FANDOM


Arco del Paraíso
Arco del Paraíso
Información
Número de capítulos 4
Fecha de creación 02 de mayo de 2015
Fecha de finalización 12 de mayo de 2015
Anterior Arco del Reino de Trezna
Posterior Arco de la Isla Típie
Creador Deidara1197
El Arco del Paraíso es el tercer y último arco oficial de la Saga del West Blue de los Piratas Free Soul, posterior al Arco del Reino de Trezna y anterior al Arco de la Isla Típie.

Personajes

Principales

Secundarios

Menciones

Historia

Bienvenido Míster Hogan

Habían pasado ya dos largas semanas de la conclusión del conflicto en Trezna. Los piratas Free Soul, con ahora, un nuevo integrante, Ray Hogan, habían estado ingresados catorce días en la clínica del doctor Meister, recuperándose del extremo desafío que había supuesto la guerra, y de las repercusiones físicas y mentales que tuvo.

Al decimoquinto día de recuperación, Ima, Kimiko, Taiki, Hanbai y Ray, decidieron marcharse con la primera luz del sol. Se despidieron rápidamente del doctor Meister y otros tantos ciudadanos de Trezna, y se pusieron en marcha hasta la costa oeste del reino, donde les esperaba el Winter Soul; el barco de los piratas.

—Hace un día precioso —apuntó Ima sonriente mientras caminaban por las calles de Trezna.

—Sí, precioso —opinó Hanbai irónico mientras se tapaba con un paraguas rojo.

—¿Dónde dejaste tu equipaje, Ray? —Preguntó Kimiko.

—En la cubierta de vuestro barco —respondió.

—Nuestro, querrás decir —corrigió Taiki amablemente.

El silencio abordó por unos segundos el ambiente.

—¿Cómo es que tenéis un barco tan grande? —Preguntó Ray rompiendo el silencio.

—Tenemos —corrigió de nuevo Taiki.

—Tengo —corrigió Hanbai a Taiki.

—Tenemos, en todo caso —corrigió Kimiko a Hanbai señalando a Ima y a sí misma.

—Técnicamente, el barco es mío —corrigió a todos Ima.

—Me ha quedado muy claro —contestó Ray perplejo.

—El barco pertenecía a Rasuto, el abuelo de Ima —le aclaró Kimiko—. Él abandonó a Ima cuando tenía cinco años.

—¡No me abandonó! —Exclamó Ima—... Creo.

—Le dejó su barco y varias libretas con estudios sobre animales salvajes —continuó Kimiko—. Lo único que sabemos de él es que actualmente es un biólogo muy famoso.

—Es un Doru, como yo —añadió Ima.

—Apestas —le dijo Hanbai de repente.

—¿Qué?

—Ima heredó su objetivo; conocer todos los seres vivos del planeta, que es uno de los sueños que quiere conseguir saliendo al mar.

—¿Uno de los sueños? —Preguntó Taiki—. ¿Es que tiene más?

—¿Colecciona sueños como yo colecciono máscaras? —Preguntó Hanbai fingiendo preocupación.

Winter Soul

Winter Soul.

Finalmente llegaron a la costa oeste del reino, donde estaba anclado el barco de los Piratas Free Soul; el Winter Soul. Lentamente, fueron subiendo poco a poco hasta que se colocaron en la cubierta del mismo.

—No es un barco demasiado grande, y también es bastante simple —comentó Kimiko—, pero nos apañamos.

—¡Me encantan las cosas simples! ¿El mascarón de proa es un halcón? —Preguntó Ray acercándose—. Qué curioso, ¡me gusta!

—Las habitaciones, el aseo, la cocina y lo básico está en la caseta de ahí en frente —le explicó ella—. Las habitaciones son seis y bastante pequeñas.

—¿Por qué seis? —Preguntó Ray.

—Ni siquiera Ima sabe eso...

—En el torreón de más al fondo está la bodega, el timón, la sala de entrenamiento...

—¡Un momento! —Interrumpió Ray—. ¿Por qué vuestra bandera es simplemente una tela negra? —Preguntó Ray confuso—.

—Aún no decidimos el dibujo de nuestra bandera —confesó Kimiko cabizbaja.

—¡¿Todavía no tenéis un jolly roger!?

—Intentamos dibujarlo, pero... —dijo deprimido Taiki.

—Pero... —le siguió Ima.

—Pero... —le siguió Kimiko.

—Orep... —prosiguió Hanbai.

Rápidamente, Kimiko entró en la caseta del barco y salió con un viejo papel.

Propuestas jolly roger Free Soul

Propuestas de jolly Roger de los piratas Free Soul.

—Esto es lo que salió...

—...

—...

—...

—... ¿Qué narices son esos dibujos? —Preguntó Ray notablemente afectado.

—Arte —contestó Hanbai.

—¿Arte? —Preguntó Ray extrañado.

