One Piece Fanon
One Piece Fanon
Etiqueta: Editor clásico
Etiqueta: Editor clásico
Línea 13 152: Línea 13 152:
   
 
Onishi: Se trata de la armadura mecánica definitiva. Yo la llamo... ¡La “''Piratebuster''”!
 
Onishi: Se trata de la armadura mecánica definitiva. Yo la llamo... ¡La “''Piratebuster''”!
  +
  +
== Capitulo 97: ¡No soy un Power Ranger! ==
  +
  +
El piratebuster tras emerger del mar se dirigiría caminando hasta donde se encontraba el contralmirante, con cada paso dado las pequeñas piedras en el suelo se levantaban y el piso temblaba a su alreder.
  +
  +
Onishi: Onishishishi.
  +
  +
Onishi empieza a dar saltos hacia atrás para acercarse lo más posible hacia su propio robot y montarse en el mismo. Claramente sus obvias intenciones son notadas por los miembros de la Neo-Marine; quienes empiezan a desplazarse rápidamente para atrapar a Onishi.
  +
  +
Bestla: ¡Rápido, que no escape!
  +
  +
Quienes más se adelantan resultan ser Alarico en su estado sulong e Ymir.
  +
  +
Ymir: Maldito Onishi.
  +
  +
El jabalí imbuye su brazo restante en electricidad, mientras que la pirata imbuye su brazo en haki.
  +
  +
Alarico: ¡Me tendrás que pagar ese otro brazo!
  +
  +
Onishi: Lo siento compañeros. . .
  +
  +
El dúo efectúa un golpe doble hacia Onishi, pero este bloquea el golpe con su espada recubierta en haki, la cual se llenaría de calor debido a la electricidad liberada por Alarico.
  +
  +
Onishi: . . .Pero es por el futuro de la marine.
  +
  +
Los ojos del PX-L0 pasan a ser de un rojo brillante, alertando de manera súbita al dúo quienes se separa para evitar el rayo laser que Onishi liberaría, siendo esquivado más tarde por el mismo grupo que se encontraba detrás de ellos.
  +
  +
Alarico: Ya para con esto Onishi, ¿no ves todo el daño que estás causando por el bienestar de tus planes? ¡Piénsalo! Esto no es diferente de aquella vez. . .
  +
  +
Ymir: Sí, lo que dice Ala. . .
  +
  +
Onishi: ¡Cállense!
  +
  +
Alarcio e Ymir: ¡!
  +
  +
Onishi: No tienen derecho a juzgarme, ustedes mismo lo vieron por sus propios ojos. La impotencia, el no tener el poder suficiente, las bajas innecesarias que tuvimos, ¡esto no se compara con aquella vez!
  +
  +
Ymir: Onishi, yo entiendo por lo que pasa. Yo también sufrí tras eso, yo misma decidía hacerme más fuerte, yo. . .
  +
  +
Onishi: Onishishishi, ¿enserio vamos a tener esta charla Ymir? ¿Tú? ¿La temida Ymir, la soldado perfecta, la que siempre salía victoriosa en sus misiones? Oh vamos, de todos nosotros nunca te vi lamentar dicho incidente, y el hecho de que te hayas acuñado tú misma el acto de esa bestia. . . solo nos abandonaste, solo demostraste que ninguno de nosotros te importaba, ¡que Fareya no te importaba!
  +
  +
Ymir: ¡Tú! ¡Maldito, cómo te atreves a mencionarla de esa manera!
  +
  +
La sangre de Ymir hierve tras escuchar dichas palabras, el sentimiento de que usaran a su antigua compañera como una excusa para un acto tan atroz le repugnaba. Ymir se levanta y corrió hacia Onishi. . .
  +
  +
Samba: ¡Ymir espera!
  +
  +
Bestla: ¡Vicealmirante Ymir deténgase!
  +
  +
Alarico: ¡Ymir!
  +
  +
Ymir se posiciona frente a Onishi con sus puños apuntando con la forma del rokuogan. Ambos entrelazaban miradas, ambos viéndose con una decepción mutua; aunque la mirada de Onishi hacia Ymir denotaba asco, desprecio e ira; la de Ymir mostraba enojo y tristeza.
  +
  +
Ymir: Rokuo. . .
  +
  +
Pero antes de poder siquiera realizar su ataque, la enorme mano del piratebuster la logra golpear y enviar bastante lejos de un solo golpe, chocando incluso con una montaña que solo se lograba visualizar al horizonte.
  +
  +
Samba: ¡YMIR!
  +
  +
Betsla: ¡Samba!
  +
  +
Samba no lo piensa dos veces antes de ir a correr hacia donde fue a dar Ymir, dejando al grupo de los neo –marine con dos miembros menos
  +
  +
Onishi: Vaya, es una lástima. Pero no nos podemos lamentar en estos momentos.
  +
  +
Alarico: Desgraciado, ¡nunca te cansas de. . .
  +
  +
Aunque Alarico haya intentado darle una embestida a Onishi, este ya se había subido a su enorme robot, incrustando la espada en un lugar al lado del asiento; dicha espada termina activando todos los mecanismos faltantes del piratebuster.
  +
  +
Onishi: Después de todo, solo nos quedan 1 hora y 55 minutos antes de que la Buster Call llegue.
  +
  +
Mientras en el frente sucedía el discurso de Onishi, Voorhes se encontraba justo frente a Teehees, bastante enojado y creciéndole unas ansias asesinas.
  +
  +
Voorhes: . . . No . . .
  +
  +
Seheroov: (¡¿Qué?!)
  +
  +
Teehees: ¡!
  +
  +
Voorhes, quien antes crecía de tamaño empezaba a disminuir su estatura considerablemente.
  +
  +
Voorhes: Podría matarte en este momento, eso se me haría extremadamente fácil con esa suave piel tuya. Pero en estos momentos requerimos de tu ayuda realmente, por favor Teehees, regresa con noso. . .
  +
  +
Teehees: ¡AAAAHHHHHHH! ¡YA BASTA COÑOOOOOOO!
  +
  +
Voorhes: ¡!
  +
  +
Voorhes retrocede un poco tras escuchar el estruendoso grito de aquel cerdo con muy poco pelo. Teehees, por su parte, se encontraba en un estado colerico “Teehes esto” ,”Teehees lo otro”, “Vmos Teehees”, “Sé bueno Teehees”, “No mates a nadie Teehees”, “Mata a este tipo Teehees” Todos esos pensamientos y recuerdos llegaban a él de una forma rápida y esporádica, causando el enojo del pochoko.
  +
  +
Teehees: ¡Lo único que quieren es que actué como su perrito faldero haciendo todo lo que ustedes me digan! ¿pero saben qué?
  +
  +
Teehees corre hacia Voorhes mientras ennegrece su garra para golpear el mercenario con ella y tumbarlo al piso.
  +
  +
Teehees: ¡YO CATASTOFRE TEEHEES NO OBEDEZO A NADIE!
  +
  +
Sehroov: ¡Tú maldito estúpido!
  +
  +
Teehees: ¿Ah?
  +
  +
Mientras Voorhes se encontraba en el suelo, este cambio lugares con Sehroov para que se enfrentara contra Teehees. El calamar alienígena se levanta con sus tentáculos, siendo que con uno de ellos logra tomar el cuerpo de Teehes.
  +
  +
Sehrrov: Vaya que eres estúpido.
  +
  +
Teehees: Maldito seas, suéltame.
  +
  +
Sehroov: ¿Soltar a un ser tan inferior y estúpido como tú? ¿En serio? El inútil y compasivo de Voorhes te dio una oportunidad y decides desaprovecharla por un capricho.
  +
  +
Teehees: ¿Y sabes? ¡No me arrepiento! ¡Mátame si quieres!
  +
  +
Sehroov: Tsk, realmente no vales la pena.
  +
  +
Sehroov zarandea el tentáculo que sujetaba a Teehees y lo suelta por el aire.
  +
  +
Sehroov: Realmente alguien como tú no merece ser asesinado por mi mano, tú sangre hasta ha de saber horrible.
  +
  +
Sehroov retrae sus tentáculos y cambia de puesto con Voorhes.
  +
  +
Sehroov: (A la próxima dame una mejor presa)
  +
  +
Voorhes: . . .
  +
  +
Voorhes se va corriendo del lugar sin nada más que hacer, dejando a sus anchas al cerdo sin mucho pelo. Teehees se levantaría de donde había caído, limpiándose el sucio del traje y quitándose la tierra de la cabeza.
  +
  +
Teehees: ¿No merezco ser asesinado por él? ¿Quién se cree ese maldito intento de comunista? ¡Yo me largo de aquí!
  +
  +
Pero cuando Teehees intenta dar un paso, el rayo laser que había sido lanzado por Onishi le llego a atinar en el estomago.
  +
  +
Teehees: Tsk.
  +
  +
Mientras tanto, los hermanos Vermilion seguían en su pelea para ver quién se consagraba como el ganador del encuentro.
  +
  +
Yaeger: ¿Enserio crees poder ganarme hermanito?
  +
  +
Zanxus: Que digas eso aún sabiendo la paliza que te di no sé que demuestra, si mucha confianza o una cabeza dura cual roca.
  +
  +
Yaeger se molesta ante la respuesta burlona de su hermano y abre un portal para golpearlo, a lo que Zanxus lo esquiva con cierta facilidad tras por fin adaptarse un poco a los poderes de su hermano.
  +
  +
Zanxus: Je, creo que ese truco no funcionara de la misma manera dos veces.
  +
  +
Yaeger: Eso lo veremos.
  +
  +
En cambio, Taisen se encontraba enfrentando a Palloncino quien usaba un enorme globo con forma de martillo y recubierto con haki.
  +
  +
Taisen: Woah.
  +
  +
El huracán rojo logra esquivar el ataque y contraataca con una llamarada hacia el payaso, quien se defiende al inflar rápidamente otro globo y recubrirlo con haki.
  +
  +
Taisen: Rayos, este tipo es bastante molesto.
  +
  +
Palloncino: Hazte un lado maldito Power Ranger, con quien tengo problemas no es contigo.
  +
  +
Palloncino ataca súbitamente a Taisen con el martillo, llevándolo varios metros lejos. Con el camino despejado, el payaso saca un pequeño cuchillo de su traje. Poco a poco, aquel payaso se acerca a Cartoon, quien desesperadamente cubre su rostro.
  +
  +
Palloncino: Di tus últimas palabras.
  +
  +
Cartoon: Yo. . . yo. . .
  +
  +
Pero antes de poder acuchillar a Cartoon, Pallocino recibe una patada en su abdomen por parte de Taisen, que lo hace botar un poco de sangre y lo manda a volar varios metros hacia atrás de donde se encontraban.
  +
  +
Taisen: No dirá sus últimas palabras, porque no morirá hoy. Además, ¡No soy un Power Ranger!
 
[[Categoría:Most Wanted]]
 
[[Categoría:Most Wanted]]
 
[[Categoría:Historias]]
 
[[Categoría:Historias]]

Revisión del 06:48 22 mar 2021

One Piece Fanon Most Wanted
Most Wanted.png
Información
Número de capítulos En proceso

One Piece Fanon Most Wanted es un proyecto colaborativo realizado por la comunidad de One Piece Fanon, el cual consiste en que 10 escritores se turnan para escribir un capítulo diario tomando como guía lo escrito anteriormente por los demás, para dar lugar así a una gran historia.

Sumario

Escritores

Por orden de turnos:

  1. Sr Gelatina
  2. Lgarabato
  3. Vinsmoke D. Xini
  4. NeoGirl
  5. Shen G. Alletero
  6. Darkarchangel
  7. Kandawalker
  8. El creaconista
  9. Megatroy
  10. Piece enrik

Lugares clave de la Isla

Isla Lock, lugar de los eventos.

  • Seigifort.
  • Ciudad Keyes.
  • Capilla.
  • Riversville.
  • Kingsgutt.
  • Distrito de diversiones.
  • Mina de piedra marina.


Localización de personajes

  • Onishi: Mina de Piedra Marina, confrontando a Alarico, Tiky, Ymir, Bestla, Thachilda, Samba y Rennu.
  • Alarico: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Tiky: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Ymir: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Bestla Wonder: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Thachilda: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Samba Batuca: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Rennu Zigliara: Mina de Piedra Marina, confontrando a Onishi.
  • Taisen: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Palloncino junto con Cartoon.
  • Louis Cartoon: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Palloncino junto con Taisen.
  • Palloncino: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina, confrontando a Taisen y a Cartoon.
  • Simone: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Kutoniri junto con Claude.
  • Claude: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Kutoniri junto con Simone.
  • Kutoniri: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina, confrontando a Simone y Claude.
  • Zanxus Vermilion: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Yaeger.
  • Yaeger Vermilion: A cierta distancia de la Mina de Piedra Marina debido a los nanobots, confrontando a Zanxus.
  • Voorhes: Norte de la Mina de Piedra Marina, se topó con Teehees.
  • Teehees: Norte de la Mina de Piedra Marina, se topó con Voorhes.
  • Fredd: Escapando de la Mina de Piedra Marina para evacuar a la gente de la isla.
  • Avantgarde: Mina de Piedra Marina, incapacitada permanentemente por el consumo de la fruta de Acsel.
  • Gargantua: Entrada de la Mina de Piedra Marina, inconsciente.
  • Regueres: En la Mina de Piedra Marina, muerto.
  • Acsel: Entrada de la Mina de Piedra Marina, muerto.
  • Karlo: Algo lejos de la Mina de Piedra Marina, muerto.
  • Werts: Algo lejos de la mina de Piedra Marina, muerto.
  • Dumbert: Algo lejos de la mina de Piedra Marina, muerto.
  • Coltello: En el distrito de diversiones, muerto.
  • Bingoingo: En la Buster Call que se llegará a Isla Lock en menos de dos horas.

Capítulo 1: Lo peor de lo peor

Una pareja se encontraba despidiendose bajo una fuerte lluvia, pese a que era de día las nubes de tormentas impedían que entrase el mínimo rayo de luz

—¿Estás segura de que quieres volver a casa tu sola? Se está poniendo oscuro... -comentó preocupado el hombre observando a las nubes cubrir el cielo

—¡Venga ya, que sigue siendo de día! ¿Te dan miedo unas cuantas nubes? Ni que los criminales fueran vampiros -le respondió la mujer con una risotada

—...Supongo que tienes razón... -accedió el hombre, ahora poniendo una sonrisa- ¡Cuando llegues a casa avísame!

—Chaaao queridooo. -le despidió la mujer con un beso y un abrazo

La mujer dejó la zona y se dirigió a su casa, pasando por oscuros callejones, debido a la tormenta la oscuridad crecía y las calles se vaciaban de gente, hasta llegar a un punto en que unicamente se encontraba ella...

—¿¡Hay alguien ahi?! -La mujer se giró subitamente tras oir unos pasos, no vio nada en un primer vistazo sin embargo a la lejania pudo observar a unos ojos rojos que la observaban desde de la esquina de un edificio- Ah...ah..

Repleta de pánico la mujer no podía siquiera moverse, un relampago cayó, iluminando la zona y revelando lo que se encontraba oculto...

Vacío. Los ojos rojos ya no se hallaban ahi.

—...¿Habrá sido un efecto óptico?... -pensó la mujer, en un intento de despejar su miedo.

Sin embargo, comenzó a sentir una pesada respiración tras su nuca y un frio aliento le heló la piel.

—¡¡¡AAHHHHH!!! -gritó la mujer girándose horrorizada, con lagrimas en los ojos

— Oh, disculpe señorita. No era mi intención asustarla —le dijo con tono vacío la enorme figura que la había acechado

—¿Ah? -musitó confusa la mujer

La sombra de ojos rojos se revelaba como un individuo encapuchado y con ropa tan holgada que no se podía ver ni siquiera un milimetro de su piel. El... ¿hombre? medía dos metros de altura y portaba un paraguas.

—Vi que no tenía paraguas y pensé que quizá necesitaba uno. Además...también me gustaría pedirle un favor -le explicó ofreciéndole el paraguas

—Uh... -la mujer aún estaba desconcertada por toda la cadena de acontecimientos- claro... ¿que quiere?

—Verá, soy un humilde trabajador de Little Scary Jobs, ¡una organización mercenaria donde los derechos de sus trabajadores son respetados hasta la saciedad! -explicó emocionado el individuo- y no es por fardar, pero soy el lider del sindicato de trabajadores... ¡¡AUNQUE TODOS SOMOS IGUALES, ESTOY EN CONTRA DE JERARQUIAS!!

—¿Vale...? -asintió extrañada la mujer

—¡Así que me gustaría ejercer mi trabajo! ¿Conoce algún lugar donde me podrían contratar? -le preguntó el mercenario

—Bueno... Esta es una ciudad calmada, aquí no encontrarás nada... Pero al sureste de la isla está Kingsgutt, es un paramo árido donde se reunen los buenos para nada.... Ahi seguro que hay criminales que les interesan tus... servicios -dijo la mujer preguntandose a si misma que hacía ayudando a un asesino a sueldo.

—Muchas gracias señorita. -dijo volviendo a su tono carente de emoción- Tenga, por si lo necesita algún día -el asesino le dio una tarjeta de presentación extremadamente cutre, hecha a mano con lapiz- disculpe por la calidad pero perdí mi tarjeta oficial así que tuve que improvisar con lo que pude.

—No... no pasa nada... -dijo la mujer apreciando las horribles cualidades artísticas de su interlocutor, al alzar la mirada se dio cuenta de algo- ¡Oye! ¿Que le pasa a su brazo? ¿Se encuentra bien?

El brazo del mercenario estaba temblando incontrolablemente —¿Esto? ¡Es que tengo frío! ¡Nada más! ¡Tengo que marcharme, adiós, suerte! - rápidamente corrió y se alejó de la escena- Debo de encontrar enseguida un contrato de asesinato... He estado demasiado tiempo en ese calabozo... no se si podré contener mucho más este hambre atroz...

Unas horas antes:

Esta historia comienza con un barco, un barco medio destrozado, que ni Dios sabe como sigue a flote. Este enorme buque de la Marine, mucho mayor que uno común acababa de desembarcar en el puerto de Seigifort, la base principal que la Marine poseía en Isla Lock.

Nada mas embarcar el demolido navio en el puerto, una marine de un tamaño descomunal dio unos cuantos pasos hasta posar sus pies en tierra, acto seguido cayó inconsciente al suelo

—¡Contraalmirante Bestla! -exclamaron preocupados los marines al verla caer

Tiempo después Bestla, ahora repleta de vendas, se encontraba encorvada en un despacho de la Marine.

—¿Os asaltaron? -le preguntó su interlocutor, este no tenía un aspecto común, gruesos pelos recubrían toda su piel y dos grandes colmillos sobresalían de su boca. Otro aspecto a destacar era la ausencia de uno de sus brazos, pero en los hostiles mares del Nuevo Mundo no era un detalle tan extraño.

[ Alarico, Punzones soldadores, Vicealmirante de la marina, Mink jabalí.]

—Así es, las tripulaciones de los piratas capturados nos asaltaron en medio del mar, tuvimos que hacer un gran esfuerzo para repeler el ataque. -le explicó Bestla- consiguieron liberar a algunos de los presos, otros murieron en la contienda, algunas de las bandas se comenzaron a atacar entre ellas... Un completo caos.

—¿Liberaron presos? -se alarmó Alarico

Alarico.png

—Sí... pero conseguimos capturarles de nuevo, no lograron dejar el barco, aún tenían los grilletes de piedra marina colocados. Los que no fueron capturados acabaron muriendo entre el fuego cruzado -la marine inclinó su cabeza en forma de disculpa- En el momento consideré que lo mejor era proteger a mis subordinados.

—Bueno, bueno... el único daño sustancial que recibisteis fue en el barco... los presos están a resguardo y vosotros a salvo. A mis ojos hiciste una excelente tarea -le felicitó el mink

—Gracias vicealmirante -le agradeció Bestla- aunque hay varias cosas que me inquietan... ¿Cómo averiguaron nuestro trayecto?

—Seguro que fue por culpa de la traidora, ya hizo jugarretas similares en ocasiones anteriores -teorizó el vicealmirante

—Puede ser, sí... -contestó Bestla pensativa- y hay otra cosa de la que me gustaría hablarle. Durante el abordaje perdimos las llaves de los grilletes.

—Bueno, por eso no te preocupes... Yo luego también te tengo que comentar algo... -respondió el marine

—Entre los presos desaparecidos sólo hay uno que su cuerpo no fue encontrado. Mis subordinados tampoco reportaron haberle visto caer al mar. -informó la contraalmirante con rostro lúgubre- Cartoon el de la Pared.

Louis Cartoon ... -dijo el jabalí preocupado- ¿Crees que ha conseguido escapar?

—Yo recomendaría aumentar la seguridad de la base, simplemente por si acaso -le aconsejó Bestla- por cierto, ¿que me quería comentar?

—Viendo el estado de su embarcación, no vamos a trasladarles a Impel Down... -comentó el vicealmirante, para luego dejar una pausa- vamos a ejecutarles aquí mismo.

—Fueron condenados a prisión, no a pena de muerte -le rebatió la mujer, que pese a que hablaba con calma, estaba algo molesta por este cambio de planes

—¿Y que vamos a hacer? No tenemos ningún barco-prisión tan bien preparado como el suyo. Y conoce bien lo peligrosos que son esos sujetos: Catástrofe, La Desarmada, Capoeira, por no hablar de Vermilion... ¿Sabe lo que pasaría si esos monstruos volviesen a la civilización? No se confunda contraalmirante, sus prisioneros no son humanos, son seres de la más absoluta crueldad, lo peor de lo peor.

Mientras tanto, en las tinieblas de los calabozos del barco, donde residen los mencionados monstruos...

—¡¡¡GUERREROS SOOOMOS CON UN GRAN PODER, LA ÉLITE DEL OCEANOOOO!! -cantó a gritos un hombre rojo en su celda

—¡¡CADA DÍA, CADA HORA, CADA MINUTO, CADA MALDITO SEGUNDO!! ¡¡DESDE QUE LLEGÓ NO SE HA CALLADO!! -se quejó un preso, el cual ya estaba desesperado por el cántico.

Dos marines entraron en los calabozos y se frenaron delante de una de las celdas —Slasher, tu eres el siguiente. -dijo uno de los soldados

—Esperaba un abogado, mira que castigar a la clase obrera por simplemente amar su trabajo... -se lamentó el encapuchado de ojos rojos

—No diga tonterías, está acusado de intentar asesinar a uno de los venerables cinco ancianos -le recriminó un marine mientras abría la puerta, todos los soldados le estaban apuntando.

Los marines trasladaron al asesino hasta el exterior, en un patio abierto donde enroscaron sus grilletes de piedra marina a una cruz. La contraalmirante gigante se acercó a dirigir la ejecución.

Voorhes el Slasher, se te acusa de intento de asesinato de uno de los Cinco Ancianos, asi como también de un millar de asesinatos, entre los que se encuentran civiles, piratas y marines. Por ende se le ha condenado con pena de muerte -le acusó Bestla- ¿Unas últimas palabras?

—Ojalá las nuevas elecciones para el sindicato vayan bien. -contestó Voorhes listo para morir.

—Eh, tch tch, eh, tch, eh, no te rindas tan rápido que no me he currado todo esto para nada -escuchó Voorhes

—¿Acaso eso que escucho es el Todopoderoso acogiéndome en su seno? -comentó por lo bajo Voorhes tras oir la voz

—Bueno, si me quieres llamar así no me quejaré. -dijo la misteriosa voz

—¿Está hablando consigo mismo? -pensó un marine apuntando a Voorhes.

—Un momento... -se dio cuenta la contraalmirante. En la ropa de Voorhes había una figura que le envolvía, estaba pegada a la sudadera como si fuera parte de esta.

La extraña figura que estaba inscrita en la sudadera de Voorhes comenzó a adoptar volumen y de un salto se colocó en pie —Hey, vengo a echarte una mano.

—Que raro, ¿lo haces por altruismo? -le preguntó Voorhes- ¡Eso sí que es tener consciencia de clase!

—Nah, ¡Simplemente apliqué la lógica de "divide y vencerás"! -dijo el misterioso hombre con una llave entre los dedos

—¡Cartoon! -exclamó la gigante al darse cuenta de la identidad del intruso.- las cosas pueden acabar muy mal... ¡¡Marines, apunten!!

—Oy oy oy oy -Cartoon se puso nervioso al ver a todos los rifles apuntándole tanto a él como a Voorhes, rápidamente trató de introducir la llave en la cerradura de los grilletes del asesino pero debido a que eran de piedra marina tenía que ir con cuidado de no tocarlos.

—¡Fuego! -los marines dispararon justo en el momento en que Cartoon logró abrir los grilletes de Voorhes, este al instante de ser liberado estiró ambos brazos hacía los lados y se colocó delante de su salvador...

...Recibiendo todos los disparos, algunos le dieron en el pecho, otros en la cabeza... Voorhes... había muerto...

—¡¡OH DIOS MIO LE HAN MATADO!! -exclamó impactado Cartoon.

Voorhes se levantó segundos después y se dio unos golpecitos en la nuca para expulsar las balas que le habían perforado la cara.

—Oh, pues no, no le han matado -se sorprendió Cartoon

—¡¡CONTRAALMIRANTE!! ¿¡QUE HACEMOS!? -le preguntó asustado un marine

—¿Es inmortal o que? -preguntó otro aterrado

—Preparad las cadenas -ordenó Bestla con nervios de hierro- ¡No le podemos matar, hay que capturarle!

—¿Y como que estás vivo? -le preguntó Cartoon

—Lo dices como si hubiera muerto . ¿Es que viste sangre o algo? ¿Podrías decir con seguridad que las balas me han dado? -le preguntó Voorhes

—Eh... no, pues no... -le dio la razón Cartoon

—Voorhes... -gruñó la marine- no creas que no he leído los informes del CP-0. Sé que estas vivo y muerto, pero sé como detenerte.

—Si tienes algún plan hazlo ya -le sugirió el asesino a Cartoon

—Verás, fugarme para mí habría sido fácil, pero me hubiera visto aislado en una isla llena de marines buscándome 24 horas sin descanso -comentó Cartoon alzando un brazo- así que opté por... repartir la atención -el pirata chasqueó un dedo

En las paredes de cada celda habían dibujos de llaves, los cuales se volvieron 3D y cayeron al suelo, a merced de los prisioneros.

—Cuando abordaron el barco no perdí el tiempo intentando escapar, en su lugar robé las llaves y decidí planear un poco a futuro -explicó el pirata sacudiéndose la chaqueta.

—...No me digas que... -las sospechas de la contraalmirante fueron confirmados por una explosión proveniente del barco-prisión.

Del buque se escucharon gritos, golpes y más explosiones, de diferentes partes del navío comenzaron a salir individuos

Un cerdo humanoide con un bozal en el morro estaba caminando a paso lento, gruñendo ocasionalmente

—¡Cuanta naturaleza veo a lo lejos, esta isla es di-vi-na ! -comentó una joven morena y peliblanca

—¿Vuestro plan fracasó por una sola persona? Que triste -dijo una mujer peliblanca de gran altura, casi rozando el gigantismo.

—¡¡GUERREROS SOMOS QUE SIEMPRE AL LUCHAR DEMOSTRARÁN POSES FANTÁSTICAS!! -siguió cantando el hombre con armadura roja

—Por fin un poco de aire puro, ya me preguntaba cuando iba a salir de ese antro -dijo una mujer con parche mientras inhalaba profundamente

—Parece que ni siquiera ha hecho falta que usase mi propio plan-dijo un hombre pelirrojo que esgrimía una sonrisa pérfida.

Bestla observaba con horror la fuga de los prisioneros, temiendo las posibles consecuencias que este acontecimiento traería a los ciudadanos.

Capítulo 2: Territorio de la Marine

La alarma empieza a sonar por todo Seigifort mientras los presos se abren paso hacia la cubierta del barco. Mientras tanto, el pelotón de fusilamiento desvía su atención hacia el barco, cosa que Cartoon y Voorhes planean aprovechar.

Cartoon: ¡Corre, Voorhes!

Voorhes: ¡Hace tiempo que no hago footing, estar encerrado en una celda me lo hacía difícil!

Los dos forajidos corren en dirección al muro que separa la base con el exterior cuando de repente Bestla aparece frente a ellos.

Bestla: ¡Soru!

Cartoon: ¡AAAH!

Voorhes: ¡...!

Bestla: ¡De aquí no salís! ¡Rankyaku!

Cartoon se hace rápidamente a un lado para esquivar el puntapié de Bestla que, debido al tamaño de esta, genera una onda cortante enorme.

Cartoon: ¡Cada uno por su lado!

Voorhes: Oh, val-

Pero antes de acabar la frase, Voorhes es alcanzado por la ráfaga de aire, saliendo volando por los aires por encima del muro de la base, cayendo en un árbol al otro lado que amortigua su caída. Además, recubrir su abrigo con busoshoku haki ha hecho que salga ileso del corte de la giganta.

Voorhes: Uff, casi la palmo.

Cartoon: ¡Jo, qué rápido ha escapado el desgraciado!

Pero eso le hace ver también que se ha quedado solo en esa parte de la plaza, por lo que la atención de Bestla y su escuadrón ha pasado a centrarse únicamente en él.

Bestla: ¡A por él!

Cartoon: ¡¡Aaaaaaaaaah!!

El pirata huye despavorido de las balas que los marines le disparan con sus rifles, corriendo en dirección a una de las torres circulares de la base y rodeándola hasta salir fuera del campo de visión de Bestla, quien vuelve a usar su soru para acortar distancias.

Bestla: ¿Hmm?

La giganta logra ver una puerta cerrarse en la torre, abriéndola de una patada para entrar con su escuadrón al almacén de la base, donde se guarda ropa, armas y balas de cañón para los cañones de la base.

Bestla: ¡Registrad cada rincón de esta sala!

Los soldados entran en el almacén y la contraalmirante cierra la puerta.

Bestla: ¡Cartoon está aquí atrapado!

Mientras tanto, Cartoon les observa mientras se mueve de escondite en escondite.

Cartoon: (Vamos, machote, no hay situación de la que no puedas aprovecharte, le quitaste las llaves a aquel carcelero muerto y te quitaste los grilletes con la boca. ¡Con esto van a alucinar!)

Al final, un soldado de la marine retira unas cajas de madera y se lo encuentra estampado en la pared, convertido en una imagen en dos dimensiones. Junto a él hay un círculo de color negro.

Cartoon: ¡...!

Soldado: ¡Está aquí!

Sobresaltado, el soldado le ataca con su espada, pero ésta simplemente golpea la pared mientras Cartoon se ríe.

Cartoon: ¡Didedede, sigue probando, en este estado no puedes hacerme nada con esa espada!

Bestla: ¡Allí estás, Louis Cartoon!

Cartoon: ¡Kabetsuba!

La imagen chasquea los dedos y de repente la bola negra junto a él se transforma en una bala de cañón que sale disparada contra los marines, causando una explosión que abre un agujero en la pared opuesta. El escuadrón de Bestla ha caído derrotado por el cañonazo, mientras que la contraalmirante está en el suelo aturdida mientras el criminal sale corriendo al exterior.

Cartoon: ¡Rumbo a la libertaaaad!

Mientras corre, el forajido ve como los guardias dejan su puesto de vigilancia para ir a ayudar a sus compañeros con los otros seis criminales que han empezado a abrirse paso por el exterior de la base una vez escapados del barco-prisión, los cuales están derrotando a los soldados marines por docenas.

Cartoon: (¡La distracción perfecta!)

Justo antes de llegar al muro de la base, dos marines rasos se lanzan a por él, por lo que Cartoon se ve obligado a sacar dos sables del interior del marco que lleva colgando en su espalda para defenderse, logrando derrotarles fácilmente cuando le llega la oportunidad de contraatacar. Habiéndose deshecho de su resistencia, Cartoon se estampa contra la pared, se convierte en una imagen en dos dimensiones y empieza a deslizarse por ella hasta llegar por encima al otro lado.

Cartoon: ¡Libre! ¡Woooh...!

El forajido descubre, al otro lado del muro, una ciudad llena de rascacielos tras unos pocos metros de tierra. Por sus calles, la gente va hablando por den den mushi, prestando poca atención a lo que les rodea, de forma que no se fijan en Cartoon cuando entra en la ciudad para luego esconderse tras un contenedor de basura.

Cartoon: (Vaaale, puede que esté fuera de la base pero esta isla sigue siendo territorio de la Marine, así que lo que voy a haceeer...)

Cartoon mira a su alrededor buscando ideas hasta que ve algo que le da una: una tienda de disfraces.

Cartoon: Didedededede...

Sin pensarlo más, Cartoon corre al interior de la tienda, saliendo de ella cinco minutos más tarde con su atuendo completamente cambiado. Ahora lleva un casco amarillo y un traje blanco con guantes y botas marrones, además de una capa azul con la que cubre el marco que lleva en su espalda.

Cartoon disfrazado.png

Cartoon: (¡Para pasar desapercibido en tierra de marines, uno se viste de marine!)

Niño: ¡Mira, mamá, un superhéroe!

Mamá: ¡Chsst, no se señala a la gente!

Mientras tanto, Voorhes también ha entrado a la ciudad por otra parte para montarse en un monorraíl que le lleva al barrio bajo de la ciudad, momento en el que empezó a sentir un hambre que le llevó a querer buscar trabajo.

Mientras tanto, lejos de allí, un monje lee un libro sentado en el banco que hay fuera de una capilla en la cima de una colina, levantando la cabeza hacia el cielo al notar un escalofrío.

Monje: Se avecina tormenta...

Capítulo 3: El héroe tras las rejas

Unos minutos antes de que la fuga de prisioneros comenzase en el buque de la Marine...

-???: *suspiro* Aquí vamos otra vez.

Un hombre alto con una armadura roja se sienta en su pequeña y cuadrada celda con cierta calma, como si ya estuviese acostumbrado.

-???: Si me diesen una moneda por todas las veces que me encarcelaron erróneamente...

Un pequeño recuerdo llega a la cabeza del hombre, concretamente el motivo por el cual le capturaron.


-Pirata: ¡Vamos muchachos! ¡llévense todo lo que parezca tener un mínimo de valor! ¡no dejen a nadie con vida!

En una de las muchas islas del Nuevo Mundo, una banda pirata se halla saqueando el pueblo de dicha isla.

-???: ¡Alto, malhechores!

Los piratas llevan sus miradas hacia el sitio de donde provino la voz, viendo una figura masculina de pie sobre un edificio.

-Pirata 2: ¡¿Y ese quién es?!

-???: ¡Soy aquel que lucha por proteger al mundo de la devastación! ¡aquel que no dejará de pelear mientras la llama de la justicia siga ardiendo en su pecho!

El hombre comienza a realizar diferentes poses mientras habla, incomodando a los piratas e incluso a los habitantes que están siendo atacados.

-???: ¡Soy el Huracán Rojo Taisen! ¡ríndanse ahora o prepárense para luchar!

Los presentes permanecen un tiempo callados al no saber cómo reaccionar ante tal espectáculo.

-Pirata: ...Bueno, supongo que estás del lado del gobierno, ¡por ende, eres nuestro enemigo! ¡Muchachos, acábenlo!

Minutos después, un barco de la Marine llega a la isla tras haber oído sobre la aparición de una banda pirata.

-Marine: ¿P-pero qué...?

En cuanto un grupo de soldados de la Marine llega a la escena, se hallan con una gran cantidad de ciudadanos y piratas inconscientes en el suelo.

-Taisen: ¡De nada!

Más adelante logran ver a Taisen sentado sobre el cuerpo de quien parece ser el capitán de la banda derrotada, poniéndose de pie al ver a los marines para así acercarse a ellos.

-Marine: ¡No te muevas!

Estos le apuntan rápidamente con sus armas, confundiendo al Huracán Rojo.

-Taisen: ¿Eh, qué les pasa? Para su información yo hice su trabaj-

-Marine 2: ¡Tú eres Taisen, el pirata ese que arrasa pueblos haciéndose pasar por héroe, y que además aplasta a los demás piratas que se encuentre!

-Taisen: ¡OH VAMOS! ¡¿Quién crees que hizo todo esto?!

El pirata comete un grave error al señalar el devastado pueblo, dándole a entender a los marines que el fue quien lo causó.

-Marine: ¡Confesó!


-Taisen: Bueno, ahora podría elaborar un plan para escaparme...o esperar a que alguien más lo haga.

Unos segundos después, Taisen decide optar por la segunda opción, decantándose a esperar a que alguien más le salve.

-Taisen: ¡Y que mejor manera de matar el tiempo que cantando! ¡YO SOY TAISEN, HURACÁN ROJO TODOS ME LLAMAN!~

-Hombre: ¡Cállate, tipo espacial!

-Taisen: ¡Cállate tú, tipo con apariencia genérica!

Más adelante, aún mientras el pirata continuaba cantando, este se detiene al oír un objeto metálico cayendo contra el suelo.

-Taisen: ¿Qué fue eso? Sonó como un objeto metálico cayendo contra el suelo.

El Huracán Rojo logra ver unas llaves que acaban de caerse de la pared, agarrándolas ni bien verlas.

-Taisen: ¡Ohhh, genial! ¡como soy el protagonista, de seguro el poder del guión me otorgó esta oportunidad-!

El pirata se calla al ver como el resto de prisioneros salen corriendo de sus celdas, entendiendo que no fue el único que obtuvo las llaves.

-Taisen: ..Bueno, como sea, ¡lo importante es que soy libre!

Taisen sale de su celda para luego pegar un salto y una voltereta en medio del aire, adoptando una pose al aterrizar.

-Taisen: Primera tarea completa, ahora solo queda agradecerle a quien sea que haya hecho el truco ese de las llaves, salir de aquí, y buscarme un buen helado de chocolate.

El hombre comienza a correr hacia su libertad junto al resto de presos, echándole un vistazo a algunos de ellos.

-Taisen: (¡Ohh genial, nunca antes había visto a una mujer tan grande! ¡ni tampoco a un hombre cerdo! ¿o será un cerdo hombre?).

Tras llegar a la cubierta del navío junto a otros presos, Taisen se encuentra con una gran cantidad de marines.

-Taisen: ¡Ríndanse, marines!

-Marine: ¡Tú no puedes decir eso, estás rodeado junto al resto! ¡deberías ser tú el que se rinda!

-Taisen: ¡Jamás! ¡Mientras la llama de la justicia siga ardiendo en mi pecho, no me rendiré! ¡no hasta haber librado al mundo de la-!

El discurso de Taisen es interrumpido por el rápido movimiento de un hombre pelirrojo, el cual acaba cortándole el cuello a un grupo de marines.

-???: ¿Porqué te molestas en hablar con víctimas de relleno?

-Taisen: ¡T-tú eres..Vermilion!

["As de Corazones" Zanxus Vermilion, afamado mercenario y capitán pirata].

-Vermilion: Ohh, veo que me conoces, ¿no te sientes afortunado?

-Taisen: ¡He oído sobre tus crímenes! ¡así que sí, me siento afortunado!

Mientras habla, el Huracán Rojo extiende una de sus palmas hacia Zanxus, intrigando y a la vez alarmando a este último al ver un orificio en el guante del pirata.

-Taisen: ¡Podré salvar incontables vidas al acabar contigo aquí y ahora! ¡Red Cannon!

Al ver como dicho orificio se ilumina, As de Corazones decide pegar un salto hacia arriba, viendo desde el aire que hizo bien.

-Vermilion: Oooh, así que lanzas fuego, que interesante.

Tal y como el mercenario dijo, Taisen lanzó una llamarada desde su palma, alcanzando a un grupo de marines los cuales comienzan a rodar en el suelo.

-Taisen: ¡Ese fue mi Red Cannon! ¡gracias a estos guantes, soy capaz de lanzar una gran llamarada la cual puedo combinar con mi habilidad!

-Vermilion: Ahá, como sea. ¿Porqué el odio hacia mi persona? No debes ser una muy buena persona si te capturaron, así que deduzco que será envidia.

Tras decir esto, el pelirrojo salta sobre la cabeza de un marine para luego aterrizar en el borde del navío.

-Vermilion: En fin, tengo cosas más importantes que hacer. Te diría "nos vemos", pero eso implicaría tu muerte.

Y así, el mercenario se retira del barco de la Marine de un salto, aterrizando en tierra firme para luego comenzar a correr hacia delante, matando a todos los soldados que se cruzan en su camino.

-Taisen: ¡No escaparás!

El Huracán Rojo intenta lanzarle otra llamarada, pero se ve obligado a pegar un salto hacia atrás a causa de un marine con un bazooka.

-Taisen: (Tsk, creo que me estoy obcecando. Si bien me gustaría capturarle, creo que ahora mismo debería centrarme en huir).

-Marine: ¡Tú fuiste el que quemó a algunos de mis compañeros! ¡¿acaso te conseguiste esos guantes nuevos para matar lentamente a tus víctimas con tus llamas?!

Enfadado, el marine vuelve a disparar su bazooka mientras Taisen sonríe.

-Taisen: ¿"Guantes nuevos"? Te equivocas, he usado estos guantes en la gran mayoría de mis apariciones.

El disparo del soldado parece impactar en el Huracán Rojo, generando una cortina de humo.

-Marine: ¿Qué te pareció?

Poco le dura la alegría al marine al ver como las llamas que quemaban a sus compañeros se desprenden de sus cuerpos, como si hubiesen sido atraídas por algo..o alguien.

-Marine 2: ¿E-eh?

-Marine 3: Y-ya no estamos ardiendo..

Los marines se fijan en que las llamas se dirigen hacia Taisen, el cual salió ileso del ataque anterior mientras comienza a ser rodeado por sus propias llamas.

-Taisen: Nunca viste ni un solo rastro de quemaduras en mis otras apariciones gracias a mi habilidad.

-Marine: ¿Ha-habilidad? (Las llamas no parecen causarle dolor alguno...¡Más importante aún, ¿cómo las atrajo hacia el?!).

El Huracán Rojo alza uno de sus brazos, causando que las llamas que le rodeaban pasen hacia su mano para luego tomar la forma de una pequeña esfera.

-Taisen: ¡Contemplen el poder de la Fruta Pairo Pairo! ¡Shokyakuro Kyu!

Acto seguido, Taisen mueve su brazo hacia el grupo de marines para así lanzarles su pequeña esfera llameante, generando una explosión la cual empuja a algunos marines y sobresalta al resto de los presentes.

-Taisen: (Uy, creo que la lancé con mucha fuerza).

El pirata aprovecha la explosión para adoptar una de sus poses, dándose cuenta que no está siendo visto por nadie al hallarse en medio de un campo de batalla.

-Taisen: ¡Bien, mi trabajo aquí está hecho! Ahora mejor me marcho, que si viene un marine de alto rango incluso yo podría tener problemas..

Tras esto, el héroe se retira del buque, aterrizando en tierra firme solo para encontrarse con una gran cantidad de marines acercándose hacia el navío.

-Taisen: ¡Ay mierda, si son muchísimos!

Viendo como los soldados se acercan hacia el con diferentes armas, Taisen toma aire para luego decir:

-Taisen: ¡VELOCIDAD ES LO MÍO!

Acto seguido comienza a correr lo más rápido que puede hacia una de las torres de la base para luego frenarse una vez se halla frente a esta y voltearse hacia el grupo de marines que corre hacia el.

-Taisen: ¡Eh, ¿quieren ver algo increíble?!

Pero los soldados no le responden, dignándose a perseguirle mientras sueltan gritos de guerra.

-Taisen: Lo tomaré como un sí. ¡Red Rocket!

El Huracán Rojo pega un salto para luego generar dos llamaradas desde sus palmas, logrando propulsarse hacia arriba y dejando boquiabiertos a los marines.

-Taisen: ¡Haahaha, nos vemos!

La risa del pirata desaparece al destruir accidentalmente el techo de la torre en la que aterrizó, cayendo dentro de esta.

-Taisen: Ughhh, tengo que mejorar mis aterrizajes...

Tras recuperarse de la caída y ponerse de pie, el pirata entra a una de las habitaciones en busca de algún objeto que le sea útil.

-Taisen: (Si bien no me gusta mucho tener que recurrir al robo, esta vez es por un bien mayor).

El pirata se roba un mapa de la isla que se hallaba pegado en la pared, observándolo por un tiempo hasta que descubre algo que le llama la atención.

-Taisen: (¡E-esta isla tiene...un parque de atracciones!).

Al enterarse de esto, distintas imágenes le llegan a la cabeza, entre ellas una de un algodón de azúcar.

-Taisen: (Por lo visto esta isla cuenta con una vía de tren, así que podría ir a la ciudad esta para luego usar el tren y así llegar al parque de atracciones. ¡Sí, eso haré!).

El pirata se marcha de la habitación llevándose el mapa, dispuesto a dirigirse al distrito de diversiones en lugar de preocuparse en cómo huir de la isla.

-Taisen: (Podría utilizar el Red Rocket para llegar lo antes posibles a la ciudad, pero preferiría no quedarme sin fuego, mucho menos estando en una isla plagada de enemigos..).

Tras asomarse por una ventana y ver a un grupo de marines buscándole, Taisen genera una pequeña cantidad de fuego desde una de sus palmas para luego usar su habilidad y darle una forma humanoide.

-Taisen: (Esto les mantendrá ocupados).

Posteriormente, dirige dicha figura humanoide hacia el grupo de marines, quienes logran verle desde lejos realizando diferentes poses.

-Marine: ¡Eh, allá! ¡debe ser el Huracán Rojo!

-Marine 2: ¡Es la única persona que se pondría a posar en la base del enemigo!

Y mientras los soldados persiguen al cebo, Taisen baja rápidamente de la torre para luego lograr escalar el muro que rodea la base de la Marine, permaneciendo un tiempo quieto observando la isla.

-Taisen: Bonito lugar eh...

Al observar hacia abajo, el pirata abre sus ojos sorprendido al ver un hombre con capa alejándose de la base de la Marine.

-Taisen: ¡OH, UN SUPERHÉROE! ¡NO SOY EL ÚNICO! (¡A lo mejor el fue quien me salvó!).

Mientras el pirata baja del muro de un salto, este siente como la figura humanoide de fuego que había creado con anterioridad es destruida, por lo que decide apresurarse y alejarse de la base Marine lo más rápido posible.

-Marine: ¡Ah, l-lo mató..!

A su vez, dentro de la base, los soldados observan a la figura humanoide creada por Taisen siendo partida a la mitad, desvaneciéndose tras esto. Delante de ellos se halla la responsable de dicha hazaña, quien utilizó el viento generado por el rankyaku para extinguir las llamas.

-Bestla: ¡Ese no era el verdadero, el Huracán Rojo debió de haber utilizado alguna habilidad para crear un señuelo!

-Marine 2: E-entonces..¿estuvimos persiguiendo a un señuelo?

-???: ¿Triste, verdad? Deben sentirse más inútiles de lo que ya son.

Los marines alzan la mirada al oír una voz masculina, encontrándose con Zanxus Vermilion de pie sobre una de las torres de la base.

-Bestla: ¡Tú eres "As de Corazones" Zanxus Vermilion!

-Vermilion: El mismo en persona.

El hombre pega un salto para aterrizar frente a los marines, quienes le apuntan con sus armas mientras tiemblan.

-Vermilion: Deben sentirse muy mal, ¿verdad? No solo mordieron el anzuelo del Huracán Rojo ese, sino que además dejaron que el y otros criminales escapen.

-Bestla: Ya se me escaparon tres, no cometeré el mismo error contigo.

La mujer se truena los nudillos, causando que el pelirrojo ría mientras alza las manos.

-Vermilion: ¡Eh eh, tranquila, he venido en son de paz! Vine a hacerte una oferta que no podrás rechazar.

-Bestla: No estoy interesada en ninguna oferta que provenga de un criminal.

-Vermilion: ¿Segura? Y yo que pensaba traerte a aquellos que dejaste huir...

-Bestla: ¡¿Eh?!

-Vermilion: Te noto interesada. La idea es simple, tú dime los nombres de aquellos tres que se te escaparon y yo te los traigo a cambio de mi libertad.

La gigante aprieta sus dientes molesta, y la tranquilidad que el mercenario maneja no ayuda.

-Vermilion: Una marine de tu rango que dejó escapar a tres criminales, y los que faltan todavía...Eso no solo debe destruirte por dentro, sino que también destruirá a tus superiores en cuanto se enteren.

-Bestla: ¡Se lo que intentas, y no-!

-Vermilion: Además, algunos de tus soldados murieron por tu debilidad, soldados que te veían como una figura de autoridad, o incluso como un ejemplo a seguir. Piénsalo, te estoy dando la oportunidad de arreglar tus errores sin que tengas que moverte de aquí, y lo único que deberás hacer es dejarme ir de este lugar.

Tras decir esto, el mercenario hace una pequeña pausa para luego alzar una de sus manos y cerrar su puño lentamente.

-Vermilion: A menos claro que quieras tomar el otro camino, el cual sería morir aquí y ahora, dejando a tus subordinados a merced de los demás criminales, además de recibir otra derrota, que por lo menos sería la última. ¿Y bien, qué dices?

Capítulo 4: Oferta

Bestla dejó de mostrarse tensa para luego esbozar una sonrisa. Lo que extrañó al pelirrojo.

—No deberías preocuparte tanto por mí.—

Zanxus se mostró confundido ante las palabras de la marine, quien ahora transmitía aires de confianza.

—¿Qué hay de ti? Qué pensarán los tuyos luego de saber que fuiste capturado y sales sin ningún rasguño. No vaya a ser que se publique un artículo en las noticias donde se mencione que un pirata ha cooperado con la Marine para capturar a otros piratas.—

Zanxus se quedó sin palabras, era la primera vez que le revertían su situación de chantaje con tanta tranquilidad y confianza.

—Sé que aunque jueguen sucio entre piratas hay códigos. Y los traidores no tienen buena reputación.—

Disgustado con la actitud de la gigante, Zanxus tomó una carta desde una de las mangas de su rojizo abrigo.

—En ese caso...—

—Aún así, luego de pensarlo, acepto tu oferta.—

Nuevamente las palabras de Bestla sorprendieron al pelirrojo, quien había tomado una postura de guardia en vano.

—No seré exigente, solo trae a Louis Cartoon ante mi. Con el resto haz lo que quieras.—

As de Corazones comenzó a juguetear con la carta, moviéndola y girándola entre sus dedos.

—¿Sólo uno? Está bien.—

Ante la mirada del resto de los soldados marines, Zanxus se retiró confiado.

—¿Contraalmirante, en qué está pensando al cooperar con un tipo como ese?—

Preocupado, un soldado raso se acercó a Bestla.

—Ya he tratado con manipuladores antes, sólo le hago creer que tiene control sobre la situación. Y de algún modo veo conveniente esto, sería problemático si se alían entre ellos y Cartoon es quien se ha vuelto el centro de atención.—

Sin comprender del todo, los soldados no hacen más que asentir para luego regresar a su trabajo en la búsqueda de los prófugos.

Mientras tanto, camino al parque de diversiones, Taisen divisó la figura de una persona vistiendo una capa. Esto le llamó la atención por lo que decidió acercarse.

Pese a descender a gran velocidad, al acercarse al suelo activó sus guantes, generando dos potentes llamaradas de sus manos con lo que detuvo la fuerza de la caída. Terminando por aterrizar, según él, de forma épica.

—¡Aterrizaje de superhéroe!—

Louis queda anonadado al ver como delante de él cayó, innegablemente con mucho estilo, un desconocido de traje rojo.

—...pésimo para las rodillas.—

Reincorporándose, Taisen procede a presentarse.

—¡Yo soy...— mientras da una voltereta hacia atrás con una extravagante pose extendiendo sus brazos horizontalmente — ...Taisen, el huracán rojo!

En una mezcla de confusión, sorpresa y vergüenza ajena, Louis no sabe como reaccionar.

—¿Acaso eres un marine?—

Preguntó con algo de desconfianza.

—Es normal que me confundan, pero soy un pirata. ¡Y UN SUPERHÉROE! Como tú.—

—Ehh... yo solo soy un pirata. Si lo dices por como visto, solo es un disfraz.—

Louis se sintió extrañamente incómodo al tener que mencionar algo tan obvio. Aunque luego se replanteó el por qué le estaba dando explicaciones a un desconocido.

—¿Entonces sabes algo sobre la fuga de la prisión? Estoy buscando a quien me salvó.—

Taisen se explicó y ahora Louis entendió por donde iba el asunto.

—Ah, si fui yo. No tienes que agradecérmelo.—

—¡POR SUPUESTO TENGO QUE!—

Vociferó Taisen, para luego dar otro salto con voltereta y aterrizar en otra pose, esta vez con una reverencia hacia delante.

—¿Q-qué haces?—

—Esta es la pose de agradecimiento.—

Incomodado, Louis pensó en alejarse. No sin antes responder con formalidad.

—No hay problema, camarada. Pero debo irme, adiós.—

Cartoon comenzó el trote lento, aunque se fue intensificando al ver que Taisen lo seguía de cerca.

—¡Espera! Aún hay más que me gustaría compartir contigo.—

Taisen intentaba ser amigable, pero solo espantaba a Louis.

—No es necesario, adiós dije.—

Cartoon aceleraba cada vez más su paso.

—¡Qué esperes! Quiero hablarte sobre la iniciativa...—

Ambos aumentaban la velocidad pero no se separaban.

Tras un largo trecho recorrido, Louis es el primero en detenerse dando un exagerado y fuerte grito.

—¡WAAAAAAAAAAAAAA!—

Taisen se detiene tras él y observa que fue lo que tanto lo asustó, para posteriormente gritar también del susto mientras hace una pose de sorpresa, levantado una pierna y cruzando sus brazos frente a su rostro.

—¡¿AHHH QUÉ RAYOS ES ESO?!—

Frente a ellos se encuentra un cerdo humanoide, el cual toma por sorpresa al dúo. Este se queda perplejo al encontrarse con estos dos extraños vestidos de superhéroes.

Capítulo 5: Maldita sea

Fue esa tarde en que bajé mi guardia.

JOHOI ¡La última barra de chocolate de la tienda es mía, al igual que las otras 25 que compré!

Un niño me miró con su fétida cara de tristeza, el deseaba comprar chocolate, pero se lo había ganado todo yo, el mas veloz del oeste.

Pierdete mocoso, la excelencia de los lingotes de oro está reservada para aquellos que acampan frente al mercado desde las 4 am y se apresuran a conseguirlas, no para un cejas de hilo dental como tu.

El muy mariquita comenzó a llorar, y mientras yo celebraba mi victoria en la compra de chocolates, baje mi guardia.

JOHOI ¡Es momento del festín!

Un ladrillo cayó del edificio del que previamente había comprado el chocolate, noqueándome en el lugar a la vez que me abrió un tajo junto al ojo.

BLEBLEBLEGRUM ¡Este niño capturó a "Catástrofe" Teehees! yo, Alarico, el de los punzones soldadores, seré quien lo lleve ante la justicia.

Y ahí estaba yo, en un barco-prisión, rumbo a una celda de la que no saldría jamás, o eso pensaba yo, hasta que la catástrofe alcanzó a mis captores. Fue cuando los atacaron enemigos que trataban de liberar a sus camaradas que tuve una chance de escapar de mi celda momentáneamente.

Teehees: PASANDO PASANDO, LA LIBERTAD ME PERTENECE HIJOS DE...

Carcelero: Voy a detenerte, cerdo repugnante.

Teehees: JOHOI ¡Quiero verte intentarlo con esos brazos de gelatina tuyos!

Insultar es un arte para mi, el analizar a la persona en frente tuyo en una fracción de segundo, leer su apariencia y que le afecta más de esta. En el momento que mi comentario llegó sus oídos, la seguridad que yo emanaba le desmoralizó por completo, con lo cual rodee su cuello con mis manos esposadas, apretando su garganta con las cadenas sosteniéndome.

Teehees: Quiero tus llaves, vas a dármelas antes que yo decida arrancarte esa arma de mentira que tienes colgando ahí, marimacho de cuarta.

Pero la fortuna no le sonríe al mas veloz del oeste, pues una bala de cañón entró por la pared, golpeándome y dejándome en el suelo, incapaz de levantarme, con mi consciencia nublada. Si mal no recuerdo el impacto le quebró el cuello al carcelero, y momentos después fue que un tipo con claro pánico a golpes de entrepierna revisó su cuerpo inerte. Pasó de mi y se esfumó, y mas tarde fuimos recapturados, hasta que...

Teehees: (LE JURO AL MISMISIMO PROGENITOR ORIGINAL, COMO OTRA COSA ME GOLPEE EN LA CABEZA ESTA SEMANA VOY A...)

Una llave para mi celda cayó sobre mi cabeza, y con una risa reprimida por el bozal que se me había puesto posterior a mi recaptura, salí al pasillo. Comencé a caminar lenta y mareadamente, pues claro, una jodida bala de cañón me dio fuerte y es de esperarse, y entre el caos que otros presos liberados causaban, me dirigí al exterior.

Teehees: (JODIDO SEA TODO COMO SE SUPONE QUE PASE DESAPERCIBIDO SOY UN JODIDO CHANCHOMBRE, NO PUEDO NI GRITAR CON ESTE BOZAL ME CAGO EN LA...)

Niño metiche: ¡Miren chicos es un chanco persona, que raro tiremosle piedras jajajajajajajaja!

Teehees: MFMFFHHMMMFFF MMMMMMMFFFFHHMMMMMM

Ese fue el día que golpee a un niño y un pájaro me cagó en la cabeza. En mi furia seguí apaleando gente hasta que comenzó a llover, y fue entonces que los marines me encontraron rodeado de algunos cuerpos. Tuve que huir, ya que mi condición no era plena y era posible ser capturado.

Corriendo a lo largo de la ciudad es que llegué a la orilla, donde me crucé a una mujer que no veía la profundidad de la situación. Al notar mi presencia acercándose, alzó sus manos, en un gesto que no era tal de rendirse. Pero yo no tenía tiempo de detenerme a luchar, pues la catástrofe no se detendrá, y no lo ha hecho desde aquel día.

Era una tarde helada en las vecindades de mi tierra natal, me encontraba luchando por territorio con hombres barbudos y abrigaditos.

Teehees: ¡Te pareces a esa tal Fanny, pues te haré un hueco de dona ya mismo!

Esquimal: Gran insolente, ¿es que tu no saber la gravedad de tus palabras?

Chocando su hacha contra mi garra oscura por última vez, el hombre cayó al suelo rendido, rodeado de sus otros compañeros vencidos a los que yo había emboscado con una trampa.

Teehees: JOHOI Si hay algo que se es que si estás dispuesto a comer la carne de alguien, debes estar preparado para ser comido también.

Fue entonces que de entre la incesante nieve lo vi aproximarse, un hombre vestido de forma similar a mis victimas se acercaba con una luz penetrante detrás suyo. Con su bastón en la mano izquierda él dijo:

¡Espíritus de las montañas, escuchad mi ruego!

¡Este ser de destrucción y violencia,que la paz ha quebrantado tras buscar nosotros paz, hacedle conocer el dolor que causa!¡Brindadme vuestra fuerza, cumplid mi plegaria, oh espíritus, y guiad su vida a comprender las consecuencias, pues su maldad llevará todo lo que busca a la ruina!

Desperté enterrado en nieve, algo me había golpeado y fui dado por muerto ante el crudo frío y mis heridas, pero viví, solo para ser exiliado por lo que ahora me perseguía. Ahora me encontraba huyendo de la catástrofe.

  • Plegaria Maldita: Agresión retributiva

Todo daño, ya sea mental, físico o emocional, causado por Teehees, será retribuido a este al atraer una catastrofe de medida proporcional al daño provocado. La catastrofe no evitará posibles daños colaterales.

Teehees: (MUJER QUE NO VES, NO CORRO HACIA TI, MUEVETE DEL CAMINO NO PODEMOS DETENERNOS) ¡¡¡MMMMHHFFFF HHHMMMPFFF MMMMMM!!!

Simone: ¿Qué pasa cerdito, la tormenta te enloquece? Tal vez quieras un poco de esto. Oh... ya veo...

Los mas sensibles dirán que uno no puede calcular el valor de una vida humana, y lo mismo aplica a mi maldición. La catástrofe de la que huía ahora mismo no era nada mas y nada menos que un huracán, listo para succionarnos.

Capitulo 6: Mono ve, mono hace

Marines: ¡Quieta!

Simone: Tsk… Armados hasta los dientes, nunca nadie aprende.

No había avanzado ni cien metros desde que aquel misteriosa y colorida sombra de la pared le arrojo unas llaves planas para correr directo a su libertad. Aunque parece que no ha sido la única. Muchos reos más van escapando de la nave y la base  donde los acababan de trasladar y los marines doblan y redoblan esfuerzos para atraparlos a todos.

Bestla: ¡No los dejen escapar! 

Es por eso, que los soldados que le han alcanzado a ella son solo dos, pero sus rifles son de los grandotes, le apuntan por la espalda y además la tienen contra una pared. 

Marine 2:¡Simone, la Desarmada! ¡Recompensa de 359 millones de belies! ¡Estás… ! 

Simone: ¡Ya se! ¡Ya se! ¡Estoy bajo arresto por el asesinato de más de 40 oficiales de la Marine! ¡12 capos de la mafia, 4 oficiales del gobierno mundial y el intento de asesinato de la Noble mundial Santa Hipodroma de la familia Capella!... ¡Por estos crímenes, se me condena a una eternidad en Impel Down, donde por mi recompensa, muy seguramente acabaré en el nivel 4 o incluso 5! ¿¡Me falto algo?! 

Los dos marines se muestran brevemente sin palabras ante el tono irónico y condescendiente de la mujer, no obstante, el que parece tener mayor rango de los dos da un paso al frente y habla con seguridad. 

Marine 1: En realidad, tu condena ha cambiado, pirata. Serás ejecutada por fusilamiento en esta misma base. 

Esto logra sobresaltar a la pirata levemente, la cuál responde, aunque esta vez, sólo con hastío. 

Simone: Aghh. Pero si yo no he hecho nada. Nunca he matado a nadie. Mis manos están limpias. 

Marine 2: Ni tu te crees eso, criminal. 

Marine 1: La cosa está así, pirata. Puedes cooperar y ganarte el derecho a al menos una última cena, o podemos ejecutar tu condena aquí y ahora. Sinceramente nos harías más fácil el trabajo. 

Ante estas palabras, la mujer  se da vuelta lentamente entonces, mientras alza las manos frente a ella en señal de… ¿rendición?. 

Simone: Si no me creen, mírenlas. Nada por aquí… Nada por allá… 

Marine 2: ¿Huh? 

No, no se está rindiendo. Muestra que sus manos están vacías. No hay nada que ocultar, como si fuera un mago a punto de presentar un acto de magia. La mujer hace entonces una pose extraña con sus manos, como si apuntará un rifle invisible. Luego mueve todo el cuerpo hacia la derecha. 

Marine 1: ¿Qué haces?

Simone:  La verdadera pregunta es, ¿qué hace él?

Marine 1: ¿Eh?

La mujer hace el ademán de cargar el arma, pero para la sorpresa del enemigo, el sonido distintivo de ésta acción si aparece, aunque no en el rifle de aire de la mujer que parece loca, sino… al lado de la oreja del primer marine.

Marine 1: ¿¡Que estás haciendo!?

Marine 2: ¡No… no soy yo!

La recarga viene de su compañero, que le esta apuntando a él y no a ella. Justo en la cabeza.

Marine 1: ¡Detente!

Pero su compañero no se mueve de su lugar, por mucho esfuerzo que haga. Esta fijado en esa posición. 

Marine 1: ¡Ya basta!

Marine 2: ¡N…no puedo!

¡Bang! Un estallido y el superior de los dos soldados cae con un agujero entre las cejas, ante la mirada horrorizada de su compañero pese a ser él quien ha disparado.

Marine 2: ¡¿Qué… que paso!? ¿¡Qué hiciste!? 

El marine observa furioso a la mujer, que sigue apuntando su rifle invisible, con una mueca extraña, casi como una risa burlona.

Simone: Yo no hice nada. Tu mataste a tu compañero, a sangre fría, pese a sus gritos de suplica de que te detuvieras. Y ahora tu estás tan arrepentido por eso, que no puedes vivir con la culpa.

Marine 2: ¡¿Q… Qué!?

Acto seguido, la mujer vuelve a mover sus manos, como si moviera el rifle invisible con el cañón bajo su mentón… 

Simone: Monkey see… monkey do. 

Y luego, hala del gatillo invisible y el otro marine se vuela la tapa de los sesos. Simone baja las manos entonces, y da la vuelta con burla en la mirada. 

Simone: Se los dije. Yo no mate a nadie. Todos se mataron solos con sus inmundas armas. 

La mujer entonces salta el muro y se va de la base. Con mucha calma de hecho, como si supiera perfectamente por donde va o más bien, sabe perfectamente por donde va. 

Simone: Pshe, barrio alto de Ciudad Keyes. Sigue tan mierdoso como siempre. 

Tampoco es como que quiera correr mucho. Entre el asalto de las múltiples bandas piratas al barco donde la llevaban, la muerte de estas, su milagroso escape y ese último incidente, Simone está harta. Para colmo, ha empezado a llover. 

Simone: ¡Aghh! Demasiado para un día. Mejor vamos a la parte baja de la ciudad. Es mas difícil buscarme ahí, y además barrio no mata barrio. Tal vez hasta pueda conseguir un trago. 

Y en eso estaba, cuando un cerdo, ¡si, un cerdo! apareció corriendo frente a ella. Llevaba un bozal, cual bestia. Instintivamente, alzo sus manos desarmadas hacia él. 

Simone: ¿Qué pasa cerdito, la tormenta te enloquece? Tal vez quieras un poco de esto. Oh... ya veo... 

Pero como si fuera un heraldo del demonio, con el cerdo venia no solo una tormenta. Un huracán literal, que pese a sus mejores intentos de correr de este, se vio irremediablemente succionada junto a la extraña criatura porcina.

Simone: ¡Gaaaahhhh!

Teehees: ¡La huueeevaaaaa! 

Tras varios minutos de vueltas y fuerza G, los dos terminan aterrizando entre el limite de la ciudad alta y la baja. 

Simone: ¡Aghhh! ¡Maldita sea! 

La sacudida si que ha dolido, por no decir noqueado temporalmente. Tras un rato y con trabajo, la desarmada se levanta e intenta secar un poco su gabardina, y como si no fuera suficiente, un grito le desgarra los oídos. 

Taisen: ¡Ahhhhh! ¿¡Qué es eso!? 

Teehees: Tsk.. 

Simone se ve más confundida ahora. Si no fuera porque el cerdo lo había visto antes creería que esta alucinando por el golpe ¿Por qué hay dos locos vestidos de superhéroes frente a ella ahora? ¿Y cuando es que llego a la parte pobre de Ciudad Keyes? 

Capítulo 7: Una buena mano

Las normalmente ajetreadas calles de Ciudad Keyes se encuentran ahora totalmente libres de transeúntes, y es normal, pues una gran batalla se está desarrollando entre un grupo de marines y un solo enemigo que no para de moverse a gran velocidad a través de ellos, cortándoles el cuello en el proceso.

Marine 1: ¿E-esta es la velocidad de la tribu de los piernas largas?

Marine 2: ¡No podemos hacer nada!

El pelirrojo se mueve agachado usando sus largas piernas para impulsarse poderosamente hacia sus enemigos, acabando con la mayoría de ellos como si no fueran nada.

Oficial marine: ¡OYE TÚ! ¡DETENTE!

La valentía de esas palabras hizo que Zanxus se detuviera en seco, extrañado, para girar su cabeza con una gran sonrisa al ver a un marine de gran altura.

Zanxus: Perfecto, alguien un poco más competente.

Marine: ¡No dejaré que sigas asesinando a mis hombres Vermilion, acabaré contigo aquí mismo como que me llaman “Lanza de hierro” Gunral!

  • [ Gunral, “Lanza de hierro”, Contraalmirante de la Marine ]

Zanxus: Hágamos un trato, Gunral, voy a lanzar una moneda, si sale cara, te mato rápidamente y casi sin dolor, si sale cruz, voy a disfrutar un poco más la pelea. ¿Qué te parece?

Gunral: Me parece que estás siendo un fanfarrón arrogante.

Pero mientras Gunral toma su lanza y se pone en posición de combate, Zanxus saca una moneda y la lanza al aire, para luego recogerla nuevamente.

Gunral: Salga lo que salga es irrelevante criminal, ¡Haaaaah!

El contraalmirante carga contra el mercenario con su lanza mientras que éste abre la mano, despreocupado, para revelar la moneda.

Zanxus: Hmf… Desafortunado, cruz.

Cegado por la rabia el marine ataca con su lanza dispuesto a atravesar a Zanxus, para darse cuenta acto seguido que éste ha desaparecido.

Gunral: ¿Do-dónde se metió?

Zanxus: Estoy más cerca de lo que piensas.

Gunral: ¡¿CÓMO?!

El marine se sorprende al escuchar la voz del pelirrojo justo en su espalda, como si saliera directamente de allí. Al girarse en guardia, se da cuenta de que sigue sin ver a su oponente.

Zanxus: Estooooy por aquí, ¡Backdoor!

Desde la espalda de Gunral sale un brazo sosteniendo una carta, la cual acerca rápidamente al cuello de Lanza de Hierro.

Gunral: ¿Cómo es posible que estés en mi espalda? ¿Comiste una fruta del diablo?

Zanxus: Bueno, quizás lo haya hecho.

Retomando la compostura, el marine toma su lanza y se dispone a realizar un acto suicida con el objetivo de acabar con Zanxus, atacando con ella directamente a su espalda.

Gunral: ¡Muere, monstruo!

Zanxus: No puedo, prometí que disfrutaría un poco más este combate.

Con dos cartas imbuídas en haki, Zanxus repele la lanza de Gunral y sale rápidamente de su cuerpo.

Gunral: Mph... ¡Aún no has visto nada!

El oficial de la marine comienza a girar su lanza a gran velocidad provocando un ciclón de viento, el cual lanza ondas cortantes hacia su oponente.

Gunral: ¡Iron Rulette!

Zanxus: Oh, eso es peligroso.

Zanxus esquiva rápidamente las ondas cortantes las cuales se hacen cada vez más frecuentes y filosas.

Gunral: Voy con todo, ¡Golden Spin!

La lanza de Gunral comienza a girar a una velocidad tremenda, incluso absorbiendo el aire y atrayendo a Zanxus hacia él. Las ondas cortantes que emite el ataquen comienzan a rajar los edificios y el suelo.

Zanxus: Bueno, suficiente de esto. ¡All-In!

El pelirrojo salta hacia atrás con 5 cartas en cada mano y las lanza todas a su contrincante, logrando dañarle un poco y haciendo que reduzca la velocidad de su giro.

Gunral: ¡Puedes haberme detenido un poco, pero voy a seguir aumentando la velocidad!

Zanxus: Nah, ya no lo harás. ¡Safe Bet!

El pelirrojo tira con sus dedos de los hilos que tenían previamente sus cartas lanzadas cortando así de gravedad la espalda de su oponente y haciendo que detenga por completo su giro.

Gunral: Uhg…

Zanxus: Bueno, ¿eso es todo?

Gunral: ¡Claro que no! ¡Ahora sí voy con todo! ¡Iron Impalement!

El contraalmirante comienza a girar su lanza pero esta vez sobre su propio eje, haciendo que la punta de la misma adquiera una peligrosa rotación. Una vez hecho esto, el marine carga contra su enemigo.

Zanxus: ¿Sabes que puedo esquivarte, no?

Gunral: ¡Sticky Bombs!

De un compartimento en la lanza del contraalmirante salen disparadas unas pequeñas bombas que explotan al aproximarse a los pies de Zanxus, dejándolo completamente pegado al suelo.

Zanxus: Oh, astuto, me gusta.

Gunral: ¡¡ESTE ES TU FINAL!!

El Marine carga finalmente contra el pecho de Zanxus y logra atravesarlo, pero pronto se da cuenta de que en realidad su oponente está sano y salvo, pues su pecho se ha separado en cientos de piezas como si se tratara de un rompecabezas desarmado.

Zanxus: Verás, la fruta del diablo que consumí me permite separar todo lo que toque en partes iguales y unir las partes como yo quiera. En fin, creo que ha sido una buena pelea, pero voy a tener que terminarla antes de que más gente llegue, voy con prisa. ¡Reassemble!

Las partes desperdigadas vuelven al cuerpo del mercenario, como si nada hubiera pasado. El marine en shock hace varios pasos hacia atrás hasta recuperar la calma.

Gunral: ¡T-tu no vas a acabar nada, yo voy a acabar contigo!

Zanxus: Oh, sí voy a hacerlo, y de hecho sólo necesito una carta para ello.

Gunral: ¡Arrogante estúpido! ¡Si me lanzas una sola carta la bloquearé y acto seguido te atacaré con mi lanza!

Zanxus: Oh, ¿Quieres apostar? ¡Scare Card!

Zanxus lanza su carta a gran velocidad, pero el marine es capaz de anticiparla y pone su lanza en posición defensiva para bloquearla, está a punto de hacerlo pero…

Zanxus: ¡Disassemble!

Gunral: ¡¿Qué?!

Antes de ser bloqueada, la carta se parte en cientos de piezas que continúan su camino, dirigiéndose directamente al cuerpo del contraalmirante y realizándole múltiples cortes que acaban finalmente con su vida.

Zanxus: Debiste creerme, llevaba una buena mano.

Mientras deja atrás su as de corazones como marca de quién pasó por allí, Zanxus se aleja con desdén, pasando por una montaña de cadáveres de marines llenos de cortadas y algunos incluso desmembrados.

Zanxus: Mphf... Y ninguno de estos ha visto a los piratas que escaparon del barco... ¿Es que se han esfumado todos?

Marine herido: Yo-yo te conozco...

Zanxus: Oh, ¿Me he dejado uno con vida? No es muy propio de mí, el encierro me ha dejado un poco oxidado.

Marine herido: Tú acordaste con la contraalmirante Bestla que nos ayudarías a capturar al tal Cartoon a cambio de tu libertad, ¡¿Por qué nos atacas?!

Levantando una ceja y observando con una sonrisa al desdichado marine en el suelo, el As de Corazones se agacha para mirarle a los ojos.

Zanxus: No te confundas marine, yo sólo soy fiel a la familia Vermilion... Y a veces hasta eso me resulta difícil.

El pelirrojo saca una de sus cartas de su abrigo y comienza a acercarla a la cara del soldado, el cual la observa aterrado.

Marine herido: ¿E-entonces por qué aceptaste un trato como ese? ¿Qué planeas?

Zanxus: Ah, es un misterio, ¿no? Digamos que... hay alguien a quien quiero superar.

Desconcertado ante las palabras del extraño del abrigo rojo y observando con igual terror tanto la carta que sostiene como sus amenazantes ojos verdes, el marine recurre a la único que se le ocurre decir.

Marine herido: Mira, e-escucha, mi nombre es Fredd, soy un teniente de la marine, tengo esposa y un hijo recién nacido. Puedo darte toda la información que recolecte de la base de Seigifort si m-me dejas vivir.

Ni siquiera él mismo se cree lo que acaba de decir, ha decidido lanzar todos sus ideales de justicia por la borda con tal de salvarse.

Zanxus: Astuto... Me agradas, y como me agradas creo que voy a darte una oportunidad. El pirata saca de su abrigo un dado, lo posa sobre su dedo pulgar y lo lanza al aire, para recogerlo sagazmente en el aire acto seguido.

Fredd: ¿Qué piensas ha-hacer?

Zanxus: Si tienes suerte y el dado ha caído sobre la única de las 6 caras que te permite salvarte, entonces tenemos un trato.

Pero cuando el pelirrojo abre la mano, el marine ve despavorido el número que ha salido, un número de mala suerte: un cuatro.

Fredd: ¡No, no lo hagas! ¡Por favor!

Zanxus: Afortunado, me gusta ese número. Nos mantendremos en contacto.

Vermilion deja salir de su abrigo un pequeño Den Den Mushi rojo, el cual se mete rápidamente dentro del ensangrentado uniforme de la Marine de Fredd. Acto seguido, el mercenario utilizando su habilidad posa su mano sobre el hombro del marine y éste siente cómo sus heridas comienzan a cerrarse rápidamente.

Zanxus: Seguro en un rato llega otro escuadrón de la Marine, actúa desmayado. Oh, y si me traicionas... Bueno, ya te imaginarás.

Fredd cierra los ojos aparentemente desmayado, quizás actuando o quizás por el shock de la situación. Sin más que hacer allí, el pelirrojo se levanta y continúa su camino.

Zanxus: Kingsgutt, allí debo ir, seguro que el desgraciado de Tiky me estará esperando.

Capitulo 8: Muy débiles

Durante todo el escape, la pirata conocida como “Impacto de Guerra” se había ido corriendo rápidamente al lugar donde confiscan las armas. Arrasando con cada marine que se cruzara en su camino con suma facilidad, la antigua vicealmirante, Ymir; estaba decidida en encontrar su arma, ignorando por completo lo que los otros piratas que escaparon hacían.

Ymir: Vaya, esa llave que apareció fue realmente conveniente para esta situación. Aunque con o sin llave, yo hubiese escapado de todas formas.

Tras dar una vuelta por una de las esquinas de la base, Ymir se encontraría a unos metros en frente de un par de Marines armados con rifles.

Marine 1: Oye, esa es una de las reclusas que acaba de escapar. Apunta, rápido.

Marine 2: S-sí.

Ambos marines apuntan sus rifles hacia la peliblanca, la cual lo único que hace ante dicha situación es soltar unas risas internas burlándose de los marines.

Ymir: Jajajaja, ¿En serio tienen la audacia para intentar dispararme? No sé si son muy estúpidos o muy valientes la verdad.

Marine 1: Tsk, cállate maldita traidora.

El marine en un arrebato de furia le dispara a Ymir, la cual lo único que hace es simplemente mover su cabeza unos centímetros a la izquierda. Al pasar eso, Ymir tan solo bosteza algo decepcionada mientras se truena el cuello y los nudillos.

Ymir: Bueno, eso me deja claro que en realidad son estúpidos.

Marine 2: ¡Rápido dispara!

Ambos marines empiezan a disparar rápidamente y sin cesar, nerviosos de la situación son presas de su propio temor ante aquella persona que se encontraba frente a ellos. Ymir solo esquivaba los disparos con ayuda de su haki de observación, para su tamaño lo hacia con bastante facilidad; hasta que de un momento a otro a los marines se les acaban las balas y deben recargar.

Ymir: Vaya, vaya.

Marine: R-rápido, re-recarga rápido.

Los marines nerviosos intentan recargar sus armas, pero sus cuerpos tiemblan tanto del miedo que se les dificulta hacer tan simple. Tan absortos estaban en recargar sus armas, que cuando apuntan hacia Ymir, esta ya no se encontraba allí. Los marine se encontraban confusos ante la situación, cuando…

Marine 2: ¡Cuidado!

El marine 1 se da media vuelta cuando nota que la enorme mano de Ymir ya se encontraba frente a su rostro, el cual Ymiri agarra y con su fuerza lo logra estampar fuertemente contra el suelo, creando un pequeño cráter en el suelo debido al golpe.

Ymir. En mis tiempos, este tipo de cosas no pasaban…

El otro marine, nervioso de la situación, lanza un disparo a quemarropa en el rostro de Ymir sin pensarlo. Cuando el humo del disparo se disipa, el marine logra ver como la bala no l hizo ningún tipo de daño a Ymir, en cambio, solo ve una pequeña marca negra en donde debería de ir el disparo.

Marine 2: Pero qué cara-

Aunque, para su mala suerte, antes de terminar su frase el marine recibe un fuerte golpe por parte de Ymir en el costado de su rostro. El golpe es tal que le termina dislocando el rostro, lo cual lo manda bastante lejos y lo mata al instante.

Ymir: Bueno, no es que estas cosas no pasarán. En MI presencia, estas cosas no pasaban.

Acto seguido, Ymir se levanta y sigue su camino hasta el cuarto donde confiscan las armas.

Mientras tanto, en alguna otra parte de Seigifort.

Marine random: Vicealmirante Alarico, ¿hacia dónde va?

Alarico: Voy a ir hacia donde esta Ymir.

Marine random: Pero señor, usted sabe que hay otros piratas que escaparon, ¿por qué ir hacia ella específicamente?

Alarico: No dudo que usted sepa algo sobre Ymir, pero se lo recordare: Ymir es buscada por haber desertado de la marine y llevarse nuestros secretos con ella, vendiendo dicha información a los piratas, hace que nuestra labor de capturarlos sea más difícil de lo que ya era. Por esa y otras razones es tan buscada y tan peligrosa; mientras ella viva, todos nosotros corremos peligro.

Marine random: Entiendo señor.

Alarico: Ahora, si me disculpas. Tengo unos asuntos que atender.

De vuelta con Ymir, la pirata ya habría llegado al cuarto donde confiscan las armas.

Ymir: Aquí está.

El arma que toma Ymir resulta ser una enorme hacha de gran tamaño, precitamente es de su tamaño. Dicha hacha parecía estar hecha a base de hueso y lo que parecía ser una especia de cuerpo, así mismo la punta del arma era obviamente metálica, aunque la punta parecía estar hecha de otro material; así mismo, toma un cinturón de diales que se encontraba a un lado del hacha.

Ymir: Bien, mi bebé esta completa.

Al momento de abrocharse su cinturón a irse con su hacha posando sobre su hombro, Ymir se encuentra con la no muy grata sorpresa de que había un pelotón de marines esperándola.

Jefe de pelotón: “Impacto de guerra” Ymir.

Ymir: Sí, esa soy yo.

Dice Ymir en un tono sarcástico y burlesco.

Jefe de pelotón: (Tsk, será desgraciada) Queda usted detenida por la marine debido a sus crímenes cometidos contra el Gobierno Mundial y el bienestar general, por favor coopere y baje el arma en estos momentos.

Ymir: ¿Cooperar para mi muerte? No se hagan los tontos, sé que Alarico va a querer matarme, todos ustedes también. Así que no, no me entregaré.

Jefe de pelotón: Bueno, si ese es el caso… ¡Marines!... ¡Apunten y…

Todos los marines apuntan sus armas hacia Ymor, la cual, como paso anteriormente, lo único que hace es soltar una pequeña risa. Mientras que el jefe del pelotón se encuentra dando sus órdenes, Ymir presiona un botón de su hacha, haciendo que la misma pase a su un enorme espadón; también saca uno de los diales que tenía en su cinturón y lo pone en una especie de espacio que se encontraba entre el mango del arma y la hoja.

Jefe de pelotón: Fuego!

Ymir: Je.

Y cuando todos abren fuego, a Ymir solo le basta dar un solo tajo de su arma para que un montón de ráfagas de viento cortante en forma de X salieran de dicho tajo, cortando las balas y así mismo, varios marines que se encontraba en el lugar.

Ymir: ¿Qué? ¿no pudieron con un simple corte?

Jefe de pelotón: Tsk… ¡marines restantes, disparen!

Los marines que no recibieron mayor daño se disponen a disparar a Ymir, quien decide protegerse usando su haki de armadura. La enorme mujer cambia de dial, poniendo un dial de impacto, y tras cambiar los posición de su arma; esta la entierra en el suelo, causando que todo lo que se encontrara frente a Ymir se levantará desde los cimientos debido al poder del dial de impacto.

Mientras todos los cuerpos y escombros caían del cielo, Ymir se quitaba un poco de suciedad que se encontraba en su hombro para después cambiar la modalidad de su espadón al de un hacha, para luego hacerla más pequeña y guardarla.

Ymir: Bueno, creo que ya puedo irme tranquilamente…

Alarico: ¡Ymir!

Ymir: Ay no…

Tras escuchar el fuerte frito de Alarico, Ymir pone una cara de fastidio ante la situación. Realmente se encontraba harta de pelear y quería irse de ese lugar ya mismo, así que hace lo que mejor se le viene a la mente…

¡Correr!

Alarico: ¡No escapes traidora!

Ymir: ¡Nos vemos luego vicealmirante Pumba!

Alarico: ¡Te dije que no me llamarás así!

El vicealmirante mink se enoja bastante ante dicho apodo, haciendo que de su enojo empieze a brotar vapor de su nariz.

Ymir: Ok, no debí hacer eso.

Ymir busca entre su cinturón de diales y agarra un dial de nubes, al presionarlo hace que se genere un enorme muro de nubes entre ella y Alarico, lo que le facilita el hecho de escapar…

Ymir: Bien.

Pero cuando se da media vuelta, logra ver que hay un nuevo grupo de marines llegando al lugar.

Ymir: Mal. Realmente no tengo tiempo para esto, así que lo haré lo más rápido posible ¡Soru!

Usando soru, Ymir pasa rápidamente a través de todos los marines que se encontraban frente a ella. Ymir no se anda con rodeos y empieza esquivar y a golpear a todos los marines que se encuentren frente a ella y quieran detenerla, llegando al punto que muchos ya no se quieren acercar.

Marine: ¡Corran! ¡Es impacto de guerra!

Ymir: Jeje, realmente son patéticos.

Ymir salta el muro de Sigifort y cae de pie justo del otro lado, solo se queda unos segundos limpiando sus manos y se dispone a caminar cuando…

Samba: ¡Cuidado abajo!

Ymir: ¿¡Pero qué carajos!?

Samba cae justo encima de Ymir, frustrando los planes de escape de la peliblanca.


Capítulo 9: Tienes sangre ahí

Ymir: ¡¿Quién eres y qué se supone que haces?!

Samba: Perdona chica, pero no querrías que una mujer tan mona como la menda aterrizase en el suelo.

Ymir: ¡¿Y era mejor encima de mí?!

Samba: Yo que tú empezaría a correr, cielo, esos tipos parecen muuuuuuy enfadados.

Marine: ¡Que no escapen!

Ymir: ¡Mierda!

Samba: ¡Venga, arre!

Impacto de Guerra veía cómo los marines se acercaban a la puerta, echando inmediatamente a correr hacia la ciudad que había al lado, terminando en un callejón dando esquinazo a los que le perseguían, tras asegurarse de que no había nadie alrededor, la mujer salió del escondrijo, mirando a ambos lados.

Ymir: Uf... por fin, parece que ya no hay moros en la costa.

Samba: ¡Cómo corres, cielo, ha sido increíble!

Ymir: ¡Y tú haz el favor de bajar de ahí!

La ex-marine trató de agarrar a la mujer aferrada a su espalda, pero esta fue lo suficientemente rápida como para pegar un salto aterrizando delante de quién le había sacado corriendo de los marines.

Ymir: Tsch.

Samba: Oye tampoco te enfades, ¡me llamo Samba, un placer, guapa!

Ymir: Ymir, mira, prefiero evitar problemas, así que...

Samba: ¡Sí, sí, oye necesito que me respondas a algo...!

Ymir: Ni siquiera tiene la decencia de escuchar...

Samba: Estoy buscando a una persona por esta isla...

La morena llevaba un cartel de "Se Busca" plegado dentro de su sombrero de paja, sacándolo rápidamente para enseñárselo a su compañera.

Teresa Wanted.png

Las dos mujeres comenzaron a caminar por los callejones de la ciudad con cuidado de no encontrarse con nadie mientras hablaban sobre el cartel que Capoeira había mostrado.

Ymir: Se parece sospechosamente a ti.

Samba: ¡Claro, es mi hermanita!

Ymir: ¿Y por qué debería yo de saber dónde está?

Samba: Anda, yo creía que eras de por aquí y que te habías dejado capturar para llegar aquí.

Ymir: ¿Y por qué me dejaría capturar?

Samba: Y yo que sé, igual te mola el sado.

Ymir: *Suspiro* No, no la he visto y no sé quién es.

Samba: Vaya por Dios, ¿crees que si pregunto en ese bar sabrán dónde está?

La morena señalaba a un establecimiento no demasiado acogedor en un callejón de la ciudad, no tenía ventanas y estaba bajando una escalera.

Ymir: No creo que debieras, seguimos estando buscad...

Samba: ¡Ahora vuelvo!

Sin dejar terminar a su compañera, la mujer bajó rápidamente las escaleras entrando al negocio.

Ymir: ¿Por qué sigo con ella?, debería de irme y dejarla que la arresten.

Pero unas palabras que salían del lugar en voz baja pero suficiente como para que la ex-marine las escuchara hicieron que se quedase a esperar y oír.

Hombre: ¡Por favor, te digo que no la conozco de nada!

Samba: ¡Biiiip, respuesta incorrecta!

Hombre: ¡No, por favor!

Mujer: ¡Oh Dios santo!

Un solido de algo cayendo al suelo resonó llamando la atención de Ymir, quién podía imaginarse lo que sucedía dentro.

Samba: ¡Tú!, ¿la has visto?

Mujer: *Sollozando* ¡No, por favor, no me mates!

Samba: ¡Biiiip, respuesta incorrecta!

Mujer: ¡Pero espera, sé dónde pueden ayudarte!

Samba: ¡Huy, respuesta correcta por fin!

Mujer: ¡Al otro lado de la isla, Kingsgutt, es una zona peligrosa, seguro que pueden ayudarte, ahí hay también criminales!

Samba: ¡Oh, muchas gracias cariño, has sido muy...! Espera un momento, ¿me has llamado criminal?

Mujer: ¡N... no... solo decía...!

Samba: ¡Respuesta incorrecta!

Mujer: ¡No, por favor!

Un silencio sepulcral invadió la escena tras sonar otro objeto de tamaño considerable cayendo al suelo, a Ymir se le helaba la sangre por una parte, pero por otra, se encontraba realmente emocionada por su nueva e inesperada aliada.

Capoeira salió del bar esbozando una gran sonrisa, para encontrarse con Ymir apoyada en una pared del callejón observándola también sonriente.

Samba: ¡Me has esperado, qué mona!

Ymir: Puede que nos acabemos llevando bien, por cierto, tienes un poco de sangre en la cara y la espada.

Samba: ¡Ay, perdona, qué despiste, no sería conveniente que me viesen así por la calle!

Las dos compañeras reemprendieron su marcha

Ymir: Entonces imagino que Kingsgutt es el próximo destino.

Samba: ¡Sí!, pero vete a saber dónde está, ¿me vas a acompañar?

Ymir: Tampoco tengo mucho más que hac...

???: Tsch, maldita isla, lo que me ha costado conseguir un mapa...

Un hombre de alta estatura y pelo y ropajes rojos cruzaba por la calle mientras observaba un mapa de lo que parecía ser Isla Lock, ignorante de cómo las dos mujeres de pelo albino le observaban.

Zanxus: Kingsgutt... Kingsgutt... anda que has elegido buen lugar, Tiky, serás imbécil...

Samba: ¡Qué chico tan mono!

Ymir: No lo discuto.

Samba: Hemos encontrado un maravilloso guía...


Capítulo 10: Padre, he pecado

Lejos de todo el caos de la isla, un monje leía un libro sentado en el banco que había fuera una colina levantando la cabeza hacia el cielo al notar un escalofrío.

Monje: se avecina tormenta...quizás sea mejor que entre a dentro...

Pero al estar más atento, escuchó unos gritos que se aproximaban, soldados.

Marines: ¡el criminal debe de estar cerca, encontradle!

El monje suspiró, seria mejor terminar pronto y seguir con su lectura. Se acercó al borde de la colina, a la vista de los hombres armados.

Jefe marine: ¡Rennu Zigliara, quedas detenido por cincuenta asesinatos, trenta abusos sexuales, setenta actos de blasfemia en lugares sagrados, piratería, pertenencia en organización criminal...!

Rennu: todo hombre tiene sus pecadillos.

Jefe marine: ¡...y por homicidio del príncipe Agapetus de Aiaccia!

Rennu: algunos lo han intentado, yo lo he conseguido. Los caprichos de Dios no pueden ser entendidos por sus hijos con rabia.

Jefe marine: ¡no nos vengas con monsergas! ¡Soldados, apuntad!

Rennu: no quería luchar, pero no seré menos que los demás...

El joven monje se arrodilló, poniéndose a resar.

Rennu: ...

Marine: capitán, ¿qué hacemos?

Jefe marine: se cree que rezando tendremos piedad... ¡disparad!

Justo cuando iban a disparar, una aura blanca salió de Rennu, que seguía murmurando, formándose en el aire una gran aparición translúcida con forma de señor mayor.

Rennu: Kami Tasukete: Nailing Jesus Hammer

La aparición empuñó un martillo gigante, golpeando a la mitad del grupo enemigo y mandandolos a volar y dejando a la otra mitad paralizados.

Marine: p-pero... ¿qué demonios es eso?

Rennu: demonios no...Dios. Kami Tasukete: Killing Jesus Cross

Esta vez con una cruz gigante de acero, la aparición hizo un corte al medio de los soldados. Los que no murieron desangrados cayeron en la grieta profunda que el corto había hecho, quedando el capitán del escuadrón solo, con su espada en la mano sin atreverse a hacer nada.

Jefe marine: e-esto...es im-imposible...

Rennu: nada es imposible si Dios está en medio.

El monje se sacó una daga de dentro de su mantel y lo lanzó al marine, acertándole al corazón y cayendo muerto.

Rennu: ...amén.

  • [Rennu Zigliara Monje Criminal, recompensa de 270 millones de belies.]

Rennu: hmm...voy a descansar un poco.

El criminal recogió la daga, se fue hacia el banco, cogió su libro y entró en la capilla. No era muy grande, pero al estar vacía lo aparentaba. Había algunos bancos y un altar.

???: bienvenido hermano, bienvenido a mi humilde capilla.

Detrás de una columna había salido un cura, de cara amable y comprensiva. Le invitó a pasar y a sentarse.

Cura: me llamo Albiluciani, soy el capellán de la capilla de la Isla Lock. Eres un monje peregrino?

Rennu: padre... he pecado.

Albiluciani: oh... tranquilo hermano, ven al confesionario.

Los dos religiosos fueron al confesionario, con el mayor dentro y el joven a fuera, arrodillado.

Albiluciani: tu dirás.

Rennu: verá... nací hace 27 años en el South Blue, en el seno de una família numerosa…soy el tercero de trece hermanos, todos varones. Como mis padres no sabían que hacer con tantos hijos, nos mandaron a la calle para sobrevivir, que cada uno se espabilara como pudiese...he tenido que robar muchas veces, pelear por mi vida y he estado a punto de morir innumerables veces...a los once años una monja me sacó de la calle y me llevó a su convento. Allí estuve tres años estudiando para ser religioso y así poder agradecer a Dios por ser piadoso conmigo. Viendo mi talento, me llevaron hasta Aiaccia, donde tuve la suerte de seguir estudiando durante muchos años, hasta que...

Rennu hizo un silencio largo, sin saber si continuar su historia, con lo que el capellán le animó.

Albiluciani: por favor, sigue hermano.

Rennu: ...cometí adulterio...

El joven se secó una lágrima que le estaba cayendo con los dedos.

Albiluciani: oh...tranquilo hermano, ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris et filii et spiritus sancti.

Rennu: y esto...ya que estoy, perdóname de más pecados...

El monje rubio sacó un revólver de dentro de su mantel, apuntando a la cabeza del capellán, paralizado del miedo.

Albiluciani: ¡¡...!!

Rennu: soy Rennu Zigliara, de la família Zigliara, ¿me conoces?

Albiluciani: ¡e-el Monje Criminal...!

Rennu: exacto.

Aunque el disparo resonó en toda la capilla, no había nadie cerca para oírlo. Rennu guardó el arma y suspiró.

Rennu: aahh...ojalá venga alguien de los demás que escaparon conmigo, parecían buena gente.

Capítulo 11: Alianzas y perdidas

—¡Retrocedan, retrocedan! -les advirtió uno de los trabajadores de la estación de tren de Isla Lock. Había una gran masa de gente acumulada, algunos enfadados y enfrentándose a los empleados, mientras que otras personas estaban en el suelo llorando

—¿Es alguno de estos? -un marine le mostró varios carteles de recompensa.

—Sí... es ese, el rubio. Le vi entrar al tren leyendo un libro, después de eso... nos enteramos de que había descarrilado. -le informó abatido el agente ferroviario

—Tch, ¿han cerrado las vías? Que asco -pensó disgustado Zanxus observando un tablón que informaba sobre el suceso- al parecer la ruta superior aún está abierta, pero eso me dejaría en el parque de atracciones, demasiado cerca de los marines... Debo de pensar otra cosa -rumió observando su mapa

—¡Cariñoooo! -Samba saltó y abrazó a Zanxus por detrás- ¡Cuánto tiempo sin vernos! ¿Me acompañas a casa? ¡Este accidente me dio mucho miedo!

Zanxus, sorprendido por la situación y sin entender quién era esa persona, sacó lentamente una carta de debajo de su manga, dispuesto a asesinar a la chica por esa afrenta.

—Cariño, piensa bien en lo que haces, hay muchos soldaditos de blanco por aquí, ¿seguro que te gustaría llamar la atención? -le susurró al oído Samba

—Me gustan tus agallas, pero me infravaloraste si pensaste que la presencia de unos soldados de poca monta bastaría para que tu cabeza siguiera entre tus hombros. -le amenazó sonriendo Zanxus

—Oooh cielo, ya sabía que esos cachorritos asustados no serían suficiente para contenerte, pero me temo que el papi está entre ellos -dijo señalando a Alarico, el cual estaba participando en el interrogatorio a los trabajadores de la estación

El rostro de Zanxus adoptó una expresión seria y se mantuvo en silencio durante unos segundos, para después sonreír arrogantemente de nuevo —¿Y que planes tienes para nuestra cita, cielo? -le preguntó As de Corazones con clara mofa en sus palabras

—Ir de compras con una amiga -respondió Samba guiñándole un ojo

Alarico en cambio se había alejado ligeramente del lugar, cuando vio que no había nadie alrededor suyo sacó un Den Den Mushi y llamó —Contraalmirante Bestla. -habló Alarico

—Buenas vice-almirante -saludó Bestla de vuelta atendiendo a la llamada- ¿Descubrió algo?

—El causante del descarrilamiento ha sido el Monje Criminal, tal y como pensábamos, el pelotón que envié dijo haberle visto cerca de la capilla, sin embargo no han vuelto a contactar, así que me temo lo peor... -comentó angustiado el jabalí

—¿Desea que vaya a por él? -le preguntó Bestla

—Sí, yo iré a por Ymir. Pero esto no es lo único de lo que debemos preocuparnos -añadió Alarico

—Diga -contestó Bestla

—Según los empleados, el monje entró al tren media hora antes de que se comenzase la fuga. -explicó Alarico con un tono preocupado

—¿Fue el primero en escapar? Eso es imposible, nadie notificó su ausencia. -respondió algo perpleja Bestla

—Estoy comenzando a pensar que Ymir no fue quién filtró tu ruta de navegación. -dijo Alarico

—¿Estás sugiriendo que tenemos un topo entre nuestras filas? -preguntó Bestla

—Así es. Usted fue brutalmente atacada durante el abordaje, por lo que estoy seguro de que no eres la culpable. Es más, actualmente es la única en que confío, tenga cuidado a la hora de contactar al resto de oficiales de la isla, cambio y corto -finalizó Alarico

—Entendido señor... Cambio y corto- colgó Bestla con algo de culpabilidad por el trato que había hecho con Vermilion

Voorhes también se hallaba entre la masa de gente al frente de la estación. —Que catástrofe más terrible, una auténtica desgracia -se lamento Voorhes con un tono de voz totalmente tranquilo- supongo que tendré que crear mi propia ruta si quiero llegar a Kingsgutt.

