta arreglado. Debería poder encontrarlos en el periódico de mañana. 

Regine: Bien. Le agradezco, Comodoro. 

Brannew: Ha sido un placer.

Ka’cha

Tras colgar, la mujer deshace su sonrisa y pone una enorme cara de hastío. 

Regine: Meh, palurdo. Yo esperaba que los tuviera ya. Como sea. Solo habrá que esperar un poco más…

De regreso al Hellish Fairy… 

El clima refresca conforme van hacia la isla, aunque no es algo que sea molesto, más bien, es como un viento agradable. 

Ezra: ¿Isla de Otoño? 

Jet: Es lo más probable. 

Kay: Mejor. Odio el calor.

Eli: Pensé que odiabas el frío. 

Levi: Estas hablando de Kay, bro. Ella odia todo. 

Kay: *sarcasmo* Ahahaha. Sigan así y los agrego a la lista también. 

Eli y Levi: ¿No ya lo estábamos? 

La chica golpea a los hermanos en la cabeza con su rifle y Ezra la regaña, como siempre. La mancha verde que es la isla a la que van, crece conforme se acercan y crece mucho. La isla parece ser una forestal, y no una isla forestal cualquiera. 

Rowan: Vaya… 

Eli: ¡Mira el tamaño…! 

Levi ¡… de esos árboles!

Jet: Son tan o hasta más grandes que los Groves de Sabaody. 

Imponentes árboles parecidos a pinos, abetos y alerces se alzan, pero miden diez o hasta cien veces más y hay centenares de ellos. 

Kay: Hmph… me pregunto si podré subir uno de esos con mi fruta. 

Ezra: Ni siquiera lo pienses. 

Al finalmente llegar al puerto y atracar al Hellish Fairy se dan cuenta de que el muelle es un árbol vivo. Las casas son árboles vivos. Todo está construido en árboles vivos. Un pueblo en absoluta comunión con la naturaleza. 

Levi: Wow.

Ezra: Está lugar esta fabuloso, todo está vivo aquí. 

Eli: ¡Miren! ¡En ese astillero hacen barcos con árboles vivos!

El muchacho, como carpintero que es, corre emocionado para ver como se fabrican, y sus compañeros le siguen al mismo paso. El único que no es Rowan, cual contempla el lugar asombrado y en silencio, y Kay que no le gusta correr. Ella lo nota, pues Rowan ser una pizca más animoso, pero hoy se ve raro. 

Kay: ¿Y a ti que te pico o que? 

Rowan: ¿De que o que? 

No tardan mucho en alcanzar al resto de sus camaradas, los cuales observan como Eli pregunta emocionado al capataz del lugar. 

Eli: ¿Disculpe, señor? ¿Qué clase de árboles son estos? 

Capataz: Oh, el tipo de árbol se llama Peren. Y ya que la isla está llena de ellos, también le pusimos Peren. Crecen en muy pocos lugares del mundo. Y pueden resistir casi a todo y su resina tiene muchos propiedades . Por eso los usamos para la construcción, la navegación, para hacer muebles, para la medicina, para cocinar para… 

Todos escuchan la explicación del capataz, algunos con más interés que otros. Pero Rowan aunque, escucha, definitivamente no pone atención, y Kay vuelve a preguntar. 

Kay: Te ves… distraído. Como si tu cabeza estuviera en otro planeta. 

Rowan: ¿Ah si? 

Es evidente que algo le pasa al joven médico, pero este no quiere hablar. Kay simplemente se rinde al respecto. Si el no quiere hablar no puede obligarlo y además no es como que le importe. Pero entonces, y de forma inesperada para ella, el se abre. 

Rowan: Tal vez tenga que ver lo mucho que esté lugar me recuerda a mi hogar…   

Capítulo 10: Esta noche cantaremos en la hoguera

En alguna parte del mar… no muy lejos de ahí…

Un hombre está dormido en una gran cama al interior de un cuarto a media luz. Todo se mece suavemente de cuando en cuando, lo que indica que en realidad se trata de camarote en algún navío. La puerta de este se abre entonces, dejando entrar la luz. 

¿???: ¡Señor! 

