FANDOM


Crodo y Varzo: Especial Fin de Año
Crodo Varzo Fin Año
Información
Número de capítulos 7
Anterior Boda en Lissandria
Posterior N/A
Creador Piece enrik

Introducción

El especial de fin de año de Crodo y Varzo ocurre unas semanas después de la Boda en Lissandria. Los protagonistas son Crodo y Varzo.

Capítulo 1: Planes de fin de año

Era el mediodía de un 30 de diciembre cuando un barco llegó a las costas de Baltigo, desembarcando de él un grupo de revolucionarios que volvían de una misión.

Ares: he, ¡menuda REVOLUCIÓÓN que hemos hecho!

Varzo: ha sido entretenido :3

Crodo: meh

Cat: y traemos un saco lleno de armas del enemigo :D *se le cae el saco, escampándose las armas* oh, vaya…

Ares: descuida jefa, te ayudo a recoger.

Cat: gracias… Crodo y Varzo, informad vosotros a Dragon de los resultados de la misión, por favor.

El resto del grupo se dispersó, dejando solos a la pareja que se dirigía a la habitación del líder revolucionario, cuando Varzo se paró en seco, juntando las manos dando un golpe.

Varzo: oh, ahora que lo pienso… ¡mañana es fin de año!

Crodo: ahá… ¿y?

Varzo: después de la fiesta… ¿querrás celebrarlo?...ya sabes… *sonrojándose*

Crodo: … heh, me parece bien *acaricia el pelo de Varzo*

Varzo: :3 ¡oh cierto, me olvidé de hacer algo! ¿Puedes informar tú a Dragon?

Crodo le miró extrañado, pero accedió. Cuando Varzo se vio solo, se puso la mano en la boca, pensativo.

Varzo: hmm… ¿qué regalo debería darle…?

???: creo que puedo ayudarte en eso.

[Constance, miembro del Ejército Revolucionario.]

Varzo: oh, eres tú, Constance.

Una chica rubia y de ojos azules, con uniforme negro y pajarita roja se le acercó, con cara de estar enfadada.

Constance: quieres un regalo para Crodo, ¿no? Tengo una sugerencia, pero no creo que ese bastardo se merezca nada. Aún no te ha contado por qué decidió volver contigo años después de hacerte aquello, ¿verdad?

Varzo: *un poco triste* bueno, es que dice que le da vergüenza…

Constance: ¡¡¿¿VERGÜENZA??!! ¡¿Desde cuándo ese gilipollas tiene vergüenza?! ¡Si han pasado siete malditos meses desde que volvió contigo! ¡Cuántas veces lo debéis haber hecho salvajemente ya! ¿Y ahora viene con eso? ¡En cuando le vea lo mato!

Varzo: *sonrojado* vamos Constance, cálmate, por favor >.< venga, dime esa sugerencia que tienes para regalo…

Capítulo 2: Conversando con Dragon

Era el tercer suspiro que hacía delante de la puerta de la sala de Dragon. Tsk, no sabía por qué se le hacía difícil hablar con aquel hombre, por muy líder que fuera… Al fin decidió llamar.

Crodo: Dragon, soy Crodo. Traigo el informe de la última misión.

Dragon: oh, adelante, pasa.

La puerta se abrió y entró Crodo, un poco inseguro. Dragon estaba revisando unos periódicos y bebiendo café.

Dragon: *da un sorbo* hmm…es curioso…quizás sea sólo mi imaginación, pero tengo la sensación de que te resulta incómodo hablar conmigo.

Crodo: …t-tsk…*pensando* mierda…

Dragon: en fin, dices que vienes por el informe…

Crodo: er sí, pero antes de eso, necesito pedirte consejo.

Dragon: …vaya *dando otro sorbo*

Crodo: bueno, supongo que ya debes saber que Varzo y yo estamos saliendo.

Dragon: *escupe el café* cof cof…sí, algo había oído…

Crodo: verás, me ha dicho que quiere celebrar el fin de año conmigo… y supongo que debería darle algún regalo.

Dragon: ahá… pero, ¿por qué me lo cuentas a mí?

Crodo: ppfft, básicamente porque no hay nadie aquí con quien pueda contar eso.

Dragon: dime, ¿te alistaste con nosotros sólo porque él lo estaba?

Crodo: ¿necesitaba otra razón?

El líder revolucionario rió un poco, sorprendiendo al rubio.

Dragon: supongo que no. Además, no tengo nada malo que decir sobre tu trabajo, eres obediente y cumples con tus misiones. Debes querer bastante a Varzo para que te unieras al ejército por él.

