FANDOM


Capitulo 295: En ese caso no me queda más opción...

Jean y Angélique logran zafarse de la situación con los invitados pero están preocupados por no haber logrado detener a Beretta. Además que la sonrisa en el rostro de Ivonne, así como el absoluto terror que demuestra la mirada de Katrina aún por debajo de la máscara que lleva los hacen darse cuenta de que algo muy malo debe está por suceder.

Angélique: (En voz baja) ¿Qué crees que estén planeando?

Jean: No lo sé, pero algo bueno en definitiva no es.

Tratando de averiguar qué traman, los piratas se dan una vuelta por el salón, tratando de acercarse todo lo que pueden, pero es entonces cuando notan la entrada al lugar de dos sujetos trajeados y armados con rifles de asalto. 

Angélique: Jean, mira.

Los dos hombres resultan ser nada más y nada menos que Mijail y Tommy, los cuales Jean reconoce como los que atacaron e hirieron a Evangeline en su anterior operativo fallido.

Jean: ¿Esos dos aquí? ¿¡Qué demonios pretende Hiedra!?

Los dos hombres tampoco pasan desapercibidos para los invitados, intrigados al ver a un par de hombres fuertemente armados caminando tan campantemente entre la fiesta. Estos caminan enérgicamente hasta Ivonne, hacen reverencia ante ella y luego Mijail pretende susurrarle algo al oído. Ivonne finge sorprenderse y luego pide la atención de todo el mundo.

Ivonne: ¡Mis queridos invitados! ¡ Se me ha informado de que un peligroso grupo de Piratas conocido como los Piratas del Ave Azul está en la isla y ya han atacado a muchas personas!  ¡Se cree que podrían aparecer aquí así que me han pedido informarles que deben evacuar el lugar lo más pronto posible!

Mijail: ¡Por favor, diríjanse con calma hacia la salida!

Tommy: Madame, Madmoiselle. Ustedes díganme por favor. Las llevaré a un lugar seguro, (fufufufu).

Aunque lo que dice causa confusión y pánico entre los asistentes , estos proceden a hacer lo que se les indica, procediendo a abandonar el lugar, mientras que la ira y frustración del capitán  y la primer oficial Ave Azul se hace patente.

Jean: ¡Esa bruja! ¡Nos usa de excusa para sus malditos planes!

Angélique: ¡¿Ahora que!? Si los invitados se van, no podré los exponerla y nuestro plan se irá al garete. ¡Hay que evitarlo de alguna forma! ¡Solo lo suficiente como para que los esclavos logren llegar aquí!

Jean intenta pensar en un plan desesperadamente, observando todo en el gran salón y tratando de buscar algo que pueda servirle. Es entonces cuando notan un enorme candelabro colgando frente a la puerta principal.

Jan: ¡Lo tengo!

Angélique: ¿Huh?

Jean: Más vale que esto funcione porque se va a poner feo después.

De un potente silbido, Jean llama a Big Bird el cual hace acto de presencia casi de inmediato, llamando la atención de los invitados. Acto seguido, Jean hace una gesto discreto señalando el candelabro y Big Bird asiente en el aire, cortando con un veloz movimiento la cuerda que sostiene al enorme armatoste del techo.

Invitados:¡Cuidado!

La gente tiene que correr para quitarse del camino de la enorme mole del techo. Al caer, está bloquea la salida principal y genera un incendio por las velas que llevaba, causando el pánico de los invitados e impidiendo su salida. 

Ivonne: ¡Apaguen ese incendio rápido! ¡Beretta, lleva a mi hija a sus aposentos!

Mijail y Tommy se disponen a apagar el incendio con el agua de varios floreros mientras que Beretta jala a la niña de la mano, Ivonne observa la escena fuertemente disgustada, y los Piratas juegan su papel de invitados aterrados. Pero justo en el momento en el que el fuego es extinguido y los invitados empiezan a salir nuevamente, se oye un estruendo proveniente de debajo de la tierra.

Dama: ¿Qué es ese ruido?

Justo frente a una buena cantidad de invitados, aparecen al menos  una centena de prisioneros. Estos se encuentran jadeando por el cansancio y las condiciones infrahumanas en las que eran mantenidos, mientras que los invitados observan confundidos e impactados e Ivonne y su gente miran con una mezcla de horror e ira.

Caballero: ¿Qué hace toda esa gente aquí?

Esclavo: ¡Por favor ayúdenos! ¡Nos mantenía prisioneros!

Caballero: ¿Qué? ¿Quién? 

Esclavo: ¡Ivonne Winchester! ¡Quería vendernos como esclavos!

El barullo no tarda en hacerse presente y pronto el lugar se llena de miradas inquisitivas hacia la Madame. 

Antonieta de Bourgh: Ya decía yo que una simple diseñadora no podía haber logrado tanta riqueza.

Caballero: ¡Criminal!

Señorita: ¡Traigan a la guardia!

Caballero: ¡Deténganla!

Los Invitados empezaba rodear a Ivonne y a su “corte”. Estos dan varios pasos hacia atrás ante la ira de la muchedumbre que los rodea. Jean, Angélique y Big Bird observan satisfechos como el mundo entero de Ivonne se viene abajo y su rostro lo demuestra a la perfección con un gesto que corre entre el pánico y la incredulidad. Sin embargo, este rostro pronto va cambiando y Katrina es la primera en darse cuenta con horror, como la mueca de su madre se convierte en una sonrisa, luego una risa y finalmente una carcajada profunda que sólo podría definirse con un solo calificativo: Diabólica.

Ivonne: Huhuhuhahahahaha. De acuerdo. Me descubrieron. Aunque eso no evitará que mi reino termine aquí. Si todos ustedes saben mi secreto…

La Madame da un chasquido con los dedos y entonces sus hombres apuntan sus armas contra los invitados, los cuales retroceden con terror.

Ivonne: ¡…En ese caso no me queda más opción que matarlos a TODOS!

Mijail y Tommy disparan sus armas contra la multitud, llenándose el salón de gritos, pies corriendo y paredes salpicadas de sangre.

Capitulo 296: La hiedra muestra su ponzoña

Dama:  ¡CORRAN!

Señorita;?: ¡Hay que salir de aquí!

Mijail: ¡Vuelvan aquí, sabandijas!

Tommy: ¡Vengan a jugar, jajajajajaja!

 Mijail y Tommy, al igual que algunos de los sirvientes de Ivonne, ahora armados salen a cazarlos, ante la mirada horrorizada de Katrina y las muecas de malévola felicidad de Beretta y la propia Ivonne.

Beretta: ¿Ayudo a los muchachos, Hiedra? 

Ivonne: No. Tú ve y vuelve a almacenar toda la” mercancía” que puedas. Hay que mantener el negocio.

Beretta: A la orden, Hiedra.

La mujer sale corriendo a cumplir sus órdenes con una sonrisa que destila malicia, mientras que Ivonne, observa a su hija la cual literalmente tiembla ante lo que ve.

Ivonne: ¡Y tú , Katrina! ¡Ve a ayudarla!

Katrina: Pero yo...

Ivonne: Está es tu última esperanza de redención para conmigo. Usa ese poder tuyo para capturar a todos los prisioneros que veas. Si lo haces, prometo no tocar un solo cabello de María.

La jovencita se queda pensando un momento con ojos gigantescos llenos de terror y cuerpo tembloroso. Hacer lo que le dice su madre sería romper con todo lo que ella cree es bueno. Sin embargo, para ella no hay nada más importante que María y su bienestar.

Katrina: ¿Lo…lo prometes?

Ante estas palabras, Ivonne toma a su hija del mentón con una dulzura maligna, si es que tal cosa puede existir, y le sonríe.

Ivonne: Lo juro…

Ante estas palabras,  Katrina simplemente da unos pasos hacia el frente con la mirada gacha, toma un trozo afilado del candelabro que cayó antes y pronuncia una palabra inconfundible.: Replicant…

Katrina: …Sixty

La chica reaparece junto a sí misma tantas veces como el número citado en su oración, y junto a sus  clones  sale del salón y van tras de los esclavos, fáciles de distinguir por su aspecto descuidado y sus flores marcadas a fuego.