Hombre: Aghhh… maldita sea… 

Un muchacho es el que ha abierto. Tiene la cabeza rapada, y está cubierto de un polvo blancuzco que lo hace ver un tanto fantasmagórico. 

Muchacho: Señor. 

Hombre: ¿¡Qué demonios quieres, Ashinder? 

La luz que entra permite ver una gran cantidad de dibujos hechos al carbón y también con técnicas de fuego y humo, todos representando escenas poco agradables de ver. La habitación de un artista trastornado. 

Ashinder: Avistaron tierra, señor

Hombre: ¡Y a mi que me importa! ¡Largo! ¡Déjame dormir! 

El hombre se tapa la cabeza con su almohada, pero el muchacho se la levanta. Para seguirle hablando. 

Ashinder: Es una isla forestal, señor. Y una muy grande. 

Hombre: ¡Haberlo dicho antes! 

El hombre se levanta prácticamente de inmediato,  dejando ver que está desnudo. Se viste rápidamente, destacando de su apariencia un abrigo de capitán decorado con llamas. Ya una vez vestido, sale al exterior, dejando ver una gran sonrisa de dientes manchados de nicotina y alquitrán. 

Hombre: ¡Compañeros! 

El barco en el que están resulta ser enorme y varias docenas de cabezas se alzan al oír el llamado. 

Hombre: ¡Está noche cantaremos en la hoguera! 

Los compañeros del hombre no sólo gritan, rugen de júbilo.  Todos alzan sus  brazos al cielo, haciendo una extraña figura con las manos que ondea. El hombre del abrigo de flamas sonríe,  mientras mira hacia arriba orgulloso. ¿Qué es lo que ve? La calavera de una Jolly Roger llena de flamas. 

De vuelta en Peren…

Ezra: Busquemos en otro lado.

Eli: Aww. 

Los Piratas avanzan  por varias tiendas de artículos de de carpinteros y ebanistas, en esperanza de poder comprar esta maravillosa madera de la que tanto usan en la isla, aprovechando que de por sí, están escasos de materiales de reparación después de su última escaramuza. Pero… 

Levi: ¿¡Cuánto!? 

Vendedor: 100,000 belies por lote. 

No tienen suficiente dinero para pagarlos. 

Kay: Esta estúpido, es demasiado. 

Ezra: Kay, esa boca. 

Kay:  Tch… lo siento. 

Eli: ¿No nos podrá hacer un descuento? 

Vendedor: Ya está de descuento. Si no pueden pagar, larguense. 

Jet: Meh, viejo baboso. 

Los chicos salen de la tienda un tanto desanimados, ya es la sexta tienda que visitan pero en ninguna les alcanza el dinero. 

Eli: Rayos. A este paso no tendremos nada. 

Ezra: No se desanimen, chicos. 

Kay: Je. Pero si Eli es el único que se desanima. 

Eli: Ahahaha… tarada… 

Rowan: Hmm…  tal vez en otra tienda… 

Jet: Y si no, siempre podemos robar. 

Pero Al oír esta idea, Ezra mira feo a Jet.

Jet: O no. 

Kay: Oigan, y si vamos a un lugar más retirado, talamos un árbol por nuestra cuenta y lo llevamos al barco, en teoría sería gratis. 

Eli: Hmph…  no es mala idea… 

Ya se disponen a adentrar en el bosque cuando escuchan gritos en una de las tiendas en las que no llegaron a entrar. Ahí adentro, un grupo de hombres amedrenta a la tendera… o al menos lo intentan porque la mujer parece ser una peleona. 

Hombre: ¡Es un maldito robo! 

Tendera: Pues si no le parece, largo. Que tengo cosas que hacer. 

Hombre: ¡Zorra insolente! ¿¡Que no sabes quien soy yo!? 

Tendera:¿ Debería?

Hombre: ¡Tengo. Una recompensa de 74 millones de belies! 

Tendera: ¿Y eso me importa porque? 

Hombre: ¡Ya estoy harto! ¡Destruyan este lugar! 

Los hombres que le acompañan empiezan a romper y tirar cosas ante la mirada de la furiosa mujer. 

Tendera: ¡Oigan! ¿¡Que les pasa!? 

