Capítulo 61: Punto de reunión

Los guardias que protegen el puerto de estribor son rápidamente derrotados por los aliados de Venjen, mientras un ejército de unidades Pacifista creado por Laura acribilla a los gigantes ancestrales con sus láseres. La Cineasta ha tomado tierra para correr al interior de la ciudad seguida por Dan.

Dan: ¡Espera, Laura, no vayas tú sola!

Laura: ¡Kasa kenpo: Kasaharu!

Laura acaba usando su paraguas a modo de saltador para avanzar más deprisa, saltando sobre Serena y compañía.

Serena: ¿?


Hace unas horas...

Laura: ¡Maxweeeeeeeell!

Laura llora con el auricular de un den den mushi en la mano, con Cosmo, Rick y Paul llorando también junto a ella mientras el resto de la tripulación se limita a sonreír por oír la voz de su capitán por primera vez en semanas.

Laura: ¡¡Cuánto me alegro de oír tu voz, al principio pensé que habías muerto, y luego pasé días planeando como sacarte de ese lugar en el que estabas!!

Maxwell: ¡Yo también me alegro de oír tu voz, cari, no te imaginas los dos meses que he pasado, pero ya te lo contaré después! ¡Ahora debemos mantener la cabeza fría!

Venjen (a través del auricular): ¡Te estoy viendo llorar desde aquí!

Laura: ¿Quién es ese?

Maxwell: ¡Un amigo, escucha, a partir de ahora los Piratas Freak somos aliados de los Piratas de las Aguas Estancadas! ¡Nuestro objetivo: acabar con Bifröst y sus heraldos! ¿Dónde estáis ahora?

Laura: ¡Siguiéndote con tu vivre card!

Maxwell: ¡Vale, corregid el rumbo e id a Gran Tesoro, arrasad el lugar como tan bien se nos da! ¡Seguramente encontréis a nuestros nuevos aliados en el camino! ¡Nos reuniremos allí!

Gacha

Dan: ¿Quiere que volvamos allí? ¡Si la última vez nos echaron a patadas!

Laura: ¡Porque no le teníamos a él!


Laura: (¡Maxwell ya está aquí, tengo que ir a ayudarle!)

A medida que salta, Laura cada vez llega a más altura, hasta el punto de saltar por los tejados de las casas hasta pasar por encima del muro que separa el puerto de la zona VIP, encontrándose dos gigantes fumigadores apuntándola con sus tubos de aspersión.

Cosmo: ¡Ryusei Hoshi!

Pero antes de poder gasearla, los gigantes son alcanzados en la cara por las bolas de fuego lanzadas por Cosmo.

Mientras tanto, frente al Leoro, Maxwell, Venjen, Jean y Meredy derrotan fácilmente a los guardias y piratas que se lanzan a por ellos. Jean está usando dos de sus plumas como espadas contra Bonnet y Meredy está bloqueando las garras de Aaron y el mazo de Mika con su bastón.

Mika: ¡Hiyaaaah!

Meredy: (¡Uy qué cosa más mona!)

Maxwell avanza hacia la entrada del casino, donde se encuentra Tepes, cuando una llamarada le obliga a hacerse a un lado.

???: ¡Jajajajaja!

Maxwell: ¿Pero qué...?

Su atacante es un pirata musculoso y pelirrojo, con un lanzallamas sustituyendo su mano izquierda. El brillo rojo de su visor hace ver que está infectado con gas de frenesí.

???: ¡Cuando acabe con vosotros, Bifröst me llevará a un mundo que podré quemar a mi gusto!

  • [El Incinerador Zed Strauss, capitán de los Piratas del Infierno.]

Acto seguid, Zed acerca su lanzallamas hacia su boca y escupe un gran chorro de alcohol, desencadenando una llamarada aún más grande que la anterior.

Zed: ¡Dragon Breath!

Para protegerse, Maxwell se cubre con su capa y la imbuye en busoshoku haki.

Venjen: ¡Pompeya!

Sin embargo, Venjen no necesita protegerse del fuego, pasando a través de él en su forma Krakatoa para dar un fuerte puñetazo en la cara al Incinerador, estampándolo contra el suelo.

Maxwell: ¡Gracias, Venjen!

El Almirante Garabateador reanuda su avance hacia Tepes, dejando atrás a Venjen justo cuando Manolo y Gear aparecen frente a él.

Venjen: ¡Vosotros, par de traidores zombis!

Manolo: ¡Lo sentimos, almirante, ahora estamos en una flota mejor!

Gear: ¡Puedes unirte tú también, nadie te lo impide!

Venjen: ¡Cuando acabe con vosotros me suplicaréis que olvide lo que acabáis de decir!

Ya muy cerca de la entrada del casino, Maxwell se transforma en Yugamio para derrotar a otros dos gigantes que se interponen en su camino, viendo ya a Tepes a solo unos metros delante de él.

Maxwell: ¡Tepes, déjate de tonterías!

Pero el cyborg simplemente le apunta con su mano mecánica mientras crea un montón de lanzas invisibles en el suelo apuntando a Maxwell.

Maxwell: ¡Vale, que no se diga que no he intentado razonar con él! ¡Hammer Isoginchaku!

Tepes: ¡...!

Maxwell: ¡Stamp Blow!

Usando uno de los brazos rojos de su espalda, Yugamio destruye las lanzas y aplasta a Tepes con el puño, rompiendo el dial de frenesí que lleva guardado dentro de su traje.

Capítulo 62: Contra amigos y enemigos

Meredy: ¡Minus Tempo: Gurensen!

Meredy manda a volar a Aaron y Mika de un golpe, junto a varios guardias más, mientras Jean logra superar las defensas de Bonnet y cortarle con sus plumas imbuidas en haki.

Bonnet: ¡Ñgh!

Aun así, aún son muchos los enemigos que quedan, y por cada docena que cae derrotada aparece otra más por algún callejón.

Jean: ¡¿Pero cuánta gente hay aquí metida?!

Venjen: ¡No te quejes, así cada uno tiene más!

Meredy: ¡Chico-Brasa, cuidado!

Venjen: ¿Qué pasa?

???: ¡Souvenir!

De repente, la mano de Marie Antoinette DeBeli alcanza la espalda de Don Barbacoa y lo transforma en un llavero.

Marie Antoinette DeBeli: ¡Uno menos, quedan tres!

De repente, Hilda aparece tras Meredy y la agarra por los hombros.

Meredy: ¡Eh, suelta!

DeBeli: ¡Ohhohoho, por esto seguro que quedo en buen lugar con Bifröst, ahora sigues tú!

Meredy: ¡No me toques!

Meredy desvía la mano de la supernova de una patada mientras intenta librarse del agarre de Hilda.

DeBeli: ¡Au!

Meredy: ¡Suéltame, mujer gigante!

Hilda: ¡Rápido, señora, tóquela!

Mika: ¡Hasshatai Ofuku!

De repente, la sirvienta recibe un golpe en la nuca que hace que suelte a la Peliazul. Libre, Meredy se gira hacia ella, le agarra un brazo y la levanta del suelo para luego hacerla caer sobre DeBeli, aplastándola con tanta fuerza que llega a agrietar el suelo debajo. Acto seguido, Venjen vuelve a su forma humana, confirmando la derrota de la capitana de los Piratas War Carnation.

Venjen: ¡AGH!

Mika: ¡Capiiiii!

Devuelta a la normalidad, la enana corre bajo las piernas de Meredy para reunirse con Maxwell entre lágrimas.

Maxwell: ¡Mika, estás bien!

Mika: ¡¡No tengo ni idea de qué hago aquí!!

Manolo: ¡Earthshatter!

Venjen: ¡Furore Nigrum!

Manolo y Gear trataron de aprovechar el desconcierto de Venjen por su transformación para atacarle, pero él logra mandarlos a volar de un puñetazo tras activar su forma Krakatoa.

Gear: ¡Porque no tengo a Nautilo ahora mismo que si no...!

Manolo: ¡Cállate, Gear!

Tanto Venjen como Jean ven cómo los dos piratas caen al suelo a varios metros de distancia.

Jean: ¡...!

De repente, el kenbunshoku haki de Jean le advierte de un ataque enemigo inminente, bloqueándolo rápidamente con su espada-pluma. Dicho ataque revela ser una patada de Fleur.

Jean: ¡Fleur!

Pierna Llameante da un salto hacia atrás, empujando a Jean hacia atrás con el impulso. Luego, Jean tropieza con algo que le agarra los tobillos y le hace caer al suelo.

Jean: ¡Agh!

La causante del tropiezo resulta ser Ink, otra aliada de Jean antes de ser infectada por los diales de frenesí. Usando su fruta del diablo, se ha camuflado con el asfalto para tenderle una trampa.

Jean: ¡Ink!

La mayoría de enemigos infectados son miembros de Todos somos Esclavos, habiéndolos también entre los que intentan repeler la invasión de los Piratas Freak y los Aguas Estancadas.

Hollow: ¡Beheader!

La espada de Hollow choca contra el escudo de Leónidas IV, quien contraataca después cortándole un brazo a la armadura viviente con su lanza, viendo cómo éste se separa del torso sin más, sin derramar una sola gota de sangre.

Leónidas: ¿Qué diablos...?

Mientras tanto, Ferginald y su laphan Calcetines luchan contra Kin mientras Serena envuelve a Mondhuter Maximilian en sus cadenas, todo esto mientras sus subordinados y los del Gigante Bicéfalo luchan contra los soldados de Todos somos Esclavos

Serena: Estos se ven más fuertes.

Jean: ¡Vamos, Fleur, Ink, no quiero haceros daño!

Jean hace un esfuerzo para defenderse al mismo tiempo de sus dos aliadas, mientras Maxwell bloquea con su Inkuhato las espadas de Royal Low.

Maxwell: ¡Es inútil, ese gas vuelve malvado a todo aquel que lo inhala y el único remedio es una paliza! ¡ASÍ!

Tras reforzar su bastón con haki, el Almirante Garabateador estampa a Low contra el suelo tras golpearla en la cabeza.

Maxwell: ¡Eso y el dial de control!

Jean: ¡¿Qué es un dial de control?!

Maxwell: ¡Controlan a los zombis, si pudiéramos hacernos con uno... aunque deben tenerlo Bifröst y sus amigos!

Wallace: ¡Eeeeeeeeh!

Meredy: ¡...!

Scribble Avatar Baronesa.png

Meredy sigue la voz de Wallace hasta verle corriendo hacia ellos por la calle principal, junto al resto de los Piratas de la Peliazul y los del Ave Azul... y con otro ejército de piratas infectados detrás.

Cecilie: ¡Meredyyyyyyy, solicitamos refuerzos!!

Meredy: ¡¡Eh, pero no nos los traigáis, que bastante tenemos ya con estos!!

Pero lo que más inquieta a la Peliazul es la presencia que su kenbunshoku haki detecta entre los enemigos que van tras sus compañeros: el Maldito y el Cataclismo. Además, a los pocos segundos, el muro que separa el barrio VIP del barrio bajo es destruido para dejar pasar a una criatura gigantesca con aspecto de mujer, con cuernos, piel roja y tentáculos en lugar de piernas.

Piratas del Ave Azul y de la Peliazul: ¡¿EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH?!

Maldito y Cataclismo: ¡¿...?!

Baronesa: ¡¡AQUÍ ESTÁ MAXWEEELL~!!

Capítulo 63: Scribble Avatar, versión Baronesa

Maxwell: ¡Eh, eso no vale, Maxwell soy yo!

Meredy: ¡Un kaiju!

La Baronesa sostiene un Inkuhato gigante con un hacha incorporada, levantándolo con la intención de atacar a los piratas que huyen de ella en dirección al Leoro.

Bert: ¡La que se nos viene encima! ¡Todos a bordo!

Bert se transforma en jabalí y deja que sus compañeros se monten sobre él para ir más rápido, mientras que Wallace decide hacer lo mismo con su forma completa. De esta forma, las dos tripulaciones ensanchan distancias de sus perseguidores mientras Ana y Big Bird vuelan sobre ellos, hasta que...

Maldito: ¡Si Junfa no Hebi!

El Maldito gira su báculo repetidas veces dejando dos estelas de luz verde cada vez más brillantes, hasta que estas acaban adoptando la forma de dos serpientes de fuego que rodean a los piratas hasta deshacerse delante de ellos en una cortina de fuego que les corta el paso.

Elliott: ¡Tessenjutsu!

Suzaku usa su abanico gigante para crear una ráfaga de aire con la que disipar las llamas, pero éstas vuelven a formarse rápidamente.

Elliott: ¡¿Eh?!

Maldito: Estas no son llamas normales, chaval.

Ana: ¡Cloudstruction!

Generando un montón de nubes desde sus brazos, Ana las amontona justo delante de las llamas hasta formar una rampa.

Ana: ¡Ramp!

Baronesa: ¡Ni hablar! ¡Kodai Sunpo!

James: ¡¡Saltad!!

Bert y Wallace: ¡¡Woaaaaaaaah!!

Dando un último acelerón, el jabalí y el tigre suben por la rampa y saltan las llamas justo cuando la Baronesa baja su hacha.

Baronesa: ¡Bonecrasher!

A pesar de haber salido del alcance del hacha, el golpe resulta tan devastador que la onda expansiva manda a volar a los piratas hacia la torre de oro, mientras que los piratas infectados salen volando hacia la Baronesa. El Cataclismo y el Maldito, por otro lado, han quedado fuera de peligro al subirse a tiempo a una azotea.

Cataclismo: ¡Jojojojo, mola!

Los Piratas de la Peliazul y del Ave Azul vuelan varios metros hasta caer sobre una nube creada por Ana que amortigua su caída, además de dejarles muy cerca ya del casino, cosa que la Baronesa no está dispuesta a permitir.

Baronesa: ¡Kodai Sunpo: Strike!

Esta vez, la Baronesa mueve su Inkuhato gigante como si fuera un bate, aunque el tener el hacha incorporado hace que el movimiento genere una onda cortante directa hacia los piratas, incluso los cuatro capitanes que hay más adelante.

Venjen: ¡Eh, eh, eh, EH!

Maxwell: ¡¡Todos a cubierto!!

Tepes: ¡Gajo!

La voz de Tepes llama la atención de Maxwell, girándose hacia la entrada del casino para verle de pie con las manos alzadas, ya sin signos de estar poseído por el gas. El Último Corte ha usado su poder para levantar un muro invisible delante de ellos, el cual procede a ser reforzado por las nubes de hierro de Ana.

Ana: ¡¡Cloudstruction: Bunker!!

Aun así, todos aquellos piratas capaces de usar kenbunshoku haki saben que no será suficiente para detener el ataque, con Maxwell mirando las páginas de su cuaderno como un poseso buscando algo que pueda ayudar.

Maxwell: ¡Esperad, esperad, dejad que revise mis diseños!

Sin embargo, finalmente es Jean el primero de los cuatro capitanes en tomar el asunto por su propia mano, alzando el vuelo por encima de la barrera y yendo directo hacia la gigantesca onda cortante.

Jean: ¡¡Ara Sabel!!

Sosteniendo dos plumas reforzadas con haki a modo de espadas, además de sus alas ennegrecidas con la misma técnica, Pluma Azul-Dorada junta brazos y alas y, justo cuando el tajo de la Baronesa va a alcanzarle, los extiende hacia los lados, chocando sus plumas contra la onda cortante. La colisión entre ambos ataques llega a generar chispas, hasta que finalmente, la onda cortante se disipa y Jean es empujado contra la fachada de la torre.

Baronesa: ¡Agh! ¡Jean...!

James: ¡Jean!

Fuera de peligro por el momento, las tripulaciones de Jean y Meredy se unen a los capitanes, atacando a los piratas y guardias enemigos.

Jane: ¡James!

Al ver a sus compañeros reunidos a la puerta del casino, Jane corre hacia ellos, noqueando por el camino a un par de enemigos con su bastón tremor.

James: ¡Jane, estás bien!

Jane: ¡Sí, pero he visto que la cosa se ha desmadrado un poco, así que me he escondido y he llamado a los refuerzos!

James: ¡Bien!

Maxwell: ¿Refuerzos?

Acercándose por la zona del auditorio de proa, otra flota de barcos entra en escena.

Katrina: ¡Se supone que al principio íbamos a infiltrarnos solo nosotros en Gran Tesoro, hasta que rescatáramos a nuestras compañeras Angélique e Isabel Anfitrite! Luego, con la banda al completo, rescataríamos a los demás con su ayuda.

En los barcos ondea una bandera negra, con una careta verde y violeta estampada junto a una "W":

Wind Jester logo.png

A bordo del buque más grande, el líder del grupo coordina los movimientos de los navíos.

Fernand: ¡Bueno, caballeros, nos han dado la señal, pues allá vamos!

Jean: ¡Ñgh...!

Jean empieza a recuperarse del golpe, encontrándose incrustado en la pared. Sin embargo, ver a la Baronesa a lo lejos apuntándole con un bazooka gigante le hace darse prisa para liberarse.

Jean: ¡...!

Baronesa: ¡¡Todos sois mis esclavos!!

Jean se libera justo cuando la heraldo dispara una enorme bala de cañón desde su bazooka, volando hacia ella a gran velocidad.

Jean: ¡Se dice...!

Pluma Azul-Dorada cambia a su forma Silber-Schwartz Engel y despliega sus alas reforzadas con haki, pasando fácilmente a través de la bala de cañón tras partirla por la mitad.

Baronesa: ¿...?

Jean: ¡¡TODOS SOMOS ESCLAVOS!! ¡¡Scharfrichter Pikefeder!!

Y con plumas afiladas, Jean se clava en el vientre de la giganta, haciéndole escupir algo de sangre con el impacto.

Capítulo 64: Sustos

Con Jean clavado en su vientre, la Baronesa deja caer su Inkuhato y se agacha, quedando inmóvil unos segundos, dejando a los aliados de Pluma Azul-Doradao boqueabiertos.

Maxwell: Wooooh...

Venjen: No está mal...

En ese momento, Venjen ve también al Cataclismo en la azotea de un edificio junto a la Baronesa, frunciendo el ceño mientras su cabeza empieza a echar humo.

Venjen: ¡Ahí está el cabrón!

Maxwell: ¡Eh, Venjen, adónde vas!

Por otro lado, Jean está a la espera de comprobar que su enemiga haya caído cuando de repente...

Baronesa: Eso ha dolido...

Jean: ¡¿...?!

El hombre-guacamayo intenta alejarse de la giganta, pero ésta le agarra con una mano, lo extiende frente a su cara, abriendo la boca...

Baronesa: ¡Hiseki!

... para dispararle una bola de fuego que estalla al impactar, dejándole achicharrado y aturdido.

Baronesa: ¡¿De verdad creías que con ese numerito iba a ser suficiente?!

La Baronesa dice eso mientras lanza a Jean contra el suelo.

Jean: ¡Agh...!

Tendido boca arriba sobre un cráter, el pirata ve como la Baronesa alza todos sus tentáculos, los enrolla y luego los imbuye en busoshoku haki, lista para darle una soberana paliza.

Baronesa: ¡¡Kodai Sunpo: Senashi!!

Taylor: ¡Coral Grab!

Los lazos de tela de Taylor salvan a Jean en el último segundo, tirando de él de forma que los tentáculos de la Baronesa solo golpean el suelo. Aun así, lo golpean con tanta fuerza que abren un gran agujero bajo la heraldo que la hace caer a la ciudad de oro que hay bajo las calles.

Baronesa: ¿Eh? ¡Uaaaaaaaaaaaaaah!

Cataclismo: ¿Hmm?

De repente, en la azotea al lado del agujero, el Cataclismo y el Maldito detectan un ataque inminente.

Venjen: ¡Furore Nigrum!

Venjen, aún en su forma Krakatoa, carga contra el Cataclismo para asestarle un puñetazo, pero éste lo detiene fácilmente con la mano.

Maldito: ¡...!

Venjen: ¡¿Me recuerdas, caramierda?!

El Cataclismo se queda confundido unos instantes pero finalmente sonríe tras hacer memoria.

Cataclismo: ¡El retaco con pelotas! (¡¿Pero no lo mataste?!) ¡Te daba por muerto!


Hace unas horas, cuando Maxwell y Venjen lograron robar un barco del Rompeguerras para ir a Gran Tesoro.

Venjen: ¡¡TE VES IGUAL QUE EL CATACLISMO!!

Maxwell usó su forma Paintman para luchar con los cyborgs que protegían el navío, despertando la hostilidad de su aliado.

Venjen: ¡¿QUÉ CLASE DE BROMA DE MAL GUSTO ES ESTA?!

Maxwell: ¡Nonono, espera, soy yo, bro, esto es solo uno de mis power-ups, un armazón!

Venjen: ¡¿HUH?!

Maxwell: ¡Dentro estoy yo, considéralo un disfraz!


Venjen: ¡Pues estoy de puta madre! ¡¿Y sabes qué más?!

En ese momento, el pelo de Venjen se prende fuego y se levanta hacia arriba, mientras que su piel pasa a adoptar un predominante tono naranja mientras sus ojos se vuelven rojos.

Cataclismo: ¿?

Maldito: ¡...!

Venjen: ¡Ahora sé tu punto débil!

El Maldito se pone rápidamente a cubierto para escapar de la deflagración que Venjen, en su forma Vesubio, provoca desde su cuerpo, la cual obliga al Cataclismo a soltarle después de que gran parte de su cuerpo sea destruido como consecuencia del ataque, partiéndole prácticamente por la mitad.

De vuelta al casino, Jean es tratado por Taylor mientras el resto de su tripulación mantienen lejos a los enemigos.

Jean: ¿Y... la Baronesa...?

Taylor: ¡Ha caído a las profundidades de la ciudad, pero lo has hecho bien, le has dado un buen susto!

Jean: Je, mola...

Tepes: Eres el primero que veo que logra hacerla sangrar.

Los piratas miran a Tepes, eliminando enemigos de espaldas a ellos.

Tepes: Cuando el capi desapareció, los Piratas del Rey del Ape's Concert secuestraron a varios aliados nuestros, y cuando intentamos rescatarles fuimos derrotados. Pero ahora que unimos fuerzas, nuestras posibilidades de victoria aumentan.

Maxwell: ¡Sí, como en los viejos tiempos!

Maxwell dice esto transformado en Yugamio mientras pelea con Ink, mientras que Meredy bloquea las patadas de Fleur con su bastón.

Maxwell: ¡Somos imparables!

En ese momento, una explosión como las provocadas por los Pacifistas puede ser vista desde el casino, llamando la atención del Almirante Garabateador y los demás.

Maxwell: ¿?

Tras la explosión, Laura entra en la plaza desde la otra calle, cruzando miradas de forma instantánea con Maxwell, quien esboza una gran sonrisa.

Maxwell: ¡¡Laura!!

Laura: ¡¡Maxweeeell, por fin te hemos encontrado!!

tras ella aparecen Cosmo, Willy, Dan, Amar, Rick, Skorup y Paul, junto a varios subordinados rasos de su flota.

Ana: ¡Chicos!

Mika: ¡¡Chicooooos!!

Incluso Tepes sonríe al ver de nuevo a su tripulación, cuya primer oficial grita bien alto:

Laura: ¡¡TRAEMOS REFUERZOOOOS!!

Gran Flota del Gigante Bicéfalo: ¡¡RAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR!!

Meredy: ¡¿Pero cuántos más van a unirse a esta batalla?!

Capítulo 65: Secretitos

Maxwell: ¡Vamos, chicos, ayudad a nuestros nuevos aliados!

Los pesos pesados de los Piratas Freak se abren paso entre las filas enemigas para llegar hasta Maxwell y los demás, con Laura dándole un fuerte beso en la mejilla.

Laura: Tengo una sorpresa para ti.

Maxwell: Laura, ahora no.

Laura: ¿Eh? ¡No, hombre, me refiero a esto!

La Cineasta entrega a Maxwell un dosier junto a uno de sus cuadernos.

Maxwell: ¡Oh, Laura, salvaste mis cuadernos de emergencia!

Por otro lado, Amar y Paul van a ayudar a Taylor con Jean.

Paul: ¡Tómate esto, figura, te sentirás como si no te hubiesen dado una paliza!

Destapando uno de sus frascos, el Creador de Bálsamos vacía su contenido en la boca de Jean, llamando la atención de Taylor.

Taylor: ¿Qué es eso que le estás dando, matasanos?

Paul: ¡¿Matasanos?! ¡Te haré volar por los aires, escuálido!

Jean: ¡Ñgh...!

El capitán de los Piratas del Ave Azul empieza a levantarse segundos después mientras Maxwell apunta hacia los enemigos con varias de sus hojas de papel.

Maxwell: ¡Ya solo faltáis vosotros, avanzad con orgullo pues os devuelvo a la vida! ¡Impression!

En ese momento, un ejército de dummies sale disparado hacia los enemigos, encabezado por Capataz y Coronel.

Capataz y Coronel: ¡¡Hemos vueltooooo!!

Willy choca su zanbato contra la espada de Nacho Arcade, Rick lucha con Zero X Zero, Skorup bloquea las espadas de Adelda con sus kukris y Dan choca su gran espada con las de Belen. Esto, junto a los esfuerzos de las tripulaciones de Jean y Meredy, hace que las fuerzas de Bifröst empiecen a caer cada vez más rápido.

Dance Mon: ¡Kawaii Kenpo!

El Casi Supernova intenta atacar a los piratas con sus dedos, pero Meredy detiene su avance de una patada en la cara, mandándolo a volar...

Dance Mon: ¡Oh, mi bello rostro!

... para acabar cayendo sobre otro grupo de enemigos.

Jean termina de levantarse viendo al resto del ejército de Maxwell uniéndose a la batalla, además de los comandantes de la flota de Venjen.

Jean: Sí... ¡Sí, ahora definitivamente podemos ganar!

Meredy: ¡Ese es el espíritu!

Pero de repente, el suelo empieza a temblar, alertando a los piratas.

Amar: ¡¡Atrás todos!!

Maxwell: ¡¿Eh?!

Los piratas aliados proceden a alejarse de la entrada del casino, viendo después cómo la Baronesa sale de bajo tierra con el puño levantado y su pelo transformado en unas alas.

Baronesa: ¡¡Raaaaaaaaar!!

Jean: ¡La Baronesa!

Baronesa: ¡¡Os pulverizaré a todos desde los cielos, ya veréis!!

Y dicho esto, la giganta-pulpo vuela hacia lo alto del Leoro, con su dial de control en la mano.

Jean: ¡¿...?!

Baronesa: ¡¡Habitantes de Gran Tesoro, haced lo que os ordeno, impedir que los invasores abandonen ésta área, aunque os cueste la vida!!

Piratas infectados: ¡¡RAAAAAAAAAAAAH!!

Jean: ¡Eso tiene que ser el dial que controla a los zombis!

Sin perder un segundo, Jean vuela tras ella, dejando atrás a sus aliados. Mientras tanto, el la otra azotea...

Maldito: ¡Kossetsu Boko!

Venjen: ¡Agh!

Don Barbacoa es golpeado por el Maldito y tirado al suelo, mientras que el Cataclismo ha reformado su cuerpo fácilmente. Los dos heraldos avanzan imponentes hacia él.

Maldito: Iluso. ¿De verdad pensabas que tenías algo que hacer contra dos de nosotros?

Cataclismo: ¡Cada uno hemos vencido a personas más fuertes que tú en nuestros mundos de origen! (¡Te recuerdo que tú fracasaste en tu misión principal!)

Venjen: ¡Claro, cualquiera puede presumir cuando va ganando en un puto dos contra uno!

A lo que el Maldito sonríe.

Maldito: Tú espera a que el Maxwell Morado complete los preparativos.

Cataclismo: ¿Qué preparativos?

Pero antes de poder aclararlo, Venjen golpea el suelo con un golpe explosivo que llega a derrumbar el edificio.

Maldito: ¡...!

Cataclismo: ¡Epa!

Aunque el Maldito simplemente salta al edificio adyacente, Venjen y el Cataclismo caen junto al edificio hasta desaparecer entre la nube de polvo que queda con el derrumbamiento.

Cataclismo: Tsk...

El heraldo se reincorpora entre los escombros, inicialmente desorientado hasta que ve venir a Venjen hacia él con un nuevo ataque flamígero, obligándole a cubrirse con los brazos en lugar de simplemente dejarse atravesar. Aun así, el golpe es lo bastante poderoso como para empujarle al interior de otro edificio.

Cataclismo: Ho...

Venjen: ¡Sé lo que guardas ahí dentro!

Cataclismo: ¿Eh? (¡Habla de mí, lo sabe!)

