FANDOM


Línea 3: Línea 3:
 
|name = Supernova Strike
 
|name = Supernova Strike
 
|imagen = [[Archivo:Supernova Strike.png|250px]]
 
|imagen = [[Archivo:Supernova Strike.png|250px]]
|Capítulos = 36
+
|Capítulos = 39
 
}}'''One Piece Fanon Supernova Strike''' es un proyecto colaborativo realizado por la comunidad de [[One Piece Fanon]], el cual consiste en que 7 escritores se turnen para escribir un capítulo semanal cada uno, tomando como guía lo escrito anteriormente por los demás y dando lugar a una historia.
 
}}'''One Piece Fanon Supernova Strike''' es un proyecto colaborativo realizado por la comunidad de [[One Piece Fanon]], el cual consiste en que 7 escritores se turnen para escribir un capítulo semanal cada uno, tomando como guía lo escrito anteriormente por los demás y dando lugar a una historia.
   
Línea 3.680: Línea 3.680:
   
 
Khidorah: ¡¡...!!
 
Khidorah: ¡¡...!!
  +
  +
==Capítulo 39: Petrificación (jueves)==
  +
Khidorah: ¿grahrr? ¡grarghgrh!
  +
  +
Krep: ¡bien hecho, Fiore! ¡Conviértete en huevo duro, monstruo!
  +
  +
Bonta: ¡jefa, se está convirtiendo en piedra!
  +
  +
Matatabi: no... ¡en una gema!
  +
  +
Akayama: ¡eso, púdrete, maldito bicho!
  +
  +
La bestia del lago parecía confusa, algo extraño le estaba sucediendo. Pero no se iría sin llevarse con ella a todos los que pudiera.
  +
  +
Ammassalik: ¡cuidado, se acerca a nosotros!
  +
  +
Semersooq: ¡todos atrás!
  +
  +
Ging Khidorah, aun convirtiéndose en gema, se movía tan rápido como podía, intentando atacar a los que estuvieran cerca.
  +
  +
Fiore: sí, la petrificación es algo lenta, más con ese tamaño.
  +
  +
Chuckles: ¡Arqueros, seguid disparándole desde tan lejos como podáis!
  +
  +
Sanna: (Napaatsiaq, tu sacrificio no será en vano...) *a sus hombres* ¡lanzad vuestros arpones a los ojos que le queda!
  +
  +
Semersooq: ¡vosotros también!
  +
  +
Con un grito de valor, todos los pochokos y esquimales disponibles para atacar a distancia empezaron a hacerlo, debilitando cada vez más a la bestia. En un sitio apartado, Hulu estaba sentada asimilando que aún estaba viva, mirando a la cicatriz que se había formado. A su lado Midoritachi terminaba de preparar un ungüento para aplicárselo.
  +
  +
Blight: con esa herida estás más fea que antes, que ya es decir.
  +
  +
Hulu: huh, espérate que me levante y verás cómo hago yo más fea tu cara.
  +
  +
Blight: ¡¿qué has dicho?!
  +
  +
Midoritachi: has empezado tú, Blight... deberías ser más amable con los demás.
  +
  +
Blight: ¡¡!!
  +
  +
El pelirrojo, que horas antes le hubiese metido una paliza por reñirle con esas confianzas, solo apretó los dientes y giró la cabeza para que no le viesen, sorprendiendo a la wotan.
  +
  +
Blight: tsk...
  +
  +
Hulu, ¿oh? Ju, ¿me he perdido algo?
  +
  +
Blight se volvió a girar para contestarle enfadado y sonrojado, pero justo en ese momento se oyó un gran grito de la bestia, sobresaltando al ninja.
  +
  +
Khidorah: ¡GRAWROJARL!
  +
  +
Midoritachi: ¿hmm? Creo que ha dicho algo...
  +
  +
Blight: ¿entiendes hasta eso?
  +
  +
Midoritachi: yo tampoco me lo esperaba... voy a ver.
  +
  +
Poniéndose delante de la bestia pero alejado, se dispuso a intentar entender a Khidorah, que no le quedaba mucho tiempo para convertirse en gema del todo.
  +
  +
Khidorah: ¡RASGHRLJ! ¡KROARWTGRL!
  +
  +
Midoritachi: amo... S-Shrek?... fuerte...
  +
  +
Khidorah: ¡ZRESBSDA! ¡RRORGLRVT!
  +
  +
Midoritachi: matar... todos... fruta...
  +
  +
Khidorah: ¡PRRPAGSLT! ¡JRIARJSRT!
  +
  +
Midoritachi: venganza... tesoro... mundo...
  +
  +
Blight: ¡cuidado!
  +
  +
El monstruo, en su último ataque antes de quedar petrificado, había movido lo que le quedaba de lengua hacia su traductor para perforarle, aprovechando que estaba concentrado en traducirle. Cosa que hubiera conseguido si Blight no hubiese empujado a Midoritachi, cayendo los dos al suelo, el pirata encima del ninja.
  +
  +
Midoritachi: ¡¡!!
  +
  +
Blight: p-por lo de antes, te debía una.
  +
  +
Con la cara roja como su pelo, Blight se giró para levantarse, viendo como por fin la bestia del lago se había convertido en una gema gigante, su lengua incluida. Se pudo oír un gran suspiro de alivio de todos los presentes.
  +
  +
Ammassalik: *mirando a Blight y Midoritachi* (esos dos... ¿Por qué no se han besado?...)
 
[[Categoría:Supernova Strike]]
 
[[Categoría:Supernova Strike]]
 
[[Categoría:Historias]]
 
[[Categoría:Historias]]

Revisión de 13:25 24 ene 2020

Supernova Strike
Supernova Strike
Información
Número de capítulos 39
One Piece Fanon Supernova Strike es un proyecto colaborativo realizado por la comunidad de One Piece Fanon, el cual consiste en que 7 escritores se turnen para escribir un capítulo semanal cada uno, tomando como guía lo escrito anteriormente por los demás y dando lugar a una historia.

Escritores

Shen G. Alletero (lunes)

Darkarchangel (martes)

Lgarabato (miércoles)

Piece enrik (jueves)

Megatroy (viernes)

Kandawalker (sábado)

Vinsmoke D. Xini (domingo)

Ubicaciones actuales de todos los personajes y lugares clave

Mapa hanheikin

Pradera (zona verde)

-Nadie está aquí-

Selva (zona amarilla)

Ubicación de la cueva de los Kabutsumos

-Nadie está aquí-

Bosque boreal (zona naranja)

-Nadie está aquí-

Desierto (zona roja)

-Nadie está aquí-

Pantano (zona rosa)

Ubicación de la base de los enanos

-Nadie está aquí-

Montaña (zona púrpura)

Ubicación de la base de los pochokos

Oeste:

  • Chuckles, Rey Pochoko
  • Semersooq (jefe de la tribu de esquimales del sur)
  • Ammassalik (sub-jefe de la tribu de esquimales del sur)

Zona nevada (zona azul)

Ubicación de cuevas en las que habitan esquimales caníbales

Sur:

  • Paco (sub-sub-jefe de la tribu de esquimales del sur)

Lago (zona central)

  • Strike

Capítulo 1: En el borde de la aventura (lunes)

We Are! Español

Ha el One Piece! Todo lo tuvo el hombre que en su día se autoproclamó el Rey de los Piratas, Gold Roger, mas sus últimas palabras no fueron muy afortunadas.

Gold Roger: Mi tesoro lo dejé todo allí, buscadlo si queréis, ojalá se le atragante al testaferro que lo encuentre.

Y todos los lobos de los siete mares zarparon rumbo a la Gran Línea, y así comenzó la gran cartelera.

Sí, pero eso no nos importa ahora.

¿Cómo que no? es la búsqueda del One Piece, la serie se llama One Piece, ¿eres una pirata, no? Busca el jodido One Piece, pringada.

Ese es el punto, no soy una pirata, ni siquiera debería llamarme cazarrecompensas.

Entonces... ah, una marine, quieres proteger al mundo de aquellos que desatan el caos en él...

Cállate, todo lo que dices es b-u-l-l-s-h-i-t. Con todas estas huevadas del Rey de los Piratas la gente pierde de vista lo que importa, me refiero a conocer el mundo, a comprender sus orígenes y aprender algo nuevo cada día, a tener una aventura, y hace 4 años que la plebe está manchando la reputación general con esas huevadas, por eso me llamo una aventurera.

Eres aburrida, ¿no te interesa el oro?

Llegué hasta el nuevo mundo con mis capacidades de supervivencia, el dinero no fue una necesidad, puedo valerme con poco de este. Como sea, si sigues tratando de ser tan borde no significa que lo próximo que trate de devorarte vaya a cortarse por tu mera presencia, tú... ¿Cómo decías que te llamabas?

Yo soy flor carmesí, la oscuridad de mi pelo, la sombra de mi capucha, con mi penetrante mirada ardiente azoto un arcoiris de negro noche, negro sombra, negro crepúsculo, negro...

¿Tu mamá te llamó flor carmesí? Lo de ser Edgelord debe venir de familia.

Edgelord: Es el nombre que mi vida me dio, pues el vacío que corre por mi corazón es lo único que...

Se preguntarán como llegué a esta situación, discutiendo con una edgelord que casi se mata a si misma corriendo por el desierto ignorando la necesidad de hidratarse porque el agua es demasiado blanda para un corazón tan duro. Primero debería decirles mi nombre. Soy Krep, una aventurera del nuevo mundo, y recientemente han circulado rumores sobre una bestia resguardando un tesoro en la Isla Hanheikin. Naturalmente conseguí un Eternal Pose y vine de inmediato a ver ese monstruo. De entre todos los posibles lugares en esta isla, ese monstruo puede estar en cualquier lado...

Krep: (Hay 5 biomas en los que uno puede desembarcar en esta isla, por lo que veo estoy desembarcando en un desierto, no es lo más efectivo moverme por aquí, así que será mejor si me traslado a uno de los biomas que se encuentran adyacentes antes de avanzar, pero más importante aún, mi barco se hundió hace dos horas y he estado nadando hasta aquí, me vendría bien algo de reposo.)

Así es, mientras descansaba mi pequeño barco fue hundido por causas desconocidas. Pude tomar lo poco con lo que me suelo valer y nadar hasta aquí, pero debería conseguir nuevos recursos y construir un nuevo barco, no era la primera vez que debía hacerlo. Al menos eso planeaba hasta que una sombra en la distancia llamó mi atención.

Krep: Vale... está detrás de una roca, pero no se agacha para cubrirse en serio, solo está haciendo de cuenta que ese guijarro que le tapa las rodillas le cubre y... oh Dios está viniendo hacia mi.

La figura con capa corrió hacia mí, claramente en un estado acalorado, es una capa negra en un desierto y lo único que hace es calentar más rápido su cuerpo. Poco a poco se agotó, y cuando estaba a 18 metros de mi colapsó en el suelo, por lo que fui a ver como se encontraba.

Edgelord: No temas por mi joven doncella, pues mi alma ha muerto hace mucho, cuando la traición cubrió mi corazón y...

Krep: Huevona, deja de decir huevadas, te estás muriendo de calor y no porque yo sea jodidamente ardiente.

Aquí es donde comenzamos, luego de aguantar su bordismo por un rato me levanté y me aventure a lo que el sol me indicaba que era el oeste, donde podía ver una montaña en el horizonte para acercarse luego a la taiga que estaba más allá del río. Cada vez que me volteaba la edgelord estaba parada a una distancia de mí, observando de forma edgy.

Krep: No pinchinges questa huevona me sigue toda la aventura.

Y así fue por un tiempo, esa huevona siguiéndome por un rato, hasta que llegué hacia la montaña y la escalé. Claramente no podía seguirme así, no tengo idea de cómo llegó hasta el Nuevo Mundo, pero ya no llegaría a seguirme. Aún así mis problemas solo habían comenzado, adentrándome en esta en busca de recursos sentí una presencia acercándose. Para cuando quería notarlo, del cielo, de entre las nubes que veía en el horizonte al norte, un ave gigante que nunca había visto se aproximaba a mi para devorarme.

Krep: Alguien se aventuró en huevas ajenas, muy bien...

Ya mencioné que tomé lo poco con lo que me suelo valer, entre eso tenemos mi comida, el log y eternal pose, una botella de agua medio llena... y claro, mi arma. Bajé mis gafas a mis ojos, tomé mi pala de bronce flameado y con una respiración profunda me preparé para almorzar.

Krep: ¡Busoshoku!

Krep vs Ave

Capitulo 2: El resplandor en el cielo (martes)

Anochecer. Oh esa bella hora en la que el astro rey se va ocultando al fin después de horas de dar todo su fulgor al mundo. Con sus destellos anaranjados, el día se acerca a sus horas finales mientras la oscuridad se empieza a hacer presente y las estrellas se asoman esplendorosas en el cielo sin luna que cubre la pradera… o al menos esa sería la escena en un día corriente. Hoy, no obstante, la escena es otra.

¿??? :  Joder, otra vez. 

Un resplandor amarillo naranja ilumina el horizonte, eclipsando el brillo de las estrellas. ¿Acaso el sol tiene insomnio y salió a asomarse al mundo otra vez? Nah, para nada, aunque si es una bola de fuego lo que se ve. Un gran incendio se ha iniciado, y al no ser mas que pastizales en esa zona de la pradera, es difícil que el fuego no se propague. De no ser por el rio cercano, probablemente ya hubiera ardido todo. 

¿???: Je. Creo que se me fue la mano…. Meh. 

En la orilla del rio e iluminada por detrás por el fuego hay una silueta, y está pertenece a un hombre. Si alguien se acercara podría ver que no es mas que un muchacho, no muy alto, no muy fuerte, pero con cabello tan vivo como la flama de detrás, piercings a cagarse en la cara, y hablando de cara, ¡que cara! Parece que le han crujido hace no mucho, eso sin contar el tizne y las cenizas que le cubren. 

¿???: Joder, Blight, pero si quemaste la comida, que probablemente hubiera sabido de la mierda, pero aun así. 

El muchacho se queja consigo de si mismo. El nombre es Blight y parece que le hace honores, pues ya se causo una desgracia. Tratando de hacer una fogata para calentarse y cocinar una especie de… ¿rata? ¿Marsupial? lo que sea que hubiera cazado para cenar, esta se descontroló por el exceso de leña y alcohol que le echo y acabó quemando todo, salvándose el solo porque el Señor es grande y el agua estaba a un lado.

Blight: Suerte que deje el resto aquí, al menos. Bueno, cena de solo licor es buena cena. 

Junto al muchacho tiznado que se lava la cara, hay un pequeño bote que empieza a mover al tirar de una cuerda mientras el camina en la orilla. Va cargado al tope de botellas de Jerez, ron y vino. Si subiera, apenas y cabría . Toma una y se hecha su contenido a la boca, aunque no sin antes brindar al aire. 

Blight: Brindo por mi y por mi y por el tesoro. 

Así es, tesoro. Blight había llegado a esa isla olvidada del universo por rumores de un tesoro. Eso habían oído el y su tripulación… ex tripulación. Sus compañeros le habían tundido por haber causado que uno de sus camaradas fuera devorado un rey marino. ¡Fue un accidente!... Más o menos… ¿¡el que iba a saber que las sillas de ruedas no flotan!? 

Blight:  Papa, parapa parapa, parararara. 

Aunque a Blight no parece afligirle mucho. De todos modos no es la primera vez que lo rechazaban.  ¿Cuándo quiso entrar a la Marine para partir culos sin que lo molestaran? Rechazado por inestabilidad mental. ¿Cuándo se unió a aquel grupo de cazarrecompensas por la misma razón ? Intentaron matarlo cuando accidentalmente se consiguió una recompensa propia por brutalidad excesiva. Ahora los piratas tambien. 

Blight: Meh, su perdida, no mía. Algun día alguien igual de loco aparecerá, y nos divertiremos mucho.  

Después de unos golpes, logro escaparse, robarse el eternal pose y todo el licor de su vieja nave. De eso ya dos días. Si ellos ya no lo querían, entonces él les ganaría el tesoro. Ya se estaba saboreando toda esa riqueza, y las cosas en la que lo gastaría.

Blight: Oh, si, jejeje. Pizza y p*tas. 

Esas eran las dos cosas favoritas de Blight. Bueno, aparte del alcohol, el fuego, los explosiones, perforarse a si mismo, las peleas a puñetazo sucio, el propio dinero y la pintura en aerosol con brillitos. Justo ahora, disfruta del incendio que provoco mientras busca un lugar que no este quemándose para dormir.

Blight: Hmmph… ¿y si cruzo el rio?

No seria mala idea en realidad. El otro lado no se esta quemando, aunque se ve algo pantanoso. No puede ser tan malo. Debe de haber más comida que no sean esos animalejos rastreros. Mientras piensa en esto, es cuando lo ve, otra silueta “humana” moviéndose al otro lado del rio. 

Blight: Espera un segundo, ¿no esta isla está deshabitada? ¡Hey! ¡Oye, hey! ¡Tu, voltea! 

Pero la silueta ni le oye ni le ve agitando los brazos y dando saltitos. De todos modos, el rio es al menos de un centenar de metros de ancho. La silueta se adentra en la vegetación de la otra zona sin siquiera notar que Blight estaba ahí.

Blight: ¡Oye, espera!

El muchacho salta a su bote y coge el único remo en un intento de seguir a la misteriosa silueta. Decidido, cruzara hacia el pantano. Si hay gente, hay comida y un lugar para dormir. ¿Y tal vez información del tesoro?  

Blight: Meh, ya veré. Por ahora, navegaremos, navegaremos, en el mar, el mar el, mar…. El rio, jeje.  ¿Que hay que hacer?  Navegar, navegar.

Y así, el muchacho de la melena anaranjada se va adentrando en aquel pantano, completamente ignorante de la trampa mortal que es ese lugar… aunque es probable que fuera de todos modos aunque supiera, ¿Quién sabe?

Capítulo 3: El lingote de oro (miércoles)

Sale el sol y aún puede verse el incendio en la pradera desde la selva que hay al otro lado del río. Sin embargo, la enorme figura que se abre paso entre los árboles no ha prestado atención a eso, dedicándose en su lugar a mover un den den mushi durmiente con la mano en todas direcciones.

Hulu: Nada, sigue sin haber señal.

  • [La Niveladora Catherine Hulu. Capitana de los Piratas de Hulu. Recompensa: Berrysymbol237.000.000.]

Hulu es uno de los muchos piratas que junto a su tripulación llegaron al Nuevo Mundo en busca del One Piece. Desgraciadamente, su feroz clima hizo que cayera por la borda de su barco, separándose así de su tripulación y llegando a esta isla. Ahora su objetivo es encontrar un lugar con señal desde el que contactar con sus hombres, pero por el momento no ha habido suerte.

Hulu: Tantos árboles... ¡Interfieren con la cobertura!

Estresada, Hulu saca una motosierra y la sostiene con dos de sus ocho brazos mientras desenvaina sus dos sables con otros dos, comenzando a talar árboles como una posesa hasta formar un pequeño claro a su alrededor, con todos los troncos talados exactamente al mismo nivel de altura, honrando así el epíteto de la wotan.

Hulu: A ver ahora...

Pero el intento es en vano, pues sigue sin poder usar su den den mushi.

Hulu: Tal vez si encuentro algún punto elevado mejore mi suerte...

De repente, un zumbido alerta a la pirata. Procede de más adelante entre los árboles y podría ser peligroso, por lo que procede a guardar el den den mushi por el momento.

???: ¡Dosukoi!

Un ser similar a un escarabajo rinoceronte gigante sale volando de entre la vegetación y arremete contra Hulu, golpeándola en el vientre para mandarla al otro lado del claro, dejando caer tanto su motosierra como sus sables.

Hulu: ¡Agh! ¿Qué narices...?

El insectoide, a pesar de ser más pequeño que Hulu, tiene un tamaño mucho mayor al de un humano común, manteniéndose sobre dos patas dejando las otras cuatro a modo de brazos, pero lo que más le llama la atención es el mawashi propio de los luchadores de sumo que lleva en lo que sería su cintura. Viendo como el insectoide se pone en guardia golpeando el suelo con una pierna, Hulu tiene claro que quiere pelea.

Hulu: Muy bien, tú lo has querido.

La wotan se levanta y toma del suelo uno de los troncos que ha talado, usándolo a modo de garrote.

Hulu: ¡Alégrame el día!

Escarabajo: ¡¡Dosukoi!!

Hulu se dispone a golpear a su adversario con el tronco, pero éste resulta tener una coraza tan dura que el tronco se rompe en mil pedazos, lo que conlleva a otro golpe recibido por su parte.

Hulu: ¡Agh!

Pero al segundo intento, Hulu recubre el tronco con busoshoku haki, logrando golpear al escarabajo y mandándolo bien lejos como si de una pelota de béisbol se tratase.

Hulu: ¡¡Seh!!

Satisfecha con el uso de estos troncos a modo de garrotes, Hulu recoge todos los que puede del suelo y los mete en el cesto de su espalda, recupera su motosierra y sus espadas y sigue su camino por donde ha salido el escarabajo, llegando a una gran cueva.

Hulu: Wooooh...

Aunque al principio insegura sobre si entrar o no, un brillo dorado llama la atención de Hulu no demasiado adentro de la cueva. Cuando ve mejor lo que es, la Niveladora se queda helada.

No muy lejos de ella hay lo que parece ser una vieja máquina expendedora, de un tamaño más que adecuado para ella, con una sola chocolatina envuelta en papel dorado.

Hulu: ¡U-un "lingote de oro"! ¡Aawww, de pequeña me encantaban, creía que lo habían descatalogado hace años!

???: Zzzz...

Hulu: ¡...!

Hulu cierra la boca nada más oír varios ronquidos. El camino hacia la máquina está repleto de insectoides profundamente dormidos. Ante esta situación, la Niveladora podría irse tranquilamente sin hacer ruido para evitar problemas, pero las ansias de comer esa chocolatina pueden con ella, así que se acerca lentamente a la máquina, pasando por encima de los escarabajos sin pisar a ninguno, hasta llegar a ella y comprar el lingote de oro con la calderilla que le quedaba en el monedero. Tras recibirla, la wotan comprueba que nadie se dejase monedas de cambio en la máquina y se va tan sigilosamente como ha entrado.

Una hora más tarde...

Empiezan a haber los primeros movimientos entre la colonia de escarabajos, aunque el primero en levantarse tiene un aspecto muy distinto. Parece un humano, de tamaño muy similar al de los insectoides, con un abrigo blanco en mal estado. El individuo se acerca a la máquina expendedora tarareando lo que parece ser la canción del cumpleaños feliz.

...

???: ¡¡AAAAAAAAAAAH!!

Todos los escarabajos de la cueva se despiertan sobresaltados por los gritos del individuo, quien ha empezado a golpear a los que estaban más cerca de la máquina con un estandarte.

???: ¡LA ÚLTIMA! ¡LA HAN ROBADO! ¡¿HABÉIS SIDO VOSOTROS, CEREBROS DE MOSQUITO?!

Pero los escarabajos niegan rotundamente con la cabeza, asustados ante quien parece ser su amo.

???: ¡Esas chocolatinas son lo único que pude rescatar cuando el buque en el que estaba destinado naufraguó y he estado comiendo una cada año por mi cumpleaños para llevar cuentas de cuánto llevo aquí! ¡Quien sea que haya comido el último lingote de oro, HA DESTRUIDO MI CONTADOR!

Enfurecido, el líder de los insectoides sube por una escalerilla en el lateral de la máquina y la golpea con el estandarte que lleva en la mano.

???: ¡Esto significa guerra, si vosotros no habéis sido, las tribus vecinas son los culpables!

De repente, la máquina empieza a moverse mientras abre un ojo rojo. Varias patas arácnidas salen de debajo de la máquina hasta que ésta empieza a andar hacia el exterior de la cueva, dejando que la luz del sol ilumine el estandarte que lleva el líder: una vieja bandera de la Marine.

Marine: ¡Vamos, mis súbditos Kabutsumo! ¡¡Esta isla sentirá la ira del capitán Akayama!!

Akayama y su máquina expendedora movil

Y con su ejército de Kabutsumo tras él, Akayama comienza su persecución.

Capítulo 4: La vieja y el cuervo (jueves)

¿Circunstancias de la vida o un destino ya preparado? ¿Fuimos escogidos al azar o fue una decisión predeterminada?

???: hmm, de momento el Eternal Pose no me ha engañado...

Midoritachi, un chico joven de pelo naranja y vestido de verde con gorro de ese color, había llegado a la isla que señalaba la brújula, Hanheikin, y a su alrededor se veía algo parecido a un bosque boreal.

Midoritachi: ahora a saber dónde estará el tesoro...

Flashback de hace unos días...


Midoritachi se encontraba en un mercado de una isla bastante grande con varios pueblos. Caminando mientras iba observando las distintas paradas, una vieja con un cuervo a su lado le llamó la atención.

Vieja: pss, joven, ven aquí.

Midoritachi: eerr... ¿es a mí?

Vieja: a quien sino, acércate, tengo algo para ti...

Mirando de un lado a otro, por si alguien les estaba escuchando, sacó un objeto de dentro de un pequeño baúl.

Vieja: ten, te vendo esta Eternal Pose, te llevará hacia un tesoro.

Midoritachi: ¿un tesoro?

Vieja: se rumorea que hay uno en el centro de la isla. Seguro que te gustaría ser rico.

Midoritachi: un ninja no debe dejarse llevar por la avaricia, señora. Lo siento, no me interesa.

Vieja: ¡ññ! ¡Pero vivirías una gran aventura, y serías mundialmente conocido!

Midoritachi: ¿y cómo sé que no me estás engañando?

Vieja: ¿p-por qué debería hacerlo?

El ninja miró al cuervo fijamente, como si lo quisiera interrogar.

Midoritachi: ¿esa brújula es real? ¿Lleva realmente a esa isla?

Cuervo: ...

Vieja: hah, ¿te crees que te contestará? Iluso...

Cuervo: ... ¡kaaww!

Midoritachi: ¿así que es cierto?

Vieja: ¡pero como! ¿Puedes entender lo que dice? ¿Una fruta del diablo?

Midoritachi: tengo el poder de una fruta, pero no esa. Un buen ninja debe entender el corazón de los animales sin ayuda de frutas ni verduras.

Vieja: ... ¡como sea, te vendo la brújula por doscientos mil berries! Es una gran oferta, teniendo en cuenta que podrías llegar a ser millonario!

Midoritachi: ah, eso... en realidad no llevo dinero, lo siento.

El chico se dispuso a continuar su camino, desesperando a la vieja, que dio un golpe al suelo con el pie.

Vieja: ¡PUES TE LA LLEVAS GRATIS, NIÑO! ¡CÓGELA Y VETE A BUSCAR EL TESORO!

Cuervo: ¡KAAWW!

La mujer lanzó la Eternal Pose al joven, que la cogió sorprendido, maldiciéndola en un susurro. Cuando había desaparecido de su vista, suspiró aliviada.

Vieja: uff... al fin me deshice de ese maldito objeto... espero no volver a tener pesadillas sobre esta isla...


Midoritachi: no sé porque he acabado viniendo... pero en fin, vamos a explorar la maldita isla...