—¿Abstracto? —Continuó Hanbai.

—... ¿Me podéis explicar qué queríais expresar con esos jolly roger?

—El mío es una calavera con alas —dijo Ima sonriente.

—Alas...

—El mío son tres plumas cruzadas —dijo Kimiko sonriente.

—Plumas...

—El mío es —intentó explicar Taiki.

—Una lechuga —interrumpió Hanbai.

—¿Qué?

—Eso que tiene en la cabeza es una lechuga.

—¡¡Es pelo!!

—¿Pelo? —Se extrañó Ray—. ¿Desde cuándo una calavera tiene pelo?

—...

—Y Hanbai... —dijo Ray severamente asustado—. ¿Lo tuyo...

—¿Ajá? —Asintió Hanbai.

—¡¿LO TUYO QUÉ LECHUGAS ES!?

—QUE NO ES UNA LECHUGA, QUE ES PELO —contestó sobresaltado Taiki.

—QUE NO HABLABA CONTIGO —respondió Ray, que comenzaba a ponerse nervioso.

—Es arte abstracto —contestó seriamente Hanbai.

—Parece que hay unas palabras escritas en él —dijo Ray acercándose al dibujo de Hanbai.

—Pone: "Bienvenido Ray :)" —aclaró Hanbai.

—Oh, muy amable —respondió Ray ruborizado.

—Ya.

Después de la calma...

Las horas pasaban en calma en el Winter Soul. El mar no otorgaba ninguna dificultad en la navegación, y el sol brillaba resplandeciente en lo alto del cielo despejado. Los tripulantes del barco se encontraban en la cubierta, algo aburridos y hambrientos, observando cómo las gaviotas se posaban poco a poco en las velas del buque.

—Tengo hambre —anunció Taiki carraspeando debido al tiempo que llevaba sin decir palabra.

—Y yo —le siguió Hanbai, que se encontraba tumbado en la cubierta con una extraña máscara de ave.

—¿Qué haces, Hanbai? —Le preguntó Taiki mientras se deslizaba rodando a su posición.

—Tomar el sol —le contestó él.

—¿Con máscara?

—¡¡IMA!! —Gritó Kimiko sentada en las escaleras que llevaban a la caseta del barco.

—¿¿QUÉ?? —Respondió Ima en el mismo tono.

—Prepáranos algo de comer —dijo Kimiko con tono autoritario.

—... ¿Ima es el cocinero? —Preguntó Taiki extrañado.

—Sí, de hecho cocina bastante bien —confirmó Kimiko.

—¡¿Y POR QUÉ SE LO HA CALLADO TODO ESTE TIEMPO!?

—Porque no le gusta cocinar —contestó ella.

—...

—No, no le gusta —volvió a decir.

—No, no me gusta —insistió Ima tumbándose—. Así que os esperáis a que lleguemos a la siguiente isla.

—¿Siguiente isla? —Preguntó Ray, que estaba sentado en la cubierta haciendo calceta.

—¿Qué hace este cosiendo? —Preguntó Kimiko mientras se acercaba a él.

—Mi mujer me aficionó a ello —comentó él.

—Qué raro eres —dijo Hanbai de repente mientras todos le miraban con estupefacción.

—¿Y qué prenda haces? —Siguió preguntando Kimiko ignorando a Hanbai.

—Unos patucos —contestó Ray.

—... ¿Patucos?

—Zapatos de bebé —explicó él.

—Sé lo que son, pero... —se extrañó—. ¿Por qué haces ropa de bebé?

—Porque es más fácil y menos costoso.

—Pero...

—¿Pero qué? —Interrumpió Ray.

—Nada, nada...

—Un día timé a un hombre vendiéndole un zapato de bebé por Berrysymbol3.000.000 —informó Hanbai sin venir a cuento—. No un par de zapatos, uno.

—No cuela, Hanbai —respondió Kimiko.

—Ya —afirmó él—, en verdad fueron Berrysymbol100.000.000.

—Y una mierda.

—¿Berrysymbol300.000.000?

—Que no.

—¡Qué despeinada estás! —Cambió de tema Hanbai.

—¡¡IMA!! —Le ignoró Kimiko.

—¿Quéeeeeeeeeee? —Contestó Ima medio dormido.

—¡¡COMIDA!!

—Que no.

—¿A que te rajo? —Amenazó Kimiko sacando una pluma.

—Lo que quería decir hace unos segundos es que no habrá "siguiente isla" tan pronto —interrumpió Ray.

—¿Eh? —Preguntó Ima.

—¿Y eso por qué? —Dijo Kimiko.

—¿Aún no lo sabéis? —Les preguntó Taiki.

—Qué torpes —dijo Hanbai.

—¿Saber el qué? —Preguntó Kimiko.

—Adivinas —respondió Hanbai.