La mujer trata de defender su negocio a manotazos pero el jefe de los piratas la toma de la muñeca y la alza, lastimándola.

Tendera: ¡Oye! ¿¡Que te pasa!?

Hombre: Creo que me cobrare las molestias contigo.

El hombre se dispone a besarla con todo y lengua pero entonces, el hombre recibe un corte en esta, que lo hace sangrar y gritar.

Hombre: ¡Aghhh!

Rowan: Déjala o te la termino de cortar.    

Capítulo 11: Largo

Impactado, el pirata suelta a la mujer, la cual se hecha para atrás de inmediato, mientras que el se agarra la boca y se frota la sangre que aún le brota para limpiarse. Los hombres del pirata sólo miran sorprendidos y molestos. 

Pirata: ¡¿Te das cuenta de lo que has hecho, muchacho!? 

Rowan: Detener a un mal nacido acosador del ano. 

Pirata: ¡¿Qué no sabes quién soy yo!?  ¡Tengo una recompensa de  setenta y siete millones! 

Rowan: Setenta y siete, ¿eh? Pues hace rato te oí decir que era de setenta y cuatro. 

Pirata: ¡…!

Rowan: ¿Sabes que creo? Qué también eres un farsante del ano. 

Pirata: ¡Cállate! 

El hombre intenta abalanzarse sobre él, pero Rowan sólo da un paso hacia la derecha y el pirata se cae de bruces contra un bote de basura, en el que se queda atorado con la cabeza. 

Pirata: ¡Sáquenme de aquí! 

Los hombres del piratucho, al ver a su capitán humillado, de inmediato intentan abalanzarse contra el muchacho castaño. 

Hombre: ¡Pagaras por eso! 

Pero Rowan ni siquiera tiene que moverse esta vez. Hasta se da el lujo de envainar su espada. La razón: sus compañeros son los que se encargan de los sujetos por su cuenta. 

Ezra: ¡Motte Hammer! 

Eli: ¡Big Horn Young! 

Levi: ¡Breeze! 

Jet: ¡Pretty Punch! 

Kay: ¡Feeling Blue! 

Con ataques relativamente débiles, todos los abusivos caen noqueados al suelo y fuera de la tienda. Solo queda su capitán, el cual desatora su miserable cabeza de la basura para encontrarse conque toda su tripulación fue vencida y está solo contra los del Ala negra, que le miran amenazadoramente.

Pirata: ¡Esperen! ¡Solo un momentito! ¡Todo era… un… chiste! ¡Si, un chiste! ¡Yo estaba jugando!

Pero los piratas no escuchan razones y sin siquiera usar el filo de su espada esta vez, Rowan lo despacha. 

Rowan: ¡Prelude! 

Usando la vaina de su espada, el médico golpea al farsante en la cabeza y lo noquea, para luego echarlo afuera con el resto de su tripulación. 

Rowan: Patético.

La tendera había estado observando todo detrás del mostrador, con un tanto de miedo visible en los ojos, pero se calma cuando ve que sus atacantes son derrotados. Los del Ala Negra se disponen a irse tras haber acabado con ellos, pero ella trata de detenerlos. 

Tendera: ¡Esperen, no se vayan! 

Los del Ala Negra para sus pies en seco pero no voltean a verla siquiera.

Tendera: Quiero agradecerles por salvarme. 

Rowan: No fue nada, señorita. Solo pasábamos por aquí. 

Tendera: No, insisto. Por favor, déjenme recompensarles. 

La mujer toma del hombro a Rowan, y esto hace que el se voltee instintivamente. Solo entonces es que la observa con cuidado. Tendrá su edad aproximadamente, con bonito rostro redondo,  ojos grandes y largos cabellos atados en dos trenzas que enmarcan su cara. Rowan, se sonroja de sólo verla, y a sus compañeros les hace una gracia enorme. 

Tendera: Debe haber algo en lo que pueda compensarles…. Ya se, que tal si los invito a mi casa a cenar. No soy una maravilla de cocinera pero no lo hago tan mal. 

Rowan no dice nada, solo se queda pasmado, así que, para no dejarla colgada, Ezra es el que responde. 

Ezra : Será un placer aceptar….ahm…

La chica sonríe, viéndose aún más bonita de lo que es. 

