FANDOM


Arco de la Isla Katalirty
Arco Katalirty
Información
Número de capítulos por determinar
Anterior Arco de la Determinación
Posterior Arco del Cocinero Antipulpo
Creador Piece enrik
El Arco de la Isla Katalirty es el segundo arco de la historia de los Piratas Indenation y el segundo de la Saga de la Determinación.

Antecedentes


Capítulo 6: Mañana será el día

En el sótano de un edificio en una isla a tres días de Matriterra, estaban reunidos un grupo de chicos.

???: ¿Estamos todos?

???: Faltan Jordi y Comassol, como siempre.

???: ¿otra vez ellos? Siempre llegan tarde.

Al decir esto se oyeron pasos. Los dos chicos que faltaban, uno bajito y de pelo verde y otro moreno con un sombrero moteado habían llegado.

Comassol: ¡perdón, lo sentimos! Fue culpa mía, le quería enseñar una cosa…

Jordi: no lo sientas Comassol. Lo que me enseñaste fue muy bonito…

Comassol: … *sonrojándose*

¿???: bien, empecemos… Suterada, cuando quieras.

Suterada: sí… chicos, mañana será el día…

No muy lejos de la isla, Enzo y Narbulia comían las últimas provisiones que les quedaban en el bote.

Enzo: estaba pensando… si queremos ir al Nuevo Mundo deberíamos encontrar a un cocinero, un doctor, un navegante y un buen barco como mínimo.

Narbulia: sí… es sorprendente de que hayamos llegado hasta aquí con nuestros conocimientos.

Enzo: si apenas hemos empezado el viaje.

Narbulia: por eso lo digo u.u

Enzo: hmm, ¿no es una isla lo que se ve allí al fondo?

Al cabo de un rato, los dos amigos ya habían amarrado el bote en el puerto de la isla.

Enzo: ¿has visto? Hay un barco de la marine ahí medio escondido… y mira cuantos den den mushi visuales se ven en todos los edificios…

Narbulia: tendremos que ir con cuidado… mira, ya tenemos compañía.

Dos personas, una chica de cabellos cortos y un chico de cabellos largos, ambos grises, se habían acercado a ellos.

Chica: hola, ¿sois viajeros? Bienvenidos a Katalirty.

Chico: …

[Castiella y Urquijo, hermanos y guardianes del puerto de Katalirty]

Enzo y Narbulia: gra-gracias…

Capítulo 7: En la pastelería Canboshi

Castiella: ¿qué os parece Katalirty? Bonito, ¿verdad?

Los dos hermanos guiaban a Enzo y Narbulia por la isla. La mayoría de edificios se concentraban detrás de unas murallas, y en lo alto de una colina se veía un edificio similar a un castillo.

Narbulia: perdona… ¿quién vive en ese castillo?

Castiella: oh, es la residencia y oficina del señor Bamond.

Narbulia: ¿Bamond? Me suena…

Castiella: es contralmirante de la Marina, gobierna esta isla.

Enzo y Narbulia: ¡¡!!

Urquijo: …

Castiella: bueno, os dejamos visitar la ciudad. Tenemos cosas por hacer. ¿No, Urquijo?

Urquijo: …sí.

Los dos hermanos se fueron sin que Enzo y Narbulia se pudieran despedir.

Enzo: estos dos…

Narbulia: …dan mala espina.

Enzo: ¿conoces a ese tal Bamond?

Narbulia: me suena su nombre, pero no mucho. Aristanis nunca me habló de él.

Enzo: hmmm… oh, ¿no es eso de allí una pastelería?

En efecto, en el otro lado de la calle había una pastelería llamada Canboshi. Al entrar, vieron detrás del mostrador a dos chicas.

Chica: ¡hola, bienvenidos en Canboshi! ¿En qué os puedo ayudar?

[Girona y Carqui, pasteleras]

Enzo: bueno, somos viajeros que pasábamos por aquí y-

Chico: ¡Girona y Carqui! ¡Tendremos reunión esta noc- oh, hay alguien!

