FANDOM


Arco de la Persecución
Persecución
Información
Número de capítulos 27 (757 a 783)
Fecha de creación 01/09/19
Fecha de finalización 08/10/19
Anterior Arco de las Luminarias
Posterior Ave Azul: Avenger
Creador Darkarchangel

El Arco de la Persecución es el vigésimo noveno arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el primero de la Saga de la Cacería.

Antecedentes

Los Piratas del Ave Azul, junto a la Tríada de Sangre ponen rumbo a Jacar, donde se presume se encuentra una esclavista de niños, Konztanze Uberlegen. Cuando se revela que es ella contra quien las hermanas buscan venganza, los Piratas les ayudan a derrotarla, pero dos de ellas pagan el máximo precio.

Capitulo 757: Tiempo Fuera

Una gran salpicada se deja ver cuando la Ocean Spirit llega hasta abajo. Acaban de arribar a Eiyuu y Marcel y otro tritón les han ayudado a bajar. 

Marcel: Servidos, señores. 

Jean:… gracias, Marcel. 

Los ánimos entre los Piratas del Ave Azul aun son algo amargos y sombríos, y conforme avanzan hacia los muelles, se dan cuenta del poco bullicio que también hay en la base. 

Katrina: Que tranquilo está todo. 

Angélique: Bueno, es normal. Hace un rato que debe haberse corrido la noticia. 

Y esto es cierto, la noticia pego muy fuerte. Las Trillizas fueron miembros fundadores y lideres para Todos Somos Esclavos, sin ellas, todo se siente roto y marchito. Tras un par de minutos de navegación por el río subterráneo, los piratas llegan al muelle y al bajar, se encuentran con Betula, quien ha venido a recibirlos como siempre. 

Betula: Jean. 

Jean: Betula-san… yo… 

Betula: Shhhhh…no fue tu culpa. 

Y sin mediar mas palabra, la mujer le da un fuerte abrazo, que el no deja pasar. Ella intenta confortarle por lo vivido, y él se desahoga al apretarla con fuerza. 

Más tarde… 

El cuartel general se ha vuelto una pizca más bullicioso. Los niños rescatados están siendo atendidos en un lugar adaptado como dormitorio y tambien les dan de comer. Mientras, el consejo se reúne para ver que se hará con ellos, entre otras cuestiones. 

Betula: Gracias por acompañarnos hoy. Lady de Bourgh, entiendo que esta clase de cuestiones es su campo de expertise. 

Antonieta: En efecto. 

Incluso han llamado a la madame para que los oriente, pero nadie se siente muy listo para hacer nada. ¿La futura operación a Canro Kitchen? Aplazada. ¿Toda cualquier otra operación? En pausa. No solo por el golpe anímico, tambien la perdida de fuerza militar, las Trillizas solas equiparaban a un ejercito. 

Taylor: Y… ¿Cómo estan todos? 

Mientras están en junta, Taylor se ha sentido con la necesidad de visitar a los Piratas de Hollow, y aunque sabe que el titular de la banda y  Banshee están en la junta, se sorprende al solo ser recibido en el Gloriosa por Phantom y Soul, y esta le sirve algo de ponche de frutas mientras el caballo anda como si nada en la sala de estar.

Phantom: Pues… algo mejor que antes. Siendo sincera, la noticia nos pego demasiado fuerte. Los niños no dejaron de llorar en toda la noche. Revenant estuvo borracho casi cuatro días. Ninguno ha querido salir de su camarote. 

Soul: *relincho*

Phantom: A los demás tambien nos dolió obviamente. Yo era prácticamente una niña cuando las conocí. Eran casi familia. 

Taylor: Entiendo… lo siento… tal vez, si hubiera hecho más, yo.. 

Pero la rubia de rojo le toma la mano. 

Phantom: Todos pudimos hacer más. Me doy cuenta ahora de todas las señales que no vimos. Su necesidad extrema de tomar la misión. El tiempo que pidieron para ellas,  su tiempo extra  con los Gemelos, su condición empeorada. Ellas ya estaban planeando morir…y no lo prevenimos. 

Esto deja a los dos demasiado desanimados. A la par, en la Ocean Spirit, los Piratas del Ave Azul intentan volver a su vida diaria.  Bert da mantenimiento de rutina al barco, Samir y Evangeline pasan el rato en el taller. Katrina afina sus instrumentos, Isabel limpia su arma, Mia hace el almuerzo, y Big Bird solo esta ahí, pronunciando las mismas palabras una y otra vez. 

Big Bird: Isla Bongo

El único que no parece hacer nada es James. Este lleva horas en el nido de cuervo tirado. En su mano, lleva una fotografía. La única fotografía que tiene de Jane. En esta fotografía, su querida hermana esta comiendo una manzana con caramelo. Él también aparece en la foto, comiendo algodón de azúcar. Aun tiene sus dos ojos. 

James: Ese día…

El muchacho intenta recordar ese día. Una feria ambulante iba de isla en isla, con juegos y actos de circo. James nunca había ido a una y Jane decidió llevarlo como sorpresa. Fue uno de los días mas felices de su vida. Pero pronto, la felicidad de ese recuerdo se desvanece. 

James: Jane… 

En su lugar, aparece el día en que la perdió, que se la arrebataron, como su visión se volvía solo la mitad mientras perdía el ojo y ella era alejada de él. Luego, otro pensamiento se mete de intruso en su mente. Ve a una de las Trillizas, estacada, muerta, con su sonrisa final, y de repente, ya no es una de ellas, es Jane, sangrando, muerta, con lagrimas en los ojos vacíos. Y su cuerpo semidesnudo lleno de marcas de esclavitud. 

James:*susurrando*  ¡No! ¡No! 

Pero entonces, sus pensamientos se disipan cuando hay bullicio debajo. Jean y Angélique han regresado de la reunión del consejo y todos sus camaradas se reúnen alrededor. No siendo la excepción, James baja.

Isabel: ¿Qué tal les fue?

Evangeline: ¿Hay una nueva… misión o algo, capitán? ¿Señorita primer oficial?

Pero la actitud de ambos es extraña.

Angélique: ahmmm, sobre eso.

Jean: Vamos a tomarnos un… tiempo fuera.

Capitulo 758: Prioridad

Bert: ¿Tiempo… fuera? 

Isabel: ¿A que te refieres con eso? 

Jean se ve exhausto, anímicamente de seguro, y suspira antes de contestar. 

Jean: Después de lo de… bueno, después de todo lo que paso, creo que necesitamos un descanso. 

James: ¿Descanso? 

Jean: La Alianza necesita más tiempo para revaluar todo lo que teníamos planeado, y procesar lo que paso tambien. Todo esta en pausa. 

Mia: ¿todo? 

Angélique: Todo salvo las misiones de reconocimiento. Lo demás esta aplazado. Lo de Canro Kitchen, lo de Choc Cigar, todo eso. 

Samir: ¿Pero, por cuanto tiempo? 

Jean: Un par de semanas, al menos. 

Los Piratas permanecen en silencio unos momentos. En realidad, es cierto, todos se sienten como que necesitan un descanso aunque quedarse sin hacer nada se siente raro . No obstante, toda la conversación ha puesto a James extremadamente tenso. 

Katrina: Entonces, ¿Qué vamos a hacer nosotros mientras?  ¿Tejer calcetines? 

Jean: No. Ya tengo un plan de que haremos. 

El peliazul saca de su capa la fotografía del archivo que tomo de Uberlegen y se la muestra a sus camaradas, los cuales se ven confundidos. 

Mia: ¿Una foto de Big Bird? 

Jean: Ah-ah. Esto es una cacatua cerulea. La especie de Big Bird. Cuando enfrentamos a Uberlegen, ella dijo que ella había creado… bueno, que ella sabía aparentemente donde estaba el resto de la especie de Big Bird.

Esto sorprende a todos, mientras que Big Bird se empieza a poner algo emocionado. 

Jean: Ya que tenemos el tiempo justo ahora, se me ocurre que podemos ir a esa isla y buscar a los parientes de Big Bird. 

Angélique: La foto dice “Isla Bongo”. Le pregunté a Fleur-basan y Devon-jisan y dicen que Isla Bongo esta a dos islas de Eiyuu. 

Jean: Es la oportunidad para ir y ver que tal. 

El silencio que sucede a la propuesta es corto. La verdad, es que a la mayoría le entusiasma la idea, siendo el más emocionado, obviamente, Big Bird. 

Big Bird: ¿Es en serio? ¿Es en serio? 

Jean: En serio, amigo. Vamos a ir con tus parientes. 

El ave, llena de jubillo, inmediatamente se abalanza contra Jean y frota su cabeza contra la de su amigo, causándole cosquillas mie tras emite un sonidito gutural muy adorable. 

Jean: Jajaja. Ya basta, pica. 

Big Bird: Rrrrrrr….

No obstante, hay alguien que no se ve feliz para nada. James, el cual esta apretando sus puños tan fuerte que hace ruido. Esto llama la atención de sus camaradas, los cuales le observan extrañados. 

Bert: ¿James? 

Mia: ¿Qué te pasa? 

James: ¿Es en serio? 

Todos: ¿Huh? 

James: ¿¡Es en serio!? ¿En serio vamos a “ir de vacaciones a una isla extraña para buscar estúpidos pájaros”. 

Esto impacta a todos, y no solo eso, de inmediato desata el enojo de Jean y Big Bird. 

Jean: ¿Disculpa? 

James: ¿¡Tengo que repetirlo en serio!? ¿¡Que demonios pasa por sus cabezas!? ¿¡Porque vamos a ir allí en lugar de seguir buscando esclavistas!? 

Jean: ¿¡Que demonios te pasa a ti!? ¡Ya dije porque decidí esto! 

El resto del grupo solo observa incómodo. Bert y Samir intentan calmar al muchacho rubio pero este los hace a un lado de un manotazo. 

James: ¡En serio no puedo creer que incluso con lo que paso no puedas comprender lo que es prioridad! 

Jean: ¿¡Prioridad!?  ¿¡De que demonios estas hablando!? ¡Ustedes en está tripulación siempre han sido mi prioridad! ¡Decidí esto por ustedes! ¡Por Big Bird! ¡Sabes muy bien que el sueño de Big Bird es encontrar a otro como él! ¡Y ajora que podemos cumplir ese sueño, ¿te molestas?! 

Ante esto, James se empieza a reír de desesperación y sus compañeros observan incomodos. 

James: Bien. Bien. Eso esta bien. ¿Pero que hay de mi sueño? 

Jean se queda tieso ante esta pregunta, y es entonces que nota que James lleva en la mano la fotografía de su hermana, lo que lo hace sentirse muy avergonzado. 

Jean: James… yo… 

James: Al demonio. Haz lo que quieras. 

El tirador se mete a la cabina y cierra la puerta de un portazo, ante la mirada anonadada y entristecida de sus camaradas. Jean esta a punto de ir tras el, pero súbitamente siente una mano. Al voltear, ve que se trata de Evangeline, la cual se había mantenido callada en todo momento.

Evangeline: ¿Capitán? 

Su mirada es calma, y entonces, Jean recuerda algo que le dijo tras su desventura con Choc Cigar. 

Evangeline: Me encargaré de cuidar a James siempre.

Y entendiendo todo lo que quiere decir y hacer, Jean se lo permite con un gesto. 

Capitulo 759: Siempre ahí para ti

Evangeline: ¿James? ¿Estás ahí? 

La chica toca a la puerta al cuartel de los hombres pero la encuentra abierta y nadie responde. Al asomarse adentro, ve que no hay nadie. 

Evangeline: ¿James? 

La chica entonces se dispone a usar su haki, algo inusual para ella. No suele tener la necesidad de usarlo en la nave, no obstante, al final no le hace falta, pues escucha un ruido viniendo de abajo. 

Evangeline: La bodega. 

La chica baja entonces, encontrando a su compañero en la zona del Crazy Goat. Este esta adentro del pequeño navío, sentado, con las manos en su agachado rostro, como si estuviera derrotado. Al darse cuenta de la presencia de Evangeline, alza la cara rápido, pero la esconde tras su hombro. 

James: Tsk… ¿Qué quieres? 

Evangeline: Solo quería verificar si te sientes bien y eso… Pshe, que oración más estúpida, es obvio que no lo estás, ¿verdad? 

James no responde, solo aleja más el rostro de la vista de su camarada. Evangeline intenta acercarse pero tropieza entonces con algo. Una cuerda. La cuerda del Crazy Goat, que esta desamarrada. 

Evangeline: James… ¿Qué estabas haciendo? 

Ante esta interrogante, el rubio se pone nervioso pero tambien más molesto. 

James: Pues ya que a nadie parece importarle Jane o yo, planeaba ir  yo solo a buscarla. 

Evangeline: ¿Planeabas? 

James: *espetando las palabras* Si. Planeaba…. Pero *con voz mas suave *luego recordé que no se como navegar solo, no tengo ni idea de donde buscarla y no se tampoco a donde ir. 

Evangeline: Eso… y que tampoco se te ocurrió empacar, comida, agua o ropa. 

Nuevamente, el muchacho se hace una bola de si mismo, un manojo de nervios, tristeza, enojo y frustración. Lo que dice Evangeline además, lo hace sentir humillado. 

James: Largo. 

Pero en lugar de hacerlo, Evangeline va y se sienta junto a él, tan cerca que acaban tocándose muslo con muslo, costado con costado y hombro con hombro. 

Evangeline: James… ¿en verdad crees que no nos importa lo de Jane… o tú? 

La pregunta lo hace sentir todavía mas avergonzado, su postura se hunde más, hasta se estremece. 

James: No… incluso antes de ser de la tripulación… incluso siendo un cretino…ellos siempre me han apoyado y ayudado. Siempre han estado ahí para mi… ¿Qué demonios pasa conmigo, Eve? ¿Por qué sigo siendo un cretino? 

La chica no dice nada, solamente lo toma de la mano pars tratar de confortarlo. El suspira con fuerza. 

James: Ya antes habías venido a confortarme, en otra ocasión … Jane… ella… lleva como esclava seis años. Viste los registros, las fotografías, las marcas sobre su piel… dime, Eve…¿De verdad lo crees…? 

La mujer alada se siente confundida y James la voltea a ver de frente. 

Evangeline: ¿Qué cosa? 

James: ¿Qué la vamos a encontrar? ¿Que ella volverá conmigo? 

La rubia siente como si le hubieran pegado con un martillo.  En el fondo de su corazón, teme que no sea así, teme que Jane esté mas allá de la salvación, y teme por lo que pasará con su amigo si esto sucede. No obstante, logra hacer todos sus temores a un lado y responde con una sonrisa leve. 

Evangeline: Pienso que todo es posible. Literalmente estás hablando con una mujer con alas de ángel que vivía en una nube y a la que conociste en el cielo. Si eso puede pasar, lo de encontrar a tu hermana es un hecho. 

Esto de inmediato relaja a James, que siente la extraña necesidad de apoyar su cabeza en ella. 

James: Gracias, Eve. Siempre me haces sentir mejor. 

El comentario y la acción del tirador hace que a Evangeline se le enrojezcan las mejillas. 

Evangeline: No es nada. Solo… hago lo mismo que tu hiciste por mi cuando estaba en lo más bajo. 

James no entiende muy bien a que se refiere, y alza la cabeza, pidiéndole una respuesta con la mirada. 

Evangeline :… darme esperanzas. 

James recuerda entonces aquella vez, cuando cayeron del cielo. Lo mal que estaba Evangeline y las cosas que le dijo en un intento de animarla. Esto lo hace sonrojarse, mucho. Y Evangeline, al verlo, también se vuelve a enrojecer. Ambos estan ahí, sentados, uno junto al otro, tomados de la mano, sus narices estan a centímetros de la del otro. Ella no sabe porque, pero siente la necesidad de cerrar los ojos y acercarse más… pero justo en ese momento, James se echa para atrás, asustándola levemente. 

James: Bueno… Gracias… creo que… ahmm… voy a subir y… le pediré disculpas a todos. 

Evangeline: Si, si. Esta bien… 

Ambos se levantan con celeridad y, sintiéndose extrañamente incomodos andan hacia arriba, de forma separada, con las mejillas rosas y la cara agachada.  

Capitulo 760: Vamos de regreso

James: ¿Cómo que se fue?

Isabel: Solo se fue. Casi inmediatamente después de que tu…. De que entraste, Jean y Big Bird tomaron a Katrina y Angélique y se fueron volando? 

James: ¿A dónde? 

Evangeline: ¿Por qué el capitán haría eso?

Isabel: No lo sé. Estoy tan perdida como ustedes.

Esto hace sentir mal a James de nueva cuenta, lo hace sentir enojado con su capitán y consigo mismo. ¿Acaso a su capitán le importa tan poco que no se intereso en saber como estaba? ¿O lo que le grito a Jean lo hirió tanto que lo hizo querer huir? ¿Pero porque llevarse a las chicas y al pajarraco en ese caso? Sea como sea, James se siente estúpido por ello.

Samir: Tranquilo, no creo que este molesto contigo.

James se sobresalta un poco, pues a pesar de estar rodeado de sus camaradas, no esperaba que estos se acercaran voluntariamente después de su actitud. Aunque no todos los agraviados están ahí, James procede a hacer aquello a lo que vino.

James: De lo que dije antes… yo…

Bert: No pasa nada. 

Isabel: Entendemos a la perfección. 

Mia: Solo deja de ser un cretino y todo arreglado. 

Isabel le da un golpecito con la funda de su espada en la cabeza a su compañera, lo que hace reír al resto. No obstante, James aun está intranquilo. En su interior, aun hay mucha tormenta. Espera poder despejarla una vez pueda disculparse con Angélique, Katrina, Jean y Big Bird, en especial los últimos dos. Pero pasa más de una hora y no regresan, y no solo él, el resto se empieza a preocupar.

Isabel: ¿Ya intentaste llamarlos?

Bert: Si, pero creo que ninguno traía su Den Den Mushi.

Taylor aparece mas o menos a la par, tras haber pasado un rato en el Devil Gloriosa. En cuanto pone un pie en la cubierta, todos lo abordan de inmediato.

James: ¿No has visto a Jean o a los demás?

Taylor: No. Llevo todo el rato en el barco de los Piratas de Hollow. ¿Pasa algo?

Pero el resto no le contesta.

Isabel: ¿Dónde demonios pueden estar?

Bert: No pueden haber ido lejos.

Mia: Ahmmm… duhh. Jean puede volar, ¿recuerdan? Por supuesto que puede ir lejos.

Evangeline: Pero el capitán y los otros no dejarían la base así como así.

Taylor: *confundido* ¿Me perdí de algo?

Samir: Luego te explico.

Los Piratas ya están planeando ir a buscarlos o llamar a todos los que conocen, pero al final resulta que no tienen que, pues el peliazul, las chicas y el ave justo van volviendo, y aterrizan en la cubierta.

Samir: Oh, ahí están.

Mia: ¿Se puede saber a donde fueron?

Pero Jean no contesta, ni lo hace el resto, los cuatro parecen estar especialmente serios. James, aun sintiéndose mal, se dirige a disculparse tambien con ellos.

James: Yo… lo siento. Lo que fije, yo no…

Pero súbitamente, Jean le toma por el hombro y sonríe levemente. 

Jean: No hay nada que perdonar. Tienes razón, lo de tu hermana toma prioridad.

El peliazul alza la voz para que toda la tripulación lo oiga.

Jean: Y es por eso que  hay que prepararnos. Apresúrense. El señor Winchester va a estar esperándonos.

Todos se ven confundidos, especialmente el muchacho rubio.

Mia: Esperándonos, ¿para que?

Jean: Vamos de regreso a Night Howler.  

Capítulo 761: Una pausa para la pausa

Angélique : Ese desgraciado de Choc Cigar y su mierda de organización siguen ahí,  haciendo de las suyas con esas pobres mujeres. Hay que acabar con ellos lo antes posible. 