—El reino de Trezna es la isla más cercana a la Reverse Mountain, aquí, en el West Blue —informó Taiki—. Todo el mundo en este mar sabe eso.

—Trezna era el reino más próspero y seguro del West Blue —prosiguió Ray—, debido a su posición, importaba muchos recursos del Grand Line, y las bases marines más poderosas estaban más cerca de él. Por eso un vicealmirante como Buratori pudo venir fácilmente a sofocar la guerra.

—Entonces... —suspiró Kimiko—. ¡¿POR QUÉ NARICES ME HABÉIS AVISADO TAN TARDE!?

—¿Por qué te alteras tanto? —Preguntó Ima confundido.

—La Reverse Mountain es un tramo dificilísimo de pasar —le informó—. ¿Por qué crees que se dice que llegar al Grand Line es tan complicado?

—Todo el mundo lo sabe —dijo Taiki.

—Todo el mundo —siguió Hanbai.

—Todo —dijo Ray.

—Las corrientes de los cuatro mares se juntan en esa montaña —prosiguió Kimiko—. En ella hay unos canales para escalarla y desembocar en el Grand Line, pero hay una posibilidad muy alta de que no logremos atravesarla y muramos en el empeño

—Todo —dijo Taiki.

—Todo el mundo —siguió Hanbai.

—Todo el mundo lo sabe —dijo Ray.

—¡¡CALLAD DE UNA VEZ!! —Les gritó ella—. ¡¡Soy la navegante!! ¡¡Se supone que me tendríais de informar de esas cosas!!

—Pensaba que ya lo sabías... —dijo Ray cabizbajo.

—No sabía que eras la navegante —se excusó Hanbai.

—Ni yo, ni yo —utilizó la misma excusa Taiki—. No tienes pinta de navegante.

—Que no tengo pinta...

De repente, Kimiko se acercó a Taiki y le arreó un puñetazo que lo expulsó del barco.

—¡¡Bruta!! —Dijo Ray— ¡¡Que no sabe nadar!!

—Pues ve a salvarlo —le respondió.

—YO TAMPOCO SÉ NADAR.

—Qué inútil dios mío —dijo ella.

—TÚ TAMPOCO SABES NADAR —le recriminó Ray alterado.

—Pues... —suspiró Kimiko mirando a Hanbai.

—Ay qué pereza —exclamó tedioso Hanbai adivinando las intenciones de Kimiko.

—¿Ima?

—Sí claro, qué pereza.

—Ah, pues nada... —suspiró Kimiko.

—...

—...

—...

—...

—¡¿QUERÉIS SALVARLO ALGUNO YA O QUÉ!? —Preguntó alterada Kimiko lanzando a Ima al agua.

—¿Para qué preguntas si ya le has lanzado? —Dijo Hanbai girando su cabeza—. Qué mujer tan rara.

Después de que Ima salvase a Taiki y que este último le echara la bronca a Kimiko, pasaron de nuevo unas horas en la más absoluta calma, y así hasta que se hizo de noche. A la mañana siguiente, todo seguía en calma, los piratas Free Soul desayunaron tranquilamente la deliciosa comida que Ima hizo (obligado), y prosiguieron tranquilos durante todo el día. Cuando el sol se escondió y llegó la noche, unas oscuras nubes de tormenta comenzaron a aparecer en el horizonte, y un viento frío se levantó bruscamente, provocando que el barco comenzara a rechinar. La lluvia tardó poco en llegar, y todos se escondieron en la caseta del barco menos Hanbai, que observaba desde la cubierta el preocupante temporal.

Kimiko salió de la caseta con ropa de abrigo y se dirigió a hablar con él.

—Parece que ya estamos cerca, Kimiko —le advirtió Hanbai.

—Cerca de la Reverse Mountain, ¿eh? —Contestó ella mientras un relámpago resonaba a lo lejos—. Habrá que prepararse. Avisa a los demás.

Hanbai se retiró a la caseta rápidamente mientras Kimiko se quedó observando el cielo nocturno, que estaba relativamente en calma, por ahora.

Reverse Mountain

Poco a poco el temporal se fue agravando. Los relámpagos resonaban con más frecuencia y el viento soplaba con una fuerza desgarradora, por lo que Kimiko decidió meterse rápidamente en la caseta, donde se encontraban los demás.

—¡¡RÁPIDO, RÁPIDO!! —Exclamó ella entrando empapada por la puerta—. Ray, Ima, id a la torre y manejad el timón, rápido.

—¡Vamos! —Exclamó enérgico Ima marchándose con Ray al torreón del barco.

—Taiki, ¿no tendrás un mapa de la Reverse Mountain, cierto? —Le preguntó.

—Sí, lo acabo de encontrar —contestó él.

—Hanbai, sal a vigilar —le ordenó—, si ves la montaña, avísame.

—Voy, voy...