Girona: ¿otra vez entrando sin saludar, Jordi?

Jordi: lo siento :P vosotros dos… *acercándose “demasiado” a Enzo* ¿no seréis por casualidad bamondistas?

Enzo: *apartándose un poco* ¿ba-bamondistas?

Girona: Jordi, estos dos chicos acaban de llegar a la isla.

Jordi: oh… en ese caso, ¿queréis uniros a nosotros, los Puigantichers?

[Jordi Bonafalç, uno de los cinco comandantes de los Puigantichers]

Narbulia: Puigan-¿qué? Solo nos gustaría alguien que nos quisiera acompañar en nuestro viaje al Nuevo Mundo y un buen barco.

Jordi: hmmm… ¿y si os damos un barco si nos ayudáis y ganamos?

Enzo y Narbulia: …

Girona: Jordi, no puedes intentar reclutar a alguien que acabas de conocer a luchar con nosotros…

Carqui: además, quizás no sean lo bastante fuertes.

Enzo y Narbulia: ¡¡!!

Jordi: pero D:

Enzo y Narbulia: ¡os ayudaremos!

Jordi: ¿de verdad? ¡Genial! Venid, os enseñaré el resto de la isla y os presentaré a nuestros compañeros :3

Mientras, en una sala del castillo, había un hombre mirando dentro de una caja grande de cartón, cuando oyó que llamaban a la puerta.

???: ¿Sí?

???: señor Bamond, somos Castiella y Urquijo.

Bamond: oh, adelante. ¿Alguna novedad?

Castiella: sí, señor. Han llegado dos forasteros, un chico y una chica. No sabemos si son piratas, pero no creo que vengan a arrodillarse ante vos. Además, sospechamos que el día que estos rebeldes intenten algo contra usted podría ser pronto, incluso mañana o pasado mañana.

Urquijo: …

Bamond: el día en que lo hagan da igual. En cuando lo intenten morirán todos.

[Bamond, contralmirante de la Marina y gobernador de Katalirty]

Bamond: decidle a Noda que los vigile de cerca…

Capítulo 8: Conociendo a los comandantes

Jordi: ¿y bien? ¿Qué os parece este bosque?

Jordi había llevado los nuevos “reclutas” de los Puigantichers de paseo por la isla. Ahora estaban en el bosque, donde Jordi esperaba encontrar a uno de los comandantes del grupo. Lo encontraron en el claro, un chico de cabellos verde oliva tomando un té. Cuando se acercaron vieron que tenía manchas verdes en la piel.

Jordi: hey Farrenyi, ¿Qué haces? ¿La fotosíntesis?

Farrenyi: sí… no hay nada mejor para relajarse que hacer la fotosíntesis tomando el té.

[Farrenyi, comandante de los Puigantichers y usuario de la fruta Yory Yory]

Enzo: ¿Cómo que la fotosíntesis?

Jordi: una fruta del diablo.

Narbulia: ¿existen de verdad? Aristanis siempre decía que eran un mito.

Jordi: pues ese Aristanis te mintió xD

Narbulia: …

Farrenyi: … ¿y si os calláis un poco y tomáis el té conmigo?

Enzo y Narbulia se sorprendieron un poco al oír a ese calmado chico subir un tono la voz.

Jordi: er… otro día… les voy a presentar a los demás, son nuevos en la causa.

Farrenyi: ahá… *da un sorbo de té*

De vuelta a la ciudad, encontraron a dos chicos más. Uno tenía el pelo naranja y llevaba una mejilla pintada, estaba bebiendo un brick de leche. El otro tenía el pelo gris y llevaba gafas.

Chico con gafas: ¡oh, si es Jordi! ¿Quiénes son esos dos que te acompañan?

[Fabrae y Salva, comandantes de los Puigantichers]

Jordi: ¡Hola, Fabrae y Salva! ¡Justamente os estaba buscando!

Salva: ¿para qué? *da un sorbito de leche*

Jordi: son los nuevos reclutas :3

Fabrae: oh, ¿así vendréis esta noche a la base?

