FANDOM


Arco de Negro y Gris
Negro y Gris
Información
Número de capítulos 23
Fecha de creación 30/09/17
Fecha de finalización 02/12/17
Anterior Arco de Cool Land
Posterior Ave Azul: Black Masquerade
Creador Darkarchangel

El Arco de Negro y Gris es el décimo tercer arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el segundo de la Saga de Water Ivy.

Antecedentes

El grupo llega a Cool Land donde son acogidos por un par de habitantes del lugar. Sin embargo, el encantador pueblo invernal se ve bajo el asedio de los Piratas Gélidos, por lo que Jean y compañía se ven obligados a enfrentarlos y al hacerlo, descubren un pequeño indicio de una organización con planes mucho más grandes de lo que imaginan.

Capitulo 236: Un cartel interesante

  • Poder político. Volumen I "Celebración"

En Isla Louludia, la gente esta de fiesta por la elección de su nuevo Gobernador.


Es un nuevo día en el Grand Line y todo parece estar en calma mientras los Piratas del Ave Azul navegan hacía su siguiente destino. El mar esta tan tranquilo que Angélique se da el lujo de dejar el timón por unos minutos y echarse a tomar el sol en la cubierta, a lo que Katrina, Mia e incluso Taylor le hacen compañía.

Angélique: Ahhh, esto es vida.

Mia: Que día tan agradable.

Katrina: Si, el sol se siente también.

Taylor: Tomar el sol ayuda a a subir los niveles de Vitamina D.

Jean: ¿Quien se apunta para un juego de poker?

Bert: Yo.

Taylor:

Big Bird: Yo, yo.

Katrina: Yo paso por esta vez.

James: Y yo.

Mia: Ustedes jueguen, ya es hora de que empiece a hacer el almuerzo.

Angélique: Y yo volveré al timón, no quiero que pase algo estúpido por descuidarme demasiado.

Jean: Esta bien.

James: Esperen un segundo, ¿donde esta Evangeline?

Bert: Estaba en el taller. No se que hacía pero estaba muy entretenida.

James: Oh, ya veo. Iré a ver que hace.

Los Piratas se afanan en sus asuntos por bastante rato hasta que aparece un News Coo, así que Katrina decide comprar un periódico para leer mientras toma el sol, quedándose particularmente interesada en uno de los artículos, el cual viene acompañado por un cartel de recompensa. La cara que pone mientras lee llama la atención de Angélique, así que decide preguntar al respecto.

Angélique: ¿Qué ves?

Katrina: Oh, estaba leyendo este articulo sobre este pirata. Aparentemente destrozo a una banda rival sin esfuerzo y le subieron la recompensa.

Angélique: Dejame ver eso.

La Llorona alza el cartel y se lo muestra a su camarada. Esta lo observa igualmente interesada ya que la fotografía se ve particularmente intimidante y la suma también es alta.

Jonathan Wanted

Angélique: Jonathan Grey "El Lagarto Monstruoso"

Katrina: Se oye aterrador... me gusta.

La navegante simplemente se ríe ante la afirmación de su compañera y continua con su labor al timón, dándose cuenta entonces de que en el horizonte ya es visible una masa de tierra.

Angélique: Je. ¡Tierra a la vista!

Capitulo 237: Encuentros

Poder Político. Volumen II: "Gobernador"

Del palacio de gobierno de la isla, sale el nuevo gobernador de Isla Louludia a dar su primer discurso, quien resulta ser nada más y nada menos que María, quien ha ganado las elecciones por una amplia mayoría.


Pronto, los Piratas llegan a Sonne, una tranquila Isla de Primavera que está en su mayoría llena de parques, jardines, plazas y comercios entre los cuales cientos de personas caminan tranquilamente.

Katrina: Que linda isla.

Evangeline: Me recuerda a los jardines del Palacio de Caelia.

Jean: Muy bien, ¿Qué quieren hacer?

Katrina: ¡Vamos a comprar ropa!

La jovencita jala impacientemente del brazo a Angélique y esta le sonríe mientras la acompaña.

Angélique: Ok, ok. Vamos.

Mia: Yo voy a comprar provisiones para reabastecernos. ¿Me acompañas, Evangeline?

Evangeline: Claro, señorita Mia.

Mia: Por enésima vez, es Mia a secas.

Taylor: Yo tengo que comprar algunas cosas para hacer medicinas.

James: Yo me estoy quedando sin pólvora y azufre.

Jean: Ok, ¿qué les parece si nos reunimos aquí en un par de horas?

Todos: Ok.

Jean: Bien. Ven Bert, vamos por unas costillas de puerco.

Big Bird: Costillas, costillas

Bert: Prefiero unas alitas, jejeje

Los Piratas se van cada uno por su lado para realizar sus respectivas compras y se pierden entre un mar de personas.  Jean, Big Bird y Bert se dirigen de inmediato a un puesto callejero de comida y piden grandes ordenes de costillas y alitas. Jean es el primero en irse del puesto, deseoso de comer sus bocadillos cuando choca con alguien que venía caminando, lo que causa que su preciada comida se caiga al suelo.

Jean: ¡Oye, fíjate por donde… vas!

Es entonces cuando Jean se fija en la persona con la que choco la cual se trata de una hermosa chica. Esta tiene el cabello rubio atado en trenzas cubierto por una gorra, viste un top blanco cubierto por una chaqueta azul pálido, unos shorts por debajo de los cuales lleva medias a rayas blancas y azules con zapatos amarillo chillón. Todo esto le da un aspecto aniñado y lindo, lo que hace que Jean se ponga nervioso.

Chica: Oh, lo lamento mucho.

Jean: N…no pasa nada.

Chica: Vaya, te hice tirar tu almuerzo. Déjame al menos comprarte otro.

Jean: Oh, no, no. No es necesario.

Chica: En serio, insisto. Conozco un lugar mejor donde venden unas papas con queso para morirse.

Jean: Ahhhm … ok.

La chica lleva a Jean hacia otro puesto de comida mientras este se ruboriza ligeramente, olvidándose de Big Bird y Bert, los cuales lo buscan con la mirada.

Chica: Por cierto, soy Brunnhilde.

Por su parte, Angélique y Katrina se meten por una calle llena de tiendas de ropa en la cual un hombre de aspecto un tanto psicodelico toca la guitarra y canta mientras una mujer mayor de aspecto rechoncho que lo acompaña recibe monedas de los transeúntes por la actuación.

Artista callejero: (cantando) La gente dice que el baile solo es una diversión, y artistas extranjeros se llevan la comisión…

El acto llama la atención de ambas amigas, las cuales se quedan observando al artista.

Artista callejero: (cantando) Hoy quitare el miedo a sentirme en la vanguardia, sin tener que ir al “New World” para ver allá que pasa…

Gustándoles lo curioso del acto, ambas chicas deciden dejar unos cuantos belis de propina al guitarrista.

Artista Callejero: Gracias, amigas. (cantando) Seremos capaces de bailar por nuestra cuenta...

Sin embargo, al dejarle las monedas, la mujer que lo acompaña se las queda observando como si se diera cuenta de algo.

Angélique: Ahmmm, ¿pasa algo?

Mujer: ¿Qué? Oh, nada, nada.

Katrina: Bueno…

Las chicas continúan su paseo dejando de lado el suceso. La mujer por su parte espera hasta que ellas se alejen un poco y saca del mandil que lleva puesto varios carteles de recompensa, los hojea hasta que llega a los del Tacón Escarlata y la Llorona y los compara con las chicas.

Mujer: (¡Son ellas!) ¡Oye, Trovador! ¡Nos vamos!

Artista Callejero: ¡Pero nos estaba yendo bien! ¡¿Qué pasa!?

Mujer: Encontramos a la gente que buscaba Jonathan. ¡Andando!

Y recogiendo sus cosas, ambos van tras las piratas.

Capitulo 238: El Lagarto Monstruoso aparece

Poder Político. Volumen III: "Deberes de Oficina"

Después de su discurso inaugural y una fiesta en su honor, María es llevada a su despacho en el Palacio Municipal para que trate asuntos más burocráticos.


Después de un par de horas, todos los del Ave Azul se juntan en el punto de reunión acordado a excepción de uno, y su ausencia se hace notar de inmediato.

Bert: ¿Jean no está aquí?

Big Bird: ¿No está, no está?

Angélique: ¿No estaba con ustedes?

Bert: Se nos perdió de vista un segundo y después ya no lo encontramos.

Angélique: Tsk… genial. Jean volvió a perderse.

Evangeline: Pero él  capitán sabe que lo encontraríamos aquí, quizás solo hay que esperarlo.

James: Seh. Probablemente el idiota solo se distrajo con algo.

Los Piratas se queden en el lugar esperando a su Capitán. Pero pasan diez minutos, treinta minutos, cincuenta minutos, y este sigue sin aparecer, mientras que sus compañeros ya están bastante desesperados.

Mia: Ya me canse.

Taylor: Yo igual.

Angélique: Ok, una hora de espera es demasiado. ¿Dónd demonios esta Jean?

Katrina: ¿Y si vamos a buscarlo?

Big Bird: Buscarlo, buscarlo.

James: Mala idea. ¿Qué tal si se pierde alguien más?

Angélique: ¡Ya se! Evangeline ¿puedes usar tu mantra para buscarlo?

Evangeline: Puedo intentarlo.

La chica alada enfoca su mantra para buscar a su capitán pero las presencias que siente a su alrededor son demasiadas.

Evangeline: Tsk… Va a ser difícil encontrarlo entre tanta gente.

La chica cierra sus ojos para concentrarse aún más, pero es entonces cuando se da cuenta de algo alarmante, volviendo a abrir los ojos con semblante severo.

Angélique: ¿Qué sucede?

Evangeline: Alguien viene hacía nosotros.

James: ¿Hacía nosotros?

Evangeline: Si, por la manera en que siento que se mueven, se están preparando para abordarnos.

Mia: No creo que eso sea bueno.

Bert: Ni yo.

Big Bird: Ni yo, ni yo.

Taylor: Podría ser coincidencia.

Angélique: Movámonos de aquí. Si se mueven hacia donde vamos, entonces estaremos seguros de que estan tras nosotros.

Todos: Entendido.

Los piratas hacen lo que la Primer Oficial dice mientras que Evangeline sigue manteniendo enfocado su mantra, percibiendo que efectivamente, hay alguien que los sigue.

Evangeline: Se mueven conforme lo hacemos, definitivamente están tras de nosotros.

Katrina: Pero ¿por qué?

Angélique: No tengo idea pero sea lo que sea lo averiguaremos. Evangeline, ¿Cuántos son?

Evangeline: Percibo la presencia de cuatro varones, tres mujeres y un animal, señorita Primer Oficial.

Angélique: Bien. Vayamos a un lugar menos concurrido, seguramente esto se pondrá feo.

El grupo se mueve hasta una plazoleta bastante desprovista de gente y preparan las armas por si acaso. Finalmente, los individuos que los siguen hacen acto de presencia y se quedan estáticos frente a ellos. Entre estos están el trovador callejero de antes y su acompañante, a los cuales Angélique reconoce de inmediato.

Angélique: (Tsk… asi que ellos fueron los que nos siguieron)

Luego, Uno de los hombres da entonces un paso al frente y comienza a hablar.

Hombre: Ustedes son los Piratas del Ave Azul, ¿no?

El hombre tiene el cabello rojo encendido y tiene una enorme cicatriz debajo del ojo izquierdo, rasgos que Katrina nota y reconoce.

Katrina: Yo te conozco… ¡Tu eres el “Lagarto Monstruoso”!

Hombre: El mismo.

Taylor: (¿Por qué me parece que lo he visto antes?)

Jonathan: ¿Son los Piratas del Ave Azul?

James: ¿Y qué si así fuera?

Jonathan: (sarcasmo) Uy, que educado. Como sea, llevo largo tiempo buscando a su capitán.

Taylor: ¿Jean?

Jonathan: Si, Jean Black. ¿Dónde esta??

Angélique: ¿Qué quieres con él?

Jonathan: No es de tu incumbencia, preciosa. Es un asunto entre él y yo.

La respuesta hace enfurecer a Angélique, la cual de inmediato sale con los tacones por delante, golpeando en el torso al pelirrojo y mandándolo disparado contra una fuente la cual se destroza. Sin embargo, el este se levanta y se limpia el polvo como si nada hubiera pasado, y ante esta visión, los Piratas del Ave Azul se preparan para pelear con Angélique a la cabeza.

Angélique: Primero que nada, no soy “preciosa” y segundo, si tienes “asuntos” que tratar con Jean, primero tendrás que tratar con nosotros.

Capitulo 239: Ave Azul vs Gila

Poder Político. Volumen IV: "Asunto Urgente"

Súbitamente, un hombre llega a su oficina corriendo con un paquete bajo el brazo. La nueva secretaria de María le dice que primero debe hacer cita para verla, pero el hombre le responde que tiene algo que la nueva gobernadora debe ver de inmediato.


Angélique: ¡Assault Heel!

La pelirroja se propulsa con los brazos para golpear a Jonathan con ambos talones en la cara, pero este se agacha justo a tiempo, por lo que Angélique simplemente le pasa por encima, teniendo que clavar sus botas en el suelo para frenar y no estrellarse por el impulso.

Jonathan: ¡Ya te lo dije, no tengo nada que tratar contigo!

Angélique: ¡Muy tarde!

La navegante se dispone a impulsarse para atacar de nuevo, pero justo en le segundo que va a lanzarse alguien del otro grupo interfiere. Se trata de una chica la cual va montada en una tortuga gigante con patines. esta pone un pie en el suelo y súbitamente se genera una rampa bajo Angélique que la hace resbalar y caer hacía atras.

Katrina: ¡Angélique!