—Veamos... —dijo Kimiko desplegando el mapa de Taiki—. Ahora mismo estamos cerca de la montaña, en poco tiempo deberíamos poder visualizarla.

—Esto es realmente imposible... —le advirtió Taiki—. El mapa sugiere que tenemos que ascender por la ladera de la montaña.

—Una vez que alcancemos su cima, navegaremos por una corriente descendente que nos llevará directamente al Grand Line —le dijo—. En resumen, tenemos que subir por la corriente ascendente y una vez que lleguemos a la cima, caer al Grand Line.

—No parece tan difícil —contestó optimista Taiki.

—Si fuera fácil, todo el mundo entraría, Taiki, y ambos sabemos que no es así.

—¡Maldita sea!

—¡¿Qué!?

—Si nos desviamos un poco entraremos directos en el Calm Belt —informó Taiki.

—Los mares en calma... ¡es cierto! —Recordó Kimiko—, dicen que en esos mares nunca hay corrientes oceánicas ni viento que impulse los barcos. Es imposible navegar por esas áreas, quedaríamos atrapados.

—Si no tuviera ese extraño fenómeno, sería muy fácil entrar al Grand Line mediante el Calm Belt.

—No creas... —dijo Kimiko—. Dicen que está repleto de nidos de reyes de mar.

De repente, la puerta de la caseta sonó ligeramente, y Hanbai entró.

—La montaña ya está a la vista —avisó sacudiéndose el agua.

—Bien... —contestó segura de sí misma Kimiko—. ¡RÁPIDO! Avisa a Ima y a Ray, diles que no desvien el timón o entraremos directos en el Calm Belt.

Hanbai se fue corriendo hacia el torreón del barco, donde se encontraban Ima y Ray manejando el timón.

—Taiki, tú sígueme —le dijo Kimiko mientras abría la puerta de la caseta.

El violento temporal hizo que Kimiko saliese disparada de nuevo hacia el interior de la caseta, donde fue agarrada por Taiki.

—Eh, ¿estás bien? —Le preguntó Taiki.

—Maldita sea, no podemos salir fuera.

—No podrás tú —contestó el joven—. Estás demasiado delgada, no puedes enfrentarte a la inercia del viento; tú quédate aquí, ya voy yo.

Mientras Taiki salía fuera, el fuerte viento hizo que un trozo de papel escondido en el bolsillo de su pantalón cayera. Kimiko no pudo evitar recogerlo, y en vez de dárselo, se puso a leerlo.

—"(...) Si quieres volver a ver a tu pequeña hermanita, adéntrate en el paraíso... Solo así lograrás toparte con nosotros y solo así, lograrás tu objetivo" —leyó en voz baja.

—KIMIKO, ES CIERTO, VEO LA MONTAÑA, ¡¡ES ENORME!! —Le gritó Taiki desde fuera.

—Así que es por esto que nos quiere acompañar hasta tan lejos... —siguió pensando Kimiko ignorando a Taiki—, su hermana... la secuestraron y la llevaron al Grand Line.

—¡¡KIMIKO!! ¡¿QUIERES ESCUCHARME DE UNA VEZ!? —Gritó Taiki entrando de nuevo a la caseta—. ¡Tienes que ver esto!

—Pero el viento...

—No importa, yo te sujeto.

Taiki y Kimiko salieron agarrados de la caseta, y Kimiko finalmente pudo visualizar la Reverse Mountain.

—Es... ¡¡es ridículamente grande!! —Exclamó ella.

—Sí... —asintió Taiki—. Por fin llegamos... ¡¡Al Red Line!!

—¡¡Las nubes cubren la cima!! —Exclamó Kimiko agarrando cada vez más fuerte a Taiki para no volarse.

—Ahí arriba se encuentra la tierra santa Mariejois, la capital del Gobierno Mundial.

—Y abajo del todo, en las profundidades... ¡La Isla Gyojin! A 10.000 metros bajo el nivel del mar.

De repente, una corriente de resaca comenzó a empujar al barco con mucha fuerza hacia la montaña. Taiki y Kimiko se desequilibraron un poco debido a los tumbos.

—¡¡¡El mar nos está arrastrando hasta la montaña!!! —Exclamó Kimiko.

—¡¡Ya se puede ver el canal, mira!! —Le dijo Taiki agarrándola de nuevo.

—No puede ser...

Canal Reverse Mountain

Canal de la Reverse Mountain.

—Es... ¡¡DEMASIADO ESTRECHO!! ¡¿CÓMO SE SUPONE QUE VAMOS A PASAR POR AHÍ!? —Exclamó nervioso Taiki.

—Si no logramos atravesar el canal y nos chocamos contra los laterales de la montaña, seremos escombros del mar.

—El viento está haciendo que el barco avance muy rápido, a este paso no lograremos atravesar el canal.

—¿Todo bien por aquí? —Preguntó Hanbai, que apareció inesperadamente detrás de ambos.