Y con los dos cuchillos negros que llevaba como armas guardados en la cintura, se adentró en el bosque.

Capítulo 5: El pequeño ladrón (viernes)

El cielo está teñido de un lúgubre color negro, los truenos resuenan mientras las gotas de lluvia caen sobre la cubierta del barco y se fusionan con la roja sangre de los piratas caídos asesinados en el suelo.

Pirata: ¡¡¡RÁPIDO, ACABAD CON ELL...!!!

El intento de aviso a sus compañeros acaba con la trágica muerte del pirata, cayendo en el suelo con un agujero en el pecho mientras tras él se alza una figura femenina armada con dos katanas que no dejaban de gotear, un fugaz rayo dejó ver la identidad de la asesina, una mujer de estatura alta con peinado rosado y vestido tradicional japonés, los bucaneros estaban atónitos y aterrorizados, blandiendo sus sables y pistolas mientras no dejaban de temblar del pánico, tras lanzarse contra su enemiga sin pensárselo dos veces, todo se acabó convirtiendo en una matanza sin tregua.

Más tarde, la mujer volvió a su navío con varios sombreros piratas, capas y demás a modo de trofeo, tras dejarlos en la cubierta, abrió la puerta de una caseta que se alzaba sobre esta, el panorama era difícil de olvidar, todo decorado de forma muy lujosa, lámparas de oro a los lados, larga alfombra de seda roja y varios hombres musculosos a los lados, quienes estaban maravillados ante la visión de la que parecía ser su líder, Amai Hana.

Hombre: ¡Señora!

Hombre 2: ¡Por fin ha llegado!

Amai: Buen trabajo localizando ese barco, chicos.

Todos: ¡Sí, señora!

Hombre: Señora... ¿cree usted que... alguna vez...?

Amai:  ¿Sí?

Hombre: ¡¿Cree que alguna vez podré acompañarla en una de sus aventuras?!

Amai: Oh, cielo...

La mujer se acercó a su subordinado mientras le trataba de agachar con uno de sus brazos mientras con el otro le alzaba la barbilla.

Amai: Si te llevo conmigo... ¿te ves capaz de seguirme el ritmo sin ser un estorbo?

Hombre: P... puede que con el tiempo...

Amai: Eres un buen chico, sigue entrenando duro y algún día llegarás a serme útil.

Hombre: ¡S... sí señora!

Tras este intercambio de palabras, Amai continuó andando sobre la alfombra para acabar recostándose sobre un montón de cojines violetas con bordes dorados, poco a poco, la samurai comenzó a cerrar los ojos mientras sonreía y caía dormida.

Amai: La vida es... maravillosa.


Sí... la verdad es que tener a una protagonista así sería la hostia, y sin embargo, ahí está, tumbada bajo un árbol mientras ronca y sonríe como una imbécil mientras se le cae la baba y sueña con gilipolleces.

Amai: Je...

Ya... por si no lo habéis pillado, lo de antes era un sueño, sí, el presupuesto tampoco daba para demasiado más, así que os vais a tener que aguantar, por mí parte, voy a esforzarme por narrar esto de la forma más objetiva posible, pero si alguna vez se me escapa algún insulto, tampoco me lo tengáis demasiado en cuenta, ¿vale?, vale, continuamos con... ella.

Amai: *Desperezándose* Aaaaaaaaaaaaaaaaagh, sí... bueno, habrá que buscar el tesoro ese...

Amai se encontraba bajo la sombra de un árbol en una amplia pradera, la mujer se disponía para reemprender su marcha hacia el tesoro que dicen descansa en esta isla, se dispuso a agarrar sus dos katana cuando...

Amai: Bueno... vamos vosotras dos que ya se ha hecho tard... ¿eh?

... se dio cuenta de que habían sido robadas.

Amai: ¡Mierda, mierda, mierda, ¿cómo ha podido pasar esto?!

Pues porque te has dormido, hija de mi vida, bueno, la samurai comenzó a correr el lugar en busca de alguna pista, cuando unas pequeñas marcas en el suelo llamaron su atención, al no disponer de ninguna información extra, comenzó a seguirlas, mientras continuaba su recorrido, la samurai reflexionaba en voz alta.

Amai: A ver... es muy pequeño como para que sean huellas, a no ser que sean de un escorpión... escarabajo... o un...

Al levantar la vista, pudo observar a una muy pequeña persona con larga barba blanca, nariz picuda y una cola esponjosa y grande, quien, efectivamente, estaba cargando con sus dos katanas.

Amai: ¡ENANO!

Enano: ¡AAAAAAGH!

Amai: ¡Eh, tú, quieto!

El hombrecillo, efectivamente, comenzó a correr mientras no dejaba de cargar con las dos espadas, por su parte, la samurai no solo comenzó a correr para terminar lanzándose contra el ladrón llegando a agarrarse de las espadas, pero el enano no solo no se dio cuenta, sino que continuó corriendo mientras Amai colgaba arrastrándose por el suelo agarrada a sus katanas.

Capítulo 6: El náufrago (sábado)

Una delicada joven de cabello morado se encuentra en una pradera aparentemente de lo más normal del mundo, caminando cerca de la orilla del mar donde dejó amarrado su pequeño navío al llegar a la isla donde se encuentra. Sus detallados ropajes y accesorios desencajan totalmente con la simpleza del entorno a su alrededor, y su cara de decepción parece denotar que la joven esperaba mucho más de aquel lugar.

Joven: ¿Me habré equivocado al seguir el eternal pose? La verdad no estoy muy acostumbrada a usarlos o a navegar sola. Pero es que esta es mi historia, la historia que me convertirá en una periodista de éxito que le cuente a todo el mundo sobre las maravillas del amplio mar, incluso podría lograr escribir para el Diario de Economía Mundial si saco un buen artículo sobre esta isla. Uff, ¡Definitivamente voy a lograr eso, como que me llamo Fanny!

Fanny hablaba para sí misma, lo cual solía hacer con frecuencia, resultando ser algo raro para los demás a su alrededor. Pero esta vez no había nadie a su alrededor, y aunque ella misma lo había decidido así para quedarse la historia sobre la isla para ella sola, internamente le molestaba no encontrar a nadie o nada allí. Ni siquiera se oían demasiados ruidos de animales y el terreno era llano con algunos árboles alrededor, definitivamente no era lo que ella buscaba encontrar allí.

Fanny: ¿Quizás me dejé guiar por información falsa, fake news? Como sea eso, me voy a cabrear mucho. Pero no... Ese hombre desgarbado en un callejón parecía de confianza, una fuente confiable, y lo que dijo sobre esta isla era más que jugoso, monstruos por todos lados, tribus, peligros, un tesoro... Algo así no puede ser falso, tiene que ser otra cosa.

Pero mientras Fanny más caminaba por la zona, más se daba cuenta de que ese sitio era una isla como cualquier otra.

Fanny: Estoy empezando a perder la esperanza, en este lugar no hay más que cosas normales, árboles, pasto, un poco de tierra, insectos, una roca verde gigante en la costa... Oh, una roca verde gigante en la costa, eso es algo raro, ¿no?... Espera, ¡¿qué?!

Los ojos de Fanny cambian de forma extraña, una cruz aparece en su iris y de repente es capaz de ver con una claridad tremenda algo que se encontraba a al menos 100 metros de ella en la costa. Poco a poco se da cuenta de que la gran roca verde es en realidad una persona de gran tamaño.

Fanny ¡¿Qué?! ¿Un náufrago? Oh no, ¡Tengo que salvarlo cuanto antes!

Fanny corre hacia el náufrago con la dificultad que le proveen sus coquetas botas y cuando llega al lugar prácticamente está muerta del cansancio y el estrés.

Fanny: Uff... Uff.. UFF.. Oye, ¿Estás bien? ¿Puedes respirar? ¿Necesitas algo? ¿¿Tragaste agua?? ¡Responde! Responde, por favor... Por favor... Por favor...

Fanny está a punto de llorar mientras zamarrea al gran y ancho náufrago vestido de verde buscando que de alguna señal de vida, cuando de repente se da cuenta de que...

Gurdy Clayston theme

Náufrago: zzzZZZZZZZzzzZZZZ *ronquido*

Fanny: ... ¿¿¡¡¡ESTÁS DORMIDO!!!??

Fanny golpea al náufrago en la cabeza por la ira de haberle hecho preocupar tanto sin motivo, lo cual despierta a su víctima con un chichón en la cabeza.

Náufrago: Wo... ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué?...

Fanny: Así que despertaste.

Náufrago: Bueno, oh...

El náufrago procede a sacar de su interior casi un litro de agua de mar que había tragado.

Fanny: ¿¡¡QUÉ!!? ¡Así que sí habías tragado agua!, y toda esa... ¡¿Cómo es que estás vivo?!

Náufrago: Gurdy no lo sabe, lo último que Gurdy recuerda que estaba en su barco con sus colegas, que un amigo se estaba ahogando en el mar y que Gurdy se tiró para salvarlo...

Fanny: Gurdy... ¿Ese es tu nombre?, ¿Te tiraste al mar para salvar a un amigo... Y no sabes nadar?

Gurdy: Gurdy hace tiempo es un martillo dentro del agua, sólo que Gurdy lo olvidó por completo esta vez kahahaha.

Fanny se lleva la mano a la cara ante la tontería que Gurdy acaba de decir, pero sin embargo, hay algo en la pureza absoluta que transmiten las palabras del chico que le hacen creer que puede llegar a ser alguien único.

Fanny: Así supongo que consumiste una fruta del diablo, y estabas en un barco... Espera, acaso tú, tu eres... ¡¿Un pirata famoso?!

Mientras a Fanny le brillan intensamente los ojos de la emoción, Gurdy se levanta del suelo poco a poco y se recompone mientras sacude su ropa algo polvorosa por estar tirado en el suelo.

Gurdy: Gurdy es un pirata, pero Gurdy no sabe si es famoso o no, él sólo se divierte con sus amigos y ya. ¿Tú me salvaste, no? Entonces ahora tú también eres amiga de Gurdy.

Fanny: Uhm... Bueno, no sé si "salvar" sea la palabra... Pero creo que me agradas, así que... Por qué no.

Gurdy: Genial, ¡Gurdy tiene una nueva amiga!... Y, ¿dónde estamos, por cierto?

Fanny: Bueno, se supone que estamos en la isla Hanheikin, pero resulta que no es nada parecida a cómo me la describieron. En teoría aquí tenían que haber muchos monstruos y... (Fanny se debate internamente si debería revelar o no esta información, pero finalmente concluye en que Gurdy parece confiable) Un tesoro.

Gurdy: Un... ¿TESORO? (Los ojos de Gurdy se vuelven grandes como platos y comienzan a brillar de la emoción) a Gurdy le gustan los tesoros.

Fanny: Sí, pero la verdad no he encontrado nada raro en esta isla aparte de a ti, y como verás de sólo de correr hasta aquí ya me he cansado, creo que explorar esta isla va a ser muy difícil.

Gurdy: Kahaha, Gurdy no opina lo mismo.

De repente, para asombro absoluto de Fanny el cuerpo de Gurdy comienza a cambiar y transformarse, poco a poco.

Fanny: Pero... ¡¿Qué pasa?!

Gurdy: Gurdy comió la fruta Kata Kata, que le permite moldear su cuerpo como Gurdy quiera, kahaha.

Gurdy completa su transformación, siendo su cuerpo ahora algo similar a una gran apisonadora.

Fanny: (...Este chico me está sacando demasiadas emociones fuertes en un solo día, yo no sé cuánto más pueda aguantar pero... ¡Me gusta cómo piensa!...)

Gurdy abre la "puerta" de la apisonadora.

Gurdy: Sube Fanny, ¡Vamos a buscar ese tesoro en esta isla a la velocidad del rayo!

Fanny: Mmmh... (Algo le decía a Fanny que definitivamente tenía que confiar en aquel chico completamente desconocido) ¡Vale!

Fanny sube dentro de la apisonadora, cierra la "puerta" y Gurdy acelera, dejando atrás la orilla del mar a toda velocidad con el viento en la cara mientras se carga todos los árboles que cruza en su camino.

Gurdy: ¡¡APISONADORA GURDY AL ATAQUEEEE!!

Apisonadora Gurdy


Sin embargo, algo increíble se podía ver muy en la distancia, algo que sólo Fanny desde el interior de la apisonadora podía observar con su habilidad de fruta del diablo. En la lejanía el bioma cambiaba totalmente y dejaba de ser una pradera, y cerca del límite entre los biomas... ¡¿¿Una mujer pelirrosa está persiguiendo a un enano con katanas??!

Capítulo 7: El humano que odiaba a la humanidad (domingo)

Estaba anocheciendo, mis compañeros y yo entramos al Nuevo Mundo hace unos pocos días tras haberla pasado fenomenal en la Isla Gyojin..Oooh, la Isla Gyojin, ojalá poder volver allí, todo era tan bello, y los ciudadanos eran tan buena gente a pesar de estar hablando con un humano como yo..En fin, me separé de mi tripulación por culpa de una fuerte tormenta, la cual-

-???: Oye, sin irte de las ramas. No te preguntamos cómo llegaste, si no a qué has venido.

El narrador, quien resultó ser un joven hombre con el cabello negro teñido de azul en las puntas, se encontraba con su pie atado a una soga, colgando boca abajo, mientras unos pequeños seres le apuntaban con puntiagudas armas.

..Estaba por llegar a eso, pulga. Como decía, la tormenta provocó que me cayese del barco, y las fuertes olas solo me alejaron aún más de mis compañeros, pero como tengo algo de experiencia en nado y buceo, logré llegar a esta isla varias horas después. Resumiendo, ¡ni siquiera quería venir a esta isla!

-Enano: Hmmm....¿Y quién eres?

..Mi nombre es Sameyoi, también conocido como "Serpiente Marina", tengo 27 años, y soy el capitán de los Piratas del Golpe Submarino. Mido 3,29 centímetros, y soy originario del West Blue, un lejano mar, lo sé. Jamás he fumado, pero soy de beber bastante, y mi tipo de sangre es-

-Enano: ¡AGH, PARA! ¡No te pedí que me cuentes tu vida!

-Sameyoi: ..Como sea, ahora que he probado mi inocencia, ¿pueden bajarme?

-Enano 2: ¡Ni hablar! ¡Esta es nuestra isla, nosotros llegamos primero!

-Enano: Ya te hemos revisado, y no llevas armas..¡Ahora quítenle la ropa, muchachos!

-Sameyoi: Eh, lo siento pero no. ¿Porqué están tan empeñados en proteger esta isla?

-Enano: ¡Pues por el tesoro, obviamen-!

Pero uno de los enanos golpea a su compañero, quien reveló accidentalmente un valioso dato.

-Enano 2: ¡Calla tonto!

-Sameyoi: ¿Ho, un tesoro...? Vale, nuevo plan: buscar ese tesoro.

Y al oír esto, los enanos se enfadan y acercan sus puntiagudas armas hacia Sameyoi.

-Enano: ¡Pues no! ¡Te quitaremos los ojos, y así no podrás encontrar el tesoro aunque lo tengas delante!

-Sameyoi: Hala, que agresivos..Bueno, si no me ayudan a bajar, lo hago yo mismo.

Sameyoi acerca la pierna que se encuentra atada a un árbol. Al ver esto, los enanos se colocan debajo suya para así clavarle sus armas al intruso ni bien corte la soga.

-Sameyoi: Pero una cosa..que conste que intenté ser bueno. Ahora se van a cagar, pulgas humanoides.

Y mientras adopta una diabólica sonrisa, Sameyoi lanza un golpe debajo suya, intrigando a los enanos.

-Enano: ¿Huh? ¿De verdad creíste que llegarías a golpearnos? Además, lo único que habrías logrado es herirte tu mano..

-Sameyoi: Umihebi Ken:...

Unos pocos segundos después, los enanos son golpeados por una fuerza desconocida, haciendo que la onda de choque los disperse.

-Sameyoi: ¡..Serpenteo Invisible!

Aprovechando que los enanos fueron empujados por su ataque, Sameyoi corta la soga que se encontraba atada a su pie con su mano desnuda.

-Sameyoi: *aterriza y suspira* Que bien se siente ver al suelo donde debería estar...en el suelo.

-Enano: ¡¿Qu-qué acaba de hacer?!

-Enano 2: ¡No sabemos! ¡Es como si su golpe hubiese viajado por el aire! ¡PARECE UN GYOJIN!

-Sameyoi: ..Exacto, "parezco" un gyojin. No importa cuánto me esfuerce, no importa cuan buen nadador sea, y no importa cuánto entrene mi Karate Gyojin, seguiré siendo un desagradable humano.

-Enano: (¿Este tipo sabe Karate Gyojin..? Eso explica muchas cosas).

-Sameyoi: ¡Lo he intentado todo! ¡Hasta intenté adquirir características de gyojin comiéndome el brazo de uno de ellos!

-Enano: ¡Qu-que desagradable! ¡¿Estás loco o algo así?!

-Sameyoi: Descuida, ese gyojin era considerado escoria incluso dentro de los de su raza. En fin, a lo mejor con el tesoro de esta isla pueda contratar científicos..¡Y tal vez, solo tal vez, pueda volverme un gyojin con algún experimento raro!

-Enano: Estás bastante loco..¡Pero no tocarás el tesoro de la isla!

-Sameyoi: Si no funciona, siempre puedo aparearme con una mujer gyojin y así dar luz a un híbrido, que se acerca a un gyojin..Pero bueno, primero intentaré lo de contratar científicos, así que..

Y tras volver a adoptar su sonrisa, Sameyoi separa sus piernas y adopta una postura de combate en la cual sus brazos y manos emulan a una serpiente.

-Sameyoi: ..cualquiera que se interponga en mi deseo por dejar de ser un sucio humano será mordido por mis colmillos.

-Enano 2: ¿Colmillos..?

-Sameyoi: ¡Umihebi Ken!

Y así, el pirata salta hacia sus pequeños adversarios con su diabólica sonrisa y abriendo sus manos, recordando a las bocas de dos serpientes.

Capítulo 8: La huevada de piedra, el petrificado por huevadas (lunes)

Un ave quería devorarme, como ya dije, y yo iba a almorzar, ya saben estas huevadas. Tomé mi pala y recubriendo está en armamento le di un golpe de lleno a esa cosa, la cual para mi desagrado estaba cargando a la Edgelord.

Edgelord: Oh, dama cruel y justa, la deuda que mi alma atesora en el fondo de su oscuridad no puede ser pagada de ninguna manera, viviré en la sombra de ti y pagaré por tus...

También le di con la pala a esa tarada, me tenía de los nervios.

Krep: Voy a almorzar esta ave, esta ave que te iba a almorzar, así que aparta.

Edgelord: No será necesario, el filo que corre por mi sangre es suficiente para ayudarte a desplumar este ser para tu deleite, déjame que...

La burra tocó mi almuerzo y lo petrificó. Mi almuerzo era UNA JODIDA PIEDRA.

Edgelord: Lo siento muchísimo, esta es mi habilidad, una bendición, una maldición, es el motivo de la soledad que yace en...

Krep: ¿Si te noqueo volverá a ser normal? (._.)

Edgelord: Ellos no pueden volver, debe ser mi voluntad que ocurra, pero un pecado como este no es perdonable, es por ello que no los regresó a la normalidad.

Krep: Lo dices como si petrificaras a toda tu familia.

Edgelord: ...

Krep: NO...

Su historia fue algo así:

Prima de la Edgelord: ¡Florencia devolvelos a la normalidad boluda, no se van a molestar! Fuuuuuxd.PNG

Edgelord: No, nadie perdonaría tal maldad, negarles su vida en forma de estatua, sus expresiones congeladas por la eternidad en...

Prima de la Edgelord: Otaku emo culia' solo volvelos a la normalidad la jefa tiene que pagarle al sodero y esta dura. 26px-YUNO.gif

La huevona huyó de su casa sin pagarle al sodero, lo cual lo volvió una criminal buscada, pues nadie jode con el sodero del nuevo mundo, el sodero te joderá a ti y a tu jefa.

Krep: Tuve suficiente de tus huevadas, quédate aquí y buscate un psicologo o yo que se.

Me alejé de las huevas que esta niña sacaba cada segundo, si quería llegar a tener una aventura debía alejarla de mi. Eventualmente encontré el nido de esa ave y sus huevos sufrieron un destino fatal, a manos de una herramienta muy útil que encontré mientras me encontraba en el paraíso, unas semillas que crecen rápidamente. Tengo entendido que hay muchas clases de estas, pero lo único que tenía era estas, al hacerlas crecer se volvían una vaina de frutos que arden, y naturalmente herví esos huevos hasta que estuviesen mas ardientes que yo. Desafortunadamente mi almuerzo terminó cuando noté a la edgelord mirándome a la distancia.

Krep: JODIDO SEA DIOS Y EL UPPER YARD.

Me fuí rápidamente de esa montaña. Tuvo suerte para subir, pero no podría bajar tan fácilmente. Poco a poco podía ver el río más cerca mio y me preparé para nadar a la otra orilla.

Krep: Oh sí jodida sea la aridez el agua es vida #HydroHomies4Life, bañame, bello río.

Y una vez en la otra orilla todo pintaba bien, un bosque perfectamente talable del que hacer un barco, o al menos ese era el plan, pero en la distancia estaba siendo observada... No solo por esa edgelord que seguramente llegaría milagrosamente hacia donde yo estuviese, pero dentro de este bosque había alguien mas, alguien que se ocultaba de mi, no porque quisiera atacarme, porque es tímido e incomprendido y necesita amor y ternura.

Midoritachi: Demonios, tengo competencia.

Capitulo 9: Destino desconocido (martes)

*Groaaaaaaaaarrrr*

En los adentros de la zona pantanosa, se oye constantemente un gruñido y mas tarde, un rugido. Tan potente que haría estremecer hasta al guerrero más encallecido. ¿Qué clase de criatura temible hace tal ruido! La respuesta es Blight, o mas bien, el estomago de Blight.

*Groaaaaaaaaarrrr*

Blight: Ughhhhh… 

El muchacho ha pasado la noche mal acomodado en su bote, cuidando de no romper sus valiosas botellas. No logró seguir a la silueta anoche, y tampoco pudo encontrar nada de comer… o al menos nada de comer que no se viera como mierda… u oliera a mierda… o supiera a mierda.

Blight: Mi cabeza…

Es el tercer día que Blight vive solo de alcohol, y justo ahora está en un punto entre ebrio y crudo. Si no fuera por el hambre, no se levantaría, pero tiene que. 

Blight:  ¡Maldita sea…!... No, no te agüites, Blight. Piensa en la recompensa… piensa en la pizza y las putas… uff sobre todo la pizza… ¡quiero una pizza justo ahora! ¡Vamos por una pizza! 

Con este imposible en mente, Blight se lava la cara con agua del pantano, bebe algo de esta para calmar su quemante sed (aunque el agua tambien sabe a mierda), toma la cuerda de su bote y sigue avanzando, en esas tierras que ya sea por buena o mala suerte, estan tan anegadas que el agua le llega a la cintura y puede seguir llevando su bote. Muy rápido ha recuperado el buen animo, aunque sus problemas no han hecho más que comenzar. 

Blight: Al camino voy, hmph hmph hmph hmph hmph. ¡Canta conmigo! 

El joven extiende un micrófono invisible a un sapo que ve por ahí, el cual sale brincando sin dilación. Blight continua avanzando por un raro, más, pero entonces, se oye algo extraño.

(Bzzzzzzzzzzzzzzzz… )

Blight: ¿Qué rayos…? 

Es un sonido estruendoso y extraño. ¿Qué rayos es ese sonido? ¿Qué rayos lo hace? 

Blight: Hmph… ¿eres tú, estomago?

Estomago de Blight: *Groaaaaaaaaarrrr*

Su estomago se lo niega con ese gruñido, es otra cosa. Y suena mas fuerte cada vez. Sea lo que sea se esta acercando y rápido.

Blight: ¡Espera! ¡Ya se que es ese sonido! ¡Eso es…!

BZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ

Justo en ese momento, unas cinco o seis criaturas pasan volando a toda velocidad. Tan grandes y tan cerca que Blight se hace al suelo por el sonido y aire que generan. Le hacen doler los oídos. 

Blight: ¡Agh! ¡Zumbido! ¡Zumbido!

Aunque pronto, el sonido se detiene, muy para su alivio. Las criaturas han aterrizado a cosa de diez metros de él y al fin puede echarles el ojo. Son…

Blight: ¿Escarabajos gigantes? ¿Y por qué traen tanga?

Aunque no es una tanga lo que traen esos artrópodos que son más grandes que él. Sino mas bien, un mawashi. Estos, poniéndose de pie como humanos, hablan algo en su idioma. Algo, que Blight obviamente no puede entender.

Blight: ¿Eh?

Traduciendo, lo que dicen iría por las líneas de “ No hay nada en este lado de la isla” y “El Maestro Akayama se va a molestar mucho”. Intrigado pero fascinado, sin darse cuenta, Blight empieza a imitar sus zumbidos, como si quisiera comunicarse con ellos. Sabe que no lo logrará, pero lo sigue haciendo por las risas. 

Blight: Bzzz bzz bzzz bz bzzzzzzzz. Jajajajaja.

Pero es por esto, que los escarabajos al fin notan su presencia y miran hacia él directamente. Blight se da cuenta de que estos parecen especialmente cabreados y zumban algo de forma furiosa, especialmente el que parece dirigir el grupo. 

Kabutsumo: (¡¿Qué dijiste sobre mi madre!?)

Blight: ¿Eh?

Kabutsumo: ¡¡Dosukoi!! 

El escarabajo gigante carga hacia él a toda velocidad. El pelifuego apenas y puede arrojarse al piso lejos del camino, salvándose apenas.

Blight: ¡Oye! 

Pero tras el jefe vienen los otros. Ni de chiste podría detener a todos. Así que se pone de pie de nuevo y alza ambos brazos con una sonrisa maliciosa en la cara.

Blight: Quieren pelear, ¿eh? ¡Bien! ¡Hace días que no saco algo de humo!

Con solo sus brazos, detiene al primero que trata de impactarlo en seco. El kabutsumo ni siquiera logra moverlo para atrás, para sorpresa suya de sus compañeros. Es solo entonces que se dan cuenta de que el muchacho esta recubierto de esa sustancia negra brillante del haki de armadura.

Blight: ¡Overkill Overthrow!

Con gran fuerza, Blight toma al escarabajo por el cuerno, lo alza sobre si mismo y de un giro lo lanza sobre otro, derribando a ambos.

Blight: ¡Jaja! ¡Punto doble!

Los otros insectos están furiosos por lo hecho a sus  camaradas y van sobre de él, pero Blight toma un par de las botellas que ya llevaba en su persona y con celeridad arma cocteles molotov con pedazos de su camisa.

Blight: ¡Bright Light of the Night!

Dos de los escarabajos tienen que arrojarse al lodo y girar para evitar ser consumidos por las llamas.

Blight: jajajajaja. ¡Que divertido! ¿¡Quien sigue!?

Solo queda un escarabajo, pero este no está frente a él. Ha encontrado su bote de botellas, cosa que de inmediato enerva a Blight.