Mujer: ¡El capitán ya dijo que no quiere tratar contigo! ¿¡Qué acaso eres lerda, mujer!?

Tortuga: ...

Angélique tarda un rato en poder levantarse debido a la inclinación de la rampa, por lo que Katrina, Evangeline y James deciden atacar esta vez lanzando sus respectivos proyectiles contra Hatter y su capitán.

Katrina: ¡Copy Knife!

Evangeline: ¡Sky Arrow!

James: ¡Alpha Shot!

Sin embargo, los proyectiles son detenidos por Junk y por otro hombre y mujer. La primera usa un macho de fragua para "batear" el disparo de James, la otra mujer usa una enorme hacha de doble filo para bloquear el cuchillo de Katrina y el hombre usa una espada para partir la flecha de Evangeline por la mitad.

Mujer: ¡Ya basta!

Hombre: ¡Deténganse o alguien saldrá herido!

Mia: Ja, si claro.

Bert: Como si fuéramos a detenernos.

Taylor: La verdad, yo preferiría no pelear, pero no creo que tengamos opción.

La bebedora se truena los nudillos, mientras que Taylor saca cintas de sus muñecas y Bert se transforma, pero pronto, Passerby y un niño de unos doce años se les ponen en frente.

Passerby: ¿¡En serio quieren pelear con un niño!?

Niño: Yo no tengo problema con eso.

Passerby: Oh, en ese caso, supongo que esta bien.

El trovador callejero agarra su guitarra como bate y el niño simplemente se les queda sonriendoles muy confiado.

Bert: ¡Hog Chopper!

Mia: ¡Estilo del Barril Enorme!

Taylor: ¡Coral Grab!

Passerby: ¡Rock!

TJ: ¡Little Big Smash!

Viendo que amabas tripulaciones pelean y que las palabras no sirven, Jonathan alza su guardia contra Angélique, la cual se prepara a atacarlo de nueva cuenta.

Angélique: ¡Heel Shot!

Jonathan: tsk...Veo que no me dejas alternativa...

Súbitamente, al capitán pirata le crece una enorme cola reptiliana y la usa para tomar desprevenida a Angélique, agarrandola de una pierna en mitad de su ataque y luego sosteniéndola de cabeza.

Angélique: ¡Aghh! ¡Déjame!

Pero justo en ese momento, Jean aparece en la escena junto a Brunnhilde. Estos se ríen y se miran el uno al otro mientras comen papas fritas, pero entonces cuando el joven voltea hacía el frente y se da cuenta de la situación que concurre entre sus camaradas y los otros Piratas.

Jean: ¿Qué rayos sucede aquí?

Angélique: ¿En donde rayos estabas? Ayúdame con este idiota.

Jean: ¿¿Jonathan??

Jonathan: Así que ahí estas. ¿Le puedes decir que deje de patearme?

Capitulo 240: Presentaciones

Poder Político. Volumen V. “El contenido del Paquete”

María accede a atender al hombre y este le muestra lo que hay en el paquete que lleva bajo el brazo, quedándose sorprendida al ver una Fruta del Diablo.


Jean: Jonathan, baja a Angélique ahora.

Jonathan: Tch… sólo te advierto que ella empezó…

Jean: Me da igual, bájala.

Jonathan: Meh…

El pelirrojo suelta el pie de la Navegante y esta se pone de pie, visiblemente confundida.

Angélique: ¿¡Lo conoces!?

Jean: Si, por desgracia…je

Jonathan: ¿Qué modales son esos? ¿Esa es tu manera de saludar a tu querido hermano?

Piratas del Ave Azul: ¡¡¿Hermano?!!

Los camaradas de Jean observan sorprendidos tanto a él como al muchacho pelirrojo, mientras que Jean procede a introducirlo.

Jean: Chicos, les presento a mi hermano mayor, Jonathan Grey.

Bert: Vaya…No tenía ni idea de que tuvieras más hermanos aparte de Jill.

Taylor: ¿Tiene otros hermanos aparte de este? Yo ni siquiera sabía que tenías hermanos

Evangeline: Yo no creí que el capitán tuviera familia…

Jonathan:  Pues es un placer, aunque creo que es uno que ya había tenido, particularmente con ella.

Refiriéndose a Angélique y a como lo ataco, esta no puede evitar sentirse avergonzada.

Angélique: Oh, lo lamento tanto, no tenía idea de que eres el hermano de Jean. Pensé que ibas tras su cabeza o algo así y…

Jonathan: Pues más o menos… jejeje. Pero no te preocupes, no es tu culpa. Es culpa de él.

Acto seguido, le da un sopapo tan fuerte a Jean que prácticamente lo manda al suelo.

Jean: ¡Oye! ¡¿Y eso por qué?!

Jonathan: Por no decirles a tus amigos que existo, nos podríamos haber evitado todo esto.

Jean: (sarcasmo)Oh, y tu si le dijiste a los tuyos de mí, ¿no?

TJ: Si lo hizo.

Jonathan: ¿Ves?

Toda la escena es observada por Brunnhilde desde una distancia prudente, la cual se ve un poco confundida.

Brunnhilde: Ahmm, ¿Jean?

Jean: Oh, Brunnhilde, lo siento. Te deje colgada.

Brunnhilde: Oh, no pasa nada, jiji.

Sus compañeros se dan cuenta de ello y cambian la dirección de su mirada hacia la chica.

Katrina: Ahmmm ¿Y ella quien es?

James: No es otra hermana secreta tuya, ¿o si?

Brunnhilde: Yo soy Brunnhilde, es un placer conocerlos.

Los Piratas del Ave Azul la saludan al igual que Jonathan y sus compañeros.

Jonathan: Ey ¿Ella es tu novia, Jeany?

El comentario causa que Jean se ruborice y Brunnhilde suelte una risita nerviosa, reacciones que por alguna razón, le repatean el higado a Angélique.

Jean: Ahmmm…. Solo…solo es una amiga….

Jonathan: (Sarcasrmo) Aha, si claro. Bueno,  ya que hoy ha sido un día de presentaciones, ¿que tal si los invito a ti, a tu tripulación y a tu “amiga” a que hagamos una “fiestecita” en mi navío? ¿Qué dicen?

La invitación entusiasma por igual a los del Ave Azul y a los de Gila.

Passerby: ¡Woooohhh! ¡Fiesta!

Hatter: ¿Qué divertido, no crees George?

George: …..

Katrina: ¡Yo quiero!

Mia: ¡Y yo! ¡Donde hay fiesta hay alcohol!

Jean: Je. Suena divertido.

Capítulo 241: El poder de "ese"idiota

Poder Político. Volumen VI. “El renacer de la Inu Inu”

María pregunta al hombre donde encontró la fruta y este le responde que cerca del rio donde había estado la represa. María recuerda los datos que le contaron sobre las frutas del diablo y la batalla contra José, llegando a la conclusión de que se trata del poder que le pertenecía a este: La Fruta Inu Inu: Modelo Xolo.


Los Piratas del Ave Azul son llevados a otro de los muelles hasta el barco de los Piratas de Gila, una enorme nave de color rojo y verde ,el cual su capitán presume orgulloso.

Scale imperatrix

Katrina: Wow.

Jonathan: Ella es nuestra . ¿No es hermosa?

Bert: Vaya que si. Mis respetos al carpintero que la hizo.

Victoire: Oh, me halagas.

Todos los Piratas y Brunnhilde suben al gran navío y una vez ahí, Jonathan empieza a gritar con fuerza.

Jonathan: ¡Hey, Ru! ¿¡Donde estás?!

Pero nadie responde.

Jonathan: ¡Ru!

Jean: ¿A quién buscas?

Jonathan: A mi tiradora. Se supone que estaba aquí.

Daryl: Tsk... ¿De que sirve que la dejemos cuidando el barco si no se va a quedar?

Pero súbitamente, de la cabina sale una mujer muy sexy completamente desnuda y mojada, causando la sorpresa de los del Ave Azul y Brunnhilde pero no de los de Gila que parecen estar habituados a la situación.

Mujer: Lo siento, estaba duchandome.

Jean y el resto de sus compañeros varones se ruborizan por completo e intentan desviar la mirada mientras que las chicas solo la miran sorprendidas y Victoire no tarda en reprocharle por ello.

Victoire: ¡Por el amor de Dios, Ruffian! ¿¡Quieres usar una toalla!?

Ruffian: No hay toallas limpias en el baño.

Victoire: ¡Entonces pide una pero no salgas desnuda!

Ruffian: Oh, por favor, Victoire. Son Pechos. Los ves a diario en tu espejo y los tuyos deben ser mejores.

Victoire: ¡Hay invitados, maldita sea!

La mujer desnuda se da cuenta entonces de la presencia de los Piratas del Ave Azul, pero simplemente se voltea y los saluda impasible.

Ruffian: Hola ¿Qué hay?

Victoire: ¡¡RUFFIAN!!

Ante esta situación, Taylor baja la mirada todo lo que puede y le ofrece a la chica desnuda una toalla hecha con sus poderes.

Ruffian: Que caballero. ¿Ahora, que era lo que querías, Jona?

Jonathan: Vístete para la ocasión, ¡porque vamos a celebrar!

Un rato más tarde, el ambiente festivo se respira a bordo, Katrina y Passerby alegran el lugar con su música, mientras que los otros conversan, comen, ríen y/o forman parte de una competencia de bebidas de la cual Mia va ganando.

Todos:¡Fondo, fondo, fondo, fondo!

Mia: Ahhhhh… Ja ¡gane!

Hatter: Ya veo que no te dicen la Bebedora por nada.

Mia: Una hace lo que puede, jajajaja.

Jonathan: Veo que tus compañeros son una bola de locos igual que tu, Jeany. Jejeje.

Jean: Los tuyos no se quedan muy atras, ¿eh?

El Pelirrojo le da un trago a su tarro y luego se dirige a Brunnhilde.

Jonathan: Aun estas a tiempo de correr. No dejes que te vuelva como él.

Jean: (sarcasmo) Ja ja ja…

Brunnhilde: Je. La verdad es que no se si podría convertirme en pirata.  Mis momentos de mayor adrenalina son en mi trabajo de repartidora cuando se me hace tarde para una entrega y con eso tengo suficiente. Ustedes son muy valientes para eso, son admirables.

El comentario de la chica rubia alegra bastante a Jean, pero por alguna razón a Angélique no le agrada en absoluto.

Jean: Basta, me sonrojas.

Taylor: Disculpa, Jonathan. ¿Puedo preguntarte algo?

Jonathan: Seguro. ¿Qué pregunta atraviesa tu mente, Tay?

Taylor: Hace rato, cuando estábamos peleando, sacaste una cola de la nada. ¿Eres usuario Zoan?

Jonathan: Sep. Comí la Fruta Toka Toka: modelo Monstruo de Gila  ¿Quieres ver?

Acto seguido, el muchacho se trasforma a su forma híbrida convirtiéndose en un inmenso hombre lagarto de piel gris  y anaranjada.

Taylor: Fascinante, ¿podría dibujarte mientras estas en esa forma? Hago un estudio sobre las frutas Zoan y me sería muy útil.

Jonathan: Por supuesto.

Taylor procede a sacar un lápiz y su libreta con el resto de su estudio para dibujar a Jonathan, pasando por varias paginas para llegar a una en blanco y dejando ver varios dibujos de otras frutas Zoan, pero al pasar por una en específico, el rostro alegre de Jonathan cambia

Jonathan: ¡Espera! ¡Déjame ver eso!

Taylor: ¿Eh?

El médico regresa a la hoja que tanto le intereso a Jonathan y este se pone a observarla con atención mientras vuelve lentamente a su forma humana.

Jean: ¿Qué sucede?

Jean se dispone a ver que es lo que causa tanta sorpresa a su hermano y se queda con la misma expresión al observar la pagina de la libreta, la cual esta titulada como Fruta Tori Tori: modelo Pajaro Secretario

Victoire: ¿Qué sucede, Jona?

Angélique: ¿Qué les pasa a los dos?

Ambos hermanos siguen mirando la página, Jean con emoción y Jonathan con el semblante ensombrecido.

Jean: ¡Ese es…!

Jonathan: ¡…el poder de ese idiota!

Ruffian: ¿Eh?

James: ¿Qué idiota? ¿De qué están hablando?

Jean: Papá…

Capitulo 242: Una oportunidad de oro

Poder Político. Volumen VII. “Entrada”

Mientras María piensa en lo que habrá de hacerse con la fruta, súbitamente un individuo encapuchado irrumpe en la oficina a través de un ventanal, para sorpresa de los presentes.

Angélique: ¿Papá? ¿Te refieres a tu padre?

Jean agita la cabeza en afirmación.

Taylor: Oh, ahora se porque Jonathan me parece tan familiar. Eres la viva imagen de aquel sujeto… ¿Cómo se llamaba? ¿Jonnah? ¿Johann?

Jean: ¡John!

Taylor: ¡Si, eso! John. John Black.

Jean: Si, ese es papá definitivamente.

Brunnhilde: ¡…! Yo lo he visto en los periódicos, es algo famoso.

Bert: Yo también he oído de él. Empezó en la piratería más o menos a la par que mis hermanos y yo.

Taylor: Pues en efecto era un sujeto muy interesante pero jamás me imagine que fuera tu padre.

Jean: Bueno, no es raro que no te hayas dado cuenta. No me parezco a él físicamente, me parezco a mi madre, Jonathan es el que es idéntico a él y Jill es una mezcla rara de mi padre y mi madre.

Jonathan: (en voz baja) Si, tenía que parecerme a ese idiota y no a mi querida madre.

La mirada del Lagarto Monstruoso se ensombrece un poco, cosa que preocupa un poco a su Primer oficial.