—¡Hanbai! —Exclamó Kimiko alegrándose por su llegada—. Tú quédate aquí, yo iré con Ima y Ray al timón.

—¿Podrás llegar tú sola? —Le preguntó Taiki preocupado.

—Sí, no te preocupes —contestó—. Vosotros dos, agarrad las velas, ¡rápido! Si reciben demasiado daño, el barco se volcará. Creo que ya sé la manera de escalar la montaña.

—¿Cómo?

—Simplemente hay que dejarse llevar 

—¿Dejarse llevar? —Preguntó confundido Taiki.

—Es una corriente ascendente, se supone que debería de tener la suficiente fuerza como para llevar un barco —le aclaró Hanbai.

—Nos estamos desviando... —Le dijo Taiki agarrando una de las velas del barco—. Acabaremos entrando en el Calm Belt.

Mientras tanto, Kimiko llegó al torreón donde estaba el timón, Ima y Ray.

—¡¡A LA DERECHA!! ¡¡MOVEDLO A LA DERECHA!! —Les ordenó Kimiko.

—¡¡ESTÁ MUY DURO!! —Gritó Ima haciendo fuerza junto con Ray.

El barco se encontraba a escasos metros de la entrada a la montaña, y gracias a las habilidades de navegación de Kimiko, lograron estabilizarse y colocarse frente a ella. El violento temporal hizo que el mar enfureciera, y las olas comenzaron a golpear el barco con fuerza.

—¡¡NO PARÉIS, UN POCO MÁS!! —Les animó Kimiko.

—¡¡NOS VOLCAMOS!! —Gritó Ray.

—No es eso... —suspiró Kimiko impotente mirando al frente—. Nos... nos vamos a chocar contra uno de los laterales, no estamos bien colocados.

En la cubierta, Taiki intentó lanzarse a golpear los muros de la Red Line, pero Hanbai lo agarró antes de que lo hiciera.

—¿Eres idiota? —Le preguntó mientras le soltaba—. La Red Line es el único continente del mundo, no puedes destruirlo tan fácilmente, nadie puede hacerlo. Su estructura es infranqueable e indestructible.

—¡¿ENTONCES QUÉ HACEMOS!?

—Tú sigue sujetando la vela, déjamelo a mí —dijo Hanbai confiado.

La distancia entre el barco y la montaña cada vez era más escasa, y Hanbai sacó de su mochila un enorme trozo de goma y un Breath Dial (Dial de viento).

—¿Qué demonios haces? —Le preguntó Taiki.

—Tú calla y observa.

Acto seguido, colocó el dial en el agujero del trozo de goma y comenzó a insuflar aire en él presionando el botón del artefacto con forma de concha. El trozo de goma comenzó a moldearse y en breves instantes, se convirtió en una gigantesca pelota de goma.

—¿Qué vas a hacer con eso? ¡¡HANBAI, ESPERA!!

Ignorando a Taiki, Hanbai se acercó costosamente al mascarón de proa del barco sujetando la gigantesca pelota de goma con ambas manos.

—¿Pretendes evitar el choque colocando esa cosa entre los muros de la montaña y el barco?

—Si lo consigo, la fuerza del impacto nos hará entrar directos al canal —le explicó Hanbai.

—¡¡La pelota no aguantará!! —Le advirtió Taiki—. ¡¡Es de goma!!

—Oh, vamos, no está hecha de goma común —contestó Hanbai sonriendo.

Cima Reverse Mountain

El Winter Soul apunto de descender al Grand Line.

Finalmente, el barco se colocó lo suficientemente cerca de la montaña para que Hanbai lanzase con fuerza el enorme balón de goma al lateral de la entrada. Al chocar con la montaña, la pelota comenzó a deformarse, y Hanbai salió disparado hacia atrás. Afortunadamente, la táctica de Hanbai logró su objetivo, y el impacto del muro con la pelota recondujo el ritmo del barco, que entro directo en la corriente ascendente de la montaña.

Los cinco piratas se quedaron mirando asombrados cómo el Winter Soul subía por la ladera de la montaña a una velocidad inimaginable, llegando a la cima de esta antes de que pudieran recobrar el aliento. El buque logró atravesar el cúmulo de agua que se encontraba en la cima, y a continuación, comenzó a bajar por la corriente descendente mientras todos recordaban sus objetivos, metas o sueños y miraban emocionados el enorme océano que se encontraba frente a ellos.

  • [Objetivo "Atravesar la Reverse Mountain y entrar en el Grand Line"; conseguido].

Conferencia Ersetzen

Al mismo tiempo que los intrépidos piratas descendían hacia el Grand Line, un acontecimiento de vital importancia estaba ocurriendo 10.000 metros encima de donde estaban situados, un hecho que los piratas aún desconocían, y que supondría una alteración en el equilibrio del mundo.