Enzo: su-supongo…

Jordi: ¿y dónde está Ginesta?

Fabrae: la hemos visto paseando con Cervera en el parque.

Jordi: ¡de acuerdo, nos vemos por la noche!

Se despidieron de los dos comandantes y se fueron al parque. Era bastante grande, y estaba lleno de rosas, amapolas y margaritas. Encontraron a Ginesta, una chica de pelo naranja, y a Cervera, de pelo oscuro y una trenza roja, sentadas en un banco dándose la mano.

Ginesta: oh, si es Jordi *se levanta y lo abraza* hola, ¿Qué tal el día?

[Ginesta, comandante de los Puigantichers]

Jordi: bien, aquí con dos nuevos reclutas… hey, Cervera.

Cervera: …hola.

[Cervera, miembro de los Puigantichers y pareja de Ginesta]

Enzo: perdonad, ¿pero sois pareja?

Cervera: …

Ginesta: Cervera es solo mía, así que no te acerques *se pone al lado de su novia* ¿a que es mona?

Narbulia: hacéis una buena pareja.

Ginesta: ¿a qué si? Por cierto, Jordi, ¿Cuándo os declarareis Comassol y tú?

Jordi: *sonrojándose* ¡¿qué?! E-eso no…

Ginesta: hihihihi

Mientras, en la sala donde se encontraba Bamond, entró una chica de pelo gris y con gafas, con una libretita.

Chica: señor, ya tengo la información que quería de los dos nuevos “visitantes”. Lamentablemente, pero, aun no he tenido ocasión de informarme sobre sus vergüenzas, pero tengo las del resto a punto para usarlas.

[Noda, espía, reportera, seguidora de Bamond y usuaria de la fruta Haji Haji]

Bamond: bien, que esta noche en su reunión los topos se enteren de su plan y que me informen…

Capítulo 9: Llussamacio

Habían pasado unos minutos de la medianoche cuando los últimos miembros del grupo llegaron a la sala. La habitación era un sótano lo bastante grande como para que cupieran unas veinte personas. Enzo y Narbulia se encontraban un poco incómodos entre tantos desconocidos, estaban los que habían conocido durante el día, pero también otros chicos. En una pequeña plataforma estaba una chica de pelo rosa de unos veinte años.

Chica: bueno compañeros y compañeras, parece ser que ya estamos todos aquí. Iré al grano para explicar nuestra última y decisiva misión- oh, ¿hay dos integrantes nuevos?

Jordi: sí, los invité yo a unirse a cambio de darles un barco en cuando ganemos :3

Salva: eso si ganamos.

Ginesta: ¡no seas cenizo, seguro que lo hacemos!

Fabrae: ¡claro, ha ha!

Farrenyi: *da un sorbito del té que lleva* este té está frío.

Girona: normal, lo llevas bebiendo todo el día.

Enzo y Narbulia: …

Chica: *carraspea* ehem, será mejor que me presente y cuente a los nuevos el motivo por el cuál luchamos, así de paso lo recordaremos todos, que a veces parece que se os olvida… decidme vuestros nombres.

Narbulia: Narbulia.

Enzo: Enzo. Somos viajeros que queremos ir al Nuevo Mundo.

Chica: ¿no sois piratas?

Todos: ¡¡!!

Enzo: bueno… aún no lo hemos decidido… es una historia larga…

Chica: seguro que no tanto como la nuestra. Os cuento: me llamo Suterada y soy la líder de este grupo rebelde, los Puigantichers. Soy la hija del antiguo gobernador de Katalirty, Llussamacio.

Narbulia: ¿algún oficial de la marine?

Suterada: no… era un gobernador elegido por el pueblo.


Diez años atrás…

Un hombre rubio con bigote se encontraba con su hija en el medio de la plaza de la ciudad rodeado de gente, cuando un hombre joven llegó gritando.

Joven: ¡señor Llussamacio! ¡Ha llegado un barco de la Marine!

Llussamacio: qué raro… hace años que no venía ninguno por aquí…

Todos miraron como el oficial de aquel barco se bajaba de él y se acercaba, con un gato alado en sus brazos.