Jean: Además de que fue el quien dio la pista sobre el tal Bela y tu hermana, ¿no? Definitivamente hay que volver a ver si le sacamos algo. 

Todos los demás se ven sorprendidos aunque no demasiado, bueno, salvo James, el cual está especialmente confundido. 

James: Pero… pensé que la alianza iba a quedarse en Stand by. 

Jean: Si. Eso les dije. Y el resto de la Alianza lo va a estar unos días, pero nosotros no. Pusimos una pausa a la pausa. 

Evangeline: Pero, el consejo. ¿Están de acuerdo con esto? 

Angélique: Ahora lo están, fuimos a pedir la autorización.

Jean: Y Katrina convenció a su padre para que Wind Jester accediera también. 

Katrina: Aunque costó trabajo. 

Jean: Como sea, esa es la resolución, así que hay que prepararnos ya. 

James: Pero, ¿y lo de Big Bird? ¿Qué hay de lo de buscar a su especie? 

El tirador se siente mal porque su “berrinche” ha alejado a su compañero emplumado de poder cumplir el deseo de toda su vida, pero el ave le sonríe (o hace el equivalente de sonreír en un animal con pico) con calma. 

Big Bird: Puedo esperar. Puedo esperar, ahh. 

James se ve conmovido y tiene que usar toda su fuerza de voluntad para mantener la compostura  las lágrimas a raya mientras expresa lo que siente con una sola frase. 

James: Gracias… a todos.

Ante eso, su capitán le sonríe y le da una palmadita en el hombro a manera de afirmación. 

Jean: Ni lo menciones. Ahora muévanse todos… 

Más tarde…

A las afueras de Kettei, ya estan reunidos la Ocean Spirit y un par de barcos pertenecientes a Wind Jester, los cuales alistan los últimos detalles antes de zarpar de manera definitiva.  En cierto punto, los miembros de más alto rango de la organización del bufón pasan un momento a la nave de los Piratas  para comentar unos últimos asuntos. 

Jean: Señor Winchester. 

Fernand: Joven Black. 

Katrina: ¡Papi! 

Fernand: Cielo… ehem… Tenemos todo listo ya, Joven Black. Confío en que estén preparados. 

Jean: Por supuesto. 

La madame de Bourgh no los acompaña y cortésmente los Piratas preguntan por ella. 

Polly: ¿Lady Antonieta? Oh, ella no nos acompañará esta vez. Está muy ocupada por el momento haciendo y buscando hogares temporales y permanentes pars los niños que trajeron de Jacar. 

Al fondo, Bert alza el puño en júbilo para si mismo al oír la noticia. 

Angélique: Oh, entiendo. 

Fernand: Aunque me ha dado permiso de ser empoderado de sus cuentas. Aunque dudo que necesitemos tanto dinero. 

Jean: En teoría, no. 

James esta ahí también, y humildemente da gracias también a Fernand y su gente por ayudarlos, y estos las aceptan, aunque el Bufón de los Vientos se ve serio al verlo. 

James: No se preocupe, señor. Le aseguro que no haré nada estúpido como la última vez. 

James se ve bastante avergonzado pero ni así logra bajar la expresión de Lord Winchester. 

Fernand: Eso espero, Joven James. Eso espero. 

Lo último que queda para comentar es el curso que seguirán, y los navegantes de Wind Jester así como Angélique hablan al respecto e instruyen a su líder/capitán respectivamente. Una vez zanjado el asunto, todos los de Wind Jester se retiran, menos uno, mientras que Jean y Angélique comentan sobre el curso. 

Jean: Nos tomará lo mismo llegar que la ves anterior, ¿no? 

Angélique: Horas más horas menos. Depende mucho del clima y… 

Pero en ese momento, una rosa aparece en la oreja de Angélique, y tomándola del tallo, Fitz.

Fitz: Para ti, mi lady. 

La pelirroja la toma encantada y huele su fresco aroma. El peliazul, no obstante se ve bastante incomodo (por no decir molesto) con todo el despliegue. 

Jean *con cierto desdén en la voz*¿Y solo viniste hasta acá para eso?

Fitz: Para eso y para preguntar a la señorita como se siente. No había tenido la oportunidad de hablar antes. Seguro que lo de la Triada fue algo muy duro. 

Angélique: Si… lo fue… 

La chica inmediatamente se decae al recordarlo y Fitz se apresura a aferrarla con sus brazos para confortarla. 

Fitz: Oh, lo siento. No quería hacer que te sintieras mal. 

Angélique: No te preocupes, no es tu culpa. 

Jean observa todo si tiendo que se va incendiar en cualquier momento, no sabe bien porque. Pero Fitz, creyendo que es por lo mismo que lamenta Angélique, termina de abrazarla y pone su mano en su hombro también. 

Fitz: Tranquilo. Saldremos adelante… 

Jean:… Seh…

Fitz sonríe y Jean siente que se va a quedar ciego de tan brillante que es. El pelinaranja vuelve a girarse hacia Angélique y le acaricia la mejilla. 

Fitz: ¿Quieres almorzar? Prepararé calzone. 

Angélique: Claro. 

Fitz: Vale, te veo en una hora. 

Ante esto, Jean se queda perplejo. 

Jean: Pe… pero, ¿Quién va a navegar? 

Angélique: Bert puede encargarse un rato.

Fitz sube a su nave despidiéndose con un beso al aire y Angélique se sonroja mientras vuelve a sus labores. Jean solo se queda ah, sintiéndose, por alguna razón, derrotado. Los barcos están listos, la tripulación tambien, por lo que finalmente todos parten hacia Night Howler, de nuevo.   

Capitulo 762: No conmigo

Días mas tarde…

Angélique: ¡Aferren las velas! 

Un chaparrón se ha desatado en el temible mar del Nuevo Mundo en cosa de segundos. Agua y viento azotan la madera de las naves de la Alianza y la carne de sus tripulantes. La maniobrabilidad se está perdiendo y podrían hundirse si no se mueven rápido, por lo que en la Ocena Spirit, todos los Piratas hacen un esfuerzo. 

Isabel: ¡Las cuerdas! 

Evangeline: ¡Voy! 

La mujer alada corre para sostener las cuerdas de la mesana, pero debido a la fuerza del aire, sus pies literalmente empiezan a ser arrastrados por la cubierta de lado hasta chocar con una de las barandas. 

Taylor: ¡Evangeline!

No obstante, antes de que la cosa pueda ponerse mal, James aparece justo en ese momento y la ayuda a sostener la cuerda, logrando al fin estabilizar la vela y el barco. 

James: ¡Sostente!

Pero, de manera casi cómica, súbitamente la tormenta amaina y el esfuerzo de los piratas se vuelve irrelevante. 

Mia: ¡Aghh! Tanto que me costo agarrar esa vela. 

Isabel: Bueno, lo importante es que estamos sanos y salvos, ¿no? 

Jean: *via Den Den Mushi * ¿Todo bien por allá, Señor Winchester? 

Fernand: Si, todo en orden. ¿Ustedes? 

Jean: Igual. 

Todos en el barco van comentando más o menos lo mismo, y concluyen que, en efecto, ha parecido un esfuerzo en vano moverse tanto para una tormenta que duro menos de dos minutos, no obstante, Evangeline aun va con James, para agradecerle. 

Evangeline: Gracias por ayudarme con esa cuerda, James. 

La sonrisa que tiene ella en la vara justo ahora la hace ver tremendamente bonita, y hace que James sonría y se sonroje cuando este hable la boca para hablar, pero en lugar de eso escupe unas palabras nerviosas. 

James: De porque… digo, no hay nada… digo… quería decir de nada y luego pensé en no hay porque…. Ahmmm… de nada. 

Esto hace reír a Evangeline, la cual se da media vuelta para volver a lo que estaba haciendo antes de la tormenta. James también sonríe para si mismo, pero de un segundo a otro, su sonrisa se desfigura en una cara compungida y dolida, cosa que nadie parece notar… excepto Jean. 

Jean: Hmm… 

No mucho más tarde, von el medio día recién llegado, la costa de Night Howler se hace presente y visible, así como su nuboso clima. Los aliados deciden entonces parar un poco antes de llegar para comentar su accionar futuro. 

Fernand: Desembarcaremos en Ominous primero. Ya conocen la ciudad y yo tambien. Puedo conseguir habitaciones para todos más fácilmente. 

Jean: Bien

Pero esto confunde y molesta a James un poco. 

James: Pero… ¿Por qué no desembarcamos directamente en Gloom donde esta Choc Cigar Compa…? 

Fernand: PORQUE es mejor mantener un perfil bajo antes de llegar. Si Choc Cigar se entera que venimos en el mejor caso aumenta la seguridad porque viene “Bushel Ferrante a hacer negocios” y en el peor, se da cuenta de que somos enemigos. Si venimos desde Ominous, le damos menos oportunidad de que haga movidas inesperadas. 

Polly: Además, nuestra gente esta algo cansada por el viaje e imaginamos que ustedes también. Será mejor si descansamos un momento antes y vamos con toda la energía para lo que se ofrezca. 

Grant *Gruñe en aprobación *

Aunque de mala gana, el rubio termina por aceptar.

James: Vale, pero sólo por unas horas antes ir a por ese desgraciado. 

Esto pone un tanto serios e incomodos a todos los presentes, de su tripulación y de la de Wind Jester por igual. 

Jean: Ahmm… Sobre eso… ni tu ni Evangeline irán ahí. 

James: ¿Qué? 

Angélique: Después de lo que hicis… de lo que paso la última vez, Cigar los podría reconocerlos muy fácil, incluso si nunca vio bien sus caras. 

Fernand: Ambos se mantendrán muy, muy en la Retaguardia. 

Es obvio que Fernand se esta quejando de nuevo por lo sucedido, y aunque James intenta replicar, se le quitan las ganas de inmediato. Sabe bien que tiene razón. 

James: *suspiro* Bien… 

Evangeline: Al menos estaremos los dos juntos. 

La chica vuelve a sonreírle con tanta calidez que casi brilla. James, una vez, le devuelve la sonrisa débilmente, pero en cuanto ella vuelve a voltear, James se llena de pesar y sombra en su rostro, y Jean una vez más  se da cuenta. 

Un par de horas más tarde… 

Los Piratas del Ave Azul estan en su propia suite privada en el Hotel Black Diamond. Suite que Fernand les ha reservado. Ya se ha comentado el plan y se ha decidido que saldrán mañana por la mañana, por lo que por el momento, todos están descansando. Bert saquea el frigobar del lugar y Mia hace lo propio con la barra de licores. El resto se reparte entre estar tirados, admirar la vista, o hacer cualquier otra cosa. Jean por ejemplo, esta tirado en el sillón más grande de la habitación. 

Katrina: Oye, ¿y Angélique? 

Big Bird: ¿Angélique? ¿Angélique? Ahhh

Jean de inmediato cambia su cara relajada por una de hastío. 

Jean: Ahh… está esta con “Fitz”. La invitó a ver la ciudad desde el mirador. 

Katrina: Aaaahh. 

Jean: Ahora, si me permiten, voy a tomar una siesta. 

Katrina: Vale. 

Jean se va a su habitación y se esta acomodando, pero justo en ese momento, siente una presencia en la puerta. La de James, el cual se ve turbado

Jean: ¿James? ¿Qué ocurre? 

James: ¿Puedo hablar contigo? 

Jean: Claro. ¿Qué ocurre? 

El tirador entra y cierra la puerta tras de sí. Parece que no quiere que nadie le escuche, lo que preocupa a Jean de nueva cuenta. 

James: voy a pedirte un favor. 

Jean: ¿el qué? 

James cierra los ojos y suspira enormemente. 

Jean: Mañana, por favor manda a Eve con alguien más, pero no conmigo.    

Capitulo 763: Siento

Jean se ve medio atontado y confundido por la petición. 

Jean: Ahmm… ¿Por qué? 

James: Créeme, será mejor así 

James solo se ve muy entristecido de nueva cuenta, su mirada no puede bajar más, lo que preocupa a su capitán, en especial por lo que ha visto recientemente. 

Jean: ¿Qué pasa entre ustedes dos? ¿ Acaso hay problemas entre tu y Evangeline? Porque cada vez que veo que ella se te acerca, tu pones esa cara de “el fin del mundo se acerca”. 

James, sintiéndose hasta agotado, camina hasta la cama de la habitación y deja caer el cabuz ahi mientras se aferra el rostro con las manos. 

James: Por supuesto que no… de hecho, es hasta lo contrario… todo es maravilloso. 

Jean se siente hasta más confundido ahora. 

Jean: Entonces, ¿Por qué me pides que…? 

James: ¡Porque ese es precisamente el problema, ¿si?! 

El joven capitán se hace un poco hacia atrás ante la reacción tan explosiva del tirador. Este se ha exasperado pero inmediatamente se avergüenza por ello y procede a hacerse a un lado en el borde de la cama, permitiendo a Jean sentarse. 

James: Estos últimos días… no… desde hace ya un muy buen tiempo que… me siento diferente con respecto a Eve… siempre que está ella alrededor me… me siento tranquilo.  Siento que ella brilla cada vez que sonríe, y cuando la veo sonreír… siento que yo brillo… me siento… ¿feliz? 

James sonríe solo de pensarlo, pero otra vez, su semblante preocupado le gana a su mueca alegre. 

James: Creo que ya no pienso en Eve solo como compañera o amiga, Jean… creo… creo que la quiero.

James está tan cabizbajo que su cabeza se mete entre sus piernas abiertas, Jean solo lo mira, al principio sin saber que decir y hacer, pero luego, le da una palmada en la espalda. Una que pretendía ser una palmadita de animo pero termina siendo tan fuerte que resuena, haciendo a James saltar. 

James: ¡Ey! ¿¡Eso porque? 

Jean: Perdón. Se me fue la mano. A ver… no entiendo que tiene de malo lo que sientes. Si te preocupa que ella no te corresponda, créeme, no tienes porque. Ella siempre va contigo a donde sea que vas. Se coordinan bien hasta en batalla. ¡Carajo! Eres la única persona a la que llama solo por su nombre en lugar de decirte señor, joven o una burrada así. Y estoy casi seguro de que ella sonríe más cuando estás tu. 

James se muestra un tanto sorprendido por oír todo esto, pero su mirada es más cautelosa que optimista.

Jean: Creo que deberías decirle lo que sientes. 

Pero James se pone a la defensiva. 

James: Aha. ¿Justo como tu le dijiste lo que sientes a Angélique? 

Ante estas palabras, Jean se echa para atrás, rojo como tomate. 

Jean: No se… no se de que estás hablando. 

James: Aha, claro… 

Un silencio del tamaño de un elefante se pasa por la habitación, pasa un minuto entero antes de que James decida hablar. 

James: Incluso si… Incluso si le dijera a Eve lo que siento, y ella me correspondiera… ¿entonces que? ¿¡Debo ser feliz con ella!?  ¿¡Debo ser feliz con Eve sabiendo que Jane está allá afuera!? 

El muchacho esta tan frustrado que aporrea la cama con la mano, y Jean empieza a entender por donde va el problema. 

James: Solo por pensar en amor… y en estar de tortolo con Eve y todo eso… en lugar de ayudar a Jane… me hace sentir… sucio. Por eso no puedo estar con ella, Jean. No puedo estar con Eve. Y si la mandas conmigo...no podre pensar en lo que debo pensar. Es lo mejor.  

El elefante silencioso vuelve a meterse al cuarto, y se queda ahí, sentado un rato mientras James permanece abatido, y Jean, pensativo. Finalmente, este se disipa cuando al fin a Jean se le ocurre que decir. 

Jean: James, tu amas a tu hermana… 

James: ¡Por supuesto!  *con voz leve ahora* ¿Qué acaso no se nota? 

Jean: Eso es lo que digo, no era una pregunta, era una afirmación… como sea. Si tu relación con Jane es mínimamente cercana a lo que tengo yo con Jill o Jona entonces puedo suponer que ella también te ama, ¿no? 

James asiente levemente. 

En ese caso, como hermana que te ama, ella se preocupa por ti y por tu felicidad. Ella querría que seas feliz, quiere que seas feliz. 

Ante estas palabras, el rostro anonadado de su camarada rubio se queda con la boca abierta, jamás se le habría ocurrido esto. 

Jean: Y si la rescatamos… no. ¡Cuando la rescatemos…! ¿No crees que se entristecería si viera lo miserable que eres?

James: ¿Supongo..? 

Jean: ¡Lo haría seguro! ¡Si a mi me da tristeza a ella con más razón! A lo que me refiero es, que a pesar de todo, mereces ser feliz, James. Y si Evangeline te hace feliz, ¿Por qué no ser feliz con ella? De todos modos no es como que dejes de buscar a Jane. Y una vez la encontremos, puedes compartir tu felicidad con ella. 

James e muestra renuente al principio, busca como rebatir, pero pronto se da cuenta de que no hay argumentos para usar y se queda callado, sintiéndose, extrañamente tranquilo. 

James: ¿En serio lo crees? 

James: En serio. Lo digo de verdad. 

El apoyo de su capitán le llena de una alegría y un valor repentino. Ha cambiado su opinión y decisión. 

James: Bueno, ahora solo me queda otro problema. 

El peliazul le mira confundido. ¿Qué problema?     

Capitulo 764: Cómodos

En la noche… 

Como siempre en Night Howler, las perpetuas nubes del día se marchan durante la noche, dejando el paso libre a una hermosa luna que esta noche está creciente. Bajo su luz, todo el mal de Ominous se cuece. Tugurios y antros. Bares y moteles. Girls Shows y teatros para adultos. Contrabando y ventas del mercado negro. Peleas ilegales, riñas, pleitos, tiroteos y discusiones de capos y mafiosos. Pero entre toda está visión oscura y retorcida de la sociedad, hay una zona que podría decirse lo opuesto. 

James: Creo que ya llegamos. 

Ese lugar es el malecón principal, la cara más decente de Ominous, la que permite que el lugar se vea atractivo para las personas más normales, aquellas a las que todos los otros suelen embaucar. Llena de negocios, restaurantes, cafeterías, carritos de helados y hasta un centro comercial, y es ahí donde están James y Evangeline justo ahora. 

James: Bonito, ¿no? 

Evangeline: Bastante para ser la isla que es. ¿Solo tengo una pregunta? 

James: ¿Qué cosa?

Evangeline: ¿Que hacemos aquí? 

James: Ahm… 

Más temprano… hace como cinco horas… 

Angélique va regresando de su paseo con Fitz. Feliz pero algo agotada de tanto estar de pie en el mirador, se quita un momento las botas para descansar las piernas y se sienta en un sillón echando la cabeza para atrás. 

Angélique: Ah… mucho mejor. 

Es solo entonces que se da cuenta de que Evangeline, Isabel, Mia y Katrina miran fijamente a la habitación de Jean, la cual esta cerrada y que ninguno de los varones de la tripulación esta ahí.

Angélique: Ahmmm…  ¿pasa algo? 

Isabel: No sabemos. De repente Jean les dijo algo al oído y todos se metieron ahí. 

Angélique: ¿Eh? 

Katrina es la que está más cerca de la puerta y se dispone a poner la oreja para espiar un poquito, pero justo cuando va a intentar, oye un grito dirigido a ella. 

Jean: *a traves de la puerta* ¡Ya se que estás ahí, Katrina! ¡Vete! ¡Este es un asunto solo de hombres! 

Esto molesta a la más joven de la tripulación. ¿Que rayos se traen los chicos? Pero mientras se preguntan el porque, Mia se empieza a reír como retrasada para si misma. 

Isabel: ¿Y a ti que te pico? 

Mia: Pensé algo estúpido… ¿Qué tal si es una orgia gay? 