Esclava: ¡No, por favor!

Esclavo: ¡No nos obligues a volver ahí!

Katrina: Por favor evíteme el hacerles daño, regresen a sus jaulas.

Ante esta visión, Ivonne empieza a reírse a carcajadas, pero son calladas pronto por la repentina derrota de buena cantidad de sus sirvientes. Ante la Madame aparecen Jean y Angélique, en pose de batalla y con miradas furicas.

Jean: ¡Se acabó, “Hiedra”!

Angélique: ¡Aquí termina tu reinado del terror!

Ante la llegada de los compañeros, Ivonne se mantiene completamente calmada y reduce su enorme sonrisa a una diminuta y disimulada.

Ivonne: Sabía que aparecerían en algún momento. “Pluma Azul-Dorada” y su segunda al mando “Tacón Escarlata”, ¿no? Debo decir que en realidad estoy algo sorprendida. Después de todos sus esfuerzos para “salvar” gente, están dejando morir a todos allá fuera en pos de acabar conmigo.

Jean: Créeme, “Hiedra”. Qué no estaríamos tan tranquilos aquí si no hubiéramos dejado a alguien a cargo de eso.

En el exterior de la mansión, uno de los sirvientes de prepara para ejecutar a Lady de Bourgh, la cual se ha torcido el tobillo mientras corría. Creyendo que es su fin, la Madame emite un grito horrible y cierra los ojos mientras espera sus destino, pero al oír el disparo y darse cuenta de que sigue viva, abre los ojos, observando a su atacante caer sin sentido ante un potente golpe de un hombre Jabalí, el cual se transforma en humano revelando ser el apuesto caballero que la saco a bailar antes. 

Bert: ¿Esta bien, Milady?

Antonieta: S…si.

Pronto aparece el resto, haciendo acciones similares para salvar a ricos y esclavos por igual. 

Mia: ¡Taylor, hay una herida aquí! ¡Ven rápido!

Taylor: ¡Voy enseguida¡ 

Mijail y Tommy se ven molestos por la aparición de los piratas, especialmente porque James y Evangeline los han encargado mientras perseguían a una joven pareja.

Mijail: Tchh.. pensé que Beretta había dicho que los piratas estaban abajo.

James: Un pajarito nos dijo que subieramos…

Y efectivamente, ha sido un pájaro. Big Bird, siendo tan inteligente como es, ha tomado el Den Den Mushi de Jean y ha contactado por el mismo al resto de sus camaradas, por orden de su amigo y capitán. Mijail se molesta aún más, pensando en disparar al ave pero Tommy se queda viendo a Evangeline con interés.

Tommy: Yo te recuerdo… Eres la chica a la que le disparamos en la sede.

Evangeline:¡Y por eso y más voy a hacer que pagues, bastardo!

De regreso a la mansión, aunque disgustada por que su plan de matar a todos está siendo detenido, Ivonne mantiene la confianza en su plan y en su misma.

Angélique: ¡¿Dónde está Katrina!?

Ivonne: ¿Mi hija? Ella está afuera siendo la diligente servidora que debe ser para mí, finalmente.

Angélique: ¡Monstruo! 

La pelirroja se dispone a atacar a la Madame pero Jean la detiene con una mano.

Jean: Tu ve por Katrina. Yo me encargo poner a esta bruja en la hoguera.

Aunque duda por un segundo, Angélique asiente silenciosamente y sale corriendo del salón, mientras que Jean se transforma en su forma híbrida, esperando acabar con Ivonne lo más pronto posible.

Ivonne: Jujujuju. ¿El pajarito quiere matarme? Tendré que arrancarle las ALAS.

Jean: Ni creas que me das miedo, Hiedra. No eres más que palabrería y amenazas, apuesto a que sin tus hombres eres nadie.

Ante estas palabras, Ivonne suelta una carcajada tan sonora que su eco resuena por el ahora abandonado salon.

Ivonne: Ya entiendo. Crees que soy débil e indefensa.  Pero déjame decirte una cosa, Pluma Azul-Dorada.  Mis hombres no solo siguen mis órdenes, siguen mi ejemplo.

Y al decir esto ,  el cuerpo de Hiedra empieza a cambiar. Sus músculos se tensan y agrandan en buena medida, sus uñas se extienden hasta rasgar sus guantes y finalmente su cabello se eriza y crece hasta ser más largo que su propio cuerpo, extendiéndose amenazadoramente hacia arriba y hacia los lados como si de una criatura viviente se tratase, causando asombro y cierta preocupación en Jean.

Ivonne: ¡Vuelta a la Vida!

Capitulo 297: Cabellos vs Plumas

Ante la dramática transformación de Ivonne, Jean se pone en guardia , mientras que la líder de Water Ivy simplemente se queda inmóvil, imponiéndose alta y poderosa como una diosa mientras su cabello parece ser mecido por un viento que corre en todas direcciones y que nadie más puede sentir. Pasan varios segundos y nadie se mueve, aumentando la tensión.

Ivonne: ¿Qué pasa, pajarillo? Creí que habías dicho que no tenías miedo.

Jean:  ¡No lo tengo! ¡Ara Fausten!

El joven capitán se transforma a su forma híbrida y se dispone a dar un puñetazo en el rostro a Hiedra, pero súbitamente, el cabello de esta se mueve a una velocidad increíble y forma un lazo alrededor de brazo de Jean, deteniendo lo en seco sin la necesidad de mover su cuerpo un centímetro.

Ivonne: Seimei Kikan...

Jean: ¡¿Pero que diablos!?

Ivonne: ¡Medusa Slam!

Acto seguido, el cabello de Ivonne alza al hombre pájaro y luego lo azota con fuerza contra el suelo, quebrándolo incluso por la fuerza del impacto. Aunque si bien fue un golpe fuerte, Jean no tarda en levantarse.

Jean: ¡Aghhh! ¡¿Qué demonios…? ¿Qué clase de fruta del diablo es?

Ivonne: Ninguna, pajarillo.  Esto es Vuelta a la Vida, una técnica ancestral. Déjame mostrarte un POCO. ¡Medusa Snakehammer!

La mujer se mueve a una velocidad prodigiosa hacia Jean mientras que varios de sus mechones de  cabello se alzan amenazantes sobre el y luego bajan a gran velocidad para aplastarlo. Jean, sin embargo, esquiva el ataque volando fuera de su alcance. Ivonne, no obstante, no ha cesado sus esfuerzos de ataque y vuelve a repetir el mismo movimiento. Jean lo vuelve  a esquivar, aunque esta vez le cuesta más trabajo.

Jean: Uff , por poco…

Ivonne: Meh… ¡Medusa Snakehammer!

Una vez más, Ivonne intenta aplastar a Jean con sus tentaculares mechones, sin embargo, esta vez en lugar de esquivar el golpe, Jean lo encara de frente, cruzando las garras de sus manos en el momento en el que el montón de  cabello va a golpearlo.

Jean: ¡Double Ara Schlitz! 

Las garras de guacamayo cortan a través de la masa de pelo hasta la altura de las oreja, separándola por completo de la cabeza de Hiedra, la cual se desbalancea ligeramente por la pérdida causando la sonrisa de Jean.

Jean: ¡Ha!

Sin embargo, Ivonne ni se inmuta, simplemente se queda mirándole con sorna  hasta que su monstruosa cabellera vuelve a crecer a su anterior tamaño, para molestia de Jean.

Jean: ¡Oh, vamos!

Ivonne: ¿Creíste que con un ataque tan sencillo lograrías sobrepasar a mi Vuelta a la Vida?

Jean: ¡ Si ese no sirve entonces usaré este! ¡ ¡Ara Schlitz Fubtritt!

El muchacho se lanza volando con una pierna de frente y las garras de esta bien listas, pues espera que Ivonne vuelva a atacarle con su cabello y de esta manera ser capaz de superarle y golpearle. Sin embargo, la Hiedra de las Aguas toma un curso de acción muy diferente.