Tendera: Soy Ethel. 

En la noche… 

Los chicos llegan a la dirección que les han dado en un papelito. Se trata de una casa hecha en el interior de un árbol., y aunque bastante pequeña, su aspecto rústico la hace ver muy acogedora. 

Eli: ¿Es…? 

Levi: ¿… aquí? 

Jet: Eso creo. 

Ezra: Que bonito lugar. 

Kay: Supongo. 

Estos tocan a la puerta y se oye un barullo en el interior por unos segundos, tras lo cual, sale Ethel con un mandil de cocina. 

Ethel: Oh, aquí están. Pasen. Siéntanse como en su casa. 

El interior del árbol es aún más acogedor, se siente como la casita de un elfo del bosque o un hada. Y Ethel concuerda bastante bien con la descripción de cualquiera de estas criaturas. Esta entra a su cocina tras indicarles que se sienten a la mesa y sale con una enorme charola de un guiso de verduras humeante. 

Ethel: Espero que les guste la comida vegetariana. 

Todos: ¿Vegetariana? 

Todos se sientan a la mesa, comiendo plácidamente su cena. La chica no mintió, su comida no es nada del otro mundo, pero tampoco sabe mal. Todos comen en silencio, uno incomodo así que la chica trata de sacarles platica. 

Ethel: Y…. ¿Qué hacían antes de que llegarán esos tipos a mi tienda? 

Ezra: Ah. Pues buscábamos suministros. 

Ethel: ¿Suministros? 

Ezra: Aja. Eli.

El joven no pone atención, esta picando un guisante en su plato. Ezra carraspea un poco entonces para llamar su atención. 

Eli: ¿Qué? 

Ezra: Suministros. 

Eli: Ah si.  Buscábamos madera y resina de estos árboles raros para nuestro barco. 

Ethel: Awwy ya no los compraron por ayudarme, lo lamento. 

Levi: Ah no, tranquila. De todos modos no teníamos suficiente dinero. 

Ethel: Oh… en ese caso. Yo les podría hacer un pequeño descuento en mi tienda. Ya saben, como agradecimiento.

La chica, sentada junto a Rowan, toma su mano para demostrar confianza, lo que causa que Rowan se ponga rojo como tomate, mientras que sus compañeros contestan. 

Ezra: Pues normalmente rechazaría algo como eso…

Eli: ¡No! 

Ezra: Pero la verdad es que estamos escasos de suministros, así que gracias. 

Eli: ¡Siiii! 

Jet: Que suerte. No todos los días una chica te da cosas a bajo precio. ¿Como es que acabas te en ese negocio?

La súbita pregunta parece ponerla seria y hasta triste de forma muy notoria. Ezra va a reprender a Jet por hacerla pero entonces Ethel responde. 

Ethel: La tienda en realidad era de mi padre. Y se dedico de lleno a ella hasta que… bueno hasta que… falleció. 

El tema parece doler bastante a la chica, y los piratas se sienten mal por ello, pero ella cambia rápido de tema. 

Ethel: En fin. Dijeron que los suministros son para su barco ¿no? Son viajeros. Ohhh. Espera. Son viajeros.

Ezra: Pues…

Ethel: Oh, y si mal no recuerdo. Vi que tu tenias una bolsa de suministros médicos, ¿no?

La chica se refiere a Rowan y este de nueva cuenta, se vuelve a poner nervioso.

Ethel: Apuesto a que tu eres el médico de abordó, ¿no? Con razón eres tan heroico.

Rowan: ah… ahm… when.. Gracias…

Ethel: Oh, ¿Qué clase de viajeros son? ¿Mercaderes? ¿Exploradores?

Ezra: En realidad… somos. 

Kay: Piratas. 

La peli negra lo dice tan fuerte y tan atropellada mente que todos se quedan de piedra, Y ezra la reprende por ello, pero ella se defiende. 

Kay: ¡¿Qué!? Es la verdad

Pero entonces se da cuenta de la reacción de su anfitriona. Esta tensa, encoge los hombros, aprieta los dientes y los puños. 

Ethel: Largo…     

Capitulo 12: Comprender

Ethel: Largo. 

