FANDOM


Luffy sorprendido
¡¡Atención!! Este es el 34º artículo destacado.
«Saga de Water Ivy/Ave Azul: Black Masquerade» ha sido elegido por los usuarios como uno de los mejores de esta Wiki.
Ave Azul: Black Masquerade
Black Masquerade
Información
Número de capítulos 48 (259 a 306)
Fecha de creación 08/12/17
Fecha de finalización 26/01/18
Anterior Arco de Negro y Gris
Posterior Arco de los Fantasmas
Creador Darkarchangel

Ave Azul: Black Masquerade es el décimo cuarto arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el tercer y último arco de la Saga de Water Ivy.

Antecedentes

Los Piratas del Ave Azul se enfrentan en una competencia contra los Piratas de Gila, capitaneados por el hermano de Jean, Jonathan, con el fin de conseguir información sobre Pluma Roja y sugerida por la "nueva amiga" de Jean, Brunnhilde. Pero cuando todo resulta ser una trampa de esta y la Marine, los hermanos se unen para vencerla.

Capítulo 259: Incompetentes

En alguna isla del Grand Line…

Es medianoche, en una noche sin luna y con las estrellas cubiertas por nubes de tormenta. En un lúgubre y aislado puerto llegan varios barcos, todos ellos iguales, todos ellos con el mismo símbolo. De ellos bajan hombres y mujeres elegantemente ataviados armados con rifles y látigos. Armas que usan para manejar la carga que llevan los barcos: esclavos.

Esclavistas: ¡ Caminen!

Las personas armadas dirigen a sus prisioneros encadenados a varias bodegas para mercancía que más bien parecen pequeñas prisiones. La mayoría de ellos hace lo que sus captores dicen sin chistar, con la mirada gacha y vacía, pero alguno que otro va expectante y atento. Entonces, uno de los carceleros se voltea y uno de los cautivos lo ve como su oportunidad de escapar, pero los otros simplemente miran horrorizados.

Esclavo: ¡¿ Que estás haciendo!? ¡ Basta!

El prisionero fugado sigue corriendo sin que nadie haga el intento por detenerlo, disfrutando el viento en su cara mientras cree que huye hacia su libertad, pero entonces un sonido parecido a un campaneo de reloj empieza a surgir de sus cadenas.

Esclavo Fugado: ¿ Eh? 

Y sin más, el esclavo explota, para el horror de los otros esclavos que gritan al observar al hombre caer sin vida. Los carceleros solo miran hastiados la escena. “ Otro más que cae esta semana” dice uno de ellos. Algún otro procede a retirar el cadáver aún caliente y emitiendo humo. Humo que se eleva hasta la ventana de un edificio contiguo, a través de la cual, se vislumbra una conversación muy tensa.

¿???: ¿¡Crees que me conformo con regalos de consolación, Colt!?

Una figura sombría sentada frente a un escritorio grita a un hombre de pie frente a esta. Sobre el escritorio hay una pequeña caja de madera, aparente motivo del enojo de la silueta, mientras que una mujer observa desde la puerta toda la situación, un tanto entretenida.

Colt: Claro, que no. Pero creí que…

¿???: ¡¿ Entonces porque me traes está basura!? 

La silueta, furibunda, da un manotazo a la caja y la envía lejos de escritorio.

¿???: Lo que te pedí era simple. Deshacerte de ella. Pero aparentemente no pudiste ni cumplir esa simple tarea.

Colt: Por favor, perdóneme.

El hombre agacha la cabeza en señal de respeto.

Colt: Deme la oportunidad de compensarle.

¿???: Oh, está bien. Ya que hoy estoy de tan buen humor, te daré una oportunidad de compensarme.

El hombre levanta la cabeza y sonríe levemente ante la respuesta de su aparente superior, pero al hacerlo, una bala le perfora la frente, haciéndole caer muerto de inmediato mientras la sangre comienza a teñir de rojo el piso. La mujer que observaba vuelve a sonreír, ni siquiera inmutándose por la muerte que acaba de presenciar.

¿???: Considérate perdonado. ( Suspiro) No debí mandar a un novato.

Luego, la silueta manda a la mujer.

¿???: Quiero que saquen está basura de mi oficina y llamen a Carbine, la de limpieza. 

Mujer:  Si, Hiedra. 

De un chasquido, la mujer manda traer dos hombres a que saquen el cuerpo de Colt, mientras que una mujer ataviada elegantemente como mucama espera para entrar a limpiar.

Hiedra: Pero apresurense, maldita sea.

La silueta que revela ser de una mujer se soba el puente de la nariz en sala de frustración, luego se levanta  y camina hasta una pequeña barra en donde se sirve un trago.

Hiedra: Estoy rodeada de incompetentes.

La mujer da un sorbo a su bebida y luego vuelve a dirigirse a la mujer.

Hiedra: Ahora dime, ¿Ya has averiguado donde está esa cucaracha rastrera de Winchester? ¿O a esos dichosos “Piratas del Ave Azul" que se la pasan arruinando mis negocios?

Mujer: Aún no hay rastro de Winchester, pero a los del Ave Azul los hemos localizado ya.

Hiedra: Hmphhh… es algo. Y corroboraron la información que me habían dado, ¿Viaja con ellos?

Mujer: Si, Hiedra. Estuvo ahí cuando fui a Cool Land. ¿Quiere que mande a alguien?

Hiedra: No hace falta, yo me encargaré de ese asunto. Puedes retirarte.

Mujer: Gracias, Hiedra.

La mujer se retira y “Hiedra” da un gran trago a su vaso mientras que terminan retirar el cadáver y la mucama entra a limpiar la sangre.

Mucama: ¿Que quiere que haga con eso? ¿ La ponemos a la venta?

La mucama señala la caja de antes.

Hiedra: No. Ese mercado ya lo tienen abarcado y no nos compete. Puedes hacer con ella lo que quieras, Carbine.

Carbine: Gracias, Hiedra de las Aguas.

La mujer vuelve a sentarse a su escritorio y observa un único cartel de recompensa mientras sigue bebiendo.

Hiedra: TSK... ¿Que estás haciendo con esa escoria?

Capitulo 260: Quince Miserables Años

Al mismo tiempo en otra parte del mar, el Ocean Spirit navega en la tranquilidad de la noche. Ahí, el cielo está despejado y las estrellas titilan desde lo más alto. Varios de los del Ave Azul están tirados en la cubierta admirando el firmamento nocturno y sintiendo la brisa en sus rostros.

Evangeline: En Caelia, a esa constelación la llamábamos Carroza real.

La pirata señala un punto del cielo y sus compañeros voltean a ver, con Angélique respondiendo desde el timón.

Angélique: Aquí la llamamos Rey Marino.

Katrina: A mí me parece un gatito.

Jean: Es cierto, parece un gatito.

Big Bird: Gatito, gatito

Bert: Yo le veo forma de caballo.

Mía: Yo no le veo forma de nada.

Taylor: Da igual la forma, ¿Son hermosas, no?

James: Si… lo son.