Crodo: *sonrojándose un poco* ¿a dó-dónde quieres llegar con esto?

Dragon: que definitivamente le deberías regalarle algo.

Crodo: ha-había pensado en alguna de las armas que hemos conseguido de-

Dragon: no, tiene que ser algo más especial, algo que le haga sentirse feliz de estar a tu lado.

Crodo: …entiendo… gracias, Dragon *se dispone a ir* oh sí, tenía que dar el inform-

Dragon: es igual, déjalo. Ya me imagino que ha ido bien, le pediré los detalles a Cat más tarde.

Crodo: de acuerdo… gracias.

Al cerrarse la puerta con Crodo fuera, Dragon suspiró y se llevó una mano en la frente, mirando la taza de café aún medio llena y ya fría.

Dragon: ¿desde cuándo se ha convertido este ejército en una guardería? u.u

Capítulo 3: Comprando el regalo

Mientras, Constance y Varzo habían zarpado en un barco no muy grande para dirigirse a una isla a medio día de la base, para comprar el regalo para Crodo. La revolucionaria llevaba un arma en forma de hacha grande negra y verde, afilada.

Varzo: ¿y eso? ¿Acaso tendremos que luchar por comprar ese regalo?

Constance: nunca se sabe.

Al cabo de unas horas llegaron a una isla pequeña, de ambiente desértico y clima árido. Desembarcaron en un pequeño puerto, en una ciudad no muy grande, pero muy animada y con un gran mercado.

Varzo: aún no me has dicho tu sugerencia, ¿cuál es ese regalo?

Constance: qué pesadito que eres, ¿eh? Mira, es aquí.

Varzo: ¿una parada con joyas?

Se habían detenido delante de una parada ostentosa llena de pendientes, collares y anillos. La dependienta, una anciana bajita, se fregó las manos en cuando les vio.

Anciana: bienvenidos a mi humilde parada, jovencitos. ¿Qué desearían?

Constance: *a Varzo* mi sugerencia es un anillo verde y gris que vi hace unas semanas. ¿Qué te parece?

Anciana: oh, ¿te refieres a ese? *les enseña un anillo de color entre verde y gris plateado, reluciente* seguro que te irá muy bien, jovencita.

Constance: no es para mí, es para su chico.

Varzo: s-sí, creo que le gustará…

Anciana: *sorprendida*…ya…ya veo…

En Baltigo, Crodo estaba con Ares y Cat, que clasificaban las armas conseguidas en diferentes cajas.

Crodo: ¿sabéis dónde está Varzo? Hace horas que no lo veo.

Cat: me dijo que iba con Constance a una isla cerca de aquí, pero no me dijo el motivo.

Crodo: ¿con esa bruja? Seguro que ya le meterá cosas en la cabeza…

Ares: tranquilo nen, Constance y Varzo son amigos desde hace años, no te robará tu novio.

Crodo: ya lo sé, capullo… *suspiro* en fin, ¿tenéis alguna arma por aquí que le pueda gustar a Varzo, para regalarle?

Cat: ¿sólo le regalarás esto? *se tropieza con una caja del suelo* ay

Crodo: nah, también tengo pensado algo más…

Varzo y Constance se dirigían al puerto después de haber comprado el anillo, cuando dos hombres, uno grande casi rapado y con chándal verde, y otro de pelo castaño claro y vestido de cocinero, les cortaron el paso.

Cocinero: ¿tú eres la mocosa que molesta a nuestra organización? Somos nuevos en ella, pero ya tenemos órdenes de eliminarte.

Varzo: ay ay…

Constance: ¿ves? Por eso siempre va bien llevar el arma a mano.

Capítulo 4: Zanahoria y Hamburguesa

Viendo que una pelea iba a tener lugar, la gente de los alrededores huyó a un lugar seguro.

Constance: ¿organización? ¿Sois de Canro Kitchen?

Varzo: ¿de dónde?

Constance: luego te lo explico.

Cocinero: sí, me llaman “Baby Carrot”, aunque mi nombre real es Marchewka, seguro que te suena de un cocinero famoso en el North Blue.

Constance: pues soy de allí y no tengo ni idea de quién eres :v

Marchewka: ¡¡…!! Bu-bueno, y mi compañero es “Bull Hamburger”, su nombre real es…ahora que lo pienso, ¿cuál es? >.>

Bull Hamburger: ¡mi nombre real no es de vuestra incumbencia!

Constance: seguro que tienes un nombre de mierda.

Bull Hamburger: ¡¡!!

Varzo: hala, ya lo has soltado. Tan educada como Crodo u.u

Constance: no me compares con ese idiota…

Bull Hamburger: ¡te vas a enterar, niñata!