Venjen: ¡Tú no eres un Maxwell alternativo, eres su creación! ¡Por lo tanto, matarle a él equivaldrá a matarte a ti, que sé como funciona su fruta del diablo!

Cataclismo: (¡Jajaja, lo sabe, te va a sacar de tu miseria!) Meh, tal y como lo estás diciendo suena muy fácil.

El Cataclismo empieza a controlar el cuerpo del Maxwell Scribble de su interior para que le cree dos hachas, saliendo cada una en una mano.

Cataclismo: ¡Pero hasta entonces él sigue bajo mi control, y puedo hacer que me de todo tipo de armas para acabar contigo! ¡Y cuando lo haga, mataré al Maxwell Scribble de este mundo para que no vaya contando secretitos por ahí! (¡...!)

Por otro lado, el Maldito se ha acercado más a la plaza donde los piratas siguen luchando, viendo a Meredy luchando con una infectada Aramis.

Maldito: Ahí estás...

Y en la azotea del Leoro, Jean ha alcanzado a la Baronesa, quien acaba de crear un gigantesco bazooka con su poder.

Baronesa: ¿Vienes a por más?

Jean: ¡!

Capítulo 66: Los hermanos comentaristas

Mientras dura la batalla en Gran Tesoro, los cuatro hermanos comentaristas Mr. Kilo, Mr. Mega, Mr. Giga y Mr. Tera observan las trifulcas que están teniendo lugar en ella.

Mr. Kilo: ¡Bueno, hermanos, hacía tiempo que no nos reuníamos los cuatro para comentar el mismo evento!

Mr. Mega: ¡Así es, hermano, pero es que este creo que es el mayor evento de lucha libre que he presenciado en toda mi carrera.

Mr. Giga: ¡Tenemos cinco frentes, a estribor del barrio VIP la mitad del ejército de la Baronesa se enfrenta al grueso de las fuerzas invasoras, mientras que la otra mitad está a las puertas del Leoro luchando contra los líderes enemigos! ¡En el auditorio de proa están empezando a aparecer barcos, aunque buena suerte tratando de echar abajo las puertas!

Comentaristas: ¡Jojojojojo!

Mr. Tera: ¡Pero los enfrentamientos más caldeados son sin duda el Cataclismo, luchando contra un canijo que al parecer está que arde!, y la Baronesa siendo confrontada directamente por nuestro prisionero estrella: Jean Black! ¿No comentabas tú su ejecución, Kilo?

Mr. Kilo: ¡Así es, bro, se suponía que él y su banda debían ser devorados por el bufón marino pero en un dramático giro de los acontecimientos se libraron y han puesto la ciudad patas arriba!

Mr. Tera: ¿Qué desenlace nos traerá este faustfest? ¡Lo veremos... Después de la publicidad!


Maxwell Morado: ¿Alguna vez te ha venido a la cabeza aquello de que hay que pensar en las consecuencias de nuestros actos antes de actuar? ¡Pues eso se acabó! ¡Porque con la fórmula liberadora del Maxwell Morado las consecuencias dejarán de importarle a nadie! ¡10 de cada 10 clientes no se arrepienten de haberlo probado, y si usted aún no lo ha hecho no se preocupe, tendrá su oportunidad inevitable... esta noche, jajajajajaja!


Baronesa: ¡Ryusei Egao!

Apuntando hacia el cielo con su bazooka en una mano, la Baronesa dispara una gran cantidad de balas de cañón con caras sonrientes estampadas que empiezan a caer alrededor del Leoro sobre los piratas que hay peleando más abajo.

Jean: ¡Ara Style - Scharfrichter Axtklaue!

Con sus alas y sus garras, Jean corta las balas de cañón antes de cargar contra la heraldo, chocando contra el Inkuhato que ella sostiene con su otra mano. Este choque se repite más veces, con el pirata tratando de atacar desde un ángulo distinto a cada intento.

Jean: ¡Ara Pfeilspitze!

El hombre-guacamayo lanza varias de sus plumas endurecidas con haki hacia su enemiga, y aunque ella logra bloquear unas cuantas, no consigue evitar que el resto la hieran en un par de sus tentáculos y en un costado.

Baronesa: ¡Ñgh...!

Jean: ¡Pagarás por llevarte a mis compañeros!

Baronesa: ¡Ahórrame tus amenazas de héroe, solo me estáis haciendo perder el tiempo!

La giganta se dispone a atacar de nuevo a Jean con su Inkuhato cuando de repente...

¡BOOOOM!

Una bala de cañón impacta contra su hombro.

Baronesa: ¡Gah! ¡¿Qué...?!

Antes de poder ver quién le ha disparado, otra bala de cañón le da en la cara.

Jean: ¿?

Artillero: ¡Impacto!

Fernand: ¡Preparad otra andanada!

Los barcos de Wind Jester, viendo que la entrada del auditorio está cerrada, han decidido rodear la ciudad en busca de otra entrada y por el camino han visto a la Baronesa subida al Leoro, por lo que decidieron abrir fuego contra ella.

Baronesa: ¡Tsk, entrometidos...!

La Baronesa abre la boca y se prepara para lanzarles una bola de fuego, pero Jean le cierra la boca de una patada.

Jean: ¡Ara Kreissage!

Baronesa: ¡...!

Al daño sufrido por la patada se añade el de la bola de fuego estallándole en la boca, dejándosela llena de humo. Esto la deja también aturdida, dándole a Jean una oportunidad para atacarla con todo lo que tiene, así que bate sus alas para elevarse varios metros por encima de ella para luego lanzarse en picado contra su cabeza.

Jean: ¡Ara...!

Mientras cae, el capitán de los Piratas del Ave Azul recubre su cabeza con haki, acelerando más y más en dirección a ella.

Jean: ¡¡RAM!!

¡BOOOONNNNNNNGGGGG!

El cabezazo de Pluma Azul-Dorada de Jean contra la Baronesa provoca una onda expansiva que se extiende más allá de la ciudad, con la Baronesa perdiendo su agarre a la torre y precipitándose contra el suelo con los ojos en blanco y la frente sangrándole.

Venjen: ¡Agh!

Venjen ha salido disparado hacia la plaza tras recibir un golpe del Cataclismo, cayendo al suelo dolorido.

Venjen: Tsk...

???: ¿Almirante?

Venjen: ¿Huh?

Cuando Don Barbacoa levanta la cabeza ve a Gear y Manolo, visiblemente desorientados pero libres del influjo de los diales.

Gear: Te parecerá una pregunta tonta pero... ¿Cuándo llegamos nosotros a Gran Tesoro?

Venjen: Je, ya os lo contaré, pero me alegro de veros, chicos...

En ese momento, la sombra de la Baronesa se cierne sobre los tres piratas, quienes, alarmados, salen corriendo fuera de su alcance, con la giganta cayendo al suelo a los pocos segundos levantando una gran polvareda.

Manolo: ¡¿Pero qué está pasando aquí?!

Venjen: ¡¿Qué cojones...?!

En ese momento, los gigantes ancestrales y fumigadores contra los que estaban luchando las fuerzas de los Freak y los Piratas de las Aguas Estancadas desaparecen.

Kabo: ¿Eh?

Unagi: ¡Se han esfumado!

En su lugar solo quedan hojas de papel, cayendo como plumas sobre ellos, mientras la Baronesa, en su forma humana, permanece tendida sobre el suelo con los ojos en blanco, su diseño de scribble avatar sobre su vientre y su dial de control al lado.

Mr. Tera: ¡BUENO, BUENO, BUENO, PARECE QUE... QUE LA BARONESA HA CAÍDO!

Maxwell Morado: Huh...

Capítulo 67: Energía

La derrota de la Baronesa es informada rápidamente a Ape's Marineford, haciendo saltar todas las alarmas. Los Rompeguerras se movilizan mientras Collar Rojo observa confundida.

Collar Rojo: ¡Eh! ¿Qué es este escándalo? ¿Qué ha pasado?

Rompeguerras: Heraldo abatido.

Rompeguerras: Preparando protocolo de represalia.

Collar Rojo: ¡¿Se han cargado a uno de los heraldos...?!

Viendo que los cyborgs se están dirigiendo al exterior, Collar Rojo decide acompañarles, dejando desatendidos los calabozos mientras Leas observa de reojo desde una esquina.

Leas: (¿Uno de sus heraldos ha sido derrotado? ¿Pero cuál...?)

En Mary Geoise, el Maxwell de Jade corre por un pasillo en dirección al portal que lleva a Ape's Concert, visiblemente molesto.

Maxwell de Jade: ¡Debí haber asistido a esa maldita ejecución! ¡Que el CP-0 y los guardianes se hagan cargo de la ciudad, tengo que irme! ¡Y encontrad la forma de despertar a los guardianes!

En la ciudad, tanto Linlin como Kaido están durmiendo en el suelo, ignorando todo intento de los guardias de despertarles. Por otro lado, Teach se niega a levantarse de su sillón, con ambas manos en su tripa y con cara de cansancio.

Agente: ¡Hemos estado torturando a la mujer que afirma haber drogado a Linlin y Kaido y empachado a Teach pero se niega a decir si tiene cómplices o no!

Teach: (Valió la pena, zehaha...)

Agente: ¡También seguimos sin tener noticias del agente Roco Crash!

Maxwell de Jade: ¡Espero que hayáis solucionado todo eso en mi ausencia, voy a buscar al Rompeguerras!

Mientras tanto...

Xiro: 9999997.

BEEP

Xiro: 9999998.

BEEP

Xiro: 9999999.

DING~

Xiro: ¡Tomaaaa! ¡Con esto cumplo mi objetivo de, además de crear un mundo sin piratas malvados, crear un mundo donde todas las puertas se abran!

Xiro se ha pasado horas tratando de adivinar la contraseña para entrar al lugar del que proceden todos los cables que dan energía a la antena gigante de Ape's Marineford, por lo que entra en un gran estado de euforia al encontrarla por fin. Sin embargo, cuando ésta se abre y Xiro se adentra en la sala, su sonrisa se borra completamente.

Xiro: ¡¿Pero qué...?!

La sala es circular y alta, con los cables subiendo por la pared, la cual tiene diversos compartimentos con ruedas de hámster gigantes con gente corriendo en ellas. En el centro de la sala hay un pilar con otra rueda igual que las otras con otra persona corriendo en ella, pero lo que más llama la atención a Collar Eléctrico es que todos los que están corriendo son la misma persona.

Xiro: ¡Rixo!

Buke D. Rixo corre sin parar en su rueda, con un montón de cables pegados al cuerpo para absorber la electricidad que parece generar con sus poderes. Con un aspecto malnutrido y fatigado, el capitán de los Piratas Alto Voltaje baja su mirada hacia su hermano.

Rixo: ¿X-Xiro...?

Xiro: ¡Oh, dios mío, pero qué te han hecho!

Rixo: ¿Eres tú de verdad...?

Pero a la que el pirata afloja el ritmo, una puerta se abre en la pared y por ella sale un Rompeguerras volando hacia él.

Rompeguerras: No te pares.

Rixo: ¡¡AAAAAAAARGH!!

Xiro: ¡¡Rixo!!

Rompeguerras: ¿?

El cyborg se gira hacia Xiro, revelando que el arma que ha usado para herir a Rixo es un taser.

Xiro: ¿Un taser? ¿Pero cómo...?

Rompeguerras: El extremo de este taser es de piedra marina, aunque Buke D. Rixo sea un ser de electricidad pura, el contacto con este material devuelve su piel a su estado inicial de carne. Podría usar cualquier otro instrumento, pero este se me hace más... *computando*... Gracioso. Por la ironía.

Xiro: ¡Tú...!

Rompeguerras: Respondo al nombre de Rompeguerras. Mi misión: erradicar a los enemigos de la justicia. Buke D. Xiro, hay una orden de busca y captura contra ti. Estoy aquí para ayudar.

Xiro: ¡Si estás aquí para ayudar suelta a mi hermano!

Rompeguerras: Imposible. La fruta Goro Goro de Buke D. Rixo es una fuente inagotable de energía eléctrica, no podemos prescindir de ella.

Xiro: ¡Pero si tienes a docenas de clones suyos en las paredes!

Rompeguerras: La cantidad de voltios que Rixo es capaz de producir de golpe es muy inferior a lo que necesitamos. Sus clones creados por el Maxwell Morado compensan eso. Aun así, prescindir del original seguiría siendo arriesgado.

Dicho eso, el cyborg guardia el taser y saca un cuaderno del interior de su abrigo, usándolo para crear una cinco Rompeguerras más.

Rompeguerras: Dejarte campar a tus anchas por Mary Geoise también sería arriesgado.

Clones del Rompeguerras: Estoy aquí para ayudar.

Los Rompeguerras se abalanzan sobre Xiro pero él logra esquivarles volviéndose delgado como un cable.

Xiro: ¡Haisen Wriggle!

De esta forma, los cyborgs pasan de largo y salen a gran velocidad de la salan, dándole a Xiro una oportunidad para saltar hacia el pilar donde se encuentra Rixo, llevándoselo en brazos fuera de la rueda.

Xiro: ¡Te tengo!

Pero cuando va a caer al suelo, Xiro ve al Rompeguerras original abriendo la boca para dispararles uno de sus láseres.

Xiro: ¡Ohm Double Kick!

Adoptando su forma Voltage One, Xiro extiende sus piernas para patear al Rompeguerras, empujándole contra el suelo y desviando su disparo, impactando entre dos compartimentos con clones de Rixo.

Xiro: ¡Vamos, Rixo, nos vamos a casa!

Y tras dar otro puntapié en el suelo, Collar Eléctrico se lleva a su hermano al piso de abajo, corriendo por el pasillo en busca del portal que lleva al Ape's Concert.

Rixo: Me hacían correr en esa rueda... para ocupar todas mis energías... de forma que no pudiera ir muy lejos si decidía salir corriendo.

Xiro: ¡No te preocupes, Rixo, cuando rescatemos a mis compañeros y derrotemos a Bifröst volveremos a casa y todo volverá a ser como antes!

Rixo: No, Xiro, esta gente... quiere demasiada energía, está montando algo grande...

Esto se lo dice mientras el Rompeguerras baja volando tras ellos.

De vuelta a Gran Tesoro.

Unagi: ¡Los gigantes han sido destruidos, esta es nuestra oportunidad, tomad la ciudad!

Piratas del Gigante Bicéfalo: ¡WOOOOOOOOOOOOOOH!

Con el ejército gigante de la Baronesa fuera de juego, los piratas lo tienen mucho más fácil para abrirse paso por la ciudad, acercándose cada vez más a la plaza del Leoro, donde Maxwell y Meredy se han acercado a la inconsciente Baronesa.

Maxwell: ¡Míralo, el dial de control!

Meredy: ¡Con esto podremos liberar a los zombis!

Pero antes de poder tomarlo del suelo, la Peliazul es atacada por el Maldito, quien la obliga a defenderse con su bastón.

Maldito: ¡Buena la habéis hecho!

Meredy: ¡¿Tú otra vez?!

No obstante, esto solo hace que sea Maxwell quien coja el dial de control.

Maxwell: ¡Jajajajaja, chúpate esa, esqueleto, nosotros ganamos!

Dummy: ¡YOINK!

Pero justo cuando el Almirante Garabateador iba a pulsar el botón del dial, un dummy aparece de repente y se lo roba.

Dummy: ¡Jijijijiji!

Maxwell: ¡Eh, tú, devuelve eso ahora mismo!

Dummy: ¡Tú a mí no me mandas!

En efecto, el dummy que le ha robado no es de los de Maxwell, teniendo los ojos rojos y el cuerpo envuelto en humo negro.

Maxwell: ¡...!

Acto seguido, dos alas de murciélago salen de la espalda del dummy y le permiten irse volando en dirección al Pretty Face, el cual acaba de aparecer en el cielo desde el interior de una acumulación de niebla arco iris. A su vez, otros dos dummies malvados se llevan a la Baronesa también.

Coronel: Santo cielo...

Capataz: Oye, capi ¿por qué nosotros no tenemos alas?

Maxwell: Pues nunca se me había ocurrido...

Maxwell Morado: ¡Jajajajajaja, vale, vaaale, esto se ha desmadrado muchísimo!

La nave aérea despliega todos sus cañones apuntando contra la plaza.

Maxwell Morado: ¡Pero ya es hora de que acabe!

Capítulo 68: El heraldo más poderoso

Maxwell: ¡Es él!

Laura: ¡El Maxwell Morado!

Maldito: ...

Viendo el Pretty Face en el aire, tanto el Maldito como el Cataclismo desplegaron sus alas para subir a bordo, dejando a un lado sus peleas.

Venjen: ¡Eso, huye, cabrón!

Meredy: ¡¿Apareces de repente y ahora te vas?!

Una vez dentro de la nave, el Maxwell Morado se prepara para abrir fuego.

Jean: ¡Todos a cubierto!

La nave dispara sus dinomisiles justo cuando el resto de los jefes de mazmorra y líderes de la flota entran en la plaza, siendo todos cubiertos por la niebla arco iris que sale de ellos al estallar. A su vez, otro dinomisil impacta en el barco de Fernand fuera de Gran Tesoro, cubriéndole a él y al resto de ejecutivos de Wind Jester en la misma niebla, desapareciendo todos una vez se disipa.

Mientras tanto, en el castillo de Pangea, el Maxwell de Jade ve los destrozos en la sala donde antes estaba preso Rixo, mirando después al agujero en el suelo.

Maxwell de Jade: ¡...!

Xiro sigue corriendo por el castillo con Rixo a cuestas, esquivando los disparos de los Rompeguerras que les persiguen. Queriendo ayudar a su hermano, Rixo dispara bolas de electricidad a los cyborgs que, aunque no les causan daños severos, sí que consiguen ralentizar su movimiento.

Rixo: ¡Ni Man: Bullet!

Sin embargo, una serie de púas de jade acaban uniéndose a la persecución, avanzando rápidamente hacia ellos mientras sostienen al Maxwell de Jade.

Maxwell de Jade: ¡Green Road!

Xiro: ¡¡...!!

El heraldo avanza a gran velocidad hacia los dos hermanos sosteniendo su bisento en ambas manos, listo para atacarles cuando esté lo bastante cerca.

Maxwell de Jade: ¡Fukushushagiri!

El ataque genera un poderoso tajo horizontal que atraviesa todo el piso hasta llegar al otro lado del edificio, pudiendo verse desde el otro extremo de la ciudad.

Jolwuf: ¡Ah!

Sitsy: ¡¿Qué ha sido eso?!

Los Piratas de las Aguas Estancadas han logrado recorrer el camino que les quedaba hasta la tierra santa junto a Yamaushi y Navarre, llegando al portón que los separa de entrar realmente en sus calles.

Samley: No lo sé, pero vamos a averiguarlo. Theod, ayúdanos a subir.

Theod: Sí.

Con su poder, el carpintero sube a sus compañeros de uno en uno sobre el muro con sus brazos. La primera en subir es Perni, quien se lleva una sorpresa al coincidir con alguien sobre el muro, solo que ese desconocido iba en dirección contraria.

Perni: ¿Hmm?

Roco: ¡Ah!

De vuelta al castillo, Xiro ha logrado esquivar el ataque saltando al piso de arriba atravesando el techo con la cabeza endurecida con busoshoku haki.

Xiro: ¡Veo los cables en el suelo, vamos bien!

Siguiendo los cables, Xiro y Rixo acaban encontrando el portal que lleva de vuelta al Ape's Concert, además de a Rompeguerras y Goldensun Jack entrando al pasillo por el otro lado.

Xiro: ¡¡Ya casi estamos!!

Rompeguerras: Deteneos.

El heraldo dispara a los dos piratas con una mano pero ellos logran esquivar el láser y saltar hacia el interior del portal, listos para cantar victoria cuando de repente.

Bifröst: ¡Alto ahí!

La mano de Bifröst entra por el portal y agarra a los dos hermanos, llevándoselos al interior mientras hace fuerza para inmovilizarles.

Bifröst: ¡Moyahahahaha! ¿Adónde creéis que vais?

Xiro: ¡Bifröst!

Bifröst: ¡Bienvenido de vuelta, canijo! ¡El Maxwell Morado está montando una fiesta ahí fuera! ¡¿Por qué no te unes?!

Dicho esto, el gigante separa a Xiro de Rixo y lanza al Collar Eléctrico por la ventana, quedándose con su hermano.

Bifröst: Tú te quedas aquí.

Rixo: ¡...!

Xiro cae al suelo en la bahía de Ape's Marineford, en medio de los otros piratas.

Maxwell: ¿Y este quién es?

Xiro: ¡Agh!

El capitán de los Orokamono es arrancado del suelo por Willy como si de una hortaliza se tratase, recuperando rápidamente la consciencia.

Xiro: ¡Bifröst tiene a mi hermano!

Maxwell: ¡Genial, otro enemigo de Bifröst, bienvenido al club!

La alianza entre los Piratas Freak, los Piratas del Ave Azul, de la Peliazul y Aguas Estancadas se encuentran acorralados por los piratas infectados de Gran Tesoro y un ejército de Rompeguerras sobre el cual se encuentra el Pretty Face, teniéndolos a todos a tiro.

Maxwell Morado: ¡Ahora que ya no podéis huir a ninguna parte podréis uniros a la banda sin rechistar!

El líder de los heraldos ha cargado los cañones con misiles llenos de gas de frenesí, dispuesto a gasearlos a todos cuando de repente, una pared de la fortaleza es destruida, causando un fuerte estruendo.

Todos: ¡¿...?!

Maxwell Morado: ¿Y ahora qué?

Del agujero salen los cuatro gigantes del escuadrón de yetis, corriendo al exterior junto a los demás miembros de los Piratas sin Cadenas y el Seigisen que había en los calabozos.

Laura: ¡Los Piratas sin Cadenas!

Collar Rojo: ¡¡Los prisioneros!!

Entre ellos se encuentra Leas, saltando con sus piernas-resorte cada vez más alto hasta alcanzar el Pretty Face, asestándole un fuerte tajo con su katana. que llega a partir uno de sus lanzamisiles laterales.

Maxwell Morado: ¡Agh!

Jean: ¡Ha dañado esa nave!

Maxwell: ¿Quién es ese? ¡Me suena!

Mientras las fuerzas del Seigisen y los Piratas sin Cadenas se abren paso entre las filas enemigas, Leas aterriza junto a Maxwell, Meredy, Jean, Venjen y Xiro.

Leas: ¿Sois enemigos de Bifröst?

Todos: Ahá.

Leas: Entonces no me andaré con rodeos, Bifröst y sus heraldos han secuestrado a mis compañeros del Seigisen. La mayoría están aquí pero los oficiales no estaban en los calabozos. Si unimos fuerzas, las probabilidades de salir de aquí ilesos serán superiores a 0.

Venjen: Eso es bien.

Meredy: A mí me vale.

Mientras tanto, el Maxwell Morado ha identificado a Leas desde su asiento en el puente del Pretty Face, recordando las palabras de Bifröst sobre su ausencia.

Maxwell Morado: ¡Conque por fin te dignas a aparecer...!

El heraldo se apresura a contactar con Bifröst por den den mushi, informándole de lo sucedido.

Bifröst: ¿Ha soltado a los prisioneros? Bueno, iría allí encantado pero el Maxwell de Jade me ha informado de otro asunto, encárgate tú de momento.

Maxwell Morado: ¡Muy bien!

Gacha

Bifröst sale al balcón del castillo de Pangea junto a Jack y el Maxwell de Jade, viendo algo inusual: una flota de buques de la Marine volando por el cielo hacia ellos.

Bifröst: Huh... Es el primer mundo en el que veo algo así... Por cierto, Jack, tu pupilo está armando barullo ahí dentro. ¿Qué tal si vas a poner un poco de orden?

Jack: Sí.

Bifröst: ¿Has llamado a nuestros aliados del cuartel general?

Maxwell de Jade: Sí, señor.

Bifröst: Esta va a ser una noche movidita.

Mientras tanto, en New's Marineford.

Maxwell Morado: ¡Los grandes líderes opositores a nuestro imperio reunidos en el mismo lugar, pero da igual, ya habéis perdido por querer hacerme frente a mí!

Maxwell: ¡Fantasma, que lo único que tienes es esa cabeza volante gigante!

Meredy: ¡Eso, eso!

Maxwell Morado: ¡Jajajaja, ilusos, esta es solo una pieza de un lote! ¡Pretty One Docking!

Los ojos del Pretty Face empiezan a emitir un resplandor rojo mientras una gran compuerta se abre en la parte trasera de la fortaleza, dejando salir un colosal objeto metálico que rodea volando la isla hasta caer bajo la nave. Se trata de un objeto cúbico de color morado, con el jolly roger personal del Maxwell Morado estampado. Nada más aterrizar, el objeto se levanta sobre dos piernas mecánicas y se separa en torso y cintura mediante un grueso tubo. Al mismo tiempo, las dos piezas en los laterales del torso se alargan formando brazos, con manos saliendo del extremo de cada uno. Finalmente, una plataforma circular sale por la parte superior del torso, donde, una vez ocultadas sus alas y plegadas su velas, se posa el Pretty Face. La transformación finaliza con el despliegue de una gran capa por la parte de atrás seguida por un movimiento de los brazos.

Pretty One Docking.png

Maxwell: Ooof...

Meredy: ¡...!

Jean: ¡Santo cielo...!

Venjen: ¿Qué cojones...?

Xiro: ¡¿Eeeeeh?!

Leas: ¡...!

La voz mecanizada del Maxwell Morado resuena por todo el Ape's Concert desde el interior de su armadura.

Maxwell Morado: ¡¡Os enseñaré por qué soy considerado el heraldo más poderoso!!

Capítulo 69: Pretty One

Maxwell Morado: ¡Listos o no allá voy, pardillos!

Maxwell: ¡Cuidado!

Meredy: ¡¿?!

Maxwell agarra a Meredy por los hombros y convierte su capa en unas alas para evitar el pisotón del Pretty One, volando hacia los otros capitanes mientras el robot levanta un puño sobre ellos y los demás piratas presentes.

Jean: ¡Todos a cubierto!

Los piratas proceden a dispersarse por la plaza de Ape's Marineford para evitar ser aplastados por el puño del Pretty One cuando éste martillea el suelo, aunque el golpe crea una onda de choque que manda a volar a los piratas más cercanos.

Maxwell Morado: ¡Corred todo lo que queráis, estáis atrapados aquí dentro!

El Pretty One extiende ambos brazos hacia los grupos de piratas que se han dividido en ambos lados de la plaza.

Maxwell Morado: ¡Dynolauncher!

Cada brazo dispara un misil hacia los piratas, pero antes de impactar, uno de ellos es golpeado por Atlas y su garrote, explotando de forma que solo el gigante resulta herido. El otro acaba siendo cortado en el aire por Leónidas. Mientras tanto, Maxwell ha adoptado su forma Hydra para volar hacia la cabeza del robot, con Meredy sobre él y con Jean y Big Bird a su lado. Al mismo tiempo, Leas salta con sus piernas-resorte hacia él con su espada preparada.

Maxwell: ¡Saninotama!

Meredy: ¡Minus Tempo!

Jean: ¡Aratua Aufreisser!

Leas: ¡Ittoryu!

Maxwell Morado: ¡Por favor...!

Al Pretty One solo le es necesario dar una palmada para aplastar a sus cuatro atacantes, viendo después como caen al suelo cuando separa las manos.

Cosmo: ¡Ryusei hoshi!

De repente, un portal se abre tras el gigante y de él salen tres bolas de fuego que impactan contra su espalda, aunque no son suficientes para dañarlo. En represalia, el torso del robot da un giro de 180º para golpear a Starman con el dorso de su mano, mandándolo de vuelta al otro lado del portal. Mientras tanto, Laura y James le disparan con sus Pacifistas y su Star Blaster respectivamente, pero el enemigo es tan grande que apenas le causan daños.

Venjen: ¡Arre!

Venjen, Xiro y Ferginald, a lomos de Calcetines, han saltado al brazo del robot con el que no golpeó a Cosmo, subiendo a gran velocidad hacia el hombro, pero son rápidamente localizados por su piloto.

Maxwell Morado: ¡Kando Kosei!

De repente, toda la superficie del robot se electrifica, mandando una descarga a Calcetines que le hace saltar del robot hacia el suelo con sus tres ocupantes.

Calcetines: ¡Rawr!

Venjen: ¡Mierda!

Y para completar el combo, ahora que tiene a los seis capitanes en el suelo frente a él, el Pretty One se inclina hacia ellos con ambas manos en el suelo para no caerse...

Maxwell Morado: ¡Bakuhatsu Kosei!

...y disparar los cañones de sus hombros contra ellos.