El asesino se retiró de la marabunta de personas para entrar en una tienda de armas

—¡Buenas caballero! ¿Buscando protegerte o provocar más daño? -le recibió el comerciante.

—¿Teneis balas de cañon? ¿Cual es la más potente? -preguntó Voorhes

—¡¡Ya sé lo que buscas!! -exclamó el vendedor señalándole con el dedo- ¡¡Tu buscas la Froppy Ball 4000!! ¡¡La bala de cañón más potente del mercado, capaz de tumbar a un barco de un solo disparo!!

—Puede ser, ¿cuánto cuesta? -dijo Voorhes sacando un pequeño cuaderno y un lápiz.

—¡¡30.000.000 de berries!! ¡¡Es un poco caro, lo sé, pero la calidad vale la pena!!

Voorhes estaba llorando mientras anotaba el precio y la dirección del establecimiento

—¡¿SEÑOR... O SEÑORA, SE ENCUENTRA BIEN!? -exclamó preocupado el comerciante

—Sniff...Sniff... Le prometo que le pagaré en cuanto pueda, se lo juro, no deseo destruir su trabajo honrado -Voorhes agarró la Froppy Ball 4000 y corrió fuera de la tienda, inmensamente triste por haber perjudicado a la clase obrera trabajadora

En cuanto el asesino entró en una área más abierta y en la que no hubiera gente a su alrededor alzó la bala de cañón —Pinball - y la estrelló contra el suelo, creando una potente explosión que lo mandó volando, llegando incluso a rozar las nubes en su punto más álgido- calculo que caeré directo en Kingsgutt.

Pero Voorhes no contaba con la fuerte tormenta que azotaba la isla, le cayeron varios relámpagos en la cabeza (Aunque esto no pareció molestarle lo más mínimo) y las fuertes corrientes de viento le zarandearon de un lado a otro, lo que provocó que se le cayeran del abrigo varias armas que tenía guardadas y que su trayectoria se viese alterada, al parecer ya no iba a aterrizar en Kingsgutt...

—Aahh...ojalá venga alguien de los demás que escaparon conmigo, parecían buena gente. -suspiró Rennu observando un periódico que anunciaba tanto el incidente del ferrocarril como el escape de los prisioneros.

Voorhes cayó en picado sobre la capilla, destruyéndola totalmente.

Rennu escuchó el estruendo y giró la cabeza lentamente, aunque sabía lo sucedido no quería asimilarlo, finalmente se dio la vuelta y vio toda la capilla reducida a ruinas y escombros.

—¡¡POR LA GLORIA DEL TODOPODEROSO!! -gritó Rennu sobresaltado

Voorhes se alzó de entre las rocas, con trozos de madera clavados en su cuerpo y que le atravesaban la cabeza de lado a lado —Oh dios mío... ¿Qué he hecho?... he destruido una propiedad privada... elaborada con su esfuerzo y sudor...

Rennu se quedó mirando a Voorhes, reconociéndole de las imágenes proporcionadas por el periódico como uno de los criminales fugados. —Parece que el omnipotente escuchó mis plegarias y me trajo a uno de sus acólitos para calmar mi turbio y pecaminoso corazón -dijo el monje acercándose al Slasher- ¿Qué te trae a esta capilla, hermano?

—Oh, ¿esto era una capilla? -preguntó Voorhes- entonces no siento pena alguna, detesto las jerarquías -dijo abandonando la zona

—Hermano, yo no pertenezco a esta comunidad, soy un mero sirviente errante del divino, todos somos iguales ante sus cálidos ojos. -trató de detenerle Rennu

—¿Escuché... "Igualdad"? Eso me gusta. -se detuvo Voorhes- pero me temo que ando corto de tiempo, mis disculpas y que Dios le acompañe -añadió volviendo a su caminata

—¿A dónde va? Creo que El Magnánimo ha hecho que nos encontremos por una razón, podría ayudarle en su tarea.

—Me gustaría llegar a Kingsgutt -le explicó Voorhes- Gracias pero no requiero de su ayuda, me encuentro prácticamente al lado.

—Pero el camino es largo y arduo, bandidos podrían atacarle y destruir así los planes de la divinidad. ¡Que desgracia sería eso! -insistió Rennu, apoyándose en el hombro de Voorhes.

—No se preocupe por mí. -contestó Voorhes negándole el hombro

—Si su fe en su viaje es tan grande, no se lo negaré. Que Dios le guie en su llegada... -Rennu sacó una daga- al cielo...

Con un rápido movimiento le apuñaló el pecho, directo al corazón, Voorhes se desplomó de espaldas, totalmente muerto.

—Gracias Dios por permitirme purificar a otro pecador, le he librado de este mundo terrenal y cruel, la vida es un valle de sufrimiento -dijo Rennu con los ojos cerrados y los dedos cruzados.

—Siempre me pilla desprevenido -comentó Voorhes poniéndose de pie y retirando la daga de su pecho

—¿Eh? -musitó extrañado Rennu al ver como su victima recién asesinada se estaba marchando de nuevo.

—¿Podré aguantar el hambre hasta llegar a Kingsgutt? No quiero acabar haciendo una matanza de civiles. -comentó para si mismo Voorhes

Rennu seguía algo confuso, pero sin tampoco darle demasiadas vueltas al asunto agarró su pistola y disparó a la cabeza del Slasher que recibió el ataque sin inmutarse.

—¿Quizá es un logia? -pensó Rennu- no, no tiene pinta, ¿entonces cómo sigue vivo?

—Contén la sed de sangre, Voorhes, mantén tus pensamientos ocupados, cuenta derechos de los trabajadores -dijo Voorhes en voz baja, intentando calmar sus ganas de matar- ...Derecho al trabajo y a la libre elección de profesión u oficio, derecho a la libre sindicación, derecho a...

Una aparición que emergió del cuerpo de Rennu le asestó un fuerte martillazo en la cabeza a Voorhes, hundiéndolo en el suelo.

—¿Ya? -preguntó algo inquieto Rennu al ver el cadaver de su victima

Pero de nuevo se levantó e ignoró a Rennu.

—Caballero, no me importa que me esté tratando de matar, pero no es el momento, así que por favor déjeme irme -le pidió amablemente Voorhes.

—Discúlpeme hermano, pero solo trato de salvarle del fuego eterno. ¿Podría por favor morir de una vez? -le sugirió Rennu. La aparición le asestó un fuerte corte en la cabeza a Voorhes, decapitándolo y haciendo que su cráneo rodase por el suelo junto a su capucha- Ahora sí que ya no hay forma que-

La cabeza de Voorhes flotó por los aires y se recolocó en el cuello de su usuario —Que tenga un buen día -se dio media vuelta y continuó andando

—No puedo matarlo... -susurró Rennu cayendo al suelo- ya veo... El poderoso me ofreció un acompañante, alguien capaz de sobrevivir a mis instintos impuros... ¡Claramente la Santidad tiene algo reservado para él! ... o ella... con tanta ropa cuesta distinguir su voz. -el monje se colocó delante de Voorhes

—¿Otra vez? Ya le dije que no tengo tiempo, no quiero hacer daño fuera de mi trabajo, por favor apártese. -insistió Voorhes

—¡¡No vengo a hacerle daño, vengo a ponerme a su fiel servicio, he cambiado!! Me he dado cuenta de que tú eres.... ¡¡EL MESÍAS!! -exclamó con estrellas en los ojos.

—No me vuelvas a llamar así, no soy superior a nadie -contestó Voorhes sin detener su avance

—¡De acuerdo! entonces serás, emm... ¡El salvador! ¡Suena más igualitario, a que sí! -corrigió Zigliara

—No me gusta, pero es mejor que el anterior. -cedió Voorhes ante la testarudez de su acompañante

—Además, si voy con él tendré más posibilidades de cumplir lo que ese hombre me pidió... -pensó Rennu esbozando una siniestra sonrisa.

Mientras tanto, cerca de Ciudad Keyes, ya en campo abierto...

—¡¡¡MMMPPHHHHMHMH!!! -gruñó Teehes contenido por su bozal, claramente se le podía ver aterrado mientras huía del huracán, el cual parecía ir directamente a por él.

—¡¡No se detenga héroe, cada uno de nuestros pasos están imbuidos en J U S T I C I A, no vamos a caer por eso!! -exclamó Taisen

—¡Incluso con un huracán persiguiéndonos no se ha despegado de mí! -pensó Cartoon viendo a Taisen detrás de su cogote.

—Hm, a lo mejor me lo estoy imaginando, pero parece que el mundo conspire contra ese cerdo, dicen que un rayo no da dos veces en el mismo lugar, pero a él casi le caen ocho en la cabeza -pensó Simone- debería de alejarme de ellos...

Teehes se acabó tropezando, llenándose la cara de barro —¡¡¡MMMMMMMMPHHHHHHHH!! -gruñó repleto de ira y comenzó a arrancar las flores que estaban en el suelo en un estallido de furia.

—Mamá... ¿Esas no son las flores que le pusimos a papa...? -lloró un niño al ver la escena desde la ventana de su casa, a salvo del huracán.

—No sé porqué... pero tengo un terrible, terrible presentimiento... -pensó Teehes levantándose del suelo y alzando su mirada al cielo...- ¡¡MPHMHHHHHHHHHHHH!!

Una enorme cantidad de armas cayeron desde las nubes hacía ellos, era el armamento que Voorhes había perdido durante su viaje aéreo

Un grueso machete cayó en frente del pie de Cartoon, un paso más y se hubiera quedado cojo —¡¡WAAAAAAAAAAAAAHHHH!! -se alarmó el pirata, que se volvió 2D por instinto.

Taisen a partir de lo sucedido con Cartoon levantó su cabeza y pudo ver a varias katanas desenvainadas yendo hacía él. —¡¡Red Stakes!! -colocando sus palmas hacía las espadas generó una masa de fuego que manipuló hasta que tomó la forma de múltiples lanzas, que desviaron las espadas.

Simone saltó de un lado a otro con gran precisión, esquivando una y otra vez una considerable cantidad de mandobles —Tch, ¿Qué le pasa al clima hoy? Primero un huracán y ahora una lluvia de armas, ¿Por qué no puede ser un bonito e inofensivo día soleado? -pensó la Desarmada

Entre los cuatro combatientes cayó una gran esfera azulada, la cual se quebró al chocar con el suelo y liberó una inmensa cantidad de gas que se extendió a enorme velocidad.

—¡Mier- -Simone era la que más cerca se hallaba del lugar de impacto, sin tener apenas tiempo a reaccionar acabó inhalado un poco. Dio unos cuantos tumbos hasta finalmente caer dormida.

—mimimimi... -Teehes también fue afectado por el gas, quedando adormilado.

Los únicos que lograron zafarse de los narcóticos efectos de la bomba fueron Cartoon y Taisen, el primero por seguir adherido al suelo y el segundo por el hecho de portar un casco.

Un carruaje que pasaba por ahí redujo su velocidad ligeramente al ver la situación

—¡¡Oye, no pares o el huracán nos va a pillar!! -le llamó la atención una de las personas que se hallaban en el vehículo

—Mira esa niebla azulada, parece que cualquiera que entre se duerme -analizó el conductor observando a Teehees y a Simone dormidos.

—¿¡Y eso qué!? -le rebatió el otro

—Mira a la mujer -comentó el conductor

El otro individuo le hizo caso, tras observarla sus ojos se abrieron como platos —Ha vuelto... ¿Qué deberíamos hacer?

—Súbela. Nos volvemos a Kingsgutt. -sentenció el conductor

—¿¡A Kingsgutt!? ¡¡Pero si hemos salido de ahí!! ¿¡Vamos a volver!? -se sobresaltó el conductor

—¡Haz lo que te digo! ¡¡Ella es más importante y lo sabes!! -se molestó el otro

El misterioso individuo se tapo la boca y nariz con una bufanda y avanzó hasta Simone, la cogió en brazos y comenzó a llevársela al carro.

—¡¡No en mi turno!! -gritó Taisen- ¡¡Incluso aunque la Desarmada sea una villana, debo salvarla!

—¡¡La acabas de llamar villana!! ¿¡Que motivo puedes tener para salvarla!? -le preguntó el conductor desde el carruaje

—Porque eso es lo que los héroes hacen -explicó Taisen apuntando con ambas manos a los secuestradores- ¡¡Red Cannon: Extended style!! -de sus palmas salieron dos llamaradas, las cuales controló con su Fruta del Diablo para aumentar su tamaño.

Sin embargo la intensa lluvia extinguió el fuego antes de que alcanzase a sus enemigos. Los secuestradores lograron colocar a Simone en el vehículo.

—¡¡Avanza, avanza!! -exclamo uno de ellos nervioso viendo a Taisen correr hacía ellos

El superhéroe pasó al lado de Teehes, que seguía dormido, nada más hacerlo, un rayo cayó en el lugar donde se encontraban, electrocutando tanto a Taisen como al Pochoko.

—Agh... -se quejó Taisen repleto de humo- ¡¡COMO SI ESTO ME FUERA A DETENER!! -Incluso tras recibir un relámpago siguió corriendo

—¿De que está hecho ese tío? -se preguntó Cartoon observando la escena

—¡¡Nos va a pillar!! -gritó el coconductor

Pero el fuerte huracán arrancó de cuajo uno de los arboles del suelo, el cual impulsado por el viento colisionó con Taisen y a Teehes... permitiendo al carruaje escapar con Simone.

—¡¡MALDICIÓN!! -gritó enfurecido Taisen caminando en contra del potente viento que le empujaba atrás.

Capítulo 12: Lo que el viento quiso llevarse

Taisen: ¡¡Me mareo!!

Taisen y Teehees, empujados por el árbol caído, son finalmente absorbidos por el huracán, dando docenas vueltas a su alrededor que, aunque Teehees no las nota al estar inconsciente, hacen que Taisen acabe con sus ojos en forma de espiral, para luego acabar siendo lanzado por los aires en dirección al bosque que hay junto al sendero. Luego, el huracán siguió su camino hacia el este de la isla.

Cartoon: ¡...!

El viento causado por el huracán logra disipar el gas somnífero mientras Cartoon camina entre las armas repartidas por el suelo, absorbiéndolas al interior de su marco mientras se cubre la nariz y la boca con su capa por precaución. Más adelante, el de la Pared encuentra a Taisen, con la cabeza enterrada en el suelo y con el cuerpo rígido. Temiendo lo peor, Cartoon coloca dos dedos en su cuello para tomarle el pulso.

Cartoon: ¡OH, DIOS MÍO, ESTÁ MUERTO! Ah, no, no está muerto, ya le noto el pulso...

Aun así, ese ligero toque es suficiente para que el cuerpo del héroe se desplome sobre el suelo.

Cartoon: Solo está inconsciente.

Viendo al huracán alejarse, Cartoon por fin tiene un momento para analizar la situación actual.

Cartoon: Vale... Puedo dejar a este peso muerto aquí y seguir moviéndome por esta isla con mi disfraz o llevármelo conmigo y usarlo de escudo...

Pero cuando Cartoon intenta levantar al musculoso héroe con armadura, su cara se pone azul intentando levantar su peso, por lo que acaba dejándolo caer.

Cartoon: ¡AGH, pesas mucho, no pienso cargar contigo, ahí te quedas!

Pero al darse la vuelta, Cartoon se encuentra con un grupo de hombres armados recogiendo las armas del suelo. Su líder es un hombre unas tres veces su tamaño.

Jefe bandido: ¿Huh?

Cartoon: Ay...

Bandido: ¡Eh, mirad, un tipo listo para ser saqueado y otro disfrazado de superhéroe de la Marine!

Bandido: ¿Qué hace un marine solo en este bosque? ¡Los bosques de Isla Lock son nuestro territorio, todo lo que entra pasa a pertenecernos!

El jefe de los bandidos desenvaina un sable contra Cartoon, aunque debido a su tamaño, lo sostiene más como si fuese un puñal.

Jefe bandido: No me gustan los marines, son muy cotillas.

Cartoon: ¡Pues mira tú por donde, yo no soy un marine, solo voy de incógnito...!

Jefe bandido: Tampoco me gustan los que se disfrazan de marines.

Cartoon: Vaya...

Dicho esto, el gran bandido levanta su espada e intenta partir a Cartoon en dos con ella, pero éste esquiva el corte agachándose para luego correr a cuatro patas al interior del bosque.

Cartoon: ¡Uyuyuyuyuyyyy!

Jefe bandido: ¡Quitadle la armadura al otro, seguro que sacamos un buen precio por ella!

Bandidos: ¡Sí, jefe!

Jefe bandido: Yo voy a por el marine disfrazado.

El bandido se abre paso por el bosque apartando los árboles en su camino con la mano, hasta llegar a un claro que llama su atención.

Jefe bandido: (¿Un claro? ¿Aquí...?)

Cartoon: ¡Eh, gordo!

Jefe bandido: ¿?

La voz de Cartoon se oye perfectamente al otro lado del claro, pero no hay rastro del prófugo.

Cartoon: ¡Eres tan gordo...!

Jefe bandido: ¡...!

Cartoon: ¡Que solo con dar una vuelta ya podrías completar la ruta del Grand Line!

Jefe bandido: ¡Tsk!

Enfurecido, el bandido corre al interior del claro siguiendo la voz de Cartoon.

Jefe bandido: ¡Tú tampoco tienes el aspecto de un hombre en forma, canijo!

Pero cuando entra al claro, el bandido no puede evitar fijarse en los árboles que hay como pintados en la tierra.

Cartoon: Didede... ¡Pop-Up!

De repente, los árboles pintados se convierten en reales, creciendo a gran velocidad del suelo golpeándole y empujándole con sus ramas hasta mandarle volando hacia arriba.

Jefe bandido: ¡Woaaaaaaah!

Y acto seguido, presa de la gravedad, el bandido cae de espaldas al suelo destruyendo tres de esos árboles, quedando aturdido por el golpe.

Jefe bandido: Ughhh...

Esto permite a Cartoon salir de su escondite tras otro árbol y subirse a la barriga de su adversario, apuntándole con dos pistolas sacadas del interior de su marco. Al darse cuenta de lo cerca que tiene las pistolas de su cara, el jefe bandido levanta las manos, soltando su sable.

Bandido: ¡Jefe!

Sus subordinados les alcanzan huyendo de las llamas del recién despertado Taisen, pero se detienen al verle acorralado por Cartoon, quien se ha quitado su disfraz de Sora para volver a usar su vestuario inicial.

Cartoon: ¡He ganado al más fuerte de vosotros y su vida me pertenece, así que a partir de ahora yo, Louis Cartoon el de la Pared, tomo el control sobre este grupo!

Bandido: ¡Sí, hombre!

Los bandidos apuntan a Cartoon con sus armas cuando Taisen aparece tras ellos muy enfadado.

Taisen: ¡Aquí estáis, ladronzuelos!

Cartoon: ¡Espera, espera, espera, ahora son mis subordinados y me ayudarán a salir de esta isla!

Taisen: ¡¿Es eso cierto, pillastres, colaboráis con ese hombre?!

Bandidos: ¡SÍ, SÍ, ÉL ES EL JEFE!

Taisen: Entonces vale.

De esta forma, el encontronazo entre Cartoon y Taisen con los bandidos terminó, sentándose todos juntos en el bosque para así poder reunir información.

Cartoon: ¡¿Cómo que la estación de tren marino está cerrada?!

Jefe bandido: Ha habido un accidente o algo parecido...

  • [Ursus el Sasquatch, jefe bandido de Isla Lock. Recompensa: Beli20.000.000.]

Cartoon: ¿Entonces cómo se sale de esta isla ahora?

Ursus: Puede que por barco desde Kingsgutt o desde el distrito de diversiones.

Taisen: ¿Te refieres al parque de atracciones? ¡Yo tengo que ir allí!

Ursus: El sendero que lleva al distrito de diversiones desde Ciudad Keyes es peligroso, está fuertemente vigilado por la Marine. Si queréis llegar allí será mejor que vayáis campo a través cruzando el río por Riversville.

Cartoon: ¿Por qué esa zona está tan vigilada?

Ursus: Porque por ahí se llega a las montañas, el motivo por el que la Marine tomó el control de esta isla.

Al norte de la isla se encuentra una sierra de montañas nevadas bajo las cuales hay una red de túneles por la que entran y salen varios carruajes de carga blindados con el símbolo de la Marine estampado, en dirección al este de la isla. A su vez, una vía de tren marino conecta la montaña con Seigifort, permitiendo el rápido transporte de lo que hay en su interior: piedra marina. En medio de las montañas se encuentra una mina de piedra marina muy fortificada y dirigida por uno de los oficiales de alto rango de Isla Lock, quien se encuentra ahora conversando con Bestla por den den mushi.

Bestla: ¡...y mientras esos nueve prófugos sigan sueltos por la isla, sus instalaciones verán su vigilancia duplicada, órdenes del vicealmirante Alarico!

???: Entendido.

Durante la conversación, el oficial a cargo de la mina va recibiendo copias de los carteles de recompensa de los prófugos, fumando un puro mientras los separa por su escritorio.

Bestla: Nos hemos movilizado ya contra Ymir y Rennu Zigliara, los demás siguen en paradero desconocido.

???: Mientras yo esté a cargo de estas instalaciones, ningún criminal podrá entrar aquí.

[Contraalmirante de la Marine Onishi.]

Bestla: Eso espero.

Gacha

Onishi: A ver...

Leyendo los nombres de cada criminal, Onishi procedió a comprobar sus crímenes.

Onishi: Asesinato de marines, Beli359.000.000, crimen organizado, Beli490.000.000, asesinato en serie, Beli270.000.000, hacer desaparecer una... ¿ciudad?

Desconcertado, Onishi descuelga su den den mushi y hace una llamada al cuartel general.

Onishi: Sí, hola, quisiera solicitar los antecedentes de Louis Cartoon, el de la pared, lo que tengo yo no lo acabo de comprender.

Interlocutor: Sí, un momento... ... ... Louis Cartoon entró en el punto de mira del gobierno cuando hizo desaparecer una ciudad entera. Usando sus poderes de fruta del diablo, convirtió todos los edificios en imágenes grabadas en el suelo y luego pidió un rescate al gobierno para devolverla a su estado original. Aunque tratamos de tenderle una trampa, Cartoon logró escapar con el dinero tras devolver la ciudad a su estado original, aunque al final logramos detenerle rastreando el dinero del rescate que se gastó.

Onishi mira el cartel de recompensa de Cartoon junto con los Beli206.000.000 que se ofrecen por él.

Onishi: Comprendo. Gracias.

Gacha

Onishi: Desplegad los PX-K.

Dada la orden, la puerta que conecta la mina con el pie de la montaña se abre, dejando salir un escuadrón de figuras corpulentas con casco de gladiador y un resplandeciente ojo rojo.

Onishi: Si alguien como Cartoon pone un pie en estas instalaciones, mi objetivo se irá al traste.

Mientras tanto, el carruaje en el que se encuentra la inconsciente Simone se ha visto obligado a cambiar su trayecto debido al huracán.

Pasajero: ¡¡Se dirige a la capilla, nos lo encontraremos de cara!!

Cochero: ¡No nos queda otra, a Riversville!

Y mientras el transporte cambia de dirección, Zigliara y Voorhes ven como el huracán se dirige hacia ellos.

Voorhes: ¡Esto no tiene buena pinta!

Zigliara: ¡Tranquilo, salvador!

El Monje Criminal se mantiene firme frente al huracán, invocando a su espíritu protector.

Zigliara: ¡No dejaré que nada profane este lugar sagrado!

Capítulo 13: Escuadrón Super Taisen

Voorhes observa el espíritu de Rennu en lugar de prestarle atención al huracán que se acerca hacia ellos.

-Voorhes: ¿Y eso? ¿es la manifestación de tu alma o algo por el estilo?

-Rennu: ¡Retroceda, salvador! ¡ese huracán trae una gran cantidad de objetos peligrosos capaz de perforar la piel humana!

-Voorhes: También trae un cerdo.

-Rennu: ¿Eh, como dice?

El asesino señala con su dedo al huracán, causando que Rennu lleve su mirada hacia el y logre ver a un cerdo humanoide dentro de este.

-Voorhes: Ah no, parece un hombre-cerdo, o cerdo-hombre. O persona-cerdo, o cerdo-persona...

-Rennu: Dios santo...¿Será que esta criatura del aberno vino a por mi?

Mientras el Monje Criminal observa aterrado a Teehees, el huracán comienza a atraer los restos de la capilla destruida por Voorhes, quien es perforado múltiples veces por algunos de dichos restos, cosa que le da absolutamente igual.

-Voorhes: ¿Puedes ordenarle a tu espíritu protector o lo que sea que nos salve del huracán?

-Rennu: Pero si tú fuiste bendecido con el don de la inmortalidad, ¿en qué te afecta?

-Voorhes: Podría arrastrarme hacia otra edificación y recibir demandas de parte de humildes trabajadores. Demandas merecidas al haber afectado su área de trabajo.

El monje permanece pensativo por unos segundos mientras observa el huracán, concretamente a Teehees, quien aún se halla inconsciente y dando múltiples vueltas.

-Rennu: Hmmm, a lo mejor el huracán sigue a aquel ser del aberno...

Tras haber llegado a esa deducción, la aparición translúcida generada por Rennu empuña un gran martillo para luego llevarlo hacia atrás.

-Rennu: ¡Por ende, si lo envío bien lejos, se llevará la desdicha consigo!

Acto seguido, el Pochoko es golpeado por el gran martillo de la aparición perteneciente al monje, siendo expulsado del huracán para luego salir volando a causa del golpe.

-Rennu: ¡Kami Tasukete: Nailing Jesus Hammer!

Tal y como el monje había deducido, el huracán cambia repentinamente su trayectoria para seguir a Teehees. Viendo esto, Rennu junta sus manos para hacer que la aparición translúcida desaparezca.

-Rennu: Por favor devuelve a ese ser al lugar del que proviene: el infierno. Amén.

A su vez, en el bosque a las afueras de la Ciudad Keyes...

-Cartoon: ¡Vale, pues a Riversville se ha dicho!

Cartoon apunta hacia delante mientras camina acompañado de Ursus, sus subordinados...

-Taisen: ¡Genial, nuestro equipo se hace cada vez más grande!

..y de Taisen, quien continúa siguiendo a Cartoon sin que este sepa porqué.

-Ursus(susurrando): ¿Y ese tipo quién es? ¿son compañeros?

-Cartoon(susurrando): Nahh, creo que me sigue porque le ayudé a escaparse hace un tiempo y quiere devolverme el favor. Si bien es un poco insoportable, es algo fuerte, así que puede serme útil para largarme de aquí.

-Taisen: ¡Correcto!

El Huracán Rojo aparece repentinamente entre Ursus y Cartoon, pegándole un susto a este último.

-Cartoon: ¡¿Estabas oyendo?! ¡¿Sabes lo que es el espacio personal?!

-Taisen: ¡No solo te ayudo porque tú me ayudaste primero, sino que también lo hago porque eres un compañero superhéroe!

-Cartoon: ¡Pero si ya ni siquiera tengo el disfraz! ¡además, tengo recompensa y todo!

-Taisen: Claro, porque eres de los que solo se disfrazan cuando van a realizar algún acto heróico, y esta debe ser tu identidad secreta. Y seguramente tienes recompensa porque eres un héroe incomprendido como yo.

-Cartoon: ¡Agh, no! Mira, me disfracé para huir de Seigifort y ya. Aunque sea super, no soy un héroe.

Al oír esto, Taisen se detiene, intrigando y a la vez alarmando a el de la Pared.

-Taisen: ¿Entonces eres un pirata normal?

-Cartoon: ..Eh, bu-bueno, podríamos decir que-

Louis se detiene al ver como Taisen extiende su palma hacia el, retrocediendo asustado al saber lo que es capaz de hacer con sus palmas.

-Taisen: ¿? ¿Qué haces?

-Cartoon: ¡¿QUÉ HACES TÚ?!

-Taisen: Intentaba darte la mano. Eres de los pocos criminales que lograron agradarme.

-Cartoon: ...Oh, pues...¿gracias?

Cartoon acaba estrechándole su mano al Huracán Rojo mientras el resto de bandidos les observan.

-Ursus: Si ya acabaron con el romance, déjenme hacerles una pregunta.

Mientras habla, Ursus señala con su pulgar al río que tienen delante.

-Ursus: ¿Cómo piensan cruzar el río? Tengo entendido que ambos comieron una de esas frutas del diablo.

-Taisen: ¡OH, YO SÉ! ¡YO, YO!

Taisen levanta rápidamente la mano como si estuviese en la escuela, incomodando nuevamente a los presentes.

-Taisen: ¡Hay que hacer una balsa! Tenemos árboles de sobra a nuestro alrededor.

-Cartoon: ...Eh, eso no suena mal. Al fin haces algo más que dar cringe.

El de la Pared se acerca a uno de los árboles mientras saca sus dos sables. A su vez, el Huracán Rojo también se acerca hacia otro de los muchos árboles, intrigando a Cartoon.

-Cartoon: ¿Qué piensas hacer? ¿vas a lanzarles fuego?

-Taisen: Sí.

-Cartoon: ...¿Eh, cómo?

Taisen alza uno de sus brazos para generar una llamarada, acto seguido utiliza su habilidad para "moldear" las llamas, dándoles la forma de un disco.

-Taisen: ¡Hienzan!

Posteriormente, el pirata lanza su disco de fuego hacia un grupo de árboles, logrando cortarlos fácilmente.

-Cartoon: Oooh...

Después de hacer esto, Taisen saca un pequeño papel de su bolsillo en el cual tiene anotados los nombres de sus técnicas.

-Taisen: ¿Se llamaba así verdad..? Seh.

Cartoon tampoco se queda atrás y logra cortar varios árboles haciendo uso de sus dos sables, soltando un suspiro tras hacerlo al haber quedado algo cansado.

-Cartoon: *suspiro* Creo que con esto es más que suficiente.

Minutos después, el dúo de piratas logra construir una pequeña balsa con ayuda de Ursus y el resto de bandidos.

-Taisen: ¡Y ya está lista para navegar!

Después de arrastrar la balsa hacia el río, Cartoon y Taisen se suben a esta mientras que los bandidos permanecen en tierra.

-Cartoon: ¿Eh? ¿no nos acompañan?

-Ursus: No, tenemos que vigilar nuestro territorio.

-Bandido: ¡A ver si uno de los criminales que venía con ustedes intenta robarnos el lugar!

-Taisen: Yo creí que eran parte del Escuadrón Super Taisen...

-Cartoon: ¿Cuándo lo bautizaste? ¡¿Y porqué tiene tu nombre?!

Y mientras el dúo de piratas comienza a remar rumbo hacia Riversville, el conductor del carruaje que lleva a Simone comienza a actuar de manera extraña, alarmando a su acompañante.

-Hombre: ¡¿Pero qué haces?! ¡¿es que quieres matarnos?!

-Hombre 2: ¡N-no sé que le pasa a mis manos! ¡no-no soy capaz de controlar el carruaje..!

El dúo observa como el carruaje se acerca velozmente hacia un gran árbol. Viendo esto, el coconductor decide saltar del carruaje al creer que su compañero simplemente enloqueció al dirigirse hacia un árbol a esa velocidad.

-Hombre 2: ¡E-eh, n-no me dejes y ayúdame!

Finalmente, el carruaje acaba estrellándose con el gran árbol, haciéndose pedazos.

-Hombre: *jadeo* ¿P-pero qué le habrá pasado..?

Si bien el hombre no comprende la situación, comienza a hacerse una idea en cuanto ve a una figura femenina caminando hacia el, abriendo sus ojos alarmado.

-Hombre: ¡T-T-TÚ...DESPERTASTE!

No muy lejos de el se hallaba Simone, quien tras despertar utilizó su habilidad para estrellar el carruaje.

-Simone: Qué astuto, saltaste a último momento. A saber que le habrá pasado a tu amigo como para optar por suicidarse de esa forma.

-Hombre: ¡A-a mi no me engañas, tú tuviste algo que ver!

Al oír esto, La Desarmada ríe mientras finge no tener idea de lo que está oyendo, adoptando un tono sarcástico lo suficientemente obvio como para que el hombre lo note.

-Simone: ¿Yo? ¿cómo podría haber hecho algo? Te recuerdo que tu amigo era el que estaba conduciendo.

Viendo como la asesina se acerca, el hombre decide sacar un cuchillo, apuntando a Simone con este.

-Hombre: ¡A-atrás!

-Simone: Ohh, veo que tú también estás algo desesperado..

-Hombre: ¿E-eh..?

El hombre observa confuso y atemorizado a su cuchillo acercándose lentamente hacia su cuello.

-Simone: ¿Prefieres acabar tú mismo con tu vida antes de tener que enfrentarte a mi?

-Hombre: ¡AH, DE-DETENTE BRUJA!

-Simone: Pero si no estoy haciendo nada...

Tras gritar y rogar por su vida múltiples veces, el hombre acaba clavándose su cuchillo en el cuello mientras Simone observa sus manos limpias.

-Simone: Nada por aquí, nada por allá, como siempre.

Tras esto, La Desarmada se da media vuelta para comenzar a caminar hacia un puente que logra divisar a lo lejos, concretamente el puente que lleva hacia Riversville.

Capítulo 14: Intuición


Quince años atrás, Marineford.

Un pelotón de novatos era recibido en la Fortaleza de la Justicia. De entre ellos destacaba una gigante. Anonadada, al igual que el resto, de la enorme instalación en la que se encontraban. Era la primera vez que tenía que levantar la vista para observar algo.

—Cadetes, aquí se hospedarán los próximos seis meses.—

Habló el oficial a cargo.

Para el atardecer ya todos habían desempacado, exceptuando una cadete, la cual no se presentó ante los supervisores. Todos sabían lo que había sucedido y entre risas intentaban ocultarlo, pero nadie respondió cuando el oficial a cargo preguntó.

En el puerto sur, la gigante se encontraba sentada en el borde del muelle con sus pies sumergidos en el agua. Observando como oscurecía poco a poco hipnotizada con la mirada al despejado cielo.

Su momento de tranquilidad se ve interrumpido con la presencia de alguien.

—¡Aléjate!—

Vociferó la gigante con hostilidad.

—Wow que ruda.—

Recibió una respuesta con un tono sarcástico. Al ser una voz que no le era familiar volteó a observar de quien se trataba.

—Oh, lo lamento. Creí que eras alguien más.—

Se disculpó luego de ver que era una desconocida joven de cabellos negros.

—¿Cómo te llamas?—

Preguntó la desconocida mientras continuó acercándose.

—Bestla Wonder.—

Respondió de manera cortante.

—Oh ya veo, eres nueva. Mi nombre es Kyoko.— A la vez que se presentó también se sentó al borde del muelle. —¿Por qué estás triste, Bestla?—

Bestla se sorprendió ante la última pregunta de la pelinegra, intentó disimularlo pero concluyó en que no tenía sentido seguir ocultándolo.

—Increíble percepción, ¿haki?—

—Mmm no, digamos que es... intuición femenina.—

La curiosa respuesta que recibió le sacó una pequeña sonrisa a Bestla.

—Bueno, digamos que la mayoría de mis compañeros son unos imbéciles.—

Esta vez la gigante se mostró más apenada.

—Dejame adivinar, ¿tienen resentimiento de que un gigante tenga ventajas físicas?—

—¿"Intuición" de nuevo?—

Ambas dejaron salir una leve risa.

—Lección número uno, Bestla. El mundo está lleno de imbéciles. Debes aprender a lidiar con ellos.—

Bestla se quedó pensativa con la respuesta que recibió.

—¿Por qué te uniste a la marine, Kyoko?—

—Mmm de niña quería combatir a los malos, pero ahora se me hace difícil distinguir quienes son realmente los malos.—

Bestla se quedó pensativa con la respuesta que recibió.

—¿A qué te refieres?—

—He visto a piratas ayudar a gente inocente así como también he visto a marines corruptos. Dejando mi pesimismo de lado, ¿qué hay de ti?—

—No lo tengo claro aún. Por lo pronto me gustaría poder unirme al escuadrón de gigantes.—

—Bueno, un paso a la vez.—

La charla se ve interrumpida por la llegada de un tercer marine, siendo este el oficial a cargo del grupo de Bestla.

—¡Cadete, vuelva de inmediato!—

Ordenó el hombre al reconocer a Bestla.

—Tranquilo solo estábamos teniendo una charla de chicas, en la cual obviamente no te mencionamos.—

Intervino Kyoko, siendo la primera en levantarse y comenzar a caminar por el muelle.

—Teniente, sus bromas no vienen al caso, sabe muy bien que tenemos normas estrictas.—

Bestla se sorprendió de como su superior se refirió hacia Kyoko.

—Lo se lo se. En fin, Bestla, bienvenida a Impel Down.—

Se despidió con sarcasmo, para luego alejarse. Por su parte Bestla no hizo más que reír.


Presente

Luego del caótico día, Bestla se tomó un momento a solas en el despacho que se le otorgó. Pensativa, sabiendo que esto continuará, decide actuar tomando un den den mushi y haciendo una llamada.

Tras unos segundos alguien responde, siendo una voz femenina.

—¡Este es un canal de emergencia, no lo uses tan descaradamente!—

—Lo siento, vicealmirante Ymir, pero creo que las cosas irán a peor.—

—¿Peor de lo que ya están? ¿Cómo lo sabes?—

—Intuición.—

La comunicación toma una pausa.

—¿Entonces qué sugieres?—

—Actuar cuanto antes.—

Capítulo 15: Como un ataque al corazón

¿Cuándo se detendría? la catástrofe que había llegado a mi esta vez era retributiva a una muerte, y como tal, tenía que manifestar el potencial de acabar con mi vida. Un huracán podía durar días y acabar con ciudades enteras. De seguro ya había arrasado con montones de edificios a su paso, y con tanto daño colateral esta se estaba acercando a las mayores 10 destrucciones que he causado, si esto seguía así debería alterar mi ranking. Debajo del huracán uno podía notar la destrucción total que dejaba a su paso, y pensar que algo tan mísero fue provocado por algo ridículo como aquello.

Mujer adulta en sus 30 de clase obrera: ¿Has tomado tus pastillas de esquizofrenia, padre? Ahora que te dieron el alta del hospital por tu operación es importante que las recuerdes.

Hombre anciano con frágil cuerpo: Si, hija querida, gracias por seguir a mi lado todo este tiempo. Ahora que he tomado mis medicamentos no creo volver a encontrarme con Porcino McMuerte en mis horas del té, finalmente me dejará en paz. Tal vez ahora incluso pueda aprender a tocar el banjo, mi sueño de toda la vida.

Mientras me encontraba en mi escape un tipo de cristal se cruzó en mi camino, y sin que lo tocase se hizo el ofendido con tanta fuerza que murió.

Teehees: MMMMHHFFFFF MMMMMHFFFFF (SAQUENSE DEL MEDIO MUGROSOS, TANTA GENTE QUE GOLPEE TRAJO LLUVIA, ME VA A DAR UN RAYO)

Hombre anciano con frágil cuerpo: OOOHHHHH MI CORAZÓN, HA VENIDO POR MI, ME MUEROOOoooooghghhhh...

Mujer adulta en sus 30 de clase obrera: PADRE NO, NO TE MUERAS. ¿Porcino McMuerte era real todo este tiempo? Oh padre, lamento nunca haberte creído, tu dijiste la verdad.

La catástrofe no trata todo lo que hago por igual, si ofendo a un dramático algo más grande va a golpearme para equilibrar, y de eso se trata, de equilibrar la perspectiva. Si un lado debe recibir el mismo daño que el otro, la catástrofe buscará el balance, y yo soy asombrosamente fuerte. No es suficiente con provocarme la misma herida, algo que tenga la misma capacidad de provocármela debe aparecer, y es por eso que estaba allí, en un huracán, sintiendo que me habían arrojado de un lado a otro, y por algún motivo golpeado con un martillo como lo que se sintió 10 días, hasta que de repente...

Teehees: MMMHFHFHHHHH MFFFFFFF (YA BASTAAAAAAA)

El huracán se detuvo abruptamente, mandándome a volar a mi y a montones de escombros y posibles cuerpos quien sabe a donde. ¿Qué lo había detenido en seco? Nadie lo sabía, pero si la catástrofe por la que tamaño número fue puesto sobre mi pudo ser frenada, estaba claro que algo importante había estado cerca mío.


Onishi: Si alguien como Cartoon pone un pie en estas instalaciones, mi objetivo se irá al traste... *revisa el siguiente en la lista* ... *vuelve a leerlo para estar seguro* pero me cago en...

purupurupurupuru

Interlocutor: ¿Si?

Onishi: ¿Me explicas el asunto de catástrofe?

Interlocutor: "Catástrofe" Teehees, se sabe poco de sus habilidades exactas y el trasfondo de éstas. Sospechamos que proviene de Isla Hanheikin, territorio del Nuevo Mundo que no se encuentra ligado al Gobierno Mundial, y a lo largo de su relativamente corta trayectoria se le considera responsable de la destrucción parcial de tres islas por medio de desastres naturales y la muerte de todos los habitantes del país de Colea, en la Isla Blajar, la cual ya no existe. Por su potencial de destrucción en masa incontrolable, el cual es similar al de la Buster Call, y en cierto modo al de Barbablanca, y su evidente peligrosidad y agresividad hacía el público y el gobierno mundial, es que...

Onishi: ¿¡Me estás diciendo que el que puso un huracán en Isla Lock es el cerdo!?

Interlocutor: Así es, debido a lo que parece ser su poder, no de destruir el mundo, pero de hacer que el mundo se destruya a si mismo con accidentes naturales, es que a "Catástrofe" Teehees se le ha asignado la recompensa de 912.440.000 berries.

Gacha

Onishi: Corrijo, con o sin Cartoon poniendo un pie aquí, estas instalaciones y mi objetivo están en peligro de irse al traste.

Capitulo 16: Los caminos de la vida

Simone siguió caminando un rato más hacia Riversville. Ni siquiera tenia que seguir el camino, una vez más, anda como si supiera perfectamente por donde ir, pese a que el carruaje que la había “secuestrado “acabó por estrellarse en medio de la nada.

Simone: Hmmm, bueno. Ahí se fue mi plan de ir a los barrios bajos de Ciudad Keyes. Seguramente ys esta hasta la mierda de marines... Bueno. Han pasado años. Lo más seguro es que ni siquiera viva ahí ya…  tal vez este muerto.

La mujer deja su usual sonrisa maliciosa por un momento. Hasta deja de caminar. Pero luego, muy rápido, reanuda su marcha. 

Simone:  Lo mejor será descansar en Riversville, comer, beber algo para variar. Suerte que esos suicidas de la carreta tenían dinero.

No tarda tanto en acercarse al pueblo, aunque si fue un rato de caminata. Una vez ahí trata de mantener un perfil bajo y se quita su gabardina, dejando su colorida ropa de debajo asomar y haciéndola lucir un poco más normal. Definitivamente le ayuda no portar armas para dicho objetivo. 

Simone: ¿Tiene mesas?

Pregunta a la encargada de un restaurantillo justo a la orilla del rio que da nombre a la ciudad de Riversville.

Mujer: Por supuesto, señora. Hoy es un día tranquilo así que siéntese donde guste.

La Desarmada así lo hace, aunque se le ve pensativa de nuevo.

Simone: *para si misma* ¿Señora, eh? Han sido muchos años desde que alguien me llamo así.

Ordena un plato enorme de patatas y dos sandwiches, una cerveza y una soda. No obstante, solo se come la mitad de todo y la soda no la toca para nada. Mientras come, sigue pensando. ¿Qué hacer? ¿Cómo proceder? Pero más importante, ¿quienes eran los tipos que intentaron secuestrarle antes?

Simone: No eran cazarrecompensas. O me habrían llevado de vuelta a Seigifort…

La mujer se pone aun más seria con eso.

Simone: ¿Sera que “él” ya sabe que estoy aquí?

Pero aunque piensa en esa persona, sea quien sea, no sabe que hacer. Ha sido un día muy largo entre el traslado, la fuga, la pelea ocasional, el tornado y lo de la carreta. Pide más cervezas y se queda ahí un par de horas. Esta por pagar su cuenta e irse a buscar donde dormir cuando, algo le llama la atención.

Voorhes: Al fin llegamos. *para si mismo* (Menos mal, ya casi no puedo resistirlo.) 

Rennu: Hmm. Parece un lugar muy bonito para ser el lugar sin ley que le mencionaron, Salvador.

Los dos tipos que van llegando a la pequeña ciudad. Uno que no se distingue que es y un monje. Pareciera aquel chiste de los tipos que entran a un bar. Simone se ve curiosa por su presencia. En especial cuando aquel al que no se le ve la cara le da una tarjeta de presentación a la mujer que atiende el restaurante. 

Voorhes: ¿Necesitará de mis servicios o conoce a alguien que los ocupe? 

Mujer: Ah… no. Muchas gracias por… Su oferta pero creo que un servicio como el que ofrece seria más útil en Kingsgutt. 

Al oír estas palabras, Voorhes empieza a temblar un tanto incontrolablemente, asustando a la mujer.

Voorhes: ¿Que no es Kingsgutt aquí?

Mujer: No. Riversville.

Rennu: Oh, por el señor. Parece que hemos perdido su guía y al final erramos el camino.

Voorhes no deja de temblar, también desconcertando a Rennu.

Rennu: ¿Salvador?

Voorhes: Tengo… que llegar a Kingsgutt… ya.

La dueña del restaurante se asusta, echándose para atrás mientras que Voorhes empieza a acercarse a ella de forma extraña.

Mujer: ¡…! 

Voorhes: Tengo… que llegar a Kingsgutt… ya.

Simone: Si tanto te urge llegar. Yo te llevo. 

Voorhes y su acompañante miran fijo a la mujer que les hace la propuesta, ganándose una mirada de agradecimiento de la restaurantera. 

Voorhes: ¡¿En serio!? 

Simone: claro. ¿Por qué no? 

Slasher parece calmarse un poco con esto, no obstante, el monje la mira con desconfianza. Después de todo… desde su celda  en el barco que lo trajo a Lock podía ver la de ella y viceversa. 

Rennu: ¿Y sabe cómo llegar?

La desarmada sabe que desconfía por su tono de voz, pero responde confiada.

Simone: Pues claro. Además voy para allá.

Voorhes: Muchas gracias, señora. La seguimos entonces.

Y así lo hacen. Aunque mientras emprenden el camino, ninguno de los tres parece calmado.

Simone: Por aquí, Señores. (Si el ya sabe que estoy aquí, mejor llevar un par de distracciones para poder “dialogar” más fácilmente )

Voorhes: Gracias, el sindicato de trabajadores le estará agradecido. (Me he estado conteniendo por demasiado tiempo. Ambos me han ayudado, espero que mi hambre no me haga traicionar a esta gente)

Rennu: (No confió en esa pecadora, pero tanto el Salvador como yo mismo debemos ir hacia Kingsgutt) ¿Y… como es que sabe el camino, humilde hija de Dios?

La desarmada se pone seria un momento de nuevo, pero no tarda en sonreírles mientras caminan todos juntos.

Simone: Nací y crecí en esta isla, “padre”.

Y mientras salen de Riversville. Otras dos personas van llegando.

Taisen: ¡Ya estamos aquí!

Cartoon: Aghhhh ¿No quieres gritarlo más fuerte? 

Capítulo 17: Familia Vermilion

Tras un caótico día, Bestla se toma un momento a solas en el despacho que se le otorgó. Pensativa, sabiendo que esto continuaría, decide actuar tomando un den den mushi y haciendo una llamada.

Tras unos segundos alguien responde, siendo una voz femenina.

Ymir: ¡Este es un canal de emergencia, no lo uses tan descaradamente!

Bestla: Lo siento, vicealmirante Ymir, pero creo que las cosas irán a peor.

Ymir: ¿Peor de lo que ya están? ¿Cómo lo sabes?

Bestla: Intuición.

La comunicación toma una pausa.

Ymir: ¿Entonces qué sugieres?

Bestla: Actuar cuanto antes.

Detrás de la puerta, un asustado marine se encuentra agazapado oyendo la conversación, reaccionando alarmado al oír una frase que no tenía sentido para él.

Fredd: (...¡¿Vicealmirante Ymir?! ¡Pero si ella fue destituida hace mucho y es una de las criminales buscadas que escaparon por la isla!...)

El marine se encuentra recolectando toda la información posible que pueda serle útil a Vermilion, teme que si no lo hace este pueda decidir ir a por él o a por su familia.

Ymir: Bueno, ¿has avanzado un poco en la captura de Cartoon?

Bestla: Algo así... Zanxus Vermilion acordó conmigo que lo capturaría con vida a cambio de que le ayude a escapar de aquí.

Ymir: ¡¿Que hiciste qué?! ¿Y él se enteró de nuestro plan? ¿Sabes lo loco que está? Como toda su familia...

Bestla: Tranquila, el plan está a salvo, no le conté nada. Me preocupa lo perspicaz que pueda ser, pero tenerlo de nuestro lado puede ser útil por ahora.

Ymir: Pues sí, de hecho yo me he topado directamente con él y estamos yendo de camino a Kingsgutt. Le mantendré vigilado, este hombre puede darse la vuelta en cualquier momento y ser muy peligroso.

Bestla: ¿Estás con él? ¿En serio?

Ymir: Sí, me hice un momento para hablar a solas contigo, en teoría ahora mismo estoy hablando con alguien que podría ayudarme a encontrar a Teresa, la hermana de... No importa, tú sigue con el plan y luego hablaremos.

Fredd: (...¡¿Qué es esto que oigo?! ¿Un plan entre la contraalmirante Bestla e Impacto de Guerra? Y encima involucra al As de Corazones... Esto será útil, si le envío esta información quizás se plantee dejarme en paz...)

Bestla: Vicealmirante, tengo algunas dudas sobre esto... ¿De verdad crees que es lo mejor para limpiar las filas de la Marine?

Ymir: Ya lo charlamos Bestla, es la única forma posible. En todos los grandes cambios de la historia siempre existieron algunas bajas. Lo más importante es que necesitamos a Cartoon con vida.

Bestla: Sí... Tienes razón, te contactaré en cuanto algo cambie, mantente alerta.

Got'cha

Tras escuchar la conversación, el desorientado marine decide dejar el lugar y encontrar algún sitio seguro para informar sobre lo descubierto al pelirrojo.

Mientras tanto, en algún lugar del Nuevo Mundo se impone una gigantesca mansión en la cual se hallan dispuestas cientos de banderas que muestran un solo símbolo:

Familia Vermilion Bandera.png


Fuera del establecimiento se encuentra un tremendo ejército perfeccionando sus habilidades de combate y, dentro del mismo, dos personas de aspecto amenazante hablan entre ellas.

Persona 1: Aún no puedo creer que ese loco haya sido capturado, ¿Quién pudo hacer algo así?

Persona 2: La marine dice que fueron ellos quienes le atraparon, pero fuentes reales me han informado que él mismo se entregó.

Persona 1: Sé que está chiflado, pero hacer algo así es mucho incluso para él, ¿Qué piensas que está tramando? Mancha el nombre de nuestra familia al dejarse pillar.

Persona 2: Tranquilo Beryl, el nombre de la familia Vermilion estará a salvo siempre y cuando ese desgraciado de Zanxus se escape. Además, si logra hacerlo ganará un renombre en los bajos fondos que nos pondrá en la cima, ni siquiera el Germa 66 nos llega a los talones ya.

Beryl Vermilion: ¿Entonces crees que lo hizo a propósito, Mirrah? Después de todo padre ha muerto hace poco y tanto Zanxus como Yaeger son los principales postulados como posibles líderes de la familia.

Mirrah Vermilion: Seguramente, no esperaría menos de él. Aunque, entre tú y yo, superar a Yaeger es complicado. Tendrá que armar mucho revuelo al escapar si quiere superar su renombre como mercenario.

Beryl Vermilion: Bueno, se ganó una recompensa de 490 millones en unos meses, le veo perfectamente capaz de lograrlo, ¿Quieres apostar?

Mirrah Vermilion: La pregunta ofende, pero antes, me gustaría consultarle al azar.

El segundo Vermilion lanza una moneda al aire, para luego atraparla nuevamente y observarla.

Mirrah Vermilion: Vale, 50 millones a que logra escapar

Beryl Vermilion: ¿No habías dicho que dudabas que lo lograría?

Mirrah Vermilion: El azar no miente.

Capitulo 18: No me llames así

La marine... Da asco...


Hace algunos años en el pasado....

En una isla lejana en el Nuevo Mundo. Dicha isla estaba siendo invadida por piratas despiadados quienes mataban, robaban y violaban a las personas.

Para la lastima de ellos, desde lejos se ve llegan un enorme buque de la marine y de cómo este sale un proyectil hasta la costa que deja un cráter.

Piratas: ¿¡Qué rayos fue eso!?

???: Muy bien...

De pronto, una voz se escucha desde el lugar donde impacto el proyectil, aunque no era un proyectil sino...

Ymir: ...¡Ya estoy aquí!

...Ymir

Ymir: Es hora de aplastar algunos piratas.

  • [Vicealmiramte Ymir, conocida también como Impacto de guerra]

Piratas: ¡Es impacto de guerra! ¡corran!

Ymir usa su soru para acortar la distancia lo más rápido posible, cubría sus puños de haki para golpear y daba patadas usando el rankyaku. La apariencia de Ymir era ligeramente distinta, poseía el tipico chaleco de la marine; aunque sus ropas constaban en ese entonces de un traje sin mangas de color azul, brazaletes negros y una gorra de la marine con unos cuernos a los costados.

Mientras Ymir se encargaba de los piratas, el buque se encontraba arribando la costa y de él salían varios marines que se encontraban bajo el mandato de Ymir.

Soldados marine: ¡Rápido, según las ordenes de Ymir debemos de ir, encontrar y proteger a los civiles lo más rápido posible!

Los soldados de manera eficiente iban y disparaban a los piratas hasta llegar a donde estaba los civiles y los empiezan a proteger. Por parte de Ymir, esta ya había terminado con todos los piratas exceptuando...

Capitán pirata: Jejeje, pero si es Impacto de Guerra.

... El capitán.

Ymir: Bertedes Vorf.

Bertedes Vorf: Un gusto conocerte.

  • [Bertedes Vorf capitán de los Piraras Bertedes, posee una recompensa de Beli320.000.000 y es conocido como Calamidad Bertedes debido a que todo lugar a donde va es arrasado por completo]

Ymir no hace más que sonreír y tornarse los dedos para luego dar un salto hasta Bertedes.

Bajas de la misión: 0

Ymir ya había llegado hasta Impel Down cuando entrego al capitán Bertedes. La peliblanca simplemente lo arrojo como si fuera basura sin importancia, junto con el resto de su tripulación.

Magellan: Así que estos son los Piratas Bertedes.

Ymir: Así es.

Magellan: Bueno, creo que la pasaran muy bien en el nivel 4.

Ymir: Ya lo creo. Bueno Magellan, fue un gusto esta charla tan pequeña que tuvimos, pero me debo de ir. Cuidate cara de babuino.

Ymir se limpia las manos para luego proceder a retirarse de la prisión, cuando entonces Magellan la detiene.

Magella: ¡Ymir espera!

Ymir: ¿Qué pasa?

Magellan: Mira, tengo una oficial gigante demasiado conflictiva, no se lleva bien con el resto de marines y siento que estaría bien bajo tu tutela.

Ymir: Lo siento, pero no me gusta tener aprendices.

Magellan: Vamos Ymir, me debes un favor por lo de aquella vez.

Ymir: *suspira* Está bien, lo haré...

Magellan: Muy bien, dejame la traigo.

Es entonces cuando Magellan se va en busca de aquella marine algo conflictiva. Ymir estaba a la espera mientras se trono varias partes de su cuerpo de aburrimiento, incluso llego a agarrar un palo del suelo y lo introdujo en la oreja de Bertedes.

Entonces se escuchan varias pisadas fuertes, y es entonces cuando se ve a Magellan llegar con la soldado.

Bestla: ¡Muy buenas vicealmirante, mi nombre es Bestla Wonder!

Ymir: Así que tu serás mi aprendiz.

Bestla: ¡Sí señora! (Oh por dios, es la vicealmirante Ymir. Muchos dicen que es como un demonio pero... Parece demasiado normal)

Bestla contemplaba a Ymir confundida. Entre los rumores se decía que Ymir era una mujer despiadada y sanguinaria, alguien con la cual no te querrías poner en su contra; pero mientras más la veía solo observaba a una mujer cansada, fastidiada y perezosa, incluso la llego a ver comiéndose un moco que saco de su nariz.

Bestla: (Vaya, a los marines sí les gusta exagerar las cosas)

Ymir: Mira niña. Para que sepas, solo estás aquí porque le debo un favor a Magellan, mientras que no me molestes y hagas todo lo que diga, no tendrás problemas conmigo.

Bestla: *gulp* O-ok.

Ymir: Ahora, acompañame.

Bestla: ¡Si señora vicealmirante!

Ymir: Y deja de decirme señora, o vicealmirante. Solo llámame Ymir.

Bestla: Si seño- digo, Ymir.

Ymir: Mejor.


Ya en la actualidad...

Ymir se encontraba frente a Zanxus, ambos realmente pusieron una cara de desagrado al verse mutuamente.

Ymir: Vermillion.

Zanxus: Ymir.

Ymir: No es un gusto verte de nuevo.

Zanxus: Lo mismo digo.

Ymir: Sabes que tú y tu familia arruinaron una de mis subastas al matar a mi cliente.

Zanxus: Pues realmente no me importa. Solo hacíamos nuestro trabajo.

El ambiente es bastante tenso entre los dos, y las vibras que daban hacia que la gente no se les quisiera acercar por miedo a ser asesinadas.

Samba: Bueeeeeeeno guapuras, tampoco es para ponerse de esa manera. Recuerden cuál es el plan.

Ymir: Es encontrar a tu amiga, ¿cierto?

Samba: Mi hermana en realidad.

Zanxus: ¿Y por qué me trajiste aquí?

Samba: Pues creo que tú y tu mapa nos pueden ser de utilidad.

Zanxus: ¿Y qué recibo yo a cambio de ayudarlas?

Ymir: Que no te de una golpiza.

Zanxus: Muy graciosa, pero eso no es suficiente.

Samba se encontraba pensando en la solución, hasta que, como si un foco se encendiera encima de su cabeza, se le ocurre una brillante idea.

Sambas: ¡Hagamos un cara o cruz!

Ymir: ¡No!

Zanxus: ¡Sí!

Ymir: Carajo. De por sí este tipo y su familia parecen tener una fascinación casi sexual en el azar; y tu propones una solución que se base en el azar.

Samba: Lo siento lindura, no pensé bien las cosas. Pero hey, te divertirás, ¿no que no?

Ymir: Agh.

Zanxus: Bien, para su suerte yo siempre tengo una moneda a la mano, así que no tendrán que gastar sus cuerpos en buscar una. Dicho eso, pongamos las reglas: cara, las ayudo en su búsqueda; cruz, no las ayudo y decido revelar su posición al vicealmirante de allá.

Ymir tiene un mal presentimiento sobre la situación, mientras que Zanxus solo sonríe de manera maliciosa.

Zanxus lanza la moneda por el aire, dando giros y giros hasta llegar a la palma del As de corazones, cuando llega la atrapa, y para generar suspenso, el mismo abre su mano lentamente hasta que...

Ymir: ¡Qué!

Para la lastima de Samba e Ymir, la moneda dio cruz.

Zanxus: Parece que no las podré ayudar.

Samba: Vaya, qué lástima.

Pero entonces, Samba desenvaina rápidamente su espada y la pone en el cuello de As de corazones sin que este se de cuenta.

Samba: Y una lástima para ti, porque el nos ayudes no es una opción.

Ymir se encontraba sorprendida y alegre por tener la compañía de Samba, pero también preocupada por lo que podría pasar. Para su sorpresa, Zanxus solo ríe ante la situación mientras mueve la espada de Samba con uno de sus dedos.

Zanxus: Jajajajajaja. Me agradas chica, las ayudare, a las dos.

Ymir: En serio.

Zanxus: Sí, pensándolo bien, si las expongo a ustedes, yo también corro peligro. Así que me evitaré las molestias durante esta ocasión (además, si logro dar con Cartoon, podría usarla a las dos como carnada)

Samba: Muy bien, si ese es el caso. 'Amonos de aquí.


Capítulo 19: Los peores monstruos suelen sonreír

El trío formado por Ymir, Samba y Zanxus se encontraba ya a medio camino de Kingsgutt, en pleno puente que conectaba la isla de Ciudad Keyes con la de la Capilla, Capoeira trataba de aliviar la tensión del ambiente contando cosas triviales o tratando de flirtear con su compañero varón.

Samba: Y con lo mono que eres, ¿cómo es que no tienes pareja?

Zanxus: ¿Quién te ha dicho que no tenga?

Samba: Nadie, solo estaba intentando ligar, guapetón.

Ymir: Tsch, tampoco te gustaría, su familia es gente extraña.

Zanxus: Para hablar de mi familia te lavas la boca con jabón.

Ymir: ¿Quieres montar una escena aquí en medio?, mira que los usuarios de fruta no flotan, escoria.

Samba: ¡Ay va, ¿tienes una fruta del diablo?, mi hermanita también!

Zanxus: (Tsch, esa desgraciada tenía que hablar sobre mí…) Sí, pero prefiero no hablar del tema.

Samba: ¡Pues a mí sí!, ¿es paramecia, zoan, logia… o… puede ser… QUE TENGAS UNA ZOAN MÍTICA?

Zanxus: No, pero te lo puedo decir si…

As de Corazones no tardó demasiado en sacar una baraja de cartas para comenzar a pasárselas de mano a mano con suma maestría, deslizándolas luego por dentro de la manga de su abrigo para después sacar una única carta por la otra.

Zanxus: …adivinas qué carta es.

Ymir: Ya estamos otra vez.

Samba: ¡Huy, me encantan los juegos de cartas!, hmmm, ¿el tres de diamantes?

Para sorpresa de todos los presentes, la mujer estaba en lo cierto, girando el hombre la carta mientras sonreía.

Samba: ¡Tomaaa!

Zanxus: Sencillamente asombroso, puede que tú y yo acabemos siendo buenos compa…

En ese momento, algo comenzó a emitir un sonido dentro del abrigo de Zanxus, al meter la mano para comprobar se dio cuenta de que era el caracolófono que llevaba encima.

Zanxus: Vaya, vais a tener que disculparme.

Samba: Jo, entre amigos los secretos están muy mal.

Ymir: ¿Amigo?

Zanxus se alejó del grupo ocultándose tras una colina para responder mientras sus compañeras de viaje le esperaban.

Zanxus: ¿Qué?

Fredd: ¿A… As de Corazones?

Zanxus: Mira, si es mi amigo, ¿qué tienes para mí?

Fredd: Tengo entendido que estás con Ymir por ahí, deberías de saber que ella y la contraalmirante Bestla están compinchadas.

Zanxus: ¿Compinchadas de qué manera?

Fredd: N… no estoy demasiado seguro… solo sé que antes se han hablado por caracolófono, no sé si ella sigue como marine o puede que Bestla sea la mala…

Zanxus: Ten en cuenta que desde mi punto de vista, el bien y el mal son conceptos muy ambiguos.

Fredd: Ya… pero supondría que tú lo sabrías con lo liiisto que eres.

Zanxus: No me hagas la pelota, tengo un trabajito para ti.

Fredd: ¿Eh?

Zanxus: Samba Batuca, tengo entendida que es una de las presas que escaparon.

Fredd: Sí, eso creo.

Zanxus: Quiero que averigües todo lo que puedas de ella, me cae bien, pero me da cierta mala espina con esa sonrisilla tan inocente que siempre tiene.

Fredd: No creo que llegue a ser tan peligroso como vosotros dos… pero vale, te prometo que haré lo que pueda.

Zanxus: Así me gusta, poco a poco tu familia va estando más y más a salvo.

As de Corazones colgó el dispositivo mientras al marine un escalofrío le recorría el cuerpo, dirigiéndose rápidamente hacia el despacho de Bestla, tocando a la puerta mientras esta estaba sentada rellenando papeles y analizando la situación.

Bestla: Adelante.

Fredd: ¡Contraalmirante Wonder!

Bestla: ¿Qué necesita, soldado?

Fredd: Pues… he continuado con mis investigaciones… y he podido encontrar que tres de los presos fugados parece que están viajando juntos.

Bestla: ¿Tres, los has identificado?

Fredd: S… sí, se trata de Zanxus Vermilion “As de Corazones”, Ymir “Impacto de Guerra” y Samba Batuca “Capoeira”.

Bestla: ¡¿CAPOEIRA?!

Fredd: S… sí…

Bestla: (¡¿YMIR ESTÁ JUNTO A ESOS DOS MONSTRUOS?!) D… de acuerdo… muchas gracias por tu colaboración, Fredd.

Fredd: Contralmirante

Bestla: Dime.

Fredd: ¿Por qué se ha sobresaltado tanto por esa mujer?, no parecía que fuese para tanto, sobre todo teniendo en cuenta su recompensa de…

Bestla: 450.000.000 berries, lo sé, comparada a la de Impacto de Guerra o As de Corazones no es tanto, pero no es eso.

Fredd: ¿E… entonces…?

Bestla: Soldado, ¿alguna vez ha visto el infierno?

Fredd: No llevo tanto en el cuerpo como para…

Bestla: Esa mujer… bien podría sustituir al mismo diablo si llegase ahí abajo.

Fredd:  Contraalmirante… ¿por qué detuvieron a Capoeira?

Bestla: Asesinato múltiple.

Fredd: *Traga saliva* A… a… asesi…

Bestla: Y varias veces… estuve en una… algo tan atroz que me da repulsión recordarlo…

Fredd: …

Bestla: Había sangre por todas parte… de personas inocentes que simplemente tuvieron la mala suerte de estar en el mismo lugar que ese monstruo…

Fredd: V… vaya…

Bestla: Autora de las escenas más dantescas y retorcidas imaginables… no conformada con asesinarlos, los cortaba desparramando sus miembros y vísceras por la escena.

Fredd: *Aguantándose el vómito*

Bestla: En la que yo pude presenciar… esa mujer había cortado por la mitad a una mujer… le arrancó los intestinos y…

Fredd: Y… y…

Bestla: Ahorcó a los hijos de esta con ellos.

El soldado marine no pudo aguantar más, echando una fuerte vomitona en medio del despacho de su superior.

Fredd: Lo… lo siento muchísimo…

Bestla: Descuida, eso es porque eres un ser humano.

Fredd: Con… con su permiso, me retiro.

Bestla: Avisa al personal de limpieza.

Fredd: Sí, contraalmirante.

El soldado marine salió del despacho de su jefa temblando, pensando en con quién se habían juntado la exvicealmirante y el mercenario con el que estaba compinchado.

Por su parte, los tres compañeros continuaban su camino mientras Samba continuaba hablando y hablando sin perder su sonrisa.

Samba: ¡Y mi hermana tiene una logia, ¿a que es impresionante?!

Zanxus: Sí, sí… increíble.

Ymir: Apasionante diría yo.

Capítulo 20: Tercer hijo de la familia Zigliara

Rennu, Voorhes y Simone seguían su camino hacia Kingsgutt andando. Voorhes iba delante tatareando alguna canción obrera mientras que los otros dos estaban detrás, hablando entre ellos.

Rennu: así, hermana, ¿naciste en esta isla?

Simone: sí.

Rennu: vaya...y entonces, ¿como fue que-?

Simone: circunstancias que seguro que no deben de ser de tu interés.

Rennu: ...

Voorhes interrumpió su canción y se giró hacia Simone.

Voorhes: camarada Simone, agradezco tu buena voluntad por llevarnos hasta Kingsgutt pero, ¿no había algun modo más rápido de llegar hasta nuestro destino?

Simone: pues antes de conoceros estaba en un carruaje yendo hacia Riversville, pero tuvo un accidente y me tuve que bajar, ya que se destruyó.

Rennu se percató de la media sonrisa que había hecho la mujer al decir “accidente”.

Rennu: ya...debió ser la voluntad de Dios...

Pero Simone ni se inmutó y le devolvió la ironía.

Simone: no hace falta que finjas conmigo...Rennu Zigliara, tercer hijo de la familia Zigliara y conocido en los Bajos Fondos como “Jesús Sin Piedad”.

Rennu: ¡¡...!!

Aún en Riversville, Taisen y Cartoon estaban sentados en el mismo sitio donde la Desarmada se había sentado antes, incomodando a la misma mujer.

Taisen: ¡Buenos días, noble dama! ¿Por casualidad no tendrá helado de fresa, nata y menta con nueces de Macadamia?

Cartoon: ¿qué mierda de combinación es esa?

Mujer: ... lo siento señor, solo tenemos de vainilla...

Taisen: ¡oh, oh, lo siento! ¡Qué gran error el mio! Entonces que sea de vainilla. ¿Tú que quieres, Cartoon?

Cartoon: uno de vainilla ya me va bien...

Mujer: en-en seguida les sirvo...

Mientras comían el helado Taisen le explicaba sus heroicidades terminadas en desastre a Cartoon, que le escuchaba hastiado.

Cartoon: *suspiro* ¿no deberías preguntar como ir al distrito de diversiones?

Taisen: ¡Cierto, amigo mío! Noble dama, necesitamos saber como llegar al distrito de diversiones, si sería tan amable de hacernos el favor.

Mujer: pu-pues sí. El distrito de diversiones está al noreste de aquí, cerca de una base Marine.

Cartoon: genial, más marines.

Taisen: ¡perfecto! ¡Vamos amigo mío, tenemos que ir!

De vuelta con los tres “compañeros” camino a Kingsgutt. Rennu miraba tenso a Simone, con rabia en los ojos.

Rennu: ¡¡...serás...!!

Simone: la familia Zigliara, una de las organizaciones de los Bajos Fondos más conocidas y temidas en el South Blue... lástima que en el resto del mundo casi nadie os conozca.

Rennu: ¡porque somos sigilosos!

Simone: liderada por el matrimonio Zigliara y sus trece hijos... heh, tus padres no se andaron por las ramas, ¿eh? Y tus hermanos con profesiones importantes, mientras que tú a monje de clausura.

Rennu: huh, deberían llamarte la Descarada en vez de Desarmada… en Aiaccia cumplí la misión que me dieron, y estoy satisfecho con mi papel.

Simone: ¿los abusos sexuales también eran parte de la misión?

Rennu: ¡e-eso es que no he tenido suerte con las chicas! ¡Además, tú tampoco eres un ángel!

Las guspiras ya saltaban entre los dos criminales, con lo que Voorhes intentó calmarlos...

Voorhes: por favor, camaradas, debemos apresurarnos...

...sin éxito.

Simone: ¿acaso quieres pelea?

Rennu: hah, ya conozco tu poder! No necesito armas, sólo la fuerza de Dios!

El Monje Criminal ya resplandecía un aura blanca, esta vez sin espíritus, y la Desarmada estaba lista con su posición de ataque.

Rennu: Kami Tasukete-

Voorhes: ¡¡BASTA YA!!

El ser encapuchado había gritado de un modo inesperado para los otros dos, que se quedaron inmóviles mirando a los ojos de Voorhes.

Simone y Rennu: ¡¡...!!

Voorhes: ...gracias. Por favor camaradas, démonos prisa.

Rennu: e-esto sí...

Simone: ...que ha dado miedo...

Capítulo 21: El miedo más antiguo

Voorhes veía todo borroso, su cabeza daba vueltas y su respiración era agitada. Tras el grito furioso que pegó el asesino para calmar las disputas entre sus compañeros dejó de silbar, dejó de cantar y no pronunció palabra alguna durante el camino. Tanto Simone como Rennu cesaron de pelear entre ellos, no era momento, ya que con tan solo una palabra, con tan solo el grito de Voorhes, tuvieron visiones de muerte.

—¿Quién es este...? -pensó Simone observando al encapuchado- Ese grito de antes... ¿Eso ha sido Haki del Conquistador? No, fue diferente... Sentí que iba a morir ahí mismo...

—Salvador... Estoy seguro de que eres un enviado del Todopoderoso pero eso fue terrorífico -pensó Rennu un poco menos inquieto que Simone- bueno, estoy seguro que el Omnisciente te trajo por algo, no creo que seas una amenaza para nosotros.

Voorhes parecía algo molesto, sin embargo ninguno de los presentes se podía imaginar lo que ocurría dentro de la cabeza del gracioso individuo abrigado.

M Á T A L O S A T O D O S -dijo una voz dentro de la cabeza del Slasher- ¡¡BÁÑATE EN SU SANGRE, ROMPE SUS HUESOS A MORDISCOS, DISFRUTA DE SUS GRITOS MIENTRAS LES DESPEDAZAS EL CORAZÓN!!

—Cállate, no soy un esclavo de mis instintos. Cumpliré la promesa que le hice -respondió Voorhes en su cabeza

—Ha, ¿promesa? ¿Acaso él cumplió la suya? Nos has vuelto débil con ese maldito código ético, deberías de disfrutar como en los viejos tiempos, ni siquiera cuando aceptas el contrato das rienda suelta a nuestros placeres, siempre matas a la víctima con el primer golpe y únicamente puedo jugar con su cadáver. -la sombra que atormentaba la psique de Voorhes adoptó la forma de un enorme calamar el cual flotaba por los cielos de la mente del Slasher.

—¿De nuevo con esa forma? -contestó Voorhes observando al cefalópodo volando- ¿Te crees que eres real o algo parecido? Solo eres los últimos resquicios de mi naturaleza salvaje, no eres un ser paranormal ni nada por el estilo, eres tan solo un pensamiento primitivo, sin consciencia ni voluntad.

—¡¡VIGILA ESA BOCA!! -gritó el calamar enroscando sus tentáculos sobre Voorhes- no te lo tengas tan creído por haber aguantado todo este tiempo, tu situación es muy favorable para mi regreso: hambriento, desesperado por probar la ansiada sangre... Y aquí tienes a dos snacks muy apetecibles, venga, volvamos a ser uno, comencemos una era de placer y matanzas por doquier. Si juntamos tu Fruta Dinger Dinger con mi fuerza seremos invencible... como lo éramos antaño.

—¿Salvador? -Rennu le colocó la mano en el hombro a Voorhes debido a que este se había puesto a temblar de manera incontrolable, deteniendo incluso su avance. - ¿Se encuentra bien?

Voorhes volvió en si tras ese toque, ahora con una voz más calmada respondió al monje —Perfectamente, gracias por preguntar. Dentro de poco entraremos en un bosque -dijo observando la arboleda de más adelante- Puede que hayan bandidos, tendríamos que tener cuidado.

—Hm, dudo que unos bandidos de montaña sean rivales para nosotros -comentó Simone

—Con la protección de la Santa Divinidad nada podrá ser un problema -añadió Rennu apoyando una cuenta de oración en su frente

Alarico se encontraba recorriendo Ciudad Keyes de punta a punta cuando el sonido de su Den Den Mushi le detuvo.

—Aquí Vice-almirante Alarico al habla -dijo el jabalí deteniéndose y contestando al caracol

—Aquí Gobierno Mundial -respondió el caracol, Alarico tragó saliva al escuchar quien era su interlocutor.

—¿En que puedo servirles? -preguntó Alarico

—Según los informes, teníais que ejecutar a unos presos el día de hoy. ¿Cómo va la cosa? -le cuestionó el agente del Gobierno, el sudor de Alarico se intensificó.

—La cosa va bien, hemos tenido algunos problemas con las ejecuciones pero todo va perfectamente, en unas horas ya habrán desaparecido de la faz del planeta -mintió Alarico tratando de defender su posición como Marine.

—¿Voorhes sigue vivo? -preguntó el individuo tras el caracol

—Sí... Aún no le hemos ejecutado -contestó el Vice-almirante

—Cambio de planes: Ejecutad ahora mismo a Voorhes el Slasher -le ordenó el agente- es objetivo prioritario.

—¿Disculpe? -preguntó confuso el marine

—Además tendréis que seguir ciertos pasos a la hora de darle muerte: Primero, nadie debe ver su rostro o siquiera su piel, fusiladle con munición de piedra marina para traspasar su inmortalidad; Segundo, colocadle un bozal o mordaza, no debe de pronunciar palabra alguna; Tercero, su cuerpo debe ser preservado hasta que uno de los nuestros vaya y lo recoja personalmente; Cuarto, deberá redactar un informe sobre todas las palabras que el preso haya dicho, interrogue a todos los marines que hayan tenido contacto con él; Y por último, nadie debe abandonar la isla hasta que todos los testimonios hayan hablado y el cuerpo recuperado. -explicó el agente, paso a paso.

—Entendido, no tendrá nada de lo que preocuparse -sentenció Alarico. El agente del Gobierno colgó el caracol sin siquiera despedirse- ¿Porqué tanto interés en un solo preso? ¿Qué estáis planeando? -pensó el mink

Una vez finalizada la conversación Alarico llamó a Bestla.

—Contraalmirante Bestla, cambio de planes, Rennu y Ymir han pasado a ser objetivos secundarios, la nueva misión es el asesinato de Voorhes el Slasher -le informó Alarico mediante Den Den Mushi

—¿Slasher? ¿Porqué este cambio tan repentino? Ni siquiera tiene recompensa -contestó sorprendida y preocupada la gigante

—Ordenes del mismísimo Gobierno Mundial, quizá le tienen rencor por el intento de asesinato -teorizó Alarico

—Afirmativo, movilizaré a mis tropas -asentió Bestla, tras despedirse y colgar, se quedó reflexionando con cierto nerviosismo- Los Cinco Ancianos no se movilizarían tanto por un intento fallido de asesinato, aquí hay algo turbio... Debo de informar a la Vice-almirante Ymir -pensó

Lejos de las intrigas, de los intentos de surcar de nuevo los mares y de las imprevistas alianzas forjadas por necesidad, se encontraba un colosal palacio edificado sobre piedra roja, en el único continente del mundo: La Red Line

Y en este castillo residían los dioses del mundo, de ahí que esta zona recibiera el nombre de La Tierra Sagrada de Mary Geoise

—¿Cómo pudimos no darnos cuenta? -dijo molesto un anciano sin pelo y que empuñaba una espalda.

—El hecho de que no tuviera recompensa le favoreció mucho, Slasher hizo bien en aprovecharse del amparo de los Bajos Fondos -añadió el anciano con una mancha en la frente

—Y pensar que lo consideramos tan solo un vulgar asesino, si lo hubiéramos sabido de antemano no habríamos acabado en esta crisis -dijo algo preocupado el anciano con cicatriz

—Si se pone a hablar puede que se forme una situación peor que la de Ohara -comentó un adulto rubio mientras observaba una polvorienta fotografía, la cual dejó en la mesa junto a otras más.

Dejad que os recuerde sobre este individuo: Voorhes el Slasher. Jamás supimos su nombre hasta ahora, tan solo conocíamos su apodo, éramos conscientes de sus crímenes, sin embargo ningún fotógrafo logró captar su rostro para imprimir el cartel de recompensa, por lo cual jamás fue puesto en busca y captura

En la mesa se encontraban varias fotos movidas, en ellas se podían apreciar a Voorhes, pero distorsionado debido al rápido movimiento de la cámara, en ninguna de ellas salía nítido o reconocible.

¿Es por su capucha que no le pudieron hacer una fotografía? No, eso sería una estupidez, ya han habido varios piratas enmascarados a los cuales se les ha atribuido cartel y recompensa.

El resto de fotografías en la mesa representaban lo mismo, el abrigo de Voorhes pero deformado por el movimiento de la cámara. Cada retrato estaba en peor estado que la anterior y había una cifra dibujada en la parte superior de cada uno.

No, fue porqué movían sus cámaras a la hora de hacerle la fotografía, ¿el motivo? El miedo

Voorhes golpeó con un palo de golf a uno de los bandidos que le habían asaltado en el bosque, estampándolo contra un árbol y dejándolo inconsciente —Por favor, no os quiero hacer daño, marchad. -les pidió Voorhes

—¿¡Os creéis que os vais a ir de rositas después de lo que les hicisteis a mis hombres!? -les preguntó el jefe de los bandidos, con su mirada centrada en Simone, que acababa de asesinar a unos cuantos de sus subordinados.

—Sí, me da a mi que sí -respondió burlona la Desarmada.

—¡¡A por ellos, chicos!! -ordenó el jefe de los bandidos, sus hombres corrieron hacía el grupo

—Va a ser difícil usarlo sin descontrolarme, pero creo que tan solo con una descarga podré hacer que huyan -pensó Voorhes- Slasher Kenpo:...

Dijeron que un miedo brutal les inundaba cuando estaban alrededor de esa cosa, que sus manos temblaban, que sentían una agonía en el pecho y que tenían visiones de muerte...

The Color of Madness -un aura negra emergió del cuerpo de Voorhes.

—¡¡¡AAAHHHH!!! -los bandidos comenzaron a tropezarse y a rodar por los suelos, se levantaban con torpeza y volvían a caer en un intento desesperado de huir de la zona, algunos se hicieron un ovillo y se pusieron a temblar.

Rennu cayó de rodillas al suelo y comenzó a vomitar.

—Este sentimiento de nuevo... -pensó Simone jadeando horrorizada- ¡¡MIERDA!! ¿¡PORQUE SIENTO QUE VOY A MORIR!? ¡¡PODRÍA CONTROLARLE Y ACABAR CON ÉL!! Pero no puedo mover ni mis brazos, todo lo que quiere mi cuerpo es huir...

La antigua y más fuerte emoción de la humanidad es el miedo

Los números que tenían las fotografías de la mesa eran años. La fotografía en mejor estado tenía inscrita "1500".

Otra tenía 1450, otra 1400, otra 1300, otra 1200, otra 1100, otra 1000, otra 900, otra 800...

Y en todas aparecía la imagen deformada de Voorhes.

Y el miedo más antiguo e intenso...

—Por el Trono Vacío -dijo uno de los ancianos sacando una llave.

—Por el Trono -repitieron los demás al unísono, sacando todos también llaves.

En la mesa se alzaba un grueso libro repleto de cadenas y con cinco candados, cada uno de los ancianos colocó su llave en uno de ellos y lo desbloqueó. Hasta que finalmente las cadenas cayeron.

Abrieron el libro y comenzaron rápidamente a pasar las páginas, sabían perfectamente que es lo que buscaban.

Hasta que se detuvieron al llegar a un texto acompañado de un dibujo.

La ilustración representaba a una terrible criatura que vivió en el Siglo Vacío: Un ser con dos brillantes ojos rojos y una túnica que cubría todo su cuerpo, sin dejar ver un ápice de su piel.

...Es el miedo a lo desconocido.

Capítulo 22: PX-K

Cartoon: ¡¡Aaaaaaaaaaaah!!

Cartoon da un salto hacia delante para evitar la explosión que tiene lugar justo tras él, cuya onda expansiva le manda a volar contra la pared de una casa.

Taisen: ¡Atrás, criatura maligna, vete por donde has venido! ¡Red Cannon!

Huracán Rojo se interpone entre Cartoon y su misterioso agresor, extiende sus brazos y dispara una fuerte llamarada, pero éste logra bloquearla fácilmente con un escudo que, al disiparse las llamas, revela tener el símbolo de la Marine estampado. En solo tres minutos, un tercio de las casas de Riversville ha sufrido daños por el ataque de ese invididuo, un hombre muy grande y corpulento, con largo pelo rizado y un traje azul con una armadura encima, sosteniendo una espada en una mano y un escudo rectangular en la otra.

Habitante de Riversville: ¡Es un PX-K!

Habitante de Riversville: ¡A los campos de cultivo, si nos quedamos aquí entraremos en su rango de fuego!

Taisen: ¿PX...K?

Cartoon: ¡Eso es nombre de unidad Pacifista, pero este es diferente!

Pacifista: ...

El Pacifista se queda quieto viendo a la gente huir del pueblo, confirmando que no hay fugitivos entre ellos, para luego volver a fijarse en Cartoon y Taisen. La retícula de su ojo los identifica como dos de los fugitivos de Seigifort, enviando una señal al despacho de Onishi, quien a su vez procede a dar la alarma.

Onishi: ¡PX-K4 ha identificado a Louis Cartoon el de la Pared y Huracán Rojo Taisen en Riversville, que todas las unidades cercanas vayan allí de inmediato!

Bestla: ¡Cartoon...!

Fredd: ¡...!

Habiendo oído el aviso en Seigifort, el marine corre a un rincón apartado y saca su den den mushi, llamando a Zanxus justo cuando éste está a punto de tomar el desvío hacia la capilla con Ymir y Samba.

Zanxus: Disculpadme otro momento.

Y una vez alejado de sus compañeras de viaje, el As de Corazones coge la llamada.

Zanxus: ¿Qué pasa?

Fredd: ¡As de Corazones, Cartoon ha sido visto en Riversville!

Zanxus: ¿Cómo sabes que me interesa el paradero de Cartoon?

Fredd: ¡L-lo oí comentar a la contraalmirante Bestla! ¡Una de nuestras unidades Pacifista está luchando con Cartoon ahora!

Zanxus: ¿En Riversville, dices?

Fredd: ¡S-sí!

Zanxus: Lo tendré en cuenta.

Gacha

Zanxus: Hmmmm... Nueva encrucijada ¿sigo hacia Kingsgutt a ver a Tiky de una vez por todas o voy al norte a por Cartoon antes de que me lo quiten los marines...?

Ante la duda, Zanxus saca su moneda y la lanza hacia arriba mientras ve un pequeño carromato tirado por caballos pasando junto a la capilla de camino a Ciudad Keyes.

Zanxus: Cara, Tiky. Cruz, Cartoon.

De vuelta a Riversville...

Taisen: ¡Raaaaaaah!

El puño de Taisen choca contra el escudo del Pacifista, pero al hacerlo siente primero un gran dolor en la mano seguido por una reducción de fuerzas que acaban permitiendo al cyborg empujarle y estamparle contra el suelo con el escudo.

Taisen: (¡Piedra marina...!)

Luego, aprovechando que está debilitado, PX-K4 empieza abre la boca y de prepara para dispararle un rayo láser.

Cartoon: ¡Gatling Frame!

Apuntando al Pacifista con su marco, Cartoon lo imbuye en busoshoku haki y empieza a dispararle una serie de armas desde su interior. Puñales, lanzas, pistolas, pero ninguna llega a causar daños graves al cyborg hasta que no le dispara una bala de cañón a la cabeza, la cual le hace retroceder y desviar su disparo, destruyendo una casa en lugar de a Taisen.

PX-K4: ¡!

Con la cabeza en llamas, el Pacifista deja de lado a Huracán Rojo para ir a por el de la Pared, quien pone pies en polvorosa.

Cartoon: ¡Uyuyuyuyuyyy!

El forajido pasa junto a la casa en llamas mientras huye del cyborg, pero él logra seguirle perfectamente el rastro hasta que el fuego de sus hombros estalla en una deflagración que lo sobresalta.

Voorhes: ¡Oh!

Dicha deflagración puede ser vista desde las afueras del pueblo, donde se encuentran Voorhes, Rennu y Simone.

Simone: ¿Qué está pasando ahí?

Voorhes: ¿Deberíamos ir a ver si alguien tiene problemas?

Simone: Ve tú si quieres, tampoco es problema mío.

Rennu: ¡Cuidado, camaradas!

Gracias al aviso del Monje Criminal, los tres forajidos consiguen hacerse rápidamente a un lado para evitar ser atropellados por el carromato que ha pasado a toda velocidad junto a ellos. En él, Zanxus controla las riendas para apresurar a los dos caballos que tiran del carromato en dirección al pueblo.

Zanxus: ¡ARRE!

Voorhes: ¡¡Gamberro!!

Taisen: ¡Red Stakes!

Usando su fruta del diablo en la casa en llamas, Taisen dirige varias lanzas de fuego contra el cyborg, logrando herirle en las zonas que no están cubiertas por su armadura de piedra marina antes de que éste pueda cubrirse con su escudo, girándose de nuevo hacia él.

Taisen: ¡Nunca prevalecerás, villano!

Pero cuando el cyborg empieza a caminar hacia Huracán Rojo para atacarle con su espada, su cuerpo de repente empieza a resplandecer para luego esfumarse, habiéndose convertido en una pintada en el suelo después de que Cartoon le tocase la espalda.

Cartoon: ¡Didedededede, ahí te quedas!

Taisen: ¡Jojojojo, como siempre, la justicia prevalece!

Cartoon: A ver, técnicamente ese era un agente de la ley.

Taisen: ¡Pues no actuaba como tal, mira qué estropicio!

Cartoon: ¡Da igual, tenemos que irnos de aquí o nuestro amiguito aquí, plano como una tabla, recibirá más refuerzos!

Zanxus: ¡Scare Card! Justo cuando Cartoon se disponía a irse del pueblo, un naipe vuela a gran velocidad hacia él hasta clavarse en una de sus nalgas, haciéndole dar un fuerte salto mientras grita de dolor.

Cartoon: ¡¡OUCHEE OUCH!!

Taisen: ¡Cartoon!

Mientras Cartoon se retuerce en el suelo, Huracán Rojo se gira hacia la dirección de la que vino el naipe, viendo a Zanxus bajando del carromato.

Taisen: ¡Tú... tú estabas en el barco prisión!

Zanxus: Al igual que muchos más, no necesitas ponerte en guardia, solo he venido a por el barrigudo.

Cartoon: ¡Tu padre!

Aun así, Taisen se interpone entre el As de Corazones y su compañero de viaje.

Taisen: ¡No dejaré que le hagas daño a mi compañero!

Zanxus: Puedo matarte con solo mover una mano si me complicas la vida, así que sé inteligente y hazte a un lado, es el último aviso.

Taisen: ¡No negocio con malhechores! ¡Tal como hemos hecho antes, Cartoon y yo uniremos fuerzas y...!

Pero Cartoon ya no está, ha aprovechado la confrontación de Taisen y Zanxus para esfumarse.

Taisen: Vaya...

Zanxus: Qué pérdida de tiempo.

Molesto, el As de Corazones lanza cinco cartas a Taisen mientras éste prepara su fuego para defenderse.

Capítulo 23: El superhéroe contra el asesino

Tras haberse alejado lo suficiente de la zona, Cartoon decide ocultarse tras un muro para recuperar el aliento, habiendo corrido sin parar por varios minutos.

-Cartoon: *jadeo* A-ahora, tengo dos opciones...Una es seguir mi camino hacia el distrito de diversiones para así largarme de aquí, aunque tendría que hacerlo solo...La otra es intentar ayudar a Taisen a librarse de As de Corazones, que da bastante miedo...

El de la Pared permanece un tiempo pensativo, decidiendo sentarse mientras coloca una de sus manos en su mentón.

-Cartoon: (Lo más probable es que esta zona se llene de marines en unos minutos, por lo que ellos podrían encargarse de Vermillion. Sin embargo, también se llevarían a Taisen, que a pesar de ser un poco muy pesado es útil como guardaespaldas...).

Después de unos segundos, al pirata se le acaba ocurriendo una idea, escalando hacia el techo del edificio en el que se ocultaba y logrando ver a Taisen y a Zanxus a lo lejos.

-Cartoon: (¡Bien, es muy simple! ¡en cuanto la cosa se le complique, voy y utilizo mi habilidad para-!).

El pensamiento de Cartoon es interrumpido por una gran cantidad de vergüenza ajena que le llega al ver al Huracán Rojo haciendo de las suyas.

-Taisen: ¡Retrocede, villano!



El héroe pirata comienza a realizar diferentes poses que logran confundir y avergonzar tanto a Cartoon como a Zanxus.

-Taisen: ¡Te estarás preguntando quién soy, ¿verdad?! ¡Soy aquel que lucha por proteger al mundo de la devastación! ¡aquel que no dejará de pelear mientras la llama de la justicia siga ardiendo en su pecho!

Mientras habla, Taisen da varias vueltas sobre sí mismo para luego acabar de girar y apuntar a Vermillion con una de sus palmas.

-Taisen: ¡Soy el Huracán Rojo Taisen! ¡Ríndete ahora o prepárate para luchar, villano!

-Zanxus: Como digas.


Frena la música


Adoptando una sonrisa en su rostro, Zanxus le lanza velozmente una de sus cartas a Taisen, concretamente hacia su cuello. Viendo esto, el Huracán Rojo se deja caer hacia atrás para luego colocar sus manos en el suelo y retroceder.

-Zanxus: No estoy de humor para juegos, así que acabemos esto rápido.

-Taisen: ¡Eso haré!

El pirata pega un salto hacia el mercenario mientras lleva uno de sus puños hacia atrás. Sin embargo, al lanzar su golpe nota que su adversario desapareció como por arte de magia.

-Taisen: ¿E-eh? ¡muéstrate!

Después de observar hacia diferentes direcciones, Taisen logra ver uno de los brazos de Zanxus saliendo de su espalda, sosteniendo una carta con la cual cortarle el cuello.

-Zanxus: Backdoor. Mira que poco has dura-

-Taisen: ¡Nova!

Tras generar fuego desde sus palmas, el Huracán Rojo utiliza su habilidad para rodear su propio cuerpo en una esfera de fuego, obligando a Zanxus a salir rápidamente de la espalda de este.

-Zanxus: Tsk, genial, una fruta de fuego.

El mercenario aprieta sus dientes, tanto por la molesta habilidad de su oponente como por las leves quemaduras causadas por dicha habilidad.

-Taisen: ¡Te di la oportunidad de rendirte, pero ahora te derrotaré con una de mis técnicas favoritas! ¡Nova Crash!

Aún con la esfera de fuego envolviendo su cuerpo, Taisen arremete contra el mercenario con la intención de embestirle con su cuerpo. Viendo esto, As de Corazones utiliza su habilidad para así separar su cuerpo en múltiples y pequeñas piezas, evitando la embestida.

-Taisen: Es inútil que uses tu técnica de teletransporte, mis llamas me protegen.

Posteriormente, el cuerpo del pelirrojo se reconstruye detrás de Taisen para luego alzar uno de sus brazos y recubrirlo con busoshoku.

-Zanxus: ¡¿Crees que tus llamas me intimidan?!

El héroe es empujado hacia delante tras ser golpeado en la espalda por su contrincante, quien no sufrió daño alguno gracias a su haki.

-Taisen: Oh, veo que dominas el haki...En ese caso, mi Nova no me sirve para defenderme.

Habiendo dicho esto, Taisen dirige las llamas que rodeaban su cuerpo hacia uno de sus puños, generando una esfera alrededor de este para luego llevarlo hacia atrás.

-Taisen: ¡Blast Fist!

Acto seguido le lanza un puñetazo a Zanxus, quien tras esquivarlo moviendo su cuello hacia un lado entierra su rodilla en el estómago de Taisen, haciéndole retroceder nuevamente.

-Taisen: Agh... ¡Blaze Kick!

Esta vez, el Huracán Rojo le lanza una patada recubierta en fuego al mercenario, quien simplemente la desvía con su mano ennegrecida para luego golpearle la cara con la otra.

-Zanxus: (Tsk, ¿porqué no lo maté aún?).

-Taisen: ¡Y ahora....!

Cuando parecía que Taisen volvería a arremeter contra su oponente para intentar golpearle con otra de sus técnicas, este se detiene para sacar un papel de su bolsillo y leerlo por unos segundos.

-Taisen: Hmmm, "Trolling Attack", me gusta.

-Zanxus: (¡¿El imbécil se ha puesto a repasar su repertorio de técnicas en medio del combate?! ¡creo que este tipo no me está tomando en serio!).

Enfadado por la actitud de su oponente, Zanxus se acerca hacia este mientras sostiene una de sus cartas para luego ennegrecerla con su haki. A su vez, Taisen vuelve a cubrir uno de sus puños con sus llamas.

-Zanxus: ¡Ya me mostraste esa técnica! ¡¿te estás quedando sin ideas?!

As de Corazones dirige su carta negra hacia el cuello de su oponente, quien tras empujar su brazo hacia un lado acerca su puño envuelto en llamas hacia su rostro.

-Zanxus: (Aún me queda el otro brazo libre, en cuanto tu puño esté lo suficientemente cerca te lo detendré y luego te cortaré ese brazo tuyo).

Sin embargo, se detiene a milímetros de impactar, intrigando a su oponente, quien ya se estaba preparando para sujetárselo con su mano recubierta en haki.

-Zanxus: ¿Eh?

-Taisen: ¡Te la creíste! ¡Trolling Attack!

En lugar de golpearle con su puño, Taisen acaba usando su rodilla para golpear el mentón del mercenario, sorprendiéndole y haciéndole retroceder.

-Zanxus: (Agh, jugó con mi mente. Se supone que ese es mi trabajo).

Tras limpiarse una pequeña cantidad de sangre que caía por su boca, Zanxus recupera su sonrisa habitual.

-Zanxus: Felicidades, has logrado durar mucho más de lo que creí e incluso lograste causarme una pequeña cantidad de daño.

-Taisen: ¿Vas a admitir tu derrota?

-Zanxus: Ya quisieras, ¿verdad? Solo quiero que sepas que lograste algo en tu vida, hacerme daño.

El pelirrojo pega un salto hacia arriba después de decir esto para luego soltar una pequeña risa.

-Zanxus: Lástima que fue lo único y lo último que lograste en tu vida. ¡All-In!

Desde el aire, Zanxus le lanza cinco cartas con cada mano a Taisen, las cuales cabe resaltar que se hallan ennegrecidas.

-Zanxus: Y ahora... ¡Disassemble!

-Taisen: N-no jodas...

Al haber usado su fruta del diablo en sus cartas, As de Corazones le lanzó una gran cantidad de pequeñas piezas negras a Taisen.

-Taisen: (¡No debo dejarme llevar por su tamaño, esas cosas van a hacerme pedacitos!).

Mientras la lluvia de piezas negras se dirige hacia el Huracán Rojo, este lleva una de sus palmas hacia delante mientras sujeta su brazo con el otro. Acto seguido lanza una llamarada la cual moldea con su habilidad para así convertirla en múltiples y pequeñas esferas rojas.

-Taisen: ¡Justice Flash!

-Zanxus: ¡!

Si bien Taisen recibe algunos cortes a causa de algunas piezas que no logró destruir, su oponente también recibe algunos de sus disparos de fuego. Posteriormente, Zanxus aterriza, observando zonas grises en su cuerpo echando humo a causa de los disparos de su oponente, quien observa algunos cortes rojos en sus brazos y casco.