En lo alto del Red Line, en un lugar situado en el propio cielo, y donde la vista no alcanza, se encontraba la tierra santa de Mariejois, capital del Gobierno Mundial y residencia de los máximos dirigentes del mundo; el Gorosei. En ella se encontraba el cuartel general del gobierno, y era el lugar en el que se tomaban las más influyentes decisiones. En él, el honor y la excelencia estaban a la orden del día.

Para tratar un acontecimiento inesperado, el Gorosei se vio obligado a planificar una reunión de máxima importancia en el gran palacio de Mariejois, convocando a los siete corsarios reales, el Shichibukai; una serie de piratas poderosos e influyentes que se aliaron con el Gobierno Mundial a cambio de protección, ya que fueron exentos de todo tipo de crimen cometido con anterioridad. Por esta razón, son comúnmente conocidos como los "perros del gobierno", y constituyen uno de los Tres Grandes Poderes, junto con la Marine y los Yonko, los cuatro emperadores piratas del Nuevo Mundo.

Sin embargo, los Shichibukai no fueron los únicos en ser convocados a la reunión. Representantes del Gobierno Mundial y de la Marine también debían acudir a la conferencia que llenaría las portadas de los periódicos de todo el mundo.

Así pues, en la grandiosa sala donde se celebraría la reunión, tres personas en el más absoluto silencio se encontraban ya sentadas en un lado de la enorme mesa redonda.

  • [Vicealmirante de la Marine: Uccello Gabbia; más conocido como "Buratori"]. Famoso por ser uno de los activos más valorados en la Marine, así como uno de los vicealmirantes de mayor importancia. Dirige la cuarta división de la Marine en Grand Line, el G-4. Es un hombre de gran altura, pelo largo y negro, de carácter antipático y seguidor de la Justicia Específica.
  • [Vicealmirante de la Marine: Kya Nicolae; apodada "La más cruel"]. Considerada por muchos, la vicealmirante más cruel y estricta de todos, participando en numerosas masacres de piratas. Es una mujer de tamaño medio, pelo castaño recogido con una coleta, y gafas azules. Es de carácter intransigente y apático, pero elegante y hermosa en apariencia. Sigue la Justicia Ética.
  • [Vicealmirante de la Marine: Usagi Hiroyuki; más conocido como "Akasagi"]. Es el vicealmirante más joven de todos, contando con solo 21 años de edad. Es famoso por ser un hombre muy bromista, alegre y simpático, al menos en apariencia. Es alto, tiene el pelo de color rosa recogido con una coleta, y posee una extravagante diadema con orejas negras de conejo.

—Ooooooooooooooooooooooi, oi, oi, oi, oi, oi, oi, oi, oi, oooooooooooi... —comenzó a decir en voz baja Akasagi mientras se balanceaba en la silla.

—Cállate y estate quieto de una vez —le dijo Kya con un tono autoritario.

—Nico-san... —contestó con cara de desilusión Akasagi—. ¿Por qué siempre eres tan desagradable?

—Aún no entiendo como escogieron a un vicealmirante tan novato como tú para representar a la Marine en esta reunión tan importante —se lamentó Kya sin cambiar la expresión.

—Nico-san, si estuviéramos en el colegio, ya te habrían expulsado por bullying... —le contestó Akasagi con expresión de tristeza—. Deben de haberme visto tanto potencial, que me mandan a este tipo de acontecimientos para acostumbrarme a ellos y ser almirante algún día.

—Una deducción bastante ilógica, aunque viniendo de ti, no me extraña —respondió sin siquiera mirarlo.

—Uhmmmm.... Bura-san —dijo Akasagi dirigiendo su mirada hacia Buratori—. ¿Cómo te fue en esa misión de hace unos días?

—Salió todo bastante...

Antes de que terminara la frase, Akasagi colocó el dedo índice de la mano derecha en la mejilla de Buratori.

—¿Qué haces? —Le preguntó sin cambiar la expresión.

—Meterte dedo.

—Para.

Acto seguido, Akasagi agarró su cara con las dos manos y comenzó a masajearle los mofletes y a deformarle la cara.

—Y ahora te estoy metiendo mano —aclaró el joven vicealmirante.

Sin pensárselo ni un segundo, Buratori golpeó en la cara a Akasagi con su antebrazo izquierdo, tirando de la silla a su compañero, quien, lejos de enfadarse o de mostrar dolor, se puso a reír.

—Usasasasasa, pones una cara tan graciosa cuando te enfadas —le dijo.

De repente, uno de los enormes portones de la sala se abrió bruscamente, apareciendo tras él, un joven individuo gritando y repitiendo constantemente; "Llego tarde, llego tarde, llego tarde". Después de entrar, se tropezó con su propio pie y cayó de bruces al suelo, mientras los tres vicealmirantes presentes lo miraban extrañados.