Mientras tanto, en New Mary Geoise, Bifröst y el Maxwell de Jade ven acercarse esa flota de barcos de guerra de la Marine, preguntándose cómo han logrado volar a pesar de no tener incorporado ningún dispositivo de vuelo de forma aparente. Sea como sea, el ejército de dragones del Maxwell de Jade se dispone a interceptarlos.

Murdock: ¡Fuego!

Pero a la que inician su avance, los barcos empiezan a dispararles, llegando a derribar unos cuantos.

Maxwell de Jade: ¡Son las fuerzas residuales de la Marine! ¡Se suponía que el Rompeguerras y el Maxwell Morado destruyeron su último bastión en Nebulandia!

Murdock: ¡Mantened el avance, debemos tomar tierra cuanto antes! (Si nuestros aliados realmente han sido infectados por los diales de frenesí con los que experimentamos en su día, probablemente el enemigo tenga el dial de control con el que liberar a nuestros aliados...)

En el mismo barco que Murdock, Maverick dispara a los dragones con sus pistolas.

Maverick: ¡Menos mal que contábamos con esos submarinos en Nebulandia, de lo contrario no lo hubiésemos contado cuando el Maxwell Morado apareció! ¡Es hora de recuperar el mundo, muchachos!

Marines: ¡Seeeeeeeeh!

Bifröst: ¡...!

De repente, un hombre sale disparado del barco de Murdock como una flecha hacia Bifröst, quien desenvaina su Nageki no Taki para bloquear la shikomizue de su agresor, sonriendo cuando el ataque no le hace moverse ni un centímetro. Sin embargo, justo después nota una fuerte presión en el pecho que logra obligarle a convertirse en niebla arco iris y volar frente a la entrada del castillo, fuera de peligro.

Bifröst: ¿Y esto?

Acto seguido, el Maxwell de Jade ataca al espadachín, un hombre anciano con barba y los ojos cerrados, con una cicatriz en forma de X pasando sobre ellos.

Maxwell de Jade: ¡Pensábamos que os habíamos desmantelado, rebeldes!

Anciano: Ha llevado tiempo, pero finalmente todos los defensores de la justicia que quedan en el mundo nos hemos reagrupado para impedir que sigáis usándolo como vuestro juguete, y como almirante de la Marine es mi deber garantizar nuestro éxito.

Mientras tanto, varios quilómetros más abajo en el Red Line, la ciudad de Red Port es atacada por otro ejército de la Marine, cuyos soldados se enfrentan a los marines infectados con los diales de frenesí.

Heavyhebi: ¡¡Adelante!!

Armado con su bola de pinchos, el contraalmirante Heavyhebi se abre paso por la calle atacando a sus enemigos. Junto a él está también Dilys Aoyama luchando con su espada.

Dilys: ¡Tercer escuadrón, procediendo con el avance!

En otra calle, el vicalmirante Mixcoatl lidera también su propio grupo contra los marines infectados.

Mixcoatl: ¡Segundo escuadrón, procediendo con el avance!

Pero donde hay más destrozos es en la calle donde solo hay un oficial marine, caminando tranquilamente dejando tras él un montón de marines enemigos fuera de combate.

???: ¡Primer escuadrón, avanzando sin problemas!

Ryokugyu: Si os encontráis con alguno de nuestros pesos pesados, retenedlo hasta que llegue, sé que estamos en una tregua pero permitid que dude de nuestro nuevo amigo.

Dilys, Heavyhebi y Mixcoatl: ¡Sí, señor!

Pero nada más colgar el den den mushi, el suelo frente a Heavyhebi y Dilys estalla como si acabara de ocurrir una erupción volcánica, con magma por todas partes, para luego formarse en él el cuerpo del almirante de la flota Sakazuki.

Sakazuki: ¡No dejaré que deis un paso más en dirección a la tierra sagrada!

Heavyhebi: ¡S-SAKAZUKI!

Y con su cuerpo envuelto en magma, el almirante infectado ataca a los dos oficiales. Dilys esquiva ágilmente el ataque mientras que Heavyhebi simplemente salta fuera de su alcance mientras saca su den den mushi.

Heavyhebi: ¡¡Almirante Ryokugyu, Sakazuki está aquí, socorro!!

Sakazuki: ¡Es inútil que pidáis refuerzos!

Dilys: ¡Almirante de la flota Sakazuki!

Con su espada imbuida en haki, Dilys desvía el puño de Akainu que iba contra Heavyhebi y luego la mueve hacia él, haciendo que de un paso hacia atrás. Sin embargo, la espada queda igualmente cubierta en magma, por lo que Dilys la acaba soltado.

Dilys: ¡Señor, está fuera de sí!

Sakazuki: ¿?

Dilys: ¡Se ha dejado controlar por un pirata! ¡¿Qué clase de justicia es esta?! !Tiene que despertar, por favor!

Sakazuki: ...

Heavyhebi: ¡...!

Sakazuki: Me has hecho perder valiosos segundos.

Dilys: ¿?

Sakazuki: ¡La Marine no necesita soldados que no siguen la justicia!

Dilys: ¡¡...!!

Dilys es salvada de Sakazuki.png

Pero antes de lograr golpear a Dilys, el puño de magma de Sakazuki es bloqueado por otra espada, una perteneciente a un hombre con capa negra y pelo rojo.

Pelirrojo: Es inútil, muchacha, aquello que le controla es demasiado poderoso como para ser contrarrestado solo con palabras.

Heavyhebi: ¡!

Sakazuki: Tsk... ¿Qué crees que estás haciendo aquí?

Pelirrojo: He venido...

Shanks: A ayudar a poner fin a esta guerra.

Y mientras Shanks dice esto, el Pretty One se muestra imponente viendo a los seis líderes criminales que lideraban la lucha contra él, tendidos en el suelo agotados.

Maxwell Morado: Je.

Capítulo 70: Tapones

Baronesa: ¡...!

La Baronesa despierta dentro del puente del Pretty One, recibida por el Maldito y el Cataclismo.

Maldito: Mira quién ha despertado...

Baronesa: ¿Q-qué ha pasado?

Cataclismo: ¡Te han dado una buena tunda, ha tenido que intervenir Morado y arreglar tu marrón!

Baronesa: Tsk...

La heraldo se pone de pie con algo de esfuerzo para ver al Maxwell Morado en su asiento, con Maxwell, Jean, Venjen, Meredy, Xiro y Leas en pantalla tendidos en el suelo.

Maxwell Morado: ¿Se os ha pasado la tontería?

Meredy: Ughhh...

Maxwell Morado: Bien.

El Pretty One junta sus manos manteniendo sus palmas mirando hacia el suelo, procediendo a abrir la compuerta circular que hay en cada una.

Maxwell Morado: ¡No os preocupéis, os recibiremos con los brazos abiertos, a vosotros y a vuestras tripulaciones! ¡Kurutta Kosei!

El Maxwell Morado activa los cientos de bombonas de gas de frenesí almacenadas en sus brazos, dejando salir el gas por sus manos con la intención de gasear toda la plaza.

Venjen: Mierda...

Maxwell: Sep...

Dan: ¡RaaaaaaaaAAAAAAAAAH!

Pero antes de que el gas caiga sobre ellos, Dan se interpone volando en su forma Armor Mark III, colocándose de espaldas a Maxwell y sus aliados para luego apuntar a una de las manos del Pretty One.

Dan: ¡Gensui no Cannon!

A su vez, Skorup corre hacia ellos mientras apunta a la otra mano con su bazooka.

Skorup: ¡Old Western: Chilli Skull!

Los disparos de ambos piratas alcanzan el interior de las manos, explotando en su interior e interrumpiendo la salida del gas, además de sobresaltar al Maxwell Morado.

Maxwell Morado: ¡Agh!

Y en esos segundos que dura esa interrupción, Ana pasa volando bajo las manos, bloqueando los agujeros con nubes de hierro con forma de tapones de botella.

Ana: ¡Cloudstruction: Cork!

Maxwell Morado: ¡¿Eh?!

Dan: ¡Que te quede esto claro, engendro! ¡Nosotros hemos derrotado enemigos más grandes que tú!

Paul y Amar ayudan a Maxwell y los demás a levantarse mientras su navegante habla.

Dan: ¡Y aunque nos pillases desprevenidos hace dos meses, esta vez los Piratas Freak estamos preparados!

Maxwell: ¡Eh... Eso, eso!

Maxwell Morado: Tsk, qué aburridos sois...

Maldito: ...

Aunque sus compañeros heraldos reaccionan con bastante indiferencia, la Baronesa nota un pinchazo en el pecho nada más oír el discurso de Dan, para luego darles la espalda rápidamente al notar una lágrima cayéndole de un ojo.

Maldito: ¿? Oooh, mirad, la Baronesa se ha puesto toda sentimental.

Maxwell Morado: ¡JA! ¿Daban tus compañeros discursos similares, Baronesa?

Cataclismo: ¡Jejejejejeje!

Baronesa: ¡Dejadme en paz! ¡Tan solo me han venido a la mente recuerdos dolorosos, y les haré pagar por recordármelos!

Maxwell Morado: ¡Ese es el espíritu!

Baronesa: ¡Ya recuperaré lo perdido cuando todo esto acabe! ¿Verdad, Morado?

Maxwell Morado: ¡Ese era el trato, y si todo acaba bien, mañana habrá acabado! ¡Todos vosotros deseáis algo, Bifröst y yo podemos dároslo, eso no ha cambiado!

Dicho esto, el líder de los heraldos vuelve a tomar los controles.

Maxwell Morado: ¡Parecéis muy confiados, pero solo habéis obstruido el gas!

El Pretty One pasa a girar sus manos para que sus palmas miren hacia el cielo, levantando después sus brazos.

Maxwell Morado: ¡Un poco de mantenimiento y estará como nuevo! ¡¡Rompeguerras!!

Rompeguerras: Estoy aquí para ayudar.

En ese momento, un escuadrón de Rompeguerras abandona la batalla con los piratas para volar hacia las manos del Pretty One y retirar los tapones.

Maxwell: ¡¡Que no alcancen esos tapones!!

Jean: ¡Tsk!

Sin perder más tiempo, Jean levanta el vuelo en dirección a uno de los brazos del Pretty One y empuja a los Rompeguerras que había allí fuera de la mano con sus alas imbuidas en haki, para luego aterrizar con fuerza sobre el tapón.

Jean: ¡Si esto impide que salga el gas, por mí encantado!

Pluma Azul-Dorada empieza a saltar sobre el tapón para hundirlo aún más en la cavidad, hasta que su kenbunshoku haki le advierte de un peligro inminente.

Erinia: ¡Raaaah!

Jean se inclina hacia atrás como si fuera a jugar al limbo en su modo más difícil, viendo a la Erinia pasar volando sobre él. Viendo el grotesco, aunque similar, aspecto de su enemiga, los ojos del vocero de Todos somos Esclavos se abren como platos.

Jean: Pero qué cojjjj...

La Erinia se posa sobre el pulgar de la mano, mirando a Jean de forma hostil. Justo después, dos cañonazos hacen que Jean de un salto hacia atrás: la Baronesa acaba de subir a la mano también, con su Inkuhato en una mano y su bazooka gigante en la otra.

Jean: ¡¿Vienes a por más?!

Baronesa: ¡He venido a cortarte las alas!

Jean: Lo tomaré como un sí.

Leas, por su parte, ha usado el poder de la fruta Bane Bane para saltar a la otra mano.

Leas: ¡¿Qué haces?! ¡Quita!

Venjen: ¡No me seas rácano, yo también quiero subir!

Pero a la que llegan a la altura de la mano, Goldensun Jack salta hacia ellos desde Ape's Marineford, golpeando al distraído Leas en la cara para enviarles a los dos de vuelta al suelo.

Leas: (¡¡...!!)

Venjen: (¡¿Quién era ese cabrón?!)

Jack: Se acabó, pondré fin a tus andadas personalmente.

El líder del Seigisen procede a bajar del robot para perseguir a Leas, dejando a los Rompeguerras trabajando en retirar el tapón de esa mano cuando de repente Meredy sube hasta ahí con la ayuda de las nubes de Ana.

Meredy: ¡HIYAH!

La intención de Meredy es hundir más el tapón de un golpe de talón, de forma similar a Jean, pero su pie es detenido en el último momento por el bastón del Maldito.

Meredy: ¡¿Otra vez tú?!

Maldito: ¡Por fin solos!

Mientras tanto, Maxwell y Xiro corren lejos de los pies del Pretty One, quien sigue tratando de aplastarles si se acercan demasiado.

Xiro: ¡Agh!

El capitán de los Orokamono es observado desde lejos por Collar Rojo, quien ha reunido a su grupo para participar en la batalla.

Collar Rojo: ¡Ahí está mi famosa contraparte alternativa, veamos si merece ser considerado tal cosa! ¿Te vienes?

Junto a ella hay un individuo con el pelo largo y alborotado, además de varias cicatrices. A diferencia de Collar Rojo, este parece estar más centrado en Leas y Venjen.

???: No.

Collar Rojo: Bueno, tú mismo.

Pero a la que Collar Rojo empieza a correr hacia Xiro, un estruendo tiene lugar sobre Ape's Marineford, seguida por una acumulación de niebla arco iris formándose sobre la batalla por la que empiezan a caer edificios y escombros, entre los cuales hay también guardias celestiales.

Collar Rojo: ¿?

Venjen: ¡¿Qué pasa ahora?!

Maxwell: ¿?

No obstante, además de guardias celestiales, los capitanes Freak y Aguas Estancadas reconocen voces familiares entre los gritos de los que caen.

Jolwuf: ¡¡SOY DEMASIADO JOVEN Y POBRE PARA MORIIIIIIR!!

Roco: ¡Agarraos!

Capítulo 71: Extracción en Mary Geoise

En el interior de un edificio de Mary Geoise, poco antes del asalto de la Marine.

Cat: ¡Ugh!

Cat encaja el puñetazo de Redsu, atada a una silla en medio de una sala vacía e iluminada solo con una pequeña lámpara. La revolucionaria tiene aspecto de haber sufrido una paliza, probablemente a manos del Tajo Arco Iris. Mientras tanto, Angelique e Isabel observan mientras vigilan la puerta.

Redsu: ¿Dónde están tus compañeros?

Cat: Nos movemos muy frecuentemente por el mundo, puede que estén en el South Blue, en el North Blue...

La revolucionaria es golpeada de nuevo.

Redsu: ¡No me toques las narices, hablo de los que han venido contigo y han logrado discapacitar temporalmente a nuestras mejores bazas!

Cat: ¡Te lo vuelvo a repetir... he venido sola!

Redsu: ¿Si has venido sola cómo explicas la desaparición de Roco Crash justo después de tu captura? ¿Dónde le tenéis?

Cat: ¡No sé donde está Roco Crash ahora! ¡Yo solo vine a liberar a Goldensun Jack del virus zombi al que Bifröst os ha sometido a todos vosotros, Roco Crash me pilló, me deshice de él y al poco rato aparecisteis vosotras! ¡Estaba yo sola! ¡¿Tanto os cuesta de creer?!

Redsu: Sí.

Cat: Bueno, soy más fuerte de lo que aparento.

Redsu: Puedo sentir que no estás siendo sincera, no lo has sido en todo el interrogatorio. Y hasta que no empieces a decirme la verdad seguiré pegándote.

Es entonces cuando empiezan a oírse los cañonazos de los barcos de la Marine que, gracias al poder de Fujitora, avanzan levitando hacia la ciudad.

Isabel: ¿Hmm?

Angélique: ¿Qué está pasando ahí fuera?

En eso que alguien llama a la puerta con fuerza.

???: ¡Guardianes, que la cosa se ha liado parda ahí fuera!

Cat: ¡!

Isabel abre la puerta para comprobarlo, pero lo que ve la deja helada:

Ares: ¡Y más que se va a liar!

Ares, disfrazado de guardia celestial, apunta a la Cuchilla de Mar con un bazooka.

Isabel: ¡¡Al suelo!!

Las tres guardianas se agachan mientras el proyectil atraviesa el edificio, pasa por encima de Cat e impacta contra la pared al otro lado de la habitación, abriendo un gran boquete por el que entran Crodo y Varzo, cogiendo entre los dos la silla donde está sentada su superior y huyendo con ella fuera.

Ares: ¡¡Revolucióooon!!

Acto seguido, Ares se esfuma con un dial de destello.

Angélique: ¡Kyah!

Redsu: ¡¡Hijos de...!!

Crodo, Varzo y Cat: ¡Jajajajajajajaja!

Los tres revolucionarios huyen pies para qué os quiero por el callejón, reuniéndose con Ares, Norbert y Raise Max en otro callejón.

Norbert: ¡Allí están!

Sin embargo, más atrás aparece Angélique, persiguiéndoles mientras avisa a sus compañeras por den den mushi.

Angélique: ¡Les he encontrado!

Tacón Escarlata corre a gran velocidad hacia los tres revolucionarios, alcanzándoles rápidamente con su velocidad para proceder a atacarles rápidamente.

Angélique: ¡Turning Hee...!

Norbert: ¡Yabusame!

Las flechas de agua del gyojin logran hacer que la guardiana detenga su ataque para salir de su alcance, viendo como caen en el suelo entre ella y los revolucionarios. Viendo que ha saltado para atacarla desde el aire, Angélique decide dar un salto hacia él y atacarle.

Angélique: ¡Ascending Heel!

Norbert: ¡Yonsenmaigawara Seiken!

El pie de Angélique choca con el puño de Norbert en una colisión que empuja a ambos combatientes, ella cayendo al suelo más atrás y Norbert de vuelta con sus compañeros.

Norbert: ¿Cuánto queda para la extracción?

Raise Max: ¡Ya debería haber llegado!

Angélique: ¡Así que este es todo el grupo que ha estado causando estragos! ¡Pues en nombre de Bifröst, quedáis detenidos!

Pero cuando Angélique carga de nuevo contra ellos, una manada de cuervos aparece de la nada y la ataca.

Angélique: ¡Agh! ¡¿Cuervos?!

Y no solo en ese callejón, toda la zona de Mary Geoise se ha llenado de cuervos que atacan a los guardias celestiales y les roban sus armas. Corriendo delante de ellos se encuentran Roco, Yamaushi, Navarre y los Aguas Estancadas, huyendo de la bandada de pájaros.

Roco: ¡Estos pájaros tienen mala uva!

Sitsy: ¡¿De dónde ha salido tanto cuervo?!

Guardia celestial: ¡Intrusos!

Sitsy: ¡QUITA!

El gyojin noquea rápidamente al guardia para poder seguir adelante, hasta que finalmente los cuervos simplemente pasan junto a ellos para ir con el grupo de Cat.

Cat: ¡Jefe!

Cuervo: ¿Estáis todos?

Cat: ¡Sí!

Cuervo: Pues agarraos.

En ese momento, cada miembro del grupo es llevado sobre un cuervo, alejándose volando de la ciudad y de Angélique.

Angélique: ¡Tsk...!

Cat: ¿Quién os ha avisado?

Ares: ¡Yo!

Cuervo: Hemos sido informados de que no habéis conseguido cumplir el objetivo principal de la misión pero que en su lugar habéis reunido información valiosa. Con ella, el comandante supremo ha decidido actuar.

Cat: ¡¿...?!

En el puerto al otro lado del Red Line, los marines que protegen el lugar salen volando a consecuencia de un fuerte vendaval, entre el cual se forma el almirante Kizaru, impasible ante el viento.

Kizaru: Ooooh, no esperaba que vinieses justo hoy.

Frente a él, un hombre de pelo largo y cara tatuada avanza hacia él con una expresión decidida en su rostro.

Dragon: Este nuevo reino del terror ya ha durado suficiente.

De vuelta a la ciudad, los piratas corren de nuevo a la salida, viendo como los barcos flotantes de la Marine están cada vez más cerca.

Roco: ¡No tengo ni idea de lo que está pasando aquí pero yo me largo!

Yamaushi: ¡Pero señor Roco, debemos rescatar a los prisioneros de Bifröst!

Samley: ¡¿Y se supone que Redsu está en algún lugar en medio de este percal?!

En ese momento, una casa cercana estalla, saliendo de su interior ni más ni menos que Kaido, cuya apariencia transformada en dragón deja de piedra a los piratas.

Kaido: ¡WOROROROROROROOOO! ¡¿Qué me he perdido?!

Piratas: ¡¿EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH?!

No queriendo tener nada que ver con la criatura más fuerte del mundo, el grupo sale corriendo más hacia el interior de la ciudad, hasta que ven a Redsu frente a ellos junto a Isabel y Angélique.

Clof: ¡Mirala!

Samley: ¡Redsu!

Pero el Tajo Arco Iris, debido a los efectos del gas de frenesí, envía a sus compañeros una onda cortante con su espada Hakai nada más verles, un ataque que logran esquivar.

Samley: ¡¿Qué haces, Redsu?! ¡Somos tus compañeros!

Redsu: Actualmente mis compañeros son los Piratas del Rey del Ape's Concert, pero si os entregáis podréis uniros.

Samley: ¡...!

Roco: ¡Están infectadas, las tres...!

Mientras tanto, frente al castillo de Pangea, Fujitora lanza trozos de suelo a Bifröst y el Maxwell de Jade mientras levita sobre una roca en el aire.

Fujitora: Espero que no me monten un pollo por destrozar esta calle...

Los escombros lanzados por el almirante son fácilmente cortados o destruidos por el Maxwell de Jade y sus poderes, mientras que Bifröst es simplemente atravesado por ellos mientras carga contra él con su katana en su vaina.

Bifröst: ¡Niji Kaishi!

Desenvaniando rápidamente su katana, Bifröst choca con el almirante y su shikomizue.

Bifröst: Eres fuerte, anciano. ¿Dónde has estado todo este tiempo?

Issho: Mis deberes me impedían poner un pie en cualquier base de la Marine, pero al final he hice una excepción para responder la llamada de socorro de mis hombres.

En ese momento, el almirante sus poderes gravitatorios para tratar de aplastar al gigante contra el suelo, sin dejar de empujar su espada con la suya. Su objetivo, cortarle con su espada imbuída en haki una vez la gravedad le haga romper su guardia.

Maxwell de Jade: ¡Kaishin!

Fujitora: ¡!

Pero la intervención del Maxwell de Jade le obliga a cancelar ese plan, moviéndose lejos de la onda de choque del heraldo para luego rodear a Bifröst y colocarse tras él.

Bifröst: ¡Realmente eres fuerte, estoy seguro de que Morado sabrá dar un buen uso de ti!

Fujitora: ¿?

Bifröst ha acumulado una concentración de niebla arco iris en una mano, aumentándola de tamaño hasta que finalmente la lanza contra él.

Bifröst: ¡Niji Tsuiho!

Fujitora: ¡Gravito: Moko!

Dando un tajo horizontal con su espada, el almirante logra empujar la acumulación de niebla hacia un lado y lanzarla contra la ciudad, donde Redsu, Isabel y Angélique están luchando con los intrusos.

Samley: ¡Samley, que soy yo!

Jolwuf: ¡A esta le han lavado el cerebro!

Por otro lado, Roco choca su puño contra el talón de Angélique, cuando ve venir el proyectil de niebla arco iris hacia ellos.

Roco: Uy...

Y sin tener tiempo de huir, todo el grupo es cubierto por la niebla junto a los edificios a su alrededor, cayendo después sobre Ape's Marineford.

Piratas Aguas Estancadas: ¡¡Woaaaaaaaaaaaaaah!!

Roco: ¡Agarraos! ¡Brewster Buffalo!

Y usando su forma corpulenta, el brazos largos logra estabilizarse con su geppo para luego recoger a sus aliados sobre su espalda.

Maxwell: ¡¿Roco?!

Venjen: ¡¿Chicos?!

Capítulo 72: El Errante

Venjen: ¡Eh, adónde vas!

Xiro: ¡Bifröst tiene a mi hermano! ¡Es una pieza clave en su plan, tengo que rescatarle!

Xiro corre en dirección a la fortaleza mientras os edificios arrastrados al Ape's Concert desde Mary Geoise caen sobre la plaza de Ape's Marineford, llegando a amenazar con aplastar a algunos de los combatientes luchando en ella. Roco consigue aterrizar cerca de Maxwell y los Freak, descargando a los aliados de su espalda y reuniéndose con su tripulación.

Maxwell: ¡Roco, cuánto me alegro de verte!

Roco: ¡Capi! ¡Pensaba que estabas en...! ¡Ando muy perdido ahora mismo!

Laura: ¡Has pasado las últimas semanas controlado por el enemigo, Roco, pero ahora estamos en su base, peleando para acabar con ellos de una vez por todas!

Roco: ¡Me vale!

Maxwell: ¡Yamaushi y Navarre, también estáis aquí! ¿Y vosotros quienes sois?

Pero los Piratas de las Aguas Estancadas ignoran a Maxwell y corren a reunirse con Venjen a lo lejos.

Jolwuf: ¡Ahí está Venjen, eh, Venjen!

A lo que este les grita desde lejos.

Venjen: ¡¿Dónde coño os habíais metido?!

Jolwuf: ¡Fuimos a buscar a Redsu antes de tratar de rescatarte a ti!

Fersa: ¡Que hablando de Redsu! ¿Cayó con nosotros?

Karo: Pues...

En ese momento, una onda cortante cae justo entre Venjen y su tripulación. Redsu ha sido recogida por un Rompeguerras y ahora está volando sobre su espalda, para luego saltar al suelo entre ambos grupos.

Venjen: ¡¿Tú también?!

Venjen sabe perfectamente el significado de sus ojos rojos, colocándose en guardia.

Venjen: ¡Chicos, Redsu ha sido infectada con un gas zombi raro y la única forma de quitarle la tontería es a ostias!

Piratas de las Aguas Estancadas: ¡Bueno, vale!

A su vez, Isabel salta de su Rompeguerras hacia Katrina, cortándola con su espada. Sin embargo, la Llorona revela ser una clon, destruyéndose mientras la original la ataca con su cuchillo, aunque la ex-marine logra defenderse.

Katrina: ¡Isabel, que soy yo, Katrina!

Isabel: ...

Y mientras Jean pone todo su esfuerzo en bloquear los ataques tanto de la Baronesa como de la Erinia con sus alas, Angélique cae sobre él tratando de aplastarle de un taconazo, aunque él consigue evitar el ataque gracias a su kenbunshoku haki.

Jean: ¡¿Angie?!

Baronesa: ¡Angie! ¡Se suponía que estabas en Mary Geoise!

Angélique: ¡Ha habido un contratiempo!

Jean: Conque realmente te esclavizaron a ti también... ¡¡Baronesa, te haré pagar por ello!!

De vuelta a la plaza...

Redsu: ¡Hay que ver la que habéis montado!

Venjen: ¡Redsu, es la segunda vez que me tocas los huevos, pero como no estás en tus cabales te lo perdonaré! ¡Aun así, de la paliza no te libras!

De esta forma, Venjen carga contra Redsu por una dirección y el resto de la banda por la opuesta. Sin embargo, alguien se les adelanta por otro lado, corriendo a gran velocidad hacia ella para atacarla con una espada, chocándola con la Hakai de Redsu.

Redsu: ¿?

Aguas Estancadas: ¿Huh?

El atacante es el hombre de pelo largo y cuerpo lleno de cicatrices que antes estaba con Collar Rojo. Pero al ser visto de cerca por los piratas, revela un gran parecido con Venjen.

Jolwuf: ¡¿Venjen?!

Venjen: ¡Pero si yo soy Venjen...! Oh, no me jodas...

Venjen?: ...

Venjen: ¡¿Yo también tengo un clon alternativo?!

Venjen?: Para evitar confusiones, mi nombre en clave es "Errante".

  • [El Errante, miembro de los Piratas del Ape's Concert y contraparte de Venjen Aldric de una realidad alternativa.]

Redsu: ¡Tsk...!

Finalmente, Redsu sucumbe a la fuerza de Venjen y es empujada varios metros hacia atrás por la espada del Errante, la cual revela ser una prótesis sustituyendo su brazo derecho.

Jolwuf: ¡Wooooooh!

Asombrados, Jolwuf y el resto de la tripulación aplauden, pero luego quedan helados al ver a su inicialmente salvador cargar contra ellos, con su ataque siendo detenido esta vez por Venjen, inmovilizándole por los hombros con sus brazos.

Venjen: ¡¿Qué coño crees que estás haciendo?!

Errante: ¡Salvarte el culo!

Venjen: ¡Y una mierda!

Don Barbacoa acaba estampando a su contraparte contra el suelo de un súplex, poniéndose en guardia contra él para proteger a sus compañeros.