Ivonne: ¡Euriale Leap! 

Usando su cabello como lanzadera, la mujer se propulsa hasta llegar más arriba de lo que está volando Jean, para luego hacer crecer los músculos de sus brazos, que llegan a parecerse a los de un fisicoculturista.

Ivonne: ¡Euriale Fist!

De un puñetazo en la tripa, la mujer estrella a Jean contra una de las columnas de mármol, debilitando seriamente su estructura y haciendo que Jean caiga al suelo de nuevo, tosiendo un momento al haber perdido el aire de sus pulmones.

Jean: *COF *COF * COF* ¡Maldita bruja!

Dándose cuenta de que tiene que subir las apuestas, Jean se prepara  para usar un ataque más potente. Usando sus alas, el muchacho toma vuelo y gana energía cinética para luego lanzarse con el pico de frente y girando como taladro vivo.

Jean: ¡Ara Style: Gold-Blaue Pfeil!

Sin embargo, Ivonne  en lugar de tratar de esquivar o bloquear, lanza un contraataque de estilo similar. La mujer usa su cabello para agarrarse de una pared y alzarse en ángulo de noventa grados para luego empezar a darse vueltas sobre si misma como trompo y salir disparada contra la flecha giratoria alada con las piernas de frente.

Ivonne: ¡Euriale Lothe! 

Los dos ataques impactan uno contra otro y detiene los giros casi al instante. Jean, que atacaba con su rostro, se ve seriamente desorientado, pero Ivonne, que atacaba con sus piernas, aprovecha para tomar ventaja y usa su cabello para enredar el torso y los brazos del muchacho.

Ivonne: ¡Medusa Trap!

Jean: ¡Ughh!

Teniendo a su rival atrapado, Ivonne se ríe  mientras hace que su largo cabello alce al muchacho frente a sus rostro, con el motivo de dedicarle unas palabras antes de acabarlo.

Ivonne: Y pensar que una basura tan pequeñita pequeñita me causaría tantos problemas. Ja, cuando acabe contigo será sencillo acabar con todos los demás.

Jean: Tsk…

Sin embargo, Ivonne comete un error serio. Deja sin ataduras las alas del hombre pájaro, permitiéndole usarlas para atacarla.

Jean: ¡Doppel Ara Schlag!

El Muchacho da un fuerte golpe en la cara a Ivonne con ambas alas, haciendo que su agarre se debilite y permitiéndole escapar. El golpe también hace caer la elegante máscara del rostro de Ivonne, revelando una mirada enloquecida y furiosa.

Ivonne: ¡Arrrrghh! ¡Eso me dolió!

Ivonne vuelve a lanzarse a la cacería de Jean con su Medusa Snakehammer, más rápido que la vez anterior, Jean se da cuenta que tiene problemas para mantener el paso así que opta por cambiar su forma de ataque.

Jean: ¡Necesito ser más rápido! ¡Ara Teil- Gold-Blaue Engel!

El muchacho deja atrás todo lo que lo  vuelve ave salvo sus alas, incrementando su velocidad de vuelo en gran medida, lo que llama la atención de su rival!

Ivonne: Una transformación parcial…interesante.

Jean:¡Me alegra que te guste porque te la voy a mostrar muy de cerca!

Capitulo 298: 30" 30

Mientras tanto…

En los jardines de la finca,  Evangeline y James se enfrentan contra el par conformado por Mijail y Tommy en una pugna de armas a distancia. Los piratas  hacen gala de sus habilidades con el arco y el revolver.

James: ¡Alpha Shot!

Evangeline: ¡Loop Arrow!

Sin embargo, sus primeros ataque resultan ser demasiado simples, siendo rebasados fácilmente por el ataque de uno solo de los asesinos, el cual dispara su propia arma, un subfusil.

Mijail: ¡Shrapnel Swarm!

Una lluvia de balas cae sobre la pareja de rubios, siendo está tan potente que los obliga buscar refugio atrás de una lujosa fuente. Durante un tiempo que parece interminable, los disparos truenan amenazando con alcanzarlos mientras que la pareja solo se tapa los oídos por el sonido atronador.

Mijail: ¡Salgan, remedo de tiradores!

Finalmente, los tiros cesan. Decidiendo aprovechar esta oportunidad,  James saca su Star Blaster, escondido bajo el pantalón en una de sus piernas. Lo despliega y se dispone a disparar.

James: ¡Red Star- Braw…!

Evangeline: ¡No!

Su compañera lo jala del chaleco del traje justo a tiempo para evitar que decenas de disparos lo dejen como colador, aunque acaban ambos con cortes causados por balas que se acercaron demasiado,  esta vez provenientes del arma de Tommy, también un subfusil.

Tommy: ¡Metal Flies!

Evangeline: Lo sentí antes de que viniera. ¿Estas bien?

James: Si…por poco.

Otra lluvia de metal se extiende sobre ellos, mientras Tommy ríe como maniático al disparar. 

Tommy: Ahahahahahahaha. Ya abran de salir de ahí.

La maniobra se repite varias veces. Uno vacía su cargador sobre ellos mientras el otro recarga, luego invierten lugares. Ante esta táctica,  los Piratas no tienen tiempo para contraatacar o forma de siquiera moverse un centímetro fuera de la fuente si ser acribillados y por si fuera poco, la estructura de su escondite se debilita con cada ataque. Con algunos tiros incluso ya atravesando y pasando a centímetros de sus cuerpos.

Tommy: ¡Jajajaja, no son rivales para nosotros! ¡Los mejores asesinos que hay!

Mijail: ¡No hay quien nos supere!

Tommy: ¡Somos los que convertimos a 30 personas en cadáveres en 30 segundos!

Mijail y Tommy: ¡Somos los 30” 30!

Con cada vez menos lugar donde ocultarse,  al tirador y a la inventora se les acaba el tiempo y tratan de comentar el que hacer a gritos ya que apenas pueden oír sus voces.

James: ¡¿Qué hacemos!? ¡No nos dan tiempo de nada!

Evangeline: ¡No te preocupes¡ ¡Tengo un plan!

James: ¡¿Cómo pudiste pensar un plan en estas condiciones!?

Evangeline: ¡Soy inventora, ¿Recuerdas?! ¡Mi trabajo es tener ideas!

James: ¡Dila entonces!

La chica alada cuenta su plan al oído de su compañero para que pueda oírlo sin problemas. 

Evangeline: Cuando te lo indique no puedes perder ni una milésima de segundo.

James: Entendido.

Tommy:!¿Qué no piensan salir!?

Justo en ese momento, Tommy se queda sin munición, así que es momento de Mijail de disparar. Un segundo antes, Evangeline predice dicha acción con su mantra y da la señal a James el cual  dispara una luz potente al cielo.

James: ¡Red Star- Sky Heart!

La luz distrae un momento a los asesinos, dando tiempo a Evangeline de salir corriendo lejos.

Tommy: ¡No te distraigas, una se escapó!

Mijail: AGHH, iremos tras ella cuando acabemos con este. ¡Shrapnel Swarm!

James: ¡Red Star- Lost Warriors!

Sin embargo, esto también ha dado tiempo a James de finalmente dispararles,  deteniendo superando la andanada de Mijail con pequeños pero potentes disparos que salen del Star Blaster, quedando en el proceso su subfusil dañado. Ante esto, el hombre de barba se ve obligado a retroceder y ser rescatado por su compañero. 

Mijail: ¡Gahh, maldición!

Tommy: ¡Metal Flies!

James: ¡Red Star- Coyote Waltz!

El de la coleta dispara una vez más su propio torrente de balas, pero el proyectil de forma canina intercepta y calcina las balas en el aire, en un movimiento para luego dirigirse a velocidad endiablada contra el hombre de la barba. Este se arroja hacia atrás para evitar el ataque quedando justo frente a su compañero.

Tommy: ¡Ja, fallaste!

James: Talvez… pero mi equipo no.