Victoire: ¿Todo bien, Jona?

Jonathan: ¿Qué?  Ah sí, sí. Todo bien, Vicky.

El muchacho le lanza una sonrisa a la mujer y esta se la responde con calidez, mientras que este vuelve a la platica.

Jean: Pero cuéntame, Taylor. ¿Cómo es que conociste a papá?

Jonathan: ¿Y cómo conseguiste que te diera esta información?

Taylor: Me cruce con él en mis viajes antes de naufragar en Smokey Mountain. Fue al Voyage Hope a que le revisarán una herida de una trifulca de la cual no quería que su médico de abordo se enterara.

Jean: Jejeje, típico de él.

Jonathan: Si, típico…

Taylor: … El caso es que salió a colación mi estudio sobre las Zoan y  me dijo que me podía ayudar. Luego se transformó, me dejo dibujarlo y me contó varias cosas que podía hacer con su fruta, fue bastante amable…

Jean: Jeje, es bueno oír de papá.

Jonathan: Vaya… ¡Esta es una oportunidad de oro!

Todos: ¿Eh?

Jonathan: Él nunca habla de sus poderes para que nadie pueda tomar ventaja. Ni siquiera nos dijo a nosotros porque se supone que lucharemos contra él algún día. Supongo que se la dio a Tay porque era sola mente con fines científicos, pero con esta información podemos adelantarnos a él, ¡podemos encontrar una debilidad! ¡Podemos ganarle fácilmente!

Jonathan intenta tomar el estudio de Taylor de nuevo pero Jean lo toma antes de que este pueda hacerlo.

Jean: ¿Podemos?

Jonathan: ¿Uh?

Jean: Entiendo perfectamente tu punto, hermano.  ¿Pero quién dice que voy a compartir esta “ventaja” contigo? Bueno, tan fácilmente digo, jejeje.

Tanto los del Ave Azul como los de Gila se ven confundidos pero Jonathan de inmediato esboza una sonrisa un tanto maliciosa.

Jonathan: ¿Estas pensando lo que yo estoy pensando?

Jean: Bueno, no nos hemos visto en años. Pienso que ya va siendo tiempo de probar nuestras fuerzas, Jejejeje.

Jonathan: Jejejejeje, si.

Jean/Jonathan: Competencia…

Capitulo 243: Injusto

Poder Político. Volumen VIII. “Tenías un trabajo”

El encapuchado saca un arma de fuego y apunta a María, mientras que el hombre que trajo la fruta alza las manos asustado y la secretaria se pone a gritar. El encapuchado dice a la gobernadora que tenía un trabajo, uno solo… y que ha fracasado.


Todos: ¿Competencia?

Jean: Si. Si Jonathan quiere tanto esa información tendrá que ganarla, y sólo si Taylor esta de acuerdo, es su estudio a fin de cuentas.

Taylor: No tengo ningún problema.

Jonathan: Tsk… que remedio, Jejejeje. En ese caso ¿Cuáles son tus terminos?

Todos los presentes aguzan el oido ante lo que Jean se dispone a decir.

Jean: Combate individual…

Jonathan: ¡Ja! ¿Es en serio? Jamás pudiste ganarme antes en un mano a mano, esa página es mía.

Jean: Ya no soy tan débil como antes y además aun no termino. Combate individual: tu y tus chicos y yo y los mios. Cada quien se enfrenta a su homologo. Si tu tripulación gana más combates se queda la página.

TJ: (en voz baja)¿Qué es homologo?

Junk: (en voz baja) Es alguien que tiene el mismo puesto que tu.

TJ: (en voz baja) Ahhh…

Angélique: Jean metiéndose y metiéndonos en una pelea ¿Por qué siempre acabamos en situaciones como esta?

Mia: Ni idea.

Victoire: Lo mismo hace Jonathan con nosotros pero ya es costumbre.

Ruffian: Es divertido hasta cierto punto.

Jonathan: Mphhh…Me agradan tus terminos, Jeany

El pelirrojo extiende su mano hacía su hermano menor para dejar en claro que esta de acuerdo y  Jean se dispone a darle la mano pero entonces Brunnhilde comenta algo.

Brunnhilde: No me parece justo…

Esto causa ligera sorpresa en ambos hermanos pero Jonathan se apresura a contestar.

Jonathan: Oh, no te preocupes no es tan malo para mi. Además , Jean y yo siempre…

Brunnhilde: No lo digo por ti, lo digo por Jean.

Jonathan: ¿Uhh? Pero yo soy el que tiene que ganar la pagina.

Brunnhilde: Exactamente por eso es injusto. Tu tienes mucho que ganar y Jean nada además de que arriesga su integridad y la de sus compañeros . Sería mas justo si Jean tuviera algo que ganar

El comentario sorprende a la mayoría de los presentes, particularmente a Jonathan que no se lo esperaba en absoluto, Jean se queda meditando esto por un momento y finalmente pronuncia.

Jean: Lo siento, hermano. Pero ella tiene razón, no tengo nada que ganar. Y a menos que tengas algo que ofrecer, no creo que valga la pena competir.

Jonathan se pone visiblemente molesto por ello, pero casi de inmediato responde a su hermano.

Jonathan: ¿¡Quieres que yo ofrezca algo!? ¡Bien! Te ofrezco una forma de encontrar a John sin importar en que lugar del planeta se encuentre.

Ante estas palabras, los Piratas de Gila empiezan a inquietarse mientras su capitán empieza a buscar algo en los bolsillos de su chaqueta.

Ruffian: ¡Jona, no iras a…!

TJ: ¡Jona-san, espera!

Pero entonces, el pelirrojo saca una hoja de papel con la palabra “John” escrita en ella.

Jean: ¿Bromeas? ¿Eso?

Jonathan: No, hablo muy en serio… Esto es una Vivre Card.

Jean: ¿Vibra que?

Taylor: Las conozco. Se hacen con las uñas de la persona y siguen a esta hasta el fin del mundo como si fueran un Eternal Pose.

Jonathan: Si ganas, te la daré. Pero si yo gano, me das la información que quiero sin rechistar.

Chocando miradas, esta vez Jean le da la mano a su hermano, cerrando el trato.

Jean: Hecho.

Capitulo 244: Hora de la Contienda

Poder Político. Volumen IX. “Dispara”

María dice no entender a lo que se refiere el encapuchado pero a este no le importa y hala del gatillo. Sin embargo, en el último segundo entran dos guardias de seguridad y empujan al atacante en el momento en que dispara, desviando el tiro.


Ambos hermanos y capitanes acuerdan que las luchas comenzarán al amanecer siguiente para estar al 100% y acuerdan reunirse en una bahía abandonada de la isla sugerida por Brunnhilde para evitar llamar demasiado la atención. Así que al otro día, el Scale Imperatriz y el Ocean Spirit llegan a la bahía para la cita acordada, aunque algunos reniegan por la hora.

James: Ughh… ¿De quién fue la grandiosa de hacer la contienda tan temprano?

Bert: ¿De quien crees?

Angélique: No es tan temprano, no sean quejosos.

La pelirroja bebe una taza de café y ella y sus compañeros se disponen a bajar del barco mientras que los Piratas de Gila hacen lo propio del otro lado de la bahia, con Jonathan aun algo molesto y aunque trata de disimularlo, fracasa estrepitosamente.

Victoire: ¿Sigues furioso por lo de ayer, Jona?

Jonathan: Noooo, nooo, ¿Qué cosas dices?

Victoire: Je, te conozco demasiado bien, Jona. Es obvio que sigues molesto. Pero tranquilo, conseguiremos esa página.

Jonathan: Je, ok.

En el lugar también se encuentra Brunnhilde, cosa que causa incertidumbre en algunos de los Piratas y el recelo de Angélique.

Brunnhilde: Hola, chicos.

Katrina: Hola, Brunnhilde. No esperábamos verte aquí.

Angélique: Si, ¿Qué haces aquí? ¿Qué nunca tienes que trabajar o algo?

Brunnhilde: Jean me invito a verlos así que fingí enfermedad para faltar al trabajo. Estaré apoyándolos, chicos.

Katrina: Genial.

Angélique: Si, no tanto…

Jean: ¡Hola, Bru!

Todos: ¿Bru?

Brunnhilde: Hola , Jeany.

El peliazul corre a saludar a la chica rubia y esta le responde el saludo con un beso en la mejilla. La mayoría ve el gesto como muy tierno, a excepción de Angélique, que aprieta tan fuerte su taza de café que la hace pedazos.

Brunnhilde: ¡Buena suerte!

Jean: Gra…gracias.

Jean sonríe y se ruboriza bastante. Posteriormente, los capitanes se encuentran para dar inicio a la competencia.

Jean: ¿Listo para esto, hermano?

Jonathan: Completamente hermanito. ¿Quién empieza?

Jean: Tu decide.

Jonathan se dirige a su tripulación y pregunta quien quiere pelear primero.

Ruffian: ¡YO!

Hatter: ¡Yo! ¡Yo! ¡Yo! ¡Yo!

TJ: ¡Yo quiero! ¡Yo quiero!

Pero Jonathan pasa de sus compañeros más entusiastas hacía una mano alzada más disimuladamente, la cual le pertenece a Passerby.

Passerby: Yo conseguire esa pagina, Jona.

Jonathan: Muy bien. Pass ira primero.

Ruffian, Hatter y TJ: Aish…

El Trovador Callejero se levanta estoicamente y camina hasta lo que será el campo de batalla.

Jean: Tu músico, ¿eh? En ese caso, es tu turno, Katrina.

Katrina: ¡Siiiiiiii! Prometo que ganaré.

La joven pirata corre animosamente hasta estar cara a cara con Passerby.

Jonathan: ¿Están listos?

El Trovador Callejero toma su guitarra en manos y la Llorona saca su cuchillo.

Katrina: ¡Lista!

Passerby: ¡Listo!

Jean: ¡Comiencen!

Capitulo 245: Ronda de los Músicos: Guitarra de Negro y Plata

Poder Político. Volumen X. “Intento Fallido”

El empujón tambien hace que el encapuchado tire su arma. Viéndose rodeado y habiendo fallado su misión, este decide escapar por donde vino no sin antes tomar la Fruta del Diablo que había en la mesa.


El combate entre los músicos del ave Azul y de Gila comienza. Las reglas son simples, el contrincante logre que su oponente quede inmovilizado, noqueado o haga que este diga “me rindo” sera considerado el vencedor y ganará un punto para su tripulación. Desde afuera, sus respectivas tripulaciones los apoyan sentados en la arena.

Mia: ¡Vamos, Katrina!

Angélique: ¡Tu puedes, Katrina!

Ruffian: ¡Vamos, Hippie-san!

Hatter: ¡Yo creo en ti, Pass!

Sabiendo esto, Katrina es la primera en pasar a la ofensiva, multiplicando su cuchillo para luego lanzar las replicas.

Katrina: ¡Copy Knife-Fan!

Sin embargo, el Trovador Callejero esquiva los cuchillos con facilidad para luego arremeter contra la jovencita tomando su guitarra por el traste a manera de mazo.

Passerby: ¡Rock!

El golpe es tan fuerte que aunque Katrina lo esquiva, este es capaz de dejar un gran cráter en la arena mientras que la guitarra queda extrañamente intacta.

Katrina: Diablos, es más fuerte de lo que parece.

Passerby: ¡Rock!

El trovador callejero vuelve a arremeter de la misma forma y Katrina una vez más lo esquiva

Katrina: En ese caso, pongamonos un poco más serios. ¡Replicant Fifteen - Circle of Death!

La chica dispone media treintena de clones armados alrededor de Passerby, sorprendiendo tanto a su rival como a los compañeros de este y a Brunnhilde.

Passerby: Carajo…

Daryl: ¿¡Que acaso quiere empalarlo en serio!?

Junk: Y pensar que se veía tan adorable esa niña…

Brunnhilde: Caras vemos….

Jean: Je,es cierto. Katrina puede ser aterradora cuando quiere.

Sin embargo, Passerby no se deja amedrentar y en cuanto los clones le lanzan los cuchillos, este esquiva algunos mediante movimientos ágiles aunque algo torpes y los que no logra esquivar, los bloquea con el reverso de su guitarra.

Passerby: Oye, eso fue muy agresivo…

Katrina: Tch… ¡Riot Squad!

Passerby: ¡Progressive Rock!

Al ver su ataque fallido, la chica manda a sus clones a que restrinjan a su rival, para intentar ganar al inmovilizarlo, mientras que este empieza a golpear a los que están más cerca con su guitarra.

Passerby: ¿Sabes?, normalmente preferiría ser más “pacifista” en especial contra una niña… pero tus ataques lo hacen difícil, eres muy buena.

Katrina: Ahmm…¿Gracias?

El hombre destruye a todos los clones así que Katrina crea veinte más y los vuelve a lanzar contra él formando una columna.

Katrina: ¡Stream!

Passerby: ¡Alternative Rock!

El Trovador Callejero alterna golpes de su guitarra con patadas para acabar con las replicas que corren hacía él.

Passerby: La cuestión es que quiero ganar rápido. ¿Podrías rendirte?

Katrina:¿Estas loco? ¡No!

Passerby: Bueno, tenía que intentarlo. Que conste que tu me obligaste…

Katrina: ¡Knife Squad!

La chica crea de nuevo un gran número de clones pero esta vez, armados y listos para arremeter con sus cuchillos contraPasserby, pero este toma su guitarra fuertemente del traste y se planta firmemente en el suelo.

Passerby: ¡Metal!

En es momento, las manos del Trovador se tornan de un color negro plateado el cual también comienza a cubrir la guitarra, esta vez para sorpresa de la Llorona y sus camaradas.

Katrina: ¿Pero qué…?

Jean: ¿Qué demonios es eso?