Venjen: ¡Esta es mi tripulación!

A lo que el Errante se levanta manteniendo una expresión fría, aunque molesta.

Errante: Traidores en potencia, eso es lo que son.

Venjen: ¡¿En qué te basas para decir esa memez?!

A lo que el Errante simplemente extiende sus brazos hacia los lados para que Don Barbacoa tenga una buena imagen de su cuerpo lisiado y lleno de cicatrices.

Venjen: ¿Eh?

Cataclismo: ¡Es verdad!

Los piratas se giran hacia el Cataclismo, caminando hacia ellos mientras sonríe.

Perni: ¡¡...!!

Cataclismo: ¡El Venjen Aldric que tenéis delante debe su aspecto a un motín perpetrado por su propia tripulación, con esa pelirroja de cerebro!

Venjen: ¡¿Cómo?!

Redsu: ...

Cataclismo: ¡Cuando Bifröst le habló de ti, un Venjen Aldric alternativo que aún confía en su tripulación, no dudó en enrolarse con nosotros para ahorrarte su destino!

Venjen: ¡Pues ya puede quedarse con las ganas, yo confío en mi tripulación!

Aguas Estancadas: ¡¡Gracias, Venjen!!

Errante: Tsk...

De esta forma, los piratas se ponen en guardia para hacer frente tanto al Cataclismo como a Redsu y el Errante.

Cataclismo: ¡Esta vez os partiré la columna a todos!

Pero en ese momento, el heraldo es decapitado de forma inesperada por Redsu.

Todos: ¡¿EEEEEEEEEH?!

Todo esto mientras, no muy lejos de ahí, un dial de control empieza a hacer efecto en manos de alguien.

Capítulo 73: Wild

Jean está usando dos de sus plumas como espada para bloquear la patada de Angélique y seguir luchando contra la Baronesa, quien bloquea ambas con su bastón.

Baronesa: ¡¿Sabes por qué envié a Angélique e Isabel a Mary Geoise?! ¡Para reducir las probabilidades de que llegaras a volver a verlas!

Jean: ¡Tsk...!

Baronesa: ¡Y me aseguraré de separaros de nuevo cuando estéis todos gaseados, no volverás a ver a tu tripulación, igual que yo no he vuelto a ver a la mía!

En ese momento, la Baronesa ve venir a la Erinia por detrás de Jean, preparada para atacarle con sus garras aprovechando que éste está ocupado.

Angélique: ¡Charcoal Heel Strike!

Pero de repente, por algún motivo, la Erinia es pateada con fuerza por Angélique en la cara, saliendo volando fuera de la mano del Pretty One.

Jean: ¿?

Baronesa: ¡¿Pero qué...?!

Esta acción por parte del Tacón Escarlata resulta totalmente inesperada para la heralda, pues la guardiana aún está bajo los efectos del gas de frenesí.

Maxwell: ¡Eso es, ahora los zombis trabajáis para mí!

En otra parte de la plaza, Meredy está luchando con el Maldito cuando un montón de piratassinfectados empiezan a dispararle con armas de fuego y a apoyar a la Peliazul con los cañones de Ape's Marineford.

Meredy: ¿Huh?

Maldito: ¡¿...?!

Pirata infectados: ¡A por él!

Piratas: ¡¡Raaaaaaaaaaaah!!

Maldito: ¡Zombis descerebrados... Si Junfa no Nyutai!

El Maldito golpea la palma de la mano del Pretty One con el Báculo de Si Junfá y de repente más soldados de piedra salen del suelo, atacando a los piratas que le dispararon.

Por otro lado, los Rompeguerras que hay en la plaza se han visto repentinamente abrumados por la cantidad de enemigos, tanto infectados como no infectados que se les han lanzado encima, llamando la atención del Maxwell Morado dentro del Pretty One.

Maxwell Morado: ¡¿Por qué se están revelando los infectados?!

Dummy: ¡Es el otro Garabateador, capi!

Maxwell: ¡Jajajajaja!

Maxwell está en medio de la batalla, protegido por sus pesos pesados mientras sostiene un dial en la mano y un cuaderno en la otra.

Maxwell Morado: ¡No fastidies con que...!

El dial en cuestión es un dial de control, creado con el poder de Maxwell para sustituir la influencia de los heraldos por la suya.

Maxwell: ¡Atacad a los Piratas del Rey del Ape's Concert, destruid esta isla!

Infectados: ¡¡Seeeeeeeeh!!

Maxwell Morado: ¡Una mierda!

El líder de los heraldos saca su propio dial de control y lo activa, emitiendo ondas que abarcan toda la isla y ponen a los infectados de nuevo bajo su control.

Maxwell Morado: ¡No le hagáis caso, el enemigo son él y sus hombres!

Infectados: ¡¡Seeeeeeeeh!!

Pero de nuevo, Maxwell vuelve a utilizar su dial.

Maxwell: ¡Si estuviéseis en vuestros cabales le habríais pegado un tiro hace tiempo a ese fantasma!

Infectados: ¡¡Seeeeeeeeh!!

Al final, el choque entre las ondas de control mental de Maxwell y su contraparte provocan que los infectados no sepan qué hacer, llegando a sentir dolor en la cabeza.

Laura: ¡No funciona!

Dan: ¡La cabina de ese robot parece repeler nuestro dial, y mientras el piloto también tenga diales de control podrá contrarrestarnos!

Maxwell: ¡Vale, chicos, nuevo plan! ¡Aprovechad que los zombis son vulnerables y noqueadlos!

Piratas aliados: ¡Sí!

Cosmo: ¡Ryusei Hoshi!

Laura: ¡Guest Armada!

Dan: ¡Tank O Punch!

Willy: ¡Gosenmaigawara Seiken!

Kabo: ¡Kaiju Beater!

Aprovechando que los infectados han bajado la guardia y están completamente vulnerables, los piratas lanzan un ataque conjunto para derrotar a todos los que puedan y así liberarlos de la influencia de los diales de frenesí. De esta forma, Leónidas derrota a los Piratas de Hollow de una embestida, Serena derrota a Maximilian, Bert logra tumbar a Isabel de un golpe en la nuca y el escuadrón de yetis manda a volar a docenas de infectados a puntapies, entre varios otros ataques.

Redsu: ¡Ñghh...!

Cataclismo: ¡Zorra, recuerda cuál es tu sitio!

Venjen: ¡Redsu!

Redsu es dejada inconsciente también, pero por un enfurecido Cataclismo, dándole un manotazo en la cara por haberle atacado mientras estaba bajo el control de Maxwell.

Angélique: ¡Agh!

Jean: ¡Siento lo que voy a hacer, Angie!

Angélique: ¿?

Antes de poder darse cuenta, Angélique es cortada en la zona del torso por Jean y sus plumas, cayendo después de rodillas al suelo ante la mirada sorprendida de la Baronesa. Aun así, no tiene tiempo para hacer ningún comentario, ya que la mano sobre la que estaban ha empezado a cerrarse, obligándola a salir de allí volando para no ser aplastada mientras Jean hace lo mismo, llevándose a Angélique en brazos. Por otro lado, Meredy y el Maldito también han saltado de la otra mano.

Maldito: ¡El Pretty One ha empezado a moverse otra vez...!

A lo que la voz del Maxwell Morado vuelve a oírse a través del robot.

Maxwell Morado: ¡Buena jugada la de crear tu propio dial de control, pero te ha durado poco! ¡Wild!

El Pretty One levanta un puño y, acto seguido, la antena gigante sobre Ape's Marineford empieza a emitir unas ondas que consiguen tranquilizar a los infectados, además de hacer aparecer cadenas negras alrededor de sus cuerpos, generadas a partir del humo que les envuelve.

Maxwell: ¿...?

Maxwell Morado: ¡Ahora la voluntad de los infectados está sellada al 100%, ya no mantienen nada de su personalidad, son meros zombis descerebrados, y ninguno de tus diales podrá hacer nada para cambiarlo! ¡¡Reanudad el ataque, soldados!!

Infectados: ¡¡ROAAAAAAAAAH!!

Unagi: ¡El enemigo sigue siendo muy numeroso!

Maxwell: ¡Seguid noqueándolos, ya imaginaba que tendrían alguna forma de garantizar su control sobre ellos!

Laura: ¡¡El Pretty One se está moviendo!!

Maxwell: ¡Me pongo con ello! ¡¡Ana, cúbreme!!

Ana: ¡Sí!

Usando sus poderes, la Diva de las Nubes envuelve a Maxwell en un refugio de nubes con forma de huevo mientras el resto de la tripulación se prepara para atacar al Pretty One.

Maxwell: ¡Pasemos al siguiente paso!

Capítulo 74: Batería

Jack: Ughhh...

Después del corto enfrentamiento entre los diales de control de Maxwell y su contraparte, Goldensun Jack vuelve a sus cabales, de nuevo completamente bajo el control de los Piratas del Rey del Ape's Concert.

Leas: ¡Jack, por favor, entra en razón!

Pero su superior no escucha, en su lugar moviéndose hacia él usando su soru para luego atacarle con su shigan "madara".

Leas: ¡Cloudstruction: Bunker!

Pero la fuerza del líder del Seigisen es más de lo que la barrera creada a partir del poder de Ana puede soportar, empujando a Leas hacia atrás cuando sus dedos chocan contra su pecho imbuído en busoshoku haki.

Jack: ¡Tobu Shigan "Hibachi"!

Usando la fricción de sus dedos, Jack envía un proyectil de fuego contra Leas, quien lo esquiva de un salto mientras corre hacia él espada en mano. Pero antes de poder atacarle de nuevo...

Jirachi Hanzo: ¡Hodan!

El Demonio del Espejo ve venir la esfera de viento disparada por su subordinado y compañero y logra desviarla con su espada, lo cual le obliga a saltar para esquivar las balas de Zorua Basto que le vienen por el otro lado.

Leas: ¡Así que al final habéis sucumbido vosotros también...!

Los dos aokages del Seigisen están envueltos por el gas negro de los diales de frenesí y con los ojos rojos, para disgusto de Leas. Este encontronazo ha dado tiempo a Jack para adoptar su forma híbrida y dar un fuerte pisotón en el suelo, haciendo salir una protuberancia cilíndrica que golpea al Demonio del Espejo en el mentón.

Leas: ¡...!

Esto permite a Xernea Elzo, también bajo la influencia del gas, rodear la cintura de Leas con sus brazos y levantarlo del suelo para luego estamparle contra él de un súplex, dejándole después tendido en el suelo para que Chimeko Shiro, también infectada y en su esponjosa forma híbrida, caiga en plancha sobre él.

N-76: Así es. Tu organización ha sido completamente absorbida por los Piratas del Rey del Ape's Concert, solo faltas tú.

N-76 observa la pelea sentado en una roca, contemplando con gusto a Leas en el suelo, con sus cinco aliados más cercanos rodeándole.

Leas: (Posibilidades de derrotar a Jack y a los aokage al mismo tiempo para curarles, teniendo en cuenta mis condiciones actuales: 10%...)

Mientras tanto, en el patíbulo de Ape's Marineford...

Xiro: Vale, esto ya es demasiado. ¿Qué mierdas es esto?

Collar Rojo: ¡Jajaja, así es, mi nombre es Buke D. Xira y en los Piratas del Rey del Ape's Concert se me conoce como...!

Xiro: No.

Collar Rojo: Collar Rojo...

Xiro: Esto me parece ofensivo. ¿Quieres taparte un poco? ¡Te vas a resfriar! ¡¿Y qué haces con esa mole en el brazo?! ¡Seguro que no es nada cómodo! ¿No tienes una especie de Nechima genderbent para darte consejos acerca de prótesis?

Collar Rojo: ¡Abandoné los Orokamono cuando se negaron a hacer pagar al enemigo por sus crímenes!

Xiro: Mira, tengo algo de prisa, mi hermano está preso otra vez ahí dentro, aún puedo sentir su presencia en el Ape's Concert y cuanto antes le rescate mejor. Así que... ¿podrías quitarte del medio?

Collar Rojo: Re insolente esta contraparte mía... ¡¿Qué tal si me lo preguntas a mí y a tu tripulación?!

En ese momento, los siete tripulantes de los Orokamono aparecen junto a Collar Rojo, todos ellos infectados por el gas de frenesí y preparando sus armas contra su capitán.

Xiro: ¡Chicos! ¡¿Qué os han hecho?!

Collar Rojo: ¡Ahora son parte del ejército de Bifröst, y no dejarán que alcances a tu hermano! ¡Bifröst necesita su poder!

Xiro: ¡¿Para qué?!

Collar Rojo: ¡Lo verás en unos minutos! ¡Orokamono, a por él!

Y sin decir palabra, los siete piratas se lanzan contra su capitán.

Xiro: ¡Primero secuestráis a mi hermano y luego laváis el cerebro a mis amigos! ¡Me las vais a pagar con creces! ¡Voltage Two!

Mientras tanto, Rixo ha sido conectado a la base de la gran antena en el interior de la fortaleza, custodiada por un escuadrón de Rompeguerras dirigido por el original.

Rompeguerras: Este es un dispositivo inmenso que requiere de una cantidad de energía eléctrica inasumible para el hombre.

Rixo: Y por eso necesitáis la fruta Goro Goro... Soy vuestra super-batería.

Rompeguerras: Así es.

Rixo: ¿Y por qué me lo revelas justo ahora?

Rompeguerras: Porque a estas alturas poco se puede hacer para cambiarlo.

Mientras los piratas aliados luchan con las fuerzas del Maxwell Morado y los demás heraldos, en lo alto de la antena gigante, una máquina con aspecto de dial de control va emitiendo chispas al estar rebosante de energía.

Capítulo 75: El Rey de los Kaijus

Karo: ¡Great Uppercut!

El bumian de los Piratas de las Aguas Estancadas trata de golpear al Errante, quien salta hacia atrás para esquivar el golpe, bloqueando después con su espada la katana de Perni.

Perni: ¡...!

Errante: No tengo nada contra ti ni el de los brazos negros, si os retiráis no os perseguiré.

Perni: Muy amable por tu parte, pero no podemos hacer eso.

Theod: ¡Svart Blod!

De repente, el Errante es golpeado por el enorme brazo reforzado con haki de Theod, siendo empujado varios metros hasta que logra hacerlo pedazos con su espada.

Errante: Tú, sin embargo...

Theod: ¡!

El Errante corre hacia Gigantón para atacarle, pero Sitsy se interpone y le golpea en la cara con la palma de la mano.

Sitsy: ¡Coup d'Air Humide!

De nuevo, el Errante usa busoshoku haki para protegerse, aunque de poco le sirve para evitar que la onda expansiva del golpe del gyojin le haga salir volando.

Errante: ¡Tsk...!

Por otro lado, Venjen esquiva los golpes del Cataclismo mientras trata de hacer arder su cuerpo.

Venjen: ¡Pompeya!

El Cataclismo pierde un brazo cuando intenta hacerse a un lado y esquivar el ataque, regenerándolo mientras gira sobre sí mismo y golpea a Don Barbacoa con un latigazo explosivo.

Cataclismo: ¡Savage Counter!

Venjen: ¡...!

El capitán de los Piratas de las Aguas Estancadas es lanzado contra el suelo del golpe, frustrado por la insuficiente efectividad de sus ataques.

Venjen: ¡Mierda!

Pero el heraldo no le da tiempo ni para quejarse, sacando cinco cañones de sus manos con los que dispararle. El joven pirata logra saltar fuera del alcance de los cañonazos por poco, solo para encontrárselo de nuevo, esta vez armado con unas garras de acero saliendo de sus nudillos. Sin tiempo para atacar de nuevo, Venjen solo puede tratar de esquivarle gracias a su kenbunshoku haki.

Cataclismo: ¡Jajajajajaja!

Venjen: ¡De qué te ríes, caramierda!

Tras dar un salto hacia atrás, Venjen chuta un guijarro contra la cabeza del heraldo, dejándole un agujero en la frente que él rápidamente recubre.

Cataclismo: ¡Estás cansado, retaco!

Venjen: ¡Cansado tu padre!

Cataclismo: ¡Jajajaja, cada insulto que lanzas es un desperdicio de oxígeno, chaval!

De repente, una lanza brota del vientre del Rompeguerras, logrando clavarse en el vientre de Venjen pero sin llegar a atravesarle gracias a sus reflejos.

Venjen: ¡AGH!

Cataclismo: ¡¡Savage Buster!!

Finalmente, el heraldo embiste a Venjen con un placaje acompañado de una explosión, esta vez mandándolo disparado contra el muro que rodea la bahía de Ape's Marineford.

Venjen: Ughh...

Y de nuevo, el Cataclismo le alcanza rápidamente, viéndole sentado en el suelo, con la espalda apoyada en el muro agrietado bajo una torreta.

Cataclismo: ¡Te falta aguante para estar a mi nivel! (¡Bueno, ya vale, acaba de una vez!)

Venjen: Que te jodan...

A lo que el heraldo junta ambos puños y los levanta con la intención de aplastar a su adversario.

Cataclismo: ¡Esta vez no me conformaré con solo tu columna!

Jolwuf: ¡Hiyaaah!

De repente, un bastón pasa volando a través de la cabeza del Cataclismo, partiéndosela en dos. Luego, el bastón se precipita hacia la bahía para acabar transformándose en Cyn antes de tocar el agua. Sorprendido, el Cataclismo regenera su cabeza y la gira 180º, viendo a Jolwuf sosteniendo su Ranmar junto a Fersa y Samley, ésta última apuntándole con Armando.

Cataclismo: Qué pesados...

Samley: ¡Objective Locked: Hell Liberation!

La Mala dispara una potente llamarada contra el Cataclismo, llegando a atravesarle el torso y dejar un gran agujero en él, pero de nuevo, el heraldo regenera su cuerpo.

Cataclismo: ¡Ja! ¡Has fallado, Cat Ballou!

Samley: ¡Ese fuego no iba para ti, tarugo!

Cataclismo: ¿Ah, no? (¡Eh, eh, eh, date la vuelta!) ¿Qué pasa?

La intervención de sus compañeros ha dado a Venjen tiempo suficiente para reincorporarse, y el fuego de Samley le ha permitido recargarse y pasar de su forma Krakatoa a su forma Vesubio.

Cataclismo: ¡¿...?!

Venjen: ¡Mors Primordium!

El Cataclismo vuelve a abrir el agujero en su torso para que el empujón de Venjen pase a través de él, cerrándolo después mientras tiñe de varios colores sus dos puños.

Venjen: ¡VENJEN'S FIRE BOXING!

Cataclismo: ¡SAVAGE KAIJUOKEN!

Los dos luchadores se ven enzarzados en una gran colisión de puñetazos, cada una provocando una explosión, hasta el punto en que Don Barbacoa y el heraldo acaban envueltos en las nubes de humo creada a partir de ellas. Mientras tanto, el Errante vuelve a enfrentarse a Perni en un duelo de espadas, con la kunoichi queriendo proteger a un herido Sitsy en el suelo.

Errante: Te dije que si te retirabas no iría a por ti, pero veo que quieres morir con los demás.

Perni: ¡Ahora!

Clof: ¡Sorpresa!

De repente, Clof sale de la espalda del Errante, habiéndose escondido allí gracias a su fruta del diablo. Acto seguido envuelve los hombros del Errante con sus brazos para inmovilizarle, reforzando su agarre mediante el uso de tekkai.

Errante: ¿...?

Para liberarse, el Errante empieza a aumentar la temperatura de su cuerpo y quemar a la contraparte de su antiguo compañero.

Clof: ¡Quema, quema, RÁPIDO!

En ese momento, el Errante ve a una figura corriendo a gran velocidad hacia él con una espada de gran tamaño en la mano.

Errante: ¡¡...!!

Por otro lado, Venjen finalmente logra superar la defensa de su adversario con su kenbunshoku haki y golpearle en el torso.

Venjen: ¡¡PLUS UTRA!!

Envolviendo el cuerpo del Cataclismo (esta vez entero) en una explosión que prácticamente lo desintegra, quedando solo el cuerpo de su Maxwell Scribble volando hacia el suelo, junto a Jolwuf, Samley y Fersa.

Fersa: ¡KETTEITEKI GIRI!

Mientras tanto, Redsu, habiendo recuperado el sentido tras ser noqueada por el Cataclismo, corta al Errante con su espada, pasando a través de Clof cuando éste se vuelve intangible de nuevo. De esta forma, el Errante cae al suelo sangrando y fuera de combate, mientras que el ex-marine queda ileso.

Venjen: ...

Jolwuf: ...

Samley: ...

Fersa: Ooh...

Los cuatro piratas rodean a la contraparte de Maxwell que había en el interior del Cataclismo, un hombre achicharrado, además de malnutrido y debilitado por todo el tiempo que ha pasado atrapado en el interior de su cración.

Maxwell*: Buen trabajo... chaval...

Venjen: Sabes lo que viene ahora ¿verdad?

Maxwell*: Sí... Solo espero que puedas entender mis motivos... Mi tripulación cayó a manos del enemigo... y yo solo quería crear algo lo bastante fuerte como para recuperarlos... pero se me fue la mano.

Mientras tanto, los restos del Cataclismo empiezan a reformarse tras los piratas.

Cataclismo: Tsk...

Venjen: ¿Qué tiene pensado hacer Bifröst con todos los piratas infectados?

Maxwell*: Nunca entró en detalle -cof- Ni él ni Morado. Creo que no se fiaban de él por no ser exactamente yo...

El Cataclismo logra moldear un brazo con forma de hacha, levantándolo hacia la cabeza de Venjen.

Maxwell*: Lamento no poder seros de más ayuda...

Y dicho esto, Maxwell pierde por completo el conocimiento, lo que provoca que el Cataclismo vuelve a convertirse en una hoja de papel.

Fersa: ¿?

Jolwuf: ¡Pues para una vez que capturamos a uno de los jefazos...!

Venjen: No importa.

Samley: ¿Eh? ¿Qué dices?

A lo que Don Barbacoa levanta los brazos y grita a los cuatro vientos:

Venjen: ¡¡SOY EL REY DE LOS KAIJUS!!

Capítulo 76: Psicopatía y paranoia

Haber caído del Pretty One no ha hecho que Meredy y el Maldito interrumpan su duelo, intercambiando ataques con sus respectivos bastones. La Peliazul logra esquivar de un salto la embestida del heraldo, con la idea de golpearle la cabeza en el aire.

Meredy: ¡Seijaku no Koka!

Pero el Maldito ve venir fácilmente el ataque, deteniendo el bastón de Meredy con una mano para luego golpearla contra el suelo, para luego apoyarse en el suyo para saltar y mover su tobillo en dirección a ella.

Maldito: ¡Rame Kyoshigama!

Meredy: ¡!

La capitana de los Piratas de la Peliazul logra evitar la patada haciendo la croqueta por el suelo mientras se levanta, pero el heraldo no va a dejarla escapar, tratando de alcanzarla con una ráfaga de embestidas con su báculo.

Maldito: ¡Bo Ranbu!

Meredy: ¡Taketonbo!

Finalmente, Meredy logra desviar el ataque del Maldito con su bastón, haciéndole perder momentáneamente el equilibrio para luego golpearle el esternón con el bastón reforzado con haki.

Maldito: ¡...!

Meredy: ¡Gracias por mantenerme en forma estos últimos dos meses!

Pero de repente, una serpiente sale del extremo del báculo del Maldito y envuelve el cuerpo de Meredy, dejándola atrapada mientras él retira su protección de busoshoku haki de su torso.

Maldito: Ilusa.

Meredy: ¡Ñgh...!

Maldito: No importa que lograras sacarle provecho a los dos meses que he pasado torturándote, necesitarías por lo menos cien años de entrenamiento para igualar al Báculo de Si Junfá.

Meredy: ¡Agh!

La Peliazul nota como la serpiente agarra su cuerpo con cada vez más fuerza, teniendo que cubrirse con haki de cuello para abajo.

Maldito: A ver cómo te las apañas cuando te rompa todos los huesos... ¿Hmm?

Talp: ¡Odoroki Uppercut!

De repente, Talp salta del suelo bajo el Maldito e intenta atacarle con sus garras, pero éste simplemente da un paso atrás para luego mandarlo a volar de una bofetada.

Wallace: ¡Gaki Rekkō!

Wallace West aprovecha este momento de distracción para cortar la conexión de la serpiente de fuego con el Báculo de Si Junfá, atacando después al Maldito mientras Meredy recupera el aliento, chocando sus garras con el bastón del heraldo.

Maldito: Tsk...

Pero justo después, dos soldados de piedra atacan al Tigre Blanco, clavándole dos lanzas en la espalda que le hacen rugir de dolor, permitiendo al Maldito patearle en la mandíbula.

Maldito: ¡Qué molestos!

Los siguientes en atacarle son Elliott y Chiyome, con el primero usando su abanico gigante para desestabilizarle con una ráfaga de viento y la kunoichi corriendo después hacia él con un kunai en cada mano. El Maldito se defiende golpeándola con su bastón, pero nada más acertlo se sorprende al encontrar un tronco en lugar de Chiyome, quien vuelve a atacarle desde varias direcciones gracias a su jutsu de clones.

Maldito: ¡Raaaaaagh! ¡Si Junfa no Taifu!

Levantando el Báculo de Si Junfá en horizontal sobre su cabeza, el Maldito dispara dos rayos de energía por sus extremos y luego empieza a girar el bastón, alcanzando a todos los clones de Chiyome y finalmente a la original, quien cae al suelo herida junto a Elliott.

Maldito: ¡¡No podéis conmigo!!

Al mismo tiempo, tres soldados de piedra encuentran a Cecilie escondida tras una roca cercana, apuntándola con sus arcos mientras ella levanta los brazos.

Cecilie: ¡Vale, vale, me rindo!

Ben: ¡Hors d'Oeuvre!

El Maldito se esfuma justo cuando Benjirō Kurosaki ejecuta una serie de veloces tajos donde estaba, reapareciendo de nuevo tras él para golpearle en la espalda.

Maldito: ¡¿Por qué tanto empeño en proteger a esa bruja?!

Ben: ¡Ugh...!

Y finalmente, el heraldo vuelve a fijarse en Meredy, con su expresión de enfado en el rostro tras verle atacar a sus compañeros.

Maldito: ¡¡Es una ladrona traidora...!!

Meredy: ¡Minus Tempo!

Maldito: ¡¡...que quiere robarle el poder al resto para estar a la altura!!

Meredy: ¡Gurensen!

Gracias al tiempo que le consiguió su tripulación, la Peliazul logra asestar un poderoso puñetazo al heraldo que, a pesar de bloquearlo con su báculo, le hace salir volando hacia atrás.

Maldito: ¡¿...?!

Mientras está en el aire, el esqueleto es capaz de fijarse que el puñetazo de Meredy ha logrado abrir una diminuta grieta en el delgado Báculo de Si Junfá.

Maldito: ¡¿Pero qué...?!

Meredy: ¡Ryūbi!

El Maldito usa su brazo reforzado con haki para bloquear la onda cortante lanzada por Meredy, en lugar de usar su báculo. Una vez en el suelo, el heraldo ve como la Peliazul cae hacia él de un salto, con la intención de aplastarle con su pierna.

Meredy: ¡Onna-bugeisha!

Maldito: ¡¡Si Junfa no Kutsu!!

Meredy: ¡¡Garūda!!

Disparar a Meredy en lugar de esquivarla resulta ser un error fatal para el Maldito, pues la capitana de los Piratas de la Peliazul atraviesa el rayo de energía con su cuerpo imbuido en haki de forma que su talón acaba chocando con el extremo del Báculo de Si Junfá, aplicando tanta fuerza que lo acaba haciendo pedazos.

Maldito: ¡¿EEEEEEEEEH?!

Como consecuencia, el cuerpo del heraldo pasa a ser otra vez de carne y tan vulnerable a como lo era antes de hacerse con la reliquia, por lo que cuando la patada de Meredy le alcanza, ésta fácilmente le estampa contra el suelo y lo deja fuera de combate.

Meredy: Me protegen porque yo no soy una psicópata paranoica... ¿A que no?

Su tripulación, desperdigada por el suelo, apenas tiene fuerzas para dar la razón a su capitana.

Wallace: Nah...

Chiyome incluso llega a alzar ambas manos para formar un corazón.

Meredy: ¡Yei!

Capítulo 77: Más armas

La derrota del Cataclismo y del Maldito es captada por los den den mushi de seguridad repartidos por Ape's Marineford y vistas por un Rompeguerras en la sala de control de la fortaleza, el cual procede a contactar con el Pretty One.

Rompeguerras: Morado, me temo que el Cataclismo y el Maldito han caído.