Insospechadamente, el cazador deja caer una lágrima que resbala por su mejilla que preocupa un poco a sus compañeros.

Evangeline: ¿ Estás bien?

James: Si, si. Estoy bien.

El muchacho procede a enjugarse rápido la lágrima.

James: Es solo que… siempre miraba las estrellas con Jane.

El comentario toma por sorpresa a sus compañeros, pero pronto estos proceden a confortar a su amigo.

Jean: No te preocupes, La encontraremos.

Mía: Ya verás que sí.

Katrina: Es una promesa.

Ante estas palabras de apoyo, James no puede evitar sonreír.

James: Gracias, chicos.

Los piratas siguen viendo el cielo por un rato hasta que empiezan a adormecerse, siendo Katrina la primera en ganarle el sueño y decidiendo irse a la cama antes de caer rendida en el piso.

Katrina: Me voy a dormir, chicos.

Angélique: Buenas noches, Katrina.

Bert: Descansa.

La jovencita se retira al cuartel de las mujeres mientras el resto de sus compañeros se queda en la cubierta. Pronto, los demás también se sienten demasiado cansados.

Jean: Creo que yo también me voy a dormir.

Taylor: Igual yo.

Angélique: Esperen, chicos. Hay un asunto importante del que quiero hablarles.

Jean: ¿ En ese caso, no deberíamos despertar a Katrina?

Angélique: No, espere a que ella durmiera porque no debe enterarse.

Jean: ¿No debe enterarse de que?

Angélique: En un par de semanas será cumpleaños de Katrina y estaba pensando que deberíamos organizar algo especial.

James: ¿Especial como? ¿ Una fiesta de cumpleaños sorpresa?

Angélique: Si , pero debe ser aún mejor. No es un cumpleaños cualquiera. Katrina cumplirá quince años y esa es una fecha especial.

Evangeline: ¿ Especial en qué sentido? 

Taylor: ¿Qué no es igual a cualquier otro cumpleaños?

Angélique: Nop. Umibaba solía decir que a los quince es cuando el universo finalmente abre sus puertas hacia uno. Es un paso a la madurez y es cuando finalmente el mundo te toma en serio.

A pesar de lo poético de sus palabras, ninguno de sus camaradas se ve realmente convencido de lo que está diciendo, así que intenta otro acercamiento.

Angélique: A ver… quiero que piensen en su cumpleaños número quince. ¿Cómo fue?

Taylor: Pues la verdad, fue…

Los piratas se quedan pensativos un momento, con sus miradas primero calmadas perturbandose.

Taylor: Ahora que recuerdo, mi cumpleaños quince fue horrible. Tenía todo un plan con Scott, pero ese mismo día tuve una crisis y acabe en el hospital.

Evangeline: Mi cumpleaños fue borrado del calendario por el desgraciado de mi tío. Decía que esas fiestas me distraian de mi misión.

El resto de los piratas trata de pensar en cosas positivas sobre el primer día de su décimo quinto año en la tierra pero solo logran traer malos recuerdos.

Bert: Mis hermanos me amarraron a un mástil por todo el día.

Jean:  Jill me encerró en una maldita hielera. Talvez Jonathan me hubiera sacado pero el ya tenía tiempo de haber zarpado.

Big Bird: Yo me rompí el ala, me rompí el ala.

James: Yo acababa casi de perder a Jane. No pude pensar en otra cosa por semanas y menos ese día.

Mía: Yo ni siquiera recuerdo mi cumpleaños quince . Fue la primera vez que me embriague. Solo recuerdo que  desperté en el piso, con el cabello cubierto de vómito.

Dicho todo esto, los piratas se dan cuenta del punto de su navegante.

Angélique: Lo ven. Todos nuestros cumpleaños quince fueron miserables y horribles, simplemente malos. ¿Quieren que Katrina también tenga un cumpleaños horrible?

Todos: ¡No!

Jean: Angélique tiene razón, chicos. Como capitán, declaró que nuestro siguiente objetivo será que Katrina pase el mejor cumpleaños número quince que se haya visto jamás. ¿Entendido?

Todos: ¡SIIIII!

Angélique: Shhhhhhh…  la despertarán.

Todos:  ¡siiiii!

Capitulo 261:Miren lo que puedo hacer

Unos días más tarde… en otra parte de Grand Line…

¿???: No. Definitivamente no hay señal de ellos.

Una pequeña embarcación va navegando por el mar.  En ella, van dos mujeres de aspecto extravagante, resultando ser las mismas que seguían a los Piratas del Ave Azul en Sonne. Una de ellas,  alta y con piernas bastantee largas mira hacia el horizonte a través de un catalejo, mientras que la otra, ataviada con yelmo y armadura llama a alguien a través de un Den Den Mushi.

¿???: Entonces, ¿ Los perdieron?

Mujer acorazada: Por desgracia si. Salieron de nuestra vista después de una tormenta. Lo lamento. 

¿???: Tsk… ¿al menos tienen una idea de adónde se dirigen?

Mujer acorazada: Creemos que si. Si están siguiendo el Log Pose desde Sonne podemos predecir su siguiente destino.

¿???: Diríjanse hacia allá entonces. Pero apresúrense. 

¿???: Si, señora. 

Ka’cha 

Tras colgar, la mujer de la armadura guarda el Den Den Mushi y se dirige hacia su compañera de piernas largas.

Mujer acorazada: Toma el timón. Tenemos que alcanzar a los del Ave Azul.

La mujer hace lo que le dicen y toma el mando de la pequeña embarcación, poniéndose antes que nada unas enormes gafas rojas sobre sus ojos.

Mujer de piernas largas: ¿ Hacia donde entonces?

Mujer Acorazada: Vamos al Archipiélago de Jeiza.

Mientras tanto…

A bordo del Ocean Spirit, los camaradas a excepción de Katrina que se ha quedado entretenida con Big Bird, y Bert que está al mando del timón en ese momento, se juntan en la sala de reuniones para tratar el tema del cada vez más cercano cumpleaños quince de su músico.

Angélique: Muy bien, chicos. ¿ Cómo van con su parte?

Taylor:  Bert y yo ya casi terminamos con las decoraciones y los carteles. Están escondidas en el taller. Las pondremos una noche antes.

Angélique: Bien.

James: Evangeline y yo hemos estado trabajando en cañones de confetti y fuegos artificiales. Cuando sea la hora de la sorpresa, los activaremos.

Angélique: Excelente. 

Jean: Mía y yo hemos estado trabajando en el pastel. Y no es por presumir pero el que hicimos de prueba quedó delicioso.

Mía: Querrás decir el que yo hice de prueba.

Jean: Oh, vamos. Te ayude a decorar el pastel.

Mía: Escribiste “felis” y luego te comiste la toda la manga del glaseado.

Jean: Como sea. El pastel será el más delicioso de todos.

Angélique: Bien. Yo me encargaré entonces de envolver los regalos, pero aún tenemos que ir a comprarlos. Ya saben que le van a regalar.

Taylor: Si.

Bert: Si.

James: Si.