Big Bird: ¿Qué demonios, que demonios?

Ante esto, Jonathan se ríe.

Jonathan: ¿No me digan que nunca han visto el Haki de Armadura?

Jean: ¿Eh?

James: ¡¿Haki de armadura?!

Jean: ¿Tu sabes que es?

James: No exactamente pero si es tan molesto como el Haki de Observación, entonces Katrina esta en serios problemas.

Jean: ¿¡Qué!?

Y en efecto, tan pronto el primer clon de ella se acerca a Passerby este y todos los que estan detras son destrozados por un unico y potentisimo golpe de Passerby.

Katrina: ¿¡Huh!?

Luego, Passerby corre a toda velocidad y repite el ataque, esta vez contra la Katrina real esta intenta bloquearlo con su Replicant Ten – Bodyguard pero es inútil, siendo disparada por el golpe junto a todas sus replicas las cuales se desvanecen mientras que ella cae estrepitosamente en la arena con una herida abierta en la frente.

Bert: ¡Katrina!

Evangeline: ¡Señorita Katrina!

La Llorona intenta levantarse, estando severamente golpeada pero justo cuando va a hacerlo, Passerby aparece frente a ella con su guitarra negra plateada levantada y lista.

Passerby: ¿Lo dirás ahora?

Viendose sin opciones, no le queda más remedio que decirlo.

Katrina: Yo….yo me rindo.

Ante estas palabras, el color negro platinado desaparece del instrumento del Trovador mientras que este lo va bajando y luego ofrece su mano para ayudar a la joven pirata a levantarse, la cual acepta con mucha humillación en su rostro. Taylor de inmediato corre para revisar las heridas de la niña la cual esta al borde de las lagrimas mientras que Passerby es recibido por sus compañeros con jubilo.

Narrador: Piratas del Ave Azul … Cero … Piratas de Gila … Uno

Capitulo 246: Ronda de los Tiradores: Star Blaster

Poder Político. Volumen XI. “Móvil”

Tras el atentado contra su vida, no tardan en llegar docenas de gendarmes así como de reporteros que hacen a María la misma pregunta ¿Cuál era el móvil del atacante? María, sin embargo, sigue sin entender a que se refería este al decirle que ella había “fallado” en su trabajo.


Tras el primer combate, los del Ave Azul consuelan a Katrina, la cual esta muy abatida por haber perdido.

Angélique: No te preocupes, ganaremos el siguiente.

Katrina: *sniff* Lo siento, Jean *sniff*

Jean: Tranquila, no pasa nada.

Jonathan: Ya que tu equipo lleva desventaja, ahora tu puedes escoger.

Jean: Bien. ¿Chicos? ¿Quién quiere ir?

Todos los del Ave Azul alzan la mano pero James se pone de pie, completamente listo para luchar.

James: Yo iré si no te molesta.

Jean: Excelente. ¡Elegimos tirador!

Jonathan: Ya escuchaste, Ru. Es tu turno.

Ruffian: Jaja. ¡Si!

Ambos tiradores caminan hasta quedar frente a frente.

Jonathan: ¿Listos?

James: ¡Listo!

Ruffian: Lista… bueno, preparada, porque lista jamás he sido, jajajaja.

Jean: ¡Comiencen!

Ruffian es la primera en tomar la iniciativa de ataque dando un gran salto hacía atrás y sacando su rifle, cosa que es celebrada por sus camaradas.

Hatter: ¡Vamos, Ru! ¡Eres una diosa!

TJ: ¡Tu puedes, Ru-san!

Ruffian: ¡Blind Shot!

Del rifle de “Dos Veces” sale un proyectil a poca velocidad y con tan poca fuerza que simplemente acaba estrellandose en la arena a los pies de James, el cual mira el intento decepcionado.

James: Pfff… ¿En serio?

Sin embargo, su rival sonrie y luego el preoyectil explota en una pequeña masa de humo que envuelve a James.

Ruffian: Je. ¡Match One x One!

James: *cof cof* ¡Alpha Shot!

Aunque cegado y tosiendo por la sustancia gris, el tirador de los del Ave Azul responde al disparo de su rival con otro desde su revolver apache y ambos tiros acaban chocando. Sin embargo, el de ella resulta tener mucha más potencia por lo que destroza el proyectil de James y el suyo sigue avanzando a toda velocidad hacía él, para pánico de sus camaradas.

Angélique: ¡James, cuidado!

James: ¡…!

El cazador alcanza a esquivar lo suficiente como para que la veloz bala no lo toque, pero Ruffian aprovecha la oportunidad para disparar nuevamente.

Ruffian: ¡Match Two x Two!

Enviando esta vez dos proyectiles aun más veloces que el anterior, esta vez James es alcanzado a ser rozado en el hombro por un de ellos.

James:  Aghh… maldición, esa loca desnudista es buena.

Ruffian: Lo sé. Lo soy.

James: Tsk… ¡Devil Swing!

El Cazador dispara una onda rojiza que se expande conforme se acerca a “Dos Veces” pero esta la esquiva con una agil voltereta hacía atrás para luego mofarse del ataque.

Ruffian: Con esa pistolita jamás me vencerás, mis disparos son más que supersónicos.  ¡Match Two x Three!

Esta vez, uno de los disparos da de lleno en la mano derecha del muchacho rubio, causándole dolor y mandando lejos su revolver apache. Con su oponente ahora desarmado, Ruffian se le acerca con su rifle apuntandole. Los Piratas de Gila observan emocionados mientras que los del Ave Azul se frustran al ver a James alzando las manos  en el aire.

Jonathan: ¡Muy bien Ru, esta es tuya!

Katrina: Oh no…

Jean: Maldición, no me digas que este round también es de ellos.

Ruffian: ¿Y bien? ¿Cómo se dice?

James: Je…supongo que no me queda opción … yo…

Pero en ese instante, el muchacho toma de su cinturón otra arma extraña que nadie había notado, luego presiona un botón en esta, haciendola desplegarse hasta que el borde del cañón llega justo al rostro de Ruffian.

Ruffian: ¿¡Huh!?Star Blaster

James: Yo tendré que sacar la artillería pesada contigo  ¡Red Star - Alpha shot!

El muchacho dispara  su nueva arma, la cual es tan potente que un ataque tan simple como el Alpha Shot envía a volar decenas de metros a su rival. Esta se levanta golpeada, tallada por la arena y con quemaduras leves por el disparo.

Ruffian: ¿Qué… qué demonios fue eso?

James: ¿Te gusta? Una amiga inventora la hizó especialmente para ti.

James lanza una mirada fugaz a Evangeline, haciendo que el resto de sus compañeros también dirijan su mirada a ella.

Taylor: ¿Tu fabricaste esa cosa?

Bert: ¿Es eso lo que ta has pasado haciendo todo este tiempo en el taller?

Evangeline: Si. James tiene una habilidad extraordinaria para las armas de fuego. Las armas que tiene no están al nivel de su potencial ni de cerca… pero esa lo está. Cinco niveles de potencia que le dan posibilidades infinitas, y el que ven es apenas el nivel uno.

Katrina: Wow…

Brunnhilde: Mphh...Eso se ve peligroso…

Ruffian: ¡Kyah! ¡Match Two x Three!

James: ¡Red Star-Devil Swing!

Ruffian intenta disparar nuevamente a James pero esta vez todos sus disparos se ven abrumados por la nueva arma de James, la cual dispara con tal cantidad, velocidad y potencia que incluso los Piratas de Gila que no pelean tienen que agacharse para evitar ser alcanzados.

Evangeline: El Star Blaster… Con esa arma, James tiene asegurada la victoria.

James: ¡Red Star-Brawler Impact!

Hatter: ¡Ru, cuidado!

La Tiradora de los de Gila no alcanza a esquivar el último impacto por completo y sale volando nuevamente, esta vez, perdiendo su preciado rifle en el proceso. La chica cae de trasero en la arena y aunque intenta levantarse, James ya esta frente a ella.

James: ¿Y bien? ¿cómo se dice?

Ruffian: ¡Qué te jodan!

James: Respuesta incorrecta.

El cazador le apunta y esta solo cierra los ojos y echa la cabeza para atrás para esperar el impacto, pero en lugar de una gran explosión, del cañón solo sale un pequeño dardo que impacta a Ruffian en un brazo.

Ruffian: ¿Eh?.... zzzz

La chica cae dormida por el dardo, dando asi la victoria a James.

Jonathan: ¡Maldición!

Evangeline: Se los dije…

Narrador: Piratas de Gila… Uno …Piratas del Ave Azul… Uno…

Capitulo 247: Ronda de los Carpinteros: Ebano

Poder Político. Volumen XII. “Medidas”

A pesar de los esfuerzos de la gendarmería, el atacante de María nunca es encontrado. Se deciden tomar mayores medidas de seguridad, se contratan más guardias y se ponen Den Den Mushi visuales en todo el palacio de gobierno.


Los de Gila recogen a su compañera inconsciente y Hatter procede a revisarla usando a George como mesa quirúrgica mientras mira feo a James, el cual simplemente le sonrie de vuelta, feliz por su victoria.

Hatter: Tch…

James: No te preocupes, despertará en una hora o dos… tal vez con jaqueca.

Con los equipos empatados, los animos se van calentando entre los piratas, con los del Ave Azul ansiosos por remontar, y los de Gila ansiosos de recuperar su ventaja. El siguiente combate es el de los carpinteros: Bert contra Victoire.

Taylor:¡Vamos, Bert!

James: ¡Tu eres el hombre!

Passerby: ¡Vamos, Vicky!

Hatter: ¡Aplasta a ese debilucho! ¡Partelo a la mitad!

Jonathan: ¿Listos?

Bert: ¡Listo!

Victoire: ¡Lista!

Jean: ¡Luchen!

Ambos se lanzan de inmediato a la batalla, con Bert corriendo hacía Victoire disponiendose a dar una patada, la cual ella bloquea facilmente usando su el mango de su hacha de doble filo.

Victoire: Ja, ¿no te parece que eso es muy debil?

Bert: Exacto. ¡Hog Smasher!

Bert se transforma en ese momento, sorprendiendo ligeramente a su rival y lanzandole un golpe con su pezuña esperando tomarla desprevenida. Sin embargo, esta alcanza a bloquear su golpe con poca dificultad, esta vez usando la hoja de su arma.

Victoire: Je…

Bert: Tsk… ¡Hog Chopper!

Bert lanza potentes y veloces golpes a Victoire, la cual bloquea con su hacha tan velozmente como es atacada con suma facilidad. Luego, ella es la que toma la ofensiva, tomando su arma con fuerza y  disponiendose a cortar al Jabalí del Mar con ella.

Victoire: ¡Rift!

La mujer  da un salto y da un tajo vertical con su arma que Bert logra esquivar, aunque por los pelos. El corte resulta ser sorprendentemente poderoso, pues parte limpiamente por la mitad el suelo a pesar de ser solo arena.

Bert: Diablos, hubiera sido muy malo si eso me tocaba… Ella va muy en serio.

Luego la carpintera generan una onda cortante que se dirige rápidamente hacía Bert.

Victoire: ¡Fan!

Bert logra esquivarlo lo suficiente para no ser herido gravemente, pero si recibe cortes en las patas de moderada intensidad que le hacen sentir algo de dolor. Al ver que su ataque ha acertado, Victoire sonríe.

Victoire: Terminemos con esto rápido.

La mujer carga hacía Bert con la intención de derrotarlo finalmente, pero Bert se clava en el suelo y echa ambos brazos para atrás, esperando a que esta se le acerque.

Bert: ¡Hog Chops-Whole Ribcage!

Victoire, incapaz de detenerse, esquivar o bloquear, recibe el impacto de lleno, el cual es tan fuerte que levanta una gran polvareda de la arena del suelo.

Angélique: ¡Lo consiguió!

Pero conforme se disipa la nube de arena se logra ver que Victoire esta totalmente intacta, y con la totalidad de su torso de color negro platinado.

Jean: No fastidies…

James: Ni... ni siquiera parece que se este esforzando…

Jonathan: Je… ¿de verdad creian que mi querida Vicky, mi Primer Oficial, caería tan fácil….?

Bert se horroriza al ver que uno de sus ataques más fuertes no ha servido en absoluto mientras que Victoire simplemente sonrie.

Victoire: Tsk… me hiciste sudar un poco... habrán consecuencias por ello. ¡Ebano!

La carpintera extiende la textura negra de su torso hacía sus brazos y su arma, tornando la empuñadura totalmente de ese color.

Victoire:  Pero no te preocupes, esto no te matará ¡Great Well!

La mujer golpea el suelo con fuerza usando el mango de su hacha como bastón, creando un enorme estallido de arena que sale hacia arriba como torrente y un agujero a la vez, luego con un hábil movimiento de su arma,  lo arroja al hoyo y la arena, por gravedad, cae en el mismo lugar, dejándolo enterrado del cuello para abajo.

Bert: Agh…. No puedo moverme.

Victoire: Tal parece que gane, jujujuju.

Narrador: Piratas del Aze Azul… Uno …Piratas de Gila… Dos…

Capitulo 248: Ronda de los Animales: Habilidades inesperadas

Poder Político. Volumen XII|. “¿Donde esta?”

Las cosas parecen volver a la normalidad para María, quien vuelve a retomar sus deberes como gobernadora. Sin embargo, recibe una llamada telefónica que la deja pálida. Al otro lado del auricular, una silueta misteriosa exige a gritos saber donde esta su hija, mientras sostiene un cartel de recompensa con la imagen de Katrina en él.


James: A la de tres…

Taylor: Uno…

Jean: ¡Dos, Tres!

Los tres muchachos intentan sacar a Bert de la arena jalándolo por la cabeza, pero esta tan atorado que solo consiguen lastimarlo.