Maxwell Morado: ¡Y antes iban burlándose de la Baronesa por su fiasco en Gran Tesoro! ¡Debí haber reclutado al Maxwell-Gigante Bicéfalo y al Maxwell-Guerrero Espacial en su lugar! ¡Pero bueno, no es nada que no pueda arreglar!

El Pretty One detiene con cada mano los garrotes de Reiner y Magori, logrando arrebatárselos para luego golpearles la cabeza con los mangos. Mientras tanto, en el suelo, varios miembros de los Piratas Freak y de su flota han sido derrotados o están en el suelo magullados.

Amar: ¡Es demasiado fuerte...!

Mika: ¡Ninguno de nuestros ataques logra hacerle suficiente daño!

Aun así, los piratas siguen defendiendo el huevo de nubes en el que Maxwell se ha encerrado, dibujando rápidamente en su cuaderno.

Maxwell Morado: ¡No seáis duros con vosotros mismos, esta máquina es la que usé para acabar de conquistar mi mundo después de todo!

El Pretty One coloca ambos brazos sobre los piratas de forma que sus dinomisiles puedan arrasar toda la zona alrededor del refugio de Maxwell, el cual empieza a moverse.

Laura: ¿?

Maxwell Morado: ¡Dynolauncher!

Pero justo cuando dispara, el huevo se rompe, saliendo de él una enorme figura que detiene los misiles con un enorme escudo circular con la bandera de los Piratas Freak estampada, salvando a todos sus aliados.

Maxwell Morado: ¿?

Maxwell: ¡Puede que lograras conquistar tu mundo, pero ahora te enfrentas a alguien que comparte tu forma de pensar en cuando a armas! ¿Sabes qué hace Maxwell Scribble cuando sus armas no son suficientes?

Morado: ¡...!

El Almirante Garabateador está a los mandos de una máquina de aspecto casi idéntico al Pretty One, con la bandera de los Piratas Freak en el torso y bastantes más armas en su cuerpo. El robot toma al Pretty One por los hombros y empieza a empujarle gracias a un cohete en su espalda.

Maxwell: ¡Usa más armas!

De esta forma, Maxwell aleja a su contraparte y al Pretty One de la batalla, llevándoselos hacia la plataforma de ejecución, llevándoselo por delante junto a las escaleras que tiene detrás, donde ahora mismo está Xiro enfrentándose a Collar Rojo y los Orokamono.

Maxwell: ¡¡Fritangaaaaaaa!!

Collar Rojo: ¡¿Pero qué...?!

Xiro: ¡¡...!!

Viendo venir tal mole hacia ellos, los piratas interrumpen su pelea y empiezan a subir las escaleras hacia el interior de Ape's Marineford, pero al final tanto Xiro como Collar Rojo deciden que no llegarán a tiempo y saltan hacia la ciudad.

Xiro: ¡¡Chicos, saltad!!

Pero los Orokamono no le obedecen, estando totalmente bajo los efectos del gas de frenesí. Como consecuencia, el Pretty One se los lleva por delante antes de chocar con la fortaleza, al fondo de la ciudad.

Xiro: ¡¡Chicos!!

La destrucción de la plataforma de ejecución logra llamar la atención de la Baronesa, distrayéndose por un segundo.

Baronesa: ¡...!

Sin embargo, la heraldo decide seguir con lo que estaba haciendo: apuntar a Jean y Angélique a lo lejos con su bazooka, aprovechando que Pluma Azul-Dorada está agachado en el suelo sosteniendo a su primer oficial en sus brazos.

Baronesa: ¡Te pillé!

La Baronesa dispara una bala de cañón contra la pareja, pero justo antes de impactar, Jean se cubre a sí mismo y a Angélique con sus alas reforzadas con haki, quedando ambos envueltos en la explosión y en su consecuente columna de humo.

Baronesa: Tsk, le he visto cubrir...

De repente, Angélique aparece frente a ella a punto de darle una patada.

Baronesa: ...se.

Angélique: ¡Ember Vertical Heel!

Tacón Escarlata, devuelta del todo a la normalidad y sin un rasguño, patea a la Baronesa en la barbilla con ambas piernas imbuídas en haki, mandándola a volar sin haberle dado un segundo para reaccionar.

Baronesa: (¡¿...?!)

Y justo cuando se detiene en el aire para caer, Jean la intercepta...

Jean: ¡Ara Rammklotz!

...para darle un fuerte codazo en la cabeza que la manda contra el suelo, levantando una fuerte polvadera con el impacto.


Jean: ¡Siento lo que voy a hacer, Angie!

Antes de poder darse cuenta, Angélique es cortada en la zona del torso por Jean y sus plumas, cayendo después de rodillas al suelo ante la mirada sorprendida de la Baronesa.


Sin embargo, el Maxwell Morado les obligó a todos a saltar del Pretty One antes de que la Baronesa pudiera comprobar la magnitud de la herida, la cual resultó ser nula. Jean había atacado a Tacón Escarlata de forma tan precisa que solo cortó uno de sus bolsillos, junto al dial de frenesí de su interior.

Erinia: ¡Grrr...!

Jean: ¿?

La Erinia se acerca volando rápidamente hacia Jean, quien se prepara para defenderse de sus garras cuando...

James: ¡Supermassive Supernova!

...un torrente ígneo la alcanza de lleno desde el suelo.

Erinia: ¡¡Raaaaaaaaaargh!!

Como resultado, la Erinia cae al suelo achicharrada y sin fuerzas para moverse.

James: ¡Blanco abatido!

Mia: ¡¡Bien!!

Los Piratas del Ave Azul, incluída ahora Isabel, se reúnen con Angélique para ver luego a su capitán aterrizando junto a ellos para dar un abrazo a Angélique.

Jean: ¡Me alegro de no haberte hecho daño!

Angélique: ¡Y yo... aunque sigo algo confusa!

Samir: ¡Ambas os habéis perdido dos meses!

Taylor: Básicamente estamos luchando por salvar el mundo.

Isabel: Oooh...

James: Aunque ahora me ha surgido la duda... ¿Quién o qué se supone que es eso?

Hunter se refiere a la Erinia, en el suelo inconsciente. Jean se la queda mirando unos segundos para acabar encogiéndose de hombros.

Jean: No tengo ni idea.

Baronesa: ¡Jejejejejeje!

Jane: ¡Cuidado!

Los piratas se ponen en guardia al ver a la Baronesa salir cojeando del cráter que dejó con su caída, teniendo ahora un chichón en la cabeza. La heraldo va arrastrando su Inkuhato por el suelo, avanzando lentamente con una expresión macabra en su rostro.

Baronesa: ¡N-no habéis ganado! ¡No podéis ganar, Morado ha reforzado nuestro control sobre Todos somos Esclavos y aún queda que Jade y Bifröst se unan a la pelea...! ¡Estáis perdidos!

Pero al siguiente paso, el cuerpo de la heraldo se queda rígido. Las heridas sufridas en Gran Tesoro no han sanado del todo, y sin papel a mano ya no puede invocar subordinados ni transformarse en nada grande y fuerte para alargar la pelea, simplemente ha alcanzado su límite.

Jean: En Todos somos Esclavos estamos dispuestos a dar la vida para defender la libertad de la gente. Aunque no tuviéramos todos los aliados que tenemos ahora, enfrentaríamos a Bifröst encantados.

Angélique: Bien dicho.

La Baronesa no puede evitar sentirse conmocionada por la determinación de la tripulación, fijándose después en la Erinia derrotada a solo unos metros de distancia.

Baronesa: Mi tripulación... era como la vuestra. Yo solo quería... recuperarla...

Y dicho esto, la Baronesa cae de cara al suelo, quedando definitivamente fuera de combate.

Jean: Hora de acabar de recuperar a los nuestros.

Mientras tanto, Jack y los aokage siguen acorralando a Leas.

Leas: (¡Esto no va bien, se supone que debo aguantar hasta que aparezca Bifröst para usar la Umikei contra él!)

Jack: ...

Leas: (¡Los poderes que he estado usando no son suficientes!) ¡Bien, os recordaré el poder del Seigisen cuando lucha del lado de la justicia!

Capítulo 78: Poderes para hacer el bien

Leas: (Soy el último baluarte del Seigisen, yo controlo, algún día erradicaremos el gobierno actual que nos oprime...)

Leas flexiona las piernas y junta las manos mientras los aokage se lanzan contra él.

Leas: (Probabilidades finales de victoria: ¡100%!)

Recordar su objetivo y renovar su confianza en lograrlo logran aumentar la concentración del demonio del espejo, haciendo que cuando los cuatro puños de los aokage chocan contra su cuerpo, éste no recibe daño alguno. En su lugar, sus adversarios salen rebotados, como si hubiesen golpeado diamante.

Jack: ¿?

Elzo: ¡...!

Leas: Lo siento, Elzo, pero si no vas a usar tus poderes para el bien lo haré yo.

Acto seguido, Leas levanta un puño y golpea el suelo, creando varias protuberancias de piedra que detienen el avance de los aokage mientras él es lanzado por los aires por otra formada justo bajo sus pies.

Leas: ¡Terraforma!

Hanzo: ¡¿?!

Basto se apresura a disparar a Leas con sus armas aprovechando que está en el aire, pero éste se protege envolviendo su cuerpo en una gruesa bola de lana.

Shiro: ¡¿Huh?!

La bola de lana vuela sobre los aokage para luego caer en dirección a Jack, quien se pone en guardia para golpearle nada más tenerle a su alcance, pero de repente descubre que no puede moverse.

Leas: ¡Ittoryu!

Leas usa su espada para deshacerse de la lana que cubre su cuerpo, recuperando suficiente flexibilidad como para enviar un tajo aéreo a su mentor que impacta contra su paralizado cuerpo, haciéndole esbozar una mueca de malestar y frustración al no haber podido esquivarlo.

Jack: ¡Tsk...!

N-76: ¿Por qué no ha evitado el ataque?

Seguido del tajo, Leas cae frente a él mientras los aokage le persiguen y N-76 le apunta con su brazo mecánico desde lejos, aunque ninguno consigue alcanzarle antes de que haya terminado de registrarle y robarle algo del bolsillo, enseñándoselo.

Aokage: ¡¡...!!

Leas: Victoria asegurada.

Y reforzando con haki la fuerza de su mano, Leas rompe el dial de frenesí de Jack.

Maxwell Morado: ¡Desgraciado...!

Habiendo sufrido un golpe en la cabeza, Maxwell Morado dirige el puño del Pretty One contra la máquina de Maxwell, haciéndole tambalearse un poco para luego devolverle el golpe. La pelea entre los dos colosos está arrasando rápidamente la ciudad de Ape's Marineford.

Maxwell: ¡¿Dónde está Bifröst?!

Maxwell Morado: ¡Aún no ha llegado, pero me aseguraré de que estéis todos gaseados para cuando llegue!

Mientras tanto, en la plaza, los piratas infectados van cayendo uno por uno por las fuerzas aliadas, con Jean, Meredy, Venjen y Laura dirigiendo a sus respectivas tripulaciones aprovechando que el Cataclismo, el Maldito y la Baronesa han sido derrotados.

Venjen: ¡¡Ya no nos molestarán más!! ¡Dad de ostias a esos zombis!

Piratas de las Aguas Estancadas y su flota: ¡¡SÍIIIII!!

Jean: ¡¡Recuperemos a nuestros aliados!!

Piratas del Ave Azul: ¡¡Seeeeeeeh!!

Laura: ¡Cuando todos los infectados sean liberados tomaremos la fortaleza!

Piratas Freak: ¡¡Woooooooh!!

Meredy: ¡¡Vamos allá!!

En general, la moral de los piratas está por las nubes, lo cual es algo que el Rompeguerras no piensa permitir, ordenando abrir varios contenedores en la sala del pie de la antena, cayendo de su interior toneladas de hojas de papel.

Rompeguerras: Demasiados fracasos han tenido lugar en nuestro bando. Tres heraldos han caído y Morado ha fracasado en infectar a los enemigos de la justicia de forma rápida... Es hora de ayudar.

Dicho esto, y ante la mirada atónita de Rixo, el Rompeguerras alza los brazos y los papeles dentro de los contenedores empiezan a brillar.

Mientras tanto, en el lado de la ciudad opuesto a donde Maxwell y su contraparte malvada pelean, Xiro está luchando con Collar Rojo, usando la fuerza que le proporciona su voltage two para igualar la del brazo mecánico de su contraparte.

Xiro y Collar Rojo: ¡Del Kong Storm!

Al tener la misma fruta del diablo, Collar Rojo también ha usado su propio voltage two para defenderse de Xiro, chocando puños repetidamente.

Xiro: ¡¿Por qué me impides pasar?! ¡Quiero salvar a mi hermano! ¿No tienes tú una Rixo-mujer-hermana en tu mundo?

Collar Rojo: ¡En lo que a mí respecta, Buke D. Rixo es un desconocido! ¡Mi hermana va a la suya en mi mundo de origen, y cuando Bifröst cumpla su objetivo ya no tendrá que preocuparse por ninguna amenaza!

Xiro: ¡Double Rope! ¡Kosaku Alsacia!

Pasando a su voltage three, Xiro trata de aplastar a Collar Rojo con su brazo alargado y reforzado, pero ella usa su voltage one para esquivar el ataque de un salto.

Collar Rojo: ¡Eres blando!

Y una vez en el aire, dispara su mano mecánica hacia Xiro, manteniéndola unida al brazo por una cadena. La mano logra agarrarle fácilmente por su delgado torso, procediendo a tirar de él para que ella pueda patearle la cara una vez está cerca.

Xiro: ¡Agh!

Collar Rojo: ¡Blando y patético!

Acto seguido, ambos piratas caen al suelo. Collar Rojo usa a Xiro para amortiguar su caída, y una vez en el suelo Collar Eléctrico logra escapar de ella cambiando al voltage one.

Xiro: ¡Tsk...!

Collar Rojo: ¡Incapaz de ver que a veces hay que ensuciarse las manos para acabar con los piratas malvados que tanto depreciamos, ni siquiera después de perder a tu mentor!

Xiro: ¡Ohm Kick!

Collar Rojo logra esquivar la patada de Xiro, la cual acaba clavándose en el suelo. Sin embargo, eso no detiene a Collar Eléctrico de pasar de nuevo a voltage two y golpearla con un brazo, mandándola contra una casa.

Xiro: ¿Acaso el hecho de que seas así tiene que ver con la muerte de Usain?

A lo que ella sale de la casa por la puerta.

Collar Rojo: ¡Tiene que ver con que a diferencia de ti, yo tuve agallas para querer ajustar cuentas por ella!

Acto seguido, los dos piratas vuelven a enzarzarse en una lluvia de puñetazos.

Collar Rojo: ¡Cuando Bifröst llegue, Rixo le ayudará a cumplir su plan y entonces no tendremos que preocuparnos por nada ni nadie, ni nosotros ni los demás!

Xiro: ¡Eso suena a distopía siniestra, ten por seguro que os detendré!

Collar Rojo: ¡¿Tú y qué ejército, ese que está a punto de ser aniquilado ahí fuera?!

Donny: ¡No hace falta!

Collar Rojo: ¿?

Saibansho: ¡Irotoridori Mikazuki!

De repente, un proyectil de aire comprimido es disparado contra Collar rojo, causándole un poderoso corte en el hombro izquierdo que, además de empujarla contra el suelo, la deja fuera de combate en el suelo y sangrando.

Xiro: ¡Chicos!

Los siete miembros de los Orokamono aparecen frente a su capitán, heridos, pero devueltos a la normalidad después de que su encontronazo con los robots gigantes causara la rotura de sus diales de frenesí.

Saibansho: ¿Qué ha pasado aquí? ¿Encontraste a Rixo?

Xiro: ¡Sí, pero lo volví a perder, ahora está dentro de la fortaleza!

Cunius: ¡Pues vamos a buscarle, y luego nos enfrentaremos juntos a Bifröst!

Xiro: ¡Bifröst quiere hacer algo con esa antena gigante, Rixo ha sido obligado a proporcionarle energía! ¡Creo que su plan abarca no solo nuestro mundo, sino realidades alternativas!

Cunius: ¿Realidades alternativas?

Xiro: ¡He visitado una al otro lado de la niebla arco iris, os lo contaré mientras corremos, no hay tiempo que perder!

Pero nada más ponerse de camino a la fortaleza, algo ocurre.

Denis: ¡Escondeos!

Los piratas se apresuran a meterse en una casa, viendo por la ventana como un nuevo ejército de Rompeguerras sale de la fortaleza en dirección a la plaza.

Jean: ¡Refuerzos enemigos!

Venjen: ¡Joder, si son un puñao!

En la sala de la antena, los contenedores antes llenos de papeles están completamente vacíos, con el Rompeguerras original mirando al exterior.

Rompeguerras: Estoy aquí para ayudar.

Capítulo 79: Minutos

Mientras la batalla de Ape's Marineford avanza, Bifröst sigue luchando con Fujitora en Mary Geoise mientras el Maxwell de Jade dirige a sus dragones contra los barcos de guerra voladores. El gigante lucha a la par con el almirante, chocando sus espadas sin que ninguno logre llegar a cortar al otro.

Bifröst: Tsk...

Fujitora: ¿Cansado?

Bifröst: No, pero tengo que estar en un sitio en unos minutos y a este paso llegaré tarde.

Fujitora: Tienes mucha confianza al pensar que te dejaré marchar.

Bifröst: Moyahaha, igual que tú por creer que puedes retenerme aquí.

De repente, Bifröst convierte todo su cuerpo en una nube de niebla que vuela lejos del almirante en dirección al Maxwell de Jade.

Bifröst: ¡Maxwell de Jade!

Maxwell de Jade: ¿...?

Bifröst: ¡Ya casi es medianoche, llegó la hora!

Maxwell de Jade: ¡Sí, señor! ¡Guardianes, lo dejo en vuestras manos!

Dicho esto, el heraldo es envuelto en la nube de niebla arco iris para luego desaparecer ante la mirada atónita de Murdock desde su barco.

Murdock: ¡¿Pero qué...?!

Fujitora: ¿?

Murdock: ¿Adónde ha ido?

Big Mom: ¡Hahahaha mamamama!

El Prodigio acaba teniendo poco tiempo para pensar cuando Big Mom aparece frente su flota volando sobre Zeus por encima de los edificios de la ciudad santa. Su presencia causa terror entre los marines a bordo de todos los barcos flotantes.

Marines: ¡¡BIG MOM!!

Soldado: ¡Pero si apenas logramos contener a los dragones! ¡¿Ahora además de ellos tenemos que contener a uno de los cuatro emperadores?!

Big Mom: ¡Napoleon!

Napoleon: ¡Sí, mama!

El sombrero de Big Mom salta de su cabeza para dejar salir una espada de su interior que su dueña agarra rápidamente.

Big Mom: ¡Cognac!

Acto seguido, la espada se ensancha y se curva, además de adquirir un rostro en el filo, el cual se prende fuego también.

Napoleon: ¡Os partiré en ardientes pedazos!

Murdock: ¡¡Todos los cañones de proa apunten a la emperatriz, sé que no le causarán mucho daño pero con suerte destruirán su dial de frenesí!!

Una gota de sudor baja por la cabeza del vicealmirante, sabiendo que su barco será el primero que reciba el ataque de la guardiana.

Big Mom: ¡Hahaba!

Pero cuando la descomunal mujer se dispone a cargar contra los barcos, su avance es detenido por otra espada, negra como el carbón, sostenida por un hombre con capa negra que ha saltado hacia ella desde el suelo.

Big Mom: ¿?

Murdock: ¡¡...!!

La sonrisa de Big Mom desaparece ante la interrupción de su ataque, sobretodo teniendo en cuenta que quien lo ha detenido es un hombre de estatura corriente.

Big Mom: ¡Energúmeno! ¡¿Acaso crees que puedes superarme en cuanto a fuerza?!

Finalmente, la guardiana logra empujar a su atacante contra un edificio, pero en el camino éste vuelve a mover su espada negra en el aire, provocando que Zeus sea partido por la mitad.

Zeus: ¡Agh!

Big Mom: ¡¿Eh?!

De esta forma, Big Mom cae al suelo mientras el espadachín logra chocar sus pies contra el edificio y saltar al suelo sin recibir daño.

Murdock: (Al final hacer una tregua con él nos ha venido bien...)

Big Mom: Ughh... ¡Enano entrometido...!

Big Mom se levanta del suelo aun sosteniendo a Napoleon en la mano, además de a Prometheus en la otra.

Espadachín: Mira tú por donde, el Pelirrojo tenía razón...

Mihawk: Esto está siendo divertido.

Mientras tanto, Mixcoatl, Heavyhebi y Dilys han dejado atrás a Sakazuki, Ryokugyu y Shanks y logrado subir a la ciudad por una de las bondolas de Red Port, encontrándose rápidamente con el comité de bienvenida.

Teach: Zehahahaha...

Envolviendo una mano en oscuridad y la otra en una burbuja vibratoria, Marshall D. Teach se dispone a atacar al escuadrón de la Marine nada más entrar a la ciudad.

Teach: ¡Morid entre oscuridad!

???: ¡Ice Ball!

Pero antes de poder atacar, el cuerpo del guardián es envuelto en una gran esfera de hielo causada por un hombre con gafas de sol redondas y vestido con un abrigo. Su presencia resulta impactante para los marines, quienes le reconocen enseguida.

Heavyhebi, Dilys y Mixcoatl: ¡U-USTED!

???: Bueno, bueno, no montemos una escena, estoy aquí en son de paz...

Kuzan: Estoy aquí por él, a vosotros más os vale seguir adelante antes de que se escape.

Heavyhebi: ¡S-Sí señor! ¡¡Adelante, soldados, recuperemos la tierra sagrada!!

Los marines pasan de largo junto a Teach y Kuzan. Una vez ya se han ido, el hielo que retiene a Teach empieza a quebrarse, hasta que finalmente se rompe.

Kuzan: Vamos, Teach, no me pierdas la chaveta.

Teach: ¡Kuzan! ¿Vienes a dar guerra?

Kuzan: Eso depende de ti.

Teach: ¡Zehahaha, te recuerdo que cuanto más uses tus poderes, mayor desventaja tienes contra mí! ¡Tu hielo no me afecta!

Kuzan: Ya veremos...

Kaido: ¡Wororororooo!

Fujitora: ¡...!

El almirante de la Marine ve venir a Kaido volando hacia él mientras abre la boca para atacarle.

Kaido: ¡Bolo br-!

Fujitora: ¡Gravito!

Pero antes de poder hacerlo, una fuerza invisible aplasta la cabeza del dragón contra el suelo, seguida por varias más que inmovilizan su cuerpo sobre la ciudad.

Kaido: ¡Ñghh...!

Fujitora: Sé que aun con mi reputación no puedo derrotar a la criatura más fuerte del mundo... ¡Pero nada me impide contenerte!

Y con los tres guardianes de Mary Geoise ocupados, los marines proceden a enfrentarse a los guardias celestiales y al Cipher Pol.

Spandam: ¡Elephant Chop!

Heavyhebi salta sobre la cabeza de elefante que se forma a partir de la espada del agente CP-0, lanzándole después su bola de metal a la cara.

Heavyhebi: ¡Dream Crusher!

Spandam es derrotado instantáneamente por ese golpe, mientras Mixcoatl se enfrenta al agente Yakuza y Dilys derrota a varios espadachines gubernamentales con su espada para luego chocar con el agente Kabuto. Mientras tanto, en el barco de Murdock...

Maverick: ¡Nos han abordado!

Murdock: Tsk...

Frente a los dos oficiales se encuentra un hombre con traje blanco y sombrero de copa, con una paloma posada en su hombro: Rob Lucci

Lucci: Este es territorio del Gobierno Mundial, el castigo por profanarlo es la muerte.

Murdock: ¡Soy un vicealmirante de la Marine y mi misión es proteger el gobierno que el enemigo ha robado!

Lucci: Como desees.

Y después de que Lucci adopte su forma híbrida, el agente y el oficial chocan sus puños para comenzar su duelo.

La batalla de Mary Geoise va tomando cada vez más forma, pero eso resulta poco importante para Bifröst, quien está observando el panorama en la plaza de Ape's Marineford desde la torre en lo más alto de la fortaleza.

Maxwell de Jade: Parece que tres de los heraldos han caído en combate.

Bifröst: No importa, ya es la hora. Avisa al Rompeguerras para que tenga la antena lista.

Maxwell de Jade: Sí.

Bifröst: ¡Maxwell Morado, presta atención, mi mejor secuaz!

El gigante contacta con el Maxwell Morado en el Pretty One por den den mushi.

Maxwell Morado: ¡Ahora mismo estoy un poquito ocupado! ¡¿Ya es la hora?!

Bifröst: Sí. ¡Que de comienzo la fase final de la Operación Ape's Maestro!

Maxwell Morado: ¡¡SEEEEH!!

Rompeguerras: Ejecutando.

Maxwell de Jade: Hmm...

Capítulo 80: Operación Ape's Maestro

En la plaza, los piratas tratan de hacer frente al ejército de Rompeguerras que hay volando en el cielo.

Fleur: ¡Son demasiados!

Ryoko: ¡¿De dónde han salido todos estos?!

Pero junto a estos refuerzos enemigos vienen nuevos refuerzos para los piratas aliados de parte de Goldensun Jack, quien junto a Leas y los aokage logran destruir varias docenas de Rompeguerras de golpe.

Leas: ¡Me alegra verte de vuelta, Jack!

Jack: ¡Esto es un bochorno, manipulado de esta forma, cuando encuentre a ese Maxwell de Jade...!

Pero de repente, Leas nota algo.

Leas: Está aquí.

Jack: ¿Maxwell de Jade?

Leas: Y Bifröst.

Maxwell Morado: ¡Adiós, pimpollo!

El Maxwell Morado acaba de salir volando del Pretty One para dirigirse hacia Bifröst.

Maxwell: ¡Mira como huye la rata!

Pero cuando el Almirante Garabateador se dispone a apuntar sus armas contra él, el Pretty One le detiene, ahora manejado por los dummies de su contraparte malvada.

Mientras tanto, en la torre superior de la fortaleza.

Bifröst: Moriste por nada, Obra.

El gigante sostiene en su mano un ojo del diablo mientras el Maxwell de Jade lo observa.

Bifröst: El fármaco que desbloquea habilidades extra de las frutas del diablo y gracias al cual podré volver a casa. Los Piratas Freak fueron muy amables al especificarnos su diseño.


Hace cien años...

Bifröst: ¡¿POR QUÉ NO PUEDO VOLVEEEEER?!

Un joven Bifröst está de rodillas sobre uno de los naufragios del Ape's Concert, alzando las manos hacia el cielo con mientras llora desesperado.

Bifröst: ¡¡CADA VEZ QUE SALGO DE AQUÍ ME LLEVA A UN LUGAR QUE NO ES EL MÍO, QUÉ ESTOY HACIENDO MAL, QUIERO VOLVER!! ¡¡¡MALDITO SEAS, REY METHUSELAH, NO TE LIBRARÁS DE MÍ TAN FÁCILMENTE, AUNQUE ME LLEVE CIEN AÑOS!!!


El gigante se toca el pecho con la otra mano, pensando en la cuenta que ha ido siguiendo de los mundos que ha visitado en el último siglo, para luego llevarse el fármaco a la boca, coincidiendo con la llegada del Maxwell Morado.

Maxwell Morado: ¡Qué tal!

Bifröst: ¡Vamos a empezar!

Varios pisos más abajo, el Rompeguerras tira de una gran palanca que hace que la antena que atraviesa todo Ape's Marineford de arriba a abajo empiece a emitir luces. Acto seguido, la parte superior de la antena empieza a elevarse aún más alto de lo que ya estaba mientras que, justo bajo el extremo que contiene el dial de control gigante, empiezan a salir cientos piezas cilíndricas que se alargan más y más, dirigiéndose hacia los confines del Ape's Concert.

Bifröst: ¡¡Ape's Kansas!!

El gigante chasquea los dedos y de repente parece que el Ape's Concert entero se retuerza, con la niebla que lo rodea adoptando un movimiento errático, como presa de una ráfaga de viento, hasta que al final acaba abriendo espacios circulares en la niebla por los que van entrando los "brazos" metálicos de la antena.

Bifröst: ¡Ahora por fin el Ape's Concert está bajo mi control total!

Uno de los brazos de la antena cruza la niebla arco iris hasta la costa del Reino de Hoshiguruma, alertando a los guardias del castillo y a su rey, Methuselah.

Methuselah: De modo que al fin has decidido volver... ¡Guardias, dad la alarma, que todos los ciudadanos vengan a refugiarse en el castillo!