Evangeline: Pues yo…

Mía: En realidad…

Jean: No tengo idea.

Angélique: Oh ,vamos chicos solo piensen en algo que le guste y…

Pero la pelirroja es interrumpida a media oración por los gritos de la futura cumpleañera.

Katrina: ¡ Chicos! ¡Chicos! ¡Chicos! ¡ Chicos!

Los Piratas dejan su conversación actual y procuran actuar natural para evitar las sospechas de su camarada, la cual llega corriendo con una sonrisa en su rostro.

Jean: ¿ Que sucede, Katrina?

Katrina: ¡ Tienen que ver esto! ¡ Rápido! ¡ Vengan!

La niña vuelve a salir a cubierta igualmente corriendo con sus compañeros detrás de ella los cuales observan con curiosidad.

Katrina: ¡ Miren lo que puedo hacer!

La niña se dirige hacia Big Bird, el cual está parado en la baranda tranquilamente. Luego procede a tocarlo y súbitamente aparece una segunda cacatúa junto a la original, causando el asombro de todos incluyendo a la propia Katrina.

Big Bird: Otro yo, Otro yo.

Copia de Big Bird: Otro yo, otro yo.

Jean: ¡Dos Big Bird!

Angélique: ¡ Eso fue increíble!

A la joven pirata se le iluminan los ojos con todos los halagos de sus camaradas hasta que Bert grita una frase familiar y ya bastante esperada.

Bert: ¡ Tierra a la Vista!

Capitulo 262: Noticia Devastadora

Todos se asoman por la baranda para ver su destino, quedándose sorprendidos por lo peculiar de este. Se trata del Archipiélago de Jeiza una serie de islas de formación volcánica con la icónica característica de ser conos invertidos, como si la lava hubiera salido cual fuente y se hubiera solidificado al instante.

Evangeline: Que isla tan raras. Pero supongo que acá abajo es normal.

Taylor: Ahmmm…no, de hecho no.

Katrina: Wow, parecen fuentes de chocolate. 

Angélique: Que buen lugar para escribir en la bitácora.

No mucho más tarde los piratas ya se encuentran en el puerto de la primera isla, Plin. Estos desembarcan y luego suben a la imponente estructura rocosa mediante un elevador panorámico que ofrece una hermosa vista del mar y las otras islas del Archipiélago. Cuando finalmente suben se encuentran con una gran villa y su aún más enorme mercado.

Jean: Bien, chicos. Compren lo que necesitemos para reabastecernos y veámonos aquí dentro de una hora.

Bert: Bien, pero no te vayas a ir por ahí con una marine maniática encubierta.

Big Bird: Ahahahahaha, buena.

Jean: (sarcasmo) Jajaja, me muero de risa.

Katrina: ¡Yo voy con Angélique!

Antes de separarse y comprar lo que necesitan, lo que incluye los regalos de cumpleaños de Katrina, Mia susurra algo al oído de la navegante.

Mia: ¿ Está bien que Katrina vaya contigo? No podrás comprarle un regalo si estás con ella todo el rato.

Angélique: (susurrando) No te preocupes por eso, ya lo tengo cubierto.

Mía: Oh. Esta bien entonces.

Todos los piratas se dividen en pequeños grupos y cada uno se va por su lado. Angélique y Katrina se van a una enorme tienda en la que venden artículos de papelería diversos. La navegante, en una canasta, va cogiendo varios objetos. 

Katrina: ¿ Qué hacemos aquí?

Angélique: Necesito más cuadernos para mis bitácoras. 

Katrina: Ajá, entiendo eso, pero ¿para que el papel decorado?

Angélique: Ah, eso… es para forrar los cuadernos.

Katrina: Oh, entiendo.

Una vez que junta todo los que necesita Angélique, esta y su joven compañera salen de la tienda.

Angélique: Oh, espera. Se me ha olvidado comprar tinta.

Katrina: Ok, te espero aquí.

La jovencita se queda afuera de la tienda esperando, pero Angelique se tarda demasiado así que decide ponerse a ver tiendas  cercanas, alejándose sin darse cuenta de Angélique y la tienda donde estaba. Katrina se queda absorta en su observación de vestidos en un aparador cuando siente una mirada en su nuca.

Katrina: ¿Huh? 

Al voltearse, Katrina se da cuenta de un hombre de elegante traje y largo cabello que la mira con interés. Este da un golpecito en un brazo a otro hombre igualmente bien vestido para que volteé, y al hacerlo, también la mira fijamente.

Katrina: Uh oh...

Sintiéndose intimidada, la músico intenta volver a donde está Angélique, pero ha caminado tanto que ya no encuentra la tienda. Intenta entonces perderse entre la gente, pero los hombres la siguen así que la chica intenta correr. 

Hombre de traje: ¡Espere!

Sin embargo, al doblar una esquina se topa con un callejón sin salida y los hombres la alcanzan. Al verse acorralada, la niña saca su cuchillo y lo réplica una decena de veces en su mano.

Katrina: ¡Muy bien! ¿¡Qué demonios quieren conmigo!?

Hombre de traje: Woahhh, calma. No queremos hacerle daño, madmoiselle. Por favor permítame presentarme. Mi nombre es Mijail. El es mi compañero, Thomas.

Thomas:  Buen día. Puede llamarme Tommy.

Mijail: Trabajamos para la seguridad y los intereses de Madame Winchester.

Katrina palidece aún más de lo que ya está al oír dicho nombre.

Katrina: ¿Mi… mi madre?

Mijail: Así es, Madmoiselle Winchester. Tenemos la orden de contactarla con ella.

El otro hombre saca un Ko Den Den Mushi, el cual aparentemente tiene una llamada en espera y lo ofrece a Katrina. Esta lo toma con cierto recelo y habla hacia el aparato.

Katrina: ¿Diga?

Madame Winchester: ¡Oh, santo cielo! ¡¿Katrina!? ¡¿De verdad eres tú!?

Katrina: …¿Ma…ma…mamá?

Madame Winchester: ¡Gracias al cielo que estás bien! ¡Cuando trate de contactarte en Louludia y no estabas, me dio pánico y no sabía que hacer! ¡ Tenía tanto miedo y…y.!

La voz del otro lado del auricular parece estar en absoluto pánico y Katrina no entiende que sucede.

Katrina: Más lento, mamá. No entiendo nada. ¿Qué pasa?

La voz en el auricular intenta calmarse un poco pero sigue muy trémula y pareciera que está a punto de llorar.

Madame Winchester: Katrina. Quiero que me escuches atentamente y con calma…

Katrina siente una terrible corazonada sobre lo que están por decirle.

Madame Winchester: …tu padre… 

Los ojos de la joven se abren como platos y empieza a temblar.

Madame Winchester: …ha muerto.

Capitulo 263: Una nota

Angélique finalmente sale de la tienda, pero no ve a Katrina por ninguna parte así que decide llamarla a voces.

Angélique: ¡Katrina! ¡Katrina!

Pero la niña no le responde. Pensando que seguramente se ha quedado viendo alguna tienda cercana, Angélique va a buscarla. Sin embargo, Katrina sigue sin aparecer.