James señala con su dedo  detrás de ellos y los asesinos voltean, viendo con horror que Evangeline no ha escapado y  ya les está lanzando su flecha con cadena. 

Evangeline: ¡Sewing Needle!

Incapaces de esquivar un ataque ya lanzado de esa velocidad y teniendo uno un arma inservible y el otro una descargada, los hombres no pueden evitar de ninguna forma ser impactados. La flecha atraviesa los hombros de ambos, dejándolos unidos mediante la cadena, para finalmente clavarse en el suelo. Acto seguido, Evangeline hala su extremo de la cadena hacia abajo, causando terribles dolores a los asesinos y obligándolos a arrodillarse mientras gritan.

Evangeline: ¡Ahora, James!

El muchacho apunta su arma hacia los hombres, los cuales literalmente ruegan que se detenga, pero este aunque oye sus súplicas decide no escucharlas y en cambio, sube el poder de su rifle un nivel.

James: ¡Orange Star…Solar Prophecy!

Del rifle sale un pequeño orbe que al impactar a los hombres estalla en llamas que se consumen rápidamente. Cuando se apagan, dejan ver a los asesinos, antes tan orgullosos finalmente derrotados.

James: Se acabó… ¿No fue muy fácil?

Evangeline: Creo… Para decir ser los mejores asesinos, fue decepcionante.

James: Como sea, sigamos con los demás.

Y dicho esto, los piratas se van dejando a sus rivales como si fueran trapos viejos en el suelo.

Capitulo 299: En el sentido literal

Mientras tanto…

Angélique: Maldición, otro clon. ¡¿Katrina, dónde estás!?

Desde que salió del salón, Angélique ha estado buscando a voces a Katrina mientras corre sin parar. Varias veces a creído encontrarse con ella pero han resultado no ser más que clones sin voluntad ni emoción que recapturan los ex-prisioneros ,los cuales destruye para evitar que sigan con su tarea impuesta. 

Angélique: ¡¿Dónde estás?

Casi como si el universo escuchará su pregunta, logra avistar a la Katrina real, a la cual distingue de los clones al notar como su mirada se trastorna al verla e intenta salir corriendo.

Angélique: ¡Katrina, espera!

Sin embargo, tan pronto intenta detenerla es interceptada por una poderosa patada. Angélique alcanza a detenerla con su espinilla, dándose cuenta entonces de quien la atacado. Se trata de Beretta, la cual retrocede  al ver bloqueado su ataque y se alza ante la pelirroja de la manera más altiva e intimidante que le permiten sus piernas torcidas.

Beretta: *sarcasmo* ¿Persiguiendo a una niñita inocente? Tch Tch Tch… Estos piratas de ahora no tienen escrúpulos ¿O si?

Angélique: ¡No me quieras hablar de escrúpulos! ¡Asquerosa bruja esclavista!  ¡Swing Heel Strike!

Beretta: ¡Foot Recoil!

Angélique intenta una patada giratoria en el costado del rival, pero Beretta la detiene fácilmente con su propia pierna, para luego dar un salto e intentar hundirle la cabeza en el suelo con un pie. 

Beretta: ¡Skull Hammer!

Sin embargo, Angélique evita que el golpe de en su cabeza alzando una de sus piernas lo más que puede y usando la planta de su pie como escudo.

Angélique: Kkkk… ¡Ascending Heel!

Los tacones de ambas contendientes chocan con fuerza. El retroceso obliga a Beretta a dar un giro hacia atrás para no dañar su cuerpo por el impacto, Angélique sin embargo no puede hacer lo mismo pues su pierna pivote se clava en el suelo y la que usaba de escudo se dobla hacia atrás con fuerza, lo que la hace resentirse severamente.

Angélique: Aghhh… Maldición.

La Navegante se soba la pierna  intentando aliviar un poco el dolor pero sin dejar de mirar a la asesina, pues esta la orbita como planeta esperando un momento para atacar.  Sin embargo, la pelirroja se le adelanta propulsándose con un talonazo y luego dando una vuelta de carro con patada incluida que impide a Beretta contratacar, por lo que solo le queda bloquear nuevamente con una de sus espinillas chuecas.

Angélique: ¡Spinning Heel! 

Beretta: ¡Shin Shield!

Aunque la defensa es potente, Beretta no puede evitar que su pierna defensora sea enviada contra su cara,  estrellando sus gafas  por completo y echándola varios metros hacia atrás. Tras esto, la asesina relaja su postura y observa molesta como los cristales de sus gafas caen al suelo y le han causado cortes en los pómulos y el puente de la nariz, sin embargo, no pierde su actitud altanera.

Beretta: ¡Eres buena, lo reconozco! Je.. Si hubiera sabido que tú y tus amiguetes nos iban a causar tantos problemas, los hubiera matado en Cool Land cuando tuve la oportunidad.

Angélique: ¿Cool Land? Entonces… Quién convenció a Jackal de hacer esclavos… ¡Fuiste tu!

Beretta: *sarcasmo* ¡Ay! ¡Pero que lista, carajo! Pues claro que fui yo. Y  seré yo también quién le lleve tu bonita cabeza a Hiedra convertida en bebedero para pájaros.

Angélique: Ja ¿, y que vas a hacer para lograrlo, Pies de Pistola? Tus patadas no son más fuertes que las mías

La navegante se dispone a lanzarse nuevamente al ataque, pero la asesina solo se ríe ante su comentario, haciendo que Angélique se detenga.

Beretta: ¿Crees que me dicen “Pies de Pistola” por mis patadas, Tacón Escarlata? Qué linda.

Acto seguido, Beretta alza su pierna haciendo que la pelirroja se lance sobre ella antes de que realice lo que cree será otra patada, pero justo cuando se acerca, Angélique oye un estallido, siente como le arrancan la máscara que lleva puesta y luego un dolor intenso en su pómulo el cual empieza a sangrar. Confusa en un principio, todo se aclara cuando la joven ve que el tacón de Beretta está humeando.

Angélique: ¡Una bala! ¡Tus zapatos y los aparatos de tus piernas son armas de fuego!

Beretta: Bingo. Como podrás ver mi apodo es muy literal. ¡Cartridge Leg!

La asesina, mediante el uso de su extraordinaria velocidad, agilidad y flexibilidad, se pone en a disparar en una serie de poses extraordinariamente difíciles y más aún considerando el estado de sus piernas., Tensando sus pies de cierta forma para accionar el mecanismo que hace de gatillo. Ante esto, Angélique no puede hacer más que esquivar sus ataques pues intentar bloquear sería un suicidio.

Beretta: ¡Cartridge Leg! ¡Cartridge Leg!

Angélique: ¡Maldición, Maldición, Maldición!

Beretta: Hahahahahehehe

Angélique: (¿Qué hago? Si intento un ataque frontal me destrozara. Tal vez podría usar eso… pero no lo he practicado lo suficiente si sale mal será mi fin o…)

Una de las balas, roza a Angélique en el costado, dificultando su empresa de evitar los disparos aún más. Ante esto, Beretta se burla.

Beretta: Pensándolo bien, ya que Hiedra iba a darle a su nana muerta de cumpleaños,  tal vez le de tu cabeza a la señorita Katrina como regalo de mi parte. No te preocupes, te pondré un lindo lacito para que te veas bonita. 

Pero contrario a lo que esperaba, el comentario no causa temor en Angélique, causa su furia extrema.

Angélique: ¡Al demonio, voy a usarlo! ¡Me da igual si es suicidio!

Acto seguido, la navegante corre tan lejos como puede de Beretta la cual sigue intentando dispararle y cuando considera que ya ha ganado suficiente distancia, se abalanza hacia ella dando una serie súper intrincada de giros y saltos con pies y manos.

Beretta: ¿Qué es eso? ¿Un acto de circo suicida?

La asesina intenta volver a dispararle, la velocidad de Angélique no para de crecer y con ella su energía cinética,  aunque recibe un tiro en su pierna derecha ,su inercia ya no se puede detener. 

Angélique: (¡Storm Heel!)

Beretta: ¡Leg Cartridge! ¡Leg Cart…!