En el extremo del brazo hay incorporado un dial de frenesí de gran tamaño, igual que en todos los demás, cada uno llegando a un mundo diferente, llamando la atención de los habitantes que son testigos de su aparición en el cielo.


Athan Rinkusu: ¿Pero qué...?


Walters D. Shinko: ¿Qué es eso? ¿Un caracol?


Fujitora: ¿...?


Bifröst: ¡Y nuestra batería humana vuelve a estar en posición para mantener todo este tinglado funcionando! ¡Pronto, todos los mundos estarán bajo control de los Piratas del Rey del Ape's Concert!

Maxwell Morado: ¡Jajajajajaja!

Bifröst: ¿Están ya todos los super-diales en posición?

Maxwell Morado: ¡Seh!

Bifröst: ¡Pues dale caña!

Rompeguerras: Recibido.

Y tras empujar otra palanca, todos los diales de frenesí repartidos por el multiverso comienzan a liberar gas, seguido por el dial de control gigante de Ape's Marineford comenzando a emitir sus ondas de control mental que, gracias a la energía proporcionada por Rixo, son lo bastante potentes como para atravesar la niebla arco iris. Mientras tanto, los piratas de la plaza son testigos de lo ocurrido.

Dan: ¡Esas cosas que han aparecido en el cielo no me gustan!

Skorup: ¡Tú espera, que yo esto lo arreglo rápido!

El Forastero trata de disparar a uno de los brazos de la antena con su bazooka, pero a pesar de dar en el blanco, no le causa ni una grieta.

Skorup: Bueno, o no.

Leas: ¡¡Eh, gigantes!!

Atlas: ¿Huh?

Iron: ¿Quién llama?

Leas ha ido acompañado por Jack a buscar al escuadrón de yetis, ayudándoles a destruir a los Rompeguerras que les atacaban.

Leas: ¡Necesito vuestra ayuda! ¿Puede alguno de vosotros acompañarme?

Maxwell Morado: ¡Esos brazos están reforzados con piedra marina, es prácticamente imposible romperlos! ¡Ahora solo podéis morir o someteros, pero que no os quepa duda de que habéis perdido!

Maxwell Morado, Maxwell de Jade y Bifröst celebran el éxito de su plan en lo alto de Ape's Marineford mientras el Rompeguerras siguen controlando la antena con sus clones.

Rompeguerras: Llegáis demasiado tarde.

El kenbunshoku haki del cyborg le ha hecho percatarse de la presencia de intrusos en la sala, con todos sus clones extendiendo sus manos hacia ellos antes de que él se de la vuelta para verlos.

Rompeguerras: Aunque liberéis a Rixo, la máquina está en marcha y tiene autonomía suficiente como para encontrarnos un sustituto.

Los intrusos son los Orokamono, juntos de nuevo para rescatar a Rixo de una vez por todas.

Xiro: ¡Pero se os acabará la fiesta si destruyo la dichosa máquina!

Rompeguerras: Alto improbable.

Capítulo 81: Acorralados

Xiro: ¡El Rompeguerras puede crear clones de la nada, acabemos con él y ya no podrá pedir refuerzos!

Rompeguerras: Iniciando contramedidas.

De repente, el Rompeguerras es rodeado por varios de sus clones, volando a su alrededor lo bastante rápido como para que el original pueda mezclarse entre ellos, para luego ponerse todos en línea para bloquear el camino hacia Rixo y apuntar con ambas manos a los piratas.

Rompeguerras (todos al unísono): Respondo al nombre de Rompeguerras. Mi misión: erradicar a los enemigos de la justicia.

Piratas: ¡...!

Rompeguerras (todos al unísono): Estoy aquí para ayudar.

Y así, los cyborgs disparan sus rayos láser contra el grupo, envolviéndolo en una gran explosión. Sin embargo, alguien se ha interpuesto para salvarles en el último momento, alguien muy grande y corpulento, con su piel hecha enteramente de metal. Los brazos del coloso han sido moldeados para convertirse en escudos que han protegido a la tripulación, para luego convertirse de nuevo en manos.

Cunius: ¡Orokinamono, actívate!

Valiéndose de su tamaño, el coloso se abre paso por la sala mientras los cyborgs siguen disparándole con sus rayos láser, obligando a Cunius a hacer un esfuerzo para regenerarlo constantemente. Mientras tanto, los Orokamono van tras él, aprovechando que les cubre de los ataques enemigos.

Xiro: ¡¡No te pares, Cunius!!

Cunius: ¡Ñgh...!

Rompeguerras: Estoy aquí para ayudar.

Donny: ¡Donny no Uragaki!

Xiro: ¡Del Kong!

Aquellos Rompeguerras que consiguen rodear volando al coloso para atacar a los Orokamono son rápidamente rechazados por éstos, usando sus mejores técnicas para superar sus defensas, ahora que ya saben la clase de enemigo al que se enfrentan y pueden actuar en consecuencia. Denis consigue agarrar a un Rompeguerras con sus brazos extra mientras Nechima le cierra la boca justo cuando va a disparar un láser por ella, haciendo que éste estalle en su interior, lo que conlleva su destrucción.

Xiro: Oooh...

Denis: ¡Buen trabajo, Nechima!

Niper: ¡Vienen por todas partes!

Cunius: ¡Quieren proteger la dichosa antena! ¡Giga Copper Destroyer!

Cunius hace que el coloso aumente el tamaño de uno de sus brazos para luego dar un fuerte puñetazo que, además de llevarse por delante varios Rompeguerras, impacta con fuerza contra la antena gigante.

Rixo: ¡...!

Sin embargo, ésta no recibe ningún daño gracias a su refuerzo de piedra marina.

Cunius: ¿Eh?

Aun así, su proximidad a la antena hace que la mayoría de los Rompeguerras empiecen a atacarla, disparando sus láseres sin parar hasta que su velocidad de regeneración llega a ser insuficiente.

Cunius: ¡No!

Mientras el torso del Orokinamono se funde, Xiro y los demás alcanzan a Rixo y rompen los grilletes que le mantenían conectado a la antena.

Xiro: ¡Ya está, Rixo, ya estamos aquí!

Rixo: ¡Xiro...!

Rompeguerras: ¡Bzzt!

Un grupo de Rompeguerras se lanza en fila contra los piratas para recuperar a su prisionero, pero Xiro está listo para impedirlo.

Xiro: ¡Kosaku Córcega!

El puñetazo de Xiro transformado en voltage three se lleva fácilmente por delante a los Rompeguerras salvo a uno que lo esquiva a tiempo, por lo que Collar Eléctrico procede a atacarle con el otro brazo.

Xiro: ¡Kosaku Alsacia!

Es entonces cuando ocurre algo que sorprende al pirata: dos Rompeguerras vienen a ayudar al otro a bloquear su ataque, procediendo a contraatacar entre los tres después.

Rompeguerras: Deteneos.

Los piratas esquivan los láseres a tiempo mientras se alejan con Rixo, quien es llevado sobre la espalda de Nechima.

Xiro: ¡Creo que he encontrado al original!

Rompeguerras: Bzt.

Xiro: ¡¡Cunius, que no se mezclen de nuevo!!

Cunius: ¡¡Vale!!

Xiro quiere aprovechar que el Rompeguerras y sus dos clones se han separado del grupo, dejándolo en manos de Cunius, ya en su límite para mantener al Orokinamono en pie, arrancándole la piel para abalanzarse sobre la científica en su interior.

Cunius: ¡Vosotros lo habéis querido! ¡Orokinamoro! ¡Autodestrucción!

Rompeguerras (al unísono): ¡Amenaza para la Justicia, prepárese para ser eliminad-!

¡BOOOOOM!

El coloso estalla en una gran ola de cobre fundido que salpica a los cyborgs y les hace caer al suelo, la mayoría incapaz de moverse en condiciones ni de ver al tener cuerpo y cara cubiertos de cobre. Los dos Rompeguerras que protegieron al original también han quedado indispuestos por hacerle de escudo. La visión de su ejército incapacitado, aunque temporalmente, deja al original desconcertado.

Rompeguerras: ... ¡Bzzt!

Pero la misión está por encima de todo, buscando de nuevo a Rixo con la retícula de sus ojos hasta que detecta a Xiro sobre él.

Xiro: ¡Kosaku Alsacia!

El Rompeguerras detiene con un brazo el puño del Cable Eléctrico que le cae encima, procediendo a apuntarle con su otro brazo.

Rompeguerras: Quedó demostrado hace dos meses, Buke D. Xiro, no tienes la fuerza necesaria para vencerme.

Los piratas de la plaza están siendo rápidamente superados por los miles de Rompeguerras que hay sobre ellos. Venjen está subido sobre una montaña de ellos, pero incluso él no puede detener el ataque de diez Rompeguerras que caen sobre él como un equipo de fútbol americano, Jean se ha visto acorralado por los cyborgs también en el cielo, Meredy ha sido sometida por otro grupo cuyo cabecilla está retorciéndole el brazo para obligarla a soltar su bastón y otro grupo numeroso ha empezado a atacar el robot de Maxwell mientras éste sigue ocupado con el Pretty One.

Venjen: ¡¡Aaargh, cabrones, a ver si os atragantáis con mis entrañas!!

Fernand: ¡Necesitamos ayuda!

Meredy: ¡Kyaaaah!

Ozzy Rich: ¡¡Almirantee!!

Xiro: ¡Es verdad, puede que yo solo no pueda destruirte!

De repente, el cuerpo de Xiro pasa al voltage two, con sus piernas volviéndose lo bastante delgadas como para poder alargarse y enrollarse alrededor del brazo del heraldo.

Rompeguerras: ¿?

Rixo: ¡Pero tú sí!

Y justo cuando el Rompeguerras va a disparar el láser de su mano, Nechima y Rixo aparecen por sorpresa junto a él y usan el cable de Xiro para tirar del brazo y moverlo hacia su cabeza.

Rompeguerras: ¡¿...?!

Ya demasiado tarde para ser detenido, el láser es disparado desde la mano del Rompeguerras hacia su cabeza, provocando una fuerte explosión que manda a Nechima y Rixo volando, para ser recogidos por Denis en el aire, mientras Xiro es recogido por Saibansho.

Denis: ¡Buen trabajo!

Suípu: ¡Le hemos reventado la cabeza!

Xiro: ¡Atentos...!

El capitán pirata pide cautela a su tripulación, mirando como el humo de la explosión se disipa para revelar el cuerpo del Rompeguerras en el suelo, con gran parte de su cara rasgada, dejando ver su interior mecánico mientras farfulla con su humeante boca.

Rompeguerras: E-E-Estoy... -bzt-aquí... pa-pa-para ayudaaaAAAAaaaAArrrr...

Pero finalmente, la luz roja del ojo del heraldo se apaga y al segundo siguiente, todos los Rompeguerras de la sala se convierten en hojas de papel, al igual que los de la plaza. En consecuencia, una lluvia de papeles tiene lugar sobre los piratas que ya estaban a punto de admitir su derrota.

Jean: ¿Qué...?

Meredy: ¿Papel?

Laura: ¡Papel! ¡Es papel! ¡¡Alguien ha destruido al original!!

Piratas Freak: ¡WOOOOOOOOOOOOOOOH!

Venjen: ¡¿Significa eso que hemos ganado?!

Cosmo: ¡SÍ!

Venjen: ¡DE PUTA MADRE!

Maxwell: Por los pelos...

Quienes no están contentos son Bifröst y los dos heraldos que le quedan, observando desde la torre superior.

Maxwell Morado: ¡¿Qué narices ha estado haciendo el Rompeguerras?!

Maxwell de Jade: ¡Hemos perdido una de nuestras mayores fuerzas!

Bifröst: Creo que esto se ha desmadrado demasiado caballeros.

Por primera vez en toda la noche, Bifröst ha sustituido su sonrisa despreocupada por una expresión seria, molesto por el fracaso del Rompeguerras mientras empieza a desenvaniar su espada.

Bifröst: Será mejor que me encargue de ellos personalmente.

Capítulo 82: Contra el Rey del Ape's Concert

Donny: ¡¿Qué demonios les pasa a estos controles?!

Aprovechando que ya no hay nadie defendiendo la antena, los Orokamono tratan de desconectarla, pero no importa cuánto manipulen o golpeen los controles, no parece cambiar nada.

Cunius: ¿Acaso esta es de esas máquinas que no se apagan una vez encendidas?

Xiro: ¡Seguramente se apagará cuando se agote su energía, pero el Rompeguerras dijo que para entonces ya habrían avanzado mucho su ataque y encontrado un sustituto para Rixo!

Suípu: ¿Y qué hacemos ahora?

Mientras tanto, el la ciudad...

Maxwell: ¡Dejad de dar por saco, dummies malvados!

El robot controlado por Maxwell oculta una mano en el brazo y en su lugar saca una enorme motosierra con la que asesta un devastador corte al Pretty One, rajando todo su torso en diagonal.

Maxwell: ¡Y ahora...!

El sombrero de la cabeza del robot de Maxwell se eleva con la ayuda de unos soportes para luego inclinarse 90º, apuntando a la cabeza del Pretty One con el cañón que tiene incorporado.

Maxwell: ¡¡Esto por el Freaky Soul!!

El cañonazo alcanza el Pretty Face por completo, destruyéndolo por completo y derrotando así al Pretty One.

Maxwell: ¡Jajajajaja!

Pero mientras el robot de Maxwell levanta los brazos para celebrar su victoria, Bifröst baja hacia él convertido en niebla arco iris y le asesta un devastador tajo con su espada.

Bifröst: ¡Nijitaki!

Como consecuencia, toda la franja desde el hombro derecho del robot hasta su pie derecho es envuelta en pequeñas explosiones seguidas por otra mucho mayor que llega a partir al coloso por la mitad, alarmando a los Piratas Freak que lo ven desde la plaza.

Willy: ¡¡Capi!!

Ana: ¡Capiii!

Cosmo: ¡Aaah! ¡Allí está!

Starman señala al gigante con el dedo, alterado por su presencia.

Cosmo: ¡¡Es Bifröst!!

Jean: ¡...!

Venjen: ¡El jefazo en persona por fin sale de su escondite!

Meredy: ¡Woooh...!

Leas contempla la aparición de Bifröst desde lejos mientras se aleja de Ape's Marineford con Jack y Magori, del escuadrón de yetis.

Leas: Tsk...

Bifröst: Vaya numerito me habéis montado...

Dejando atrás a los dos robots destruídos, el gigante empieza a bajar a la plaza pasando por encima de las casas.

Bifröst: Habéis liberado a gran parte de mis soldados enloquecidos, derrotado a la mayoría de mis heraldos y en consecuencia diezmado a mi ejército repartido por el mundo en general... Sois buenos, y por eso os daré a elegir: me atacáis todos de golpe o de uno en uno.

Dicho esto, el Rey del Ape's Concert lanza una ráfaga de haoshoku haki que cubre todo Ape's Marineford, dejando fuera de combate a gran parte de los miembros rasos de la flota del Gigante Bicéfalo, de los Piratas de las Aguas Estancadas, Todos somos Esclavos y el Seigisen, mientras que los demás se sienten abrumados por el haki del gigante.

Angélique: ¡Haoshoku haki...!

Wallace: ¡Qué fuerte...!

Sin embargo, la onda de haoshoku haki del gigante es contrarrestada por otra que, aunque menor, logra abrirse camino. Ese haki en cuestión es el de Meredy.

Meredy: ¡...!

A ella se acaba uniendo Jean poco después, y luego Venjen, combinando su aura intimidatoria para hacer frente a su enemigo común. Finalmente, Maxwell añade su propio haoshoku haki a la mezcla, habiendo salido de los restos de su robot gigante para unirse a la batalla.

Maxwell: Je...

Bifröst: Huh...

Finalmente, la colisión de haki acaba sin un ganador claro, con todos cesando sus ráfagas en un fuerte estallido.

Bifröst: ¡Moyagiri!

Justo después, Bifröst ataca a los piratas con su espada, llegando a cortar el suelo de la plaza hasta el borde de la bahía.

Berta: ¡Ryoken!

Chubby Diablo: ¡Kyogin Ryoricho Chop!

La capitana Gran Berta y el cocinero de los Piratas del Gigante Bicéfalo atacan a Bifröst por cada lado, ella con una espada y un hacha y el otro con un cuchillo de cortar carne gigante, pero él consigue bloquear ambos ataques con su espada.

Cosmo: ¡Planet Punch!

Cosmo aparece tras Bifröst en su forma gigante para darle un puñetazo en la cabeza, pero éste simplemente le atraviesa la cabeza gracias a su habilidad logia.

Reiner: ¡Viejo Yamaushi!

Yamaushi: ¿Huh?

En una zona más alejada de la plaza, Yamaushi y Navarre se encuentran con Reiner, del escuadrón de yetis.

Reiner: ¡Tengo que contarle algo!

Bifröst: ¡Niji Seiun!

Bifröst transforma todo su cuerpo en un disco de niebla arco iris salvo su espada, la cual da vueltas a su alrededor para herir a Berta, Diablo y Cosmo hasta que choca con otra espada perteneciente a Theodhelm, quien se ha convertido en un gigante rojo con sus poderes.

Theod: ¡Guddom: Tyr!

La espada que el gigante de sangre tiene en su brazo derecho está imbuída en haki, lo que ha hecho que Bifröst vuelva a su forma original para bloquear el golpe. Aun así, Venjen aún puede correr hacia el Rey del Ape's Concert sobre el brazo de su tripulante, saltando hacia él en su forma Vesubio para saltar hacia su cara para golpearle.

Venjen: ¡Erupción!

Pero Bifröst logra ver venir el ataque a tiempo para imbuir su cara en busoshoku haki, encajando el golpe sin problemas.

Venjen: ¡Mierda!

Bifröst: Je.

Acto seguido, el Rey del Ape's Concert manda a volar a Don Barbacoa de un soplido.

Yamaushi: ¡¡Señorita Laura!!

Tras ser informado por Reiner, Yamaushi y Navarre han ido corriendo a encontrarse con Laura.

Laura: ¡Yamaushi!

Yamaushi: ¡Debe escucharme, tenemos un plan para acabar con Bifröst!

Laura: ¿Eh? ¿Cuál?

El motivo se encuentra en uno de los barcos naufragados que hay lejos de Ape's Marineford, donde Leas destapa la Umikei para que Jack y Magori puedan verla.

Jack: Una lanza de piedra marina...

Leas: ¡Esto debilitará a Bifröst lo suficiente como para que podamos vencerle sin que su dichosa logia nos moleste, y necesito que tú se la lances!

Magori: Entiendo.

Leas: ¡La punta de la lanza se separará del mango al impactar, así que solo tendrás una oportunidad!

Magori: ¡Pondré todo mi empeño!

El gigante misterioso toma la lanza del suelo y apunta a Bifröst con ella, quien sigue chocando su espada con la de Theod en su forma gigante, pero tras varias colisiones, el gigante de sangre acaba siendo partido por la mitad y cayendo al mar, mientras el cuerpo real de Theod es salvado por Clof.

Bifröst: ¡¿Quién es el siguiente?!

Pero en ese momento, Bifröst queda quieto como una estatua.

Bifröst: ¿Hmm?

Navarre: ¡Le tengo!

Leas: ¡Le tengo!

Tanto el mink como el Demonio del Espejo han dejado a Bifröst paralizado con el poder de la fruta Goki Goki, una oportunidad perfecta para que Magori lance la Umikei.

Leas: ¡¡Ahora!!

Magori: ¡¡RAAAAAH!!

Usando toda su fuerza, el gigante lanza la Umikei a través del Ape's Concert hasta Ape's Marineford, directo hacia el pecho descubierto de Bifröst.

Bifröst: ¡¿...?!

Maxwell de Jade: ¡Kamisori!

Combinando soru y geppo, el Maxwell de Jade aparece justo entre la lanza y Bifröst y la detiene con su bisento, golpeando su punta con tanta fuerza que se separa del mango y sale volando hacia el extremo de la isla para acabar cayendo al mar.

Leas: ¡¡¡....!!!

Navarre: ¡¿HUH?!

Maxwell de Jade: Hmpf...

Capítulo 83: La devastación del Maxwell de Jade

Yamaushi: ¡La lanza...!

Todos se han quedado sorprendidos ante la aparición repentina del Maxwell de Jade que ha salvado a Bifröst de recibir una herida que podría haber resultado perfectamente mortal, echando a perder una oportunidad perfecta de derrotarle.

Jack: ¡Es él, el hombre que nos atacó!

Maxwell de Jade se mantiene en el aire mediante el uso de geppo, mirando tanto a Leas como a Jack.

Maxwell de Jade: (Así que le han liberado a él también...)

Bifröst: ¡¿Qué ha sido eso?!

Maxwell de Jade: ¡Hemos perdido a Goldensun Jack, señor Bifröst, ha formado parte del ataque desde lejos!

Maxwell Morado: ¡No os preocupéis, chicos!

Aún en lo alto de la torre superior, el Maxwell Morado contacta a sus aliados por den den mushi mientras apunta al barco en el que están Leas, Jack y Magori con un bazooka que, a pesar de la gran distancia, dispone de una mirilla que permite al heraldo apuntarles bien.

Maxwell Morado: ¡Los tengo a tiro!

Y dicho esto, el Maxwell Morado aprieta el gatillo y dispara un misil que sobrevuela todo el Ape's Concert para acabar cayendo sobre el barco donde están sus enemigos.

Jack: ¡Abandonad el barco!

El naufragio se convierte en un pequeño resplandor visto desde la plaza, sobresaltando tanto a los aokage como a los Piratas sin Cadenas.

Yamaushi: ¡Oh, no! ¡Magori!

Laura: ¿Esa era la única lanza de piedra marina que tenían?

Yamaushi: Me... me temo que sí.

Willy: ¿Querían atacarle con piedra marina?

Yamaushi: ¿?

El Coloso de Mar aparece junto a Laura y Yamaushi sosteniendo su zanbato.

Willy: Yo puedo ayudar con eso.

Pues dicha arma está hecha de piedra marina, lo que llama la atención de Bifröst y el Maxwell de Jade.

Willy: ¡¡Cuidado!!

El wotan se apresura a detener la espada de Bifröst con la suya, impidiendo que alcance a sus aliados. Acto seguido, Laura empieza a disparar al gigante con su kasabomu, pero sus disparos simplemente le atraviesan sin causarle ningún daño.

Laura: ¡Tsk...!

Maxwell de Jade: ¡Soru!

De repente, Maxwell de Jade aparece justo delante de Willy preparándose para golpearle.

Willy: ¡Tekkai "go"!

Pero ni siquiera combinar la forma más resistente del tekkai con el busoshoku haki salva a Willy de sentir un fuerte dolor cuando el heraldo le golpea en el vientre con su puño imbuído en el poder del difunto hombre más fuerte del mundo, escupiendo sangre para luego salir disparado hacia la bahía y cayendo al agua dejando atrás su espada.

Laura: ¡¡WILLY!!

Acto seguido, Maxwell de Jade cruza los brazos con sus puños cerrados para luego extenderlos hacia los lados.

Maxwell de Jade: ¡Green Jishin!

De esta forma, todo a su izquierda es arrasado por una violenta onda de choque mientras su derecha es presa de un gran número de estalagmitas de jade que se llevan por delante a gran parte de la alianza enemiga. Sin embargo, su ataque no afecta a aquellos que están delante de él, un grupo entre el cual se encuentra Laura apuntándole con su paraguas.

Maxwell de Jade: ¡...!

Laura: ¡¡Kasabomu!!

Pero para cuando la Cineasta le dispara tanto con su arma como con sus Pacifistas, el heraldo se retira con su soru, colocándose junto a Bifröst, quien está ahora ocupado con Reiner y Iron, defendiéndose de sus garrotes, lo cual hace que no se entere de que Fernand está volando hacia uno de sus pies sobre la espalda de Jean.

Fernand: ¡Si quieren usar piedra marina contra él, no sé cómo le afectará en esta cantidad pero pienso intentarlo!

El dedo anular izquierdo de Fernand lo sustituye una prótesis de piedra marina con la cual está a punto de tocar el pie del gigante, pero justo cuando está a punto de alcanzarlo, Maxwell de Jade les intercepta su soru de nuevo.

Jean: ¡Ah!

Fernand: ¡Cuidado!

Maxwell de Jade: ¡Fukushushagiri!

Jean corrige su rumbo y consigue evitar por los pelos el ataque del heraldo mientras Bifröst consigue derrotar a los dos gigantes misteriosos con su espada una vez partidos sus garrotes.

Iron: ¡Ughh...!

Reiner: ¡Tsk!

Bifröst: ¡¿Quién más?!

Maxwell: ¡¡Terror Gumaken!!

El gigante se da la vuelta rápidamente para bloquear el puñetazo de Maxwell, transformado en Yugamio.

De esta forma, Bifröst pasa a dar la espalda a los guerreros de la plaza, dejando que el Maxwell de Jade le cubra.

Maxwell de Jade: ¡¡Mientras yo siga en pie, Bifröst no caerá derrotado!!

El heraldo dice eso mientras libera una ráfaga de haoshoku haki, logrando intimidar a los enemigos a su alrededor.

Meredy: Este es distinto...

Cecilie: ¿Hmm?

Meredy: Ese heraldo está muy triste... pero muy determinado a cumplir con su deber respecto a Bifröst.

Acto seguido, el Maxwell de Jade levanta su brazo izquierdo y mueve los dedos como si fuera a agarrar el mismo aire que le rodea...

Maxwell de Jade: ¡¡Shima yurashi!!

...y luego bajarla repentinamente como si lo rasgara. Como consecuencia, toda la isla comienza a temblar para luego inclinarse junto al agua de su alrededor, causando el caos entre sus enemigos.

Hanzo: ¡Es la misma técnica que usó en nuestra base!

Fersa: ¡¡La isla entera se está inclinando!!

Dan: ¡¡Esa es una técnica de Barbablanca!! ¡¿Quién demonios es ese hombre?!

Los piratas contemplan como el agua alrededor de la isla llega a elevarse por encima de la fortaleza mientras parte de la ciudad de Ape's Marineford se derrumba.

Maxwell Morado: ¡Que me caigo!

Bifröst: ¡Maxwell de Jade, no te descontroles, necesitamos que los conectores con el mundo exterior permanezcan en buenas condiciones!

Maxwell de Jade se da la vuelta un momento para escuchar a Bifröst, provocando que no vea el objeto que sale volando hacia la plaza por encima del agua.

Magori: ¡¡Woaaaaaaaah!!

Bifröst: ¡¿...?!

Para cuando se da cuenta, Leas y Jack saltan del gigante y caen en la plaza justo frente a él, agrietando el suelo a su alrededor. El líder del Seigisen se encuentra en su forma híbrida, lanzando una mirada fulminante al heraldo, quien se pone en guardia con su bisento.

Maxwell de Jade: ¡Tsk...!

Jack: ¡Presento mi dimisión como títere de Bifröst!

Capítulo 84: Demasiado que perder

Bifröst: Tú no llegaste a formar los Piratas Freak ¿no?

Maxwell de Jade: Elegí una vida tranquila con mis amigos.

Bifröst: Pero el destino te jugó una mala pasada... ya veo.

Maxwell de Jade: El hombre de morado me ha contado vuestro plan de usar esta niebla interdimensional extraña para vuestro beneficio...

Bifröst: Y si nos ayudas te llevaremos a un mundo en el que tendrás una nueva oportunidad para salvar a tus seres queridos. ¿Qué me dices?

Maxwell de Jade: ...

Al final, el Maxwell de Jade no se lo piensa demasiado y se arrodilla ante Bifröst y el Maxwell Morado.

Maxwell Morado: ¿Qué haces...?

Maxwell de Jade: A partir de ahora y hasta que me reunáis con los míos, estoy a vuestro servicio.


Jack: ¡¡Raaaaaah!!

Usando su soru, Jack golpea al Maxwell de Jade en el vientre antes de que él pueda defenderse. Tal es la fuerza del puñetazo que el heraldo sale volando por debajo de las piernas de Bifröst hasta la fortaleza, cayendo a su interior tras romper una pared.

Bifröst: ¿Pero qué...?

Maxwell Morado: ¡Jade!

El Maxwell de Jade logra reincorporarse en el pasillo en el que ha caído cuando su kenbunshoku haki le hace percatarse de presencia no deseada dentro del edificio:

Xiro: ¡Si Bifröst ha construido una antena maligna indestructible, simplemente la echaremos abajo!

Orokamono: ¡SEEEEEEEEEH!