Oficial: buenos días, civiles. Soy el comodoro Bamond, y este es mi gato Collares. No hagáis caso a sus alas, son de mentira. Se los puso mi nietecita querida. Siempre quise tener un gato desde que una vez vi al antiguo contralmirante Hernz con su Patucos de Seda, y-

Civil: perdone, pero eso a nosotros no nos importa…

Bamond: ¡¡!! Soldado, ya sabes qué hacer…

Con un movimiento de cabeza, el comodoro ordenó a un soldado que estaba a su lado que disparase al hombre que había osado interrumpirlo. El soldado disparó, matando al civil e indignando a la gente.

Bamond: en fin… a lo que iba, hace tiempo que estoy harto de misiones y riesgos en la Grand Line, así que decidí que me iba a trasladar a una isla de poca monta en el East Blue para gobernarla en paz… no sabía que esta estaba habitada, ni siquiera sale en los mapas.

Llussamacio: entonces… ¿piensa echarme de mi sitio?

Bamond: tienes dos opciones… o te vas, o intentas ganarme…

Llussamacio: grr... ¡traed mis armas!

Bamond: ya veo…

En los segundos que tardaron en traérselas, Bamond había “atravesado” el pecho de Llussamacio con su mano y sacado tres objetos esféricos de cristal.

Llussamacio: ¿qué… qué es eso?

Bamond: tus tres vidas… ¿sabes qué pasará si hago esto?

[Bamond, comodoro de la Marina y usuario de la fruta Jinse Jinse]

El marine lanzó una esfera contra la pared, rompiéndola en pedazos. Llussamacio lanzó un grito.

Suterada: ¡¡papá!!

Bamond: ¿y si hago esto?

Cogió otra vida y la lanzó al suelo, rompiéndola ora vez. El gobernador de la isla cayó al suelo, con un gran dolor.

Gente de Katalirty: ¡¡a luchar!!

Bamond: tsk… soldados, paradles los pies. Si se resisten, matadles.

En seguida se había formado una batalla campal en la plaza. Desgraciadamente, los katalirtenses no estaban acostumbrados a la lucha, y fueron cayendo progresivamente. Suterada estaba al lado del cuerpo de su padre, llorando.

Suterada: papá, no…

Llussamacio: no llores…hija, sé fuerte… por Katalirty…

Bamond: … meh.

El oficial dejó la última vida cuidadosamente en el suelo y la pisó, quedando en pedazos y haciendo que el corazón del gobernador katalirtense parase definitivamente.

Capítulo 10: ¿Quién es el traidor?

Tras unos segundos de silencio, Suterada acabó de contar la historia.

Suterada: y así fue como Bamond tomó el control de esta isla. En diez años ha habido muchos intentos de rebelión, pero todos han fracasado. También ha habido gente que ha cambiado de bando, tan antes como ahora.

Enzo: eso quiere decir… ¿qué podría haber un topo entre vosotros?

Todos: ¡¡!!

Jordi: ¡imposible!

Girona: oh, no…

[Girona, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Farrenyi]

Carqui: …

[Carqui, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Salva]

Salva: …

Fabrae: ¡venga ya!

Cervera: …

Farrenyi: *da un sorbo de té*

Ginesta: ¿seguro?

Chico heterocrómico: venga chicos, ¿Cómo podría ser eso cierto? ¡somos todos amigos!

[Hebron, médico y miembro de los Puigantichers bajo el mando de Ginesta]

Chico con mascarilla: …

[Compa, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Jordi]

Comassol: ¡eso sería horrible!

[Comassol, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Jordi y posible pareja de este]

Chica con una gorra de oso: a ver, ¿quién es el traidor-gru?

[Piri, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Farrenyi]

Chica con un pincel: ¡eso, que salga!

[Rodogorguina, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Fabrae]

Suterada: tranquilizaos, chicos. No digo que haya algún topo, solo que es posible, ya que Bamond también tiene alguno de nuestra parte.