Sin embargo, los esfuerzos de Beretta resultan ser en vano pues Angélique con un último giro, da una patada imparable que literalmente la hace dejar un cráter con su forma en el suelo y deja un pequeño agujero en su cuerpo, manchando de sangre los tacones y pies de Angélique. 

Angélique: Que asco. Ahora se porque Umibaba me decía que no usara zapatos descubiertos.

Beretta sin embargo no está inconsciente pero si muy cerca de estarlo, así que Angélique se el acerca intimidatoriamente, debatiéndose si rematarla o no.

Beretta: …Hi…hi…

Angélique: Déjame decirte dos cosas, Pies de Pistola. Número uno: Meterte con Katrina fue un error fatal y número dos: Mi apodo también es literal, en más de un sentido.

Beretta: Hi…hiedra… te …falle…

Viendo que no tiene caso gastar más  fuerzas en ella, Angélique se marcha para seguir buscando a Katrina, Mientras que Beretta piensa en su ama y en el día en que está cambio su vida para siempre, antes de que su consciencia se desvanezca.

Hace 18 años…

Una niña vagabunda de piernas tan torcidas que apenas logra mantenerse en pie está de frente al cuerpo de un niño, ensangrentado y con un trozo de pan en las manos. La niña lo ha golpeado hasta casi matarlo. Una sola persona logra observar la escena, una joven Ivonne, la cual mira con asombro.

Ivonne: ¿Lo golpeaste así por quitarle su pan?

Niña: Tengo hambre…

Ivonne: Ya veo. Entonces, ¿Cuándo quieres algo simplemente lo tomas? ¿Sin importar que tengas que hacer?

Niña: Si...

Ivonne: Je, ven conmigo, niña.  Te llevaré a comer algo mejor que un mugroso pan. ¿Cómo te llamas? 

Niña: Beretta.

Ivonne: Bueno, Beretta siento que tú y yo nos vamos a llevar bien.

La mujer toma a la niña de la mano.

Me serás útil algún día…

Capitulo 300:  Cólera

Nota de la autora: Wow. 300 capitulos, es un número grande. Y debe celebrarse. Aunque por desgracia unas personas jodieron la fiesta de los Ave Azul. En fin. Disfruten el cap n_n. Feliz 300

De regreso al salón de baile, Jean vuela a gran velocidad alrededor de Ivonne, cuyos “tentáculos de cabello” intentan agarrarlo en pleno aire para estrellarlo de nuevo.

Ivonne: ¡Medusa Slam!

Jean, no obstante, esquiva todos los tentáculos y logra escabullirse lo suficiente como para darle un golpe con la palma abierta al rostro de Hiedra.

Jean: ¡Ara Handfache! 

Desgraciadamente, el impacto apenas es suficiente como para hacer que el cuello de Ivonne se doble un poco hacia atrás. Aprovechando la cercanía, Ivonne toma a su enemigo con un nuevo mechón de cabello que crece inmediatamente de su frente.

Jean: ¡…!

Ivonne: ¡Medusa Sweep!

La mujer “ arrastra” a Jean por una de las paredes de su casa, estrellándolo de cara contra una gran variedad de objetos, que incluyen estatuas, muebles e incluso armas de decoración, para finalmente soltarlo y que este salga disparado a otra pared por inercia. 

Jean: ¡Hugghh!

Jean se estrella de espalda al muro pero no tiene ni tiempo de resentirse o quejarse, pues Ivonne se le acerca peligrosamente con su cabello al frente, haciendo que tenga que usar su tremenda velocidad de vuelo.

Jean: ¡Maldición¡ ¡Esto no está funcionando!

En efecto, su forma híbrida normal es muy lenta para esquivar los ataques de Ivonne, mientras que su forma Gold-Blaue Engel es demasiado débil para hacerle daño a la mole de cabello. Sin embargo, Jean decide no darse por vencido, alternando entre sus dos formas y esperando causar más daño a Ivonne de esta forma.

Jean: ¡Double Ara Schlitz!

Ivonne: ¡Euriale Smash!

Mientras tanto, Angélique sigue buscando a Katrina por los terrenos de la Finca Winchester, aunque a paso reducido debido a la terrible herida de su pierna derecha tras su batalla con Beretta, que deja un rastro de sangre a donde quiera que va. Tras destruir a otro clon. Angélique finalmente encuentra a la Katrina real, su Katrina. Esta intenta huir otra vez pero , Angélique trata de evitarlo llamándola.

Angélique: ¡Katrina! ¡Espera!

Katrina, en un inicio no pretende detenerse, pero al dar un vistazo hacia atrás, ve el horrible estado de la pierna de Angélique así como sus otras heridas y entra en shock.

Katrina: ¡Por eso les dije que se fueran! ¡Ella los matara a todos si no se van! ¡Aun están a tiempo! ¡Váyanse!

Angélique: Sabes que no nos iremos sin ti. Mira, entiendo que estés asustada y…

Katrina: ¡¡NO LO ENTIENDES!! ¡¡SI NO HAGO LO QUE MI MADRE DICE, MARIA MORIRA!!

La jovencita se pone a llorar a gritos pero Angélique intenta hacer que entre en razón.

Angélique: ¡No dejes que te controle ,Katrina!

Katrina: ¡¡NO PUEDO HACERLO!! ¡!TENGO QUE SALVAR A MARÍA!! ¡¡TENGO QUE…!!

Súbitamente, Katrina es callada por una bofetada de Angélique, la cual tiene la fuerza suficiente como para hacer que se le caiga su máscara de los ojos, revelando su ojo ennegrecido por el golpe de su madre antes de la fiesta y permitiéndole ver claramente hacia el frente, en donde Angélique la observa con lágrimas en los ojos.

Angélique: ¡¿Te das cuenta de lo que estás haciendo!? ¡Si quieres salvar a María entonces enfrenta a tu madre!

Katrina: Angélique…

Angélique: ¡No dejes que te convierta en su monstruo!

Katrina, en shock, se queda sin saber como reaccionar por unos segundos. Pero súbitamente, se oye un estruendo procedente del salón. Mucho más fuerte que los otros que se han oído antes. Sintiendo una corazonada horrible, Angélique y luego Katrina también corren hasta el lugar en donde se horrorizan al ver a Jean severamente golpeado en el suelo y su elegante traje hecho girones.

Angélique: ¡Jean!

Pero más horrorizadas se quedan cuando ven a Ivonne convertida en el monstruo de aspecto de Gorgona que lo ha atacado, e incluso tardando sus mentes en procesar que ese ser monstruoso se trata de Ivonne. Al finalmente darse cuenta, Angélique da unos pasos hacia atrás, intimidada y Jean se vuelve a levantar, maltrecho.

Angélique: ¿Estas bien, Jean? 

Jean: Ughh… Más o menos…

Ivonne, al ver a Angélique ahora también en el lugar, no tarda en sacar conclusiones.

Ivonne: ¿Pero miren a quien tenemos aquí? Tacón Escarlata volvió. Eso significa solo una cosa. Que mis tenientes fallaron en asesinarte y probablemente incluso fueron derrotados. Tsk…que decepción. Sobre todo de Beretta. Como sea, siempre puedo encontrar mas lacayos. Pero en cuanto a ustedes,  tal parece que tendré que matarlos yo MISMA.

La mujer despliega uno de sus mechones de cabello hacia Angélique con una velocidad increíble. Incapaz de evitar el ataque de ninguna manera debido a sus heridas, los ojos de Angélique solo se dilatan de miedo al ver la masa de cabello ir hacia a ella. Jean , sin embargo, interviene.

Jean: ¡Angélique, cuidado!

El muchacho, en Gold-Blaue Engel, se pone entre su camarada y el tentáculo de cabello, siendo tomado por este en su lugar e inmovilizado por completo.

Angélique: ¡Jean!

Angélique intenta patear a Ivonne con las fuerzas que le quedan, pero Ivonne ni se inmuta del ataque, para luego atraparla de manera similar a Jean.

Ivonne: Y ahora, asquerosas ratas…¡recibirán su castigo!