Angélique: Tsk… genial. La pierdo de vista por un segundo y se esfuma.

La navegante piensa que tal vez la niña ya ha vuelto al punto de encuentro así que se dirige hacia el lugar, en el cual, ya se encuentran algunos de sus compañeros y los cuales notan de inmediato la ausencia de su joven camarada.

Mia: ¿Y Katrina?

Angélique: ¿ No está aquí?

Mía: No. 

Taylor: ¿Qué no estaba contigo?

Angélique: Diablos, pensé que tal vez habría regresado a este lugar.

James: Pues aquí no está.

En ese momento van llegando también Jean, Big Bird y Evangeline, quienes de inmediato notan que hay un problema.

Jean: ¿ Que sucede, chicos?

Angélique: Tenemos una situación aquí. Katrina no está.

Jean: ¿ No está? ¿ Como que no está?

Big Bird: ¿ No está? ¿ no está?

Angélique: Se me perdió de vista un segundo y ya no pude encontrarla.

Jean: Ya veo. Separemos para buscarla entonces.  Bert y Evangeline, vayan al norte. James y Taylor vayan al sur. Angélique, vuelve al lugar donde la viste por última vez. Big Bird y yo buscaremos desde el aire. Mia, tu quédate aquí por si vuelve al punto de reunión.

Todos hacen lo que su capitán les dice y salen a buscar a su compañera desaparecida. Bert va gritando el nombre de la músico mientras que Evangeline intenta buscarla usando su mantra. Del lado de James y Taylor, ambos van preguntando a todos los que ven si han visto a Katrina y dan detalles de su descripción física. Jean y Big Bird aguzan la vista buscándola mientras sobrevuelan el área. Sin embargo, todos los esfuerzos son infructuosos.

Angélique: ¡Katrina! ¡Katrina!

La pelirroja, que ha vuelto frente a la tienda de papelería para buscar a su camarada empieza a preocuparse genuinamente por su compañera. Cuando de pronto, es abordada por al guíen que la toma de la espalda.  Angélique, por un segundo, imagina que es su compañera, pero al voltearse, solo ve a una tenderá de una tienda.

Tendera: ¿Tu eres Angélique? 

Angélique: ¿ Cómo sabe mi nombre?

Tendera: Una niña me pidió que te diera esto. Dijo que te reconocería fácilmente por tu cabello rojo.

La mujer lleva en la mano un sobre el cual tiene el símbolo de una flor y una W grabado en el.

Angélique: ¿Una niña? ¿De piel pálida, ojos grandes y cabello negro?

Tendera: Peinado en dos coletas, si. En fin, toma. Que tengas un buen día.

La mujer se va dejando a Angélique con el sobre y esta lo abre extrañada. Al hacerlo, encuentra un papel doblado y el lacito que Katrina siempre lleva en la cabeza, lo que empieza a causar pánico en la muchacha. La mujer abre el papel y tras leer su contenido, sale corriendo con un rostro de total preocupación.
Ha habido un problema, tengo que irme . Espero verlos pronto
— Katrina


Capitulo 264: W es por...

Angélique regresa inmediatamente con sus camaradas y les informa de lo ocurrido, extendiendo su pánico hacía estos.

Taylor: Esto no puede estar bien.

Mia. Definitivamente no lo esta.

Big bird. No lo esta, no lo esta.

Jean por su parte lee la nota dejada por Katrina una y otra vez, estando confundido y preocupado.

Jean: Esto no tiene ningún sentido. ¿Irse a donde?

Bert: ¿Y a que se refiere con que ha habido un problema? ¿Si había problemas porque no nos lo dijo?

James: La nota debe ser falsa, es la única explicación.

Evangeline: ¿Pero porque alguien falsificaría una nota de la señorita Katrina?

Angélique: No es falsa. Reconozco su letra. Pero nada de esto sigue sin tener sentido.

Los piratas siguen haciendo suposiciones y teorías durante un rato más, llegando siempre a la misma conclusión. Katrina esta en peligro y deben encontrarla pronto.

Bert: Tenemos que volverla a buscar.

James: Pero ya la buscamos por todas partes. Podría ya ni siquiera estar en esta isla.

Mientras intentan pensar en que hacer o como responder a tan desesperada situación, Angélique se queda viendo al horizonte, en dirección a otra de las islas del archipiélago. Es entonces cuando se da cuenta de un edificio colosal en dicha isla, el cual tiene en su parte superior una flor y una W.

Angélique: ¡Ese símbolo!

La chica saca de su bolsillo el sobre en el cual venía la nota y la alza en el aire, comparando el símbolo que hay en este con el que hay en el edificio.

Angélique: ¡Es el mismo símbolo!

Jean: ¡Déjame ver eso!

James: Siento que lo he visto antes.

Mia: Si, yo también.

Jean y el resto de sus camaradas hace la misma comparación pero Angélique no se queda a observarla pues sale corriendo para preguntar a uno de los guardias de la isla.

Angélique: ¡Disculpe, señor!

Guardia: ¿Como puedo ayudarla, señorita?

Angélique: ¿Que es ese enorme edificio de allá?

La pelirroja señala la colosal estructura de la isla vecina y el hombre voltea a ver.

Guardia: Oh, esos son los cuarteles generales de Winchester Co.

El nombre pasa completamente de largo para la mayoría de los piratas pero Mia y Angélique lo reconocen de inmediato.

Mia: ¿Winchester Co.? ¿La marca de ropa?

Guardia: La misma. Las oficinas centrales están ahí en Isla Strom, al igual que su tienda más grande.

Angélique: ¡Gracias, señor!

Y acto seguido, los piratas se van corriendo, dejando al guardia solo.

Guardia: Je, turistas.

Mientras corren, estos siguen haciendo suposiciones de lo que sucede pero no llegan a nada en concreto.

Bert: ¿¡Pero porque una empresa de ropa tendría a Katrina!?

Taylor: ¡Sigue sin tener sentido!

Jean: ¡Sea lo que sea, esa es la única pista que tenemos! ¡Ahora, vamos!

Todos: ¡Si, capitán!

Y mientras corren hacia la salida de Isla Plin, a esta van llegando las dos mujeres de antes.

Mujer acorazada: Abre bien los ojos. Ellos deben estar por aquí.

Capitulo 265: Madame Winchester

Isla Strom, segunda isla del Archipiélago de Jeiza. Esta, a diferencia de su isla hermana Plin, la cual está llena de casas y negocios modestos, se compone en su gran mayoría por zonas residenciales de un nivel socioeconómico más alto y tiendas de marcas transnacionales. Siendo Strom , uno de los puntos más preferidos por la gente de clase alta de los alrededores para ir y gastar su dinero, y el lugar al que los Piratas del Ave Azul llegan para buscar a Katrina.

Mía: Allá está el edificio de Winchester Co.

Jean: Prepárense, muchachos. Seguramente nos encontraremos con problemas una vez que lleguemos allá.