Ante esto, Angélique solo mira con hilaridad a su camarada, mientras que Isabel se ataca de risa y Katrina, aún recordando cuando accidentalmente vio a Taylor y Samir de cariñositos, se aleja de la puerta con cara de terror. Evangeline es la única que se queda con la intriga, pero no le dura mucho y se va a hacer otras cosas, ignorante de que en esa habitación, los hombres estan hablando justo sobre ella. 

Taylor: A ver. Déjame ver si entendí. Quieres que ayudemos a James… ¿a declarársele a Evangeline? 

James: ¿por favor? 

Ese es el otro problema que James mencionaba. Aunque que ha decidido que si dirá a Eve lo que siente por ella, no tiene ni idea de como hacerlo. Y Jean, tampoco teniendo idea, ha pedido ayuda al resto de hombres, los cuales están entre sorprendidos y enternecidos. 

Jean: Ahora, ¿ideas? 

Los otros tres varones se quedan pensativos un rato, demasiado rato. Y esto desespera tanto a James como a Jean. 

Jean: ¿¡En serio!? ¿¡Ni idea?! 

Big Bird: Mis ideas no aplican a su especie, ahhh. 

Samir: Pues… 

Jean: ¡Oh, vamos!... Ustedes dos son pareja, ¿como se confesaron sus sentimientos? 

Ante esto, el médico y el herrero se quedan viendo y se ríen pero de vergüenza. 

Samir: Con alcohol, mucho alcohol y luego una serie de ridículos. Una noche muy loca. 

Taylor: Jeje. Si. ¿Quién diría qué funcionaría?... Pero no creo que sea lo que tu necesites. 

James: No lo necesito ni lo quiero, gracias. 

Jean: No. Tiene que ser algo especial algo… 

Bert: No es necesario que hagas nada muy elaborado. 

Todos: ¿huh?

Los cuatro jóvenes voltean de inmediato a ver a su veterano camarada, el cual se había estado tomando su tiempo para responder el cuestionamiento.

Bert: Llévala a un lugar que a los dos les guste y hagan algo que a los dos les guste. No tiene que ser necesariamente romántico, haz algo que harían como los amigos que son. Coman una hamburguesa, jueguen en una feria, salgan a caminar, que los dos se sientan cómodos. Sintiéndote cómodo, te será mas fácil decirle lo que sientes. 

James no se ve muy convencido y los otros tres menos, pero Bert les sonríe súper seguro. 

Bert: Eso es lo que hice con mi mejor amiga, ¿y saben que paso? Nos casamos a los cuatro meses. *suspiro* Eliza y yo cumpliríamos 19 años de casados en abril. 

Esto enternece todavía más a todos, y convence a James, el cual se pone a pensar.

James: ¿Creen que haya un lugar bonito en esta isla de porquería? 

De regreso al presente… 

James ha hecho justo eso, seguir el consejo de Bert. Pero ahora que Evangeline le cuestiona sobre eso, se pone nervioso. 

James: Ahm… pues… Jean me recomendó que talvez… debía despejarme un poco antes de mañana…y pues… decidí tomar su consejo. 

Evangeline: Ahhhhh… ¿y me trajiste? 

James: ¿Aha? 

Evangeline: Aww, que lindo. 

Esto hace sonreír a la chica del cielo, y por extensión, a James. El chico decide invitarla a tomar un helado, y ella va encantada. Ambos entran entonces a una fuente de sodas, en cuyo mostrador, un sujeto extraño pide una bebida extrañamente complicada, turbando al pobre cajero. 

Sujeto: Dame un te de burbujas, con mezcla oriental de especias. Leche de almendras sin procesar. Azúcar moscabada. Pétalos de rosa y burbujas de mora y fresa.*chasqueando los dedos* Rapidito.

Cajero: Ahm, señor. Aquí no vendemos eso. 

Sujeto: ¿¡Como dice!? ¡Esto es un ultraje! ¡Quiero hablar con su supervisor! 

Cajero: *suspiro* Ya lo llamo. Si gusta salir de la fila en lo que llega. 

El hombre, aunque muy indignado, hace lo que dice el cajero. Mientras tanto, James y Evangeline llegan a la caja alegremente. 

James: ¿Ahmmm? ¿Vainilla? 

Evangeline: Mejor fresa. 

James: Vale. Y para mi uno de chocolate. 

Ninguno de los dos presta atención al cliente disgustado, aunque este a ellos si. Viéndose sorprendido por su presencia y siguiéndolos con la mirada cuando se van del lugar. 

Sujeto: No me digas que… 

El hombre saca algo de entre su ropa, un papel, y lo extiende, resultando ser un cartel de recompensa de Evangeline. 

Sujeto: Ay, joder. ¡Si es! ¡Me lleva! 

Y dejando de lado todo el asunto de su bebida, sale corriendo del lugar.      

Capítulo 765: Yo quiero…

James y Eve disfrutan de su “paseo” un rato más. Hay unos juegos de feria por ahí, y deciden jugar uno. Ese donde disparas con pistolas de agua para llenar un globo. 

James: ¡Voy a ganar! 

Evangeline: ¡Ja, ya veremos! 

Los dos rubios, como tiradores que son, tienen puntería perfecta y al final, Evangeline gana solo por cuestión de un segundo

Tendero del juego: Felicidades a la señorita. 

Como ganadora, su triunfo es acreditado por una inmensa rana de peluche, no obstante, termina regalándosela a una niña de ojos grandes que tambien estaba jugando. 

Evangeline: Toma. Para ti. 

Niña: ¡Gracias! 

La niña se va corriendo y ellos caminan tranquilamente, conversando sobre mil y un cosas. Por ejemplo, que isla les ha gustado más… 

Evangeline: Isla Gyojin era un lugar maravilloso. 

James: Seh. Aunque no negare que el Archipiélago Sabaody tenia su encanto

… su clima favorito… 

Evangeline: Templado pero no frio. Un punto medio. 

James: Nah, a mi me gusta el calor. 

… y otras cosas que aunque sin mucha importancia, James atesora cada palabra que Eve dice. En cierto punto, son abordados por un fotógrafo callejero, el cual se ofrece a tomarles una fotografía, la cual ellos aceptan. 

Fotografo:  A ver… un poco mas a la derecha… hmph… un poco más… un poquito más… 

Los dos jóvenes se van moviendo con una sonrisa hacia donde les dice el fotógrafo, pero en cierto punto, ambos pisan un pequeño vado del suelo y se tropiezan justo cuando sacan la foto. 

Evangeline y James: ¡Woah! 

Fotógrafo : Ahí esta. 

El fotógrafo saca el cuadrito de su den den mushi cameko instantáneo y se los ofrece. La fotografía es, a pesar del tropiezo, especialmente adorable. No obstante, a James se le quita la ternura cuando el fotógrafo revela su precio. 

Fotógrafo: Dos mil por favor. 

James: ¿¡Dos mil!? ¡Es un robo! 

Fotógrafo: ¡Oh, por favor! ¡Es una buena foto y ya la tome! ¡Ahora paga, tacaño! 

James: ¿¡A quien demonios llamas tacaño!? 

James ya esta apunto de sacar un revolver, pero entonces, Evangeline coge el dinero de su bolsillo y paga la foto. 

Evangeline: Aquí tiene, señor. 

Fotógrafo: Gracias, señorita. Se ve que tiene buen gusto. No como su novio. 

De no ser porque la palabra novio lo ha dejado paralizado, James no le saca los dientes al sujeto ahí mismo, en lugar de eso, solo recupera suficiente compostura para preguntar a su “amiga” porque la compró. 

Evangeline: Si, es un robo. Pero tambien es una foto muy linda. Me gusta como sonríes. 

En efecto, James tiene la sonrisa mas grande que ha esbozado en muchos años ahí atrapada en la imagen. Esto lo hace ruborizarse y se agacha para que no se note. La noche ya esta avanzada y el malecón comienza a vaciarse. 

Evangeline: Tal vez deberíamos volver ya. Es tarde y mañana hay cosas importantes. 

James: S… si. 

James empieza a ponerse nervioso, porque ya va llegando el momento de la verdad. El momento de decirle a Evangeline lo que siente. Esta tan nervioso, y ella tan feliz que mientras van de regreso al hotel, ninguno nota ni siente que alguien los va siguiendo, nada más y nada menos que el sujeto del te burbuja de antes, este lleva un den den mushi y alguien le habla por el otro lado. 

¿??? : ¿Estás seguro? 

Sujeto del te: Segurísimo. Es ella. 

¿??? : Vaya, no creí que aun siguiera en la isla. Aún tengo negocios por atender, ¿te encargas de ella? 

Sujeto del te: Claro. 

¿???: Vale. Gracias, Luke. 

Ka'cha

El tal “Luke” continua siguiendo en completo sigilo a los dos rubios, los cuales ya están a punto de llegar al hotel. 

James: *para si mismo * Bien, James. Llegó la hora. *en voz alta* ¿Evangeline? 

La aludida voltea a verlo von sus bonitos ojos azules, lo que lo pone más nervioso. 

James: Tengo… tengo algo importante que decirte. 

Evangeline: ¿Qué cosa? 

James: Yo… te… yo quiero… yo te quiero… 

Ahí está, lo ha dicho, pero conforme lo va diciendo, como en cámara lenta, que los ojos de ella se abren más y más, lo que lo hace entrar en pánico y añadir algo. 

James: Yo te quiero preguntar si le harías unas mejoras a mi revolver. 

Evangeline: Ah… claro. 

James: Genial… 

Los dos entran entonces al hotel y al elevador para subir a la suite de su tripulación, casi en la planta más alta. El ascenso es completamente silencioso. James por su parte, se aferra el rostro con la mano en frustración por haber entrado en pánico, mientras que Evangeline se ve extrañamente entristecida. 

James: Que descanses….

Evangeline: Si… igual tu… 

Ambos entran en sus respectivas habitaciones sin mirarse. Y cierran la puerta, James no obstante, recibe una visita a los dos segundos. Todos sus compañeros varones. 

Bert: ¿Y… que tal te fue? 

Pero los rostros alegres de estos se vuelven amargos al ver que James no está feliz. 

James: Tsk…  lo arruine, chicos. 

Por su parte, Evangeline abre su puerta para Angélique y el resto de las chicas, quienes han visto la expresión con la que  se encerró. 

Angélique: ¿Sucede algo malo?       

Capitulo 766: No sabes lo que depara la vida

La chica rubia insiste en que no pasa nada, pero sus amigas no le creen y casi entran por la fuerza para hablarlo. 

Angélique : Somos tus amigas, ¿no? Dinos que pasa. 

Evangeline se sonroja, parece avergonzada. Tratando de disimilarlo y fallando miserablemente, acaba por sentarse, aparentemente derrotada, en la cama y las mira fijamente.

Evangeline: Señoritas… yo… no es fácil para mi decir esto… 

Isabel: Puedes contarnos lo que sea. 

Evangeline: *respira hondo* Ok… aquí va… sientoalgoporJames. 

La chica lo dice tan rápido como puede para librarse antes del asunto, aunque sus compañeras entienden perfectamente lo que han dicho y Mia y Katrina ostentan sonrisas bastante grandes. 

Mia: Ah, eso eso. 

La mujer alada se pone nerviosa por la reacción. 

Evangeline: ¿Lo… lo sabían? 

Katrina: Es algo evidente, de hecho. 

Mia: Un mucho evidente diría yo. 

La joven pelinegra y la pelinaranja, no obstante, reciben un sopapo en la cabeza de parte de Angélique e Isabel respectivamente, a modo de regaño por su poco tacto. 

Mia y Katrina: ¡Au! ¡Oye! 

Evangeline: Es así entonces… 

Súbitamente, la arquera parece entristecerse mucho más, para pánico de sus camaradas. 

Angélique: ¡Woah! Tranquila. No tiene nada de malo.  Al contrario, es muy lindo. 

Evangeline: No… no es eso. Si es tan obvio como dicen la señorita Katrina y la señorita Mia… entonces es peor de lo que creí. 

Sus compañeras se ven confundidas ante esto. 

Evangeline: James me invitó a ir con el a pasear.

Mia: ¿¡A eso salieron!? ¡Genial!

Katrina: Que lindo. ¿Y que tal les fue? 

Isabel: Ay no. No me digas que te fue mal. 

Evangeline: ¿Qué?  ¡No! Al contrario, señorita espadachín. Nos divertimos mucho y él… fue muy lindo y amable. 

Isabel: ¿Entonces cual es el problema? 

Evangeline:  Que solo fue eso… *suspiro* Pensé que el me había invitado porque talvez… el siente lo mismo que yo, pero… creo que él solo me ve como amiga,  a pesar de que es tan obvio lo que siento por él como dicen ustedes, él solo me ve como amiga. 

El silencio se hace presente un momento. Katrina, queriendo bajar el pesar de su camarada, la toma del brazo y se aferra a ella. Sus otras compañeras, no obstante, se toman un momento para pensar y responder. 

Angélique: Tal vez es que él no tiene la cabeza bien puesta. Con todo lo de su hermana, no me sorprendería. 

Mia: Eso tiene sentido para mi. 

Isabel: Hmph… yo se que James de verdad te aprecia. Pero si de verdad quieres saber lo que él siente, creo que tienes que ser más directa. 

Evangeline: ¿Directa? 

Isabel: Si. Más honesta. Más franca. 

Evangeline pone una cara masiva de incomodidad. 

Evangeline: Creo que eso me va a costar… durante años, un tercio de mi vida entera me enseñaron a no decir nada, no demostrar emoción, ni pasión ni nada. *suspiro.* decir esto no me hace sentir cómoda… ni siquiera me siento cómoda diciéndole a mis amigos por su nombre… 

Isabel: A James le dices por su nombre… 

Esto hace a la chica ruborizar. Es cierto. A el siempre lo ha llamado James, lo que da evidencia enorme de lo cercana que se siente a él. 

Isabel: Escucha, se que te sientes incomoda y que seguramente el pensamiento de decirle a James lo que sientes debe ser aterrador, pero si no lo haces, puede que nunca lo sepas…o que lo sepas muy tarde. 

Isabel se toca los labios levemente, nostálgica, aun recordando el beso de aquel hombre de cabellos negros cuando se fue de su vida, lo que deja confundidas a sus amigad porque no estan muy seguras de que esta haciendo con ese gesto. 

Isabel: Una nunca sabe que le deparará la vida. ¿Qué tal si el siente lo mismo y tu aquí agobiándote por nada? 

La Respuesta deja a todas muy calladas. Angélique se ve especialmente conmovida por alguna razón mientras que el consejo de la pelimorada ha dado a Evangeline una resolución. Lo hará, y ya tiene la oportunidad perfecta, un momento donde los dos estarán solos. La operación de mañana.        

Capitulo 767: Lo que quiero decir

A la mañana siguiente… 

Los Piratas del Ave Azul se reúnen una vez más con los altos mandos de Wind Jester. Ese día es “el día” y comentan su plan una última vez antes de ponerlo en marcha. 

Fitz:: Bien. Ya que ya conocemos a Cigar, ya no será necesario hacer presentaciones. Seguramente nos mostrara su… “catalogo”, ahí comenzamos la operación como tal. 

Fernand: Tras revisar ese condenado libro, le pediré a Cigar que nos permita ver una sesión de fotos para poder ver la “mercancía” de cerca y en vivo. 

Jean: Una excusa para ver a las chicas y saber donde y como las mueven dentro de la base. 

Mia: Si. Si. Esto ya lo sabíamos. 

Fernand: Una vez tengamos la información, comprare una de inmediato y la sacaremos de ahí, luego de atenderle como se debe, le pediremos que nos de información extra y tras ello… 

Polly: Comenzará lo feo. 

Fernand: Pero hasta que eso suceda, tendremos escuadrones en el exterior por si pasa cualquier cosa, igual que antes. El escuadrón de Polly estará afuera. 

Angélique: Isabel, Mia, Taylor, Samir, Big Bird. Ustedes tambien se quedan afuera. 

Isabel: Igual que antes. Entendido. 

Jean: Evangeline, James. Ya saben su lugar. 

James: Seh… 

Evangeline: La azotea que esta a cinco calles de Choc Cigar Company. 

Jean: Exacto. Ustedes vigilaran al equipo exterior. 

El lugar de los tiradores tiene sentido puesto que su gran visión y habilidades no debería ser un problema actuar a esa distancia por si algo pasa. James y Evangeline, no obstante, saben que es ahí,  como niños castigados, para que no vuelvan a hacer algo tan audaz como la última vez. 

Fernand: Se quedaran ahí, ¿verdad? 

James: Si… si, señor. 

Evangeline: No tiene que preocuparse.

Fernand: Bien.

Todo está listo. Cada quien sabe donde debe de estar. Solo falta ir y poner todo en marcha, y así parten, no sin antes, lanzar un grito fácilmente reconocible para ellos al aire.

Fernand: ¡Todos somos…!

Aliados: ¡… Esclavos!

Más tarde…

La operación ya ha comenzado. Todo mundo esta en el lugar que debe. Los equipos exteriores vigilan desde la distancia, mientras que Fernand y compañía adoptan su alter ego de esclavistas desgraciados súper ricos al ya estar otra vez en presencia de Choc Cigar, el cual sigue fumando como chimenea industrial.

Choc: Me alegra que este de vuelta, señor Ferrante. Después de todo lo que paso ese día, temí que ya no quisiera hacer negocios.

Fernand: Se lo asegure por den den mushi antes. Sigo muy interesado. Y no se preocupe por lo que paso, todo el mundo puede sufrir un…

El enmascarado Bufón de los vientos nota que Cigar ahora ostenta una “bonita” cicatriz en la mollera, que trata de cubrir con su sombrero. Fernand intuye que es algo que James le hizo, y aunque sigue incomodo por lo sucedido con él, no puede evitar reír bajo la mascara, igual que Jean sin ella.

Fernand:… todo el mundo puede sufrir un desliz.

El equipo exterior por su parte permanece afuera, manteniéndose bien atentos en la distancia. Para evitar cualquier problema, Polly lleva su radio en el oído, conectada a una idéntica que lleva Fitz.

Isabel: ¿Cómo va todo? 

Polly: Todo tranquilo. Por ahora.

Y, tal como se les ha pedido y han prometido, Evangeline y James permanecen en el lugar más lejano, una azotea a una buena distancia de la sede de Choc Cigar Company. Ambos tienen sus armas desplegadas y apuntan vagamente al edificio. 

James: *suspiro*

Ambos estan en silencio, a pesar de la maravillosa noche anterior. En el caso de James, está avergonzado por lo sucedido y abrumado por la operación en la que está participando, por lo que por el momento, ha decidido mantener suprimidos sus sentimientos más tiempo, al menos, hasta que toda la misión pase.

James: *para si mismo* Es lo mejor. Tal vez… después…

No obstante, no está consciente de que su querida amiga ha tomado exactamente la resolución opuesta, y se mantiene en silencio precisamente porque se muere de miedo, aunque finalmente, se arma de valor, y tras un respiro fuerte, finalmente se decide.

Evangeline: ¿James?

El muchacho se ve sobresaltado, pues estaba atorado en sus pensamientos. Cuando voltea, los ojos que ve en Evangeline, son tan profundos que casi es doloroso mirar, pero las palabras de ella lo hacen mantener sus propios ojos ahí.

Evangeline: Tengo que decirte algo… algo muy importante. *suspiro *Desde que te conocí… hay algo en ti que, se siente bien cuando estoy cerca…. 

El discurso empieza bien, pero luego al ver el ojo verdoso de aquel al que habla mirándola confundido y sorprendido , le empieza a volver el pánico y empieza a divagar. 

Evangeline: Buen, no después de que te conocí, mas bien después de que trate de asesinarte y meterte a prisión y… culparte de un golpe de estado…. Ignorando todo eso… me siento mejor cuando estoy contigo… no tengo que hacer nada y tu no tienes que hacer nada, solo tu siendo tu y yo siendo yo..  Me hace sentir feliz… 

La mirada de James empieza a llenarse de asombro y todo lo turbado que siente dentro de si se esta desvaneciendo. ¿Esta escuchando bien? ¿Evangeline le esta diciendo lo que el cree está diciendo?