Eso sólo calmó un poco los animos.

Narbulia: ¿sí? ¿y quién es?

En una sala del castillo de Bamond, otro grupo de chicos estaban reunidos también.

Noda: bueno pues, ya sabéis su plan: consistirá en atacarnos desde distintos frentes, así que os tendréis que repartir en los diferentes lugares de la zona.

Castiella: ¿sabes si el señor Bamond enviará refuerzos?

Urquijo: …

Chico de pelo verde con alas y garras: como si hiciera falta, estando nosotros aquí.

[Aquila, naturalista seguidor de Bamond y usuario de la fruta Tori Tori: modelo quebrantahuesos]

Chica con un micrófono en la cara: yo creo que no deberíamos subestimarles.

[Orwelia, reportera compañera de Noda]

Noda: … seguramente lo haga. Sabemos que atacarán temprano, así que vayamos a dormir, mañana será un día largo…

Enzo y Narbulia estaban en la habitación que les había prestado Jordi en su casa, a punto de dormirse.

Narbulia: *bostezo* ¿Quién crees que es el traidor?

Enzo: … me sabe mal por ellos, pero- *bostezo* me da la sensación de que hay más de uno en ese grupo…

Narbulia: vaya…

Jordi estaba a punto de dormirse también, en su habitación.

Jordi: *murmurando* papá, mamá, pronto os habré vengado…

Capítulo 11: A ver si nos divertimos un poco

Justo estaba amaneciendo, pero los Puigantichers ya estaban en la calle, listos para luchar. Algunos vecinos habían salido de sus casas para animarles.

Hombre: ¡mucha suerte, Puigantichers! ¡Estamos con vosotros!

Mujer: ¡por favor, acabad con ese maldito hombre!

Anciano: ¡larga vida a la hija de Llussamacio!

Suterada: bien, supongo que todos recordáis vuestra parte del plan: Farrenyi por el bosque, Ginesta por los jardines, Fabrae y Salva por detrás del castillo y Jordi por delante de él. Yo iré directamente a por Bamond.

Todos: ¡de acuerdo!

Enzo y Narbulio: esto… ¿y nosotros?

Suterada: hmm… acompañad a Jordi.

Los dos asintieron, y el comandante estuvo conforme, así que se separaron cada uno al sitio correspondiente, quedando ella sola, con lo que sacó un pequeño den den mushi.

Suterada: … ya han salido todos, ¿alguna novedad?

???: *voz baja* justo hace unos momentos que Noda se fue a contarle a Bamond que ya estáis en marcha… tened cuidado.

Pero quien no tuvo cuidado fue esa persona, ya que pasaba por ahí un soldado de la Marine que la vio hablando.

Soldado: ¡tú… no deberías estar aquí!

???: Mierda…

En la sala de Bamond, este sonreía interesado con la información que le había traído Noda.

Bamond: me sorprende que al final se hayan atrevido… envía a los soldados a que acaben con ellos, a ver si nos divertimos un poco.

Girona y Piri habían llegado al bosque corriendo, Farrenyi les seguía andando tranquilamente.

Girona: uf, uf... ¡vamos Farrenyi, date prisa!

Piri: ¡eso eso, tenemos que vencer a todos los que estén el bosque-gru!

Farrenyi: ahm… no sé yo si vendrán muchos, somos los que fueron más lejos del castillo…

Pero justo al decir esto, un grupo de soldados les cerraron el paso por delante, apuntándolos con rifles y espadas.

Farrenyi: oh, vaya…

Girona: tranquilo Farrenyi, déjanoslos a nosotras…

Piri: les daremos su merecido-gru.

El comandante respondió sentándose en el suelo y sacando una taza y una tetera del bolso que llevaba, mientras Girona buscaba algo en el suyo y Piri se ponía unos guantes con garras.

Los demás grupos tampoco tuvieron mejor suerte. Todos se vieron rodeados de soldados superándoles en nombre. En los jardines de cerca del castillo…

Ginesta: ¡oh vamos, que incordio!