Bert: ¡Hey, hey, hey! ¡Ya basta! ¡Paren! ¡Van a romperme el cuello!

Al ver el dilema, Victoire regresa con su rival vencido y de un golpe en el suelo con su hacha, eyecta a Bert fuera del foso en el que lo había arrojado.

Victoire: Lo siento, debí sacarlo de ahí en cuanto acabo la pelea.

Bert, aún humillado, simplemente responde con la cabeza gacha.

Bert: No hay cuidado…

Nuevamente en desventaja, los del Ave Azul se vuelven a inquietar, mientras que los de Gila vuelven a confiarse.

Jonathan: ¿Ya elegiste quien va a perder, Jeany?

Jean: ¡Vamos, Chicos! No podemos dejar que nos sobrepasen. ¿Quién va?

Todos los miembros que aún no han peleado alzan la mano de inmediato pero uno de ellos se hace notar de inmediato.

Big Bird: ¡Yo voy! ¡Yo voy!

Jean: ¿Estás seguro, amigo?

Big Bird: ¡Seguro! ¡Seguro!

Jean: Muy bien, ¡Big Bird irá!

Angélique: Bien.

Brunnhilede: ¿En serio?

Al verlo, causa la risa de la mayoría de los Piratas de Gila.

TJ: Hahaha, este round es nuestro.

Hatter: Tenemos esto ganado.

Sin embargo, Jonathan se nota un poco serio.

Jonathan: No se confíen, chicos. Jean ha tenido a Bird desde muy pequeño y es muy listo.

Hatter: Como sea. Supongo que es turno de Georgie.

George: …..

Big Bird vuela raudamente hasta el centro de la playa mientras que Tortoise George avanza calma y lentamente, tomándole varios segundos para llegar frente al Ave, con sus patines enterrándose en la arena mientras camina.

Brunnhilde: ¿Un ave contra una tortuga? ¿Es en serio?

Pirates del Ave Azul: Sip.

Jean: ¿Listos?

Big Bird: ¡Listo, Listo!

George solo asiente con la cabeza muy lentamente.

Jonathan: ¡Comiencen!

De manera casi obvia, Big Bird es el primero en ir al ataque, volando directo hacía a la tortuga e intenta picarle los ojos.

James: ¡Bien, Big Bird!

Sin embargo, la tortuga simplemente repliega su cuello dentro de su caparazón, haciendo fallar el ataque del pájaro.

TJ: Jaja. Bien Hecho, Georgie-san

Pero Big Bird no se abate por ello, volviendo a embatir contra la tortuga, esta vez contra una de sus patas.

Angélique: Vamos, Big bird.

Sin embargo, el quelonio hace lo mismo que antes y repliega su extremidad dentro de su caparazón, para luego sacarla. La situación se repite varias veces, haciendo que los espectadores se empiecen a aburrir.

Ruffian: me duermo…

James: (bostezo) No pueden hacer otra cosa.

Pero súbitamente, Hatter se levanta y pone sus manos alrededor de su boca para gritar.

Hatter: Suficiente jugueteo, George. ¡Pelea en serio!

Jean: ¿eh? ¿A qué se refiere?

La tortuga simplemente asiente con lentitud, luego mueve la cabeza hacia la silla de montar que trae puesta y presiona un botón que hay en esta.

Mia: ¿Qué está haciendo?

La tortuga se guarda enteramente se su caparazón y se queda quieta mientras el botón activa un mecanismo en su silla. Big Bird, curioso, se posa frente a ella. Pero es entonces cuando sus camaradas notan algo en la montura.

James: ¿Eso es…?

Evangeline:  ¡…un Jet Dial!

Jean: ¡Big Bird, Muevete!

Hatter: Haha ¡Turtle Cannonball!

La tortuga sale disparada a toda velocidad hacía Big Bird cual enorme bala de cañón, al cual toma completamente desprevenido, impactándolo y estrellándolo con una palmera cercana, la cual casi se parte en dos por el golpe.

Jean: ¡Big Bird!

Brunnhilde: No creí que una tortuga fuera tan peligrosa…

Big Bird: ¡Au! ¡Au!

El ave se levanta maltrecha e intenta volar, pero una de sus alas le punza tan pronto intenta alzarla, mientras que George se prepara a repetir el mismo ataque.

George: …..

Big Bird: ¡Ahhhh! ¡Maldición! ¡Maldición! Maldición! ¡Maldición!

El ave avanza a saltitos por la playa, mientras que George intenta impactarlo de nuevo en múltiples ocasiones, fallando por los pelos ya que Big Bird se arroja al lado contrario. Sin embargo, pronto comienza a cansarse, cosa que todos los espectadores notan.

Angélique: Esto va mal.

Jonathan: Ja, punto fácil.

Hatter: Por supuesto, estamos hablando de mi George.

Cuando el ave ya está prácticamente sin aliento, George deja de replegar su cuerpo y emite un sonido gutural, como si le estuviera diciendo al ave que se rindiera, pero ante eso, Big Bird parece enloquecer, empezando a gritar como loco, mientras mira hacia el cielo, lo que extraña a todos, especialmente, al equipo rival.

Vicky: ¿Qué está haciendo?

Hatter: Seguramente entro en pánico. Je, y no lo culpo. ¡Ya acabalo, George!

Pero la tortuga no ataca, se queda mirando al cielo también con un semblante que podría considerarse como de preocupación. Al darse cuenta los presentes y mirar hacia arriba, logran vislumbrar una enorme parvada de gaviotas y pelicanos suspendida sobre el campo de batalla.

Big Bird: ¡Ataquen!

Súbitamente, todas las aves bajan y lanzan de picotazos a la tortuga, la cual se ve abrumada por el ataque. Los Piratyas de Gila observan asombrados mientras que los del Ave Azul se regocijan.

Jean: Jaja, bien hecho, Big Bird.

Brunnhilde: Vaya, eso fue inesperado.

Hatter: No se vale, eso es trampa.

George, incapaz de defenderse de los ataques, o de activar nuevamente el mecanismo de su silla, se refugia enteramente en su caparazón, quedándose completamente inmóvil y por ende, perdiendo.

Narrador: Piratas de Gila: Dos... Piratas del Ave Azul: Dos. La situación vuelve a igualarse…

Capitulo 249: Ronda de los Navegantes: Puño y Patada

Con ambas tripulaciones nuevamente empatadas, los ánimos se van fogueando pues ambos equipos están determinados a ganar para su capitán. El siguiente combate es el de los navegantes: Angélique y TJ. 

Jonathan:¿Listos?

Angélique: Lista.(Aunque no sé si me siento cómoda atacando a un niño).

TJ: Listo. 

Jean: ¡Comiencen!

TJ es el primero en lanzarse al combate, disponiéndose a asestar un derechazo con toda su energía.

Hatter: ¡Vamos, TJ!

Junk: ¡Tu puedes, hijo!

TJ: ¡Big Little Fist!

Angélique lo esquiva con facilidad al simplemente hacerse a un lado, por lo que el golpe impacta contra una roca cercana, la cual sorprendentemente se pulveriza por completo, para asombro de todos solos presentes, especialmente de la pelirroja.

Angélique: (¡Eso estuvo cerca!)

Mia: ¿¡Que rayos fue eso!? 

Jean: ¿Qué acaso ese niño uso Haki también o algo?

Jonathan: hahaha, nope. El es así de fuerte de manera natural.

Brunnhilde: ¿ Pues qué edad tiene para ser tan fuerte?

Junk: Doce. Maravilloso, ¿no?

Angélique, viendo que su rival es una amenaza a pesar de su apariencia, decide que debe pasar inmediatamente a la ofensiva. 

Angélique: No puedo dejar que me golpee o será un verdadero problema. Habrá que acabar con esto muy rápido. ¡Heel Strike!

Angélique intenta una patada lateral pero TJ alcanza a esquivarla por los pelos.

TJ: Fiu. Eso estuvo cerca. ¡Ground Arrow!

El joven pirata, junta sus manos y da un golpea al suelo como si fuera un marro. Creando una línea de impacto que se dirige hacia el Tacón Escarlata. Sin embargo, esta es muy lenta y Angélique la esquiva gracilmente de un Salto. Dando a notar que solo es fuerte pero no muy rápido, la pelirroja decide sacarle partido a ello para vencerle.

Angélique:  ¡Heel Shot!

La pelirroja da un talonazo para propulsarse hacia su joven oponente, luego da un giro sobre si misma y lanza una poderosa patada lateral directa hacia la cabeza.

Angélique: ¡Swing Heel Strike!

Sin embargo, el joven pirata, viendo inminente el golpe, se cubre la cabeza con los antebrazos y bloquea el impacto por completo, ni siquiera teniendo que hacerse hacia atrás, aunque hundiendo ligeramente sus pies en la arena.

TJ: Hihihi. Buen intento…

El niño sonríe enormemente y luego la mira fijamente.

TJ: Pero no tan bueno.

Angélique: ¡…!

Acto seguido, el muchacho la toma de la pierna con fuerza, da varias vueltas sobre si mismo y la lanza lejos, aterrizando en el mar a poca profundidad. La pelirroja se levanta con el cabello completamente convertido en una cortina mojada frente a su cara, así que lo aparta con sus manos, un tanto molesta.

Angélique: Con que así  vamos a jugar, ¿Eh? ¡Entonces, juguemos! ¡Heel Jump!

La navegante da un poderosísimo salto hacia arriba dejando una estela de agua al hacerlo. Luego, cuando empieza a caer, esta gira su cuerpo para cambiar su ángulo de caída, directo a TJ , con una de sus piernas bien extendida hacia el.

Angélique: ¡Heel Spear!

Sin embargo, el niño fácilmente la toma en el aire por la pierna con la que iba a golpearlo, a lo que se burla canturreando.

TJ: Ja ja. Fallaste.

Pero entonces Angélique le sonríe, desconcertandolo.

Angélique: No, no es cierto.

La mujer usa su otra pierna para patearle la cabeza. El niño la suelta por el golpe, mientras que un pequeñísimo chichón le brota en donde fue golpeado al igual que una lágrima de uno de sus ojos.

TJ: ¡Buahhhhh!

El niño se va lloriqueando y corre a abrazar a Junk, la cual le responde el abrazo.

TJ: ¡Duele! ¡Buahhhhh!

Junk: Tranquilo. ¿Qué ya no quieres pelear? 

TJ: ¡No! ¡Ya no quiero!

Contando esto como una rendición, la victoria es para Angélique.

Narrador: Piratas de Gila…Dos… Piratas del Ave Azul…Tres. Y los contendientes empiezan a agotarse…

Capitulo 250: Ronda de los Médicos: Ascender/Descender

Ahora con los Piratas del Ave Azul por primera vez a la delantera, los de Gila se ponen inquietos.

Jonathan: ¿Qué pasó, chicos? ¿En serio van a dejar que nos superen? 

Piratas de Gila: ¡No!

Jonathan: Bien, eso quería escuchar. ¿Quién va?

Pero antes siquiera sé que haga la pregunta, Hatter ya se ha levantado y se dirige hacia el combate.

Hatter: Yo les enseñare como se hace.

Daryl: Creo que Hatter va…

Jonathan: Si, ya lo noté. ¡Elegimos médico!

Jean: Bien. Es tu turno, Taylor.

Taylor: Si tú lo dices…

El joven se levanta y camina hasta estar cara con cara con Hatter.

Ruffian: ¡Vamos, Hattie!

Daryl: ¡Ganas seguro!

Jean: ¿Listos?

Angélique: Esperen ¿ Es buena idea enfrentar a nuestros médicos antes de que luchen todos.

Brunnhilde: Eso no parece muy inteligente…

Angélique: (¿ Y a esta quién le preguntó su opinión?)

Jonathan: ¡Inicien!

Taylor es el que se lanza a la ofensiva primero,  sacando dos cintas desde sus manos y disponiéndose a lanzarlas contra la mujer de la tortuga para enredarla con ellas.

Taylor: ¡Twin Coral Grab!

Pero la mujer no se esfuerza ni en quitarse del medio, simplemente da un pisotón con uno de sus patines.

Hatter: ¡Launch Ramp!

Súbitamente, una rampa ascendente de arena aparece bajo los pies del muchacho de manera tan veloz que literalmente lo eyecta del suelo, mandándolo varios metros en tiro vertical antes de colapsarse por lo débil de su estructura.

Evangeline: ¡Joven Taylor!

Aunque estando aturdido por el golpe, Taylor rápidamente evita un abrupto regreso al suelo, sacando una cinta de su muñeca y enredandola en una palmera cercana, 

Taylor: ¡Spider Swing!

Acto seguido, aprovecha la energía del momento y la usa para propulsarse directo hacia Hatter, golpeándola en la cara de lleno con los pies, para luego volver a quedar agarrado a la palmera.

Taylor: ¡Hunter Spider!

Hatter cae al suelo mientras que sus compañeros hacen muecas de dolor pues incluso a ellos les duele el golpe. Hatter, furiosa y con los labios reventados, se incorpora a medias y clava la punta del pie izquierdo en la arena.

Hatter:¡ Nadie se mete con mi rostro! ¡Fall!

Una rampa descendente se crea bajo la palmera a la cual Taylor está aferrado, haciéndola colapsar bajo su propio peso. Taylor salta justo a tiempo para evitar caer junto con esta, pero justo en el momento en que lo hace, su rival se ríe siniestramente.

Hatter: Huhuhehehe. ¡Lion Ant Trap!

Bajo Taylor se crea una rampa cónica que empieza a tragárselo al igual que a la arena circundante.

Bert: ¡Piensa enterrarlo vivo!

Hatter: Jejejeje, yo gano.

Taylor: No, no lo haces. ¡Grass Serpent!