James: Eve… tu… 

Evangeline: Lo que quiero decir es que… yo… yo te… 

Pero justo antes de que pueda decirlo, de que pueda confirmarlo, de que el pueda oírlo de los labios de ella, James siente algo venir, algo malo.

James: ¡Cuidado!

En un rápido uso de sus reflejos, el tirador empuja a Evangeline y ambos caen al suelo, el sobre ella. En un muro cercano, hay clavado un dardo.

Evangeline: ¿Pero qué…?

Entonces, ambos, avispados ahora por el repentino ataque, logran al fin darse cuenta de que hay otra presencia, justo en el edificio de enfrente, y no es otro que el tipo del te burbuja.  

Luke: Joder. ¿Falle?         

Capitulo 768: Gran cliente

Ante la vista del sujeto con un arma aun caliente en las manos, los dos rubios inmediatamente olvidan todos sus pensamientos y adoptan pose de batalla. 

Evangeline: ¿Nos descubrieron? 

James: Tal vez. 

Evangeline: Sea como sea, es hostil. 

Su atacante, el tal Luke, sigue molesto consigo mismo por haber fallado y observa su arma molesto. 

Luke: Me lleva. Perdí el factor sorpresa. ¡Moon Lullaby! 

El hombre vacía el cargador, disparando al menos una decena de dardos. No obstante, la mujer alada y el joven tuerto esquivan fácilmente gracias a su haki de observación. Inmediatamente después, ambos disparan. 

Evangeline: ¡Sky Arrow! 

James: ¡Orange Star-Royal Cougar!

Luke: ¡Woah! 

El raro atacante logra esquivar la flecha y el disparo a duras penas, no obstante, estos dan en su lugar a la cornisa donde estaba parado, y debido a su pésima postura en el momento, no puede hacer absolutamente nada cuando esta se vence. 

Luke: ¡Kyah! 

El tirador cae todo el camino hasta abajo, unos tres pisos. Y tiene tan mala suerte que se estampa de cara. 

Luke: Au... Au au au au au… ¡mi nariz! 

Por su parte, Evangeline y James han bajado ágilmente de la azotea donde estaban y aterrizan justo frente a él, con sus armas aun dispuestas y listas. Normalmente, una escena asi llamaría la atención de la gente. Pero siendo Gloom la meca del crimen que es, a nadie le importa mucho. 

James: A ver, imbécil. ¿Quién eres y que carajo quieres con nosotros? 

Luke: ¡Agh! *agarrándose la cara* ¡Yo nada! ¡Ella es la que tiene un problema con mi jefe! ¡…! 

Luke se tapa la boca, parece que ha dicho algo que no debía. Evangeline y James por su parte se ven impactados, ¿Quién es su jefe?  ¿Lo conocen? ¿Por qué Evangeline tendría un problema con ella? Pero antes de que pueden preguntar otra cosa, Luke saca algo de su ropa. 

Luke: Al demonio. ¡Plan B! 

Evangeline y James: ¿Huh? 

El objeto resulta ser un detonador, que el hombre aprieta, y aunque sienten acercarse lo que sea que ha activado, ya lo tienen encima. 

Evangeline: ¡Cuidado! 

Y súbitamente, una explosión tira el edificio donde antes estaban parados viéndose la destrucción y oyéndose los gritos a varias calles de distancia. 

Mientras tanto…

En la sede de Choc Cigar Company, Fernand y su “sequito” han terminado de ver el catálogo y Choc espera su elección, impaciente. 

Choc: Y bien, señor Ferrante y sus estimados socios. ¿Cuál o cuales les gustan? Puedo tenerlas listas de inmediato, si gustan. 

Fernand, completamente sumido en su papel, responde. 

Fernand: Pues a decir verdad. 

Katrina: ¡Ninguna! 

Fernand: ¡Kateri! ¡Mantén tus modales! 

Katrina: *riendose internamente* Pshe… ok…

Fernand: Como decía. Me parece que me gustan demasiadas. No se cual elegir. Tal vez. Si pudiera verlas en persona, no se, en una de sus sesiones de fotos, ¿tal vez? 

Choc: Oh… pues. Habrá una sesión de fotos en unas horas cuando traigan el nuevo lote, aunque no serian las misma chicas que vio en el catalogo y… 

Fernand: ¿Nuevo lote? Aun mejor. Me gusta que todo este más fresco. Por favor, estimado Choc. 

Viendo el entusiasmo del CEO de Wind Jester, Choc termina por aceptar. Las cosas parecen ir viento en popa, no obstante, por alguna razón, Jean se empieza a sentir intranquilo. Como si algo estuviera a punto de salir terriblemente mal. 

Jean: Hmph… 

Su sensación por alguna razón se agrava, cuando en el lugar aparece súbitamente Cynthia, la ejecutiva de clase A de Cigar junto a un extraño hombre. Este es joven, de rostro un tanto infantil, cabello verde alborotado, orejas perforadas y una sudadera extremadamente azul, tanto que casi brilla. 

Joven: Ah, siempre es bueno venir aquí. 

Cynthia: Me alegra que disfrute tanto con nosotros. 

Choc, al verlo salir, de inmediato lo despide. 

Choc: ¿Ya se va? Confío en que el nuevo trato lo tenga complacido. 

Joven: Por supuesto. 

Jean lo mira con cautela, después de todo, es uno de los deleznables compradores de Cigar, y por ende, un esclavista. Es entonces, al observarlo con cuidado, que se da cuenta de que carga algo en una mano, una jaula de aes, cubierta con una mantita, y de esta, salen leves sonidos, que a Jean le parecen muy familiares. 

Choc: Me alegro. Ahora, sobre el pago… 

En ese momento, se oye un Den Den Mushi sonando desde la ropa del joven y este deja a medias el cuestionamiento de Cigar, pues procede a contestarlo. 

Joven: ¿Diga? Oh, ¿en serio? ¿La tienen? ¡Genial! ¡Voy volando! 

El hombre se ve bastante feliz por lo que sea que le hayan dicho y cuelga, no sin antes aferrar bien su jaula y despedirse de Cigar. 

Joven: El pago se lo manda Chris mañana temprano. Ahora, tengo que irme corriend, mis muchachos atraparon a uno gordo. 

Choc: Suerte en sus negocios. 

Joven: Gracias. Señores. 

El muchacho se despide de Cigar y amablemente también de los aliados para luego salir rápido del edificio. Pero en su salida, de su jaula se escapa una pluma, presumiblemente de el ave que lleva adentro. Esta flota gentilmente y aterriza casualmente en frente de Jean, el cual la recoge, sorprendido por su color, un azul celeste que solo ha visto en otra ave en toda su vida: el propio Big Bird, lo cual enciende otra alarma. 

Choc: Bueno, la sesión de fotos iniciará hasta dentro de unas horas. Déjenme invitarles un refrigerio en lo que esperan y… 

Pero súbitamente, Jean le interrumpe. Siente la necesidad de preguntar algo. 

Jean: Perdón , la intromisión , señor Cigar. Pero ese muchacho, ¿Quién es?... Ahmm... 

Choc: ¿Él? Oh. Es un contrabandista y uno de mis mas recientes y mejores clientes. 

El resto de los aliados escucha también con atención. Es obvio que tambien es esclavista porque esta ahí, y debería concernirles, pero el interés extra de Jean se les hace raro. 

Jean: Me… parece familiar. ¿Cuál es su nombre? 

Choc: Bueno, no me sorprendería que haya oído de él antes. Tal vez le interese negociar también con el. Su nombre es… 

Súbitamente, a todos se les congela la cara por la respuesta. 

Cigar:… Bela.          

Capitulo 769: Un azul una pizca más oscuro

Jean: ¿Bela? 

Choc: Si, Bela. 

Todos los aliados, especialmente los del Ave Azul se quedan serios con el nombre. ¿Será acaso el mismo Bela que compró a la hermana de James? Todos en su interior se hacen esa pregunta. De hecho, siendo cliente frecuente de Cigar seria más raro que no lo fuera. Con eso en mente, saben que no pueden perder la oportunidad. 

Choc: Ahm… ¿pasa algo, señores? 

Jean: Ah… no, no. Solo estaba tratando de recordar. 

Choc: Bueno… como les decía antes, ¿gustarían un refrigerio en lo que esperan la sesión de fotos? 

Con un gesto de Jean hacia Fernand, este lo entiende todo. Necesitan ir tras ese Bela ya y una oportunidad de ir tras el sin verse sospechosos. No obstante, resulta que no tienen que crear una, se les presenta por si misma. 

Purupuru purupuru

El Den Den Mushi de Fitz empieza a sonar y este se excusa para contestar, confundido.

Fitz: ¿Diga?

La voz al otro lado,  que se alcanza a oír un poco, suena especialmente preocupada y Fitz se preocupa tambien al oír lo que le dice, pero, por el bien de la operación, mantiene su acto. 

Fitz: ¿¡Como que un problema serio!? ¿¡Y son tan ineptos como para no resolverlo ustedes!?... *suspiro* Ya le digo, imbéciles. 

Ka’cha

Fernand: *con su hastiada voz de Ferrante * ¿Ahora que? 

Fitz: Polly dice que hay un problema con… “su último embarque”. Y quiere que usted vaya a resolverlo. 

Fernand: *aun fingiendo* ¿Ahora? ¿¡Que se cree esa idiota!? Estoy ocupado. 

Fitz: Dijo que era urgente. Algo de la Marine queriendo involucrarse. 

“Ferrante” y su gente sigue perfectamente con su pequeño acto para que Choc no sospeche, pero los del Ave Azul saben que algo va mal y no pueden evitar sentirse preocupados. 

Fernand: *sobándose las sienes* Ok… si es tan “urgente” como dice… “Kateri”, resuelvelo. 

Katrina: Pe… pero… 

Fernand: Ya estas en edad de empezar a ocuparte del negocio. Ve y resuélvelo. “Melek”, “Johann”, acompáñenla por si acaso. 

Siendo llamados por sus nombres claves, Jean y Angélique se levantan para acompañar a la “joven señorita Bushel” afuera, mientras que los de Wind Jester permanecen con Cigar, dándoles miradas preocupadas. Justo tras salir del edificio, los Piratas abandonan su fachada y salen corriendo, siendo posteriormente abordados por Polly, Mia e Isabel. 

Jean: ¡Chicas! ¿¡Que sucede?! 

Polly: Tenemos un problema. Se oyó una explosión grande hace rato y desde entonces, no podemos localizar a…

Mia: ¡Ni a Evangeline ni a James! 

Esto, aunado a la súbita aparición de Bela, empieza a alarmar a Jean, Angélique y Katrina. ¿Tiene que ver con eso acaso? Usando su autoridad como líder de la alianza, Jean pide a Polly y los otros de Wind Jester mantener posiciones mientras que él y sus piratas salen corriendo a donde estaban sus compañeros de melena rubia. 

Jean: ¡¿Por qué nadie fue para allá antes!? 

Mia: ¡No sabíamos que pasaba! 

Jean sale volando entonces para adelantarse y Big Bird le sigue de cerca, pero su pánico solo se acrecienta por lo que ven. El edificio donde estaban sus amigos, completamente destruido. Humo y fuego aun presentes, sangre en el suelo. 

Jean: ¿Qué… que paso aquí? 

Big Bird: ¿Qué pasó? ¿Qué pasó? 

El muchacho intenta localizarlos con su haki de observación, mientras que su compañero animal los busca a voces mientras revolotea por los escombros. No obstante, no hay ni rastro de ellos, y el miedo se incrementa. 

Bert: ¡¿Qué paso aquí!? 

Sus camaradas, debido a la cercanía del lugar, tampoco han tardado en aparecer, y su pánico se une al de su capitán. 

Katrina:¿Qué está pasando? ¿¡Chicos!? 

Isabel encuentra una flecha rota y es muy obvio a quien pertenece. Parece haber habido una batalla. Pero ¿donde están sus amigos? ¿Contra quien luchaban? 

Jean: ¡Sepárense! ¡Búsquenlos! ¡No pueden estar muy lejos! 

A pesar de su búsqueda, ni Evangeline ni James aparecen. Preguntan por ellos a los transeúntes o por lo sucedido pero la mayoría o ignora lo que paso o le no le dio la importancia en du momento. En un giro más sombrío , incluso buscan sus cadáveres, pero ni eso aparece. Lo único que encuentran, además de la flecha rota, los escombros y la sangre es una pluma. Una pluma celeste, que Jean sostiene entre sus dedos. 

Samir: ¿Una Pluma de Big Bird? 

Jean: No, no lo es. 

Y tiene razón, a pesar de que se le parece, esta es de un azul una pizca más oscuro que el de Big Bird. Jean saca de su bolsillo entonces la pluma que encontró en Choc Cigar Company. Es del mismo tono. Jean no sabe aun que sucede pero es evidente que ese hombre de cabello verde esta relacionado con la desaparición de sus amigos, lo que llena su rostro de rabia y miedo, para preocupación mayor de sus amigos. 

Taylor: ¿Jean? 

Samir: ¿Qué sucede? 

El peliazul solo pronuncia una palabra, mientras aprieta las plumas de sus manos. 

Jean: ¡Bela! 

Mientras tanto…

James: Aghh… ¿Qué paso?... 

James abre los ojos con dificultad, parece que ha estado un rato inconsciente. No sabe bien que ha sucedido, no sabe donde esta y está oscuro. 

James logra abrir los ojos después de varios minutos de inconsciencia, todo esta oscuro. Y apenas se filtra la luz. Intenta recapitular lo sucedido, pero antes de poder lograrlo, una puerta se abre, dejando pasar aun más luz y a una persona, la cual no es otra que Bela. 

James: Agh… ¿¡Quien eres tu!?            

Capitulo 770: Se que están tras de mi

Súbitamente, James empieza a recordar porque llego ahí.  Tras la explosión del edificio, fue herido por los escombros y el loco que intento dispararle antes, lo hizo esta vez, dejándole inconsciente.

James: ¿Qué hago aquí? ¿¡Quien eres tú!? 

Pero este cuestionamiento curiosamente sorprende al otro joven, ¿por qué está sorprendido? 

Bela: ¿En serio no sabes quien soy? ¿No sabes mi nombre? 

James: ¿Debería? 

Ante esto, el de pelo verde se empieza a reír, y muy fuerte, para luego mirar con sorna al confundido de James. 

Bela: Je. *sarcasmo* ¿Entonces me equivoque de persona? ¿Eh? ¿Me equivoque de “James”? 

James: ¿¡Cómo sabes mi nombre!? 

Bela: ¡Ay, por favor! Lo se desde hace tiempo.  ¿¡En serio te sorprende tanto!? Además, aunque no lo hubiera sabido, esa rubia de las alitas, la tal “Evangeline”, no deja de mencionarlo. 

James cae entonces en la cuenta de que la chica no está con él, y de inmediato le entra el pánico. Intenta alzarse, pero es solo entonces que se da cuenta que su mano esta encadenada al suelo. 

James: ¡¡Evangeline!! ¿¡Donde está!? ¿¡Que le hiciste!? 

Bela no responde, solo sigue mirándole con sorna y chasquea los dedos. Es entonces, que se abre otra puerta y la luz que se cuela permite ver la silueta de ella, tambien en cadenas. 

James: ¡Eve! 

Evangeline: ¡James! 

La mujer alada, con un rostro turbado, siente alivio inmediato al ver a James   cosa que es recíproca. No obstante, la expresión de ella se torna en dolor y la de él en una mezcla de miedo y rabia. ¿La razón? El que la ha traído, el tipo del té burbuja, Luke, se ha metido una patada en la espalda para obligarla a entrar, lo que la deja en el suelo. 

James: ¡Eve!

Luke: ¡Camina, estúpida! 

El muchacho tuerto se arrastra para ayudarla, pero ella se levanta por si misma. Ambos se examinan el uno al otro. Están heridos, si, pero parece nada grave. Luego, es ahora Evangeline, quien molesta, exige una explicación. 

Evangeline: ¿¡Qué demonios quiere con nosotros!? 

Pero Bela responde dándole una patada a James justo en la barbilla, el cual acaba de espaldas con la boca rota.

James: ¡Gah! 

Evangeline:¡James! 

Bela: *molesto* A ver, ustedes dos. Ya me canse de jueguitos, así que la cosa va a estar así. Cuando uno diga o haga una estupidez, le voy a partir la cara al otro. 

James: ¡Aghh! ¡Desgraciado! 

Bela: Tsk… 

Viéndose aparentemente decepcionado, Bela responde al insulto abofeteando con fuerza a Evangeline, tanta que le revienta la mejilla. Viendo que su captor va en serio y no queriendo que lastimen al otro, Evangeline y James se quedan callados y en el suelo. 

Bela: ¿Ya aprendieron? Bien. Ahora, se bien que los dos me llevan siguiendo la pista por un tiempo…¿creían que no me iba a enterar? 

Los dos piratas se quedan callados, pero su expresión habla por ellos. No tienen ni la más mínima idea de lo que les estan hablando, y Bela se impacta tanto por ello que se empieza a reír. ¿De nervios? ¿De enojo? ¿De incredulidad? Tal vez ninguna, tal vez todas, pero da igual, se ríe. 

Bela: Ja… jajajajajajajaja… JAJAJAJAJA… ¿es en serio? 

La risa pone extremadamente incomodos a los dos chicos rubios, y curiosamente también a Luke, el cual no entiende un carajo. 

Luke: ¿Entonces nos equivocamos de James y Evangeline? ¿O acaso Cigar nos mintió? 

Al oír ese nombre, los dos piratas de ponen tensos. 

Evangeline: ¿Cigar? 

James: ¿¡Que tiene que ver ese desgraciado con esto!? 

Pero Bela no responde, no directamente al menos. Primero regaña a Luke. 

Bela: ¿Cómo te atreves a desconfiar del buen Cigar? Además, nadie podría inventarse una mentira tan elaborada diciendo que una rubia llamada Evangeline y su compañero James tras de mi por una esclava que le compré. ¿Qué ganaría él con eso? 

El mensaje ha sido claro, demasiado claro. Evangeline se pone pálida tras todo ese discurso, y voltea preocupada y lentamente la mirada hacia James. Este está rígido. Su cara, dientes, puños y postura estan completamente tiesos y se nota que esta temblando. Casi una letra a la vez, una palabra asoma de sus labios. 

James: Bela… 

Ante la mención de su propio nombre, el hombre sonríe. 

Bela: ¡Ah! ¿Verdad que si me estaban buscando?

El peliverde se vuelve a carcajear, pero a media risa, siente algo tiranteen su pecho, lo que lo hace sentirse alarmado. Al mirar, se da cuenta de que de algún modo extraordinario, su prisionero ha roto sus cadenas y se le ha lanzado encima, con el rostro inundado de ira.

Evangeline: ¡James! 

Luke: ¡Bela! 

James: ¡Malnacido maldito!             

Capitulo 771: El tercer resultado

Derribándolo de inmediato en el suelo, James inmediato hace sus manos en puños y lo golpea con toda la fuerza que tiene, justo en la cara. 

James: ¡Maldito! ¡¿Dónde esta Jane!? ¡¿Qué le hiciste a Jane!? 

Bela, no obstante se queda ahí, sin moverse. ¿Por qué no ofrece resistencia? 

Luke: ¡Maldición! ¡Chris! ¡Ayúdame! 

La golpiza que le da solo termina después de unos segundos, cuando Luke y un nuevo sujeto que ha entrado por la puerta lo quitan de encima de Bela y le ponen nuevas cadenas, esta vez, de Kairoseki. 

James: ¡Aaaaahhhh! 

Evangeline: ¡James! 

Chris: ¡Calmado, desgraciado! 