Blight: ¡Oye no! ¡Deja eso! ¡Son mi… as! 

Pero de repente se detiene en seco, y se oye un sonido seco también. El escarabajo que había golpeado primero se ha levantado ya y le ha golpeado con su cuerno justo en la nuca, dejándolo efectivamente noqueado.

Kabutsumo jefe: Bzzzzzzz.

Luego hace señales a sus compañeros y se llevan tanto al muchacho como a su bite de botellas volando hacia el horizonte. ¿Destino? Desconocido. 

Capítulo 10: Por sacar algo de este naufragio (miércoles)

Cuando una se habitúa a los movimientos del enemigo éste acaba siendo fácil. Hulu sigue avanzando por la selva dejando un rastro de Kabutsumo noqueados tras ella, preocupada porque no ha hecho más que encontrar selva, selva y más selva, estando todavía lejos de cualquier punto despejado desde el que llamar a su barco.

Hulu: Qué mal...

De repente, un puñado de diminutas criaturas salen de entre unos arbustos y pasan corriendo por debajo de la wotan, sin siquiera prestarle atención.

Enano: ¡Retirada, retirada!

Enano 2: ¡Ese hombre está majara!

Hulu: ¿?

La Niveladora observa a los enanos silenciosamente, viendo como salen del arbusto para ocultarse en otro, dejándola algo confundida por la situación.

Hulu: ¿Qué es eso?

En efecto, Catherine Hulu no había visto nunca antes un enano, pero la criatura que viene detrás sí que es una a la que está acostumbrada a ver.

Sameyoi: ¡¿A que ahora ya no sois tan valientes, poulgas?! ¡¡A la que os encuentre os voy a meter esos punzones vuestros por el culo!!

Viendo a ese individuo, Hulu siente un rayo de esperanza. Si es un nativo de la isla, puede que sepa algún lugar desde donde pueda hacer una llamada.

Hulu: ¡Un nativo! ¡Disculpe, buen hombre!

Sameyoi: ¡QUÉ! ¡¡...!!

Cuando Serpiente Marina ve a Hulu sus ojos se iluminan, ese tamaño desproporcionado, esa piel rosada y esa cantidad de brazos de más ¿es esa enorme criatura un gyojin? Para averiguarlo, Sameyoi decide atenderla.

Unos minutos después...

Hulu y Sameyoi se han sentado encima de un tronco y cada uno está comiendo un poco de fruta mientras conversan.

Hulu: Así que eres otro náufrago como yo... Qué mal. Bueno, yo no soy una gyojin, soy una wotan. Padre gyojin, madre giganta.

Sameyoi: ¿Un híbrido? ¡Ahora lo entiendo, los rasgos de un gyojin se han unido al tamaño y la fuerza de los gigantes!

Hulu: Sep, y oye, aunque no seas un nativo ¿has pasado por alguna zona extensa de la isla donde no haya árboles?

Sameyoi: No, de momento he visto todo selva, aunque tengo pensado adentrarme más en la isla, a ver si encuentro un tesss...

Casi se le escapa, si Sameyoi ve algo claro en el aspecto de Hulu aparte de sus lazos con los gyojin, es el jolly roger de su camisa, lo que la convierte en una pirata igual que él, pero de otra tripulación. Mejor que no sepa lo del tesoro.

Hulu: ¿?

Sameyoi: ...ssstigo. Necesito encontrar un testigo de mi naufragio que pueda ayudarme a volver con mi grupo.

Hulu: Oh. Bueno, podemos ir juntos si quieres, hay unos escarabajos muy pesados por esta zona y creo que si colaboramos podremos avanzar más sin que nos molesten hasta salir de la selva.

Sameyoi: ¡Buena idea! ¡Soy Sameyoi!

Hulu: ¡Catherine Hulu!

Sameyoi extiende su mano para estrechar dos dedos de Hulu.

Y así...

Los dos viajeros no tienen demasiados problemas para llegar al otro lado de la isla, encontrándose con un amplio río.

Sameyoi: Este debe ser la madre de todos los ríos. ¿Puedes cruzarlo?

Hulu: Su corriente es bastante bestia, pero no debería ser un problema. ¿Y tú?

Sameyoi: No por mis propios medios, tendría que tener una balsa o algo.

Hulu: Tranqui, yo te lanzo al otro lado y hala.

Sameyoi: ¿Eh?

Hulu agarra a Sameyoi con una de sus manos y lo levanta del suelo, preparándose para lanzarlo hacia el otro lado del río... cuando de repente gira 180º.

Sameyoi: ¿Qué haces? Sabes que por ahí está la selva ¿no?

Hulu: Ahá, y también sé que no buscas ningún "testigo".

Sameyoi: ¡...!

Volviendo al momento del pacto...

Sameyoi extiende su mano para estrechar dos dedos de Hulu, quien oculta otros dos dedos cruzados en otro brazo.

Hulu: ¡Tarararán Ta Táaaaan~!

La wotan lanza a Sameyoi con todas sus fuerzas de vuelta a la selva con un lanzamiento que cualquier lanzador experto de béisbol envidiaría.

Sameyoi: ¡¿EEEEEEEEEEEEEEEEeeeeeeeeeeeehhhhhhhhhh...?!

Hulu: ¡Hurarararara, yo no soy estúpida, cuando un marinero dice estar buscando un "tes", obviamente habla de un "tesoro"!

La Niveladora se lanza al río y empieza a nadar hacia el otro lado de la orilla.

Hulu: ¡Y yo como pirata pienso quedármelo para mí y sacar algo de este naufragio!

Sameyoi cae en medio de un sendero de la selva, dejando un agujero con la forma de su silueta. Sin embargo, consigue salir con no demasiados problemas, con un brillo rojo en los ojos que refleja su estado de humor actual.

Sameyoi: (¡Estás muerta, perra!)

Capítulo 11: Krep contra Midoritachi (jueves)

Aquel bosque boreal no parecía muy peligroso, sólo había encontrado animales pequeños y ya se había hecho amigo, sin mucho esfuerzo, de un hámster, un búho y una comadreja, que le acompañaban en el camino sin rechistar.

Midoritachi: aah, está bien poder tener algo de compañía silenciosa en una aventura.

Búho: uu-uuh

Midoritachi: estoy de acuerdo contigo, Fukuri.

Hámster y comadreja: ...

Después de haber caminado un buen rato, se iba a sentar un momento para descansar, cuando oyó el ruido de agua fluyendo, debería haber un río cerca. Al ver como una chica musculosa se estaba bañando, se escondió detrás de unos arbustos.

Midoritachi: Demonios, tengo competencia… será mejor que os escondéis aquí, chicos.

Krep: ¡no te escondas huevón, que te he visto!

La chica ya le había visto, así que no tuvo más remedio que salir de su escondite con las manos en alto.

Krep: ¡¿me estabas espiando mientras me bañaba, huevón pervertido?!

Midoritachi: perdone señorita, no era mi intención molestarla ni ofenderla, sólo es que oí el ruido de un río y me acerqué para-

Krep: ¡NO ME VENGAS CON HUEVADAS!

Saliendo del río de un salto, agarró la pala endureciéndola con Haki y la dirigió a Midoritachi, que pudo reaccionar a tiempo parando el arma con los dos cuchillos imbuidos con Haki también.

Krep: ¡oh, vamos! ¿Tú también sabes usar eso?

Midoritachi: ¿acaso hay alguien que se aventure en el Nuevo Mundo, sin querer morir en el intento, que no sepa usarlo?

Krep: ... también es verdad :V ¡Pero eso no te servirá para ganarme! Además, ¿qué estás haciendo en esta isla?

Midoritachi: bueno, no es que me interese mucho, pero se ve que en esta isla hay un tesoro, así que-

Krep: ¡lo que yo imaginaba, la competencia! ¡No te quedarás con mi tesoro!

Cogiendo la pala con las dos manos, la puso en posición horizontal y la dirigió hacia un costado, con Midoritachi esquivándola de nuevo dando un gran salto hacia adelante y poniéndose detrás de la aventurera. Sus patas se habían hecho más largas y su piel se había vuelto de un color verde grisáceo.

Krep: tsk, un huevo del diablo de esos…

Midoritachi: la fruta Gama Gama: modelo ferreret.

Krep: ¡meh, con eso no me harás nada!

Midoritachi: ¿y con eso? "Naifushotto"

El ninja lanzó uno de sus cuchillos endurecidos con Haki hacia la aventurera, que lo desvió fácilmente con su arma.

Midoritachi: ¡Itachu! ¡Fukuri!

Su rival continuó el ataque silbando para que la comadreja y el búho acudieran al ataque, con el mamífero mordiéndola a la pierna y el ave usando sus garras hacia su pelo.

Krep: ¡malditos bichos huevones!

No le costó mucho deshacerse de ellos agarrando a Fukuri con una mano y lanzándolo hacia atrás y echar a Itachu de una patada.

Midoritachi: ¡Chicos!

Krep: ¡AHORA SÍ QUE VOY A ACABAR CONTIGO!

Midoritachi: tsk, cálmese señorita...

Krep se lanzó hacia él con la pala dispuesta a cortarlo por la mitad. Al último momento, Midoritachi le lanzó a la cara una bolsita que sacó de un bolsillo de su traje.

Midoritachi: "Irakusa Bomb"

Krep: eh, qué es esa huev- ¡argh, pica! ¡Hijo de tu huevona madre! ¿¡Qué mierda es eso!?

La mujer dejó caer su arma al suelo para empezar a rascarse como una loca. El chico suspiró, recogió el cuchillo que había lanzado antes, cogió a sus compañeros animales heridos y al hámster, que no se había movido de su escondite en toda la pelea.

Midoritachi: nada especial, señorita. Simplemente son polvos de ortiga. Y ahora, si me disculpa, tengo que seguir mi camino.

Y con un saludo con la cabeza, se fue dejando a Krep maldiciéndolo.


Capítulo 12: El poder de la amistad (viernes)

El enano continuaba corriendo con las katanas mientras Amai le perseguía, sin embargo, esta vez no estaba sola, pues dos personas observaron la situación.

Gurdy: ¡Fanny!, ¿has visto eso?

Fanny: ¡Es un enano, nunca había visto uno, podría hacer unas fotos para el periódico!

Gurdy: ¡Ese pobre enano está siendo perseguido por una persona malvada, tranquilo, Gurdy te salvará!

La apisonadora Gurdy corrió a toda velocidad hacia la mujer pelirrosa, dado la buena voluntad del pirata, ni siquiera buscó hacerle daño, rápidamente se interpuso entre los dos, cortándole el paso para la samurai, aunque para su buena suerte, la prsencia del pirata causó un gran sobresalto en el enano, provocando que se asustase y soltase la mercancía para luego escapar hacia la jungla, que estaba muy cerca del lugar.

Amai: ¡¿PERO SE PUEDE SABER QUÉ HACES?, CASI ME MATAS!

Gurdy: ¡Gurdy no permitirá que hagas daño a un pobre enano inocente!

Amai: Joder... ¡que yo no...!

Gurdy: ¡Gurdy no quiere excusas, Gurdy te...!

Fanny: A ver... igual tendríamos que escuchar todas las partes antes de sacar conclusiones

Amai: Por fin aparece la voz de la razón...

Gurdy: Vale, ¡Gurdy hará caso a su amiga Fanny y te dejará explicarte el porqué eres malvada!

Amai: ¡Que no soy malvada, si a ti te hubiesen robado tus armas también perseguirías al ladrón!

Fanny: ¿Robado?

Amai: ¡Ahí están!

La samurai observó sus dos queridas katanas detrás de Gurdy, el enano las había dejado caer por el sobresalto del pirata, esta comenzó a recogerlas y atárselas a la cintura.

Fanny: Por casualidad no serás *se le iluminan los ojos* ¿PIRATA?

Amai: ¿Eh?, no, ser pirata es cansado, mi limito por ir por el mundo buscando cosas que me interesen.

Fanny: Vaya decepción... Gurdy, ¿estás bien?

Gurdy, aún en su forma de apisonadora, estaba con los ojos llorosos y la boca caída, evidentemente estaba...

Gurdy: ¡Triste!

...pues eso.

Gurdy: ¡Gurdy se siente culpable por haberte llamado malvada y Gurdy quiere compensarte!

Amai: Eh... nada, tranquilo, no pasa nada...

Fanny: Por cierto, ¿qué haces tú aquí?

Amai: Ah, escuché que por esta isla había un tesoro, pero me quedé dormida y...

Gurdy: ¿TESORO?

Amai: (Mierda, se me ha escapado)

Gurdy: Hmmm... Gurdy quiere el tesoro pero Gurdy también quiere compensarte por haberte hecho cosas malas.

Sí, sé lo que pensais, y lo de "cosas malas" suena mal.

Gurdy: ¡Ya sé, Gurdy será tu amigo!

Amai: Eh... ¿y eso por qué me compens....?

Gurdy: ¡Gurdy y tú explorarán esta isla juntos, si son amigos, a Gurdy no le importará compartir el tesoro contigi!

Amai: (Bueno... siempre puedo buscar una oportunidad para quitarle su parte... además, más aliados provoca menos esfuerzo por mi parte) Me parece una idea genial, Gurdy.

Gurdy: ¡¿Cómo has adivinado el nombre de Gurdy si no te lo había dicho?!

Fanny: Es adorable.

Amai: Ji... bueno, en marcha, ¿no?

La aventurera procedió a subirse a la apisonadora Gurdy, quedándose en el techo de este quedándose tumbada y cerrando los ojos.

Gurdy: ¡Sí, amiga...!

Amai: Amai.

Gurdy: ¡¡LOS AMIGOS GURDY, FANNY Y AMAI AL ATAQUEEEEEEEEEEE!!

Y así fue como Gurdy (que me cae bastante bien), Fanny y Amai se lanzaron a la aventura de nuevo

Capítulo 13: Esa perra lo hizo (sábado)

El joven pelirrojo se despierta bastante atontado y con los brazos atados en su espalda por una soga bastante gruesa y bien atada. Poco tarda en darse cuenta de que está rodeado por los raros insectoides contra los que había peleado anteriormente.

Blight: (...¿Cuánto tiempo habré estado inconsciente? ¿Dos, tres horas?...)

Kabutsumo 1: Bzzz... Bzz.. (Parece que el ladrón ya despertó)

Kabutsumo 2: Bzz bzz (¿Dónde la escondes, ladronzuelo?)

Kabutsumo 3: Bz Bzzzzz (¡Eso! ¡¿Dónde escondiste la última chocolatina del jefe?)

Blight: Uff, qué sonido irritante, ¿Se supone que dicen algo? ¡No entiendo una mierda! ¿Y dónde estoy?

Akayama: Estás en la base central de la "Legión de Supervivencia en la Isla Demoníaca de Kabutsumos Liderada por el Gran Capitán Akayama"... Abreviada LSIDKLGCA.

Blight: ¡¡Ese es un nombre estúpido!! Incluso abreviado queda demasiado largo e impronunciable.

Akayama: No te atrevas a cuestionarme ladronzuelo, y dime ya mismo dónde escondiste la chocolatina que me robaste y consideraré hacer que tu muerte no sea tan dolorosa.

Blight: Además, esto no parece más que una húmeda cueva asquerosa en el medio de una selva...

Akayama: ¡¡Cállate!! Los ladrones no tienen derecho a hablar en mi base, ¡Y haz caso a mi pregunta!

~Grooooooaaaaarrr~ El sonido del estómago de Blight estremece toda la cueva y hasta asusta a algún Kabutsumo desprevenido.

Blight: No sé qué estupideces dices, pero resulta que tengo un hambre que me muero y de repente unos escarabajos rostizados como que no me suenan tan mal.

Akayama: ¡Mira que eres insolente! Te iba a dejar libre si decías dónde escondiste la chocolatina a cambio de todo ese alcohol que amablemente nos obsequiaste por la fuerza, pero se acabó. Kabutsumos, ¡A él!

Blight: Mi... Alcohol... ¿Te creías que te lo ibas a quedar?

En cuanto los Kabutsumos se acercan a Blight con lanzas para ejecutarlo, el joven termina de cortar la soga de su espalda con el filoso cuerno de Kabutsumo que se le había quedado en la ropa tras la anterior pelea contra aquellos.

Blight: Prepárense para ser quemá...

Blight revisa el bolsillo interno de su chaqueta para sacar una botella de alcohol, pero se da cuenta de que se las han quitado todas. Además, en la cueva hay muchísimos más Kabutsumos de los que podría manejar, al menos en su estado físico actual.

Blight: Ehh... Yo... ¿Quizás una tregua?

Kabutsumo: ¡BZZZZ BZZZ..Z.! (¡A ÉL, MÁTENLO!)

Kabutsumos: ¡¡Dosukoi!!

Blight comienza a pelear en seria desventaja contra los infinitos Kabutsumos, mientras Akayama ríe como desquiciado.

Akayama: ¡Akakakakaka! ¡Ni siquiera va a ser necesaria mi preciosa máquina expendedora! ¡Esto es lo que pasa cuando alguien se enfrenta a la LSIDKLGCA!

Máquina expendedora: (*Voz robótica*) Amo, quizás sea un buen momento para mencionar que ese no es el ladrón de la chocolatina que captó mi cámara integrada.

Akayama: ...Máquina... Tú... Tenías una cámara integrada... ¡¿Y NO LO DIJISTE HASTA AHORAAAAAA?!

Máquina expendedora: Usted no lo preguntó, amo, además usted mismo me construyó, pensé que ya lo sabía.

Akayama: ¡Cálla! ¡No me hagas quedar como un estúpido! Ahora dime quién fue el verdadero ladrón, anda.

Blight: (Aún luchando contra los Kabutsumo) ¡Te lo dije enano barbón, yo no he sido el culpable de lo que sea que haya pasado!... Curiosamente la verdad, normalmente sí soy culpable de lo que pasa...

Máquina expendedora: El culpable parece ser un especie de gyojin gigante femenino de múltiples brazos, amo.

Akayama: Ya veo, bueno, da igual, ese pelirrojo ya me ofendió demasiado, luego de matarlo iré a buscar a esa gyojin.

Blight: ¿Una gyojin gigante? ¿Wotan? ¡Esa perra me metió en este lío, voy a preparar sushi con ella en cuanto la vea! Ufff... Qué hambre... Ya casi no puedo pelear cuerpo a cuerpo...

???: Así que a ti también te jodió esa perra, eh. Pensaba dejarte morir pero a lo mejor sí que puedo darte una mano... ¡Umihebi Ken: Mordidas Venenosas!

El desconocido que se encontraba hace un rato escondido en la entrada de la cueva pone sus manos en forma de serpientes y ataca el aire múltiples veces, al principio los Kabutsumos vuelven a voltearse para atacar Blight al no sentir para nada el efecto de un ataque, Blight y Akayama sin embargo se echaron al suelo automáticamente ya que su haki de observación les avisó de un peligro inminente.

Akayama: ¡Agáchense, ese ataque es peligroso!

A pocos Kabutsumos les dio tiempo a reaccionar ante la orden de su jefe, mientras que una gran parte de ellos fue alcanzada por unos poderosos colmillos hechos de vapor de agua a presión, que los dejó automáticamente tirados en el suelo K.O.

???: Mi nombre es Sameyoi, ¡Te propongo una alianza pelirrojo, lo demás ya me da igual, lo único que deseo con todas mis fuerzas es acabar con esa traicionera y falsa gyojin!

Blight: Vaya, suena como una oferta demasiado tentadora como para rechazarla en esta situación, chico serpiente marina!

Sameyoi: No no, ese es sólo mi epíteto, Serpiente Marina, mi nombre es Sameyoi, tengo 27 años, y soy el capitán de los Piratas del Golpe Submarino. Mido 3,29 centímetros, y soy originario del West Blue, un lejano mar, lo sé. Jamás he fumado, pero soy de beber bastante, y mi tipo de sangre es-

Blight: Ya, ya, no me cuentes tu puta vida, ya he aceptado, ahora sólo necesito un pequeño favor.

Sameyoi: Bueno y pasando a otros temas resulta que llegué a esta isla, me secuestraron unos enanos, los vencí y luego quise hacer una alianza con la wotan que te metió en esto, pero me traicionó, me mandó a volar y para colmo de todo me sacó la información del tes...

Los Kabutsumo se acercan cada vez más a Blight.

Blight: ¡No te preocupes por mencionar eso, ya sé lo del tesoro! Sólo necesito que me hagas un favor...

Sameyoi: Bueno, en realidad no es como si me importara ya lo del tesoro, sólo tengo un objetivo, el objetivo del gran capitán de los Piratas del Golpe Submarino, la venganza, un plato que se sirve frío y se disfruta poco a poco, una buena venganza se logra cuando todas las piezas del puzzle se completan y uno por fin acaba co-

Los Kabutsumo furiosos están a punto de empalar a Blight con sus lanzas.

Blight: ¡¡CÁLLATE DE UNA VEZ Y PÁSAME EL PUTO ALCOHOL QUE TIENES AL LADO!!

Sameyoi: Oh... Disculpa, aquí tienes.

Sameyoi coge una bolsa con varias botellas que tiene cerca y se la lanza a Blight, quien salta y la recibe en el aire, para luego observar con una sonrisa diabólica a los Kabutsumos mientras se arranca un gran pedazo de su chaqueta para crear varias molotov.

Blight: ¡Yell of Hell!

Como un loco, Blight comienza a lanzar gran cantidad de molotov a los Kabutsumo, quemándolos vivos por completo con sus ojos iluminados de ira por todo lo que le hicieron pasar y de ansia por toda la comida recién cocinada que va a poder comer. Al terminar con la masacre, Sameyoi apaga el fuego con su gyojin karate, y ambos se reúnen.

Blight: Ya se me cae la baba para probar toda esta mierda y llenar mi estómago, me sabrán casi tan buenos como una buena pizza con el puto hambre que tengo.

Sameyoi: Perfecto, come y repón tus energías, en cuanto acabes me ayudarás a encontrar a esa wotan y destrozarla, luego si quieres te ayudaré a encontrar el tesoro.

Blight: No me lo pidas dos veces, esa hija de puta me hizo pasar por demasiada mierda.

Ambos piratas charlaban tranquilamente sin darse cuenta de que mientras lo hacían alguien, quizás el único superviviente además de ellos en esa cueva, sigilosamente escapaba poco a poco montado en su máquina expendedora. Al llegar a la salida de la cueva, la máquina comienza a correr a gran velocidad mientras el pequeño hombre barbudo encima de ella grita desconsoladamente con lágrimas en sus ojos.

Akayama: ¡Ustedes dos! ¡¡Me las pagarán por todo eso!! ¡¡¡Lo juro, lo juro por la LSIDKLGCA!!!

Capítulo 14: La zona púrpura (domingo)

Han pasado vete a saber cuántos minutos desde que me adentré en esta..odiosa zona.

Una enorme figura humanoide se encontraba caminando por la cálida zona a la que decidió adentrarse, limpiándose las gotas de sudor que caían por su cara.

-Hulu: ¿Porqué estoy hablando sola? ¿El calor me hizo perder la cabeza?

La figura resultó ser La Niveladora, quien sufre las consecuencias de la alta temperatura de la zona.

-Hulu: El plan era seguir por el río pero..


Un recuerdo de hace varios minutos le llega a la cabeza, en el cual se la ve nadando por el río.

-Hulu: ¡Hurararara, encontrar ese tesoro será pan comido! ¡Ahora entiendo porqué aquel sujeto estaba tan obsesionado con volverse un gyojin!

Y de repente, una inmesa criatura marina apareció frente a ella, asustándola.

-Hulu: ¡Que susto! ¡Ahora te reventaré la cabeza!


-Hulu: Y luego llegaron las pirañas, seguido de otro bicho enorme....

Y mientras camina, Hulu saca de su cesta una cantimplora.

-Hulu: *bebe agua* Al menos en tierra no parece haber ninguna criatu-

Pero La Niveladora es interrumpida por un temblor que se vuelve cada vez más fuerte.

-Hulu: ¿Terremoto? No, creo que es algo peor..

Posteriormente, un enorme y largo ciempiés sale de la tierra.

-Hulu: Agh, otro bicho gigante.

[Muking, ciempiés gigante y territorial].

El gran insecto baja la cabeza para observar a Hulu, enfadándose con solo verla.

-Hulu: ¿A qué viene esa cara? ¿Te hice algo?

Luego, desciende rápidamente para colocar algunas de sus patas en el suelo y embestir a la wotan, quien le esquiva moviéndose a un lado.

-Hulu: ..Vale, entiendo, quieres pelea. No sé si quieres comerme o simplemente eres territorial, pero no voy a rechazar una pelea.

El insecto voltea para observar a Hulu, quien saca uno de los troncos cortados con anterioridad para luego recubrirlo con haki.

-Hulu: ¡Venga, que estoy aquí!

Muking se molesta aún más por las provocaciones de La Niveladora, corriendo hacia ella para embestirla mientras abre su boca.

-Muking: ¡¡SHHHAAAAAAA!!

Mientras su oponente se acerca, Hulu apoya la punta del tronco en el suelo como si se tratase de un bate de béisbol.

-Hulu: ¡Una vez que demuestre mi superioridad..!

Y segundos después, la wotan usa su tronco con haki para golpear fuertemente una de las mejillas de Muking, empujándole hacia un lado.

-Hulu: ¡..te usaré para llegar fácilmente al tesoro!

Aprovechando que el ciempiés sigue aturdido por su golpe, Hulu salta hacia su largo cuerpo.

-Muking: ¡¿?!

Luego, se sienta en él, como si se tratase de un jinete con su caballo.

-Hulu: ¡Adelante, llévame hacia el tesoro!

Molesto, Muking asciende velozmente para luego descender con la intención de aplastar a Hulu.

-Hulu: ¡Eh, no! ¡MALO, CIEMPIÉS MALO!

Viendo sus intenciones, la pirata salta hacia el suelo para luego esquivar el cuerpo de Muking, quien se estrella contra el suelo.

-Hulu: ¡Hurararara, te ha salido el tiro por la culata!

Confiada, la capitana se acerca hacia el enorme bicho para luego recubrir sus dos manos con busoshoku.

-Hulu: Y ahora..*se trona los dedos*

-Muking: *la mira asustado*

Minutos después..

-Hulu: ¡HUURARARA, ASÍ! ¡MÁS RÁPIDO, CIEMPIÉS CUYO NOMBRE DESCONOZCO!

La Niveladora se encuentra usando a Muking como método de transporte, quien posee la cara inflamada y una lágrima cayendo por uno de sus ojos.

-Hulu: ¡A este paso, llegaré al tesoro en unos segundos sin siquiera caminar!

Y mientras tanto, justo donde comienza la zona montañosa en la que se encontraba Hulu..

-???: ¡¿Seguro que fue por allí?!

Blight y Sameyoi se encontraban observando la zona púrpura.

-Sameyoi: Seh, no hay duda alguna.

-Blight: *sujetando una botella* ¡Bien, a por ella! ¡Y una vez que nos encarguemos de esa perra, el tesoro será nuestro!

-Sameyoi: Así es.

Y mientras se adentran en la próxima zona, ambos piratas tienen el mismo pensamiento:

-Blight y Sameyoi: (Claro, "nuestro"...).