Los Piratas se quedan  pasmados. Los jóvenes no esperaban una respuesta de este tipo, aunque Ezra si, y trata de calmar a su anfitriona. 

Ezra: Señorita, por favor. Nosotros no somos… 

Ethel: ¡Largo! ¡Largo de casa!  ¡Largo! 

Rowan: Señorita Ethel. En serio, no tiene que temer, no le… 

Pero la chica no escucha. Al contrario, eleva el tono de su voz. 

Ethel: ¿Crees que me voy a creer las palabras de un montón de criminales? ¡¿De asesinos!? ¿¡De desgraciados!? 

Kay: ¡Oye! ¡No nos compares con esos!

La chica de la capucha se empieza a enojar y se levanta de su asiento, lista para defenderse de los insultos, y si hace falta, de otras cosas, pero Ezra la toma por los hombros en un intento de calmarla. 

Ethel:¡¿Comparar!? ¡Todos los piratas son iguales! ¡Van de un lado a otro, peleando, atacando, saqueando, matando!

Eli: En nuestra defensa… 

Levi:… solo hemos hecho las primeras dos. 

Ethel: ¡Solo se aprovechan de la gente honesta! ¡COMO YO Y COMO MI PADRE! 

Rowan: Señorita, po… plr favor.  Cálmese, no queremos dar problemas. 

Muy apenado por lo que sucede, Rowan intenta calmar a su anfitriona. Pero es cuando habla el muchacho castaño que Ethel parece darse cuenta de algo, y entonces se pone a reír … de coraje. 

Ethel: Ah, ya entendí. Los tipos que me molestaron en la tienda antes. Seguro eran sus amigos. Era un plan para estafarme. 

Rowan: Espere, le aseguro que… 

Ethel: ¡No lo voy a repetir! ¡Largo de mi casa! ¡Largo! ¡LAARGO! 

Los gritos de ella empiezan a ser tan agudos y fuertes que empiezan a llamar la atención de los vecinos, Kay se da cuenta al mirar por la ventana con el rabillo del ojo. 

Kay: Ezra… 

Sabiendo a que se refiere su camarada, el de cabello rojinegro solo asiente con pesar y se levanta de la mesa.

Ezra: Ya oyeron a la señorita. Vámonos. Gracias por la comida…

El capitán se dirige hacia la puerta, seguido por Kay, los gemelos y Jet. Estos tres últimos bastante incomodos por la situación. El ultimo en salir es Rowan, que se ve muy apesadumbrado, mientras que Ethel furiosa y ansiosa, sostiene la puerta. 

Ethel: Ya. ¡Vete! 

Pero la chica nota entonces que el muchacho parece genuinamente triste, y mas aun  cuando el menciona la siguiente frase. 

Rowan: Lo lamento.

Esto ablanda a la chica por un segundo, como si se olvidara de su ira o los gritos, pero un instante después, recupera su rabia y le cierra la puerta en la cara. 

Ezra: Vamos al barco, muchachos.

Todos los demás: Seh. 

Los piratas simplemente se dan media vuelta y regresan al Hellish Fairy, un tanto abatidos por lo sucedido… aunque por mas de una causa. 

Eli: *suspiro* Perdimos nuestra madera gratis. 

Levi: Tranquilo, Levi. Seguro que conseguimos algo. 

Jet: Repito. Deberíamos cortar un árbol nosotros. Es más, yo lo tiro, a puñetazo limpio. 

Ezra: Mañana vemos. Por ahora, deberíamos descansar. 

Kay: Pshe…  es lo que nos pada por querer ayudar a una maldita loca. Estúpida.

Los Piratas ya están acostumbrados al léxico de Kay, y normalmente, Ezra la reprende con una mínima tasa de éxito. Es por eso, que todos se sorprenden cuando el que la regaña es Rowan. 

Rowan: Mira , mejor ni hables. Tú eres la que causó todo esto para empezar.

Kay: Ah, ¿ahora es mi culpa? 

Rowan: ¿Que necesidad había de que le dijeras que éramos piratas? 

Kay: Pues era la verdad, idiota. 

La discusión verbal empieza a escalar, y el resto de sus camaradas les observa incomodos. 