No obstante, James no es castigado, solo detenido. Bela, por su parte, se levanta como si nada. Solo parece estar sucio, y se limpia el polvo. Su rostro ni siquiera esta hinchado, y eso que le han dado más de cincuenta puñetazos. Está integro. O eso cree hasta que uno de sus hombres le advierte. 

Chris: ¡Bela! ¡Tu nariz! 

El peliverde lo siente entonces, un liquido caliente corre desde ella y derrama una sola gota que cae hasta el suelo, sangre. Bela, no obstante, no pierde la calma. Simplemente se limpia la cara con solo el pulgar, y luego, se dirige lentamente hacia James, el cual sigue tratando de liberarse. 

James: ¡Awww! ¡¿Lastime al desgraciado!? 

Pero inmediatamente la postura agresiva de James se desvanece al ver los brillantes ojos amarillos de Bela, brillan con malicia. 

Bela: Te lo advertí, cabrón. 

Y entonces, dando un giro intrincado, da una potentísima patada… a Evangeline! 

Evangeline: ¡Gahh! 

La chica se tambalea por el súbito ataque pero logra mantenerse en pie… al menos hasta que Bela, le da un puñetazo en la cara. 

James: ¡Eve! 

James esta lleno de rabia, pánico y confusión. ¿Por qué ella? Pero entonces recuerda la amenaza de Bela. “Cuando uno diga o haga una estupidez, le voy a partir la cara al otro.” Y James, a los ojos de Bela ha hecho una ofensa enorme. Una que Evangeline va a pagar. 

Evangeline: ¡Ugh! 

James: ¡No! ¡BASTA! ¡DEJALA EN PAZ! 

La rabia de James se va eclipsando por el temor que siente y el horror que ve, Evangeline esta siendo vapuleada. No puede evitar gritar y forcejear obviamente, pero con cada grito y movimiento que da, su amiga de las alas de ángel, que puede sentir todo venir pero hacer nada por el dolor, recibe un nievo ataque. 

James: Eve… basta… déjala… 

James prácticamente esta de rodillas, y varios lagrimones ya se asoman ante la vista de Evangeline, que esta apenas consciente, intentando arrastrarse por el suelo pero fallando de forma miserable. 

Evangeline: Ja… James… 

James:… por favor… 

Esta última palabra llama la atención a su captor de verdes cabellos. Por alguna razón parece divertirle mucho también. Es solo entonces que se aleja de su temblorosa victima y va hacia el muchacho rubio, al cual obliga a verlo a los ojos al alzar el cuello de su chaqueta. 

Bela: Vaya, vaya, vaya. Que curioso. ¿Sabes? Cuando hago la táctica del castigo cruzado, usualmente hay dos tipos de reacciones. 

James mira a Bela con ojos llorosos y confundidos, mientras este le alza aún más la cabeza. 

Bela: La primera y más usual. Los dos “castigados” son unos cabrones estúpidos que acaban odiándose el uno al otro porque sus acciones siguen haciendo que los castiguen mutuamente. La segunda, menos común. Ambos son lo suficientemente inteligentes y terminan haciendo todo lo que lea diga para evitar lastimar a su compañero.

Bela empieza a sonreír aun más, llegando al punto de ser perturbador. 

Bela: Solo otra vez he visto un resultado como el suyo. En el que uno acepta sin chistar el castigo del otro imbécil mientras su compañero ruega. Una pareja casada… 

Por como dice eso último, James se siente a si mismo temblar, mientras que Bela lo suelta y vuelve a acercarse a Evangeline. 

Bela: Hmph… me pregunto… ¿qué clase de relación habrá entre ustedes? 

Con un gesto, hace que el tal Chris la levante para él, y luego el la aprieta por las mejillas con una mano tan fuerte que los labios se le saltan. 

James: ¡Eve! 

Bela: Calmado, “James”. Aun no me he terminado de cobrar todo lo que me hiciste hace un rato. 

De manera insoportable para la vista de James, Bela se le pega a la chica alada y lame la sangre que ya brota de su cabeza. Luego, pasa sus manos por su cintura y empieza a subirlas peligrosamente hasta casi llegar a sus senos. 

Bela: Ah, si…. Se siente bien. 

James está que se muere de rabia por esto. Pero sabe y teme que si hace algo más, Evangeline lo pagará seguro. Así que, con todo el dolor de su corazón, pide lo impensable… disculpas. 

James: Por favor. Lo lamento. Lo lamento en serio. No te desquites con ella. No la lastimes a ella. Haz lo que quieras conmigo, lo que sea que desees, pero a Eve no la lastimes.

Las lagrimas en los ojos de James no dejan de correr, igual que en el herido rostro de Evangeline, que ruega a su compañero que no diga eso pero es incapaz de hablar. Bela, por su parte, parece satisfecho al fin, y suelta a Eve para dejarla caer en el suelo estrepitosamente. 

Bela: Vale, pero solo porque lo has pedido tan educadamente. 

Janes se queda ahí,  parado, temeroso. No por lo que sabe que le harán, sino por el frágil estado de aquella por la que tanto siente. No obstante, todos sus pensamientos hacia ella se disipan ante una ola de dolor. Su abdomen súbitamente ha recibido… ¿¡una explosión!? 

James: Ughh… 

El muchacho no se cae al suelo solo porque el cielo es grande, pero eso no evita que empiece a vomitar sangre por el impacto. ¿Qué pasó? ¿Le dispararon? Bela, distingue ese atisbo de confusión en su rostro, y vuelve a sonreír. 

Bela: ¿Quieres sabes lo que pasa? Yo te diré lo que pasa.  Comí la fruta Nito Nito, y soy…  

El hombre genera una sola gota de un liquido amarillento que arroja hacia James, el cuL vuelve a explotar. 

Bela:… un hombre nitro. ¡Blip Blast! 

Bela lanza otra gota del liquido explosivo, y otra, y otra, hasta que James acaba humeando y sangrando en el suelo, con lagrimas y sangre en el rostro. Apenas y está consciente. 

Bela: Ya pensaré bien tu castigo después. 

James:… (¿ese… no era?) 

El muchacho ya no alcanza a hacer un ruido, se ha desmayado. Eve también.

Luke: ¿Qué hacemos con ellos, Bela? 

Bela: Llévenlos con los otros. Algo les podre sacar. 

Estando para el arrastre, a Luke y Chris no les cuesta mucho moverlos con el verbo de ese mismo sustantivo. Salen de la habitación con los piratas en el suelo, y es asi wue se ve en donde están. Es un barco, uno grande y muy avanzado. En su palo mayor, hay bandera con un símbolo raro y las palabras Bela Luxuries. Bela sale detrás de ellos, y una gran cantidad de gente lo saluda, pero no como si fuera un capitán, como a un amigo.

¿??? : hey, Bela.

¿¿??: ¿Qué hay Bela?

¿? ¿? :¿Planes para hoy?

Bela, al final, parece pensativo, pero feliz, y al final dice.

Bela: Llamen a Cigar y díganle que le pagare después. Justo ahora tengo ganas de pasear. Leven anclas. Nos vamos de vacaciones.

Todos: ¡Sehhhh!

Y con un vítor, la nave se prepara a zarpar.              

Capítulo 772: Rastro de plumas

Mientras tanto…

Angélique: ¿¡Pero ya buscaron hacia Ominous!? 

Mia: ¡Por enésima vez, si!  

Bert: ¡Tampoco hay rastro cerca de Choc Cigar Company!

Los Piratas del Ave Azul estan como locos tratando de buscar rastros de sus compañeros. Una huella, un rastro, una pista que pueda llevarlos hacia James y Evangeline, pero tras varias búsquedas, nada aparece. Lo único que aparece es más y más pánico. 

Katrina: ¡No aparecen en ningún lado! 

La más joven del grupo ahora se encuentra informando a su padre de la situación, el cual ha tenido que excusarse para poder atender la llamada sin levantar sospechas, este se ve en gran medida preocupado, pero trata de mantener la calma. 

Fernand: A ver… vamos a relajarnos. Tal vez regresaron Ominous o a su nave o… 

Katrina: ¡Ya buscamos!

Jean: ¡Fue ese Bela! ¡Estoy seguro! 

Jean tambien está ahí,  y nadie le quita la idea de Bela. Aunque a Fernand no lo termina de convencer. 

Fernand: Cálmese, joven Black. No tenemos pruebas concluyentes de que ese… monstruo sea el que los tenga. Puede que sea solo una coincidencia... o tal vez fueron ellos dos los que decidieron seguir a Bela. 

Lo que habla no es Fernand, sino más bien su mala experiencia pasada. Pero esto de igual forma molesta a Jean. 

Jean: El prometió que no haría nada impulsivo otra vez y yo le creo. Además, no tendría sentido. Ninguno de los dos sabía lo de Bela. 

Fernand: Ok. Ok. Si usted dice que no fue eso entonces no fue eso. Pero temo que no tengo ideas o soluciones. 

Sumado a la desaparición de sus amigos, no es como que puedan pedir a Wind Jester que vengan a ayudarlos. La operación para desarticular a Choc Cigar sigue en marcha y las vidas de muchas mujeres pueden depender de ello. La desesperación de los del Ave Azul se va haciendo más y más patente… excepto en uno de sus miembros. 

Big Bird: Rrrrrrr…

Big Bird esta parado en el brazo de Jean, en su guante de cetrería, donde suele estar. Pero no esta interesado en ese momento en Jean, ni en lo que esta haciendo, ni en sus camaradas o la situación actual, está distraído. ¿Con qué está distraído? 

Katrina: ¡¿Entonces que demonios hacemos?! 

Jean: No grites, no me ayudas a pensar… Y Big Bird, ¿podrías dejar los dedos de mi mano en paz?

Jean siente leves picotazos de su compañero, pero cuando este no se detiene, finalmente se gira a ver que hace. Molesto primero, pero luego confundido. Big Bird no lo quiere a él, quiere a… 

Jean: ¿Las plumas? 

En efecto, Big Bird le arrebata las plumas de un azul más oscuro que el suyo y las toma entre su pata y empieza a ¿olfatearlas? 

Big Bird: Rrrrr… rico, rico, ah. 

Jean: ¿Big Bird? 

Y sin decir nada más , Big Bird súbitamente sale volando. 

Jean: ¡Big Bird! ¡Espera! 

El peliazul sale volando tras de su compañero alado, y al verlo, todos se van corriendo tras ellos. Los gritos y la agitación viajan por el Den Den Mushi hasta Fernand, que no comprende que sucede. 

Fernand: ¿Katy? ¿¡Qué ocurre!? 

Katrina: ¡Ni idea, papá! ¡Te llamo luego! 

Ka’cha

Fernand: ¿Katy? ¡Katy! Tsk… 

El enmascarado se queda ahí,  colgado en más de un sentido, mientras que su hija corre junto al resto de sus compañeros. Por fortuna para ellos, ni Jean ni Big Bird estan volando muy alto o muy rápido, así que no les cuesta seguirles el paso. De hecho, van por calles y callejuelas, a poca distancia del suelo. Finalmente, Big Bird se detiene y se posa en el suelo, por lo que sus compañeros paran también. 

Jean: Big Bird. ¿Se puede saber que te pasa? 

Pero el ave no responde con palabras sino con acciones, tiene una pluma en el pico, diferente de las otras dos. 

Angélique: ¿Otra pluma? 

Jean: Es… ¡Un rastro! ¡Big Bird! ¡Puedes seguir el rastro!

El ave asiente muchas veces rápido. En segundos, alza el vuelo otra vez y sus camaradas van detrás suyo. Tras varias paradas, tiene ya un bonche de plumas como para suplir las necesidades de un escritor por un año. Finalmente, el rastreo los lleva hasta el muelle de Gloom, lo que les quita el entusiasmo que tenían hace unos segundos. 

Angélique: Ay, no. 

Isabel: No me digas que… 

El pensamiento es el mismo. ¿Qué tal si los sacaron de la isla? Intentan hacer que Big Bird detecte el aroma de las plumas en los barcos que están atrancados, pero no tiene éxito. Por el contrario, Big Bird puede sentir el aroma yendo hacia el mar. 

Bert: ¡Ya pregunte al supervisor del muelle! Un barco se acaba de ir. 

Samir: ¿¡Que hacemos!? 

Instintivamente, todos se giran hacia Jean. Es su capitán después de todo y en teoría esta acostumbrado, pero el estrés de la situación así como las tragedias de hace unos días lo tienen abrumado, así que tiene que cerrar los ojos e ignorar todo y a todos antes de  tomar una decisión.

Jean: Big Bird, aun tienes el rastro, ¿no?

Big Bird: Si, si, ahhh.

Jean: bien, esto es lo que vamos a hacer.              

Capitulo 773: Medio gyojin y Gyojin completo.

Más tarde… 

Evangeline : Ughhh…. 

Ella despierta al fin, aunque justo ahora su cuerpo no quisiera despertar, sus parpados estan tan pesados. Se siente terriblemente adolorida. A su alrededor siente muchas presencias, escucha muchos lamentos. 

Evangeline: ¿Dónde… donde estoy? 

¿???: Vaya. Al fin despertaste. 

Con esa voz, una voz de mujer, al fin le llega la fuerza suficiente para abrir los ojos. No distingue mucho porque esta muy oscuro. Solo un rostro con una sonrisa. Una sonrisa llena de dientes afilados. 

Evangeline: ¡Gah! 

Asustada, Evangeline se levanta e intenta echarse para atrás, pero de inmediato siente dolor. La persona a la que pertenece la sonrisa, la sostiene de inmediato, impidiendo su caída. Evangeline nota que la chica, aparte de sus rasgos de pez, es bastante joven. De la edad de Katrina o menos. 

Chica: Con cuidado. Tus heridas son severas. 

Evangeline se mira a si misma y nota que tiene varios vendajes hechos con ropa rota y retales de tela. Es obvio que han atendido sus heridas. Tiene que agradecer por eso. 

Evangeline: Graci… 

¿??? : ¡Evolette! ¡Deja de hablar con la humana! 

Un hombre es quien interrumpe, y aunque está oscuro, Evangeline distingue su silueta, de cuclillas y de espalda, parece afanado en algo. Es grandote y definitivamente no es humano por su color de piel.  La interrupción molesta aparentemente a la chica, aunque solo le responde con sarcasmo. 

Evolette: ¡No digas “humana” así, tío Ram! Me estás ofendiendo a la mitad. 

Ram: Me da igual que mitad sea, que no le hable a la humana. 

Evangeline: En realidad no soy humana, señor… creo… Soy una bilkan. 

Ram: Aha… claro… 

Evolette: Ignóralo. Le tiene algo de rabia a los humanos. Yo soy Evolette. Soy medio humana medio gyojin. El cascarrabias de allá es el Tío Ramkar. Gyojin completo e idiota completo. 

Ramkar: ¡Oye! ¡Respétame, con un carajo! 

Evangeline: Mi nombre es Evangeline y…. 

Súbitamente, la mención de su propio nombre la hace recordar que no estaba sola. 

Evangeline: ¡James! ¿¡James!? 

Evolette: Woah, woah, calma. ¿Muchacho alto, guapo, rubio, tuerto? 

Evangeline: ¿¡Donde está!? 

Ramkar: ¿Pueden callarse? Me distraen. 

Es sólo entonces que Evangeline nota en que está afanado Ramkar. ¡Está acuclillado junto a James! ¡Está atendiendo sus heridas!

Evangeline: ¡James! 

La chica, ignorando su propio dolor, casi se abalanza sobre él. 

Evangeline: ¡James! ¿¡El va a estar bien!? 

Ramkar: No lo estará si no te QUITAS DE ENCIMA Y ME DEJAS TRABAJAR. 

Impactada, la joven se hace a  un lado y Ramkar procede a seguir tratando las heridas de James. El pobre esta ahí,  pálido y con una expresión que refleja dolor. Evangeline toma la mano de James, y la estruja, con el rostro preocupado. Viendo esto, Evolette no puede evitar sentir curiosidad. 

Evolette: ¿Qué es él de ti? 

Ramkar: Evolette…

Ante esa pregunta, Evangeline esboza una sonrisa casi imperceptible. 

Evangeline: Soy su amiga y su compañera…pero para mi, él es mi… él es todo. 

Evangeline aferra aun mas fuerte la mano de James, mientras que Evolette y hasta Ramkar se ven enternecidos. Mientras que Evangeline ahora si agradece al hombre y su sobrina. 

Evangeline: Les agradezco infinitamente, señor y señorita. Por ayudarlo a él y a mi. 

Evolette: No fue nada. 

Ramkar: Pshe, como sea. Solo lo hice porque Evolette me lo pidió. 

Evolette: En su dialecto, eso significa “De nada”. 

A pesar de todo, Evangeline aun no sabe donde está, aunque puede intuirlo por el contexto.  Hay agua salada en el piso lo que significa que estan o cerca o en el mar. Hay barrotes en la única ventana y las veintitantas personas que están en el lugar estan encadenadas o en condiciones deplorables, incluyendo a sus nuevos aliados, a James, y a ella misma. 

Evangeline: Una prisión… o más bien….una bodega para…

No obstante, no termina su pensamiento. Pues en ese momento, su haki la alerta de algo. No de un ataque, no de un enemigo, sino, por una vez, de una cosa buena. La voz interior de James se está encendiéndose con mas fuerza. James esta despertando. 

Evangeline: ¡¿James!? 

James: Hmph… ¿Eve? 

Evangeline: Ay, gracias… 

Tan pronto James alza el torso pars intentar levantarse, Evangeline lo atrapa en un abrazo. A Evolette le parece lindísimo. A Ramkar le preocupa que puedan dañar de nuevo lo que acaba de arreglar, pero a James no le importa, no le importa nada en ese momento. Solo abraza a Eve de vuelta.               

Capitulo 774: Ella debería estar aquí.

Mientras tanto… 

En lo que parece ser el camarote principal, esta Bela. Sentado a un escritorio parece despreocupado, de hecho hasta está comiendo de una bolsa de papitas fritas y bebiendo una soda fría. 

Bela: Ñam… el nuevo sabor habanero es muy bueno. 

Pero pesar de ello, parece estar revisando asuntos importantes. Su escritorio esta lleno de papeles. Parecen contratos. Acuerdos de compraventa de muchas y muy variadas cosas, incluyendo esclavos, armas, algo que no se distingue en cantidades masivas, y algo que dice “Cacatúa celurea y cetrina”. 

Bela: Hmmph… el comprador de estos no ha llamado aún.

Justo mientras esta con eso, alguien toca a la puerta y abre inmediatamente después. Se trata de una mujer especialmente bonita, aunque portentosa. 

¿???: Hey Bela,¿ interrumpo algo?

Bela: Aleera. Nah, no interrumpes nada importante. ¿Que necesitas? 

Aleera: El ministro de guerra del Reino de Brusian llamo. Quiere otro embarque. 

Bela: Oh. ¿Cuántos? 

Aleera: Cinco mil. 

Bela: ¿Cinco mil? Jaja, pobre del idiota que sea su enemigo. 

Aleera: Seh. La cosa es que nos agotaremos el inventario. 

Bela: Vale, entiendo. Vamos. 

Bela sale de su camarote junto a la tal Aleera y van por todo el barco. Pasando por lugares muy tecnológicos, llenos de maquinas. Algunos simples pasillos, pero otros son líneas de montaje de armas. Hasta ostentan “capsulas de emergencia”. Finalmente, llegan a un cuarto que parece estar enfriado artificialmente.

Aleera: ¿quieres tu chaqueta, Bela? 

Bela: Nah, asi esta bien. 

 Ahí, unos cuantos hombres, ataviados para el gélido clima artificial, acomodan cientos de botellas. En cierto momento, uno de ellos accidentalmente empuja a otro al no verlo, casi haciéndolo caer con una de ellas. 

Hombre 1: ¡Cuidado, idiota! ¡¿Quieres matarnos a todos!? 

Hombre 2: ¡Lo siento! ¡Lo siento! 