Concordantes con lo que dice su capitán, los piratas preparan herramientas, músculos y armas mientras se dirigen hacia la sede de Winchester Co. Taylor se carga su equipo médico en la espalda y guarda en su bolsillo el medicamento para su enfermedad, Evangeline además de su carcaj y su arco lleva su Jet Board, James pone su Star Blaster en su cinturón y guarda su revolver apache en sus pantalones para lo que se pueda ofrecer mientras que Mía se guarda una nueva botella de licor en su bolsa y esconde entre sus senos un mechero.

Angélique: ¡Vamos!

Todos corren hacia el edificio tan rápido como pueden, levantando las miradas curiosas de algunos y molestas de otros que vienen a hacer sus compras. Una vez que ya se han acercado lo suficiente al edificio, se detienen, pensando en formular un plan para entrar, con James usando un catalejo para revisar las entradas.

James: Veo solo dos guardias de seguridad, deberíamos poder entrar con facilidad.

Taylor: Esperen, ¿Vamos a irrumpir en el lugar?

Mia: Ahmmm... duhh. Obviamente.

Taylor: Pero ni siquiera sabemos si Katrina está ahí. Además, hay gente comprando.

Bert: Taylor tiene un punto.

Evangeline: En mi opinión, entrar a la tienda de ropa es mala idea. Solo llamaremos la atención y podrían acabar llamando a la Marine o algo. Deberíamos entrar directamente por las oficinas. 

Jean: Me suena a un buen plan. ¿Pero exactamente en qué parte estarán las oficinas? 

Big Bird: ¿En dónde? ¿Dónde?

Angélique: Apuesto a que están atrás y arriba.

Dicho todo esto, los piratas suben a un edificio contiguo para colarse a la parte superior de la sede de Winchester Co. Desde ahí. James señala un gran ventanal por el que pueden entrar, así que Jean, en su forma híbrida, vuela hasta ella y rompe el vidrio de un puñetazo, posteriormente entrando y permitiendo que sus camaradas entren con facilidad también.

Jean: Muy bien, ya estamos dentro.

Taylor: Hmphhh, creí que sería más difícil.

Una vez ahí, los piratas sigilosamente revisan todas las puertas y pasillos que pueden mientras intentan llamar a Katrina a susurros.

Jean: (voz baja) ¡Katrina! ¡Katrina!.

Evangeline: ( voz baja) ¡Señorita Katrina!

Sin embargo, solo encuentran salas y cubículos llenos de oficinistas ocupados y/o cansados. En vista de su aparente fracaso, estos se reúnen en lo que parece ser una enorme recepción que no lleva a ninguna parte pues no hay puertas visibles. Ahí, los piratas tratan de comentar un nuevo plan o buscar otras ideas.

James: Katrina no parece estar por aquí. 

Taylor: ¿Entonces qué hacemos?

Bert: Podríamos buscar en las bodegas. Si Katrina es prisionera es un buen lugar para tenerla.

Mia: Yo sigo insistiendo en que nos carguemos a alguno de los guardias y lo hagamos hablar.

Big Bird: ¡Cargarnos un guardia!

Pero mientras discuten sus opciones y opiniones, al lugar llega una mujer joven. Esta tiene el cabello recogido en un moño elaborado, un moderno traje formal, gafas y unos extraños tacones conectados a lo que parecen ser aparatos ortopédicos para sus piernas que están bastante torcidas. Esta no se da cuenta al principio de la presencia de los piratas pues está muy apurada leyendo unos papeles, pero al alzar la mirada es entonces que nota que ellos están ahí, sobresaltándose y dejando salir un leve jadeo.

Mujer: ¡…!

James: Oh…no..

Pero contrario a lo que esperarían, está se recompone lo mejor que puede y se dirige a ellos tan cortésmente cómo se lo permite su vocecita trémula y aguda  mientras se acomoda los lentes.

Mujer: Bu… ehem… Buen día. ¿Puedo ayudarlos en algo?

Todos: ¿Eh?

La mujer luego voltea hacia Jean y se percata de su cabello celeste así como que lleva a Big Bird sobre su guante de cetrería.

Mujer: Oh… debe ser Jean Black, si no me equivoco. Y ustedes deben ser los Piratas del Ave Azul.

Jean: ¿Y eso a que viene? ¿ Cómo sabes quiénes somos?

Mujer: Mi estimada jefa los estaba esperando. Si gustan seguirme…

La mujer camina por la recepción pasando completamente de ellos, ante las miradas confundidas de los piratas, que en definitiva no esperaban un recibimiento así.

Jean: Espera, ¿tu jefa? 

Angélique: ¿Nos está esperando?

Big Bird: ¿Esperando, esperando?

Mujer: Así es. Madame Winchester los espera.

La joven mujer llega al final del cuarto hasta topar con una pared. Una vez ahí, presiona un botón en el muro que hace que este se desplace como si se tratara de una puerta corrediza revelando unas escaleras ocultas.

Mujer: Por aquí por favor.

La mujer sube las escaleras  tan rápido como sus torcidas piernas se lo permiten. Jean y compañía, dudosos, deciden ir tras ella, aunque el primero ordena que mantengan su guardia en alto. Finalmente, la mujer y la tripulación arriban a una elegante puerta que conduce a un enorme estudio, lo suficientemente grande como para tener las mismas comodidades que una casa pequeña. 

Mujer: Madame, los Piratas del Ave Azul han llegado.

Al centro de la habitación hay un gran escritorio detrás del cual está sentada una mujer, la cual se ve increíblemente alta aún sin estar de pie. Esta tiene el cabello corto y  negro brillante como azabache, los ojos de color verde profundo y la piel blanca como la nieve.

¿???: Los estaba esperando. 

Ivonne: Es un placer conocerles.

Capitulo 266: Tras mi familia

Ivonne: ¿Quieren algo de beber? Beretta, trae bebidas para los invitados y algo para picar.

La mujer de piernas torcidas asiente y sale corriendo para cumplir la orden de su jefa. Esta pasa al lado de los piratas bastante apurada mientras que estos miran con desconfianza a la Madame, la cual continua sentada tras su escritorio.

Jean: ¿Quién es usted?

Esta pregunta sorprende ligeramente a la Madame, que no esperaba esa clase de diálogo.

Ivonne: Esperen, ¿no saben quién soy yo?

Jean: ¿Deberíamos?

Ivonne: Creí que Katrina les habría contado sobre mí. Mi nombre es Ivonne Winchester.

Mia: (tajantemente) Pues Katrina nunca nos hablo de usted. 

Angélique: ¿Dónde está ella? ¿ Dónde está Katrina?

Ante esa pregunta, Ivonne presiona un pequeño botón que activa un Ko Den Den Mushi intercomunicador y habla a través de este.

Ivonne: Que venga aquí, Mijail.

Acto seguido, se abre una pequeña pero elegante puerta en uno de los muros del estudio, del cual sale Katrina custodiada por Mijail y Tommy. 

Katrina: ¿Chicos?

Jean: ¡Katrina!

Big Bird: ¡Katrina, Katrina!

James: Déjenla ir.