Rowan: En serio que no tienes ni una pizca de sentido común. ¿Qué tal si llamaba a la guardia o a la marine? 

Kay: Meh, ya no me importa lo que haga esa loca. 

Rowan: ¡Se más empática, carajo! ¿O por lo menos un poquito comprensiva? 

Kay: ¡Ah! ¿¡Y tu si lo eres!? 

Rowan: ¡Con un carajo, yo…! 

Ezra: ¡Basta! ¡Los dos! 

Rowan esta que se lo lleva el diablo pero, siguiendo la orden de su capitán, solo alza los brazos, aprieta los puños, los baja igual de rápido y se voltea, harto, aunque no sin antes decirle un último argumento. 

Rowan: Pues si, si la comprendo. ¿De donde crees que salió mi cicatriz? 

Esto deja de piedra a Kay, y tambien al resto de sus camaradas. Nadie suele hablar de su pasado o circunstancias. ¿Esa cicatriz se la hizo un pirata? El resto del viaje al barco es incomodo y silencioso, nadie se atreve a hablar o no tiene ganas de hacerlo. 

Mientras tanto… en otra parte de Peren… 

En una costa alejada del puerto, un barco pirata de gran tamaño ha atrancado a una distancia prudencial. Ahí, el capitán cubierto de carbón de antes, el tal Ashinder y varios sujetos más, todos llenos de antorchas, sonríen hacia el inmenso bosque.

Capitán: Match.

El capitán se dirige a una mujer,  la cual tiene una melena increíblemente extensa, ropas rotas y tatemadas y una sonrisa enorme, la cual carga arco y flecha.

Capitán : Haz los honores.

Match: Jejejejeje…

La mujer entonces carga su arco con una flecha encendida y lo dispara al bosque, tras lo cual, no pasa ni medio segundo para que la hojarasca comience a arder.      

Capítulo 13: El resplandor

Mientras tanto… 

Ethel esta en su casa, limpiando la mesa, los platos y toda la comida que dejaron los piratas a medio consumir tras su paso en el lugar. Sigue furiosa, y limpia con la misma rabia con la que les grito para que se largaran. 

Ethel: *refunfuñando* Piratas, piratas. Malditos piratas. 

Pero entonces, al llegar al lugar a donde estaba sentado Rowan… 

Rowan: Lo lamento. 

La chica recuerda su cara y la disculpa que este le dio, así como la tristeza que se le veía al decirlo. Era…  ¿genuina?. Pero entonces, su rabia regresa. El es un pirata, un pirata, un maldito pirata y eso la hace enojar tanto que al final arroja el trapo que usaba para limpiar con rabia. 

Ethel: ¡Arghh! 

Pero eso hace que por accidente se caiga un marco de fotografías , se estrella en el piso y se rompe. 

Ethel: ¡Oh, no! 

La chica corre entonces a recogerlo, revelando una fotografía no muy vieja de ella y de un hombre que se le parece bastante. 

Ethel: Padre… 

Y viendo la foto con nostalgia, la chica se pone a llorar.

Al mismo tiempo… 

En el Hellish Fairy, los Piratas del Ala Negra se preparan para ir a dormir… pero no Rowan. Este se queda en la baranda, sentado, limpiando su espada, con el rostro muy serio. Desde la puerta de la cabina, Kay, ya con su pijama(consistente solo en su ropa interior y la remera de manga larga que siempre lleva bajo su capucha) le mira con cierta tristeza, y hasta se podria decir, vergüenza. 

Kay: *suspiro* 

La pelinegra se le acerca entonces y se apoya de la baranda, mirando al horizonte, siendo visible el paisaje nocturno de Peren y su gran bosque. El muchacho castaño, aunque sabe que ella esta ahí, la ignora por completo, aunque eso no la detiene de intentar hacer platica. 

Kay: ¿Disfrutando del aire fresco? 

Pero este sigue sin dirigirle la palabra. Apenas y la mira antes de volver a su espada. Ante esto, Kay suspira y decide sincerarse para decir lo que en verdad quiere decir. Aunque le cuesta mucho trabajo. 