Capítulo 15: Moriría por algo de tocino (lunes)

Soy una sombra, me muevo en la oscuridad. La traición se encuentra enterrada en mi corazón, pues sola me encuentro, mi única amiga me dejó atrás en una montaña, pero afortunadamente otro pájaro me tomó hacia donde ella estaba. Una vez me encontraba cerca suyo petrifique al pájaro y me estrellé cerca suyo, mas no estaba sola, había algo en el suelo.

Krep: No me jodas ya me cayó la...

Edgelord: He llegado, más la sombra de sufrimiento que me persigue también está aquí. ¿Quien es ese?

Krep: No tengo idea, sacó una hueva rara de su bolsillo y respiró un poco creo que está alucinando. Como sea, yo voy a seguir avanzando, tu puedes eh... buscar huevos, si...

Midoritachi: jiji polvos de ortiga aDdDDiosssss.

Me aleje brutalmente rápido de esos huevones, estoy segura de que si me cruzo una sola persona más me va a petar una vena, todos son raros, todos son molestos, solo quería salir de ese bosque de una maldita vez. En cualquier momento esa desgraciada me encontraría o el ninja saldría de sus drogas. Corrí y corrí, hasta que finalmente encontré mi salida, el río hacia el centro, un lugar helado por lo que podía ver, pero siendo capaz de sobrevivir en climas extremos no sería demasiado problemático.

Corté un árbol para usarlo de puente, más antes de cruzar el río tuve una brillante idea. Tomé una de mis vainas de fuego e incendié toda la huevada de bosque detrás mío.

Krep, Krep, oh bella y sensual Krep, creo que te deshiciste de las personas más odiables en toda Hanheikin.

Hulu: *estornudo* Que asco de lugar... ¿acaso no llueve con todas esas nubes? Ojalá llegue pronto a algún río o al dichoso lago... y conseguir mi tesoro... tal vez aquí haya señal, me vendría genial si mi banda empezara a acercarse.

Esa pirata había cometido un error garrafal, pues sin duda había señal aquí arriba, una señal que nosotros captamos, la señal que nos indicaba que alguien había invadido nuestro territorio, los montes del oeste, nuestro territorio, el salvaje territorio del Rey Abismal Pochoko.

Pochoko nota a hulu

Capítulo 16: Tribus rivales unidas (martes)

¿Cuánto tiempo habría pasado desde que lograron cruzar el río? Ni puta idea, pero ya debían unas horas al menos. ¿Entonces? ¿¡Porque seguían sin ver nada!? Blight y Sameyoi van avanzando ahora por una ladera empinada en busca de aquella mujer de múltiples brazos que les ha incordiado, aunque ahora la discordia principal es entre ellos.

Blight: Estamos perdidos…

Sameyoi: Por enésima vez, no…

Blight: Oh. Vamos. Solo admite que este no es el camino.

Sameyoi: Ella se fue por aquí, yo la vi…

Blight: Aha… claro…

El clima tampoco ayuda en nada. Hace calor, carajo. Y las solo piedras, piedras y más piedras que hay en el camino solo hacen todo aburrido y monótono. Aparte de que calientan más los pies y los ánimos.

Blight: ¡Tengo seeeeeed!

Sameyoi: Te dije veintisiete veces que llenáramos unas de las botellas con agua, pero, ¿me hiciste caso? Noooo. 

Blight: No voy a llenar mis botellas de licor con agua. ¿Qué estás loco? 

Sameyoi:  Si, anda. A ver que te mata más rápido , la deshidratación o la puta cirrosis. Es como aquella vez en Arabasta. Mis compañeros y yo estábamos cruzando el desierto de Sandora, pero…

Blight: No…. No otra vez la historia de su vida…

Ninguno soporta al otro, es evidente. Pero aun así siguen juntos. ¿Porque siguen juntos?

Sameyoi: (Ughh, pense que así tenia mas posibilidades de vengarme de esa wotan pero esto no lo vale. En cuanto la acabe a ella, me tundo a este también). 

Blight: (Le voy a prender fuego si vuelve a decirme otra vez su auto… geografía… biología… ¡la historia de su vida! Si, medio me salvo el culo hace rato contra los escarabajos, pero joder, puto cansino. Menos mal que no le voy a dar ni pizca de mi tesoro)

Y así, ambos continúan. Ese pésimo equipo formado tras la batalla con los escarabajos. Y hablando de escarabajos… 

¿???: ¿Cuántas veces te lo tengo que decir, Akayama? Tu y tus Kabutsumos no son bienvenidos aquí. 

El antiguo marine, su maquina y algunos Kabutsumos sobrevivientes al ataque, así como una avanzadilla que no estaba en la masacre estan en el centro de un diminuto poblado. Y por diminuto, es literal, la aldea pertenece a un grupo de enanos. Aunque, estos parecen ser muy hostiles, apuntando lanzas hacía los escarabajos, especialmente su líder, que no se ve tan enana, más bien parece un híbrido. 

Akayama: Matatabi, por favor escúchame… 

Matatabi: ¡No quiero oír tus excusas! ¡Ya suficiente tengo con lidiar con ese “Rey Pochoko” amenazando a mi pueblo para pagar tributos, como para que vengas tu ahora también! ¡Es su última advertencia! ¡Váyanse o los mataré! 

Akayama: No vine para pelear, Matatabi.  Necesito tu ayuda. 

¿Matatabi escuchó bien?  Desde que ese cabrón había naufragado en Hanheikin, siempre se había hecho el chulito de “yo todo lo puedo” y luego empeoro cuando se hizo del poder de la tribu rival.  

Matatabi: ¿Ayuda? ¿Tu, de todas las personas, quieres mi ayuda? 

Akayama: Tsk…  No es que la quiera. Pero mis queridos Kabutsumos, ¡Fueron masacrados! ¡Solo nosotros quedamos! ¡Mis guerreros deben ser vengados! 

La medio enana ahora si esta sorprendida, los Kabutsumos siempre habían sido una poderosa tribu desde mucho antes que ella naciera.

Matatabi: ¿Masacrados… ? ¿¡Fue Pochoko!? 

Akayama: No, ese imbécil no tuvo nada que ver. Fueron dos extranjeros. Un loco piromano de cabello anaranjado y un tipo raro que sabia karate gyojin. 

Matatabi: ¡Karate Gyojin!

Akayama: Si, eso dije. 

Matatabi: No me refiero a eso, idiota. Un hombre que sabía Karate Gyojin ataco a una de mis escuadras recientemente. No creo que haya mucha gente que sepa eso por aquí, así que debe ser la misma persona que atacó a tus bichos. 

Akayama: Ese tipo es peligroso y merece morir por los que le hizo a mis hombres. ¡Y a los tuyos!

Matatabi: Hmph…

La mujer se lo piensa. Vengar a sus hombres suena bien. Además, contar con el apoyo de los Kabutsumos, incluso reducidos, podría serle útil a futuro. 

Matatabi: ¿Querías una alianza, no? Pues ya la tienes. 

La medio enana extiende su mano en señal de buena fe, a lo que Akayama se agacha para estrecharla.

Akayama: Una alianza es…

Pero justo cuando estan cerrando el trato, una alerta de la expendedora de Akayama se dispara.

Maquina Expendedora: Señor. Los sensores indican varios objetivos viniendo rápido para acá. 

Akayama: ¿Eh? ¿Hombres tuyos, Matatabi?

Matatabi: No, solo quedaba uno afuera. A no ser que… 

Enano: ¡KYAAAAAAAAAHHHH!

Precisamente, un enano va regresando. Corriendo como loco, llorando, cargando dos espada mientras lo persiguen dos mujeres montadas en una apisonadora con cara.

Akayama/Matatabi: ¿Pero que cojones….? 

Capítulo 17: El muchacho que hace ángeles de nieve (miércoles)

Amai: ¡Esta vez no escaparás, mierdoso!

Enano: ¡Te he devuelto las katanas así que dejadme en paz, locos!

El enano entra en el poblado y se coloca detrás de Matatabi.

Matatabi: ¡Bonta! ¡¿Qué significa esto?!

Bonta: ¡¡Me van a matar, matriarca!!

Bonta: ¡Es verdad, esa cosa aplastará el poblado!

La apisonadora sigue avanzando sin frenar el paso, hasta que Akayama se coloca en guardia como un luchador de sumo, golpea el suelo con un pie y carga contra el vehículo.

Akayama: ¡Dosukoi! ¡Tsukidashi!

Akayama comienza a dar palmadas contra la apisonadora, primero deteniéndola en seco y luego lanzándola hacia atrás, haciendo que sus dos ocupantes caigan de ella.

Enanos: ¡Wooooooh...!

Kabutsumo: *Aplauso*

Amai: Ugh...

Nada más reincorporarse, Amai y Fanny están rodeadas tanto por enanos como por Kabutsumo.

Fanny: ¿A-Amai?

Amai: No muevas ni un músculo.

La samurai acerca su mano lentamente a sus katanas para desenvainarlas.

Akayama: ¡Yo que tú me lo pensaría dos veces, muchacha!

Amai: ¡...!

Matatabi: ¿Conoces a alguna de ellas?

Akayama: No, a mí me atacaron dos hombres.

De repente, la vista de Akayama se gira hacia donde estaba la apisonadora, estando en su lugar otro humano grande y gordo tendido en el suelo boca arriba. Algo confundidos, la matriarca y el marine se acercan a él.

Matatabi: ¿Y este?

Akayama: ¿Por qué hay de repente tanto forastero aquí? ¡Eh, chaval, levanta!

Gurdy: Qué cómodo.

Akayama y Matatabi: ¿Ein?

Gurdy Clayston theme

Gurdy: ¡Ahora que Gurdy se da cuenta, este suelo es muy cómodo, sólo sería mejor si en lugar de hierba hubiese nieve, así Gurdy podría hacer ángeles de nieve!

Matatabi: ¿Ángeles de nieve?

Gurdy: ¡Sí, a Gurdy le gustan mucho, a mí siempre me salen enormes!

A medida que habla, todos los presentes se quedan cada vez más confundidos con la situación. Akayama llega a mirar a las dos mujeres para preguntarles con gestos si está bien de la cabeza, a lo que ellas responden encogiéndose de hombros.

Gurdy: Gurdy recuerda una vez en el cole...

Akayama: ¡SILENCIO!

Akayama agarra a Gurdy por la cabeza y lo levanta del suelo con una mano.

Akayama: ¡¡No ha hecho más que venir gente a esta isla!! ¡¿Cuál es vuestro propósito?! ¡No tendrás algo que ver con el robo de mi lingote de oro...!

Gurdy: Gurdy no sabe nada de lingotes de oro ¿es ese el tesoro que estamos buscando, amigas?

Amai y Fanny se apresuran a hacerle señas para callar pero ya todas las miradas vuelven a estar en ellas.

Matatabi: ¿Tesoro? ¿Acaso pretendéis haceros con el tesoro de esta isla?

Amai: ¡NOPE! ¡No, señora!

Gurdy: ¡Sí, si Gurdy las ayuda seremos amigos para siempre!

Amai: ...

Esa noche...

Amai: Oye, Gurdy ¿tú conoces el significado de "cerrar la puta boca cuando te lo dicen"?

Amai, Fanny y Gurdy han sido atados a un tronco y colocados encima de una hoguera a la que varios enanos amenazan con prender con antorchas. Frente a ellos se encuentra Matatabi.

Matatabi: Bien, forasteros, sabemos que no sois de aquí, vuestros ropajes huelen a extranjero y dadas las palabras del gordo.

Gurdy: ¿De quién habla?

Matatabi: Tenemos razones para pensar que estamos bajo amenaza. Así que nos vais a decir quién sois, de dónde venís, vuestro plan para profanar las riquezas de la isla, etc, etc, etc... Si os negáis a colaborar, os serviremos para cenar.

Enanos: ¡Yeeeeeeeei!

Kabutsumo: ¡Dosukoi, dosukoi!

Amai: ¡Señora, ahora en serio, yo no conozco de nada a estos dos, me los encontré de pura casualidad!

Matatabi: Tratando de dejar en la estacada a sus aliados, eso está muy feo. ¡Primera antorcha!

Uno de los enanos lanza la antorcha que llevaba en las manos al montón de leña, empezando a prenderlo poco a poco.

Matatabi: Cuanto más tardéis en responder, más fuego echaremos a la leña hasta asaros.

Enanos: ¡Jajajajaja! ¿Os gusta el fuego?

Gurdy: ¡A Gurdy sí!

Todos: ¿...?

Gurdy Clayston theme

Gurdy: ¡El fuego mantiene calentito a Gurdy en las noches de frío, y también sirve para cocinar ricos alimentos, y da luz, y su color es muy bonito y...

Gurdy vuelve a irse por las ramas mientras todos le miran atónitos, están a punto de devorarle y él tan pancho ¿es que no es consciente de lo que le espera?

Matatabi: (Este va a ser un interrogatorio muy largo...)

Capítulo 18: Hamtaro siempre en nuestros corazones (jueves)

Midoritachi: sniff... Hamtaro...

Midoritachi se encontraba sentado en una roca de la base de una montaña, con los ojos rojos por el efecto de la droga que había respirado horas antes y con el cadáver del hámster quemado en sus manos. A su lado estaban Fukuri e Itachu, mirándole con algo de miedo.

Fukuri: uu-uuh...

Horas antes...


Midoritachi se disponía a guardar la bolsita usada contra Krep cuando empezó a reír sin ningún motivo. No sabía porque, pero había algo que le hacía mucha gracia. Miró fijamente a la bolsa y vio que se había confundido, aquello no era ortiga.

Midoritachi: vaya jajaja, mira que jajaja equivocarme de - ¡¡JAJAJA EL MALDITO TESORO SERÁ MÍO, HIJOS DE PUTA!!

Sí, el ninja había aspirado sin querer polvos de una droga que a veces usaba contra sus contrincantes. Droga que al parecer le hacía salir su subconsciente real.

Midoritachi: ¡VENGA, VAYAMOS A BUSCAR EL TESORO!

Agarró a los dos animales heridos, se metió el otro en un bolsillo, y se disponía a continuar su viaje cuando sintió que olía a quemado.

Midoritachi: ¡AH JAJAJA, MIRA, FUEGO! ¡DEBE HABER SIDO LA HIJAPUTA DE LOS HUEVOS, JAJAJA!

Animales: *haciendo ruidos queriendo escapar*

Midoritachi: ¡SÍ, SERÁ MEJOR QUE HUYAMOS XD!

Corrió como pudo, topándose con los árboles de vez en cuando, hasta que llegó a la frontera entre el bosque boreal y una zona que parecía montaña rocosa, y se subió a una roca, a salvo.

Midoritachi: oh, parece que aquí no llegará el fue- ¡AH, QUE ME COGE! ¡"TÉCNICA NINJA SECRETA: BOMBA DE AGUA"!

Itachi y Fukuri: ¡...!

Los dos seres reaccionaron atacando a Midoritachi hasta que le pudieron dejarle inconsciente con una roca. Al cabo de unos minutos despertó, con algo de dolor de cabeza.

Midoritachi: argh, que ha pasa- ¡Ah, se está quemando el bosque! Chicos, ¿estás bien? ¡Esperad, noto a alguien las llamas! ¡Argh, Hamtaro está allí!

Adolorido, se metió entre el fuego y sacó al hámster quemado localizado gracias a su Haki.

Midoritachi: oh no… quién te ha hecho esto…

Itachu y Fukuri: ...


Midoritachi: en fin, tenemos que seguir... hmm, esta montaña no parece muy difícil de escalar… ¿Qué os parece, chicos?

Con el cuerpo del hámster otra vez en el bolsillo, se transformó en un ferreret completo y empezó a escalar montaña arriba, seguido del búho y la comadreja, dejando atrás el bosque que aún quemaba. Al llegar a media montaña, a unos 2000 metros de altura, vio que había una cueva. Una cueva con una entrada demasiado grande.

Fukuri: ¡uu-uuh! ¡u-uuu-uh!

Midoritachi: ¿tienes miedo? Venga, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Itachu: grr-grrr-ggrrrrr...

Midoritachi: ¿tú también, Itachu? Seguro que no es para tan-

???: ¡KYAARWGR!

De dentro de la cueva salió un águila enorme, de unos siete u ocho metros., con mirada feroz y garras afiladas. Vio al ninja, que le aguantaba la mirada con firmeza, confiando en su habilidad para los animales, y se fijó con los dos animales que le acompañaban, que se escondieron detrás de él.

Midoritachi: hmm...hace rato que me pregunto... ¿habrá más gente aparte de mí y de aquella chica que estén buscando el tesoro? ¿Has visto a alguien más, águila?

Águila: ...

Midoritachi: puedo ver en tu mirada que sí... ¿me llevarías ante ellos?

Águila: ¡kyarwgr!

Midoritachi: bueno, a cambio sólo tengo esto que pueda darte...

Sacó de su bolsillo el cádaver de Hamtaro, y al ver que el ave gigante estaba algo conforme se lo lanzó. El águila se lo comió de un bocado.

Fukuri e Itachu: ¡¡!!

Midoritachi: ¿trato hecho, pues?

El águila lo miró como si lo estuviera pensando e hizo un ruido pequeño, como un suspiro de resignación.


Capítulo 19: Un tesoro maldito (viernes)

Prácticamente había amanecido ya, el sol salía por un costado de una montaña mientras los pájaros piaban y Gurdy seguía hablando, y no me preguntéis, porque de alguna forma que escapa a mi comprensión (vamos, conveniencias del guión), el fuego aún no no había alcanzado a nuestros queridos personajes.

Gurdy: ¡... y Gurdy se acuerda también de un libro muy bonito que leyó sobre una chica de fuego que se enamoraba de un chico de agua y...!

Matatabi: QUE SÍ, CÁLLATE, LLEVAS TODA LA NOCHE HABLANDO, ADEMÁS DE GORDO ERES UN CANSINO.

Gurdy: A Gurdy no le gusta que le griten.

Matatabi: Bueno, empezaremos por el principio, ¿quienes sois?

Gurdy: ¡Gurdy está incómodo, la cuerda aprieta y tanto fuego no le gusta!

Matatabi: Es la gracia, os estamos interrogando.

Gurdy: ¿Interrogando?

Amai: Oye, en serio que conmigo os estáis equivocand...

Matatabi: Cállate, aún no estoy hablando contigo, y sí, interrogando.

Gurdy: ¡Pero si estais interrogando a Gurdy significa que no sois sus amigos!

Matatabi: Pues claro que no, imbécil, somos vuestros enemigos.

Enanos: ¡Eso, y como no habléis os vamos a asar a los tres y os comeremos!

Matatabi: Je... ¿comprendes ya la situación, gordo?

Fanny: ¡¿Cómo te atreves a hablarle así a Gurdy?!

Amai: Eh... oye, ¿y no podemos solucionar esto de una forma más pacífica?

Matatabi: ¿Tú quién te crees para dar lecciones de pacifismo cuando sois ladrones?

Amai: No somos ladrones, somos... eh... marines, sí, marines.

Aún siendo la jefa de todos ellos, Matatabi no dejaba de ser una híbrida de enana, y en este momento, esta raíz suya tomó el control de su mente, creyendo completamente la palabra de la samurai.

Matatabi: ¿Marines?, entonces debéis querer el tesoro para algo bueno...

Gurdy: ¡No, Gurdy es un...!

En ese momento, Amat consiguió liberarse un brazo para taparle la boca a Gurdy, impidiéndole que siga hablando.

Gurdy: ¡Hmmmmpf!

Amai: ¡Pues claro que sí, ese tesoro está sometido a una terrible maldición!

Enanos: ¡¿Maldición?!

Fanny: No sé para qué lleva dos katanas si solo hablando ya da más miedo...

Amai: ¡Sí!, ¿no notáis que desde hace años pasan cosas raras en esta isla?

Matatabi: ¡Es verdad, el imbécil que Akayama llegó hace mucho, y solo ha hecho cosas malas!

Enano: ¡La chica pelirrosa tiene razón!

Matatabi: Pero oye, ¿entonces como es que Akayama no os conocía?

Fanny: Es que somos nuevos.

Amai: Bueno, él lleva años aquí, así que...

Matatabi: Bueno, ¡todo lo que decís suena perfectamente normal y correcto, debéis ser unas personas muy buenas y fuertes si habéis venido a esta isla para liberarnos del tesoro del mal!

Fanny: Sí, somos un amor.

Los enanos se apresuraron a apagar el fuego y soltar a los tres, para luego ofrecerles su ayuda mientras Matatabi se llevaba su mano a la cabeza en forma de saludo militar.

Matatabi: ¡Espero que cumpláis bien vuestra misión!, ¿hay algo en lo que podamos ayudar?

Amai: Tranquila, solo con tu espíritu de justicia y tu deseo de defender a tu tribu es suficiente, descanse.

Tras recuperar sus armas y demás, las chicas se dispusieron a subir de nuevo a la apisonadora Gurdy, quien estaba lista para reanudar el camino.

Matatabi: ¡Muchas gracias por todo!

Fanny: ¡A vosotros!

Amai: (Cállate y sueba rápido a Gurdy antes de que se den cuenta!

Fanny: Eh... sí...

Gurdy: ¡APISONADORA GURDY AL ATAQUE!

Y así, los tres reemprendieron su camino mientras Matatabi y su tribu miraba desde la distancia, pero por desgracia, al cabo de tres minutos (sí, un poco lento para un humano pero demasiado rápido para un enano), comenzo a percatarse de la situación.

Matatabi: ¡¡¡NOS LA HAN COLADO CON PATATAS!!!

Enanos: ¿Eh?

Matatabi: ¡¡¡TODOS A POR LAS ARMAS, VAMOS A ENSEÑARLES LO QUE ES BUENO!!!

Enano: ¿Pero por qué?

Matatabi: ¡¡¡QUE NOS HAN ENGAÑADO, IDIOTAS!!!

Enano: ¡¿CÓMO?!

Sin dudarlo, los enanos decidieron tomar todas las armas delas que disponían y correr hacia los que los engañaron, dispuestos a acabar con ellos.

Por su parte, en otro lado de la isla, la señorita Hulu había tenido una maravillosa idea, echarse un rato a descansar utilizando una piedra como almohada mientras dos personas con cara de asesino en serie le acechaban a lo lejos, uno de ellos, un hombre pelirrojo que alzaba un cóctel molotov.

Sameyoi: Apunta bien, ¿eh?, no la cagues.

Blight: ¿Quién te crees que soy?, no sabes la de casas a las que he hecho arder con esto, además, da gracias a que estoy desperdiciando este alcohol por ti.

Sameyoi: Por mí no, por la venganza y pulpo a la brasa.

Sameyoi: Bueno, tampoco te hagas el chulo, que con lo que nos ha costado encontrarla, como para cagarla ahora.

Blight: Que sí, que sí, venga ahora, preparados... apunten...

Blight y Sameyoi: ...FUEGO.

Y así, El Resplandor con ayuda de Serpiente Marina lanzó una botella ardiente llena de alcohol a la mujer responsable de que todo su paso por la isla hubiese sido una desgracia tras otra.

Capítulo 20: Sorpresas (sábado)

El grupo de Gurdy en forma de apisonadora continúa un pequeño trecho a través del pantano hasta toparse con un obstáculo bastante importante para ellos: Un río.

Fanny: Según puedo ver con mi habilidad, cruzando este río se puede comenzar a subir la montaña hasta el centro de la isla.

Amai: Pues deberíamos ir hacia allá, si yo escondiera un tesoro en una isla definitivamente la pondría en la zona más alta y difícil de alcanzar.

Fanny: Pues sí, suena bien.

Amai: Oye Gurdy, podrías transformarte en un barco y llevarnos hasta la otra costa.

Gurdy: No, por desgracia Gurdy no puede.

Amai: ¡¿Qué?! ¿No podías transformarte en lo que quieras?

Fanny: Los consumidores de fruta del diablo somos un martillo en el agua, por eso aunque se transformase en un barco Gurdy se hundiría.

Amai: (...Cierto, martillos en el agua, ese definitivamente es un dato interesante...)

Gurdy: Pero Gurdy cree que no sería difícil armar una balsa con aquellos troncos. (Gurdy señala)

Amai: Bueno... Si no hay más remedio...

El grupo de Gurdy tarda un poco más de lo esperado en armar la balsa, quizás principalmente por el hecho de que Amai se hechó a dormir una siesta mientras Fanny y Gurdy trabajan.

Fanny: Por fin, la balsa está lista, es un poco precaria pero debería valer para cruzar este tranquilo río.

Amai: (*Desperezándose*) Ummh... Por fin terminan. Bueno, hora de...

???: ¡¡¡POR FIN LOS ENCONTRAMOS!!!

Lo tardado en armar la balsa les dio tiempo a los enanos y a Matatabi para alcanzar al grupo de Gurdy a pesar de desplazarse a pie.

Fanny: Ay no... Son ellos de nuevo.

Matatabi: ¡¡DE ESTA NO SE ESCAPAAAAAN!!

Matatabi se acerca corriendo a toda velocidad en cabeza del grupo de enanos, todos con sus precarias lanzas apuntando al grupo.

Amai: ¡Tiempo fuera! ¿Cómo se atreven a atacar a un grupo de prestigiosos marines?

Los enanos se detienen justo antes de atacar.

Matatabi: ¿Prestigiosos marines? ¡Oh! Entonces disculpen las molestias... ¡¡ESPERA NO!!

Amai: Supongo que no van a caer dos veces con lo mismo...

Matatabi: Ya descubrimos que no son marines, no llevan la misma ropa que lleva Akayama quien sí es marine y además le conocemos de sobra como para saber que aún siendo marine es un abusón.

Bonta: ¡Además ese gordito trató de arrollarme!

Fanny: ¡Tú le robaste las espadas a Amai!

Bonta: Bueno, yo... ¡Los buenos humanos dan sus armas a los enanos!

Amai: ¡Estaba durmiendo! No podía asentir a eso.

Matatabi: Bueno, lo cierto es que estamos reuniendo armas para poder adentrarnos en la isla y conseguir el tesoro, quizás con eso nuestra situación mejoraría, ya que constantemente somos atacados por los habitantes de la zona montañosa y nevada, e incluso por los kabutsumos de Akayama.

Gurdy: Eso quiere decir... Que los enanos no son malas personas, ¡no son enemigos de Gurdy!

Amai: ¡¡Casi te cocinan vivo!!

Matatabi: No puedo perdonar a unos ladrones que además atentaron contra la vida de uno de los míos, ¡lo siento pero tendremos que acabar con ustedes!

Fanny: Gurdy, creo que no nos queda otra opción que luchar...

Gurdy: Gurdy no piensa eso, Gurdy tiene algo que puede hacer y que siempre funciona en este tipo de situaciones.

Amai: ¡¿Ah sí?!

El cuerpo de Gurdy comienza a transformarse nuevamente, pero lejos de hacerse más grande y amenazante se va volviendo de menor tamaño y poco a poco sus brazos y piernas se vuelven más delgadas y por último su barriga y cara también.

Matatabi: ¿Qu... ¡¡¿QUÉ?!!