Taylor, ya estando a medio enterrar, saca cintas de sus brazos y las usa para atrapar los pies de la pelinegro, haciéndola caer y luego halandola junto con el a la trampa de arena.

Hatter: ¿¡Qué estás haciendo!?

Desesperada por estar siendo tragada por su propia trampa, Hatter de inmediato deshace la trampa, eyectandose a sí misma y a su rival de regreso al nivel normal del suelo.

Taylor: ¡Ahora es mi turno! ¡Silk case!

El muchacho crea muchas cintas de sus brazos y las usa para enredarla por completo, dejando sus brazos y piernas completamente inmóviles y halandola con fuerza para que no pueda liberarse.

Hatter: ¡Sueltame!

Taylor: Acéptalo, has perdido.

Con una mirada incrédula, Hatter observa a Taylor el cual ya se proclama ganador pero pronto, la mirada de Hatter cambia a una mueca que mezcla alegría y furia.

Hatter: No… yo no ¡PIERDO!

Acto seguido, la mujer crea una enorme rampa ascendente bajo los dos que los manda disparados al aire,y con tan mala suerte que caen sobre unas rocas. Estando bastante golpeados, ninguno es capaz de levantarse.

Jonathan: ¡Hattie!

Jean: ¡Taylor!

Narrador: ¡ES UN EMPATE!

Capitulo 251: Corazonada

Han transcurrido ya varias horas. Tras el empate de Hatter y Taylor, el equipo del Ave Azul sigue ganando por un solo punto y solo quedan tres combates por realizarse. Sin embargo el grupo empieza a hastiarse debido al cansancio, el hambre, las heridas de los que ya han participado y el hecho de que sus médicos están “indispuestos”.

Jean: Mis chicos están cansados, Jonathan. Hay que tomar un descanso.

Jonathan: Muy bien. Pero solo porque no quiero que tengas excusas cuando  pierdan, je.

Jean: Si sabes que tu equipo va perdiendo, ¿Verdad?

Jonathan: Si, como sea. Tomaremos un pequeño descanso, chicos. Pueden comer algo, ir al baño, dormir o lo que quieran, ¿Cuánto tiempo , una hora?

Jean: Me parece bien.

Jonathan: Bien. Ya escucharon, chicos.

Piratas de Gila: ¡Si, capitán!

Tras esto, Hatter y Ruffian toman una siesta sosteniendo cada una el peso de la otra. TJ va al baño en el Scale Imperatrix y el resto de los de Gila va a la  pueblo a comer mientras que Mia prepara algunos refrigerios para si misma y sus compañeros en el Ocean Spirit, extendiendo también la invitación a comer a Brunnhilde, la cual aceptan. Jean y Brunnhilde se sientan juntos mientras el todos almuerzan y no hacen más que mirarse con ojitos tiernos todo el tiempo.

Brunnhilde: Te ves lindo cuando comes.

Jean: Tu te ves más linda.

Brunnhilde: No, tú te ves más lindo. 

Jean: No, tú te ves más linda.

Brunnhilde: Hihihi. Ok, tu ganas. Por cierto, ¿me permiten usar el tocador?

Jean: Por supuesto. Esta en la planta de abajo. Katrina, ¿Puedes llevarla?

Katrina: Claro.

Jean: Te veré en unos minutos.

Brunnhilde: Hihihihi.

Angélique, sintiéndose enferma ante tantas muestras de afecto entre la chica y su capitán, decide salirse del barco y dar una vuelta mientras masculla con la molestia visible en su rostro.

Angélique: Tch… no, tú eres más linda… aish.

Mientras camina, accidentalmente se topa con Jonathan, el cual disfruta de una cubeta de pollo frito sentado en una banca.

Jonathan: Miren a quien tenemos aquí. Pensé que te habías quedado con Jeany  y el resto de tus amigos para almorzar.

Angélique: Ahh… este.. no se me antojaba mucho lo que estaban comiendo.

Jonathan: Ah….ok. Entonces, ¿qué tal un poco de pollo frito?

El muchacho pelirrojo ofrece a la pelirroja una pierna de su cubeta.

Angélique: Oh, no. No hace falta, no quiero molestarte.

Jonathan: No es molestia. Ven, siéntate

No queriendo ser maleducada, Angélique acepta la pierna de pollo y se dispone a sentarse junto al hermano de su capitán.

Angélique: ¿Y el resto de tu tripulación?

Jonathan: Se metieron a un restaurante italiano o francés, no sé. A mí no me va la comida tan elegante así que heme aquí.  Ahora tú dime, ¿Qué te hizo sentir tan incómoda como para dejar colgados a todos tus compañeros? Y no me digas que la comida no te gustaba porque estoy seguro que no es por eso.

Angélique se siente súbitamente avergonzada y sus mejillas enrojecidas y mirada gacha no tardan en demostrárselo al muchacho pelirrojo.

Angélique: Ahmmm… bueno… es por…por…

Pero cuando Angélique alza la mirada, ve a nada más y nada menos que Brunnhilde, la cual mira hacia los lados un momento como si estuviera asegurándose de que no la siguen y luego se escabulle por un callejón.

Angélique:¿¡BRUNNHILDE!?

Jonathan: ¡Ja! ¡Lo sabía!

Angélique: No, no me refiero a eso. Brunnhilde acaba de pasar por ahí, se supone que estaba con Jean y el resto. ¿ Qué hace aquí?

Jonathan: No lo sé. ¿Pero qué tal si lo averiguamos?

El capitán se levanta de improviso y adopta actitud sigilosa, causando la sorpresa de Angélique.

Angélique: (voz baja) ¡ Oye, espera!

Ambos siguen a la muchacha rubia con mucho cuidado para no ser descubiertos hasta una callejuela. Una vez ahí, la chica vuelve a asegurarse de que nadie la ha seguido y luego saca un Den Den Mushi por el cual suena una voz al otro lado de la línea.

¿???: Diga.

Brunnhilde: Soy yo, inepto. ¿Ya están listos los preparativos?

¿???: Si, señora. Los buques y los hombres están listos y esperando órdenes.

Angélique y Jonathan escuchan atentos la conversación con semblante sorprendido.

Brunnhilde:  Perfecto. Esperen mi señal para atacar. Yo volveré  a mi posición encubierta, ya casi está todo en posición.

Jonathan: (¿Posición?)

Angélique: (¿Atacar?)

¿???: Si, Comodoro.

Brunnhilde:Finalmente tendemos a los del Ave Azul en nuestras manos. Y los de Gila como extra, Hihihi.

Ka' cha

Al terminar de llamar, Brunnhilde se dispone a salir del callejón. Al ver que se dirige justo hacia donde están, ambos pelirrojos corren a esconderse detrás de un bote de basura cercano. Cuando finalmente está se va. Ambos salen de su escondite visiblemente furiosos.

Jonathan: ¡Comodoro! ¡Una jodida Comodoro! ¡ Y la muy desgraciada va tras nosotros!

Angélique: ¡Sabía que algo no andaba bien con esa arpía! ¡Tenía una Corazonada!

Jonathan: ¡Hay que avisarle a los demás! ¡Iré al restaurante a decirle a mis chicos!

Angélique:¡ Yo iré a avisarle a Jean y el resto!

Ambos pelirrojos salen corriendo del callejón en sentidos opuestos, pero entonces Angélique se encuentra con la propia Brunnhilde de frente. 

Angélique: ¡¿ Tu?!

Brunnhilde: Oh, vaya. ¿Qué haces aquí, Angélique?

Capitulo 252: Resentimiento

Jonathan y sus camaradas van corriendo a todo lo que les permiten sus piernas con rumbo a la playa donde han dejado su barco y dónde se encuentran Jean y su tripulación, así como el resto de los hombres de Jonathan.

Victoire: ¡¿Pero estas completamente seguro, Jona?

Jonathan: ¡Lo vi con mis propios ojos, Vicky! ¡Esa bruja es un Marine!

Daryl: Hay que avisar a tu hermano y a los otros.

Jonathan: Una de sus compañeras ya está en eso, pero aún así hay que volver rápido.

Los piratas hacen lo dicho por su capitán y finalmente llegan a la playa. Pero al llegar a ella encuentran tanto a sus compañeros como a los del Ave Azul junto a Brunnhilde, esperándolos como si no ocurriera nada.

Jean: ¿Dónde estaban? Ya pasó el tiempo que habíamos dicho.

El pelirrojo de inmediato se da cuenta de que falta Angélique, cosa que le preocupa.

Jonathan: ¿Dónde está la pelirroja?

Katrina: Angélique no se sentía bien así que salió a dar una vuelta. Llamo hace un rato para decir que empecemos sin ella.

Mientras la joven pirata da su explicación, Brunnhilde esbozar una leve sonrisa burlona, haciendo enfurecer a Jonathan, el cual ya está sacando conclusiones.

Jonathan: ¿¡Qué demonios le hiciste?

El joven toma a Brunnhilde del cuello de su chaqueta y la levanta ante la mirada horrorizada de los del Ave Azul, mientras la chica también finge terror.

Brunnhilde: ¡Kyah! ¡¿Qué pasa!?

Jean: ¿¡ Que carajos estás haciendo , idiota!? ¡Suéltala!

Jean rápidamente intercede en pos de la chica rubia y hace que Jonathan la suelte, a lo que la chica  se pone a “llorar”.

Jonathan: Esas lagrimas de cocodrilo no funcionarán. ¡Sé lo que eres! ¡! UNA MARINE!

Tanto los Piratas del Ave Azul como los de Gila que no se habían enterado aún se sorprenden enormemente. Brunnhilde finge sorpresa también y al oírlo Jean se enfurece.

Jean: Jamás creí esto de ti, Jonathan. 

Jonathan: ¿¡Qué!?

Jean:  Desde ayer estás molesto porque no te di la página. Y estas molesto con Brunnhilde por lo que dijo sobre que era injusto. Ahora vas perdiendo y con ello pierdes tu oportunidad de aventajar a papá ¿Tan resentido estás con el? ¿Tanto quieres vencerlo que inventas una mentira así de vil?

Jonathan: ¡Esto no tiene nada que ver con eso,idiota!

Jean: ¡Oh, por favor! ¡ Siempre tiene que ver con eso! 

Jonathan: ¡Cállate! ¡Quiero ayudarte idiota!

Todos observan incómodos como de repente el asunto se convierte en una trifulca familiar.

Jean: ¡Siempre has detestado a papá porque paso más tiempo conmigo y no contigo!

Jonathan: ¡Por última vez, esto no tiene nada que ver con eso! ¡Y además, si papá pasó más tiempo contigo es solo porque le recuerdas a ELLA!

Esta última frase cala hondo en Jean,  el cual deja caer una sola lágrima que resbala por su mejilla y luego su rostro se desfigura por la ira. Casi inmediatamente después, el peliazul se torna en su forma híbrida y se abalanza contra su hermano.

Victoire: ¡Jona!

Bert: ¡¿Jean, que demonios estás haciendo!?

Varios miembros de ambas tripulaciones intentan quitar al hombre ave de encima de Jonathan, pero entonces este sale volando por un puñetazo de Jonathan, también en su forma híbrida.

Jonathan: ¡Ya basta, Jean!

Jean se levanta del suelo, se limpia una gota de sangre que le brota del pico y se dispone a atacar nuevamente a Jonathan y este se prepara para recibir el golpe, pero súbitamente se oye una especie de estallido seguido  por una brillante luz roja en el cielo. Al voltear al ver el origen de este, todos logran ver a Brunnhilde con una pistola de bengalas y una sonrisa llena de sorna en los labios.

Jean: ¡¿Brunnhilde!?

Capitulo 253: Puede oirse...

Jean: ¿Brunnhilde?  ¿Qué estas haciendo?

Angélique llega corriendo en ese momento. Está llena de golpes y moretones pero ninguno de ellos parece particularmente serio. Jonathan se alegra al verla,  mientras que Jean se sorprende y Brunnhilde se muestra molesta.

Brunnhilde: Tch.. sobrevivió…

Jean: ¿¡Angélique!?

Jonathan: Ya me estabas preocupando.

Angélique: Esa bruja me encerró en una bodega y luego la demolió con dinamita.

Angélique de inmediato se pone en posición de ataque contra Brunnhilde, confundiendo aún más a Jean.

Angélique: Hasta aquí llegaste, bruja…¿o debo decirte Comodoro?

Jean, el cual está en aparente Shock mira fijamente a la chica de trenzas.

Jean: Entonces es cierto... Eres una marine…

Jonathan:¡ Te lo dije!

El resto de los del Ave Azul al oír reafirmada la acusación sobre Brunnhilde de inmediato alzan armas y guardia en contra de ella y los de Gila hace lo mismo. Sin embargo, Brunnhilde solo rie y luego habla con una voz más baja y grave de  lo usual.

Brunnhilde: Bueno, parece que ya no puedo ocultarlo.

Causando su furia, Bert, Mia, Junk y Passerby intentan golpearla al mismo tiempo pero esta da un inesperado salto invertido, esquivando de esta manera todos los golpes.

Brunnhilde: Pero no deberían preocuparse por mi, preocupense por ellos.

La mujer señala hacia la costa en donde hacen acto de presencia al menos tres buques de guerra, cuyas cubiertas están llenas de soldados armados y listos para la batalla.

Jean: Entonces… todo este tiempo… ¿ Estuviste cazandonos? ¿ A Jonathan y a mi?

Brunnhilde: En realidad sólo era a ti y a tu escoria de tripulación, ya tenía todo trazado. Luego  apareció “Lagarto Monstruoso” y resultó ser tu hermano. Eso movió todos mis planes así que me idee una forma de acabar con ambos sin tener que ensuciarme las manos.

Jean, con la cabeza abarrotada de información, empieza a atar cabos.