La antena está sostenida en el suelo mediante varios soportes acoplados al suelo por tornillos gigantescos. Para quitarlos, Cunius ha reformado al Orokinamono, con la diferencia de que ahora en lugar de manos tiene dos taladros con los que empieza a retirar los tornillos.

Cunius: ¡Y sin los Rompeguerras molestando, esto estará hecho en cuestión de minutos!

Sin embargo, un rastro de jade llega hasta ellos desde la ubicación del Maxwell de Jade, convirtiéndose en una gran sucesión de púas que, además de atravesar al Orokinamono como si estuviese hecho de papel, rodean el pie de la antena para reforzarlo.

Xiro: ¡¿Pero qué?!

Una vez rodeada la antena, la construcción de jade empieza a generar púas que crecen hacia los piratas, obligándoles a huir al exterior.

Xiro: ¡Retiradaaa!

Denis: ¡Volando!

Defendida la antena, el heraldo respira aliviado para luego detectar a Jack aproximándose, bloqueando su ataque con su brazo izquierdo cuando el hombre-sun wukong salta hacia él tras haber atravesado toda la plaza para encontrarle.

Maxwell de Jade: ¡Kaishin!

Jack: ¡¡...!!

Al estar en medio del aire, el líder del Seigisen es empujado hacia el puente que conectaba con la plataforma de ejecución, mientras que el efecto de la onda de choque se nota en toda la fortaleza.

Maxwell Morado: ¡No te preocupes, Jade, ahora estás prácticamente solo contra esa bestia parda pero cuando termine mi nuevo avatar no tendrás que preocuparte de nada!

Maxwell Morado ríe sentado en el suelo de la torre superior mientras dibuja en su cuaderno.

Jack: ¡¡ROAAAAAAAAAAH!!

Maxwell de Jade: ¡¡WOAAAAAAAAAAAAAH!!

Jack ha hecho salir del suelo una protuberancia cilíndrica de piedra que usa como arma contra el bisento del Maxwell de Jade, con ambas armas reforzadas con busoshoku haki. Sin embargo, no llegan a chocar, pues el haoshoku haki de ambos combatientes es lo que choca en su lugar, repeliendo el arma del otro hasta que finalmente, ambas salen volando por los aires, dejándoles desarmados y obligados a usar lo que les queda: sus puños.

Jack: ¡Jugon!

La cara del heraldo es golpeada por el puño de Jack con la velocidad de una bala, aunque no le deja si fuerzas para devolverle el golpe. Los dos guerreros acaban enzarzados en una lluvia de puñetazos, con la máscara del heraldo agrietándose poco a poco a medida que recibe golpes y el rostro de Jack quedando cada vez más magullado con cada golpe.

Maxwell de Jade: ¡Te vencí una vez, puedo volver a hacerlo!

Jack: ¡Me venciste porque mi misión era garantizar la retirada de mis hombres! ¡Ahora estamos solos en esta pasarela, no necesito contenerme! ¡Y cuando seas derrotado...!

El líder del Seigisen se fija en la capa negra que el heraldo lleva sobre los hombros.


Maxwell de Jade: Como vencedor... *jadeo* Ahora reclamo... *jadeo* mi premio.

Uno de los dragones pasa volando sobre él dejando caer la capa negra de Jack, la cual es tomada por el Maxwell de Jade para ponersela sobre sus hombros.


Jack: ¡Recuperaré mi capa!

Maxwell de Jade: ¡Kabutowari!

El heraldo lanza un puñetazo reforzado por su réplica de la fruta Gura Gura contra Jack, pero para su sorpresa, éste logra detenerlo con su brazo imbuído en haki, aunque debido a las vibraciones, le resulta muy doloroso.

Jack: ¡¡Raaaargh!!

Maxwell de Jade: ¡¡Tsk!!

El hombre-sun wukong consigue hacer lo mismo también con su otra mano, poniendo todo su empeño en mantener agarrados los brazos de su adversario y extendidos hacia delante.

Maxwell de Jade: ¡¿...?!

Jack: ¡¡AHORA!!

Leas: ¡Spring...!

De repente, el heraldo queda inmóvil con el mismo efecto de la fruta Goki Goki. Leas ha saltado hacia él desde las casas de la ciudad mediante la fruta Bane Bane y se ha asegurado de que no esquiva el ataque, pudiendo asestarle un fuerte tajo en ambos antebrazos con su espada.

Leas: ¡¡...Sokkyogiri!!

Maxwell de Jade: ¡¡Ñghhh...!!

Pero el verdadero significado de ese plan es que el tajo de Leas consigue romper el protector en su brazo izquierdo, donde tenía pegado el papel a partir del cual imitaba los poderes de la fruta Gura Gura.

Maxwell de Jade: ¡Imposible...!

Jack: ¡¡Se acabaron los terremotos!!

Leas, por otro lado, ha pasado sobre la pasarela hacia el otro lado de la ciudad, pero aún sigue mirando al heraldo para mantenerle bajo el efecto del poder de Navarre.

Leas: ¡¡Acabe con él, líder!!

Jack: ¡Sai Dai Rin!

Soltando las manos del Maxwell de Jade, Jack coloca sus puños uno sobre el otro y contra el vientre de su enemigo.

Jack: ¡¡ROKUOGAN!!

Y la potencia de la técnica más poderosa del rokushiki, junto con la descomunal fuerza de Goldensun Jack, hacen que la onda de choque que atraviesa el cuerpo del Maxwell de Jade resulte tan devastadora que logra hacer pedazos su máscara y poner sus ojos en blanco, para luego salir disparado como una flecha contra la fortaleza una vez liberado de su parálisis por Leas. Lo único que no sale volando con él es su capa negra, siendo recogida por Jack y colocada donde debe estar: sobre sus hombros.

Jack: Hmpf...

Esta vez, el Maxwell de Jade cae contra la puerta al final de la pasarela, echándola abajo para luego caer por las escaleras que llevan a los calabozos de aquellos a la espera de ser ejecutados. Jack va allí a comprobar su estado, pero al bajar las escaleras, se lo encuentra de pie, caminando lentamente hacia él con la mirada vacía y la cara sangrándole, incluso faltándole algún diente.

Jack: La verdad es que lo imaginaba.

Maxwell de Jade: Tengo... demasiado que perder...

Jack: Tú mismo.

Haciendo uso de las pocas fuerzas que le quedan, el heraldo intenta golpear al líder del Seigisen, pero su agotamiento le facilita esquivarle para luego golpearle con su brazo izquierdo, chocando contra su mejilla imbuída en haki. Luego el heraldo contraataca golpeándole por la derecha, logrando tumbarle esta vez, aunque el daño causado es mínimo gracias al propio haki de Jack. Ambos combatientes están cansados, y con heridas que tratan que el otro no descubra.

Maxwell de Jade: Tu brazo...

Jack: ¿?

Maxwell de Jade: Detener un kabutowari tiene que haberle pasado factura...

Jack: Tampoco estás para compadecerte de nadie. ¡Soru!

Maxwell de Jade: ¡Tekk...!

Pero Jack se adelanta a la defensa del heraldo y lo estampa contra el suelo de un puñetazo, dejándole inmóvil ahí mismo.

Maxwell de Jade: ...

Jack: ...

Viendo que probablemente ya no va a moverse, el líder del Seigisen se da la vuelta y se dirige a la salida mientras se sostiene su brazo herido con la otra mano.

Maxwell de Jade: Ughh...

Pero justo cuando el Maxwell de Jade vuelve a levantarse, Leas le corta rápidamente con su Ittoryu, haciéndole caer definitivamente.

Leas: La probabilidad de que siguiera con fuerzas para levantarse era del 30% todavía.

Jack: ¿Y ahora?

Leas: Hmmm... Suficientemente baja para que podamos pasar a la siguiente fase.

Jack: Tengo el brazo destrozado... Pero aun así tenemos un gigante al que vencer.

Capítulo 85: Traer

Los Orokamono han salido de la fortaleza con Rixo y han empezado a bajar por la ciudad de vuelta a la plaza.

Donny: ¡Mirad!

El músico señala con el dedo hacia Bifröst, quien se encuentra ahora tratando de alcanzar a Maxwell y Jean, quienes vuelan a su alrededor.

Jean: ¡Ara Style - Luftsabel!

Con sus garras, el vocero de Todos somos Esclavos envía una onda cortante al gigante que él bloquea rápidamente con su espada, pero justo al mismo tiempo es atacado por Maxwell en su forma Yugamio.

Maxwell: ¡Hammer Isoginchaku Mole Smasher!

El gigante hace una mueca de dolor cuando los puños gigantes de Yugamio empiezan a martillearle la espalda, inclinándose hacia atrás. Acto seguido, Meredy es lanzada hacia el gigante por Wallace para golpearle en la cara con su bastón reforzado con haki.

Meredy: ¡Seijaku no Kōka!

El bastón chica contra la visera del casco del gigante, empujándole contra el suelo mientras él trata de mantener el equilibrio.

Venjen: ¡Mors Primordium!

Pero el empujón de Venjen contra sus pies es lo que acaba de desestabilizarle, cayendo de espaldas al suelo.

Bifröst: ¡...!

Es entonces cuando ve a Leas y Jack saltando sobre él, además de a Denis volando por encima de él dejando caer a Xiro, con su voltage three activado.

Xiro: ¡Kosaku Alsacia!

Leas: ¡Kokuto Arahoshi!

Pero antes de que cualquiera de sus ataques pueda caer sobre él, el Rey del Ape's Concert se transforma en niebla y vuela hacia los restos de la plataforma de ejecución, reformándose sentado sobre los escombros.

Bifröst: Sois buenos... pero no lo bastante.

Venjen: ¡¿Si crees eso por qué huyes?!

Bifröst: ¿Quién dice que huyo?

El gigante apunta a Venjen con su espada y de repente un rayo le cae encima desde el cielo.

Venjen: ¡¡RAAAAAAARGHH!

Redsu: ¡¡Venjen!!

Bifröst: Je...

Viendo que su nueva tácnica funciona, Bifröst apunta a Jean y luego a Maxwell, obligándoles a adoptar maniobras evasivas para evitar sufrir el mismo ataque.

Jean: ¡¿Rayos?!

Luego, Leas, Jack, Xiro y Meredy, quienes salen corriendo del mismo fenómeno.

Bifröst: ¡Moyahahahaha!

Meredy: ¡Se suponía que el poder de Bifröst era solo de niebla!

Maxwell: ¡Esto no puede ser... un momento... ¿has comido un ojo del diablo, desgraciado?!

Bifröst: Así es, y gracias a él puedo abrir portales en la niebla arco iris al mundo que yo quiera, sin depender del azar. ¡Estos conectan con una de las múltiples versiones de isla Raijin que he visitado!

Fleur: ¡¡Retroceded!!

Temiendo los rayos que empiezan a caer por la plaza, las fuerzas pirata y del seigisen se retiran hacia la bahía de Ape's Marineford.

Bifröst: ¡Es mi mist memory!

El gigante ríe viendo como todo un ejército huye despavorido de él, con Venjen siendo recogido del suelo por Clof y llevado con su tripulación con el pelo afro y los ojos en blanco.

Clof: ¡Sálvese quien pueda!

Venjen: Ggg...

Bifröst: ¡¿Cuántos vatios tenía un rayo, cien millones, mil millones?! ¡Con esto ya no necesito la fruta Goro Goro para mantener la Operación Ape's Maestro, y hablando de ella, me pregunto si podré...!

En su propio mundo, los Piratas White Hand se están alejando del gas de frenesí que ha empezado a cubrir la isla en la que se encuentran desde el cielo, cuando de repente, otra acumulación de niebla arco iris aparece justo delante del dial de frenesí gigante que sale de la acumulación anterior, expandiéndose hasta envolver el dial.

Athan: ¿?

Bifröst: ¡Síiii, funciona!

El dial de frenesí en cuestión pasa a salir del torso intangible de Bifröst, empezando a expulsar el gas hacia la plaza.

Bifröst: ¡¡Mist Madness!!

Ryoko: ¡¡El cabrón se inventa las técnicas sobre la marcha!!

Bifröst: ¡¡Puedo traer lo que quiera de donde quiera y de cuando quiera!!

Ink: ¡¡Jean!!

Jean oye la llamada de Ink, a quien ya no le queda mucha distancia hasta llegar a la bahía con varios otros miembros de Todos somos Esclavos.

Jean: ¡Ink! ¡Me alegra que estés bien!

Ink: ¡Ya todos en Todos somos Esclavos hemos recuperado la cordura, aunque Hollow ha desaparecido tras la destrucción de su armadura! ¡¡Pero ahora eso no importa, no sabemos hacia dónde huir de esos rayos!!

Jean: ¡Es verdad...!

Dan: ¡Las boyas!

Jean: ¿Huh?

Dan también está corriendo no muy lejos de ellos, habiendo oído su conversación.

Dan: ¡Bifröst comenzó a conectar este lugar con nuestro mundo mediante boyas flotantes encadenadas a esta isla, como esas!

El Tanque señala a una de las acumulaciones de niebla arco iris a las que llega una de las cadenas que cuelga de la antena de Ape's Marineford.

Jean: ¡¡Todos hacia esa cadena!!

Leas y Jack oyen también la conversación y ordenan lo mismo a sus hombres.

Jack: ¡¡A todos los soldados, retirada, usad los naufragios como puente a través del mar!!

Soldado: ¡SÍ!

Viendo que sus enemigos pretenden huir de la plaza subiéndose a los barcos que hay en la bahía, Bifröst hace caer varios rayos sobre ellos, hundiendo todos los naufragios que hay en ella.

Bifröst: De aquí ya no salís.

Pero de repente, otra cosa llama la atención de Bifröst y de Maxwell: un enorme torrente de agua emergiendo al otro lado de la isla.

Willy: ¡Kairyu Ipponzeoi!

Maxwell: ¡Willy!

Bifröst: ¿Huh? ¡¡...!!

El wotan ha salido del agua tras ser lanzado contra ella por el Rey del Ape's Concert, pero además de salir él, también ha salido la punta de la Umikei, en manos del Coloso de Mar. Esto hace que el alarmado Bifröst haga caer otro rayo sobre él, pero lo alcanza tarde como para impedir que le lance la punta de lanza con la mano junto a su técnica yabusame.

Willy: ¡Aghh!

La punta de lanza pasa volando de una punta de la plaza hacia la otra, con Jean, Xiro, Meredy, Leas e incluso el recién despertado Venjen viéndola pasar sobre ellos.

Venjen: ¡Quítame las manos de encima, Clof, aún puedo dar cañ- ¿y eso...?!

Para evitar ser alcanzado, Bifröst se apresura a echarse atrás para que la punta de lanza pase de largo frente a él, pero justo cuando sonríe aliviado, una mano de gran tamaño la agarra en el aire: la mano de Paintbeast.

Bifröst: ¡¡!!

En su interior, Maxwell se asegura de agarrar bien la punta de lanza de piedra marina mientras mira al sorprendido Bifröst...

Maxwell: ¿Te gusta traernos cosas del multiverso?

... para luego hundirla en su pecho, haciéndole sangrar por primera vez desde en todo este conflicto.

Maxwell: ¡Acepta este regalito a cambio!

Bifröst: ¡¡Aaaaaghh!!

Capítulo 86: Las dos piezas clave

Maximilian: ¡Los rayos han parado!

El inconsciente Willy es tomado por Atlas y llevado a la bahía con sus aliados.

Ana: ¡Cloudstruction!

Usando sus poderes, Ana genera una gran cantidad de nubes y las moldea para darles forma de balsas gigantes.

Ana: ¡Fune!

Unagi: ¡Rápido, todos a bordo!

Piratas: ¡Sí!

Debido a la destrucción de los barcos naufragados que podrían haber sido usados como camino hacia el portal de niebla arco iris, los piratas de la bahía se conforman con la construcción de Ana. Aun así, los restos de madera de los barcos son empleados por los carpinteros presentes en el lugar también. Rick, Theod, Bert, Talp e incluso los dummies consiguen improvisar balsas con remos de todos los tamaños, para que el máximo número de personas de golpe puedan abandonar la isla.

Maxwell Morado: ¿¿Se retiran?? ¡Ni hablar!

Viendo la evacuación desde la torre superior, el líder de los heraldos usa otro dibujo de su cuaderno para crear un enorme lanzamisiles con dos dinomisiles llenos de gas de frenesí, apuntando con ellos hacia la bahía. Sin embargo, uno de los misiles es destruido antes de ser lanzado por los cortes a distancia de Jean y Leas.

Maxwell Morado: ¡Aaah! ¡Bueno, por este tipo de cosas he hecho un lanzamisiles doble!

Teniendo todavía el otro dinomisil, el heraldo cambia de objetivo y apunta a la plaza, concrétamente al malherido Bifröst, quien retrocede agarrando la punta de piedra marina en su pecho con una mano mientras usa la otra para ahuyentar a Maxwell con su espada, percatándose después por su kenbunshoku haki que está en el punto de mira de su subordinado.

Bifröst: ¿?

Maxwell: ¡Misil va!

Maxwell vuelve a su forma Yugamio y usa los propulsores de su cuerpo para alejarse rápidamente de la plataforma de ejecución, viendo como el gigante es alcanzado de lleno por el dinomisil y envuelto en la explosión de gas negro consecuencia del impacto.

Maxwell Morado: ¡Y ahora...!

Maxwell Morado saca un ojo del diablo y se lo traga, para luego volver a abrir su cuaderno en la página en la que estaba dibujando hace un momento, arrancarla para luego estamparla contra su pecho.

Maxwell Morado: ¡¡Scribble Avatar!!

Toda la torre superior de Ape's Marineford es envuelta en una nube de gas de frenesí al activarse la técnica, sobresaltando a Maxwell y los líderes de facción que quedan en la plaza. Es en ese momento cuando, de entre la nube de gas de la plataforma de ejecución empieza a salir Bifröst.

Bifröst: Ughh...

El Rey del Ape's Concert aún tiene la punta de la Umikei clavada en el pecho, el cual va derramando gotas de sangre a medida que camina. Aun así, por su cara no parece que el gigante siga preocupándose por ello.

Maxwell Morado: ¡La Operación Ape's Maestro no ha concluído todavía, Bifröst, los Piratas del Rey del Ape's Concert necesitan que su líder luche hasta el final!

Maxwell se da cuenta del resplandor rojo que pasa a través del visor que cubre los ojos de Bifröst, confirmándole que se encuentra bajo los efectos del gas de frenesí.

Maxwell Morado: ¡El gas de frenesí te quitará de la cabeza todas esas ideas como el dolor y la fatiga y las sustituirá con ganas de VICTORIA, así que dime: ¿CÓMO TE SIENTES?!

A lo que el Rey del Ape's Concert se pone erguido y esboza una sonrisa mientras mira a sus enemigos, ignorando por completo su herida mientras imbuye sus brazos y espada en busoshoku haki.

Bifröst: De maravilla.

Venjen: ¡¡Ha resucitao!!

Meredy: ¡Mira quién habla, el que recibió un rayo de lleno!

Jean: ¡Esto es malo...!

Leas: Jack, retírate con el resto, por favor.

Jack: Si crees que un brazo roto reduce mis posibilidades contra ese loco es que la estadística no se te da tan bien como creía.

Leas: ¡Fíjese en lo que está ocurriendo más adelante!

El Demonio del Espejo señala a la fortaleza que hay tras Bifröst, la cual está siendo cubierta lentamente por grandes cantidades de gas de frenesí generado por la transformación del Maxwell Morado.

Leas: A este paso cubrirá toda la isla, el Seigisen necesita su protección mientras huye de este lugar, yo vendré enseguida.

Jack: Hmpf... porque me lo pides por favor.

El líder del Seigisen usa su soru para retirarse rápidamente, mientras se oye la voz de Laura llamando a Maxwell.

Laura: ¡Maxwell ¿se puede saber adónde vas?!

El Almirante Garabateador ha decidido interrumpir su enfrentamiento con Bifröst y dirigirse a la fortaleza cubierta de gas de frenesí, dejando al gigante cargando contra Jean, Venjen, Meredy, Leas y Xiro.

Laura: ¡¡Esa zona está hasta los topes de gas de frenesí!!

Maxwell: ¡¡Y es donde se esconde el último heraldo que queda y el que controla los diales que expulsan el condenado gas!!

El almirante de los Piratas Freak usa su poder para hacerse una máscara anti-gas cuando se acerca al edificio.

Maxwell: ¡¡Por no mencionar que es el desgraciado que me dejó amnésico!!

Y dicho esto, Yugamio pasa a través de la cortina de gas para entrar en la torre superior de Ape's Marineford, encontrándose sus pasillos llenos del mismo gas.

Maxwell: ¡Vale, dónde estás!

A lo que la voz del líder de los heraldos se oye a su alrededor.

Maxwell Morado: ¡En todas partes!

De repente, varios brazos salen del gas alrededor del pirata, alargándose hacia su cara para tratar de quitarle la máscara, pero él logra disiparlos de un manotazo.

Maxwell: ¡¿Qué narices...?!

Maxwell Morado: ¡Gracias a los ojos del diablo, me he hecho uno con el gas de frenesí!

Esta vez, las manos que salen del gas están imbuídas en busoshoku haki, por lo que Maxwell tiene más dificultades para quitárselas de encima para luego correr por los pasillos mientras le persiguen.

Maxwell Morado: ¡Ahora, todo el interior de Ape's Marineford está bajo mi control y en unos minutos ocurrirá lo mismo con el exterior de la isla!

Maxwell sube a un piso superior por unas escaleras, llegando a un pasillo muy alto, cuyo gas en las paredes se moldea para dar forma a dos enormes brazos que tratan de aplastarle con sus puños.

Maxwell Morado: ¡¡Dame una hora y gasearé todo el Ape's Concert!!

Maxwell: ¡...!

El Almirante Garabateador esquiva el ataque de un salto para seguir corriendo por el pasillo.

Maxwell Morado: ¡Has herido a Bifröst, enhorabuena, pero lo que le has hecho no es nada que un buen médico no pueda arreglar, y ahora mismo tengo miles de médicos en cientos de mundos para elegir! ¡Aunque ya no pueda usar sus poderes, los portales en la niebla arco iris siguen abiertos!

Finalmente, Maxwell huye de los brazos de gas echando abajo una gran puerta.

Maxwell Morado: ¡Mientras Bifröst y yo sigamos en pie, la Operación Ape's Maestro tendrá éxito!

La sala a la que ha entrado Maxwell contiene parte de la torre que sostiene los diales gigantes en el exterior, con una gran acumulación de gas de frenesí a su alrededor.

Maxwell: ¡Aquí estás!

El Almirante Garabateador había estado usando su kenbunshoku haki para rastrear la presencia del Maxwell Morado, siendo en esta sala donde la nota más fuerte. Su suposición resulta acertada cuando una cara sonriente aparece en medio del gas.

Maxwell Morado: ¡Cuando te quite esa máscara, celebrarás nuestra victoria con nosotros!

Capítulo 87: All Mad

El gas alrededor de la cara empieza a moldearse para formar un torso con dos brazos de los cuales salen unos guantes negros como los que llevaba el Maxwell Morado en su forma humana. La cabeza del líder de los heraldos sale del interior del gas con su sombrero asimilándose con el mismo, mientras unas tibias cruzadas se dibujan en el pecho de la criatura.

All Mad.png

Maxwell Morado: ¡Este es mi scribble avatar: All Mad!

Fuera, el gas de frenesí ya ha acabado de cubrir toda la fortaleza y ahora ha empezado a bajar por la ciudad mientras el enloquecido Bifröst lucha con los piratas aliados con su espada.

Maxwell Morado: ¡Estoy a nada de tener el control sobre el multiverso y no dejaré que nadie, ni siquiera yo mismo, se interponga en mi camino!

Tomando impulso, el heraldo imbuye su puño en haki y trata de golpear a Maxwell, rompiendo el suelo en su lugar cuando Yugamio evita el ataque de un salto.

Maxwell: ¡Kaen Kabuto funka!

Desde el aire, el Almirante Garabateador dispara varios misiles contra el heraldo, por lo que este se cubre la cara con un brazo para que éstos entren en su cuerpo, para luego ser enviados de vuelta contra Maxwell.

Maxwell: ¡...!

Al no esperarse eso, el joven pirata recibe el ataque de lleno, cayendo al suelo magullado. Su contraparte aprovecha para generar más brazos desde el gas a su alrededor con los que agarrar a Maxwell por brazos y piernas e inmovilizarle.

Maxwell Morado: ¡Y ahora...!

Maxwell es acercado hacia su contraparte para que ésta pueda acercarle su mano y quitarle su máscara anti-gas.

Maxwell Morado: ¡...te quitaré esto!

Maxwell: ¡Don Kamakiriri!

Pero al final, el Almirante Garabateador se libera moldeando los brazos de su espalda para darles la forma de los de una mantis religiosa y cortando el gas que le retiene para poder volar hacia el sorprendido Maxwell Morado.

Maxwell Morado: ¡...!

Para evitar ser alcanzado, el heraldo genera docenas de brazos de gas con los que atrapar a Maxwell.

Maxwell: ¡Maou Game Tate!

Pero él se protege envolviendo su cuerpo en los brazos rojos de su espalda, por lo que cuando su adversario le alcanza, lo que agarra es una esfera roja...

Maxwell Morado: ¿?

... en la cual se moldea un rostro de ojos amarillos y boca con dientes afilados.

Maxwell (transformado en Paintbeast): ¡Paintbeast Impact!

El rayo de energía escupido por Paintbeast atraviesa todos los brazos de gas del Maxwell Morado hasta que impacta contra su cara, haciéndole sangrar mientras le empuja contra la torre que sostiene los diales de frenesí y de control más arriba.

CLONK

El recubrimiento de piedra marina de la torre hace que el heraldo se de un buen golpe en la nuca y afloje su agarre en Maxwell, permitiéndole liberarse y atacarle de nuevo.

Maxwell: ¡¡Beast Paintoken: Akahakai Kong!!

Maxwell golpea de nuevo a su adversario en la cara, dejándole cada vez más aturdido.

Maxwell: ¡Akahakai Dako!

Y antes de que recupere el sentido, el Almirante Garabateador empieza a asestarle una ráfaga de golpes por todo el cuerpo, disipando una parte de él con cada puñetazo que acierta, hasta que el coloso desaparece completamente, quedando solo un pequeño rastro de su presencia.

Maxwell Morado: Ugghh...

El cuerpo humano del heraldo se levanta entre los restos del gas que hay en la sala, mirando con desprecio a Maxwell mientras se limpia la sangre que derrama su nariz.

Maxwell Morado: ¡Serás cafre...!

En ese momento, Paintbeast es agarrado por una descomunal mano mecánica que sale del gas, llevándoselo contra las paredes de varias salas contiguas para revelar estar unida al brazo de una réplica del Pretty One.

Maxwell: ¡¿...?!

Maxwell Morado: ¡Tú mismo lo has dicho antes!

Maxwell Morado se acerca a Paintbeast caminando sobre el brazo mecánico mientras le apunta con su Inkuhato.

Maxwell Morado: ¡Lo que hace Maxwell Scribble cuando sus armas no son suficientes!

A su vez, otros Pretty One y Pretty Face empiezan a salir del gas que cubre la fachada de Ape's Marineford, todos controlados mediante el gas de All Mad.

Maxwell Morado: ¡¡Usar más armas!!

Los Pretty Face que vuelan sobre la plaza despliegan sus cañones y apuntan a los piratas que están evacuando la isla.

Maxwell Morado: ¡¡YO GANO!!

Maxwell: ¡COWBALL BOKO!

Pero antes de que las naves abran fuego, Yugamio sale disparado del interior de Paintbeast, propulsado por los cohetes de sus codos para ir hasta su adversario como una bala y darle un poderoso puñetazo que le estampa contra la superficie del brazo, llegando a abollar el metal del que está construido. La mascarilla que le proporciona su gas de frenesí también se rompe con el puñetazo mientras que sus ojos se quedan en blanco.

Mientras tanto, en el exterior de Ape's Marineford, los Pretty One que salieron de la nube de gas caen de cara al suelo mientras los Pretty Face descienden sin control para acabar estrellándose en los montículos que rodean la isla, al no estar ya bajo control del Maxwell Morado.

Unagi: ¡¿Qué acaba de pasar?!

Dejando al Maxwell Morado K.O en el suelo, Maxwell vuelve a la sala donde se encuentra la torre, viendo cómo la energía fluye por ella hacia arriba para hacer funcionar los diales de frenesí gigantes que amenazan con gaseas al multiverso.

Maxwell: ¡Vaaale, hora de acabar este concierto!

Capítulo 88: El gigante más fuerte que he visto

Hollow: ¡...!