Gurdy: Gurdy cree que las cosas pueden solucionarse hablando como amigos.

WOW
Gurdy atractivo


Matatabi, Amai, Fanny y todas las enanas hembras del grupo sufren una hemorragia nasal total y caen al suelo, incluso los enanos machos observan maravillados a Gurdy a la par que extrañados. Matatabi se recompone como puede del suelo.

Matatabi: Y.. yo... s.. si.. Lo que tú digas Gurdy, querido~❤

Enanos: ¡¡YA CAMBIÓ DE PARECER!!

Gurdy: ¡Genial!

Fanny: (*Sonrojada*) Gurdy, al adelgazar de repente tu ropa... Se quedó pequeña, estás en paños menores.

Gurdy: ¡Oh! ¡Gurdy se disculpa!

Gurdy procede a ponerse su bufanda en el cuello.

Amai: ¡¡¡NO ES SUFICIENTE!!!

Tras una explicación, por fin Gurdy entiende que debe adaptar también su ropa a su nuevo tamaño.

Fanny: Uff... Eso me tomó de sorpresa, no tenía idea de que podía hacer algo así, va directo a mi diario de viajes.

Amai: Este chico está lleno de sorpresas... Podría ser más útil de lo que pensaba (...Y yo que planeaba empujarlo al agua nada más adentrarnos en el río...).

Una pequeña charla después, todos los problemas de ambos grupos parecen haberse de pronto solucionado, incluso Matatabi se ofrece a guiar al grupo de Gurdy a través de la peligrosa zona nevada tras el río, ya que ella dice conocerla bien. Sin embargo, la pequeña balsa sólo es capaz de llevar a 4 personas, por lo que el resto de enanos se despiden a regañadientes de Matatabi, quien no parece muy apenada por la despedida de su grupo.

En medio del río, el grupo comienza a sentir un extraño oleaje en el agua.

Matatabi: ¡Oh no! ¡Lo olvidé por completo! ¡Es el Ikuchi!

Gurdy: ¿Ikuchi? Gurdy jamás había escuchado sobre eso

Matatabi: Bueno, querido, es una serpiente de mar gigante y peligrosa, pero no es nada para alguien como tú~❤

Amai: Definitivamente está enamorada, eh.

El monstruo rompe la superficie del agua y observa con ojos asesinos la frágil balsa del grupo.

Fanny: ¡Cuidado! ¡Creo que trata de comernos de un bocado!

Gurdy: ¡A Gurdy no le gusta que se coman a Gurdy y a sus amigas!

Amai: (...Esto es malo, no quiero mostrarles mis habilidades a estos dos, podría ser contraproducente luego. Sin embargo, Fanny es inútil en combate y creo que Gurdy no mataría ni a una mosca, por desgracia no me queda otra...)

Amai coge sus katanas y sus ojos asesinos se centran en el cuello de la criatura que ya se está acercando. Mientras tanto, el brazo de Gurdy se está volviendo negro. Sin embargo, cuando la criatura está bastante cerca del grupo, Matatabi saca unos polvos de una bolsita y los lanza directo en la nariz del Ikuchi, esta se le irrita y provoca que comience a estornudar sin control, dando tiempo al grupo para escapar.

Matatabi: Les dije que los podía guíar sanos y salvos~

Gurdy: Muy bien hecho, Matatabi.

Mientras Matatabi se está derritiendo viva ante el cumplido de Gurdy, la balsa llega a la otra costa.

Fanny: Ehh... Chicos...

Matatabi: No fue nada, sólo unos polvillos de ortiga~❤

Gurdy: En serio, fue genial.

Amai: ¡¡CHICOS!!

Cuando todo el grupo se gira a ver lo que Fanny y Amai ya habían observado, se dan cuenta de que están completamente rodeados por un gran grupo de humanos muy abrigados y armados con hachas hechas de hielo.

Esquimal: Por fin... Un poco de carne fresca...

En otro punto totalmente distinto de la isla, concretamente en el centro de la misma, bajo tierra y en un lugar oscuro pero lujoso sólo iluminado por algunas antorchas, un tipo alto y bien vestido está de pie junto a su adornado asiento acariciando una bestia colosal con múltiples ojos, múltiples cuernos y patas.

???: Parece que todo va de acuerdo al plan...

Bestia: Grrh...

???: Todos en esta isla han caído de lleno en mi trampa...

Capítulo 21: Cuatro brazos vs. seis (domingo)

Hace unos minutos, una feroz batalla comenzó en una parte de la zona púrpura, concretamente en la zona oeste.

-Hulu: ¡Tsk, ¿no puedo descansar ni un minuto?! ¡Aparecen bichos raros cada 2x3!

-Blight: ¡EH, AQUÍ EL ÚNICO BICHO RARO ERES TÚ!

Hulu se acerca hacia Blight mientras este prepara otro de sus cócteles molotov.

-Blight: ¡Bright Light of the Night!

Tras terminarlo, lo lanza hacia su oponente, quien rápidamente lo desvía con uno de sus troncos.

-Sameyoi: ¡! ¡Me cago en-!

Al desviarlo, la mujer "accidentalmente" se lo lanza a Sameyoi, quien salta hacia un lado para evitar la explosión.

-Hulu: ¡Entiendo que tú vengas por venganza, ¿pero qué pinta aquí el explosiones este?!

-Blight: ¡YO TAMBIÉN BUSCO VENGANZA!

-Hulu: ¡Pero si yo ni siquiera te cono-!

Estando distraída, la wotan es empujada hacia un lado tras recibir un golpe de Sameyoi.

-Sameyoi: ¡Larga historia! Básicamente le has perjudicado al atacar a aquel marine con su máquina rara y con sus bichos raros, causando que lo capturen a el tras considerarlo como culpable, lo que significa que le has perjudicado inconscientemente pero aún así está mal. Luego yo aparecí y le salvé, por lo que decidimos formar una poderosa alianza en tu contra. Con sus explosiones y mis golpes, creímos que sería tarea fácil acabar contigo, pero ahora veo que me equivoqué enormeme-

-Blight y Hulu: ¡¡CÁLLATE, PESADO!!

La Niveladora sujeta sus dos motosierras y sus dos sables a la vez, enfureciendo a Sameyoi.

-Sameyoi: Tsk, seis brazos son bastante problemáticos.

-Blight: ¡Se los quito a base de explosiones y ya!

Posteriormente, la wotan salta hacia el fanático de los gyojins para acercar velozmente una de sus sierras por la izquierda y uno de sus sables por la derecha.

-Blight: (¡Le va a cortar la cabeza!).

-Sameyoi: ¡Umihebi Ken:...!

Mientras las dos armas se acercan hacia el, Sameyoi levanta sus dos brazos para así cubrirse, intrigando a Blight y haciendo que Hulu ría.

-Hulu: ¡Hurarara, ¿planeas perder tus brazos?!

-Sameyoi: ¡..Black Mamba!

Y las dos armas impactan..en sus brazos ennegrecidos, sorprendiendo a la wotan, quien no había usado busoshoku al no considerarlo necesario en esta ocasión.

-Hulu: (¿El también puede usar haki..?).

-Sameyoi: ¡Ahora, explosiones!

-Hulu: *voltea* ¡¿Huh?!

Al voltear, la pirata observa cómo Blight saltó para preparar dos cócteles molotov en el aire.

-Blight: (¡Con suerte el peces también quedará atrapado por la explosión!)

Y unos segundos antes de que El Resplandor lance sus cócteles, Sameyoi salta hacia la cabeza de Hulu para luego sujetarla con ambas manos.

-Hulu: ¡¿?!

-Sameyoi: ¡Esto es por haberme lanzado!

Luego, la usa para saltar hacia un lugar seguro y así no quedarse atrapado en las explosiones de Blight, empujándola de paso.

-Blight: (Lástima..) ¡Yell of Hell!

Finalmente, el pirata lanza múltiples cócteles hacia la wotan.

-Hulu: ¡Agh, mier-!

-Sameyoi: Ho, mira eso..

El dúo de piratas observa la gran explosión causada por los cócteles.

-Blight: ¿Crees que haya muerto con eso?

-Sameyoi: Bueno, hay que tener en cuenta su tamaño y su resistencia. Además, no sé que tan duro es su haki.

Unos segundos después, el polvo causado por la explosión se disipa, revelando a una herida Hulu cruzando sus brazos negros en postura defensiva.

-Sameyoi: (Usó sus seis brazos con su haki para cubrirse..y aún así se la ve herida).

-Hulu: Ugh...

-Blight: Bueno, con cualquier ataque caerá..¿Quieres hacer los honores?

-Sameyoi: ..Vale.

El pirata se acerca lentamente hacia Hulu, quien pese a estar herida parece seguir queriendo luchar.

-Sameyoi: (Si bien me duele un poco estar del lado de un humano para matar a una wotan...supongo que el tesoro vale la pena. Además, ella me atacó primero).

-Hulu: ¡V-venga, acércate! ¡Te reventaré a ti y a tu compañero!

-Blight: ¡Oh, quiere seguir!

-Sameyoi: ¡Umihebi Ken..!

Y justo cuando estaban por continuar su lucha, los piratas son interrumpidos por un grupo de...

-Blight: ¿...cerdos?

-Sameyoi: ¿Huh? ¿Qué mierda?

-Hulu: Tsk, más bichos raros...

Capítulo 22: Me toca a mi, te huele a ti (lunes)

Nuestro dúo dinámico, el botellas y yo, estaba por vencer a esa odiosa wotan que todos odiamos, pero mira tu que nos interrumpio algo que nunca habíamos visto, cerdos a dos patas. Luego aprendería que se llaman Pokochos, y son bastante agradables si te dan una chance.

Pochoko 1: Pero weno chikos, alguno rekuerdeme a ke binimos que uf, tengo hanvre y nadie me dise ke aser y re fome la wea.

Pochoko 2: Mira loco, me decía el líder che, tenemos que buscar a esta mina que nos invadió para cagarla a piñas.

Pochoko 3: Pero que dices tio, si aquí yo puedo ver a tres tíos que ya se reparten unas hostias de la leche chaval que lo flipas jolines.

Pochoko 4: We should ask them who's the woman that we're looking for (deberíamos preguntarles quien es la mujer que estamos buscando).

Tras ese intercambio, el primer Pochoko se acercó a nosotros a preguntarnos, pero no se le entendía nada, entonces el segundo lo intentó.

Pochoko 2: Chilenos pelotudos. Mira loco, estamos buscando a una minita que se metió aca sin permiso porque solo un gil se mete aca sin permiso.

Blight: Bueno, eh... la única mujer aquí es esa grandota de allí, nos estaba atacando así que sería de gran ayuda que se la lleven a morir. (^u^)

Todos comenzamos a reír, todos menos aquella desagradable mujer, que estaba rodeada de enemigos, pero entonces Blight le dio palmaditas en la espalda al Pochoko.

Pochoko 2: Me tocaste culiado Inglippp2xd.PNG

Pochoko 3: Madre mia chaval lo ha tocado tío Inglippp2xd.PNG

Pochoko 4: Oh my god, he actually touched him Inglippp2xd.PNG

Pochoko 1: weaconchetumareolnvgrephqw'o Inglippp2xd.PNG

Resulta que los Pochokos son unas nenitas, el solo hecho de ser tocados los enoja.

Pochoko 4: Actually, aren't they intruders too? So they're enemies too. (En realidad, ¿No son ellos también intrusos? Entonces también son enemigos.)

Viendo como Blight la cagó, y como los Pochokos nos rodeaban, pensé rápido y actué por mi seguridad.

Sameyoi: Oye Blight, te tengo una pregunta.

Blight: ¿En estos momentos? A ver, dime qué ocurre.

Sameyoi: ¿Esta botella tuyan huele a cloroformo?

Blight: Dejame ver, pues... *cae dormido*

Gracias a mi velocidad para pensar, ahora los Pochokos estaban confundidos y no sabían si atacarme.

Pochoko 4: Who are you? Inglipppxd.PNG

Sameyoi: Mi nombre es Sameyoi, también conocido como "Serpiente Marina", tengo 27 años, y soy el capitán de los Piratas del Golpe Submarino. Mido 3,29 centímetros, y soy originario del West Blue, un lejano mar, lo sé. Jamás he fumado, pero soy de beber bastante, y mi tipo de sangre es A positivo.

Naturalmente me encuentro despierto hasta tarde, mas trato de dormir 8 horas al menos, luego de 2 horas de calentamiento y entrenamiento en karate gyojin. Usualmente tengo pesadillas sobre ser un humano, tal como cualquier universitario, y me despierto algo fatigado y estresado en las mañanas. Mi doctor dijo que no tengo ningún problema en mi último chequeo, pero no tomo en cuenta que soy humano.

Trato de explicar que soy una persona que desea ser un Gyojin, no quiero preocuparme por cosas como ahogarse o que sea evidente que mi pareja me ha engañado con otro, pues eso es un problema de humano. Así es como enfrento al mundo y se que me traería felicidad, pero he nacido humano y eso es una derrota contra cualquiera.

Pochoko 3: Creo que me cae bien, invitemos el desayuno.

Así fue como me hice amigo de esos cerdos, que capturaron a Blight y a la Wotan odiosa. Hablando de eso, resulta que no fuí el único en aliarme al llegar a las montañas.

Esquimal 1: Yarga, ¿porrque dices que deberriamos serr tus amigoses?

Krep: Pelear conmigo sería una huevada, ¿se te ocurre algún beneficio de pelear?

Esquimal 2: Que la carne vuelva a estar en el menú me parece un beneficio bastante bueno.

Krep: Si, la carne mola, pero dime, ¿acaso comes todo el cuerpo?

Esquimal 2: ¿Que mas podría hacer? hay que aprovechar los nutrientes para fortalecerse.

Krep: He explorado muchos lugares, se hacer mejores cosas con los cuerpos, cosas que son útiles. PUEDO ENSEÑARLES A HACER SOMBREROS DE CUERO.

Esquimal 1: ¿Sombrreros de cuerro? que orriginal, deberriamos escucharrla. Inglipppxd.PNG

Esquimal 2: No escucharla, deberíamos seguirla, los sombreros de cuero son el verdadero camino, piensa en el potencial, con esos sombreros no haría tanto calor y podríamos invadir a los Pochokos.

Krep: Oh esperen a ver lo que puede hacerse con habilidades de supervivencia. Maravilla de huevas que se puede hacer.

Esquimal: Yarrga, síguenos a la kueva mujerr, nos interresa esta habilidad del sombrero de cuerro.

Capítulo 23: Águila que cae y un cerdo literal (martes)

Andando a lomos del águila, el ninja de verdes ropajes ha atravesado con facilidad toda la montaña hasta arriba. La vista si que ha sido memorable, calor abrasador en una mitad, nieve blanca y pura en la otra, hasta pueden verse kilómetros y kilómetros de los ríos. Lo que no parece haber, curiosamente, es aquello que le pidió al ave buscar en primer lugar: personas.

Midoritachi: Oye, Kinwashi. Se que nos estás haciendo el favor de llevarnos y todo pero… ¿Segura que sabes a donde vamos?

Itachu y Fukuri:…

El águila ni siquiera hace un ruido, solo responde bajando a gran velocidad, tanta que el castaño tiene que tornarse en su forma ferreret para evitar salir volando.

Midoritachi: ¡Woah! ¡Con calma, Kinwashi! 

El ave llega a la cima de la montaña, en donde para sorpresa de Midoritachi, hay un lago. El más perfecto, hermoso y prístino lago que haya visto jamás. Parece mas bien un espejo gigante. 

Midoritachi: Wow…

Sabiéndose en el centro de la isla, una idea atraviesa la mente de Midoritachi. El supuesto y dichoso tesoro podría estar cerca de ahí, pues lugar tan alejado e inaccesible parece un buen lugar para esconderlo.

Midoritachi: Oye, Kinwashi. ¿Podrías mejor bajarnos aquí? ¡Ey, Kinwashi! ¡Kinwashi! ¿Estas escuchándome? ¿Kinwashi?

Kinwashi: ¡Caw! 

Pero el águila gigante pasa totalmente de él y sus suplicas. Sigue volando, aunque su mirada implica que tiene una buena razón. Parece temerosa. Midoritachi lo nota, lo que le extraña. Aunque luego, él mismo siente un escalofrío y la necesidad de esconderse entre las plumas del ave.

Midoritachi: ¡…!

Cerca del lago, parece haber una entrada subterránea y en la entrada hay una persona, una persona mirando al cielo, mirando directamente a Kinwashi Aunque no parece haber notado a Midoritachi aun.  El ninja verde no sabe porque, pero tiene un terrible presentimiento al respecto. Y entonces, descubre la razón.

¿??? : Ahh, bello día para comenzar con el plan maestro. Celebremos un poco antes de empezar. 

El hombre lleva un arma de fuego muy grande. Un lanzagranadas, una bazooka, Midoritachi no lo sabe. Lo único que sabe ¡es que un proyectil va hacía ellos!

Itachu: ¡Iiihh ihhhh!

Fukuri: ¡Wuuuuh wuuuuh!

Midoritachi: ¡Maldición! ¡Kinwashi, esquivalo! ¡Esquivalo!

Kinwashi: ¡Caaaaaaw!

Pero el proyectil es demasiado velos para eso e impacta de lleno al ave en una de sus alas. El olor a sangre, carne y plumas quemadas invade el aire mientras Kinwashi y sus pasajeros caen sin control hacia la otra ladera de la montaña. Mientras, el hombre que disparo el arma celebra el tiro.

¿??? : Jaja. Lo dicho, un gran día para el plan. Ahora…

Un gruñido terrible se oye saliendo de la salida subterránea acompañado de un inmenso tremor terrestre.

¿???: Comencemos, ¿quieres?

...

Midoritachi: ¡Aghhh, que demonios...?

Hulu: Genial. El “nuevo” despertó. 

Blight: Meh...

Midoritachi: ¿eh? 

La cabeza del joven ninja le da vueltas. ¿Qué paso? ¿Dónde está?  ¿Es una cueva? ¿Por qué una mujer de ocho metros y seis brazos y un chico pelirrojo estan amarrados junto a él? ¿¡Por qué está amarrado él!? 

Midoritachi: Yo… nos dispararon… ¡Nos estrellamos del otro lado de la montaña! ¿Pero porqué estoy…? 

Es entonces cuando Midoritachi nota que él y los otros atados junto a el no están solos. Están rodeados de cerdos, ¡Si, cerdos que andan en dos pies!

Midoritachi: Ok. He visto cientos de miles  de animales en toda mi vida pero nada como esto. 

Pochoko: ¿A quien le dices animal, weon? 

Midoritachi: Mierda, tambien habla…

Sameyoi: Pues claro que habla. Los Pochokos son seres dignos y valerosos. Casi tanto como un gyojin. No te atrevas a insultarlos. 

El aspirante a gyojin esta con los Pochokos y se ve muy orgulloso de defenderlos.

Midoritachi: Ok, lo lamento. Ya se supongo que ustedes son los que me capturaron ¿se puede saber porqué? 

Sameyoi: Por supuesto. Mi nombre es Sameyoi, también conocido como "Serpiente Marina", tengo 27 años, y soy el capitán de los Piratas del Golpe Submarino. Mido 3,29 centímetros, y soy originario del West Blue, un lejano mar, lo sé. Jamás he fumado, pero soy de beber bastante, y… 

Blight: ¡Joder, cállate! 

Hulu: Juro que han sido 15 veces con la misma cantaleta. 

Midoritachi: Además de que no es lo que pregunte….  ¿Alguien puede decirme donde estoy? ¿Porqué me capturaron? ¿O donde estan mis… compañeros? 

Solo entonces cae en la cuenta de que Sameyoi trae la pierna de pollo mas grande que ha visto en su vida, y que esos “Pochokos” se estan deleitando junto a una hoguera, dejando inmensos huesos limpios de carne. Temblando en una jaulita, Itachu y Fukuri se preparan a ser los siguientes en ser asados. 

Midoritachi: ¡Kinwashi! ¡Malditos, no se los perdonaré! 

Pochoko: Calmado, aweonado. Que ya estaba muerto cuando lo encontramos. Solo aprovechamos la ocasión.

Midoritachi: ¡Aun así ! ¡No les perdonaré que la derribaran en primer lugar! 

Pochoko: ¿eh? ¿Derrribar? Nosotros no… 

Blight: ¡Yo no les perdonaré tampoco! ¡Maldito remedo de hombre pez traidor! ¡¿Qué le hiciste a mi licor!? 

Sameyoi: ¿Cómo crees que encendimos la hoguera? 

Blight: Hijo de puta… 

Hulu: ¡seh, bastardo maldito! 

Sameyoi: Cállate tu, wotan. Tu me traicionaste en primer lugar. 

Blight: ¡Si! ¡Tu cállate, pulpo! ¡Todo esto es tu culpa! 

Si pudiera, se tomaría las sienes en señal de hastío, pero sus seis brazos están atados, así que solo suspira.

Hulu: En serio, cabrón. ¡Sigo sin saber quién eres o que rayos te hice! 

Blight: ¡Por tu culpa los escarabajos me atacaron que porque me robe un chocolate! ¡No te hagas estúpida! ¡A mi ni siquiera me gusta el chocolate! 

Blight: Ohhhhhhhh, eso…. 

Todos discuten ahora, echando culpas y pestes sobre su situación de forma mutua. No obstante, la discusión empieza a ser muy ruidosa y alguien se molesta por ello. 

¿???: ¡Da igual de quien es la culpa de que! ¡Todos son intrusos y ustedes y sus amigos  van a morir! 

Blight/Hulu: ¡No somos amigos! 

Hulu: Un segundo…  ¿Quién? 

Una tremebunda voz hace temblar la cueva en la que están, seguida por pasos inmensos. Ante esto, muchos Pochokos hacen una leve reverencia. Un Pochoko mucho mas grande que el resto aparece. Tiene una corona en la cabeza, y una cantidad de músculos impresionante, aunque también, una inmensa barriga, y es en esto en lo único que se fijan los prisioneros. 

Blight: ¡¡Échate una torta, cabrón!

Hulu: ¡Pero cuanto sebo!

Midoritachi: Había oído gente que está como un cerdo pero esto es ridículo. 

Sameyoi observa riéndose por las caras de los prisioneros. Pero pronto se le apaga la sonrisa con lo que dice el rey.

Rey Pochoko: ¿¡Y quien dejo libre a este!? ¡Ya les he dicho que no importa si les caen bien, todos son enemigos!

Pokochos: ¡…! Si… señor.

Y dicho esto, los cerdos apuntan sus armas contra Sameyoi.

Sameyoi: Uy…

Capítulo 24: Junto al caldo (miércoles)

Akayama y los Kabutsumos se encuentran en la orilla del río que conecta el pantano con la parte nevada de la isla. El ex-marine sostiene a Bonta en una mano, y a juzgar por la cara azulada del enano, parece que le está apretando con fuerza.

Akayama: Me marcho un rato para ahorrarme la charla de ese mocoso y cuando vuelvo me entero de que Matatabi me ha traicionado.

Bonta: Gggg... m-me ahogo...

Akayama: ¿Y dices que han cruzado el río?

Bonta asiente con la cabeza.

Akayama: Se acabó. Yo me los cargo, a todos. ¡KABUTSUMOS!

Kabutsumos: ¡¡!!

Rápidamente, los Kabutsumos alzan el vuelo y se colocan sobre el río agarrándose manos con pies hasta formar lo más parecido posible a un puente. Satisfecho por la construcción, Akayama acerca a Bonta hacia su cara para que éste pueda mirarle a los ojos.

Akayama: Cuando vuelva, vuestro territorio será mío.

Y acto seguido Akayama lanza al enano de vuelta hacia su campamento como si fuera un pitcher de béisbol, procediendo luego a cruzar el puente seguido por la máquina expendedora, a la que los escarabajos logran sostener a duras penas.

Máquina: Estamos entrando en el territorio de los hombres de las nieves.

Akayama: ¡Salvajes cuya única ventaja es vivir en la nieve, esquimal que encontremos, esquimal que pulverizarás!

Teniendo eso en cuenta, la máquina expendedora enfoca su mirada y prepara sus cañones.

Más adelante, en una cueva dentro de las montañas, Gurdy (todavía delgado), Amai, Fanny y Matatabi es llevado por los esquimales al interior de la misma.

Amai: ¡Matatabi, quién es esta gente!

Matatabi: Esquimales que gobiernan esta zona, la falta de alimento los ha vuelto especialmente voraces, por lo que se comen casi cualquier cosa que se encuentren.

Fanny: ¿Cualquier cosa?

Fanny encuentra confirmación a su duda al ver una calavera humana en el suelo, aferrándose a Amai mientras Gurdy sigue mirando a su alrededor, interesado por las pinturas que hay en las paredes. Al rato, el grupo llega a una sala con una gigantesca olla en el centro, donde un esquimal con gorro de chef revuelve lo que parece ser un caldo mientras otros esquimales le pasan varias cosas que él va usando de ingredientes, desde raíces a ratas vivas.

Amai: Mierda.

Gurdy: ¡Oh, sopa!

De repente, el grupo es detenido y obligado a caer de rodillas al suelo, mientras un esquimal anciano con bastón aparece ante ellos.

Anciano: ¡"Bienvenidos", forasteros, soy Napaatsiaq, el chamán de la tribu del norte!

Gurdy: ¡Hola muy buenas!

Napaatsiaq: ¡SILENCIO! ¡Cuando el chamán habla, los otros callan!

Gurdy: Perdón.

Napaatsiaq: ¡Habéis invadido nuestras tierras, tierras de los esquimales! ¿Cuál es vuestro objetivo?

Gurdy Clayston theme

Gurdy: Pues Gurdy y sus amigas están...

Amai: ¡NOOOOPE!

  • Parar música*

Matatabi: Mi objetivo al menos es Gurdy.

Amai: Somos exploradores, nos hemos perdido buscando víveres, estábamos buscando la salida cuando tus hombres nos han detenido, si nos sueltas nos iremos hacia el mar no te molestaremos más.

Napaatsiaq: ¿Queréis ir al mar?

Todos asienten menos Gurdy.

Napaatsiaq: Hmmmm... creo que puedo llevaros al mar.

Amai: ¿Ah si?

Napaatsiaq: Oh, si. ¡Seguro que cuando os sacrifiquemos a la bestia del lago vuestros restos acaban de vuelta en el mar!

Fanny: ¡¡!!

Esquimales: ¡RAAAAAAAAAAH!

Matatabi: ¡¿La bestia del lago?! ¡Nononono NO!

Amai ha quedado pálida ante este giro de los acontecimientos.

Fanny: Quizá sí deberías haber dejado hablar a Gurdy...

Gurdy: ¿Quién es la bestia del lago?

Matatabi: Un ser que habita en el centro de la isla, en el lago. Prácticamente todos aquí la adoramos, pero como podéis ver... algunos la adoran más que otros.

Esquimales: ¡Bestia del lago! ¡Bestia del lago! ¡Bestia del lago!

Matatabi (susurro): Es también la guardiana del tesoro que buscáis.

Los tres forasteros se sorprenden al oír eso para luego ser agarrados por los esquimales y llevados a distintas partes de la cueva, siendo Gurdy separado de las tres chicas.