El cazador de inmediato les apunta con su Star Blaster y estos se disponen a sacar sus propias armas ante la amenaza, pero Katrina de inmediato los detiene.

Katrina: ¡Woahhh, Woahhh! ¡Esperen! ¡No es lo que creen!

Piratas: ¿ }Eh?

Katrina: Ellos no van a hacerme daño. Trabajan para mamá.

Piratas: ¿Mamá?

La niña señala hacia donde está la Madame sentada, y está los vuelve a saludar con la mano. Tras unos cuantos segundos, algunos tardando más que otros en procesarlo, se dan cuenta de lo que su joven camarada trata de decir.

Piratas: Oh…

Ivonne: ¿Por qué no se sientan? Tal parece que tenemos mucho de que hablar.

Mientras tanto, en Isla Plin…

La mujer alta y la mujer de armadura van caminando por la villa, preguntando a la gente por los Piratas del Ave Azul mientras dan su descripción física. Nadie les da una respuesta útil hasta que preguntan a uno de los guardias del lugar, el mismo al que pregunto Angélique antes.

Guardia: Oh, si. Una chica pelirroja y otra pelinaranja estuvieron aquí hace un par de horas.

Mujer alta: ¿Sabe a dónde fueron?

Guardia: Preguntaron sobre la sede de Winchester Co. Y luego salieron corriendo. He de suponer que se encuentran allá.

Mujer acorazada: Maldición, ya se nos adelantaron. Gracias, señor.

Y acto seguido las mujeres salen corriendo. Su destino: también la Sede de Winchester Co.

Al mismo tiempo... de vuelta en Isla Strom...

Los piratas e Ivonne se sientan en una lujosa sala, mientras Beretta, la asistente, sirve bebidas y los otros dos hombres vigilan la entrada.

Mía: Entonces, ¿ella es tu madre?

Katrina: Ammm…si.

Ivonne: ¿No se nota el parecido? 

La mujer se pone justo al lado de su hija, donde se vuelve evidente que tienen el mismo color de cabello y piel.

Bert: Pues ahora que lo dice…

Angélique:  Katrina nos contó que usted viaja mucho por trabajo, pero jamás me imaginé que usted sería la CEO de Winchester Co. 

Evangeline: ¿Es una organización tan grande?

Ivonne: Oh, por supuesto que lo es ahora pero no siempre fue así. Empecé como diseñadora independiente, y  mírenme ahora. Compitiendo contra marcas como Doskoi Panda y Criminal.

Taylor: Si que es una historia de éxito.

Jean: Katrina también nos contó que usted no tenía mucho contacto con ella por su trabajo. ¿ Por qué la repentina necesidad de encontrarla?

La pregunta parece hacer mella en Ivonne, cuyo ceño se trastorna y Katrina pone una cara triste ante eso, quedando todos en silencio. Queriendo evitar un momento incomodo, James habla.

James: Pues supongo que enterarse de que su hija es criminal buscada sería razón suficiente.

Ivonne: En realidad… hubo otra razón antes de eso…

Los  piratas se percatan de lo grave que se ha vuelto la voz de la mujer, lo que los hace sentir aún más incómodos.

Ivonne: Quería asegurarme de que Katrina estuviera a salvo…

Angélique: Pues le aseguramos que su hija está bien con nosotros.

Ivonne: No lo digo por ustedes, lo digo por ellos.

Jean: ¿Ellos? 

James: ¿Quiénes?

Ivonne: Aquellos que van tras mi familia… Water Ivy…

Capitulo 267: Aquí. A salvo.

Jean: ¿Water Ivy,?

Big Bird: ¿Water Ivy, Water Ivy?

James: Ya habíamos oído de ellos, ¿recuerdan? En Cool Land, Flake nos dijo de una mujer de Water Ivy que era la que quería a los esclavos.

Taylor: Cierto, ya recuerdo.

Evangeline: ¿Pero porqué Water Ivy está tras su familia, Madame?

Pero Ivonne no contesta, se queda con la cabeza gacha y la mirada desolada por un momento, preocupando tanto a su hija como a los piratas y a sus propios trabajadores.

Beretta: ¿Madame, está bien?

Katrina: ¿Mamá?

Ivonne: Lo… lo siento. Me abstraje en mis pensamientos.  La razón por la que Water Ivy está tras nosotros… es porque nos negamos a hacer negocios con ellos.

Jean: ¿Negocios?

Angélique: ¿Qué clase de negocios?

Ivonne: (suspiro) Winchester Co. Siendo una empresa tan grande como es, tiene una gran capacidad para surtir y transportar mercancía. Nuestros barcos pueden cargar muchas toneladas con facilidad.  Eso es lo que quieren los de Water Ivy. Más barcos para sus prisioneros.

Bert: Después de lo que vimos en Cool Land, tiene mucho sentido. Trataban de llevarse gente por decenas.

Ivonne: Water Ivy incluso nos ofreció un porcentaje por la venta de los esclavos. Obviamente nos negamos. Creímos que nos dejarían en paz pero ellos no aceptan un “no” y se van a casa. 

La mujer hace una pausa mientras todos los piratas escuchan su historia expectantes.

Ivonne: Mi esposo salió de viaje hace un par de semanas para publicitar nuestra línea otoño- invierno. Y entonces…entonces… Water Ivy asalto su barco.

La mujer estalla en lágrimas y pronto le sigue su hija, mientras que los subalternos de la Madame bajan la cabeza en señal de respeto y duelo.

Ivonne: ¡Mataron a mi Fernand! ¡Mi esposo, el padre de mi hija! ¡Luego me enviaron la foto de su cadáver y su dedo con la sortija de nuestra boda en una caja de regalo!

Los piratas se muestran sorprendidos y trastornados por dicha revelación y no tardan en hacerlo evidente.

Evangeline: Eso pinta demasiado mal.

James: Sabía que ellos solo significaban problemas.

Ivonne: Y no se detendrán ahí. Supe de inmediato que tenía que asegurarme de que te pusieran a salvo, Katrina. Planeaba pedir ayuda a la Marine, Pero luego me entere de que la Marine te estaba buscando y todo puso de cabeza… si les pedía ayuda, no te salvarían, irían a por ti también.

Katrina: Ahmm… sobre eso… ¿Estás enojada?

Ivonne: ¿Qué? No, claro que no, mi cielo. Me sorprendió bastante, claro, pero estaba más preocupada por ti que otra cosa. Además, puede que a largo plazo haya sido algo bueno.

Katrina: ¿Eh?

Bert: ¿En serio cree que fue algo bueno?

Ivonne: Si. No exactamente por lo de ser pirata sino porque eso te saco de la isla. *Suspiro* Me entere hace unos días que los hombres de Water Ivy fueron a buscarte a Louludia. Como no te encontraron, intentaron matar a tu guardián.

Angélique: ¿A María?

Katrina: ¿¡María- San está bien!?

Ivonne: Si, ella está a salvo por fortuna. Y tú lo estás también y eso es lo que importa. Ahora que te quedaras aquí conmigo, te mantendremos segura y protegida.