La mujer comanda a su cabello y este comienza a apretar con fuerza a los piratas

Angélique: ¡KYAAAHHH!

Jean: ¡GAAHHAAAHH!

Desde su escondite,  Katrina observa en completo terror y completamente inmóvil como sus amigos son brutalmente torturados. Ante tan horrible visión y no saber que hacer, Katrina derrama enormes lágrimas desde su inconsolable rostro. Pero entonces pasa algo que hace que súbitamente deje de llorar: Sus amigos dejan de gritar.

Katrina: (con una vocecita apenas audible) ¡Jean! ¡Angélique!

La presión a la que sus cuerpos son sometidos es demasiada. Jean escupe algo de sangre a la vez que se oye como los huesos de su espalda comienzan a quebrarse mientras que Angélique se tensa de manera que parecería físicamente imposible mientras sus pulmones tratan de jalar aire en vano y su garganta parece que se va a partir por la mitad…Ambos están muriendo. Todo lo que se escucha ahora es un pequeño tintineo y Katrina no tarda ni un segundo en descubrir la causa del sonido. Los pendientes de sus amigos, los que ella les regalo como muestra de amistad eterna, cayendo al suelo.

Ivonne: ¡Hahahahahahahaha!

Es entonces ,cuando la mirada llorosa de Katrina se trastorna por completo y se convierte en algo completamente diferente: Cólera. Sin pensar más, y sin advertirlo, su cuerpo se mueve solo y toma una de las espadas que adornaban la pared, para luego crear un clon y lanzarse contra su madre, la cual, sorprendida, observa a su hija atacarla mientras llora de rabia.

Katrina: ¡Déjalos en paz, maldita bruja!

De un solo tajo, Katrina y su copia cortan los mechones de cabello que torturan a sus amigos. Los tentáculos capilares, al ser cortados de su fuente, caen volviendo a ser solo cabello y liberando a Jean y Angélique, que tosen sonoramente en el suelo tratando de reponerse de la tortura sufrida. Al darse cuenta de lo que ha sucedido, Ivonne enfurece.

Ivonne: ¿¡Qué demonios estás haciendo, Katrina!?

Ivonne espera intimidar a su hija como ha hecho hasta ahora, pero Katrina, colérica, no retrocede.

Katrina: ¡Si vuelves a siquiera pensar en tocarlos te juró que te mataré!

Capitulo 301: Mi madre y mi familia

Katrina y su réplica alzan sus espadas amenazadoramente hacia su madre la cual, se ve visiblemente sorprendida por el cambio de actitud de su hija, pero aún así, intenta amedrentarla de nuevo.

Ivonne: ¿Entonces quieres que María muera? ¿¡Eso es lo que quieres!?

Katrina: ¡Tú no le harás nada ni a ella ni a mis amigos ni a ninguna otra persona! 

Ivonne: ¿¡Ah si!? ¿¡Tú sola vas a evitarlo!?

Jean: Sola no…

Jean y Angélique, poniéndose de pie con dificultad tras las batallas y la tortura, y se preparan para luchar nuevamente.

Angélique: ¡Nosotros te acabaremos!

Katrina: ¡No, lo haré sola!

Angélique: ¡Pero…!

Katrina: ¡Admítanlo, chicos! ¡Están en la mierda ahora mismo! ¡Yo estoy entera y puedo pelear perfectamente por mi cuenta! ¡Además, todo esto paso por mi culpa así que ahora busquen a Taylor y déjenme lidiar con esto!

Jean: Katrina...

Ivonne: ¡¡Mocosa insolente!! ¡¿Cómo te atreves a llevarme la contraria?!

Katrina: ¡De este modo! ¡Replicant Fifty!

Cincuenta Katrinas armadas con espadas aparecen junto a la original, una tras otra hasta ocupar una buena parte del salón. Todas miran con rabia a Hiedra, justo antes de lanzarse al ataque al mismo tiempo .

Katrina: ¡Cavalry Order!

Ivonne: ¡Medusa Snakehammer!

Ivonne usa su cabello para aplastar a los clones de su hija, sin embargo, no todos caen en el embate inicial, además de que, por cada clon que cae, Katrina crea uno nuevo para remplazarlo.

Ivonne: Tsk… ¡Qué poder más molesto!

 Los clones con más fortuna logran acercarse a Ivonne lo suficiente como para lanzar cortes con sus espadas. Cortes burdos e inexpertos puesto que, aunque tiene experiencia con cuchillos, la joven pirata no tiene ni la más mínima idea de cómo usar una espada. Sin embargo, algunos de estos logran acertar, rajando más de la monstruosa cabellera de su madre, además de parte de su vestido y abrigo.

Ivonne: ¡Maldita seas!

Por desgracia, del mismo modo en que Katrina repone sus clones, Ivonne recupera sus mechones de cabello perdido usando vuelta a la vida y logra superar a su hija además, pues, como si de cabezas de hidra se tratasen, por cada mechón que Katrina corta, su madre hace crecer dos.

Katrina: ( ¡Maldición! ¿¡ Es que no se acaban nunca!? ¿¡Qué clase de monstruo es ella!?)

Debido a la enorme cantidad de cabello extra, Ivonne se ve obligada a aumentar los Músculos de su cuello y espalda, dándole un aspecto un tanto grotesco. Sin embargo, con esto viene un incremento de fuerza en sus ataques de Gorgona. 

Ivonne: ¡Euriale Snakehammer!

Este power up deriva en la destrucción de muchos más clones, pero estos siguen apareciendo y la razón es simple, Katrina sigue en pie para seguir creando más. Ivonne se da cuenta de ello, sin embargo, no sabe cuál de todas las Katrinas del lugar es la real. 

Ivonne: ¡Muéstrate, Katrina! ¡Sé que estás aquí!

Pero entonces, como relámpago, una idea atraviesa su mente y sus ojos se iluminan con malicia, lo que la lleva a dejar su combate con ella a un lado y dirigirse a Jean y Angélique nuevamente, los cuales, haciendo lo contrario a la petición de Katrina, se han quedado.

Jean: ¡Maldición!

Angélique: ¡No otra vez! 

Capitán y segunda a la mando se preparan está vez para esquivar el ataque y no acabar como antes. Sin embargo, sintiendo a sus amigos en peligro, Katrina grita por ellos, exponiéndose ante su madre.

Katrina: ¡Chicos!

Ivonne: ¡Ahí estás! ¡Euriale Grab!

Con un movimiento rápido, la mujer toma a su hija con uno de sus mechones. Sus amigos y sus clones tratan de ayudarla pero Ivonne barre con ellos velozmente con otro mechón  que luego suelta de su cabeza, dejando destruidos a los clones y enredados a los piratas.

Jean: ¡Maldición!

Angélique: ¡Katrina!

Jean se transforma y usa sus garras para tratar de cortar sus ataduras, temiendo por su joven amiga. Sin embargo, Ivonne no la ataca. Aparentemente solo la reprende.

Ivonne: ¡Mira todo lo que has hecho, Katrina! ¡Todo lo que tú maldita necedad ha causado! ¡Si me hubieras escuchado a mi, tu madre, nunca hubiéramos tenido que pasar por esto!

Katrina: ¡Cállate! ¡Tu no eres mi madre! Una madre es aquella que te cuida y te quiere! ¡Qué se preocupa por ti y tu felicidad y siempre está ahí para ti! ¡Tú solo te preocupas por conseguir poder para ti misma!

Extrañamente, el comentario parece genuinamente calar hondo en Ivonne, la cual se queda con los ojos abiertos como platos, mientras Katrina sigue gritándole.

Katrina: ¡Nunca estuviste conmigo ni siquiera en el principio! ¡Y si, Tal vez haya salido del asqueroso agujero que tienes entre las piernas pero eso no te convierte en mi madre! ¡Que te quede bien claro! ¡Tu no eres mi madre ni mi familia! 

Los pensamientos de Katrina vuelan hacia María y hacia el día en que conoció a Jean y Angélique.