Gurdy: ¿Eh, adónde vamos?

Napaatsiaq: ¡Preparadlos como es debido!

Fanny: ¡Quitadme las manos de encima, monstruos!

Matatabi: ¡Gurdy, mi amor, volveré a por ti!

Capítulo 25: Nadie está tan loco como para venir aquí (jueves)

Blight: Te lo mereces por gilipollas.

Sameyoi: ¡NI SE OS OCURRA HACERME ESTO, OS MATARÉ A TODOS!

Los pochokos finalmente acabaron atando a Sameyoi, sin embargo, en forma de castigo, este estaba amarrado con los pies al techo de la cueva, dejándole suspendido en el aire.

Hulu: ¿Tú no eras el que los adoraba?

Sameyoi: Se puede admirar a una raza y aún así querer partirles las piernas si son gilipollas, es lo que me pasa contigo.

Hulu: Tsch.

Midoritachi: A ver... ¿de verdad nadie va a pensar en alguna forma de escapar?

Blight: ¿Con estos desgraciados?, antes me quedo sobrio una semana.

Midoritachi: Joder... escuchad, ni siquiera sabemos cuándo volverán esos semicerdo, por lo menos podríais dejar de comportaros como niños pequeños.

Sameyoi: Me lanzó a la selva.

Blight: Por su culpa me quieren comer vivo.

Midoritachi: ... no va a haber forma de convenceros, ¿no?

Sameyoi, Blight y Hulu: Cállate.

Midoritachi: ... *suspiro*

Los pochokos, junto a su rey, finalmente acabaron regresando con varios utensilios, entre ellos cuchillos y tenedores gigantes junto a más instrumentos de cocina.

Rey Pochoko: ¿Habéis decidido quién será el primero o qué?

Pochoko 2: Che pibes, debían de estar agradecidos de que nuestro jefe sea rebueno y les permita elegir.

Midoritachi: ¡¿Dónde están mis animales?!

Pochoko 3: No te vuelvas loco, están esperando, ellos serán el acompañamiento.

Rey Pochoko: Hace tanto que no pruebo la carne humana...

Hulu: Ejem.

Rey Pochoko: Ya, ya, bueno, ¡VOY A DARME UN FEST...!

De repente, uno de los Pochokos entró corriendo hacia la cueva, con cara de asustado y gritando como un poseso.

Pochoko 4: MY KING, I NEED YOU TO COME WITH ME, RED CODE! (¡MI REY, NECESITO QUE VENGA CONMIGO, CÓDIGO ROJO!)

Rey Pochoko: Inútil... ¡¡¡TE TENGO DICHO QUE NO ME HABLES CON COLORES!!!

Pochoko 4: ¡¡¡WE ARE UNDER ENEMY ATTACK!!!

Rey Pochoko: MIERDA, RÁPIDO, TODOS A FUERA, HAY QUE DEFENDER NUESTRO TERRITORIO QUE HA PASADO DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN.

Pochokos 1,2 y 3: ¡SÍ, SEÑOR!

Pochoko 4: YES, SIR!

Todos los pochokos salieron corriendo de la cueva donde se encontraban los prisioneros, la gravedad de la situación era tan grave que prácticamente se olvidaron de todo lo demás, dejando caer frente a ellos  los tenedores, cucharas y cuchillos gigantes.

Hulu: ...

Blight: ...

Sameyoi: ...

Midoritachi: ...

Los cuatro personajes se miraron a los ojos adivinando las intenciones de cada uno de ellos, sin dudarlo ninguno, se abalanzaron contra los utensilios que sus enemigos habían dejado caer frente a ellos.

Todos: ¡¡¡FUERA DE MI CAMINO!!!

Mientras tanto, el Rey Pochoko salió a contemplar el panorama, pues efectivamente, su base principal estaba siendo atacada por unos seres humanos.

Rey Pochoko: Esto es absurdo... no hay humanos en esta zona desde que me nos los comimos a todos, deben de haber venido de otra zona, pero nadie está tan loco como para... ¡!

Sin embargo, haciendo una ligera reflexión, el cerdo acabó elaborando su propia conclusión al ver los ropajes y caras de sus enemigos.

Rey Pochoko: Jodidos esquimales...

Capítulo 26: Tienes muy poca vergüenza (viernes)

Al ver los esquimales, los pochokos empuñaron sus armas.

Rey Pochoko: ¡Vosotros! ¿Se puede saber porqué cojones nos estáis atacando?

Al oír el grito, un esquimal que parecía ser el jefe ordenó el alto al fuego a sus hombres, y se acercó al rey acompañado de otro hombre más joven.

Jefe de los esquimales: Rey Pochoko, creo que ya deberíais saber el motivo de nuestro ataque.

  • [Semersooq, jefe de la tribu de esquimales del sur.]

Rey Pochoko: pues no, por eso pregunto. ¿Cual es vuestra excusa?

Semersooq: ...¡Vosotros sois los que nos habéis robado la comida que teníamos almacenada! El otro día estuve en el pueblo de la tribu del norte, ya que estábamos seguros de que habían sido ellos, y les dije que les robasen a su maldita madre, pero-

Hombre de su lado: tu dices que robar es malo, pero a mi, jefe, me tienes robado el coraz-

  • [Ammassalik, sub-jefe de la tribu de esquimales del sur.]

Semersooq: cállate, que tienes muy poca vergüenza… todo el día gorfeando.

Rey Pochoko: ...

Ammassalik: juju, gorfo no, jefe. Que me tienes loco perd-

Semersooq: pues a lo que iba, me contestaron que ellos no habían sido, que seguro que habíais sido vosotros.

Pochokos: ...

Rey Pochoko: ... ¿Y no habéis pensado en la posibilidad de que os estuvieran mintiendo?

Esquimales: ...

Pochokos: ¡¡CÓMO PODEIS SER TAN ESTÚPIDOS!!

Pochoko 4: ¡¡DAMN, SO FUCKING STUPID!!

Esquimales: ¡¡EH, QUE NOSOTROS NO OS HEMOS INSULTADO!!

Con las armas en las manos, hubieran empezado a luchar si no fuera porque llegó un pochoko saliendo de la cueva.

Pochoko 5: ¡Mi rey, los presos se han liberado!

Pochokos: ¡¡!!

Rey Pochoko: ¿Cómo es posible? ¡Estaban prisioneros!

Ammassalik: *murmurando* juju, que idiotas.

Semersooq: sshht.

Pochoko 5: Parece ser que con las prisas dejamos caer los utensilios y- ¡aarrghh!

Envuelto de golpe en llamas, el pochoko empezó a arder sin remedio. Por suerte o desgracia suya, no tuvo tiempo de sufrir mucho porque fue decapitado por una motosierra.

Rey Pochoko: ¡¡Desgraciados...!! ¡¡Lo vais a pagar caro!!

Blight: ¡Eso nos toca decirlo a nosotros, idiota!

El pelirrojo, la wotan, el ninja y el anti-humanos se encontraban delante de los cerdos de dos pies, en disposición de ataque y con odio en sus miradas.

Pochoko 4: ¿Weren’t you enemies between yourselves? (¿No erais enemigos entre vosotros?)

Blight: mira idiota, no sé que nos has dicho pero-

Midoritachi: dice que si no eramos enemigos antes.

Blight: ... y lo seguimos siendo, pero antes...

Sameyoi: ...acabaremos con vosotros...

Hulu: ... ¡Malditos cerdos hijos de puta!

Midoritachi: ¡Por Kinwashi!

Todos: ...

Midoritachi: bueno, y por lo que nos habéis hecho... <.<

Capítulo 27: Los compañeros y los "compañeros" (sábado)

Gurdy se encuentra solo en una cueva de hielo, acostado en una roca plana y atado por varias cuerdas. Está observando a su alrededor, mientras se pregunta cuándo estará lista la sopa que los amables esquimales les están preparando, la verdad es que no come desde que llegó a la isla y tenía buena pinta.

De repente, un esquimal muy fornido con un precario gorro de chef y una cuchilla de cocinero hecha con un gran trozo de hielo atado a un palo entra en la zona.

Gurdy: ¡Hola, por fin, Gurdy comenzaba a aburrirse!

Chef: Pronto dejarás de aburrirte... Sí...

Gurdy: ¡Genial!

Chef: (...Este chico no entiende su situación, hice bien en elegir cortarlo primero...)

Gurdy: ¿Cuándo estará lista la sopa?

Chef: Ya casi... Está lista...

El esquimal chef se acerca con cara de psicópata a Gurdy, pero cuando está a punto de atravesar su estómago con la cuchilla de hielo...

Gurdy: ¡¿En serio?! ¿Gurdy puede ir a probarla?

Chef: ¡¡Oh claro!! ¡¡PERO NO CREO QUE LO LOGRES!!

Gurdy observa las molestas cuerdas que le atan y que no sabe por qué tiene en el cuerpo y sabe lo que tiene que hacer. Vuelve a su forma original y con el nuevo gran tamaño de su cuerpo las cuerdas comienzan a ceder poco a poco hasta romperse.

Chef: ¿Qué...? ¡¿Qué?! ¡UN REGALO DE LOS DIOSES! ¡LA BESTIA DEL LAGO NOS HA BENDECIDO OTRA VEZ!

Gurdy: ¿Ah sí? ¿Tan buena está la sopa? ¡Ya voy!

Chef: Muy buena... Y sobre todo porque tendrá... MUCHA CARNE.

Al oír estas últimas palabras, muchos de los esquimales que estaban fuera de la habitación comienzan a entrar a ella empuñando sus hachas de hielo, sorprendidos a la par que emocionados, echando babas por la boca al ver el nuevo tamaño de Gurdy e imaginar comer tanta carne.

Mientras tanto, Fanny, Matatabi y Amai se encuentran en otras habitaciones de la cueva, atadas de la misma forma en la que estaba antes Gurdy. Amai había sido despojada de sus espadas y sólo le quedaba su ingenio para poder escapar.

Amai: (...Piensa Amai, ¿cómo puedes salir de esta? Si tan sólo dominara el haki de armadura podría romper rápidamente estas cuerdas, no debí echarme a dormir cuando intentaron enseñármelo... Al menos sí manejo el de observación...)

Al decir esta última palabra, Amai encontró la solución a sus problemas.

Amai: ¡Eso es!

La samurai hace un brusco movimiento con su cabeza lanzando sus lentes desde su cara hasta su mano derecha y luego martillándolos contra la roca que tenía debajo logra romperlos.

Amai: ¡Bingo!

Con uno de los afilados cristales resultantes de la rotura de los lentes, Amai serrucha sus cuerdas hasta cortarlas.

Amai: ¡Espera a que les cuente esto a Fanny y Gurdy! Espera, ¿qué estoy diciendo? ¡debería escapar sola a por el tesoro!

Amai comienza a correr sigilosamente por la cueva encontrándola bastante vacía, al parecer todos los esquimales se estaban reuniendo con Gurdy. Al meterse en una habitación, Amai encuentra varias hachas y cuchillas hechas de hielo, y luego de rebuscar un poco entre ellas halla sus espadas.

Amai: Perfecto, un escape limpio y perfecto.

Amai continúa en la cueva hasta casi la salida, donde comienza a ver cráneos humanos tirados por el suelo, los cuales intenta ignorar mientras imagina cosas terribles hasta que finalmente se da la vuelta.

Amai: Pues nada, parece que me he vuelto una blandengue, Gurdy, Fanny, ¡espero que tengan una muy buena forma de agradecerme esto!

De nuevo en dirección al interior de la cueva, Amai corre para salvar a sus amigos.

Mientras tanto, en otro punto de la isla, una gran guerra a tres bandos estaba comenzando. Los esquimales y el grupo de Blight, Sameyoi, Hulu y Midoritachi contra los pochokos.

Rey Pochoko: ¡¡NADA DE SUBESTIMARME!!

El Rey Pochoko arremete contra el grupo de los piratas y el ninja con su gran espada de rubí, pero es rápidamente interceptado por Semersooq, el líder de los esquimales, este detiene el ataque del rey con su hacha, que a diferencia de la de los demás esquimales no era de hielo sino de obsidiana. El choque entre los dos salvajes genera una onda de haki que es sentida por todos.

Semersooq: ¡Tu rival soy yo!

Hulu: Eso... Estuvo cerca.

Sameyoi: Oye, creo que los subestimamos un poco.

Blight: Esos hijos de puta son realmente fuertes.

Ammassalik: ¡Viendo que el jefe se ha puesto serio, como sub-jefe de los esquimales declaro la guerra contra los pochokos!

Midoritachi: Bueno, parece que ustedes no van a estar solos contra los cerdos...

Sameyoi: ¿"Ustedes"?

Midoritachi: ¡Yo no quiero saber nada de esto! Arte ninja: técnica de liberación de humo

Y así, Midoritachi escapó rápidamente con sus dos compañeros animales, vendiendo al resto de los vengativos piratas.

Blight: Será desgraciao...

Capítulo 28: El Amo del Mal (domingo)

Mientras Amai corre para así rescatar a sus amigos, Gurdy observa a la gran cantidad de esquimales armados que se encuentran frente a el.

-Gurdy: ¿Ustedes son quienes Gurdy cree que son?

-Esquimal: ¡¿Y quiénes crees que somos?!

-Chef: Si bien eres bastante torpe, te daré una pista, a ver si lo captas...¡TENEMOS HACHAS!

-Esquimal: Eh, bueno, ustedes tienen hachas, yo perdí la mía.....

-Gurdy: ¡Oh, eso quiere decir..!

Gurdy Clayston theme

-Gurdy: ¡..que tú no tienes hacha! ¡Gurdy te ayudará a conseguir una!

-Chef: (Tsk, ¿es posible ser tan idiota? ¿O simplemente se burla de nosotros?).

-Gurdy: ¿Ustedes no pueden prestarle una a su amigo?

-Esquimal 2: ¡Idiota, eso dejaría a otro sin hacha!

-Gurdy: Oh cierto, error de Gurdy.


Frenar música


-Chef: ¡¿Porqué hablamos con la comida?! ¡A POR EL!

Los esquimales sujetan sus hachas con fuerza para cortar a Gurdy.

-Gurdy: ¡Oh! ¡A Gurdy se le ocurrió una idea!

Luego, el pirata desaparece, intrigando a los esquimales y haciendo que se detengan.

-Esquimal: ¿Qu-qué acaba de-?

-Gurdy: ¡Ya está, solucionado!

Al oír la voz de Gurdy proveniendo del suelo, los esquimales bajan sus miradas para luego abrir sus ojos de manera exagerada.

-Todos: ¡¿QUÉ?!

Esto se debe a que el pirata usó su fruta del diablo para moldear su cuerpo y así darle la apariencia de una enorme hacha.

-Gurdy: ¡Ahora tienes hacha, y puedes unirte a tus amigos!

-Chef: ¡E-ESTO DEBE SER MAGIA NEGRA!

-Gurdy: ¿"Magia negra"? Si la memoria de Gurdy no le falla, se llama fruta del diablo.

-Esquimal: ¡¿FRUTA DEL DIABLO?!

-Esquimal 2: ¡¿Qu-quieres decir..que eres un demonio?!

-Gurdy: ¡Oh, buena idea!

Unos segundos después, Gurdy recupera su forma original para luego usar su habilidad y formar dos cuernos en su frente.

-Gurdy: ¡Soy Gurdy el demonio! ¡Témanme!

Y a pesar de decir esto de una manera adorable, el pirata logra aterrorizar a los esquimales.

-Esquimal: ¡NO-NO NOS DIJERON QUE LIDIÁBAMOS CON UN DEMONIO!

-Gurdy: Bueno, Gurdy tiene hambre..¿para cuándo la sopa? Seguro que las amigas de Gurdy también tienen hambre.

Al decir esto último, al pirata le llega una duda a la cabeza.

-Gurdy: Oh, cierto, ¿dónde están las amigas de Gurdy?

-Chef: ¡! ¡S-sus amigas, ¿dónde están?!

-Esquimal: En otras habitaciones de la cueva.

-Gurdy: ¡Díganles que vengan!

Al oír la petición del "demonio", los esquimales deciden salir corriendo para buscar a Fanny, Amai y Matatabi.

-Gurdy: Sería una pena que solo Gurdy pueda probar la sopa. ¡Compartir es bien!

Mientras tanto, en otra zona de la isla, concretamente en la zona púrpura...

-Pochoko 1: ¡POCHOKOS FOREVER!

..los esquimales y los Pochokos comienzan una guerra entre ellos, en la cual los piratas deciden ponerse en contra de los hombres cerdo.

-Blight: ¡Ahora verá, putos cerdos! ¡LOS VOY A COCINAR A BASE DE EXPLOSIONES!

-Hulu: ¡Y yo los cortaré!

-Sameyoi: Tú no hables, que seguimos molestos contigo.

-Pochoko 2: ¡CHE PORQUÉ SE PONEN A HABLAR EN MEDIO DE ALTA GUERRA!

Uno de los pochokos corre hacia el trío de piratas mientras lleva su espada hacia delante, la cual es detenida por uno de los sables de Hulu recubierto con haki.

-Sameyoi: ¡Umihebi Ken: Cobras Cruzadas!

Aprovechando esto, Sameyoi salta hacia el pochoko para golpearle en la cara usando ambos puños recubiertos con haki, empujándole hacia atrás.

-Hulu: ..*mira a Sameyoi* ¿Cómo se dice?

-Sameyoi: ..*aterriza* No esperes un gracias.

-Hulu: De nada.

-Sameyoi: Tsk..¡ES QUE LUEGO EL NINJA COBARDE ESPERA QUE UNA FUERZAS CON USTEDES!

-Blight: ¡¿"Ustedes"?! ¡SI YO NO DIJE NADA!

Pero la discusión de los piratas es interrumpida al oír otro choque provocado por las armas del Rey Pochoko y Semersooq.

-Semersooq: *mirando a los piratas* ¡Oigan, si están de nuestro lado, al menos ayuden! ¡Dejen de discutir!

-Ammassalik: ¡Eso! ¡El amor es lo más importante, así que amaros, tal y como nosotros dos nos amamos!

-Semersooq: ¡Tú también calla!

-Rey Pochoko: ¡Mejor CÁLLENSE TODOS!

Molesto, el rey logra empujar a Semersooq tras forcejear por unos segundos.

-Rey Pochoko: ¡A ver si unos humanos de pacotilla van a vencernos a nosotros, los Pochokos!

-Blight: "Humanos de pacotilla"...A quien me recuerda eso..*mira a Sameyoi*

-Sameyoi: ¡Eh, tú no puedes decir eso, rey cerdo! En un principio creí que los Pochokos eran una gran raza, pero ahora que me fijo, tan solo son cerdos que hablan y caminan como humanos, sin ninguna cualidad especial. Ustedes no son como los gyojins, que cuentan con increíbles habilidades y una trágica historia con la humanidad que involucra racismo y esclavitud, lo cual les da el derecho de odiarlos a muerte. Por otra parte, ustedes odian a los humanos sin motivo alguno, o al menos eso demuestran, cuando en realidad-

Pero Sameyoi es interrumpido al recibir el golpe de uno de los Pochokos en su estómago, haciéndole escupir saliva.

-Rey Pochoko: ¡Agh, GRACIAS!

-Hulu: Denle una medalla.

-Rey Pochoko: ¡Nosotros odiamos a la humanidad..por ser inferiores!

-Blight: ¿Huh? ¿Y ya está?

-Rey Pochoko: ¡NADA DE "Y YA ESTÁ"! ¡Nosotros somos una raza superior, y aún así ellos dominan el mundo! ¡Por eso yo, el rey, me encargaré de darnos a conocer al mundo, para luego liquidar a la humanidad! ¡Lo juro, como que me llamo Chuckles!

-Sameyoi: ¿Chuckles....?

-Chuckles: ¡Así es, me llamo Chuckles! ¡"Rey Abismal" Chuckles! ¡Pero ustedes pueden llamarme.."El Amo del Mal" Chuckles!

Tras unos segundos de silencio, tanto los esquimales como los piratas comienzan a reírse.

-Semersooq: ¡Nu-nunca antes había oído tu nombre!

-Ammassalik: ¡Y CON RAZÓN!

El rey baja la cabeza mientras dos venas se marcan en su frente, oyendo las múltiples burlas de sus enemigos.

-Chuckles: Se acabó.

Finalmente, levanta la cabeza y sujeta su espada con ambos brazos de forma que sus venas se marcan en estos.

-Chuckles: Los mataré a todos...con un solo ataque.

Capítulo 29: El cerdo que comía flores (lunes)

Soy una sombra, la sombra mas afilada que existe en este mundo. Solitaria soy, sin duda, pues estoy buscando huevos en este bosque, como me han mandado. Creo que el bosque se encuentra vacío, tal como mi corazón que late en silencio y frialdad... Aunque no hay mucha frialdad, el bosque se incendia.

Florencia: Debería ir a buscar a mi Frambetito... A dónde se habrá ido mientras yo buscaba huevos... A las montañas, ¿no? uf eso está muy lejos para ir a pie, solo hay una alternativa.

Soy la sombra más sombría, tomé mis granadas y las puse debajo de una piedra, me senté en la piedra y la jodida explosión me envió volando hacia las montañas, donde Krep seguro me esperaba.

-Mientras tanto en las montañas del sur.

Krep: Y esa es la mejor manera de hacer sombreros de cuero. Es increible que tengan todo este cuero de cerdo, muy útil si se usa apropiadamente como pueden ver. Diganme, ¿Acaso no mola la costura?

Esquimal 1: Argggaaagh, esto es muy disifil, no komprrendo como pasarr la agujjah.

Krep: La aguja va del otro lado, como sea, ¿me dejan hablar con su líder o algo así?

Esquimal 2: Claro mujer, nos has dado un gran conocimiento y debemos recompensarlo, aunque nuestros dos jefes no están aquí, el tercero al mando sigue estando.

-Los esquimales llevan a Krep a una habitación a oscuras, por la luz que entra puede verse a un hombre tumbado en una cama.

Esquimal 2: Jefesote Paco, esta mujer solicita hablar con usted.

Paco: ÑAAAAAAAA NO ME JODAS.

Esquimal 2: El jefe esta melancolico últimamente, no tiene muchas ganas de salir.

Krep: ¿Que le pasó?

Paco: Mi vida no es lo mismo sin Den Den Spotimushi premium, la música que daba sentido a mi vida se ha vuelto aleatoria, mi vida ya no tiene un camino.

Krep: Eh... Ven conmigo, tengo unas preguntas muy importantes.

-Arrastrando a Paco por una de sus piernas, Krep llega afuera y se sienta para resolver sus dudas.

Krep: Primero que nada, ¿de donde sacas señal para Den Den Spotimushi premium?

Paco: Más allá al otro lado de la isla había una máquina expendedora que recibía las señales debido a su alta tecnología, debe haberse movido y la señal ya no le llega, así que estoy super deprimido.

Krep: ¿Que clase de máquina expendedora recibe huevas así? Como sea, quiero saber mas sobre ese supuesto monstruo que habita la isla, vine a verlo porque debe ser muy molón y no se donde encontrar...

Paco: Lo encuentras en el lago más al norte, cuando lo encuentres va a devorarte, un placer ayudarte. Ahora si me disculpas voy a volver a llorar.

-Krep se mantuvo quieta unos momentos, mas cuando se preparaba para marchar notó que a la distancia algo se acercaba volando directo a ella.

Krep: ¿Más pájaros? A este si le daré con la pala, esa huevona no está aquí para ponerlo duro.

-Mas cuando Krep le azotó, el cuerpo que se estaba dirigiendo en su dirección general se sujetó de la pala y cambió su dirección arrastrando a Krep, moviéndose tan rápido como siempre.

Krep: NO CHINGUEEEES, SUELTA SUELTA NO ESPERA NO SUELTES YA ESTAMOS MUY ALTO QUE ES ESTO.

Soy una sombra, la sombra más rápida que existe en el mundo, y gracias a mi ingenio había encontrado a Krep. Ahora solo debíamos encontrar una forma de frenar y podríamos comer estos huevos que encontré.

Krep: ME CAGO EN TODO FLORENCIAAAAAaaaaaaa...

-Aproximadamente al mismo tiempo, en la zona púrpura del oeste.

Chuckles: ¡¡NINGUNO SOPORTARÁ ESTE ATAQUE!!

Blight: Yo me pararé detrás suyo, que le dé a ustedes, no a mi.

Sameyoi: Claro, me pararé un poco más a su izquierda, no puede golpearnos a todos de un solo ataque, es una tontería.

Chuckles: ... Desgraciados... entonces haré un ataque circular y ninguno lo soportará.

Pochoko 2: Boludo, nos vas a dar a nosotros, fijate si no podes hacerlo mas piola.

Pochoko 1: La wea, no me sea fome chucha culiao.

Chuckles: BIEN, BIEN, ENTONCES HAGAMOS ESTO, VAYANSE CORRIENDO.

-Liberando toda su fuerza, Chuckles comenzó a liberar vapor a medida que su enorme panza se encogía.

Semer: Esto es malo, es la habilidad especial que lo volvió el líder de los Pochokos, se re calienta y consume toda su energía en un único golpe.

Amma: Al menos moriremos juntos.

Hulu: ¿No podemos eh... atacar mientras carga el ataque? Podrían cortarle el brazo o algo así.

Sameyoi: A eso me refería, no solo eres odiosa, eres indecente e irrespetuosa.

Hulu: ¿Quien te crees para decirlo en esta situación, pringao?

Sameyoi: Mi nombre es Sameyoi, también conocido como "Serpiente Marina", tengo 27 años, y...

-La presión del ataque de Chuckles comienza a sentirse inclusive antes de que este sea liberado.

Blight: ¿No podemos correr?

Chuckles: Nadie puede huír de mí, esta es mi técnica definitiva y tengo una forma de que nadie escape.

-Preparándose para atacar, Chuckles comienza a succionar todo el aire a su alrededor, jalando a todos hacia el.

Amma: Maldición... no podemos huir...

Hulu: ¿¡Y a dónde va todo ese aire!?

Semer: Es su otra técnica secreta, el aire succionado no está yendo a sus pulmones, puede liberarlo de forma natural, su succión no tiene límites...

Chuckles: Está listo, mi ataque letal: ¡¡PUERCO PUERCO PUERCAZO; MUERAN TODOS DE UN SABLAZO!!

-Y el Rey de los pochokos mueve todo su cuerpo para liberar un ataque devastador a toda la gente que atrajo en su dirección. Lo que no tuvo en cuenta es que eso incluye a dos personas que se encontraban volando cerca suyo.

Krep: COÑELAMADREEEEEEEE FLORENSIAAAAAAAAA

-Estando cerca de la tierra finalmente, Krep lanzó a la edgy florencia para librarse finalmente. Esta aterrizó en los antebrazos de Chuckles, que perdió velocidad en su ataque, pero liberó suficiente poder para crear una explosión. Terminada la explosión, todos estaban en el suelo, mas no heridos gravemente.

Blight: Pero que... que putas fue eso...

Krep: Oh por dios la explosión freno mi caída sigo viva oh que bello oh que bien.

Semer: ¿Que ocurrió con Chuckles?