Hebron: ay ay…

Cervera: …

En las afueras de la ciudad detrás del castillo…

Fabrae: ¿ya nos tocará luchar?

Salva: ¿y si os los dejamos a vosotras, chicas?

Rodogorguina: ¡un puñado de hombres no nos detendrán!

???: ¿seguro que nosotras solas podemos?

[Vidali, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Salva]

???: ¡Seguro que sí, no te preocupes!

[Zurdiaga, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Fabrae]

Carqui: hmpf

Quienes lo tuvieron peor fue el grupo de Jordi, que fueron completamente rodeados por unos veinte hombres en una calle en dirección al castillo.

Jordi: Enzo y Narbulia… demostradme como os defendéis...

Enzo y Narbulia: ... allá vamos..

Capítulo 12: Jugada Mestra

En una de las salas de vigilancia del castillo...

Soldado: ¿qué estás haciendo aquí?

???: Mierda… eso… Bamond me ordenó que comprobase las cámaras, por si alguna no iba bien…

Soldado: … acompáñame…

El guardia se puso al lado de la puerta para poder cogerla por el brazo cuando esa persona pasase por su lado, pero antes de que pudiera hacerlo, el intruso se sacó un cuchillo de debajo de la falda y se lo clavó al pecho, cayendo muerto sin poder reaccionar.

???: tsk, a ver yo ahora donde te escondo…

[Orwelia, miembro de los Puigantichers bajo el mando de Suterada infiltrada entre los bamondistas]

En el bosque, Girona i Piri habían empezado a luchar contra los soldados.

Girona: “Bomba de Xuixo

Las armas de tiro de los soldados eran inutilizadas con unas bolas llenas de una crema pegajosa que explotaban al impactar.

Soldado con rifle: ¡argh, maldita cosa pegajosa!

Girona: ¿no os gustan los xuixos? Venid a mi pastelería y probadlos, son los mejores del mundo :3

Soldado con espada: ¡maldita cría malnacida!

La puiganticher esquivó el ataque directo dando un paso atrás, respondiendo en seguida con una patada en la cara.

Girona: “Puigdecoça

Piri: ¡largo de aquí, no os acostéis-gru!

Piri también luchaba con sus garras, esquivando ágilmente a los disparos y a los cortes y contraatacando con zarpazos en la cara de los soldados.

Piri: “Urpes d’Acer

Girona: ¿urpes d’acer? Creo que lees demasiadas historias, jiji.

Piri: hmpf, cállate… *hace un puchero* oh, vigila por detrás-gru

Al girarse la chica vio que se acercaba un soldado con una lanza hacia ella, con lo que suspiró y le propinó una patada en las partes bajas del hombre.

Girona: “Jugada Mestra

Soldado: ¡¡ÑI!!

Mientras, Farrenyi estaba bebiendo su te relajadamente en un rincón, observando con calma a las chicas, cuando fue interrumpido por un hombre bastante musculoso vestido de oficial de la Marina.

Oficial: te veo muy callado chico, ¿acaso tienes miedo de luchar?

Farrenyi: … ¿no puedo hacer la fotosíntesis tranquilamente?

Oficial: ¿La qué? Jojojo, no me vengas con excusas, niño…

El marine le dio un duro golpe en la cara, haciendo que se le cayera la taza y se rompiera. El comandante se levantó con una expresión de molestia poco usual en él, palpándose la magulladura en la mejilla.

Farrenyi: … “Yory Punch

Con su puño volviéndose verde, el comandante le propinó un puñetazo en la cara al oficial tan fuerte que le mandó a volar unos metros, dejándolo K.O de inmediato. Acto que fue presenciado por un chico alto peliverde.

???: vaya vaya, ¿el “Bebedor de Te” luchando? Eso sí que es algo raro de ver.

Farrenyi: Aquila…

El bamondista le miraba desafiante. Con el último soldado derrotado, las chicas se ofrecieron a ayudar a su comandante.

Farrenyi: no, puedo solo. Vosotras id tirando hacia el castillo, os alcanzaré más tarde.

Aquila: heh.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.