Jean: ¡La competencia! Todo fue idea tuya. Nos hiciste enfrentarnos a propósito.

Brunnhilde: Bingo. Al hacer que se enfrentarán conseguí no solo debilitarlos para su captura, sino también pude ver sus habilidades de primera mano. Lástima que todo se descubrió antes de tiempo. Hay unos cuantos de ustedes a los que no vi pelear pero ya no importa. Pronto ustedes serán mis prisioneros y además tendré esa valiosa información por la que estaban luchando. ¿Quién diría que son hijos de John Black?

Taylor: ¡El estudio de la Tori Tori!

Victoire: ¡ La Vivre Card!

Jean agita la cabeza como si no quisiera creer lo que le dicen.

Jean: Entonces todo eso de que soy lindo… el tu y yo…

Brunnhilde: Por favor, ¿En serio te creiste  eso? Jamás estaría interesada en un pirata crédulo y palurdo como tú.  Todo fue parte del engaño, y mírate, salió tan bien que incluso me creiste a mí y no a tu propio hermano.

La mujer se ríe sonoramente mientras que la mirada de Jean se trastorna por completo con una mueca extraña de dolor, y no un dolor cualquiera. Varios de los presentes lo notan y se lamentan en voz baja.

Ruffian: Pobre, incluso puede oírse.

Hatter: Sip. Se oyó fuerte y claro.

TJ: ¿Qué cosa?

Ruffian: El sonido de su corazón rompiéndose en mil pedazos.

Capitulo 254: Medidas y Contramedidas

Furiosos por su engaño, los piratas de inmediato vuelven a atacar a Brunnhilde, ahora desenmascarada. Las primeras en lanzarse al combate son la herrera y la tiradora de los de Gila, seguida  por la inventora y la músico de los del Ave Azul.

Junk: ¡Re-forge!

Ruffian: ¡Match One x One!

Katrina: ¡Copy Knife-Fan!

Evangeline: Sky Arrow.

Pero la oficial esquiva ágilmente el golpe y los proyectiles.

Brunnhilde:  Geppo

Y luego da una serie de patadas para elevarse en el aire hasta uno de los barcos en el cual aterriza para luego dar una única orden a sus hombres.

Brunnhilde: ¡Comiencen el ataque! ¡Ya!

Luego, Brunnhilde recibe de una de sus subordinadas, un cambio de atuendo para sustituir sus ropas de civil, un par de zapatos de aspecto pesado y su capa de oficial, dándole un aspecto más maduro. Mientras que de los tres navíos enemigos bajan al menos un centenar de Marines, armados con rifles, espadas, e incluso pequeños cañones.

Jonathan: Rayos, aquí vienen.

Todos los piratas preparan sus armas y mejores ataques para lanzarse al ataque. Jonathan de inmediato da la orden a sus camaradas y los del Ave Azul esperan que Jean haga lo mismo pero…

Evangeline: ¿Cuáles son sus órdenes, capitán?

Big Bird: ¡Jean! ¡Jean!

Pero este no les dice nada, pies sigue dolido por lo sucedido. Aun sin una respuesta del peliazul, los del Ave Azul empiezan a preocuparse hasta que, de improviso, Angélique le da una bofetada, haciéndolo reaccionar de su letargo, para sorpresa de los presentes.

Angélique: ¡ Ya podrás sentirte mal más tarde! ¡Ahora no tenemos tiempo para eso!

Jean: ¡…! ¡Cierto, tienes razón! ¡ Todos, ataquen a los marines! ¡ Ahora!

Todos los miembros restantes de ambas tripulaciones se enfrentan a los marines que siguen aumentando en número, cada uno a su particular manera.

Piratas del Ave Azul: ¡Holy Trinity! ¡Replicant Twenty! ¡Hog Smash! ¡Estilo del Barril Enorme! ¡Creeping Snake! ¡Red Star- Brawler Impact! 

Piratas de Gila: ¡Fan! ¡Progressive Rock! ¡Ground Arrow! ¡Launch Ramp! ¡Match One x Three!

Sus ataques eliminan a una buena cantidad de los marines. Al ver esto, Brunnhilde de inmediato toma medidas.

Brunnhilde: ¡ Los cañones, ya!

Marines: ¡Si, señora!

Incapaces de correr de tantos cañonazos a tiempo, varios de los Piratas de Gila toman contramedidas. 

Jonathan: ¡Pass! ¡Vicky! ¡Darilyn!

El trio responde a su capitán y junto con el en su forma híbrida, se ponen frente al resto del grupo mientras sus cuerpos y armas  se recubren en parte  de esa textura metálica negra que distingue al Haki de armadura.

Junk, Daryl y Victoire: ¡Cúbranse!

Todos los impactos del cañón son bloqueados de esta manera, dejando ilesos a los piratas  detrás suyo, para molestia de Brunnhilde. Sin embargo, está estrategia no ha resultado ser tan buena, pues todos los escudos humanos salen heridos en cierto grado.

Hatter: ¡Jona!

Jonathan: ¡No es nada serio! ¡Atiende los a ellos!

El Lagarto Monstruoso señala a Passerby y Daryl, los cuales tienen quemaduras severas en brazos y piernas. La médico asiente y corre a ayudar a sus compañeros con Taylor haciéndole segunda de inmediato.

Taylor: ¡ Hay que llevarlos a un lugar más seguro!

Hatter: ¡Yo me encargo! ¡George!

La tortuga responde al llamado de su ama y está sube a los heridos sobre su lomo, para luego crear sobre una roca una gran rampa 

Brunnhilde Marine

Miren a quien tenemos aqui

ascendente frente a la tortuga, la cual dirige directo al Scale Imperatrix.

Hatter: ¡Tortuga Ambulancia! ¡Uiiuu Uiiuu!

La tortuga activa el jet dial de su silla y sale disparado hacia el barco, y suavizando su caída con una bolsa de aire que se activa al impactar 

mientras que Hatter le sigue disparándose a sí misma con su Launch Ramp y Taylor usa sus cintas para subir. En la playa, el resto de los piratas continua peleando contra los marines y esquivando los cañonazos constantes, hasta que Jean, hastiado de la situación, finalmente toma la iniciativa.

Jean: ¡James! ¡Evangeline! ¡Vayan a los cañones del Ocean Spirit y acaben con la artillería del enemigo! 

Evangeline: ¡Si, capitán! 

James:¡Vamos!

Jean: Yo iré a atar un cabo suelto.

Acto seguido, el muchacho se transforma en su forma híbrida y sale volando hacia el barco en donde está Brunnhilde, aterrizando justo frente a ella. La oficial se ríe levemente ante su aparición, mientras que Jean permanece con el rostro enjuto.

Brunnhilde: Pero miren a quien tenemos aquí. El joven enamorado.

Jean: Tu y yo tenemos que hablar...

Capitulo 255: Botón de Emergencia

Brunnhilde: ¿Hablar de que? ¿De tus sentimientos por mi?

Jean: ¡Pagarás por lo que has hecho!¡Ara Fausten!

Brunnhilde: Pff… Kami-e

La chica se mueve como si fuera de papel y evita fácilmente el golpe, pero Jean sigue intentándolo.

Jean: ¡Ara Fausten! ¡ Ara Schlitz! ¡Ara Fausten!

Sin embargo, todos sus ataques fallan al ser esquivados por la Comodoro, la cual se burla abiertamente de él.

Brunnhilde: (sarcasmo)Ah, ya entiendo. Quieres venganza.

Jean: ¡Ara Fubtritt!

La marine detiene la patada de Jean  con la mano desnuda y luego avienta su pierna, casi haciéndole caer de no ser porque alcanza a equilibrarse.

Brunnhilde: ¿Terminaste?

Furioso por su burlona indiferencia, Jean se transforma a su forma Gold-Blaue Engel, lanzando un golpe con la palma tan veloz que esta vez ni el Kami-e de la mujer puede evitarlo, golpeándola en la cara, y apenas dejando enrojecida una de sus mejillas, pero siendo suficiente para distraerla.

Jean: ¡Ara Flug!

Inmediatamente después, el muchacho la toma por una pierna y se eleva a gran altura con una celeridad impresionante.

Brunnhilde: ¡Oye! ¡¿Qué demonios estás haciendo!?

Cuando Jean considera que ha llegado lo suficientemente alto, la suelta. Pero contrario a lo que espera, esta no se precipita a toda velocidad hacia el suelo sino que se queda suspendida mediante la propia potencia de sus piernas y su capacidad de patear el aire.

Brunnhilde:  Kyahahahaha, ¿De verdad creías que podías vencerme con eso? Pobre iluso.

Jean: ¡¿Qué? ¡

Brunnhilde: Aunque si está carita mía pudo ilusionarte, supongo que cualquier cosa puede.

La oficial mira a Jean de forma muy seductora, distrayéndolo por un segundo. Lo suficiente como para llegar ponerse encima de él y atacarlo.

Brunnhilde: ¡Ashigan!

Jean: ¡…!

De una potentísima patada en uno de los hombros de Jean, este sale disparado hacia abajo, directamente en el mar.  Angélique y Jonathan presencian todo desde abajo, con horror.

Angélique: ¡Jean! 

Jonathan: ¡Jeany!

La navegante de inmediato se lanza al mar para salvar a Jean de ahogarse, mientras que Jonathan, furioso, observa a la Comodoro, la cual rie  por el destino de Jean.

Jonathan: ¡Hattie!

Esta responde desde el barco, atendiendo aún a los heridos.

Hatter: ¡¡¿QUÉ!!?

Jonathan: ¡Necesito un “botón de emergencia”!

Hatter: ¿¡Ahora!?

Jonathan: ¡Ahora!

Siguiendo la orden de su capitán, la mujer súbitamente se arroja por la borda hacia la arena, preparándose para impactar con pies y puños.

Hatter: ¡Eyect!

Tan pronto la mujer toca el suelo se crea una rampa que propulsa al pelirrojo decenas de metros hacia arriba llegando hasta Brunnhilde, para completa sorpresa de esta. En cuestión de milésimas, el joven toma la forma que le ha dado su epíteto, dando un potentísimo coletazo. 

Jonathan: ¡Monsterschwanz!

Brunnhilde sale disparada hacia la cubierta de su navío, quebrandola en el proceso. Jonathan aterriza en breve junto a ella, rompiendo el suelo tambien, pero cayendo de pie, mientras que la oficial se levanta algo magullada.

Brunnhilde: (molesta y en voz grave) Au…

Jonathan: Ja. Me alegra que te duela. Bruja. 

Brunnhilde: No te alegraras tanto cuando te arrastres por el suelo.

Capitulo 256: ¿Cara o cuello?

Brunnhilde alza su guardia, reconociendo en  Jonathan, una amenaza mayor a la de Jean. Sin embargo, mantiene su actitud altiva.

Brunnhilde: ¿Qué vas a hacer, lagarto? 

Jonathan: ¡Esto! ¡Monster Krallen!

Jonathan se abalanza hacia la oficial lanzando cortes con las garras de sus dos manos, pero Brunnhilde los esquiva fácilmente usando Geppo para luego responder con una honda cortante de uno de sus pies.

Brunnhilde: Rankyaku.

Jonathan se cubre de la onda cortante cruzando sus brazos sobre su cuerpo, resultando solo con unos leves rasguños en su ropa y cuerpo, dado que el ataque no logra penetrar bien la gruesa piel escamosa del Lagarto Monstruoso. Al ver esto, Brunnhilde intenta un nuevo acercamiento.

Brunnhilde: ¡Ashigan!

La mujer da otra patada pero de un estilo diferente y que Jonathan decide es mejor esquivar. Resultando ser la mejor forma de proceder ya que Brunnhilde hace un agujero limpio en la madera con la punta de su pie.

Brunnhilde: Vaya, eres más listo de lo que pareces. No como tu hermanito. Tal parece que lo crédulo no es de familia.

Jonathan: ¡Ya cállate! ¡No voy a dejar que sigas hablando mal de mí familia!

El pelirrojo, furioso intenta taclear a la oficial. Pero esta en lugar de moverse, se queda parada , con los pies bien plantados en el suelo y los puños apretados.

Jonathan: ¡Monster Werfen!

Brunnhilde: ¡Tekkai Gou!

Brunnhilde se resiente del impacto, tosiendo sonoramente al quedarse sin aire. Sin embargo, es evidente que Jonathan ha salido peor parado al dislocarse el hombro derecho con el golpe.

Jonathan: ¡Ahhhhh, maldición!

Brunnhilde: *COF COF* Hihihi. Me alegra que te duela, bastardo.

Jonathan: ¡Arghh! ¡Monster Fubtritt!

Mientras tanto, Angélique ha sacado a Jean del agua y lo ayuda a llegar a la orilla. El hombro izquierdo de Jean está severamente lastimado así que la navegante sugiere llevarle con el médico.

Angélique: Deberías dejar que Taylor o la otra chica te revisen.

Jean: Aún no. Tengo asuntos por terminar.

Aunque aún dolorido, Jean se transforma y alza el vuelo ante la mirada preocupada y un tanto molesta de su primer oficial.

Angélique: ¡Jean, espera! …Hmpph… ese idiota.

La navegante corre tras su capitán mientras que este se dirige a donde Brunnhilde y Jonathan siguen peleando. Este último, con la cola recubierto en Haki intenta atinarle pero está esquiva ágilmente y golpea el muro en su lugar. Las astillas de la pared causan leves cortes en el rostro de la Comodoro, causando su molestia.

Brunnhilde: Eres un verdadero dolor de trasero. Será mejor que me ponga sería. ¡ Geppo!

La mujer se propulsa múltiples veces en el aire en distintas direcciones para distraer a Jonathan y luego se abalanza hacia el con una pierna extendida a la vez que endurece su cuerpo, convirtiéndose en algo similar a una rueda de hierro a gran velocidad.