Katrina: ¡El nombre de mi madre es María y ellos son mi familia! 

Acto seguido, la joven clava su espada en el abdomen de su madre, ante la mirada sorprendida de sus amigos y la propia Ivonne. Esta, ante el ataque, suelta a su hija a la vez que sus músculos y cabellos regresan lentamente a su tamaño normal para luego trastabillar, lo que la hace perder sus zapatos.

Ivonne: ¡Tu…! ¡Tu!

Katrina: Se acabó…

Pero súbitamente, Ivonne se echa a reír, demostrando que lo que se su hija creyó era un golpe fatal, solo le ha dejado un mísero rasguño, puesto que la increíble musculatura que tenía en el momento del ataque evito que la hoja alcanzará cualquier punto vital.

Ivonne: ¡La verdad es que debo decirte que pienso lo mismo sobre ti que tú piensas de mí! ¡Nunca quise tener una hija! ¡Tú solo fuiste un efecto colateral de una noche de diversión! Debo admitir que luego eso me ayudó a enganchar a tu padre y usarlo como fachada para todo. Pero luego el muy desgraciado descubrió todo. Suerte que no dijo nada por temor a que te lastimara, o tal vez nadie le creyó, pero cuando lo encuentre va a desear la muerte.

Ante esas últimas palabras, Katrina casi se va de espaldas.

Katrina: ¿Papá…papa está vivo? ¿Pero… tú lo…tu lo habías?

Ivonne: Quería su cabeza, pero solo conseguí un miserable dedo. Lo busque por semanas y hasta ahora sigue sin aparecer. Así que idee un plan para castigarlo por haber puesto en jaque mi farsa. Tomar lo más sagrado para el: a ti. Alejarte de él para siempre y convertirte en lo que el más odia: gente como yo. Pero resultase ser justo como él, una repugnante cucaracha rastrera.

Katrina: ¡Maldita! ¡¿Cómo pudiste!?

Katrina vuelve a llorar de coraje y alza su espada otra vez, pero en un segundo, su Hiedra de las Aguas ya la tiene abrazada.

Ivonne: ¡Por suerte hay otra forma de alejarte de él para siempre!

Katrina siente un dolor agudo y un espasmo recorre su cuerpo entero. Al mirar la fuente del dolor, sus ojos se dilatan al ver las uñas de su madre, ahora garras, clavadas en su abdomen, que empieza a escurrir carmesí al igual que sus labios en cuanto su madre retira la mano de su cuerpo. La joven suelta su espada, se palpa la herida temblorosamente y luego cae al suelo, aparentemente sin vida.

Angélique/Jean: ¡¡¡KATRINA!!!

Tras este suceso, Ivonne sonríe siniestramente. Esto aunado a sus uñas ensangrentadas, sus ropas rasgadas repentinamente alzadas por una corriente de aire, sus pies descalzos y su cabello que se vuelve a erizarse, le dan un aspecto salvaje y temible.

Ivonne: ¡¿Quién sigue!?

Hiedra

Capitulo 302: Arpía

Horrorizado por lo que acaba de presenciar, Jean da un último zarpado a las ataduras de cabello que le restringen a el y a Angélique. Tan pronto se liberan, la pelirroja corre a ver a Katrina, pero Ivonne no está dispuesta a dejar que eso pase, creciendo otra vez su enorme cabellera y musculatura para luego lanzar un tentáculo más grande de lo normal a por ella.

Angélique: ¡Katrina!

Ivonne: ¡Ah no! ¡Ni lo creas! ¡Euriale Tail!

Angélique, no obstante, logra esquivar el ataque con un Heel Jump y luego Jean corta el enorme mechón. Ivonne le lanza otro pero Jean lo sostiene con fuerza e inesperadamente lo usa para azotar a Hiedra en el suelo, lo que la detiene por unos segundos, dando tiempo a su navegante de llegar con su camarada.

Jean: ¡¿Cómo está!?

Angélique, desesperada y temiendo lo peor, busca signos de vida en el cuerpo de su amiga, aliviandose cuando está emite un quejido y abre los ojos levemente.

Angélique: ¡Esta con vida!

Katrina:* cof cof* Lo siento, chicos… creí que podría con ella sola.

Angélique: No pasa nada , Katrina. Todo va a estar bien. Todo va a estar bien.

Sin embargo, las heridas de Katrina son graves y no puede ni siquiera moverse por su cuenta.

Angélique: ¡Está muy mal! ¡¿Qué hacemos!?

Ivonne vuelve a levantarse en ese momento, visiblemente molesta por el golpe pero más molesta incluso al saber que Katrina está aún con vida. Esta se lanza hacia las chicas con la intención de asesinarlas a ambas de una vez por todas pero Jean le da una patada en el rostro en su forma Gold-Blaue Engel, para luego salir volando e intentar más ataques veloces que distraen  la atención de Hiedra.

Angélique: ¡Jean! 

Jean: ¡Angélique! ¡Sácala de aquí! ¡Busca a Taylor y a los demás! ¡Una vez que Katrina este estable, vayan al Spirit! ¡Los veré allá!

Angélique: ¡¿Qué!? ¡Pero tú solo no podrás con…!

Jean: ¡No te preocupes! ¡ Para este punto alguno de los invitados o esclavos ya debió llamar a la guardia o incluso a la Marine y será aún peor si nos encuentran! ¡Anda, corre! ¡yo lidiare con esto!

Angélique, aunque insegura, decide creer en su capitán y sale corriendo con Katrina en brazos. Aunque no sin que Katrina reciba antes unas últimas palabras de  su capitán.

Jean: ¡Y Katrina…! ¡No sé en qué estabas pensando cuando abandonaste la tripulación sin decirle a tu capitán así que ahora te impondré una prohibición como castigo! ¡Tienes total y absolutamente prohibido morir!

Ante estas palabras, aún en su dolor, Katrina no puede evitar sonreír, respondiendo con voz débil a la orden que le acaban de dar mientras cierra los ojos, finalmente en paz.

Katrina: Si…capitán, jeje.

Volviendo a estar solo con Ivonne, está muestra su desdén ante el noble gesto de Jean de quedarse atrás para que sus amigas escapen, burlándose además, pues cree que Jean no tiene oportunidad de ganar.

Ivonne: ¿¡Ya te despediste de ellas!? ¡Porque es la última vez que las verás!

 Jean: Eso no pasará. Tu reino del terror termina aquí.

Ivonne: Que hilarante. Una vez que acabe contigo también iré tras ellas. ¡Iré tras todos y los mataré! ¡Esteno Strenght!

En ese momento, el cuerpo de Ivonne cambia aún más, su melena se elonga hasta alcanzar los diez metros de largo y sus músculos y uñas crecen hasta convertirse se en los de una bestia gigante,  que empieza a reír como si se tratara de un monstruo mientras la mayor parte de su ropa se destroza.

Ivonne: ¡Esteno Tail! 

La totalidad de la melena de Ivonne se une en un tentáculo gigante que persigue a Jean por todo el salón y arrasa todo a su paso. Sin embargo, Jean logra escapar a duras penas gracias a su velocidad.

Jean: ¡Ara Schlitz! 

Sabiendo que su fuerza actual no logrará hacerle ningún daño, Jean se pasa a su híbrida normal e intenta tirarle otro candelabro del salón en la cabeza. Sin embargo, aunque su plan funciona, Ivonne ni se inmuta, saltando con la fuerza de sus monstruosas piernas y atacando a Jean con las garras de su mano derecha.

Ivonne: ¡Esteno Claw!

El ataque estrella a Jean contra un muro, le causa severos cortes en el abdomen y las piernas e incluso le regresa a su forma humana, cayendo al suelo duramente y quedando inmóvil durante unos segundos. Ivonne, creyendo que ha ganado, emite una risa pavorosa que hace eco en el salón.

Ivonne: Hahahahahahahaha.

Pero a pesar de sus graves heridas, Jean aún no está vencido y decide pasar finalmente a su última táctica, levantándose con dificultad.