-Zanxus: Tsk, primero haces que Cartoon el de la Pared escape, luego me haces perder el tiempo con tus mierdas...¡Y ahora me causas el suficiente daño como para enfadarme!

As de Corazones comienza a correr enfadado hacia Taisen, quien al ver esto recubre el cuerno que se halla en su casco con fuego.

-Taisen: ¡Shokyakuro Sai!

Acto seguido, mueve su cabeza hacia un lado, haciendo que las llamas que se hallan en su cuerno avancen hacia Zanxus tras haber adoptado una forma similar a un látigo.

-Taisen: ¡Hi no Muchi!

El mercenario utiliza su habilidad para separar uno de sus brazos en múltiples piezas, logrando evitar que el látigo golpee dicha extremidad. Tras estar lo suficientemente cerca, Zanxus recubre una de sus piernas con busoshoku para así patear la cara de Taisen, causando que caiga al suelo.

-Zanxus: ¡¿Piensas levantarte?!

Zanxus permanece un tiempo observando al Huracán Rojo, esperando a que responda o a que se levante. Al no ver respuesta alguna, As de Corazones asume que le dejó inconsciente.

-Cartoon: (¡No jodas, ¿le ganó?!).

-Zanxus: Fuiste más problemático de lo que creí. Para asegurarme de que no vuelvas a hacerme perder el tiempo, lo mejor será que te corte el cuello de una vez por todas.

Viendo como el mercenario saca una de sus cartas mientras se acerca a Taisen, Cartoon se alarma desde el lugar en el que estaba viendo la pelea.

-Cartoon: (¡L-le va a matar! ¡y agh, por si fuera poco..!).

Aprovechando la altura del edificio sobre el que se halla, El de la Pared logra ver una gran cantidad de soldados de la Marine aproximándose hacia el pueblo de Riversville.

-Cartoon: (¡Muy bien, se nos acabó el tiempo! ¡v-voy a tener que ser rápido!).

Tras dar un suspiro, el pirata se prepara para bajar del edificio y ayudar a su aliado-guardaespaldas. Sin embargo, se detiene al ver una pequeña llama detrás de Zanxus creciendo lentamente.

-Zanxus: A ver...*saca una moneda* Cara, le corto el cuello rápidamente y dejo que su cabeza ruede por ahí. Cruz, se lo corto ligeramente para dejar que sufra.

Al no haberse percatado del fuego que se haya detrás suya, As de Corazones arroja la moneda al aire despreocupadamente para luego dejarla caer en su mano y contemplar el resultado.

-Zanxus: Desafortunado, cruz.

Pero antes de lograr utilizar su carta para algo, esta se incendia tras ser alcanzada por un disparo ígneo proveniente de su espalda, volteándose y encontrándose con una especie de "clon" de Taisen hecho a partir de fuego.

-Zanxus: ...¿Volviste a jugar con mi mente?

Aún mientras observa al clon de fuego, el mercenario oye como el Huracán Rojo se pone de pie a sus espaldas, tosiendo un poco pero logrando reír.

-Taisen: Tan solo fue una pequeña estrategia, nada del otro mundo. Si bien lograste evitar que mi látigo de fuego impactase en tu brazo, no contabas con que, después de ver como lo esquivabas, lo dirigí hacia una de las cartas que permanecía en el suelo por uno de tus ataques anteriores.

-Zanxus: Tsk...

-Taisen: Después de incendiarla, tan solo me aseguré de controlar el fuego desde el suelo, mientras tu creías que estaba inconsciente.

A pesar de habérsele marcado una vena en el rostro, As de Corazones aún mantiene su característica sonrisa.

-Zanxus: Bravo, pudiste jugar con la mente de un maestro de las cartas como yo. Sin embargo, ¿no se te ocurrió algo mejor? ¿de qué te sirve crear un clon de fuego?

-Taisen: ¡Me sirve para crear una de mis técnicas favoritas!

Lanzando dos llamaradas hacia arriba gracias a sus guantes, Taisen moldea dichas llamas para generar otros dos clones de fuego, acto seguido el trío de clones se coloca delante suya.

-Clon: ¡Mira mira, me puedo comunicar a través de ellos!

-Clon 2: ¡Somos como..un escuadrón!

Tanto los clones como el Taisen original adoptan diferentes poses, cosa que confunde a Zanxus como es costumbre.

-Zanxus: (¿Qué está tramando ahora? Meh, como sea, en cuanto esquive su ataque me aseguraré de asesinarlo esta vez).

-Taisen: ¡Bien, a por el!

El pirata dice esto mientras lleva uno de sus puños hacia delante, causando que sus tres clones vuelen rápidamente hacia As de Corazones para luego rodearle mientras le sujetan.

-Zanxus: ¡!

-Taisen: ¡SUPER SENTAI KAMIKAZE ATTACK!

Tras pronunciar el nombre de la técnica, los tres clones de fuego se deshacen para cubrir a Zanxus con una gran cantidad de fuego, generando una gran conflagración que es vista desde la lejanía como si se tratase de una enorme vela.

-Marine: ¡¿Y-y eso qué es?!

Dicha llama también es vista por el grupo de marines que continúa acercándose hacia el poblado.

-Marine 2: ¡E-eso..debe ser obra del Huracán Rojo! ¡he oído al contraalmirante Onishi leer sus antecedentes!


Horas atrás, el contraalmirante Onishi lee los antecedentes de cada uno de los criminales que se hallan sueltos por la Isla Lock con los carteles de se busca de cada uno a un lado.

-Onishi: Huracán Rojo Taisen, he oído de ti. Al principio me parecías un pirata más del montón, que solo sabía invadir y saquear pueblos, golpeando a cualquier otro pirata que intentase "robarte" tu presa. Sin embargo, cuando vi que te asignaron una primera recompensa de Beli300.000.000, decidí indagar un poco...

El marine de alto rango le echa un vistazo al periódico que tiene delante suya, concretamente a una fotografía que muestra una base de la Marine en llamas.

-Onishi: ..Y ahí fue cuando descubrí tu ataque hacia una base de la Marine bajo el mando de un contraalmirante, concretamente uno que se dedicaba a recolectar información sobre diferentes organizaciones. No solo acabaste con la vida de dicho soldado y sus subordinados, sino que también incendiaste toda la base, causando que la información recolectada a lo largo de toda la carrera de aquel soldado se perdiese.


-Cartoon: (¡¿P-PERO Y ESA TÉCNICA TAN OP?!).

Tras recibir la técnica de Taisen, el mercenario de la Familia Vermilion cae de espaldas mientras su cuerpo echa una gran cantidad de humo.

-Taisen: ¡Hahah, nuevamente la justicia gana!

El pirata comienza a realizar sus famosas poses nuevamente por unos segundos, sin embargo, se detiene al ver como Zanxus aún está consciente y enfadado.

-Zanxus: ¡Tú y tu puta palabrería infantil me tienen harto!

Usando su habilidad, As de Corazones se separa en múltiples pedazos para luego aparecer frente al Huracán Rojo con una de sus manos a punto de tocar el estómago del pirata.

-Zanxus: Si bien no me gusta recurrir a esto, tú te lo ganaste.

-Taisen: ¡¿E-eh?!

Tras entrar en contacto con Taisen, Zanxus logra separar el cuerpo de su oponente en una gran cantidad de piezas. Viendo como dichos trozos caen, el mercenario no puede evitar comenzar a reír.

-Cartoon: (¡Vale, ahora sí no queda otra!).

-Zanxus: ¡A ver si eres bueno en los rompecabezas! Yo sí que soy bueno, y soy aún mejor cuando te tomas el nombre literal.

Antes de que el pelirrojo logre ponerle un dedo encima a las piezas de Taisen, una gran y reluciente figura masculina con armadura aparece repentinamente frente a el, tratándose de PX-K4, el cyborg derrotado con anterioridad gracias a la habilidad de Cartoon, quien optó por regresarle a la normalidad.

-Zanxus: ¡¿Y-y esta cosa de donde salió?!

El cyborg baja su espada hacia el mercenario, quien pega un salto hacia atrás mientras saca algunas de sus cartas de su bolsillo. A su vez, Cartoon llega a la escena para recoger lo más rápido posible los trozos de Taisen.

-Zanxus: ¡Eh, Louis Cartoon!

-Cartoon: ¡¡AAAAAAAAAAAAAAAH, NOS LARGAMOS!!

Tras haber recogido todas las piezas que conforman el cuerpo de Taisen, Cartoon comienza a correr lo más rápido posible mientras le caen varias lágrimas por sus ojos, deseando mantenerse lo más alejado de Zanxus posible, a quien dejó a solas con el cyborg.

-Zanxus: ¡Hoy la suerte no parece estar de mi lado..!

Capítulo 24: Neo-justicia

Tras realizar los informes correspondientes, Alarico se dispuso a seguir su recorrido por Ciudad Keyes. Pero algo llama su atención a la lejanía. Instintivamente detiene su paso, pero esto fue lo que lo condenó, ya que un luminoso rayo de energía impacta justo a sus pies provocando una enorme explosión que lo manda a volar varios metros.

En shock, y con varias heridas sobre su cuerpo, intenta reincorporarse. Pero un intenso dolor tanto en su pecho como en sus piernas se lo impide. El mink alzó la vista y, de entre el polvo y la humareda generados por la explosión, logra divisar una enorme silueta acercarse.

Si bien Alarico era bastante alto en promedio, la desconocida figura lo duplicaba en tamaño. Cuando esta se acercó, lo reconoció como un Pacifista. Pero a su vez el diseño de este era diferente.

—Tu no eres un Pacifista.—

Habló el mink, para luego recordar repentinamente una charla del pasado con el contraalmirante Onishi donde este le comentaba que algunos modelos antiguos de Pacifistas habían sido traídos a la Isla Lock con el fin de experimentar y probar con ellos.

—No puede ser... ¿Onishi?—

El cyborg se posiciona frente al vicealmirante, quien se encuentra tendido en el suelo con graves heridas.

—Objetivo, punzones soldadores Alarico, eliminado.—

Dicho esto, abrió su boca y de esta emergió un brillante destello, para terminar por lanzar otro potente rayo. La magnitud de la explosión causada por este fue tal que se divisó a muchos metros a la redonda.

Mientras tanto, en su despacho, Onishi ríe a la vez que se reposa cómodamente sobre el respaldo de su silla. A los pocos segundos toma un caracolófono, el cual estaba sonando.

—Aquí Fredd con el reporte que pidió, contraalmirante.—

—Adelante.—

—Intercepté las comunicaciones previas del vicealmirante Alarico. El Gobierno Mundial lo ha contactado y han hablado sobre ese tal Voorhes. Parecía todo muy serio, demasiado si me permite opinar, como si se tratara de un mismísimo demonio.—

Informó Fredd con un tono serio, diferente al miedoso carácter que mostraba siempre.

—Ya veo, me serviría si puedes averiguar más sobre Voorhes, y el por qué el Gobierno Mundial está tras él.—

—Entendido señor.—

—Ah, y algo más. ¿Quién sabe de esto también?—

—En otra escucha, el vicealmirante contactó a la contraalmirante Bestla, pero no le dio detalles al respecto.—

Tras oír eso, Onishi se tomó unos segundos para responder, mientras su cara se tornaba aún más seria y con una expresión de disgusto.

—Bueno, parece que tendré que ensuciarme las manos.—

Asimismo, en una oficina de Seigifort Bestla retomaba las comunicaciones. Tomando un den den mushi diferente, conectado a otro caracol blanco para evitar filtraciones, hace una llamada.

—Moshi moshi—

Respondió una voz masculina del otro lado.

—¡¿Dónde te habías metido?!—

Reclamó Bestla, en un tono de regaño.

—Oye oye, tranquila. Estoy en Kingsgutt, este sitio es bastante ruidoso.—

En las afueras de un bar, este se encuentra sentado tranquilamente sobre el tronco de un árbol caído, pero solo se puede divisar su silueta ya que está bajo la sombra de un segundo árbol. En su mano derecha se reposa su den den mushi, pero en la otra sostiene un cartel de recompensa. Frente a él se encuentra el malherido cuerpo de una mujer tendido en el suelo.

Teresa Wanted.png

—Se me presentó un contratiempo, pero ya no es problema.—

Se excusó.

—Como sea, ¿qué has conseguido?.—

Habló la contraalmirante.

—Qué no he conseguido, querrás decir. Para empezar, el vicealmirante jabalí está limpio, no él porque debe tener pulgas, sino que...—

—Si si, te entendí, continúa.—

—Tsk, bueno, por otra parte el contraalmirante Onishi... los reportes de desapariciones de niños en el sur de Keyes, todo apunta hacia él. Al principio creí que se trataba de comercio de personas, pero él experimenta con ellos.—

—¿¡Cómo!?—

Bestla se mostró exaltada.

—Al parecer el tipo está obsesionado con crear un prototipo de soldado perfecto, y planea hacerlo con piedra marina. Al parecer lo ha intentado con cyborgs, pero en los archivos que robé se mencionan experimentos con piedra marina líquida, inyectada directamente en los cuerpos. Aunque al parecer es un fracaso ya que solo envenena el cuerpo.—

Al oír eso Bestla se encontraba indignada e innegablemente furiosa.

—¡La Neo Marine ha resurgido para esto, para evitar más corrupción de quienes dicen ser la ley! Es momento de actuar.—

Vociferó Bestla, motivada por sus ideales.

—¡Kikiki! Los corruptos no podrán escapar de la neo-justicia.—

—Si... buen trabajo, Tiky.—

Concluyó la comunicación.

Capítulo 25: Furia y decepción

Ya llevaba un buen tiempo sin tocar suelo desde mi incidente con el huracán. Si bién la tormenta persistía cerca mío y no pude registrar lo que ocurría apropiadamente, tras lo que creo que fueron 20 minutos luego de ser golpeado por lo que se sintió como una maza, algo detuvo el huracán en un instante. Y ahí estaba yo, cayendo como un ave que se había dormido y seguía en movimiento por el impulso tomado, y quien sabe a donde iría a caer, pero en ese momento sentí una de las sensaciones que mas detesto en esta vida.

Voorhes: (Guarda silencio, si tomas el control no podré saldar mi cuenta con aquel vendedor de armas. El código penal instituye que de no saldarse cuentas debería compensar el perjuicio provocado.)

Cefalópodo mental: (Tal vez guarde silencio cuando los cerdos vuelen, pero hasta entonces no me contentaré con tu irreverente pacifismo. Tan solo da rienda suelta a tus impulsos y liberate del deseo que te atormenta.)

Simone: ¿Es eso que veo en el cielo el hombre cerdo del huracán, volando?

Voorhes: (Mira nada mas, un cerdo volando, parece que no podrás perjudicar al gremio de trabajadores este día)

Aparentemente mi presencia ofendió tanto a alguien al azar mientras pasaba que un rayo me golpeó, y esa sensación es absolutamente repugnante. Se siente como si todo el cuerpo se quemara desde dentro a la vez que los huesos se calientan. No es un dolor que sientas en el instante, es vacío apenas lo recibes, y luego de formar una expectativa sobre el dolor una cosa queda clara, es peor de lo que esperabas y suficiente para morir.

Zanxus: ¡Hoy la suerte no parece estar de mi lado..! Tsk. Si bien me encantaría apostarlo todo a acabar con cada marine en la proximidad, jugármela a eso dificultará que encuentre a Cartoon luego... Así que, ¿Qué haré?

A medida que me aproximaba a tierra comencé a escuchar explosiones. Estaba claro que me aproximaba a mas catástrofes, y como tal mi rabia hervía cada vez mas, necesitaba un respiro.

Zanxus: Tsk. Este robot de verdad causa problemas, no puedo acercarme por la piedra marina, y si me alejo dispara rayos. Debería considerar una retirada.

Y cuando estaba a punto de estrellarme con el suelo, un ruido explosivo, como si de un cañon se tratase, sonó justo a mi lado, seguido de lo que se sintió como ser golpeado por un rayo en la cara. El dolor de ser golpeado por rayos es suficiente como para morir, pero también es lo que más me enfurece, y cuando tantas estupideces me golpean en un mismo día hay una sola cosa que puedo ver clara. Entre mi respiración con olor a sangre, el dolor calcinante en cada parte de mi cuerpo y el repetido trato de trapo que recibí, ya nada puede herirme más de lo que ya fuí. En este punto ya no puedo preocuparme por consencuencias y la posibilidad de morir, pues mi vida corre el mismo peligro por no actuar, y estoy demasiado enojado para poder morir.

Teehees: (Quien sea que lo haya hecho, me da igual si es tan sensible que el mundo se cae encima mío como queja, voy a hacerte sufrir hasta mi satisfacción)

PX-K4: ¡! ~ objetivo de mayor prioridad reconocido: "Catástrofe" Teehees, metodo de combate mas efectivo desconocido, iniciar secuencia de reconocimiento ~

Mis sentidos ya no funcionaban apropiadamente, pero pude sentir como un tipo se alejaba, y frente a mi se encontraba el que presumiblemente me había dado con un rayo. Usualmente no hago lo que a continuación haría, pues las consecuencias siempre empeoran, pero en este momento nada importaba. Me puse de pie, y desatando mi garra oscura que tanta victoria trajo en mis días, destruí el bozal en un instante y me preparé para deshacer a aquel que se paraba frente a mi.

Teehees: ¿Tienes idea... de lo jodidamente ASQUEROSO que es tener un bozal?

Trató de golpearme con una espada, mas la detuve con mis garras, y con un análisis insultivo comprendí lo que estaba frente a mí.

PX-K4: ~ Nueva información: Piedra Marina inefectiva, el objetivo no ha consumido una fruta del diablo ~

Teehees: No veo inseguridades, no hay un solo razgo de emoción que pueda explotar u ofender. No estás vivo, eres una de esas máquinas de las que he oído, lo cual me hace muy felíz...

La máquina retrocedió, guardó sus arma y se preparó para golpearme con otro rayo, mas antes de que fuese capáz de nada salté hacía su mano y la destruí de un zarpazo.

Teehees: JOHOI ¡Las máquinas son el enemigo perfecto para mí! No viven, no sienten, no hay consecuecias por dañarlas, y por si fuera poco se de su aspecto más notable: Si las aplastas sueltan un lingote de oro, justo lo que necesito para compensar los inconvenientes que he pasado. VEN A MI.

Zarpazo tras zarpazo arremetí ante la máquina sin piedad alguna, dañandole poco a poco hasta que no fue capáz de defenderse más. En este enfrentamiento fui golpeado por un rayo dos veces más, y cuando finalmente abrí el cuerpo de la máquina la verdad me fue revelada, no había chocolate alguno. La furia y decepción que sentía era comparable al dolor que me habían provocado los cuatro rayos, y para cuando quise darme cuenta ya no estabamos solos y no había forma de que pelease. Rodeado por marines de carne y hueso, herido hasta el punto que no debería poder moverme, realicé dos últimas acciones:

Teehees: Ustedes no tienen las bolas...

Tras un insulto de poco mérito, caí al suelo vencido. La catástrofe me había alcanzado.

purupurupuru ~ Gatcha

Onishi: Onishi aquí, ¿Ahora qué pasó?

Buenas noticias Contraalmirante, me alegra reportarle que, a pesar de la destrucción del PX-K4, "Catástrofe" ha sido vencido y capturado exitosamente, esperamos sus siguientes ordenes.

Capítulo 26: Tumbo al Este

Simone: (¡Tengo que salir de aquí!)… (No, espera) (Le prometí que le llevaría a Kingsgutt. ¿Que tal si corro y me mata por romper mi promesa?)

Es lo que había pensado la Desarmada mientras caminaba junto a sus inesperados compañeros de viaje, en especial, aquella criatura cubierta. Aunque trataba de mantener un rostro sereno, simplemente no podía, el miedo, por primera vez desde… Aquel día, la tenia sobrepasada.

Simone: Aghh...

Voorhes: ¿Pasa algo, estimada señora y guía a nuestra?

Simone: No, nada… estoy cansada y ya. Ha sido un día largo.

Voorhes: Y que lo diga. Por eso, le agradezco doblemente su esfuerzo por el gremio.

Simone: De nada.

Al final, simplemente lo dejo pasar. Después de todo, aquel “monje” seguía ahí pese a haber vomitado antes por la misma razón. Y si ese mocoso de cuna “noble” y criminal estaba bien con ello, tambien ella. No se dejaría pisotear, además aun tenia un objetivo.

Simone: (Mataré a ese desgraciado de Claude antes de que me mate. O peor, se lleve otra cosa preciosa se mi).

Y si podía llevar a “esa bestia” a Kingsgutt, y esta está de su lado, tal vez por fin podría hacerle pagar. Porque de una cosa estaba segura…

Simone: (Odio a Claude más de lo que temo a está criatura)

Así continuaron el camino, aunque con un mayor silencio, para alivio de Zigliara, que estaba contento de que se callase, aunque este en si mismo también sentía un escalofrío.

Rennu: (Espero que el Salvador no presente más de esos arranques, y espero que esa mujer cumpla su parte del trato) Espero que no falte mucho más para llegar a Kingsgutt.

Simone: Ya vamos a medio camino, “padre Zigliara”. Con suerte, no habra más Marines ineptos cortándonos el paso.

Voorhes: Esperemos que no pase.

El Calamar: (Que aburrido eres. Pero no puedes negarlo por mucho más tiempo. Es nuestra naturaleza… matar.)

Voorhes: (Tsk…)

Pero por fortuna, eso no paso de nuevo. Lo que si paso de nuevo, fue una llamarada inmensa saliendo de Riversville, incluso desde varios kilómetros se veía. Uno de ellos sugirió ayudar, pero no podían perder más tiempo. Luego, paso otra cosa. Un carruaje, uno que casi los mata.

Rennu: ¡Cuidado, camaradas!

Voorhes: ¡¡Gamberro!!

De milagro no habían sido arrollados, solo por el aviso oportuno del monje.

Rennu: ¿Qué le pasa a ese conductor? ¿Estaba poseído por Satanás? Por poco nos manda con nuestro Señor.

Simone: No sé, pero por una vez, concuerdo contigo.

Voorhes: ¿Quizás iba borracho?

No lo saben, pero lo que si saben es que, por la dirección que ha tomado ese carruaje, va por el mismo camino que ellos.

Simone: (Demasiadas personas van a Kingsgutt…)

Rennu: (El se debe estar preparando una empresa muy grande. Pero dicen que nuestro Padre Celestial nunca nos da retos que no podamos superar).

Pero ambos tienen razón, mucha, muchísima gente se dirige al este de la Isla.

Bestla: Envíen un contingente de los Neo marines a Kingsgutt de inmediato.

La giganta, aun con sus intenciones poco claras, envía a decenas de sus hombres para allá.

Bestla: Llego la hora de actuar.

Vermillion, a toda velocidad, sigue avanzando en su carruaje.

Zanxus: Ya no falta mucho. Ya casi llego.

Todos van…

Samba: Allá voy, hermanita.

Ymir: Bestla, espero que sepamos lo que estamos haciendo.

O no todos… En alguna parte afuera de Riversville, Cartoon intenta volver a armar a Taisen de forma desesperada.

Cartoon: ¡¿En donde demonios va esta pieza!?

Taisen: Podre estar desarmado, pero este defensor de la Justicia nunca caerá.

Y mientras, en Kingsgutt, algunas sombras se empiezan reunir.

Hombre 1: ¡¿Qué paso con la carroza!?

Un hombre maduro y bastante galante grita a varias personas frente a él, todos ellos muy nerviosos.

Hombre: No sabemos, señor. Los hombres que iban ahí no responden.

El hombre se soba las sienes, visiblemente estresado.

Hombre 1: Esa perra debió matarlos…

En ese momento, otro hombre entra corriendo.

Hombre 3: ¿Señor?

Hombre 1: ¿¡Qué !?

Hombre 3: Lo… lo buscan.

Hombre1 : Tsk, mira. Ahora no recibo a nadie.

¿??? : Se agotaron tus modales, Claude.

Otro hombre entra al lugar, alertando al jefe de todos ahí, el tal Claude.

Claude: Tsk… Tiky…

Capítulo 27: De mi no te escapas

Tras librarse del molesto pacifista que le incordiaba con la ayuda de un inesperado individuo, Zanxus escapa rápidamente de la zona mientras los soldados de la marine se encuentran demasiado ocupados arrestando al pochoko.

Zanxus: Te debo una, hombre-cerdo.

Tras correr varios metros, Zanxus encuentra el carromato que previamente había utilizado y reanuda su marcha.

Marine: ¡Eh, que no se escape!

Pero es demasiado tarde para ellos, el pelirrojo ya ha azotado con fuerza a los caballos para salir disparado en una dirección concreta.

Zanxus: No creas que no vi en qué dirección escapaste, Cartoon, ¡voy a por ti! (…Ese tipo salió corriendo como pollo sin cabeza, no sé si ese era su destino o qué pero se está dirigiendo directo a Kingsgutt, me queda de pasada, parece que el azar se pone de mi lado nuevamente…) ¡Arre!

Tras un corto trayecto, el piernas largas observa en el suelo algo que le llama poderosamente la atención y decide detener el carromato, tras acercarse velozmente, toma del suelo un pequeño objeto de color rojo, el cual hace que su sonrisa se ensanche.

Zanxus: Te tengo.

El pequeño objeto resultó ser nada más y nada menos que una pieza de la armadura de Taisen, a quien Zanxus previamente había desarmado con su habilidad.

Zanxus: ¡Vivre!

La pequeña pieza comienza a brillar y a vibrar fuertemente, como si estuviera buscando el resto de partes perdidas para completarse. En la mano de Zanxus, la pieza se inclina ligeramente hacia una dirección, indicando la posición del resto.

Zanxus: Ese desgraciado de Cartoon se llevó las partes del enmascarado, ¡si sigo a esas partes le encontraré a él!

Con un destino más que claro, Vermilion reanuda su camino. Mientras tanto, Cartoon se ha detenido en una angosto callejón oscuro y sigue sin lograr rearmar a Taisen.

Louis: A ver… ¿Pero esto qué es, un pectoral o una nalga? Qué complicado, ¡Me estás metiendo en líos Taisen, como me encuentre la Marine o ese sicario me las vas a pagar!

El cuerpo de Taisen se encuentra relativamente completo pero aún le faltan las extremidades y, curiosamente, está muy callado, tieso, como si se tratase de un juguete.

Louis: Con sólo tocarlo ese tipo lo ha desarmado y encima parece que no puede realizar ninguna acción hasta que vuelva a ser armado… Qué técnica tan OP.

Taisen: (…¡Y lo dice el que puede convertir en dibujos a la gente y guardarla en su cuadro con sólo tocarla! Wo… Espera, parece que sí puedo pensar, pero no moverme. Bueno, viendo el lado positivo eso me da mucho tiempo para pensar nuevas y geniales técnicas para detener al mal...)

Louis: En fin, me rindo, no puedo con esto, voy a tener que recoger las piezas y seguir moviéndome hasta que encuentre un sitio más seguro para armarlo, estar aquí es peligroso.

Pero en el momento en que El de la Pared se agacha para recoger las piezas, una carta pasa volando a gran velocidad por donde previamente había estado su cuello y se clava en la pared trasera, agrietándola.

Louis: ¡¡¡…!!! ¿Cómo rayos me encontró?

Taisen: (…Ese tipo, ¡ha regresado!...)

Zanxus: ¡¡De mi no te escapas, Cartoon!!

Bajo presión, Louis hace lo primero que se le ocurre y saca del cuadro en su espalda todo lo que ha ido recolectando por ahí, joyas, muebles caros y hasta troncos, bloqueando el callejón para poder escapar.

Louis: ¡Fourth Wall!

Acto seguido recoge rápidamente a Taisen en un saco y corre por su vida.

Louis: ¡¿POR QUÉ TODO EL MUNDO ME PERSIGUEEEEEEEEEEE?!

Vermilion, ahora sin su carromato debido a que no cabía en el angosto callejón, observa con una sonrisa y una gran vena en la frente las acciones de su presa.

Zanxus: ¿De verdad piensas que un montón de chatarra puede detener al próximo líder de la Familia Vermilion? ¡Me tienes harto, Cartoon!

El mercenario procede a dar una gran patada al bloqueo para descubrir al otro lado que el pirata se ha escapado y que hay dos caminos delante suyo por los cuales pudo haber ido.

Zanxus: Podría continuar siguiendo la pieza de ese enmascarado, pero, por otro lado… Cara: izquierda, Cruz: derecha.

Luego de lanzar una moneda y ver que sale cruz, Zanxus sale corriendo por el camino de la derecha a toda velocidad, hasta que llega a un sitio abierto y ve algo que lo alerta: Un vagabundo encapuchado con ropajes desgarbados tirado en el medio del lugar entre la basura, con un gran saco a su lado.

Zanxus: Oye… ¿No has visto a un tipo de más o menos 1.90, cabello azul, vestido como un payaso?

Vagabundo: ¡¿Cómo que vestido como un pa…?! Eh, no, no, buen hombre, no he visto a nadie así, a lo mejor la persona que buscas se fue por otro camino.

Zanxus: El azar nunca se equivoca, él tiene que estar aquí, voy a encontrarlo.

Vagabundo: Oh, entonces… ¿Sería usted tan amable de darme una moneda? Vivo una desdichada vida…

Zanxus: Tsk… Toma, después de todo tengo muchas.

Vagabundo: (…Didedededede, qué idiota, ha caído en el truco más viejo del manual, ahora sólo tengo que tocarlo, convertirlo en un dibujo 2D y asunto arreglado…)

Pero cuando el As de Corazones acerca su mano para darle la moneda y el vagabundo Cartoon se prepara para revelar su verdadera identidad y atacar a su persecutor, el Haki de Observación le avisa a Louis de unas fuertes intenciones asesinas que emanan de Vermilion, las cuales le hacen echarse para atrás rápidamente.

Zanxus: ¿Oh? ¿No querías una moneda?

Vagabundo: Eh… No, yo… Me he arrepentido, creo que voy a conseguir un empleo y ganar dinero y-

???: ¡¡OYE TÚ!!

De repente, un viejo barbudo, escuálido y desnudo aparece, señalando con su índice a Cartoon y caminando rápidamente hacia él, para luego quitarle la gran chaqueta con capucha que llevaba.

Louis: ¡¡¡...!!!

Viejo: ¡¿Por qué te has robado mi ropa, infeliz, quieres pelea?!

Louis: Eh… No, yo, bueno…

De repente, Zanxus le da un gran manotazo al viejo, quebrándole el cuello y mandándolo a volar contra una pared.

Zanxus: Se acabaron los juegos, Cartoon.

A pesar del miedo, en un arranque de lucidez Cartoon se para del suelo y suelta una valiente frase.

Louis: ¡Didededede! No te tengo miedo, sicario. Verás, si te toco puedo convertirte en un dibujo 2D y dejarte encerrado en mi cuadro para siempre, no puedes acercarte a mi y, sobre todo, no puedes utilizar esa problemática habilidad tuya de desarmar a la gente conmigo!

Zanxus: Bueno, lo positivo es que… No pensaba utilizarla de todos modos.

Louis: ¿Cómo?

La zona en la que ambos se encuentran resulta tener forma circular, perfecta para la técnica que Zanxus está a punto de ejecutar. El mercenario comienza a esprintar con sus largas piernas a gran velocidad saltando de pared en pared de los alrededores, mientras las toca con su dedo índice y les quita una pequeña pieza cúbica a cada una de ellas.

Louis: ¡¿Qué piensas hacer?! ¿Estás tonto?

Zanxus: Si quiero acabar contigo tengo que ser especialmente cauteloso y, ante todo, moverme rápido para que no puedas tocarme. ¡Liar’s Dice!

El mercenario le muestra a su oponente los seis dados de concreto que tiene en su mano, los cuales ha recolectado de las paredes a su alrededor. Pronto, estos comienzan a brillar, siendo afectados por su habilidad.

Louis: ¡Alto! ¡Gatling Frame!

Louis toma su cuadro y lanza contra su contrincante todo tipo de armas, balas de cañón, sables, etc. Pero cuando estas están a punto de impactarle a Zanxus, este cierra su palma y, moviéndose a una velocidad increíble incluso para él, es atraído hacia una de las paredes de las cuales recolectó previamente sus cubos.

Zanxus: ¡Esta técnica me permite atraer piezas a gran velocidad hacia los sitios de donde las quité! Es una suerte que todas las piezas estén en mi mano, ¿No?  ¡Rolling Death!

As de Corazones comienza a desplazarse como un rayo entre todas las paredes alrededor de Cartoon y, sin que este pueda seguirle el ritmo para poder tocarle, el mercenario empieza a realizarle cortes con sus cartas cada vez que pasa de una pared a otra cerca de él, provocándole una gran cantidad de heridas en su cuerpo.

Louis: ¡Basta! ¡Se acabó! Voy a detenerte con mi técnica más poderosa, ¡¡Frames Per Second: Zer- (… ¿Qué diablos está pasando? ¡No puedo moverme! ¡Ni un centímetro! No siento el cuerpo, está como…)

Zanxus: ¡¿Paralizado?! ¡¡Zikakakaka!!

Zanxus detiene su ataque al ver que ya ha surtido efecto, acercándose lentamente al tieso Louis.

Zanxus: Verás, Cartoon, resulta que como soy un mercenario es bastante común que se me encargue capturar personas con vida, y por eso tengo… Algunos ases bajo la manga. Mis cartas están cubiertas con un veneno paralizante que al cabo de un tiempo te deja completamente inmóvil. Por supuesto, entre más cantidad de veneno aplique a mi presa, más rápido es el efecto.

Taisen: (…¡Será…! ¡Por eso no puedo moverme! Si pudiera hacerlo le lanzaría un Justice Flash ahora mismo…)

Louis: (…¡¡Mierda!! ¡Estuve tan cerca! ¡Si lograba ejecutar esa técnica hubiera vencido!...)

Zanxus: Y ahora te vienes conmigo, has sido probablemente una de las personas que más me ha costado capturar, te concederé eso.

Luego de desarmar con su habilidad a Cartoon, el pelirrojo lo mete en el mismo saco donde se encuentra Taisen y luego se lo carga al hombro con una gran sonrisa y los ojos desorbitados.

Zanxus: Ha sido un trabajo muy molesto contraalmirante Bestla, y te llevo dos presas en lugar de una, ¡¡Tendrás mucho que darme a cambio!! Y, sobre todo, tendrás que explicarme para qué necesitas a este tipo en concreto.

Capitulo 28: Un ser querido

Ymir y Samba se encontraban completamente perdidas en las cales de Isla Lock, sin Zanxus, quien era su mapa, no tenían ni la más mínima idea de a dónde deberían ir.

Samba: Me estoy aburrieeeeeeeendo.

Ymir: Pues ten tendrás que acostumbrar, porque estaremos así un buen rato.

Samba: Pero no me quiero aburrir.

Ymir: ¿Y qué quieres que hagamos entonces?

Samba de pronto hace un gesto en sus manos como de dos tijeras y las entrelaza, esto con un pequeño guiño de un ojo y una sonrisa. Ymir por obvias razones se ve sonrojada ante tal insinuación por parte de capoeira, aunque recobra sus sentidos rápidamente.

Ymir: Oye, ¿y por qué tan enfocada en encontrar a tu hermana?

Samba ¿Alguna vez has tenido un ser querido, Ymir?

Ymir: Pues, la pregunta es un poco obvia, ¿no? Samba: Pero, un ser tan querido qué harías lo que sea para protegerlo, que darías hasta tu vida con tal de que se encuentre  bien.

En ese momento, dentro de Ymir vienen memorias de su pasado, memorias que la posicionan a ella en una isla en llamas extendiendo su brazo mientras estaba en llamas, y a otra mujer que también extendía su brazo para atraparla. La escena terminaba con Ymir siendo agarrada por sus compañeros de la Marine y la mujer que intentaba salvar era envuelta en llamas.

Tras recordar eso, en Ymir se muestra una mirada un poco decaída.

Ymir: Creo que sí comprendo lo que dices.

Cuando se da la vuelta, Ymir logra ver una alucinación de una mujer, era aquella amiga que intento salvar de las llamas de una isla quemándose. La mujer era un poco más pequeña que Ymir, más delgada y con un cabello largo y fucsia, así como un rostro delgado y un distintivo lunar en el labio inferior.

Ymir: *en voz baja*Fareya…

Samba: Oye…

Ymir: ¿Ah, qué pasa?

Ymir estaba tan absorta en su visión que ignoro por completo todo lo que estaba a su alrededor, y cuando vuelve en sí misma, se exalta al ver a dos niños pasando corriendo. Ymir: ¿Esto es?...

Samba: *muy emocionada* ¡UN PARQUE DE DIVERSIONES!

Samba, increíblemente se encontraba emocionada al estar en el parque de diversiones, observaba todo como niño en dulceria, o más bien, como una niña en un parque de diversiones.

Samba: Mira esto, mira esto otros, mira, carritos chocones, ¡mira allá, una montaña rusa! Oh, no puedo creerlo, lo tienen, lo tienen.

Ymir. ¿Tener qué?

Samba: ¡Un carrusel! ¡Vamos al carrusel Ymir, vamos!

Ymir: Oye, ¿pero no tenemos que ir a encontrar a tu hermana?

Samba: *gasp* Es cierto, jeje, solo te estaba probando.

Pero, aunque dijera eso, en Samba se le notaban las ganas de entrar en los múltiples juegos que ofrecía el parque. Por ende, Ymir solo suelta un pequeño suspiro y relaja sus brazos.

Ymir: Está bien… nos quedaremos un rato.

Samba: ¡Yeiiii!

Tras el visto bueno por parte de Ymir, Samba sale corriendo hacia los juegos. Pareciese como si fuera una niña pequeña…

Ymir: ¿Será que esa chica tiene doble personalidad?

… O al menos así se veía, hasta que golpea a un niño que estaba frente a ella en la fila para poder entrar primero al juego.

Ymir: Nah, solo está loca.

En ese momento Ymir empieza a caminar por el parque viendo todo a su alrededor y analizando sus opciones, en un momento dado, decide llamar por den den mushi a Bestla.

Paraparaparaparaparapara

Gat’cha

En ese momento, desde su oficina Bestla atiende la llamada.

Bestla: Buenas, ¿quién habla?

Ymir: Bestla, soy yo, Ymir.

Bestla: ¡Vicealmirante Ymir! ¿a qué se debe su llamada?

Ymir: Bestla, ya te dije que me dejaras de llamar vicealmirante, recuerda que yo deserte hace tiempo.

Bestla: Pero lo hiciste para apoyar la causa de la Neo-marine, ¿no?

Ymir: Si... claro (joder, no sé si es terca o ingenua) Bueno, a lo que voy, hasta el momento no he atrapado a Cartoon.

Bestla: Ah, si, respecto a eso.

Ymir: ¿Qué pasa?

Bestla: Mis soldados me acaban de informar que Zanxus ya atrapo al de El de la pared, a Huracán rojo junto con él. Ya no tienes que preocuparte.

Ymir: (Sep, es ingenua en definitiva)  Está bien, dado ese el caso, procederé a retirarme de la isla, lo que debía hacer aquí ya se acabo… Mientras decía eso, Ymir  lograba ver cómo desde las sombras se escondía un hombre delgado con gran estatura; aquel hombre lucía sospechoso al intentar atraer a los niños a donde se encontraba. Ymir no duda dos segundos en pensarlo y decide actuar de manera inmediata.

Bestla: Y cómo te decía, debes de tener cuidado porque…

Ymir: Sisisi, te voy a colgar Bestla, tengo cosas que hacer. Recuerda dejar de llamarme vicealmirante y que te quiero mucho. Chao.

Bestla: Eh, eh, yo…

Pero Ymir ya había colgado la llamada cundo Bestla estaba a punto de responder.

Bestla: … Yo también te quiero…

De vuelta a donde Ymir, esta se encontraba acercándose hacia el tipo misterioso, pero debido al tamaño de la pirata este logra verla desde lejos. Al parecer el hombre logra reconocerla y escapa antes de que Ymir lo atrape. A pesar de eso, Ymir no se rinde, e intenta buscarlo desde el callejón donde se escondía, aunque hizo lo posible, Ymir no pudo atraparlo debido a que ya se había escapado.

Ymir: Carajo…

Entonces Ymir regresa desde sus pasos, para luego conseguirse una no muy grata sorpresa.

Samba: ¡Aléjate maldito robot de mierda!

Frente a Samba se encontraba una unidad pacifista con una armadura hecha a base de piedra marina. El pacifista analizaba con su ojo robotico a Samba.

Pacifista: Samba Batuca, recompensa: Beli 450.000.000.

El pacifista se encontraba a punto de golpear a Samba con la espada que tenia, pero desde lejos llega un objeto, o bueno, persona, a gran velocidad. La persona era específicamente Ymir, quien taclea al pacifista haciendo que este salga volando varios metros por el aire y cayendo al agua.

Samba: Gracias.

Ymir: No hay de qué.

Samba: ¡Ymir cuidado!

Pero cuando menos se lo espera, otro pacifista había llegado a la escena y había golpeada a Ymir en la cabeza, a pesar de tener haki de observación el ataque fue demasiado rápido y brusco como para que Ymir lo lograra evitar realmente.

Samba: Ya verás.

Samba desenvaina su espada y la recubre de haki de armadura, así mismo empieza a pelear contra el pacifista.

Mientras eso sucede, en la base de la mina de piedra marina se encontraba Onishi descojonándose de la risa mientras veía lo que pasaba en el distrito de diversiones.

Onishi: ¡Jajajajajaja! Pobre vicealmirante Ymir, o bueno , antigua vicealmirante debería decir. ¿Sabes qué? Da igual, de todas formas esa pobre imbécil va a morir.

Realmente a Onishi le satisfacía ver el cómo Ymir se encontraba acorralada frente a un montón de unidades pacifistas, usando su arma junto a los diales acababa con varios, pero sencillamente eran demasiados.

Onishi: ¿Y qué tenemos aquí? Samba Batuca, conocida también como Capoeira. Jajajaja, esto solo va de mejor en mejor, con esto mi ascenso estará asegurado, JAJAJAJAJA, ¡Toma esta maldita Bestla!

Mientras tanto en Seigifort.

Bestla: *escalofríos* Siento como si alguien hubiese dicho mi nombre.

De vuelta en la mina.

Onishi: Tengo a Catástrofe Teehees, y muy pronto tendré a Impacto de Guerra Ymir y a Caopeira Samba Batuca, es que estoy en llamas.

De vuelta en el distrito de diversiones. Ahí se encontraban Ymir y Samba peleando contra varias unidades pacifistas que se amontonaba una tras otras.

Samba: ¡Son demasiados!

Samba iba con todo contra los pacifistas, cortándolos en gajos un tras otro y esquivando sus ataques, aunque dicha tarea se hacía más difícil debido a su recubrimiento.

Samba: ¿¡Cómo es que logran ser tan resistentes!?

Ymir: ¡Parece que están recubiertos con una armadura de piedra marina, eso parece aumentar sus defensas!

Dice Ymir quien se encuentra atacando a los pacifistas usando su enorme espada la cual estaba cargada con un dial de viento, lo que ayudaba en gran medida a dispersar a los pacifistas.

Ymir: Tsk, si seguimos así solo vamos a gastar demasiadas energías.

Samba: Pues a mí no me importa eso.

Ymir: ¡Pero a mí sí!

Ymir se encontraba pensando una solución ante el problema de los pacifistas, hasta que logra pensarlo bien .

Ymir: Es hora del gran escape.

Ymir vuelve a tomar su dial de nube y, al usarlo, este se lleva consigo a varios pacifistas. El dial en sí termina tomando una forma cilíndrica con varios apéndices giratorios que contenía a los pacifistas atrapados, y los usaba para atacar al resto de pacifistas.

Ymir aprovecha la situación y toma a Samba, usando soru y geppo, escapa lo más rápido posible.

Samba: ¡Oye!

Ymir: ¡Es mejor que nos larguemos de aquí!

A pesar de intentar escapar, los pacifistas de abajo empezaron a usar los rayos de su boca para poder pegarle a las dos piratas, aunque lo lograban sin éxito, los disparos eran tantos que dificultaba el movimiento. También, a  la lejanía se logra ver otro grupo de pacifistas que se acercaban al lugar.

Ymir y Samba se percatan de este, por lo que toman acciones preventivas y sale corriendo hasta el otro lado.

Samba: ¡Nunca en mi vida había visto a tantos de esos bicos, menos unos así!

Ymir: ¡Yo tampoco, parece ser que alguien en la isla la tiene agarrada con nosotras

Mientras tanto, algo lejos del lugar. El trió de Rennu, Voorhes y Simone se encontraban caminando tranquilamente cuando empiezan a sentir un temblor.

Simone: (¿Será que el encapuchado está usando su poder de nuevo?! No, no parece que lo sea)

Rennu: Esto parece ser una señal de Dios, debe de tratar de decirnos algo.

Voorhes: Sea lo que sea no creo que sea una buena noticia.

Es entonces cuando los tres logran ver como desde atrás, los árboles van cayendo uno en uno, y de éntrelos árboles salen Ymir y Samba, a quienes ignoran cuando logran ver al grupo de pacifistas acercándose.

Voorhes: ¡Corran!

Capítulo 29: Oh no

El grupo formado por Voorhes, Simone y Rennu se vio alcanzado en poco tiempo por Samba e Ymir, quienes estaban huyendo de los Pacifistas también.

Simone: ¡PERO NO OS ACERQUÉIS!

Voorhes: ¡ESO, QUE VIENEN TAMBIÉN A POR NOSOTROS!

Ymir: ¡¿Y QUÉ SUGIERES QUE HAGAMOS, ESQUIMAL?!

Samba: ¡REVENTARLES, LLEVO DICIÉNDOLO DESDE QUE HEMOS EMPEZADO A CORRER!

Rennu: Muy ruidosas, Salvador, ¿deberíamos acabar con ellas?, no dejan de ser el objetivo de los enemigos.

Pacifista 1: Nuevos objetivos localizados… procediendo a reconocimiento.

Pacifista 2: Objetivo 1: “Slasher” Voorhes.

Voorhes: Ya la hemos liado.

Pacifista 3: Objetivo 2: Simone “La Desarmada”, recompensa de 359 millones de berries.

Simone: Tsch.

Pacifista 4: Objetivo 3: “Monje Criminal” Rennu Zigliara, recompensa de 270 millones de berries.

Rennu: Solo Dios puede juzgarme, vosotros no sois Dios.

Samba: Eh, Ymir, antes eran más Pacifistas.

Ymir: ¿A qué te refieres?

Samba: Que hay bastantes menos.

Al girar la cabeza, los piratas pudieron comprobar que las dos mujeres tenían razón, por algún motivo, la gran horda de Pacifistas que les perseguían había mermado por el camino, bajando de los centenares que habían a unas pocas decenas.

Ymir: ¿A dónde han ido los otros?

Samba: Igual se han estropeado por el camino, ¡PERO ESO SIGNIFICA QUE PODEMOS CORTARLES LA CABEZA A TODOS!

Ymir: Supongo que ahora sí que podemos intentarlo.

Rennu: Salvador, opino que deberíamos acabar con ellos también.

Voorhes: ¿Eh, qué dices, por qué íbamos a…?

Calamar: Esa mujer…

Voorhes: Mier… da…

El calamar volvió a la cabeza de Slasher, dando vueltas a su alrededor mientras una oscura sonrisa comenzaba a esbozarse en la sombra.

Simone: ¡MONKEY SEE, MONKEY DO!

La Desarmada consiguió afectar con su poder a uno de los Pacifistas, haciendo que comenzase a luchar contra sus compañeros llegando a derrotar a uno cortándole la cabeza.

Pacifista 4: Discrepancia detectada con el protocolo.

Simone: ¿Qué dice?

Pacifista 4: Iniciando secuencia de auto destrucción.

Simone: ¿Cómo?

Rennu: ¿Autodestrucción?

Pacifista 4: Tres…

El autómata comenzó a tener extraños espasmos que en seguida desataron el pánico entre los presentes, sobre todo en el caso de Simone, que aun tratando de manejar al Pacifista, no podía, este se limitaba a quedarse quieto.

Pacifista 4: … dos…

Simone: ¡NO FUNCIONA!

Pacifista 4: … uno…

Ymir: ¡TODOS ABAJO!

Pacifista 4: …fin.

Cuatro de los presentes acabaron saliendo corriendo del lugar dejando al robot, creando así una reacción en cadena que hizo explotar a todos los pacifistas que estaban, sin embargo, uno de ellos estaba dentro del rango de la explosión, el pobre Voorhes salió disparado mientras echaba humo por el agujero de la capucha, aterrizando bruscamente en el suelo mientras no se movía.

Simone: ¡Oh no, han matado a Voorhes!

Samba: ¡Hijos de puta!

Voorhes: Que no… leñe…

Rennu: ¡Salvador, lo ha vuelto a hacer!

Voorhes: Deja de sorprenderte.

Ymir: ¿Qué puñetas ha sido eso?, estabas en medio de una jodida explosión nuclear.

Voorhes: No puedo morir, dejémoslo ahí.

Samba: Es… increíble…

Voorhes: ¿Eh?

Samba: No poder morir…

Simone: ¿Qué le pasa a esa?

Samba comenzó a jadear mientras miraba a Voorhes, sus mejillas estaban ruborizadas y sus pupilas tomaron forma de corazón al mismo tiempo que sonreía y se le caía la baba.

Simone: Parece que le haya dado un orgasmo.

Samba: Por mucho que te… corten… trituren… destripen… aunque te arranquen el corazón del pecho y luego se lo coman delante de ti… ¿no… podrías morir?

Voorhes: …

Simone: Qué mal rollo.

Ymir: Ya, es una de las cualidades que tiene.

Samba: Ah, ¡pero tranquilos, somos amigos y yo nunca haría daño a un amigo!

Rennu: ¿Amigos?, yo solo sigo a el Salvador.

Voorhes: …

Rennu: ¿Salvador?

El calamar abrazaba a Voorhes, riendo cada vez más y más.

Calamar: ¡¡¡JA JA JA JA JA, ESA MUJER ES LO MEJOR QUE TE HA PASADO EN MUCHO TIEMPO, VOORHES, ME ENCANTA!!!

Voorhes: Cállate… por Dios…

Ymir: ¿Con quién habla?

Voorhes: ¡¡¡CÁLLATE!!!

El calamar desapareció tras el grito de Slasher, alertando a los presentes.

Samba: Oye… solo era curiosidad.

Voorhes: Ya… perdona, a veces tengo… problemas.

Simone: Ahora que lo pienso, ¿nombres?

Samba: Uy cosita, eso es algo que solo se debe compartir con gente de confianza.

Ymir: Cierto, ¿cómo sé que no vais a liárnosla?

Rennu: La de las gafas de sol había dicho que éramos amigos, los amigos comparten cosas, como información.

Samba: ¡Es verdad, me llamo Samba y esta es mi novia Ymir!

Ymir: ¿Tu qué?

Simone: Ya, ¿y eso que llevas en la cabeza, Samba?

Samba: Un sombrero con frutitas, ¿a que es mono, te gusta?

Simone: No, me refiero a esa fruta con espirales.

Samba: ¿Con espirales?

Capoeira se quitó el sombrero, observando que, efectivamente, la que anteriormente era una naranja había cambiado, ahora era de color morado con extrañas espirales dibujadas en ella, sus acompañantes parecían asombrados frente a esto, pues la morena tampoco parecía saber que era poseedora de este objeto.

Rennu: No sé qué le veis de especial, yo he visto muchas así, incluso probé una, es lo más vomitivo que he comido nunca.

Simone: Eso explica muchas cosas.

Voorhes: Es una fruta del diablo, ¿qué haces exhibiéndola en tu sombrero como un adorno?

Samba: No…

La mujer arrancó la fruta del gorro mientras comenzó a manosear todo su cuerpo, pantalones, pelo y sujetador como si estuviese buscando algo.

Samba: No está.

Ymir: ¿El qué?

Samba: No está, NO ESTÁ, ¡¡¡NO ESTÁ!!!

Ymir: ¡Samba!

La peliblanca agarró a su compañera para tranquilizarla, mirándola cara a cara para hablarle.

Voorhes: Nosotros… deberíamos de ir…

Simone: Sh, calla, esto está interesante.

Ymir: Respira, a ver, ¿qué no está?

Samba: La vivre card de mi hermana… no está…

Ymir: ¿Tenías una vivre card, y por qué interrogabas a la gente para preguntarle dónde estaba?

Samba: Para asegurarme de que estuviese bien… pero… pero…

Ymir: Tu hermana tenía una fruta del diablo…

La morena no tardó demasiado en darle un fuerte mordisco a lo que anteriormente era una naranja frente a la vista de todos.

Simone: Anda que se lo ha pensado.

Voorhes: No sé si deberías de haberlo hecho, eso te va a dejar tocada de por vida.

Samba: Tengo que… comprobarlo.

Capoeira extendió el brazo apuntando hacia Rennu.

Rennu: ¿Qué haces?

Samba: Comprobar una cosa.

De las manos de la pirata comenzó a emanar una especie de líquido color naranja, creando un chorro de este que acabó entrando a la boca del Monje Criminal por sorpresa echándolo al suelo.

Rennu: *Cof* * Cof* Maldita sea, ¿qué haces, escoria?

Simone: Ja, ¿a qué sabe la humillación, chaval?

Rennu: Tsch… pues ahora que lo dices, a zumo de naranja.

Samba: Es… la Fruta Kue Kue

Ymir: Ah, qué bien…

Samba: Es la fruta… de mi hermana…

Ymir: …oh…

Samba: Ha… muert…

Voorhes: No creo.

Samba: ¿Eh?

Voorhes: No creo que haya muerto.

Samba: ¡¿ENTONCES CÓMO EXPLICAS…?!

Voorhes: Si era pirata como tú… y por el contexto creo que lo debe de ser…

Samba: …

Voorhes: Lo más probable es que la hayan asesinado.

Capítulo 30: Cuál de los dos está peor

En una sala de uno de los edificios más altos de Kingsgutt, un hombre armado hasta los dientes observa serio a un retrato de sí mismo pintado en un cuadro.

??: hmm...

Hasta que es interrumpido por otro hombre, que entra en la sala sudando.

Hombre random: se-señor Claude, Tiky le quiere ver.

Claude: que pase.

Tiky tenía el mismo aspecto elegante que en su primera aparición. Lo que había cambiado era su cara, ahora con un pequeño tic en la boca.

Claude: ¿y bien, Tiky? ¿Ha hablado ya la prisionera?

Tiky: esto... murió por sus heridas, señor.

A su jefe le aparecieron unas cuantas venas en la frente.

Claude: ¡¡...!! Sabes que la recompensa baja si la entregamos muerta, ¿no?

Tiky: esto...

Claude: bueno, da igual. Entrégala a la Marine, cuando atrapemos a aquella mujer ella nos dirá dónde está lo que estamos buscando...

En el camino entre el distrito de diversiones y Kingsgutt, el ambiente entre los criminales era tenso, miraban como Capoeira se había vuelto pálida, casi irreconocible.

Samba: ... la han... asesinado...

Voorhes: lo siento.

Calamar: ¡mierda, con esta noticia se la ha ido todo su encanto! ¡¿Por qué le has dicho esto?!

Samba: pero... quien...

Ymir: eeerr, lo siento.

Rennu: este es un mundo cruel.

Simone: hmm... tengo una idea de quien ha podido ser.

Todos miraron sorprendidos a Simone. Samba, con los ojos bien abiertos, le agarró de la ropa, encarándola.

Samba: ¡¡¿¿quién fue??!!

Calamar: ¡ohoho, me gusta como se está volviendo...!

Voorhes: ...

Simone: si hay alguien capaz en esta isla de hacerlo, este es Claude, el hombre que estoy buscando.

Samba: ¡¡¿¿y sabes dónde está??!!

Simone: pues sí... precisamente en Kingsgutt, donde nos dirigimos.

Samba: tenemos... que ir... a por él...

El calamar volvió a abrazar a Slasher, excitándose cada vez más.

Calamar: ¡¡ME ENCANTA!! ¡¡MIRA COMO LE VUELVE SU MIRADA ASESINA, SU ODIO, SUS GANAS DE ANIQUILAR A TODO EL MUNDO!! ¡¡¡MATA A LOS DEMÁS Y ÚNETE SOLO A ELLA!!!

Voorhes: camaradas... será mejor que nos apresuremos de una vez...

El grupo se puso en marcha, esta vez a un ritmo notablemente más rápido. Después de un largo rato en silencio, Simone, que andaba al lado de Rennu, decidió preguntarle algo.

Simone: así, ¿al final todo esto tuyo era una fruta?

Rennu: ¿hmm? ¿El qué?

Simone: lo del espíritu de Dios y todo eso de Jesús luchando.

Rennu: ya lo dije antes, esto es el Kami Tasukete, un estilo de combate que solo unos cuantos elegidos conseguimos dominar. Han sido muchos años rezando y entrenando para que Dios me escuche y acude a mi llegada.

Simone: pues a mí no me lo habías contado.

Rennu: ... pues lo hago ahora para que quede en constancia.

Simone: entonces, ¿qué es eso que has dicho antes que habías comido una fruta?

Rennu: aah... ¡yo dije “probado”! Le eché un mordisco cuando mi hermano mayor Gavignanu ya la había probado, así que el poder se lo quedó él.

Simone: ¿Gavignanu Zigliara? No me suena...

Al oír este nombre Ymir entró en la conversación.

Ymir: ¿Gavignanu? ¿El famoso abogado que consigue que todos los acusados confiesen?

Rennu: ah, sí. Ese es el poder de su fruta Kuha Kuha... aunque se supone que esto es secreto, no lo vayas diciendo por ahí.

Ymir: ya... claro.

Siguieron un rato en silencio, hasta que oyeron a un grupo de gente que se acercaba a ellos, una centena de Marines, para ser más exactos.

Voorhes: oh, no...

Calamar: ¡¡¡OH, SÍ!!!

Samba: será mejor para ellos que se aparten del camino... o no quedará ninguno entero...

Ymir: esto no me gusta nada...

Simone: ...

Rennu: no sé cuál de los dos está peor...

Capítulo 31: Utopía de hierro

—¿¡Marines!? -se sorprendió Rennu- ¡¡Pero si en el bosque no vimos a nadie!! Seguramente Belzebbu señor de las moscas les haya guiado a nuestra posición... -teorizó el monje

—¡Aquí los únicos señores de las moscas van a ser sus cadaveres! -exclamó Samba corriendo hacía ellos, después de enterarse de la trágica noticia había perdido su característica sonrisa, tan solo tenía ganas de matar a unos cuantos de esos soldaditos y así desahogarse un poco

—¿Por que no me dejas ir con ella? Es muy cruel el ver una matanza y no participar, es idéntico a mostrarle comida a un hambriento pero no dársela -le dijo el calamar mientras enroscaba sus tentáculos en el cuello de Voorhes

—Nos tienen totalmente rodeados -notificó Voorhes observando las posiciones de los soldados e ignorando al calamar

—Puede que estén bien colocados pero eso no les va a salvar de morir -comentó Simone flexionando los dedos

—...En esa dirección... -dijo Ymir mirando a las lejanas tropas- está Kingsgutt

—¡¡AL FIN LLEGAMOS!! -exclamó de alegria Voorhes

—NONONONONO -se lamentó el calamar, que estaba volviendo a la oscuridad de la mente del Slasher debido a su repentina esperanza- aaagh, no te creas que lo has conseguido, me acabaré liberando tarde o temprano. -sus tentáculos se deshacieron, abandonando temporalmente la psique de Voorhes

Simone en cambio puso una cara de desconcierto —Pero si en esa dirección está Kingsgutt... Eso significa que los marines han salido de ahí. -se dio cuenta la desarmada

—Mh, ¿puede que ese tal Claude esté compinchado con los marines? -le preguntó Rennu a Simone

—Esa rata es capaz de aliarse hasta con el mismísimo diablo si con ello puede lograr sus planes -respondió Simone- de él no dudo, ¿pero los marines? ¿Porque la Marine está colaborando con ese trozo de mierda?

—La Marine no -intervino Ymir- Onishi. -aclaró

—¿Onique? -preguntó confuso Rennu- por cierto, ¿no deberíamos de hacer algo con ella? -preguntó el monje señalando a Samba que estaba yendo ella solita a por los soldados

—Ya iré yo -accedió Voorhes a ir a ayudar a Capoeira- tengo que aprovechar que vuelvo a tener la mente despejada, sin ese calamar por en medio puedo usar el Slasher Kenpo sin miedo a descontrolarme. -pensó el asesino

—Onishi es un contraalmirante de la Marine que perdió el norte hace tiempo, ahora es tan solo un extremista demente -explicó Ymir- si hay alguien que está negociando con ese tal Claude debe ser él.

—Por la descripción tiene pinta de ser alguien con quién Claude se llevaría bien, ambos son trozos de mierda -contestó Simone

—Sí... -afirmó Ymir mientras se alejaba ligeramente, una vez a espaldas de sus compañeros sacó una pequeña fotografía y la estuvo observando durante unos instantes

En la imagen se veía a Ymir, Alarico, Onishi y a una mujer de pelo fucsia, la fotografía era del día que se graduaron como soldados de infantería, ninguno de ellos debía pasar de los 20 años. Los cuatro novatos se estaban abrazando e incluso el terrible Onishi parecía estar disfrutando de la situación.

—Que cruel es el mundo -pensó Ymir aguantándose las lágrimas

—Uy, ya es hora de rezar -dijo de golpe Rennu dando media vuelta para dirigirse al bosque

—¿Y tú a donde vas? -le preguntó Simone molesta

—A darle gracias al todopoderoso por el pan de cada día. -le respondió el Zigliara sin siquiera voltear a mirar.

—Monjes... Todos son unos raritos -comentó asqueada Simone

Una vez en la espesura Rennu sacó un Den Den Mushi y llamó —Oye, oye -se quejó el monje- ¿Que es eso de enviar a un Pacifista a por mí? -preguntó indignado

—¿Ni un hola? -respondió una mujer al otro lado del caracol- en fin, siempre igual de maleducado, menos mal que eres guapo... -Rennu se desangró ligeramente por la nariz al oir esto- lo de pacifista fue simple casualidad, los enviamos a matar a Ymir pero tu te metiste en el jaleo, y claro, sacarte de la lista de reconocimiento de los PX-K habría sido muy sospechoso.

—Pues... la próxima vez apuntad mejor... -le pidió Rennu avergonzado y molesto

—¿Solo viniste a quejarte o...? -le preguntó la mujer, el ruido de metal siendo golpeado violentamente se escuchaba de fondo- estamos teniendo algunos problemillas aquí, así que sé breve.

—Ymir ha descubierto que estáis involucrados con Claude -le informó Rennu- ¿¡A quién se le ha ocurrido sacar los marines de Kingsgutt!? ¡¡Os han descubierto por eso mismo!!

—Mira Zigliara -los golpes al acero se escuchaban con cada vez más potencia- estamos en una situación tensa, no hemos tenido demasiado tiempo a pensar. Así que mueve el culo y impide que los payasos de tu grupo lleguen a Claude.

—De acuerdo... -contestó Rennu desalentado

—Y otra cosa, Voorhes el Slasher estaba en tu grupo, ¿verdad? -le preguntó la mujer

—¡¡Oh sí, el salv- ¡El slasher, sí! -rectificó a tiempo el monje- sí, sí, está en mi grupo. ¿por?

—Intenta que ese no muera, nos informaron que el Gobierno está especialmente interesado en matarlo y recuperar su cuerpo, a lo mejor su anatomía nos puede ser de utilidad -le contó la mujer

—¡¡DE ACUERDO!! -exclamó emocionado Rennu

—Y obviamente tú tampoco debes morir, te necesitamos para el gran acto final... Prepárate. -y una vez dicho esto, la mujer colgó

—Perfecto, estoy seguro de que el Salvador colaborará voluntariamente en el proyecto, yupiiii -se alegró dando saltitos.

Mientras tanto, en la mina de piedra marina...

—¿Qué quería Zigliara ahora? -preguntó Onishi a la mujer, el contraalmirante se encontraba en una sala repleta de pantallas, cada una de estas reflejaba lo que veían los PX-K.

—Luego te contaré, nada vital -contestó la mujer

[Comandante Avantgarde, apodada Fortín de justicia]

—¿Los PX-K aún no llegaron? -le preguntó Avantgarde

—Deben de estar a punto, tch, pensaba que Ymir al no ser usuaria sería el mayor obstaculo, por lo que envié a la gran mayoria de Pacifistas a por ella... -murmuró preocupado Onishi

—Eso te pasa por no irte de cacería conmigo -le dijo Avantgarde- si lo hubieras hecho sabrías que los jabalís son muy resistentes...

—¡¡TRAIDOR!! -gritó Alarico embistiendo una y otra vez una descomunal cúpula de piedra marina que cubría totalmente la mina.

—Y muy rápidos por lo que veo... Ni siquiera ha tardado una hora en llegar, y yo que pensaba que ser manco le habría debilitado... -comentó el contraalmirante disgustado

—¡No temáis, es de piedra marina, no va a tumbarlo! -les informó un oficial de la Marine a sus aterrados subordinados, que veían a toda la cúpula temblar con cada embestida.

Un color dorado comenzó a surgir en el area que Alarico estaba atacando sin descanso

—No la quiere tumbar... -dijo Onishi viendo el destello- quiere fundirla.

Alarico con sus colmillos imbuidos en Electro estaba haciendo honor a su apodo de Punzones soldadores, la zona golpeada estaba ya de color negro por las múltiples quemaduras eléctricas, en breves iba a ceder.

—¡Alarico! -se escuchó fuera de la cúpula, a cierta distancia del mink se hallaba Onishi, portaba su máscara de Oni bajada, cubriéndole así el rostro.

—¡¡Maldito traidor!! -le gritó el jabalí- ¿¡Que significa todo esto!?

—Me habría gustado invitarte a mi proyecto para salvar la Marine, pero conozco tu ética y sé que tarde o temprano te me habrías opuesto -le dijo Onishi- así que decidí eliminarte, pero eres mucho más resistente de lo que creía...

—Después de todo lo que hemos pasado... y no dudaste ni un segundo a la hora de enviar a tus juguetitos robóticos para que me asesinasen. Eres la mayor escoria que he conocido -le insultó el Mink mientras gruñía sus dientes

—Todo lo que hago es por el bien de la humanidad, de la justicia. A veces para salvar a billones hay que sacrificar a millones. -argumentó Onishi- la vida de esos niños será bien empleada.

—¿esos niños? -preguntó Alarico desorientado, hasta que entendió a lo que se refería y estalló de rabía- ¿¡TU FUISTE EL RESPONSABLE DE LOS NIÑOS DESAPARECIDOS!?

—Sí, podriamos decir que sí -dijo con calma el contraalmirante

—¡¡ERES TAN SOLO UN LUNÁTICO ENFERMO!! -le gritó colérico Alarico

El mink adoptó una posición cuadrúpeda (o trípeda teniendo en cuenta la ausencia de uno de sus brazos) y se impulsó hacía Onishi, este no tuvo apenas tiempo para reaccionar y recibió de pleno la carga en el estomago, saliendo arrojado varios metros y estrellándose en la cúpula de la base.

—Sí... puede que sea un lunático enfermo -susurró levantándose- pero mi misión es salvar al resto de marines para que no sufrán mi destino... o el nuestro.

—...¿Todo esto es por ese día?... -le preguntó Alarico commocionado

—Obviamente, todo se remonta a ese terrible día... -confirmó Onishi, Alarico poco a poco fue bajando su guardía- en tan solo un día se perdieron tu brazo, mi cordura, la justicia de Ymir y nuestra amiga Fareya...

—No puedes dejar que toda tu vida gire en torno a ese día -Alarico poco a poco fue caminando hacía Onishi, hasta finalmente estrecharle la mano- aún tienes tiempo de enmendar tus errores, estaré ahi para ayudarte porque para eso somos amigos...

—Todo desapareció en tan solo un día... -siguió hablando Onishi absorto en su monólogo, de repente sus músculos antes relajados se comenzaron a tensar y se escucharon jadeos tras su máscara- por culpa de la zorra de Bestla... ¡¡A LA QUE DAS COBIJO!!

Onishi atravesó la mano de su ex-compañero con su espada, tras hacerlo ambos de sus ojos comenzaron a emitir un cegador destello que culminó con dos láseres que atravesaron el torso del jabalí y provocaron una potente explosión

—Agh... -Alarico salió repelido por la onda expansiva, cayendo al suelo gravemente herida- ...¿eres un cyborg?... -le preguntó con la visión nublada.

—Sí, soy el PX-L0, la base para los modelos posteriores. Los PX-K son fuertes pero si se consigue evadir su coraza se vuelven un Pacifista más, los PX-L en cambio no poseemos esa debilidad, nuestra piel y esqueleto ya están hechos de piedra marina -le explicó Onishi con aún uno de sus ojos parpadeando- somos indestructibles y mortíferos contra usuarios de Fruta.

Alarico pese a sus terribles heridas se colocó en pie —...¿para eso usaste a los niños? ¿¡Para volverte más fuerte!?

—Dejame responderte con otra pregunta ¿Sabes por qué nunca ascendí a vicealmirante? Porque es un puesto en el que estás demasiado controlado, en cambio como contraalmirante bajo tu amparo podía dirigir a la Uto-Marine.

—¿¡Uto-Marine!? -preguntó alarmado Alarico

—Después de la batalla de Marineford muchos oficiales comenzaron a darse cuenta de que nos encontramos en una constante guerra sin fin, no podemos estar eternamente peleando con los piratas, cada día perdemos las vidas de miles de soldados. -explicó el contraalmirante- Soñamos con una utopia donde los marines acaben con la amenaza pirata sin tener que ver los cuerpos de sus compañeros, pero si nadie da el primer paso será un sueño que jamás se cumplirá. -Los PX-K al fin llegaron a la zona, rodeando a Onishi- Con la Justicia Utópica formaremos un ejercito indestructible, cada soldado será un arma humana capaz de arrasar tripulaciones y luego volver sano a salvo con su familia.

—...¡¿Matando a cientos de inocentes!? -le preguntó desesperado Alarico

—Y así en el futuro salvar a miles -le respondió Onishi, los PX-K comenzaron a preparar sus láseres contra Alarico- y con la captura de estos peligrosos criminales podré ascender directamente a almirante. Ha estado bien tener esta última charla, Alarico -dijo Onishi entre el fulgor de los rayos siendo cargados- espero que vuelvas a nacer, así podrás ver la era que forjaré.

Los pacifistas dispararon sus láseres al unísono, creando una colosal explosión.

Capítulo 32: La catástrofe de Seigifort

Habiendo reunido información sobre las prácticas secretas de Onishi, Bestla ha decidido tomar medidas y dejar Seigifort para ir a interrogar a Onishi en su fortaleza. Antes de irse, Bestla trató de informar a Alarico de su partida, pero no le encuentra en ninguna parte, y las respuestas que recibe sobre su paradero no la tranquilizan.

Bestla: ¡¿Desaparecido?!

Oficial subordinado: Sí, señora, el vicealmirante Alarico fue visto por última vez en Ciudad Keyes, pero su paradero actual es desconocido. Hay una patrulla buscándole ahora mismo.

Bestla: ¡Maldición! ¡Bueno, si le encontráis decidle que he ido a ver al contraalmirante Onishi!

Colocando su abrigo blanco sobre sus hombros, Bestla sale del edificio y se dirige a la salida de la base cuando sus puertas se abren de repente, entrando un carruaje blindado de la Marine.

Cochero: ¡Traigo un prisionero, Teehees la Catástrofe al patíbulo!

Bestla: ¿Teehees?

Antes de irse, la contraalmirante reúne a un pelotón tras el carruaje para sacar al primero de los prófugos en ser devuelto a Seigifort. Los soldados apuntan a la puerta con rifles mientras otro se acerca a abrirla, esperando encontrar al prisionero encadenado en su interior.

Bestla: ¿Dónde lo han encontrado?

Cochero: En el campo al sur de la isla. Fue detenido por las tropas del contraalmirante Onishi.

Bestla: (¡¿Onishi?!)

En ese momento, el soldado que abrió las puertas del carruaje recibe un disparo en el vientre que le hace caer al suelo, con Teehees saltando al exterior sobre él con una pistola en la mano.


Tras su captura, el inconsciente Teehees fue llevado a la entrada de la mina, donde Onishi ordenó su transporte a Seigifort. El pochoko fue metido dentro del carruaje con grilletes, pero Onishi, sabiendo lo que era capaz de desencadenar, dejó disimuladamente junto a él una llave para sus grilletes y una pistola cargada.

Onishi: Buen viaje.


Teehees: ¡No me atraparéis vivo!

Oficial: ¡Tiene un arma!

Bestla: ¡Disparadle!

Teehees se protege de las balas enemigas con su busoshoku haki, corriendo bajo las piernas de Bestla buscando una salida. El pochoko no sabe donde está exactamente y está demasiado nervioso como para pararse a pensarlo, solo sabe que está rodeado de marines y que le ha pegado un tiro a uno. Lo siguiente en lo que se fija es en la sombra que se alza sobre él, la cual podría pertenecer a Bestla, pero la giganta está percatándose ahora mismo de esa misma sombra, dándose la vuelta para ver un enorme rey marino con un aspecto al de un descomunal lenguado saltando del agua sobre la fortaleza, siendo la nueva catástrofe invocada por la agresión de Teehees.

Rey marino: ¡BWOOOOOOOOOOOOOH!

Marines: ¡¡REY MARINOOOOOOO!!

Bestla: ¡Tsk! ¡¡Soru!!

Teehees: ¡¿...?!

Con el tamaño de la criatura, Seigifort es aplastado bajo su peso, levantando una fuerte polvareda, además de una salpicadura que llega a pasar por encima del muro que separa la base de Ciudad Keyes, inundado parte de la zona alta. Además, los barcos que había en el puerto de la base acaban todos hundidos cuando la salpicadura los llena de agua.

Onishi: Está hecho.

Onishi observa la catástrofe a través de una de las pantallas de su despacho.

Onishi: ¿Estaba Bestla en Seigifort en ese momento?

Fredd: Estaba a punto de salir, pero la llegada de la Catástrofe la entretuvo.

Fredd está en la azotea de un edificio de Ciudad Keyes observando lo ocurrido en Seigifort mientras habla con Onishi por den den mushi.

Onishi: Ahora, la instalación de la Marine más fuerte es esta. Con Alarico y Bestla fuera de juego, asumiré el control de esta isla.

Fredd: Sí, señor.

Onishi: Ven aquí y espera nuevas instrucciones.

Dicho esto, Onishi cuelga.

Sin embargo, Bestla ha logrado sobrevivir, habiendo usado su soru para envolver a todos los soldados que ha podido en su capa y saltando fuera del alcance del rey marino, el cual vuelve al agua tan rápido como vino.

Bestla: Ugh...

La giganta se levanta lentamente y empapada, mirando horrorizada los restos de Seigifort tras ella. Luego, tras volver a mirar al frente, la contraalmirante ve a un aturdido Teehees tendido en el suelo.

Teehees: Ñghh... ¡Cof, cof! Agh... ¿?

Nada más reincorporarse, el pochoko ve a la giganta de pie frente a él, mirándole con ojos llenos de ira.

Teehees: ¡Aaaaagh!

Bestla agarra a Teehees con una mano y lo levanta del suelo hacia su cara.

Bestla: ¡Tú has provocado esto, por eso te ha enviado Onishi a destruirme! ¡¿Trabajas para él?!

Teehees: ¡No conozco a ningún Onishi ni me importas tú ni tu base!

Bestla: ¡Pero serás...!

Furiosa, la giganta empieza a estrangular al Pochoco con ambas manos mientras le zarandea.

Teehees: ¡Agh... Aghhhhh!

Bestla: (¡Seigifort ha sido destruido, Onishi ha pasado a la acción, tengo que reunirme con los demás!)

Finalmente, la giganta mete al pochoko en su bolsillo y se dirige a sus tropas.

Bestla: ¡Soldados, me temo que nos han tendido una trampa, pero podemos contraatacar! ¡A Kingsgutt!

Onishi: ¡El único puerto en el que los prófugos pueden escapar es el de Kingsgutt, y por fin contamos con suficientes efectivos para tomar el control de ese agujero de mala muerte!

Los efectivos de los que habla Onishi son por supuesto sus PX-K, los cuales avanzan en docenas hacia el pueblo desde el norte de la isla.

Mientras tanto, Zanxus ya ha llegado al pueblo en su carromato.

Zanxus: Por fin. Kingsgutt.

Capítulo 33: Lobos con pieles de oveja

-Zanxus: Me tomó mucho más de lo que creí, pero finalmente el destino me trajo a donde quería.

El mercenario perteneciente a la Familia Vermilion comienza a caminar por las calles de Kingsgutt mientras carga la bolsa con Cartoon y Taisen en sus hombros, quienes logran ver el lugar gracias a unos orificios que contiene la bolsa.

-Cartoon: (¿Y este lugar tan..caótico?).

-Taisen: (Increíble aglomeración de personas).

El dúo llega a ver múltiples locales y edificios en mal estado, con los tenderos intentando llamar la atención de cualquier persona que pase cerca de su local. También logran ver una gran cantidad de personas en las calles, todas ellas con ropas en mal estado.

-Zanxus: (Vaya lugar eligieron Bestla y Tiky. Sé que es porque este lugar parece estar poco vigilado y lejos del alcance de la Marine, pero aún así...).

Mientras camina, Zanxus logra ver un callejón libre de gente, por lo que decide seguir su caminata por ahí.

-Cartoon: (¡¿Pero este quiere que le roben o qué?! ¡mejor dicho, quiere que NOS roben!).

Tras un tiempo caminando por el callejón, As de Corazones se detiene mientras cierra los ojos y dice:

-Zanxus: Muéstrate.

El pelirrojo se sentía observado y, pese a que Cartoon y Taisen no veían a nadie detrás suya, estaba en lo cierto, pues una figura masculina le observaba desde el techo de uno de los edificios que tenía a su lado.

-???: *sonríe* (Ya te tardabas).

Viendo como fue descubierto, el hombre decide dejarse caer, aterrizando detrás de Zanxus sin problemas y sin necesidad de sacar las manos de sus bolsillos.

-???: ¿Qué pasó, se te complicaron las cosas por el camino?

Al oír la voz de aquel hombre, el pelirrojo sonríe para darse la vuelta y así confirmar que se trataba de...

-Zanxus: Tiky.

-Cartoon: (¿Y ese? No me digas que es un familiar suyo...).

Mientras que el de la Pared no parece conocer la identidad de aquel nombre, Taisen sí que parece conocerle.

-Taisen: (Ohhh mierda, que Zanxus Vermilion conoce a "Caja de Sorpresas" Tiky).

Al cabo de unos segundos, el Huracán Rojo comienza a sudar, cosa que su acompañante no tarda en notar.

-Cartoon: (¿Y ahora qué? Oh, ya sé, debe ser el calor dentro de la armadura).

Pero Cartoon no estaba en lo correcto, ya que Taisen había comenzado a sudar tras haber recordado..la vez que se encontró con Tiky.


Dicho recuerdo tiene lugar unos meses antes de que Taisen fuese capturado y trasladado hacia la Isla Lock. Para ser exactos, tiene lugar pocos días después de que el pirata haya realizado aquel crimen que le hizo famoso.

-Taisen: El Huracán Rojo todos me llaman, woowo~

El superhéroe canta su propia canción inventada por el mismo mientras camina por una isla, acercándose hacia un pueblo en el cual se halla una banda pirata establecida, dándose cuenta de esto a causa del navío de la banda anclado a un lado del pequeño pueblo.

-Taisen: Bien, no parecen haber marines cerca que me confundan con un criminal, ¡así que es hora de ser héroe!

El pirata comienza a correr emocionado hacia el pueblo, pensando en las poses y técnicas que mostrará. Sin embargo, una vez dentro, comienza a ver múltiples cuerpos pertenecientes a piratas por el suelo.

-Taisen: ¿Pero qué..?

Observando hacia delante, el Huracán Rojo logra ver a un enorme y robusto pirata (presumiblemente el capitán de la banda) tumbado en el suelo, con un hombre de pie sobre su barriga.

-Hombre: ¡N-nuestro salvador!

-Anciana: ¡Mil gracias, jovencito!

-Taisen: Ohhhh, ¡un compañero de la justicia!

Tanto el hombre como los ciudadanos llevan sus miradas hacia Taisen, quien se acerca amistosamente hacia ellos mientras le saluda agitando uno de sus brazos. Al verle, los habitantes del pueblo no tardan en identificarlo y ocultarse dentro de sus casas.

-Mujer: ¡E-es el! ¡el tipo que incendió aquella base de la marine!

-Mujer 2: ¡Vino a incendiar este pueblo!

-Taisen: ¡Ohhh no no no, no otra vez! ¡que yo soy un héroe, un defensor de la justicia!

-???: Un héroe con unos 300 millones de recompensa.

El "salvador" del pueblo comienza a acercarse hacia Taisen, quien tras observarle por un tiempo nota que ya le había visto en algún sitio.

-Taisen: ¡Ah, momento! ¡tu eres marine, ¿verdad?! Me suena haber visto tu rostro en el periódico alguna vez.

-???: El nombre es Tiky. Y para ser exactos, ERA marine.

-Taisen: ¡Eso eso, "Caja de Sorpresas" Tiky! ¡el ex-contraalmirante de la Marine!

A pesar de acercarse hacia el superhéroe con una sonrisa y una mirada despreocupada, Tiky saca sus manos de los bolsillos para luego bajarse las mangas.

-Taisen: Eh eh, tranquilo, estamos del mismo lado. Aunque tenga recompensa, yo también me encargo de derrotar a aquellos que alteran la paz.

-Tiky: Que yo sepa, aquel contraalmirante al que quemaste vivo no alteraba la paz de ninguna forma, más bien hacía todo lo contrario, se encargaba de recolectar información de diferentes organizaciones criminales. De hecho, hasta recuerdo cuando me dijo que había logrado obtener algo de información sobre la familia de Zan-digo, la Familia Vermilion.

Al oír esto, el Huracán Rojo se alarma, comenzando a sudar mientras lleva una de sus palmas hacia Tiky, solo por si este último intenta algo raro.

-Taisen: ¡Ju-juro que tuve mis razones para hacerlo! ¡si te relajas, puedo explicarte el trasfondo detrás de mis ac-!

Pero el ex-marine no parece querer dialogar, lanzándole un rankyaku al Huracán Rojo el cual logra extinguir las llamas que el pirata le lanza.


-Taisen: (De milagro logré escapar de el, aunque sí que me dejó bastante herido, lo suficiente como para que unos marines de relleno me capturen...El apodo "Caja de Sorpresas" le queda bien, ya que no solo cuenta con una gran cantidad de técnicas variadas, sino que también es impredecible).

Zanxus y Tiky permanecen quietos observándose, hasta que el pelirrojo decide lanzarle una de sus cartas al marine desertor, quien la desvía usando la cruz que lleva colgando de su cuello.

-Tiky: Ya me lo veía venir. Aún eres muy predecible, Zanxus.

-Zanxus: Heh, no creas, ese ataque no iba con la intención de matarte. Dijiste que querías presentarme a alguien, así que ya seré libre de asesinarte una vez lo hagas.

-Tiky: Ohh que cruel, a pesar de que yo te ayude a localizar a algunas de tus víctimas de vez en cuando me tratas así cada vez que nos vemos.

-Cartoon: (¡AHHHHH QUE SON ALIADOS!).

-Taisen: (¿No es un defensor de la justicia?).

-Zanxus: Te recuerdo que tú también estás en mi lista.

-Tiky: Seh seh, ya me conozco la historia. Alguien me odia lo suficiente como para pagarte constantemente a cambio de cortarme el cuello. ¿Cuándo me dirás la identidad de ese tipo?

-Zanxus: Yo siempre mantengo la identidad de los que me contratan en el anonimato. Aunque este en específico me pidió que no la diga, curioso.

-Cartoon: (¿E-eh? ¿q-qué clase de conversación es esta? ¿Un asesino está hablando tranquilamente con su objetivo sobre la forma en la que lo matará?).

-Tiky: Ahá, comprendo.

El ex-marine se agacha para recoger la carta lanzada con anterioridad por Zanxus para devolvérsela a este.

-Tiky: De todas formas aún no pareces capaz de asesinarme.

-Zanxus: Bueno ya, basta de tonterías que no llevan a ningún lado. Llévame con esa persona que querías presentarme.

-Tiky: ¡Ahh cierto, seguro te agrada!

-Zanxus: Eso espero. Como me tomo muy en serio tus llamadas hasta dejé que me capturasen unos soldaditos que temblaban a más no poder, y luego tuve que recorrer toda la isla para llegar hasta aquí, topándome con varias molestias por el camino.

-Tiky: ¿Por eso tus ropas están algo quemadas?

El ex-contraalmirante nota que al pelirrojo no parece causarle gracia su comentario, por lo que Tiky decide soltar una risa para luego cambiar de tema.

-Tiky: Y dime, ¿qué llevas en esa bolsa?

-Zanxus: Ah, unos..regalos, sí. Tú que antes eras marine, ¿te suena el nombre Bestla Wonder?

Caja de Sorpresas se muestra algo sorprendido al ver como Zanxus conoce a Bestla, a la vez que aumentan sus ganas por ver lo que contiene la bolsa.

-Tiky: Eh, sí, me suena...¡Bueno, como no parece que tengas ganas de mostrarme esos "regalos", sígueme!

El ex-marine se voltea para luego comenzar a caminar, haciendo que As de Corazones le siga. Sin embargo, a causa de la gran cantidad de personas que hay por las calles, el dúo no se percata de que un hombre se halla observándolos mientras sostiene un pequeño Den den mushi.

-Hombre: ¡S-señor, veo a Tiky!

-???: ¿Porqué lo dices de esa forma? ¿qué está haciendo?

-Hombre: ¡V-va acompañado de...Z-Zanxus Vermilion!

El hombre del otro lado del caracol permanece un tiempo callado, inquietando a quien parece ser su subordinado. Sin embargo, al cabo de unos segundos esboza una sonrisa a la vez que abre sus ojos, como si estuviese altamente emocionado.

-Hombre: Eh, ¿e-está todo bien, señor Claude?

-Claude: ..Si, mejor que nunca. Gracias por tu informe, bandido cuyo nombre no me importa, creo que hoy podrás comer.

-Hombre: ¡AH, m-mu-muchísimas gracias, señor Claude! ¡no me extraña que usted sea el líder de todos los bandidos...NO, DE TODO KINGSGUTT!

Harto de oír halagos de una persona tan irrelevante, Claude acaba colgando, poniendo nervioso al bandido.

-Claude: Ahora sí...¡FINALMENTE, EL DÍA HA LLEGADO!

El hombre se levanta de su asiento emocionado por la noticia que le dio su subordinado, comenzando a reír como demente.

-Claude: ¡Con ayuda del poder de Zanxus Vermilion, finalmente podré deshacerme de ese Tiky! ¡Todo este tiempo fingiendo trabajar para mi...! ¡¿creyó que nunca descubriría su conexión con la Marine?!

Mientras ríe, el líder de los bandidos de Kingsgutt observa un papel en el que posee unos números anotados.

-Claude: ¡Cuatro veces! ¡el desgraciado de Tiky logró zafarse de las garras de Zanxus Vermilion CUATRO VECES! ¡pero eso no me detuvo, yo seguí pagándole para que siga dándole caza y, mientras tanto, le llené la cabeza de ideas a Tiky!


Hace unas semanas...

-Tiky: Ugh, perdón por la tardanza, Claude...

El ex-marine llega al edificio en el que se oculta Claude algo cansado y herido.

-Claude: Ohh, no me digas, ¿aquel mercenario volvió a encontrarte?

-Tiky: Seh, a saber quién me odia tanto como para haberle contratado tantas veces...Si bien siempre logro evitar la muerte, noto como se va volviendo cada vez más peligroso, como si estuviese entrenando solo para poder asesinarme.

-Claude: Si eso sigue así, algún día acabaré cortándote el cuello....Eh, tengo una idea.

-Tiky: ¿?

-Claude: ¿Qué tal si le invitas a Kingsgutt? Te inventas alguna excusa para hacerle venir hasta aquí, y luego...

-Tiky: ¿Y luego..?

-Claude: Lo rodeamos. Con nuestro poder combinado y mis incontables subordinados, estoy seguro de que podremos acabar con el.

-Tiky: Ohhhh...Hey, ¡me gusta la idea!

Al oír esto, Claude sonríe macabramente.


-Claude: Aunque, aún quedaría otro problema...

El hombre se voltea hacia su escritorio para observar un cartel de se busca, concretamente el que le pertenece a Simone, observándolo con cierto asco.

A su vez, a las afueras de Kingsgutt...

-Samba: ¡QUITA NIÑO!

El grupo de Voorhes y compañía comienza a adentrarse en el caótico pueblo, comenzando con el pie izquierdo al ver como unos niños intentan robarle a Samba, quien no tarda en arrojarlos al suelo y sacar su espada.

-Ymir: Eh eh, que solo son unos niños.

-Samba: Unos niños muy malos que merecen ser castigados, ¿verdad, muchachos?

-Calamar: ¡SÍ, SÍ! ¡VAMOS VOORHES, SABES QUE TIENE RAZÓN, MERECEN SER ASESINADOS!

-Voorhes: No lo creo.

-Calamar: ¡¡ME CAGO EN TI!!

Mientras Ymir intenta detener a Samba y Voorhes intenta calmar a su calamar, Rennu se le acerca a Simone, quien permanece quieta observando el pueblo.

-Rennu: ¿Aquí es donde vive aquel hombre que tanto aborreces?

-Simone: Sí, esta es la zona en la que vive Claude, y también es la zona bajo su control.

Tanto La Desarmada como Claude piensan el uno en el otro con desprecio e ira.

-Claude y Simone: ¡Si llego a verte, no dudaré en asesinarte!

Capítulo 34: Cambio de planes

La situación en los límites de Kingsgutt había cambiado de un momento a otro. El grupo de criminales pasó a estar rodeado por Pacifistas, siendo estos los PX-K de Onishi.

—Si puedo encargarme de todos ellos de una vez sería perfecto.—

Susurró desde su aposento el contraalmirante, observando por unos monitores la situación a través de los PX-K.

—¿¡Qué son estos!?— Exclamó Simone.

—Prototipos de soldado perfecto.— Explicó por lo bajo Rennu, igual de sorprendido por la presencia de los cyborgs.

El grupo se había separado parcialmente, con Samba quien se distanció de ellos en un éxtasis masacrando marines y Voorhes quien fue tras ella. Entre estos dos y el grupo los PX-K formaron una especie de barrera, acorralando al grupo.

—Perdimos mucho tiempo luchando contra soldados rasos.— Pensó internamente Ymir, lamentándose el tiempo desperdiciado.

Justo cuando Ymir se preparaba para atacar al PX-K más cercano a ella, Simone dice algo que atrae su atención, así como la de Rennu también.

—¡Cuidado!—

Exclamó la mujer, provocando que instintivamente Ymir y Rennu observaran hacia arriba. Logrando así divisar algo enorme cayendo justo delante de Ymir, sobre los PX-K frente a ella. Tal estruendo levantó una gran cantidad de polvareda.

—¿Qué dem-?— Rennu apenas alcanzó a terminar sus palabras que reconoció la gigantesca figura que había caído, expandiendo sus ojos de sorpresa.

—¿¡BESTLA!?— Vociferó Ymir también sorprendida.

La gigante se reincorporó, dejando ver que a sus pies se encontraban varios PX-K destruidos y aplastados.

—Cambio de planes.— Dijo la gigante. —Onishi planea matarnos a todos, hay que moverse cuanto antes.—

—¿Qué dices?— Respondió Ymir.

—Seigifort ha caído, ha intentado eliminarme. Alarico no responde, por lo que asumo que lo ha intentado con él también.— Explicó Bestla.

Tras lo sucedido en Seigifort, Bestla dejó atrás a su pelotón y se dispuso a avanzar sola, utilizando el soru y el geppo para avanzar velozmente por la isla.

—¿Entiendo, pero qué pretendes viniendo aquí?— Preguntó Ymir.

—Pensé en que podríamos unir fuerzas con algunos de los piratas, y así derrotar a Onishi.— Bestla se mostró confiada en su idea.

—Ehhhhh...— Interrumpió Simone. —¿Por qué hablan con tanta naturalidad entre ustedes?—

—Es una larga historia. Pero ya oíste la situación.— Dijo Ymir.

—¿Suponiendo que entendí, por qué debería unir fuerzas con ustedes, en especial con una marine?— Cuestionó Simone. —Además, no me interesa lo que suceda con esta isla, yo solo estoy aquí por Claude.—

—Quien a su vez creemos que está relacionado con Onishi.— Acotó Ymir.

Simone se mostró pensativa por unos instantes, a lo que volteó a la espera de la opinión de su compañero monje. Pero para su asombro este no estaba.

—Oigan... ¿y Rennu?—

Varios metros a la distancia, hacia el sur de la ciudad, Rennu se encontraba corriendo sin parar. Hasta que por cansancio se detuvo a recuperar el aliento, encorvándose y reposando sus brazos sobre sus rodillas.

—¿Por qué tuvo que aparecer ella? Onishi dijo que se encargaría de todo...— Protestó en voz alta.

—Creo que la mujer enorme esa también mencionó ese nombre.—

Rennu se mostró exaltado al oír otra voz, y más aún al reconocer de quien era.

—¡Sa-salvador! ¿qué haces aquí?—

—Pensaba en seguir a la chica de las frutas, pero te vi correr así que te seguí.—

Voorhes habló con un tono ingenuo, pero Rennu sabía que se trataba de alguien peligroso a quien no podía poner en su contra.

—Tu... tu de entre todos deberías comprender...— Zigliara se mostraba cada vez más nervioso. —¡Todo esto es parte de un plan divino, tú también lo eres!—

—¡Vorororo!—

Al ver que Voorhes no le respondía ni tampoco se movía Rennu insistió.

—¿Lo comprendes, verdad?—

—¿Eh? Lo siento, no se de que hablas, hay una risa que no me deja oírte con claridad.—

Ante la respuesta de Slasher, Rennu se quedó pálido y sin habla. Ya había presenciado antes el aura tenebrosa que este estaba emanando nuevamente. Ante la vista del monje todo a su alrededor parecía perder el color.

—Este humano actúa raro y dice mucha palabrería sin sentido. ¿No te parece molesto?—

Capítulo 35: No funciona

Rennu: ¿Una risa? ¡Salvador, no lo comprendo!

Voorhes: Es gracioso, teníamos que llegar aquí para encontrar a alguien que emplease mi profesión, pude aguantar hasta aquí, pero ahora que he llegado no veo nada de mi agrado. Los negocios cerrados, el crimen ha destruido en su totalidad lo que múltiples gremios trabajan sin cesar para lograr, derechos al trabajador. ¿Vale la pena contenerme ante una sociedad tan injusta? Sin trabajo ni siquiera podré saldar mi cuenta con el mercante del que tomé la Froppy Ball 4000. Así que dime... ¿Es eso un cerdo que corre hacía aquí?

Tras la segunda catástrofe mortal, mi escape se vio fallido por la recaptura de parte de una tipa con un mechón que se rebeló a su peinado ridículo. La tipa aparentemente fue capaz de recorrer de una punta a la otra de la isla, y ahora nos encontrábamos rodeados de más robots de rayos.

Bestla: Escucha Catástrofe, coopera con deshacerse de los Pacifistas y negociaremos tu sentencia.

Simone: Oh mierda, el cerdo, ¿hay alguna señal de huracanes?

Teehees: *cof* En tus sueños y cuando dejes de compensar entre tu talla y actitud, fui golpeado por 4 rayos hoy, uno directo del cielo. Demoler robots no vale la pena cuando ni siquiera traen chocolate dentro.

Ymir: Bestla... Ese cerdo que llevabas casualmente en el bolsillo es responsable de destruir contadas islas...

Teehees: Silencio, moza crónica, culturalmente los lingotes de oro son de gran importancia para nosotros. Luego de la guerra Kabutsumo-Pochoko llegamos a un acuerdo para recrear la receta, pero hubo algo que no encontramos.

Ymir: Eh... ¿Qué vendría a ser eso?

Teehees: Quien te ha preguntado por lo que yo haga.

Ymir: Pero si...

Bestla: ¡Basta los dos! Estamos rodeados, pelea o recibe mas rayos por parte de los Pacifistas, si cooperas tal vez te consiga algo de chocolate.

Esas palabras movieron un interrumptor que se había apagado, y una ambición que creía perdida nuevamente se presentaba ante mi nuevamente a medida que una sonrisa se esbozaba en mi rostro. Mis garras oscuras una vez más se prepararon para el combate, y librándome de preocupaciones una vez más, embestí. Mi primera victima cayó ante una quebradura de cuello, y tomando su espada y escudo me facilité acercarme a los demás sin muchos problemas, uno a uno haciéndolos caer.

Simone: ¿Porqué todos van a por él? es una estrategia bastante boba teniéndonos aquí.

Ymir: Debe ser el hecho de que su recompensa es notablemente alta, lo tienen como mayor prioridad. Bestla, ¿Qué plan tienes?

Bestla: Negociaré con los piratas escapados para que nos ayuden con Onishi, ya tengo el acuerdo con Vermillion para que me trajera a Cartoon, además ha capturado al Huracán Rojo, así que en cuanto nos crucemos podremos negociar tres aliados más. Desarmada, únetenos por nuestra causa común.

Simone: Me lo pensaré un minuto, pero primero una pregunta ¿A donde fue el cerdo?

JOHOI, que bien que se sintió desatarme una vez más. Sintiéndome libre corrí por la ciudad sin preocupaciones, hasta que de repente sentí una voz familiar a la distancia.

Rennu: ¡Salvador, no lo comprendo!

~¡Kami Tasukete: Nailing Jesus Hammer!~

Eso había sido lo que me golpeó de la nada mientras estaba en el huracán, aquél desgraciado. Decidí entonces ir a golpearlo un poco y decirle una o dos cosas sobre su atuendo ridículo.

Voorhes: Hehehehehes, buen día amigable cerdo, ¿de casualidad buscas contratar mis servicios de mercenario de Little Scary Jobs?

Teehees: Oh... eh, verás, acabo de dar rienda suelta a mi deseo profundo de violencia y me pareció que tu compañero me resultaba familiar, así que pensaba decirle algunas cosas.

Rennu: ¿Nos... conocemos? Extraño, siento unas vibras bastante familiares de ti.

Calamar: (¿Oíste eso? dar rienda suelta a su deseo profundo de violencia, deberías hacer eso, estás tan cerca.)

Voorhes: (Maldición... guarda silencio, necesito el empleo...) Oh, ¿entonces no desea contratarme para ningún trabajo?