-Esparciendo el humo de la explosión estaba Chuckles en el centro, los antebrazos en los que Florencia aterrizó, aún si más fuertes que una gema, habían sido convertidos en gemas por la habilidad de esta y fueron dañados fácilmente por la potencia de su ataque antes de que el cambio se revirtiera por noquear a Florencia de lleno.

Pochoko 6: Masaka... nande korewa nandato nani kami sama omaigad Inglipppxd.PNG

Pochoko 5: Fucking weeb, this is serious.

Amma: Los brazos de Chuckles están quebrados, ¡tenemos una chance!

Capítulo 30: Guíalos (Martes)

Akayama: ¡Matatabi! ¡Se que estas aquí!  ¡Enana traidora! 

Akayama, su maquina y sus Kabutsumos han llegado a las cuevas de los Esquimales y han acabado con varios de ellos. No obstante, las cuevas están inusualmente vacías. 

Akayama: ¡Tu! ¡¿Dónde esta la enana!? ¿¡Donde están los Piratas!? ¿¡Donde esta todo el mundo!? 

Akayama toma a uno de los esquimales por el cuello de su abrigo y lo alza frente a su maquina, a la cual le empieza a brillar su ojo. 

Esquimal: ¡Waaaaaah! ¡Auxilio! 

Akayama: ¡Contesta! 

Esquimal: ¡E… espere! La enana no esta aquí. Se fue junto con los jefes y casi todos los guerreros. 

Akayama: Hmmmm… ¿A dónde? 

Esquimal: De cruzada. 

Akayama: ¿Cruzada? Ja ¡Les advierto que si tus jefes se meten conmigo y con mis Kabutsumos no quedara un cadáver para ente…! 

Esquimal: No, no. Los jefes Anguta y Sanna no dirigen la cruzada para combatir el mal, ellos solo acompañan al grupo. 

Esto sorprende a Akayama. Anguta y Sanna son extremadamente orgullosos. Nunca dejarían pasar una oportunidad para presumir su poder y liderazgo. 

Akayama: ¿Quién los dirige entonces? 

Esquimal: El gran demonio Gurdy y sus camaradas. 

Akayama: ¿Demonio Gurdy? ¿Gurdy? ¿Por qué me suena ese nombre? 

Sea como sea, una “cruzada contra el mal” y más una donde participan los esquimales no puede ser algo bueno. Pero, ¿A dónde podrían haber ido?

Maquina Expendedora: Señor. Mis sensores detectan el rastro de varias docenas de personas moviéndose hacia el oeste de la montaña. 

Akayama: ¿¡Y porque no lo dijiste antes!? ¡Mis Kabutsumos! ¡Nos vamos! 

Kabutsumos: ¡Dosukoi! 

Mientras tanto…

Gurdy: ¡Gurdy enfrentará a los tipos malos que hacen cosas a sus nuevos amigos! 

Esquimales: ¡Seeeeeeeeeh! 

Tal como dijo el guardia en la cueva, los esquimales del norte van siguiendo a Gurdy. Tras aquella situación del hacha y el demonio, los miembros de la tribu liberaron a sus amigas (menos a Amai que llegó sola a donde estaba)  y luego los presentaron a los jefes del lugar, los hermano y hermana Anguta y Sanna. 

Anguta: ¡Gracias, Gran demonio Gurdy por prestarnos su ayuda! 

¿Cómo llegamos a esto? El caso es que los jefes de los esquimales del norte intentaron ofrecer sopa a Gurdy y compañía para evitar su rabia, pero ahora, sin “carne”, esta no sabia bien. Y el resto de su comida ha estado escaseando por culpa de los Pochokos que invaden sus terrenos de caza. Gurdy. No obstante, siendo el alma noble que es, se ha ofrecido a enfrentar a los tipos malos sin chistar.

Sanna: Con usted, definitivamente podremos recuperar la montaña de los Pochokos. Y tal vez, hasta recuperar el sur de Semersooq y Ammassulik. 

Gurdy: Gurdy esta feliz de ayudar a sus amigos. 

Quienes no están exactamente felices de ayudar son las amigas de Gurdy, las cuales tienen opiniones diversas al respecto. 

Fanny: No se si debería ir yo. No se pelear muy bien. Aunque… a los corresponsales de guerra les pagan bien por buenas fotos. 

Amai: (Joder. Bueno ya estas en esto, Amai. Vas a una guerra o algo así… tch… Tu decidiste quedarte con ellos, son tus amig…. Te caen regular . Podría ser bueno, tal vez los esquimales sepan como encontrar el tesoro) ¡Ok, vamos hacia el Oes…! 

A media frase, la espadachín pelirrosa choca con una roca nevada. No ve un carajo con las gafas rotas y ahora esta con la nariz jodida en el suelo. 

Fanny: ¡Woahh! ¡Amai, ¿estás bien? ! 

Amia: No… 

Matatabi por su parte va caminando con la cabeza gacha como niña llorosa, limpiandose los mocos con el brazo. 

Matatabi: Mi precioso Gurdy *sniff* ¿Por qué ya no eres hermoso? 

Al mismo tiempo… 

Midoritachi: ¡¿ahora porque se enojan!? 

El ninja verde y sud animales van subiendo de regreso al lago donde los derribaron, no obstante, estos le reclaman por haber dejado a los piratas solos. 

Itachu: ¡Iiih Iiih! 

Midoritachi: Ya se. Ya se. Se vio cobarde. Pero soy un ninja, se me da mejor el sigilo, no las peleas directas. Aparte tenia que salvarlos a ustedes primero. 

Fukuri: ¡Wuuuh wuuuuuuh! 

Midoritachi: Por favor, Fukuri. Ellos ni siquiera querían cooperar conmigo en primer lugar. ¡El que se creía Gyojin también se estaba comiendo a Kinwashi! ¡Se merece lo que le pase! 

No obstante, mientras piensa en los otros, su marcha se hace más lenta. 

Midoritachi: Aunque… la chica pulpo gigante y el pelirrojo no me hicieron nada. Si, eran molestos, pero nada más… el pelirrojo hasta guapo era y…

Pero agita la cabeza para deshacerse de esas ideas. 

Midoritachi: Tch… da igual, ya estoy aquí. Y no es como que pueda volver y que me reciban después de eso. Mejor hay que seguir adelante. 

Dicho esto, Midoritachi se dispone a reanudar la marcha, pero en cuanto alza la cabeza se da cuenta de que no están solos. Hay un hombre enorme e imponente con un gran bazooka sobre él, y la forma en que le sonríe no le gusta nada. 

¿??? : Vaya, aquí hay uno. Jejejejeje.

Midoritachi: ¿…Disculpa?

Midoritachi se siente intranquilo, ¿Quién es ese? ¿Es otro pirata? ¿Por qué le sonríe? Pero súbitamente, recuerda que ya había sentido esa sensación antes. Con el tipo que le derribo del aire. 

Midoritachi: ¡Tu! ¡Tu fuiste el que derribo a Kinwashi!

Está vez si quiere pelear. Quiere vengar a su amiga Águila. No obstante, cuando pretende ponerse en guardia, una criatura enorme se manifiesta de una grieta en el suelo, justo detrás del hombre. ¡Es inmensa! ¡Es monstruosa! 

¿???: Anda. Puedes tener a este. 

La criatura va hacia él con la orden de su amo tan rápido que parte el suelo. El ninja y dus animales solo se salvan por que este se torna en su forma Ferreret. Pero la bestia arremete, y arremete y arremete. 

Midoritachi: ¡Bomba de estrellas ninja! 

El ninja lanza a la criatura una esferita que estalla en docenas de púas de metal, pero estas no hacen nada. Consciente de esto, Midoritachi lanza entonces una bomba de humo y sale corriendo oculto en la sombras aun rumbo al lago. 

Midoritachi: Ni de chiste le puedo ganar yo a esta cosa. ¡Nos vamos! 

Pero para su desgracia, la criatura le corta el paso otra vez, y otra vez, y otra vez. Hasta que a Midoritachi no le queda mas opción que volver por donde vino en primer lugar

¿??? : Eso, mi bella alimaña. Guíalo a su perdición. 

El hombre vuelve a reír.

¿??? : Guíalos a todos a la perdición. 

Capítulo 31: Entrega por géiser (miércoles)

Ya cerca del río antes del territorio pochoko, donde hay menos nieve, los esquimales dirigidos por Gurdy llegan a una zona plagada de géiseres, los cuales expulsan vapor de agua de forma bastante constante, con muy poca diferencia de tiempo entre chorreos.

Gurdy: Oooooh...

Anguta: Para llegar al territorio de los pochokos hay que cruzar un río que baja la pendiente hacia la costa, pero siendo tantos puede ser muy peligroso, por eso usaremos los géiseres.

Fanny: ¿Y cómo los vamos a usar exactamente...?

Para ilustrarlo, dos esquimales grandotes agarran una gran roca del suelo y la colocan sobre uno de los géiseres. A los pocos segundos esta sale disparada hacia el cielo, empujada por el agua.


En la zona donde los piratas se enfrentan a Chuckles...

Chuckles: ¡Mis brazos...! ¡¿Qué me habéis hecho?!

Krep: A mí no me mires, fue Florencia.

Chuckles: ¡No sé quienes sois, pero pagaréis por esto!

De repente, la roca cae en la cabeza del rey pochoko, partiéndose por la mitad al impactar en su cráneo.

Hulu: ¡Hala!

Blight: ¿De dónde salió eso?

La cara de Chuckles se pone roja como un tomate mientras se forma un chicón enorme en su cabeza. Cuando nadie pensaba que podía enfadarse más, él va y les demuestra lo contrario, expulsando aire por la nariz para luego lanzarse al ataque de nuevo.


De vuelta con los esquimales del norte...

Amai: Se acabó.

La samurai se da la vuelta y da la espalda a sus compañeros, comenzando su camino de vuelta mostrando sus dedos medios.

Fanny: ¿Adónde vas?

Amai: ¡Me voy a casa, o como mínimo a buscar otro camino que no implique respetar tan poco nuestras vidas!

Pero para cuando se da cuenta, Amai ya ha sido agarrada por los esquimales y sentado en otra roca junto con Gurdy, Fanny, Matatabi, Anguta y Sanna.

Sanna: ¡Agarraos bien!

Gurdy abraza a todos con sus brazos, saliendo disparados segundos después hacia el cielo, sentados en la roca.

Gurdy: ¡WEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH!

Amai: ¡LOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!

Fanny: ¡ESTAMOS VOLANDO, SOMOS LIBRES!

Matatabi: ¡VEO MI POBLADO DESDE AQUÍ!

Los esquimales no tardan en seguirles, formando grupos para montarse en más rocas, saltando uno por uno hasta que solo queda un último grupo por "despegar".

Esquimal: ¡¿Listos?!

Esquimales: ¡S...!

Akayama: ¡NO!

La máquina expendedora echa a los esquimales de la roca de un golpe para luego colocarse ella sobre la piedra, con Akayama agarrado a ella por la escalerilla. Aunque con ellos le cuesta un poco más, finalmente el géiser les hace despegar a ellos también ante la sorprendida mirada de los Kabutsumos que quedan atrás.

Sameyoi: ¡Mira quién ha decidido volver!

Midoritachi vuelve corriendo al lugar del combate contra Chuckles cuando ve caer la primera roca.

Midoritachi: ¡¿...?!

La roca con el grupo de Gurdy se rompe en pedazos al chocar contra el suelo, con los piratas saliendo volando varios metros a su alrededor.

Gurdy: ¡¡Otra vez!!

Amai levanta su cara del suelo, apoyándose en un guijarro para levantarse pero rompiéndolo con la mano por el estrés, mientras que Fanny y Matatabi han logrado caer bien gracias a los jefes esquimales, quienes han usado un paracaídas de tela.

Parte del ejército de Chuckles es aplastado por las rocas que caen del cielo mientras el rey observa atónito la cantidad de enemigos que acaban de aparecer.

Chuckles: ¡Esquimales del norte...!

Akayama: ¡Matatabi!

Matatabi: ¡¿...?!

Akayama aterriza un poco más atrás pero rápidamente se reúne con los demás.

Akayama: ¡Me has traicionado, so...! ¡¡...!!

La atención del ex-marine pasa automáticamente a Hulu, quien está mirando a todos sin saber lo que pasa.

Akayama: Wotan... ¡TÚ!

Hulu: ¿Yo?

Anguta y Sanna: ¡Rey Chuckles, estamos hartos de que invadas nuestro territorio de caza, hemos venido a pararte los pies de una vez por todas y ahora contamos con el poder para conseguirlo!

Gurdy: ¡El terrorífico Gurdy!

Sameyoi: ¿Habéis oído eso? Vienen a luchar con el rey cerdo.

Blight: Pues... ¿sabes qué? bienvenidos sean.

Midoritachi: Eh, creo que deberíais saber que hay alguien más...

Sameyoi: Anda cállate, ya trataremos contigo después.

Y así, Chuckles y sus pochokos restantes reanudan el combate con los piratas, ahora con la ayuda de los esquimales del norte.

¿???: Por fin, todas las facciones se han reunido en el mismo lugar. Ahora viene lo bueno.


Capítulo 32: Insectruños (jueves)

La gran batalla había comenzado, los esquimales luchaban ferozmente contra los pochokos chochando sus armas mientras los piratas y aventureros atacaban también, sin embargo, habían ciertos personajes que no parecían prestar demasiada atención a la guerra de tribus que habría ante sus ojos.

Akayama: ¡¡¡MUERE, PULPACOOOOOOO!!!

Hulu: Maldito cansino...

Akayama, a lomos de su máquina expendedora, se lanzó contra Hulu mientras esta se defendía con sus dos sables imbuídos en haki.

Akayama: ¡¡¡TE VOY A ABRIR EN CANAL Y SACARTE LA CHOCOLATINA DEL ESTÓMAGO!!!

Hulu: Joder, se ha vuelto aún más pirado de lo que estaba.

Blight: Ja.

Hulu: ¿Y vosotros no pensáis en ayudar?

Blight: No.

Hulu: Eso es lo que tú te crees.

Blight: ¿Eh?

La wotan optó por utilizar uno de sus seis brazos para agarrar a Blight, y tras comenzar a apuntar...

Akayama: ¿Qué hace la desgraciada?

Hulu: ¡¿No querías venganza?!

Blight: ¡¡¡HIJA DE PUTAAAAAAAAAAAAAA!!!

Akayama: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!

La capitana pirata lanzó a El Resplandor hacia Akayama, acertándole de lleno y tirándole al suelo, recibiendo los dos un fuerte golpe al caer.

Akayama: ¡¡¡DESGRACIADA, TE VOY A MATAR!!!

Blight: Agh... ¡¿TÚ QUÉ CREES QUE HACES?!

Hulu: Cállate y ayuda, anda, que se supone que somos "aliados"

Blight: Imbécil...

Akayama: ¡¡¡OS VOY A MATAR A TODOS!!!

Blight: Pero bueno, ya que estoy aquí...

Akayama: Tsch...

El pirata observaba al capitán marine mientras sacaba un cóctel molotov y comenzaba a lanzarlo y volver a recogerlo al aire con una mano.

Blight: ... vamos a darle emoción al asunto.

Akayama: Ja...

El marine se quitó la capa y se arrancó los pantalones, dejándose únicamente el mawashi mientras adoptaba una pose de sumo.

Akayama: Tú inténtalo siquiera.

Mientras tanto, en otra parte de la batalla, Amai podía manejarse medianamente bien haciendo uso de su haki de observación, pues sin gafas, su visión se veía perjudicada, pudiendo apenas distinguir algunos elementos peligrosos, pero... otras cosas no, la samurai se acercó a una figura humanoide para comenzar a darle golpecitos de espaldas mientras trataba de hablarle.

Amai: Eh, Fanny, nosotros tampoco tenemos demasiado de hacer aquí, así que... te propongo buscar a Gurdy e ir saliendo de aquí cuanto antes.

La figura terminó dándose la vuelta y mirando a la aventurera, la cual, al mirarlo (como buenamente podía) con un poco más de detenimiento, se dio cuenta de su metedura de pata.

Amai: Eh... tú no eres Fanny.

Sameyoi: ¿Tengo cara de llamarme así?

Amai: Ya... y... ¿quién eres?

Sameyoi: Me alegro de que me hagas esa pregunta; mi nombre es Sameyoi, también conocido como "Serpiente Marina", tengo 27 años, y soy el capitán de los Piratas del Golpe Submarino. Mido 3,29 centímetros, y soy originario del West Blue, un lejano mar, lo sé. Jamás he fumado, pero soy de beber bastante, y… 

Sin embargo, la conversación de estos dos personajes (aunque realmente era un monólogo del misántropo) se vió interrumpida por varios ruidos que se escuchaban en el campo de batalla, al alzar la vista, la escena era abrumadora cuanto menos, varios kabutsumos se dirigían volando hacia la guerra.

Blight: Mierda... refuerzos.

Akayama: ¡¡¡JA JA JA, ASÍ ES HIJOS MÍOS, VENID CONMIGO Y DESTRUIREMOS A LOS L...!!!

Sin embargo, al acercarse un poco, se pudo apreciar algo curioso en la cara de los insectoides, pues no tenían la mirada fiera que solían tener.

Sameyoi: Tienen la cara extraña...

Amai: Yo no veo nada.

Blight: Están...

Gurdy: ¡Esos escarabajitos están tristes!

Efectivamente, los kabutsumos mostraban una mirada de miedo, como si hubieran visto un monstruo a sus espaldas, como si estuviesen perseguidos por... 

???: ¡¡¡JEFAAAAAAAAAAAA!!!

Matatabi: ¿Es a mí?

Surcando el cielo para dirigirse hasta los enemigos, varias piedras atravesaban el firmamento con varios enanos armados montados encima de ellas.

Bonta: ¡¡¡SOMOS LOS REFUERZOS!!!

Capítulo 33: Blight contra Akayama (viernes)

Todos los presentes miraron como los enanos iban aterrizando con las piedras, algunas de ellas cayendo sobre los escarabajos.

Matatabi: ¡Chicos!

Fanny: oh *les hace una foto*

Gurdy: ¡los hombres pequeñitos!

Sameyoi: tsk

Blight: meh

Amai: yo sigo sin ver nada

Midoritachi: hmm... por cierto, deberíais saber que-

Hulu: cállate y no molestes, cobarde.

Akayama: ¡ARGH, MALDITOS ENANOS CABRONES! ¡OS VOY A MATAR A TODOS!

Pero antes de poder hacer nada, una botella en llamas pasó justo al lado de su cabeza, que pudo esquivar gracias a su Haki. Al girarse con los ojos en ira, vio al pelirrojo señalándole con el dedo.

Blight: ¿a dónde crees que vas, imbécil? ¡Aún no he terminado contigo!

Akayama: ah, ¿tantas ganas tienes de morir? ¡Máquina, ocúpate de la wotan robachocolatinas! Para un debilucho como tú me basto y me sobro.

Blight: ¿por quién me tomas? "Bright Light of the Night"

Akayama: ¡hah! "Kabutsumo Kenpo: Golpe Antifuego"

Para sorpresa del pirata, el Marine paró la botella sólo con la palma de su mano, sonriéndole enseñando los dientes y con los ojos bien abiertos, sin quejarse de lo cortada y quemada que estaba su mano por haber roto la botella.

Blight: puta madre, ¿estás bien pirado, eh? Me gusta...

Akayama: "Puño Dosukoi"

Blight: ¡ññ!

Blight pudo parar el golpe directo de su rival con Haki, pero se maldijo a sí mismo por haberse distraído por un instante. En ese momento el ninja se le acercó por detrás, como un niño queriendo hablar con un adulto.

Midoritachi: oye, que de verdad hay algo que-

Blight: tsk, ¡que te calles de una puta vez, pesado cobarde! "Power Shovel"

Agarrándole de los brazos, Blight lanzó el ninja hacia Akayama, pero el marine lo desvió golpeándole con un brazo, haciendo que Midoritachi se estampara contra la pared de la cueva.

Akayama: y ahora... "Kabutsumo Kenpo: Golpe de Pie de Grieta"

El luchador de sumo dio un golpe muy fuerte con el pie, y aunque en realidad no había pasado nada, para el pelirrojo le parecía que el suelo se estuviera partiendo a sus pies.

Blight: ¡pero qué cojones!

Akayama: (idiota... sólo es una ilusión tuya) "Puño Dosukoi Final"

Akayama se lanzó hacia Blight, que estaba seguro que la tierra se lo tragaría sin que pudiera hacer nada, y se dispuso a darle un golpe más fuerte que el anterior. Pero justo en el instante antes del ataque, Midoritachi, en su forma híbrida, se había puesto en medio para intentar para el golpe con sus cuchillos. Sin embargo, estando aún dolorido por estamparse con la pared, y por no haber imbuido sus armas con Haki, fue lanzado otra vez hacia el fondo, esta vez con más fuerza.

Akayama: tsk, has tenido suerte, debilucho... *girándose* ¡Y AHORA VOSOTROS, ENANOS DESGRACIADOS!

Blight, enfadado consigo mismo por haber caído en una ilusión (aunque en su defensa parecía muy real), y sorprendido por el gesto del ninja, se acercó a él, ya que el marine se había alejado.

Blight: oye... ¿estás bien?

Midoritachi: *medio K.O* las estrellas... son muy bonitas...

Blight: ¿Por qué lo has hecho, imbécil?

Midoritachi: es que no... había conocido nunca... a alguien con una apariencia... tan peculiar…

Blight: ¿uh, tienes algún problema con mi aparien-?

Midoritachi: ...me fascina...

Blight: ¡¡...!! I-idiota.

Capítulo 34: Todo de acuerdo al plan (sábado)

Luego de un rato de encarnizadas batallas, haki, armas rotas, quemaduras, golpes y algo de yaoi, sólo quedan los más fuertes en pie, claramente magullados y adoloridos pero aún con espíritu de batalla, esto con excepción de Fanny y Amai, las cuales habían hallado un punto seguro y se habían escondido allí juntas hasta que terminara la batalla.

Fanny: Esto va a ser la noticia del siglo, ya lo veo, "guerra campal por el tesoro de isla Hanheikin", "Múltiples piratas, aventureros, un marine, esquimales caníbales, enanos, insectos gigantes y hasta cerdos antropomórficos, todos luchando por el misterioso tesoro que se halla en la isla"

Amai: Uff... Sí, qué emocionante...

Fanny: ¿Verdad? Sólo podría ser más emocionante si hubieran piratas más famosos involucrados, como Maxwell Scribble, Buke D. Xiro, Walters D. Shinko, Venjen Aldric, Jean Black o Meredy la peliazul, eso sería un "fritanga" en toda regla... Dios, me emociono sólo de pensarlo, aunque la verdad me preocupa un poco cómo esté Gurdy...

Amai: Oye, yo no puedo pelear porque estoy medio ciega y si sigues hablando así de fuerte nos van a...

Se repente, alguien levanta la piedra que cubre el lugar donde Fanny y Amai están escondidas.

Amai: ¡¡ENCONTRAAAAR!!

Pero la samurai pronto se calma al ver que quien las ha hallado es nada menos que Gurdy.

Gurdy Clayston theme

Gurdy: Por fin Gurdy encuentra a sus amigas.

Amai: Vete Gurdy, ¡nos van a encontrar!

Gurdy: Pero nos estamos divirtiendo mucho, esta guerra de mentiritas es de los juegos más entretenidos que Gurdy ha jugado.

Fanny: ¿Guerra de...? (...¿Tan fuerte es que no se ha dado cuenta de que los demás están peleando en serio?...)

Gurdy: ¡Gurdy quiere que sus amigas se sumen al juego!

Amai: Oh, pero nosotras nos estamos divirtiendo aún más.

Gurdy: ¿En serio? ¿Cómo?

Amai: Pues resulta que estamos jugando al escondite.

Gurdy: ¡Wooooooooh!

Amai: Sí, pero ahora que nos has encontrado tendremos que encontrar otro escondite...

Gurdy: ¡Gurdy también quiere jugar! ¿Dónde nos escondemos?

Amai: Bueno, un buen lugar podría ser... La cima de la montaña, nadie buscará cerca del lago.

Fanny: (...Parece que Amai intenta hacer que Gurdy nos escolte hasta el tesoro. No me gusta nada engañar a Gurdy pero... De todas maneras yo le dejaría toda mi parte del tesoro a él, seguro que le emocionaría más que a mi, yo sólo quiero la noticia sobre qué es realmente...)

Gurdy: ¡Buena idea Amai!, ¡Pues vamos allá!

Gurdy se transforma en apisonadora y ambas chicas se suben a su interior. Gurdy acelera a toda marcha.

Gurdy: ¡APISONADORA GURD...

Amai: ¡¡Shh!! ¡Recuerda que estamos jugando al escondite, los demás no tienen que vernos escondernos!

Gurdy: Oh, perdón, Gurdy lo olvidó kahahaha.

Cuando se alejan de camino a la cima de la montaña, Fanny aprovecha para sacar unas cuantas fotos más a la tremenda batalla que dejan atrás.

*Fin de la música*

...

Strike theme

Mientras tanto, en otro punto de la isla, concretamente justo debajo de lago, un hombre alto y bien vestido mira sonriendo una serie de pantallas delante suya que parecen darle imágenes de la isla, mientras su mayordomo al lado lo observa contrariado.

???: Todo de acuerdo al plan... Cuando esto termine... Seré la única persona capaz de alcanzar el One Piece...

Mayordomo: Amo Strike, no... No le parece inconveniente que ese chico transformado en vehículo se acerque a nuestra posición a gran velocidad?

Strike agarra de un brazo a su mayordomo y lo apreta con tal fuerza que casi se lo rompe.

Strike: Miles, querido... ¿No te das cuenta a caso de lo fuerte que me he vuelto? La guerra que he provocado me ha vuelto poderoso. ¿O ya olvidaste que consumí la fruta Tata Tata? Cuanto mayor sea la batalla que provoque, mayor será el poder que obtendré a cambio. Ni siquiera todas las personas que se encuentran en esta isla juntas podrían hacerme un rasguño ahora.

Miles: Sí amo... pero creo que tal vez sería más seguro sí...

Strike: ¡¡SILENCIO!!

Strike manda a volar a su mayordomo de un golpe a través de toda la sala.

Strike: Lo dejaré entrar... Y si supera todas las trampas que habrá en su camino y llega hasta mi, entonces le mostraré el enorme sufrimiento que puede causar el ser demasiado débil... Para los demás, creo que ha llegado el momento de liberar a mi hermosa bestia, ¡dame espectáculo, Ging Khidorah!

Y apretando un botón rojo en su gran panel, Strike libera a la gran bestia del lago, cuyo nombre parece ser Ging Khidorah, de sus gigantescas cadenas, permitiéndole así ir a atacar a todas las personas que se encontraban luchando en la gran guerra por el tesoro de Hanheikin.

Capítulo 35: La bestia (domingo)

En medio de la gran batalla contra los Pochokos, el capitán Akayama se acerca hacia los enanos con una sonrisa.

-Akayama: ¡USTEDES SIGUEN, ENANOS!

Asustados, los enanos apuntan al marine con sus puntiagudas armas.

-Matatabi: Tsk, ¡déjalos!