Las botellas tienen dos etiquetas. Una, el símbolo de Bela Luxuries. Otra, una señal muy reconocible par cualquiera que trabaje en un laboratorio, o en demoliciones. La etiqueta de material explosivo. 

Bela: Hagamos esto rápido. 

Acto seguido, Bela toma una botella vacía y empieza a llenarla con el liquido amarillento que brota de los dedos de sus manos. 

Mientras tanto… 

Tras asegurarse James y Evangeline de que el otro está bien, y haberse abrazado por un largo rato, se dedican a averiguar de sus alrededores. 

James: Entonces.. Este lugar es… 

Según les han dicho, Evolette y Ramkar, estan en un barco, lo que les preocupa de por si. Además, aparte de ellos y sus nuevos amigos, hay alrededor de veinte presencias en la oscuridad. Todas con emociones negativas. 

James: Y toda está  gente son… 

Las cicatrices y heridas, así como las cadenas en los que alcanza a ver lo dice todo, pero Evangeline aun así le termina la frase. 

Evangeline:…Esclavos. 

Sin advertirlo, esto ha puesto muy triste a Evolette, y a Ramkar muy molesto. 

Ramkar: Pshe. ¡Como si ustedes no lo fueran! Estos humanos siempre tan creídos. Ni idea de que vi mi hermana en ellos. 

Evolette : Otra vez me ofendes a medias, tío. 

Evangeline: Lo… siento. 

Y es que tiene razón, justo ahora, Evangeline y James son tan esclavos como ellos, o lo serán si llegan a venderlos, que es probablemente para lo que Bela los quiere. Pero la mención de Ramkar de una hermana de inmediato recuerda a James la razón de porque buscaba a Bela. Su razón de estar ahí, su razón incluso de haberse hecho a la mar en primer lugar. 

James: ¡Jane! 

Evolette: ¿Eh? 

James: ¡¿No conocen a una chica llamada Jane!? ¡Ese maldito de Bela la compró! 

James lo dice tan acelerado que asusta a tío y sobrina por igual, los cuales solo niegan con la cabeza. 

Evolette: Solo llevamos una semana aquí.  Tal vez alguien más sepa. 

Entonces, a pesar de sus heridas el rubio sale a preguntar a las otras personas del lugar. Evangeline, casi de inmediato le hace segunda. El pregunta con su fotografía en mano. Ella, con una descripción que se ha aprendido de memoria. 

James: ¿Ha visto a esta chica? 

Evangeline: De cabello marrón.

James: ¿No la conoce? 

Evangeline: Complexión menuda. 

Janes: ¿¡Ha visto a mi hermana!? 

Evangeline: Ojos grandes y bonitos. 

Pero al final, no importa a quien pregunten. Hombres, mujeres, o cualquier raza ahí. Nadie sabe nada. Y esto llena a James de pánico y frustración. 

James: Se supone que Bela la compró… Se supone que el tendría a Jane. Ella tendría que estar aquí. ¿No? 

Su voz y su cuerpo han empezado a temblar, en su cabeza ya se están formando conclusiones. Lo mismo pasa con Evangeline, que una vez más, lo dice en voz alta. 

Evangeline: Tal vez Bela la volvió a vender… o tal vez ella está… 

Pero ella no termina la frase. No puede. No quiere lastimar a James al decirlo, pero este sabe perfectamente a lo que  se refiere. Lleno de tristeza, frustración e ira, James acaba por gritar y aporrea un objeto cercano con la mano. 

James: ¡GAAAAAAAAAAAHH! 

Al hacerlo, se cae de rodillas, pues el esfuerzo le ha hecho doler sus heridas. Evangeline y Evolette se apresuran a ayudarlo, mientras que Ramkar va, molesto y hastiado. Pero súbitamente , el objeto que golpeo comienza a… ¿¡gritar!?

¡CAW! ¡CAW!                

Capitulo 775:  ¿de verdad creen poder escapar?

Los gritos continúan por varios segundos. Son altos y estridentes, muy perturbadores para algunos de los esclavos ahí presentes, que se ven incluso asustados y con la necesidad de taparse los oídos. Pero no James ni Eve, pues los gritos les resultan extrañamente familiares. 

Evangeline: ¿Qué no suena igual a…? 

James: ¡Si! 

El objeto que golpeó está cubierto por una sabana y ha soltado unas cuantas plumas azules y tambien verdes por el impacto. James se levanta entonces y con celeridad, le quita la sabana, descubriendo debajo una jaula, y adentro de ésta, dos aves. 

James: ¡Big Birds! 

Evolette: ¿eh? 

Evangeline: Son cacatúas ceruleas…. Esa es casi igual a la honorable Ave. Y la otra es verde. 

En efecto, las aves son de la especie de Big Bird, y aparentemente son tan inteligentes como su camarada, pues estas no dejan de gritar a James, sabiéndolo autor del golpe a su jaula, en idioma humano. 

Aves: ¡Loco, loco, ahhh! 

Evolette: Wow.

Ramkar: ¿Y ustedes humanos cómo saben de estas aves? 

Evangeline: Tenemos una en nuestra tripulación. 

Evolette: Debe ser una mascota muy linda. 

James: Ah ah. Compañero. 

Ramkar: ¿Tripulación? 

Evolette: Ok… 

James se queda viendo a las aves y a su jaula, bien cerrada con una enorme cerradura, pero con sus barrotes torcidos, como si quisieran molerlos a golpes desde dentro. 

James: Estás aves son tan listas como un humano y son endiabladamente fuertes. Sus captores debieron ser más listos o más fuertes. 

Evangeline: Habrán ido a Isla Bongo por ellas.

James: Seh. 

Al oír sobre esta isla, el joven tuerto no puede evitar preguntarse que habría pasado si hubieran ido ahí en lugar de seguir la pista de su hermana. 

James: *murmurando* Creo que solo logre arrastrar a Eve ya mi mismo al cautiverio.

Pero en lugar de dejarse deprimir por ello, se propone a arreglarlo.

James: Tenemos que salir de aquí. 

Evangeline, no tiene ni que decir nada, solo asiente, no obstante, hallar como salir no va a ser fácil. Los muros del lugar son de puro metal, y la puerta y la única ventana parecen infranqueables. Además, desde que fueron capturados les quitaron sus armas. Al verlos planear, Ramkar solo les da una mirada hastiada y se acuesta en el frio y húmedo suelo con los brazos tras la cabeza. 

Ramkar: Pshe… ¿para eso cure sus heridas? ¿Para que hagan planes estúpidos? No hay salida de estos lugares. Nunca la hay. Será mejor que se rindan. 

James: ¿Cómo puedes decir eso, anciano? ¿Qué no quieres escapar? 

El gyojin simplemente lo ignora, mientras que su sobrina pone una mirada entristecida y se sienta en flor de loto a su lado. 

Evangeline:  Señorita Evolette. ¿No quiere salir de aquí? 

Evolette: ¡Por supuesto que quiero! Pero…  ya lo he intentado antes… y siempre acabo para el arrastre. 

Los dos piratas dirigen sus miradas a los otros esclavos, es obvio que todos los han oído, pero se hacen los locos o los tontos. 

James: ¿¡Que en serio nadie quiere intentar salir de aquí!? ¿¡Que no quieren su libertad!? 

La mayoría no contesta, y a James y a Evangeline no les toma mucho tiempo entender el porqué. Muchas de esas personas llevan tanto tiempo prisioneras, tanto tiempo sin ser libres, que han perdido todo sueño de escape o anhelo de libertad. Sus voluntades están quebradas. 

Mujer: Aquí… no estamos tan mal como en otros lados. No nos pegan tanto y nos dan de comer casi todos los días. 

Esto desanima bastante a los dos rubios. Pero justo cuando parece que sus esperanzas comienzan a flaquear, dos voces se elevan como voluntarias, dos voces altas y estridentes. 

Aves: ¡Yo, yo! ¡Yo, yo! ¡Ahhhhh! 

Evangeline: ¿¡Nos quieren ayudar, honorables Aves!? 

Las aves siguen gritando “Yo” una y otra vez. Y a los piratas les gusta la idea, pues si las aves son mínimo un tercio de lo que es Big Bird, les serán de mucha ayuda. El único problema, es que estan bien encerradas en su jaula. 

James: ¿Cómo las sacamos de ahí?

Evangeline: En ausencia de la llave, un gancho o aguja seria igual de bueno. Algo que por lo menos tenga punta. 

James: Punta...

James se da cuenta entonces de que ju to con sus armas, no confiscaron sus rodilleras ni sus zapatos. Y éstos tienen clavos en ellos. Por desgracia, James parece estar algo débil como para arrancarlos. 

James: No…. Sale…. Agh..

Pero repentinamente, Evolette se agacha y arranca con facilidad una de las puntas de las rodilleras, tomándola entre sus dedos y ofreciéndosela a James de vuelta, lo que sorprende tanto a este como a su compañera. 

Evolette: Aquí tienes. 

James:… gracias. 

Evolette: No hay de que. 

La chica medio gyojin los mira intensamente un momento, como si quisiera decir algo importante pero no pudiera o estuviera muy asustada para hacerlo. 

Evangeline: ¿Le pasa algo, señorita? 

Al final, Evolette solo suspira y los ve aun más intensamente antes de al fin hablar. 

Evolette: ¿De verdad creen que podrían escapar de aquí? 

Su expresión busca que se le de esperanza, y Eve y James se la dan solo asintiendo. 

Evolette: Ya veo… Los ayudare tambien. 

Ramkar: ¡De ninguna manera! 

Súbitamente, Ramkar se levanta, molesto, pero más que nada, preocupado. 

Ramkar: Solo van a acabar arrastrándose por el suelo, y yo no pienso curar las heridas de nadie otra vez. ¡Ni si quiera las tuyas, Evolette! 

Evolette: ¡Pero…! 

Ramkar: ¡Además no importa lo que quieran hacer, hay un den den mushi visual ahí!  ¡Ellos lo sabrán! 

Evolette se vuelve a decaer en animo, pero Evangeline y James no, parecen más bien tener una idea. 

Evangeline: Dijo Den Den Mushi Visual, ¿no? 

Ramkar: ¿Qué eres sorda? 

James: Dime algo, anciano. Si algo le pasara a ese Den Den Mushi, vendrían de inmediato a revisar porque , ¿no?

Ramkar: Obviamente, idiota… espera, ¿Por qué estas sonriendo? 

Mientras tanto…  

En otra parte del navío de Bela Luxuries, un único sujeto se encarga de lo que parece ser la caseta de vigilancia, pues hay docenas de pantallas ahí. No obstante, no parece muy concentrado, pues está ocupado rellenándose la boca con un hot dog entero.

Vigilante: (con un bigote de mostaza en la cara). Joder, que bueno está. 

Pero su almuerzo es interrumpido por el rostro de Evangeline en uno de los monitores. Por su cercanía, se puede decir que esta justo en frente del caracol que la graba. 

Vigilante: ¿Y esa que? 

Acto seguido, Evangeline sonríe y la imagen se va a negro total. Haciendo entrar al hombre en pánico. 

Vigilante: ¡Joder…                 

Capitulo 776: Siguiente parada

Vigilante: ¡Me lleva! ¡Me lleva! ¡Me lleva! ¡Me lleva! 

El vigilante sale corriendo con las llaves de ese lugar en la mano, aunque va solo. Está tan preocupado de lo que pueda pasarle a el por no hacer bien su trabajo en primer lugar que ni siquiera se le ocurre pedir refuerzos. Finalmente, llega al lugar donde la cámara se apago. Una puerta inmensa en la parte más inferior del barco. 

Vigilante: ¿Cuál era? ¿Cuál era? ¡Esta! 

El hombre finalmente abre la puerta, encontrándose con solo oscuridad y las sombras de los esclavos tirados en el piso. La mayor fuente de luz es la puerta y solo ilumina un camino en línea recta al final del cual, hay una persona mirándole con una sonrisa. 

Evangeline: ¿Pasa algo, señor? 

Vigilante: ¡Tu! ¡Fuiste la que tiro el den den mushi!

El hombre saca su arma, una macana, y se dispone a ir ahí adentro y golpearla. Después de todo no puede ir a ningún otro lado, aun está en cadenas.  Pero cuando ya esta bien adentro de la “bodega”, súbitamente, algo se le avienta a la cara. 

Vigilante: ¡Aghhh! ¡¿Qué diablos!? 

Aves: ¡Muere, muere! 

Las dos cacatúas se le han lanzado a la cara y lo atizan a picotazos y rasguños en la cara, especialmente en los ojos, en un intento de cegarlo. 

Vigilante: ¡Quítenmelos! ¡Quítenmelos! 

Luego, James aparece y usando las cadenas de sus manos, aferra los brazos y cuello del hombre, el cual empieza a comprender que sucede. 

Vigilante: ¡Malditos! ¡HEY! ¡LOS PRISIONEROS…! 

El hombre se dispone a llamar ayuda del exterior, pero es callado inmediatamente por Evolette, la cual, cogiendo unas simples gotas de agua del piso, le ha disparado una pequeña masa en el estómago, privando al vigilante de aire. Acto seguido, Ramkar aparece y le da un potente puñetazo en la sien, dejándolo efectivamente, noqueado. 

Ramkar: Ah, eso se sintió bien. 

Con el sujeto en el suelo, James y Evangeline de inmediato empiezan a revisarlo, mientras que las Aves vigilan la puerta y Evolette da unos cuantos brinquitos de júbilo. 

Evolette: ¡Ay, cielos, cielos, cielos! ¡No puedo creerlo! ¡Lo hicimos! 

Ramkar: Pshe … ni te emociones. Todavía estamos encadenados. Y no creo que este imbécil tenga las llaves. 

Evolette: ¡Tío! No seas así. ¿Para que ayudaste entonces? 

Ramkar: Porqué no voy a dejar que hagas estupideces tu sola y…! 

James: ¡Tengo las llaves! 

Y no es lo único que han encontrado en el hombre inconsciente, le han quitado también la macana y una pistola. No obstante, Ramkar aún está escéptico. 

Ramkar: Por favor. No pueden ser esas. Seria demasiado… 

Pero al hombre le callan la boca cuando James abre fácilmente sus esposas en menos de tres intentos. 

Ramkar:… sencillo. 

James luego le quita las esposas a Evangeline y a Evolette tambien, hasta que el rubio está frente a él, quitándole las suyas. 

Evolette: ¿Ya vas a dejar de ser un pesimista? 

Ramkar:… Talvez… 

Con los Piratas y sus aliados libres, y tras haber encadenado al vigilante. James se gira hacía los otros prisioneros. Estos se ven confundidos y temerosos, como si no creyeran lo que acaban de hacer. James, no queriendo obligarlos si es que aun están atemorizados, solo deja las llaves a su alcance. 

James: Son libres de hacer lo que deseen. Vámonos de aquí antes de que alguien mas venga.

Los piratas, las dos aves, y los dos gyojins corren fuera del lugar, con los primeros guiando, uno de ellos con la pistola y la otra con la macana. Tras algo así como un minuto, se detienen. 

Evolette: Bien. ¿Ahora que? 

James: Ahora, hay que llegar a la superficie sin ser detectados.¿ Recuerdan como los bajaron aquí? 

Evolette: Más o menos. 

Aves: Plan, plan, ahh. 

Ramkar: Dime que ese no es el plan en serio. 

Evangeline: Lo es. 

Ramkar: Pshe…  Nos vamos a morir todos. 

Evangeline: no se preocupe, señor. James y una servidora tenemos haki de observación. Podemos sentir y evitar a la gente fácilmente. 

¿??? : ¿En serio pueden hacerlo? ¿Evitar a los enemigos? 

Salvo por los piratas, al resto del grupo casi le da un infarto al creerse descubiertos, pero los dos rubios notan rápido quien les habla. Se trata de una de las esclavas que había tambien donde estaban, la cual, a la luz, pueden notar que es una Brazos Largos. La mujer no esta sola, piernas largas, otros gyojin, un mink,una sirena vieja, hombres cornudos, hasta un bilkan y un bumian hay ahí, y todos tienen la misma pregunta que ha hecho la mujer. 

James: Si, si podemos. Pero será peligroso. ¿Están seguros que quieren hacerlo? 

Todos asienten. Llenos de confianza y ahora siendo muchos más, los piratas dirigen al grupo. Siguiente parada: libertad.                  

Capitulo 777: Capsulas

Mientras tanto….

Bela sigue y sigue llenando sus botellas. En el rato que ha pasado, ya lleva mas de un centenar, y no parece que tenga intenciones de parar, mientras que Aleera mira una botella con fascinación. 

Aleera: Y pensar que una de estas podría destruir cualquier cosa que uno quiera.

Bela: Seh…. Así que deja de jugar con eso, ¿quieres?

La mujer deja la botella a un lado y pone una cara hastiada, no obstante, en ese momento, aparece Chris, cargando nada más y nada menos que las armas de Evangeline y James.

Chris: ¡Hey, Bela! Estuve revisando las armas de la parejita esa y…. 

Bela: ¿¡Que estás demente!? ¡Saca eso de aquí antes de que volemos en pedazos!

Chris: No pasa nada. No estan cargadas. Decía que las estaba revisando y… pues una de  las armas es de las más avanzadas que he visto en muchos años.

Esto parece interesar mucho a Bela, tanto que deja de llenar sus preciadas botellas.

Bela: ¿Avanzada como?

Chris: Avanzada en que no tienen precedentes. No hay tecnología con la que se pueda comparar. El revolver no es nada impresionante y el arco se maneja por diales pero la otra arma, la que le quitaron al tipo llorón…

Chris hace un gesto como si le estuviera explotando la cabeza.

Chris: Si mal no recuerdo, según su cartel de recompensa, hasta la Marine teme el poder de sus armas. Esto podría ser…

No obstante, Bela lo interrumpe, teniendo una gran sonrisa en el rostro.

Bela: Un excelente negocio… Tráeme al rubio llorón. Hay que hacerle un par de preguntas.

El jefe de los contrabandistas hace una pausa y luego añade.

Bela: Y también a su noviecita. Por si se pone rejego.

Chris: Voy.

Pero ninguno de ellos tiene idea de lo que “la parejita esa” está haciendo.

James: ¡Ahora!

Evangeline: ¡Voy!

Con un golpe de la macana que robaron antes, Evangeline noquea a un contrabandista solitario que iba pasando. Acto seguido, sus improvisados aliados le roban el arma y lo dejan atado con su propia ropa. Ya han hecho esto varias veces, y por ahora todo va bien.

Evangeline: ¿Cuánto falta, señorita?

Evolette: Vamos como a la mitad. Nos faltan unos pisos.

El problema es que, la siguiente cubierta a la que han de subir está plagada de gente.

Brazos Largos: ¿Qué hacemos?

James: Tsk… Son demasiados.

Aves: Demasiados, demasiados. 

Evolette: No me digas que no hay forma posible de pasar por ahí sin ser detectados.

Ramkar: Meh. ¡Es todo! ¡Se acabo! ¡Debí saber que no llegaríamos tan lejos!

Evangeline: ¡Maldición! ¡Vienen varios hacia abajo!

Un grupo de diez personas o mas bajan las escaleras. Por lo que el grupo de fugados se esconde como y donde puede en las cercanías. Puertas abiertas, una ventila, el techo, donde puedan es bueno. Los que buscan evitar van cargados con decenas de miles de belies en bolsas Riqueza del grupo seguramente, y el motivo por lo que van fuertemente armados, no serian rivales para ellos justo ahora.

James: *para si mismo* Maldita sea, váyanse, váyanse.

Justo detrás de ellos, además , pasan dos caras que ya son conocidas para ellos. Chris y Luke, ante las cuales, James siente una rabia enorme.

Luke: Pero te mandaron a ti por los tortolos. ¿Por qué tengo que ir yo?

El comentario no les gusta nada a los Piratas, van a buscarlos a la “bodega” y en cuanto no los vean ahí,  todo se irá al carajo. 