Pensando en lo que la tipa del bolsillote me había dicho, concluí que si este tipo nos ayudaba podría obtener mucho más chocolate.

Teehees: En realidad si tengo un trabajo que podría interesarte, si cooperas con una misión que tengo podrías recibir una paga interesante, y mientras mas ayudes más podrías recibir.

No buscaba insultarle, pero hubo algo que le confundió de la propuesta, y cuando quise darme cuenta, creí ver una sonrisa macabra alumbrar su paso tras su capucha. la catástrofe se avecinaba, tras aclarar lo que la paga significaba, supe que algo ocurriría en solo instantes.

Voorhes: ¿Una paga por mérito? ¿Qui-quieres decir que no es una misión en la que todos reciban paga equitativa conforme el manifestó indica?

Teehees: Eh... ¿no? Digo, se supone que el comunismo no funciona...

Voorhes cede.png

Capitulo 36: Dios nos ampare

Los ojos y la sonrisa de Slasher parecían brillar en rojo tras la última contestación del pochoko ante él presente. O eso es lo que creían Tehees y Rennu en un principio, pues pronto se dieron cuenta de su error. No parecían brillar, brillaban de verdad.

Teehes: Ahm... ¿eso es normal o...?

Rennu: Sa... salvador...

Y luego, esa oscura energía comenzó a manifestarse de nuevo, mirándolos a través de esos ojos rojos

El Calamar: No soy un salvador, “padre”. Y tu pequeño dios tampoco lo será para ti.

Al mismo tiempo, la batalla continúa a solo unos cientos de metros.

Bestla: ¡Maldito seas, Onishi! ¡Tu y tus creaciones!

Decía la giganta mientras intentaba cargarse con fuerza bruta a todos los Pacifistas PX-K que podía. Pese a su inmenso tamaño todavía eclipsaba a las moles metálicas, sus números empezaban a abrumarla. Wonder da una patada a uno de ellos, mandándolo de espaldas al suelo con tal fuerza que convulsiona y explota... solo para que otro logre herirla en una pierna con un laser cuando se dispone a ir por él. .

Bestla: ¡Gah!

Ymir: ¡Bestla!

La semigigante, viendo a su camarada herida, carga directamente contra la unidad Pacifista que le ataco. Siendo más similares en tamaño, logra derribarle y quitarle su escudo y espada, para luego intentar destrozarle con su hacha.

Ymir: Hasta aquí llegas.

Pero el corte que da resulta ser ineficiente, apenas y pica su armadura. Dando al tiempo al pacifista de lanzar un láser por la boca que ella esquiva de milagro gracias a su haki y su soru.

Ymir: Maldito recubrimiento de kairoseki. Pero yo tengo uno mejor. ¡Busou!

Imbuyendo la espada en haki de armadura, esta vez, si logra rebanarle la cabeza, dejando a la temible figura completamente inservible.

Ymir: ¿Estás bien?

Bestla: Si. Es superficial.

Ymir: Ooof, que alivio.

Bestla: Onishi, desgraciado. ¿Cuándo me puso en la base de datos de estás cosas?

Simone: Señoritas, espero no interrumpir, pero... ¿podrían mover el culo?

Las explosiones que llevan lugar en todas partes a su alrededor las alertan de que la batalla aun sigue, y no van exactamente ganando. Así que ambas vuelven al ruedo .Así lo hace también la Desarmada, aunque no se le permite usar sus poderes como desea pues todo el tiempo alguien la está interrumpiendo.

PX-K: Simone “La Desarmada”. Recompensa 359 millones.

La mujer solo lo mira con rabia... pero hay algo más. Algo como... repugnancia.

Simone: Armas humanas...  La marine da más asco de lo que creí.

El pacifista intenta atacarla con su espada en un tajo vertical, pero haciendo gala de una gran agilidad y velocidad, Simone le esquiva, para luego, usar su brazo para subir hasta su cuello.

Simone: ¡Monkey see, monkey do! ¡Marionette Play!

Subida en la bestia de carne y metal, esta deja de moverse, y luego, toma la pose incomoda de Simone. La cual usa su espada para atacar a los otros pacifistas, sometiéndolos con una facilidad aterradora. Uno de ellos, intenta atacarla y a su “vehículo” apuntándole con un laser.

Simone: Tch... armas inútiles... ¿esto es lo que mandas contra mi, Claude?

El laser impacta, pero no da a Simone. Solo a la cabeza de su previa victima que explota. La desarmada por su parte da una vuelta con tirabuzon hacia atrás, aterrizando en su atacando y repitiendo la acción. Ymir y Bestla observan esto, asombradas y un poco atemorizadas.

Bestla: Esa mujer debería tener una recompensa más alta.

Ymir: Espera,  ¿Dónde esta Samba?

Bestla: En racha asesina con los marines de Onishi.

En efecto, Batuca, bastante más lejos, no deja de atacar sin piedad y una saña asesina a los enemigos, lanzándoles el acido de su ahora fruta a los ojos, para luego rebanarlos mientras estan ciegos.

Samba: ¡Carnavale Juice!

Marine: ¡Aghhh!

Samba: ¡Esto es por ti, hermanita!

Bestla: Hay que detenerla...

Ymir: Lo se, pero no creo que sea por las razones que tu crees.

Las dos se miran, entienden perfectamente lo que piensa la otra. Bestla, pese a todo, no desea causar más muertes, pero Ymir tiene otra cosa en mente.

Ymir: Necesitamos supervivientes. Alguien tiene que decirnos que pretende, Onishi.

Bestla: Vale...  Tu y la desarmada podrán con los Pacifistas.

Ymir: ¿Por quien me tomas?

Simone: Aghh, ¿porque tengo que hacer todo yo?

Ambas lo interpretan como que lo dice con sarcasmo, pero ninguna nota el sudor que ya empieza a bañar su frente mientras monta otro de esos armatostes.

Simone: Para colmo son grandes y pesadas estas cosas... oof...

Como odio las armas...

Bestla: ¡Capoeira! ¡Espera!

La poderosa voz de la gigante llega hasta donde está la Pirata, quien no está nada feliz por ser interrumpida.

Samba: ¡Cállate, Marine! ¡O te mató también!

Bestla: No puedes matar... a todos.

Pero súbitamente, la giganta cae en seco al suelo. Igual que Batuca que de rodillas, solo puede aferrarse al pasto, temblando.

Samba: ¡¿Qué.. Qué es esto?!

Bestla: ¡...! (Mi cuerpo... no reacciona)

Los uto-marines también caen. Vomitando, desmayados, con espuma en la boca. Algunos incluso se agarran el pecho para caer, con el corazón infartado.

Ymir: ¿Pero que?

Más lejos, El temblor que hace Bestla al caerse alerta a Simone y Ymir, observando a la situación brevemente antes de que les suceda lo mismo a ellas. La Desarmada incluso cae de él Pacifista, hiriéndose algo.

Ymir: (¿Por qué... porqué estoy llorando? )

Simone se ve especialmente aterrorizada e inmóvil, no solo por el dolor. Es la tercera vez que siente eso ese día, pero esta vez es mucho peor.

Simone: ¿Ese... ese tipo?

Entonces se da cuenta de que mas lejos de Bestla y Samba, en la dirección en la que antes había corrido Rennu, se alcanza a ver algo oscuro. Pero eso no es lo peor de todo, si bien los uto-marines ya no se mueven por el terror, los pacifistas si, y están apuntándolas.

Ymir: ¡...!

Pero de la nada, dos objetos derriban a los que les las amenazaban. Disparados de la misma dirección que aquella oscuridad.

Rennu: ¡Aghh!

El monje, herido seriamente de la cabeza, es lo que ha aterrizado ahí. El pochoko a unos metros. Ambos rodeados por una leve estela de luz. El Kami Tasukete del primero. No obstante, este se desvanece, mientras Rennu y Teehees permanecen en el suelo, igual de aterrados.

Rennu: Que Dios nos ampare...

Capítulo 37: El trato

Tras una breve caminata por Kingsgutt, Zanxus y Tiky detienen su marcha, observando un edificio que tiene pinta de abandonado, con dos personas en la puerta haciendo de guardia.

Tiky: Bueno, aquí estamos, este es el sitio donde se encuentra la persona que quería presentarte.

Zanxus: Espero que sea algo bueno, he pasado por bastantes problemas para llegar a aquí.

Tiky: Tú tranquilo, lo será, Zan.

Zanxus: Tsk... Ya te he dicho que no me llames así, “Tikael”.

Por primera vez, Tiky titubea un poco. Oír su nombre completo no es algo que suceda a menudo.

Tiky: ...Oh, parece que has estado averiguando sobre mi pasado, Zan. Me pregunto cuánto sabrás.

Zanxus: Lo suficiente, un asesino sabe de dónde sacar información, incluso sobre ti.

Tiky: En fin... entremos.

En cuanto el pelirrojo y el pelinegro se aproximan a la entrada del lugar, los dos guardias de seguridad de la entrada se alarman y los observan con recelo.

Guardia: ¿Contraseña?

Tiky: Desarmado.

Guardia: Hmm... Tú puedes entrar, él no, no le conozco.

El guardia apunta con su dedo índice a Zanxus, quien levanta las manos sarcásticamente y con una sonrisa en señal de rendición.

Zanxus: ¿Esta es la manera de recibir a tus invitados, Tiky?

Guardia: ¿Y qué se supone que traes en ese enorme saco?

Zanxus: Eso no es de tu incumbencia.

Taisen: (...Oye Louis, comienzo a poder mover un poco mi cuerpo, parece que el efecto paralizante está desapareciendo...)

Louis: (...¡Pues intenta armarnos! Yo aún no puedo moverme, a mi me paralizó más tarde...)

Tiky: Él está conmigo, déjenle pa-

???: Déjenlos pasar, ya.

Una fuerte voz se oye desde un Den Den Mushi de observación instalado en la puerta del escondrijo, es Claude.

Claude: Ese hombre es mi invitado, no le hagan perder el tiempo.

Zanxus levanta una ceja al oír la voz del interlocutor, la cual reconoce como la voz de aquella persona que le encargó en repetidas ocasiones eliminar a Tiky.

Guardia: S-sí señor, ahora mismo le abro.

El asustado guardia abre rápidamente la entrada, permitiendo al As de Corazones y a Caja de Sorpresas ingresar en el lugar. Es un sitio oscuro, lleno de gente con mala cara que no para de observar al par que se aproxima hacia la oficina de Claude, sin embargo, ninguno de los dos parece intimidado con el ambiente.

Zanxus: Y... Terminado.

Zanxus acaba de resolver un cubo de Rubik con una sola mano en unos pocos movimientos. Tiky lo observa intrigado.

Tiky: ¿Cosas de familia?

Zanxus: Nos entrenan desde pequeños con desafíos mentales y lógicos, el exhaustivo entrenamiento físico no es suficiente si quieres tener una familia de mercenarios perfecta. Me he acostumbrado a mantener mi cerebro ágil.

Tiky: Hmh... Interesante familia la tuya.

Zanxus: ¿Y qué tal la tuya?

Zanxus sonríe irónicamente mientras observa cómo Tiky agacha la cabeza e ignora la pregunta.

Tiky: Ya llegamos.

Al abrir la puerta de la oficina se puede ver una mesa circular, la cual tiene 3 sillas, una de las cuales ya está siendo ocupada por una persona alta, de cabello castaño, con una importante cicatriz en su boca.

Claude: ¡Bienvenidos! Tomen asiento.

La habitación está rodeada de matones con cara de pocos amigos que observan atentos la situación. La tensión en el ambiente puede cortarse con un cuchillo. Ambos invitados deciden hacer caso a las palabras de su anfitrión y tomar asiento.

Claude: ¿Algo de beber?

Zanxus: No bebo alcohol.

Tiky: Será en otro momento.

Ante la negativa de ambos, uno de los matones le sirve solamente a Claude un chupito de whisky.

Zanxus: ¿Podemos ir al punto?

Claude: Claro, directos al grano. Verán, los he reunido aquí porque quiero la cabeza de una persona.

Claude observa fijamente a Zanxus, como indicándole que la persona que quiere asesinar es justo la que tiene al lado.

Zanxus: Y esa persona es...

De repente, Claude hace un movimiento brusco y saca de su chaqueta un arma de mano de alto calibre, apuntándole directamente a la cabeza a Tiky.

Claude: ¡TÚ, TIKY! ¡¿Acaso creíste que no me di cuenta que eres un agente encubierto de la Marine?!

Pero para sorpresa de Claude, Tiky le está ignorando completamente, y, por el contrario, tiene su crucifijo apuntando directamente hacia Zanxus, quien, a su vez y para sorprender aún más a Claude, tiene una carta puesta no sólo en el cuello de Tiky, sino también en el suyo. Todos los matones de alrededor se alarman y apuntan sus armas hacia Zanxus.

Claude: ¿Vermilion? ¿Me traicionas? ¡Teníamos un trato!

Zanxus: Y lo teníamos, pero aquí hay algo que no me cuadra. Tiky no es tan estúpido para no darse cuenta de que eres tú quien me encargó asesinarlo, y menos para traerme a este sitio y dejarme las cosas tan fáciles. Si me ha traído aquí es porque tiene algo más grande entre manos, lo único que necesito saber es qué pintas tú en todo esto.

Tiky: Tan perspicaz como siempre, Zan. (Tiky se acomoda las gafas y pone las manos sobre la mesa) A ver, todos calmados. Les he reunido aquí a ambos por una razón.

Claude: ¿Qué tú nos has reunido? ¿Quién rayos te crees, perro de la Marine?

Tiky: Tengo un importante trato que proponerles.

Capitulo 38: La pesadilla despierta

Samba se encontraba corriendo mientras le disparaba ácido cítrico a los marines, golpeándolos también y algunos los decapita en el camino. A sus espaldas, persiguiéndola se encontraba la gigante, Bestla, tratando de detenerla.

Bestla: ¡Samba detente!

Samba: ¡Cállate si no quieres ser la siguiente!

Pero de pronto, todo el suelo tiembla y dentro de cada una de todas las personas que se encontraba presente un miedo abrasador se hacía presente. A Bestla le empezaban a temblar las piernas, haciendo que caiga al suelo creando un pequeño temblor en el área; Samba, por su parte, estaba temblando todo su cuerpo mientras que su respiración se hacía cada vez más pesada.

Samba: ¿Qué es… Este sentimiento?

Bestla estaba igual de sorprendida, todos los marines y persona que se encontraban alrededor empezaron a caer en posición fetal, otros vomitaban, gritos por doquier se notaban a por montones.

Bestla: Q-quién hizo esto.

Más al sur de donde se encontraban, Voorhes, Rennu y Teehees estaban juntos. Rennu se encontraba tirado en el suelo viendo horrorizado a Voorhes, mientras que el pochoko trataba de moverse, pero era en vano.

Teehees: (¿Por qué no puedo moverme? ¡MALDITO, POR QUÉ NO PUEDO MOVERME!)

Calamar en la mente de Voorhes: Vorororo, eso es. Deja que tu odio se recorra todo tu cuerpo, déjate llevar, déjate llevar por el odio, ¡DEJAME SER LIBRE!

Voorhes: (No)Voorhes se tapaba su cabeza mientras gritaba “No” una y otra vez, cada vez más fuerte. Empezaba incluso a apretar sus dientes, ocasionando un horrible chirrido similar al de una maestra molesta rasgando la pizarra de la pared con sus uñas afiladas.

Voorhes: (¡Noooooooo!)

Rennu: ¿S-salvador?

Con mucho miedo y temblando entero, Rennu alcanza a decir una palabra esperando saber el estado de Voorhes.

Voorhes: Vorororo.

Rennu: ¿Salvador?

Voorhes: ¿Salvador? ¿De qué estás hablando?

El cuerpo de Voorhes se había levantado del suelo, pero este temblaba, no del miedo, no del frio, no del dolor. Todo su cuerpo temblaba de por aquella risa que salía de su cuerpo.

Rennu: ¿¡Quién eres y qué has hecho con el salvador!?

No se podría notar, pero la voz de Voorhes había cambiado a una mucho más profunda y tenebrosa, casi como si un enorme monstruo hablara desde el interior de un enorme abismo, no, más bien, era la voz del abismo mismo.

Voorhes: Salvador esto, salvador lo otro, ¿puedes callarte de una maldita vez? Tu charla religiosa me fastidia demasiado.

Rennu: Tú… tú no eres el salvador, ¿cierto?

Voorhes: No, y nunca lo fui. Más bien…

Voorhes de pronto deja caer su espalda, y para hacer más tétrica la escena, su espalda se dobla tanto que no era normal, mientras reía y mostraba una sonrisa roja desde la oscuridad de su traje. Ponía un dedo sobre su boca mientras miraba a Rennu.

Voorhes: … Soy el anti-Cristo.

Ante Rennu viene una fuerte vibra que lo espanta, y ante su mente vienen cientos de pensamientos de cómo Voorhes lo puede llegar a matar, llorando horrizadamente.

Rennu: (¿Por qué? ¿Por qué tengo estas visiones?)

Voorhes recobraría su postura y se iría caminando de ahí, dándoles la espalda a Teehees y Rennu.

Voorhes: Ustedes dos no valen la pena como mis presas, son demasiado patéticos para eso. Además… *recordando a Samba* Hay una chica que quiero visitar…

A pesar de todo, y el temor que irradiaba el cuerpo de Rennu, ese temor se volvió rápidamente en furia, enojo y sed de venganza al ver a Voorhes marcharse de esa manera.

Rennu: (No..) No… ¡No te marcharás tan fácil demonio! (Cómo pude ser tan ingenuo, se notaba desde lejos, ningún salvador tendría una apariencia tan tétrica, ningún salvador tendría una voz como esa… y mucho menos) ¡Sería un asesino! Kami Tasukete: Killin Jesus Cross.

Pero Voorhes esquiva aquel corte del Kami Tasukete usando su haki de observación.

Voorhes: Tsk, maldito monje molesto.

Slasher se encontraría viendo a Rennu desde, pero un disparo de uno de los PX-K lo atravesaría sin que este lo notara.

Voorhes: Maldición…

Los PX-K habían llegado a la escena, pues al no ser seres vivos por completo, estos carecen de los sentimientos como el miedo, siendo completamente inmunes a las habilidades del Salasher.

Voorhes: Tsk… no me gusta… matar hojalata oxidada…

De Voorhes se desprenden una especie de tentáculos que salen de  su espalda, y con un movimiento brusco de sus brazos hace que dichos tentáculos se muevan rápidamente hacia los pacifistas, así como hacia Rennu.

...Slasher Kenpo: Tentacles of the Killing Madness.

Aquellos tentáculos, tan negros y viscosos como la brea logran atravesar fácilmente las defensas de los PX-K, y con duras penas, Rennu los esquiva, siendo que uno le corta toda la zona de la mejilla derecha, ocasionando que el Kami Tasukete se desactive.

Rennu: Que dios nos ampare…

Teehees: Tsk.

A lo lejos, fuera de la escena se encontraban Ymir y Simone, quienes se vieron afectadas por las habilidades del Slasher. Simone cae al suelo con un miedo inimaginable, aguantando las ganas de vomitar, y sabiendo en su mente el causante de esto.

Simone: (¿Ese.. ese tipo de nuevo?)

Ymir, por su parte, se encontraba parada, casi paralizada mientras salían lágrimas de sus ojos. En su mente se encontraban recuerdos dolorosos del pasado que ocasionaban dichas lágrimas.

Ymir: Qué… ¿qué carajos es esto?

A duras penas la semi-gigante era capaz de moverse sin estar temblando con cada paso que daba. Cuando giraba su cabeza, lograba observar que no era la única afectada, pero, de todos modos, los pacifistas no se detenían, por lo que debía de darse prisa.

Ymir: Ax of Destruction: Slashin Burst.

Ymir lanzó una ráfaga cortante con su arma en modo hacha, aunque esto no corta a los pacifistas, sí hace que retrocedan y termine chocando entre sí, ocasionando que sus sistemas fallen y exploten en cadena.

Ymir: (No podemos quedarnos quietas aquí, somos presa fácil) ¡Simone!

Simone apenas logra reaccionar ante la llamada de Ymir.

Ymir: ¿Puedes moverte?

Simone: Espera un minuto.

Simone se encontraba en el piso aguantándose aún las ganas de vomitar.

Ymir: ¡No hay tiempo! ¡Y mucho menos un minuto!

Ymir señala la cantidad de pacifistas que vienen, pero La Desarmada aún le cuesta moverse. Impacto de Guerra mira a los pacifistas para luego ver a tu compañera, da un fuerte respiro y usa su soru para tomar rápidamente a Simone.

Simone: ¿Qué.. *gulp* mierda haces?

Ymir: Salvarte maldita tortuga.

Simone: ¿Qué me acabas de decir?

Ymir: No hay tiempo para charlas.

Ymir lanza a Simone a los aires encima de ella, los pacifistas observan a Simone por los aires y deciden dispararle.

Ymir: ¡Oigan, pedazos de hojalata!

Pero los pacifistas cambian de blanco al ver que quién se aproxima es Impacto de Guerra, apuntando todos hacia ella. La peliblanca sonríe y posiciona sus dos brazos, uno encima del otro con las manos cerradas en forma de puño.

Geppo

Tekkai

Shigan

Rankyaku

Soru

Kammi-e...

Ymir: ¡Rokuogan!.

Debido al tamaño de Ymir, una enorme onda de choque casi del tamaño de los mismos pacifistas los termina destrozando a todos por completo, y a quienes a duras penas lograron resistir el golpe, terminan autodestruyéndose debido a una falla en sus sistemas internos gracias a la naturaleza del Rokuogan.

Capítulo 39: El manifiesto minero

Rennu estaba tendido en el suelo ensangrentado y con heridas por todo el cuerpo, tratando de levantarse a duras penas mientras veía al que creía su salvador sonreír delante de él.

Rennu: Maldita… sea…

El Calamar: Tampoco te lo tomes como algo personal, de hecho se podría decir que me caes hasta bien.

Rennu: Silencio, impío… en un rato… expiaré todos tus pecados…

El monje trataba a duras penas de volver a ponerse en pie para comenzar a rezar mientras fruncía el ceño, levantando una espiritual forma de Jesucristo detrás de él.

Rennu: KAMI TASUKETE…

El Calamar: *Bostezo*

Rennu: …¡¡¡PERDÓN DE DIOS!!!

El espíritu invocado por Rennu agarró la cruz que llevaba al hombre para luego lanzarla contra contra El Calamar, sin embargo, esta atravesó a su objetivo por completo para después desaparecer, junto con la propia invocación.

Rennu: …

El Calamar: Muy vistoso pero me da igual, ¡en fin!, no ha sido tan decepcionante como esperaba, solo por eso, te daré el privilegio de seguir vivo.

Rennu: Sal..vador… tranquilo…

El Calamar: ¿Uh?

Rennu: Volverá…

Estas fueron las últimas palabras de Rennu antes de desmayarse y caer al suelo, dejando a su excompañero ligeramente confuso por su actuación.

El Calamar: Qué tipo tan raro, pero ahora tengo trabajo que hacer…

Por su parte, Bestla seguía tratando de detener a Samba intentando a su vez sobreponerse a la atmósfera.

Bestla: Maldita sea… se siente como si fueran a matarnos en cualquier momento.

Samba: ¡Habla por ti, esto para mí no es más que un ligero escalofrío!

Bestla: Entonces… ¡sobreponte a él, vence tus tentaciones asesinas y por una vez, escucha lo que tengo que…!

???: Eh eh eh, ¿qué le estás diciendo a mi amiga?

Bestla: ¡!

Bestla pudo observar como la criatura conocida como El Calamar caminaba hacia el lugar donde se encontraban ella y Samba.

Samba: ¿Voorhes?

El Calamar: ¿Te importa?, eres muy grande y estás en medio.

Bestla: ¡NI HABLAR, TUS DÍAS TERMINAN AQ…!

El Calamar: Oh, te digo que no quieres hacer eso.

La giganta trató de dar un fuerte pisotón a El Calamar, pero este pudo detenerlo fácilmente con ayuda de un tentáculo, enrollando otro en la pierna de esta y haciendo que cayese al suelo.

Bestla: ¡Agh!

El Calamar: Mejor, ahora a lo importane, ¡hola, vieja amiga!

Samba: Te veo diferente, te siento diferente, Voorhes.

El Calamar: Oh, no, el hombre que conocías como Voorhes se podría decir que ya no está, su ansia de matar le ha acabado consumiendo, socia, pero cambiando de tema, ¡no sabes lo muchísimo que me gustas!

Samba: ¿Eh?

Bestla: ¡No le oigas!

El Calamar: ¡Claro que me oye, no sabes el tiempo que llevo esperando a alguien así, con esa sed de sangre y muerte sin sentido! Alguien… como yo.

Samba: Hombre, la idea d matar por matar no está mal… pero ahora estoy ocupada así que…

El Calamar: Pero aún tienes una pena de lazos con algunas personas, prueba de ello es lo apenada que estás por la muerte de tu hermanita.

No pasó mucho antes de que Samba se deslizase hacia el cuerpo de Voorhes, poniéndole la espada en el cuello.

Samba: ¿QUÉ SABES?

El Calamar: ¡ESTO ES A LO QUE ME REFIERO, SOLO TE FALTA UN EMPUJONCITO, UN EMPUJÓN PARA SER UNA DE LAS MEJORES ASESINAS DE LA HISTORIA (después de mí, claro)!

Bestla: ¡NO LE ESCUCHES, SOLO QUIERE LAVARTE EL…!

Samba: Tú cállate.

La mujer utilizó el poder de su fruta del diablo para lanzar un chorro de ácido a los ojos de la contraalmirante, dejándola ciega temporalmente mientras se ponía las manos en la cara, por su parte, la pirata se llevó un dedo al puente de las gafas y dirigió su vista hacia “Voorhes”

Samba: Si sabes dónde está el asesino, el resto me da igual.

El Calamar: ¡ASÍ SE HABLA!

Por su parte, Tiky trataba de hablar con Zanxus y Claude, por una parte para poder hacer que se unan a su causa, y por otra para que no le matasen.

Zanxus: ¿Onishi, y ese quién es?

Tiky: Tampoco os voy a contar toda su vida, simplemente creo que si vamos a por él podemos salir los tres muy beneficiados.

Claude: Tu arrogancia me está poniendo muy nervioso, y de todas formas aún no veo en qué podría ser beneficioso para mí, disparad.

Tiky: ¡Eh, eh, eh, eh! ¿y si te dijera…?

Claude: ¿Hm?

Tiky: ¿Qué podrías hacerte con el control de las minas de piedra marina de Isla Lock?

Claude: Ahora estás hablando mi idioma.

Zanxus: Disculpa… ¿y el menda?

Tiki: “El menda” podría sumar puntos para todo el tema de su familia, a fin de cuentas, estamos hablando de un poderoso contraalmirante, además de todos los soldados que tiene bajo su mando.

Zanxus: ¿Podrían haber berries de por medio?

Tiky: Supongo que se los podríamos expropiar.

Zanxus: Bueno… supongo que podría echar una…

Pero el mundo se alarmó cuando el saco que Zanxus portaba comenzó a agitarse como si dentro hubiese un volcán en erupción.

Claude: ¿Qué demonios…?

Zanxus: Mierda.

???: ¡¡¡EL HURACÁN ROJO…

Taisen dio un enorme salto para salir del saco, aterrizando en la mesa en una espiral de fuego mientras hacía una pose de superhéroe.

Taisen: …HA LLEGADO!!!

Cartoon: ¡PERO NO GRITES, IMBÉCIL, PODRÍAMOS HABERNOS IDO SIN MÁS!

Taisen: ¡NO, NO PODRÍAMOS, MI SENTIDO JUSTICIERO ME DICE COMO ESTE LUGAR ESTÁ RODEADO DE VILLANOS!

Zanxus: ¡QUIERES HACER EL FAVOR DE ESTARTE QUIETO!

El piernas largas trató de atacar a Huracán Rojo con la esperanza de volverlo a su forma de rompecabezas, sin embargo, este logró esquivarle para aterrizar sobre una pila de cajas que había detrás de Claude mientras cruzaba los brazos en señal de superioridad.

Taisen: ¡¡¡JA JA JA, ESOS TRUCOS NO FUNCIONARÁN DOS VECES!!!

Claude:  ¡¿QUIÉN DEMONIOS ES ESTE TIPO?!

Zanxus: Nadie importante… ¡Y tú quieto!

Cartoon: ¡!

El de la Pared había sido descubierto tratando de escapar disimuladamente de puntillas mientras estaba impreso en el suelo en 2D.

Tiky: Guau, tipos realmente curiosos, ¿son amigos tuyos?

Zanxus: Son… presas.

Muy alejado del lugar, el contraalmirante Onishi se encontraba en su despacho, mirando un mapa de Isla Lock y con varios carteles de “Se Busca” sobre su escritorio.

Onishi: Entonces por lógica, todos deberían estar en Kingsgutt, bien, supongo que es cuestión de tiempo que los PX-K terminen con ellos, de todas formas son casi ilimitados, si cien no pueden, pues que sean mi…

Pero el monólogo de Onishi fue interrumpido por una llamada a la puerta, siendo respondida por un hombre no demasiado alto, pero fornido, estaba sucio y vestido con camiseta de tirantes, peto y unas botas y casco de minero.

Onishi: ¿Qué?

Karlo: Señor contraalmirante… creo que debemos hablar.

Onishi: ¿Qué quieres?

Karlo: ¿Se acuerda de lo que le comenzamos hace unos meses?

Onishi: ¡JA JA JA! sí... lo de subiros el sueldo, comprar mejores equipos de protección y alargar las vacaciones… ese día estuvisteis sembrados.

Karlo: ¿Y se acuerda de lo que nos dijo?

Onishi: No dije nada, me reí, anda que no tiene gracia la cosa, sin mí ni siquiera tendríais trabajo.

Karlo: Perfecto, me alegro que haya quedado claro.

Onishi: ¿Claro el qué?

El sindicalista salió del despacho del contraalmirante para dirigirse hacia las minas donde sus compañeros estaban trabajando mientras Onishi miraba desde lejos.

Karlo: ¡EH, CAMARADAS!

Mineros: ¿Eh?

Karlo: ¡¡¡VAMOS A LA HUELGA!!!

Onishi: ¡¿EH?!

Capítulo 40: El Minerista

Los mineros dejaron trabajar para escuchar a Karlo, expectantes.

Karlo: ¡¡HA LLEGADO EL DÍA QUE TODOS ESTABAMOS ESPERANDO, PREPARÁNDONOS PARA LUCHAR HASTA EL FINAL!!

Mineros: ¡uoooh!

Karlo: ¡¡YA SABEIS LO QUE TENEIS QUE HACER! ¡NO PODEIS ECHAROS ATRÁS!

Minero aparentemente random: ¡UOOOH! ¡POR FIN! ¡HA LLEGADO MI MOMENTO! ¡¡TRES AÑOS INFILTRADO ESPERANDO ESTE MOMENTO!!

El minero empezó a saltar de alegria, tirando el casco al suelo y pisándolo con fuerza, con los demás mirándolo como si estuviera loco.

Karlo: ... ¿de qué estás hablando, Ramon?

Minero llamado Ramon: verás jefe, esto me recuerda a una huelga de mineros que pasó hace 87 años, en un país del North Blue...¡me he leído todos los libros que hay sobre ello, deseando vivir una situación similar!

Karlo: oh... ¡¿y ganaron?!

Ramon: ¡¡OHOHOHO!! No, perdieron y fueron aniquilados.

Mineros: ...

Karlo: ya... y oye, ¿qué es eso de "infiltrado"?

Ramon: oh, eso... vereis, yo en realidad... ¡me llamo Regueres y soy del Ejército Revolucionario, con la misión de liberaros de estas minas donde trabajáis como esclavos!

  • [Regueres "el Minerista", miembro del Ejército Revolucionario.]

Los mineros se sorprendieron y murmuraban entre ellos. Si los revolucionarios estaban allí seguro que la huelga funcionaria. Onishi frunció el ceño, los revolucionarios podrían ser problemáticos para sus planes.

Onishi: tsk...

Karlo: entonces... ¿el Ejército Revolucionario está cerca? ¿Cuántos hombres sois?

Regueres: ¡¡OHOHOHO!! Nadie, vine yo solo sin ningún apoyo más.

Mineros: ...

Onishi suspiró, dejando de lado su asombro inicial para coger su den den mushi, sonriendo.

Onishi: esto le va a encantar...

puru puru puru...gotcha

Voz de mujer: ¿sí?

Onishi: Thachilda, te llamo porqué sé que te va a gustar lo que-

Thachilda: NO ME DIGA MÁS, ONISHI... LOS MINEROS YA HAN EMPEZADO A REBELARSE, ¡¿A QUÉ SI?! ¡¡SABÍA QUE TARDE O TEMPRANO LO HARIAN, LOS TENGO CALADOS DES DE EL PRIMER DÍA, A LOS MUY HIJOS DE PUTA!!

  • [Thachilda, comodoro de la Marine y miembro de la Uto-Marine.]

Thachilda: ¡NO SE PREOCUPE, AHORA MISMO VOY Y-!

Onishi: tranquila, Thachilda, de momento no será necesario... tengo curiosidad para saber hasta donde pueden llegar antes de que los eliminemos.

Thachilda: tsk... por cierto, la comandante Avantgarde me comentó hace unos minutos que ha perdido la conexión con el monje rubio aquel.

Onishi: huh, seguro que lo deben haber derrotado…justamente una de las cosas que no me gustan, que mis subordinados sean inútiles...que Avantgarde lo capture, ya no nos sirve.

Thachilda: a sus órdenes.

En la habitación donde se habían "reunido" Claude y sus dos "socios" se notaba una gran tensión tras descubrir a Taisen y Louis. El de la Pared estaba en la pared siendo apuntado por las armas den los hombres de Claude, que esperaban la orden de su jefe para matarlo.

Claude: ¿así que son presas?

Zanxus: ... sí.

Claude: ¿y son fuertes?

Taisen: ¡POR SUPUESTO VILLANO! ¡ENFRONTATE A MÍ Y YA VERÁS COMO MUERDES EL POLVO! ¡TE VENC- AAAH, NO DISPARES!

El Huracán Rojo levantó las manos al sentir la pistola de Tiky apuntándole a la sien.

Tiky: ¿qué hacemos con ellos, los matamos?

Zanxus: ...

Claude: ... nah, de momento no... nos ayudaran con nuestro objetivo.

Louis: ¡de acuerdo, lo que vosotros queráis!

Taisen: ¡pero Louis! ¡¿No tienes sentido de la justicia?! ¡¿Qué pasa con nuestra gran amistad?!

Louis: ¡¡yo lo que no tengo son ganas de morir!!

Zanxus suspiró débilmente, pero no lo suficiente para que Tiky no le oyera.

Tiky: ¿hmm? ¿Aliviado por la suerte de estos dos?

Zanxus: ... cállate.

En las afueras de Kingsgutt, Ymir, Simone y Bestla encontraron a Rennu, aun inconsciente y malherido.

Simone: eh, ¿sigues vivo?

Bestla: no sé si nos debería importar mucho su estado...

Simone: ¿por qué?

Bestla: trabaja para Onishi.

Ymir: oh, vaya.

Simone: ... me da igual, tenemos que ayudarle.

Capítulo 41: Plantando cara al desastre

—Entonces, ¿Si no eres Voorhes, como te llamas? Los amigos tienen que llamarse por el nombre ¿no crees? -le preguntó Samba al Calamar

—Oh sí, el nombre... -se sorprendió la criatura por la cuestión- nombre, nombre, nombre... -se puso a murmurar colocando la mano en su mentón- mh, nunca había pensado en eso, el hippie me llama Calamar.

—¡¡Calamar no es un buen nombre!! ¿Qué loco se pondría a un animal como nombre? -le negó Samba con una sonrisa- Que te parece... ¿Sehroov? ¡Es Voorhes al reves!

—¡Me gusta, Sehroov puede estar bien! -contestó animado el recién nombrado Sehroov

—¿Y qué quieres de mí, querido Sehroov? -le preguntó Capoeira

—¡Solo me gustaría una pequeña alianza! ¡Dudo que haya más gente que quiera participar en mis planes, pero tú... tú seguro que sí! -le comentó emocionado Sehroov

—Uf... A mi los planes no me gustan, yo prefiero algo simple y directo... Igualmente, supongo que si participo me ayudarás a matar al asqueroso que se cargó a mi hermanita, ¿no? -asumió la peliblanca

—¡¡Claro, los enemigos de mis amigos son mis cadaveres!! -le confirmó Sehroov- Y por el plan no te preocupes... es sencillito... ¡¡Tan solo quiero hacer sufrir a todos los seres vivos!! -gritó mientras su sonrisa macabra brillaba con intensidad

—¿Solo eso? ¡¡Me apunto!! -aceptó Samba

—¿¡Que crees que haces aliándote con ese monstruo!? -le reprochó Bestla reincorporándose

—¿Aah? -emitió Samba un gemido de decepción y asco- ¿Porqué una Marine me está dando clases de ética? ¡Soy una pirata, hago lo que quiero!

—Sí... ya sé que eres tan monstruosa como el encapuchado, estuve en el crimen de... -se detuvo por las nauseas que le causaban tan solo recordarlo- el niño... ahorcado por los... intestinos.

—¡¡Ese me quedó muy bien!! -gritó Samba con estrellas en los ojos- ¿¡Notaste los tintes satíricos e irónicos!? ¡¡Po-é-ti-co!!

—Pero Ymir confió en tí... Y aunque yo sigo creyendo que eres un demonio que no debería ver la luz del sol, llegué a pensar que tal vez aún quedaba algo de humanidad en ti, o mejor aún, que tú no hubieras sido la perpetradora de esos crimenes y que el auténtico culpable te hubiera inculpado. -se sinceró Bestla- pero no, veo que sigues siendo un peligro para el mundo.

—Demonio aquí, demonio alla... Aagh, eres muy cansina -se molestó Samba- Sí, me da un poco de pena lo de la novia pero eso tiene fácil solución... -la pirata apuntó a la gigante con su espada- no dejar testigos.

Samba comenzó a correr hacía Bestla, la cual respondió con un Rankyaku, sin embargo el nuevo poder de Capoeira le permitió recibir de pleno el ataque y regenerarse a medida que avanzaba

—¿¡Desde cuando tiene una Logia!? -se alarmó la contraalmirante al tiempo que imbuía sus puños en Haki de Armadura.

—¡¡Tropically Tropicallia!! -Su espada comenzó a brillar con los colores del arcoíris, con un rapidísimo ataque le acertó un profundo al pie de la gigante, provocando que se arrodillase- ¿Que pasa, gigante de las alubias, soy una mosquita demasiado molesta y pequeña? -le preguntó sonriendo Capoeira

—¡¡Jugon!! -Bestla contraatacó con un veloz puñetazo que acertó de pleno en Samba, estampándola contra el suelo- Los demonios como tú deberían estar bajo tierra...

—Agh... Cuando te mate lanzaré tu cadaver a la ciudad, a ver cuantos aplastas con tu culo gordo... -se burló Samba

Voorhes, o mejor dicho, Sehroov, se encontraba observando la batalla.

—¿Haciendo aliados? -le preguntó Voorhes desde las entrañas de su mente- Eso sí que es algo nuevo, me imaginaba que empezarías una matanza nada más tomar el control.

—Vororororo, me gustaría matarlos a todos pero no puedo adoptar mi forma completa... ¿Es tu culpa, no? -le interrogó El Calamar

—Por supuesto, si te transformases acabarías destruyendo la ciudad construida por las trabajadoras manos del pueblo y a todos sus inocentes habitantes -le informó Voorhes- así que no puedo dejar que lo hagas.

—¿Otra vez con ese rollo? -se molestó Sehroov- ¿Aún finges que eres inocente? Soy tu maldad y odio encarnados, solo me creaste para no admitir que destruiste a todas esas civilizaciones por el mero placer de hacerlo -Voorhes desvió la mirada al oir eso- tienes las manos tan manchadas de sangre como yo.

—Entonces prepárate para que nos pateen el culo -le respondió Voorhes

Sehroov salió de su monologo interno, miró ligeramente hacia atrás y sonrió —Vaya, vaya, ¿vienes a vengar al monje o a aliarte conmigo? -le preguntó Slasher

—Lo del monje me da igual -respondió la figura- vengo a reventarte la cabeza por haberme aterrorizado antes, casi me cago -el individuó infundió con Haki sus garras.

—Vororororo, hace mucho que no como cerdo -dijo Sehroov dándose la vuelta, observando a Teehees tras de él- Dime, puerco -de la espalda del encapuchando comenzaron a salir más tentáculos- ¿cómo deseas morir?

—¡Metiéndome 20 kilos de chocolate entre pecho y espalda! -Teehees cargó contra Sehroov

Slasher Kenpo: Tentacles of the Killing Madness -pronunció el Slasher, haciendo que sus gruesos tentáculos se abalanzasen contra el Pochoko

—¡¡Shiny Piglin!! -Teehees girando sobre si mismo como si de una rueda se tratase avanzó por encima de los tentáculos al tiempo cortándolos a su paso- ¡¡Está claro, ese asqueroso es la calamidad que el mundo me envió!! Pero ahora no es un desastre natural ni otra mierda intangible... ¡¡ES MATABLE!! -pensó Catástrofe

—Vororororo, parece que en combate cuerpo a cuerpo me superas, increible -le felicitó Sehroov.

Teehes alcanzó finalmente a su contrincante y con un potente derechazo le atravesó el pecho con las garras —¡¡VENGA, UNA CALAMIDAD MENOS, A ESPERAR LA SIGUIENTE!! -gritó emocionado el cerdo humanoide

—Vorororo, que cosa más débil.... -se rio el Slasher, Teehees puso una mueca de horror al ver que su enemigo aún seguía vivo pese a que acababa de recibir un ataque mortal- déjame enseñarte como se mata a alguien... -sin que tuviera segundos a reaccionar, el porcino sufrió de un potente puñetazo en el morro que lo mandó a rodar por los suelos

—Agh... ¿porqué no se ha muerto? -se preguntó Teehees

—¡¡ES EL USUARIO DE LA FRUTA DINGER DINGER!! -gritó Bestla mientras combatía con Samba- ¡¡Mientras nadie vea su piel es inmortal!!

—Oye, oye... ¡¡Qué chivata!! -exclamó Samba siguiendo con su ofensiva contra la gigante

—¡¡Capisci, romperle la ropa!! -sonrió Teehees- al menos le pude destruir unos cuantos tentácu... -el cerdo vio que los tentáculos se encontraban en perfecto estado y de nuevo listos para atacar

—Oh sí, se me olvidó contártelo -dijo sonriendo Slasher- mis tentáculos están cubiertos de una densa mucosa, así que tecnicamente no viste la piel tras ellos. Bueno, ya me cansé de ti. The Color of Madness -un aura negra surgió de su cuerpo, paralizando de terror a todos los presentes

—Agh... esta sensación de nuevo... -pensó Teehees- pero no creas que con esto me puedes ganar... ¡puedes ralentizar mi cuerpo pero no mi aguda mente! -el cerdo tomó una bocanada de aire- ¡¡EL COMUNISMO NO FUNCIONA!!

El mundo se quedó en silencio durante unos segundos, de repente el miedo se desvaneció y Sehroov con un largo salto cortó la distancia entre él y su enemigo

—Ya lo sabía -respondió Sehroov asestándole un puñetazo en la cabeza a Teehees que lo hundió en la tierra- Vororororo, yo no soy como el vomitivo de Voorhes, los trabajadores me importan dos mierdas, pero eh, si querías enfadar a alguien lo has conseguido, el pacifista se encuentra chillando de rabia ahora mismo.

—No funciona... Es un sistema inútil y destinado al fracaso, los pobres son pobres porque no se esfuerzan, es más, yo hasta diría que la pobreza es el origen del mal... y además los empresarios son los que realmente sufren en los trabajos. -habló Teehees sin parar

—¿Qué intentas? ¿Cabrear tanto a Voorhes cómo para que tome el control del cuerpo? No, no, no, eso no funciona así, yo soy su sed de sangre, todo su odio solo me da más fuerza. -Sehroov alzó sus tentáculos- fallaste el análisis psicológico y eso te costará la vida.

—Las calamidades no surgen de la nada, siempre tienen sentido, no salen de un dia para otro, es una cadena de eventos que acaba culminando en un suceso mortal -comenzó a contar Teehees- llevo años siendo acechado por esta desgracia, no puedo detenerlas, siempre me acaban alcanzando de una forma u otra, pero... -el cerdo mostró una enorme sonrisa- he conseguido reconocer en que forma llegarán.

—¿Calamidad? ¿has perdido la cabeza del miedo? -le preguntó Sehroov- ¡¡Yo soy la calamidad!! -exclamó orgulloso

—Y he creado otra para derrotarte... Estamos en un campo de batalla repleto de estos llamados PX-K -le informó Teehees

Un sonido agudo interrumpió la atención de Sehroov, el cual desvió su mirada hacía el origen del ruido.

Una enorme cantidad de PX-K derrotados estaban cayendo desde el cielo hacía la posición de Teehes y Sehroov. La cadena de eventos mencionada por Teehees se cumplió, estos Pacifistas eran los que había derrotado Ymir con su Rokuogan, que debido a la potencia del ataque habían salido volando.

—Vororororo, ¿esa es tu calamidad? -se rio Sehroov- ¡¡Con mi Fruta del Diablo puedo salir de esta indemne, aquí el único que morirá aplastado serás tú!! -el Calamar inmovilizó a Teehees con uno de sus tentáculos, apretando con tal fuerza que una de sus costillas se quebró- ¡¡Y DE NUEVO TU PLAN HA VUELTO A FALLAR, CERDO!

Un PX-K cayó encima de Teehees, aplastándolo totalmente... Sin embargo, al estar el Pochoko atrapado en los tentáculos, estos también se vieron aplastados.

—Ah... ¿Qué esta sensación...? -Sehroov hincó la rodilla en el suelo, extenuado por algún motivo

Teehes salió de debajo del PX-K, repleto de sangre por la colisión —¡¿SABÍAS QUE ESOS BASTARDOS TIENEN UNA ARMADURA DE PIEDRA MARINA!? -Sehroov tragó saliva al oir esto- ¡¡Y AL ESTAR TUS TENTÁCULOS EN CONTACTO CON EL PACIFISTA... -el Pochoko imbuyó su garra en Haki de Armadura

—No puede ser... -pensó El Calamar aterrado- ¿¡Un cerdo me va a derrotar!?

—TU FRUTA ESTÁ DESACTIVADA!! -Teehes se abalanzó sobre él.

—Objetivo: Catástrofe Teehes. Objetivo de máxima prioridad -un PX-K mientras caía detectó al Pochoko y le disparó un laser.

El laser golpeó de pleno a Teehees, haciendo que el ataque dirigido a Sehroov fallase... ligeramente. El corte le causó una peligrosa herida en el rostro al asesino, de la cual salía sangre sin parar.

—Cof, cof... -tosió Teehes herido por el laser- al menos le he dado una buena tun... da... -el cerdo palideció al ver a su contrincante, el cual por el ataque anterior... se le había bajado la capucha- ...¿E-eres de este mundo acaso?...


—Y pensar que un maldito cerdo me ha puesto en jaque... -la sangre que brotaba de la herida flotaba hacía arriba, en vez de seguir las leyes de la física- ¿¡Me has preguntado si soy de este mundo, no!?

Teehees retrocedió al sentir las ansias de violencia de Sehroov, mucho mayor y extremadamente más terrorífica que en las veces anteriores: El Calamar había perdido los estribos.

—No, no soy de este mundo, y ojalá no haber tenido que acabar en esta puta pila de mierda a la que llamáis planeta... -los tentáculos apretaron a un Pacifista hasta hacerlo estallar- Yo pertenecía al grupo de guerreros más fuerte de la galaxia... ¡¡Los Siete Guerreros Espaciales!! mi nombre inspiraba terror en todos los confines del universo, pelear contra mi era considerado un suicidio... ¡¡PERO LOS PRIVILEGIOS QUE OTORGABA EL PUESTO HIZO QUE MI PROPIA TRIPULACIÓN ME VIERA COMO UN PELIGRO PARA SUS MUNDOS NATALES, HICIERON UN MOTÍN Y ME ACABARON LANZANDO A ESTA MIERDA DE PLANETA!!

Los tentáculos atraparon a Teehees y le comenzaron a estrangular de nuevo

—Ni siquiera La Flota sabe que estoy aquí... Y debido a mi raza no puedo morir de vejez... ¡¡Intenté llegar a la Luna en millones de ocasiones, pero no importa lo cerca que estuviera de las nubes... nunca podía llegar!! ¡¡Maté a millones de personas para crear un montículo con el que alcanzar las estrellas pero este sucio clima marino hacía que se derrumbasen!! Fue entonces que me di cuenta de que nunca abandonaría este infierno... ¡¡Así que juré que mientras permaneciera en este hoyo de simios, haría sufrir a todas las formas de vida!!

Sehroov abrió la boca mientras esbozaba una sonrisa, mostrando un sinfin de hileras de puntiagudos dientes —¡¡UN SUCIO CERDO NO ESTÁ A MI NIVEL!!

Capítulo 42: La hoz defensora

En las afueras de Kingsgutt, Rennu ha sido colocado en recostado tras una roca por Simone, aún inconsciente. La Desarmada está en el sendero con Ymir, ambas en guardia ante la nueva visitante.

Avantgarde: Había venido a por el Monje Criminal, pero parece que me llevaré también a la Desarmada y a Impacto de Guerra.

Ymir: ¿Eres otra subordinada de Onishi?

Avantgarde no responde, poniéndose en guardia con su bazooka mientras dos PX-K aparecen tras ella. Viendo las armas de sus adversarios, Simone sonríe.

Simone: No seáis muy duros, a fin de cuentas, estamos desarmados.

Avantgarde: Vaya...

Conociendo los poderes de Simone gracias a Onishi, la oficial de la Uto-Marine suelta su arma mientras los dos Pacifistas que la acompañan dejan caer su espada y su escudo.

Avantgarde: Nosotros también.

Acto seguido, los Pacifistas disparan a las dos foragidas con los láseres de su boca.

De vuelta al interior del pueblo...

Tiky: Este es el plan.


Día antes de la llegada de los prófugos a Isla Lock.

Tiky: ¿Una ciudad entera?

Bestla (por den den mushi): No sé exactamente cómo, creo que tiene una fruta del diablo que le permitió hacer eso, pero creo que es lo que necesitamos para destruir de un plumazo la base de los secuestradores de niños una vez la encontremos.

Tiky: ¿Y ya querrá ayudarnos?

Bestla: No le daremos otra opción. Trataré de mover algunos hilos para que el barco prisión en el que le llevarán a Impel Down pase por aquí y luego trataré de separarlo del grupo.


Tiky: Así que quiero que uses tus poderes para aplanar todas las instalaciones mineras de las montañas y dejar al contraalmirante Onishi indefenso.

Cartoon: ... ¡No!

Aún dentro de la base de Claude, Cartoon ha sido atado a una silla frente a Tiky y Claude mientras Taisen está sentado en el suelo con las manos atadas.

Tiky: Venga, hombre.

Cartoon: ¡No voy a infiltrarme en una fortaleza de máxima seguridad, no pienso hacerlo!

Ante esa negativa, Claude le apunta con una pistola.

Claude: Pues no nos dejas otra alternativa.

Cartoon: ¡Lo haré!

De repente, la parte superior del edificio es arrancada por uno de los tentáculos de Sehroov, en el cual tiene agarrado a un aturdido Teehees.

Cartoon: ¡¿EEEEEEEEH?!

Claude: ¡¡Mi escondite!!

Taisen: ¡!

Aprovechándose del caos, Taisen rompe las cuerdas de sus manos, agarra la silla en la que está sentado Cartoon y sale corriendo fuera del edificio, llevándose una pared por delante.

Tiky: ¡Se escapan!

Sehroov mueve al pochoko a su alrededor, haciéndole chocar contra varios edificios y casas para luego estamparle contra el suelo. Mientras tanto, Bestla está usando los cuerpos de dos PK-K como garrotes contra Samba, mientras ella los esquiva gracias a la agilidad que le proporciona su nuevo poder logia. Finalmente, Capoeira encuentra una apertura en la guardia de Bestla, por lo que, propulsándose con hacia ella, consigue asestarle un fuerte y veloz tajo en un costado.

Bestla: ¡Ñgh...!

La dolorida giganta suelta los Pacifistas para ponerse una mano sobre la herida, viendo como Samba carga contra ella de nuevo.

Cartoon: ¡Suéltame, payaso, que pegan un tiro!

Taisen: ¡Tranquilo, Cartoon, yo te salvaré!

Cartoon: ¡No me he sentido más inseguro en toda mi estancia en esta isla!

Huracán Rojo corre con Cartoon a cuestas en dirección al puerto, donde hay amarrado un barco pesquero.

Cartoon: ¡Un barco, por fin saldremos de esta isla!

Justo en ese momento, Simone está esquivando un cañonazo de Avantgarde cerca de la entrada del pueblo, haciendo que el proyectil impacte contra el navío. La onda expansiva tumba a Taisen y Cartoon contra el suelo.

Cartoon: ¡¿EEEEEEEEEEEEH?!

Taisen: ¡El barco!

Cartoon: ¡Al diablo!

Cartoon saca una hoz del interior del marco de su espalda con la que corta las cuerdas que le retienen, echando a correr hacia el otro lado del pueblo.

Taisen: ¿¿Adónde vas??

Cartoon: ¡Me marcho, voy a buscar un barco a otro sitio!

El de la pared tira la hoz que ha usado para liberarse y se adhiere a una pared con sus poderes, escabulléndose entre las casas.

Taisen: Bueno... ¿y ahora qué?

La respuesta no tarda en aparecer, cuando Taisen se fija en Sehroov y Samba acorralando a Teehees y Bestla juntos en el suelo.

Sehroov: Ya sabía que no estarías a la altura.

Samba: ¡Primero mueres tú, y luego el asesino de mi hermana!

Bestla: ¡Tekkai!

Pero cuando los dos asaltantes van a dar el golpe de gracia, Taisen se interpone y bloquea la espada de Samba con la hoz de Cartoon y el tentáculo de Serhoov con su puño reforzado con haki.

Samba: ¿Huh?

Sehroov: ¿Y este...?

Voorhes: (¡No puede ser!)

Sehroov: (¿Qué dices?)

Voorhes: (¡Esa hoz, ese puño fuerte como un martillo, y el rojo que ocupa su cuerpo, ES UN DEFENSOR DE LA CLASE TRABAJADORA!)

Taisen: ¡Atrás, villanos!

Capítulo 43: La representación del odio

Tanto Samba como Sehroov desvían su atención hacia Taisen, a quien no reconocen. De hecho, el unico que llega a reconocerlo de los presentes es Bestla.

-Bestla: ¡T-tú, Huracán Rojo!

-Taisen: ¡Así me llaman! ¡Ah, momento, tú eres la contraalmirante Bestla!

-Teehees: *cof* ¡¿Y-y este quién es?!

Viendo al auto-proclamado superhéroe, Sehroov aleja sus tentáculos del Pochoko para apuntar a Taisen con estos.

-Sehroov: Te encargo a esos dos. El cadáver de un rojo puede saciarme casi tanto como los de diez humanos.

-Taisen: ¿Me has llamado rojo? ¡es HURACÁN Rojo!

-Teehees: ¡Te ha llamado comunista, que no te enteras!

El pirata resulta altamente ofendido al oír las palabras del Pochoko, lo suficiente como para que un pedazo del edificio que se encontraba sobre ellos comience a agrietarse para luego comenzar a caer hacia Teehees y compañía a causa de la maldición de este último.

-Teehees: ¡SI LO HA DICHO EL, YO NO TENGO LA CULPA!

Sin quitarle su mirada asesina a Taisen de encima, Sehroov destruye el gran trozo que cae hacia ellos con uno de sus tentáculos, reduciéndolo a pequeños pedazos.

-Taisen: Esos tentáculos tuyos...¿Es la Zoan del pulpo? ¿o del calamar? ¿O tal vez es la Paramecia del hent-?

-Sehroov: Yo no soy de este mundo.

El Huracán Rojo permanece un tiempo callado, confuso por las palabras del alienígena.

-Bestla: ¡Es un alienígena con fruta! ¡su fruta se llama Dinger Dinger y-!

Antes de que Bestla logre acabar, Capoeira se encarga de callarla lanzándole ácido cítrico hacia su boca.

-Taisen: ¿A-alienígena...?

Ante esta revelación, el superhéroe comienza a temblar, cosa que parece causarle gracia a Sehroov.

-Sehroov: (Ahí tienes a tu "defensor de la clase trabajadora", temblando de miedo).

-Taisen: ¡¿CO-COMO LOS DE LOS CÓMICS?!

El comentario inesperado de Taisen no solo logra sorprender tanto a Sehroov como a su otra identidad, sino que también logra enfadar al primero.

-Sehroov: Será tan satisfactorio ver como tiemblas y vomitas a causa del miedo...

Tras esto, el cuerpo del alienígena comienza a ser rodeado por un aura oscura, la cual no tarda en provocar malestar en quienes le rodean.

-Sehroov: Slasher Kenpo: The Color of Madness.

-Bestla: N-no, e-esta sensación otra vez no...

Mientras la contraalmirante coloca una de sus manos en el suelo mientras se coloca otra en la boca para intentar controlar sus náuseas, Teehees coloca ambas manos a los lados de su cabeza, como si estuviese sintiendo una fuerte jaqueca. Samba tampoco se libra del malestar, comenzando a masajearse el estómago.

-Samba: (V-vaya aliado me conseguí...Espero que su sed de sangre no le haga traicionarme o algo por el estilo, porque si se diese el caso...no sé que haría).

A su vez, no muy lejos de la escena...

-Cartoon: (¡NO JODAS, ¿MÁS ROBOTS DE ESOS?!).

Cartoon, a quien cabe destacar le falta el aliento por haber corrido tanto, llegó a la entrada de Kingsgutt solo para encontrarse con dos PX-K y con la comandante Avantgarde enfrentándose a Ymir y Simone, escondiéndose rápidamente detrás de la pared de un edificio al verles.

-Cartoon: (¡¿Es que en esta isla hay peleas por todos lados?!).

Mientras respira agitadamente, el de la Pared lleva su mirada hacia una ventana rota, logrando ver la figura de Claude reflejada en esta.

-Cartoon: ¡AH!

Haciendo honor a su apodo, el de la Pared se adhiere a la pared gracias a su habilidad, logrando evitar que un tiro proveniente de Claude le alcance.

-Claude: Aghh, por poco. Te has salvado de pura suerte.

A pesar de estar nervioso, Cartoon logra esbozar una sonrisa unos segundos después.

-Cartoon: ¡D-didedede, ¿ahora qué eh?! ¡en esta forma no puedes dañarme sin importar cuanto lo intentes!

-Claude: Por esto odio tener que tratar con las víctimas por mi cuenta en lugar de ordenárselo a alguno de mis esbirros...

Tras decir esto, Mil Armas saca una de sus muchas armas, concretamente una grande y larga, para luego apuntar a Cartoon con esta.

-Cartoon: ¡Que no, que ya te dije que es inútil! Didedede, ¿qué pasa, porqué llevas tantas armas de gran tamaño? ¿será porque la tienes peque-?

Pero la confianza del pirata desaparece después de que el arma de Claude deje salir un cañonazo el cual destruye la pared en la que se ocultaba Cartoon.

-Claude: Otra cosa que odio, polvo por doquier...

Mientras el capo mueve su mano cerca de su rostro para alejar el polvo, Cartoon saca dos sables del cuadro que lleva en la espalda para intentar atacar a su oponente por la espalda.

-Cartoon: (Bien, tranquilo Cartoon, este no parece tan peligroso como el resto de tipos fuertes que vi por ahí, solo tiene muchas armas..Si le dejo inconsciente, podría quedarme con todas ellas, ¡didedede!).

Pero Mil Armas saca una de sus espadas para así voltearse rápidamente y bloquear los dos sables de Cartoon.

-Claude: ¡Predecible! ¡Cuando eres un capo criminal, te esperas ataques por la espalda a todo momento!

A pesar de permanecer forcejeando por un tiempo, el de la Pared acaba siendo superado por su oponente, retrocediendo y chocando su espalda contra un muro.

-Claude: ¡Ahh no, no lo harás!

El criminal intenta apuñalar rápidamente a su oponente antes de que este logre hacer gala de su habilidad, pero es tarde, pues este último acaba uniéndose a la pared para luego comenzar a escalar hacia el techo del edificio.

-Cartoon: ¡Eh, t-tranquilo! ¡¿porqué quieres matarme?! ¡si tu no tienes ningún motivo para acabar con mi vida!

-Claude: ¿Crees que yo voy matando víctimas al azar? No planeo matarte.

-Cartoon: ¿A-ah no..? *suspiro*

-Claude: Solo quiero dejarte lo suficientemente jodido como para que no tengas otra opción que cooperar.

-Cartoon: ¡¡AAAAAAAAH ESO ES PEOR!!

Mientras esboza una sonrisa, Claude apunta con su larga arma al edificio sobre el que se halla Cartoon.

-Claude: ¡Si no bajas derribaré el puto edificio, y créeme, será mucho peor para ti! ¡Voy a darte cinco segundos!

El pirata vuelve a su forma original para confirmar que las amenazas del capo son ciertas.

-Claude: ¡Uno!

-Cartoon: (¡Aaaah piensa Cartoon, PIENSA!).

-Claude: ¡Dos!

Mientras Mil Armas realiza una pequeña pausa para su cuenta regresiva, Cartoon comienza a correr en círculos, desesperado al no saber qué hacer.

-Cartoon: (¡¿No tengo ninguna estrategia?! ¡¿ningún arma útil, ninguna técnica especial...?!).

-Claude: ¡Tres!

-Cartoon: (¡Aghhh de no ser por esos odiosos robots ya me habría largado de esta ciuda-! Oye, espera un momento...).

-Claude: ¡Cuatro!

Antes de que Claude llegue al cinco, este ve el marco que Cartoon llevaba en la espalda siendo lanzado hacia el edificio de al lado.

-Claude: ¿Huh?

-Cartoon: (¡Bien, solo tengo unos pocos segundos, ASÍ QUE DE PRISA!).

El de la Pared utiliza su habilidad para salir de su propio marco, observando desde lo alto del techo hacia los PX-K atacando a Ymir y Simone. A su vez, Claude no tarda en ver la figura de Cartoon parada en lo alto del edificio.

-Claude: ¡Ah, que truco más barato!

-Cartoon: (¡Ya me descubrió!) ¡EH, HOJALATAS! ¡¡POR ACÁ!!

El pirata comienza a agitar sus brazos mientras grita, llamando la atención del dúo de Pacifistas.

-Avantgarde: Ho, ese es...

-PX-K: Nueva amenaza detectada: Louis Cartoon el de la Pared. Recompensa de Beli206.000.000.

-Ymir: ¿Eh..?

-Simone: ¿Y ese?

-Avantgarde: ¡Ataquen! ¡no sé que está tramando desde ahí arriba pero no quiero averiguarlo!

El dúo de Pacifistas obedecen a la comandante para lanzar dos lásers por sus bocas en dirección hacia Cartoon, quien rápidamente se adhiere al suelo. A su vez, Claude observa a Avantgarde y compañía mientras se oculta detrás de un muro.

-Claude: (¡Mierda, esos son PX-K! ¡el desgraciado...planea que me vean y me ataquen!).

Mientras tanto, volviendo con el grupo de Sehroov, este último nota algo...raro, algo inusual tras haber desplegado su Color of Madness.

-Sehroov: Ho ho, estoy bastante sorprendido. No todos los días se ve...

El motivo de su asombro se halla unos centímetros delante suya, viendo como Taisen no parece mostrar reacción alguna ante su aura oscura.

-Sehroov: ..A alguien con esa fuerza mental.

-Taisen: Puedo notar que en verdad eres un ser de maldad pura, tal y como los retratan en los cómics.

A pesar de lograr mantenerse de pie y sin vomitar, el Huracán Rojo aprieta sus puños a causa del aura de Sehroov, viéndose algo afectado.

-Bestla: ¿C-cómo puede mantenerse impasible..?

-Voorhes: (Su espíritu y determinación por apoyar a la clase obrera...¿es así de grande?).

-Taisen: Si bien esa aura tuya da bastante mal rollo...

Mientras habla, Taisen lleva una de sus palmas hacia arriba, lanzando una llamarada que logra sorprender tanto a Sehroov como a su compañero. Acto seguido, el Huracán Rojo utiliza su habilidad para cubrir su cuerpo con sus llamas, dando la ilusión de que emana un aura anaranjada.

-Voorhes y Sehroov: (¡¿FUEGO?!).

-Taisen: ¡..No se compara con el fuego de la justicia que arde en mi pecho, y que recorre cada fibra de mi ser!

A pesar de haberse sorprendido por las llamas y haber dado un pequeño paso hacia atrás, el asesino recupera la calma unos pocos segundos después.

-Sehroov: Hmmm, entiendo, tienes el coraje suficiente como para querer interponerte...Sin embargo, no creo que sea el único motivo.

-Taisen: Heh, por favor, he vivido toda mi infancia rodeado de asesinos y psicópatas como tú, ya me acostumbré a esa aura maligna que emanan todos ustedes. De hecho, sentir esta presencia..¡solo me dan más ganas de luchar contra ti, y así liberar al mundo de un aura tan oscura!

Mientras dice esto, el pirata pega un salto hacia el ex-Guerrero Espacial aún estando rodeado por sus llamas, causando que Sehroov sonría y muestre una gran cantidad de filosos dientes.

-Sehroov: Vorororo, si aún no soy tu peor pesadilla...¡en unos instantes lo seré!

Reforzando uno de sus puños con haki, Sehroov choca dicha extremidad con la de Taisen, la cual retrocede algo adolorida.

-Taisen: (Mierda, que el alien no solo da miedo sino que además es duro).

-Sehroov: (Hace tanto que no sentía el dolor causado por una quemadura...Pese a contar con el busoshoku para evitar que las llamas me compliquen la vida, aún así duele).

El alienígena se impulsa hacia Taisen utilizando sus tentáculos para luego golpearle con la punta de estos cuatro a la vez en su pecho, empujándole y alejándole de Samba y los demás.

-Taisen: ¡Ughh!

-Sehroov: (¡Su cuerpo puede resistir mis mortales golpes..! ¡TENDRÉ DIVERSIÓN PARA RATO, VORORORO!).

El asesino abre sus ojos lo máximo posible mientras esboza una sonrisa de oreja a oreja, como si fuese un niño pequeño en una juguetería. Aún con esta cara, Sehroov se voltea hacia Samba.

-Sehroov: ¡TÚ, ASEGÚRATE DE QUE NADIE NOS INTERRUMPA! ¡QUIERO SACIARME POR COMPLETO CON ESTE ROJO, QUE REPRESENTA TODO LO QUE ODIO EN ESTE MUNDO: COMUNISMO, HUMANOS, SENTIDO DE LA JUSTICIA...Y FUEGO!

Tras haberle dicho esto a su aliada, Sehroov vuelve a chocar puños con Taisen, quien esta vez recubre su puño con busoshoku, logrando forcejear contra el asesino.

-Bestla: ¡Puede ser nuestra chance! ¡el fuego es la mayor debilidad de Slasher, por lo que-!

La gigante intenta acercarse a Taisen para así revelarle la debilidad de Sehroov, pero Samba se lo impide apuntándole con su arma.

-Samba: Ohhh no, lo siento cariño, pero tú no te vas de aquí. Anda, se buena niña y dime quién fue quien asesinó a mi hermana.

-Bestla: Agh, ¡ya te dije que no tengo ide-!

-???: Creo que se refiere a mi, Bestla.

El dúo de mujeres lleva sus miradas hacia el sitio de donde provino aquella voz masculina, la cual le pertenece a..

-Bestla: ¡T-TIKY!

Al oír esto, Capoeira aleja su espada de la marine para apuntar con esta hacia Tiky, perdiendo su sonrisa en el proceso.

-Tiky: Ahh, ¿tú eres la hermana de Teresa?

-Samba: Tsk, conque sí fuiste tú...

Enfadada, la pirata camina lentamente hacia Caja de Sorpresas, quien le hace una pequeña seña a Bestla para que aproveche esta oportunidad.

-Bestla: (¡Te lo agradezco!).

Discretamente, la gigante avanza hacia el sitio donde se está llevando a cabo la pelea de Sehroov contra Taisen, dejando a Teehees en el suelo sin poder moverse.

-Teehees: (Creo que me van a dejar aquí tirado...).

A su vez, Zanxus observa la escena desde el escondite de Claude, concretamente desde el hueco en la pared que tiene la forma de Taisen.

-Zanxus: Ooooh, vaya fiesta se montó por aquí. Y por allí también.

El mercenario dice esto mientras observa los PX-K destruyendo un edificio con sus lásers.

-Zanxus: Hmmm, creo que me conviene ir a por Cartoon, que si se muere adiós a mi pacto.

Mientras tanto, Sehroov ataca feroz y rápidamente al Huracán Rojo con sus tentáculos, lanzándole uno tras otro y obligando al pirata a desviarlos con sus brazos o recibir algunos.

-Sehroov: ¡VORORORO, AL FINAL ESAS LLAMAS TUYAS NO TE SIRVIERON DE NADA, SE EXTINGUIERON POR EL VIENTO QUE GENERAN MIS ATAQUES!

-Taisen: ¡Yo te enseñaré...!

Cerrando uno de sus puños ennegrecidos por su haki, el superhéroe genera una llamarada en este para envolver su puño en fuego. A causa del busoshoku, las llamas acaban tornándose negras.

-Sehroov: ¡!

-Taisen: Si bien no me gusta usar esta técnica por su color negativo y maligno, tú te lo buscaste..

Tras esto, Taisen lleva su puño ennegrecido hacia atrás para luego acercarlo hacia el estómago de Sehroov, logrando dañarle y empujarle.

-Taisen: ¡BLACK FLAME!

El golpe impacta con tanta fuerza en el cuerpo del alienígena que le hace estrellarse contra un edificio. Sin embargo, eso no es lo que molesta al asesino.

-Sehroov: Tsk, genial...

Lo que en verdad le molesta es que, al no haber llegado a cubrir su estómago con haki, las llamas de Taisen hicieron un pequeño hueco en su ropa por el cual llega a verse su piel.

-Sehroov: El juego acaba de comenzar, rojito.

Mientras dice esto, el alienígena usa una de sus manos para cubrirse aquel hueco mientras se impulsa hacia el Huracán Rojo usando sus tentáculos.

-Taisen: ¡QUE NO SOY COMUNISTA!

Capítulo 44: Rojo y fuego

Tras el grito de huracán rojo, Sehroov no hace más que reír. —¡Vorororo!— Su obsesión con el "rojo" era tal que no se percató de que alguien más se acercaba.

Sehroov es atrapado en el aire por Bestla quien tras atraparlo con su mano derecha lo rodea con ambas manos, recubriéndolas con haki, y apretando con fuerza.

—¡Rápido, quémalo!—

Vociferó la gigante observando a Taisen.

—Pero... te quemaré a tí también.—

Titubeó.

—¡Solo hazlo!—

Aunque Bestla se mostró impaciente y pese a que solo transcurrieron no más de cinco segundos, el hecho de que Taisen demorara en actuar le dio tiempo a Sehroov a reaccionar.

—¡Slasher Kenpo: Death Star!—

De entre las manos de Bestla emergieron varios tentáculos a modo de espinas en todas direcciones, obligándola a soltarlo con algunos cortes menores en sus manos. Siendo consciente de que si no fuese porque tenía sus manos recubiertas en haki, hubiera perdido sus dedos.

Sehroov cae a los pies de Bestla, pero se queda quieto por un momento.

—Que sucede conmigo, ese modo en que me atrapó fue bastante predecible. ¿Qué sucede conmigo?—

Perdido en sus pensamientos, vuelve en sí cuando un fuerte destello se acerca a él. Instintivamente se cubre con dos de sus tentáculos, pero al tratarse de una bola de fuego que impacta directamente contra ellos siente un fuerte dolor.

Taisen se sorprende un poco, ya que su ataque no parecía haber golpeado a su objetivo y aún así este parecía haber sufrido el golpe.

—Escucha E.T., Sabemos que tu debilidad es el fuego.— Bestla dirige su mirada a Taisen, informando de esto a él también. —Pero no tenemos que seguir luchando entre nosotros, al menos por ahora.—

—¡Vorororo! Ya he devorado personas de tu tamaño antes, puedo hacerlo de nuevo.—

Sehroov esta vez parecía haber caído en la histeria.

—Entiendo que disfrutas de hacer sufrir a otros. Y conozco al humano perfecto para que le hagas eso.—

Las palabras de Bestla llamaron la atención tanto de Sehroov como de Voorhes.

—Todos los humanos son iguales.—

Expresó disgustado.

—Hay humanos que te temen así como también hay humanos que te adoran como un dios. Pero este humano se cree superior a todos, incluso a criaturas como tú. Y si logra su cometido, en el futuro será más temido que tú y asesinará a más humanos también. ¿Estarás bien con eso?—

Las palabras de Bestla poco a poco parecían llegar a Sehroov. Aunque internamente, Voorhes, no podía creer que "el calamar" se hubiera detenido a escuchar a alguien de ese modo.

—¿Y qué con eso? No me interesan las mierdas de los humanos.—

—Oh bueno. Tal vez olvidé mencionar que su color favorito es el rojo.—

Estas últimas palabras de la gigante parecieron golpear de lleno al alien, quien se quedó perplejo, abriendo en desmedida sus ojos.

Por otra parte, no muy lejos de allí, Samba se acercaba hacia Tiky mientras apretaba con furia sus dientes.

—Tú sabes que pasó con mi hermana...—

—¡Por supuesto! Yo lo vi todo, déjame explicarte.—

Tiky se mostraba relajado mientras hablaba pese a conocer a quien tenía frente a él.

—Yo paseaba por Kingsgutt cuando me topé con todo el alboroto. ¿Has oído hablar de este tipo Onishi?—

—¿El que está detrás de estos cyborg? ¡Estas chatarras no podrían haber derrotado a mi hermana!—

—Oh claro que no, pero también había una oficial de Onishi, no la conozco bien así que no sé que tan fuerte es.—

Tiky llevó su mano hacia su mentón, mientras parecía pensar.

—¡¿Quién, dime quién es?!—

Samba gritó con rabia.

—Pues ella misma.—

Dijo Tiky, para luego señalar al alboroto que había cerca de la ciudad. Específicamente al grupo de Ymir, Simone y Avantgarde.

—Esa... marine...—

Dijo por lo bajo Samba, sin dejar de apretar sus dientes. Por su parte Tiky intentó disimular una leve sonrisa.

Capítulo 45: Lullaby Capitalista

Aquella que asesinó a mi hermana... A Teresa... Me dirigí a toda velocidad hacía esa cara de termocupla inmunda y traté de empalarla de oreja a oreja, mas logró apartarse como si pudiera calcular mis movimientos y evitarlos por poco solo para lucirse. Avantgarde: Seiseisei, cuidado caramelo, es peligroso intentar perforar craneos, no quisiera que salgas herida.

Samba: FLAMENCA VENGARÉ A TERESA.

Ymir: ¿Deberíamos ayudarla?

Simone: Primero los robots, luego conservemos energía.

Corte tras corte, la marina evitaba ser herida sin molestarse un poco. Entre ataque y ataque se reía hasta el hartazgo, y entre risa y risa los robots provocaban explosiones por doquier. Por algún motivo, entre esas explosiones un tipo bajito corrió alejandose de Kingsgutt. Cartoon: (¡Si me pongo detrás de esta gente estaré a salvo!)

Traté de atacarla con ácido, pero nuevamente la marina evitó el ataque. En ese momento el tipo que me informó sacó una bengala y disparó hacía el cielo, proyectando un rostro en el cielo. Zanxus: Pero que... ¿porque tiene una bengala que hace mi rostro? En fin, debe ser importante. Entonces es que el tipo del azar se acercó, y al fijar su atención a la pelea que tenía en marcha, notó al tipo bajito.

Zanxus: EH TIKI, ES EL CARTOON. EH CARTOON, VEN AQUÍ TE VOY A CONTAR UN SECRETO.

Corrió hacia el bajito, pero entre sus gritos, la atención de mi amigo Serhoov fue llamada, y las palabras de la giganta que parecían intrigarlo dejaron de distraerlo por un momento.

Serhoov: OTRO ROJO... UN ROJO MAS, YA TUVE SUFICIENTE MEJOR MATARÉ A TODOS.

Zanxus: ¿¡Pero que es esa cosa!?

Voorhes: (QUE BIEN, MAS DEFENSORES DEL PUEBLO)

Bestla: ¡Esto es malo, hay que detenerlo, quitenle esa parka o no podremos verlo!

No pude prestar mucha atención a lo que ocurría mientras intentaba hacerle un hueco a la marina, pero la mujer del parche hizo unos gestos y luego se quitó su saco, lo cual fue seguido de Serhoov quitándose su parka.

Simone: Monkey see, monkey d... OH POR DIOS ESTÁ... ¿desnudo?

Ymir: Uno de esos tentáculos puede no ser lo que aparenta, pero es tan anticlimático que no da tanto miedo.

Bestla: ¡No hay tiempo, alguien inmovilicelo!

Serhoov parecía estar en problemas, y peor sería cuando el cerdo tomó el casco de uno de los robots y se lo colocó en su... no se si llamarlo cabeza. Ahora estaba no solo en un estado visible, debilitado también. Teehees: JOHOI, ¡Aliename ésta, pulpo!

Serhoov: ¿Piensas que esto me detendrá? voy a matarlos a todos ustedes y entonces devorarlos uno a... Y por último, el superheroe rojo lo sujetó por detrás y susurró en donde debería haber oídos probablemente.

Taisen: Cuenta conmigo, relajate y shhh shhh shhh, duerme... Una oveja capitalista, dos ovejas capitalistas, tres ovejas capitalistas... ¡QUEMAZÓN PROMINENTE!

Luego de relajar su mente con sus trucos mentales, esa explosión de fuego se disipó para revelar a Serhoov dormido, y con la distracción causada, también se reveló mi espada dentro de la cabeza de la guarra marina. Entonces, ella sujetó mi brazo y comencé a perder fuerzas.

Avantgarde: Tecnología de punta caramelito, permiteme demostrate como caen los usuarios como tu.

Capitulo 46: Efusividad para con los hermanos

Batuca intento retirar su espada de la cabeza de la mujer, o hundirla más adentro, algo. Pero sus fuerzas flaquearon de inmediato. ¿Qué era esa debilidad? Aunque la duda más grande que tenia era otra.

Samba: ¿¡C... como es que no estás muerta, maldita!?

Avantgarde sonrie, dejando salir unas chispas de donde tenia clavada la espada tan grandes que incluso Bestla con su gran altura pudo observarlas.

Bestla: Fue... modificada. Onishi... ¿Qué monstruosidad has hecho?

Siendo tan gigante como es, incluso un murmullo es difícil de pasar desapercibido, y ofende gravemente a la uto-marine.

Avantgarde: ¡Cállate, escoria! ¡El maestro Onishi me convirtió en un soldado perfecto! ¡Me salvo! ¡Y salvará a todos!

Acto seguido, un láser como el de los Px-K sale emitido de uno de sus ojos. Siendo inesperado para la Vicealmirantex esta cae herida en la cara, haciendo de nuevo un pequeño estruendo.

Bestla: ¡Aghhh!

Avantgarde: ¡Con vida a esa! ¡El maestro la querrá!

Los Px-K que ha traído con ella, aprovechan para intentar someter a Wonder una vez más, muy para la molestia de Simone que sigue luchando con ellos.

Simone: ¡Puta madre! ¡¿Otra vez!?

A su vez, Capoeira, que aun se ve atrapada en el agarre de la Uto-marine , siente su brazo  quebrarse ante el enojo anterior de Avantgarde.

Samba: ¡Kyaaahhhhh!

Mira hacia atrás, buscando la ayuda de su aliado de una raza lejana, pero este yace desnudo(o su equivalente) e inconsciente en el suelo, completamente inmóvil. Ante las miradas exhaustas de Teehees y Taisen.

Teehees: ¿Que hacemos con él?

Taisen: ¿Servira atarlo?

Samba: (Lo sabía... tener aliados nuca ayuda en nada)

Viéndose herida en su brazo y atorada en su espada, termina por soltar su arma, intentando lanzar una ráfaga de acido a la cara del rival. La cosa es, que dicha distancia jamás sale por mucho que lo intente.

Samba: ¿¡Qué coño pasa!?

Avantgarde: Tengo kairoseki en mi ser, criminal. ¿Acaso no sabes lo que hace?

Samba:¿ Kairoseki...? Ya lo entiendo... esa cosa que le quitaba los poderes a mi hermanita. Ponía malita a Teresa. ¡¿Así fue como la mataste!?

Ante las palabras afectuosas y efusivas de Batuca hacia su difunta hermana y  su pregunta , “Fortín de Justicia” se ríe de forma retorcida.

Avantgarde: ¡Seiseiseisei! Cierto. Que lla dichosa criminal esa y tu eran hermanas. Aunque verdad es que yo no la mate. Me hubiera encantado, si. Pero yo no lo hice.

Samba: No lo hicis... maldito, me mintió.

Avantgarde: Aha, no se de quien hablas. Pero si te sirve de consuelo, ¡a ti si te voy a matar! ¡Seiseiseiseiseisei!

Acto seguido, la alza por su brazo roto y la azota repetidamente contra el suelo, como si fuera una muñeca desmadejada.

Avantgarde: ¡Flail of Justice!

La mujer de piel oscura queda sangrando en el suelo, sus gafas destrozadas, su sombrero hecho papilla y jugo, escaldando las cortadas que tiene en la cara y torso. El brazo roto ahora deja incluso ver una astilla de hueso saliendo de un angulo antinatural y torcido

Avantgarde: ¡Y muereee!

Y de un puñetazo, la saca a volar decenas de metros. Su cuello se hubiera roto con el impacto, aunque algo le atrapa antes de que eso pase.

Ymir: ¡Samba!

Usando su soru, la neo marine la atrapa en el aire pero el impacto sigue siendo tal, que acaba dando tumbos por varios metros con todo y Samba en sus brazos, aunque usa bushosoku para acabar hecha pedazos tambien, todavía acaba con algunas lesiones, incluyendo una cortada grande en una ceja que debilita su visión.

Ymir: Tsk... ¿¡Samba, me oyes!?

Un quejido es su única respuesta. La mujer sigue viva, muy para su alivio. ¿Por qué la ha salvado siendo que casi intento matar a todos? No está segura. Lo que sí sabe es que debe ponerla a salvo. La cosa es que varios soldados de la uto marine, junto a un par más de pacifistas, le cortan el paso en todas direcciones. Aunque no parecen querer matarla, mas bien capturarla.

Avantgarde: Con eso debería bastar.

Ymir: Tch...

Avantgarde: Lo siento, ex vicealmirante. Se que el maestro Onishi la tenia en alta estima, así que le tendré consideración que el le tendría y por lo menos no la mataré personalmente. Es una lástima que no pudiera rematar a la otra ya que la tiene en sus brazos, pero bueno, por lo menos me divertí.

Ymir: ¡Tu maestro no se saldrá con la tuya!

Pero Fortín de Guerra la ignora mientras más soldados la rodean. La Comandante solo da media vuelta, dispuesta a ir a su misión original.

Avantgarde: Perdí más tiempo del que debía. Se supone que debería traer al imbécil  de Zigliara de vuelta.

Simone: Sobre mi cadáver

Para sorpresa de Avantgarde, la cabeza de uno de sus pacifistas le cae en los pies, seguida por otro Pacifista, uno que tiene a Simone encima, blandiendo una espada invisible ligada a la espada de verdad del Pacifista.

Simone: ¡Marionette Play!

Cargando en su espalda, lleva a Rennu, al que le ha atado los brazos a su cuello usando su gabardina para mantenerlo “seguro”. Teniendo ahora que cargar el peso de tres cuerpos, Simone está cada vez más exhausta

Avantgarde: Seiseisei. Ay, mujer. ¿No sabes que ese es tu enemigo.?

Simone: Da igual si es enemigo mío o aliado. No puedo dejar que te lo lleves.

Avantgarde: Hmm, una criminal que conoce el valor informativo de un enemigo. Una visión poco usual. ¿Eso o tienes cuentas pendientes?

Simone: ¡Te dije que da igual, sorda!

La desarmada mueve al Pacifista, y Avantgarde ahora si se pone en guardia pues esa cosa si que podría dañarla. No obstante, algo impacta contra la mole desde atrás. Una explosión resulta del impacto .

¿? : Siempre escogiendo luchar batallas perdidas, ¿eh, Simone?

Los ojos de la mujer se abren, y empieza a temblar. ¿Será acaso que la malignidad de Slasher se ha vuelto a alzar? No. El sigue en el suelo, y Simone no tiembla de miedo, tiembla de ira. Reconoce la voz.

Simone: Claude...

El hombre de la cicatriz en la sonrisa aparece alzando una de sus grandes armas, humeante por haber sido disparada.

Claude: Y yo que solo venía siguiendo “Al de la Pared”. Aunque sabia que me encontraría contigo tarde o temprano. Lastima que el tiro no te mató.

Avantgarde: Ahhh, señor Claude. ¿Vino a honrar su convenio con mi maestro?

Claude: Calla, puta. Este es un asunto personal.

Avantgarde se queda sin palabras por ser llamada así, mientras que Simone, ya sin su pacifista pues fue derribado, se alza aun con Rennu en su espalda.

Simone: Personal es lo que va a ser cuando se te salga el cerebro por el culo.

Mil armas esta apunto de tirar lo que le da nombre, conociendo de lo que es capaz la mujer al parecer, pero nota rápido los jadeos que esta está emitiendo al respirar.

Claude: ¿Qué pasa, hermanita? ¿Tanta efusividad te ha cansado?

Capítulo 47: El maestro

Zanxus: (Esto es bueno, si nos hacemos con el control de toda esa piedra marina, la Marine estará tan preocupada por ella que armará un revuelo sin precedentes, justo el golpe que necesito para superar a Yaeger y conseguir el liderazgo de la familia, ese imbécil de Tiky jamás falla cuando se trata de liarla)

El Vermilion corre por las calles de Kingsgutt a buen ritmo mientras persigue a Cartoon, éste le saca una buena distancia pero su ventaja se acorta cada vez más debido a las largas piernas del mercenario.

Cartoon: ¿OTRA VEZ TÚ? ¡¡DÉJAME EN PAZ!!

Zanxus: ¡Cartoon, sabes que no puedes escapar de mí!

Cartoon: ¡Puedo y lo haré!

Zanxus: ¿Por qué tan evasivo? Todo sería más fácil si cooperaras, ¡Yo consigo mis objetivos y tú te ahorras que te parta en piezas y te cargue en un saco!

La distancia se hace cada vez más corta, alarmando a El de la Pared. De repente, este se para en seco y se gira, dando media vuelta, para sorpresa del As de Corazones.

Zanxus: ¿Así que decidiste cooperar? Sería una sabia decisión.

Cartoon: ¡No! He decidido que voy a hacer lo que no pude hacer antes, y esta vez no vas a detenerme, ¡No me importa cargarme toda la isla si con eso puedo escaparme de aquí!

El pelirrojo se alarma al ver que su oponente va a realizar la técnica por la cual Tiky mencionó que sería útil para la misión, sería demasiado peligroso si lograse ejecutarla contra él.

Cartoon: ¡Frames Per Second: Zer-

Pero antes de que el peliazul pueda concretar su técnica, el Vermilion rápidamente toca el suelo con sus dedos para realizar una técnica desesperada.

Zanxus: ¡Dissasemble: Full Size Puzzle!

Para terror de Louis, el suelo debajo de él comienza a temblar y a elevarse. De repente, El de la Pared nota cómo tanto el pavimento como los edificios de alrededor comienzan a partirse en piezas gigantes y a flotar, moviéndose en el aire en círculos.

Cartoon: Mierda, ¡necesito una superficie estable para realizar mi técnica!

Zanxus: El Liar’s Dice sólo es uno de mis muchos ases bajo la manga, ¡no pienso bajarte de ahí hasta que prometas cooperar, Cartoon!

Las piezas de todo el destrozado lugar empiezan a acelerar, moviéndose en círculos a mayor velocidad al ritmo del dedo índice del pelirrojo.

Cartoon: V-voy a vomitar...

Zanxus: Mira, si cooperas hasta le haré prometer a Bestla que te asegure un escape limpio una vez que completemos la misión aquí.

Cartoon: Vomi...tar...

Zanxus: Además, aunque escaparas te buscaría hasta encontrarte, y no quieres eso. También está Tiky, te aseguro que ese idiota puede llegar a ser tan aterrador como yo.

Cartoon: ¡Está bien, bájame! ¡Un segundo más y verás todo el almuerzo que me dieron en ese barco de la Marine!

Zanxus: No oigo la promesa.

Cartoon: ¡Sí, sí, te lo prometo, bájame!

En condiciones normales, Cartoon hubiera cruzado los dedos en su espalda en señal de engaño, pero ya está tan harto de que le persigan que ha decidido cooperar. Sea quien sea la persona que esta gente quiere derrotar, ahora él también la odia por todo lo que le hizo pasar.

Zanxus: Eso quería oír, ¡Reassemble!

Todo el suelo y los edificios vuelven a su exacta forma, como si jamás se hubieran dividido en piezas, el puzzle ha sido resuelto con éxito. Cartoon yace en el suelo, mareado.

Zanxus: Todo listo, en cuanto te recuperes iremos a ver qué está pasando en el centro de la ciudad, por lo que he visto antes de venir parece que se está liando vastísimo allí.

Cartoon: Yo sólo quería largarme de ésta condenada isla...

Mientras tanto, en la zona céntrica de Kingsgutt un hombre con gafas observa con tranquilidad desde el techo de un edificio los múltiples combates que se están dando en los distintos frentes de batalla.

Tiky: Parece que las piezas están encajando incluso mejor de lo planeado, Zan sin dudas traerá a El de la Pared y, al parecer, el Slasher fue neutralizado y casi todos los piratas se han aliado temporalmente con Ymir y Bestla en contra de la Uto-Marine.

De repente, Caja de Sorpresas divisa con mayor atención uno de los combates, el cual le llama la atención.

Tiky: Vaya, no todo podía ser color de rosas. Aún queda un cabo suelto.

El pelinegro baja del edificio sin sacarse las manos de los bolsillos y se aproxima hacia el combate que se está desatando entre Claude y Simone.

Simone: ¡No te atrevas a llamarme “hermana”! Nuestros lazos de sangre se cortaron aquel día, miserable.

Claude: ¿Aún estás furiosa por lo que ocurrió ese día, pequeña hermana? ¡Pues quiero que sepas que el sentimiento es mutuo!

Simone: Desde aquel momento he soñado mil formas en las que podría matarte, ¡Serás la primera persona que mate con mis propias manos, Claude!

La Desarmada se abalanza contra su odiado hermano mientras carga en su cuello al inconsciente Rennu Zigliara, asestándole un fuerte puñetazo en el rostro a su oponente. Sin embargo, aunque la fuerza habitual de Simone hubiera bastado para mandar a volar a Claude, el golpe hizo un daño mucho menor del esperado.

Claude: Bukikikiki, ¿Acaso estás exhausta? ¿O es que no puedes golpear a tu hermanito? Que sepas que yo no pienso contenerme, ¡Aquel día arruinaste mis planes y me hiciste esta fea marca en el rostro de por vida!

Sin dudarlo, el capo procede a devolverle el puñetazo a su hermana con, según sus cálculos, el triple de fuerza del que recibió de ella. Sin embargo, al impactar su puño contra la cara de la desconcertada Simone, éste nota rápidamente que golpe que dio fue prácticamente igual al que su contrincante le lanzó con anterioridad, débil.

Claude: ¿Qué has hecho? ¿Cómo es posible? ¡He ido con toda mi fuerza!

Simone: Yo tampoco tengo idea de qué está pasando, escoria.

Tiky: Pues yo sí.

Sorprendidos por la intromisión, ambos observan a la persona que está a unos metros de ellos, sosteniendo un rosario y apuntando directo hacia ellos.

Claude: ¿Tiky? ¡¿Qué nos has hecho?!

Tiky: Sólo es un poco de misericordia de Dios, saca a relucir el perdón que todos tenemos muy en el fondo.

Simone: ¿Qué rayos dice este chiflado?

Tiky: En fin, Claude, esto no era parte de nuestro trato.

Claude: ¡Esto es algo personal, tengo que finiquitarlo!

Tiky: Pues resulta que la Desarmada puede llegar a ser realmente útil para el plan y carga con algo aún más útil. No puedo permitir que la mates, no todavía.

Claude: ¡¡No te metas en esto, Tiky!!

Tiky: Lo siento, pero tendrás que esperarte un poco, al menos a que todo esto termine. ¡Kami Tasukete: Noah’s Ark!

De pronto, una gran luz ilumina toda la zona, cegando a los hermanos. Avantgarde, quien se había quedado observando la situación esperando que Claude elimine a la Desarmada en su lugar, se queda en shock al ver que tanto ellos dos como Rennu Zigliara y Tiky han desaparecido por completo de la zona, ni siquiera con sus sensores de ciborg es capaz de detectarlos.

Avantgarde: ¿Qué demonios acaba de...?

En otro punto de la isla y para completa sorpresa de sus hombres, una gran luz aparece en la guarida de Claude, trayendo a su mismísimo jefe con ella.

Claude: Tsk... ¿Qué hago aquí de nuevo? Ese desgraciado tiene muchas cosas que explicarme...

Por otro lado, otra luz aparece en Kingsgutt, en una zona más alejada. Zanxus y Louis observan cómo a unos metros de ellos la luz ha traído a una desconcertada Simone.

Cartoon: ¿Cómo?

Zanxus: ...Tiky.

Finalmente, en un gran prado en alguna parte de Kingsgutt, aparecen traídos por la luz Tiky y el desmayado Rennu, a quien el primero coloca sobre un gran tronco que estaba tirado en el suelo.

Tiky: Siempre fuiste un discípulo rebelde, Rennu. Nunca me escuchaste del todo incluso en tus días de mayor atención. Aprendiste de mí únicamente algunas técnicas ofensivas del Kami Tasukete, e incluso a ellas las ejecutas muy a tu manera...

Zigliara se extraña al oír una voz familiar cerca, y comienza a despertar lentamente.

Tiky: Puedo aceptar eso, pero interponerte en mis planes es algo muy diferente. Sospecho que estás de parte de Onishi, y eso es algo que no pienso permitir.

Rennu: ¿...M-maestro Tikael?

Por otra parte, en las minas de piedra marina de Isla Lock, Onishi continúa observando desde su sala de control las cámaras integradas tanto en los ojos de los PX-K como en los ojos de Avantgarde, haciéndose una idea aproximada de la situación.

Onishi: Bueno, parece que las cosas se están complicando un poco y no están saliendo exactamente como esperaba.

Fredd: S-señor, ¿Cree que deberíamos enviar más unidades PX-K? ¿O a alguien más?

Onishi: He dicho que las cosas no estaban saliendo como esperaba, no que no tenga todo bajo control. Después de todo, si mis unidades Pacifista no les derrotan, aún tengo un as bajo la manga que me hará tan invencible que ni siquiera todos ellos juntos podrán derrotarme, ¡Onishishishishishi!

Capitulo 48: Caída

Ymir se encontraba tirada en el suelo expectante ante todo lo que sucedía frente a sus ojos; Simone llegando con un pacifista, una supuesta lucha entre hermanos, Tiky llegando al lugar y llevándose tanto a Rennu como a Claude, no solo sorprendiéndola a ella, sino a todos en su lugar.

Aventgarde: ¿¡Qué mierda fue eso!?

Ymir: (Maldita sea Tiky, qué carajos estás haciendo)

Simone: Ahhhhhh.

La más enojada ante la situación era Simone, quien empezó a halarse los pelos de su cabeza de la rabia que se acumulaba en todo su cuerpo al no poder acabar con la vida de Claude.

Simone: Maldito, perro, desgraciado, hijo de puta, mal nacido hermano der mierda, ¡CLAUDE!

Mientras tanto, Claude…

Claude: Desgracuada, desalmada, malagradecida, malcriada, puta, hija de puta, maldita, mal nacida ¡SIMONE!

De vuelta con Simone…

Simone: Solo espera que vuelva a encontrarte maldito, no te creas que porque un tipo vino y te salvo es que realmente estarás a salvo.

Aventgarde: Vaya, vaya, vaya. Esto es una lástima y una vuelta de tuercas total a mis planes, pensé que Claude acabaría contigo; pero tenía que venir ese entrometido de Tiky… pero bueno…

De pronto, el brazo que le quedaba a Aventgarde se abría para mostrar como un arma filosa similar a un roquete salía de este.

… En realidad no me quejo.

Tanto la marine como la pirata se encontraba frente una a la otra, empezando a caminar en círculos, el roquete de Aventgarde rozaba el suelo y liberaba chispas con cada paso que daba, mientras que Simone tronaba por completo sus manos.

De un momento a otro, ambas mujeres se abalanzaron la una a la otra comenzando a pelearse. Aventgarde lanzaba estocadas mientras que Simone las esquivaba lo mejor posible.

Simone: No me digas que esto es lo mejor que tienes.

Aventgarde: Oh, no has visto nada querida.

De pronto, el roquete de Aventgarde empieza a girar mientras le salen púas y trata de dar un corte horizontal al hacer girar la cintura de su cuerpo. Simone esquiva el golpe al dirigirse directamente hacie el roquete mientras se deslizaba por debajo, cuando se levanta, le da un gancho que termina haciendo retroceder a Aventgarde.

Simone: Tal parece recupere mis fuerzas.

Aventgarde: Tsk.

Aventarde intenta dar nuevamente varias estocadas a Simone, La Desarmada las esquivaba, pero la naturaleza giratoria del roquete de Aventgarde se las juega y logra darle algunos cortes a Simone.

Simone: Tsk.

Aventgarde: ¿Eso es todo lo que tienes?

Ambas se encontraban en una fuerte pelea. Mientras tanto, Ymir se encontraba un poco más lejos, con su ceja con un corte y sange brotando desde ella, Ymir no logra ver realmente bien lo que sucede.

Aunque la pelea de Simone y Aventgarde no era su prioridad en estos momentos, sino a la persona que tenía en sus brazos en estos momentos.

Ymir: ¿Samba? ¡¿Samba?!

Capoeira no parecía responder, y no era para menos, una pierna dislocada y varios huesos rotos, junto con piedra marina que no le permitían curar sus heridas dejan desmayada a cualquier persona. Ymir se da cuenta de que el brazo de Aventgarde no le permite curarse, por lo que no arranca por completo.