El hombre se dispuso a atacar a Constance con un bate, pero la revolucionaria fue más rápida y le clavó su arma al medio de su cuerpo, hiriéndole de gravedad.

Constance: ¡Ingne Killer!

Bull Hamburger: mi-mierda… *escupiendo sangre*

Marchewka: ¡¡…!! *coge una pistola* ¡ahora ver-ARGH! *se gira y ve que tiene una daga clavada en la pierna* ¿pero quién-?

Varzo: yo de ti estaría quieto y dejaría hablar a Constance… <.<

Constance: ¿dónde tenéis la base? ¿Cuál es la identidad del “Bullioso”? ¿Cuántos miembros sois? ¿Qué aliados tenéis?

Marchewka: ¿cómo sabes el apodo del jefe….?

Bull Hamburger: *de rodillas* ¡cállate, estúpido! Agh…nosotros no sabemos nada…hace poco que formamos parte de Canro…y aunque lo supiéramos…no te diríamos nada…

Constance: vaya… pues que le vamos a hacer.

Antes de que pudiera levantar la cabeza, Bull Hamburguer fue decapitado por la revolucionaria, dejando a su compañero un poco impactado y al otro enemigo completamente horrorizado.

Marchewka: ¡es-espera….! ¡No me hagas daño por favor, hablaré!

Varzo: esto…creo que se acerca la Marine…veo a alguien corriendo por ahí, a lo lejos.

Constance: tsk, acabemos con esto rápido… ¡Cúirt Bháis! *le da un corte profundo a un costado de Marchewka, provocándole una grave hemorragia*

Marchewka: jo…pé… *cae al suelo, muerto*

Varzo: ¡pero si dijo que hablaría!

Constance: es igual, seguro que era un farol. Venga, coge tu daga, que nos vamos.

Después de que cada uno cogiera sus armas, Varzo su daga y Constance su hacha y la pistola de Marchewka, como botín, empezaron a correr dirección al barco.

Varzo: oye… ¿y qué es eso de Canro Kitchen?

Constance: una organización… del Gobierno Mundial.

Capítulo 5: Canro Kitchen

Eran dos soldados y un oficial de la Marine los que llegaron al sitio dónde estaban los cadáveres de dos hombres. No había rastro de los asesinos.

Oficial: ¿sabemos algo de ellos, soldado?

Soldado 1: déjeme comprobarlo, señor… *busca entre unos carteles de recompensa* pues sí, Marchewka, un cocinero de poca monta del North Blue buscado por robar en restaurantes, recompensa de 3 millones… y hmm… Buruham, un pirata de 10 millones por su cabeza, señor…

Oficial: tsk, basura y compañía… ¡tirad sus cuerpos por ahí y nos vamos! Y otra vez a ver si llegamos antes…

Soldados: ¡sí, señor!

Una vez habían zarpado de la isla para volver a Baltigo, los dos revolucionarios empezaron a hablar sobre Canro Kitchen.

Constance: es una organización del Gobierno Mundial. Oficial y formalmente se dedican a cocinar para los Nobles Mundiales. Todo lo que comen les llega de Canro Kitchen.

Varzo: los Nobles Mundiales… así, deben de haber los mejores cocineros del mundo allí, ¿no?

Constance:sí… aunque muchos de ellos no cocinan de buena gana…

Varzo: …

Constance: Canro Kitchen… es en realidad una de las organizaciones más grandes de los Bajos Fondos.

Varzo: … eso quiere decir…

Constance: sí… trafican con esclavos y drogas, son cazarecompensas, asesinos, mercenarios…menos repartir alegrías hacen de todo, los muy desgraciados.

Varzo: y al contar con la protección del Gobierno Mundial, tienen toda la libertad para hacer lo que les plazca…

Constance: bueno, en realidad la Marine no conoce ese lado de la organización.

Varzo: ¿no? pero…

Constance: los Nobles Mundiales sí que lo saben… pero ya puedes imaginar cuanto les debe importar.

Varzo: ya veo… así, ¿la Marine no sabe absolutamente nada de eso?

Constance: bueno, hay marines corruptos en la organización aprovechándose, pero no me consta de que haya infiltrados… de hecho, una vez lo intentamos…

Varzo: ¿el qué? ¿Infiltraros?

Constance: sí… un compañero lo hizo, poco antes de que te unieras a nosotros… *suspiro* lo pillaron y lo torturaron hasta la muerte u.u

Varzo: oh, lo siento…

Constance: *tono un poco triste* supongo que Raskin no era tan listo después de todo… en fin, es muy tarde ya, será mejor que vayamos a dormir. Llegaremos a Baltigo mañana por el mediodía.