Chris: Para que muevas ese culo gordo que se te esta haciendo de tragar tanto te de burbujas.

Casualmente, Luke esta bebiendo uno, por lo que no se le ve muy feliz por el comentario.

Luke: Este es bajo en grasa.

Chris: Aha. Claro. Un día no te va a caber la cola ni siquiera en las capsulas de escape, y el día que esta porquería explote aquí te vas a quedar.

Luke: Ay. No creo que explote…. Otra vez.

Los dos se van riendo mientras bajan. Dejando el lugar otra vez vacío, tras lo cual el grupo de fugados vuelve a salir. Estan ansiosos, pero James y Evangeline se ven pensativos.

James: ¿Escucharon lo último que dijo ese bastardo?

Evolette: ¿Lo de explotar?

James: No. Lo otro. Que hay capsulas de escape aquí.

Brazos Largos: Oigan. Vean esto.

La mujer, que seguía escondida, llama a sus aliados hasta lo que parece ser una sala de mapas Pero lo que resalta ahí no es eso, sino un plano del propio navío y este destaca especialmente las “salidas de emergencia” y sus capsulas, y no solo eso. ¡HAY UNA AHÍ! 

Evolette:¿ Estoy viendo lo que creo que estoy viendo? 

Evangeline: Si…. No hay necesidad de ir hacia arriba.

Los esclavos estan que desbordan jubilo. Estan a un paso de su escape. Pero súbitamente, Una alarma comienza a sonar.

¡ALERTA! ¡ALERTA! ¡ALERTA! ¡ALERTA!                   

Capitulo 778: ¿Cuántos pájaros teníamos?

Todos en el barco escuchan la alarma, incluyendo el propio Bela, el cual se ve tenso por ello. 

Bela: ¿¡Que demonios sucede!? 

Su den den mushi personal también ha empezado a sonar como loco, al contestarlo, la voz de Chris se oye. 

Chris: ¡Bela! 

Bela: ¿¡Que rayos sucede, Chris!? 

Chris: ¡Los esclavos! ¡Todos escaparon de la celda! 

Bela: ¿¡Que!? 

Chris: ¡No se como pero noquearon al de las cámaras! 

Bela: Tch… ¡No pueden haber salido del barco aun! ¡Búsquenlos! 

Chris: ¡estoy en eso! 

El pelirrosa corta la llamada, mientras que Bela sale de la habitación del nitro completamente  molesto. Al mismo tiempo, los prisioneros están empezando a entrar en pánico, es obvio que la llamada es por ellos. 

Brazos Largos: ¡Ahora que! 

James: ¡Hay que activar esa capsula a la de ya! 

Presionan un botón en la pared, lo que permite abrirla, por dentro, parece la cabina de mando de un submarino y tiene instrucciones de como manejar todo. Pero hay un problema. Como mucho solo caben dos personas ahí 

Ramkar: ¡Genial! ¡¿Ahora qué!? 

Evolette: ahmmm…. ¡Que suba alguien y los demás salimos cuando la capsula salga! Los gyojin podemos ayudar a los otros a nadar. 

Todos estan de acuerdo con la idea, y suben a la capsula al esclavo mas joven y al mas viejo. No obstante, al finalmente desplegarla, el lugar donde estaba es sellado inmediatamente después. 

Evolette: ¡Me lleva el…! 

Los nuevos muros que han quedado son tan firmes como el resto del barco. Pero eso no implica que dos de ellos ya hayan escapado y que hay mas formas de irse iguales a esa. 

Evangeline: Hay que buscar las otras capsulas. 

Tomando el plano del barco, los esclavos restantes parten aun en su búsqueda de su libertad. 

Brazos Largos: ¡Aquí hay otra! 

Dos más se subieron y desaparecieron tras una despedida rápida , disparados dentro del metal a su ansiada liberación. Luego, se repite la acción. Corren a un lugar, dos más se suben, dos más se van. Dos, cuatro, ocho se van de ahí, en jubilo, con lagrimas de alegría, pero para los restantes los problemas solo empiezan. 

Chris: ¡Ahí están! 

Aleera: ¡No los dejen ir! 

Con cada esclavo que se ha escapado, tambien el grupo de James y Eve ha perdido un aliado. Los han encontrado, y son ampliamente superados en numero y armas. Además de que ahora los siguen con las cámaras. 

James: ¡Sigan corriendo! 

James dispara el arma que robo, despachándose a unos cuantos. Evangeline hace lo propio con otra arma tambien robada. Los aliados restantes observan asombrados su sincronía y trabajo en equipo. Es como si estuvieran… 

Evolette:… hechos el uno para el otro, ¿eh? 

El ya reducido grupo logra llegar a otra capsula, en la que se suben dos esclavos más, incluyendo a la Brazos Largos. 

James: Listo, váyanse. 

Brazos Largos:  Gracias por todo, muchacho. 

Y el pequeño submarino sale disparado hacia la vastedad del mar. Ahora solo quedan los que empezaron con esto. James, Evangeline, Evolette, Ramkar y las dos aves. Pero los enemigos son más y ya estan en todos lados. Ultimadamente, se estan quedando sin lugares a donde ir. 

Luke: ¡Mermaid Song! 

Una bala especialmente ruidosa sale de la pistola del amante del te burbuja, tan aguda que hace doler oídos. Esto hace que Evolette baje su guardia, dejándole a merced del siguiente ataque. 

Luke: La tengo. ¡Angel Kiss! 

Con una pequeña bala blanca, un torrentito de sangre vuela. Pero no es la sangre de Evolette, es la de su tío, que se ha atravesado para defenderla, siendo herido en un hombro. 

Ramkar: ¡Carajo! 

Aves: ¡Carajo, carajo! 

Evolette: ¡Tío ! 

Su situación se esta empezando a volver desesperada. Hasta han herido al que se supone que deben curarlos.

Evangeline: Tsk… ¡Por acá! 

A duras penas, Evangeline alcanza a esconder a todos un momento en lo que parece ser el camarote de alguien. No muy ostentoso, solo una cama un escritorio y una ventanita por donde pasa la luz y algo de aire. No hay capsula, pero lo usan para descansar un momento. 

Evolette: *jadeo* ¿Qué hacemos? 

Ramkar: ¿Por qué soy buena persona? ¿Por qué no nos fuimos primero? 

James: No hay que rendirnos *jadeo* solo un poco mas y todos nos… 

Pero un espasmo de dolor casi lo manda al suelo, para preocupación de Evangeline, que lo aferra del brazo para que no se caiga. 

Evangeline:  ¡James! 

El rubio esta sangrando. Sus heridas se estan reabriendo por el esfuerzo, y Ramkar esta herido como para tratarlo otra vez. 

James: No es nada, lo juro… 

Ramkar: Aha, claro… nada.

Evolette: Bien, me alegra que eso sea nada porque yo estoy viendo algo. 

James: agh… ¿el que? 

Evolette: Eso. 

La joven medio gyojin apunta con el dedo hacia las aves, que tambien están tratando de reponer el aliento, pero.. 

Evolette: ¿Cuántos pájaros teníamos? 

¡Hay tres de ellas! ¡Tres! Y una es nada mas y nada menos que… 

Evangeline y James: ¡Big Bird!                    

Capitulo 779: Me quedo

Los dos piratas corren a apretujar al ave entre ellos, y aunque aplastado, a Big Bird no le importa, se alegra más de que sus compañeros estén bien. 

Evangeline: Que alegría verlo, honorable Ave. 

Evolette: Espera, ¡Ese es su compañero! 

James: ¡Si! ¡Es bueno verte, pajarraco! ¿Cómo llegaste aquí? 

Big Bird: ¡La ventana, la ventana!  

En efecto, la pequeña ventana esta abierta, pero eso no es a lo que se refería James. 

James: Eso no. Me refiero a que como nos encontraste. 

El ave alza su pata, la cual está llena de plumas azules más oscuras que las suyas y una sola pluma verde. Big Bird no se había visto muy interesado en saber de quien eran hasta ese momento, pues estaba más enfocado en salvar a sus amigos, pero ahora que ya vio de quien son, se queda todo atontado. 

Ave Azul: Hola, hola, ahh..

Ave Verde: Hola, hola, ahh.  

Big Bird: Hola, hola…. Aaaaahhhh. 

Los Piratas entienden rápidamente el porque. Big Bird toda su vida había deseado encontrar otro como é, es obvio que este emocionado, aunque parecer haber algo más . Las tres aves empiezan a actuar como eso entonces, como aves, y hablan ahora en su idioma . Big Bird particularmente alza sus plumas muy altivamente como si estuviera presumiendo, como si estuviera en un… 

Evangeline: ¿Baile de cortejo? 

James: No me digas que esas aves son… 

Y lo son, hembras. Big Bird, cono macho, ha podido seguirlas por sus feromonas. Y parece estar embelesado. Es solo tras unos momentos de llamarlo que logran sacarlo del trance. 

James: Big Bird. ¿Big Bird? ¿Llamando a pajarraco inútil? 

Big Bird: ¡Oye! ¡Oye! 

James: Ja. ¿Ahora si me escuchas? Deja de estar de ligón y dime donde demonios estan los demás. 

Big Bird: ¡Ah, SI! ¡Ah si! 

El ave voltea su cabeza y saca algo del portarrollos en su espalda. Es un Ko Den Den Mushi, y esta descolgado. El ave lo entrega a James y este, presuroso, habla a través de él. 

James: ¿Hola? 

Jean: ¿¡James!? ¡¿Eres tú !?

Su amigo y capitán habla agitado pero aliviado a la vez desde el otro lado de la línea. 

James: ¿Quién mas va a ser? 

Jean: ¿¡Estás bien!? ¿¡Está Evangeline contigo!?

Evangeline: Estoy aquí, capitán. 

James: Y estamos bien… más o menos y… 

Luke: ¡Ahí estan! ¡Tras ellos! 

Los contrabandistas los han encontrado otra vez, y nuevamente el grupo sale corriendo, ahora con Big Bird también. 

James: Joder… 

Jean: ¿Todo bien? ¿¡Que sucede!? 

James: Nada. Solo los tenemos un poco encima. Eve… 

Evangeline: Por acá. 

Jean: James, ¿Cómo es el barco en el que están? 

James: No lo sé. ¿Todo metálico creo ? Y… espera un segundo ¿Cómo sabes que estamos en un barco? 

Al otro lado de la línea, Jean esta subido justo en la punta del bauprés de la Spirit, agarrado de una cuerda y en la otra mano su den den mushi. Su rostro es bastante grave. Al timón, Angélique comanda, y el resto de sus camaradas hacen su mayor esfuerzo en las cuerdas para dar la máxima velocidad. De ellos, Bert, en el mástil mayor, tiene un catalejo, y a lo lejos, muy muy lejos se ve un barco de metal. 

Bert: ¡A las doce! 

Jean: *al den den mushi* Ya los veo. 

James: ¡Espera, ¿Qué?! 

Jean: ¿Qué?  ¿Mis camaradas desaparecen de la nada y creías que me iba a quedar ahí con el culo pegado? ¡Obvio no! Fuimos por la Spirit y seguimos las indicaciones de Big Bird. 

James: ¿Supongo que no eres tan mal capitán después de todo? 

Jean: *con sarcasmo* Ahahaha. Resistan, payaso, la ayuda va para allá. 

Ka’cha

Los refuerzos no tardan, pero su situación aun esta mal. La herida de Ramkar parece ser algo más seria de lo que parecía, y el esfuerzo de correr lo está poniendo pálido. 

Evolette: ¡Tío! 

Ramkar: Qué no es nada, dije… 

Por fortuna, tras otro rato de escapada, los fugados logran llegar a otra capsula. 

Ramkar: No necesito esto. Puedo nadar…

Evolette : Aha… ¿vas a nadar todo el camino a casa? Súbete, agárrate y cállate. 

Evolette sube a su tio y sube ella tambien, las aves deciden acompañarlos esta vez, es la despedida. 

Ave Azul: Adiós, Piratas. Adiós, Big Bird. 

Ave Verde: Te vemos en Isla Bongo, ahh. 

Big Bird: Adiós, Skyline. Adiós, Viridia. 

Evangeline: Espera, ¿Cuándo las honorables aves se dijeron sus nombres? 

Evolette: Gracias, chicos. De verdad que se las debemos. 

Ramkar: Seh. Para ser humanos, no son tan malos… les agradezco… 

El gyojin ofrece su mano y James la estrecha. Un segundo después, la capsula y sus integrantes desaparecen. Al mismo tiempo, Bela se ha unido al grupo de caza, pero el informe que le dan en el momento no es bueno. 

Bela: ¿¡Como que ya no estan en el barco!? 

Aleera: Escaparon usando las capsulas de emergencia. Solo quedan tres de ellos. 

Bela: ¿¡Cuales!? 

Aleera: Una de las aves, y los dos rubios que trajo hoy. Creo que ellos encabezaban la rebelión. 

Ante la mención de aquellos que había torturado más temprano jugándosela de vuelta, Bela aprieta los dientes 

Bela: ¡tras ellos! ¡No saldrán jamás de aquí ! 

James, Evangeline y Big Bird por su parte, continúan con su táctica de correr y ocultarse. Técnicamente, solo tienen que esperar, o encontrar una capsula para ellos mismos y acelerar el proceso, que es justo lo que están haciendo. Pero en un momento, un pensamiento atraviesa su mente y se detiene en seco. 

Evangeline: ¿James? 

Big Bird: ¿Bobo, bobo? 

Al notarlo, sus compañeros tambien lo hacen, ¿que es lo que les sucede? No saben, pero su cara no dice cosas buenas.

Evangeline: ¿James, que tienes? 

James: Ustedes sigan adelante. Yo me quedaré…                     

Capitulo 780: ¿Qué es lo que quieres?

Evangeline: ¿Quedarte? ¿Por qué? 

Big Bird: ¿Por qué? ¿Porqué? 

James: Bela…

Al decir esta única palabra, James aprieta los puños y los ojos, lo que preocupa a sus camaradas 

James: Él aun sabe que le paso a mi hermana. Si Jane fue vendida o ella está… está… 

Como siempre, James no termina la frase, es muy doloroso siquiera pensarlo. 

James: Sea lo que sea… necesito saberlo. Ustedes vayan. Busquen a Jean y los demás. Yo los alcanzare luego. 

Pero obviamente, sus compañeros no van a dejarlo. 

Evangeline: ¡De ninguna manera!

Big Bird: ¡No! ¡No! ¡Ahhh! 

James: Por favor, chicos. Tengo que hacer esto. 

Evangeline: ¡Eso ya lo se!  ¡Se que necesitas saberlo! ¡Pero no por eso te voy a dejar solo! ¡Si te quedas, me quedaré también! 

James: Eve, comprende, por favor. Ya hice que te capturaran. ¡Te lastimaron por mi culpa! ¡No quiero arrastrarte a mis desastres otra vez! 

Lo que dice y el tono en que lo dice impactan a la mujer alada, la cual se queda pasmada por un momento. James no quiere que la lastimen, no quiere perder a alguien más, pero ella no está dispuesta a que le pase eso mismo a él. 

Evangeline: No me estás arrastrando. Yo estoy aquí porque quiero estar aquí, contigo. Ys te la había dicho, ¿no?

Su voz súbitamente se quiebra, y tiene que esforzarse mucho para contener las lagrimas, ante la atónita mirada de James. 

Evangeline: Siempre voy a estar ahí para ti. Siempre voy a estar ahí para darte esperanza porque… porque tu eres la mía. 

Ahora es el muchacho rubio el que está sorprendido hasta la heladez, está profundamente conmovido. Intenta hablar, pero apenas y le salen balbuceos. 

James: E…Eve… y… yo… 

Ambos sienten la necesidad de acercarse al otro, y así lo hacen, lento muy lento. Pero antes de estar demasiado cerca, se oye un estornudo, el de Big Bird. 

Big Bird: *limpiándose el pico* Lo siento, lo siento, ahhh. 

James: Seh… 

Evangeline: Salud, honorable ave. 

Big Bird: Gracias, ah… Jean ya no tarda. 

Evangeline:… Si… es cierto. De todos modos Capitán ya está en camino aquí. Hay que ir a por Bela. 

James: Gracias, Eve…

Apenas unos minutos después… 

Bela: ¡¿Dónde demonios están!? 

El líder contrabandista esta ahí,  muerto de rabia en una intersección de los pasillos de su nave. Con el, están Luke, Chris y Aleera, los cuales tienen rostros entre preocupados y con miedo. 

Chris: Se supone que estaban aquí…pero entraron a un punto ciego de la cámara y… creen quw entraron en una ventila. 

Bela: ¡Sigan buscando, aho…! 

Pero no tienen que hacerlo, porque en ese momento, su pendiente de oro es arrancado de un disparo. 

Bela por su parte esta hecho un loco, y pronto recibe un mensaje de que los vieron meterse en una ventila. Bela exige que les digan donde esta pero súbitamente, el pendiente de su oreja es arrancado de un disparo.

Bela: ¡Aghh! 

Luke, Chris, Aleera: ¡Bela! 

Mientras sostiene su lóbulo sangrante, el contrabandista se gira para encontrarse con su atacante, el propio James, el cual aun sostiene su humeante pistola robada junto a una segunda en la otra mano. Los de Bela Luxuries de inmediato apuntan de vuelta pero se hielan al sentir el sonido de mas gatillos detrás de ellos. 

Evangeline: Señores. Señorita. 

Aleera se voltea para apuntarla tambien pero pronto, ella y sus compañeras oyen un sonido de Ave. En la otra parte de la intersección, Big Bird, con las alas imbuidas en negro haki. Chris se voltea a apuntarle, pero pronto todos se dan cuenta de que han cometido un grave error. Ahora están en igualdad. 

James: Bela… 

Bela: Tch…*aun aferrando su oreja* desgraciado. 

James: El próximo te va a doler más. 

Todos permanecen en silencio un momento, solo girando los ojos de un lado al otro, esperando a que enemigo se mueva o bien, una oportunidad para atacar. 

Bela: Debes ser muy valiente o muy estúpido para venir a enfrentarme asi. ¿Sabes que edtas en desventaja? Tal vez estemos en punto muerto mexicano justo ahora…. 

Luke: ¿Qué es mexicano? 

Bela: Pero, ¿cuanto podrás estar así?  Mis hombres no tardan en venir. 

Pero James no se amedrenta en lo más mínimo. 

James: Lo del punto muerto solo es cierto para ustedes. Ya sabias quien soy, ¿no, Bela? Ya me conocías antes de que te encontrará y siendo ese el caso, seguro sabes que soy muy buen tirador. 

Bela: Tsk…

James: Hasta la marine me teme por ello, ¿crees que miente mi recompensa? Como sea, si no lo sabias, ahora te lo digo yo. ¿La bala de quien crees que llegaría primero? 

Y tiene razón, Bela lo sabe. Y dado lo impredecible que ha resultado ser su primero perseguidor y ahora cautivo rebelado, decide optar por su opción menos favorita. Hablar. 

Bela:… ¿Qué demonios quieres? 

El rostro de James se pone aun más ceñudo de lo que estaba. 

James: Eso tambien ya lo sabes… 

Capitulo 781: Explotar

El punto muerto sigue y los ánimos están más caldeados que nunca. Bela si sabe a lo que James se refiere, pero viendo al desgraciado que ha liberado a su “mercancía” y “medio de vida”, decide fingir y hacerse el loco. 

Bela: ¿Lo sé? ¿Qué es lo que sé? 

James: No te pases de listo conmigo, “Bela”. Ya sabías que estaba detrás de ti y sabias la razón. Hace algo más de seis meses compraste a una esclava.

Bela: ¿Y eso tiene de especial que…? 

Evangeline: Silencio, “señor”. 

James: Si. Se que un perro maldito bastardo como tu debe haber comprado muchas esclavas, pero esta la recordarías si o si. Jane Aprilia… ¿o talvez tu la llamas “Piernas Rígidas”?