Dicha acción hace que poco a poco, el cuerpo de Samba vaya curando todas sus partes gracias a los poderes de su logia. Ymir la levanta y la pone en sus hombros, suspira aliviada al ver que se encontrara bien, pero eso no es suficiente.

Ymir: ¡Simone!

Simone a penas y la logra escuchar, se encontraba demasiado concentrada en Aventgarde, logra ganar tiempo cuando imbuye su puño en haki y le acierta un upper cut en la quijada a la marine, lo cual la desorbita.

Simone: ¡¿Qué quieres?!

Ymir: ¡Alejate de Aventgarde por un momento!

Simone: ¿¡Por qué lo haría!?

Ymir: ¡Solo hazlo! ¡Alejate y corre de aquí, llévate a ese tipo rojo contigo!

Taisen se encontraba tratando de irse calmadamente cuando nota que Ymir se refiere a él.

Taisen: ¿Quién? ¿Yo?

Ymir asiente con la cabeza.

Taisen: Vaya…

Simone: ¿¡Y por qué tengo que irme yo con ese tipo!?

Pero Simone no escucho ninguna respuesta, lo cual la extraña. Pero la pelirroja no tiene tiempo para pensar cuando Aventarde se recompone para darle una estocada, pero al instante en el que lo hace se detiene en seco.

Simone: ¿Qué pasa? ¿te intimido acaso? Jajaja.

Pero la risa de Simone se detiene cuando nota que alguien la estaba levantando, ese alguien era Ymir.

Ymir: Lo harás… ¡POR QUÉ SOY YO QUIEN LO DICE!

Ymir le pone un dial de nube a Simone y la lanza directamente hacia donde Taisen, ocasionando que al choque entre de ambos piratas se active el dial cal bolsa de aire, amortiguando de esa manera la caída.

Ymir: Ahora… ¡Corre!

Simone y Taisen (con el cuerpo de Seerhov en sus brazos) salieron de la nube.

Simone: Vámonos.

Taisen: Sí.

La pareja vestida de rojo sale corriendo del lugar, pero Taisen dice algunas palabras antes.

Taisen: Oye, esa tipa luce bastante ruda y fuerte…

Simone: Ni me lo digas.

Taisen: ¡Me agrada!

Simone: ¿¡Qué!?

Mientras ellos corren, Ymir se encontraba frente a Aventgarde. La marine debía de levantar su mirada para poder ver la cabeza de Ymir, la diferencia de tamaño entre las dos era bastante notoría.

Aventgarde: Je, parece que tendré que pelear contra…

Pero antes de que Aventgarde pudiese siquiera terminar su frase, Ymir ya la había tomado de la cabeza.

Aventgarde: Tsk, ¿qué piensas hacerme?

Aventarde miraba a Ymir con algo de furia en intriga, pero cuando ve mejor la mirada de Ymir, aquella mirada pasa a ser temor.

Aventgarde: Q-qué vas a hacerme.

De pronto, a Aventgarde le empieza a apretar la cabeza. La marine mueve sus piernas a causa de dolor constante que está recibiendo.

Aventgarde: Suel… Ta…

Ymir, sin dudarlo más, cambia su expresión a una más serie y furiosa que antes, estampando el rostro de Aventgarde contra el suelo, la levanta… Para luego volver a estamparla contra el suelo, repetía aquel proceso con aún más fuerza en cada ocasión. La furia de Ymir estaba controlando por completo sus acciones, al punto  de que lo que hace parece estar hecho por una especie de gorila o animal.

Aventgarde: …Por favor… Para…

Pero Ymir no se detiene, y de hecho, cuando escucha esa frase respira hondo y aprieta con aún más fuerza la cabeza de Aventgarde, ocasionado sus gritos y que el roquete que tenía en su brazo pase a ser una manos nuevamente, la cual trata de arañar la palma de Ymir en un intento desesperado por zafarse de ahí.

Pero nada la salva de lo que está por venir. Ymir la mano con la que sostiene a Aventgarde para luego estamparla tan fuerte contra el suelo que genera un pequeño cráter en el lugar, así mismo, ocasiona que la cabeza de Aventgarde se separe de su cuerpo, saliendo el cuerpo por los aires y quedando la cabeza en la mano de Ymir. Aunque no dura mucho, pues a penas Ymir saca su mano del suelo, aplasta lo que queda de Aventgarde.

Fredd: *gulp*

Fredd se encontraba viendo todo junto a Onishi. El marine parecía estar completamente tembloroso, mientras que el contraalmirante parecía estar completamente tranquilo ante la situación.

Onishi: Maldita Ymir, parece que no te cansas de detener mis planes y de acabar con mi personal. Pero no hay problema, porque ya tengo la solución.

Fredd: S-señor; ¿qué piensa hacer?

Onishi: Ya te dije que tengo un plan bajo la manga, no tienes por qué preocuparte.

Fredd: Pero…

Onishi: ¿Te gustaría saber cuál es mi plan? ¿No?

Fredd asiente con su cabeza un tanto temeroso.

Onishi: Bien, te diré.

Onishi se acerca al mando de control donde se encontraban todas las pantallas con las que veía todo lo que sucedía en Isla Lock. De su traje saca una llave, la cual incrusta en una pequeña casilla en el mando, al hacer eso del mando salen una serie de tubos con varias bolas de metal adentro. Onishi toma uno de los tubos y empieza a hablar.

Onishi: Sabes, los poderes de las frutas del diablo son fascinantes, ¿no? Generar hilos, transformarte en un animal o ser intangible, son poderes que todos quisiéramos. Pero sus debilidades, sus mendigas habilidades; no poder nadar, ser débil ante la piedra marina, que tus poderes sean ignorados por usuarios de haki; todas esas debilidades hacen que no valga la pena, pero, ¿y si de alguna manera puedo usar esos poderes sin todas esas debilidades? Quizás no sea un genio como Vegapunk para poder replicar la fórmula de las frutas del diablo, pero tengo otra ventaja, ¡la robótica!

Fredd: ¿Y qué fue lo que hizo?

Onishi: ¿Ves este frasco? Está lleno de pequeños robots. Gracias a estos monitores he logrado recolectar información de todas las frutas que estos mugrientos piratas han usado, dicha información está cargada en estos robots. Mira.

De pronto, el antebrazo de Onishi se abre, dejando ver un espacio donde introduce el frasco son pequeños robots. Acto seguido su brazo se cierra y toca con su mano la pared que se encuentra a su lado; de su mano salen los pequeños robots y realizan una serie de cortes en la pared, haciendo que dichos cortes floten.

Fredd: Ese poder… ¡Es como el de As de Corazones!

Onishi: Así es, en estos robots están almacenados los datos de uso de los poderes de Zanxus Vermillion, lo que me permite usarlos.

Las piezas que de pronto estaban flotando en al aire regresan a su lugar.

Fredd: Es fascinante señor.

Onishi: Así es, y pienso usar esto junto a los PX-K.

Fredd: Eso los haría imparables.

Onishi: Ese es el punto, pero…

La cara de Onishi pasa a ser una mucho más seria para luego observar por la ventana de su cuarto, viendo a los mineros hacer huelga.

Onishi: Con los mineros en huelga, la producción de los PX-K se ha detenido por completo.

En la huelga se encontraban todos los mineros de, obviamente, la mina. Todos llevaban carteles y estaban gritando porque se les diera un pago justo, siendo motivados por el miembro del ejército revolucionario, Regueres.

Regueres: ¡Qué queremos…

Mineros: …Un aumento!

Regueres: ¡QUÉ QUEREMOS…

Mineros: …UN AUMENTO!

Regueres: ¡CUÁNDO LO QUEREMOS…

Mineros: …AHORA MISMO!

Y así seguían los cánticos, hasta que a Regueres le llega una llamada por Den Den Mushi la cual contesta.

Regueres: Si, diga.

???: ¡Dónde carajos estás Regures!

Regueres: Oye, oye, más tranquilo Acsel, estoy en la mina de piedra marina.

Acsel: ¿Y qué carajos haces en una mina de piedra marina se puede saber?

  • [ Acsel Rous “Rosa de libertad”, miembro del Ejército Revolucionario. ]

Regueres: Pues no te vas a creer lo que está pasando por aquí.

Acsel: ¿Qué está pasando por ahí?

Regueres: Tal parece el contraalmirante a cargo de la mina no le ha pagado a los mineros, y han hecho una huelga esperando que les paguen.

Acsel: ¿Y a mi qué me importa esto?

Regueres: Sin mineros que extraigan la piedra marina, la producción de pacifistas que hemos estado investigando se detendrá, ¡Ese es un gran golpe para el gobierno mundial!

Acsel: Regueres, eso es lo de menos.

Regueres: ¿A qué te refieres?

Acsel: ¿No sabes lo que ha pasado en Isla Lock?

Regueres: Solo sé que unos piratas se han fugado; ¿qué tan grave puede ser eso?

Acsel: Pues te cuento, un tornado ha arrasado con media isla, las unidades pacifistas no se han quedado atrás y la han liado bastante. Actualmente me encuentro en Kingsgutt, pero aquí no se encuentra mejor; un tipo vino y destruyo gran parte de lugar; logre evitar el daño gracias a mis poderes, pero ciertas familias no tuvieron la misma suerte.

Regueres: ¿Y has hecho alho al respecto?

Acsel: ¡Claro que lo he hecho! Pero soy solo una persona, por eso te necesito en estos momentos.

Regueres: ok, entiendo. Déjame término unos asunto y te veo en Kingsgutt.

Acsel: Bien, te espero.

Aquella dupla termina su llama por Den Den Mushi. Acsel, por su parte, da un suspiro y saca una caja de cigarrillos junto con un encendedor, pero en el momento justo, una enorme sombra, de una enorme mujer de pelos blanco se encuentra frente a él.

Acsel: Pero qué.

Aquella mujer era Ymir quien tenía a Samba en sus hombros, aquella huída la había cansado, por lo que cae desmayada sin darse cuenta encima de Acsel. El revolucionario logra salir ileso tras convertirse en pétalos y reponerse encima de la espalda de la semigigante, pero ahora se encuentra con una duda.

Acsel: ¿Y ahora yo qué hago con esta tipa?

Capítulo 49: Adiós

Samba se encuentra en un prado verde, sin nadie a su alrededor, únicamente a solas ella con sus pensamientos.

Samba: ¿Qué… puñetas, qué ha pasado, dónde están tod…?

???: No están.

Samba: ¿Eh?

La mujer se dio la vuelta, descubriendo detrás de ella a su hermana fallecida en perfecto estado.

Samba: ¡¿TERESA?!

Teresa: Hey.

Samba: Pero… tú estabas…

La rubia se dio la vuelta para caminar alejándose de Capoeira, quien confusa por la situación se lanzó a perseguirla.

Samba: ¡No te vayas, espera!

Capoeira extendió su brazo para tratar de agarrar a su hermana, sin embargo, se sorprendió cuando algo apareció en esta, era una cabeza humana cortada y con los ojos en blanco, era la cabeza de un niño pequeño.

Samba: ¿Q… qué…?

???: ¡¡¡HIJO!!!

Detrás de ella, estaban dos mujeres, una de rodillas frente al cuerpo decapitado de un niño, mientras que la otra tenía en la mano una cuerda a base de intestinos y las manos manchadas de sangre, sin embargo, completamente sonriente, esta no era otra que la propia Samba en el crimen por el que se le había acusado.

Samba: ¿Soy…?

Mujer: ¡¡¡¿POR QUÉ… POR QUÉ ERES ASÍ?!!!

Samba ilusoria: ¿Así cómo, creativa?

Mujer: ¡¡¡ERES UN MONSTRUO!!!

Samba ilusoria: ¡No te lo tomes así mujer, soy una…

Capoeira enrolló parte de los intestinos del niño al cuello de la mujer mientras esta sollozaba sin poder hacer nada, pues la mujer le había cortado ambas manos, la cuerda se extendía sobre una tubería.

Samba ilusoria: …ARTISTA!

Mujer: ¡¡¡HIJO!!!

La peliblanca tiró de la cuerda de intestinos, actuando como polea que terminó ahorcando a la madre mientras la criminal sonreía.

Samba ilusoria: ¡¡¡ES…

Samba: No… ¿por qué… no me produce satisfacción…?

La escena cambió cuando se encontraban marines en la puerta, entrando al lugar para inspeccionarle con Samba aún ahí, sin embargo, a nadie parecía importarle, era simplemente como si no la vieran.

Marine: Es… horroroso…

Marine 2: ¿Qué clase de monstruo podría…!

Marine 3: ¡DIOS, CONTRAALMIRANTE, VENGA!

Bestla: ¡Voy!

Samba: ¿Bestla?

La giganta se asomó como pudo para observar el lugar, ubicado en un almacén abandonado, pudiendo observar al final el cuerpo de la mujer ahorcada con el cuerpo de su hijo decapitado a sus pies.

Bestla: Me produce… arcadas… que un ser humano pueda hacer esto y encima disfrutarlo…

???: Los peores monstruos suelen ser humanos, contraalmirante.

Bestla: ¡Señora vicealmirante!

Al lugar entró una persona más, una persona a la que Samba reconocía perfectamente, sorprendiéndose al verla.

Samba: ¡Ymir!

Ymir: Tenéis razón, es algo realmente detestable…

La mujer caminaba por la escena con una frialdad que hacía que sus subordinados la envidiasen, sin embargo, nada más lejos de la realidad, la vicealmirante agarró el cuerpo del niño y descolgó a la mujer para luego dárselos a dos de sus soldados.

Ymir: Identificadlos y contactad con la familia, aseguraos de que tengan un entierro digno.

Marines: ¡Sí, señora!

Bestla: Es horrible…

Ymir: Y lo peor… es si tuvieran más familia…

Bestla: No quiero imaginarme… el dolor que tendrá o tuviera que pasar el padre…

Samba: … ¿Por… qué…?

Capoeira no reaccionaba como lo hizo en esa situación en su momento, para su sorpresa, la morena estaba soltando lágrimas por los ojos.

Pero todo se torció aún más cuando, al girarse una vez más, recibió un impacto como si de un cadáver le hubiesen tirado encima, recogiéndolo con sus brazos.

???: Al final ni siquiera tenías ninguna información valiosa…

Samba: ¡TIKY!

Efectivamente, el hombre que hablaba no era otro que el propio Tiky, dirigiéndose hacia la mujer cadáver, a la cuál empujó hacia una celda, una vez más, ignorando a Samba, sin embargo, esta no pudo evitar alarmarse al ver el cuerpo.

Samba: ¡TERESA!

Tiky: Da igual, ese imbécil de Onishi caerá con o sin ti, al final eres un daño colateral.

Samba: ¡¡¡PUTO DESGRACIADO!!!

Teresa: S… Samba…

Tiky: ¿Hm, te quedan fuerzas y lo último que dices es un estilo de baile?

Teresa: Herma… nita…

Tiky: Lamentable.

Samba: T… Teresa… no… te vayas…

La mujer comenzaba cada vez a sollozar más y más, terminando abrazando el cuerpo sin vida de su hermana.

Samba: ¡¡¡TERESAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Al gritar, Samba se despertó en una habitación tumbada en el suelo con una manta por encima y varias vendas en su cuerpo.

Samba: ¿Qué… dónde…?

???: Mira quién ha despertado.

Samba: ¿Eh?

Acsel: Buenos días, morena.

Capoeira se encontraba tumbada junto a una Ymir inconsciente también vendada.

Samba: ¿Qué ha pasado, tú quién eres?

Acsel: Esa mujer estaba cargándote cuando os vi, me sabe mal porque he tenido que dejar tirado a un amig… bueno, a un conocido, pero podrá apañárselas solo.

Mientras tanto, en la mina de piedra marina, Regueres se encontraba inconsciente junto a varios mineros.

Karlo: ¡¡¡ESTO NO ES ASÍ, ONISHI!!!

Onishi: Silencio, ponte a trabajar y podremos relajarnos todos.

El jefe de mineros se encontraba confrontando al contraalmirante blandiendo su pico junto a muchos de sus compañeros severamente heridos mientras Onishi tenía su espada en la mano manchada con sangre.

Minero: Jefe… igual deberíamos…

Karlo: ¡¡¡NO, YA VALE DE TANTA EXPLOTACIÓN LABORAL, PUÑETAS!!!

Onishi: ¿Explotación?, esas palabras no me gustan una mierda, tengo un plan pendiente, no puedo permitir que unos obreros que ni siquiera saben lo que es una fruta del diablo se pongan dignos.

Karlo: ¡¡¡CÁLLATE!!!

El minero se lanzó contra Onishi para intentar darle con su pico en el abdomen, sin embargo, de poco le sirvió cuando este se libró de él golpeándole con el canto de la espada lanzándolo contra la pared.

Minero: ¡JEFE!

Onishi: Te lo digo por última vez, estoy siendo muy educado para la mala leche que tengo dentro, A TRABAJAR.

Karlo: No…

Onishi: ¡¿CÓMO QUE NO?!

Karlo: Si nos rendimos ahora, compañeros… no solo nosotros pagaremos las consecuencias…

El sindicalista se ponía en pie como buenamente podía con ayuda de su pico.

Karlo: … todos los trabajadores de esta isla lo sufrirán… estando a las órdenes de un cacique explotador…

Onishi: ¿Eh?

El pico de Karlo comenzaba brillar extrañamente, un negro que relucía comenzaba a teñirlo de abajo a arriba.

Karlo: ¡¡¡POR ESO HAY QUE CONTINUAR NUESTRA LUCHA POR UNA VIDA DIGNA!!!

Mineros: ¡SÍ!

Onishi: Tsch.

Karlo: ¡¡¡POR NOSOTROS!!!

Mineros: ¡¡¡SÍ!!!

Karlo: ¡¡¡POR EL MOVIMIENTO OBRERO!!!

Esas palabras resonaron en toda la isla, desde la mina hasta Kingsgutt pasando por Keyes y Riversville, de entre todas las personas, hubo una que lo escuchó desde dentro, resonando estas palabras desde el fondo de su corazón, levantándolo mientras repetía estas palabras en voz alta.

Voorhes: ¡¡¡POR EL MOVIMIENTO OBRERO!!!

Taisen: ¿Voorhes?

Simone: Mira, está vivo el desgraciado, vamos a buscar al puto Claudio.

Por su parte, Ymir comenzaba a abrir los ojos, despertándose poco a poco.

Ymir: Agh… como me duele la cabeza.

Acsel: Buenos días.

Ymir: ¡!

Acsel: Tranquila leches, estabas muy herida, deberías de darme las gracias.

Ymir: Sí… ya… ¿no venía alguien conmigo?

Acsel: Sí, una chica de piel morena y pelo blanco, pero se ha ido hace poco, pilló algo de ropa de ese montón y se fue.

Ymir: Tengo… que ir a buscarla.

Acsel: Te dejó una nota, ahí encima de la mesa.

Ymir: ¿Eh?

La semigigante miró encima de una mesa una hoja de papel con algo escrito, mientras esta la leía, Samba emprendía su camino con un nuevo aspecto, vistiendo una camiseta y pantalones nuevos, además del pelo recogido en una coleta mientras blandía su espada.

Ymir: Ymir… no tengo palabras para disculparme de todas las barbaridades que he hecho en mi vida, nunca me ha importado demasiado la vida ajena pues únicamente he pensado en mi propio placer, llegado a cierto punto, matar era lo único que me mantenía de algún modo “viva”… pero empiezo a pensar que no debería estarlo…

Acsel: ¿Todo bien?

Ymir: ...no te merezco, no merezco estar al lado de alguien tan maravilloso como tú que es capaz de arriesgar su vida para salvar a una desgraciada que únicamente se merece que le den  una paliza… es por esto que prefiero que nuestros caminos se separen, voy a ir sola a por Tiky, y este será el último asesinato que tenga lugar a lo largo de mi vida… porque no puedo compensar nada de lo que he hecho… por eso, cuando acabe con ese tipejo…

La semigiganta no pudo más y dejó que el papel se le escurriera entre las manos, dejando ver la última frase que tenía escrita en ella.

Me suicidaré.

Capítulo 50: Lealtad

Acsel suspiró y le dio una calada a su tercer cigarrillo en media hora, mirando como Ymir intentaba ponerse de pie.

Acsel: no deberías levantarte, giganta. Sigues estando herida.

Ymir: cállate... tengo que pararla... o morirá luchando...

Acsel: eso es lo que ella quiere.

Ymir: como criminal que es... y por todos los delitos que ha hecho... no merece decidir como morir...

Impacto de Guerra consiguió aguantarse derecha durante unos segundos sin caerse, con lo que empezó a andar alejándose de Acsel.

Ymir: y también tengo que encontrar a los demás... y cargarnos a Onishi juntos...

El revolucionario se quedó mirando a la ex vicealmirante hasta que solo se veía la sombra.

Acsel: aahh, el amor...

Tiró la colilla al suelo y la apagó al suelo. Volvió a suspirar y cogió su den den mushi.

Acsel: a ver si el idiota lo coge esta vez...

puru puru puru... gotcha

??: ¿diga?

Acsel: ¡hombre, por fin contestas! ¿Qué pasó, te derrotaron?

??: ¡OHOHOHO! Pues sí, caí en un segundo, hehe.

Regueres, aún con alguna herida superficial, se encontraba en un rincón de la mina escondido, hablando con su compañero sobre la situación actual de la mina.

Regueres: no te lo creerás, pero fuimos todos derrotados.

Acsel: ahm, me lo puedo creer. ¿Estan todos muertos?

Regueres: no, pero estan heridos y siguiendo trabajando. Onishi ha puesto a Thachilda al mando, está loca.

En efecto, la comodoro estaba vigilando sin quitar ojo a los mineros, esperando a que alguno desfalleciera lo justo para poderse divertir. Justo en aquel momento un minero de avanzada edad no pudo más y paró un momento para descansar, ganándose una mirada fija de Thachilda.

Thachilda: ¡TU, EL VIEJO DE ALLÍ! ¡COMO TE ATREVES A DESAFIARME, MINERO HIJO DE LA GRAN PUTA DESGRACIADO!

Minero viejo: ¡¡!!

Karlo: ...

Onishi: a este paso quedaré sin personal en las minas.

Fredd: ¿e-es legal hacer esto, señor?

Onishi: ¿qué son unas vidas más o menos?

Regueres: uy... no te gustará escuchar esto, Acsel.

Rosa de libertad oyó unos gritos tan aterradores que colgó el den den mushi de golpe, temblando.

Acsel: ... quizá seria una buena idea juntarnos con estos criminales...

Thachilda volvía al despacho de Onishi con una media sonrisa.

Thachilda: que gusto despacharse un poquito... ¡¡ Y LIMPIAD ESA MIERDA DE LOS RESTOS, INÚTILES VAGOS!!

Onishi: ¿te has divertido suficiente?

Thachilda: bueno, por ahora qu- ¿hmm? ¿Quién es ese?

Fredd: ¡te-teniente Fredd, comodoro, a su servicio!

Onishi: tranquila, conoce el plan, no dirá nada.

Thachilda: por su bien espero que así sea... por cierto, se sabe algo de Avantgarde? Hace rato que no contesta.

Al oír el nombre Fredd bajó la cabeza, con los ojos cerrados. El contraalmirante solo hizo una mueca de desinterés.

Onishi: ah, hicieron puré de ella. Literalmente.

Thachilda: oh, vaya... y me lo he perdido.

Voorhes: ¡camaradas, tenemos que ir hacia las minas! ¡Los obreros nos necesitan!

Simone: ¿pero qué obreros dices? ¿Y seguro que eres tu?

Simone y Taisen habían dejado a Voorhes en el suelo, aún atado, cuando había gritado comunistamente. Slasher había vuelto a su estado normal, sin rastos de calamar.

Voorhes: disculpad mi ausencia, camaradas, pero debemos apresurarnos a las minas de Onishi.

Simone: ¡pero yo solo quiero cargarme a Claude!

Taisen: oh, eso me recuerda que seguro que Claude estará allí también! Querían hacer algo con él.

Simone: ... pues vamos.

Mientras, aún en alguna parte de Kingsgutt, Rennu estaba tirado al suelo, con el pie de Tiky aplastando su cara.

Tiky: ¿aún no me piensas contar nada, querido "discípulo"?

Rennu: maestro... me hace daño...

Tiky: ay, Rennu, Rennu... es como si hubieras olvidado de quien te acogió cuando te mandaron en Aiaccia, solito y sin nadie que quisiera hacerse cargo de ti, como si hubieras olvidado de quien te enseñó todo lo que sabes, de quien te felicitaba en tus aniversarios y por tus logros...

Caja de Sorpresas levantó el pie y se arrodilló delante de Rennu, obligándole a levantar la cara y a mirarle alzándole el mentón con una mano.

Tiky: ... ¿quien te consolaba por las noches cuando estabas triste?

Rennu: ¡¡!!

Tiky: vamos... sé bueno y dime porqué estabas con Onishi... o mejor aún, ven conmigo y ayuda a tu maestro a conseguir su objetivo...

Tiky le seguía mirando con una sonrisa lasciva, hasta que recibió como respuesta un escupitajo del Monje Criminal, que se levantó del suelo aprovechando que el otro se había apartado asqueado.

Rennu: Onishi, contigo... da igual con quien esté, yo solo debo lealtad a dos entes... a Dios... ¡y a la Familia Zigliara!

Capítulo 51: Esperanza

—¡¡NO ME REPLIQUES, MIERDA!! -Onishi pisó con fuerza la cabeza de Karlo, el sindicalista se hallaba repleto de sangre, con un ojo morado y varios dientes rotos. Por otro lado el contraalmirante no se hallaba intacto, poseía un profundo desgarre en el rostro que dejaba al descubierto su exoesqueleto metálico y uno de sus ojos sintéticos.

—Ya perdió la chaveta -comentó Thachilda observando a Onishi desde la lejanía

—Por mucho que nos pisotees... No vas a poder acabar con las llamas de la revolución... -murmuró a duras penas Karlo, sin embargo pese sus heridas portaba una orgullosa sonrisa, la cual enfureció a Onishi al verla, agarrando al minero del cuello y levantándolo.

—Entonces no os pisotearé -respondió sonriendo Onishi macabramente para segundos después preparar un láser desde uno de sus ojos- os carbonizaré.

—¿Ah sí? -preguntó el minero desafiante- ¿Entonces quién os va dar la piedra marina? -Onishi quedó cegado de rabia tras oir esto, arrojando a Karlo al suelo para molerle a puntapies en la cabeza.

—¿E..Es normal eso? -preguntó Fredd contemplando la brutalidad del cyborg.

—Onishi tiene serios problemas de personalidad, puede pasar de un genio filosófico que se preocupa de corazón por la humanidad a un lunático nihilista que disfruta pateando a la gente hasta la muerte -le explicó Thachilda- normalmente es más lo primero pero desde que se encontró con Alarico pues... así está.

Fredd tragó saliva —¿Y... porque es así? -preguntó duditativo

—Traumas de la guerra supongo, tampoco sé tanto sobre su vida -respondió la comodoro- pero temo que si su comportamiento continua nuestros soldados empiecen a perder confianza en nuestro lider... -murmuró nerviosa- Tch, y todo por culpa de los putos mineros malnacidos

—Aprende tu lugar, gusano -dijo Onishi marchando de la zona, dejando atrás el cuerpo apaleado de Karlo

—por... -Onishi detuvo su marcha al oir esto, con una mezcla de sorpresa y preocupación se giró, tan solo para ver a Karlo de nuevo en pie-¡¡POR EL MOVIMIENTO OBRERO!!

—Tch, ¿no me vas a dejar en paz ni un segundo? -el contraalmirante dirigió su mirada a su subordinada- ¡Thachilda! -exclamó, llamando la atención de la mujer- ve a recuperar el cadaver de Avantgarde, quizá incluso podríamos resucitarla

Todos se quedaron boquiabiertos al escuchar estas palabras

—¿Resucitarla? -repitió Fredd impactado

—Conseguí emular la Fruta Dinger Dinger mediante los nanobots -explicó Onishi- no es una inmortalidad perfecta como la de Slasher, pero puede curar tejidos dañados rapidamente, aunque viendo el estado de Avantgarde quizá tarda unas horas.

—Oh dios mío, esto es muy malo, ¿puede resucitar a sus aliados? -pensó aterrado Regueres- ¡Debo de informar de esto a Acsel!

—¡No va a haber regeneración posible para la paliza que te caerá! -le exclamó Karlo

—¡¡Silencio!! -Onishi disparó un laser a los pies de Karlo, mandándolo lejos, luego regresó a su conversación con Thachilda- Llévate esta manta, los nanobots tan solo funcionan si no les da la luz solar -tras esto andó hasta llegar a su despacho, una vez ahí se puso a buscar el frasco de la Dinger Dinger

—Deberías de ordenar los frascos -le aconsejó Thachilda viendo lo nervioso que se estaba poniendo su superior buscando el correcto

—¡¡NO ESTÁ!! -gritó furioso Onishi- ¿¡PORQUE NO ESTÁ!?

—No te desesperes, de este despacho no ha podido salir -le calmó la comodoro- ¿Recuerdas dónde lo pusiste por última vez?

—¿La última vez? -pensó Onishi- me lo lleve para... -tras la realización retrocedió unos cuantos pasos hasta tropezar y caer al suelo

—¿Señor? -preocupó algo preocupada Thachilda

—Él lo sabía... -susurró impactado Onishi


—¿Esos son los informes de los presos que van a traer? -le preguntó alguien a Onishi

—Sí, ¿porqué Slasher tiene el apartado de Fruta en interrogantes? -cuestionó el contraalmirante

—Ah sí, no sabíamos de su poder hasta ahora, el Cipher Pol lo acaba de descubrir, es la Dinger Dinger. ¿Por qué tanto interés en las Frutas? ...¿aún sientes rencor por lo que pasó?...

—Sí, pero ese no es el tema... -comentó por lo bajo Onishi- mi... equipo cree que puede desarrollar armas que emulen las Frutas del Diablo, ¿nos podrías financiar el proyecto?

—Primero los Pacifistas y ahora esto... No sé si podré convencer al Gobierno de tanto... pero venga, muestrame lo que tienes.


Las alarmas saltaron en la base de Onishi al mismo tiempo que un Ko Den Den Mushi informaba mediante altavoces de la situación.

—¡La fortaleza se encuentra bajo peligro! ¡Repito, la fortaleza se encuentra bajo peligro! ¡Nadie que no haya sido ordenado para ello debe abandonar el emplazamiento! -comunicó el Ko Den Den Mushi

—¡¡PENSABA QUE HABÍA QUEDADO CHAMUSCADO!! -exclamó furiosa Thachilda dirigiéndose hacía el exterior junto a un pelotón de PX-K

Onishi se encontraba en la sala de cámaras siguiendo la situación mediante los ojos de los Pacifistas, tras el se encontraba un gigante.

—¿Seguro que no quieres que vaya? -le preguntó el coloso

[Vicealmirante Gargantua, El Rey de la Colina, miembro del Escuadrón de Gigantes]

—Prefiero que te quedes aquí protegiendo la base -contestó Onishi- tch, ¿cuando me lo robó?

Thachilda salió al exterior junto a los Pacifistas —Procedo a revisar el lugar -la contraalmirante se dirigió a una zona chamuscada, el suelo se encontraba totalmente carbonizado con un profundo crater- ¿cómo sobrevivió a esto? -pensó tocando la superficie incinerada

—Fácil -se escuchó bajo sus pies

—Repito, la fortaleza se encuentra bajo peligro -repitió el Ko Den Den Mushi- el causante de la alarma es...

—¡MALDI- -antes de que Thachilda tuviese siquiera tiempo a reaccionar fue empalada por una figura que surgió de debajo de la tierra.

—Ahora que sé que vuestro esqueleto es de piedra marina... -repitió el individuo- no me volveréis a pillar desprevenido ¡¡Bulldrome Shock!! -los colmillos del atacante se inundaron en electricidad, chamuscando a Thachilda de dentro a fuera

—...Punzones Soldadores Alarico ! -acabó la frase el Ko Den Den Mushi

Alarico movió violentamente su cabeza, lanzando el cuerpo inerte de una frita Thachilda de la que no paraba de surgir humo de su boca. Los PX-K apuntaron con sus láseres al jabalí, pero este con un salto pateó la mano de un Pacifista, provocando que le disparase a uno de sus compañeros androides.

—¿Quieres saber como sobreviví, Onishi? -preguntó desafiante Alarico, sabiendo que su ex-compañero le estaba observando a traves de los Pacifistas- Tras la explosión quede medio muerto pero ya había robado tu sustituto de la Dinger Dinger -le propinó un fuerte cabezazo a otro Pacifista, destruyéndole de inmediato la cabeza- así que me enterré bajo el suelo y tus queridos nanobots eliminaron mis heridas mortales

—¿Que significan esas alarmas? -preguntó un minero siendo testigo del ensordecedor caracol

—Esperanza -contestó Karlo

Onishi estaba estupefacto viendo el regreso de Alarico —...¿Cuando lo robó?... -murmuró en shock

Fredd se encontraba observando también las cámaras —No importa si me alio con piratas, criminales o fanáticos justicieros, haré todo lo necesario para proteger a mi familia -pensó- pero si el mundo acaba en manos del mal, no tendrán ningún lugar al que ir... ¡Una Justicia que ignora a los que debe proteger es igual de horrible que la pirateria contra la que pelea!

Alarico sonrió mientras destruía al último Pacifista que había salido a por él provocando que las pantallas de la sala de vigilancia quedasen inutilizadas. —¡Buen trabajo Fredd! ¡Realmente eres un buen tipo! -pensó Alarico agarrando el cuerpo de Thachilda- ¡Allá voy, Bestla!


Haciendo una pequeña retrospectiva al pasado, Alarico acababa de ser atacado por un PX-K en medio de Ciudad Keyes, se encontraba tosiendo sangre por el agujero que el Pacifista le había causado.

—Onishi... Traidor... -murmuró el jabalí encima del robot destruido

—Vi-vicealmirante Alarico -dijo atónito Fredd observando a Alarico

—¡Fredd! -exclamó sorprendido Alarico

—...¿Qué... que ha pasado?... -preguntó con algo de miedo el teniente- ¿Qué es esa cosa? ¿Un Pacifista?

—Un PX-K... -le respondió el Mink jadeando- son Pacifistas modificados por Onishi...

—¿El contraalmirante Onishi? -le cuestionó sorprendido- ¿Por qué atacaría a sus superiores?

—Tengo una ligera idea del motivo... -musitó Alarico- Fredd, tengo algo que pedirte, pero no como vice-almirante sino como compañero

—Dime... -respondió inquieto Fredd

—Infíltrate en el grupo de Onishi -le pidió Alarico, Fredd tragó saliva temeroso por la petición- esto no es una orden de vicealmirante, la misión es muy peligrosa y si se enteran de tus intenciones no dudarán en hacer daño a tu familia.

—¿Entonces por qué yo? Sabes que yo tan solo quiero vivir en paz con mi familia... ¿Por qué me lo pides a mi? -le cuestionó Fredd

—Onishi te tiene en alta estima, ¿no? He visto que le has hecho varios recados... Eres el único capaz de entrar facilmente en su grupo y sin levantar sospechas. -le contestó Alarico

—Y... ¿Cómo sabes que no estoy ya en su grupo? ¿Cómo sabes que soy de fiar? -le preguntó Fredd algo desafiante

—Porque eres buena persona. -respondió con calma Alarico, Fredd se sorprendió por estas palabras- Tengo una ligera idea de lo que planea Onishi, así que no, no estás con ellos, alguien con tu moral no se uniría a ese grupo.

—Señor Alarico... Antes ha mencionado que si me pillaban mi familia estaría en peligro... Si decido no aceptar lo que me pides... ¿Lo seguirán estando, verdad? ¿Los planes de Onishi perjudicarán a la isla entera si se dan, no? -dedujo Fredd

—Correcto -confirmó Alarico

—...¿Qué debo hacer?... -le preguntó Fredd

—Aparte de los PX-K, Onishi también está desarrollando nanobots capaces de emular Frutas del Diablo, tiene dos en concreto muy peligrosos, roba sus frascos y dámelos.

—¿Que Frutas son? -inquirió el teniente

—La Fruta Dinger Dinger y la Fruta Neru Neru, pienso asediar la base de Onishi, aprovecha el momento... Y en caso de que muera, usa el frasco de la Dinger Dinger en mi, me niego a dejar que lleves tú toda la presión de la misión. -le informó Alarico- ¡En marcha! -tras decir esto, el Mink comenzó a correr hacía la mina de Piedra Marina

Fredd tomó aire y a continuación descolgó un Den Den Mushi —Aquí Fredd con el reporte que pidió, contraalmirante.


De vuelta al presente, en el palacio de Mary Geoise...

—El Vicealmirante Alarico no responde a las llamadas -dijo uno de los ancianos- hemos de temer lo peor.

—Si Slasher se pone a hablar de lo vivido en el Siglo Vacío, el mundo tal y como lo conocemos puede colapsar -añadió el anciano que portaba una espada

—No nos podemos arriesgar a dejar testigos, hay que eliminar a todos los involucrados, quizá a la isla entera si es necesario -comentó un hombre rubio

—¿Creéis que el enviado será de fiar? -preguntó el anciano con una mancha en la frente- uno de los suyos se encuentra en la isla, quizá vacila y le deja vivir.

—Justo por eso no hemos enviado al Cipher Pol, cualquiera que entre en contacto con Slasher debe ser considerado una amenaza potencial. Con que el mercenario elimine a la mayor cantidad posible nos bastará, podemos deshacernos de él una vez complete su misión.

Un pequeño barco llegó a la costa de Isla Lock, del cual emergió un hombre pelirrojo

—Meterte en un lio tan grande que hasta el Gobierno Mundial está preocupado... Realmente tratas de superarme, ¿no es así, hermanito?

Capítulo 52: Sabotaje

Cartoon: ¿Adónde me llevas?

Zanxus: Kingsgutt ya no es seguro y te necesito vivo, nos vamos a otro sitio.

Zanxus y Cartoon se han escabullido de Kingsgutt y van hacia el norte de la isla. El de la pared tiene las manos atadas con una cuerda sujetada por As de Corazones para que no huya. Además, el mercenario le ha confiscado su marco, llevándolo él en su espalda.

Zanxus: Vamos al distrito de diversiones. Allí contactaré con Tiky y te entregaré para que puedas ayudarnos a robar la piedra marina que guarda la Marine.

Cartoon: ¡Oye, allí quería ir yo también! ¡Hay otro puerto al lado de esa ciudad, podemos irnos juntos de esta isla y no volver nunca!

Zanxus: Tentador. ¿Qué me ofreces a cambio?

Cartoon: ¡Mi ayuda!

Zanxus: Me temo que eso no supera lo que me ofrecen Bestla o Claude por ti.

Cartoon: ¿Qué Bestla?! ¡¿La giganta?! ¿Por qué necesitaría contratarte? ¡Si es una oficial de alto rango en esta isla, tiene soldados y demás!

Zanxus: No le pregunté, pero con saber que me dejaría marchar de aquí si te entregaba mefue suficiente para ir en tu busca, y ahora a callar, nos espera una larga caminata.

Cartoon: ...

Zanxus: ...

Cartoon: ¿No tenías un carromato con caballos?

Zanxus: Lo he dejado en Kingsgutt.

Zanxus y Cartoon siguen su camino mientras, a gran altura, un halcón les observa desde el cielo para luego regresar volando al distrito de diversiones, pasando sobre el río que deja atrás el yermo páramo para regresar a los campos verdes que preceden a los rascacielos que rodean las ferias y las atracciones que sumen la ciudad en un jolgorio constante. El ave aterriza sobre una terraza, reuniéndose con su dueño sentado en una mesa, teniendo junto a él el cartel de recompensa de Voorhes.

Hombre: ¿Ya has vuelto?

El halcón lleva una cámara fotográfica instantánea colgada del cuello, con varias fotos saliendo por su ranura para que el individuo pelirrojo pueda verlas. Las primeras muestran a Voorhes saliendo de Kingsgutt con Simone y Taisen, la última muestra a Zanxus con Cartoon.

Hombre: Así que Zanxus tiene ya un prisionero ¿están tomadas estas fotos en la misma zona?

El ave asiente mientras el pelirrojo mira las fotos más detenidamente, viendo que algunas muestran el pueblo en llamas y los PX-K responsables de tanta destrucción.

Hombre: Tal vez Zanxus ha estado ahí. Mantenme informado sobre la localización del Slasher, Stacy, yo me quedaré aquí para una corta reunión familiar.

Obediente, el halcón alza el vuelo.

Hombre: Puestos a coincidir, qué menos que sabotear a la competencia...

  • [Yaeger Vermilion, hermano mayor de Zanxus y candidato al liderazgo de la familia Vermilion.]

Mientras tanto, en las minas de piedra marina, Onishi está de pie en el interior de un laboraorio, frente a una camilla levantada 45º.

Onishi: Me considero un tipo paciente y todo eso... Pero necesiiiito que tu gente vuelva al trabajo. Tú has demostrado tener influencia sobre ellos, y lo respeto, y por eso, lo creas o no, no voy a matarte.

Un magullado Karlo está atado de manos y pies a la camilla, con un bozal en la boca que le impide hablar.

Onishi: Vas a ver en primera fila por qué es tan importante que mi proyecto se complete. Mis subordinados más cercanos ya se han sometido a la operación, así que tengo plena confianza en que salgas de ella sin sufrir demasiados percances.

El contraalmirante saca un mando de su bolsillo que activa varios brazos mecánicos que se acercan al cuerpo de Karlo.

Onishi: Te convertirás en uno de los individuos más resistentes del mundo, destinado a traer la paz y la justicia al mundo.

Karlo: ¡...!

Onishi: Y en cuanto a tu impulsividad, bueno, no hay nada que una buena lobotomía no arregle. Nos vemos en hora y media.

Y así, el contraalmirante sale de la clínica mientras los instrumentos de operación conectados a los brazos mecánicos se acercan a la piel de Karlo, listos para reemplazarla y reforzarla con duroa piedra marina.

Karlo: ¡¡HMMMMMMMMMMMMMMPF!! ¡¡¡HMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMPF!!!

Onishi: Oh, vaya, ya sé qué se me ha olvidado ponerle que sí di a los demás: la anestesia.

Capítulo 53: Esos dos

En el centro de Kingsgutt, una enorme figura se pone de pie para luego tronarse los brazos y quitarse unas vendas que llevaba en su rostro.

-Bestla: Bien, como nueva.

Tras haberse recuperado de sus heridas, la contraalmirante Bestla se acerca hacia Teehees, quien se hallaba descansando en medio de la calle antes de ser despertado por la gigante.

-Teehees: Agh, ¿qué quieres? ¿vas a arrestarme?

-Bestla: No, si bien me gustaría arrestarte a ti y a los demás criminales, ahora mismo necesitamos a todos los aliados posibles para frenar a Onishi. Así que vamos.

-Teehees: JOHOI No gracias, ya recibí demasiados rayos y demás mierdas en un solo día, aquí estoy bien. No creo que alguien se ofenda por verme durmiendo en la ca-

Es entonces cuando un niño observa al Pochoko algo triste al verle recostado en medio de las calles de Kingsgutt.

-Niño: *snif* Otro ciudadano más sin hogar...*snif* Y lo peor es que no tengo una moneda para darle...

El niño se retira mientras llora, lo cual causa que una paloma cague sobre la cabeza del hombre-cerdo, quien se levanta enfurecido.

-Bestla: Si me acompañas podrás desquitarte con Onishi y sus subordinados. Además, he visto que te gusta destruir a sus PX-K.

-Teehees: Es sabido que las máquinas tienen lingotes de oro dentro, y como no se ofenden puedo golpearlas y gritarles todo lo que quiera..

Tras esta reflexión, Catástrofe acaba poniéndose de pie con una sonrisa en su rostro.

-Teehees: ¡Es preferible destruir cosas antes que quedarme aquí dando lástima y siendo cagado por animales!

Acto seguido pega un salto hacia uno de los hombros de la gigante, intrigando a esta.

-Teehees: ¡En marcha!

-Bestla: Puedes caminar por tu cuenta, y no quiero que uno de tus rayos me alcance a mi también.

El Pochoko es empujado de vuelta hacia el suelo por Bestla, quien comienza a caminar hacia delante, rumbo hacia la mina de Onishi.

-???: ¡Espera, Bestla!

-Bestla: Esa voz...¿Ymir?

Teehees y la contraalmirante se voltean para ver a Ymir corriendo hacia ellos, la cual es acompañada por Acsel.

-Teehees: ¿Y ese?

-Ymir: ¡Déjennos acompañarles!

Tras haberse acercado lo suficiente, Bestla logra reconocer al hombre que acompaña a la peliblanca.

-Bestla: Tú..¿eres un revolucionario, verdad?

-Acsel: Sí, pero este revolucionario tiene información y también quiere acabar con Onishi.

-Bestla: ...Muy bien, te escucho.

Y mientras Rosa de Libertad le cuenta a la contraalmirante lo que está sucediendo en la mina de piedra marina...

-Hombre: ¿Q-quiere un trago, señor?

Dentro del escondite de Claude, uno de los subordinados de este último le acerca una copa de vino a su jefe, quien molesto la arroja hacia el suelo.

-Claude: ¡Como si un trago pudiese solucionarlo todo! ¡la desgraciada de mi hermana escapó, y conociéndola volverá a arruinar mis planes!

Su subordinado comienza a limpiar el suelo, nervioso por la ira de Mil Armas.

-Hombre: ¿Po-porqué cree eso?

-Claude: ¡Siempre consigue fastidiarme! Si se dirige hacia la mina, la cual si todo sale bien será de mi propiedad, ¡ella probablemente se deshará de cualquier objeto de valor con tal de arruinar mis planes!

Tras un tiempo manteniéndose callado y pensativo, el capo se levanta de su asiento para observar un mapa de la isla que se halla pegado en la pared.

-Claude: Eh, una pregunta. ¿Acaso "esos dos" volvieron tras cumplir la tarea que les encomendé?

-Hombre: ¿E-esos dos...? No, ellos siempre se ponen a holgazanear una vez acaban sus obligaciones en lugar de regresar hacia Kingsgutt.

Al oír esto, Mil Armas adopta una gran sonrisa mientras observa el mapa de la Isla Lock, concretamente Riversville.

-Claude: Perfecto...Nunca creí que la desobediencia de mis mejores hombres me sería de utilidad.

El criminal se voltea hacia su subordinado aún manteniendo su sonrisa para colocar su mano frente a el, como si le estuviese pidiendo que le entregue algo.

-Claude: Pásame el caracol, tengo una nueva misión para ellos.

Mientras tanto, a las afueras de Riversville, dos individuos se hallan fumando en el bosque. A su lado cada uno lleva un saco que presumiblemente contiene dinero dentro.

-???: ¿Cuánto tiempo pasó desde que completamos la orden del jefe, Col? Esta cosa me hace perder la noción del tiempo..

Uno de ellos, el cual cabe resaltar que va vestido de payaso, parece estar bajo los efectos de lo que sea que esté inhalando.

-???: Ya van unas horas. Pero tampoco hay necesidad de estar muy pendiente de eso (aunque tú claramente no lo estás), después de todo somos sus mejores hombres, no va a echarnos a la calle por pasarnos un poco de hora.

Por otra parte, el otro hombre lleva un traje negro y una corbata, además de vérsele mucho más centrado que su compañero al no haber inhalado tanto.

Puru puru puru puru...

-Payaso: ¡AH, DEBE SER EL! ¡HABLA TÚ QUE YO ESTOY EN LAS NUBES Y NO SE ME VA A ENTENDER NADA!

-???: Por supuesto hablaré yo.

El hombre elegante se acerca hacia una de las bolsas que cargaban para sacar el Den den mushi de Claude y contestarle.

-???: Jefe, al habla Coltello.

-Claude: Como es costumbre, hace unas horas que no regresan a Kingsgut, probablemente porque se quedaron fumando por ahí después de cumplir con su tarea...Sin embargo, hoy se los perdono, pues hoy eso es un gran beneficio.

-Coltello: ¿Eh?

-Payaso: (¿No está enfadado..?).

-Claude: ¿Dónde se encuentran ahora mismo?

-Coltello: Cerca de Riversville, en el bosque.

Tras sonreír, Mil Armas le cuenta a sus subordinados la aparición de su hermana y la oportunidad que se le presentó para hacerse con la mina de piedra marina.

-Coltello: Ohhh...¿Quiere que asesinemos a su hermana?

-Claude: Me basta con que no sea capaz de llegar hacia la mina, pero si tienen ganas de matarla pueden hacerlo. Supongo que irá acompañada, pero no creo que eso sea problema para ustedes, después de todo son mis mejores hombres, Coltello y Palloncino.

-Coltello: Nosotros nos encargamos.

-Palloncino: ¡Ojujujuju, sí, déjelo en nuestras manos jefecito!

Después de haberle dado nuevas órdenes a sus mejores subordinados, Claude cuelga, teniendo la confianza de que ellos lo lograrán.

-Coltello: Bien, ya oíste.

Coltello se pone de pie y, con solo levantar uno de sus dedos, este es capaz de hacer que la espada que llevaba detrás suya comience a levitar para así acercarla hacia su mano.

["Sable Humano" Coltello, hombre de confianza de Claude y usuario de la Fruta Ejji Ejji. Recompensa: Beli315.000.000].

A su vez, Palloncino arroja su cigarrillo hacia un lado para posteriormente inflar un globo e imbuirlo con haki, aplastando y apagando el cigarro.

["Globos de Hierro" Palloncino, hombre de confianza de Claude. Recompensa: Beli315.000.000].

-Simone: Repíteme que hacemos aquí.

Mientras tanto, no muy lejos del dúo, Simone y Voorhes se hallan dentro del distrito de diversiones esperando a Taisen, con La Desarmada apoyándose en una pared sin entender muy bien lo que sucede.

-Voorhes: El defensor dijo que tenía un plan, y que debíamos pasar por aquí.

-Simone: ¿"El defensor"?

-Voorhes: Sí, porque defiende a la clase obrera como yo.

-Taisen: ¡Hey, aquí estoy!

Taisen se reúne con el dúo mientras lleva dos helados en sus manos y uno dentro de su casco.

-Simone: ¿Esto es parte de tu plan?

-Taisen: Claro, hay que reponer energías para luchar contra las fuerzas del mal.

-Simone: ...¿huh? ¿Solo estamos aquí porque te apetecía comer helado?

-Taisen: Sí. Sin miedo, que no lo robé, pagué por el como es debido.

-Voorhes: Me basta y me sobra con eso último.

Slasher abre la boca para luego sacar una oscura lengua lo suficientemente larga como para enroscarse en el helado, acto seguido se lo traga sin siquiera haberlo saboreado, perturbando tanto a Simone como a Taisen.

-Simone: ....Y dime, ¿a qué te refieres con "fuerzas del mal"?

-Taisen: Ya sabes, mencionaron a un tal Onashe que-

-Voorhes: Onishi.

-Taisen: Mencionaron a un tal Onishi que parece ser el creador de esos robots que nos atacaron, y por lo que entendí también era el jefe de aquella marine cyborg.

-Simone: Cierto, y también es probable que esté relacionado con Claude, ya nada me sorprende viniendo de el...Sin embargo, tanto el como aquella Bestla siguen siendo marines, ¿qué te hace pensar que no nos arrestarán una vez lleguemos?

-Taisen: Vi justicia y determinación en los ojos de aquella gigante.

-Simone: ¡¿Qué clase de argumento es ese?! ¿Tú que dices?

-Voorhes: Oí que ese Onishi tiene algo en contra de la clase obrera...

Mientras dice esto, Voorhes comienza a respirar agitadamente mientras una pequeña aura oscura le rodea, alarmando a sus acompañantes.

-Taisen: ¡Eh eh, calma, te doy mi helado si quieres! ¡helado comprado legítimamente!

Estas palabras logran calmar la sed de sangre de Voorhes, quien le quita el helado de las manos al Huracán Rojo con su lengua.

-Taisen: ¡Ah!

Rápidamente, Taisen empuja a La Desarmada y Slasher para meterles en un pequeño callejón.

-Simone: ¡Eh, ¿qué te pasa?!

El superhéroe le indica bajar la voz mediante señas para luego señalar hacia delante, donde se hallan Zanxus y Cartoon.

-Simone(susurrando): ¿Ese no es As de Corazones?

-Taisen(susurrando): Sí, y por lo visto capturó a Cartoon...

-Voorhes: ¿Todos ustedes los del sindicato van vestidos de rojo? Voy a tener que cambiar mi ropa en ese caso..

-Taisen(susurrando): ¡Ya mismo te libero, amigo Cartoon! ¡Cortaré esa soga con la que te llevan como si fueses un perro con un buen disco destructor!

El pirata levanta una de sus manos con la intención de efectuar su disco de fuego, sin embargo, el orificio por el cual lanza sus llamas apenas suelta una pequeñísima cantidad de fuego.

-Simone(susurrando): ¿Qué haces? No estoy entendiendo nada.

-Taisen: ..........Mierda, me quedé sin fuego.

-Simone(susurrando): Ah que no es infinito.

-Taisen(susurrando): ¡Claro que no! De vez en cuando debo recargarlo con energía eléctrica. Tsk, tenía que ser justo en un momento así...

-Voorhes: (Pero si en teoría te duró durante todo lo que llevas dentro de la isla, de qué te quejas..).

Más adelante, en otra parte de la isla, concretamente en alguna parte de Kingsgutt...

-Tiky: Aghh, ¿adónde te fuiste? Esa no me la esperé..

Caja de Sorpresas observa hacia diferentes direcciones algo molesto, buscando a algo...o a alguien.


Hace unos minutos...

-Rennu: Da igual con quién esté, yo solo debo lealtad a dos entes...a Dios...¡y a la Familia Zigliara!

Después de estas palabras, Rennu se pone de pie para juntar sus manos e invocar a su ente mayor.

-Tiky: Oh vamos, sabes que tu Kami Tasukete...

Viendo esto, Tiky opta por hacer lo mismo, juntando sus manos para así invocar a un ente mucho más grande y musculoso que el de Rennu, además de contar con una larga barba.

-Tiky: ..No se compara con el mío.

-Rennu: ¡Kami Tasukete: Jesus Miracle!

Los ojos de aquel ente invocado por el Monje Criminal comienzan a brillar de tal forma que acaban cegando a Tiky, obligándole a cubrirse su rostro.

-Tiky: ¡Aghh, mis ojos!

Rennu aprovecha este resplandor para correr lo más rápido que puede y así huir de Tiky al saber que no tiene oportunidad contra el.


Mientras continúa buscando al monje, Tiky logra ver sus huellas marcadas en el suelo.

-Tiky: Ya decía yo que no serías capaz de imitar mi Noah's Ark, lo tuyo fue un simple resplandor.

Justo cuando el ex-marine se disponía a seguir el rastro de huellas, una voz situada detrás suya le detiene.

-???: Ahí estás, hijo de puta..

-Tiky: ¿Huh?

Ni bien voltearse, Tiky retrocede después de que su rostro reciba una gran cantidad de ácido cítrico, tosiéndolo y limpiándose la cara con su ropa en cuanto cesa.

-Tiky: *cof* ¡¿Qué haces, estás loca?!

-Samba: ...Tal vez, pero descuida, que ya no tendré oportunidad de cometer muchas más locuras.

-Tiky: Si me atacas es porque descubriste mi pequeña bromita...En fin, me agrada que ya tengas asumido que no tienes oportunidad contra mi.

Mientras sonríe, Caja de Sorpresas acerca sus manos la una hacia la otra con el fin de invocar a aquel ente que usó contra Rennu.

-Samba: Lo único en lo que no tengo oportunidad...es de mejorar en la vida, y mucho menos de estar junto a Ymir.

Tras decir esto, Capoeira vuelve a utilizar su habilidad para lanzarle un chorro de ácido cítrico a Tiky, haciéndole caer al suelo y evitando que junte sus manos.

-Samba: Por lo visto necesitas juntar tus manos para invocar a aquel espíritu raro.

Si bien Tikael se enfada en un principio al oír esto, poco tiempo después recupera la calma mientras se pone de pie.

-Tiky: ¿Y crees que solo se hacer eso? ¿crees que necesito usar el Kami Tasukete para enviarte con tu hermanita?

Este último comentario es más que suficiente para marcar una vena en el rostro de Samba, quien corre hacia el ex-marine con su espada en mano.

A su vez, dentro de la mina de piedra marina, un grupo de científicos con guantes y cubrebocas entran al despacho de Onishi.

-Onishi: ¿Está listo?

-Científico: Así es. Está listo.

-Onishi: *sonríe* Quiero verlo.

Los científicos se hacen a un lado para dejar pasar a Karlo, solo que un tanto diferente. Ahora lleva su cabeza y parte de su rostro cubiertas por un casco metálico con espinas, y su pico fue reemplazado por uno de Piedra Marina para intercambiárselo por una de sus manos.

-Científico: Además de darle capacidades ofensivas y defensivas, le hicimos una lobotomía para que obedezca sus órdenes, contraalmirante Onishi.

-Onishi: Ho, ¿enserio? A ver, ¿qué soy para ti, Karlo?

Tras un tiempo callado y con la mirada en la nada, Karlo acaba dándole la respuesta que el contraalmirante buscaba.

-Karlo: Usted es la máxima autoridad de esta isla, señor Onishi.

-Onishi: Me gusta como piensas. Eh, ¿porqué tiene la mirada perdida?

-Científico: Lo más probable es que sea a causa de un gran dolor que sintió antes de ser convertido en el PX-L1.

Al oír esto, el contraalmirante recuerda la vez en la que se le olvidó colocarle anestesia al cuerpo de Karlo, desviando la mirada para luego cambiar rápidamente de tema.

-Onishi: ..Bueno, nadie es perfecto, mucho menos el SEGUNDO de los PX-L. Y dime, PX-L1, ¿qué harías con las personas que intentasen ir en contra de mis planes?

Tras oír la pregunta de su dueño, los ojos de Karlo adoptan un brillo amarillento.

-Karlo: Quitarlas del camino sin importar cuántas sean, todo por el bien del señor Onishi.

-Onishi: Muy bien...Verás, hay unos cuantos mineros que se oponen a mis planes, pero los necesito con vida para ellos, así que ¿qué harías en ese caso?

El PX-L1 permanece un tiempo callado en busca de una solución a la incógnita de Onishi.

-Karlo: Lavarles el cerebro mediante la palabra. Si eso no funciona, se me ocurren otras opciones, como amenazar a sus familiares.

-Onishi: Ho ho, veo que fuiste despojado de algunos sentimientos inútiles...Bien, ve a hacer lo que tengas que hacer.

-Karlo: Recibido.

Capítulo 54: Treinta y seis horas

El grupo de Bestla, Ymir, Acsel y Teehees se mueven a paso ligero. Con el revolucionario poniendo al tanto al resto de la situación en la mina. —Lo último que supe de mi compañero es que ha habido una revuelta en la mina.— Terminaba de mencionar Acsel.

Bestla se mostraba pensativa. —Puede que eso haya sido un contratiempo para Onishi.— Dedujo la gigante.

—¿Huelga de trabajadores? Creo saber quien los apoyaría.— Mencionó en voz alta Teehees, haciendo clara alusión a Voorhes.

—Es cierto.— Asintió la gigante. —Con eso podríamos tener a Voorhes de nuestro lado de forma segura... y a su bicho también.—

—Oye no digas "el bicho de Voorhes", suena raro.— Comentó Teehees.

—Ehh bueno, su "cosa".— Intentó corregirse Bestla.

—¡Eso suena aún más raro!— Terminó por vociferar el pochoko.

Acsel reía mientras que Ymir se mantenía seria, con la mirada fija en el suelo. Bestla notó la extraña actitud de su antigua superior, pero algo la interrumpió justo antes de que pudiese preguntarle que le sucedía.

—¿¡Bestla!?— Exclamó una voz a la distancia. Atrayendo la atención de todos.

—¿Vicealmirante Alarico?— Se preguntó en voz alta al reconocerlo.

—¡Alarico!— Se sorprendió al verlo Ymir.

—¡Ymir!— Exclamó también el mink al verla.

—¡Teehees!— El pochoko gritó su propio nombre, con ironía.

El vicealmirante se acercó apresurado. —No saben cuanto me alegra encontrarme con ustedes.— Decía mientras intentaba tomarse un respiro.

—Creí que habías caído contra Onishi.— Mencionó Bestla, alegrándose por verlo.

—De hecho sí, dos veces.— Aclaró el mink.

—Onishi se las arregló para jodernos a todos.— Esta vez habló Ymir, con un tono depresivo.

El grupo se quedó en silencio por unos segundos, hasta que Bestla habló.

—¡Y aquí estamos!— Sorprendidos la observaron. —Es nuestro turno de joderlo a él, este es nuestro contraataque.—

Tanto Acsel como Alarico esbozaron una sonrisa, mientras que Teehees halagó a la gigante.

—Si que sabes motivar a los demás.—

—Igual que en los viejos tiempos.— Murmuró para sí misma Ymir.


Hace 12 años.

En una amplia oficina de un tono celeste, un oficial de la marine se encuentra detrás de un escritorio con una mirada seria. Frente a él se encontraba una joven Bestla.

—¿Entiendes que tu accionar casi le cuesta la misión a la Marine, verdad?— Dijo el oficial.

—Pero no fue así, por lo que no veo cual es problema.— Respondió la gigante.

—El problema es que no acatas las órdenes. No es la primera vez que lo haces.— Replicó el oficial.

—Si hubiera acatado órdenes, en vez de estar perdiendo el tiempo aquí estaría organizando un funeral para el resto de soldados.— Esta vez Bestla habló en un tono desafiante.

—La cadena de mando existe por una razón, y debe respetarse. Si tienes problemas con eso entonces...—

Antes de que el oficial pudiera terminar sus palabras, las puertas de la oficina se abrieron de par en par de un brusco golpe. No tardando en ingresar Ymir, con una expresión furiosa, alarmando al oficial.

—¿Por qué retienes a mi cadete aquí?— Exclamó con una actitud amenazante.

—Bueno, verás, le estaba explicando que su accionar...— Intento explicar el nervioso hombre.

—¿Su accionar qué? Fue por ella que lograron acorralar a los piratas alejándolos del puerto de la ciudad, salvando a civiles.—

—Bueno si, pero...— El hombre estaba cada vez más nervioso.

—Así que la próxima vez que intentes intimidar con tus estúpidas formalidades a uno de mis oficiales te haré tragar todo este papeleo que tienes.—

Terminó por decir Ymir, para luego observar a Bestla y mover su cabeza, en señal de que saliera. Por lo que la gigante obedeció, no sin antes dedicarle una sonrisa al oficial, quien anonadado se hallaba observando la pila de papeles que tenía sobre su escritorio.


—¿Y bien, tienen un plan?— Preguntó Alarico.

—En un principio mi idea era usar las habilidades de Louis Cartoon para tomar la mina, pero Onishi estaba preparado para eso, tiene muchos trucos bajo su manga.— Explicó Bestla.

—No necesita un sistema de seguridad. Tiene subordinados modificados, incluso él mismo se ha vuelto un cyborg.— Comentó Alarico.

—Nos ha hecho luchar entre nosotros.— Acotó Ymir.

—Es por eso que pensé en reunir a todos en una tregua temporal, por un objetivo en común.— Dijo Bestla. —Aún hay algunos cabos sueltos, pero creo que es posible.—

—Como revolucionario, me parece bien.— Habló Acsel.

—En ese caso, atacaremos la mina en pasado mañana. Tenemos treinta y seis horas para reunir y convencer al resto de que se nos una.— Comunicó Bestla.

—¿Por qué dos días?— Preguntó Teehees.

—Es tiempo suficiente para recuperarnos y organizarnos.— Ymir agregó.

—Exacto.— Afirmó. —Además, tengo entendido que en dos días habrá luna llena.— Terminó por decir Bestla, para luego dirigirle la mirada a Alarico.

Capítulo 55: Merienda perspectiva

Con alrededor de 30 horas restantes para atacar la mina había algo que estaba claro. Como experto en revolucionar, estaba claro que no podríamos hacer una revolución en nuestro estado actual, este siendo claro, con hambre...

Acsel: ~ ¡Es hora de la merienda! ~

La merienda, uno de los mejores métodos para reunirse a organizar estrategias de revolución, había sido convocada por nada menos que por mí, Acsel Rous, quien había robado emparedados de lo de Onishi. ¡De esta manera estaba más que seguro de que podríamos preparar una estrategia con la que vencer a Onishi de una vez por todas!

Bestla: Alarico, no puedo evitar notar que dices haber caído dos veces, ¿como lograste huír?

Alarico: Oh verás Bestla, mi estrategia inicial se pasó de mano. Por un momento solté la mano a la vida, pero debido a mi plan, pude aferrarme doblemente y...

Teehees: ¡Que si, que te volvió a crecer la mano! Queda claro que quieres usarla, pero un solo chiste de manos mas y juro que esta isla explota con todos dentro.

El cerdo pelón parecía irritado por el cerdo peludo, posiblemente por la diferencia de porcinidad entre ambos o algún otro aspecto que no notaba a simple vista. De todas maneras el cerdo peludo siguió su explicación conteniendo la felicidad de que le creciera un brazo.

Alarico: Onishi ha replicado frutas del diablo sin contratiempos, así que planee alrededor de esto el ser dotado por los poderes del Slasher en caso de morir. Si queremos vencer tendremos que hacernos con todos los posibles poderes que haya reunido además de vencer a sus subordinados robotizados y... Espera, ¿tu eres el que destruye islas?

Teehees: Podría decirse que yo destruyo islas, pero prefiero el término "las islas se destruyen conmigo".

Bestla: Podría ser una apuesta arriesgada, pero Catástrofe, tu podrías destruír la mina con tu poder, ¿no es así?

Teehees: Abso-puta-mente no. Eso no es mi poder, el mundo ha decidido destruirse para llevarme con él, y no pienso dejar que otra cosa me sacuda el craneo esta semana.

La intriga impregnó la atmósfera ante la declaración del cerdo pelón, ¿Su mayor poder no era suyo? Esa era una noticia que no veías todos los días. Y ni siquiera yo, Acsel Rous, podría haberlo visto venir.

Ymir: ¿Dices que 3 islas se autodestruyeron solo para acabar contigo?

Teehees: Serían 4 de no haberme exiliado de mis tierras, podrían ser mas si llevase al menos un año en el mar. No hay forma de que pueda acabar con la mina específicamente.

Bestla: Catástrofe, ¿Como se activa este fenómeno destructivo que te persigue?

Teehees: Ocurre cuando no le gusto a la gente, lo cual suele ser bastante seguido.

Saqué la guitarra más pequeña conocida por el hombre de mi bolsillo y con una sola mano yo, Acsel Rous, entoné música de ambiente ante dicha revelación tan trágica.

Acsel: Pobre nuestro aliado porcino, un destino trágico le persigue por la vida. Me disculpo por la molestia pero he de preguntar, ¿Que os llevó a tal desdicha?

Teehees: Eh...


Teehees: Entra la garra, salen las tripas ~ JOHOI estos esquimales son geniales para practicar lanzamiento de enanos una vez les quitas las piernas.


Teehees: Le caía mal a un tipo que hacía embrujos, por algún motivo... A veces me pregunto si el mundo seguirá en mi contra por siempre, es bastante injusto...

Capitulo 56: Solo para lastimar

Hace 40 años...

Un gran revuelo se alza en la que en aquel entonces era la casa más rica al sureste de Isla Lock, la esposa del jefe de la familia Patirno, una de las casas criminales de Kingsgutt ha sido encontrada muerta en su cama por sus dos hijos...

¿???: ¿Mamí?

¿???: ¡Mamí!  ¡Buaaaaahhh!

... los gemelos Simone y Claude, de solo 5 años

Simone: ¿Papi?

Su esposo, lejos de la ciudad por asuntos “familiares”, regresa solo para encontrarse como los criados sacan a su esposa del cuarto bajo una sabana ensangrentada y sus hijos se quedan en el pasillo, ante su mirada anonadada.

Claude: ¡Papi! ¡Buahhhhh!

Simone: ¿Papi? ¿Que le paso a Mamí? ¿Por qué  no responde?

Capo Partino: Tu madre... está...

Muerta. El capo va tras el cadáver de su mujer con la mirada pérdida. Y aunque la nana de los niños los hace permanecer lejos, Simone, la única de los dos que no está llorando, alcanza a oír como uno de los hombres de su padre le dice algo.

Hombre: Todos los guardias estan muertos también . E igual que su esposa, todos tenían un solo tiro de arma de fuego, justo en el pecho. Claramente obra de los matones del capo del Bajo Keyes. Es un milagro que no fueran por los pequeños.

El capo escucha entre abrumado y furioso. Mientras los niños se aferran a su consternada nana que ya esta llevándoselos de ahí.

Nana: Ay, mis pobres pequeños. ¿Quieren ir por un chocolatito caliente y un canoli para el susyo?

Simone: ¿Nanita?

Nana: ¿Si, mi pequeña Simone?

Simone: ¿Qué es... un arma de juego?

Nana: Arma de fuego...

Simone: Si... ¿qué es?

La mujer, aunque teniendo dificultades por lo delicado del tema y tambien la salud mental de los pequeños y hasta ella misma por el asesinato recién ocurrido, hace su mejor esfuerzo por explicarlo a su pequeña señora.

Nana: Un arma es... algo que se usa para lastimar a otros.

Claude: Lastimar a otros... *sniff*

Simone: ¿Eso es lo que le paso a mi Mamí? ¿La lastimaron?

Nana:... Si, mi pequeña Simone. La lastimaron tanto que se fue al cielo.

Esto último hace que ahora si la niña se inunde en lagrimas igual que su hermano. Se fue al cielo, es lo que les decían todo el tiempo sus padres con respecto a todos sus “sus tíos y tías” de la Familia Patirno cuando estos simplemente dejaban de aparecer en la casa. Era algo malo, algo triste. Su mamá, igual que todos ellos, no iba a volver.

Simone: ¡Las armas son malas, nanita! ¡Buahhh! ¡Las armas son malas!

Claude: Las armas... lastiman... snifff.

La mujer, siendo empleada de una casa criminal, se reserva más comentarios, solo dejan que los pequeños lloren.

....

Hace 35 años...

Desde aquella fatídica noche, los dos niños ahora estan bajo vigilancia 24/7.  No obstante, su situación ha empeorado mucho desde entonces. Desde la noticia de la muerte de la señora Patirno, las otras casas criminales tanto de Kingsgutt como de Keyes y hasta de Riversville han interpretado ese homicidio como señal de debilidad, haciendo los ataques a los Patirno más constantes.

Guardaespaldas: ¡Detrás de mi, niños! ¡Gahhhh!

Aunque logra defenderlos hasta que llegan los refuerzos, su protector muere ante los ojos de Simone y Claude. Ella se aferra a su cuerpo mientras que el observa que el arma con la que intento defenderlos es más pequeña que aquella con la que lo acribillaron.

Simone: Odio las armas...

Hace 30 años...

Los dos jóvenes, ya adolescentes, llegan bastante silenciosos al estudio de su padre, el cual les mira muy acongojado.

Capo Partino: Gracias al padre están bien. ¿Qué pasó?

La mujer de los hermanos no reacciona, así que es Claude el que habla.

Claude: Nana murió. Simone abrió su ventana para tomar el News coo de hoy. Ella vio al francotirador... y la empujo.

Simone: (murmurando) Las armas otra vez...

Claude: ¡Padre! ¡No podemos vivir así! ¡Nos hemos cambiado de casa tres veces! ¡No podemos dar ni un paso sin que quieran volarnos la cabeza! ¡Si me dejas ayudar, tal vez podamos lograr un plan para...!

Partino: ¡Por enésima vez no, Claude! ¡No dejare que tu o tu hermana se involucren en esto!

Claude: ¡¿Involucrar!? ¡Estamos hasta acá de involucrados desde que llegamos al mundo! ¡Los hombres me han estado enseñando a usar las armas! ¡Déjame hacer algo! ¡Simone, dile!

Pero la chica esta ensimismada.

Simone: Odio las armas...

Claude: Simone. Simone, que digas algo...¡ Simone!

¿¡Simone!?

Simone: ¿¡Que!? ¡Ah!

La mujer despierta sobresaltada en una mesa del distrito de diversiones, notando que Taisen amablemente le ofrece una lata de alguna bebida energética.

Taisen: Toma, amiga. Estas me mantienen corriendo por días.

La desarmada, avergonzada, solo la coge y da un trago. Llevaban un rato siguiendo a Zanxus y Cartoon, los cuales tambien se habían sentado  en una de las mesas del área de comida aparentemente para planear algo.

Zanxus: Pon atención, Cartoon. A menos que quieras seguir el plan desde una bolsa.

Cartoon: ¿Podría al menos pedir una hamburguesa?

Pero con tantas emociones del día, que ya se volvió de noche, ella ha terminado por perder contra Morfeo brevemente.

Simone: * bostezo* ¿ y el hermano socialista?

Voorhes: Aquí, camarada.

El cefalópodo espacial viene con unos gorros ridiculos y antifaces de carnaval que mucha gente trae en el parque, todos ellos de color rojo.

Voorhees: Con esto pasaremos mas desapercibidos. Y tambien estaremos bien uniformados como el sindicato.

Los tres, ahora “disfrazados “ se disponen a seguir en su vigilancia. Pero se ven interrumpidos.

¿???: ¿Un globo para los amigos?

Quien se los da es un payaso bastante extraño.

Voorhes: Hmmm compartir un globo es de camaradas, ¿puede ser rojo?

Taisen: ¡Un payaso! ¡Amo los payasos!

Simone: Espera... ¡ese no es un...!. Y entonces la mesa donde estaban sale volando, casi aplastando  Cartoon y Zanxus.

Zanxus: tsk...

Cartoon: ¡¡Que cojones...!!

Capítulo 57: El perdón

En el distrito de diversiones algo acaba de ocurrir, una persona vestida de payaso lanzó volando la mesa en la que Simone, Voorhes y Taisen estaban sentados, la cual casi impacta sobre Cartoon y Zanxus, alarmándolos. Mientras tanto, desde una terraza un hombre pelirrojo, algo fornido y con prendas oscuras los observa pacientemente mientras juega con una daga.

Yaeger Vermilion: ¿Oh? Parece que alguien se me ha adelantado, bueno, puedo esperar. Después de todo si este tipo limpia algunos objetivos todo será más rápido.

De pronto, un ave parecida a un halcón regresa a la mano de su dueño, trayendo consigo uno de los extraños gorros que cargaba Voorhes. Sin embargo, el ave parece mucho más pequeña de lo normal, volviendo a su tamaño habitual al aterrizar.

Yaeger: Mmh... Buen trabajo Stacy, esto servirá para rastrearlo después. Esa tecnología de cambio de tamaños que nos vendieron es realmente útil, es una pena que sólo funcione en animales.

El mercenario guarda el gorro en su abrigo y vuelve a observar la zona.

Yaeger: De momento, me gustaría centrarme solamente en dejarle las cosas claras a ese segundón de mi hermano.

El Vermilion toca la cicatriz de su ojo izquierdo, teniendo un desagradable recuerdo.

Hace 10 años. En alguna parte del Imperio Vermilion.

Mirrah Vermilion: Esos dos jamás dejan de luchar entre ellos, parece que hubieran nacido para odiarse.

Beryl Vermilion: Ambos tienen el ego demasiado alto, están seguros de que merecen el liderazgo de la familia.

Mireya Vermilion: Sí, y están locos por el poder que eso conlleva.

La batalla entre los dos Vermilion es feroz, ambos impactan varias veces sus armas, las dagas de Yaeger y las cartas de Zanxus chocan múltiples veces mientras ambos hermanos intentan herir al otro.

Yaeger: ¿A quién dices que vas a superar, hermano idiota?

Zanxus: ¡No lo digo, es lo que ocurrirá!

Yaeger: ¡¿Estás seguro?! ¡Crimson Shot!

Yaeger logra de alguna forma teletransportar su puño al lado de la cara de Zanxus, para propinarle un gran puñetazo con su oscuro puño.

Zanxus: Tsk... Qué molesta habilidad.

Yaeger: ¡Voy a destrozarte!

El enfurecido mercenario vuelve a teletransportar su puño para golpear a su hermano, pero ésta vez Zanxus parte su rostro en múltiples piezas para evitar el ataque.

Beryl: Vaya, es la primera vez que logra separarse antes de que Yaeger lo golpee, parece que está aprendiendo a usar mejor su fruta.

Yaeger: ¡Sólo un golpe de suerte! ¡Crimson Burst!

Yaeger comienza a teletransportar sus puños rápidamente a gran velocidad, propinándole al As de Corazones una gran ráfaga de puñetazos que lo hacen caer al suelo.

Mireya: Y con eso se acabó, así es siempre, no se puede contra la fruta Shoto Shoto de Yaeger.

Sin embargo, Zanxus logra levantarse del suelo como puede, con sangre saliendo de su boca.

Zanxus: Si de verdad crees que no puedo superarte, intenta darme tu mejor golpe...

Yaeger: Y sigue desafíandome... Está bien, tú mismo te lo buscaste. ¡Crimson Death!

Mirrah: ¡¿Piensa usarla contra Zanxus?! ¡Si por esa técnica le llaman “Muerte Carmesí”!

Yaeger comienza a teletransportar su cuerpo rápidamente alrededor de Zanxus, haciendo pasar sus puños por varios portales para aumentar exponencialmente su velocidad, su hermano a duras penas logra separarse en piezas lo suficientemente rápido para evitar algunos de los ataques pero los que le impactan sobre él le hacen expulsar gran cantidad de sangre.

Yaeger: ¿TE VAS A RENDIR YA O QUÉ?

Zanxus: Yo voy...

As de Corazones comienza a levantar una carta con uno de sus brazos, intentando atacar a su hermano mientras recibe más golpes, sin embargo Yaeger es rápido y bloquea su brazo con suma facilidad.

Zanxus: ...A vencerte.

Zanxus levanta su otro brazo haciendo amague para atacar, pero al intentar bloquear el brazo del piernas largas, Yaeger nota que no hay nada ahí, es simplemente una manga vacía. Zanxus sonríe al ver que su hermano ha caído en la trampa.

Zanxus: ¡BACKDOOR!

Para sorpresa de Muerte Carmesí, el brazo de Zanxus aparece en su espalda con una carta en la mano, con la cual propina un gran corte en el ojo izquierdo de Yaeger, haciendo que este detenga su ataque por completo.

Beryl: No me creo lo que estoy viendo.

Yaeger: Ahora sí... Que estás... ¡¡MUERTO!!

Muerte Carmesí se abalanza sobre As de Corazones con una de sus dagas en la mano, dispuesto a matarlo guiado por sus impulsos. Pero justo antes de que pudiera hacerlo, un hombre de avanzada edad cuyo cabello pudo haber sido rojo en algún momento de su vida, aparece entre ambos deteniendo el ataque de Yaeger y la defensa de Zanxus.

Mirrah: Mierda, esos dos están en muy jodidos. Se vienen torturas.

Yaeger: Pa-padre, yo... Nosotros...

Líder de los Vermilion: No tienes nada que explicarme, lo he visto todo. Las reglas de esta familia son claras, y la más importante es no asesinar a miembros de la familia. Noté tus intenciones asesinas en ese último golpe, Yaeger.

Yaeger: Lo siento padre, no volverá a ocurrir.

Líder de los Vermilion: Estoy seguro de ello. Y en cuanto a ti, Zanxus, acabas de herir a un miembro de la familia de gravedad. Espero que estés listo para afrontar las consecuencias.

Zanxus: Lo estaré, padre.

Fin del flashback

Yaeger: Puede que no pueda asesinarte Zanxus, pero pienso devolverte el favor aplastándote y liándola lo máximo posible en esta isla. Si logro hacerlo, sin dudas me ascenderán a líder de la familia y tú conocerás tu lugar, hermano idiota.

Mientras tanto, en alguna parte de Kingsgutt Samba ataca fervientemente a Tiky, llena de ira y odio por lo que éste le hizo a su hermana.

Samba: ¡Vas a morir aquí y ahora!

La Capoeira sigue enviando ácido cítrico a Tiky, lanzándolo cada vez más lejos y no dejándole actuar.

Tiky: (...Piensa Tiky, puedes escapar con Noah’s Ark o matarla como hiciste con su hermana pero, ¿es realmente lo más conveniente?...)

Samba: ¡Contraataca! ¡Quiero ver que lo intentes! ¡Sufre!

La peliblanca furiosa comienza a atacar con su espada a Tiky, logrando éste bloquear los ataques con su rosario a duras penas, las estocadas de Samba son cada vez más poderosas incluso llegando a hacer titubear un poco a Caja de Sorpresas.

Tiky: (...Toda esta ira, esta rabia... Y por dentro totalmente inestable y destrozada, buscando una salida. Es perfecta para esa técnica...)

Samba: ¡¡Te mataré!! ¡Last Dance: Carnival Juice!

La morena transforma todo su cuerpo en ácido cítrico y se acerca a gran velocidad a Tiky girando, quien se alarma al ver el ataque. De pronto, una parte del ácido de su cuerpo es lanzada a los ojos del pelinegro, quien logra evitar la ceguera gracias a sus gafas. Sin embargo, al quitarse las mismas empapadas Caja de Sorpresas puede apreciar la espada de Batuca a centímetros de su cara.

Samba: ¡¡TE TENGO, ASESINO!!

No obstante, justo cuando la espada está a punto de impactar en su rostro, Tiky usa su haki para tomar del cuello a Samba y estamparla contra el suelo, no sin antes recibir un gran corte en la mejilla.

Samba: Tsk... Suelta... Me...

La Capoeira intenta liberarse, pero el agarre de Tikael es demasiado fuerte. Sin embargo, no es sólo eso, Samba ya no tiene fuerzas para luchar.

Samba: Lo he... Perdido todo. Ya no me queda nada, nunca fui útil para nadie... Siempre causé sufrimiento en las personas, y la única persona que aún así me valoraba está muerta... Mátame, de una vez, por favor.

Tiky: Aún hay una solución, un camino. Lo veo en tus ojos, no todo está perdido.

Samba: ¿Que no... todo está perdido?

Tiky: Sí, cometiste muchos errores en tu vida, pero lo veo, aún tienes alguien que te aprecia tal cual eres y que está dispuesto a darte una segunda oportunidad.

Samba: Yo... ¿Tengo a alguien?

De repente, a Samba le llegan todos los recuerdos de cuando Ymir la apoyó y estuvo con ella a pesar de saber que era una criminal que cometió crímenes atroces, confiando en que ella cambiaría, incluso llegando a salvarle la vida.

Samba: Tengo a alguien...

Tiky: Además, ¿Acaso Teresa querría que mueras? No, quería que vivieras, que seas feliz.

Samba: Pero... Yo hice muchas cosas malas, esas cosas me perseguirán para siempre...

Tiky: ¿Y qué pasa si te digo que puedo perdonarte de todos tus pecados del pasado para que puedas comenzar de cero?

Samba: ¿Puedes... Hacer algo así?

Tiky: Sí, pero sólo si te queda al menos una pizca de arrepentimiento en tu corazón.

Samba siente cómo Teresa desde algún lugar le da un empujón en la espalda para salir adelante.

Samba: ¡Vale, hazlo!

Tiky: Como diga, señorita. ¡Kami Tasukete: God’s Sacred Forgiveness!

Luego de recibir un gran halo de luz en su cabeza y que éste desaparezca unos segundos después, la Capoeira siente su mente limpia, libre de remordimientos y rencores, por fin es libre de todo aquello.

Tiky: Aprovechando la ocasión de que estás más calmada, puedo explicarte por qué hice lo que hice.

Samba: ¿Por qué... Mataste a Teresa?

Tiky: Sí... Verás, lo cierto es que técnicamente no la maté yo. Un sujeto llamado Onishi que hace experimentos con seres humanos en ésta isla había secuestrado a tu hermana y le había lavado el cerebro para que sólo pueda seguir sus órdenes. Digamos que ella... Ya no era tu hermana.

Samba: No puedo creerlo... Onishi le hizo algo así...

Tiky: Sí, ella me atacó y tuve que defenderme. Además, quería liberarla de ese sufrimiento.

Samba: ¡Ese Onishi me las va a pagar!

Tiky: Sí, yo quiero destrozar sus malvados planes también. Podemos hacerlo juntos si te parece bien, por Teresa.

Samba: No me fío mucho de ti aún pero... Vale.

Tiky: Perfecto.

Tiky sonríe maliciosamente al ver que Samba ha caído en su mentira. Un nuevo aliado más en contra del contraalmirante de la Marine.

Capítulo 58: Compañeros en el crimen

Zanxus: Agh, ¿qué puñetas pasa ahora?

Cartoon: ¿Taisen?

Taisen: ¡CARTOON, COMPAÑERO JUSTICIERO, RÁPIDO, UN MALVADO NOS ATACA!

Cartoon: ¿Qué dices? Eh, mira, un payaso.

Simone: ¡No es un payaso, desgraciados, es…!

Zanxus: Un asesino.

Simone: ¿Eh, y tú qué sabrás?

Zanxus: Por el amor de Dios, sé reconocer a un asesino cuando lo veo, llevo mucho tiempo metido en este tipo de mierdas.

Taisen: ¡Pues habrá que darle su merecido a estos…!

Voorhes: ¡CUIDADO!

El esquimal agarró a sus compañeros para echarlos al suelo, viendo luego como una katana pasaba por el aire a la altura de sus cabezas, si este no hubiese tomado esa acción evasiva, a estas alturas ya estarían decapitados.

Cartoon: ¡¿Quién ha sido el…?!

Coltello: Tsch, Palloncino, se supone que tenías que mantenerlos a punto para un corte limpio.

Palloncino: ¡JA JA JA, pero tío, has ido muy rápido, no me ha dado tiempo a dejarlos en el sitio!

Simone: Tsch, son subordinados de Claude.

Coltello: Mira, sabe pensar.

Simone: ¡¡¡Y MUCHO MÁS, ESCORIA!!!

La mujer se puso de pie todo lo rápido que pudo para luego levantar las manos hacia el hombre con cara de payaso, alertando tanto a él como a su compañero.

Simone: MONKEY…

Coltello: ¡Ah no, de eso nada, WAY OF THE BLADE!

Simone: ¡!

El sicario hizo uso de su fruta Ejji Ejji para redirigir su arma hacia Simone, sin embargo, para suerte de esta, Taisen dio una fuerte patada imbuida en haki a esta desviándola del trayecto, protegiendo así a su aliada.

Simone: Tsch, gracias supongo.

Taisen: ¡NO PUEDO PERMITIR A DOS MALVADOS CAMPAR A SUS ANCHAS, PREPARAOS PARA SUFRIR LA IRA DEL HURACÁN ROJO DE LA JUSTICIA!

Coltello: Algo me dice que te vas a poner en medio.

Taisen: ¡SILENCIO, RED CANNON!

Una potente llamarada surgió de ambos brazos de Taisen, consiguiendo Coltello esquivarlo haciéndose a un lado, sin embargo, pronto notaría cómo el superhéroe se había lanzado a por él, consiguiendo darle un fuerte puñetazo en la cara.

Simone: ¡Y TÚ NO TE ESCAPAS, MONKEY…!

Pero al girar de nuevo la vista hacia su contrincante, el payaso había desaparecido del lugar, corriendo a lo lejos, fuera del rango de alcance de la Desarmada.

Simone: ¡Será cagón!

Voorhes: ¡TÚ, VUELVE!

El esquimal había desarrollado un extraño interés por Palloncino, lanzándose a perseguirle sin pensarlo demasiado, dejando atrás a Simone.

Simone: ¡TÚ, ESA PRESA ES MÍA!

Aunque no tardaría demasiado en correr ella también tras el que había intentado acabar con ella, mientras tanto, Cartoon y Zanxus seguían en el mismo lugar, aún en el suelo, Louis se levantó antes que su secuestrador.

Cartoon: Bueno, eso podría haber sido un contratiempo, ¿seguimos?

Zanxus: …

Cartoon: ¿Eh?, oye tú, ¿qué miras?

El pelirrojo se encontraba mirando al cielo como hizo más tarde El de la Pared, por primera vez en mucho tiempo, la cara de Zanxus había cambiado, su sonrisa pícara desapareció sustituida por una boca abierta y ojos casi en blanco que denotaban una seria preocupación; y la razón de su tormento: un halcón sobrevolando en círculos la zona, un halcón que Zanxus reconocía.

Zanxus: Mierda.

Por su parte, Claude había salido de su base junto a varios de sus hombres, evidentemente, el jefe iba armado hasta los dientes, con un amplio surtido de dagas, algunas escopetas y un par de espadas, además de un gran bazuca a su espalda.

Mafioso: ¿Está seguro de ir así y ya?

Claude: Cállate, tengo mucho en la cabeza, me han tomado el pelo e hinchado los huevos demasiado en un solo día..

Mafioso: Ya, pero ir así tan vistoso ya a la mina de piedra marina… yo no lo.

Claude: ¡Y ahí está una de las razones de mi cabreo!

Mil Armas se refería a Tiky y Samba, que encontraban caminando mientras hablaban.

Claude: ¡Rodeádlos!

Mafiosos: ¡Sí señor!

Los dos aliados seguían caminando por Kingsgutt, a punto de salir de la ciudad, cuando en unos segundos y sin darse cuenta de lo que sucedía, ambos personajes se encontraron rodeados de mafiosos apuntándoles con armas de fuego a la cabeza.

Samba: ¡Eh, estos tipos me suenan!

Tiky: Maldita sea, Claude…

Claude: ¡Tú, ¿se puede saber qué pretendías?!

Tiky: Espero que no pienses que te he traicionado…

Claude: ¡CÁLLATE, ERES UN JODIDO MENTIROSO COMPULSIVO, TODO LO QUE SUELTAS POR ESA BOCA NO ES MÁS QUE MIER…!

Tiky: ¡TSCH, TSCH, TSCH, AHORA TE LO EXPLICO!

Samba: …

El hombre, desarmado y alzando las manos se dirigía lentamente hacia Claude con la intención de entablar una conversación sin derramamiento de sangre, alejándose lo más posible de Capoeira para que no escuchara la conversación.

Tiky: *Susurrando* Claude… necesitamos aliados para acabar con Onishi, te garantizo las minas, de verdad, pero he tenido que hacer creer a esta mujer que maté a su hermana porque ese tipo le lavó el cerebro, si me sigues el cable, tendremos a alguien bastante fuerte de nuestro lado, todos ganamos, ¿no?

Claude: … ¡EH, TÚ!

Tiky: ¡!

Samba: ¿Eh, yo?

Claude: ¿Este tipo te ha dicho lo de tu hermana?

Samba: Lo del lavado de cerebro de Onishi, sí, lo sé.

Claude: Y de que tuvo que matarla para que no sufriese, ¿no?

Samba: Todo.

Claude: Comprendo…

Tiky: ¡Bien!, ahora todos podemos.

Claude: ¡A LAS PIERNAS!

Tiky: ¡!

Los mafiosos que los rodeaban comenzaron a disparar a las piernas de Caja de Sorpresas, derribándolo.

Samba: ¡¿QUÉ HACES?!

Claude: Este puto desgraciado te ha mentido, lleva haciendo lo mismo conmigo desde hace tiempo.

Tiky: ¡¿QUÉ MOSCA TE HA PICADO, POR QUÉ HACES ESTO?!

Claude: Pensaba que era evidente, PORQUE TE ODIO CON TODA MI ALMA.

Samba: ¿Era mentira?

Tiky: ¡No, espera, te lo explico, yo… realmente…!

Por primera vez, la tranquilidad que caracterizaba a Tiky había desaparecido, no podía dejar de sudar por la situación y de temblar por lo que la peliblanca pudiese hacerle.

Samba: Ya lo sabía.

Claude: ¿Eh?

Tiky: ¡¿EH?!

Claude: Pero… ¿tú eres imbécil, por qué no lo has matado en el acto?

Samba: No tengo porqué dar respuestas de mis acciones, de momento vamos a por el Onishi ese, luego ya veremos lo que hacemos, al final, parte de lo que ha dicho tiene razón.

Claude: ¿Qué?

Samba: Todos salimos ganando.

Capítulo 59: Sigo sin fiarme de ti

La soledad. Esa paz que te llena todo el alma cuando estás solo en el mundo. Con solo Dios haciéndote compañía en este mundo cruel y lleno de crímenes y desgracias.

Rennu estaba sentado apoyado en la pared de un rincón de Kingsgutt, aún con heridas en la cara.

Rennu: tengo que encontrar a los demás, yo solo no puedo vencer a Tiky...

El monje se levantó y se puso a caminar en busca de sus compañeros criminales, sin pensar que en poco rato encontraría a Acsel, Alarico, Teehees, Bestla e Ymir en la misma ciudad.

Bestla: hmm, ¿Monje Criminal? ¿Qué estás haciendo aquí, no estabas con Tiky? ¿Y qué sabes de Onishi, por qué estabas aliado con él?

Acsel: la familia Zigliara... algo había oído sobre ella.

Teehees: pues yo no.

Alarico: ...

Ymir: ¿estás bien? Simone estaba preocupada por ti.

Rennu solo reaccionó con Ymir, ignorando a los demás.

Rennu: ¿dónde está Simone? ¿Y el salv- digo, Voorhes?

Acsel: se fueron hacia el norte, a las minas de piedra marina.

Rennu: necesito que me ayuden para ganar a Tiky.

Bestla: ¿por qué, no erais aliados?

Teehees: me da la impresión de que no te fías del tipo ese.

Bestla: quiero saber si es nuestro aliado o no.

Alarico: la familia Zigliara no ha sido nunca de mucha confianza.

El monje suspiró y se sentó una roca que había cerca.

Rennu: supongo que eso es lo que pasa cuando eres de una familia de los Bajos Fondos, luchando siempre para el máximo poder y control posible.

Alarico: tus padres controlan gran parte del Inframundo en el South Blue.

Rennu: en realidad hace mucho tiempo que no los veo... casi ni me acuerdo de sus caras. Me mandaron de pequeño en Aiaccia y allí he vivido mucho tiempo, acompañado de Dios.

Bestla: y matando mucha gente.

Rennu: pecadillos sin importancia con los que Dios ya me ha perdonado.

Bestla: tsk...

Ymir: ¿y qué hay de Tiky?

Rennu: él... fue mi maestro en Aiaccia. Me enseñó todo lo que sé sobre el Kami Tasukete. Pero también...

Zigliara desvió la mirada, bajando la cabeza como si le diera vergüenza continuar hablando. Al parecer solo Acsel entendió el motivo.

Acsel: y de allí los abusos sexuales a chicas.

Todos: ...

Bestla: repugnante.

Alarico: ¿y el asesinato del príncipe Agapetus?

Rennu: ah, eso. Una misión como cualquier otra.

Ymir: ¿y lo de trabajar para Onishi?

Rennu: a cambio de mi libertad.

Bestla: sigo sin fiarme de ti.

Teehees: no es un historial muy limpio.

Lejos de la ciudad, en la mina, Regueres seguía escondido observando como Karlo, ahora el PX-L1, controlaba a los demás mineros.

Regueres: será mejor que haga algo... podría intentar salir de aquí y encontrarme con Acsel en algun sitio alejado. ¡Está claro que el primer intento de revolución ha sido un fracaso, ohoho!

El revolucionario se dirigió a una salida secundaria de la zona dispuesto a escapar, pero se encontró con Fredd, que había sido ordenado a vigilar el trabajo de Karlo.

Regueres: oh, problemas.

Fredd: ¡¡...!! ¿Por qué no estás con los demás?

El Minerista sacó su pico con un sonrisa.

Regueres: por esto.

...

Regueres: aaah, mucho mejor. ¡Y ahora a rezar para que no me descubran, ohohoho!

Regueres se fue de allí vestido de Marine, dejando atrás a Fredd inconsciente y en calzoncillos.

Capítulo 60: La causa de todo

El duo conformado por la Desarmada y Slasher se encontraban persiguiendo al misterioso payaso que recientemente les había atacado. El arlequín saltaba entre los tejados de las casas con suma facilidad, obligando a sus perseguidores a escalar edificios para alcanzarle.

—¡¿A que vienen esas prisas!? -le preguntó Simone a Voorhes, el cual estaba notablemente adelantado en la persecución y parecía tener un gran interés en el payaso- ¿¡Te vino la ansia asesina o algo!?

Simone trepó ya ligeramente cansada y finalmente alcanzó la terraza en la que se encontraba tanto su presa como su compañero.

—Ojujuju, ¿disfrutando de las vistas, Voorhy? -le preguntó el payaso inclinando los brazos hacía ambos costados

—Palloncino, ¿que haces aquí? -le preguntó de vuelta el Slasher

—¿Le conoces? -se añadió Simone a las interrogaciones

—Trabaja para la misma compañia mercenaria que yo, Little Scary Jobs -le informó Voorhes- pero desapareció sin explicación hace años ¿Que haces aquí? -cuestionó directamente a su ex-compañero

—¡Trabajar! ¿Que iba a hacer sino? -respondió sonriente Palloncino

—¿Little Scary Jobs te encargó matarnos? Me gustaría ver el contrato -le pidió Voorhes

—Ojujuju, no, no, ellos no me mandaron nada, me lo ordenó Claude -explicó el payaso, Simone apretó los dientes al oir el nombre de su némesis.

—Palloncino, aceptar trabajos fijos y ajenos a tus deberes de mercenario no está permitido, legalmente sigues en la compañia y no estás tributando lo ganado... debiste haber presentado una dimisión... para algo tenemos el sindicato... -dijo Voorhes tirado por los suelos mientras lloraba a mares

—Ojujuju, perdón, perdón, pero no tuve tiempo ni para eso -contestó risueño

—Tch, ¿¡por que tanta charla!? ¡¡Es el enemigo!! -sin titubear Simone controló el cuerpo de Palloncino mediante su Fruta

—¡Espera, espera! ¡¡No me alejé tanto del pueblo sin motivo!! ¡¡Quiero negociar!! -exclamó el asesino nervioso pero aún con su característica sonrisa en el rostro

—Bien, no necesitas más que la boca para negociar, no pienso soltarte -contestó Simone

—¡Traigo un pequeño objeto conmigo! ¡Solo con la boca no lo puedo alcanzar! ¡Ojujuju! -se desternilló Palloncino

—Voorhes, cógelo -le ordenó Simone

—Está en mi bolsillo derecho -le informó el payaso

—Recibido camarada -Voorhes se acercó a Palloncino, hurgó en su bolsillo y extrajo una pequeña bolsa

—Ábrela tú, si es una trampa o alguna mierda similar lo mejor es que la abra alguien que no puede morir -aconsejó la Desarmada

—Ojujuju, ¡tan solo es un pequeño pago adelantado! -exclamó Palloncino sonriendo dementemente

Voorhes abrió la bolsa, revelando una enorme cantidad de monedad de oro en su interior —Es seguro, solo es dinero -le explicó Voorhes a Simone

—¿Dinero? Cuenta payaso, ¿que querías pactar? -le preguntó Simone- ¿Claude cree que a estas alturas puede sobornarme?