Kay: Mira. Yo actúo por impulso y según me parece correcto. Es mi forma de ser, y no voy a cambiar. Tambien creo aun que eres un idiota y… cielos, se oía mejor en mi mente. Bueno, lo que quiero decir, es que aunque seas un idiota… eso no significa que no lo haya sido tambien yo hace un rato… y yo…  pshe.. Bueno, yo… ahm… yo lo sien… 

Rowan: Shhh. 

Kay: ¿Me… Me shitaste? 

Rowan: Silencio. 

Kay: ¡Con un demonio, Rowan! ¡No te entiendo! ¡Estoy tratando de ser amable por una vez y…! 

Rowan: No, no es eso. Escucha ¿No los oyes? 

Kay se queda callada por un segundo y gira la cabeza a su alrededor al igual que lo hace Rowan. Entonces, los escucha… Gritos lejanos. 

Kay: Eso no se oye bien. 

Rowan: Y no solo eso. Huele a humo. 

Kay: Madera quemada. 

Rowan: ¿Cómo sabes? 

La chica simplemente señala hacia el horizonte, y un resplandor naranja se empieza a ver. A la par, en su casa, Ethel advierte el olor acre,  cosa que llama su atención de inmediato. Se dispone a abrir la ventana pero es entonces cuando se oye un sonido agudo y aterrador

Ethel: ¡La alarma de emergencia! 

La chica entonces coge un abrigo, la foto que antes rompió y sale a la calle, en donde ya puede ver un mar de gente huyendo del resplandor naranja. De vuelta al puerto, Kay y Rowan avisan sus camaradas, los cuales se han vestido de vuelta 

Ezra: Prepárense para trasnochar, chicos. 

Todos: Si, Ezra. 

Levi: Miren. Toda la gente viene para acá. 

Y en efecto, algunas autoridades locales ya han empezado a aparecer, y evacuan a toda la gente hacia el puerto. 

Guardia: No corran y no empujen. Vayan con calma. 

Pero mientras la gente sigue las indicaciones del guardia, este súbitamente es atravesado por una flecha en llamas, dejando una visión horrible pues este permanece, con la punta saliendo de uno de sus ojos antes de caer muerto. Lo que evidentemente desata el pánico. Pronto, mas gente empieza a caer victima no solo de flechas, sino tambien de otras armas en llamas y varios gritos dan anuncio de quienes son. 

Gente: ¡PIRATAS! 

Los victimarios no tardan en aparecer, unas cinco docenas de piratas que matan y queman todo lo que ven. Una de ellos lanza una flecha hacia una mujer con un bebe en brazos, la cual intenta cubrir a su hijo con su cuerpo, pero justo cuando la flecha va a darle, es desteuida de un disparo azul.

Kay: ¡A single Tear!

Esto permite a la mujer seguir corriendo, pero la arquera que lanzo la flecha se ve furiosa. Sin mediar palabra y solo emitiendo un gruñido, dirige su vista hacia Kay, y le dispara varias flechas llameantes.

Arquera: ¡Aghhhhh! 

  • Tiradora de los Piratas Incendiarios : Match "Fogata"  

Pero estas son detenidas por las armas de los gemelos Darkwood y la espada de Rowan. 

Eli: ¡Big Horn Shield! 

Levi: ¡North Wind! 

Rowan: ¡Over the Waves!

Esto es visto por un  sujeto cubierto de ceniza con peculiares botas que emiten flamas, así con otros tipos de aspecto poco amigable. Uno con un hacha en llamas y la cicatriz de quemadura mas horrible en la cara. Otro, armado hasta los dientes de cuchillos. 

Hombre Ceniza: ¡Char! ¡Heatman! ¡Se están metiendo con Match! ¡Mátenlos!

  • Primer Oficial de los Piratas Incendiarios: Ashinder “Pierna Carbonera”

Char: ¡jejeje! 

Heatman: ¡Voy! 

  • Combatiente de los Piratas Incendiarios: Char “El Calcinado”
  • Asesino  de los Piratas Incendiarios: Heatman “Cuchillo Boomer”

Pero antes de que pueden cargar contra ellos, Ezra y Jet se les atraviesan. El primero con brazos de mas, el segundo con sus puños de latón.

Ezra: Les voy a dar un consejo de amigo. Si atacan a mis chicos, se mueren.       

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.