En la habitación de Crodo, el revolucionario estaba en la cama tumbado, mirando al techo.

Crodo: tendré que explicarle el motivo de que lo fuera a buscar después de haberle hecho todo aquello años atrás… tsk, qué fastidio.

Y suspirando, cerró los ojos y se puso a dormir. Pronto estarían en el último día del año.

Capítulo 6: Preparando el regalo

Era casi mediodía cuando Varzo salió a cubierta, aún adormecido.

Constance: ¡buenos días, dormilón! ¡Habrás dormido bien!

Varzo: err, supongo… *bosteza* ¿falta mucho para llegar a Baltigo?

Constance: no mucho, en unas horas llegaremos.

Varzo: ahá… oye, estaba pensando en lo que hablábamos ayer… ¿Por qué luchas contra Canro Kitchen? No creo que sea sólo porque son del Gobierno.

Constance enmudeció, incomodando un poco a su compañero.

Varzo: oh bueno, si no quieres no es nece-

Constance: hace 10 años, Canro Kitchen destruyó mi hogar… vinieron y arrasaron cuando pudieron llevándose a gente para esclavizarla… Malone O’Valley era conocido en el North Blue por sus músicos, así que su precio como esclavos sería alto… secuestraron a muchos y mataron a otros… no muchos pudimos escapar.

Varzo: lo siento…

Constance: tranquilo, tengo la esperanza de que algún día acabaremos con ellos.

Varzo: ¿cómo estás tan segura?

Constance: … ¿recuerdas cuando salió en las noticias lo de Aiaccia?

Varzo: oh sí, ¡menuda se lió!

Constance: entre las imágenes de los Indenation vi a alguien que conocía.

Varzo: ¿a quién?

Constance: *sonriendo* a la músico de la tripulación, Grace Athenry y yo éramos amigas en Malone :3

Varzo: je, ya veo. Me gustaría conocerlos algún día.

En su habitación, Crodo estaba escribiendo algo cuando la puerta se abrió, entrando Ares gritando.

Ares: neeen, ¿¡estás listo para esta noche!? ¡¡Habrá fiesta revooooolucionaria!!

Crodo: … ¿¡¿¡CUÁNTAS VECES TE TENGO QUE DECIR QUE LLAMES ANTES DE ENTRAR, GILIPOLLAS!?!?

Ares: venga, tranquilízate n.n’ ¿qué estabas haciendo, preparando el regalo para Varzo?

Crodo: …sí. Hale, vete *empuja a Ares fuera de la habitación* tsk

Cerró la puerta y se puso a terminar su escrito. Poco después de que hubiera acabado llegaron Constance y Varzo.

Crodo: ¿dónde estabas?

Varzo: ¿porqué, me extrañabas?

Crodo: *sonrojándose un poco, casi imperceptiblemente* esta noche quiero decirte algo importante…

Varzo: … de acuerdo.

Constance: vamos, que te lo quieres tirar y sólo intentas ser amable.

Crodo: … piérdete.

Capítulo 7: Una disculpa tras doce años

Pasadas las doce y media de la noche aún seguía la fiesta en el salón de la base. Algunos, muy borrachos, animaban a Ares a cantar la misma canción por séptima vez; Cat aún estaba liada con las uvas y Constance miraba aburrida como Crodo le susurraba algo a Varzo y éste se sonrojaba. Cuando vio que se levantaban y se iban, les llamó la atención.

Constance: ¡vosotros dos, usad protección!

Varzo: ¡¡…!!! *rojo de vergüenza*

Crodo: tsk.

Fueron a la habitación de Crodo, cerrando la puerta tras ellos, y se sentaron en la cama. Varzo se retorcía las manos, muy nervioso.

Varzo: e-esto… ¿no deberíamos darnos los regalos?

Crodo: oh, cierto… ¿empiezas tú?

Varzo: bueno… *saca una cajita de su bolsillo* esto es para ti…

Crodo: oh vaya… es… muy bonito.

Varzo: ¿te gusta? Pensé que con ese color te recordaría a mi pelo.

Crodo: cierto… *sonriendo* gracias.

El ex mercenario se puso el anillo y abrazó a Varzo, haciendo que se sonrojara y que su corazón le diera un vuelco. Al terminar el abrazo, se dieron un beso, cerrando los ojos y manteniéndose quietos unos segundos hasta que Crodo se separó, rascándose la cabeza.

Crodo: bueno… yo cómo no sabía que darte, te regalo dos cosas… una de ellas es esto.