—Ojujuju, el dinero no es para ti -contestó Palloncino

—¿De qué hablas, gusano? -le cuestionó Simone desconcertada

—Mh, hay un papel al fondo de la bolsa -se dio cuenta Slasher, sacándolo y leyéndolo

—¡¡Voorhes, te contrato para matar a Simone!! -exclamó Palloncino

Voorhes sin titubear sacó un revolver del interior de su abrigo y disparó a Simone, acertando de pleno en el pecho y arrojándola fuera del edificio.

—Joder... -se levantó adolorida Simone, había logrado imbuir su cuerpo con Haki de Armadura en el último momento, impidiendo que la bala perforase su piel. Voorhes cayó en frente suya, acercándose a paso lento con ambas manos empuñando pistolas- ¿Es el calamar ese de nuevo? -pensó Simone- no... no tiene esa presencia tan demoniaca...

—Realmente lamento que las cosas hayan terminado así, camarada Simone -le dijo Voorhes- no piense que disfruto con esto, es solo mi labor como profesional -la apuntó de nuevo con la pistola- no te muevas, será indoloro.

—¡Y una mierda! -Simone controló a Voorhes- ¡Sé como neutralizar tu inmortalidad! ¡¡Hare que te vueles los sesos!! -la pirata emuló el gesto de quitarse la capucha

—¡The Color of Madness! -un profundo terror llegó a los huesos de Simone, la cual involuntariamente anuló su habilidad, permitiéndole a Voorhes disparar de nuevo

Simone en cuanto recuperó el control rodó hacía un costado para esquivar el disparo, que de nuevo iba dirigido a su pecho, la bala le rozó uno de sus hombros sin llegar a causarle daños severos.

—Ojujujuju, conozco vuestras habilidades, juntos seríais una combinación terrible, por suerte Claude tiene los contactos y la influencia suficiente como para armar un contrato con Little Scary Jobs en tan poco tiempo -explicó Palloncino mostrando el papel que se hallaba en el interior del saco de dinero, revelando que era un contrato de trabajo- ¿tú querías matar a Claude, no? -le preguntó directamente a Simone, la cual le devolvió la mirada repleta de ira- ¿Que se siente saber que la persona a la que tanto odias ha triunfado en la vida y tú tan solo eres una rata de mar que no tiene donde caerse muerta?

Simone comenzó a huir de Voorhes, el cual le disparaba sin cesar —¡¡Si no fuera por esa puta habilidad del miedo ya me lo habría cargado!! ¡¡Mierda, siempre supe que era una mala idea asociarme con ese monstruo!! -pensó la desarmada

—Ojujuju, ¿debería ayudar en la cacería? Nah, es más divertido que muera traicionada por su compañero. Supongo que debería ir a ayudar a Coltello -pensó Palloncino sacando un cigarro

—¡No puedo ganarle en un combate directo! ¡¡Tengo que aprovecharme de su personalidad!! -pensó Simone deteniéndose de repente en medio de las calles- Monkey See, Monkey Do: Devil is a Loser -con su habilidad controló a un viandante y comenzó a correr hacía él

—¡¿Eh!? ¿¡Qué me pasa!? -se alarmó el civil al darse cuenta de que su cuerpo se movía ajeno a su voluntad, finalmente chocó de frente con la pirata —¿¡Quién eres!? -le preguntó aterrado

—¿¡Ahora qué harás, Voorhes!? -le preguntó Simone ignorando al civil- ¡¡Si me disparas te llevarás a este pobre trabajador por delante!! ¿Eso no sería muy profesional, verdad?

—Camarada Simone, no sea irracional metiendo a inocentes en la contienda-le respondió el Slasher bajando sus armas

—Pensaba que tenías algo de honor pero veo que tan solo eres un perro que sigue ciegamente las ordenes de sus amos, ¿te enseñaron también a dar la patita? -se burló Simone con una ligera sonrisa.

—Si no soy yo será alguien más, en el mundo existen miles de mercenarios y no todos son tan piadosos como yo. -le explicó Voorhes- una vez pagan por tu cabeza te perseguirán dia y noche, sin embargo yo soy profesional, te mataré de manera indolora.

—Deja de aparentar que tienes ética, los humanos te importamos una mierda -le contestó Simone- eres tan monstruoso como tu otra personalidad.

—El Calamar te daría la muerte mas terrible posible, te despedazaría las extremidades poco a poco y dejaría que agonizases durante dias. Si no mato su sed de sangre aumentará hasta liberarse, ya viste lo que pasó antes. -respondió Voorhes

—Al menos el calamar tiene pensamiento propio -esta frase desencajó a Voorhes- Tu eres el esclavo de los privilegiados, ¿si te contratasen para matar a los miembros de tu precioso sindicato, lo harías?

—...La compañía no haría eso... -dijo Voorhes inquieto

—¿Sabes a cuantos obreros ha matado Claude? Es más, tu mismo lo oiste, Claude estaba aliado con Onishi, un explotador de primera. -siguió Simone abatiendo mentalmente al Slasher.

—Agh... -Voorhes se agarró la cabeza mientras temblaba masivamente

—Vorororo, parece que toda tu vida ha sido un engaño -dijo Sheroov atosigando a Voorhes en su mente- tiene razón Voorhes, eras solo el sabueso de los ricos a los que tanto odias, ¿a cuanta gente que tan solo quería derechos te habrás cargado? Sí, seguro que muchos de tus objetivos podrían haber hecho la revolución obrera pero tus queridos lideres mandaron a su perrito faldero número uno a enseñarles a esos pueblerinos quien manda ¡Vororororo!

—Aaagh, cállate... -musitó Voorhes retorciéndose por los suelos

—¡Todo lo que has hecho no ha servido para nada! ¡Deberíamos volver a nuestra antigua vida, seguro que ese tal Onishi tiene algo para llegar a la Luna! Nos aprovecharemos de él y cuando ya no sea de utilidad nos lo zamparemos. -le sugirió Sheroov- venga, volvamos a ser uno.

—Pero entiendo porque lo has hecho -comentó Simone, sacando a Voorhes de su mundo interno- si no fueras mercenario, el calamar habría devastado el mundo, desde cierto punto de vista... supongo que salvaste al mundo.

—...¿Tu crees?... -le preguntó Voorhes con algo de esperanza

—Je, ya conseguí romperlo, ahora toca manipularlo -pensó Simone ocultando sus verdaderas intenciones con una cálida sonrisa- Sí, pese a ser un perro de los privilegiados a cierto modo seguías haciendo buenas acciones, pero ahora que te has dado cuenta de la verdad puedes hacer incluso más bien: Ayúdame a matar a Claude y Onishi, juntos podremos poner fin a sus reinados del terror. -le ofreció Simone anulando su habilidad en el civil y acercándose para darle la mano

—D-de acuerdo... Gracias por todo, camarada Simone -dijo Voorhes aceptando la mano y levantándose- es usted mi salvadora, la seguiré hasta el fin del mundo, muchas gracias por hacerme ver la realidad.

—No tienes porque darlas, soy natal de esta isla así que no quiero que mi pueblo sufra ¡Somos muy similares, ambos nos preocupamos por la clase media, con nuestras fuerzas combinadas no podrán pararnos! -exclamó animada Simone

—¡Que agradecido estoy con el destino por hacerme volver a esta isla y conocer a tan maravillosas personas! -clamó Voorhes dando saltos de alegría

—¿Volver? -repitió curiosa Simone- ¿Ya habías estado en esta isla?

—Oh sí, pero fue hace mucho tiempo y mi estancia fue muy breve, tan solo fue para cumplir un trabajo -contestó Voorhes

Simone se quedó con la mirada vacía —Vo-voorhes -pronunció Simone con la voz rota- ¿Hace cuantos años de eso?

—Mmmh, no recuerdo, tengo tantos años que ya pierdo el sentido del tiempo, Hehehehehes -se rio Voorhes. Simone se encontraba hiperventilando y observando con pánico su ropa agujereada por los disparos de Slasher

—...todos sus disparos apuntaban al pecho... al pecho... al pecho... -repitió una y otra vez Simone, recordando como en su batalla contra Voorhes este trataba continuamente de matarla con tiros dirigidos al corazón, pero este no fue el único recuerdo que pasó por su mente.


—Todos los guardias estan muertos también . E igual que su esposa, todos tenían un solo tiro de arma de fuego, justo en el pecho. Claramente obra de los matones del capo del Bajo Keyes. Es un milagro que no fueran por los pequeños.


—¡¡FUISTE TÚ!! -gritó desesperada Simone golpeando a Voorhes y estrellándolo en la casa más cercana

—¿Ocurre algo, camarada? -preguntó Voorhes levantándose sin herida alguna- ¿Es un saludo secreto?

—¡¿Recuerdas a la mujer que mataste en esta isla!? -le preguntó Simone con lágrimas en los ojos

—¿Qué tiene que ver eso con la situación actual? -cuestionó Voorhes confuso

—¡¡TODO!!

Capítulo 61: El percursor de un suicidio en serie

En vista de los destrozos, la policía del distrito de diversiones se moviliza hacia la zona del enfrentamiento entre Simone, Voorhes y Palloncino, encontrando a la Desarmada mirando a Voorhes mientras éste se reincorpora dentro del edificio contra el que ha sido lanzado.

Palloncino: ¡La pasma!

Agentes: ¡Quietos!

Simone: ¡¡No os metáis, esa aberración de la naturaleza mató a mi madre!!

Sin pensarlo, Simone usa su habilidad en uno de los policías y le obliga a dispararse a la cabeza, sobresaltando al resto.

Simone: ¡¡Primer aviso, un paso más y otro de vosotros muere!!

Mientras tanto, termina de reincorporarse, habiendo escuchado lo que ha dicho Simone.

Voorhes: ¿Yo maté a tu madre?

A pesar del tiempo que hace de aquello, Voorhes recuerda perfectamente aquel encargo. El capo del Bajo Keyes, frustrado por las repetidas veces que Partirno le había pasado la mano por la cara, le contrató para que matara a su esposa, dándole una foto para que conociera su objetivo.


Voorhes: ¿Es esta?

Capo del Bajo Keyes: Sí, quiero que la elimines, sé rápido, quita del medio a cualquier obstáculo y luego tráeme una foto de su cadáver como prueba.

Voorhes: Vale. ¿Tiene más familiares ese enemigo suyo?

Capo del Bajo Keyes: Tiene dos niños pequeños. Por ahora no les hagas nada, pero si Partirno sigue dando guerra tras perder a su esposa, te contrataré de nuevo para eliminarlos a ellos también.

Voorhes: Vale, matar a esposa pero dejar a los niños para después, entendido.


Voorhes: Nunca llegué a recibir ese otro contrato.

Simone: ¡Arruinaste mi vida, nos obligaste a pasar años escondidos de los enemigos de mi padre que, envalentonados por tus actos, trataron de llevarse su cabeza, hasta que al final lo consiguieron!

Palloncino: ¡Y al poco tiempo, todos los capos que atacaron alguna vez a la familia Partirio se suicidaron uno tras otro, dejando a Claude con todos sus imperios criminales... o eso dicen!

El payaso mira a Simone de reojo, haciéndose una idea de quién estuvo tras esos suicidios.

Palloncino: ¡Esto está atrayendo demasiados ojos, así que me voy ya, pero la próxima vez, Slasher, tu cabeza es mía, más pronto que tarde!

Dicho esto, el payaso se va volando por los edificios con sus globos, dejando a Simone y Voorhes solos con los policías, quienes ya están pidiendo refuerzos.

Simone: ¡¿Tienes algo que decir antes de que acabe contigo?!

Voorhes: Yo...

Simone: ¡Hace nada me criticaste por poner en peligro inocentes! ¡¿Qué pasa con mi madre?!

Voorhes: Supuse que era...

Simone: "Supusiste".

En ese momento, Simone se coloca en posición como si estuviera apuntándole con un rifle, pero no es ella quien dispara, sino uno de los policías afectado por su habilidad.

Agente: ¡Pero qué...!

¡BANG!

Slasher se gira hacia la bala para cortarla por la mitad con un machete sacado de su abrigo. Eso le distrae tiempo suficiente como para que Simone pueda arremeter contra él de nuevo, agarrando su capucha con ambas manos con la intención de quitársela y dejarle vulnerable.

Simone: ¡Sonríe, hijo de perra!

Voorhes: ¡¡...!!

Mientras tanto, no muy lejos de ahí, Zanxus empuja a Cartoon al interior de un bar.

Cartoon: ¿Qué haces, por qué entramos aquí?

Zanxus: ¡Nos siguen! ¡Al baño!

Fuera, Stacy revolotea frente a la entrada del establecimiento, esperando a que salgan.

Cartoon: ¡No puedo mear si hay gente vigilándome!

Zanxus: ¡Calla!

Zanxus se acerca a la ventana que hay al fondo de los lavabos y la abre.

Zanxus: Sal.

Cartoon: Yo por ahí no quepo. Mi thiccness es superior a lo que eso puede aguantar.

Pero sus palabras llegan a oídos sordos, pues Zanxus lo lanza contra la ventana y empieza a empujarle con el pie cuando queda atascado en ella.

Cartoon: ¡¿Pero tú no puedes desmontar cosas?! ¡Usa tu habilidad en la pared entera e improvisa una puerta o algo!

Zanxus: ¡Si uso mi poder podría causar demasiado alboroto entre la gente y él sabrá que me he enterado de su presencia!

Cartoon: ¡¿Quién?!

Zanxus: ¡La persona que nos sigue!

En ese momento, un cliente entra en el lavabo y se sorprende al ver a Zanxus empujando el trasero de su prisionero por la ventana.

Cliente: ¡Ah!

Zanxus: ¡Lavabo equivocado!

Cliente: ¡Pero es el de caballeros!

Zanxus: ¡Largo!

Cliente: ¡Vale, vale...!

Cuando el cliente se marcha, el cuerpo de Cartoon desaparece de repente, haciendo que Zanxus se estampe contra la pared.

Zanxus: ¡Agh!

Cartoon ha usado su poder para acoplarse a la pared del baño y deslizarse por la ventana hasta el callejón de al lado, volviendo a materializarse dejando al As de Corazones dentro del edificio.

Cartoon: ¡Didedededede!

Zanxus: ¡Te dije lo que podría pasarte si usabas tus poderes contra mí!

Cartoon: ¡Deja de llorar! ¡Vamos, sal, que te ayudo!

El asesino decide hacer caso y saca la mitad superior de su cuerpo por la ventana. Al ser más delgado, es capaz de salir con más facilidad, pero justo cuando va a empezar a sacar las piernas por la ventana, Cartoon le arrebata su marco de su espalda.

Zanxus: ¡No seas estúpido, Cartoon, dame eso y consideraré romperte solo una mano en lugar de las dos!

Pero la sonrisa de Cartoon le hace temer lo peor, por lo que empieza a desmontar la pared con su habilidad mientras el de la Pared alza su mano contra él.

Zanxus: ¡¡Cartoon, no!!

Cartoon: ¡Frames per Second: Zero!

Pero en ese momento, un individuo pelirrojo asoma la mitad superior de su cuerpo por la pared detrás de Cartoon, rodeando su cuerpo con los brazos mientras sonríe a Zanxus.

Yaeger: ¡Me llevo esto, gracias!

Cartoon: ¡¿Huh?!

Y tan rápido com apareció, Yaeger se lleva a Cartoon con él, antes de que Zanxus pueda evitarlo.

Cartoon: ¡AAAAAH, PELIRROJO, SÁLVAME!

De esta forma, Zanxus se queda solo en el callejón, mirando hacia el cielo para ver a Stacy alzando el vuelo desde la azotea de otro edificio dejando caer una nota de Yaeger a sus pies.

Zanxus: "Querido Zanxus, si quieres recuperar a tu prisionero..." ¡¿...?!

Capítulo 62: "Villanos" problemáticos

-Palloncino: ¡Ojujujuju, que divertido!

El payaso se halla sentado sobre el techo de un edificio mientras observa el confrontamiento entre Simone y Voorhes, comiendo palomitas mientras ríe.

-Palloncino: ¡Ya decía yo que Voorhes no era normal, pero esto...nunca me lo habría esperado! ¡vaya plot twist!

Palloncino observa el tétrico rostro de Voorhes que se ocultaba bajo su ropa, al igual que hace Simone.

-Simone: Hah, luces como la mierda. La mierda que eres, la que asesina a cualquiera en cuanto le paguen..

-Voorhes: Camarada Simone, no dejes que la ira te ciegue.

Pero La Desarmada no le oye al estar claramente cegada, sujetando su capucha con fuerza y con ambas manos, intentando arrancársela para evitar que vuelva a activar su habilidad. Al notar las intenciones de su camarada, Voorhes sujeta sus brazos para evitar que lo logre.

-Voorhes: Esto no cambiará las cosas. Créeme, se mejor que nadie que asesinar gente no te ayudará.

Slasher dice esto mientras recuerda sus múltiples intentos por acercarse hacia la Luna mediante una gran cantidad de cadáveres, pero esto no parece importarle a Simone.

-Simone: ¡¿Entonces porqué asesinaste a mi madre, eh?! ¡ya que asesinar gente no ayuda, ¿porqué lo hiciste?! ¡Exacto, porque querías que te pagasen!

-Voorhes: ¡Eso quedó en el pasado, camarada! ¡Comprende que si logras acabar conmigo, solo lograrás beneficiar a tu hermano y a sus subordinados!

-Simone: ¡No veo como beneficiaría a ese hijo de puta matando a uno que es igual a el!

-Voorhes: Porque estarías perdiendo a un aliado. ¿No ves que aquel payaso quiere deshacerse de ti y de mi al mismo tiempo?

La mujer aprieta sus dientes mientras que las palabras de Voorhes comienzan a surtir efecto en ella lentamente.

-Voorhes: Hace unos segundos, tú me salvaste de cometer un error al matarte, y ahora yo haré lo mismo.

-Simone: Tsk, c-cállate, asesino...

-Voorhes: Así como tú me dijiste anteriormente: Ayúdame a matar a Claude y Onishi, juntos podremos poner fin a sus reinados del terror. Y una vez que hagamos eso..podrás dejar de fingir que tus manos están limpias, y volverlo un hecho.

Molesta, La Desarmada comienza a zarandear al asesino.

-Simone: ¡¿De quién crees que es la culpa, eh?! ¡Hace unos minutos creí que todo era culpa de Claude, pero ahora veo que tú tienes prácticamente la mitad de la culpa!

-Voorhes: Camarada Simone, acepto que estuve mal, me volví un esclavo de cualquier persona con dinero básicamente...

-Palloncino: Aish, que aburrimiento.

Palloncino se acuesta en el tejado desde el que observa la escena, aburrido por la falta de acción. Sin embargo, vuelve a sentarse y a recuperar su sonrisa en cuanto ve a uno de los policías del parque apuntar a Simone con su arma temblorosa.

-Palloncino: ¡Ah, al fin algo de acción! Veo que finalmente se les pasó la parálisis causada por el rostro de Voorhy.

Slasher acaba percatándose de esto al desviar su mirada, notando como aquel policía está por jalar el gatillo.

-Voorhes: ¡! ¡Simone, cuidado!

-Palloncino: ¡Ojujujuju, es inútil, ni siquiera le dará tiempo a pensar en algo!

Pero antes de que La Desarmada reciba un tiro de parte del policía, este último es aplastado por un objeto rojizo y reluciente que, en cuanto Voorhes y Simone se acercan para verle más detenidamente, notan que se trata de...

-Simone: ¿Taisen?

-Voorhes: ¿Defensor?

-Palloncino: ¿Y ese?

-Taisen: Hey...N-no me salió muy bien el aterrizaje de superhéroe...

El Huracán Rojo se pone de pie mientras se trona la espalda, viendo como los policías le apuntan rápidamente con sus armas de fuego.

-Taisen: Compañeros, les encargo al payaso ese que resultó ser mala gente.

El pirata ignora a los policías mientras observa hacia el sitio del que provino, viendo a Coltello acercándose hacia el mientras hace que su espada y sus cuchillos leviten a su lado, alarmando a los turistas.

-Taisen: Tengo un villano bastante problemático del que encargarme..

Taisen extiende una de sus palmas hacia Coltello para lanzarle una de sus llamaradas, pero el Sable Humano logra extingirlas fácilmente tras colocar su espada frente suya y girarla velozmente.

-Policía: ¡Ah, e-ese es Sable Humano Coltello!

-Coltello: Uno intenta ser discreto, pero no importa lo que uno haga, siempre habrá algún entrometido..

Tras estas palabras, los policías se quedan sin cuello en un abrir y cerrar de ojos gracias a los cuchillos de Coltello combinados con su habilidad, causando que los turistas salgan corriendo al ver esta masacre.

-Palloncino: ¡Ojujujuju, así me gusta, a la mierda la discreción!

-Simone: Eh, ¿tú no te habías quedado sin fuego?

-Taisen: Ehhhh, larga historia.

Hace unos minutos...

Taisen logra propinarle un puñetazo a Coltello, empujándole y extendiendo una de sus palmas hacia el mientras el criminal se estrella contra un muro.

-Taisen: ¡A ver si me esquivas este! ¡RED CANNON!

Pero el pirata olvida que ya no contaba con su característico fuego, por lo que sus guantes simplemente expulsan una pequeña cantidad de aire.

-Taisen: ..Bueno, tendré que hacerlo a la antigua.

Mientras Coltello se pone de pie, Taisen se trona tanto su cuello como sus dedos para luego adoptar una de sus poses, incitando al criminal a atacarle.

-Taisen: Máximo esfuerzo. ¡Ven a mi, villano!

-Coltello: Como gustes. Permíteme presentarte a mi mejor amigo, que me ha acompañado durante toda mi vida...

Con un simple chasquido, los cinco cuchillos que Sable Humano llevaba en su pecho levitan para apuntar a Taisen.

-Coltello: ..El dolor.

-Taisen: Oooh, que tienes fruta..¡Pues eso no es suficiente para hacerle frente a mi poder latente! Hey, ¿esa fue una triple rima?

Extendiendo dos de sus dedos hacia delante, Coltello dirige sus cuchillos voladores hacia el Huracán Rojo, quien logra golpear algunos para desviarlos. Sin embargo, uno de ellos golpea su pecho, el cual al estar cubierto por su armadura apenas le causa daños.

-Coltello: Ahhh, eres de los resistentes..

Coltello vuelve a chasquear sus dedos, causando que sus cuchillos se tornen negros y logrando alarmar a Taisen.

-Coltello: ¡Dark Waltz!

Rápidamente, el pirata recubre sus puños con haki para desviar los cuchillos. Mientras lo hace, Coltello avanza hacia el, obligando a Taisen a retroceder mientras continúa desviando las oscuras armas de su oponente.

-Taisen: (No tiene caso, en cuanto desvío uno aparece otro, y en cuanto desvío ese regresa el anterior...¡Voy a tener que sacar fuego de algún lado!).

El Sable Humano logra ver el torso desprotegido de Taisen, quien no se percata de esto al estar ocupado con los cuchillos. La espada de Coltello comienza a levitar tras haberse tornado negra para acto seguido volar velozmente hacia el pecho del superhéroe con la intención de apuñalarle.

-Taisen: ¡Ah!

Si bien el asesino adopta una leve sonrisa al ver su espada avanzando hacia su objetivo, esta desaparece en cuanto recibe una llamarada por la espalda.

-Coltello: ¡Agh! ¡¿P-pero qué?!

Mientras se incendia, Coltello se voltea para ver a un tragafuegos del distrito de diversiones, el cual parece estar tan confuso como el.

-Taisen: ¡Es un parque de atracciones, hay fuego por todos lados!

-Coltello: (¿Puede controlar mentalmente cualquier fuego...?).

Aprovechando esto, Taisen golpea el estómago de su oponente en cuanto este se voltea, empujándole hasta el interior de un edificio.

-Hombre: ¡E-este hombre está en llamas!

Rápidamente, un hombre le arroja un balde de agua encima a Coltello, extinguiendo sus llamas pero dejándole empapado.

-Hombre: Uf, esa estuvo cerca eh..

Aquel gentil hombre es apuñalado por la espada de Coltello, quien no parece muy feliz.

-Taisen: ¡¿Q-qué haces?! ¡si te acaba de ayudar!

-Coltello: No necesitaba ayuda, puedo arreglármelas, pero gracias a el estoy mojado. Cambiando de tema, veo que eres como yo.

-Taisen: ¡N-no me compares contigo!

-Coltello: Ambos tenemos habilidades que nos permiten controlar objetos mentalmente, en tu caso elementos. Sin embargo, veo que tú no necesitas...

Mientras habla, Sable Humano se baja una de sus mangas solo para revelar una gran cantidad de cortes en uno de sus brazos, perturbando al superhéroe.

-Coltello: ..pagar ningún precio para usarla.

-Policía: ¡Alto!

Tanto Taisen como Coltello son rodeados por la policía del distrito, quienes les apuntan con sus armas de fuego. Sin embargo, uno de ellos se acerca hacia Taisen con una taser en la mano, llamando la atención del pirata.

-Taisen: ¡Perfecto, eso servirá!

-Policía: ¡QUIETO!

Viendo como el Huracán Rojo se acerca hacia el mientras extiende una de sus palmas, el policía opta por utilizar su taser, impactando justo en el guante del pirata.

-Taisen: ¡Te lo agradezco!

-Coltello: ¿No olvidas algo?

-Taisen: ¡!

El pirata se voltea rápidamente solo para recibir un uppercut de parte de Coltello, logrando empujarle hacia arriba y, mientras este está en el aire, el criminal le lanza su espada negra.

-Coltello: Suerte esquivando en el aire.

-Taisen: ¡Gracias! ¡Red Rocket!

Ya con sus guantes rellenados, el Huracán Rojo se propulsa hacia un lado haciendo uso de su fuego, saliendo disparado hacia otra parte del distrito y aterrizando frente a Simone y Voorhes.

Y ahora, de vuelta en el presente...

-Palloncino: ¡Te noto algo ocupado, Col!

-Coltello: Si ya viste que yo no puedo encargarme del asesinato de Simone, ¿qué haces ahí parado?

-Palloncino: ¡Ojujujuju, alguien está ardido!

Viendo como el payaso se halla intacto sobre un edificio y como Coltello está enfrentándose contra Taisen, Voorhes intenta acercarse hacia Palloncino, pero es embestido por Simone.

-Voorhes: Camarada Simone, ya habíamos discutido esto.

-Simone: '¡Monkey see, monkey do!

La Desarmada utiliza su habilidad para obligar a Voorhes a sacar su machete de su abrigo.

-Palloncino: (¿Qué haces? Si con su habilidad va a zafarse de eso como si nada..).

Sin embargo, acto seguido le obliga a lanzar su arma hacia Palloncino, alarmando a este último y usando uno de sus globos ennegrecidos con busoshoku para desviarlo.

-Palloncino: ¡Black Mood! ¡Ojujuju, esa no me la vi venir!

-Voorhes: Me alegra que hayas comprendido.

-Simone: ..Esto no acaba aquí, ya hablaremos de eso más tarde, pero ahora encarguémonos de ese payaso.

Mientras tanto, en otra parte del distrito de diversiones...

-Cartoon: ¿Q-qu-qué vas a hacerme..?

El de la Pared está temblando de miedo mientras su cuerpo es rodeado por unas cadenas de Piedra Marina, observando a Yaeger de pie, como si estuviese esperando a alguien.

-Yaeger: La verdad no lo sé, pero por ahora te utilizaré como "trofeo".

-Cartoon: ¿T-trofeo?

En ese momento, las puertas del edificio en el que se ocultaba Yaeger se tumban por una patada de Zanxus, para el alivio de Cartoon.

-Cartoon: ¡Ah, As de Corazones! ¡nunca creí que me aliviaría verte!

-Yaeger: Bueno bueno, miren a quién tenemos aquí. Veo que Stacy te entregó mi nota.

As de Corazones arroja la nota de su hermano hacia un lado, dando a entender que la leyó.

-Zanxus: ¿Enserio quieres eso?

-Yaeger: Claro, es algo que llevo esperando desde el día en el que te atreviste a competir por el liderazgo de la familia.

Hace unos minutos, concretamente después de que Yaeger se llevase a Cartoon...

As de Corazones se dedica a leer la nota de su hermano con una expresión repulsiva en su rostro, dando a entender que está molesto por lo que sea que esté leyendo.

"Querido Zanxus, si quieres recuperar a tu prisionero, utiliza esas habilidades tuyas y encuéntrame, aprovecharemos que nuestra familia no está para detenernos, y finalmente averiguaremos quién se merece liderar a la Familia Vermilion. En otras palabras, encuéntrame y enfréntame, pero no te tardes, que si me canso de esperar tu pequeño rehén sufrirá algunos daños irreversibles."

-Zanxus: Tsk, conque eso quieres eh...

De vuelta al presente...

-Zanxus: Supuse que te ocultarías en un lugar como este.

El asesino señala la habitación que les rodea, la cual es oscura pero limpia y lujosa.

-Zanxus: Siempre haces lo mismo, buscas el lugar más impecable de una isla y te instalas ahí hasta que acabas tu trabajo.

-Yaeger: Ahh, me halaga que me conozcas tan bien...

Tras adoptar una sonrisa pícara, Yaeger utiliza su habilidad para aparecer repentinamente detrás de su hermano.

-Zanxus: ¡Predecible!

A su vez, en otra parte de la Isla Lock, concretamente en Kingsgutt...

-???: Aghhh, ¿d-dónde estoy...?

-Teehees: ¡EN EL INFIERNO!

Teehees asusta a una recién despertada Thachilda, quien cabe resaltar se encuentra rodeada por una cuerda.

-Bestla: Bien, gracias por tu...aporte.

La gigante aparta al Pochoko a un lado para luego acercar su rostro hacia Thachilda, quien logra ver tanto a la contraalmirante como a Ymir y Alarico.

-Thachilda: ¿Q-qué quieren...?

-Ymir: Información, y tú debes tener de sobra.

Capítulo 63: Una manera

Alejados de la zona urbana de Kingsgutt, el extravagante grupo compuesto por Alarico, Ymir, Bestla, Acsel y Teehees se encuentra presionando a una confundida Thachilda para que hable, con un distante Rennu observando a la distancia. Estando atada con una cuerda a un pequeño árbol, la mujer rubia se ve rodeada.

—¿Qué quieren?— Preguntó, sintiéndose algo intimidada.

—Información, y tú debes tener de sobra.— Respondió Ymir.

—¿Bueno, por donde empiezo? Tengo varias cosas que podrían interesarles.— Habló con más tranquilidad.

—Está siendo inesperadamente más cooperativa de lo que esperaba.— Opinó Teehees.

—Eso es...— Esta vez habló Bestla, quien procedió a desatar a la rubia. —...porque está de nuestro lado.—

—¡Ella podría atacarnos o intentar escapar!— Exclamó alarmado Alarico.

—Al principio dudé de ella por el simple hecho de saber que Onishi le lava el cerebro a sus subordinados. Pero parece que este no es el caso.— Dijo Ymir.

—No voy a negar que tuve algo de suerte con eso. Onishi no es más que un megalómano que quiere que lo adoren, y eso hice. Además es hombre.— Explicó Thachilda.

[ Thachilda, antigua comodoro de la Marine, oficial de la Neo Marine. ]

—No entendí eso último.— Acotó el pochoko.

—¿Entonces eres una aliada que se infiltró en la filas de Onishi? ¿Cómo es que no se me notificó eso?— Alarico estaba confundido.

—Larga historia. Pero no tenemos tiempo para explicaciones.— Dijo Bestla.

—Puedo empezar diciendo que Onishi no se fía de prácticamente nadie, por lo que la seguridad de la mina es ridículamente impenetrable. Posee sensores, alarmas y trampas. Procura adelantarse a cualquier suceso que pudiera causarle inconvenientes, por eso intentó encargarse de Cartoon debido a su prontuario, pero surgió otro problema para él, Slasher.— Informó Thachilda.

—Era de esperarse, Tiky me ha puesto al tanto de los experimentos inhumanos que Onishi llevaba a cabo.— Comentó Bestla.

—Su obsesión lo llevó a convertirse a él en un arma andante, ha modificado casi todo su cuerpo y planea repetir el proceso en otros.— Siguió explicando la rubia.

—PX-L, su cuerpo no posee debilidades.— Murmuró Alarico, recordando su encuentro con Onishi.

—Aunque diga que es un ser perfecto e indestructible, eso no es del todo cierto. Si bien su cuerpo tiene las propiedades de la piedra marina, sigue siendo parcialmente humano y posee órganos vitales los cuales no puede reemplazar.— Terminó por decir.

—Y si no se lo puede herir por fuera, lo intentaremos por dentro.— Agregó Ymir.

—¿Pero cómo?— Preguntó Teehees.

Para sorpresa de todos, Rennu se acercó. —Creo que se me ocurre una manera.— Habló el monje.

Mientras tanto, en la base de la mina, a Onishi se le notifica la desaparición de Thachilda, que posteriormente comprueba por una de las cámaras de seguridad observando como Alarico es quien se llevó su cuerpo. Terminando por mostrar una expresión de molestia.

—¿No quieres que vaya a rescatarla?— Preguntó Gargantua, observando todo desde un lado.

—¡Ya te he dicho que no quiero que salgas, tu misión es proteger la base!— Regañó de un grito al gigante.

—Perdón, es que tengo muy mala memoria.— Respondió cabizbajo el gigante.

La cara de disgusto de Onishi aumentó, ya que las cosas seguían complicándose para él.

Capítulo 64: Getting Stacked

Habiendo escuchado el plan del infame rubio, yo, Acsel Rous, asentí en señal de aprobación. Definitivamente era un plan muy sabio sin duda alguna, y de ejecutarlo nosotros apropiadamente, yo, Acsel Rous, con total seguridad diría que sería la victoria garantizada. Fue entonces que la gran Bestla dijo:

Bestla: Si pudieramos lograr tu idea Onishi definitivamente caería, pero con nuestros números actuales dudo que podamos ejecutarlo.

Thachilda: No solo necesitaremos números para ejecutarlo, si Onishi logra recuperar los poderes del Slasher lo mas seguro es que solo tengamos unos segundos para realizarlo. Un solo error en la ejecución le dejaría recuperar la compostura en medio de la acción. Bestla ya que estamos se un amor y desatame porfa.

Mientras la gran Bestla desataba a su aliada encubierta y esta seguía detallando la fortificación de Onishi y sus habilidades, yo, Acsel Rous, le ofrecí un emparedado al monje Zigliara, quien se acercó al cerdo pelón y procedió a decirle:

Rennu: Hermano cerdo, desde nuestro anterior encuentro he notado en ti unas vibras muy familiares.

Teehees: No voy a comprar tus timbres, ni lo intentes.

Rennu: Siento una energía dentro de vos que me recuerda bastante a la presencia de mi maestro Tikael, pero tiene una diferencia notable a su vez. Dime hermano cerdo, ¿has tenido alguna relación con dios? O por decirlo de otra forma, con lo que solo puede explicarse como milagros tal vez.

En ese momento noté como la vida del cerdo pelón corrió frente a sus ojos a una velocidad tan alta que su cerebro se fundió, un pensamiento había golpeado su mente como los rayos que este tanto atajaba.

Teehees: Un mal poeta se puso a brillar y me puso una maldición, no es lo que llamaría un milagro.

Rennu: Entonces si debe serlo, el Kami Tasukete debe tener un origen similar a la maldición que dices tener. Es posible que de indagar en como fue colocada, puedas deshacerla de algún modo. De seguro mi maestro Tikael sería de mucha mas ayuda si estuviese de nuestro lado.


Tiky: ¡AH COMO DUELE, MIS PIERNAS PARECEN COLADOR JODER!


Rennu: Pero el Kami Tasukete depende de la convicción y fé de uno, y si el poder de maldecir viene de un mismo origen, comprender la fé detrás de éste podría ser la clave de conquistar la maldición.

Una intrigante misión que el cerdo pelón podría tomar una vez estuviese libre de este asunto, hacer introspección y comprenderse a uno mismo no es algo que todos pueden hacer, pero yo, Acsel Rous, soy definitivamente capáz de tal tarea, y como tal, ¡decidí que mi interior pedía el último emparedado!

Alarico: ¡Bueno, estando aquí no lograremos reunir mas aliados! En marcha todos, podemos llegar a la mina en cuestión de unas horas, y tendremos que descansar la noche anterior si queremos llegar en plena forma, ¡Por lo que tenemos menos de 24 horas para encontrar gente que nos de la mano!

Teehees: Acabas de hacer un chiste de...

Y así, yo, Acsel Rous acabé con una indigestión por tener que moverme apenas comí un emparedado.

Capitulo 65: Bailarín apocalíptico y una serie de eventos bastante caóticos

Mientras el grupo de Kingsgutt busca un lugar para descansar, el cerdo humanoide... no, no Alarico, el otro, comenta un poco más con el monje Zigliara sobre el posible levantamiento de su maldición.

Teehees: ¿Y crees que funcione?

Rennu: No estoy del todo seguro. Por eso mejor buscar a mi antiguo maestro. Aunque lo de la introspección espiritual puedes empezar a intentarlo. ¿Has intentado la confesión, hermano porcino?

Teehees: Jamás y no creo que deba. Si hago enojar más a mi Dios o cabreo al tuyo con mis pecados, me cae que ahora si viene el bailarín apocalíptico a cargarse al mundo a pisotones.

Rennu: ¿No quieres decir los jinetes?

Teehees: Ahh,si. Creo que en tu religión son eso.

Rennu: ¿Ok...?

Pero aunque no hay apocalipsis, si parece que el mundo se acaba en algunas partes de Isla Lock, especialmente el distrito de diversiones.

Taisen: ¡Red Stakes!

Coltello: ¡Black Hailstorm!

En el distrito de diversiones, Coltello sigue lanzando una buena cantidad de cuchillos hacia Taisen, y si bien este los desvía con fuego o los bloquea con su haki, empieza a desesperarse por el hecho de que  no dejan de salir y apagan sus flamas.

Taisen: ¿De donde sacas tantos cuchillos? ¡No puedes materializarlos del aire!

Coltello: Solo use una táctica similar a la tuya.

Es solo entonces que Taisen nota que, no muy lejos, hay un mago y un malabarista tan confundidos como el traga fuegos del que el se apoyo antes.

Taisen: ¡Esta robando los cuchillos de sus actos! ¡Eso no es justo!

Coltello: ¡la vida no es justa!

Taisen tiene que cubrirse con todo lo que tiene para evitar salir mal herido y aun así, no logra evitar algunos roces que mellan su armadura y carne.

Taisen: ¡aghh!

Aunque incluso cubriéndose y herido, Taisen nota algo. De vez en cuando, la intensidad de los ataques bajan, y cuando vuelven a subir, este tiene un nuevo corte en su brazo.

Taisen: ¿huh?

Al mismo tiempo, Voorhes y Simone siguen enfrentando a Palloncino, con el Slasher  retomando su machete y volviéndolo a lanzar...

Voorhes: ¡Lo tengo!

Palloncino: ¡Black mood invades! Hehehehehe.

... y fallando. El payaso se cubre con su globo de haki, y con tal maestría que logra desviar el arma para darle a Simone, logrando arrancar el parche de su cara con todo y algo de sangre.

Simone:  ¡Aghh! ¡Maldito seas, Slasher!

Voorhes: ¡Uy! Perdón

Simone: ¡Monkey see, monkey do! ¡Line of fools!

Policias: ¿¡que rayos!?

Aun así, ella logra controlar a algunos de los indecisos policías que siguen en el lugar uno tras otro. Acertando lo suficiente para reventar varios globos del payaso, lo que por una vez, le hace perder la sonrisa.

Palloncino: Tsk... ¡aguafiestas!

Acto seguido, toma el globo que le quedo y empieza a inflarlo, al mismo tiempo que lo llena de hski con du aliento hasta que parece más un martillo enorme.

Palloncino: ¡Partycrasher!

Simone y Voorhes: ¡...!

Incluso con todo esto, en el parque de diversiones, aun hay gente que sigue divirtiéndose sin saber del caos que hay más lejos o cerca de ellos. Una familia de tres conformada por el padre, gordo y rubio, la madre, pelinegra, y una niña, clon de la madre, pasea tranquilamente, muy lejos para oír el jaleo...

Niña: ¡papi, papi! ¿Podemos comprar helado?

Papi: Claro que si, ne...

Yaeger: ¡Crimson Pyrope!

¡cuidado!

Pero toda la familia tiene que hacerse a un lado y salir corriendo cuando una bola roja rueda hacia ellos tras atravesar el muro de un hotel de la zona. La bola rebota varias veces, antes de empezar a desenrollarse, resultando ser no otro que Zanxus.

Zanxus: ¡Safe Bet!

El As de Corazones desarma parte del suelo para amortiguar su caída y dejar de rodar, aunque pese a esto, aun se ve bastante tocado. Tiene una ceja reventada y los labios rotos. Yaeger se puede ver al otro lado de la pared rotas entre el humo y la gente corriendo, con la pierna levantada.

Zanxus: Tsk...

Yaeger: Te lo dije, “hermanito”. No puedes ganar.

En el cielo, Satacy toma fotografías con un den den Mushi cameko, y a Zanxus no le gusta el porque. Recopilan evidencia de su debilidad y derrota para su padre.

Yaeger: Los Vermilion me seguirán a mi. No pereceremos bajo el dominio de un debil como en el pasado

Pero, para su hastio, su hermano se vuelve a levantar. Y para su sorpresa alza su pierna en la misma, pose que la suya, demostrando sus pantalones rotos y un tatuaje en forma de pieza de rompecabezas. Posteriormente, desaparece y aparece junto a su hermano, lanzando una patada que le habría desarmado  la cabeza de haber no haber esquivado. Desarmando en su lugar el muro de atrás.

Yaeger: ¿Cómo sabes esa postura?

Zanxus: No eres el único que usa Jiao Kun Do junto a su fruta, Yaeger.

Capítulo 66: Reagrupar y combatir

Tras el incidente ocurrido entre los subordinados de Claude y Tiky, éste último se encuentra con las piernas vendadas descansando sobre una roca. Samba termina de vendarlas con una expresión seria.

Tiky: ¿Por qué los detuviste? Ahora ya sabes que mentí.

Samba: Porque te necesitamos, bueno, Ymir te necesita.

Tiky: ¿Y sólo por eso vas a perdonarme?

Samba: Perdonarte no, pero que mueras no traerá de vuelta a Teresa. Lo único que me queda es ayudar en todo lo que pueda a Ymir.

Tiky: Parece que tu mente está más despejada.

Samba: Sí, definitivamente ese conjuro tuyo funcionó.

Claude: Bueno, basta de chácharas, mis hombres ya se han recuperado desde que esa peliblanca los atacó para defenderte. Tsk... Jamás entenderé a las mujeres.

Samba: ¿Quieres empezar a movilizarte entonces?

Claude: Sí, paso de atacar a este cura malherido de nuevo. Cuando me haga con el control de la mina de Kairoseki contrataré a todo Little Scary Jobs y a todos los Vermilion para matarlo si es necesario.

Tiky: Veo que definitivamente le agrado. Bueno, habrá que empezar a organizar el ataque, seguro que ellas ya comenzaron a planearlo.

Samba: ¿Ellas...?

Tikael saca de su bolsillo un pequeño Den Den Mushi, con el cual hace una llamada. Al otro lado se oye la voz de Bestla.

Bestla: Tiky, me tenías preocupada, perdimos conexión contigo hace un buen rato.

Tiky: Me he estado ocupado con unas cuantas cosillas, nada serio. ¿Cómo es la situación allí?

Bestla: Nos hemos topado con algunos... Peculiares aliados. También recuperamos a Tachilda, tiene información para nosotros.

Tiky: Perfecto... Suena bien.

Bestla: ¿Allí cómo está la cosa, estás en condiciones de moverte hacia aquí?

Tiky: Bueno, he usado un Noah’s Ark hace un tiempo pero supongo que ya podré volver a realizar otro en un rato. Me encuentro con Batuca y con Claude y sus hombres.

Ymir: ¿BATUCA? ¿Samba, estás ahí?

Samba: Aquí estoy.

Ymir: No se te ocurra hacer nada estúpido, no te salvé para nada.

Samba: Tranquila, ya recapacité. Olvida la nota que te dejé... Ya no tiene importancia.

Ymir: Bien, así me gusta.

Bestla: Pues corto conexión, en cuanto puedas realizar tu técnica vuelve a llamar y te digo las coordenadas de nuestro escondite.

Tiky: Perfecto.

Got’cha.

Mientras tanto Taisen se encuentra exhausto, cubierto por una bola de fuego que le protege mientras una gran nube de docenas de cuchillos y objetos filosos se arremolina cerca de él intentando atravesar su defensa.

Coltello: ¡Killer Swarm!

Taisen: Uf... Si todos esos objetos logran atravesar mi escudo Nova estoy frito...

Coltello: Y están a punto de hacerlo, fuiste un oponente muy molesto pero esto ya se acabó.

Taisen: No estoy acabado, ¡la justicia siempre vence!

Coltello: Me tienes harto, ¡muere de una vez!

Tras detectar cierta impaciencia en estas palabras, Taisen observa el charco de sangre formado en el suelo bajo el brazo de su contrincante, demostrando que lo tiene inutilizable tras recibir demasiados cortes en él. Eso le hace recordar una frase:

Coltello: Ambos tenemos habilidades que nos permiten controlar objetos mentalmente. Sin embargo, veo que tú no necesitas pagar ningún precio para usarla...

Taisen: ¡Eso es!

Justo antes de que su escudo de fuego ceda ante el ataque del rubio, Huracán Rojo absorbe todo ese fuego y lo utiliza para propulsarse velozmente en dirección a su oponente.

Coltello: ¿Cómo? ¡Estás loco, los cuchillos te van a matar!

Es cierto, los cuchillos y demás armas de Coltello se acercan al pirata y están a punto de alcanzarle.

Taisen: ¡No si soy más rápido que ellos! ¡1000% Turbo Speed!

Taisen utiliza una gran cantidad de fuego para propulsarse a su velocidad máxima en dirección a su oponente.

Coltello: Espera, ¡NOOOOOOOOOOO!

Sable Humano intenta cubrirse con sus brazos imbuidos en haki del inminente ataque de Taisen, pero uno de ellos no le responde, ha perdido demasiada sangre. Utilizando la apertura en la defensa del subordinado de Claude, Taisen imbuye las llamas de su puño en haki y le propina un gran golpe en el rostro.

Taisen: ¡¡Turbo Black Flame!!

El golpe del justiciero lanza a su oponente varios metros y le hace chocar contra la pared de un edificio, dejándolo con los ojos en blanco. Tras ello, Taisen se gira sobre sí mismo heroicamente y realiza una de sus características poses.

Taisen: Uf, tener que dañar una parte de tu cuerpo para poder utilizar tu habilidad no parece algo agradable, seguro que por eso se volvió un villano... En fin, voy a necesitar un energizante después de esto.

Pasando a otro frente de batalla, Yaeger se halla desconcertado al ver que Zanxus domina el estilo de combate Jao Kun Do.

Zanxus: ¿Qué pasa? ¿Creíste que no haría lo que sea por superarte?

Yaeger: Tsk... Cuando éramos niños siempre te negaste a aprenderlo de tu madre aún siendo mitad piernas largas, qué desperdicio...

Zanxus: Y tú por tu parte siempre hiciste lo que sea por ser el más fuerte de los hermanos, incluso aprender a usar este estilo a pesar de no ser como yo.

Yaeger: Como yo... ¿Hermanito, aún te avergüenzas de ser diferente?

Zanxus: Eso es tiempo pasado Yaeger, con los años me he dado cuenta de que lo que me hace diferente puede convertirme en alguien incluso más fuerte que tú.

Yaeger: Haha... ¡A ESO QUIERO VERLO! ¡Crimson Kick!

Zanxus: ¡Shooting Star!

As de Corazones utiliza una técnica del Jao Kun Do para detener con una poderosa patada vertical la patada teletransportada de su contrincante, provocando una onda expansiva al impactar.

Yaeger: Vaya, ese desgraciado realmente lo aprendió. Da igual, nunca podrás contra mi velocidad, ¡Crimson Stampede!

En lugar de una sola patada, Muerte Carmesí comienza a teletransportar al cuerpo de su oponente múltiples patadas a gran velocidad, las cuales apenas logran ser esquivadas por Zanxus con su habilidad, recibiendo algunas en el proceso.

Yaeger: Débil y lento, como siempre. ¿Eh?

Al observar su bota, Yaeger nota que hay algo raro en ella. Le falta una parte.

Zanxus: ¡Zikakaka, caíste! ¡Lost Dice!

El piernas largas utiliza la pieza de la pierna de Yaeger para verse atraído a gran velocidad hacia él, para sorpresa de su hermano.

Yaeger: ¡¡No!!

Zanxus: ¡Disassemble!

Al lograr aproximarse lo suficiente, As de Corazones utiliza la palma de su mano para tocar el cuerpo de su hermano, activando su habilidad en él y desarmándolo completamente en piezas, cayendo éstas al suelo.

Zanxus: ...Las cosas han cambiado desde entonces, hermano.

Yaeger: Ya, y tanto que han cambiado, ¡Crimson Reassemble!

Zanxus: ¡¿Cómo?!

Muerte Carmesí comienza a generar una gran cantidad de portales a su alrededor con los cuales toma las piezas de su cuerpo y vuelve a encajarlas en su lugar. La velocidad de armado es tal que su cuerpo vuelve a estar reconstruido en unos segundos.

Yaeger: Nos obligan a armar puzles desde pequeños para entrenar la mente, con un truco tan sencillo como ese no acabarás conmigo, hermanito.

Zanxus: ...Mierda, no puedo usar eso contra él, vino más preparado de lo que pensé.

Capitulo 67: Venganza, justicia y gloria

La situación para Zanxus parecía complicarse al ver que su hermano había logrado zafarse de su ataque, lo que complica un poco los planes de As de corazones.

Yaeger: Y esa cara larga hermano, ¿vas a seguir llorando por no vencerme? Siempre fuiste un llorón. Qué recuerdos cuando antes por cualquier cosa llorabas.

Aunque Zanxus no lo mostrara de manera externa, en su interior realmente le fastidiaba cada vez que su hermano hablaba.

Zanxus: Ya cállate desgraciado, a nadie le importan tus monólogos de mierda.

Yaeger: Qué mal que digas eso, bueno. . . Esas ya fueron tus últimas palabras, ¡Crimson Punch!

Un portal se abre a un lado de Zanxus, dicho portal llevaba el golpe de Yaeger. El piernas largas logra esquivar por poco el ataque usando su haki de observación, aunque el golpe fue tan rápido que con el filo de uno de los nudillos logro cortar un poco la ceja de Zanxus.

Zanxus: Tsk.

Yaeger: Vaya que mejoraste hermanito, es una lástima que debas morir aquí, Crimson Kick.

Otro portal se abre a un lado de Zanxus, transportando consigo la patada de Yaeger la cual lo logra enviar varios metros hacia atrás, llevándose consigo algunos carros de comida.

Zanxus: El hecho de que sea capaz de evitar mis movimientos ya cagan todos mis planes. Maldito Yaeger, eres un puto entrometido de mierda. Tomando siempre lo que quiero por envidia.

Zanxus se levanta de donde estaba y mira a Yaegar, quien se estaba riendo al ver su superioridad frente a su hermano más pequeño.

Yaeger: Dime Zanxus, ¿cuál quieres que sea la excusa de tu muerte?, ¿el objetivo de la misión fue demasiado fuerte y te asesino?, ¿o moriste patéticamente por un marine cualquiera? ¡Ja! Da igual la que escojas, al final seguirás muerto.

Zanxus: ¿Ya terminaste?

El piernas largas se encontraba quieto en su lugar, pero desde donde estaba seguía esbozando su sonrisa característica. Yaeger se enfada y simplemente opta por acabarlo del siguiente golpe. Zanxus abre sus brazos mientras que un portal con el puño de Yaeger se abre frente a él.

Zanxus: ¡Lost Dice!

Yaeger: ¿Eh?

Para la sorpresa de Muerte Carmesí, su puño se ve desviado por la técnica de su hermano, Zanxus aprovecha la oportunidad para tocar rápidamente el puño de su hermano, el cual se deshace en varias piezas. Yaeger reacciona rápidamente y saca su mano del portal, así como crea otro portal para poder regresar las piezas a su lugar.

Yaeger: ¿Enserio crees que puedes usar el mismo truco conmigo dos veces y que pierda? Qué ingenuo.

Pero cuando regresa su mirada a donde se encontraba su hermano, Yaeger se extraña al ver que Zanxus no se encontraba ahí.

Yaeger: (¿A dónde se habrá metido esa maldita sabandija)

Zanxus: ¡Vivre Card! . . .

Detrás de Muerte Carmesí, con una gran velocidad había llegado As de corazones, quien tras imbuir su pierna con haki de armadura le logra propinar un fuerte golpe en la sien que lo manda volando lejos del lugar.

Zanxus: Black Trick Kick

Lejos de dónde estaban, una madre y su hijo se encontraba paseando por el parque hasta que se encuentran con el carrusel.

Niño: ¡Mami. Mami, vamos al carrusel!

Madre: Claro hijo, dejame saco el dinero de la. . .

Pero la madre es interrumpida al escuchar un fuerte estruendo, posiblemente el sonido de un enorme objeto rompiéndose. También se escuchan los gritos alarmantes y asustados de las personas, su hijo también sujetaba fuertemente su vestido por miedo. Cuando se voltea, observa como el carrusel se encuentra destrozado, y un hombre vestido de rojo de gran altura salía de este.

Yeager: Maldita sea. . .

Aquel hombre rojo de gran altura era obviamente Yeager, quien había llegado hasta ahí debido a la fuerte patada de Zanxus. El Vermilion se limpiaba los escombros del carrusel de su traje, mientras que su halcón acudía a él.

Yeager: Parece que Zanxus aprendió varios trucos, pero eso no será suficiente para poder vencerme; si esa fue su mejor patada, una lástima por él.

Yeager caminaba hasta que se encuentra con la madre y su hijo. Realmente a Yeager le fastidiaba que aquel niño se mostrará tan temeroso ante su presencia, Yeager veía dicho temor como una debilidad, y esa clase de debilidad no debía de ser tolerada frente a su presencia.

La madre y el niño se asustan más al ver cómo aquel hombre sacaba un cuchillo y y estaba por lanzar un corte que los mataría. Pero unos segundos antes de eso llega Zanxus lanza una de sus cartas en un intento de distraer a Yeager, para luego golpearlo por detrás usando su fruta del diablo. Esto ocasiona que por pura coincidencia se terminen salvando la madre y su hijo, quienes en un acto de supervivencia escapan corriendo del lugar.

Yeager: Maldito, ¡estaba por matarlo!

Zanxus: ¿Matando a gente al azar, Yeager? Sabes muy bien que en nuestra familia no toleramos esa clase de actitudes si no tienen que ver con nuestro trabajo.

Yeager: ¡Una mierda las reglas de nuestra familia!, ¡cuando yo sea el líder de los Vermilion seré quien cambie todos esos malditos ideales de mierda! Los haré mejor, haré que la familia Vermilion sea mejor, y haré que pequeñas sabandijas inservibles como tú nunca lleguen a la cima o nunca nazcan.

Zanxus: ¿Ya te desahogaste? Por lo que dices, y por lo tanto, tú, ¡Son una puta mierda!

Yeager: Insúltame lo que quieras, pero eso no cambia nada. Yo soy más fuerte que tú; yo seré el líder de la familia Vermilion, y seré yo quien salga vivo de esta isla.

Zanxus: Tsk.

Mientras que en Yeager se dibujaba una sonrisa sádica por todo lo que decía, Zanxus fruncía el ceño en una clara señal de desaprobación de todo lo que decía, ¿cambiar las reglas a su antojo?, ¿evitar que personas como Zanxus nunca lleguen a la cima? ¡Se ha vuelto loco de poder! Zanxus s pone en posición de pelea, esperando terminar con esto de una vez por todas.

Yeager: Toshoshsosho, ¿enserio crees que seguirás peleando?

Zanxus: ¿Ah?

En Zanxus entraba la duda debido al comentario de su hermano. Yeager, por su parte, también se prepara, moviéndose por todas partes, un montón de portales empiezan a abrirse frente a Zanxus.

Yeager: Esta es tu perdición, ¡Crimson Death¡

Yeager hace gala de su ataque más poderoso, Crimson Death. Frente a Zanxus se encontraba su perdición, su posible ruina y muerte, As de corazones, por primera vez en toda esta travesía llega a sudar y temer, pero. . .

Zanxus: Je . . .

Dicho temor no dura nada, solo unos segundos. En Zanxus se muestra una sonrisa llena de confianza en su rostro, sabe lo que va a hacer su hermano. Ya se había preparado para el Crimson Death de su hermano, y precisamente, todo su entrenamiento de desencadenaba en este momento. . .

Zanxus: ¡Discard!

Zanxus se choca sus propias palmas. Es entonces cuando sus manos empiezan a desarmarse en varias piezas, siguiéndole todo el cuerpo también, brazos, torso, cabeza y piernas se deshacen en múltiples piezas, las cuales le permiten a Zanxus poder esquivar los mutiples golpes de Yeager con su Crimson Death.

Cuando Yaeger termina, logra observar que su hermano ya no se encontraba en la escena, sorprendiéndose bastante y riendosé.

Yeager: Tshoshosho, creo que me pasé demasiado con mi poder. Incluso lo desintegre de tantos golpes, pero . . .

Yeager observa sus puños, poniendo una mueca al ver que no se encontraban llenos de sangre como debería de ser.

Yeager: Maldito . . .

Zanxus: Creo que cantaste victoria demasiado rápido.

Yeager se voltea para darle un golpe a Zanxus, para luego sorprenderse de que solo fuese su boca la que se encontraba ahí, pero entonces recibe un zarpazo en la espalda y se vuelve a voltear para dar una patada; para luego volverse a encontrar con nadie.

Zanxus: Black trick kick

As de corazones vuelve a imbuir su pierna con haki y patea fuertemente a Yeager, enviándolo bastante lejos nuevamente.

Zanxus: ¡Vivre Card!

Pero antes de que Muerte Carmesí reaccione, Zanxus usa una parte de él que había robado con aquel zarpazo que le había dado. Zanxus hace el mismo acto constantemente, ocasionando que ambos se mueven por todo el parque hasta llegar a una zona más abierta.

Zanxus se detiene cuando ve a su hermano en un estado malherido ya, propinándole otra patada para alejarse se él y sonreír jactándose de su victoria.

Zanxus: A diferencia de ti, yo sí tengo piedad con mi propia familia. Vamos Yeager, si logra ponerte de mi lado veré que seas el segundo al poder en la familia.

Pero aunque Yeager se encuentre en muy mal estado, aquellas palabras de Zanxus, “segundo el poder” lo enloquecen y llenan de furia.

Yeager: ¡Stacy!

Yeager llama a su halcón de confianza para que este ataque a Zanxus, en un intento de distraerlo. Muerte Carmesí aprovecha el momento para teletransportarse usando uno de sus portales.

Zanxus: ¡Maldita ave!

Zanxus usa una de sus cartas para envenenar a Stacy y que se quedará quita. Con el ave cayendo y dejando de molestarlo, Zanxus logra observar que Yeager había escapado del lugar.

Zanxus: Tsk, aunque no me debo preocupar. Su fruta no le permite ir tan lejos, aún debe de estar por la zona, simplemente tengo que. . .

Pero apenas da unos pasos, Zanxus es chocado por una persona, una muy pesada. Cuando recobra la cordura logra ver quién era aquella persona, un enorme hombre con un casco y un traje rojo. Aquel hombre también observa a Zanxus.

Zanxus y Taisen. ¡Pero si eres tú!

Un poco más lejos del lugar se encuentra Yeager, bastante lastimado por los golpes de Zanxus, le cuesta un poco respirar.

Yeager: Maldito Zanxus, juro que te mataré. . .

En ese momento, Yeager recibe una llamada por Den Den Mushi la cual atiende.

Yeager: ¿Quién habla?

¿??: Soy el vocero de la persona que te contrato, quiere saber cómo vas con la misión.

Yeager: ¿La misión?

Después de todo, con la emoción de matar a Zanxus, Yeager olvido que su misión en el lugar era acabar con Voorhes y la mayor cantidad de civiles posibles por seguridad.

Yeager: Ahm, sí, la misión. Todo va de maravilla, creo poder terminar rápido del trabajo.

¿??: Bien, esperamos logres terminar el trabajo pronto.

Ambos cuelgan del Den Den Mushi. Pero ahora toda la perspectiva se ve desde la persona detrás del caracol. Aquel hombre detrás del caracol era un vicealmirante de gran estatura, calvo, con una gorra de la marine y un bigote delgado y alargado.

Bingoingo: Vaya, es una lástima tener que acabar con una isla siempre.

  • [ Bingoingo, vicealmirante de la Marine a cargo de la Buster Call, también es llamado El justiciero]

Marine: ¡Señor, el motor ya está listo! Tuvimos un pequeño percance, pero no se preocupe, ya todo se encuentra bien.

Bingoingo: Perfecto, pongan motores en marcha.

Marine: ¡Sí señor!

Es entonces cuando el buque del vicealmirante Bingoingo se empieza a mover, junto con otros diez buques de la marine y otros cuatro vicealmirantes: la buster call estaba en camino a Isla Lock.

Bingoingo: A esta velocidad llegaremos en 26 horas a Isla Lock.

Mientras Zanxus se encontraba con Taisen; Yeager trataba sus heridas y la Buster Call se acercaba a Isla Lock; el grupo liderado por Bestla se encontraba discutiendo cómo lograr traspasar las defensas del cuerpo de Onishi.

Teehees: Entonces es impenetrable el tipo.

Acsel: Para nuestra lástima, parece serlo.

Teehees: Oye, ¿y no tendrás tú una habilidad o algo que nos sirva?

Acsel: Aparte de tener haki de armadura, solo poseo los poderes la Fruta Bira Bira.

Acsel activa los poderes de su fruta del diablo para poder generar algunos pétalos de su mano,

Acsel: . . . Y realmente no creo que nos llegue a servir mucho la verdad.

Teehees: Pues vaya habilidad (de mierda) es.

Thachilda: Pues de alguna forma debemos de penetrar su defensa, de otra manera no podremos vencerlo.

Bestla: Ymir, tú tienes un rokuogan, ¿verdad? Seguro que eso debe de servir.

Ymir: Ya quisiera yo, pero mi rokuogan no es tan poderoso como para eso.

Bestla y Teehees hacen un gesto extraño, como si de pronto todas las expectativas que tenían en Ymir hubiesen desaparecido.

Alarico: Ymir tiene razón. Conociéndola, seguro nunca pulió el rokuogan, y solo se limito a aprender soru para escapar. . . como siempre lo hace.

Ymir: ¿Esa es alguna clase de indirecta? Pum-ba.

Alarico: ¡Ya te dije que no me llames así!

Ymir: ¿Y qué harás pumba?

Alarico: Agh.

Bestla: ¡Ya basta los dos!

Bestla pone su pie en medio del mink y la peliblanca para que pararan su discusión.

Bestla: Será mejor que arreglen sus diferencias si quieren derrotar a Onishi.

Thachilda: A todas estas, yo no conozco la historia del por qué Ymir desertó de la marine.

Alarico, Bestla e Ymir se miran fijamente tratando de mover la responsabilidad de contar su historia el otro. En eso, Alarico y Bestla se complotan para mirar a Ymir y darle la responsabilidad a esta.

Ymir: Esta bien. Todo se resume en: Hace tiempo lidere un grupo como vicealmirante en el que estaban Alarico, Bestla, Onishi y Fareya; se nos había encargado proteger a un noble mundial. Las personas de la isla se volvieron locas de temor por alguna razón, el noble mundial también lo hizo, por lo que Bestla tuvo que sacrificarlo. En un momento dado nos dividimos y nos encontramos en la costa, la isla había empezado a incendiarse y. . .

Alarico: Fareya murió frente a nuestros ojos.

Ymir: *con un nudo en la garganta y casi llorando* Debido a que a Bestla la iban a matar por el crimen que cometió, yo decidí asumir la culpa. Hace tiempo quería desligarme de la marine, lo que hizo Bestla fue la excusa perfecta.

Alarico: Aún sigo preguntándome, ¿por qué querías salir de la Marine?

Ymir: ¿Por qué crees, Alarico? Una fuerza judicial que dice protege la justicia, pero sus funcionarios son unos asesinos y gente corrupto, ¿enserio esperas que sea parte de eso?, ¿cómo esperes que esté trabajando para una organización que da pie a los actos más atroces del mundo sin ninguna consecuencia y decir que es justicia? En ese sentido, los piratas al menos admiten que están mal. La Marine no.

Thachilda: Entonces, ¿somos los malos?

Bestla: No, la Neo Marine fue hecha para ser distinta a la Marine, nosotros buscamos hacer justicia, una justicia verdadera donde el más fuerte defienda al débil sin importar lo que nos cueste.

Alarico: ¿Por eso abandonaste la Marine?

Ymir: No te debo de dar más explicaciones. . .

Alarico: Pero. . .

Rennu: Eh, chicos. Es muy buena esta novela, pero debemos de descifrar un modo de lastimar a Onishi.

Bestla:  Es cierto, pero, ¿qué haremos?

Alarico: Yo sé qué haremos.

Teehees: ¿Y qué piensas hacer, eh?

Alarico: Usaremos haki de armadura.

Todos: ¿¡Qué!?

Mientras tanto, en la mina de Piedra marine. Onishi recibía un pequeño rectángulo negro de un marine.

Marine: Logramos conseguir la memoria de Avantgarde como pidió, señor.

Onishi: Excelente. Por ahora el nuevo cuerpo de Avantgarde se está confeccinando, por lo que no podemos activarla aún. Pero realmente nunca creía que los usuaria.

Fuera de la base, un grupo de tres marines se encontraban saliendo de la mina, el del medio vestía un traje de ninja completamente negro y poseía una guadaña con cadenas.

Kutoniri: Tal parece que las cosas se complicaron.

  • [ Kutoniri, comodoro de la Marine, también es llamado Ninja oscuro]

A su lado se encontraba un hombre de mayor altura y con los brazos anormalmente largos, así mismo, tenía una enorme motosierra entre sus manos y vestía un traje rojo con la chaqueta de la marine amarrada en su torso.

Werts: Onishi nos ha encomendado la misión de encontrar el escondite del grupo de Bestla, también con acabar con cualquier otros pirata o enemigo en nuestro camino.

  • [ Werts, comodoro de la Marine, también es llamado El marine motosierra]

Al otro lado, un hombre de estatura similar a Kutoniri se encontraba exhalando fuego mientras usaba un chaleco de la marine encima de una camisa negra con el estampado de una cruz.

Dumbert: Oi Oi, ¡JUSTICIA!

  • [ Dumbert, comodoro de la Marine, también es llamado Estruendo de justicia]

Kutoniri: Si es así, entonces la tríada del poder de Onishi los derrotará a todos.

Werts: ¡Sí!

Dumbert: ¡JUSTICIA!

Werts: (Dumbert no deja de presumir el nuevo poder de fuego que le dio Onishi)

Capítulo 68: Rodeado de payasos

Zanxus, exaltado por la situación, agarró a Taisen por su traje y lo levantó, con el únio propósito de amenazarle.

Zanxus : ¡Dime dónde está ese desgraciado!

Taisen: ¿Cuál, Cartoon, y a mí qué me cuentas?, estabas tú con…

Zanxus: Agh, maldita sea, me había obcecado tanto con el malnacido de mi hermano que me he olvidado de él.

Taisen: ¡¿OS HABÉIS SEPARADO? MALDITA SEA, CON LO QUE NOS HABÍA COSTADO A TODOS REUNIRNOS DE UNA VEZ!

Zanxus: ¡Maldita sea, olvídalo, no tengo tiempo para estas cosas, ve a buscarlo tú en lo que yo persigo al imbécil que tengo por hermano!

Taisen: ¿Tienes un hermano, es un trepidante héroe que viste de rojo como tú y yo?

Pero el pelirrojo decidió dejar pasar las palabras de Taisen, porque tantas cosas en la cabeza comenzaban a agobiarle al punto de que se le comenzase a marcar una vena en la frente.

Zanxus: Cuando esto acabe voy a matarlos a todos…

Por su parte, Taisen decidió hacerle caso a Zanxus, yendo por el parque dando gráciles acrobacias y saltando entre los edificios, mientras miraba, reconoció a dos personas de entre toda la multitud, una mujer con parche en el ojo agarrando a un tipo con abrigo esquimal del cuello mientras le daba con el puño en la cabeza.

Simone: ¡POR TU CULPA LO HEMOS PERDIDO!

Voorhes: ¡¿PERO QUÉ HE HECHO?, SUÉLTAME YA, LEÑE!

Simone: ¡ESE PUTO PAYASO SE HA REÍDO EN NUESTRA CARA, Y SI NO PUEDO REVENTARLE A ÉL, NO PUEDO REVENTAR A CLAUDEEEEEEEEEEEEEE!

Niño: Mamá, ¿a qué están jugando esos dos?

Madre: Tú… aléjate de ellos.

Voorhes: ¡SUELTA, MIRA, MIRA, AHÍ ESTÁ!

Simone: ¡¿EH?!

Efectivamente, Slasher, señaló a un payaso que se encontraba detrás de un puesto de algodón de azúcar con varios globos flotando en su mano, sin dudarlo ni un segundo, Simone soltó a Voorhes para lanzarse en plancha hacia el tipo, tirándolo al suelo y comenzando a darle patadas.

Simone: ¡¡¡JA JA JA, YA NO ERES TAN CHULO, ¿EH?, YA NO TE DA RISA, ¿EH?!!!

Payaso: ¿QUÉ HACES?, AYUDA, SEGURIDAD, SOCORROOOOOOOO.

Taisen: ¡ESPERA SIMONE!

Simone: ¿Eh?

Las lágrimas del payaso que estaba siendo apaleador por La Desarmada hicieron que se le corriera el maquillaje, al revisarlo más detenidamente, se dio cuenta de que no era el payaso que buscaba.

Simone: ¡VOORHES, MALDITA SEA!

Voorhes: ¡LO SIENTO, ES QUE ENTRE TANTO PAYASO ES LO QUE TIENE!

Intervención especial del autor Megatroy: Sí, esta frase va con segundas intenciones hacia vosotros, lectores.

Taisen:  ¡¿Qué haces?, estás agrediendo a un humilde trabajador!

Voorhes: ¡IMPERDONABLE!

Simone: ¡¡¡Tú calla, si no se nos hubiera escapado el tipo ese…!!!

Taisen: ¿El payaso ese ha escapado?

Simone: Tsch, puto desgraciado, en cuanto le encuentre le pienso…

Voorhes: ¡AHÍ!

Slasher señaló a una figura con globos que se encontraba dando brincos por los techos de las atracciones, para sorpresa de los tres, este estaba cargando a alguien.

Simone: ¡DESGRACIADO!

Taisen: ¡EH, TIENE A ALGUIEN ENCIMA!

Voorhes: ¿Es… Cartoon?

Cartoon: ¡¡SUÉLTAME!!

Efectivamente, el payaso había agarrado a Cartoon, a quien cargaba con medidas de seguridad, pues este llevaba unas esposas de piedra marina en las manos para evitarle usar su poder y escapar.

Palloncino: ¡¡JO JO JO, ME TEMO QUE NO PUEDO HACER ESO, ME TEMO QUE TENGO OTRO PEDIDO PARA TI!!

Cartoon: ¿EH?

Palloncino: ¡Jo jo jo!, aparte de Claude, hay otro tipo que me ha pagado, pero no para SImone ni nada, esa le da igual, tú eres el tipo especial, ¡jo j ojo!

Cartoon: ¡Dime al menos el nombre del desgraciado que quiere mi culito!

Palloncino: ¡Jo jo jo!, dime, ¿has oído hablar de…

Cartoon: …

Palloncino: …Onishi?

Cartoon: ¡¡¡ZANXUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUS!!!

???: ¡TRANQUILO, AMIGO!

Cartoon: ¿Eh?

Palloncino: Jo jo… ¿jo?

Tras el payaso, los tres piratas comenzaron a correr con la esperanza de atraparle.

Simone: ¡¡¡VEN AQUÍ, DESGRACIA HUMANA!!!

Taisen: ¡EL ESCUADRÓN DE LA JUSTICIA ACABA DE LLEGAR!

Mientras tanto, a las afueras de la mina de piedra marina, los comodoros Kutoniri, Werts y Dumbert charlaban sobre la misión.

Werts: ¡Fua, hace mucho que no sabemos nada sobre Bestla, ¿cuál creéis que será su reacción cuando nos vea asesinar a todos sus compinches?!

Kutoniri: Eso no importa, céntrate en la misión.

Werts: Eres hiper-aburrido, como siempre, ¿tú qué dices, Dumbert?

Dumbert: ¡JUSTICIA!

Werts: Como no, parece que solo tengas esa palabra en el vocabulario, eres como un disco rallado.

Dumbert: ¿Justicia?

Kutoniri: ¡Quietos, enemigos al frente!

Efectivamente, viniendo en línea recta había una enorme amalgama de gente que parecía ir en dirección a la mina de Onishi, la inmensa mayoría de estos tenían trajes y vestuarios recordatorios a los de los gángsters, con pocas excepciones.

Samba: Tú, no pienso estar cargándote como un crío todo el camino.

Tiky: Es lo que tiene que mis piernas parezcan un colador.

Claude: Tsch, he mandado a uno de mis hombres que te las vende, no pienso hacer más por ti, cuando las minas estén en mi poder ya puedes empezar a correr.

Tiky: … ¿cómo? …

Samba: Hey, hay peña ahí delante.

Los tres comodoros desenvainaron sus armas mientras Dumbert prendía un mechero, para luego utilizar sus manos creando una enorme llamarada que mantenía entre sus manos, como si fuese una pelote.

Samba: ¿Taisen?

Tiky: Algo me dice que no es Taisen.

Werts: Onishi nos dijo que acabáramos con cualquiera que se metiese en nuestro camino.

Kutoniri: Sí, no sé qué hacemos yendo lento.

Werts: Para darle dramatismo, ¡A LA CARGA!

Dumbert: ¡JUSTICIA!

Samba: No, definitivamente no son Taisen.

Los criminales se pusieron en guardia a excepción de Claude, quién aún se mantenía medianamente sereno mientras daba órdenes a sus hombres.

Claude: ¡¡¡VOSOTROS, APUNTAD AL ENEMIGO, Y FUEGO A MI SEÑAL!!!

Tiky: Si yo fuera tú, iría preparándome para lo peor.

Samba: ¿Por?

Tiky: Tengo varias razones para creer que esos tres van con Onishi.

Claude: ¡¡¡FUEGO!!!

Capítulo 69: Cerdos con manzanas en las bocas

Aun en Kingsgutt, Bestla, Rennu, Ymir, Acsel y Teehees habían oído el plan de Alarico para vencer a Onishi.

Bestla: ¿estás seguro que funcionará?

Alarico: con la colaboración de todos las probabilidades son bastante altas.

Teehees: yo no lo creo.

Rennu: solo Dios lo sabe.

Ymir: lo importante es ir con Samba y todos los demás primero.

Acsel: eso me recuerda que debería llamar a Regueres, hace rato que no sé nada de él.

puru puru puru

Alarico: ¿hmm? Ese den den mushi...

Acsel: mio no es.

El mink se sacó un pequeño den den mushi que llevaba en uno de sus bolsillos.

gotcha

Bingoingo: llamada urgente y secreta para los vicealmirantes que esten cerca de la isla Lock, código 210721, aseguraos de estar solos para que nadie más os pueda oír.

Todos: ...

Alarico: aquí vicealmirante Alarico, al mando de una basa de la isla Lock. Informad.

Bingoingo: vicealmirante Bingoingo al habla. Informo que se ha solicitado un Buster Call en Lock. Todos los marines y civiles tenéis un día aproximadamente para organizaros a salir si no queréis morir.

Todos: ¡¡¡!!!

Alarico: ¿p-pero, pero quien ha-?

Bingoingo: órdenes de arriba. Todos los criminales presentes en la isla deben morir. Gracias por su atención.

gotcha

Alarico: ...

Teehees: estamos más jodidos que un cerdo con una manzana en la boca.

Ymir: tenemos que terminar con Onishi cuando antes.

Acsel: será mejor que vayamos hacia el norte ya, no hay tiempo que perder. Dejadme llamar a Regueres otra vez...

Regueres: parece que por fin he podido salir de la base...

El revolucionario, aun disfrazado de marine, había conseguido salir de la mina, solo por encontrarse a tres individuos de apariencia fuerte contra un montón de gente liderados por otros tres individuos de apariencia peligrosa.

Claude: ¡¡¡FUEGO!!!

Los hombres de Claude empezaron a disparar contra los hombres de Onishi, que esquivaban las balas con sus armas.

Kutoniri: ¡preparaos para morir! Danza de la Muerte

Ninja Oscuro se lanzó hacia sus enemigos y con la ayuda de las cadenas, lanzaba la guadaña hacia ellos, cortándoles como mucho o decapitándoles.

Werts: ¡a poner en marcha la maquinita!

El Marine Motosierra hacia lo mismo que su companero con la motosierra, dejando correr la misma cantidad de sangre de los criminales.

Dumbert: ¡¡¡JUUUSTÍCIAAAAAAAAAAA!!! BOLA JUSTICIERA

Estruendo de Justicia lanzaba sus bolas de fuego desde su sitio, acertando a las cabezas enemigas y quemándolas.

Regueres: ...

Claude: ¿hmm? ¿Qué hace un marine solo con ellos?

Regueres: ¡ohoho! ¡Esperad, no soy un soldado! ¡Soy del ejército revolucionario!

Tiky: ¿los revolucionarios? No sabia que también estaban aquí.

Samba: estás en contra de Onishi, supongo.

Regueres: ¡ohohoho, pues claro! ¡Siempre en contra del opresor! ¡Yo os ayudaré a luch-!

Dumbert: ¡JUSTICIA!

El comodoro del chaleco se giró rápidamente para darle un fuerte puñetazo en la cara de El Minerista, déjandole fuera de combate en un segundo.

Claude: patético.

Kutoniri: bueno bueno... parece que todos vuestros hombres han caído... Quedáis vosotros tres.

Samba: uno contra uno me parece bien.

Werts: ¡dadle más sangre a mi motosierrita!

El comodoro del traje rojo intentó atacar a Caja de Sorpresas, pero él paró su arma con las manos.

Tiky: mejor que le des tú de la tuya.

Dumbert: ¡oi oi! ¡JUSTICIA!

Claude: tantos hombres y al final tendré que hacer el trabajo yo mismo.

Capítulo 70: El infierno que vino del cielo

—¿Una Buster call? Parece que tendremos que renunciar a las treinta y seis horas previstas -comentó Bestla tras escuchar el Den Den Mushi de Alarico

—¡No, teneis que buscar aliados! -le señaló Thachilda inquieta- ¡Si no vamos con un ejercito nos destruira! Los Uto-Marine tienen de todos, tanto soldados de infanteria como oficiales de alto mando, sin contar sus armas de desrrucción masiva.

Ymir comenzó a reirse tras este comentario —Ymahahahahaha... La Uto-Marine no es la única con poder militar

—¿Vamos a llamarles, Vicealmirante Ymir? -le preguntó Bestla con una sonrisa temblorosa

—Parece que ha llegado la hora de hacer nuestra propia llamada a las armas... -Ymir sacó un Den Den Mushi de cobre y lo colocó encima de una mesa para posteriormente presionar un boton que se encontraba en la parte superior del caparazón- ¡Llamada a todos los oficiales de la Neo-Marine presentes en Isla Lock, armad las tropas y dirigios a la mina de piedra marina! ¡Vamos a dar el asalto final!

Desde la base de la Marine situada en el distrito de diversiones comenzaron a salir una gran cantidad de soldados.

—El ejercito les emboscará desde el oeste y nosotros desde el sur, Onishi no tiene idea sobre nuestras tropas en el distrito de diversiones, por lo que centrará todos sus esfuerzo en matarnos -explicó Ymir

—Ah, que vamos a ser el cebo -dijo Teehees asqueado- me temo que no no no no, ya tengo suficiente con lo mio como para ponerme voluntariamente en el ojo del huracán.

—El ojo del huracan... jeje... -se rio Rennu- es gracioso porque estabas en un... jeje... -El Pochoko se puso a hacer ejercicios de respiración para no partirle la cabeza al monje ahi mismo.

—Si vamos juntos no pasará nada, no tiene forma alguna de derrotarnos a todos a la vez -le calmó Bestla

—En realidad... -intervino Thachilda- si tiene una forma... no creo que la use para tan solo un grupo, pero tenerla la tiene...

Mientras tanto los oficiales de la Uto-Marine se encontraban peleando con el grupo liderado por Claude.

—¡¡Venga, venga!! -exclamó Werts atacando con su motosierra a Samba, la cual se defendía de los tajos con su espada Carnaval- ¡¡No estás a la altura de tu reputación!!

Samba sonrió al oir esa última frase —Eso es lo justo lo que pretendo -convirtiéndose en líquido y dejando tan solo su mano intacta, se desplazó rapidamente por el suelo pasando entre las piernas del marine para luego materializarse a su espalda y atacar con una potente estocada

—¡¡Side-saw!! -de los codos del brazos largos surgieron dos sierras con las que desvió el arma

—¿Un cyborg? -murmuró Samba retrocediendo con un salto

—Sawawawawa, el amo Onishi se ha encargado de que sus oficiales seamos lo mejor de lo mejor, ¡estamos a un nivel totalmente distinto de los marines comunes! -le comentó Wers sonriendo dementemente

Samba se lo quedó mirando sin alterar su expresión inerte —Si te has cubierto de mi ataque significa que tu piel no es indestructible como la otra -le dijo recordando su combate contra Avantgarde, Wers mostró disgusto al oir esto

—Sawawawa... -rio con cierto descontento- Tenía ganas de pelear contra ti, así podré saber quién es el mejor monstruo -dijo haciendo sonar su motosierra

—Si has oido sobre mi reputación entonces ya debes de saber la respuesta -le respondió Samba apuntándole con la espada- haz tu peor esfuerzo, marine.

Tiky en cambio se hallaba enfrentando a Dumbert, el Neo-Marine se encontraba contra las cuerdas al tener las piernas aún dañadas y pese a que había podido curarse levemente usando el Kami Tasukete, la constancia de su enemigo le estaba impidiendo regenerarse completamente.

—¡¡Justicia!! -Dumbert alzó el fuego y lo moldeó hasta formar varias sierpes, las cuales se abalanzaron contra el monje

Tobu Shigan -Tiky disparó a las sierpes una bala de aire- ¡¡Noah's Ark!! -el proyectil emitió un haz de luz, teletransportando tanto al propio disparo como a las serpientes de fuego, las cuales aparecieron detrás de Dumbert.

El marine recibió el Shigan a distancia y sangró por el agujero pero las sierpes de fuego no le provocaron daño alguno ya que se transformaron en lanzas que rozaron a Dumbert sin causarle la mínima herida y se dirigieron a Tiky.

—¿¡Por qué de entre todos me ha tenido que tocar el que tiene el poder de esa rata repulsiva!? -Tiky juntó ambas palmas- Lilith's Mischief -dos enormes manos compuestas de luz emergieron de la espalda de Tiky y con una potente palmada aplastaron a las lanzas de fuego, extinguiéndolas al momento

Oi Justicia -Dumbert empleó su aliento flamígero, desperdigando llamas hacía arriba para luego comenzar a controlarlas y aumentar su tamaño

—¡¡Lilith's Mischief!! -de la espalda de Tiky salió un gigantesco puño dorado que se lanzó contra Dumbert

—¡¡Oi Justicia: Oi Justicia!! -emulando la tecnica de su enemigo, formó un puño de fuego incluso más grande que el empleado por Tiky, sobrepasando su golpe divino y arrollando a Caja de Sorpresas, el cual salió impulsado hacía atrás con quemaduras y magulladuras.

—¡Por fin un poco de distancia! -sonrió Tiky con un hilo de sangre en la boca, se agarró con fuerzas ambas piernas, generando un fulgor que poco a poco fue cerrando los agujeros de bala que le había hecho Claude- ¡Pienso romperte en pedazos!

Claude chocó dos espadas con las hoces de Kutoniri —¿Ves victoria en esta contienda? -le preguntó el ninja

—¡¡Lo único que quiero ver es tu cuello degollado, friki!! -le contestó Claude

—Deleznable... -respondió Kutoniri retrocediendo con un salto y lanzándole varios kunais, a lo cual el mafioso respondió disparando a los cuchillos y destruyéndolos.

—¡¡Con esas armas medievales no vas a poder hacerme ni un rasguño!! -Claude disparó sus dos bazookas a Kutoniri

Ninjutsu: Kurai taiyō -Kutoniri lanzó varias bombas que llenaron de humo toda la zona, los proyectiles de los bazookas estallaron y movieron la humareda pero entre el area despejada no se podía apreciar ningún cadaver.

—¿A dónde has ido, ratita? -pensó Claude con una media sonrisa, una visión de Haki de Observación le obligó a girarse hacía atrás, bloqueando un kunai que había salido de entre el humo.

Ninjutsu: Hagane no Sekai -una innumerable cantidad de kunais y shurikens comenzaron a surgir de entre la niebla desde todos el frente, costados y atrás, obligando a Claude a defenderse tanto con espadazos como con disparos.

—Agh, si tan solo tuviera un segundo podría localizarle con el Haki -pensó Claude mientras desviaba la oleada masiva de proyectiles, habiendo recibido ya algunos cortes. Pasado unos segundos la mansalva de kunais se detuvo- al fin... A ver donde te habías metido, malparido -el mafioso usó Haki de Observación y rastreó al ninja, dando con su posición exacta- ... ¿¡Debajo!?

El suelo a los pies de Claude se transformó en pequeñas piezas que se movieron hacía los laterales para dejar pasar al ninja, el cual le clavó una katana en el abdomen a Mil Armas, pero este aún tosiendo sangre respondió con un fuerte cabezazo que hirió a Kutoniri y lo tumbó al suelo, llevándose consigo la katana

—¿¡Pero qué demonios!? -se alarmó Claude agarrándose la herida- ¡Esa era la fruta de As de Corazones!

—La tecnologia del amo Onishi fue diseñada por los mejores cientificos, que colaboraron entre ellos por el bien común -le explicó Kutoniri- La replica de la Fruta Pazu Pazu no es perfecta, no puedo desencajar a otros seres vivos, tan solo a mi mismo... Sin embargo a cambio tengo una ventaja. -Ninja Oscuro apuntó a Claude, el cual de repente recibió una innumerable cantidad de profundos cortes

—Agh... -gimió Claude adolorido

—Mis nanobots emulan la Pazu Pazu al cortar todo en forma de piezas de rompecabezas, mi cuerpo está lleno de morfina y otras sustancias que me permiten sobrevivir a ser cortado en pedazos... Pero en tu caso no es así, no acabarás convertido en un puzzle, sino en carne troceada. -le explicó Kutoniri- Si te unes a nosotros te perdonaré la vida.

—Prefiero morir que servir al cornudo de tu jefe -le contestó Claude

—En ese caso... -la frase de Kutoniri fue interrumpida por un temblor que sacudió las piedras cercanas- así que ya se ha puesto en marcha.

—¿Que mierda es eso? -preguntó Claude irritado

—Mientras me encontraba bajo tierra hice unas cuantas llamadas, al fin y al cabo el deber de un ninja es sabotear lo máximo posible a sus contrincantes -dijo Kutoniri

Los pájaros marcharon en masa de la zona graznando constantemente

En Kingsgutt, Bestla se encontraba observando con terror las lejanas montañas.

—¡¡Tenemos que salir aquí, la va a usar!! -exclamó Thachilda horrorizada

—¡¡ESA COSA ES MÁS GRANDE QUE LA GIGANTE!! -gritó Teehees

—Muchos ángeles de Dios convivieron con mujeres y engendraron hijos injuriosos que despreciaban el bien -comenzó a recitar Rennu, casi por instinto al ver esa enorme figura entre las montañas- confiados en sus propias fuerzas. Porque según la tradición estos seres que cometían estos atroces actos eran llamados... gigantes

En las montañas un descomunal gigante, que superaba por mucho en tamaño a Bestla, estaba subiendo a la cima del monte, cuando llegó al punto más alto extrajo con cuidado una pequeña libreta y la leyó —Hm... ¿En el distrito de diversiones? Eso estaba... ¡Ahí! -señaló el coloso- Gargargargargar, menos mal que el amo Onishi me lo apuntó... Bueno, empecemos ya -empuño un descomunal arco que portaba a su espalda y colocó como flecha un largo proyectil de cristal repleto de un líquido rosado

—¿¡Gargantua está con ellos!? -preguntó Ymir preocupada, Bestla aún le observaba en shock

—Sí... y su munición es... -empezó a revelar Thachilda..


Gargantua disparó la flecha rosada, la cual se dirigió al distrito de diversiones dejando una fulgurante estela tras ella

—¡¡Hey mirad, una estrella fugaz!! -señaló Taisen el destello morado que había en el cielo- ¡¡Rápido, pedid un deseo!!

—Oye... ¿no está viniendo hacía aquí? -preguntó Simone

—¿Cualquiera que pida un deseo a la estrella lo recibirá? -cuestionó Voorhes

—¡¡Por supuesto, es magia estelar!! -contestó Taisen- ¡¡Y cuanto más creas en tu deseo antes se cumplirá!! ¡¡Yo he deseado acabar con la maldad!! ¿¡Y tú!? -le preguntó el heroe

—Acabar con la burguesia... Pero hay un problema -puntualizó Voorhes

—¿¡Cual!? -le inquirió Taisen repleto de alegria

—El Calamar ha deseado nuestra completa aniquilación -informó Slasher- ¿Será eso un problema?


—¡¡Una piedra dyna!! -acabó la frase con un grito

La Piedra Dyna impactó en el Distrito de Diversiones liberando una masiva explosión que aniquiló a todo el ejercito de la Neo-Marine y redujo los edificios adyacentes a escombros.

Capítulo 71: Congelado

Cartoon: ¡¿...?!

Cartoon se despierta junto a un montón de escombros. El caos se ha apoderado del barrio tras la explosión y junto a él se encuentra Palloncino, aún inconsciente junto a él.

Cartoon: (Qué narices...)

En ese momento, al de la Pared le viene la memoria: Palloncino se lo estaba llevando fuera de la ciudad saltando entre los edificios cuando de repente tuvo lugar una devastadora explosión, cuya onda expansiva les hizo caer al suelo.

Cartoon: (Mierda.)

Tambaleándose, Cartoon va hacia Palloncino y empieza a registrarle para encontrar la llave de sus esposas de piedra marina, cuando de repente el payaso le agarra el brazo con una mano, habiendo recuperado la consciencia, aunque aturdido.

Palloncino: ¡¿Qué crees que estás haciendo?!

Cartoon: ¡AAAAAAAH!

Mientras grita, el de la Pared golpea repetidas veces al payaso en la cara con sus pétreos grilletes, hasta que termina de dejarle K.O. Luego reanuda el registro hasta que encuentra un manojo de llaves en el bolsillo, usándolo para abrir sus grilletes y liberarse.

Cartoon: ¡Ya no quiero estar aquí, voy a aprovechar que me he deshecho tanto de este payaso como del As de Corazones y su amigo para largarme de este condenado...!

Taisen: ¡Cartoon!

Cartoon: ¿Eh? ¡AH!

Taisen corre hacia él seguido por Simone y Voorhes.

Cartoon: ¡Ni hablar!

No queriendo meterse en más líos por la compañía de sus compañeros fugados, Cartoon usa su poder para mimetizarse con una pared cercana, pero Voorhes la arranca del resto del edificio, dejando a Cartoon encerrado en ella.

Cartoon: ¡¿Sigues vivo?!

Voorhes: ¡Creo que esto que ha ocurrido es en parte culpa mía!

Simone: ¡Ese proyectil venía del oeste, en las montañas! ¡¿Cómo ha podido causar semejante devastación?!

Cartoon vuelve a rematerializarse en tres dimensiones.

Cartoon: ¡No lo sé ni me importa, yo solo quiero salir de esta isla! ¡Aquí todo el mundo quiere secuestrarme porque mis poderes son demasiado épicos! ¡Hay un puerto de la Marine al este de la ciudad, voy a ir a buscar un barco y vosotros podéis venir conmigo o no!

Simone: Yo ni siquiera sé quién eres, no sé como esperas que me fíe de ti como para ir contigo. Además, no he acabado mis asuntos aquí.

Simone dice eso mientras observa a Palloncino en el suelo.

Taisen: ¡Pero Cartoon, tenemos que ayudar a los heridos, deben haber miles entre toda esta destrucción!

Cartoon: ¡Oh, vaya! ¡Tipo encapuchado, tráeme un violín, que esto es muy triste!

Voorhes: ¿Un violín? ¿Y por qué debería tener yo un...?

Pero de repente, la nuca de Slasher es atravesada por una daga lanzada desde lejos.

Voorhes: ¡...!

Simone y Taisen se giran rápidamente hacia la dirección de la que vino la daga, viendo a Yaeger caminando hacia ellos con sangre en su cabeza. Se nota que no ha podido librarse de los daños colaterales de la explosión.

Yaeger: (¡He encontrado al Slasher, éste será un trofeo aún mayor que el de la Pared, el liderazgo de la familia es mío!)

Cartoon: Bueno, a tomar por saco ya…

Nada más ver a Muerte Carmesí, Cartoon se mimetiza con el suelo y se escabulle, dejando a Taisen, Voorhes y Simone solos contra él.

Taisen: ¡Se parece a…!

Slasher se quita el puñal de la nuca, girándose molesto hacia su agresor.

Voorhes: ¡Eh, eso ha dolido!

Simone: ¡¿Otro con ganas de pelea?!

Taisen: ¡Eso parece, ha atacado a Voorhes desvergonzadamente por la espalda!

Aun así, su derrota contra Zanxus y sus heridas por la explosión han dejado a Yaeger bastante debilitado, por lo que Simone es perfectamente capaz de retenerle con su habilidad mientras Taisen y Voorhes le atacan, pero antes de alcanzarle, Cartoon se materializa en el suelo justo detrás de él.

Cartoon: ¡Ahora sí! ¡Frames Per Second: Zero!

Las manos del de la Pared agarran la cintura de Muerte Carmesí para luego envolver su cuerpo en un destello que llega a extenderse hasta cubrir también a los tres prófugos y los restos de edificios a su alrededor, llamando la atención de Zanxus a lo lejos.

Zanxus: ¿?

Unos segundos después, Simone se despierta, con Cartoon siendo lo primero que ve.

Simone: ¿Qué ha pasado?

Cartoon: Me he apiadado, eso es lo que ha pasado.

La Desarmada mira a su alrededor y comprueba que la zona antes cubierta de escombros parece ahora un solar, con el suelo pintado con un gran número de formas diversas. Más adelante se encuentran Taisen y Voorhes mirando hacia el suelo.

Voorhes: Wo.

En el suelo hay una figura parecida a la de Yaeger, completamente inmóvil en el suelo y con la mirada vacía.

Taisen: ¿¿Qué has hecho??

Cartoon: ¡Le he congelado, igual que todo a su alrededor! ¡Vosotros estábais igual hasta que os liberé!

Simone se da la vuelta y ve que Palloncino ha sufrido el mismo destino que Yaeger, quedando convertido en una imagen en el suelo.

Taisen: ¿Pero por qué nos has liberado si justo antes no querías ni vernos?

Cartoon: Por el mismo motivo por el que elegí liberar a todos los presos en lugar de a mí mismo: divide y vencerás. ¡Hasta la vista!

Y así, el de la Pared vuelve a mimetizarse con una pared y se marcha, dejando a los tres prófugos de nuevo a su suerte.

Unos minutos más tarde, Zanxus llega al mismo lugar, pero para entonces Simone, Taisen y Voorhes ya se han ido. El As de Corazones se sobresalta un poco al ver a su hermano atrapado en el suelo sin poder siquiera pensar, pero rápidamente se tranquiliza y se marcha a buscar a Cartoon.

Zanxus: (Así que esta es la técnica con la que creías poder vencerme…)

Capítulo 72: Mientras más grandes son...

Después de ser dejados atrás por Cartoon, el grupo conformado por Simone, Voorhes y Taisen observan a su alrededor en busca de algún alma.

-Voorhes: Convirtió todo lo que estaba dentro del parque de diversiones...

-Taisen: Una habilidad bastante temible sí. Menos mal que no cayó en manos de un villano, o ahora mismo estaríamos como todo lo que nos rodea.

La Desarmada se aleja del dúo para llevar su mirada hacia el suelo y ver tanto a Palloncino como a Coltello adheridos al suelo, haciendo que la mujer adopte una leve sonrisa.

-Simone: No se que fue esa explosión enorme ni quien la causó, pero gracias a eso Claude perdió a sus dos mejores hombres.

-Taisen: ¡Pero gracias a eso también murieron vete a saber cuántas personas, y se destruyeron vete a saber cuantos locales!

Slasher comienza a desprender cierta sed de sangre al tener en cuenta las palabras del Huracán Rojo y llegar a la conclusión de que varios trabajadores murieron en la explosión, provocando cierto malestar en Simone y Taisen.

-Voorhes: ¿Creen que haya sido obra del Onishi ese?

-Simone: ..Es lo más probable, dudo mucho que Claude tenga un arma con ese poder. Si la tuviese, conociéndole ya habría erradicado las bases de la Marine hace mucho tiempo...

-Voorhes: Pues venga, retomemos el curso hacia la mina en la que se oculta.

-Taisen: ¡Cierto, ahora que ya repusimos nuestras energías podemos enfrentarnos contra las fuerzas del mal!

-Simone: Seh, y cuando acabemos con toda esta locura...

La Desarmada sujeta a Voorhes del cuello de su abrigo para acercarle hacia ella.

-Simone: ..Ya veré que hacer contigo, asesino.

Tras estas palabras, los tentáculos pertenecientes a el Calamar envuelven a Voorhes dentro de su mente.

-Calamar: ¿Vas a dejar que siga tratándote así? Yo creo que esta mujer merece un buen escarmiento...Oh oh, ya sé, ¿qué tal si le arrancamos las piernas a base de mordiscos para dejar la cabeza para el final?

Pero el Calamar se desvanece después de que tanto Voorhes como Simone sean abrazados por un nervioso Taisen, quien intenta evitar que se peleen.

-Taisen: ..¡Hahaha, ya habrá tiempo para pensar en...detalles! ¡pero por ahora somos un equipo, un escuadrón, una squad, un-!