A pesar de toda la seriedad de la situación, Bela encuentra el asunto extremadamente hilarante, y no puede evitar sonreír. 

James: Veo que ya te acordaste. Ella no estaba con los otros prisioneros... Quiero que me digas donde está. ¡¿Qué paso con ella!? 

La sonrisa de Bela se torna una carcajada llena de sorna, hasta perturba a sus compañeros contrabandistas. 

Bela: Je. Si que eres un hijo de puta especial, “James “ ¿En serio te preocupas tanto por una esclava? ¿Qué va a pensar la noviecita que tienes a un lado? ¿Acaso quieres que se ponga celosa viéndote perder la cabeza por una putita que no quería ser putita?

Evangeline: ¡Le dije que se calle! 

La voz de Evangeline es tan fuerte que amedrenta a los otros enemigos, aunque no a Bela. James por su parte se ve sorprendido, mientras que Big Bird hace lo que mejor sabe hacer, hacer segunda. 

Big Bird: ¡Cállate, cállate! 

Bela, no obstante, sigue con su sórdido humor, mientras genera una mínima gota de nitro desde su dedo índice , la cual permanece suspendida a manera de aviso y amenaza.

Bela: ¿Y que si decidiera no hablar? ¿Porqué le haría un favor al bastardo que me causa tantos problemas? 

Pero justo en ese momento, hay un estruendo terrible, como una explosión que viene de abajo. 

Luke: ¿Qué diablos? 

Chris: ¿¡Que sucede!? 

Inmediatamente después a la explosión viene un temblor terrible, todo el barco se mueve de arriba a abajo,  las luces parpadean. Todos en el pasillo se tambalean y entre la confusión y el caos, se oye una detonación seca y cercana, a alguien se le ha disparado el arma. 

Bela: ¿¡Que carajo, A sucede!? 

Big Bird piensa para si mismo, ¿será Jean? ¿Ya los encontraron? Pero no, no podría ser Jean. Jean jamás ordenaría un ataque sabiendo que sus amigos están ahí. El barco vuelve a estabilizarse unos segundos, pero no parece que las cosas estén bien. Y en efecto, no lo están. 

James: ¡Eve! 

La mujer alada se aferra el estómago con las manos, y al alzarlas, revela una mancha rojiza y temible que no deja de crecer. Su cuerpo tiembla sin poder contenerse. La bala que se ha fugado ha acabado en ella y James y Big Bird miran con horror.

James ¡Eve, no!

Big Bird: ¡Evangeline, Evangeline! 

Evangeline: Está bien… no es nada… 

La situación mala no acaba ahí, aunque el temblor paró, parece que algo esta mal con el barco, se está inclinando y pronto, alarmas de emergencia empiezan a sonar otra vez, junto con el den den mushi de Bela. 

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!

Purupuru purupuru

Bela: ¿¡Ahora que!?

El jefe de los contrabandistas contesta con esas palabras el caracolito en su mano, y lo que le responden no es nada bueno.

Contrabandista: ¡Bela! ¡No se de donde pero ha habido una explosión! ¡Estamos haciendo agua! ¡Las propelas no sirven y el timón esta dañado!

Una segunda llamada interrumpe a la primera y es mas alarmante.

Contrabandista 2: ¡Bela! ¿¡Que fue ese temblor!? ¡La sala del nitro tiene daños! ¡La refrigeración no sirve y si no hacemos algo vamos a… 

Otra llamada asoma, Bela no sabe porque, pero lo que le estan diciendo le confirma y confirma que su barco esta condenado. ¿ Que fue esa maldita explosión? Tampoco lo sabe, pero sabe a quien echarle la culpa.

Bela: ¡Ustedes! ¿¡Que le hicieron a mi barco!?

Bela mira hacia los piratas, pero estos ni siquiera le miran. Estan ocupados intentando hacer algo para ayudar a Evangeline. 

Luke: ¿Bela, que hacemos? 

Sus hombres piden su liderazgo, pero el no esta para eso. Furioso por su barco, sus esclavos y por ser ignorado, Bela finalmente pierde por completo  estribos y explota… literalmente.

Bela: ¡Todo esto es por su culpa! ¡Blight Blast!

Cinco gotas brotan de la mano de Bela y cinco gotas arroja hacia los piratas. James lo siente, Evangeline lo siente también, pero ninguno puede hacer nada. Lo único que él alcanza a hacer es abrazarla e intentar cubrirla con su cuerpo.

James: ¡cuidado!

Una enorme explosión hace temblar otra vez el barco, pero esta vez casi arrastra a los contrabandistas, que se levantan, medio atontados, medio aterrados, mientras miran el lugar que ahora solo esta lleno de humo negro. 

Aleera: ¿¡Que demonios te pasa!? ¿¡Quieres matarnos!? 

Luke: ¿Y… y todavía no dices que debemos de hacer?

Pero a Bela ya le da igual, ahora que ha descargado su ira, se siente mejor, y finalmente emite su orden.

Bela: El barco se fue a la mierda. Evacuen todos.  

Capitulo 782: Declaración

Mientras tanto…  

Angélique: Ya nos estamos acercando. 

Jean: Prepárense todos. Las cosas se pondrán feas. 

La Ocean Spirit sigue en persecución hacia el barco de Bela Luxuries, pero hay algo mal, y con el catalejo, Bert se da cuenta de que ya no persiguen, sino más bien acechan. 

Bert: Que raro, el barco ya no se mueve…y esta ladeado como si… ¿se hundiera? 

Incluso a simple vista ahora, se alcanza a ver unos extraños objetos saliendo despedidos del barco a gran velocidad, y un humo que va creciendo. 

Jean: ¿Qué demonios sucede? 

Al mismo tiempo… 

Bela ya ha dado la orden de evacuación a toda su gente, ahora, solo le queda evacuar el mismo y sus allegados más cercanos. 

Luke: ¡Bela…! 

Chris: Pero… el dinero… y las otras mercancías. 

Bela: ¡Ya se! Ya se… lo podemos recuperar. Todavía tenemos las cuentas en el banco. Saldremos adelante, pero por ahora, salgamos de aquí, vamos al submarino grande. 

Aleera, Luke y Chris: Vale… 

Todos salen corriendo hacia las escaleras, yendo justo hacia abajo. Solo Bela se queda un segundo más, mirando al humo negro antes de marcharse también, justo a tiempo para no ver que James y Evangeline estan vivos y han librado su ataque por completo. ¿La razón? Big Bird y su haki que han aguantado todo. 

Big Bird: Ja… ja… ¿están bien? 

James: Si… gracias, Big Bird. 

Evangeline: Gracias, honorable Big Bird… ¡ugh! 

No obstante, la herida de Evangeline sigue ahí y es bastante severa. James, con cuidado la ayuda a levantarse, y, ignorando sus propias lesiones, la levanta en brazos. 

James: Hay que salir de aquí. 

Evangeline: Pero… tu hermana… aun no sabes…. 

James: Ese desgraciado no me va a decir jamás. Tu eres más importante.

Evangeline se muestra sorprendida por ello, pero James solo sigue adelante. Para su fortuna, la evacuación enemiga los permite campar a sus anchas pero para su infortunio, esto tambien ha hecho que todas las demás capsulas hayan sido usadas. 

James: Maldición. ¿No queda una sola? 

Big Bird: ¿una? ¿Una? 

Evangeline: Vamos a la cubierta superior. El capitán y los demás ya venían, solo hay que esperarlos. 

Incluso en su débil estado, Evangeline aun piensa muy racionalmente, y esto hace que James sonría débilmente. Finalmente, llegan al exterior. Ahí,  James pone a Evangeline sentada sobre la baranda. Ya se puede ver la Ocean Spirit y James y Big Bird hacen señas. 

James: ¡Ey, aquí! 

Big Bird: ¡Aquí!  ¡Aquí! 

Sus señas son vistas por sus camaradas, que sonríen de alivio al observarles. 

Jean: *suspiro* ¡Ahí están! ¡Vamos! 

La nave aprieta el paso, tambien para alivio de James. 

James: Big Bird, adelántate. Dile a Taylor lo que le paso a Evangeline para que venga preparado

Big Bird: Voy, voy, ahhh. 

Big Bird sale raudo como saeta hacia la Spirit con la encomienda que su rubio camarada le ha dado. James la observa irse con ojos intensos, aunque Evangeline solo se aferra la herida y respira hondo, haciéndose la fuerte. 

Evangeline: No tenias que hacer eso… puedo esperar perfectamente… en serio… me he recuperado de peores… 

James: Lo sé… pero no significa que no me preocupe… y además no fue solo por eso que mande a Big Bird. 

El muchacho da una bocanada grande de aire, una respiración profunda o un suspiro inmenso, Evangeline no distingue, pero James se ve todavía más nervioso que antes. 

James: Tenia que decírtelo a solas… 

¿Decirle que a solas? Evangeline no sabe si es por la perdida de sangre pero se siente ansiosa y mareada, aunque no exactamente de mala manera.

James: Tsk… se que es un pésimo momento y que debería haberlo dicho antes... De hecho, si quería decirlo antes, pero me entró pánico. Tenia miedo de como podías reaccionar. Pero ahora me doy cuenta de que hay algo a lo que le tengo más miedo y eso es no poder decírtelo en absoluto. 

Queriendo sincerarse desde lo más profundo de su corazón, James toma en su mano algo que todos lo que le conocen dirían que es parte de su persona: la cinta roja sobre su cara. De un tirón, la desata, dejándose ver tal como es. 

Evangeline: James… 

La chica de alas de ángel no puede evitar admirar el rostro de James así. Con su mentón fuerte, su cabello rubio, sus labios gruesos y su mirada medio cegada que para cualquier otro sería dolorosa o incomoda de ver, pero para ella, es recuerdo del día que él se volvió su esperanza. 

James: Nunca había sentido algo así, jamás en mi vida. Yo… no soy muy afecto ni muy abierto a las personas… pero contigo…. Contigo puedo ser yo mismo y ser sincero y eso me hace sentir feliz. Y no solo soy feliz por eso… tu sonrisa me hace feliz. Tu inteligencia me hace feliz. Cada vez que vez algo que no conoces y pones esa cara llena de asombro… soy el hombre más feliz del mundo.

Los ojos de ambos empiezan a ponerse rojos y húmedos, y en él se dibuja una sonrisa enorme.

James: Y me siento feliz porque creo que sientes lo mismo, pero incluso si no es así, tienes derecho a saber, ¡y yo quiero que lo sepas! ¡Tu tambien eres mi esperanza! ¡Eres mi felicidad! ¡Eres mi todo! 

Evangeline, entre la perdida de sangre y lo conmovida que se siente, está pálida y tiembla. Los ojos de él están apunto de perder la batalla contra las lágrimas, pero no le importa, solo sigue sonriendo con gentileza y otro sentimiento, el sentimiento que ha estado intentando y que al fin logra declarar. 

James: Evangeline… Te amo.

Las palabras son todo lo que Evangeline siempre había querido oír, su más profundo deseo haciéndose verdad, aunque aun así , ella se congela por el impacto por un momento, aunque solo uno. 

Evangeline: James… yo… 

Un segundo después, su rostro ya se esta acercándose al de James con los ojos cerrados y labios dispuestos. James, emocionado y conmovido por ser correspondido, está por hacer lo mismo, pero en un instante, sus ojos se abren, dilatados de terror. 

James: ¡Cuidado! 

Ante el grito, Evangeline abre los ojos, asustada por lo repentino., y alcanza a ver la mirada de James. Pareciera que sus pupilas brillan rojas, y esta tan aterrorizado como si pudiera ver algo que nadie más puede… como si viera el futuro. Evangeline siente entonces un golpe seco en los hombros. James la ha empujado y ¡la ha tirado por la borda! 

Evangeline: ¡James! 

Y entonces, un torrente ígneo alcanza la nave de Bela Luxuries, y esta es consumida por una inmensa explosión.   

Capitulo 783: Insoportable

La luna de la ya caída noche es eclipsada por las llamas que le siguen a la explosión. Del barco poco ha quedado tras explotar tanto su combustible como la bodega llena de nitro. ¿Pero que causo la explosión para empezar? La respuesta es el propio Bela. 

Bela: Pues si que es poderosa…

Él está en la cima de su submarino personal con algo en la mano, nada más y nada menos que la Star Blaster de James, recién disparada al que fue el navío de Bela, el cual luce molesto, pero satisfecho. 

Bela: Eso es por las “perdidas”, bastardos. Luke, prepara el curso.

Luke: ¡Si, Bela! 

El peliverde se pone el arma al hombro y se mete al submarino, el cual desaparece en las aguas junto a sus aliados. A la par, la Ocean Spirit avanza a toda velocidad. Sus tripulantes han visto todo con horror y buscan desesperadamente a sus compañeros 

Angélique: ¡Más rápido! 

Mia: ¿¡Qué crees que estamos haciendo!? 

Jean y Big Bird ni siquiera se han quedado en el barco, han salido volando apenas vieron el fuego. Sus potentes alas sobrevuelan el ahora naufragio y sus aguas aledañas, en busca de ames y Evangeline. 

Big Bird: ¡Chicos, chicos! 

Jean: ¡James! ¡Evangeline! 

Jean ya esta a punto de usar su haki para buscarlos pero entonces, al acercarse al agua, escucha unos llamados lastimeros. 

Evangeline: ¡James….! ¡James…! ¡Respondeme

La pobre chica de alas de ángel yace en el agua, apenas y pudiendo flotar por si misma mientras busca con la mirada y la voz a su amor. Jean se siente levemente aliviado al verla, pero su preocupación regresa con todo al ver las aguas sanguinolentas en las que está. Su herida ya era grave de por si y se ha agravado con la onda de choque. 

Jean: ¡Evangeline! 

Sin perder tiempo,  el peliazul, teniendo sumo cuidado de no tocar el agua por si mismo, alza a Evangeline en brazos y la lleva a la seguridad del Spirit, que ya esta a escasos metros de ellos. Ahí, la tiende en la cubierta, donde al verla en ese estado, sus compañeros la rodean, llenos de preocupación. 

Mia: ¡Evangeline! 

Katrina: ¿¡Que pasó!? 

Angélique: ¡Taylor! 

Taylor: ¡Ya estoy aquí!

El médico d inmediato se arrodilla con sus utensilios para atender a Evangeline, e intenta calmarla con su voz, pero ella está demasiado exaltada. ¿Como calmarse ahora? ¿Cómo calmarse con James desaparecido! 

Evangeline: ¡James estaba ahí.. ! ¡Tenemos que encontrarlo.. !

La chica alada esta desesperada y sus compañeros igual. ¿Dónde está James? 

Ante las palabras de su inventora, Angélique, Isabel  y Mia de inmediato saltan al agua para buscar, mientras que Jean alza el vuelo y bate sus alas cubiertas en haki con enorme fuerza para apagar el fuego del otro navío y permitir a sus compañeros buscar ahí mientras que Taylor continua atendiendo a la bilkan herida. 

Bert: ¡James!

Katrina: ¡James!

Samir: ¡¿Dónde estas, amigo ?!

Pero James no aparece por ningún lado, lo único que encuentran es la cinta roja que cubría su ojo apagado y esto causa más y más miedo en los corazones de sus amigos. 

Angélique: ¡No está! 

Big Bird: ¡No está! ¡No está! 

Con desesperación, incluso en su deplorable estado, Evangeline trata de buscar a James con haki, pero está tan débil que no puede usarlo bien. 

Evangeline: No puedo… no puedo sentirlo. 

Jean, siendo consciente de esto,  busca él mismo la presencia de su camarada de su amigo, co todo su empeño y concentración. 

Samir: ¿¡nada! ? 

Jean: ¡Esperen, creo que…! 

Una sonrisa se esboza en el rostro de Jean, pero al segundo, se borra por completo dejando solo una mueca completamente desolada. Ni siquiera termina su última oración, pues lo que alcanza a sentir con su poder lo deja helado… 

… 

James esta en el océano, muy abajo en el agua, que apenas y se ilumina con la luz de la luna y el fuego. Esta demasiado herido y débil por la explosión como para salir, por lo que se hunde más y más hacia el fondo. El joven abre débilmente los ojos, alcanzando a ver la sombra que deja la Ocean Spirit y sintiendo con lo último de sus fuerzas a sus amigos arriba, y a la mujer que ama a salvo. 

James: (Evangeline… que bueno que estás bien) 

Todo se vuelve brumoso, James se siente a si mismo desvanecer lentamente mientras atraviesan por su mente muchos recuerdos. Recuerdos malos al principio, pero sobre todo, recuerdos buenos, recuerdos con su tripulación. 

James: (Si que vivimos grandes aventuras… ¿no?...)

Los últimos recuerdos que presentan ante él son de las dos mujeres de su vida, y  a su vez, sus únicos arrepentimientos. 

James: (Eve… lamento que terminara antes de empezar… Jane… habría dado todo por verte…  una vez y ya)

El muchacho ve aparecer una misteriosa luz dirigiéndose hacía él y deja que esta se le acerque mientras se hunde en el abismo de las aguas y su mente en la oscuridad. Solo un último pensamiento pasa por su mente cuando sus ojos se cierran. 

James: (La buscarán… ¿verdad, chicos?...) 

James-is-gone
Unbearable

Tras esto, la voz de su alma ya no puede ser escuchada, y Jean lo ha sentido todo. Un sudor frio le recorre la espalda mientras tiembla. Sus compañeros solo lo miran, atemorizados. 

Angélique: ¿Jean?

Mia: ¿Qué… qué sucede? ¿¡Donde esta James!?

El rostro pálido de Jean mira de frente pero no los mira a ellos, mira a la nada. Sus labios solo dicen una sola frase. 

Jean:  Se fue…

El corazón de todos ahí se para, especialmente el de Evangeline, la cual con el estomago ya lleno de vendas, se muestra incrédula. 

Evangeline: ¿Qué?

Jean: Se fue… escuche su voz por un segundo y luego…nada…

Una lágrima cae del rostro de la chica alada…y luego otra, y luego otra. Su rostro pálido se trastorna por completo. Intenta usar su haki otra vez, pero vuelve a fallar miserablemente, por lo que decide lo que en ese momento le parece la única opción lógica, saltar otra vez al agua.

Evangeline: No… ¡NO!

Sus compañeros, tratando de procesar su dolor, apenas y reaccionan ante el intento medio suicida de Eve, solo Jean la detiene al agarrarla por los hombros. 

Evangeline: ¡Suélteme! ¡James! ¡JAMES! 

Jean: ¡No tiene caso! ¡Se ha ido! ¡SE HA IDO!

Las lagrimas comienzan a brotar del rostro del joven capitán, que mira a los ojos a Evangeline. Finalmente comprendiendo todo el panorama, la chica cae de rodillas, llorando,  completamente destrozada por dentro y por fuera, mientras Jean la abraza con el alma igual de rota.

Jean: Se ha ido… se ha ido… 

La misma reacción se propaga como una epidemia entre el resto de los del Ave Azul. Big Bird aterriza atropelladamente y se queda con las alas y la mirada gacha. Bert simplemente se queda inmóvil con la mirada vacía y fija en el aire. Samir, con el rostro deformado por el dolor, intenta calmar a Taylor el cual tiene un ataque de su enfermedad causado por la perdida. Mia llora desconsoladamente mientras aporrea la baranda de la Spirit, con Isabel tratando de pararla y de enjugarse las lagrimas que corren por sus propias mejillas. Angélique enreda su dedos entre su melena con la mirada incrédula y llena de lagrimas mientras que Katrina, medio aferrada a ella intenta contener sus sollozos tapando su boca con su mano. 

Evangeline: ¡AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!

Los llantos y gritos de sus corazones rotos se elevan, en el aire enrojecido por el fuego y viciado por el humo hacia una luna fría que parece lamentarse en el cielo. Todo como respuesta a una verdad irreversible e insoportable… 

James se ha ido.    

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.