  • [Vicealmirante de la Marine: Kaiten Kubi, más conocido como Fukushiro]. Al igual que Akasagi, se trata de un jovencísimo vicealmirante de solo 26 años, conocido por ser extremadamente torpe y despistado, así como muy fiero en batalla. Es creyente de una no muy popular religión cuyo máximo representante ideológico es el Dios Rattvisa.

—¿Fukushiro? —Preguntó Buratori desde su silla—. No sabía que eras tú el cuarto vicealmirante elegido para participar en la conferencia.

—Otro novato... ¿En qué estarán pensando los Almirantes? —Se lamentó de nuevo Kya.

—¡¡¡Fuku-san!!! —Exclamó enérgico Akasagi mientras le ayudaba a levantarse.

—Akasagi-kun... gracias —dijo mientras se sacudía el polvo de su ropa—. Vaya, así que Bura-senpai y Kya-san están ya aquí también.

—Son las 12:05 ya —informó Buratori—. Debería haber llegado todo el mundo.

—¡Gracias a Rattvisa que no llego tarde! —se consoló mientras Akasagi le acariciaba cariñosamente el pelo—, Akasagi... ¿qué haces?

—Yo no estoy tan segura de que esos perros piratas vayan siquiera a venir —afirmó con firmeza Kya—, no suelen acudir a este tipo de compromisos con el Gobierno.

—Tomad asiento, Akasagi, Fukushiro —les instó Buratori.

—Voooooooooooy —contestó Akasagi desganado.

Repentinamente, otro de los portones de la sala comenzó a recibir precisos y profundos cortes en todas las direcciones. Una extraña presión comenzó a aparecer en los cuatro vicealmirantes, que observaban pacientes cómo el portón acababa derrumbándose, y de él, comenzaban a salir excesivos confetis y serpentinas. Dos misteriosos hombres aparecieron tras él, caminando con paso ligero y decisión; ambos miembros del Shichibukai.

  • [Miembro del Ouka Shichibukai, Nisroch Behead, apodado "Marea Roja". Antigua recompensa: Berrysymbol230.000.000]. Un hombre de carácter enigmático y relajado, con una extravagante careta blanca esbozando una sonrisa que tapa su rostro. Es el capitán de los Piratas Behead, de edad desconocida y elegante apariencia, así como el máximo responsable del Incidente del Mar Teñido. Uno de sus hobbies más conocidos es negociar con las personas.
  • [Miembro del Ouka Shichibukai, Egil Ryutora, apodado "Sensei". Antigua recompensa: Berrysymbol333.000.000]. Se trata de un hombre muy serio e introvertido, de gran tamaño (348cm), cuerpo curtido y pelo corto y grisáceo. Lleva su torso al descubierto, visualizándose en sus brazos, dos grandes tatuajes rojos que emulan la figura de un dragón. Lleva consigo una enorme nodachi atada a la cintura. Es conocido por ser muy respetuoso con los demás, algo extraño en un pirata.

—Hoy hace un buen día, nifufufufu —comentó Nisroch colocando las manos en la espalda.

—Uhm... —chistó Ryutora.

—Parece que ya empiezan a llegar —insinuó Fukushiro en voz baja.

—¿Era necesario romper la puerta? —Le preguntó Kya a Nisroch sin rodeos.

Sin mediar palabra, Ryutora fue directo a sentarse en su lugar asignado en la mesa; tras hacerlo, mantuvo su mirada durante varios segundos en los cuatro vicealmirantes, inclinando acto seguido su cabeza en señal de saludo. Nisroch, en vez de sentarse, se acercó al lugar donde se encontraban los vicealmirantes, acercándose peligrosamente a Kya.

—Dicen que el perro es el animal más leal —le susurró al oído mientras hacía ruidos desagradables con la lengua—. Nifufufu.

—Toma asiento, Behead —le dijo Buratori amenazante.

—Oh, Buratori-kun, ¿cuántos años han pasado desde la última vez que nos vimos? —Preguntó sabiendo que no obtendría respuesta. Acto seguido, señaló a Akasagi y a Fukushiro—. A vosotros dos no os conozco, ¿cómo os llamáis?

—Fukushiro —contestó con sospecha.

—Puedes llamarme Akasagi.

—Nifufufufu —se rió—, procuraré no olvidar vuestros nombres, jóvenes marines. Decidme, ¿necesitáis algo?

—¿Qué? —Contestó Fukushiro extrañado.

—Akasagi, Fukushiro —les llamó Buratori—, no le hagáis caso.

—Yo puedo entregaros todo lo que necesitéis —les susurró Nisroch para que Buratori no escuchara—, ¿queréis negociar?

—No necesito nada —contestó cortante Fukushiro.

—Yo tengo necesidades sexuales —le susurró Akasagi siguiéndole el juego.

—Nifú —chistó mientras se alejaba desilusionado—. Pensé erróneamente que en este estanque habría peces más gordos que unos pocos vicealmirantes.