-Simone: Ya entendimos.

Y mientras el trío comienza a caminar rumbo hacia la mina de piedra marina...

-Ymir: ¡¿A-acaba de decir..."d-distrito de diversiones"?!

-Alarico: Eso quiere decir que...nuestros refuerzos...

Tras permanecer cabizbaja por un tiempo, Bestla decide pegar múltiples saltos en el aire con su Geppo, propulsándose hacia Gargantua mientras combina el Geppo con el Soru.

-Bestla: ¡Kamisori!

-Teehees: ¡¿Y eso?!

Dicha combinación causa que los espectadores vean una gran línea negra que se dirige hacia el gigante ancestral.

-Ymir: El Kamisori, una combinación del Soru y el Geppo que vuelve a su usuario prácticamente invisible al ojo humano.

-Gargantua: ¿Eh, qué es eso..?

Llevando su mirada lentamente hacia abajo, Gargantua logra ver algo acercándose a el, por lo que decide mover su brazo hacia Bestla con el fin de golpearla hacia un lado. Sin embargo, la contraalmirante logra esquivarlo en el aire gracias a la ventaja que le otorga el Geppo.

-Bestla: ¡Tobu Jugon!

Tras cerrar su puño ennegrecido con busoshoku, Bestla lo mueve hacia delante a la misma velocidad que un Shigan, lanzando una gran bala de aire comprimido hacia el rostro de Gargantua.

-Gargantua: ¡Ay ay ay!

La cabeza del gigante ancestral es empujada levemente hacia atrás después de recibir el ataque de Bestla, quien permanece en el aire con su Geppo.

-Gargantua: ¡Aghhh, tú eres Bestla, ¿verdad?! ¡Ah espera, claro que lo eres! ¡no es como si haya muchos gigantes marines en esta isla! ¡Gargargar, que listo soy!

-Acsel: No parece muy inteligente...

-Alarico: No es una raza que predomine por su inteligencia.

El Rey de la Colina vuelve a empuñar su arco mientras apunta a la contraalmirante con una de sus flechas que, para alivio de todos, no lleva un tubo con una piedra Dyna en el.

-Gargantua: ¡Kyodaina Haken!

Bestla vuelve a esquivar su ataque al poder moverse en el aire. Sin embargo, el hacer esto causa que la enorme flecha se dirija hacia el grupo que se halla en tierra firme.

-Rennu: ¡!

Rápidamente, el monje hace uso de su espíritu para desviar aquella enorme flecha y así evitar que convierta a los espectadores en brochettes, causando que atraviese múltiples edificios y deje a los espectadores boquiabiertos.

-Teehees: ¡MIS MUERTOS!

-Rennu: ¡Eh, no me ataques a mi!

Gargantua observa confuso al Monje Criminal mientras se rasca su cabeza al no tener idea de quién es.

-Gargantua: ¿Amigo o enemigo...? Nah, no creo que haya amigos por aquí.

-Bestla: ¡Te recuerdo que estás luchando contra mi, contra una integrante de la Neo Marine!

-Gargantua: ¿Eh? Ah, cierto.

Aún en el aire, Bestla recubre una de sus piernas con busoshoku para luego llevarla hacia atrás. Acto seguido la acerca velozmente para lanzar un gran proyectil de aire comprimido en forma de línea recta.

-Bestla: ¡Arashi no Misairu!

Gargantua imbuye uno de sus enormes brazos con busoshoku para así golpear el proyectil de Bestla y deshacerlo, recibiendo mucho menos daño del esperado.

-Gargantua: ¡Todos los que se opongan a la Uto-Marine serán aplastados por mi! ¡Shiko no Yusei!

Acto seguido el vicealmirante aplasta a la contraalmirante con su enorme puño ennegrecido, haciendo que caiga velozmente hacia el suelo y forme un cráter al impactar en este.

-Ymir: ¡B-Bestla! ¡¿estás bien?!

La gigante logra ponerse de pie con algo de dificultad mientras se toca su cabeza, la cual comienza a soltar sangre.

-Alarico: ¡No puedo quedarme observando! ¡Monje Criminal, lánzame hacia el con tu espíritu raro!

-Rennu: ¿Porqué haría eso? Te recuerdo que yo estoy del lado de Onishi.

Molesto, el mink acerca su rostro enfadado hacia el del monje.

-Alarico: ¡¿Que no ves que ese monstruo planea asesinarte a ti también?! ¡ni siquiera sabe quién eres!

Rennu simplemente desvía la mirada mientras aprieta sus dientes al oír esto. En ese momento, Ymir se acerca hacia el.

-Rennu: Yo solo estoy de un bando, y ese es el de la Familia Zigliara.

-Ymir: ¿Y que crees que pasará si mueres aquí y ahora? No podrás seguir apoyando a la familia que tanto veneras.

El gigante ancestral observa la escena a lo lejos algo confuso.

-Gargantua: ¿Eh? Parece que hay conflicto por allí abajo...Ah, momento, ¿a mi qué me importa? si se supone que tengo que asesinarlos. ¡Supreme Chop!

Tanto los Neo Marines como el resto de sus aliados se ven obligados a saltar hacia un lado para esquivar el enorme brazo que desciende hacia ellos, el cual levanta una gran cantidad de polvo y agrieta el suelo de Kingsgutt.

-Alarico: *cof cof* Bueno, mira el lado bueno. Monje Criminal...no será necesario que me lances hacia el.

El gigante ancestral observa la pantalla de humo mientras ríe, sin embargo la felicidad le dura poco al recibir un pinchazo acompañado por una descarga en su brazo, por lo que decide retroceder y observárselo.

-Gargantua: ¡Aghhh, ¿quién me hizo esto?!

El responsable de tal acción fue Punzones Soldadores Alarico, quien observa a Gargantua mientras sus colmillos sueltan chispas al haber hecho alusión a su apodo.

-Gargantua: ¡Ahh el puto cerdo inmortal! ¡ahora vas a morirte por última ve-! Eh, momento...¿no faltan algunos de ustedes?

El Rey de la Colina se fija en que efectivamente faltan tanto Teehees y Acsel como Thachilda y Rennu, buscándoles con la mirada y llevándose una sorpresa al encontrárselos cerca de sus pies.

-Gargantua: (¡¿Cuándo fue que llegaron ahí?!).

Es entonces que el vicealmirante recuerda la gran pantalla de humo generada por su golpe, la cual acabó afectándole a el.

-Ymir: Parece que ya se dio cuenta...

Viendo esto, Impacto de Guerra decide utilizar su arma para lanzarle un proyectil al rostro de Gargantua, quien simplemente se cubre con una de sus grandes manos para volver a prestarle atención al grupo que se halla debajo suya.

-Teehees: Con lo lento que es creí que se tardaría más en darse cuenta...

-Gargantua: ¡Te oí, puto bacon!

El gigante ancestral aprieta sus dientes ofendido, lo cual causa que un rayo caiga en dirección hacia el Pochoko. Sin embargo, gracias a que este se halla bajo Gargantua, este último acaba recibiéndolo.

-Teehees: ¡JOHOI, al fin un poco de suerte!

-Thachilda: ¡No perdamos el tiempo! ¡hay que herir sus pies, que con suerte le haremos caer!

-Acsel: ¡Yo, Acsel Rous, estoy de acuerdo! ¡usaré mi increíblemente útil habilidad para eso!

Acsel hace uso de su Fruta Bira Bira para generar múltiples pétalos, acto seguido los recubre con busoshoku y los lanza hacia uno de los pies de Gargantua para causarle pequeños pero múltiples cortes.

-Teehees: ¡Hora de una buena garra oscura!

A su vez, Teehees clava sus garras ennegrecidas en el mismo pie del vicealmirante, quien molesto lo alza con la intención de aplastarles. Gracias a la maldición del Pochoko, sus garras quedan atoradas dentro del pie de Gargantua.

-Gargantua: ¡Gargargar, uno menos!

El gigante ancestral aprovecha esto para patearle contra una montaña, quitándoselo del pie y causándole un gran daño. Por otra parte, Thachilda clava su espada en el otro pie del gigante mientras que Rennu lo golpea con el martillo de su espíritu.

-Gargantua: ¡Aghhh, aún hay más sabandijas!

Gargantua comienza a tambalearse tras haber recibido daños en sus pies, esforzándose por mantener el equilibrio.

-Bestla: ¡¿Lista, Ymir?!

-Ymir: ¡Solo hazlo!

A su vez, Bestla hace uso de su gran tamaño para lanzar a Ymir hacia Gargantua, quien comienza a sudar al ver como la vicealmirante se acerca hacia el con ambos brazos ennegrecidos.

-Ymir: ¡Esto es por lo del distrito de diversiones!

El Rey de la Colina intenta golpearla con su enorme brazo, pero Impacto de Guerra comienza a correr por este con ayuda de su Soru para luego saltar hacia su torso...

-Ymir: ¡Rokushiki Ogi: ROKUOGAN!

..Y encestarle un devastador Rokuogan que logra empujar al gigante ancestral hacia atrás, haciéndole caer fuertemente contra el suelo tras haber soltado sangre por su boca.

Capítulo 73: Destino

El haber derribado al Rey de la Colina le dio un respiro al grupo. Mientras que en casi toda la isla se sintió el temblor.

—Parece que funcionó.— Se habló a sí misma Ymir, mientras se secaba el sudor de su frente.

—Suerte que no cayó cerca de la zona urbana.— Murmuró Thachilda.

Alarico y Bestla se acercaron a Gargantua, observando que este se encontraba sollozando.

—Eso dolió...— Mencionó el coloso, mientras se quedó tendido en el suelo.

—¿Crees que lo que hiciste en el distrito de diversiones no le duele a otras personas?— Reprochó furiosa Bestla.

—Yo...— Gargantua comenzó a recapacitar sobre eso.

—¡¿Te haces llamar marine?! ¡¿Qué clase de justicia asesina civiles e inocentes?!— El tono de la gigante comenzó a incrementarse.

—... lo siento.— Terminó por decir el coloso, entre algunas lágrimas.

Alarico intervino, alzando su mano frente a Bestla, en señal de que debía calmarse.

—No es necesario continuar con esto.— Dijo el mink. —No tienes que seguir las órdenes de Onishi.—

Para su sorpresa, tras decir eso último, Gargantua se mostró alterado.

—¡NOOOO! Si pierdo aquí... se enojará... y me hará daño. ¡No de nuevo!—

Exaltado se reincorporó de un movimiento brusco, mitad aterrado y mitad furioso. Tanto Bestla como Alarico debieron dar un salto para retroceder. Acto seguido, Gargantua volvió a observar las notas que Onishi le había dado.


Mientras todo aquello sucedía, Cartoon estaba cada vez más cerca de su objetivo.

—¡Por fin podré salir de esta maldita isla!—

No pudo evitar vociferar de emoción. Tras tanto recorrido y tantos percances había llegado a su objetivo. Estando prácticamente a unos metros de los muelles, aún debía cruzar la base de la marine que se encontraba allí.

—Actúa normal... actúa normal.— Se decía a sí mismo, mientras avanzaba a paso apresurado.

El de la Pared aprovechó la conmoción del ataque al distrito de diversiones para pasar como un civil más. No pudiendo evitar sentirse algo apenado por las víctimas, al observar toda la escena de los marines de aquel cuartel socorriendo a diferentes personas.

Al llegar al puerto encontró un pequeño barco, probablemente pesquero. Creyendo que le sería suficiente se subió y revisó rápidamente que estuviera en condiciones de zarpar. Para su fortuna lo estaba, aunque no tenía una brújula no pareció importarle con tal de salir cuanto antes.

Soltó la soga que lo amarraba al muelle, casi con lágrimas en los ojos por todos los sentimientos que brotaban en ese momento.

—Finalmente... ¡JODANSE!—

Para su sorpresa un presentimiento lo alteró, siendo este consecuencia de su kenbunshoku haki. —Mier-— Antes si quiera de poder reaccionar, una enorme flecha atravesó la estructura de la pequeña base de la marine, destruyendola en el proceso, y terminó por clavarse justo frente a las aguas del muelle. El barco en el que se encontraba Cartoon fue golpeado en un extremo por esta, sirviéndo como catapulta que lo envió volando de regreso a lo que quedaba del puerto.

—NOOOOOOOOOOOOOOO.—

Asimismo, frente a Cartoon que estaba al límite del llanto, aparece Zanxus. El maltratado aspecto del pelirrojo llama la atención de Louis.

—Bueno... quizás Tikael tenía razón cuando decía que no podemos escapar de nuestro destino.—


—Destruir la base de la marine del este... hecho.— Dijo Gargantua mientras seguía observando las notas que le dio Onishi.

Capítulo 74: Quien crea en lo justo

Dumbert: ¡JUSTICIA!

Claude: ¡Ya di algo mas, alimañana!

Dumbert: YASYASYASYASTIS ¡JUSTICIA!

¿Que es justo en este mundo? Esa es la pregunta que alberga mi corazón cada vez que mi rosario ha de brillar para traer adelante la voluntad del Kami Tasukete. ¿Es mi Dios uno justo? ¿Existe alguien verdaderamente justo en este mundo? La conclusión estaba en mi corazón ya hace mucho, ¿Entonces porqué no es suficiente nunca...?


Mi convicción no siempre fue tal, en un inicio ni siquiera tenía una. Allá en Aiaccia me dedicaba a limpiar ventanas por algunas monedas. ¿Y mi actividad favorita? pues uno pensaría que era muy religioso yendo a la iglesia tan seguido, pero en realidad solo iba a observarla a ella, a Pupillam. Todas las semanas le observaría a lo lejos rezando o ayudando con las colectas, y de vez en cuando se me acercaría.

Pupillam: ¿No querrías unirte al coro? nos vendría bien mas gente con una voz aguda como la tuya.

Cabe mencionar que todavía no alcanzaba la pubertad en ese entonces y me encontraba fascinado por una sexy adolescente. Pero eso no me detuvo en ese entonces, como maestro de mis jugadas la invité a pasear y aceptó de buena gana. Tal vez fue en ese entonces, o quizas al poco tiempo que comencé a reunir convicción. Fue cuando me dijo esas palabras.

Pupillam: Tikelangello... Eh, ¿Puedo llamarte por algo mas corto? Tikael quizas...

Tiky: Tiky |:i

Pupillam: Tiky entonces... Eres un niño muy dulce, de verdad quisiera que fueses parte del coro, o si no te gusta cantar puedes ayudar en otras actividades... Quizas podrías ayudarme con...

Tiky: LO HARÉ.

Y tal como muchos otros, mi primer impulso fue un inmaduro amor. Aquél que cuando creces ves como una memoria distante que no hubiese sido realidad jamás. Fue ese nuevo sentimiento el que me llevó a donde estoy hoy en día, comenzando por volverme el monagillo mas genial que podría existir.

Monja: Tikelangello, no puedes usar lentes de sol como monagillo, ¡Es una falta de respeto, 80 azotes!

Poco a poco fui subiendo en prestigio y genialidad, hasta que un día nos reunieron a mí y otro selecto grupo de religiosos para atender a la llamada. No presté tanta atención a lo que decían, pues mi atención estaba en ella. Pupillam, que mas buena que nunca.

Ovispo regordete: ... Ahora nuestra hermana os mostrará el poder de Dios, os purgará de vuestro arrepentimiento... ¡Amen!

Lo que vi a continuación sería bastante impactante, ella dió un paso al frente y brillando en una cegadora luz celestial exclamó God's Sacred Forgiveness... A continuación me sentí diferente, ya no sentía culpa por haber comido tanto pollo frito la noche anterior, pues vaya revuelta de estómago me dió eso.

Ovispo regordete: ... Todo aquello de lo que os sintais arrepentidos ha sido purgado de vuestra consciencia, y con sus almas puras comenzaremos el proceso de enseñanza divina, os iniciaremos en el arte celestial del Kami Tasukete... ¡Amen!

Todo aquello por lo que sintieramos arrepentimiento, era por eso que no me sentía culpable de imaginarla en lencería sexy mientras se suponía que rezaramos. Mi convicción venía de ella, pero no era un ferviente deseo por estar con Dios, por lo que al inicio yo resulté ser patético en eso de sacar luces, de hecho quedaba exhausto de solo intentarlo.

Pupillam: Tiky, cuanto has crecido en estos años, es una pena que ya no puedas ser parte del coro, pero veo que vas por buen camino.

Tiky: Ojalá supiese caminar por donde estoy yendo, no soy capáz de usar Kami Tasukete para nada en absoluto.

Pupillam: Bueno... Te diré algo, el concepto de Dios es algo que no es idéntico entre persona y persona, pero nuestra fé es la misma. Debes encontrar lo que significa Dios para tí, lo que más le agradeces, y es entonces que tu llamada lo alcanzará. Despues de todo, mientras más fuerte sea tu creencia, mas fácil será alcanzarlo, porque Dios es justo, ¿no crees?

¿En que creía? pues como un joven ingenuo creía en que se vería genial con mallas, pero aún así no fuí capáz de lograrlo, aunque trabajara tan duro para algún día estar a su lado... Lamentablemente, mi convicción se vería formada por algo inesperado...

Ovispo regordete: Nos hemos reunido aquí debido a la caída de gracia de nuestra hermana Pupillam, ella fué fiel a Dios durante años, pero la duda en su corazón terminó por consumirla, y curando a los enfermos terminó perdiendo su propia vida. Hermanos, nunca dejen de creer en Dios y ofrezcan sus ofrendas más generosas al final de la Misa para demostrar su dolor, ¡Amen!

Fue entonces que mi convicción tomó verdadera forma. ¿Murió por ayudar demasiada gente? Eso no tenía sentido o lógica para mí, y fue entonces que lo comprendí, vivimos en un mundo injusto, bajo un Dios imparcial que no cree en la justicia. Dios es injusto con aquellos que no tienen la oportunidad, así que traeré la justicia al llamar su poder. Y con su poder tal vez algún día pueda volver a escuchar su voz...


Dumbert: ¡JUSTICIA!

No llegaríamos a lograr nada a tiempo si nos quedabamos luchando con los esbirros de Onishi aquí por mucho tiempo, así que apreté la dentadura con toda mi convicción, convicción que toma el aspecto que ella dejó en este mundo, y con mi centellante Rosario preparé mi sorpresa.

Tiky: ¡Claude, retrocede, voy a darnos una ventaja!

Samba: ¡Hala, ha invocado una chica sexy!

Su luz ya no se encuentra en este mundo, pero se que me guía desde el más allá, y con su fuerza acompañandome, no podré ser frenado. Se que con su ayuda, mi inescapable destino será justo.

Tiky: CURSE OF HAM.

Capitulo 75: Plaga de Justicia

Mujer: ¡Auxilio!

Hombre: ¡Gaaaaahhhh!

De lo fue aquel puerto, ahora solo hay destrucción, dolor y ruina. Se oyen los llantos de los civiles que se vieron envueltos en la nueva catástrofe, ya sea por horribles heridas propias o la terrible perdida de aquellos cercanos a su corazón.

Cartoon: ¿¡…!?

El de la pared, aun en shock, mira las ruinas, a Zanxus lleno de heridas, las ruinas otra vez, de nuevo a las heridas de Zanxus. Su mirada se hace severa mientras mira al As de Corazones.

Cartoon: ¡¿Qué paso!? ¿¡Y no me digas que fue esa burrada del destino que estabas diciendo antes!?

El hijo de la Familia Vermilion se hace para atrás ligeramente al oír el tono enfadado de Cartoon. Después de todo, sabe lo que hizo con su hermano y aquel sicario junto a todo el pedazo de tierra donde estaban. En su estado, no va a arriesgarse a convertirse en otra estampa en la pared, pero mantiene una actitud calmada.

Zanxus: Sinceramente, no estoy seguro. Por la potencia de fuego, solo podría un arma del Gobierno Mundial o uno de los 4 Emperadores, y dudo mucho que sea lo segundo.

Cartoon: ¿¡Entonces que!? ¡¿La Marine dispara a sus propias bases!?

Zanxus: La Marine no…

Cartoon solo le mira tras ese dialogo, ya teniendo en mente el nombre de quien realizo esto.

Zanxus: Onishi. Es por eso que hay que pararlo.

Cartoon: ¡¿Otra vez con eso!?  No pienso ir a enfrentar  a un loco que ni conozco. Yo solo quiero salir de aquí.

Zanxus:  Ya vi tu habilidad a su máxima expresión y ahora si o si tienes que usar si quieres salir vivo de aquí.

Cartoon: ¡Por ultima vez, no…!

Pero la vista del de la pared se dilata y agarra del brazo a Zanxus, que desprevenido y demasiado herido para activar su haki, no logra detenerlo. Sus ojos se dilatan de impacto un momento, pensando en la estampa de Yaeger otra vez. ¿Terminara siendo una?

Cartoon:  *susurrando* Abajo, baboso. Casi te ven.

Para su alivio, su predicción se cumple sólo parcialmente, pues aun puede moverse en su estado bidimensional. ¿Qué ha pasado? Cartoon los ha ocultado a ambos en el suelo, ante un escuadrón grande de Marines que va regresando a su destruida base, probablemente no estaban ahí por buscarles a ellos y los otros criminales.

Marine 1: ¿Qué paso? ¿Acaso la Buster call de la que nos aviso el Vicealmirante Onishi ya llego?

Cartoon/ Zanxus: (¿¡Buster Call!?)

Marine 2: (con capa de oficial) No. Se supone que tenemos un día al menos para salir de aquí. Esto fue otra cosa. Tal vez alguno de los criminales. Tu, tu y tu, hagan reconocimiento del área. Necesitamos saber que enfrentamos los demás busquen sobrevivientes.

Marines: ¡Si, señor!

Los dibujos del piso se miran el uno al otro al oír esta información pero no logran moverse lejos ni ellos ni los marines cuando otra cosa ya esta pasando.

Marines: ¡Alla!

Un  resplandor increíble se vislumbra en dirección a la mina de Piedra Marina. ¿Otra ciudad va  a explotar al azar?  No obstante, el resplandor oro y plata es diferente a la explosión dorada de hace un rato.

Tiky: Curse of Ham

En la batalla entre los modificados de Onishi y la improbable alianza de Claude, Samba y Tiky, este último deja a todos boquiabiertos con la aparición que emana la luz. Una mujer bellísima que extiende mano gentilmente hacia los enemigos de su invocador.

La mujer luminosa entonces pasa su mano a través de Dumbert. No parece ser solida como la férrea figura barbuda de antes, sino pura luz. No obstante, el Dumbert cae al suelo. Retorciéndose, rascándose como loco una vez le toca.

Dumbert: ¡Oi, oi, oí, oi! ¡OI!

Claude: ¿Qué…

Samba:… Mierda?

Su piel se ha llenado de pupas asquerosas, como si hubiera cogido una enfermedad al instante. La comezón se transforma en dolor y todos  los presentes Observan con repugnancia como el hambre se retuerce entre pus y sangre.

Tikael: Pupillam. La injusta enfermedad del señor apago tu luz. Retribuye repartiendo su plaga a quien si la merece.

Capítulo 76: Ángel caído

Hace 16 años.

Un pequeño, lastimado y con las ropas rotas Rennu Zigliara se encuentra caminando por las calles de una pequeña ciudad en el South Blue. Su andar es pesado pues las heridas en su cuerpo le aquejan. Exhausto, el joven cae desplomado al suelo, sin fuerzas ni interés por continuar. Al levantar la cabeza, sin embargo, puede ver a una monja que lo observa con cara de compasión.

Monja: Niño, ¿qué te ha sucedido?

Rennu: …Intenté ganarme el pan, y resulta que no salió bien.

Monja: Oh… ¿y quién eres, niño?

El joven Rennu, que en otra situación hubiera sacado su pistola para robar todas las pertenencias de la descuidada mujer, decide simplemente responder, ya no le importa qué pueda pasar.

Rennu: Soy Rennu Zigliara, el tercer hijo de la familia Zigliara.

Monja: Oh… Eres conocido, y no por cosas buenas precisamente…

Rennu: ¿Y qué vas a hacerme? ¿Enviarme con la policía, o con la Marine?

Monja: No… Si vienes al convento, podemos ayudarte. Sé que lo haces sólo para sobrevivir, ser hijo de ese matrimonio debe ser complicado…

Al oir eso, Rennu recuerda súbitamente las palabras de su padre junto a sus múltiples torturas y palizas:

Padre de Rennu: ¡LA FAMILIA ZIGLIARA ES LO ÚNICO QUE IMPORTA! ¡Deben ser fieles a ella, es lo único que tienen y tendrán en sus vidas! ¡Sus cuerpos y sus almas no sirven para otra cosa que servir a la familia puesto que de ella han nacido y con ella morirán!

Tras recordar eso, aterrorizado por el recuerdo de su padre, Rennu se levanta rápidamente del suelo, escupe a la monja en la cara y exclama:

Rennu: Jamás iré contigo, yo solo debo lealtad a un ente... ¡A la Familia Zigliara!

Luego de ello, el joven escapa. Sin embargo, tras unos días de no lograr concretar ningún robo, el joven Rennu comienza a replantearse la idea de estudiar en el convento. Sería el único lugar donde le recibirían a pesar de sus actos, y quizás podría conseguir algo de ello. Aterrado por lo que pudiera pasar, Rennu decidió preguntarle a su padre acerca del tema.

Padre de Rennu: ¡¿ESTUDIAR EN UN CONVENTO?! ¿Te volviste loco?

Rennu: N-no… Es sólo que… Yo pensaba…

Padre de Rennu: No puedo creer lo que estoy oyendo, tus hermanos siendo inteligentes y hábiles, perfectos para llevar a la familia a la cima… Y tú queriendo ser un monaguillo.

El padre de Rennu levanta su mano, Rennu está preparado para otra paliza como las de siempre. Sin embargo, su padre posa su mano en su hombro, en señal de aprobación.

Padre de Rennu: ¡Es la primera buena idea que has tenido en tu vida! Si estudias lo suficiente y llamas la atención de esos religiosos, es probable que te lleven a Aiaccia. Esa es una ciudad en la que se pueden hacer todo tipo de negocios lucrativos. Podremos dar golpes de lo más grandes allí.

Rennu, impactado por la aprobación de su padre, se pone feliz por un segundo, sin embargo, el rostro de su padre se ensombrece, como suele suceder cuando va a dar un orden que no puede ser rechazada. Antes de hablar, el padre de Rennu aprieta con fuerza el hombro de Rennu que tenía sostenido.

Padre de Rennu: Pero… Si fallas y no logras llegar a Aiaccia… O si haces a esta familia perder el tiempo durante años… O si por algún estúpido motivo intentas traicionarla… Tu destino será peor que la muerte y sólo Dios sabe lo que sentirás.

Con un escalofrío pasando por todo su cuerpo, Rennu sabe lo que debe hacer. Por fin en su vida tiene un propósito, algo que sólo él puede lograr. Si lo hace bien, puede dejar por todo lo alto a su familia. Con la mente clara, Rennu pone todos sus esfuerzos en aumentar su fe y sus conocimientos religiosos hasta que, luego de tres años en el convento, finalmente está listo.

Monja: ¡Rennu, Rennu! ¡Ha sido enviada una carta desde Aiaccia, es un cura altamente reconocido que quiere acogerte como parte de su sagrada iglesia!

Rennu: ¿En serio? ¡Eso es increíble! (…Por fin, luego de tanto esfuerzo, mi fe por fin es recompensada…)

Monja: ¡Sí, lo es! (…Por fin, podré librarme de este niño terrorífico y su peligrosa familia. Con los traumas que tiene, será perfecto para Tikael. Sí, y su paga seguramente también será muy buena, fufufufufu…)

Pero, sin saberlo y cuando las cosas mejor iban en su vida, Rennu estaba por entrar a una de las etapas más oscuras de la misma, que lo harían cambiar para siempre.

Tikael: Bienvenido, joven Rennu. Espero que su estancia en Aiaccia resulte agradable.

Rennu: Seguramente lo será, muchas gracias por acogerme.

Tikael: Verá, no quisiera parecer entrometido pero… He sido informado sobre algunas cosas acerca de usted, sobre su familia…

Rennu: ¡Oh! No se preocupe, eso es cosa del pasado, yo he cambiado y…

Tikael: Puedo ayudarte.

Rennu: ¿Ayudarme a qué?

Tikael: A liberarte. Puedo darte poder, poder como el que nunca habías sentido en tu vida. Sólo el poder de Dios puede librarte de las cadenas que te han impuesto.

Rennu: Y-yo… Soy fiel a mi familia, jamás la traicionaría.

Tikael: No necesitarás cosas como la “lealtad” con el poder que recibirás. Podrás hacer lo que quieras, ¿nunca deseaste cometer ciertos pecados sin que hubieran consecuencias? ¿Vivir con la mente tranquila a pesar de tomar todas las acciones que desees?

Rennu: Bueno, la verdad es que…

Tikael: Nadie se resiste al poder de Dios, porque él es omnipotente y tú decides cómo usar el libre albedrío que a todos nos ha brindado.

Rennu: Quizás yo… Quizás sí quiera un poder así...

Tikael: Pues lo único que debes hacer es tener fe en Dios y… Acompañarme… Estar a mi lado… Yo, yo puedo dártelo todo.

Tras muchos años aprendiendo el poder del Kami Tasukete y recibiendo múltiples abusos por parte de su maestro, las enseñanzas de Tikael fueron mermando poco a poco la moralidad de Rennu. Su filosofía de hacer lo que desees sin consecuencias, sin miedo a pecar pues Dios todo lo perdona, fueron quedando incrustadas en la cabeza del joven Zigliara, llegando incluso a cometer una gran cantidad de abusos sexuales y otros crímenes. Sin embargo, un día todo cambiaría nuevamente.

Tikael: Una carta ha llegado desde tu ciudad natal, Rennu. Es para ti.

Rennu: D-desde mi ciudad natal…

Tras todo lo vivido en Aiaccia, Rennu casi había olvidado su papel allí como parte de su familia. El hecho de que hayan enviado una carta para él le llena de nervios y le eriza la piel. El joven Zigliara abre la carta casi temblando.

“Rennu, vemos que estás realizando tu papel allí con total éxito. Teniendo en cuenta tu cercanía a la corona como parte de la iglesia más grande de Aiaccia, hemos conseguido un trabajo para ti que superará todas tus expectativas. Es un trabajo tan grande que aumentará por los cielos el renombre de la familia en el Inframundo. Ya sabes lo que puede suceder si no logras concretarla.

Tu tarea es sencilla: Eliminar al príncipe Agapetus de Aiaccia.”

Tras terminar de leer la carta, los temblores de Rennu se hicieron totalmente reales, ¿cómo iba él a asesinar a alguien tan altamente custodiado sin ser descubierto? ¿Cómo podría continuar su vida luego de eso? Tras analizar la gran improbabilidad de su misión, Rennu se halla inquieto, inquieto como en su juventud. Sin embargo, la mano de Tiky se posa en su hombro.

Tikael: No es imposible, no con el poder que tienes ahora.

Con la conmoción que le había provocado la carta de su familia, Rennu casi había olvidado los poderes que ahora poseía. Tenía a Dios de su parte. Con sus nuevas capacidades, Zigliara fue capaz de ingresar sin ser visto al palacio real y arrebatarle la vida a una de las personas más influyentes de la ciudad. Sin embargo, Dios le abandonaría al intentar escapar del lugar, pudiendo ser visualizado por múltiples personas y recibiendo una gran recompensa por su cabeza por parte de la Marine.

Rennu: Parece que no tengo otra opción, tendré que escapar al mar.

Y así, robando un barco pequeño del puerto, Rennu escaparía de aquella gran ciudad con un destino incierto, escapando de la ley… E incluso quizás de su familia y su maestro. Sin embargo, sin una mínima idea de navegación y sin lugar a dónde ir, el joven Rennu acabó naufragando y para su mala suerte terminó dando, exhausto y desnutrido, con un buque de la Marine.

Marine raso: ¡S-señor! ¡Es el Monje Criminal! ¡Ha sido acusado del asesinato del príncipe Agapetus en Aiaccia y se han confirmado una gran cantidad de otros crímenes a su nombre!

Onishi: A ver, dame eso.

El contraalmirante, con una apariencia algo más joven, toma los binoculares que estaba usando el marine para observar el pequeño bote en el cual se halla desmayado el joven monje.

Onishi: Tráiganlo al barco, lo encerraremos en la celda principal. (…Éste chico podría ser perfecto para probar mis primeros experimentos de control mental, no son perfectos pero... Al menos los chips deberían ser capaces de hacerle fiel a mí hasta cierto punto. Además, a nadie le molestará que le cambie un poco la personalidad a alguien tan repulsivo como este sujeto…)

Marine raso: Señor, ¿deberíamos informar al Cuartel General acerca de la captura?

Onishi: No, por ahora no. Le tendremos un tiempo para intentar sacar información sobre el ataque a la corona en Aiaccia y sobre la familia Zigliara. (…Incluso, éste joven podría servir para mis planes futuros…)

Y así, Onishi realizó varios experimentos algo precarios en la mente de Rennu que provocaron que su fidelidad se vea confundida y repartida entre el contraalmirante, su familia y Dios y que sus pensamientos tengan espacios vacíos y recuerdos confundidos. Tras esto, Onishi liberó a Rennu simulando un escape y luego movió los hilos para que éste acabe en Isla Lock y le ayude para concretar su golpe final.

Capitulo 77: Muy mala suerte

En Kingsgutt, el grupo conformado por la Neo Marine y los piratas se encontraban enfrentando al gigante ancestral Gargantua.

Gargantua: Destruir la base de la marine del este. . . Hecho.

Gargantua se levanta del suelo mientras empieza a rascarse la cabeza, al parecer Gargantua no recordaba por qué se encontraba ahí. Veía los rostros de Bestla y Alarico entre el suelo todo destruido del lugar, haciendo un saludo típico de marine.

Gargantua: Contraalmirante Bestla, Vicealmirante Alarico.

Alarico: ¿Ah?, ¿por qué hace eso?

Betsla: Recuerda que el vicealmirante Gargantua siempre tuvo mala memoria.

Alarico: Es cierto, quizás podamos aprovechar esto. ¡Vicealmirante Gargantua, qué gusto verlo por aquí!

Gargantua: ¿Ah si? Es que olvide cómo llegue hasta aquí.

Rennu: ¿Enserio lo olvido?

Ymir: Je, nunca creí que la mala memoria de Gargantua nos fuese a servir en algún momento.

Thachilda: Tienes razón, a mí también me hartaba su mala memoria a veces.

Teehees: Eh, así que el gigante estúpido este se olvido de todo.

Todos: Shhh

Gargantua: ¿Hay algo importante que deba recordar?

Bestla y Alarico: Nononono.

Gargantua: ¿Por qué la ex-vicealmirante Ymir se encuentra con ustedes?

Ymir: Bueno, eso. . .

Gargantua: Estoy confundido.

Gargantua vuelve a rascarse la cabeza con el fin de poder recordar por qué se encontraba ahí, ¿para ver a Alarico? No, él no era esa clase de persona (al menos así lo recuerda), ¿llevarse algunos prisioneros? Quizás, aunque tras rascarse un poco y mirar el papel que se encuentra en su otra mano lee unas indicaciones que se encuentran ahí.

“Si te encuentras con alguno de estos. . .

En conjunto con dicha frase se encuentran todas las fotos de los prófugos de Seigifort, junto a las fotos de Bestla y Alarico.

. . . Matalos”

Gargantua observa las fotos y a continuación mira al grupo de abajo, las fotos y luego al grupo.

Gargantua: Oigan. . .

Thachilda: Creo que ya se dio cuenta.

Ymir: ¿Tú crees?

Gargantua: . . . Ustedes intentaron engañarme. . .

De pronto el puño del gigante empieza a ennegrecerse, para arremeter hacia el grupo de Neo Marines y piratas, ocasionando que estos tengan que separarse. El golpe fue tan fuerte que se logro sentir a varios kilómetros alrededor.

Ymir: La fuerza de este tipo siempre fue de temer.

Thachilda: ¿Cómo lograremos vencerlo? Es mucho más grande que nosotros, no seremos capaces de vencerlo con facilidad.

Bestla: (Thachilda tiene razón, no podremos vencerlo tan sencillamente)

Ymir: No hay otra forma de vencerlo que no sea a punta de golpe.

Es entonces cuando todos empiezan a lanzar varias técnicas en conjunto, cada uno haciendo gala de sus habilidades.

Ymir: ¡Impact Cut!

Ymir usa su espada y realiza un corte con la energía de un dial de impacto.

Bestla: Kuro-Rankyaku.

Bestla logra ennegrecer su pierna y usa el rankyaku en conjunto, dicha combinación causa que su rankyaku ahora se envuelva de unos rayos de color negro.

Alarico: ¡Electric Boar Kick!

Usando sus poderes eléctricos junto a haki de armadura, dando un golpe a una de las piernas de Gargantua.

Teehees: ¡Garra oscura! Teehees usaba su siempre confiable garra oscura, asestando un fuerte golpe hacia uno de los tobillos del gigante.

Rennu: ¡Kami Tasukete: Killing Jesus Cross!

Usando su kami tasukete, Rennu logra generar un corte en forma de cruz en uno de los talones de Gargantua.

Acsel: ¡Shimmering black rose!

Acsel forma un conjunto de pétalos hasta crear la forma de una rosa, a continuación imbuye de haki la rosa y la manda como un disco hasta la barbilla del gigante.

Thachilda: ¡Big extra cut!

Thachilda usa su espada para dar varios cortes consecutivos que desembocarían en un potente corte que concentraba toda la energía de los ataques anteriores.

Alarico: Aunque lo intentemos una y otra y otra vez, este tipo no va a caer tan fácil como nosotros pensamos realmente.

Bestla: Tienes razón.

Ymir: ¿Y qué propones?

Bestla: ¡!

Es entonces cuando Bestla recuerda la maldición retributiva de Teehees, siendo la única cosa posible que los podría ayudar en ese momento.

Bestla: Oigan, ¿no creen que todo esto es culpa de Teehees?

Teehees: ¿Eh?, ¿por qué te me pones en contra tú?

Bestla: Piensenlo, si no hubiese abierto la boca. Gargantua nos hubiese dejado ir.

Teehees: Eh, pero serás. . .

Thachilda: Tiene razón.

Rennu: Lo mismo digo.

Teehees: No esperaba nada de ustedes dos, y aún así me decepcionan.

Ymir: ¿Qué tratas de hacer, Bestla?

Bestla: ¿Qué no ves? Solo trato de quitarnos un enorme peso de encima.

Alarico: Bestla tiene razón, Teehees no hará más que retrasarnos.

Todos empiezan de pronto a culpar a Teehees por lo sucedido, incluso llegando más allá, diciendo que seguramente fue el culpable de lo sucedido en aquella con aquel noble mundial hace tantos años. El odio hacia Teehees era demasiado, al punto en el que el cielo comenzó a nublarse y el suelo empezaba a temblar.

Bestla: (Perfecto)

Bestla se acerca hasta Teehees, lo levanta y lo lanza hasta la boca de Gargantua.

Teehees: ¡¿Pero qué carajos estás haciendo maldita gigante estúpida mono neuronal sin la más mínima capacidad de pensamiento crítico y racional?!

Bestla: ¡Hago lo necesario para salvarlos a todos!

Cuanto más se va acercando Teehees a la boca de Gargantua, del cielo sale un grupo de rayos que van directamente hasta Teehees. Gargantua, sin saber hacia quién iban dichos rayos, decida atrapar a Teehees con sus manos; pero cuando lo hace se ve en el camino de los rayos, siendo electrocutado por los mismos, quedando completamente expuesto y debilitado.

Bestla: Ahora sí, ¡ataquen!

Capítulo 78: La mayor autoridad de esta isla

Dumbert había caído al suelo derrotado, totalmente inconsciente y con varias sospechas de estar directamente muerto, tenía espuma en la boca y varios granos, algunos habían estallado de pus.

Samba: Da un poco de asco.

Claude: Me da igual, está muerto y me vale, quedan d…

Pero antes de terminar, Tiky cae totalmente agotado al suelo, llamando así la atención de sus acompañantes.

Tiky: Agh… maldita sea… me esperaba que acabase agotado pero no TAN agotado.

Claude: Tsch, solo con ese instante ya has sido más productivo que todo lo que hayas hecho antes.

Samba: No seas malo, hay que centrarse en…

Werts: ¡¡¡HIJOS DE PUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Samba: ¿Eh?

El Marine Motosierra, armas en mano y sin pensarlo ni un segundo, se abalanzó contra sus oponentes con la esperanza de vengar a su compañero.

Werts: ¡¡¡VAIS A PAGAR POR DUMBERT, JUSTICIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…!!!

Samba: ¡TWENTY-FIVE CENTS LEMONADE!

Werts: ¡!

El hombre estaba tan empeñado y obcecado con su compañero que no pudo prever el ataque de Samba, un enorme chorro de ácido cítrico a presión hacia él, era tal cantidad la presión que incluso creó algunos agujeros en su ropa, además de entrar justo en sus ojos, cegándole.

Werts: ¡MALDITA ZORRA, LA IRA DE ONISHI CAER…!

Samba: Cállate.

Werts: ¡!

Aún con los ojos enrojecidos, Werts pudo apreciar como Samba aparecía delante de él con su espada emitiendo los colores del arcoíris.

Werts: ¡¡¡MALDITA…

Samba: ¡TROPICALLY TROPICALLIA!

Werts: …desgraciada…

El hombre cayó al suelo inconsciente con un profundo corte en diagonal a lo largo de su pecho.

Claude: Ha sido fácil.

Tiky: Bueno… el pobre estaba afectado…

Samba: Ya, realmente ha sido más por eso que otra cosa, pero el caso es que ya se acabó.

Claude: Eh, Capoeira.

Samba: ¿Hm?

Claude: El tipo aún respira.

Samba: Ah, ya, no creo que a Ymir, Bestla y los demás les guste que…

Claude: La opinión de unas marines no me importa, ¡FORMACIÓN!

Mafiosos: ¡SÍ, SEÑOR!

Samba: ¡EH!

Claude: ¡FUEGO!

Todos los mafiosos comenzaron a disparar sus armas hacia Werts pasando por delante de Samba, quien gracias a sus poderes de Logia, pudo sentir como las balas le atravesaban.

Samba: ¡MALDITA SEA, ESTABA DELANTE!

Claude: Tienes una logia, era obvio que te iban a atravesar, ahora, recoged al cura semimuerto y continuemos la marcha.

Tiky: Cura semimuerto…

Mafioso: ¡VOY!

Uno de los hombres de Claude recogió a un agotado Tiky del suelo para apoyarlo sobre su espalda mientras retomaban su marcha.

Samba: Podríamos haberle interrogado para…

Claude: Deja de quejarte, mira, te tengo un regalo, a ver si así te callas.

Samba: ¿Eh?

Mil Armas se metió la mano dentro de la chaqueta de su traje para sacar un accesorio para la morena.

Samba: ¿Unas gafas de sol?

Claude: Se me hace raro verte sin unas, póntelas y cállate.

Samba: Tsch, por cierto, ahora que lo pienso…

Claude: ¿Eh?

Capoeira aún así recogió el regalo de su acompañante para colocárselo sobre los ojos, estas eran diferentes a las que llevaba antes de su cambio de personalidad, eran oscuras y de estilo aviador.

Samba: ¿No eran tres tipos?

Claude: Hm, cierto…

Tiky: Probablemente… haya escapado…

Claude: ¿Eh?

Tiky: Ya debe… de estar hablando con Onishi.

Mientras tanto, dentro de la Mina de Piedra Marina…

Onishi: ¿Cómo que interceptado?

Kutoniri: Claude “Mil Armas, Tikael “Caja de Sorpresas” y Samba Batuca “Capoeira”, estaban muy cerca de aquí y nos los encontramos por el camino.

Onishi: ¿Y por qué no los matasteis y ya?, os di puñeteros poderes para algo.

Kutoniri: Eso intentamos, pero oponían demasiada resistencia , y cuando salió la mujer esa mágica… creí que escapar e informarle sería la mejor opción.

Onishi: Tsch, ¿están muy cerca?

Kutoniri: Probablemente Dumbert y Werts aún estén dándoles guerra, si nos damos prisa aún podemos…

???: ¡¡¡APUNTEN…

Kutoniri: ¡Esa voz…

Onishi: Maldita sea.

Kutoniri: …es Mil Armas!

Onishi: Voy a enviar a Karlo.

Fuera de la mina, un hombre trajeado de espaldas a un enorme ejército con armas de fuego apuntaban al interior de la mina de Onishi, aún con la insistencia de sus compañeros, el señor parecía decidido.

Samba: ¡HAY CIVILES DENTRO!

Claude: ESE NO ES MI PROBLEMA, FUEGO!!!

Los tiradores comenzaron a masacrar a tiros el interior de las minas, por fortuna, la mayoría de los trabajadores se dieron cuenta del problema para refugiarse detrás de algunas de las menas, cubriéndose así del ataque.

Samba: ¡¡¡CLAUDE, YA VALE!!!

Claude: Ni con un regalo te callas, eres peor que un grano en el culo.

Samba: ¡ESE NO ES EL PROBLEMA, LOS TRABAJADORES NO TIENEN LA CULPA DE QUE ONISHI SEA…!

???: Onishi es…

Claude: ¿Eh?

Samba: ¡!

Tiky: …

Del interior de la mina salía poco a poco un hombre grande y fornido, aunque poco se podía apreciar de su cara salvo su gran bigote, pues todo su cuerpo estaba envuelto en una gran armadura de piedra marina al igual que su arma: un brazo-pico.

Karlo: …la mayor autoridad de esta isla.

Capítulo 79: No hablaba contigo

—¿Cómo lo hizo Onishi para saber que teníamos un ejercito en el distrito? -preguntó Ymir inquieta

—Debio ser obra de Kutoniri, es el jefe de espionaje -teorizó Thachilda

—Según mi contacto, hay gente que ya está atacando la mina -informó Acsel

—¡Perfecto, refuerzos, la mano de la buena fortuna está con nosotros! -dijo Alarico

—Agh... a mi aún me duele la cabeza, espero que en combate no me vuelvas a usar como pararrayos... -comentó Teehees descansando dentro de uno de los bolsillos de Bestla

—Haré lo que vea conveniente, no olvides que sigues siendo un criminal condenado a pena de muerte, ya te dije que si colaboras trataré de reducir tu pena -respondió Bestla

—Pasar de ejecución a prisión tampoco es un resultado maravilloso... -comentó Teehees reticente

—¡Gargantua, aligera el paso, hay que llegar lo antes posible a la mina! -le dijo Ymir

—¡¡Agarraos fuerte, allá voy, Gargargargar!! -aceptó Gargantua procediendo a esprintar, el grupo, a excepción de Bestla y Teehees, se encontraba en el hombro del gigante

—Hemos tenido suerte con Gargantua... -pensó Bestla


Hace unos minutos:

—¡¡Ahora sí, ataquen!! -ordenó Bestla yendo hacía Gargantua, el cual estaba inmovil echando humo por la boca tras recibir los relámpagos.

—¿Uh...? -recuperó rapidamente la consciencia Gargantua

—¡¡Bestla, retrocede!! -le advirtió Ymir tras ver a Gargantua inclinar su cabeza hacía Bestla

—¿Coontraalmirante Bestla? ¿Que haces aquí? -le preguntó Gargantua

—Volvió a olvidarse -pensó Alarico

Bestla clavó sus pies en el suelo para frenar su marcha hacía el rey de la colina —¡Vicealmirante Gargantua, hay que poner rumbo a la mina, Onishi nos está esperando! -le dijo la gigante

—¿El amo Onishi nos está esperando?... Ugh... me suena que yo tenía que hacer algo pero solo recuerdo una luz y mucho dolor... -comentó Gargantua por lo bajo

—Más tarde te explicaremos lo que ha pasado, ahora la prioridad es ir a la mina. ¿Nos puedes ayudar? -le pidió Bestla

—¡¡Gargargar!! ¡¡Dalo por hecho!! -aceptó Gargantua inclinándose para que el grupo pudiera subirse a sus enormes hombros


—¿Otro pez gordo? -preguntó Claude al ver a Karlo armado con una gruesa armadura de piedra marina- ¡¡Da igual, fuego!! -ordenó el mafioso, todos sus hombres dispararon al unísono a Karlo pero las balas no hacian mella alguna en el minero ya que su armadura reflejaba todos los proyectiles

—¡Ahora me toca a mi! ¡¡Fuego!! -ordenó Karlo, varios Uto-Marines surgieron de sus coberturas y abrieron fuego contra el bando de Claude, el cual sufrió de varias bajas. Samba logró regenerarse de sus disparos gracias a su habilidad Logia, por lo que contraatacó disparando ácido cítrico a los soldados con la intención de cegarlos pero Karlo se puso en medio y desvió el líquido con un golpe de su pico para luego abalanzarse sobre Capoeira.

—Agh... esta sensación de peligro -Samba pese a ser Logia decidió esquivar el picotazo que le había tratado de asestar Karlo- ese pico debe de estar hecho de piedra marina -la mujer se alejó rapidamente de su adversario realizando múltiples volteretas hacía atrás, situándose junto a Tiky y Claude que se hallaban protegidos tras pequeños muros

—¡¡Haz algo útil Tiky!! -le recriminó Claude

—Arf... -farfulló Tikael extenuado- me cargué yo solito al pirómano robot, aquí el único que aún no ha hecho nada eres tú

—¡¡Yo traigo los soldados!! -le contestó Claude molesto- ¡¡Eh, Capoeira!! -le llamó la atención- ¡Si distraes al grande, yo y mis hombres podemos acabar con la infanteria!

—De acuerdo, dejamelo a... -un destello mas allá de la cobertura invadió la zona junto a un sonido creciente

Karlo disparó por la boca un laser que destruyó el muro en el que se encontraban Claude y Tiky, dejándoles al descubierto y a merced de los rifles de los marines.

—¡Agh, también es un cyborg, que raro! -comentó ironica Samba mientras marchaba a socorrer a sus compañeros, sin embargo Karlo la placó a medio camino, obligando a la espadachina a bloquear la embestida con su arma, ya que contaba con que su adversario era capaz de golpear su cuerpo real.

—¡Apunten! -clamó Karlo, los marines dirigieron sus rifles a Claude y Tiky

—¡¡Jefe!! -gritó uno de los mafiosos viendo el destino de Claude

—¡¡Oh mierda!! -exclamó Claude tratando de alcanzar otra cobertura

—...Noah's... -Tiky agarró su rosario, del cual surgió una luz, sin embargo el neo-marine tosió sangre y la luz desapareció

—¡¡Cortaré las balas entonces!! -Samba saltó hacía Tiky- ¡¡Tropically Tropicallia!! -su espada tomó los colores del arcoiris

—¡¡Fuego!! -ordenó Claude

Las balas de los rifles recorrieron unos pocos centimetors hasta impactar en el suelo sin demasiada fuerza.

—¿Eh? ¿Se ha encasquillado la arma? -preguntó un marine

—¿La polvora es de mala calidad? -sugirió otro

—¿Eh? -se sorprendió Capoeira

—¿Que truco habéis usado? -les preguntó Karlo molesto

—¡¡YA TODO ESTÁ BIEN!! -se escuchó desde el cielo

—Esa voz... -recordó Samba

—¡¡PORQUE YO ESTOY AQUÍ!! -Taisen aterrizó con fuerza en el lugar, haciendo un crater en el suelo

Encima de Taisen se encontraba Cartoon y Simone, cada uno agarrándole de un hombro

—agh... yo soy de mar, no de aire... creo que voy a potar -dijo Cartoon con la cara verde por el mareo

—Parece que hemos sido los primeros en llegar -dijo Simone

—Los muros de carne siempre van primero -dijo Zanxus volando a una rápida velocidad hasta finalmente aterrizar cerca de Taisen- esto es tuyo -Vermilion le lanzó al Huracan Rojo una pequeña pieza del mismo color que su apodo

—¡¡Gracias!! -Taisen se colocó la pieza en el cuello, en donde había un pequeño hueco- ¡¡Ese metodo de transporte tuyo es bastante eficiente, ahora falta el compañero Voorhes!! -dijo señalando a su rodilla, en la cual había otro agujero.

Voorhes se estrelló en el suelo, haciendo un crater incluso más grande que el ocasionado por los llegados antes —Saludos camaradas, he llegado -dijo Slasher levantándose

—Que asco me da cuando farda de su inmortalidad -comentó Simone

—Tenga, defensor -dijo Voorhes dándole a Taisen la pieza que correspondería a su rodilla

—¡¡Muchas gracias!! -respondió Taisen

—Vosotros... -murmuró Samba al verles

—Buenas camarada Samba, cuanto tiempo -la saludó Voorhes

—Hey -la recibió Simone- menudo cambio de look, ¿no? -comentó sonriendo

—¡¡Y creo que nunca nos hemos presentado formalmente pero yo soy... -Taisen saltó y aterrizó colocando sus manos en forma de X- ¡¡TAISEN, EL HURACAN ROJO!!

—La panda friki toda reunida, y la más imbecil la lidera -dijo Claude mirando a Simone

—¡¡Claude, gusano!! -Simone trató de controlarle, pero fue interrumpida por Zanxus que se colocó entre ambos

—Si os quereis matar entre vosotros, perfecto, id a una esquina y degollaos, pero si vais a pelear contra Onishi no seais tan sumamente imbéciles como para hacer un berrinche en medio del combate -les sugirió el Vermilion alzando a la altura de su rostro una de sus cartas

—¡¡Bien, bien!! -exclamó Cartoon- ¡Ya todos sabemos lo que hay que hacer, vosotros avanzais, os cargais a todos y yo mientras voy por la retaguardia sin meterme en lios y pim pam pum, muralla que me encuentre, muralla que elimino! -el de la pared se volvió 2D- ¡¡Así que protegedme!!

—¡¡No te preocupes Cartoon, seremos tu sombra!! -le afirmó Taisen

—Mas mugre que se mete en el camino del amo Onishi -dijo Karlo molesto, estas palabras llamaron la atención de Voorhes

—Esa voz... Es la voz de un hermano obrero -musitó Voorhes

—¿De que hablas? No te conozco -dijo Karlo

—No hace falta que me conozcas, tu voluntad obrera me llegó en mis tiempos más débiles, ¿no lo recuerdas? -le preguntó Voorhes- "¡Por el movmiento obrero!"

—Agh... -Karlo se sujetó la cabeza en visible dolor

—¡¡Se que estás ahi, camarada obrero!! ¡¿Onishi te lavó el cerebro, verdad!? ¡¡Pelea contra su hipnosis!! ¡¡El pueblo te necesita!! ¡¡EL SINDICATO TE NECESITA!! -le gritó Voorhes

—¡¡¡AAAAGH!!! -Karlo se sujetó la cabeza con más fuerza y con incluso mayor agonia-

—¡¡Venga camarada, tu puedes!! -le animó Voorhes

—Me temo que no, no puedo... -dijo Karlo, para luego alzar la cabeza y mostrar una gran sonrisa acompañada por sus ojos llorosos- Acaba lo que yo no pude, la revolución obrera está en tus manos, camarada -el minero alzó su puño- ¡¡POR EL MOVIMIENTO OBRERO!!... ¡¡Malditas garrapatas, os mataré por meteros en el camino del amo Onishi!!

Voorhes apretó sus puños con fuerzas tras ver el último resquicio de consciencia de lo que una vez fue Karlo.

—Avanzad sin mi, yo le mantendré ocupado -dijo Slasher

—¡¡Te lo encargamos a ti, Voorhes!! -dijo Taisen avanzando junto a su grupo hacía los soldados de la Marine

—¡¡Disparad, disparad!! -dijo un marine, sin embargo de su rifle no salía nada

—¡¡Emptied of Evil!! -dijo Taisen, mediante su piroquinesis impidió que la polvora se inflamase, inutilizando las armas de fuego de sus contrincantes

Voorhes se encontraba frente a frente con Karlo

—Onishi me dijo que eres de los peligrosos, mejor acabar contigo primero -dijo Karlo- a la Uto-Marine le interesa tu anatomia, serás un buen conejillo de indias.

—Es la primera vez que mis sentimientos se interponen a la hora de asesinar a alguien... -comentó Voorhes- si me dejo llevar por mis emociones moriré, no tengo duda -dijo mirando el pico de piedra marina- Así que te daré unos minutos, luego volverás, sin rechistar.

—No voy a irme a ningún sitio, mi lealtad por el amo Onishi es inquebrantable -respondió Karlo

—No hablaba contigo -puntualizó el encapuchado

—¿Entonces con quién? -preguntó Karlo

Slasher alzó su cabeza, mostrando una larga y demente sonrisa carmesí —Conmigo -dijo Sehroov


Capítulo 80: Todos en la mina

El grupo que había conseguido entrar en la mina avanzaba en ella, discutiendo hacia donde deberían ir.

Claude: ¡está bien claro, por la derecha!

Simone: por la izquierda entonces.

Claude: solo por darme la contraria, ¿no?

Simone: ¿tienes algun problema, desgraciado?

Taisen: ¡nada de desgraciados! ¡Aquí todos somos familia! ¡Y siempre es mejor ir adelante, en el camino del medio!

Cartoon: o por el camino de atrás...

Zanxus: oye, ¿te encuentras mejor?

Tiky: ¿ahora te preocupas por mi?

Zanxus: ... no, simplemente que como en más en forma estés más útil serás.

Samba: ¿al final por donde vamos? Todo rec- ¡eh, enemigo!

Todos se voltearon y vieron a un hombre en calzoncillos aterrado, con las manos en alto.

Fredd: ¡por favor, no me matéis, solo quiero escapar de aquí!

Zanxus: oh, ¿no eres aquel marine desgraciado que haría cualquier cosa para salvar a su familia?

Fredd: ¡As de Corazones...!

Zanxus: yo mismo. ¿Sabes donde está Onishi?

Fredd: s-sí...

Claude: llévanos ante él y no te mataremos.

Teehees: ¿falta mucho para llegar?

Alarico: es la sexta vez que lo preguntas en un minuto, cállate ya.

Rennu: heh, discusión de cerdos.

El grupo que faltaba para llegar a la mina se aproximaba a paso veloz gracias a Gargantua.

Teehees: ¿falta mu-?

Bestla: hemos llegado.

Al bajar de Gargantua vieron el panorama en la entrada: un montón de hombres caídos, los cuerpos de Werts y Dumbert medio cadáveres, y Sehroov luchando contra Karlo.

Rennu: urgh, otra vez esta cosa... aunque es extraño, no tengo la misma sensación de antes...

Thachilda: ese del pico... me suena a que era el jefe de esos asquerosos mineros.

Alarico: es verdad, tu odio hacia los mineros ha sido así des de siempre.

Thachilda: unos malditos hijos de puta.

??: ¿dónde estoy? ... que torta me dieron... ¿uh? ¿ese no es...? ¡Ohoho, si es Acsel!

Regueres, aun disfrazado de marine, se había despertado. Después de la sorpresa inicial, al ver a su compañero se alzó y corrió hacia él, dispuesto a abrazarlo.

Regueres: ¡¡Acsel, amigo míooooo!! ¡¡Qué alegria que por fin estés aquííííí!!

Acsel: tsk, ese estúpido aun está vivo.

El Minerista se lanzó hacia Rosa de Libertad para abrazarlo, pero Acsel se hizo a un lado justo el momento antes, con lo que Regueres terminó chocando con Rennu, que estaba delante, y los dos cayeron al suelo, el revolucionario encima del monje.

Ymir: uy, que escena más bonita.

Rennu: ... dejadme diez segundos y lo mato.

Capítulo 81: Sistema comprometido

Cartoon: Oigan, señores siniestros.

Mientras el grupo de Claude y Tiky avanza por la mina guiados por Fredd, el de la Pared aprovecha para tener una charla con los dos bandidos.

Cartoon: Solo quería preguntar... ¿Qué tenéis pensado hacer conmigo cuando haya cumplido con mi cometido? Zanxus me convenció al final de ayudaros con el tal Onishi, pero necesito estar fuera de la isla mañana...


Antes, en el distrito de diversiones, Zanxus arrastraba a Cartoon por el suelo en dirección a la mina de piedra marina.

Cartoon: ¡Aaaaaaah, no quiero ir, ahí es donde está el tipejo con el que quería llevarme el payaso asesino ese!

Zanxus: ¡Te agradezco que me ocultaras de esos marines pero debo entregarte a Tiky, así que no te resistas!

Cartoon: ¡Conque esas tenemos, en ese caso tendré que ponerme en plan chungo y dejarte igual que a tu hermanito!

Pero Zanxus le coloca una de sus cartas en la garganta antes de que el de la Pared pueda tocarle con la mano.

Zanxus: ¿Quieres repasar quién de los dos es más rápido?

Cartoon: Buenovaleyamecalmo.

Zanxus: Pero es verdad, Yaeger era como un grano en el culo para mí y tú te has deshecho de él, así que haremos esto: una vez te haya entregado a Tiky, a partir de ahí dejarás de ser problema mío para siempre.

Cartoon: ¿Para siempre? ¿Entonces si después de entregarme me escapo no irás a por mí?

Zanxus: No. Es más, el lugar al que vamos conecta con Seigifort, por lo que puedes incluso ir a robar un barco allí si quieres.

Dicho esto, Cartoon se pone de pie y empieza a caminar junto a su captor.

Cartoon: ¡Vale, pues acabemos con esto, A LA MINA!

Fue entonces cuando Taisen, quien llevaba a Voorhes y Simone sobre su espalda, aterriza frente ellos con sus piernas llameantes.

Taisen: ¡¿Os llevo?!


Claude: ¡Tú destruye las instalaciones de Onishi y ya veremos lo que hacemos contigo!

Cartoon: (Estos desgraciados son capaces de matarme cuando haya terminado, así que mejor vaya pensando mi plan de huida cuando haya terminado mi tarea.)

Claude: ¡Oye, marine!

Fredd: ¿Eh?

Claude: ¿Cuál es el punto más importante de estas instalaciones?

Fredd: Obviamente el generador que mantiene toda la maquinaria en marcha. Está debajo del despacho de Onishi, así que lo pillaremos de camino...

El grupo acaba llegando al final del pasadizo para encontrar una gran sala llena de turbinas que manejan maquinaria conectada al resto de rincones de la fortaleza. En uno de los extremos de la sala, lejos del grupo hay un ventanal.

Fredd: Ahí está el despacho de Onishi.

Claude: Zanxus, Tiky y demás, id adelantándoos hacia ese malnacido.

Taisen: ¡A por el villano!

Zanxus, Tiky, Samba, Simone y Taisen empiezan a correr hacia el otro lado de la sala mientras el líder bandido procede a apuntar con una pistola a Cartoon.

Claude: Y tú. Es hora de hacer tu magia.

Cartoon: Vale, vale.

Fredd: Con solo dañar una de estas turbinas todo el sistema debería verse comprometido.

Claude: Adelante.

Cartoon: Vale, allá voy.

El de la Pared se frota las manos y camina hacia el sopore de una de las turbinas, dispuesto a tocarla. Es entonces cuando todo aquel capaz de usar kenbunshoku haki nota un escalofrío que coincide con alguien rompiendo el ventanal para salir disparado hacia Cartoon, pasando junto al grupo de Zanxus.

Taisen: ¡¿...?!

Simone: ¿Qué...?

Cartoon: ¡¡...!!

Armado con una espada, el asaltante asesta un tajo vertical sobre Cartoon, quien únicamente se salva mimetizándose con el suelo.

Claude: ¡Tú!

Onishi: ¿?

Claude pasa a apuntar al vicealmirante con su pistola y le dispara, pero el líder de la Uto-Marine simplemente la bloquea con su arma para luego herirle tanto a él como a Fredd de un tajo.

Simone: ¡Claude!

Simone intenta obligar a Onishi a atravesarse a sí mismo con su poder pero antes de poder hacer cualquier gesto, Taisen la empuja a un lado para recibir en su lugar el ataque de Kutoniri, quien clava su kusarigama en el hombro del Huracán Rojo.

Taisen: ¡Agh!

Claude y Fredd caen al suelo cubriéndose sus heridas con la mano.

Onishi: Gargantua, Werts y Dumbert han fracasado y Karlo está ocupado...

Claude: Tsk...

Resistiendo el dolor, Claude trata de apuntar de nuevo a Onishi con su arma, pero éste se la quita de un puntapié. Acto seguido, el vicealmirante baja la máscara de oni incorporada a su casco.

Onishi: Aún así, no dejaré que os salgáis con la vuestra.

El vicealmirante luego clava su espada en el suelo, dejando que varios nanobots salgan de su filo y se esparzan por el suelo hasta alcanzar a Cartoon, forzándole a pasar a su estado original nada más hacer contacto con él.

Cartoon: ¡Aaah!

Sobresaltado, Cartoon saca sus dos espadas y se pone en guardia.

Cartoon: ¡¿Qué ha sido eso?!

Onishi: El comité de bienvenida. ¡Bienvenidos a mi fortaleza!

Luego, varias puertas se abren a lo largo de la sala, dejando paso a varios PX-K.

Capítulo 82: ¿El plan perfecto?

En la entrada de la mina de piedra marina, Acsel separó a Regueres de Rennu para evitar que este último haga de las suyas.

-Ymir: ¿Y este? ¿es uno de los que está con Onishi?

-Acsel: No, es un compañero mío que se infiltró en la mina.

-Alarico: Entonces debe tener información. Cuéntanos, ¿qué pasó por aquí?

-Regueres: Pues llegaron unos tipos y derrotaron a todo marine con el que se cruzaran. Se fueron hacia delante y dejaron esa cosa ahí.

El Minerista señala con su pulgar a Sehroov, quien a lo lejos continúa su combate contra Karlo con su característica sonrisa.

-Sehroov: ¡Vorororo, después de asesinarte lentamente me comeré tu carne! ¡aunque seas un cyborg debes tener deliciosas piezas humanas!

-Alarico: ...Ya veo. ¿Recuerdas cuántas personas llegaron exactamente?

-Regueres: Pues no, pero sí recuerdo como lucían. Había una mujer con parche, otra con cabello blanco, dos tipos vestidos de comunistas...

El revolucionario se calla a la vez que abre sus ojos de manera exagerada al ver como Gargantua acerca su gran rostro hacia el, intentando oírle.

-Gargantua: ¿Podrías repetirlo? Tengo que anotar todo eso, que sino se me olvida.

Regueres comienza a retroceder mientras suda, intrigando al gigante ancestral y alarmando al grupo que iba con el.

-Regueres: ¡E-EL REY DE LA COLINA GARGANTUA!

-Bestla: Eh, sí, viene con nosotros...

-Regueres: ¡¿Viene con ustedes?! ¡pero si este es uno de los hombres de Onishi, osea de la Uto-Marine!

Tanto Bestla como el resto de sus acompañantes comienzan a hacerle señas a Regueres para que guarde silencio.

-Gargantua: Uto-Marine...

El Rey de la Colina coloca su mano en su mentón mientras piensa, cosa que alarma a los integrantes de la Neo-Marine y compañía.

-Acsel: Regueres, como nos muramos por tu culpa te juro que yo, Acsel Rous, te-

-Gargantua: ¡AH, ESO ES! ¡El amo Onishi me lo contó una vez! --- -Onishi: Escucha, Gargantua, como tienes una memoria...especial, te lo diré de forma que no puedas olvidarlo.

-Gargantua: ¿Huh?

-Onishi: Si ves a algún otro marine de alto rango que no pertenezca a la Uto-Marine, como por ejemplo la contraalmirante Bestla...

Repentinamente, Onishi lanza un láser desde su ojo hacia el rostro de Gargantua, causando que este se cubra una de sus mejillas humeantes con su mano.

-Onishi: ..Le provocas incluso más dolor que el que yo te acabo de causar a ti.

-Gargantua: S-sí...


-Gargantua: ¡Ustedes...me utilizaron!

Molesto, Gargantua levanta uno de sus puños para luego descenderlo, causando que el grupo de Bestla pegue un salto hacia un lado para esquivarlo.

-Regueres: Oh oh.

El inmenso golpe aplasta únicamente a Regueres, quien no fue lo suficientemente rápido como para evitarlo.

-Ymir: Tsk, ¡vale, round 3!

A su vez, las cosas no tardaron en descontrolarse dentro de la mina tras la repentina aparición de Kutoniri, Onishi y sus múltiples PX-K.

-Zanxus: Tsk, más de estos..

-Simone: ¿Era una trampa?

-Onishi: Cuando se tiene un gran plan como el mío, también hay que contar con algunos salvavidas. No es como si tuviese planeado que acabasen llegando a esta habitación, y tampoco tenía planeado que un entrometido les acabase revelando la importancia de estas turbinas..

El contraalmirante observa con desprecio a Fredd al decir esto, quien siente un escalofrío recorriendo su cuerpo.

-Onishi: Simplemente decidí prepararme para cualquier imprevisto. Un plan comienza a fallar en cuanto su ideólogo cree que no tiene fallas.

-Claude: Agh, ¡suficiente charla! ¡Come plomo!

Aún tocándose la herida causada por la espada de Onishi, Claude alza uno de sus brazos para dispararle a su rostro con una de sus muchas armas. Sin embargo, el contraalmirante no sufre daño alguno gracias a su resistente piel.

-Onishi: ¿Creíste que mejoraría a mis subordinados y no haría lo mismo conmigo?

El PX-L0 alza su espada para así rematar a Mil Armas, quien simplemente aprieta sus dientes mientras baja la cabeza. Al cabo de unos segundos, vuelve a alzarla al notar que Onishi no se mueve de su lugar, como si estuviese paralizado.

-Onishi: Tsk, ¿enserio vas a arriesgar tu vida de esa forma para salvarlo a el?

Tanto Onishi como Claude observan a Simone, quien logró paralizar al contraalmirante gracias a su habilidad.

-Claude: ¡T-tú..!

-Simone: No me malentiendas, yo soy la primera que quiere ver como la cabeza de ese idiota rueda por ahí. Sin embargo, ahora no podemos permitirnos perder "aliados".

-Onishi: Kutoniri.

-Kutoniri: ¡Mis disculpas, amo Onishi, pero estoy ocupado ahora mismo..!

El comodoro de la Uto-Marine bloquea rápidamente las patadas de Zanxus, quien le observa algo molesto.

-Zanxus: ¡Me contaron que te atreviste a copiar mi habilidad, ¿es eso cierto?!

-Kutoniri: ¡No la copiamos, la reutilizamos por el bien de la justicia!

As de Corazones se ve obligado a separar uno de sus brazos en múltiples y pequeñas piezas para evitar que sea rebanado por la kusarigama del Ninja Oscuro.

-Onishi: Tsk, como sea. Dime, Desarmada, ¿crees que necesito moverme para acabar con tu vida?

Uno de los ojos de Onishi comienza a desprender una luz rojiza, lo cual hace que Simone desactive su habilidad para saltar hacia un lado al temerse lo peor. Sabia decisión, pues el contraalmirante lanza un delgado láser rojo que accidentalmente golpea a uno de los PX-K.

-Taisen: ¡Hahah, gracias!

A su vez, Tiky, Taisen y Samba se enfrentan contra los PX-K, mientras que Cartoon se frota sus manos para así hacer su magia con la mina.

-Cartoon: (¡Nunca creí que acabaría salvándolos a todos..!).

Emocionado, el de la Pared toca el suelo con una de sus palmas solo para llevarse una sorpresa al ver que no pasa nada.

-Cartoon: ¿E-eh..?

-Onishi: Ay por favor.

Cartoon se asusta al oír la voz de Onishi muy cerca suyo, soltando un pequeño grito y notando que el contraalmirante no se movió de su sitio.

-Cartoon: J-juraría que...

Acto seguido lleva su mirada hacia su torso, notando uno de los pequeños nanobots de Onishi subiendo por este.

-Onishi: ¿Creíste que no tomaría medidas para evitar que uses tu problemática habilidad?

El pirata abre sus ojos sorprendido a la vez que asustado al comprender que Onishi es capaz de comunicarse a través de sus nanobots.

-Cartoon: ¡AAAHH! ¡QUÍTATE QUÍTATE!

Cartoon comienza a sacudirse desesperadamente para quitarse el nanobot de encima.

-Onishi: Es inútil. Además de estar hecho de Piedra Marina, estos nanobots pueden adherirse a cualquier superficie. Paredes, vestimenta, piel..

-Samba: ¡Eh, estaría bien que ayudases!

Capoeira dice esto mientras bloquea la gran espada de uno de los PX-K con la suya, molesta al ver a Taisen quieto observando a Onishi.

-Taisen: Para vencer a las fuerzas del mal...¡hay que derrotar a su líder!

Habiendo dicho esto, el Huracán Rojo genera una pequeña esfera rojiza en una de sus manos para luego lanzársela a Onishi como si de una pelota de béisbol se tratase.

-Taisen: ¡Shokyakuro Kyu!

-Onishi: ¿Quieres oír algo gracioso, pequeño defensor de la justicia?

El contraalmirante mueve rápidamente su brazo una vez la esfera está lo suficientemente cerca, extinguiéndola con el viento generado por su movimiento.

-Onishi: ¿Recuerdas aquella base de la marine que jodiste, junto con aquel soldado que recolectaba información de diferentes bandas? Pues qué crees, ese tipo tenía ligeras sospechas sobre mi.

-Taisen: ¡¿Eh?!

-Onishi: A lo mejor si no hubieses actuado, mis planes se hubiesen arruinado...Meh, lo dudo, pero de seguro me acababa perjudicando de alguna forma. ¿Entiendes lo que intento decir? Gracias a ti, mis planes acabaron resultando prácticamente tal y como yo tenía pensado, quitando algún que otro percance.

Taisen retrocede levemente al oír las palabras de su enemigo, quedando bastante destrozado por dentro al sentirse culpable por lo que está sucediendo.

-Tiky: ¡No le hagas caso, Onishi acabaría saliéndose con la suya al final!

Tiky intenta calmar a Taisen mientras derrota a uno de los PX-K con una gigantesca mano luminosa, suponiendo que Onishi podría acabar con uno de sus aliados aprovechando que este se halla en shock. Sin embargo se equivoca, pues por alguna razón Onishi ríe mientras cierra los ojos.

-Onishi: Pronto..todo acabará. Mientras ustedes están aquí, lidiando contra mi, mis juguetes y Kutoniri, Karlo está encargándose del Slasher.

El contraalmirante es capaz de observar el combate entre Sehroov y Karlo desde la perspectiva de este último gracias a las modificaciones que hizo en el minero, viendo como Slasher es empujado por un puñetazo hacia una de las montañas que rodean la mina.

-Sehroov: ¡Como odio ese puto mineral!

El alienígena entierra dos de sus tentáculos en la montaña para evitar caerse, mientras que su oponente comienza a subir clavando sus pies y su pico en ella.

-Onishi: Y a su vez, Gargantua finalmente recordó lo despreciable que es la Neo Marine, por lo que está encargándose de sus integrantes y sus aliados..

También logra observar al Rey de la Colina encargándose de sus numerosos oponentes a las afueras de la mina de Piedra Marina gracias a una pequeña cámara insertada en el casco de Gargantua.

-Bestla: ¡Tobu Jugon!

-Ymir: ¡Rankyaku!

El gigante ancestral cubre su rostro con uno de sus grandes brazos, el cual apenas sufre daños por los ataques de Ymir y Bestla.

-Tiky: ¡¿Eh?! ¡¿cómo puedes saber eso?!

-Onishi: ¡Porque yo puedo verlo todo! ¡Es importante observar lo que hacen mis marionetas para tomar medidas por si se descontrolan!

-Taisen: ¡Observa esto!

El Huracán Rojo le lanza una llamarada a Onishi usando uno de sus guantes. Sin embargo, utiliza su habilidad para cambiar su trayectoria, causando que pase de dirigirse hacia Onishi...

-Onishi: ¡Ah, las turbinas!

..hacia una de las turbinas que se hallan en la habitación. Molesto, el contraalmirante se ve obligado a correr hasta posicionarse delante de la turbina para luego extinguir las llamas con un láser que de paso genera un agujero en una pared.

-Onishi: (Eso estuvo cerca...Los enemigos capaces de atacar a distancia son problemáticos en estas situaciones, ¿qué pasa si no llego a detener el próximo ataque? ¿o qué pasa si atacan varias turbinas a la vez?).

Tras un tiempo pensativo, a Onishi se le ocurre la solución, pegando un gran salto para efectuarla.

-Tiky: ¿Qué hace..?

Los presentes se alarman al ver como uno de los ojos del PX-L0 vuelve a iluminarse mientras se halla en el aire.

-Simone: ¡Va a lanzar otro láser!

-Claude: ¡¿Enserio?! ¡¿se te ocurrió a ti sola?!

-Taisen: ¡¿A quién está apuntando?!

-Onishi: ¡Lightsaber!

Onishi mueve rápidamente su cabeza para así controlar su láser y generar un corte circular alrededor de Taisen, lo cual causa que el Huracán Rojo caiga por un hoyo.

-Taisen: ¡!

-Cartoon: ¡Ah, Taisen!

El contraalmirante se deja caer por el hoyo para luego aterrizar frente a Taisen, quien observa la espaciosa y vacía habitación que les rodea, la cual únicamente cuenta con una gran puerta y ya, el resto consiste en el suelo blanco y las paredes del mismo color.

-Taisen: Eeeeh...No soy experto en decoración de interiores, pero este lugar-

-Onishi: Silencio. Usamos esta habitación para pulir nuestras habilidades de combate, así como probar diferentes inventos y mejoras tecnológicas. Por eso es tan espaciosa, para que seres como los PX-K e incluso Gargantua puedan entrar.

Habiendo dicho esto, Onishi se quita su capa de la marine para luego arrojarla hacia un lado, causando que Taisen se ponga en guardia.

-Onishi: Como sea, te traje aquí porque noté que tu habilidad es peligrosa dentro de un lugar tan importante como la habitación de arriba, así que te asesinaré rápidamente para luego hacer lo mismo con los demás.

-Taisen: ¿Un héroe y un villano en un 1 contra 1 justo? Me agrada la idea, ¿pero qué te hace pensar que los demás no intentarán dañar esas preciadas turbinas? Ahora que no está el final boss con ellos debería ser más sencillo.

-Onishi: Ohh que considerado. No te preocupes, lo tengo todo bajo control.

El contraalmirante saca una de sus manos de su bolsillo junto con un pequeño Den den mushi, intrigando al Huracán Rojo.

-Onishi: Despierta, el amo Onishi te necesita.

Tras estas breves palabras, Onishi vuelve a guardar su pequeño caracol.

-Taisen: ¡¿Qué hiciste?!

-Onishi: No es de tu incumbencia, ahora...

El contraalmirante desenvaina su espada para luego llevarla hacia un lado y recubrirla con busoshoku mientras que uno de sus ojos se ilumina, cargando otro de sus lásers.

-Onishi: ..Acércate, que no muerdo.

Mientras tanto, en algún lugar de la mina de piedra marina...

-???: El amo Onishi...me necesita.

Una figura femenina abre sus ojos tras oír las breves palabras de Onishi vía Den den mushi, poniéndose de pie mientras sus ojos se iluminan y saliendo de la habitación en la que se encontraba, revelando así su apariencia.

-Avantgarde: El amo Onishi...es lo suficientemente amable como para recuperar mi memoria e insertarla en un nuevo cuerpo. No lo defraudaré, asesinaré a cualquiera que se interponga en su camino.

["PX-L2" Avantgarde, comandante de la Uto-Marine. Nuevo cuerpo pero memorias intactas].

Capítulo 83: Toro Negro

Ofendido por haber sido engañado, Gargantua matenía un ritmo ofensivo constante. Lanzando puñetazos y pisotones al grupo que tenía frente a él. Todo estos ataque se sentían en las cercanías como leves sismos.

—¡No es necesario hacer esto!—

Vociferó Alarico, esperando razonar con el Rey de la Colina. Pero para su infortunio, terminó recibiendo un manotazo que lo aplastó en el suelo. Este no le causó grandes daños ya que alcanzó a recubrir su cuerpo con haki, aminorando la fuerza del golpe.

—Tú debes guardar fuerzas para más tarde.—

Bestla se dirigió hacia el vicealmirante, a la vez que esquivaba otro manotazo del coloso. Esto le recordó las palabras sobre su plan a Alarico, quien notó que ya comenzaba a oscurecer.

—Nosotras nos encargaremos.—

Esta vez habló Ymir, secundando a la gigante. A lo que ambas se dispusieron a atacar.

—¡Tobu Jugon!—

—¡Rankyaku!—

Bestla lanzó una bala de aire comprimido dando un puñetazo al aire e Ymir una onda cortante lanzando una patada al aire. Ambos ataques iban dirigidos hacia el rostro del coloso pero este alcanzó a bloquearlos con uno de sus brazos.

—Mierda, no sirve de nada.—

Se quejó Impacto de Guerra.

—Creo que es mejor retirarnos, no podemos hacer nada contra eso.—

Habló Teehees.

—Coincido con el hermano porcino.—

Acotó el monje.

—Yo, Acsel Rouse, opino igual.—

El revolucionario apoyó la moción.

—Adelantense, nosotras nos encargaremos.—

Ordenó Ymir, a lo que el trío inmediatamente comenzó la retirada en dirección a la entrada de la mina, seguidos por Alarico quien le dedicó una mirada de confianza a sus compañeras.

—Espero que tengas alguna idea.—

Dijo Ymir, ahora junto a Bestla frente a frente con Gargantua. A lo que su antigua aprendiz la observó esbozando una sonrisa de confianza.

—Claro que la tengo.—

En ese instante, Rey de la Colina reanudó su ofensiva con manotazos y puñetazos los cuales fueron esquivados agilmente por el duo de Neo Marines.

—He notado que se cansa bastante rápido.— Analizó Bestla. —Luego de atacar repetidas veces, tuvo que hacer una pausa. Esperaremos a la siguiente para contraatacar.—

—Tiene sentido teniendo en cuenta su tamaño y peso.—

Pensó Ymir, para luego dar un salto acrobático esquivando un manotazo del coloso.

Durante los siguientes sesenta segundos, ambas estuvieron constantemente esquivando los ataques de Gargantua, aunque eso no las libró de recibir algún que otro golpe el cual se las arreglaron para resistirlo. Al final, como bien había deducido Bestla, Rey de la Colina terminó agotándose, viendose obligado a detener su ofensiva. Gargantua estaba claramente cansado ya que su jadeo era evidente.

—Si puedes encargarte de sus piernas, yo haré el resto.—

Dijo Bestla, a lo que Ymir le respondió asintiendo con su cabeza. Acto seguido, y a una increíble velocidad, Ymir pasa entre las piernas de Gargantua posicionándose detrás de él.

—¡Rankyaku: Amane Dachi!—

Ymir se reposa sobre uno de sus brazos y gira rápidamente sobre sí, generando una onda cortante circular que impacta directamente contra la parte trasera de las rodillas de Gargantua, lo que lo desestabiliza y hace caer sobre sus rodillas. De este modo, al perder el equilibrio, el coloso pierde su pose de guardia dejando una abertura para Bestla, que es ahora ella quien pasa a la ofensiva.

—Recuerdo aquellos tiempos donde los marines fantaseábamos con nuestro apodo. Intentaron molestarme diciendo que el mio sería «toro negro», y por alguna extraña razón no me gustaba. Pero ahora que lo pienso más detenidamente no suena tan mal.—

Bestla se perdió por un momento en sus pensamientos. Mientras que usaba el Geppo para acercarse a Gargantua. Ya frente a él, junta sus puños frente a ella, lo que sorprende a Ymir ya que reconoció esa pose como la del Rokuogan. Pero a diferencia del clásico, esta posicionó sus brazos uno al lado del otro en vez de uno encima y otro abajo.

—¡Rokuogan: Kokugyū!—

Bestla lanza una potente onda de choque que impacta de lleno contra la zona del estómago de Gargantua, el cual es altamente afectado por el ataque que lo deja sin aire y con los ojos en blanco, quedando fuera de combate. Terminando por caer de espaldas y provocando un gran temblor.

Capítulo 84: Desvanecerse junto al sol

Cartoon: ¡AAAHH! ¡QUÍTATE QUÍTATE!

Ese fue el momento en que la puerta a nuestra primera oportunidad se abrió. Una oportunidad como la que pocas pueden llegar a presentarse, lo que solo podía ser considerado como un accidente, pero de ser usado significaría victoria. La habilidad de Cartoon se había desactivado, y si bien no teníamos idea de lo que eso conllevaba en el momento, resultaría ser uno de nuestros recursos mas importantes.


Mi consciencia se había detenido momentaneamente, pero ahora que había vuelto una vez mas, me estaba desvaneciendo nuevamente. A mi lado se encontraba Palloncino en un estado de pánico, incapáz de tratar mis heridas o detener el sangrado incesante que rápidamente se expandía a mis alrededores.

Coltello: Me siento ligero y pesado... Mi vista ya se ha desvanecido, no puedo escucharte mas que a la distancia... Palloncino...

Mi único compañero de verdad, aquel que me volvía loco todo el tiempo, aquel cuyas bromas llegaban en el peor momento. El estaba ahí, sosteniendo mi mano mientras me desvanecía, incapáz de sonreír por primera vez. Incapaz de decir una sola palabra que sirviera de consuelo.

Coltello: Al final esta fue mi vida... Dediqué todo a matar, y eso me llevó hasta aquí... *cof cof* No me arrepiento de ello, no en absoluto... *cof*

Mi aliento se volvía pesado y frío, y con cada palabra dicha era más dificil pronunciar la siguiente. Inseguro de poder terminar mis ultimas palabras, solo un arrepentimiento quedaría en mi vida, pues solo cuando pierdes lo que dabas por seguro es que comprendes el valor verdadero.

Palloncino: ¡Colt! ¡Quedate conmigo, no puedes caer ahora!

Coltello: Siempre fui el mejor... Pero la cima es un lugar solitario, gracias por estar a mi lado todo este tiempo...

Palloncino: ¡Seguiré a tu lado, no te dejaré, compañero!

Mis oídos ya no podían alcanzar sus palabras, estaba muy debil para procesarlas, pero si me quedaban fuerzas para seguir hablando, lo haría.

Coltello: Debimos ser... mejores... amig-os...

Cerré mis ojos que ya no veían, y mientras mi consciencia se desvanecía por completo a la par del anochecer, tuve mi último pensamiento. ¿Fui feliz en mi vida? Mi respuesta nunca llegó, pues entonces partí.

Palloncino: Colt... ¡Coltello!


Samba: Jodido robot machote, ¡YA ROMPETE BASURA!

De no actuar con sumo cuidado, esta primera oportunidad podría perderse, y una chance así no volvería a darse. Si bien yo no conocía el plan que podría aprovecharla a la perfección, yo tenía en ese momento, en mi poder, una de las pocas formas de vencer a Onishi.

Capitulo 85: Cartas triunfales desperdiciadas y planes arruinados

Yaeger: ¡¿Ya es de noche!? ¡Maldita sea! ¿¡Como es que perdí tanto tiempo!?

Anulados los poderes de “el de la Pared” a muchos kilómetros de ahí, Yeager es liberado de su prisión bidimensional. No obstante, no sabe que ha pasado ni donde estan los enemigos o su hermano.

Yaeger: Tsk. Debo encontrar a Zanxus. Hmmm. ¿A dónde iría si fuera una mierdecilla de piernas largas?

Pero al empezar a caminar, se percata del llanto lastimero de alguien. Es entonces que nota a un inmenso payaso, poniendo un globo rojo y una flor a una pila de rocas y tierra con el largo de una persona.

Yaeger: ¿Hmm?

Palloncino: Coltello… *sniff*

El payaso asesino ha enterrado a su compañero caído. Su maquillaje esta corrido de tanto llorar, dándole un aspecto patético y descolorido. No obstante, al secar las lagrimas de sus enrojecidos ojos, su aspecto cambia por un temible. Esta enfurecido.

Palloncino: ¡Pagarán por esto!

Sacando un pequeñísimo tanque de helio de su traje, Palloncino infla enormemente su último globo, lo que le eleva en el aire. Aun recuerda las palabras de su amo, Claude, antes de que el y su amigo muerto salieran a la misión que les encomendó.

Claude: Una vez que Simone no sea un problema, alcáncenme en la Mina de Piedra Marina.

Con el presentimiento de que el culpable de la tragedia de su amigo esta ahí, da un salto y se eleva con su globo rumbo a la mina, ante la mirada confundida de Yaeger.

Y en la mina…

Teehees, Rennu y Acsel, siguen corriendo hacia dentro de la mina, dispuestos a emprender la avanzada como lo han dicho Bestla y Ymir.

Rennu: De aquí no es mucho.

Teehees: ¿Cómo sabes? Ah, si. Que eras traidor.

Rennu: Seh…

Pero súbitamente, el suelo se empieza a mover bruscamente, como si hubiera habido un temblor, y están muy lejos para saber que es Gargantua quien la ha provocado, así que después de reponerse Acsel y Rennu miran feo a Tehees.

Teehees: ¿Qué? Ahora no fui yo… creo.

Pero ya que los presentes se enojan con él, un trocito del techo se cae, dándole justo en el morro.

Teehees: Au…

Acsel: No me digas que se va a caer este lugar.

Rennu: (negando con la cabeza) Ah ah. La piedra marina es estructuralmente muy fuerte. Por eso es tan difícil de minar.

Teehes:¿ Podemos seguir, señoras? ¿O quieren seguir hablando de piedras?

Mientras ellos continúan su avance, los verdaderos causantes del temblor verifican los signos vitales de Gargantua, confirmando que esta vivo, pero definitivamente noqueado.

Bestla: Con suerte, este no nos molestara en un rato.

Ymir:  Eso espero.

Thachilda: Y yo.

Ymir: Pero si tu no has hecho nada, Margalida.

Thachilda: No quería que me pisoteasen entre los tres. Y no uses mi segundo nombre, “Gertha”.

Ymir: Tsk…

Alarico: Señoritas, no es el momento.

Bestla: Lo importante es que vencimos y que no usamos nuestra carta de triunfo.

Dice refiriéndose a Alarico, no obstante este tiene que ponerse en guardia y todos los demás tambien, cuando docenas de soldados de la Utomarine, muchos de ellos con armas de Kairoseki.

Alarico: Tch… puede que si tenga que ensuciarme las manos.

Thachilda: y yo…  (desenvaina su espada).

A la par…

Zanxus: ¡Risky Bet!

El As de Corazones sigue luchando contra el ninja. Intenta deshacer el suelo con su habilidad para arruinar su estabilidad, no obstante, Kutoniri esquiva con facilidad, para luego darle un puñetazo en la cara que le hace perder una muela.

Kutoniri: Rindete y hare que sufras un poco menos.

El pelirrojo, no obstante, solo escupe y sigue con su guardia arriba.

Simone, por su parte, enfrenta por su cuenta a varios Pacifistas, usando la misma táctica que uso en las afueras de Kingsgutt . Subiendose a uno y controlando todos sus movimientos.

Simone: ¡Marionette Play!

A su vez, Claude y Fredd, a cubierto debido a sus heridas, otorgan a la desarmada fuego de cobertura con las armas del primero.

Fredd: ¿Cómo es que esto funciona? Debimos quedarnos sin municiones hace siglos.

Claude: Mientras tenga una bala, siempre puedo hacer más con mi poder.

Simone: ¡Mucha charla y muy pocos disparos!

Claude: Tsk, por favor ¿Te das cuenta de que estás pidiendo que usemos las armas que tanto odias?

Simone: ¡…!

Esto, sinceramente, si sorprende a la mujer. Se había ocupado tanto en mantenerse con vida que ni se había preocupado si sus “aliados” usaban armas.  El dilema la hace distraerse lo suficiente para ser alcanzada de lleno por la espada de un pacifista, que la lanza a volar y arranca a la par su gabardina, su blusa y la piel de su espalda.

Fredd: ¡Desarmada!

Claude: ¡…!

La mujer se levanta dolorosamente, y tanto Fredd como Claude la miran con horror. No por la herida de su cuerpo, sino por la marca que hay justo al lado hecha a fuego.

Fredd: ¡Una garra de dragón ascendente! ¡Es una esclava!

Claude se ve especialmente horrorizado por esto, mientras que Claude se da cuenta de su secreto revelado y solo reacciona con ira.

Simone: Y tu que te preguntabas en aquel entonces porque te odio tanto. ¡Esto es lo que paso después de que nos usaste a padre y a mi para ganar poder!

… y en otro lado

Samba: Tsk…  me lleva.

La pirata Capoeira ya se había hecho con un plan para vencer a Onishi, no obstante, antes de poder saltar a donde esta el peleando contra Taisen, se encuentra con otra cara conocida. Una que casi le mata.

Avantgarde 2.0: Vaya, ¿mira quién logro sobrevivir?

Capítulo 86: Jaque

Rennu, Acsel y Teehees continúan corriendo a través de la mina en busca de Onishi, sin embargo, los dos últimos se extrañan al notar que el primero al llegar a un punto de la mina se ha quedado parado en seco.

Teehees: JOHOI! ¿Qué pasa cura, es el momento del rezo nocturno?

Acsel: Yo, Acsel Rous, me hallo confundido ante el freno repentino de nuestro colega religioso.

Rennu: Y-yo... Me siento raro...

Teehees: Pues tendrás que tomar un Ibuprofeno, yo no he venido hasta este sitio tan peligroso para que de repente nos deten-

El hombre cerdo se dirige hacia Rennu decidido a cargarlo para que deje de retrasar su paso, sin embargo, del monje sale una gran mano de luz que manda a volar a Teehees contra una pared de un golpe.

Acsel: Tsk, ahora sí que estoy confundido.

Rennu: M-mi cabeza...

El rubio cae de rodillas al suelo, agarrándose con fuerza la cabeza como si tuviera una migraña insoportable.  Mientras tanto, Catástrofe se levanta de los escombros totalmente furioso.

Teehees: ¡Traidor! ¡Lo sabía! ¡Sabía que no debíamos confiar en ti!

El pochoko se aproxima corriendo al Monje Criminal con el objetivo de golpearlo con su Garra Oscura, sin embargo el avatar de luz de Rennu le defiende de todos los ataques mientras este se mantiene estoico.

Acsel: ¡Colega religioso! Yo, Acsel Rous, no puedo creer que nos haya traicionado, dígame que es una broma por favor, ¿qué pasó con nuestra alianza?

Ahora con una expresión seria y confiada, el rubio se levanta del suelo y le responde al revolucionario.

Rennu: Yo no le soy fiel a nadie más que a Onishi.

Por otro lado, más adentro en la mina los violentos combates continúan. Mientras la nueva y mejorada Avantgarde avasalla a Samba, Tiky y Cartoon a cañonazos con su nuevo cañón integrado y Simone, Claude y Fredd parecen tener problemas controlando a la gran cantidad de PX-K que les ataca, Zanxus y Kutoniri se enfrascan en un fiero combate directo.

Zanxus: No dejaré que un ninja de poca monta como tú utilice mi habilidad como si nada.

Kutoniri: ¿Ah sí? ¡Pues eso tendrá que verse!

El ninja ataca al pelirrojo con su Kusarigama y la bola con pinchos que le hace de contrapeso, sin embargo, el mercenario sólo desarma su cuerpo evitando los ataques.

Kutoniri: Tsk, esa habilidad es molesta.

Zanxus: Sólo si no sabes cómo luchar contra ella.

Kutoniri: ¡En eso, mi querido amigo, estamos de acuerdo!

El Ninja Oscuro procede a lanzar a su contrincante varios shurikens, sin embargo, mientras estos están en el aire Kutoniri adopta una pose ninja juntando sus manos.

Kutoniri: ¡Arte Ninja: Multiplicación de Shurikens!

El ninja utiliza la habilidad de la fruta Pazu Pazu para dividir los shuriken en múltiples filosos trozos. Esto último consigue sorprender al As de Corazones, logrando separarse para evitar la mayoría de los trozos pero recibiendo algunos pequeños cortes leves.

Zanxus: Vaaale, tienes algunos ases bajo la manga, no eres tan aburrido como pensé. Sin embargo, ¿eso es todo? De ahora en más no volverás a sacarme ni una gota de sangre con ataques tan predecibles, estás usando mi propia habilidad después de todo.

Kutoniri: ¡Yo no estaría tan seguro! ¡Hack and Slash!

El ninja se lanza a toda velocidad contra el confiado pelirrojo con su Kusarigama en mano, golpeando el estómago del mismo con la bola con pinchos para acto seguido realizarle un importante corte diagonal en el hombro con el filo del arma.

Zanxus: ¡Q...! ¿Por qué no se...?

Kutoniri: ¿Por qué no se activó tu preciada habilidad?

Zanxus: ¿Fuiste tú? ¡¿Qué rayos me hiciste?!

Kutoniri: ¡Kukukuku! Pues verás, mi técnica de los shurikens de la que tanto te burlabas fue la culpable.

Zanxus: ¿Cómo?

Kutoniri: El amo Onishi sabía que yo era el más inteligente de sus subordinados así que me confió uno de sus preciados nanobots que anulan los poderes de frutas del diablo. Al herirte con mis shuriken pude hacer que esa preciosidad ingrese a tu cuerpo. Será imposible para ti quitarlo.

Zanxus: Tsk... Desgraciado.

Emocionado porque su plan está saliendo a la perfección, el ninja vuelve a lanzarse rápidamente contra el Vermilion.

Kutoniri: ¡¡Lo tenía todo planeado, ahora sólo tengo que fácilmente derrotart-

Pero es detenido en seco por una patada en la cara de su contrincante que lo manda a volar.

Zanxus: ¡Shooting Star! Heh... ¿Creíste que yo era del tipo de consumidores de fruta del diablo que sólo depende de su habilidad de fruta?

Kutoniri: Agh... Mierda... Eso dolió...

Zanxus: ¡Y hasta aquí llegas! ¡Shooting Meteor!

El pelirrojo salta en el aire y vuelve a utilizar una técnica de Jao Kun Do para esta vez descender con una poderosa patada sobre el cuerpo de Kutoniri en el suelo, rompiendo su caja torácica.

Zanxus: Con eso debería bastar...

Sin embargo, el persistente ninja utiliza sus últimas fuerzas antes de caer muerto para tomar un frasco de su ropa y consumir su contenido. Esto último le da un subidón de vitalidad y fuerza brutal.

Kutoniri: (...Amo Onishi, no debo fallar, ¡NO PUEDO HACERLO!...)

Zanxus se sorprende al ver a su oponente ponerse de pie y rápidamente le lanza un conjunto de cartas. Las cartas impactan sobre Kutoniri quien intenta escapar, sin embargo la droga que ha consumido parece hacerle inmune al dolor por lo que continúa corriendo.

Kutoniri: (...Debo escapar y... Reponerme... Como sea...)

Zanxus: ¡Ah no, no escaparás, escoria!

Kutoniri: ¡Arte Ninja: Desaparición Oscura!