El capitán de los Piratas de Hollow se levanta en la cama de una lujosa habitación de hotel, mirando a su alrededor desorientado. Tras levantarse, el pirata se acerca al ventanal de la habitación para contemplar las calles desiertas de Gran Tesoro, además de las islas del archipiélago de Eiyuu en el horizonte.

Hollow: ¡¿Qué demonios...?!

Bifröst: ¡Moyagiri!

En la plaza de Ape's Marineford, Bifröst, aún bajo los efectos del gas de frenesí, baja su espada contra Leas y Jean, quienes la bloquean con su respectiva espada y alas, dando vía libre a Xiro para contraatacar.

Xiro: ¡Kosaku Córcega!

El puñetazo le da al gigante en la mejilla, haciéndole caer hacia un lado de forma que su cara queda lo bastante cerca del suelo como para que Venjen y Meredy puedan alcanzarla de un salto.

Venjen: ¡Venjen's Fire Boxing!

Meredy: ¡Gurensen!

Dichos golpes impactan perfectamente contra el gigante, empujándole hacia atrás. Sin embargo, éste había logrado protegerse con busoshoku haki, minimizando los daños para luego levantarse de nuevo mientras sostiene su espada dentro de su vaina, desenvainándola un poco mientras corre a gran velocidad hacia sus cinco adversarios hasta pasar de largo sobre ellos.

Bifröst: ¡Mugen no Taki!

Al volver a envainar la espada, los cinco guerreros son presa de una onda cortante con la forma del símbolo del infinito, saliendo disparados en todas direcciones empujados por el aire.

Niper: ¡Ufff...!

Niper observa el combate desde una distancia prudencial, volando sobre la espalda de Denis por el cielo de Ape's Marineford.

Niper: ¡No lo entiendo, se supone que lo que tiene clavado en el pecho es de piedra marina!

Denis: ¡No veo que se haya debilitado!

Niper: A este paso Bifröst acabará de gasear a todos esos portales... ¡¿Hmm?!

El tirador de los Orokamono siente algo cuando mira a los portales en el cielo, causando su curiosidad.

Niper: ¡Denis, llévame allá arriba!

Mientras tanto, los piratas de la plaza se levantan tras el poderoso ataque del gigante.

Meredy: ¡¿Por qué sigue haciendo ataques tan fuertes a pesar de esa punta de piedra marina en el pecho?!

Leas: ¡Mientras ese gas siga aumentando su rabia, la adrenalina le hará ignorar el dolor!

Bifröst: ¡Gusanos, cuento con más años de experiencia en el campo de batalla que vosotros cinco juntos, ningún ataque vuestro es lo bastante fuerte para derrotarme!

El Rey del Ape's Concert levanta su espada sobre los piratas mientras habla.

Bifröst: ¡¡Si vuestros mundos han estado a salvo hasta ahora es porque yo lo he permitido!!

Maxwell: ¡¡¡EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH!!!

Bifröst: ¿Huh?

Todos: ¿...?!

La voz de Maxwell procede de lo más alto de la antena de Ape's Marineford, con el Almirante Garabateador de pie sobre el enorme dial de control que hay en su extremo mientras sostiene un megáfono en una mano.

Maxwell: ¡¡EH, BIFRÖST, ME HE CARGADO A TU JEFE HERALDO, MIRA LO QUE HAGO AHORA CON TU OPERACIÓN APE'S MAESTRO!!

En la mano tiene su Inkuhato, usándolo para golpear uno de los botones gigantes del dial de control, activando unas ondas que se expanden por todo el Ape's Concer y más allá de los portales abiertos para introducir los diales de frenesí. Cuando dichos diales reciben esa nueva señal, la expulsión de gas de frenesí se detiene en seco, interrumpiendo el gaseado.

Bifröst: ¡Ñghh...!

Cuando la señal alcanza también al gigante, éste cae de rodillas al suelo, empezando a sentir de nuevo el dolor de tener esa punta de piedra marina clavada en el pecho, con la debilitación que implica el ser consumidor de fruta de diablo.

Bifröst: ¡¡Raaaaaaghh...!!

Jean: ¡El efecto del gas le ha pasado!

Aun así, el gigante hace un esfuerzo y vuelve a ponerse de pie mientras sostiene su espada con ambas manos.

Bifröst: ¡KYUKYOKU NO TAKI!

Bifröst realiza un movimiento con su espada para el cual los cinco guerreros de la plaza se ponen en guardia, pero al final no notan que ocurra nada hasta que, segundos más tarde, una grieta parte la fortaleza de Ape's Marineford por la mitad, dejando indemne únicamente la antena reforzada con piedra Marina, aunque el dial de control gigante donde estaba Maxwell es destruido.

Maxwell: ¡Ah!

El pirata se apresura a desplegar sus alas para descender de forma segura hacia la plaza mientras Bifröst imbuye una mano en haki y agarra la punta de piedra marina que sobresale en su pecho.

Meredy: ¡¡Que se la quita!!

Leas: ¡Si se la quita volverá a usar sus poderes!

El Demonio del Espejo se apresura a paralizarle con el poder de la fruta Goki Goki, permitiendo a Jean cortarle con sus afiladas plumas para luego dar paso a Xiro.

Xiro: ¡¡Kosaku Borgoña!!

Bifröst solo puede encajar los golpes lo mejor que puede mientras su cuerpo sigue paralizado, hasta que al final la ráfaga de puñetazos logra empujarle hacia atrás para tirarle al suelo, levantando una polvareda que obliga a Leas a cerrar los ojos un momento.

Leas: ¡Tsk...!

Bifröst: Ughh...

El gigante vuelve a levantarse, poniéndose firme frente a sus enemigos mostrando su torso y rostro llenos de heridas. Luego extiende un brazo sobre ellos, dejando caer de su mano ensangrentada la punta de la Umikei.

Todos: ¡¡...!!

Aun así, el gigante no sonríe, habiendo superado el límite de su paciencia, de modo que simplemente comienza a generar niebla arco iris desde sus hombros mientras prepara su siguiente ataque.

Meredy: ¡Se la ha quitado...!

Venjen: ¡Mierda, de vuelta al principio!

Xiro: ¡Y ni siquiera mi voltage three le causa un daño considerable!

Maxwell: ¡El problema es que cada ataque nuestro es como si le picara un bicho!

Maxwell cae entre los cinco guerreros, llamando su atención cuando les muestra seis hojas de papel.

Maxwell: ¡Hagamos esta pelea más justa!

Capítulo 89: Cientos de mundo

Murdock: Así que por fin vuelven a sus cabales...

Lucci: Sí, no sé cuanto tiempo hemos estado afectados por los diales de frenesí, pero sea cuanto sea, no es propio del CP-0...

El efecto de Maxwell manipulando el dial de control de Ape's Marineford ha llegado también a Mary Geoise, donde el Cipher Pol ha cesado su lucha contra la Marine.

Murdock: ¿Y qué vais a hacer ahora?

A lo que el hombre-leopardo se da la vuelta hacia la ciudad donde se encuentran tres de los cuatro emperadores.

Lucci: Defender el Gobierno Mundial.

En ese momento, un gran torrente de magma sube por el precipicio, con Akainu saltando de su interior.

Heavyhebi: ¡Almirante de la flota Sakazuki!

Sakazuki: ¡Menudo estropicio, no permitiré que la escoria profane esta ciudad!

Sakazuki habla refiriendose a los emperadores del mar, enterándose de la situación a través de Shanks nada más volver a la normalidad. Mientras tanto, el Pelirrojo se ha quedado con Ryokugyu en Red Port.

Ryokugyu: Bueeeno, él debería ser capaz de acabar con este jaleo. Recuperar a nuestro almirante de la flota termina nuestra tregua, así que te daré a elegir: puedes facilitarme las cosas y marcharte por tu propia cuenta o tratar de subir a Mary Geoise por encima de mi cadáver.

A lo que él simplemente sonríe.

Shanks: Mi papel aquí ha concluido.

Ryokugyu: Bien.

Y dicho esto, el almirante se sienta en una terraza mientras el Pelirrojo se marcha.

Mientras tanto, al otro lado del Red Line, Kizaru sigue en guardia frente a Dragon, aunque acabar de volver a su estado original le ha dejado algo confuso.

Kizaru: Uuuy... creo que necesito que alguien me ponga al día. ¿Qué haces aquí, revolucionario, has decidido destruir al gobierno personalmente?

A lo que el líder de los Revolucionaros recibe un mensaje por el den den mushi que tiene escondido en su capa.

???: ¡Dragon, noticia bomba, Goldensun Jack acaba de contactarnos, dice que está bien pero que lo que le ha pasado es largo de contar!

Dragon: Hmm...

Teniendo esa información en cuenta, el revolucionario responde al almirante.

Dragon: Tengo mucho que reconstruir antes de hacer nuevos cambios.

Y dicho esto, el revolucionario genera un fuerte vendaval que obliga a Kizaru a cubrirse con un brazo, para luego desaparecer sin dejar rastro.

Kizaru: Ufff, qué miedo...

Jack cuelga su den den mushi a bordo de una de las embarcaciones de nube de Ana, saliendo del Ape's Concert hacia el archipiélago de Eiyuu.

Hanzo: ¿Dónde está Leas?

Jack: Aún no ha acabado con su misión.

Ahora, en Ape's Marineford ya solo quedan los Orokamono y Rixo viendo a Xiro, Leas, Meredy, Jean, Venjen y Maxwell empleando su estrategia final contra Bifröst. Cada uno ha recibido una de las hojas de papel sacadas por el Almirante Garabateador.

Maxwell: ¡Colocaos vuestro papel en el pecho!

Sus aliados cumplen rápidamente la petición, aunque la curiosidad puede a Meredy y levanta su hoja parcialmente para ver su contenido.

Meredy: ¿"Giga-"?

Maxwell: ¡¡Scribble Avatar!!

De repente, los cuerpos de los seis forajidos empiezan a resplandecer, llamando la atención de Bifröst cuando pasan a crecer, aumentando cada vez más su tamaño hasta quedar bastante cerca del Rey del Ape's Concert en cuanto a proporciones.

Venjen: ¡Ostia, qué vértigo me ha dado de repente!

Jean: ¡¿Pero qué...?!

Leas: ¿Somos...?

Maxwell: ¡Giganteeeees!

En efecto, sin sufrir otros cambios en su apariencia, los seis aliados han pasado a convertirse en gigantes gracias a la técnica de Maxwell.

Bifröst: ¡...!

Maxwell: ¡Ahora tenemos la fuerza proporcional a la de un gigante!

Leas: ¡Pero es implica...!

Jean: Que nuestros ataques dolerán más.

Bifröst: ¡¡Nijitaki!!

El gigante trata de atacarles con su espada pero Pluma Azul-Dorada le alcanza antes para cortarle en el pecho con sus garras imbuídas en busoshoku haki , causándole una herida mucho mayor a todas las que le han causado hasta ahora.

Bifröst: ¡Aaghh...!

Luego, Leas choca su espada con la de Bifröst, notándolo mucho más fácil que en su primer encuentro.

Leas: Me gusta.

Meredy aprovecha que Bifröst está ocupado para golpearle en la cara con su bastón, haciéndole retroceder hacia Xiro, quien usa sus piernas convertidas en cable para hacerle la zancadilla para que caiga de espaldas al suelo, notando justo después a Maxwell y Venjen agarrándole cada uno de un pie para levantarle del suelo y darle vueltas en el aire...

Venjen: ¡¡REY DE LOS KAIJUUUUUS!!

Maxwell: ¡Jajajajajaja!

...hasta lanzarlo contra una de las cuatro montañas que hay en los laterales de la isla, derrumbándola con el impacto.

Xiro: ¡Toma ya!

Niper: ¡Xiro!

Xiro: ¿Huh?

El Collar Eléctrico gigante ve a Denis volando hacia él con Niper sobre su espalda.

Xiro: ¡Eh, Denis, desde aquí pareces un bicho de verdad!

Niper: ¡Xiro, hemos encontrado un portal a nuestro mundo entre los que se abrieron en el cielo, podemos volver a casa!

Xiro: ¡Wo!

La conversación es interrumpida cuando Bifröst lanza una onda cortante con su espada hacia los piratas, quienes logran esquivarla a tiempo para luego verle saltando hacia ellos.

Bifröst: ¡He visitado cientos de mundos antes de llegar a este punto, y pienso reconstruir mi ejército aunque para ello tenga que visitar cientos de mundos más!

El gigante sostiene su espada apuntando hacia delante, pasando a expandir el busoshoku haki de sus manos al resto de su cuerpo, hasta quedar completamente recubierto por él. Acto seguido transforma la mitad inferior de su cuerpo en niebla arco iris y carga a gran velocidad contra sus seis adversarios.

Bifröst: ¡Sen no Sekai...!

Meredy: ¡Onna-bugeisha!

Bifröst: ¡¡SAIKYO NO BUJIN!!

Pero justo cuando va a asestar su ataque más poderoso contra los piratas, la trayectoria de éste es desviada por Meredy.

Meredy: ¡TAKETONBO!

Aun así, el ataque de Bifröst genera una onda cortante tan destructiva que llega a partir el agua de la bahía de Ape's Marineford, así como todos los navíos que encuentra a su paso hasta llegar al mismo límite del Ape's Concert, continuando por el otro lado hasta alcanzar de nuevo la isla y partir en dos la montaña junto a la que chocó Bifröst antes.

Bifröst: ¡¡...!!

A pesar de haber fallado, el Rey del Ape's Concert no tiene tiempo de lamentarse, pues Leas le ha paralizado una vez más con el poder de la fruta Goki Goki mientras toma impulso para atacarle con su espada, mientras que Maxwell, Jean, Venjen y Xiro saltan sobre él...

Leas: ¡SPRING SOKKYOGIRI!

Jean: ¡DIAMANTEN FEDERLANZE!

Venjen: ¡PLUS ULTRA!

Xiro: ¡KOSAKU LOIRA!

Maxwell: ¡TOMARANAI NO YONKORILLA BERSEEEEERK!

Los devastadores ataques de los piratas, culminados por la colosal ráfaga de puñetazos de Maxwell hunden a Bifröst contra el suelo con tanta fuerza que lo destruyen, abriendo una gran grieta en la plaza de Ape's Marineford por la que el Rey del Ape's Concert se precipita, directo al oscuro abismo, soltando su espada mientras su casco se parte en dos por el daño sufrido ante tal ataque combinado.

Capítulo 90: Trascendencia

Bifröst es derrotado.png

Bifröst se precipita al vacío mientras la grieta en el suelo de Ape's Marineford se ensancha, llegando a tragarse también al Maldito, la Baronesa y al huésped del Cataclismo.

Maxwell: ¡Erase!

El Almirante Garabateador desactiva su scribble avatar y el de sus aliados, volviendo todos a sus estaturas originales.

Venjen: La madre que nos parió...

Jean: ¡Lo hemos logrado...!

Meredy: ¡¡Victoria!!

Los seis forajidos celebran el final de esta larga pelea, la cual ha conllevado la destrucción de la isla entera de Ape's Marineford.

Mientras tanto, al otro lado del portal dentro de la fortaleza, en Mary Geoise.

Teach: ¿Controlado por diales de frenesí? ¡¿Y Kaido y Big Mom también?!

Kuzan: Ahá, no sé qué ha pasado pero habéis empezado a recobrar el sentido, aunque también lo está haciendo la Marine y el Cipher Pol...

Barbanegra, quien recientemente ha vuelto en sí tras la manipulación de Maxwell sobre el dial de control gigante, mira hacia el centro de la ciudad, viendo a Big Mom, Kaido y Akainu volando por distintas partes de ella.

Teach: Ze... ¡Zehahaha, estaría bien, pero no voy a luchar contra esos tres al mismo tiempo! ¡Vámonos de aquí, Kuzan!

Por otro lado, Big Mom también está abandonando la ciudad.

Big Mom: ¡Tengo cosas más importantes que hacer que luchar contigo, Ojos de Halcón! ¡¡Zeus, Prometheus, nos vamos!!

Zeus y Prometheus: ¡Sí, mama!

La emperatriz del mar corre hacia el borde del Red Line y salta, para luego colocar un pie sobre Zeus y otro sombre Prometheus, volando en dirección a su territorio para hacer control de daños. Ante esta retirada, Mihawk decide irse también disimuladamente. De esta forma, ya solo queda Kaido, flotando en el aire con un ejército de marines, entre ellos Heavyhebi, Dilys, Maverick, Mixcoatl y Murdock, apuntándole con sus armas mientras Akainu, Fujitora y Borsalino lo encabezan, estando los tres en guardia frente a la criatura más poderosa del mundo.

Kaido: Hmpf... ¿Seguís con ganas de guerra...? No os preocupéis, pronto destruiré este aburrido mundo en la mayor guerra jamás vista.

Akainu: Tsk...

Kaido: Aplastaros ahora no tendría gracia.

Y con esto, el dragón se eleva hacia el cielo y abandona la ciudad sagrada.

Mientras tanto, Lucci ha entrado en el palacio de Pangea, bajando por unas escaleras hasta el nivel más bajo donde abre una enorme puerta de metal, encontrando en su interior una lujosa sala con el comandante en jefe Kong y los Cinco Ancianos.

Anciano espadachín (agarrando su espada): Conque al final nos habéis encontrado.

Lucci: No os preocupéis, santidades, la situación ha sido puesta de nuevo bajo control, confío en que no les haya faltado nada en este búnker.

Anciano rubio: No. Pero ahora solo falta averiguar la magnitud de lo ocurrido estos últimos dos meses.

Anciano alto: Y evitar que el asunto trascenda.

Los ancianos dicen eso mirando hacia otra puerta al fondo del búnker, donde se encuentra sentado en un trono en medio de un jardín una silueta delgada y con una larga corona.

De vuelta al Ape's Concert...

Xiro: ¡Chicos, ha sido una alianza corta pero intensa, nunca olvidaré esta aventura!

Xiro dice esto mientras se despide de sus cinco aliados mientras sube con Denis hacia el portal de niebla arco iris que conecta con su mundo.

Meredy: ¡Adiós, Xiro!

La Peliazul y los demás se despiden con la mano mientras Denis se lleva al Collar Eléctrico a través del portal, reuniéndose con Rixo y el resto de los Orokamono en lo que resulta ser Isla Nexus, reuniéndose con los piratas de la Alianza Cable Quemado que vigilaban la isla.

Maxwell: ¡Bueno, hora de irnos nosotros también!

En el exterior de la isla de Seigi, en el archipiélago de Eiyuu, los Piratas Freak, Todos somos Esclavos, los Piratas de las Aguas Estancadas, el Seigisen y los Piratas de la Peliazul esperan a sus respectivos líderes y representantes, quienes tienen que salir por la niebla arco iris que hay acumulada en la costa de la isla.

Kabo: ¿Dónde están...?

Laura: ...

Jolwuf: A cada segundo que pasa podría darme un infarto...

Pero unos segundos después, Maxwell sale de dentro de la niebla convertido en Hydra, llevando sobre su lomo a Venjen, Meredy y Leas mientras Jean vuela junto a él.

Angélique: ¡Ahí están!

Piratas de la Peliazul: ¡¡Meredyyyyyy!!

Jack: Buen trabajo...

Aliviado, Jack se sienta en el suelo mientras los cinco piratas aterrizan en el puerto de Seigi para ser recibidos por sus compañeros.

Laura: ¡Maxweeeell!

La Cineasta se lanza a los brazos del Almirante Garabateador nada más volver éste a su forma humana.

Maxwell: ¡Jajajaja, HE VUELTOO!

Piratas Freak: ¡¡RAAAAAAAAAAAAAAH!!

Cosmo: ¡Tenemos que montar una fiesta!

Maxwell: ¡Un momento, antes de que se me olvide!

El almirante pirata saca de bajo su sombrero un detonador, apuntando con él hacia la niebla arco iris para pulsar el botón rojo que tiene incorporado. Afortunadamente, la señal llega hasta Ape's Marineford, donde la torre que sostenía los diales gigantes tuvo su cableado envuelto en bombas creadas por él y repartidas por toda ella tras la derrota del Maxwell Morado. De esta forma, al estallar, las bombas destruyen los circuitos internos de la torre a pesar de haber estado mayoritariamente cubierta de piedra marina, garantizando su inutilidad de cara al futuro. La explosión llega a alcanzar también el portal que conectaba Ape's Marineford con el castillo de Pangea, disipando la niebla arco iris que lo formaba y cerrándolo justo cuando los cinco ancianos entran en la sala.

Ancianos: ¿...?

Maxwell: ¡Vale, ahora sí que está todo!

Mientras abraza con fuerza a Laura, Maxwell ve como sus aliados celebran su reencuentro igual que ellos. Luego, el pirata logra vislumbrar el Gran Tesoro en el horizonte, gracias a la primera luz del amanecer.

Maxwell: ¡EH!

Todos: ¿?

Maxwell: ¡Los Piratas del Rey del Ape's Concert han caído! ¡¿QUIÉN SE APUNTA A MONTAR UNA SUPER-FIESTA DE CELEBRACIÓN?!

La respuesta es unánime.

Todos: ¡¡YOOOOOOOOOOOO!!

Capítulo 91: Los recuerdos que perdurarían

La zona de restaurantes de Gran Tesoro se ha llenado de piratas y soldados del Seigisen que celebran su victoria en Ape's Marineford. Entre los comensales destacan Jean junto a Angélique y los líderes de Todos somos Esclavos reencontrándose con un desorientado Hollow, o N-76 intentando escabullirse para acabar siendo descubierto y perseguido por los aokage mientras Leas y Jack observan desde una terraza. Al mismo tiempo, en el puerto de babor...

Maxwell: ¡No... no puede ser...!

El Almirante Garabateador se lleva las manos a la cabeza al ver aquello por lo que su tripulación le ha alejado de la fiesta: el Freaky Soul.

Maxwell: ¡Lo habéis reparado!

Willy: Tras evacuar Stegosaurus volvimos a buscarte pero solo encontramos los restos sumergidos del barco.

Rick: ¡Así que lo reflotamos y pasamos semanas reconstruyéndolo!

Maxwell no puede contener las lágrimas y el moqueo de la emoción.

Maxwell: ¡Waaaaaaah!

Venjen: ¿Este es tu barco?

Maxwell: ¿Eh?

Venjen y los Piratas de las Aguas Estancadas, así como los líderes de su flota han venido al puerto también. Don Barbacoa echa un vistazo al navío con los brazos cruzados.

Venjen: Un poco estridente.

Serena: Pues el tuyo tiene un puño de mascarón de proa.

Venjen y Theod: ¡Cállate!

Maxwell: ¡Venjen, menuda batalla nos hemos pegado!

Venjen: Por desgracia ya ha acabado...

El joven pirata extiende su mano a su aliado.

Venjen: Vengo a despedirme.

Maxwell: Oh, ya...

Secándose las lágrimas, Maxwell estrecha su mano con la de su aliado.

Maxwell: Te echaré de menos, bro.

Venjen: Y yo a ti, bro. ¡¡Piratas de las Aguas Estancadas, nos vamos, tengo un reino que reclamar y súbditos gigantes a los que mangonear!!

Piratas de las Aguas Estancadas: ¡Sí!

Los Piratas de las Aguas Estancadas zarparon rumbo a Kaiju Island para contar a los monstruos acerca de la victoria de Venjen sobre el Cataclismo. Sin embargo, éstos lo le creerían y le obligarían a repetir la prueba para ser Rey de los Kaijus.


Meredy: Chicos.

Maxwell: ¿Huh?

Meredy: Hay un barco abandonado en el puerto del otro lado ¿es de alguien?

Maxwell: Ah, no, ese lo usamos Venjen y yo para llegar aquí durante la batalla.

Meredy: Entonces me lo llevaré, si todo va bien nuestro Big Sunshine todavía seguirá en la isla donde encontramos el báculo ese.

Cecilie: Os agradecemos vuestra ayuda, de no haber aparecido ninguno de vosotros, amigos, ahora estaríamos en el estómago de un monstruo marino.

Los Piratas de la Peliazul inclinan la cabeza en señal de respeto y se ponen de camino al puerto de estribor de Gran Tesoro.

Los Piratas de la Peliazul volvieron sin problemas al lugar donde su aventura empezó, y aunque el Big Sunshine necesitó una buena limpieza tras dos meses abandonado en medio de la selva, la tripulación reanudó su viaje sin complicaciones.


N-76: ¡Esto no ha acabado, Seigisen, Bifröst y el Maxwell de Jade han caído pero conseguiré que el gobierno me contrate para daros caza!

Dicho esto, el mercenario se esfuma con una bomba de humo, escapando de los aokage.

Hanzo: ¿Dónde está ese desgraciado?

Jack: Dejadlo por ahora.

Los cuatro oficiales del Seigisen se ponen firmes al ver a Jack y Leas, quienes han reunido al resto de sus soldados.

Jack: Debemos reconstruir nuestro ejército y encontrar una nueva base.

Leas y aokage: ¡Sí, líder!

Leas tuvo que actualizar toda su fórmula estadística para añadirle la variable de invasores de un universo paralelo. Gracias a ello, el Seigisen encontró una nueva base mucho más fortificada que la anterior desde la que empezó a reorganizar a sus tropas y reanudar sus actividades.


Jean observa las despedidas desde la azotea de un edificio, acompañado por Angélique mientras habla por den den mushi con el resto de líderes de Todos somos Esclavos.

Jean: Vaya forma de liarla, Garabateador, estoy por proponer que tu barco sea hundido sin aviso si vuelves a aparecer por estas aguas...

Maximilian: ¡Apoyo la moción!

Angélique: Jeje.

Jean: Claro que... al final nos vino bien tener al original de nuestro lado contra sus clones malvados... Bueno, ya veremos.

Todos somos Esclavos regresó a su refugio subterráneo antes de que el gobierno apareciera para llevar a cabo un control de daños. Con toda la tripulación reunida de nuevo, los Piratas del Ave Azul zarparon en busca de nuevas aventuras y gente a la que liberar del cautiverio.


Mientras tanto, en el futuro distante, Xiro y Rixo no pudieron esperar a contar sus aventuras a sus compañeros de la Alianza Cable Quemado.

Laughwise: ¡Jajajaja, qué bueno!

Everest: ¿Pero seguro que era gente del pasado la que conocisteis?

Xiro: ¡Os lo juro, viajé en el tiempo y el espacio!

Biteform: Pero si fuisteis testigos de un conflicto así ¿por qué nadie habla de ello ahora?

Los Orokamono seguirían con la incógnita de la poca trascendencia de la Operación Ape's Maestro a lo largo de los años, aunque al final acabarían dejando de preocuparse al tener que centrarse en librar sus propias batallas.


Volviendo al presente...

Murdock: ¡Apunten... FUEGO!

En el cuartel general de la Marine, varios barcos de guerra disparan contra la acumulación de niebla arco iris que hay en su costa, logrando romper la cadena que unía su mundo con el Ape's Concert.

Heavyhebi: ¡Impacto directo!

Murdock: Bien.

La Marine fue encargada de encontrar y destruir los portales por los que entraron los heraldos de Bifröst, una operación que llevaría varios meses hasta que el portal por el que salió el Maxwell Morado fue destruido en el mar Niebla Niebla. Por otro lado, el gobierno recuperó rápidamente sus instalaciones gubernamentales como Impel Down y se encargaría de cubrir lo sucedido durante esos dos meses en los que Bifröst tuvo al mundo en sus manos, empleando todos los métodos necesarios para que el público olvidara el asunto, de forma que solo los grupos que estuvieron más implicados mantuvieran su recuerdo sobre aquella guerra.


Maxwell: ¡Bueno! ¿Todos listos?

Laura: ¡Sí, capi!

Dan: ¡Volvemos a la rutina, Gang Hunters y barco del vicealmirante Dredd acercándose por popa!

Maxwell: ¡Asegurémonos de que nuestra popa es lo único que ven!

Piratas Freak: ¡SEEEEEEEEH!

Los Piratas Freak se mantuvieron al corriente de la destrucción de los portales gracias a Heavyhebi, reanudando su viaje en busca de la gloria por el Nuevo Mundo mientras dejaban su experiencia en el Ape's Concert como una pesadilla que finalmente acabó.


Mientras tanto, el Ape's Concert volvió a ser el lugar vacío que era antes de la llegada de Bifröst, con los restos de Ape's Marineford sobre sus aguas. La batalla ha dejado la fortaleza hecha un desastre, con su terreno arrasado y su interior lleno de escombros y trozos de madera envueltos en un silencio sepulcral.

Rainbow escena final.png

¿O no...?

Go to new adventure.PNG
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.