De repente, el lugar se quedó totalmente en silencio. El sonido de unos pasos avanzando alertó a todos los que se encontraban en la sala, y lentamente, el portón más alejado del habitáculo comenzó a abrirse, rompiendo la calma con el rechine de la puerta. Tres hombres trajeados y pertenecientes al Gobierno Mundial, entraron con paso firme al interior de la sala.

—Vaya, vaya, quién iba a imaginar que el CSG vendría personalmente.

—Aquí tienes a tus peces gordos, Nisroch Behead —le comentó Kya con resentimiento.

(El CSG es una organización perteneciente al Gobierno Mundial bajo mando directo del Gorosei. Los miembros de este colectivo representan a los cinco ancianos en todas las reuniones y acontecimientos importantes, y reciben órdenes directas de estos, siendo los encargados de cumplir su "voluntad" por todo el mundo. La función principal de este grupo es encontrar, detener o asesinar a los insurgentes o rebeldes del Gobierno, centrándose en las amenazas políticas que puedan afectar al liderazgo del Gobierno Mundial. Tienen licencia para asesinar y una gran influencia y poder dentro de la jerarquía del Gobierno, ejecutando las órdenes directas de sus máximos mandatarios).

  • [Miembro del CSG, Nebbia, apodado "Brazo Ejecutor"]. Se trata de un joven muy enigmático, sonriente, de porte elegante y atractivo, y con gafas de sol negras. Suele ir rodeado de una espesa capa de niebla. Por razones desconocidas, le sigue la pista a los piratas Free Soul.
  • [Miembro del CSG, Pioggia, apodado "Lodo Negro"]. Es un hombre muy serio, inteligente y de carácter reservado. Es alto, calvo, tiene perilla y un curioso tatuaje rojo en la cabeza. Suele ir fumando un puro.
  • [Miembro del CSG, Uragano, apodado "León Castizo"]. Se trata de un hombre de mediana edad, de gran altura, con el pelo largo y pelirrojo, y una gran barba. Tiene rasgos faciales recios, y es de carácter antipático e impulsivo.

—Parece que ya estamos todos —comentó Nebbia—, no creo que ningún otro Shichibukai acuda.

—Esto si que es una sorpresa, ¿verdad, Ryutora? —Dijo mirando a su compañero Shichibukai, que le ignoraba—, El CSG eh, nifufufu, ¿no teníais revolucionarios que atrapar?

—Cierra la boca, Nisroch —le amenazó Uragano—, no me gustaría hacer un derramamiento de sangre innecesario en este glorioso palacio.

—Nifufufufu... ¡qué miedo! —Exclamó irónico—, sigues tan gracioso como siempre, leon castizo.

—Te rebanaría la cabeza si se alzase unos metros más del suelo —le dijo en tono amenazante.

—Uragano, ya basta —le instó Pioggia rebajando la tensión del ambiente—, no hemos venido aquí para luchar, y menos contra aliados.

—Nebbia —interrumpió la discusión Buratori—. ¿No vendrá él entonces? Es el principal protagonista.

—Parece que no —contestó—, es una pena. Comencemos pues.

—El esplendor de mi presencia se paga con la paciencia, Nebbia-dono —dijo inesperadamente un hombre que entraba por la puerta que destruyó Nisroch.

—Así que has decidido venir —comentó Nisroch tirándole confetis—. Nifufufufu, bienvenido.

—Uhm... —chistó Ryutora cerrando los ojos.

—Ahórrate la falsa cortesía, Akashio —contestó el recién llegado Shichibukai.

  • [Miembro del Ouka Shichibukai, Magno Daradei, apodado "The Broker". Antigua recompensa: Berrysymbol270.000.000]. Se trata de un hombre de mediana edad, con el pelo semi-largo y castaño, y vestido con adornos de samurái. Es el máximo dirigente de la Sociedad M.D, y un agente muy importante en los bajos fondos.

—Creo que ahora sí podemos comenzar —corrigió Magno.

—Magno —dijo Ryutora con voz grave y tosca—, tu presencia es de agradecer, al fin y al cabo, es tu culpa que estemos todos sentados aquí.

—¿Mi culpa? Dararararara —se rió—. No es mi culpa que un idiota abriera los ojos, Ryutora-dono.

—Ojos que tú le vendaste con anterioridad —le culpó Pioggia.

—Tú propusiste a ese idiota para el cargo —le dijo Uragano—. Ahora que ha sido expulsado, la culpa recae sobre ti.

—Está bien —admitió Magno—, no volveré a proponer miembros de mi organización para ocupar cargos de tanta responsabilidad, ¿de acuerdo?

—Caballeros, señorita, vayamos al tema que nos ocupa —se centró Nebbia—. El equilibrio del mundo estará en peligro si no encontramos a un Shichibukai que sustituya la baja.


TO BE CONTINUED

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.