Las últimas palabras sorprenden mucho a la joven músico y también a sus camaradas, que no esperaban algo así.

Katrina: ¿Q…quedarme aquí? Pero… pero yo quiero ir con mis amigos.

Ivonne: Katrina…hija. Tienes que entender. No estás a salvo allá afuera. Aquí puedo vigilarte y protegerte cómo se debe.

Jean: Discúlpeme, señora. Pero usted misma dijo que el haberse vuelto pirata y haber navegado con nosotros es lo que salvo a su hija. Si sigue con nosotros, seguirá a salvo.

Ivonne: No, usted discúlpeme, joven Black. Puede que hayan mantenido a salvo a mi pequeña antes, pero como su compañero dijo, ya se han encontrado con Water Ivy. Además, si yo pude averiguar qué mi hija estaba con ustedes, seguramente ellos lo harán o ya lo hicieron.  ¿Qué impedirá que tomen la vida de mi hija tal como tomaron la de mi esposo?

Jean intenta rebatir el punto de la Madame pero al no saber cómo se queda callado, pero Angélique no tarda en responder.

Angélique: ¡Si eso pasa nosotros los enfrentaremos! 

Ivonne: Lo siento, aunque suene cruel o prejuicioso, no puedo confiar en piratas. Solo accedí a reunirme con ustedes por cortesía.

Katrina: ¡Pero yo confío en ellos. María lo hace también por eso me dejó ir con ellos! ¡Además, puedo cuidarme sola!

Ivonne: María no tenía ningún derecho para dejarte marchar de la isla. Si, tal vez te salvo pero ¿crees que me hace gracia que mi hija sea una criminal buscada? Además, no tienes edad para decidir que puedes cuidarte sola.

Angélique: Madame Winchester, le aseguro que puede confiar en nosotros. Deje que Katrina venga con nosotros.

La Madame se levanta del sillón acelerada, con los ojos cerrados y la boca apretada.

Ivonne: Ojalá pudiera… Pero no lo haré. Katrina se quedará aquí.

Katrina: ¡Pero Mamá…!

Ivonne: ¡Ya basta! ¡No volverás a navegar con ellos! ¡Te quedaras aquí a salvo y es definitivo!

Ante la respuesta , todos los Piratas del Ave Azul sienten el corazón pesado, pero ninguno más que Katrina, la cual ante el ultimátum de su madre, sale corriendo en lágrimas fuera de la habitación.

Ivonne: ¡Katrina, espera! Tch… 

La mujer se soba el entrecejo visiblemente estresada y se dispone a seguir a su hija, no sin antes despedir a los del Ave Azul.

Ivonne: Lo siento, pero será mejor que se vayan. Beretta, acompañalos a la salida.

Capitulo 268: Limpiar

Mientras tanto...

La mujer de armadura y su compañera han llegado a Isla Strom y vigilan desde una distancia prudencial las oficinas de Winchester Co. La de la armadura tiene nuevamente un Ko Den Den Mushi entre las manos y llama nuevamente a la misma voz tras el auricular.

¿???: Entonces, la niña ya no está con los del Ave Azul.

Mujer acorazada: No, ahora está con el objetivo.

¿???: Hmpph… debemos actuar de inmediato. Vayan a por los del Ave Azul, ya saben que deben hacer.

Mujer Acorazada: Entendido.

Ka'cha

Al mismo tiempo…

Tras lo sucedido en las oficinas de Winchester Co. , los piratas regresan al Ocean Spirit bastante abatidos. La mayoría están sentados o tirados en la cubierta con los labios cerrados y las miradas caídas mientras Mía se empina su el líquido de su botella directo en la garganta mientras que Angélique frota con los dedos el papel para regalo que había comprado y Jean enreda sus manos en su cabello, sin saber que hacer.

James: Esto es un asco.

Big Bird: Asco, asco.

Taylor: No puedo creer que Katrina ya no estará aquí.

Evangeline: Yo no me imaginé que su madre le prohibiría seguir con nosotros.

Bert: Ni yo, pero poniéndome en sus zapatos la comprendo. Yo también perdí a una esposa y tengo una hija por la que haría cualquier cosa para protegerla, varios de ustedes lo saben bien.

Mia: ¿¡Y entonces que!? ¿¡Simplemente dejaremos a Katrina aquí!?

James: ¡Por supuesto que no!

Taylor: ¿Pero entonces que vamos a hacer?

Ante esta pregunta, los piratas observan a su capitán y su primer oficial en busca de un plan o una respuesta. 

Jean: Creo que en vista de las circunstancias solo nos queda una cosa por hacer…

El muchacho se levanta con decisión en los ojos.

Jean: Tenemos que acabar con Water Ivy.

Angélique: Ha. Parece que por una vez, tú y yo tenemos el mismo plan. 

La chica se levanta también arrugando un poco del papel entre sus manos y arrojándolo al suelo.

James: ¿Pero que están diciendo ustedes dos? 

Jean: Es evidente, ¿no? Si destruimos a Water Ivy, Katrina estará a salvo y su madre confiara en nosotros. 

Angélique: No podría estar más de acuerdo.

Taylor: Ok, tengo algunos problemas con ese plan.

James: ¿Se dan cuenta de lo que están diciendo? 

Mia: Para empezar, no sabemos quiénes son Water Ivy o donde están. ¿Cómo vamos a acabar con ellos si no sabemos eso?

Big Bird: ¿Cómo? ¿Cómo?

Angélique: Aún estoy pensando en eso pero es la única idea que tenemos y si no actuamos rápido pasaremos de planear una fiesta de cumpleaños a una fiesta de despedida.

Jean: Angélique tiene razón. Es la única forma que tenemos para que Katrina vuelva.

¿???: Si me lo preguntan, a mi me parece un plan muy tonto. Bueno, yo digo.

Los piratas voltea sobresaltados cuando oyen la voz de una mujer la cual resulta estar de pie sobre la baranda. Esta tiene el cabello corto rojizo, va ataviada con un trajecillo formal y sostiene lo que parece ser una escoba.

  • Teniente de Water Ivy: Carbine "La de limpieza".

Jean: ¿¡Quién demonios eres tú!? ¿¡Qué haces en mi barco!?

Carbine: En realidad no debería decírtelo pero bueno, te lo diré. *voz baja* Soy de Water Ivy y vine por la hija de Winchester para “limpiarla”.

Piratas: ¿Limpiarla?

Carbine: Si ya saben. “Limpiarla”. Matarla. ¿Qué no saben sobre jerga del mundo criminal?

Los piratas inmediatamente se arman y preparan al oír estás palabras.

Carbine: Pero…tsk.. me acaban de informar que la mocosa ya no esta por aquí si que en ese caso, los “limpiare” a ustedes. Y por limpiarlos me refiero a matar, solo para dejarlo claro.

Jean: ¿Te das cuenta de que acabas de darnos la ventaja al declarar tus intenciones?

Carbine: Seh. Pero no es que importe mucho. De cualquier manera acabarán todos muertos y yo… yo voy a gozarlo mucho mucho.