Jean: ¡He! No quería llegar a usarlo porque esto podría romperme los huesos. Pero ahora que mis huesos ya están rotos, ¿¡qué más da!? ¡Ara Teil!

Súbitamente, Ivonne deja de reír  al ver a Jean de nuevo en pie y darse cuenta de que el cuerpo de este está cambiando de una manera diferente a las veces anteriores. Su cuerpo crece ligeramente haciéndole más alto y luego una a una sus extremidades empiezan a cambiar, llenándose de músculos ,plumas y garras, y creciéndole nuevamente alas. Sin embargo, está vez su torso y su rostro permanecen humanos, lo que le convierte en bestia solo a medias.

Arpía

Jean: ¡Gold-Blaue Harpyie!

Ante esta nueva forma, Hiedra de las Aguas, que esperaba algo más grandioso , se vuelve a burlar.

Ivonne: ¡¿Crees que con una técnica tan ridícula vas a…!?

Jean: ¡Ara Zergliederung!

Usando únicamente la garra de su mano derecha, Jean vuela a una velocidad increíble y causa un gravísimo corte en uno de los brazos de Ivonne, dejándolo completamente inútil.

Ivonne: ¡Kyahhh!

Jean: ¡Oh, mi error! ¡Lo que quería era arrancarte la cabeza!

Capitulo 303: Para matar una mala hierba...

Mientras tanto…

Los Piratas del Ave Azul han acabado con la totalidad de los hombres de Ivonne y ahora se encuentran ayudando a los heridos. Taylor atiende a los que puede usando sus conocimientos y poderes mientras Mía le auxilia. Bert ayuda a Kin a mover a Belen a la superficie y Evangeline y Big Bird ayudan a James a buscar a Jane entre los prisioneros liberados, 

James: ¿Ha visto a esta chica?

Big Bird: ¿La ha visto? ¿La ha visto?

Evangeline: Complexión media, cabello castaño.

James muestra la foto de su hermana  mientras que Evangeline da su descripción física a varios de los prisioneros, sin embargo, tal parece que la búsqueda es en vano por lo que vuelven con sus camaradas, abatidos.

James: ¡Maldición! ¡La perdí de nuevo!

Taylor: Kin dijo que encontró un montón de papeles y registros. Tal vez averigüemos algo con eso, los traerán aquí una vez que suban a Belen.

James suspira bastante desanimado, así que Evangeline lo conforta poniendo su mano sobre su hombro.

Evangeline: No te preocupes. La encontraremos, aunque tengamos que ir al fin del mundo.

James: Gracias.

Pero justo cuando los ánimos comienzan a calmarse, Angélique aparece entre corriendo y cojeando con Katrina inconsciente en brazos, lo que horroriza a sus camaradas.

Mia: ¡Santo cielo!

Evangeline: ¡Señorita Katrina!

Taylor se lanza a atenderla de inmediato mientras que sus camaradas se arremolinan alrededor suyo, preocupados por ella.

Taylor: ¡¿Qué sucedió!?

Angélique: ¡Hiedra la apuñaló con sus garras! 

Mia: ¿¡Garras!?

Taylor: Es una herida seria pero estará bien tan pronto la limpie y suture 

Pocos segundos después, Bert y Kin aparecen con Belén y un montón de papeles en brazos además de rostros de estar apurados.

Bert: No quiero alarmar a nadie, chicos , pero escuché a los invitados decir que la guardia y la Marine ya vienen para acá.

Angélique: Jean dijo que vayamos al Spirit. El nos alcanzará cuando acabe con Hiedra.

Tal y como Angélique ha dicho, Jean sigue lidiando con Ivonne pero está vez la balanza se ve mucho más equilibrada, pues aunque los ataques de Ivonne siguen siendo temibles, Jean ahora tiene la capacidad combativa para hacerles frente.

Ivonne: ¡Esteno Snakehammer!

Jean: ¡Ara Fubtritt Schlitz!

Ivonne vuelve a lanzar los gigantescos mechones de su cabellera contra Jean ,sin embargo este los corta en pleno aire con veloces movimientos de sus pies, para luego dar la vuelta entera y asestarle un potente puñetazo por detrás que abre a medio golpe, rajándole parte de la espalda con sus garras.

Jean: Ara Faustenkrallen!

Ivonne: ¡Ahhhhhj!

Tras el golpe, Jean se resiente seriamente del hombro derecho al no contar este con suficiente musculatura que soporte el impacto como debiera. Aprovechando esta oportunidad y furiosa por el ataque, Ivonne hace crecer los músculos de la parte izquierdade su cuerpo, decidida a hundir a Jean en el suelo de un manotazo.

Ivonne: ¡Esteno Might!

Jean: ¡Ara Umkehrung!

Jean, no obstante, detiene la mano de Ivonne en pleno aire, para luego usar esta como pivote y golpearla fuertemente contra el suelo, quedando como un gigantesco trapo mojado en el suelo mientras Jean vuelve a resentirse por el uso de su nueva forma.

Jean: (Ughhh…no creí que dolería tanto, tengo que terminar con esto pronto)

Hiedra se vuelve a levantar una vez más, con una mirada visiblemente desesperada tanto por el dolor y ardor de los cortes de su cuerpo, como por el hecho de que sabe que conforme más pasa el tiempo, menos probabilidades tiene de conservar su farsa.

Ivonne: ¡Maldita cucaracha rastrera! ¡Te haré pagar todas las que tú y tu escoria me deben!

Pero ante la amenaza, Jean se burla para hacerla enfurecer aún más a propósito.

Jean: ¿No será más bien cucaracha voladora? Tengo alas, ¿Recuerdas?

Ivonne: ¡Calla! ¡Bastardo insolente! ¡Te enseñaré de una vez por todas el verdadero poder de Hiedra de las Aguas! ¡Stare!

Tras estas palabras, Ivonne dispone todos sus mechones-tentáculos frente a ella y luego les da la forma de afilados picos, con todos y cada uno de ellos apuntando a Jean y listos para empalarle. Pero lo que causaría terror en muchos, no lo hace en Jean. Este simplemente bate sus alas con fuerza para mantenerse estático en el aire y prepara sus garras para recibir el ataque.

Ivonne: ¡Esto será lo último que vean tus ojos! ¡Pluma Azul- Dorada! ¡Gorgoneion!

Al decir esta última palabra, todos los mechones de cabello se abalanzan sobre Jean con velocidad y fuerza masivas, pero Jean simplemente da un respiro profundo, para luego hacer gala de sus gloriosas habilidades de vuelo súper acelerado.

Jean: Je, funcionó. ¡Ara Style: Messer Flug!

Esquivando todas las lanzas de cabello o cortándolas si es que se le acercan demasiado, Jean se dispara hacia Ivonne con tal rapidez que ya no hay manera posible en que ésta pueda esquivarlo. La mujer trata de protegerse enviando varios cabellos lanza frente a su pecho, pero son igualmente destrozados mientras que Jean realiza su movimiento final.

Jean: ¡Para acabar con una mala hierba hay que arrancarla de raíz!¡Ara Style: Fubkrallen Hellebarde!

Haciendo una inversión de su propio cuerpo, Jean patea a Hiedra con ambas piernas y todas las fuerzas que le permite su lastimado organismo. Al mismo tiempo que el golpe empuja a Ivonne hacia atrás, también le clava las garras en el abdomen, derramando su sangre todo el camino hasta chocar con el muro de mármol del salón, solo para atravesarlo y a varios más ,hasta finalmente detenerse. Finalmente, Ivonne yace con los ojos en blanco y una expresión congelada de terror en su rostro inerte, lleno de sangre, lágrimas y saliva. Hiedra de las Aguas ha sido total y absolutamente derrotada.

Jean: Haha. ¡Lo logré!

Aunque no todo es miel sobre hojuelas para Jean pues tan pronto intenta dar un paso para salir del lugar, sus piernas le gritan de dolor , haciendo que caiga al suelo literalmente aguantándose las ganas de llorar.

Jean: ¡Iiiiiighh! Menos mal que puedo volar …porque creo que me rompí las piernas...

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.