Suspirando, se levantó de la cama y fue hacia su escritorio. Abrió un cajón y sacó una pistola.

Crodo: esto… es un revólver MS-GBL, un último modelo… lo cogí del montón de armas que trajimos cuando volvimos ayer de la última misión.

Varzo: *cogiendo el arma* oh, gracias…

Crodo: y hay otra cosa más… creo que te debo una sincera explicación del motivo por el cual hice lo que te hice, y una disculpa.

Varzo: … te escucho.

Crodo: bueno, esto… ya sabes que en el instituto yo estaba en una banda de delincuentes juveniles, metiéndome en problemas todo el día y buscándome enemigos. Sabes que vivíamos en una isla de mal agüero donde las leyes no estaban a la orden del día. Y que… bueno, que no pasaste una adolescencia feliz…por mi culpa.

Varzo: sí… supongo que burlarse cruelmente y humillarme cada maldito día no fue muy amable de tu parte… como aquella vez que me encadenasteis e hicisteis “aquello”…

Al recordar aquella experiencia traumática Varzo cerró los ojos, mordiéndose los labios e intentando no llorar.

Varzo: y lo peor de todo… es que me enamoré de ti desde entonces *empieza a llorar* las humillaciones y burlas continuaron, pero ya no podía odiarte…

Crodo: Varzo…yo…

Varzo: ¡y luego desapareces a hacer de mercenario y me paso cuatro años intentando quitarte de mi cabeza! ¡Y hace siete meses vuelves a mi vida diciendo que quieres salir conmigo! ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué me has hecho esto?!

Habiendo soltado todo lo que se había guardado, se puso las manos en la cara y lloró. Crodo se mantuvo quieto y serio esperando a que soltara todas las lágrimas, cosa que tardó unos minutos.

Crodo: sé que cuente lo que cuente no podré aliviar tu dolor, y que quizás no me perdones nunca, pero…todo lo que te hice… lo hice por amor.

Varzo: … ¿qué?

Crodo: sé que es una locura, pero me gustaste desde el primer día en que te vi, me fijé en ti desde el primer momento y con el paso del tiempo y los años me ibas gustando más y más…

Varzo: … ¡pe-pero si nos conocimos cuando yo tenía nueve años!

Crodo: ¡que sí joder, lo sé! Y para entonces yo ya estaba metido en una banda, no podía dejar que se notase que me gustabas. Ya sabes lo mal que se veía la homosexualidad en nuestra isla, y nunca fui lo suficientemente valiente para luchar contra eso… reprimiendo esos sentimientos cada vez que te veía… y aún así no quería dejar de verte… hasta que no pude más y me largué cuando me ofrecieron el trabajo de mercenario.

Varzo: … ¿y qué fue lo que te hizo cambiar para venir a buscarme?

Crodo: cuando fui derrotado en Lissandria por aquella lagartija… me di cuenta lo estúpido que había sido durante doce años, por no haber tenido el coraje de luchar como lucharon ellos por el amor. *suspiro* me dieron el ímpetu de enfrentarme a mí mismo y a la realidad.

Varzo: hmm…

Crodo: Varzo, sé que soy un bruto y que no soy la persona más amable del mundo, pero te quiero. Te quiero y quiero seguir a tu lado para siempre, esforzándome cada día para conseguir tu perdón… *cogiéndole las manos a Varzo* ¿quieres ser mi novio oficialmente?

Varzo: …

Crodo: *se traga la saliva*

Varzo: …sí.

Crodo: …de-¿de verdad?...

Varzo: sí…espera, ¿estás llorando?

Crodo: i-idiota, como qui-quieres que llore…

Varzo: estúpido…

Aún cogidos de las manos, Varzo se acercó a Crodo y le besó. Se habían besado muchas veces en los siete meses que llevaban juntos, pero nunca como ese beso, ambos pudieron sentir puro amor saliendo de él.

Varzo: su-supongo que haremos que esta noche sea inolvidable…

Crodo: ¿es-estás seguro que lo quieres?

Varzo: más seguro que nunca…

Al otro lado de la puerta, Constance, que había escuchado toda la conversación des del principio, suspiró un poco aliviada.

Constance: tsk, par de idiotas… en fin, parece que tendré que dejar el plan de matarlo para más adelante…

Ares: *llegando con una botella en la mano* hey neenaa, estás- hic- haciendo una REEE-

Constance: *dándole un codazo y hablando en voz baja* ¡cállate, capullo! Venga vámonos, que aquí estarán ocupados toda la noche…

Ares: ¿hmm? ¿Ocupados-hic- con qué?

Constance: ¿seguro que quieres saberlo…?

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.