Esta vez el pelirrojo lanza suficientes cartas como para matarle, pero es demasiado tarde, el ninja oculta su presencia gracias a su sigilo ninja y acto seguido lanza hacia el suelo una bola de color negro la cual expulsa una enorme cantidad de espeso humo oscuro. Para cuando el humo se dispersa, ya no queda rastro de él.

Zanxus: Mierda... En fin, igualmente no creo que pueda hacer mucho en su estado. Me he confiado, tendré que ver cómo hacer para quitarme la mierda esta que bloquea mis poderes. No puedo volver a cometer un error así, estoy seguro de que tendré que enfrentarme a enemigos mucho más fuertes que ese tipo en este lugar...

Mientras tanto, casi como si las palabras de su hermano hubieran sido un presagio, el mercenario Muerte Carmesí se aproxima volando a gran velocidad hacia la mina de Piedra Marina. Su velocidad se debe a que su ave Stacy, ahora de un tamaño descomunal gracias a sus mejoras genéticas, le está transportando al vuelo mientras él piensa jugadas con un tablero de ajedrez encima de su lomo.

Yaeger: Hmmm... Ya decía yo que ese payaso se me hacía conocido. Ya lo recuerdo, trabajaba en la misma empresa que el Slasher...

El pelirrojo toma su alfil y lo coloca tirando al alfil de su contrincante imaginario.

Yaeger: ¿Por qué se dirigiría a la mina de Piedra Marina? En todo caso, estoy seguro de que Zanxus también estará en ese lugar.

El mercenario pierde su alfil contra la reina del rival imaginario, pareciendo que se encuentra en desventaja ahora.

Yaeger: Es obvio, mi hermano idiota intentaría liarla en el lugar más importante de esta isla.

Pero Yaeger tiene una trampa, mueve su reina decidido, provocando un rápido jaque mate.

Yaeger: Después de todo, ese imbécil quiere ser el rey sin darse cuenta de que ya está en jaque.

Capitulo 87: Esperando resultados

El enfrentamiento entre Onishi y Taisen ya había comenzado, la enorme batalla del bien y el mal que decidiría el futuro de sus vidas se encontraba luchándose en esos momentos. Ambos contrincantes eran huesos duros de roer, Onishi daba estocadas larga con su espada mientras Taisen las esquivaba, así mismo, el contraalmirante usaba sus rayos laser para atacar el Huracán Rojo, quien esquivaba lo mejor posible dichos láseres.

Taisen: (Rayos, debo de encontrar una manera de librarme del tipo)

Entonces, mientras retrocedía en su paso, Taisen logro pisar una losa la cual activaría un mecanismo en la misma sala.

Taisen: ¿Y esto?

Onishi: Tsk (en verdad me arriesgue al traerlo hasta aquí. Este lugar tiene entre armas y obstáculos ocultos, pero no deben de ser problema con mi dominio en este espacio, pero. . .

Onishi observa a Taisen, quien veía como desde el suelo se levantaba un grupo variada de armas, entre las que se encontraban pistolas, espadas, rifles y cañones.

Taisen: Wow.

Onishi: . . . No puedo dejar que tome ventaja)

Onishi acorta la distancia usando soru, y usa su enorme espada para que de un tajo horizontal cortar todas las armas, debido a ello se forma una explosión por las armas de fuego cargadas. Onishi aprovecha para sacar un tabaco de su traje y encenderlo con las llamas que se encontraba ahí.

Onishi: Sé que esto no te detendrá huracán, así que date prisa y responde de una vez. No quiero perder tanto de mi valioso tiempo.

Las llamas que rodeaban a Onishi de pronto se empezaron a desprender del lugar y dirigirse al frente del uto-marine, ante él se encontraba obviamente Taisen, pero este portaba un arma.

Taisen: (De algún modo debo de atacar a cierta distancia corta, pero no puede arriesgar a que me corte mis brazos, por lo que. . .

El arma de Taisen era la que empezaba a absorber todo del fuego de la explosión, acumulándose en la punta de la alabarda e imbuyéndola en haki.

Taisen: . . . tendré que usar un arma) ¡Prepárate villano, porque serás el primero en recibir mi corte de justicia.

Onishi: Ja, eso quiero verlo.

Onishi imbuye su espada en haki también. Ambos se acercarían el uno al otro, y el choque de sus armas recubiertas en haki generaría una ola de chispas y liberaría parte de las llamas del arma de Taisen por el hueco que abrió Onishi.

Aquella llamarada casi quemaría a Samba, quien se encontraba peleando contra la restaurada Avantgarde.

Samba: ¿Qué carajos traes conmigo?

Avantgarde: Todo esto es tú culpa.

Samba: ¿Mi culpa? Fuiste tú quien literalmente me partió los huesos.

Avantgarde: ¡Por tu debilidad la desgraciada de Ymir me hizo esto!

Samba: ¿Ymir te hizo eso?

A pesar de estar peleando, Samba se sonroja y queda tonta por un momento al saber lo mucho que le importaba a Ymir. Para su disgusto, Avantgarde odia cualquier muestra de amor.

Avantgarde: ¡Oye no te distraigas!

Samba se da cuenta del puñetazo que le iba a propinar Avantgarde, por lo que de manera ágil se transforma en ácido todo su cuerpo y logra esquivar el ataque.

Avantgarde: Veo que mejoraste con tu fruta.

Samba: Se podría decir.

Avantgarde: Una lástima que no podrás vivir mucho para mejorar más.

Es así como Avantgarde entonces se voltea para darle un golpe con sus dos brazos a Samba, pero Capoeira logra bloquear el ataque usando su espada.

Avantgarde: Preparate para morir, Capoeira.

Samba: En tus más profundos sueños.

La pirata escupe un chorro de ácido cítrico en los ojos de su oponente, causando que estos de empapen y no funcionen bien, así como haciendo un pequeño corto circuito. Samba aprovecha esto para tomar ventaja y empujar a la cyborg, dándole también un corte en el pecho.

Avantgarde: Tsk.

Samba: ¿Seguimos?

Cartoon: Oye, tú.

Tiky: ¿Yo?

Cartoon: Si, sé útil y ayúdame a quitarme esta cosa de aquí, que de esta manera no puedo activar mi habilidad como se debe.

Tiky: ¿Y por qué piensas que yo te podría ayudar?

Cartoon: Te vi haciendo cosas raras, no dudo que al menos seas capaz de quitarme esta cosa.

Tiky: Hmmm.

Tiky observa el pequeño nanobot que se encontraba aferrado al brazo de Cartoon, viendo que el estado del mismo, llega a una conclusión.

Tiky: Lo lamento, no creo poder ayudarte.

Cartoon: ¿Es enserio?

Tiky: Pero creo saber dónde podemos hallar la solución.

Caja de sorpresas entonces señala el cuarto dónde se encontraba Onishi, siendo posiblemente ese el lugar donde encuentren los planos de los nanobots y una manera de desactivarlos.

Mientras tanto, desde afuera, a las lejanías de la mina se encontraban Karlo y Sehroov teniendo una ensangrentada y violenta batalla.

Sehroov: Oh, pobre minero, siento lastima de lo que te vaya a pasar.

Karlo: Lástima tengo yo de ti.

Sehroov: Ja, ¿por qué sentiría lástima un ser inferior como tú?

Karlo: Porque estas siendo apaleado por un simple minero.

Sehroov: Tsk.

Voorhes en la mente de Sehroov: Uhh, eso tuvo que doler.

Sehroov, enfadado porque hirieron su orgullo levantaría sus tentáculos y los dirigiría hacia Karlo, quien los recibiría de lleno gracia a su armadura de piedra marina que lo protegía de los golpes; el minero aprovecha y hala los tentáculos para poder levantar a Sehroov y así poder estamparlo contra el piso, repitiendo el proceso.

Serhoov: Ya ma cansé, ¡The color of evil madness!

Alrededor de Sehroov se dsprende un aura atemorizante, pero Karlo ni es inmuta ante la situación, en cambio, esto solo lo enfurece más y lanza lejos a Sehroov, hasta el punto que intercepta a Stacy quien se encontraba volando junto a Yaeger encima.

Yaeger: ¿Ah?

Stacy esquiva por muy poco a Sheroov, Yaeger se encontraba un poco asombrado la verdad, no todos lo días podías ver a una persona volando por los aires así. Aún así vuelve a jugar encima de la espalda de Stacy, siendo que ahora juega damas.

Yaeger: En definitiva, la mejor opción que tengo es aprovechar que todos se encuentran debilitados para matarlos. Con eso en mente no debería de ser difícil. . . Pero con quién me alió en el proceso, ¿con los piratas o los marines? En algún bando me debo de poner, hmmmmm. Ah, ya sé.

Yaeger saca una moneda de plata de su bolsillo, dicha moneda tenia grabado de un lado el escudo de la familia Vermillion, y del otro lado tenía grabado el costado izquierdo del rostro de Yaeger.

Yaeger: Cara, marine; cruz, piratas.

Yaeger lanza la moneda, esperando en resultado. . .

Capítulo 88: Nadie es imprescindible

La moneda de Yaeger daba vueltas y vueltas en el aire, precipitándose finalmente contra la mano del mercenario, quién inmediatamente la tapó con su otra mano, todo para posteriormente levantarla observando el resultado.

Yaeger: Vaya, mala suerte.

Y así el hombre continuó su viaje hacia la mina de piedra mientras, detrás suyo, aterrizaba forzosamente Sehroov causando un gran impacto y levantando el suelo, dejando en el lugar un enorme cráter con el calamar dentro de él tumbado boca arriba mirando al cielo.

Voorhes: Eso ha dolido, ¿eh?

Sehroov: Nunca

Voorhes: ¿Eh?

Sehroov: había estado

El alienígena se levantó sin necesidad de sus piernas, los tentáculos que llevaba a la espalda terminaron multiplicándose hasta sumar diez, utilizando todas para levantarse e ir a gran velocidad de nuevo a la mina mostrando únicamente sus brillantes ojos rojos bajo la capucha.

Sehroov: ¡¡¡TAN CABREADO!!!

Cartoon: Y… ¿qué buscamos exactamente?

Cartoon y Tiky estaban en la sala central de la mina, en el despacho y laboratorio de Onishi donde guardaba gran parte de sus proyectos.

Tiky: Buena pregunta, no lo sé exactamente.

Cartoon: ¡!, ¿entonces para qué puñetas hemos venido, para mirar el decorado?

Tiky: A ver, digo que no lo sé porque lo que estamos buscando ni siquiera sabemos CÓMO es, solamente que tiene que quitarte ese bicho que tienes enganchado a la pierna.

Cartoon: Visto así tiene hasta sentido.

Tiky: Pues bueno, vamos a darnos prisa antes de que Onishi termine con el tipo de rojo.

Los dos personajes comenzaron a registrar todo el lugar en busca de cualquier cosa que pudiese serles útil, El de la Pared encontró sobre una mesa varios planos y esquemas dibujados en ellos, algunos llamándole mucho la atención y dejándole completamente pálido.

Cartoon: T… T… Tiky…

Tiky: ¿Qué pasa?

Cartoon: Estos papeles… me dan miedo.

Tiky: ¿Cómo te pueden dar miedo unos pap… eh?

Caja de Sorpresas también quedó algo impactado cuando los vio, eran dibujos y planos de cíborgs, pero con algo diferente, pues los que estaban dibujados en esos planos eran casi todos los que se encontraban actualmente en el lugar.

Tiky: Capoeira… As de Corazones… Desarmada… estoy yo también, qué demonios…

Cartoon: Esto… ¿es normal?

Tiky: Tratándose de un sociópata como Onishi supongo, imagino que tenía entre sus planos secuestrarnos y hacer que nos uniésemos a sus filas como robots sin emociones.

Cartoon: ¡¡¡IIIIIIH!!!

Tiky: Descuida… no va a conseguirlo de todas for… ¡!

Cartoon: ¿Ahora… qué?

Tiky: Parece que a Onishi se le ha colado algo en estos papeles…

Cartoon: ¿Qué dices?

Tiky: Pues que parece que ha traspapelado los planos que utilizó para remodelarse a él mismo… y están aquí.

Cartoon: ¡Entonces podemos buscar alguna debilidad y…!

Tiky: Puede que no necesitemos depender tanto de tu poder…

Ymir: ¡RANKYAKU!

Por su parte, el grupo formado por Ymir, Bestla, Alarico y Tachilda se encontraba luchando contra varios soldados rasos en la entrada de la mina.

Alarico: Maldita sea, salen por todos lados.

???: Enemigo número uno eliminado.

Bestla: ¿Eh?

De entre los soldados de la Uto-marine, un hombre caminaba hacia sus enemigos lentamente, haciendo relucir su armadura de piedra marina, así como su brazo convertido en pico.

Karlo: Hora de proceder con el enemigo número dos.

Alarico: ¡THACHILDA, CUIDADO!

Thachilda: ¿Eh?

Karlo: ¡ERZWUNGENE GERECHTIGKEIT!

Thachilda: ¡TEKKAI!

El hombre se lanzó a una enorme velocidad hacia Thachilda golpeándole con el pico en el estómago que, de no ser por los reflejos de la mujer al usar Rokushiki, le habría atravesado.

Bestla: ¡THACHILDA!

Karlo: Proceder con el enemigo número tres.

Ymir: ¡!

El minero, una vez más, se lanzó como una exhalación hacia Ymir, quien le recibía con los puños en alto.

Ymir: ¡VENGA, VEN A POR…!

???: ¡CRIMSON KICK!

Karlo: ¡!

Un portal apareció al lado de la cabeza de Karlo, al girarla, pudo encontrarse como un pie le daba una tremenda patada en la cara lanzándolo por los aires al suelo, para posteriormente levantarse de nuevo.

???: Una muy mala suerte para vosotros…

Uto-marine: ¡¿QUIÉN ES ESE TIPO?!

Uto-marine 2: ¡YO LE CONOZCO… ES… ES…!

Karlo: Yaeger Vermillion.

Bestla: ¿Muerte Carmesí?

Yaeger apareció cayendo de pie al suelo, delante de los Neo-Marines y dejándolos atónitos frente a su acto de ayuda.

Ymir: ¿Qué puñetas haces tú aquí?

Yaeger: No me malinterpretes, no ha sido un acto altruista, tengo mis propios objetivos y no pienso dejarlos de lado por nada ni nadie… sin embargo…

El hombre se sacó una moneda de la manga, posándosela entre los dedos para terminar enseñándosela a los presentes.

Yaeger: Ha salido cruz.

Capítulo 89: Tío pétalo

Uto-marine: ¡Yaeger Vermillion! ¡Es un tipo peligroso, necesitaremos refuerzos!

Uto-marine 2: Me apartaré para contactar con el señor Onis- ¿eh? ¡Ahí hay un soldado que se levanta!

El marine corrió hacia el soldado herido que se despertaba, que no era otro que Regueres aun disfrazado de marine.

Regueres: ¡ohoho, sigo vivo! ¡Jodeos, incrédulos a mi resistencia!

Uto-marine 2: ¿estás bien, compañero? ¿Puedes seguir luchando?

Regueres: ¡por supuesto que sí! Aunque no tengo armas... ¿me prestarías uno de tus picos, ya que veo que llevas dos?

Uto-marine 2: oh, es que yo lucho con dos... pero si luego me lo devuelves... toma.

El amable marine le dejó un pico a Regueres, que lo tomó con una sonrisa.

Regueres: gracias... Directu al Centru

Con un movimiento rápido y fuerte, el Minerista le clavó el pico directo al pecho del uto-marine.

Uto-marine 2: pe-pero qué...

Regueres: ¡seré un poco inútil, pero sigo siendo revolucionario! Gracias por el arma, mi camarada me necesita, seguro que está en la mina.

Regueres se dirigió hacia dentro de la mina para buscar a Acsel, dejando al pobre marine muerto en el suelo, con un hoyo en su corazón. Mientras, en el paradero de Rennu, Acsel y Teehees...

Rennu: Yo no le soy fiel a nadie más que a Onishi.

La seriedad en la cara del monje no dejó lugar a dudas al pochoko, era un traidor y había que eliminarlo, pero en el espacio que tenían para luchar no era muy grande, y no estaba dispuesto a usar su maldita suerte para alguien menor como él.

Teehees: tendrás que hacerlo tú, tío pétalo.

Acsel: no estoy seguro...

Rennu: ¡moriréis todos por la gracia del señor Onishi! Kami Tasukete: Killing Jesus Cross

Acsel: Hanabira Defense

Gracias a su Logia y su haki, Acsel pudo esquivar el tajo que recibió por la mitad, transformándose en pétalos por completo.

Teehees: ¿el qué no estás seguro? ¡Está claro que es enemigo, ha estado jugando con nosotros todo el tiempo!

Acsel: yo, Acsel Rous, estoy casi convencido que no! Según mis investigaciones, hay una alta posibilidad de que Onishi haya experimentado con ese hombre antes, debe tener un chip o algo en alguna parte de su cuerpo!

Teehees: sí, en el culo debe estar si te parece.

Acsel: Hanabira Strip

Imbuyendo un montón de pétalos con haki, los lanzó hacia la ropa de Rennu, desgarrándola un poco para intentar ver si se veía algun chip incrustado en algun lado.

Rennu: ¡argh, maldito malnacido de Dios! ¡Te voy a quemar vivo! Kami Tasukete: Holy Communion Wine

Rennu invocó a una aparición más joven, con una copa en la mano. Se acercó a Acsel y vació su contenido encima.

Acsel: ¿qué es esto...? ¿Vino...?

Rennu: un flambeado.

Acsel: ¡¡!!

Teehees: tsk, como siempre, tendré que salvar la situación. Me debes una, tío pétalo.

Catástrofe corrió hacia Monje Criminal y sin que se diera cuenta le golpeó con fuerza en el estómago, haciendo que escupiera algo de sangre y que la aparición desapareciera antes de que hubiera quemado a Rosa de Libertad, que aprovechó para recuperarse de la impresión y atacar una vez Teehees se había apartado de Rennu.

Acsel: Shimmering Black Rose

Rennu: ¡hah, esto te lo paro yo en un momento!

Con otra aparición invocada Rennu paró el disco en forma de rosa del revolucionario, pero este tan sólo separó los pétalos entre sí para que se escaparan de la parada, volviéndoles a juntar una vez detrás de la aparición y delante de Rennu.

Acsel: Black Rose Flash

Rennu: ¡mie-aaaarghh!

El ataque, inesperado para Rennu, le hizo un gran corte no muy profundo, pero suficiente para que cayera de espaldas y quedando inconsciente.

Acsel: venga, ayúdame a encontrar el chip o lo que sea para liberarlo de Onishi.

Teehees: tsk... que sepas que me caes mal, tío pétalo.

Capítulo 90: Promesa de una era perdida

—¿¡Que hacéis, trozos de carne!? -preguntó Sehroov usando sus téntaculos para aferrarse al entorno y alcanzar rapidamente al grupo de Ymir y Yaeger- ¡¡Alejaós de mi presa!! -moviendo violentamente un tentáculo intentó barrer de una a todo el grupo, pero Voorhes le detuvo antes de que impactase, quedando el tentáculo inmovil en el aire- tch, rojo nauseabundo -viendo que no podría acabar con las moscas intrusas, contrajó voluntariamente el tentáculo hacia el interior de su abrigo

—Slasher -le reconoció Yaeger- tienes suerte de que ya no esté interesado en tu cabeza o pagarías caro ese intento de ataque.

—¿Oh? ¿Me estás amenazando, vertebrado mugroso? -contestó Sehroov apuntándole con varios tentáculos

—No, solo te indico una realidad, de haberte topado conmigo ya estarías bajo tierra -respondió Yaeger alzando una pierna

Sehroov abalanzó sus tentáculos hacía Yaeger al mismo tiempo que este preparaba un portal en su pierna.

—¡¡Basta!! -gritaron Ymir y Voorhes, deteniendo cada uno a sus respectivos violentos compañeros.

—¡¡Goldene Hölle!! -gritó Karlo aprovechando el conflicto interno, el minero que se hallaba en el cielo tras pegar un fuerte salto comenzó a disparar a mansalva láseres por la boca, cubriendo todo de explosiones.

—¡¡Rankyaku!! -Ymir y Bestla hicieron estallar un buen número de los laseres haciendo uso de múltiples patadas

—Seres inferiores como vosotros no tienen ni el derecho de estar en la misma ubicación que el amo Onishi -dijo Karlo cayendo al suelo de nuevo

—¡El puto minero! -exclamó Thachilda furiosa al ver a un minero- ¡¡El malparido tiene una armadura de piedra marina!!

—Ymir y yo estamos exhaustas por usar el Rokuogan... y tenemos que guardar energia para Onishi -pensó Bestla, tras eso posó su mirada en Alarico, que estaba cargando sus colmillos con electricidad

—No lo intentes Alarico, tu eres nuestra carta de triunfo, no podemos dejar que sufrás más daños -le recordó Ymir

—Entiendo tu postura pero si no peleamos nos matará -argumentó el mink

—Por eso no te preocupes -sonrió Yaeger agachado- Crimson Shot -un portal se manifestó delante de la cara de Karlo, saliendo del agujero un puño.

—No caeré dos veces en el mismo truco -contestó Karlo girando bruscamente la cabeza con la intención de que el puño impactase en su casco de piedra marina

—Menos mal que tengo más de un truco -el puño que salió por el portal no golpeó a Karlo sino que le arrojó tierra del suelo, manchando la cara del cyborg y nublándole la visión

—¡¡Pasando a modo de vista térmica!! -clamó Karlo adoptando sus ojos un color rojo, sin embargo fue victima del Crimson Death del Vermilion, recibiendo golpes desde todas direcciones, aunque estos no parecían provocarle daño alguno pues la armadura de piedra marina nulificaba casi por completo los impactos.

—¿Eso es lo mejor que tienes? Apenas siento esas pequeñas picaduras a las que llamas golpes -comentó Karlo cubriéndose la cara en medio de la oleada de puñetazos

—Esa es la idea -respondió Yaeger, de repente Karlo fue enviado hacía atrás a una descomunal velocidad, saliendo de la mina de piedra marina y estrellándose con varios arboles del exteiror.

—Menos mal que ese ridículo humano ha entendido que no debe meterse entre un auténtico pirata y su presa -comentó Sehroov observando a Karlo levantándose

Durante el Crimson Death que obligó a Karlo a cubrirse su rostro, Yaeger teletransportó su boca usando un portal para poder hablar con Sehroov y explicarle su plan: aprovechar que Karlo está ciego y siendo victima de una oleada sin fin de puñetazos para engancharle con sus tentáculos y llevarlo fuera de la base, la gran cantidad de impactos que proporciona el Crimson Death le permitiría al calamar sujetarle sin que el minero notase la presencia de esta extremidad adicional.

—¿Aún quieres seguir con el duelo? -le preguntó Karlo- ¿Qué es lo que te empuja a seguir esta pelea?

—Tu sangre -respondió Sehroov mostrando sus hileras de amarillentos dientes que formaban una sonrisa.

—Necio -contestó Karlo cargando hacía su adversario- ¡ERZWUNGENE GERECHTIGKEI! -pronunció asestando una potente estocada con su pico

—¡KILLING MADNESS! -Sehroov envió múltiples tentáculos imbuidos en Haki hacía el pico del minero

Ambos ataques chocaron, provocando una potente onda de viento que sacudió los arboles cercanos, el minero se mostraba en aprietos, su pico junto a la extremidad entera no dejaban de temblar mientras trataban de sobreponerse al descomunal ataque de su adversario, el cual iba paulatinamente adquriendo más fuerzas al Sehroov ir enviando tentáculos adicionales.

—La piedra marina le debería de estar debilitando... -pensó preocupado Karlo- ¿¡Por qué tiene tanta fuerza!?

—No te pienses que te daré una muerte rapida -le dijo Sehroov- te comeré los intestinos mientras aún estés consciente.

—...Si yo caigo... le fallaré... ¡¡Al amo Onishi!! -activando unos propulsores en sus hombros, Karlo se propulsó con la fuerza suficiente como para superar a los tentáculos de su rival, aniquilándolos con un veloz tajo vertical

—Tch -gruñó Sehroov- supongo que sin resistencia no sería divertido- justo tras romper los tentáculos Karlo le disparó un laser al Calamar

—Trama algo, ¡esquívalo! -le advirtió Voorhes

—Vororororo, ¿que va a tramar un mono con plaquitas? -contestó Sehroov confiando, el laser le dio de pleno y estalló en una densa explosión que levantó una humareda, sin embargo tras el humo se alzaba Sehroov intacto y totalmente cubierto por Haki de Armadura- Mientras nos alejemos de ese pico, somos inmortales.

El brazo de Sehroov de golpe cayó cortado, Sehroov miró incredulo su extremidad amputada, dandose cuenta de que junto a ella estaba clavada en el suelo el pico de Karlo

—Realmente se nota que no tienes idea de estrategia -le reprochó Voorhes- eres solo fuerza bruta

—¡¡CÁLLATE!! -Sehroov sacó varios tentáculos por el hueco de su abrigo que se entrelazaron entre ellos para formar un brazo nuevo. Azotando sus tentáculos en todas direcciones despejó casi al instante la humareda, localizando rapidamente a Karlo, que corría hacía el con tan solo un brazo- ¡¡Se acabaron los juegos, media mierda!! ¡¡The Color of Madness!! -Sehroov emitió una aura oscura que cubrió toda el area- ¡¡Quiero verte llorar!!

Sehroov recibió un fuerte puñetazo en la boca que lo envió volando varios metros, siendo empalado en un arbol cercano —¿¡Por qué no está muerto de miedo!? -se preguntó furioso el calamar

—Tal vez con el lavado de cerebro Onishi también le eliminó la capacidad de sentir miedo, si quiere crear al guerrero perfecto tendría sentido -teorizó Voorhes, mientras tanto Karlo se recolocó su brazo-pico

—¡¡DEATH STAR'!! -Sehroov estiró sus tentáculos en todas direcciones, destruyendo el arbol en el que estaba empalando y devastando la zona entera, dejando crateres por toda la superficie, Karlo tan solo se cubrió y resistió sin problemas la tempestad de tentáculos. Sehroov se lanzó a por él tras contraer sus tentáculos y trató de asestarle varios puñetazos en la cara, pero Karlo se protegió con su pico, evitando recibir así daño alguno

—¿Eso es un golpe? -le preguntó Karlo, haciendo estremecer a Sehroov- ¡¡ESTO ES UN GOLPE!! -Karlo le asestó un fuerte puñetazo en la boca, volándole algunos dientes y haciéndole rodar por los suelos

—Aagh... -Sehroov escupió sangre varias veces- ¿¡Que es esto!? ¿¡Por qué estoy escupiendo sangre!? -el calamar se dio varios cabezazos contra el suelo, extremadamente frustrado por el hecho de que un mero humano le estuviera haciendo tanto daño- ¡¡YO SOY UN GUERRERO ESPACIAL, NO PUEDO SER DERROTADO POR ESCORIA COMO TÚ!! -Sehroov saltó hacía Karlo con todo su cuerpo imbuido en Haki y reformando los téntaculos que conformaban sus brazos para que adoptasen la forma de puas

Karlo imbuyó su pico en Haki y su brazo entero comenzó a contraerse mediante muelles que poseía en la articulación- Monstervernichter -dos propulsores se activaron el brazo al mismo tiempo que los muelles se estiraron de nuevo, destruyendo con absoluta facilidad ambos brazos de Sehroov

—Ah...ah... -Sehroov cayo de rodillas commocionado- n-no puede ser... yo soy el horror del vacío, todo el universo me teme... y-yo no puedo morir a manos de un simio de la Tierra -Karlo inclinó su pico a un costado, preparándose para decapitar al Calamar

—Vo-voorhes, ¡tú has peleado más que yo, tienes más experiencia en situaciones así! ¡Toma el control del cuerpo y mátalo! -le pidió Sehroov aterrorizado

—No puedo -respondió brevemente Voorhes- ya le hice demasiado daño a la clase obrera, no puedo hacerle daño a otro camarada más.

—¡¡EL ROJO ESE ESTÁ MUERTO!! -le recordó Sehroov- ¡¡EL TE PIDIO QUE LO MATASES!! ¡¡HAZLO!!

—Me pidió que acabase con Onishi, no con él... Ya ayudé al grupo llevándome a este aquí, estoy seguro de que lo conseguirán... -respondió Voorhes- ellos salvarán la revolución obrera...

Karlo blandió su pico hacía la cabeza de Voorhes

—¡¡NO QUIERO, NO QUIERO!! -gritó una y otra vez Sehroov llorando

—Lo siento por romper la promesa... -pensó Voorhes- no podré ver el amanecer de la libertad tal y como te prometí... Lo siento... Joy Boy

—¡¡¡MÁTAME, MALDITA SEA!! -gritó Karlo deteniendo el brazo-pico con su otra extremidad- ¡¿QUÉ ES ESO DE NO LE QUIERES HACER MÁS DAÑO A LA CLASE OBRERA!? -le preguntó Karlo refiriéndose a la conversación que Voorhes mantuvo consigo mismo- ¡¡SI NO ME MATAS, TODOS MORIREMOS, MIS COMPAÑEROS QUE DESEAN ESCAPAR DEL YUGO DEL TIRANO!! ¡¡LOS MERCADERES QUE SERÁN ANIQUILADOS POR LA AMBICIÓN DE ONISHI!! ¡¡SI NO ME MATAS, TODOS ELLOS MORIRÁN!! ¡¡NO HABRÁ MÁS LIBERTAD PARA EL PUEBLO, TODOS SEREMOS ESCLADOS DE SUS MÁQUINAS!!

Los ojos de Voorhes se comenzaron a iluminar tras oir estas palabras

—¡¡ASÍ QUE...!! -le gritó Karlo, el brazo-pico se deshizo del agarre de Karlo partiéndole los dedos

—¡¡PELEA!! -gritaron Sehroov y Karlo

El abrigo de Voorhes se partió en pedazos al emerger de su interior tentáculos de descomunal tamaño, estos comenzaron a clavarse en el suelo y a sostenerse en las superficies cercanas, agrietando todo sobre lo que se posaban

Karlo golpeó con su pico a la bestia pero el daño fue mínimo comparado con el tamaño de la criatura, superando en estatura a la propia mina de piedra marina.

—¡¡DA IGUAL LO GRANDE QUE SEAS, NUNCA RETROCEDERÉ ANTE UN ENEMIGO DEL AMO ONISHI!! -le gritó Karlo saltando hacía él mediante propulsores en sus pies

—te mataré... -dijo la descomunal criatura- ¡¡SIERVO DE ONISHI!!

Voorhes verdadera forma.png

Karlo fue aplastado por los descomunales tentáculos de la auténtica forma de Voorhes, hundiéndole en el suelo repleto de heridas, ni siquiera la armadura de piedra marina le permitió aguantar la fuerza del impacto

—no me... rendi... -susurró Karlo vomitando sangre, de fondo pudo oir el sonido de algo metálico desenganchándose

—¡¡MUERE, SIERVO!! -Voorhes le aplastó con las vias de ferrocarril recién arrancadas, rompiendole totalmente los huesos al cyborg de Karlo

—Gracias... -musitó Karlo con una sonrisa, falleciendo de una vez por todas.

Tras esto Voorhes contrajo todos sus tentáculos y cayendo junto al masivo agujero en el que estaba el cadaver de Karlo

—Tch... y pensar que hemos coincidido en algo por primera vez en 900 años -comentó Sehroov

—Una pena que lo arruinaras con ese pensamiento de intentar matar al grupo entero-le reprochó Voorhes

—Tch, volver a nuestra forma débil por esos parias-contestó molesto Sehroov

—No son tan solo unos parias -contestó Voorhes- son aquellos que Joy Boy buscaba.

Capítulo 91: La guarda

Tiky: ¡Aquí está!

Cartoon: ¿El qué?

Tiky y Cartoon llevan un rato en el despacho de Onishi mirando los planos de todos sus proyectos hasta que encuentran uno con el diseño de uno de los nanobots que Cartoon tiene aferrado a su brazo.

Tiky: ¡Estos son los bichos que Onishi está usando contra nosotros!

Cartoon: ¡Bien! ¿Y cómo apagan?

Tiky mira el plano de arriba a abajo, cada apunte, cada descripción, hasta que encuentra en la esquina un dispositivo de control remoto con forma circular, alzando luego la cabeza hacia la sala contigua donde Onishi está bloqueando un puñetazo de Taisen con su espada.

Tiky: ¡La espada!

Cartoon: ¿Qué le pasa?

Tiky: ¡El dispositivo de control remoto está en la guarda de su espada!

Sabiendo eso, el de la Pared busca en la mesa de Onishi un den den mushi con el que comunicarse con Taisen y los demás hasta que ve uno en la mesa que conecta con el sistema de megafonía.

Cartoon: ¡Eh, Taisen!

Oír su nombre de repente casi hace que Huracán Rojo se distraiga y quede cerca de recibir un tajo de Onishi.

Taisen: ¡QUÉ!

Cartoon: ¡¡Quítale la espada a ese tío!!

Onishi: ¿?

Taisen: ¡¿Por qué?!

A lo que Tiky le quita el auricular a Cartoon.

Tiky: ¡El dispositivo de control de los nanobots de Onishi está en la guarda de su espada!

Taisen: ¡Oooooh!

Onishi: ¡...!

Viendo que ha sido descubierto, el contraalmirante empuja a Taisen de una patada para hacerle retroceder y luego apunta con su espada al despacho donde se encuentran Cartoon y Tiky. Esto hace que las unidades PX-K que estaban enfrentándose a los demás prófugos se den la vuelta hacia ellos...

Cartoon y Tiky: Oh...

...y abran fuego con sus láseres. Afortunadamente, tanto Tiky como Cartoon logran salir del despacho a tiempo para escapar de la explosión, llevándose con ellos algunos de los planos que han podido reunir.

Cartoon: ¡AAAAAAAAAAH!

Tiky: ¡Tenemos que encontrar otro den den mushi con el que contar al resto lo de los planos!

Y dicho esto, Tiky y Cartoon echan a correr por los túneles de la mina, alejándose del principal campo de batalla.

Zanxus: La guarda ¿eh?

De repente, Onishi nota diez pinchazos leves en su espalda, sorprendiéndose bajo su máscara. Se trata de los naipes de Zanxus, quien después de vencer a Kutoniri, y escuchar la revelación de Cartoon y Tiky, ha decidido centrar su atención en el contraalmirante junto a Taisen.

Onishi: ¿Crees que mi espalda no está equipada para soportar esta clase de ataques traicioneros, As de Corazones?

Taisen: ¡YOINK!

Taisen trata de utilizar la distracción que Zanxus le ha conseguido para quitarle a Onishi su espada, pero éste le agarra la muñeca con su mano libre y lo estampa contra el suelo.

Zanxus: ¡Shooting Star!

Pero nada más dejarle en el suelo, Onishi es pateado en la cara por Zanxus, y aunque su máscara de piedra marina le protege, aun así sale volando hacia atrás para acabar chocando con una de las turbinas que sobresalen del suelo. Zanxus y Taisen luego saltan hacia él para atacarle antes de que pueda levantarse, pero sus ataques son bloqueados por dos PX-K que se interponen en el último momento con sus escudos.

Taisen: ¡...!

Onishi: ¡Me estáis subestimando, piratas!

Nada más retirar PX-K sus escudos, Onishi dispara sus dos láseres oculares a los dos prófugos.

Capítulo 92: Formando el futuro

-Zanxus: ¡! ¡Abajo!

Ni bien ver los ojos de Onishi desprendiendo un brillo rojizo, Zanxus flexiona rápidamente sus rodillas a la vez que Taisen se deja caer hacia atrás, viendo como el láser del contraalmirante pasa por delante de sus narices.

-Avantgarde: ¡Ah!

Mientras choca su brazo-espada con el arma de Samba, Avantgarde logra ver uno de los láseres dirigiéndose hacia ellas, por lo que decide saltar hacia un lado y dejar que su oponente sea atravesada por el láser.

-Samba: Uy, ha estado cerca..

Sin embargo esta se regenera como si nada gracias a su habilidad logia, enfureciendo a Avantgarde.

-Avantgarde: (Mierda, si no me hubiese acobardado pude haberla sujetado con alguna de mis extremidades de piedra marina y evitar que sea capaz de usar su habilidad).

Capoeira se voltea enfadada hacia Onishi y sus dos contrincantes, quienes bloquean sus golpes como pueden.

-Samba: ¡Eh, ¿ustedes no estaban peleando en la habitación de abajo?!

-Taisen: ¡Pues sí pero..larga historia!

-Onishi: No fue ninguna larga historia.

El contraalmirante sujeta del cuello tanto a Taisen como a Zanxus, acto seguido los estrella contra el suelo.

-Onishi: Después de haberle hecho una pregunta a este "defensor de la justicia", el se acobardó y comenzó a huir de mis golpes hasta acabar saltando hacia esta habitación.

-Taisen: ¡Tsk..!


Unos minutos antes de trasladarse de habitación y recibir el mensaje de Cartoon...

-Taisen: ¡Blast Fist!

Taisen le lanza un puño cubierto en llamas a Onishi, quien simplemente lo desvía para luego golpear el rostro del Huracán Rojo con su mano libre.

-Taisen: ¡Agh! ¡Blaze Kick!

Acto seguido opta por lanzarle una patada llameante, pero Onishi sujeta su pie para acercarle hacia el y volver a golpearle en la cara.

-Taisen: ¡Black Flame!

Esta vez combina su puño en llamas con su busoshoku, chocándolo con el puño ennegrecido de Onishi pero siendo superado en cuestión de segundos para ser empujado hacia atrás.

-Taisen: (¡Ninguna de mis técnicas funciona contra el! ¡cada vez que entro en contacto con su cuerpo me debilito y pierdo el control de mis llamas!).

-Onishi: ¿No ves que no tiene caso? Mi cuerpo fue diseñado para luchar contra usuarios confiados como tú.

-Taisen: ¡Red Cannon!

En lugar de entrar en contacto con el contraalmirante, Taisen opta por atacar a distancia, lanzando una llamarada la cual es superada por el láser de Onishi, el cual además de extinguirlas alcanza al pirata.

-Taisen: ¡Tsk, las técnicas a distancia tampoco sirven..!

-Onishi: Antes de asesinarte, he de admitir que me pica un poco la curiosidad. Dime, ¿porqué cometiste aquel crimen que provocó que te asignaran tu recompensa?

El pirata se queda callado a la vez que retrocede algo asustado por la pregunta de Onishi.

-Onishi: Ya sabes, hablo de la muerte de aquel marine que recolectaba información. ¿Un intento de limpiar tu pasado? ¿una forma de eliminar a la "competencia"? ¿un simple crimen para hacerte famoso?

-Taisen: ¡Y-yo nunca haría algo así por razones como esas!

-Onishi: Entonces, ¿porqué lo hiciste? Todos cometemos actos atroces a la vista de los demás a cambio de cumplir nuestros objetivos. Pero claro, como lo hacemos por un bien mayor, no nos parecen atroces a la hora de realizarlos.

-Taisen: ¡No me compares contigo, eso hacen los villanos!

-Onishi: Eso hacemos todos los seres vivos, todos buscamos cumplir nuestros objetivos, a veces sin importar el costo, tal y como hicimos tú y yo. O como hizo aquella bestia, aquella vez..

El contraalmirante baja la cabeza mientras dice esto último, intrigando a Taisen tanto por esto como por el cambio en su tono de voz.

-Onishi: ...Como sea, ya que pareces tan obcecado en ocultar la razón detrás de ese crimen, te forzaré a decírmela, aunque tenga que arrancarte los brazos y piernas.

-Taisen: ¡¿E-eh?! ¡¿porqué tan empeñado en obtener la respuesta?!

El contraalmirante sonríe mientras desenvaina su espada para luego recubrirla con busoshoku. Acto seguido salta hacia el Huracán Rojo mientras dice:

-Onishi: ¡Para demostrarte que yo siempre obtengo lo que quiero a la fuerza!

Si bien Taisen logra esquivar el corte descendente de Onishi, no ve venir el puñetazo en su mentón el cual hace que acabe en el piso de arriba.

-Onishi: Oh, se me pasó un poco la mano..


-Onishi: Aunque no me afecta mucho que estés en esta habitación...

Mientras retiene al Huracán Rojo y As de Corazones, el contraalmirante le echa un vistazo a su alrededor, viendo a los pocos enemigos que quedan heridos y ocupados con sus PX-K.

-Onishi: Dudo que la Desarmada y su hermano causen problemas, Vermilion cuenta con su habilidad desactivada, Capoeira está ocupada con Avantgarde, el de la Pared también es incapaz de usar su habilidad y además huyó con Tiky, quien está herido, y el Huracán Rojo bueno, está hecho mierda..

-Simone: ¿Porqué estás tan seguro de que no causaré problemas?

La Desarmada hace uso de su habilidad para obligar a Onishi a alzar ambos brazos, soltando los cuellos de Zanxus y Taisen.

-Taisen: ¡Nice!

-Simone: ¡Aghh, apresúrense, es difícil mantenerlo quieto..!

La mujer aprieta sus dientes mientras hace un esfuerzo por mantener paralizado al marine, quien es más pesado a causa de su piel y esqueleto mejorados.

-Onishi: Tsk, más que un problema, eres una molestia.

Tanto Zanxus como Taisen llevan sus extremidades imbuidas en haki hacia atrás...

-Zanxus: ¡Shooting Star!

-Taisen: ¡Black Flame!

..Para luego acercarlas rápidamente hacia el torso de Onishi, quien a causa de la patada de Jao Kun Do ennegrecida junto al puño de llamas negras escupe una pequeña cantidad de sangre. Viendo esto, Simone decide soltarlo para que retroceda a causa de ambos ataques.

-Avantgarde: ¡! ¡A-AMO ONISHI..!

La cyborg se alarma al ver a su jefe escupiendo sangre por primera vez, olvidándose completamente de su enemiga, quien alza su espada mientras la marine se halla de espaldas.

-Samba: Yo que tú no me distraería.

Ni bien darse la vuelta, Avantgarde recibe un profundo corte en uno de los lados de su torso de parte de Capoeira, quien dejó una estela multicolor por el camino que recorrió su espada. El contraalmirante se enfada con su subordinada al ver esto mientras se limpia la sangre que caía por su boca.

-Onishi: Estúpida...¿De verdad crees que voy a caer por unas pequeñas gotas de sangre?

-Zanxus: Bueno, al menos pudimos darle un buen golpe. Ahora solo falta darle otros 800 golpes así para tumbarle.

-Taisen: ¡Eso! ¡Vamos, Vermilion, por el bien del bien!

-Zanxus: ¿Pero tú no me odiabas a muerte? Además, no me des órdenes.

El PX-L0 desenvaina su preciada espada para luego recubrirla con busoshoku, causando que sus dos oponentes se pongan en guardia.

-Simone: ¡Monkey see, monkey do..!

-Onishi: ¡¿Otra vez?!

A diferencia de lo que Onishi creía, Simone no utiliza su habilidad para inmovilizarle, sino que en su lugar la usa para controlar a un PX-K tras subirse a este.

-Simone: ¡..Marionette Play!

El Pacifista baja su gran espada hacia su creador, quien la frena fácilmente utilizando su arma.

-Simone: ¡Ahora!

Tras las palabras de la mujer, Onishi ve como el hermano de esta le apunta con sus armas.

-Onishi: (¿Acaso no aprendió nada?).

-Claude: ¡A ver si tu piel indestructible resiste mi bombardeo!

Claude comienza a lanzarle múltiples balas al contraalmirante, quien por obvias razones ni se inmuta gracias a sus mejoras, observando al capo mientras uno de sus ojos comienza a brillar.

-Zanxus: ¡Es nuestra oportunidad! ¡Shooting-!

-Taisen: ¡Eh, espera! ¡una pequeña mejora!

Viendo como el piernas largas recubre sus piernas con busoshoku, Taisen opta por ayudarle recubriéndolas con sus llamas.

-Zanxus: Ho, interesante...

-Onishi: ¡Deja de estorbar!

El contraalmirante opta por ignorar los disparos de Claude y lanzar su láser hacia Simone, concretamente hacia uno de sus brazos, causando que este comience a sangrar y que por ende pierda el control sobre el PX-K, quien la golpea y la empuja hacia su hermano.

-Zanxus: ¡Shooting...!

Tras esto, Onishi se voltea hacia Zanxus, quien comienza a mover rápidamente sus piernas cubiertas por las llamas negras.

-Zanxus: ¡..Meteor Shower!

Los espectadores ven una gran cantidad de piernas moviéndose rápidamente hacia Onishi. Si bien en un principio As de Corazones adopta su sonrisa confiada..

-Zanxus: Zikakaka....¿Eh?

Tanto el como el resto de sus aliados notan que sus golpes no conectan con el contraalmirante a causa de una gran cantidad de nanobots que salen desde la espada de Onishi, actuando como una especie de barrera.

-Claude: ¡Oh vamos, tienes que estar bromeando!

-Simone: ¡¿Cuántos de esos tiene como para poder usarlos como escudo?!

-Onishi: ¡Muchos! ¡los suficientes como para acabar con todos ustedes!

Viendo como su ráfaga de patadas no es eficaz contra la barrera de nanobots, Zanxus opta por cesar su ataque, dándole oportunidad a Onishi de clavar su arma en el suelo y así soltar miles de sus preciados nanobots hacia los piratas.

-Taisen: ¡N-no jodas!

-Simone: ¡Si mal no recuerdo, esas cosas están hechas de piedra marina, por lo que si entran en contacto con nosotros..!

Tanto Taisen como Claude intentan abrir fuego contra los nanobots, pero es demasiado tarde, pues estos comienzan a escalar por sus piernas y así hacerles perder el equilibrio, causando que caigan de espaldas.

-Claude: ¡¿P-pero qué..?! ¡es como un nido de insectos!

-Taisen: ¡M-más bien parece un mar!

Tal y como dijeron, la gran cantidad de nanobots que rodean a los invasores de la mina recuerdan a un mar de insectos, solo que estos se adhieren en la piel de los criminales y además debilitan su cuerpo y lo hacen más pesado gracias al material del que están hechos.

-Samba: ¡Agh, ¿q-qué es esto?!

A su vez, Samba intenta utilizar su habilidad logia para cegar a Avantgarde solo para notar como los nanobots también comienzan a escalar por su cuerpo, causando que su oponente sonría.

-Avantgarde: ¡La victoria..es de la Uto-Marine!

La cyborg patea a Capoeira hacia el mar de nanobots para luego acercar su espada hacia su cuello.

-Onishi: Dumbert, Werts, Karlo, e incluso Gargantua...

Mientras continúa generando sus robots desde su espada, Onishi cierra los ojos para ver las cámaras incorporadas en sus subordinados recién mencionados solo para encontrarse con todos ellos inconscientes o muertos.

-Onishi: Todos ustedes fallaron incluso tras haber recibido mejoras y un poder superior al de los demás marines de sus respectivos rangos...Esto solo demuestra que estoy en lo cierto, los soldados seguirán muriendo a manos de viles criminales a menos que obtengan poderes como los míos. ¡¿Porqué nadie lo entiende?! ¡yo, el PX-L0, soy el futuro de la Marine, la solución a todos los problemas de la actualidad!

-Samba: ¡¿De qué habla este ahora?!

-Onishi: ¡Si todos y cada uno de los integrantes de la Marine tuviesen mejoras como las mías, se acabarían las derrotas y humillaciones contra criminales! ¡se acabarían los miedos de los civiles! ¡Ya no habría miedo de parte de la familia de los soldados, no tendrían que preocuparse por sus vidas! ¡NO HABRÍA UN SEGUNDO MARINEFORD!

Mientras habla, distintas imágenes del pasado llegan a la mente del contraalmirante, viéndose a un joven Onishi junto a una joven mujer en la mayoría de ellas.


-Mujer: ¡¿M-misión especial?! ¡Mo-momento, ve más despacio, Oni!

Un joven Onishi se halla contándole algo a una joven mujer, la cual parece bastante preocupada.

-Onishi: Básicamente nos ordenaron proteger a una Noble Mundial, ya que se le dio por pasear por una isla bastante peligrosa, repleta de criminales.

-Mujer: ¡N-no puedes ir a una misión así, prácticamente estarías enfrentándote contra una isla entera! ¡Además, recuerda que nuestro hijo nacerá en unos 2 meses, te necesitamos a nuestro lado!

-Onishi: Lo sé, a mi también me gustaría quedarme...Pero descuida, tan solo voy a actuar de guardaespaldas, y va a ser de una Noble Mundial, no creo que alguien esté lo suficientemente loco como para intentar atacar a uno de esos.

En un intento por calmar a su esposa, Onishi le sonríe mientras desenvaina su espada.

-Onishi: ¡Llevo mi confiable espada conmigo! ¡E incluso si la cosa se complica, seguramente puedo contar con mis compañeros! ¡Alarico siempre es el primero en echarle una mano a los demás cuando la situación lo requiere!

-Mujer: ...P-prométeme que volverás, nosotros te necesitamos.

La mujer dice esto mientras se toca el vientre en el cual se forma su hijo.

-Onishi: Claro, prometo que volveré sano y salvo.


-Onishi: (Agh, puta mente, ¿porqué me estás mostrando todo esto?).

El contraalmirante se toca su cabeza mientras los dolorosos recuerdos continúan.


Ya en la isla, Onishi comienza a caminar por esta detrás de la noble a la cual debe proteger junto a Bestla, Alarico, Ymir y una joven marine.

-Noble: Ughh, mira que feos se ven los edificios de nuestro alrededor...Bueno, combinan con la mierda de habitantes de esta isla.

Si bien los marines intentan ignorar ese comentario y permanecer callados, Ymir aprieta sus dientes molesta, cosa que nota su compañera, acercándose hacia el oído de la vicealmirante para tranquilizarla.

-Ymir(susurrando): Agh, lo sé, debería mantener la calma pero...Vamos, ¿cómo puedes soportar esto, Fareya?

-Fareya(susurrando): Piensa que podría haber cosas peores. Por ejemplo, agradece que no fuimos a Marineford.

De repente, el grupo ve una gran explosión más adelante acompañada de una lluvia de fragmentos de edificios.

-Alarico: ¡¿Y-y eso?!

-Onishi: ¡! ¡No hay tiempo para impresionarse!

Onishi corta rápidamente los escombros que se dirigen hacia ellos a la vez que Bestla los destruye con sus grandes puños para proteger a la noble.

-Noble: ¡¿Q-QU-QUÉ SUCEDE?!

-Ymir: ¡¿Logras ver lo que está pasando por allá, Bestla?!

Gracias a su tamaño, la contraalmirante logra ver a una inmensa criatura a lo lejos que destruye todo lo que se encuentra, asesinando a cualquiera que vea con unos enormes tentáculos que la conforman.

-Bestla: N-ni siquiera sé...qué es lo que estoy viendo...

Los civiles comienzan a huir en dirección hacia el grupo de la Noble Mundial, lo cual alarma a esta última hasta el punto de hacerle sacar una pistola dorada.

-Noble: ¡A-ATRÁS, HUMANOS!

-Fareya: ¡S-santidad, c-cálmese!

Pero la noble no escucha a sus guardaespaldas y comienza a dispararle a los civiles, quienes la ignoran mientras continúan huyendo de aquella inmensa criatura la cual comienza a correr en dirección hacia ellos.

-Alarico: ¡¿Y-Y ESA COSA QUÉ ES?!

Muerta de miedo, la noble continúa disparándole a cualquier civil que vea, hiriendo de gravedad a algunos y matando a otros. La isla era un caos, con miles de personas intentando huir, una Noble Mundial disparándoles, y una inmensa criatura destruyéndolo todo.

-Noble: ¡Tsk, ha-hagan algo!

La noble patea a Alarico hacia delante para que se encargue de aquel monstruo que parece venir de otro mundo. Onishi le hace compañía a su compañero caminando hacia la bestia junto a el.

-Onishi: ¿Algún plan contra ese bicho?

-Alarico: Se supone que tú eres el de los planes...

Onishi y Alarico se colocan en guardia mientras la criatura avanza, recubriendo su espada con haki en el caso del primero y generando electricidad por manos y cuernos en el caso del segundo.

-Criatura: ¡¿LOS HUMANOS TRATAN RESISTIRSE?! ¡ADORABLEMENTE PATÉTICO!

La criatura lanza uno de sus gigantescos tentáculos con la intención de aplastar al dúo. Viendo esto, ambos saltan hacia un lado para esquivarlo.

-Alarico: ¡AGHHHH!

Pero el mink no logra salir igual de bien que Onishi, perdiendo uno de sus brazos al haber saltado demiasado tarde.

-Fareya: ¡A-ALARICO, T-TU BRAZO!

-Noble: ¡Tsk, inútil!

Enfadada, la noble apunta con su arma al herido vicealmirante, cosa que acaba haciendo que Bestla pierda la paciencia y le aplaste de un fuerte pisotón.

-Ymir: ¡! ¡¿B-Bestla, qué hiciste?!

En cuanto la gigante retira su pie, esta ve horrorizada a la noble mundial con los ojos en blanco soltando sangre por nariz y boca, sin reaccionar ante nada.

-Bestla: Y-yo...¡e-entre en pánico!

Viendo que se hallan en enorme desventaja, los marines deciden huir mientras ayudan a Alarico y mientras aquella criatura les persigue.

-Fareya: ¡! ¡O-Onishi, cuidado!

La marine ve como uno de los enormes tentáculos se dirige hacia su compañero, por lo que decide empujarlo para recibir el ataque por el, causando que su pecho sea perforado en un abrir y cerrar de ojos, falleciendo en el acto.

-Ymir: ¡¡FA-FAREYA!!

-Onishi: Fareya, tú...

Al estar en shock, Onishi no logra esquivar el próximo ataque de la criatura, el cual le golpea con la suficiente fuerza como para hacerle atravesar múltiples edificios.

-Onishi: U-ugh...hi-hijo de..

A duras penas, el contraalmirante logra permanecer consciente para luego arrastrarse hacia un bote en un intento por abandonar la isla.

-Criatura: ¡¡CONTINUEMOS CON LA MASA-!

La criatura se detiene al oír una voz en su interior, una voz que parece molesta por sus acciones.

-Criatura: ¡Agh, AHORA NO!

Tras esto, la criatura comienza a volverse cada vez más pequeña hasta desaparecer de la vista de los marines, quienes están demasiado afectados por todo lo sucedido que apenas le prestan atención.

Durante los próximos días, Onishi vagó sin rumbo por el mar con gran parte de sus huesos rotos, hasta que fue rescatado por un barco de la Marine. Una vez abre los ojos, el contraalmirante nota que está sobre una camilla rodeado de diferentes médicos.

-Onishi: ¡Ah! ¡¿qué pasó?!

-Médico: ¿Contraalmirante Onishi, es usted?

-Onishi: Sí, ¿cuánto tiempo llevo dormido?

-Médico: U-unos cuantos días..De hecho, el periódico le había dado por muerto.

A pesar de estar adolorido, Onishi logra ponerse de pie con dificultad, siendo detenido por los médicos.

-Onishi: ¡Apártense, tengo que volver con mi familia! ¡si se me dio por muerto, lo más probable es que estén preocupados!

-Alarico: Onishi...

El marine de alto rango lleva su mirada hacia una de las camillas al oír su nombre, encontrándose con el mink herido y con un solo brazo.

-Alarico: Tal y como dijiste sí, se preocuparon en cuanto se te dio por muerto...Envié a algunos soldados hacia tu hogar para que les comuniquen a tu familia que estabas con vida, pero...

-Onishi: ¿Pero...?

El vicealmirante baja la cabeza como si le costase seguir hablando, pero tras un tiempo decide escupirlo con dolor.

-Alarico: ¡F-fue demasiado tarde! ¡t-tu mujer, en cuanto vio que se te había dado por muerto...a-acabó con su vida, y por ende también con la vida del niño que crecía en su vientre!

Al oír esto, Onishi permanece un tiempo inmóvil y callado, para luego caer de espaldas al suelo. Mientras los médicos le levantan rápidamente, un pensamiento llega a la mente del contraalmirante.

-Onishi: (Esto...está mal. Nosotros..fuimos demasiado frágiles para cumplir con nuestro deber, y por culpa de nuestra debilidad..herimos a nuestros seres queridos).

El marine piensa en esto recordando la pérdida del brazo de Alarico, el nerviosismo que se apoderó de Bestla, sus huesos rotos y, por último, la muerte de Fareya.

-Onishi: (Si tan solo..fuésemos más resistentes, nada de esto hubiese pasado. Fareya seguiría con vida, Alarico conservaría su brazo...y yo tendría a mi familia con vida).

Ese pensamiento comenzó a apoderarse de la mente de Onishi día y noche, hasta que decidió soltarlo antes de recibir una operación para sus huesos rotos.

-Onishi: Oiga, doctor...¿Usted conoce a Bartholomew Kuma?

-Doctor: ¿Eh, el Guerrero del Mar que se convirtió en cyborg? S-sí, ¿porqué preguntas?

-Onishi: ¿Podría..hacerme lo mismo?

-Doctor: ¡¿Eh?! ¡¿d-de qué hablas?! ¡Es sabido que esa operación no solo es riesgosa al poder acabar con tu vida, sino que también es difícil de realizar, y costosa!

Desesperado, Onishi sujeta al doctor del cuello de su camisa.

-Onishi: ¡Le daré todo lo que tengo! ¡le daré todo el dinero que necesite para contratar personal, herramientas, lo que sea que necesite! ¡Hágalo por el bien de la justicia!


-Onishi: (Ah, sí, así fue como comenzó todo..).

Volviendo al presente, Onishi saca su cabeza de las nubes y observa a los criminales que se hallan delante suya siendo "tragados" por el mar de nanobots.

-Taisen: ¡¿A-algún plan, Vermilion?!

-Zanxus: Zikakaka, lo siento, pero no parece que podamos hacer nada. Parece que este tipo nos superó con creces a todos.

-Claude: ¡¿De qué te ries, puto loco?!

-Onishi: ¡He pasado por mucho para poder formar el futuro de la Marine! ¡no, mejor dicho, el futuro del mundo! ¡No dejaré que unos criminales destruyan lo que llevo construyendo por años, por el bien de todos los soldados de la Marine y sus respectivas familias!

Al acabar su pequeño discurso, Onishi lleva su mirada hacia un lado al ver un..¿brazo?

-Onishi: ¿Eh?

-???: ¡Crimson Shot!

El brazo recién salido de una especie de portal golpea a Onishi hacia un lado, haciéndole soltar su espada la cual sigue clavada en el suelo.

-Simone: ¡¿Eso que fue?!

-Zanxus: Esa técnica, esa voz...

-???: ¡Toshoshosho, mira como te tienen dominado, hermanito!

Tanto los criminales como Avantgarde y Onishi llevan sus miradas hacia un lado, logrando ver a Yaeger Vermilion saliendo de uno de sus portales.

-Zanxus: ¡¿Y tú que haces aquí?!

-Avantgarde: ¡Y-Yaeger Vermilion!

-Onishi: Tsk, ¿cómo fue que llegaste hasta aquí? La mina es lo suficientemente grande como para que alguien que no la conozca se pierda.

-Yaeger: Podríamos decir que la suerte está de mi lado.

-???: ¡Mentira!

Detrás de Yaeger aparece Cartoon, quien se toma su tiempo para recuperar el aliento por haber corrido varios minutos sin parar.

-Cartoon: ¡Llegamos aquí gracias a los planos que me robé!

-Tiky: NOS robamos.

A la escena se unen Tiky junto al resto de integrantes de la Neo Marine, sorprendiendo a la vez que intrigando a Onishi.

-Onishi: ¿Los planos? ¿Qué tienen que ver los planos con todo esto?

-Cartoon: Didedede, me alegra que preguntes.

El de la Pared sonríe mientras le muestra a Onishi el pequeño nanobot que se había clavado en su piel, el cual hace un esfuerzo para reunirse con los demás nanobots.

-Tiky: Parece que una gran cantidad de nanobots como esta atrae a otros nanobots.

Caja de Sorpresas dice esto mientras observa el charco de pequeños robots que retiene a los criminales.

-Onishi: El nanobot que había implantado en la piel de Cartoon...

-Ymir: En cuanto nos los cruzamos, ellos nos mostraron los planos para que comencemos a leerlos detenidamente, buscando alguna forma de vencerte...

-Bestla: Y de repente ese pequeño robot que el de la Pared tenía en la piel se desprendió y comenzó a caminar rápidamente hacia delante, como un imán.

-Alarico: Más que un imán, esta vez nos sirvió como si fuese una brújula.

-Onishi: ¿C-cómo pude cometer un error así..?

-Zanxus: Zikakaka, tal y como tú dijiste horas atrás, un plan comienza a fallar cuando su ideólogo cree que es perfecto.

-Taisen: ¡Ohhh, buen trabajo Cartoon! ¡realmente eres un héroe!

-Onishi: Tsk, da igual...

El contraalmirante sujeta su espada a la vez que observa a los recién llegados, preparando dos láseres con ambos ojos.

-Onishi: ¡Técnicamente me hicieron un favor, vinieron directo hacia mi!

Capítulo 93: Luna Llena

Momentos antes el grupo de Alarico, Bestla, Ymir y Thachilda se encuentra sorpresivamente con Cartoon y Tiky, cruzándose en la unión de dos pasillos. Ambos grupos se encuentran sorprendidos, pero pese a esto es una grata sorpresa.

—¿Qué te sucedió, Tiky?—

Preguntó Bestla al ver a su aliado con las piernas cubiertas de vendas y con dificultades para caminar.

—Larga historia, pero digamos que me las he arreglado para seguir.— Respondió, para luego dirigirse hacia Thachilda. —¿Hey, no saludas?—

Esta última desvió la mirada, molesta. En una clara señal de disgusto hacia Tikael como persona.

—¡¿Tú eres Bestla, verdad?!— Esta vez habló un alterado Cartoon. —¡Tu... TU ERES LA CAUSA DE TODAS MIS DESGRACIAS EN ESTA ISLA!—

La rabia con la que gritó Cartoon dejó atónitos a todos, quienes se quedaron mudos mirándose entre sí.

—¿SABES POR TODAS LAS COSAS QUE TUVE QUE PASAR?— Siguió vociferando. —TODOS VENÍAN TRAS MI TRASERO, Y YO SOLO QUERÍA IRME TRANQUILAMENTE.—

El griterío de Cartoon es interrumpido por Ymir, quien le da un leve golpe en la cabeza con su puño.

—Ya deja de chillar.—

El de la Pared se quedó en silencio, mientras volvía en sí.

—Lamento que hayas pasado por todo eso.— Se disculpó Bestla. —Pero creí que serías nuestra carta de triunfo en caso de que las cosas sucedieran como supuse que sucederían, y aún lo creo.—

—¿Ca-carta de triunfo?— Se mostró algo sorprendido Louis.

—Claro, imagino que Onishi también te consideró un problema y por eso envió a que te atraparan.— Explicó la gigante

—Tus habilidades nos pueden ser muy útiles.— Agregó Ymir.

Esto provocó que Cartoon se sonrojara, tapando su cara intentando ocultarlo.

—Pero lamento decirles que no puedo utilizar mis habilidades.—

Dijo Cartoon, para luego señalar hacia el pequeño nanobot que tenía pegado, el cual justo se desprende de su cuerpo y cae al suelo, para comenzar a moverse hacia una dirección. Dejando a Louis confundido.

—Es como leímos en los planos, todos los nanobots responden por igual.— Habló Tiky.

—Sigámoslo, seguramente nos llevará hacia Onishi.— Dijo Alarico.

El grupo se dispuso a hacer lo que dijo el mink, comenzando a seguir al pequeño nanobot. Asimismo, mientras avanzaban Bestla se dirigió hacia Cartoon.

—Escucha, cuando encontremos a Onishi necesito que hagas lo siguiente...—


Onishi, algo disgustado, se ponía en guardia con su espada mientras sus ojos brillaban de una tonalidad rojiza.

—Da igual, me hicieron un favor al venir hacia mi.—

Pero justo antes de que pudiera actuar se dio cuenta de que ya era demasiado tarde. Para su disgusto, alcanzó a observar a Cartoon, agachado tocando con ambas manos el suelo mientras sonreía.

Frames Per Second

Dichas sus palabras, el suelo justo donde reposaba sus manos comenzó a brillar, y de un momento a otro la mina así como todos en su interior se volvieron en dos dimensiones. Todo se volvió extraño, se sentía confuso como si se estuviera bajo efecto de alguna sustancia que alteraba su percepción.

Repentinamente los sentidos de Onishi volvieron a la normalidad. Confundido observó a su alrededor y no vio nada más que el terreno vacío, y de lejos las montañas que lo rodeaban. La mina, su base, ya no estaba allí. Dirigió su mirada al suelo y la pudo ver, como si de un enorme dibujo realista se tratara, en el suelo sobre el que se encontraba.

—Pero qué...—

Frente a él, tras un leve destello, apareció Cartoon. Quien alzó su brazo y chasqueó sus dedos, provocando otro leve destello del cual emergió Alarico.

—¿Qué se supone que es esto?—

Preguntó indignado Onishi.

—Fareya siempre curioseó sobre esto, a mi me avergonzaba mostrar mi verdadera forma por eso me negaba...—

Dijo Alarico mientras miraba al cielo. Las palabras del mink trajeron a la mente cortos recuerdos de su antigua compañera molestando al mink sobre su transformación. Alarmado, Onishi alzó la vista hacia el cielo pudiendo ver como, de entre las nubes, se divisaba claramente la luna llena.

Acto seguido, las pupilas de Alarico se volvieron más pequeñas y sus ojos se enrojecieron. A la vez que su cuerpo tenía contracciones musculares a su alrededor comenzaban a hacerse visibles descargas chispeantes. Su pelaje incrementó y se volvió blanco, su tamaño aumentó adquriendo una forma más salvaje nunca antes vista en Alarico.

Tanto Onishi como Cartoon de espectador se quedaron boquiabiertos ante la transformación del mink.

—Lamento que alguien a quien consideré un camarada tenga que verme así.—

Capítulo 94: El idiota y el más buscado

Onishi: Louis Cartoon... tu... ¿tu eras tan idiota?

Cartoon: ¿Dis-disculpa?

El ambiente tuvo un drástico cambio de tono, el cual pude captar aún en mi estado en ese momento, tendida en el suelo, con un nanobot aferrado a mí, sin profundidad y con una chica bastante parecida a lo que fuí a punto de acabar con mi vida. El ambiente se había vuelto claramente opresivo para el de la pared.

Onishi: La técnica que tanto temía, tu poder de congelar todo en un cuadro... No lo usaste, y no solo eso, ¿me liberas de los efectos de tu poder?

Alarico: ... Podríamos haber ganado en este instante Cartoon, eso fue bastante no genial de tu parte. Tal vez pueda darte una mano con el uso eficiente de habilidades en un futuro.

Onishi: No permitiré que repitas esa oportunidad, tu punto debil es claro.

Cartoon: NO, NO MI PUNTO DEBIL NOOOO AAAAAHHH.

Un rayo laser salió de Onishi, dirigido directamente hacía Cartoon. Su punto debil que había protegido tan meticulosamente con una placa de metal, las bolas, estaba siendo atacado. Como acto reflejo, él dejó salir a todas las personas para defenderle, bloqueando Ymir el ataque de forma magistral como perfecto ser que es... Como le hubiese besado la boca en ese instante... Y con una expresión aterrada y temblando del miedo, Louis Cartoon se ocultó en el suelo, llorando mientras aparentemente recordaba una experiencia traumatica.

Cartoon: Mis bolas... quisiste atacar mis planas bolas...

Desgraciadamente para mí, Avantgarde no jugaba a la espectadora, y habiendo vuelto todos a la normalidad en la ahora plana mina, se acercaba a mí mientras yo buscaba un escape en mi debilitado estado, dandole una mirada a mi sombrero que yacía a mi lado. Traté de tomarlo pero fui sujetada del cuello antes de lograr nada ante su percepción. Con una risa placentera comenzó a burlarse mientras con su otra mano jugaba con su espada.

Avantgarde: SEISEISEISEI Caramelito, parece que no tienes escapatoria de mí. ¿Que vas a hacer? ¿Que va a hacer tu novia? Nada, no pueden hacer nada. Vas a morir, y si alguien trata de defenderte o atacar al amo Onishi, será lo último que veas. ¿¡ME OÍSTE YMIR!? ¡SI INTENTAS TOCARME LE HAGO UN HUECO EN LA FRENTE!

Ymir: Samba...

Onishi: Parece que mi subordinada los tiene en un aprieto, al final seré el ganador.

Avantgarde: Pero SEISEISEISEI caramelito, no sería divertido solo matarte, ¿o si? despues de todo, Ymir se tomó su dulce tiempo dañando mi anterior cuerpo hasta la irreparabilidad, solo sería justo QUE TE R-R-R-ROMPA POCO A POCO, ¿¿NO CREES?? SEISEISEISEI

La situación parecía imposible para mí, sería mi final, y lo último que vería sería a alguien actuando igual que yo. La vida puede ser irónica, pero dios no castiga dos veces, la ironía venía por otro lado. Levanté mi brazo y empujé su cara en un intento de resistir...

Avantgarde: ¡Oh, fantástico! quieres resistirte caramelito, buscas aferrarte unos momentos mas a la vida en desesperación, ¡Espléndido!

Samba: Te reto perra, riete una vez mas y...

Avantgarde: SEISEISE-

*gulp*

Porque lo que buscaba agarrar no era mi sombrero, era lo que estaba posado sobre éste. Por segunda vez, una fruta del diablo, de la cual tomé un trozo que escondí en mi mano. Ahora forzado dentro de alguien cuyo cuerpo es kairoseki, ese poder nunca sería utilizado. Avantgarde cayó al piso inutilizada por completo, ante la sorpresa de todos. ¿Pero de donde había venido tamaña coincidencia?


Acsel Rous: ¿Que acaba de ocurrir? es como si 10 segundos hubiesen sido saltados de alguna extraña manera... pero eso no tiene sentido, ¿o si?

Estabamos rodeados por un dibujo, como si la mina fuese comprimida en el piso, podíamos ver todos lo túneles dibujados en frente nuestro, y a la distancia el resto de la montaña, que parecía estar fuera del rango de lo que fuese que ocurrió. Ahora nada me frenaba el paso.

Acsel Rous: De todas maneras, ¡puerco calvo, ayudame a quitarle su chip al joven monje! Oh, parece estar medio consciente, aunque con sus heridas no podrá hacer nada en absoluto, apresura tus jamones y has algo.

Tras hurgar por su cuerpo unos momentos, el asqueroso sujeto que se creía gracioso me señaló un aparato posicionado en la nuca del títere, la cual aplasté con fuerza bruta.

Acsel Rous: ¡O-oye ten cuidado! No solo no lo removiste bien, romperlo de esa forma podría presionar su cuello de una forma indeseada, podrías herirlo. ¡No queremos lastimar al joven monje!

Teehees: Sea lo que sea no puede quejarse, le estoy haciendo un favor y tu tampoco deberías chillar.

Acsel Rous: Pero de verdad puerco calvo, ¿que diría Bestla si te viese herir a nuestros aliados de esa manera? En este momento, nosotros necesitamos toda la ayuda posible.

Teehees: Bestla... Nosotros... no.

En ese momento quebré el delgado hielo tras el que me estuve conteniendo desde que fuí capturado en esta ísla. Bestla quiere esto, nuestro equipo quiere aquello, ¿Que piensan que soy, la mascota o el amigo? Nada por el estilo, una vez terminemos el trabajo aquí no van a pagarme. Vamos a ser arrestados si es que sobrevivimos a la destrucción de esta isla... En ese momento me di cuenta, si la ísla sería destruída este mismo día...

Acsel Rous: O-oye... ¿que ha- *gasp*

Teehees: No hay un motivo para contenerme. Lo he estado pensando un tiempo desde lo que este titere de aquí me comentó en tu merienda, y ya tengo una respuesta.

Con mi garra oscura apretando su cuello, incapáz de zafarse de mi agarre con el que había aplastado cientos de enemigos, levanté su cuerpo en el aire.

Teehees: ¡No me arrepiento de una sola cosa, Acsel Rous! Asesinar decenas de aliados, cientos de enemigos, miles de espectadores y millares de inocentes. Jamas he sido uno los buenos tipos o querido ser un aliado situacional de ustedes. Así es como soy, así es como siempre he sido, y estoy cansado de jugar este juego. ¡En menos de un día esta isla dejará de existir de todas maneras, así que por lo menos subiré mi cuenta a cuatro! ¡JOHOI!

Aumentando la presión de mis cuatro garras leve y continuamente, mientras este inútil inútilmente luchaba por aire. Para mi goce, hacía muchísimo tiempo que no podía actuar sin un límite en un ser humano.

Teehees: Una vez mueras, el mundo vendrá hacía mí, pero eso no importa. Porque yo soy fuerte, porque no tengo límites. Con cada catástrofe que ha venido hacía mi, me he fortalecido más y más, y no hay nada que pueda ponerme un freno ahora. Me dirigiré a la costa que puede verse levemente desde este plano horizonte, y una vez allí...

No había punto en seguir mi dialogo, mis garras ya habían perforado su cuello. Lo arrojé hacía un lado y rodeando los dibujos en el suelo que representaban túneles, me dirigí a la orilla de la isla por encima de la montaña, donde algo digno ocurriría. Clima despejado, luna llena y la costa en proximidades, no había duda alguna. A medida que en el horizonte divisé el oceano agitarse, estimé dos horas hasta que suficiente actividad diese lugar a la catástrofe necesaria. Johoi~ En dos horas esta isla se inundaría por acción del que consideran el más buscado.

Capítulo 95: La última oleada

Tras su acción, Teehees había escapado de la mina, corriendo por el norte de Lock, esperando salir de ahí antes de que la tragedia de su última matanza lo alcance.

Teehees: Con suerte el maremoto o terremoto que esto cause no sera tan  fuerte y podre irme en un barco cualquiera.

Pero una sombra se yergue súbitamente sobre el, y entonces se da cuenta, de que la calamidad ya lo alcanzo.

Voorhes/Sehroov: Tu....

Teehees: ¡Oh, vamos!

De donde había salido aquella fruta del diablo. Nadie lo sabia. Solo que ahora, esta había sido tragada por Avantgarde.

Avantgarde: ¡...!

Samba: Tragate esa, perra

Bestla: ¿Una fruta del diablo? ¿Pero eso significa que?

La Giganta miró a todas direcciones, buscando con la mirada a aquellos que sabia que tenían fruta. Los hermanos Vermillion observaban la situación, notando gravemente la presencia de uno y otro a la distancia de la mina plana, pero por una vez, sabiendo que ese no es el lugar para un duelo a muerte.

Zanxus: Tch...

Yaeger: Bastardo infeliz...

Los hermanos de la antigua familia Patirno junto a un herido Fredd intentan levantarse del suelo. Se ven severamente desorientados por lo sucedido, aunque aun son algo conscientes de lo que ha pasado.

Simone: Ugh... otra vez nos aplanaron y desaplanaron.

Claude: ¿Cómo que... otra vez? ¡La habilidad de “el de la Pared”! ¡La uso en nosotros!

Con pleno conocimiento de que ellos estan vivos, solo queda una respuesta obvia.

Bestla: El Revolucionario...

Regueres: ¿Revolucionario?... ¡...!

Si bien, incluso en un lugar plano es difícil ver a tan larga distancia. Bestla como gigante alcanza a vislumbrar a la distancia a dos figuras tendidas en el suelo. Una, es el monje Criminal, con sus ropas rasgadas y claramente herido que va despertando, confundido . Y a su lado, Rosa de la Libertad, con un pequeño charco de sangre rodeando su cuello. Solo ellos dos, el pochoko no esta en ninguna parte.

Bestla: No me digas que ese cerdo...

La gigante intenta correr a donde yacen ambos. Pero es súbitamente confrontada por Onishi.

Onishi: ¡Tu no vas a ningún lado, Wonder!

Alarico: ¡Tu rival soy yo! ¡Thunderbolt Weld!

Cargando sus ahora inmensos colmillos con electricidad, Punzones Soldadores se abalanza a toda velocidad contra Onishi, al cual, no siendo tan veloz por su esqueleto reforzado, no le queda más remedio que tratar de detenerlo con su espada.

Onishi: ¡Utopia Walls!

El contralmirante logra su cometido solo parcialmente, pues la descarga aun se traslada parcialmente a el. Combinado a que el empuje lo mueve varios metros y al calor de la electricidad, su espada se termina calentando al rojo vivo y empieza a doblarse ligeramente.

Onishi: Tsk...

Mientras, Bestla ha llegado a donde yacen los dos jóvenes en el suelo y agacha su gargantuesca cabeza para mirar mejor. Ahí, lo confirma. Rosa de la Libertad no existe más y Rennu mira acongojado.

Bestla: ¿Qué sucedió?

Rennu: No podía ver nada pero lo oí todo.  El... me ayudo, me quito del control de Onishi.

Bestla: ¿Control?

El monje criminal alza entre sus dedos el pedazo de chip de su cabeza, sorprendiendo a Bestla, aunque acongojándola con lo que dice después.

Rennu:... me ayudo a ser libre, pero el cerdo... lo... ha enviado con el Señor.

Curioso para ambos, el último acto de Rosa de libertad, es uno precisamente de ese valor.

Bestla: Tsk... lo que me temí. Catástrofe no es de fiar. Ya nos ocuparemos de el, pero por el momento hay prioridades.

Rennu: Lo se.

El monje dice una plegaria silenciosa para Acsel y cierra sus ojos antes de levantarse y acomodarse sus ahora harapos.

Rennu: Para que pueda ser libre por completo debemos deshacernos de Onishi.

Bestla: Yo no lo habría dicho mejor, monje.

Onishi: ¡Sunrays of the city of the sun!

Un laser disparado de ambos ojos hace que Alarico suelte un alarido y se eche levemente para atrás. No obstante, la maravillosa jugada del Uto Marine supremo se ve eclipsada pues nota que Avantgarde esta completamente inmóvil y que la gran mayoría de sus enemigos, hasta los heridos, se giran ahora hacia el. Desde Ymir, que aun le cubre las bolas a Cartoon hasta el atolondrado Fredd.

Ymir: Se acabo, Onishi. No puedes ganarnos a todos.

Pero Onishi, pese a tal desventaja, aun sonríe confiado.

Onishi: Se les olvida que aun tengo mi espada.

Tiky: ¿Y? Sin tus porquerias de nanobots, esa cosa no es más peligrosa que cualquiera de nosotros.

Onishi: Oh. ¿Eso crees?  ¡Guards of Thelema Abbey!

Como si vomitase, súbitamente las mejillas del Px-L se inflan y escupe miles de nanobots ocultos en su cuerpo. No tantos como para formar un mar como antes, pero si los suficientes como para ser preocupantes.

Simone: Tsk... otra vez

Zanxus: Que molestia...

Ymir: ¡Qué los usuarios no los toquen!

Cartoon: ¡Eso ya lo se!

El Px L solo tiene que apuntar, y sus pequeñas creaciones se mueven.

Onishi: ¡A ellos!

La última oleada comienza.

Capítulo 96: El arma definitiva

Harto de toda la situación vivida en Isla Lock, Teehees decide escapar hacia el norte en busca de un barco antes de que la catástrofe producida por su mala suerte arrase toda la isla en dos horas. Sin embargo, mientras se dirige hacia allí se topa inesperadamente con el último sujeto con el cual querría cruzarse.

Voorhes: Tú.

Teehees: (...Justo este tipo, vaya mala suerte...) Mira, yo...

Voorhes: ¿Qué haces yendo en esta dirección? La mina está por allí.

Teehees: Bueno, es que pensaba...

Voorhes: ¿Venías a buscarme para que pueda ayudarlos? ¡Qué gran aliado!

Teehees: Eh... No, yo quería...

Voorhes: Oye, tu garra, hay sangre en ella.

Teehees: Ah, sí... Me lastimé un poco luchando contra esos pacifistas.

Voorhes: Esa sangre... No huele como sangre tuya.

Teehees: ...

Voorhes: Y estás... Escapando de la isla.

La figura de Voorhes comienza a ensancharse y a crecer, aterrorizando a Teehees.

Teehees: ¡JOHOI! ¡¡Puedo explicarlo!! No, no... ¡AAAAAAAAHHG!

Mientras tanto, en la zona plana que antes podía visualizarse como el entorno en 3D de una mina, Alarico es sorprendido en medio de su lucha contra Onishi por una anticlimática llamada a su Den Den Mushi.

Alarico: Tsk... Es por la Buster Call, ¿qué rayos quieren ahora?

El mink toma el Den Den Mushi de su abrigo y se lo lanza a Bestla, quien lo recibe.

Alarico: ¡Estoy un poco ocupado! Pregúntales qué diablos quieren.

Bestla: Contralmirante Bestla al habla, ¿qué sucede?

Bingoingo: Cambio de planes contraalmirante, el oleaje ha cambiado súbitamente y de manera imprevista, por lo que nuestra llegada a la isla se adelantará.

Bestla: ¡¿CÓMO?! (...Cambio imprevisto en el oleaje... Mierda, la mala suerte del cerdo adelantó la Buster Call...)

Bingoingo: Sólo era para avisar que la Buster Call caerá sobre Isla Lock en aproximadamente dos horas.

Bestla: ¡DOS HORAS! Es imposible que evacuemos a todos los civiles de la isla en el transcurso de dos horas, vicealmirante.

Bingoingo: O incluso menos de dos horas. Lo siento contraalmirante, la eliminación de esos criminales es prioridad máxima de la Marine en estos momentos, tendrán que haber algunos sacrificios.

Got’cha

Bestla: Pero no pueden... ¡Mierda! Me colgó...

Por otro lado, los presentes en el campo de batalla que consumieron una fruta del diablo se ven forzados a escapar de los rápidos nanobots que los persiguen con el objetivo de inhabilitar sus poderes. Esto no es un problema para Zanxus con sus piernas largas o para Yaeger, quien usa sus portales para aumentar su velocidad. Los dos hermanos antemencionados deciden seguir la misma dirección para huir de los minúsculos robots y, llegados a un punto, notan que los mismos se quedan parados, como si tuvieran un límite de distancia con respecto a Onishi.

Zanxus: Parece que hasta aquí llegan.

Yaeger: Bastante conveniente, ¿no?

Stacy, el ave de Yaeger, sobrevuela los cielos, notando la tensión en el ambiente.

Zanxus: Sí, después de todo, yo sólo vine a esta isla para demostrarte que ya te he superado. Toda esta mierda de Onishi es secundaria para mí siendo que puedo aplastarte ahora mismo.

Yaeger: Sueltas mierda muy valiente hermanito, casi me haces pensar que puedes sustentar tus palabras con acciones.

Zanxus: ¡¿Quieres comprobarlo?!

Ambos hermanos se dirigen a gran velocidad el uno hacia el otro y chocan sus piernas en dos poderosas patadas altas que provocan una gran onda explosiva de haki.

Yaeger: ¡Esto se decide aquí y ahora!

Del mismo modo, Simone y Claude corren en otra dirección perseguidos por los nanobots y, mientras lo hacen, se dirigen algunas palabras.

Claude: Tienes muchas cosas que explicarme.

Simone: Tú no te mereces ni una explicación, desgraciado.

Claude: ...Esto no va a ser fácil.

Igualmente, los nanobots también persiguen a Taisen, quien carga con el dolorido Cartoon para evitar que ambos sean inhabilitados de sus poderes.

Cartoon: Para qué me cargas si ya da igual... No puedo volver a usar Frames Per Second por un buen tiempo, consume mucha energía.

Taisen: ¡No importa amigo mío y de la justicia! ¡Tú eres un héroe y como tal puedes ayudarnos aún sin esa extraña técnica que desperdiciaste!

Cartoon: No me recuerdes que la desperdicié, se supone que me estás animando... Encima me duelen las bolas...

Taisen y Cartoon también llegan al límite de los nanobots, observando a lo lejos la pelea contra Onishi.

Cartoon: ¿Y ahora qué? No podemos ayudar desde aquí.

Taisen: Confía en ellos compañero justiciero, ellos se encargarán de desactivar a esos nanobots.

Cartoon: ¿Y cómo lo sabes?

Taisen: ¡Porque son nuestros compañeros!

De pronto, un sujeto con apariencia de payaso se presenta ante los piratas aterrizando en la zona con un globo de helio.

Palloncino: A ti, a ti te andaba buscando...

Como bien indicó Huracán Rojo, el resto de no-consumidores de fruta del diablo y Samba Batuca, quien aún se encuentra sin poderes debido a un nanobot en su cuerpo, se hallan haciendo frente al contraalmirante enemigo liderados por Alarico en su forma Sulong.

Onishi: ¡¿Esto es todo lo que tienen?! ¡Jamás me derrotarán, no habrán más bajas en mi equipo porque mi cuerpo modificado es perfecto!

Haciendo honor a sus palabras, su resistencia no parece mermar frente a los constantes ataques de sus contrincantes. La fuerza Sulong de Alarico sólo sirve para inmovilizarlo pero sus ataques no surten efecto. Asimismo, el mejorado contraalmirante igualmente ataca a sus enemigos con los láseres de sus ojos y con las ondas cortantes de su algo desmejorada espada.

Tiky: Por esto es que era imprescindible la habilidad de Cartoon... Maldición, no son capaces de seguir un simple plan...

Bestla: Parece que subestimé el poder del nuevo cuerpo reconstruido de Onishi... Pensé que Alarico podría llegar a hacerle entrar en razón en su forma bestial pero... Ya es muy tarde, su psiquis está rota.

Ymir: Tenemos que derrotarlo cuanto antes, si alguien como él escapa de esta isla podría convertir el mundo en algo siniestro.

Bestla: Y hablando de eso... ¡¡¡ATENCIÓN A TODOS!!!

El vozarrón de la giganta alcanza los oídos de todos en las proximidades.

Bestla: ¡La Buster Call que iba a caer en esta isla se ha adelantado y llegará en menos de dos horas! ¡Tenemos que derrotar a Onishi y salir de esta isla cuanto antes!

El mensaje de la giganta llama la atención de todos, generando distintas reacciones.

Yaeger: Tsk, puto gobierno... Eso es problemático.

Zanxus: Me da igual lo que haga la Marine, ¡No nos moveremos de aquí hasta que uno de los dos caiga!

Yaeger: Por primera vez, hermano idiota, estoy de acuerdo contigo.

Claude: Tsk... Por mucho que queramos no podemos acercarnos a luchar contra Onishi.

Simone: Si los nanobots desactivan nuestra habilidad sólo seríamos una carga...

Kutoniri: Igualmente no van a poder acercarse al amo porque van a morir aquí mismo.

Claude: ¡...!

Alarico: ¡¡Diablos!! ¡Tenemos que destruir su espada para que los nanobots caigan y los consumidores de fruta del diablo puedan volver a acercarse a la zona, los necesitamos a todos!

Samba: Entonces pongamos nuestra máxima prioridad en la espada, yo también quiero poder usar mis poderes.

Rennu: Estoy de acuerdo hermanos, a por ella.

Onishi: ¡¿UNA BUSTER CALL?! Y no fui informado de ello... Maldita Marine, no entiende que tengo todo bajo control... Si no tuviera toda mi investigación en una base de datos en mi cerebro incluso hubieran puesto en riesgo todo mi trabajo con esa decisión...

Thachilda: Onishi no parece preocupado, ¿Qué estará tramando?

Fredd: No lo sé... Yo lo siento pero tengo que irme de aquí, debo evacuar a la gente de esta isla y a mi familia antes de que todo sea arrasado.

Onishi: ¡Tú no vas a ninguna parte, traidor!

Con lo que queda de su espada, Onishi ataca a Fredd inesperadamente, produciendo un gran tajo vertical.

Fredd: T... Tu, ¿Por qué lo hiciste? No debiste... Yo... No soy útil...

Alarico: Porque tú eres un buen chico Fredd, escapa de aquí, tus valores e ideales son... El futuro de la Marine.

Alarico se mantiene firme entre Onishi y Fredd, con su brazo nuevamente amputado por el gran corte de su adversario que iba dirigido a su subordinado.

Fredd: Vicealmirante Alarico yo... No puedo...

Alarico: ¡VETE FREDD! ¡¡Evacúa a todas las personas que puedas y lárgate de aquí!!

Desorientado y confundido, Fredd escapa mientras Alarico y el resto de la Neo-Marine detiene a Onishi para evitar que mate al teniente.

Onishi: Tsk... En fin, él es insignificante. Podría derrotarlos todos en mi estado actual, pero debido a la reciente reducción del tiempo disponible voy a tener que proceder a medidas más extremas.

Tiky: ¿Medidas más extremas?

Onishi: Exactamente. Kutoniri, ¿Me oyes?

El contraalmirante se dirige a su subordinado por medio de una radio integrada.

Kutoniri: Fuerte y claro, amo Onishi, ¿Qué desea?

Onishi: Quiero que despliegues el arma secreta.

Kutoniri: Oh... ¡SÍ MI AMO, EN CAMINO!

El ninja procede a oprimir un gran botón en el control remoto que tiene en su mano, el cual acciona un mecanismo que abre una compuerta en el mar, cerca de la isla.

Thachilda: ¡...! Arma secreta, ¡ni yo sabía sobre eso!

De la compuerta un artefacto de grandes proporciones sale disparado.

Bestla: ¿Qué demonios trama ahora?

El artefacto propulsado llega a una velocidad extrema a la zona, cayendo sobre el desprevenido Regueres y matándolo en el acto.

Ymir: Uf... No creo que haya sobrevivido a eso. De todas formas, ¿Qué rayos es esa cosa?

Un imponente artefacto mecánico gigante de apariencia humanoide se cierne ante la mirada incrédula de todos los presentes, para acto seguido abrir su pecho y revelar un asiento en él.

Onishi: Se trata de la armadura mecánica definitiva. Yo la llamo... ¡La “Piratebuster”!

Capitulo 97: ¡No soy un Power Ranger!

El piratebuster tras emerger del mar se dirigiría caminando hasta donde se encontraba el contralmirante, con cada paso dado las pequeñas piedras en el suelo se levantaban y el piso temblaba a su alreder.

Onishi: Onishishishi.

Onishi empieza a dar saltos hacia atrás para acercarse lo más posible hacia su propio robot y montarse en el mismo. Claramente sus obvias intenciones son notadas por los miembros de la Neo-Marine; quienes empiezan a desplazarse rápidamente para atrapar a Onishi.

Bestla: ¡Rápido, que no escape!

Quienes más se adelantan resultan ser Alarico en su estado sulong e Ymir.

Ymir: Maldito Onishi.

El jabalí imbuye su brazo restante en electricidad, mientras que la pirata imbuye su brazo en haki.

Alarico: ¡Me tendrás que pagar ese otro brazo!

Onishi: Lo siento compañeros. . .

El dúo efectúa un golpe doble hacia Onishi, pero este bloquea el golpe con su espada recubierta en haki, la cual se llenaría de calor debido a la electricidad liberada por Alarico.

Onishi: . . .Pero es por el futuro de la marine.

Los ojos del PX-L0 pasan a ser de un rojo brillante, alertando de manera súbita al dúo quienes se separa para evitar el rayo laser que Onishi liberaría, siendo esquivado más tarde por el mismo grupo que se encontraba detrás de ellos.

Alarico: Ya para con esto Onishi, ¿no ves todo el daño que estás causando por el bienestar de tus planes? ¡Piénsalo! Esto no es diferente de aquella vez. . .

Ymir: Sí, lo que dice Ala. . .

Onishi: ¡Cállense!

Alarcio e Ymir: ¡!

Onishi: No tienen derecho a juzgarme, ustedes mismo lo vieron por sus propios ojos. La impotencia, el no tener el poder suficiente, las bajas innecesarias que tuvimos, ¡esto no se compara con aquella vez!

Ymir: Onishi, yo entiendo por lo que pasa. Yo también sufrí tras eso, yo misma decidía hacerme más fuerte, yo. . .

Onishi: Onishishishi, ¿enserio vamos a tener esta charla Ymir? ¿Tú? ¿La temida Ymir, la soldado perfecta, la que siempre salía victoriosa en sus misiones? Oh vamos, de todos nosotros nunca te vi lamentar dicho incidente, y el hecho de que te hayas acuñado tú misma el acto de esa bestia. . . solo nos abandonaste, solo demostraste que ninguno de nosotros te importaba, ¡que Fareya no te importaba!

Ymir: ¡Tú! ¡Maldito, cómo te atreves a mencionarla de esa manera!

La sangre de Ymir hierve tras escuchar dichas palabras, el sentimiento de que usaran a su antigua compañera como una excusa para un acto tan atroz le repugnaba. Ymir se levanta y corrió hacia Onishi. . .

Samba: ¡Ymir espera!

Bestla: ¡Vicealmirante Ymir deténgase!

Alarico: ¡Ymir!

Ymir se posiciona frente a Onishi con sus puños apuntando con la forma del rokuogan. Ambos entrelazaban miradas, ambos viéndose con una decepción mutua; aunque la mirada de Onishi hacia Ymir denotaba asco, desprecio e ira; la de Ymir mostraba enojo y tristeza.

Ymir: Rokuo. . .

Pero antes de poder siquiera realizar su ataque, la enorme mano del piratebuster la logra golpear y enviar bastante lejos de un solo golpe, chocando incluso con una montaña que solo se lograba visualizar al horizonte.

Samba: ¡YMIR!

Betsla: ¡Samba!

Samba no lo piensa dos veces antes de ir a correr hacia donde fue a dar Ymir, dejando al grupo de los neo –marine con dos miembros menos

Onishi: Vaya, es una lástima. Pero no nos podemos lamentar en estos momentos.

Alarico: Desgraciado, ¡nunca te cansas de. . .

Aunque Alarico haya intentado darle una embestida a Onishi, este ya se había subido a su enorme robot, incrustando la espada en un lugar al lado del asiento; dicha espada termina activando todos los mecanismos faltantes del piratebuster.

Onishi: Después de todo, solo nos quedan 1 hora y 55 minutos antes de que la Buster Call llegue.

Mientras en el frente sucedía el discurso de Onishi, Voorhes se encontraba justo frente a Teehees, bastante enojado y creciéndole unas ansias asesinas.

Voorhes: . . . No . . .

Seheroov: (¡¿Qué?!)

Teehees: ¡!

Voorhes, quien antes crecía de tamaño empezaba a disminuir su estatura considerablemente.

Voorhes: Podría matarte en este momento, eso se me haría extremadamente fácil con esa suave piel tuya. Pero en estos momentos requerimos de tu ayuda realmente, por favor Teehees, regresa con noso. . .

Teehees: ¡AAAAHHHHHHH! ¡YA BASTA COÑOOOOOOO!

Voorhes: ¡!

Voorhes retrocede un poco tras escuchar el estruendoso grito de aquel cerdo con muy poco pelo. Teehees, por su parte, se encontraba en un estado colerico “Teehes esto” ,”Teehees lo otro”, “Vmos Teehees”, “Sé bueno Teehees”, “No mates a nadie Teehees”, “Mata a este tipo Teehees” Todos esos pensamientos y recuerdos llegaban a él de una forma rápida y esporádica, causando el enojo del pochoko.

Teehees: ¡Lo único que quieren es que actué como su perrito faldero haciendo todo lo que ustedes me digan! ¿pero saben qué?

Teehees corre hacia Voorhes mientras ennegrece su garra para golpear el mercenario con ella y tumbarlo al piso.

Teehees: ¡YO CATASTOFRE TEEHEES NO OBEDEZO A NADIE!

Sehroov: ¡Tú maldito estúpido!

Teehees: ¿Ah?

Mientras Voorhes se encontraba en el suelo, este cambio lugares con Sehroov para que se enfrentara contra Teehees. El calamar alienígena se levanta con sus tentáculos, siendo que con uno de ellos logra tomar el cuerpo de Teehes.

Sehrrov: Vaya que eres estúpido.

Teehees: Maldito seas, suéltame.

Sehroov: ¿Soltar a un ser tan inferior y estúpido como tú? ¿En serio? El inútil y compasivo de Voorhes te dio una oportunidad y decides desaprovecharla por un capricho.

Teehees: ¿Y sabes? ¡No me arrepiento! ¡Mátame si quieres!

Sehroov: Tsk, realmente no vales la pena.

Sehroov zarandea el tentáculo que sujetaba a Teehees y lo suelta por el aire.

Sehroov: Realmente alguien como tú no merece ser asesinado por mi mano, tú sangre hasta ha de saber horrible.

Sehroov retrae sus tentáculos y cambia de puesto con Voorhes.

Sehroov: (A la próxima dame una mejor presa)

Voorhes: . . .

Voorhes se va corriendo del lugar sin nada más que hacer, dejando a sus anchas al cerdo sin mucho pelo. Teehees se levantaría de donde había caído, limpiándose el sucio del traje y quitándose la tierra de la cabeza.

Teehees: ¿No merezco ser asesinado por él? ¿Quién se cree ese maldito intento de comunista? ¡Yo me largo de aquí!

Pero cuando Teehees intenta dar un paso, el rayo laser que había sido lanzado por Onishi le llego a atinar en el estomago.

Teehees: Tsk.

Mientras tanto, los hermanos Vermilion seguían en su pelea para ver quién se consagraba como el ganador del encuentro.

Yaeger: ¿Enserio crees poder ganarme hermanito?

Zanxus: Que digas eso aún sabiendo la paliza que te di no sé que demuestra, si mucha confianza o una cabeza dura cual roca.

Yaeger se molesta ante la respuesta burlona de su hermano y abre un portal para golpearlo, a lo que Zanxus lo esquiva con cierta facilidad tras por fin adaptarse un poco a los poderes de su hermano.

Zanxus: Je, creo que ese truco no funcionara de la misma manera dos veces.

Yaeger: Eso lo veremos.

En cambio, Taisen se encontraba enfrentando a Palloncino quien usaba un enorme globo con forma de martillo y recubierto con haki.

Taisen: Woah.

El huracán rojo logra esquivar el ataque y contraataca con una llamarada hacia el payaso, quien se defiende al inflar rápidamente otro globo y recubrirlo con haki.

Taisen: Rayos, este tipo es bastante molesto.

Palloncino: Hazte un lado maldito Power Ranger, con quien tengo problemas no es contigo.

Palloncino ataca súbitamente a Taisen con el martillo, llevándolo varios metros lejos. Con el camino despejado, el payaso saca un pequeño cuchillo de su traje. Poco a poco, aquel payaso se acerca a Cartoon, quien desesperadamente cubre su rostro.

Palloncino: Di tus últimas palabras.

Cartoon: Yo. . . yo. . .

Pero antes de poder acuchillar a Cartoon, Pallocino recibe una patada en su abdomen por parte de Taisen, que lo hace botar un poco de sangre y lo manda a volar varios metros hacia atrás de donde se encontraban.

Taisen: No dirá sus últimas palabras, porque no morirá hoy. Además, ¡No soy un Power Ranger!