Brunnhilde: ¡Tekkai: Rin!

Incapaz de esquivar un ataque tan cercano y rápido, Jonathan se cubre con sus  brazos recubiertos en Haki, pero justo cuando el ataque está a milímetro de impactar, Brunnhilde sale volando de manera totalmente imprevista. Brunnhilde se levanta con dificultades, estando furiosa y molesta.

Brunnhilde: Grrrr… ¿Qué demonios fue eso?

Jean aparece entonces, revelando ser él quien la mando disparada de una patada. Al ver a su hermano en la cubierta, Jonathan solo sonríe mientras que la Comodoro lo observa enojada.

Brunnhilde: ¿¡Otra vez tu!? Tal parece que no te golpea lo suficientemente fuerte. 

Jean: Ven e inténtalo entonces.

Brunnhilde: Tchh… Rankyaku.

Pero Jean se vuelve a tornar en Gold-Blaue Engel y esquiva fácilmente, para luego volar encima de ella de cabeza y golpearla con ambas palmas en la cabeza, lo cual aunque le causa dolor por su hombro, causa más daño en Brunnhilde.

Jean: ¡Ara Applaus!

La marine se resiente fuertemente de los oídos y aturdida, trastabilla por un momento antes de ser interceptada por Jonathan, el cual, de manera completamente inesperada, la muerde en una mano.

Brunnhilde: ¡Auch! ¡¿Qué demonios te sucede!? ¡¿Estás loco!?

Jonathan: Je, ahora lo verás.

Brunnhilde intenta lanzarse al combate nuevamente pero tan pronto empieza a moverse se empieza a sentir extraña, mareada. Intenta lanzar una patada pero la pierna le pesa más de lo que debería y la siente lejana. Es entonces cuando la chica se da cuenta de las extrañas manchas alrededor de la mordida antes recibida y entra en pánico.

Brunnhilde: ¡¿Veneno?!

Jonathan: ¿A que no sabías que los Monstruos de Gila son venenosos?

Incapaz de moverse adecuadamente y con los hermanos acercándose peligrosamente la oficial llama a sus hombres para que pelean por ella.

Brunnhilde: ¡A ellos! ¡ Ahora!

Pero nadie viene. Al buscar el motivo, se horroriza al darse cuenta de que todos sus hombres han sido derrotados por Angélique, la cual se arregla el cabello tras acabar con los marines.

Brunnhilde: ¡Eeeeeek!

Hecha un manojo de nervios, lo único que se le ocurre a Brunnhilde es intentar saltar por la borda, pero Angélique, usando su gran velocidad la intercepta, la toma de las trenzas y la alza en el aire. La oficial grita de dolor mientras Jean y Jonathan se acercan intimidatoriamente, aún convertidos en sus formas híbridas.

Angélique: Toda suya.

Jonathan: ¿Entonces que quieres , Jeany? ¿ Cara o cuello?

Jean: Lo que sea, me da igual.

Brunnhilde: ¿Eh?

Jonathan: ¿Confundida, no? Te explicaré. Rompiste el corazón de mi hermano así que yo romperme algo tuyo. Y le preguntaba a Jeany que es lo que quiere que te rompa.

Brunnhilde: ¡…!

Jonathan: Pero pensándolo bien, mejor le rompemos ambos, ¿No?

Jean: Bien…

Ambos preparan sus garras con el brazo bueno que les queda mientras  que Brunnhilde intenta zafarse como puede en completo terror.

Brunnhilde: ¡No! ¡ Esperen! ¡ Jeany, por favor! ¡ Solo estaba jugando! ¡KYAAAHHH!

Y tras ese último grito, la marine cae al suelo con los ojos en blanco, la cara hinchada y la boca llena de baba.

Capitulo 257: Indicada

Con Brunnhilde derrotada, a ambas tripulaciones no les toma mucho tiempo más acabar con sus hombres. Una vez han terminado con los marines, ambas bandas deciden salir de la isla para evitar que lleguen refuerzos enemigos y atracar temporalmente en una formación rocosa unos kilómetros más adelante, en la cual se detienen a descansar y atender heridas, lo que incluye los hombros dislocado de ambos capitanes.

Taylor y Hatter: Uno, dos, ¡Tres!

Jean: ¡ AGHH!

Jonathan: ¡ Haaaaaahh!

Ruffian: Jaja. Perdiste , Hattie.

Hatter: ¿Bromeas? Es obvio que tú perdiste.

Las dos mujeres empiezan una discusión que confunde a algunos de los presentes.

Bert: ¿ Y a esas dos que les pasa?

Victoire: Apostaron a ver  quien de ellos dos gritaba más fuerte cuando les acomodasen el hombro.

Bert: Jaja, ya veo.

Taylor: Entonces, ¿Vencimos a las fuerzas de una Comodoro? Genial, ¿No?

Mía: Sehhh. Yo creo que eso hay que celebrarlo. ¿Quién quiere un trago? La casa invita.

Daryl: Te tomo la palabra.

Junk: Igual yo.

Con la bebida llegan los chistes, la música y las anécdotas, por lo que la situación no tarda en convertirse de nuevo en una fiesta, con los piratas bebiendo y disfrutando el haber salido bien parados. Hatter, Ruffian, James y Taylor cuentan historias de sus viajes mientras se sientan sobre George. Katrina y TJ se platican mutuamente sus motivos para salir al mar. Bert y Junk hablan sobre sus hijos. Daryl, Mia, Evangeline y Victoire cantan al ritmo de la música de Passerby y Jonathan y Angélique charlan tranquilamente sentados alrededor de una hoguera.

Jonathan: Gracias por tu ayuda con esa bruja.

Angélique: Je, no fue nada. Fue divertido jalarla de las trenzas. 

Jonathan: Fue más gracioso verla llorar.

Ambos pelirrojos se ríen por recordarlo.

Angélique: Oye, Jonathan. Ya hay confianza, ¿No? ¿Puedo preguntarte algo?

Jonathan: Claro. Pregunta lo que quieras. Y por favor, llámame Jona.

Angélique: Bueno. Jean se apellida Black y Jill se apellida White. ¿Por qué tú eres Grey? ¿Es una mezcla de ambos?

Jonathan: Oh, eso. En realidad llevo el apellido de mamá.

Angélique se siente confundida ante esta respuesta porque fue la misma que le dio Jill tiempo atrás, pero decide no ahondar más en el tema. En ese momento aparece Jean, cargando un par de tarros y una botella de licor.

Jean: Hey, Angélique. Te molestaría si hablo un momento a solas con mi hermano.

Angélique asiente con una sonrisa y se va a disfrutar de la música dejando a ambos jóvenes solos. Jean  entonces arroja uno de los tarros a su hermano y luego procede a servirle, mientras  que este  se ríe sarcásticamente.

Jonathan: ¿ Que? ¿ Ya dejaste de ser un cretino?

El Peliazul se ruboriza por la pregunta, avergonzado por todo lo sucedido.

Jean: Lo siento. Debí haberte creído y en lugar de eso actúe como idiota. Lamento también haber dicho lo de papá.

Jonathan: No pasa nada, yo también no actúe como idiota y dije cosas que no debo haber dicho.

Jean: Entonces, ¿Estamos bien?

Jonathan:  Somos hermanos. Claro que estamos bien.

Ante esta respuesta Jean sonríe y choca su tarro con el de su hermano, para luego darle un gran trago a su contenido.

Jonathan: ¿Y por lo demás como lo llevas?

Jean: ¿Lo de Brunnhilde? Pues, la verdad es que dolió.

Jonathan: Tranquilo, ya encontrarás a la indicada. Yo encontré a la mía.

Jean: ¿En serio? ¿La conozco?  Adivinaré. La exhibicionista

Jonathan: ¿Ru? No, claro que no. Digo, es bonita y todo pero no es mi tipo. Además, a ella le gustan las chicas. Sale con Hattie y ella le dice “ Chico Guapo”.

Jean: Vaya. ¿Entonces quien?

Su hermano lanza una mirada rápida hacia Victoire, la cual canta y ríe con sus compañeros, haciendo al muchacho sonreír disimuladamente.

Jean: ¿ Tu primer oficial? ¿En serio?

Jonathan: La indicada puede estar más cerca de lo que crees. 

Ante esa respuesta, Jean mira su propia tripulación, especialmente a sus camaradas femeninas y se queda pensando un momento en una de ellas en particular. Hasta que Jonathan lo saca de su burbuja.

Jonathan: Ey, Jeany. ¿ Qué tal si me sirves otro trago?

Los hermanos y sus camaradas continúan bebiendo, charlando y disfrutando de la música hasta que el sol de la mañana se asoma por el horizonte.

Capitulo 258: Personalmente

Al día siguiente…

Tras mucho festejar, ambas tripulaciones deciden reanudar sus respectivos caminos. Después de realizar los preparativos correspondientes, los del Ave Azul se despiden antes de zarpar. 

Jonathan: Te veré después, Jeany. 

Jean: Adiós, Jona.

Los hermanos chocan las manos y luego se abrazan, para luego irse cada uno a sus respectivos barcos.

Jean: ¿Todo listo, muchachos?

Bert: ¡Todo listo!

Jean: ¡ Entonces zarpemos! 

Jonathan: ¡ Esperen!

De improviso, Jonathan vuelve a aparecer en la cubierta. 

Jean: ¿ Que sucede?

Jonathan: ¿ Me prestas a Angie por un momento?

Jean: ¿¿Angie?

Sabiendo que se refieren a ella, Angélique va con el joven pelirrojo lo que extrañamente molesta un poco a Jean. Este le susurra algo al oído y luego le da un objeto en la mano, a lo que ella asiente y sonríe.

Jonathan: Ahora si. Adiós, chicos.

El lagarto Monstruoso salta de la cubierta y se apresura a subir a su barco, mientras que los del Ave Azul se preguntan qué es lo que acaba de hacer.

Jean: ¿ Que te dijo mi hermano? 

Angélique: Me pidió que te diera esto.

La navegante extiende la mano y muestra un pequeño pedazo de papel con la palabra “papá” escrita en ella.

Taylor: ¡ Es la Vivre Card!

Jean toma el pequeño papel y sonríe hacia el Scale Imperatrix, en el que al mismo tiempo, Jonathan descubre la página del estudio de la Tori Tori en su chaqueta y también sonríe.

Jonathan: Je… ¡ Desplieguen velas!

Jean:Muy bien, chicos. ¡ Vámonos!

Y tanto el Ocean Spirit como el Scale Imperatrix zarpan hacia sus respectivas nuevas aventuras. Sin embargo, nadie nota que el Ocean Spirit es seguido por una embarcación a la lejanía. Dos mujeres se encuentran en esta, una observando a Jean y compañía con un catalejo y la otra sosteniendo los carteles de recompensa de estos.

Mujer del catalejo: Son ellos, definitivamente.

Mujer de los carteles: ¿ Que esperamos entonces? ¡Vamos!

Mientras tanto, en Isla Sonne…

Brunnhilde, aún excesivamente hinchada de la cara se encuentra recostada en la enfermería de uno de los barcos mientras uno de sus subordinados sostiene un Den Den Mushi. AlAl otro lado del auricular está Mez Scal, el cual atiende a la conversación con semblante severo.

Scal: ¿ Pero está segura de lo que me dijo, Comodoro? ¿ Black es hermano de Jonathan Grey?

Brunnhilde: Si, y por lo que pude averiguar, también tienen una hermana llamada Jill.

Scal: Hmphhh… eso concuerda con un reporte de otro Comodoro que señala a Black como un allegado cercano a Jill White. Podemos suponer que ella es la supuesta hermana y si eso es cierto representa un problema serio. Significa que Black tiene acceso a un apoyo significativo.

Brunnhilde: Eso no es lo peor de todo, señor…

Scal: ¿ A qué se refiere, Comodoro?

Brunnhilde: Tanto Black como Grey se confirmaron a sí mismos como hijos de “Pluma Roja” John Black.

Ante esta revelación, Scal se ve negativamente sorprendido. Se queda en silencio un momento, tratando de procesar lo que acaba de oír mientras observa  el cartel de recompensa de Jean que tiene sobre su escritorio y luego vuelve a hablar.

Scal: Dígame, Comodoro. ¿Alguien más sabe sobre lo que me acaba de decir? 

Brunnhilde: No, señor. Pero el Comodoro Brannew se enteró de mi derrota a manos de Black y considera que el y sus hombres han acumulado suficientes transgresiones como para aumentar sus recompensas.

Scal: Entiendo…

Brunnhilde: Lo lamento, sensei. No pude cumplir la misión que me encomendó.

Scal: Descuide, Comodoro. No considere todas las variables. Dedíquese a descansar y a recuperarse de sus heridas, la contactaré pronto.

Brunnhilde: ¡ Señor!

Ka'cha

El contralmirante se queda en su oficina pensativo y luego vuelve a tomar el Den Den Mushi para realizar otra llamada que no tarda en ser respondida.

¿???: Aquí el Cuartel General.

Scal: Habla el Contralmirante Mez Scal, necesito hablar de inmediato con el Capitán Sentomaru.

Mientras espera a que pasen su llamada, Scal habla a unos de sus hombres.

Scal: ¡Sargento Mc' Kormack!

Mc'Kormack: ¡Señor!

Scal: Contacte al Vicealmirante Comil del G-2. Necesito saber si la capitana Anfitrite y el Teniente Mayhem pueden volver a mí servicio ya.

Mc'Kormack: Si, señor.

El sargento se retira y Scal vuelve a esperar que tomen su llamada mientras toma el cartel de Jean y lo arruga.

Scal: Me encargaré de ti personalmente, Black.

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.