Matatabi intenta detener a Akayama pero, al estar ocupada con los pochokos, no logra ni acercarse a este.

-Akayama: ¡HAHAH! ¡Kabutsumo Kenpo:..!

El marine acerca velozmente uno de sus pies hacia los enanos, quienes se apartan rápidamente.

-Akayama: ¡AHAHA, ES INÚTIL HUIR, PORQUE VOY A-!

Pero a diferencia de lo que Akayama creía, los enanos no se apartaron por su golpe, cosa que comprende al ver una gran sombra cubriéndole.

-Akayama: *se voltea* ¡¿M-máquina?!

La máquina expendedora de Akayama salió volando hacia este último, aplastándole.

-Máquina: Severos daños...causados por el ser acuático.

-Akayama: Agh..¡levanta!

Usando su fuerza, el capitán marine se la quita de encima para luego ponerla de pie.

-Akayama: ¡Desgraciada wotan!

No muy lejos se ve a Hulu respirando con dificultad por culpa de su combate contra la máquina expendedora.

-Máquina: Máquina poder seguir luchando.

-Akayama: ¡Esa es la actitud!

Y mientras su ojo se ilumina, la máquina corre hacia Hulu.

-Akayama: ¡Acaba con esa asquerosa ladrona! ¡Yo acabaré con estos ena-!

Pero ni bien darse la vuelta para acabar con los enanos, lo primero que ve Akayama es un puño negro acercándose hacia su cara.

-Sameyoi: ¿Tú también odias a la wotan?

-Akayama: ¡!

Y el golpe de Serpiente Marina le empuja hacia atrás.

-Enano: ¡E-es aquel monstruo!

-Sameyoi: Si no vas a ayudar contra aquel cerdo, puedes irte.

-Akayama: ¡Tú otra vez! ¡¿Pero tú no estabas en contra de la wotan?!

-Sameyoi: Pues sí, pero por ahora somos aliados. Ya la mataré después.

-Akayama: Tsk, ya veo..

-Sameyoi: Así que te sugiero llevarte a tu juguete metálico e irte.

Molesto por los comentarios de Sameyoi, el marine adopta su pose de combate para luego pegar un salto hacia el pirata.

-Sameyoi: Ho, ¿planeas acercarte? ¿A pesar de que te estoy dando la opción de huir?

-Akayama: ¡A ver si voy a huir! ¡¿Cómo te daré una paliza si me voy?!

-Sameyoi: ¡Ho ho! ¡En ese caso..!

El pirata se agacha para esquivar la patada de su oponente.

-Sameyoi: ¡..acércate todo lo que quieras!

Pero para sorpresa de Sameyoi, Akayama baja velozmente su pierna para golpearle en la cabeza.

-Sameyoi: Ugh..

-Akayama: ¡Kabutsumo Kenpo: Puño Dosukoi!

Acto seguido, le propina un puñetazo en el estómago al pirata, esbozando una sonrisa la cual se borra unos segundos después.

-Sameyoi: ¡Umihebi Ken: Constricción Oscura!

Aprovechando el golpe de su oponente, Sameyoi sujeta el brazo de Akayama tras enroscar sus dos brazos negros en este para luego levantarlo y estrellarle contra el suelo.

-Akayama: ¡Agh, jodido pira-!

Pero el marine no tiene tiempo de levantarse al ver como su oponente lleva sus brazos hacia atrás.

-Sameyoi: ¡Y ahora...! ¡Umihebi Ken: FRASCO DE SERPIENTES!

Posteriormente, múltiples y veloces golpes con haki impactan en el cuerpo de Akayama.

-Hulu: No lo hace nada mal..

-Máquina: Frase de batalla número 15: "¡No bajes la guardia!"

La wotan se mueve rápidamente a un lado al ver cómo el ojo de la máquina se ilumina. Unos segundos después, dicha máquina lanza un delgado láser el cual deja un hueco en una roca.

Por otra parte, el Rey Chuckles continúa su combate contra Semersooq.

-Semersooq: ¡Se nota que tus brazos están débiles!

-Chuckles: ¡Tsk, t-todo por culpa..DE ESA MALDITA EDGELORD!

-Blight: ¡Aprovechemos que está débil!

Blight se acerca hacia el Rey Abismal para lanzarle un cóctel molotov en la cara.

-Chuckles: ¡!

Y al estar ocupado con Semersooq, el rey no logra detener el cóctel, por lo que impacta en su cara para luego explotar.

-Chuckles: Ugh..

-Semersooq: ¡Buena esa!

Aprovechando el aturdimiento de Chuckles, Semersooq salta para luego hundir su arma en la cabeza del rey Pochoko, haciéndole soltar sangre por su nariz y boca.

-Chuckles: ¡Agh..u-ustedes..PUTOS HUMANOS!

-Hulu: ¡Eh, que yo no soy humana!

Repentinamente, Hulu aparece con uno de sus troncos recubiertos con haki, llevándolo hacia atrás para luego acercarlo velozmente hacia la cabeza de Chuckles, haciéndole soltar aún más sangre.

-Krep: ¡Me toca, huevones!

Acto seguido, Krep usa su arma recubierta con haki para golpearle en el estómago.

-Chuckles: ¡AGH..!

-Sameyoi: Oh, ¿ya lo mataron?

-Blight: No. Pero con un golpe más de seguro que sí.

A duras penas, el rey Pochoko se mantiene consciente, tambaleando y sujetando su espada con dificultad.

-Chuckles: *jadeo* ¡I-INSOLENTES!

-Sameyoi: Desearía que aquel tipo Gurdy estuviese aquí...POR CIERTO, ¿DÓNDE ESTÁ?

Pero el pirata es interrumpido por un fuerte rugido, el cual asusta a todos los presentes.

-Blight: ¡Te-terremoto!

-Midoritachi: N-no....Te-temo que es algo peor..

Midoritachi se encontraba sudando como nunca mientras su cara se torna pálida.

-Midoritachi: Mu-muchachos...les reto a darse la vuelta..

Al voltearse, todos los presentes abren sus ojos y bocas de manera exagerada.

-Akayama: ¡¿QU-QUÉ MIERDA..?!

-Hulu: ¡¿..ES ESO?!

-Semersooq: N-no puede ser...Esa es..

-Chuckles: ¡¡!!

Frente a ellos se encontraba una inmensa criatura con múltiples ojos.

Ging Khidorah

-Matatabi: ...la bestia del lago.

Capítulo 36: Quien tuviese esperanza (lunes)

Nos miraba desde sus muchos ojos una horrible bestia con un rostro medianamente menso, con sus cuernos empinados y sus dientes cuadrados y enormes.

Matatabi: El Ging Khidorah... nadie nunca ha sido capaz de enfrentarse a el, es simplemente imposible que algo sobrepase su defensa total, pero su fuerza bruta no es todo lo que debemos temer...

Chuckles: Volvemos a encontrarnos, verdecito horrible, hoy seré yo el que tome un ojo tuyo.

Pochoko 6: ¿¡Nani, O-sama no me fue cortado por Ging Khidorah no norioku!?

Semer: Quisiera verte dañando al Khidorah, ese monstruo tiene el poder de destruir Hanheikin a su voluntad, fue capaz de alterarla y separarnos por ríos solo para facilitarse la comida.

Chuckles: Esta vez yo se como enfrentarlo, estoy seguro que cuando tomó mi ojo descubrí su punto débil.

La pelea entre todas las facciones no podía seguir, mirábamos atónitos como esa bestia más grande que cualquiera de nosotros, que sin duda devoraría a un gigante de habérselo propuesto, pensaba en quién acabar primero a su vez que se relamía hasta los ojos con su larga y blanda, carnosa lengua.

Matatabi: Oh Gurdy, desearía que estuvieses a mi lado, esta situación es terrible. Supongo que es lo mejor, debes salvarte de esta monstruosidad.

Akayama: Máquina... dispara a sus ojos, debemos irnos de aquí sin que nos vea.

Por supuesto, la máquina de Akayama disparó su rayo láser a la bestia, pero esta simplemente miró fijamente al láser y con un pisotón y un coletazo levantó una piedra que fue enviada a toda velocidad a la máquina de Akayama, dañando terriblemente esta al estrellarla contra el suelo y aplastarla.

Akayama: ¡¡MÁQUINA, NO!!

El marine corrió a socorrer a su creación, que yacía destrozada en el suelo, con su puño dosukoi se deshizo de la roca que estaba encima suyo, la máquina solo le miró fijamente.

Máquina: Amo... el daño crítico... mi análisis interno indica una falla en mi sistema de refrigeración... pierdo líquido refrigerante... en el próximo minuto me sobrecalentaré y mi placa madre se freirá...

Akayama: No digas tonterías Máquina. Vas a estar bien, voy a prepararte como sea, no puedes morir ahora. ¡Vas a estar bien!

Máquina: Amo... voy a ejecutar el protocolo 4, usted lo había programado para su ultimo día en este mundo, pero no estaré para ver su larga vida.

Mientras el líquido refrigerante fluía del cuerpo de Máquina, con cada chispazo y fallo consecutivo que su sistema sobrecalentado recibía, las últimas fuerzas de Máquina fueron usadas refrigerando su último regalo, una barra de lingote dorado reservada para un momento especial.

Máquina: Tenga su última barra de chocolate amo... me alegra haber sido su UNICOCOCOCOCOCOCOCO amigo... espero que la disfruTETETETETETETTETETEteeeeeeeeee...

Con ese último fallo crítico los sistemas de Máquina se sobrecalentaron, friendo su placa madre, su ojo se apagó lentamente mientras Akayama entre lágrimas tomaba su preciada barra, el regalo final de su único amigo, su mejor creación.

Shizatheme

Akayama: ¡¡MÁQUINAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!

La temible bestia del lago era un ser imparable, no había una forma de que la derrotesemos en nuestro estado actual, eso fue un hecho que comprendimos al ver a la máquina ser destruida en un instante.

Hulu: Con lo fuerte que era... de un solo ataque...

Krep: Se que vine a ver esto, pero tal vez debí conformarme con viajar normalmente...

Blight: ¿Tenemos alguna chance de...

Sin pensarlo, Sameyoi saltó hacia el Khidorah para golpearle con su haki, mas de un único coletazo fue mandado a volar fuera de la vista de todos.

Semer: Si tiene suerte aterrizará en el lago y podrá huír.

Midoritachi: No creo que el lago sea mas seguro, esta bestia tiene un maestro... alguien capaz de controlarla se encuentra aquí, aún si le vencemos hay alguien mas peligroso aún.

El pánico corría entre todos, una bestia capaz de matarnos, y para colmo nos habíamos debilitado entre nosotros.

Krep: Florensiaaa, despierta huevona, petrificalooo pretrificaloooo.

Chuckles: No tiene sentido, recibió mi ataque de lleno, no va a despertar por un tiempo.

Semer: Cuentanos mas de esa debilidad suya.

Chuckles: Su lengua, yo creo que su debilidad es la lengua, la necesita blanda para utilizarla eficientemente, pero eso significa que también deberíamos poder dañarla y hacer que sangre.

Matatabi: ¿Usar... su lengua?

Hulu: Esa máquina ya me parecía demasiado fuerte, ni loca voy a enfrentarme a eso.

Blight: Si serás desgraciada, pero es lo mas lógico, si no podemos hacerle nada deberíamos huir.

A medida que nos alejabamos de esa bestia sin freno, su mirada de muchos ojos se centró en su objetivo más grande, Catherine Hulu, quien huía desesperada, y abriendo su boca, su lengua se extendió como un sapo, para revelar una mandíbula terriblemente fuerte que se encontraba en la punta de esta.

Hulu palma

Ese fue el momento en el que supimos que esto iba en serio.

Capitulo 37: ¡Matar! (martes)

Blight: ¿… Pulpo? 

Chukles: Si.. Eso es lo que hizo la última vez. 

La escena es totalmente horripilante, pero nadie puede dejar de verla. La lengua de la criatura sigue ahí, larga y pulsante atravesando el torso de Hulu. Hasta sus enemigos están horrorizados. Hulu es tremendamente fuerte y en un segundo… eso ha pasado. 

Hulu: Kkk… kkk…

La enorme mujer no puede moverse, no puede hablar. Su piel rosada se estaba poniendo más y más blanca. Con los ojos abiertos de par en par, temblando, Hulu se desploma sobre sus rodillas para luego empezar a vomitar sangre sin control.

Kabutsumos: Bzzzz… bzzz( La ladrona… ella está… está…)

Akayama: *aferrado al regalo de su querida maquina*… condenada.

Ging Khidora no retira su lengua ni así. La asquerosa mandíbula en la punta de su lengua se abre y saca su propio apéndice que lengüetea la sangre que escurre.

Matatabi: … ¡Retirada! ¡Retirada! 

Semersooq: ¡Ammassalik! ¡Ordena la retirada! 

Ammasalik:¡Si, mi amor… Digo, señor! 

Los hombres de todas las facciones empiezan a espabilarse otra vez con los gritos de sus jefes. Lo que atrae la atención de la bestia temible. Su presa actual ya no patalea, ya no está fresca. Es hora de conseguirse una nueva.

Khidora: ¡Roaaar! ¡…!

Pero, ¿¡Porqué no puede mover su lengua!?  Algo lo tiene agarrado con una fuerza tremenda, y cuando se da cuenta que es, abre todos sus muchos ojos en señal de sorpresa. Hulu, a pesar de estar gravemente herida, evita que la lengua escape de su cuerpo con cuatro de sus brazos, con los otros dos, toma su sierra eléctrica.

Hulu: ¡Aghh! *cof… cof cof * ¡Maldita cosa!

Haciendo gala de su flexibilidad de pulpo, aun sintiendo el dolor más atroz que cualquier ser vivo podría experimentar, Hulu alza los brazos con su motosierra a  máxima velocidad  y en un solo movimiento, parte en dos ese asqueroso trozo de carne rosado. Chuckles tenía razón, era suave. 

Khidorah: ¡Ryaaaaaaah!

Retorciéndose en un espasmo doloroso, la bestia aplasta a varios de los Esquimales de las tribus del Norte y el sur, para el horror de sus líderes.

Anguta: ¡No!

Semersooq: Nuestros hombres…

La Wotan por su parte, deja caer su motosierra de golpe, mientras su brazos se aferran ahora a su pecho y al trozo de lengua cortada que aun tiene atravesado, el cual decide no extraer, solo se desangraría más rápido. Sus fuerzas se le van desvaneciendo tras ese ultimo ataque. ¿Cómo pudo pasarle eso a ella? ¿La Niveladora? ¿De verdad ella va a… va a morir?

Hulu: No… No puedo morir aun. Tengo que encontrar… a mi tripulación… je… y el tesoro no estaría mal.

Pero ya no puede sostenerse, sin desearlo ni poder pararlo va a caerse al suelo, pero antes de que su cara choque con las rocas, algo la sostiene al jalarla por dos de sus brazos opuestos. 

Blight: ¡Ah no! ¡Tu no te vas a morir todavía!

Midoritachi: ¡Resiste! ¡Algo se nos ocurrirá!

Hulu mira extrañada a aquellos que le ayudan. Hace 10 minutos la detestaban. ¿Por qué intentan ayudarla ahora? Su mirada debe decirlo todo porque Blight de inmediato le responde.

Blight: ¡Todavía me la debes! ¡Si alguien te va a partir ese gigante trasero tuyo voy a ser yo! ¡No algo que parece sacado de una de esas revistas de tentacule rape! 

Midoritachi: Yo solo ayudo porque él ayuda, y él me agrada *se sonroja*… supongo

Hulu: J… je… no esperen un gracias… pero gracias… 

Entre los dos, ayudan a la Wotan a apoyarse contra una gran roca para que no se caiga. Pero mientras, la batalla continúa. La bestia ataca moviéndose a una velocidad abismal para su talla y forma. De todos los bandos vuelan y se estrellan para morir con el impacto o son directamente aplastados por patas y cola de la criatura. Enanos, Pochokos, Kabutsumos… esquimales. 

Anguta: No… ¿como es esto posible? 

Sanna: ¿Porque nos ataca nuestro Dios?

Los lideres de la tribu del Norte y su gente no comprenden. Han dedicado toda su vida a honrar a la bestia del lago, sus banquetes, cacerías, batallas, todas las han dedicado siempre a la bestia del lago. Incluso se habían separado de sus hermanos del sur por ser no creyentes ¿Por qué los ataca? ¿Por qué mata a sus hombres?

Anguta: ¿Por qué..?

Semersooq: ¿¡Porque va a ser idiota!? ¡Esa cosa no es un dios!

Lentamente, el horror de los jefes del norte se va convirtiendo en rabia. ¿¡Todo este tiempo han venerado a un monstruo!? ¡Pues nunca más!

Anguta: ¡Sanna!

Sanna: ¡No hace falta que lo digas! ¡Hey, Semersooq, Ammassulik! ¿¡Que dicen de una tregua para matar a esa cosa!

Ammassalik: ¿¡Tregua!? ¡Están locos! Nuestro jefe no accederá jamás a…

Semersooq: ¡Solo si ceden parte de su comida!

Anguta: ¡Hecho!

Ammasalik : Bueno, lo que mi Semersooq diga. 

Dicho esto, las hachas de todos los esquimales, así como decenas de arpones unaaq y kakivak, se alzan en el aire con un objetivo.

Esquimales: ¡Matar! 

Capítulo 38: La plegaria (miércoles)

Los guerreros de las dos tribus esquimales lanzan un asalto contra Ging Khidorah, atacándole con sus lanzas mientras la bestia los embiste y golpea con su cola. Aun así, la diferencia de poder entre ambas facciones aún es muy grande. La fuerza del monstruo, junto con la dureza de su piel, hace que los guerreros tengan muy difícil herirla. Los únicos con suficiente fuerza para lograr herirlo son los jefes de tribu, con Anguta y Semersooq cargando contra la bestia con arpones de gran tamaño mientras Sanna dispara desde lejos con un arco, logrando que una flecha impacte sobre uno de los ojos pequeños en la cara de Khidorah.

Khidorah: ¡Aaarrrgh!

Anguta y Semersooq: ¡¡Raaaaaaaaaaaah!!

Acto seguido, los otros dos líderes saltan sobre el monstruo y hunden sus respectivos arpones en los ojos más grandes del mismo.

Ammassalik: ¡Bieeen, jefe!

Khidorah: ¡¡ROAAAAAAAAH!!

Retorciéndose de dolor, Khidorah da un giro sobre si mismo y golpea a los dos líderes con la cola, mandándolos de cabeza directos contra una roca.

Sanna: ¡Anguta!

Ammassalik: ¡Jefe!

Este suceso horroriza a todos los esquimales presentes en la pelea. Sus dos líderes han quedado gravemente heridos por el golpe mientras Ging Khidorah sigue retorciéndose de dolor, desorientada por su pérdida parcial de visión.

Pochoko 4: ¡Guuuuys, carry His Majesty over here, shit is going down!

Mientras tanto, el grupo de Gurdy llega a la cima de la montaña, quedando maravillado por el lago que tienen delante, en una cuenca justo en el centro de la isla.

Gurdy, Amai y Fanny: OoooOOOOOOoooooh...

Amai: Conque el tesoro está allí abajo.

Fanny: Es precioso.

Amai: Bueno, ahora viene la parte aburrida: peinar la zona.

Gurdy: ¿Por qué?

Amai baja de la apisonadora y empieza a caminar por el suelo, mirando a su alrededor.

Amai: Bueno, este es un sitio muy grande pero seguro que hay alguna entrada, cueva o lo que sea que nos lleve al tesoro... ¡KYAH!

Amai cae al suelo tras haber tropezado con algo, a lo que Fanny y Gurdy van a ver si está bien.

Fanny: ¿Qué ha pasado?

Amai: ¡HE TROPEZADO! ¡Una rama de mierda está asomando por el suelo!

Pero cuando la samurai mira al sitio por el que ha tropezado ve que no es una rama de árbol, sino algo metálico, parecido a un asa.

Amai: ¿Huh?

Amai quita el pie de ahí y Gurdy tira del asa, revelando una escotilla que da a un pozo de metal con una escalerilla.

Fanny: ¿Premio?

De vuelta a los esquimales, Sanna y Ammassalik intentan despertar a Anguta y Semersooq, pero no parece que vayan a conseguirlo.

Sanna: ¡Por favor, Anguta, despierta!

A su vez, la bestia ha recuperado un poco la compostura y aun con tres ojos menos es capaz de ver a los guerreros que le han jugado la mala pasada, arremetiendo contra ellos.

Khidorah: ¡ROAAAAAAAAAR!

Sanna y Ammassalik: ¡¡...!!

Pero de repente, un rayo de sol cae entre las nubes, directo sobre el único ojo bueno que sigue en la cara de la bestia, molestándola y haciendo que retroceda.

Pochoko 3: ¡Eh, hay un tío raro sobre esa roca!

Sanna: ¿Chamán?

El chamán del norte Napaatsiaq ha aparecido de la nada, de pie sobre un montón de rocas mirando al cielo con los brazos extendidos y sosteniendo su bastón, mientras los rayos de sol bajan sobre él. Su voz, distinta a su tono chillón habitual, retumba por toda la zona.

Napaatsiaq:

¡Espíritus de las montañas, escuchad mi ruego!
¡Hemos estado adorando a un dios falso
y ahora nos enfrentamos a nuestra perdición!
¡Dadnos nuestro apoyo, oh espíritus, ayudad a nuestros aliados,
aquellos que no desean ningún mal a nuestras tribus esquimales,
para acabar con el demonio que nos atormenta!


A medida que habla, más rayos de sol empiezan a pasar a través de las nubes, rodeando a los esquimales heridos con su calidez. Esto hace que, sorprendentemente, recuperen sus fuerzas y sus heridas sanen.

Anguta: ¿...?

Sanna: ¡Anguta!

Ammassalik: ¡Jefe!

Semersooq: Uggghh... ¿he muerto?

Ammassalik: NOPE.

Pero lo más sorprendente es que la plegaria del chamán afecta también a los piratas presentes en la batalla.

Fiore: ¡Ah!

Fiore Cremisi despierta de repente en brazos de Krep con las mejillas hinchadas, de tantas bofetadas que ha recibido para que se despierte

Krep: ¡¡Florencia, por fin!!

Hulu: ¡¡BLUAAAARGHHH!!

Blight: ¡Eh eh eh eh EH!

Hulu vomita un gran chorro de sangre que asquea a Blight y a Midoritachi hasta el punto de darles náuseas. Acto seguido, la Niveladora comprueba como el agujero que tenía en el pecho se ha convertido en una cicatriz feísima.

Incluso lejos de allí, en la orilla del lago, Sameyoi emerge del agua justo debajo de otro rayo de sol, alzando ambos puños.

Sameyoi: ¡¡ESTOY EN PLENA FORMAAAAA!!

Viendo a todos los esquimales y los piratas recibiendo una nueva oportunidad para enfrentarse a la bestia, Sanna intenta dirigirse a Napaatsiaq para darle las gracias, pero este ya se ha desvanecido del agotamiento, quedando de él únicamente su abrigo y su bastón.

Krep: ¡Florencia!

Fiore: ¡Qué!

Krep: ¡No hay tiempo! ¡¿Ves ese monstruo?!

Fiore: ¿Sí?

Krep agarra con fuerza a la ladrona y la lanza contra Ging Khidorah.

Krep: ¡PETRIFÍCALA!

Fiore choca de cabeza contra la frente de la bestia y la zona del impacto empieza a convertirse en piedra poco a poco.

Khidorah: ¡¡...!!

Capítulo 39: Petrificación (jueves)

Khidorah: ¿grahrr? ¡grarghgrh!

Krep: ¡bien hecho, Fiore! ¡Conviértete en huevo duro, monstruo!

Bonta: ¡jefa, se está convirtiendo en piedra!

Matatabi: no... ¡en una gema!

Akayama: ¡eso, púdrete, maldito bicho!

La bestia del lago parecía confusa, algo extraño le estaba sucediendo. Pero no se iría sin llevarse con ella a todos los que pudiera.

Ammassalik: ¡cuidado, se acerca a nosotros!

Semersooq: ¡todos atrás!

Ging Khidorah, aun convirtiéndose en gema, se movía tan rápido como podía, intentando atacar a los que estuvieran cerca.

Fiore: sí, la petrificación es algo lenta, más con ese tamaño.

Chuckles: ¡Arqueros, seguid disparándole desde tan lejos como podáis!

Sanna: (Napaatsiaq, tu sacrificio no será en vano...) *a sus hombres* ¡lanzad vuestros arpones a los ojos que le queda!

Semersooq: ¡vosotros también!

Con un grito de valor, todos los pochokos y esquimales disponibles para atacar a distancia empezaron a hacerlo, debilitando cada vez más a la bestia. En un sitio apartado, Hulu estaba sentada asimilando que aún estaba viva, mirando a la cicatriz que se había formado. A su lado Midoritachi terminaba de preparar un ungüento para aplicárselo.

Blight: con esa herida estás más fea que antes, que ya es decir.

Hulu: huh, espérate que me levante y verás cómo hago yo más fea tu cara.

Blight: ¡¿qué has dicho?!

Midoritachi: has empezado tú, Blight... deberías ser más amable con los demás.

Blight: ¡¡!!

El pelirrojo, que horas antes le hubiese metido una paliza por reñirle con esas confianzas, solo apretó los dientes y giró la cabeza para que no le viesen, sorprendiendo a la wotan.

Blight: tsk...

Hulu, ¿oh? Ju, ¿me he perdido algo?

Blight se volvió a girar para contestarle enfadado y sonrojado, pero justo en ese momento se oyó un gran grito de la bestia, sobresaltando al ninja.

Khidorah: ¡GRAWROJARL!

Midoritachi: ¿hmm? Creo que ha dicho algo...

Blight: ¿entiendes hasta eso?

Midoritachi: yo tampoco me lo esperaba... voy a ver.

Poniéndose delante de la bestia pero alejado, se dispuso a intentar entender a Khidorah, que no le quedaba mucho tiempo para convertirse en gema del todo.

Khidorah: ¡RASGHRLJ! ¡KROARWTGRL!

Midoritachi: amo... S-Shrek?... fuerte...

Khidorah: ¡ZRESBSDA! ¡RRORGLRVT!

Midoritachi: matar... todos... fruta...

Khidorah: ¡PRRPAGSLT! ¡JRIARJSRT!

Midoritachi: venganza... tesoro... mundo...

Blight: ¡cuidado!

El monstruo, en su último ataque antes de quedar petrificado, había movido lo que le quedaba de lengua hacia su traductor para perforarle, aprovechando que estaba concentrado en traducirle. Cosa que hubiera conseguido si Blight no hubiese empujado a Midoritachi, cayendo los dos al suelo, el pirata encima del ninja.

Midoritachi: ¡¡!!

Blight: p-por lo de antes, te debía una.

Con la cara roja como su pelo, Blight se giró para levantarse, viendo como por fin la bestia del lago se había convertido en una gema gigante, su lengua incluida. Se pudo oír un gran suspiro de alivio de todos los presentes.

Ammassalik: *mirando a Blight y Midoritachi* (esos dos... ¿Por qué no se han besado?...)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.