La mujer da un salto invertido hacia atrás y cae en la cubierta de un gran barco que aparece en el puerto prácticamente de la nada. En su cubierta hay cientos de hombres de traje armados hasta los dientes y apuntando hacia el Ocean Spirit. 

Carbine: ¡Ataquen!

Capitulo 269: Fuego con fuego

Cientos de tiros se propulsan a toda velocidad hacia el Ocean Spirit y sus ocupantes. Ante el ataque inminente y la imposibilidad de detenerlo, repelerlo o devolverlo, todos saltan al suelo.

Jean: ¡Cúbranse!

La andanada de balas astilla el casco del Ocean Spirit en su superficie, daña seriamente las barandas y destroza por completo las ventanas, pero afortunadamente, ninguno de los piratas tiene heridas que lamentar, o al menos, ninguna herida seria.

Carbine: TSS.. pesados… ¡ Continúen el fuego!

Antes de que los hombres de “la de limpieza” puedan volver a disparar, James salta hacia el ataque desplegando el Star Blaster y apuntando de vuelta al enemigo mientras luces rojas se encienden en su rifle.

James: ¡Red Star- Brawler Impact!

El ataque acaba con varios de los hombres y siembra el caos en las filas de Water Ivy, dando a los del Ave Azul, la oportunidad de atacar de vuelta.

Evangeline: ¡Blasting Arrow!

La inventora dispara una flecha hacia el barco enemigo que explota al impactar y elimina a varios de los tiradores enemigos. Al ver esto, Carbine de inmediato cambia el plan de acción.

Carbine: ¡Timonel! ¡Todo a babor! ¡Hombres, preparen los cañones!

Los hombres de Water Ivy de inmediato hacen lo que la teniente les pide, al ver que los enemigos van a atacar nuevamente y con armas más poderosas, Jean de inmediato da órdenes acordé a la situación.

Jean: ¡Angélique! ¡Sacamos del puerto ahora! ¡Si nos quedamos aquí nos destrozaran!

Angélique:  ¡Bert, el ancla! ¡Taylor, las velas!

Bert: ¡ Voy!

Taylor: ¡Estoy en eso!

El carpintero y el médico hacen lo que la navegante les pide para salir de inmediato del puerto mientras que ella toma el timón. Sin embargo, los cañonazos comienzan a lloverles encima así que James y Evangeline hacen lo que pueden para destruirlas antes de que los vuelen en pedazos.

James: ¡Red Star- Lucky Seven!

Evangeline: ¡Ten Commandments!

Pero si bien logran destruir buena cantidad de las balas, una logra dar de lleno en la parte superior de la cabina, causando un incendio considerable en la sala de reuniones.

Jean: ¡Apaguen ese fuego! ¡Big Bird, conmigo!

Tanto el joven capitán como el pájaro alzan el vuelo, dirigiéndose hacia el barco de Water Ivy . El ave azul convoca una gran cantidad de pelícanos y gaviotas se  arremolinan a su alrededor con un grito y con otro más, estás se lanzan al ataque contra los sicarios de Water Ivy. 

Big Bird: ¡Ataquen, ataquen!

Luego, usando a la parvada como distracción, Jean toma con las garras de sus pies y manos a todos los enemigos que puede para luego volar directo hacia los muelles y dejarlos caer, lo que hace que se estrellen brutalmente.

Jean: ¡Ara Abschuss! 

Carbine, que observa todo cómodamente sentada desde la baranda, decide que ya ha perdido demasiados hombres, así que se levanta, remanga su camisa y toma su escoba. 

Carbine: Hora de LIMPIAR.

Cuando Jean intenta la maniobra contra sus hombres nuevamente,  esta da un potente salto y luego golpea al hombre pájaro en el espinazo con suficiente fuerza como para dispararlo contra la cubierta y hacer que su pico se clave en la madera. 

Jean: ¡Aghhh!

El peliazul se ve obligado a destransformarse  para poder desatorar su cara de los maderos del suelo ,levantándose luego y confrontando a Carbine mientras se soba la barbilla por el golpe.

Carbine: Uy, un chico duro. Me gusta..

La mujer se muerde los labios seductoramente mientras vuelve a arremeter con su escoba.

Carbine: ¡Deadly Swept!

Jean: ¡Ara Schlitz!

Mientras “Pluma Azul Dorada” y “La de Limpieza”  se baten en duelo, sus camaradas en el barco han logrado finalmente apagar el incendio aunque con algunos problemas, pues buena parte de la sala de reuniones ha sido reducida a carbón y James y Evangeline siguen lidiando con los cañones, que amenazan con volver a prender fuego al Spirit.

Bert: Demonios, tomará mucho reparar eso.

Mía: ¡Hay que ocuparnos de esos cañones!

James: ¡¿Qué demonios crees que estamos haciendo!?

Una bala se pasa de largo los tiros de James y Evangeline, dirigiéndose amenazadoramente al barco con un pitido ensordecedor. Sin embargo, Taylor la logra alcanzar extendiendo enormes telas elásticas desde sus brazos y usando su inercia para redirigirla al agua.

Taylor: ¡Debemos tener cuidado de que no nos prendan fuego de nuevo!

Pero al decir esta frase, algo se enciende. No en el barco sino en la mente de Evangeline, la cual concibe una idea para salir del paso.

Evangeline: ¡ Eso es! ¡ Enfrentaremos fuego con fuego! James, ¿tienes de esa resina pegajosa que usas en tus tiros?

James: Si, ¿por qué?

Evangeline: ¡Dispara al otro barco!

James: ¿Para qué?

Evangeline: ¡Sólo hazlo!

James hace lo que le dicen y llena el barco enemigo de la resina, lo que pega a varios de los enemigos al suelo. Evangeline luego cambia el dial de  viento de su arco por otro que sacaste su carcaj y grita a Jean y Big Bird, que aún se encuentran peleando.

Evangeline: ¡Capitán! ¡Señor Big Bird!

Estos voltea al oír que son llamados.

Evangeline: ¡Salgan de ahí ahora!

La joven carga su arco y tensa las flechas que pone en este.

Evangeline: Va a hacer mucho calor alla...

Al oír estás palabras, tanto Jean como Big Bird salen volando, causando la molestia de Carbine.

Carbine: ¡Hey! ¿¡A dónde vas ,cobarde!?

La mujer intenta perseguirle con su escoba pero es entonces cuando se da cuenta que el ejército de aves que ha traído Big Bird también está huyendo, lo que la hace presentir que algo va mal.

Carbine: ¡Huh?

Evangeline: ¡Tongues of Fire!

La mujer alada dispara múltiples flechas de su arco que se encienden en llamas gracias al nuevo dial que ha colocado en su arco: un dial de fuego. Estás atraviesan el cielo como pequeños fuegos artificiales e impactan sobre el barco lleno de resina, haciendo que se inflame por completo.

Carbine: ¡Kyahhh!

El barco arde por completo y los soldados se arrojan al agua huyendo de vuelta al puerto de Strom. 

Evangeline: Esto terminó…

Jean: No… aún no termina.

TO BE CONTINUED

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.