FANDOM


Arco de Wind Jester
Wind Jester
Información
Número de capítulos 32 (671 a 702)
Fecha de creación 17/05/19
Fecha de finalización 23/06/19
Anterior Arco de la Caza Tesoros
Posterior Arco de las Luminarias
Creador Darkarchangel

El Arco de Wind Jester es el vigésimo séptimo arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el segundo de la Saga de la Evolución.

Antecedentes

Cuando varios de sus aliados son secuestrados por los cyborgs de los Piratas Golden Doubloon, los del Ave Azul y sus aliadas trillizas se unen para ir a su rescate. Y aunque se ven envueltos en problemas con estos y la Sociedad de los Parca, logran salir victoriosos y conseguir un nuevo nombre de un objetivo esclavista: Konztanze Uberlegen.

Capítulo 671: ¿Deberíamos?

Algún lugar del Nuevo Mundo, al amanecer… 

Hay una terrible tormenta y olas grandísimas como tsunamis se agitan. Pero ni todo esto detiene al imponente barco que anda sobre una de ellas  y a su temible tripulación. La Sociedad y el Santa Morte, que se mantienen impávidos ante el clima. 

Michelle: Hmmm… creo que ya hay que cambiarla. 

Un cadáver en su proa como siempre, aunque esta vez es uno familiar. Se trata de Pandora… o lo que queda de ella, pues entre la putrefacción y las heridas que le dieron muerte se le ha caído la carne que sostenía sus piernas metálicas, y solo queda de su torso para arriba. 

Michelle: ¡Hades! ¡Kilian! ¿¡Donde mierda están!? 

La mujer cornuda busca a sus camaradas para “pedirles amablemente” que cambien el cadáver por uno mas fresco. Al no encontrarlos, los busca por la cubierta y, para su curiosidad, los encuentra espiando el despacho de su líder por las pequeñas ventanas. 

Michelle:  ¿Sigue ahí? 

Hades: Sep. Ahí sigue. 

Kilian: ¡Mierda, me vio! 

Hades: ¡Idiota! ¡Quítate, quítate! 

El meteorito termina por taclear a su camarada para moverlo de la ventana ante la mirada hastiada de Michelle.  No obstante , desde adentro, Azrael ni le ha prestado atención a su estúpido despliegue. Esta sentado a su escritorio, con el monitor que sigue los rastreadores solo mostrando tres lucecitas y cuatro den den mushi. Uno con cabello rosado, otro con una mascara, uno que parece muerto, y otro con piel pálida y ojos rojos. 

Azrael: *con sus manos cruzadas sobre su boca* Hmm… ¿Cuál es su reporte? 

Miquela: (por el den den mushi con cabello rosado): El Señora de Nuestro Perpetuo Dolor sigue la luz más meridional. Si el clima no cambia, les daremos alcance en días. 

Baltazar (por el de ojos rojos): El Schwarze Herzen Morder sigue el barco más septentrional. No deberíamos tardar en darle alcance. 

Israfil: (del que parece muerto): El Pale Horse va por la luz restante. 

Yibril: (por el de la mascara) : ¡Oye, ya te dije que ese es mío! ¡Cambia de curso maldita sea! 

Israfil: Oblígame. 

Yibril: ¡No te sientas valiente solo porque no me tienes enfrente para que te parta el cuello! 

Los dos Jinetes empiezan a discutir, pero Mors definitivamente no esta para sus estupideces y termina por reventar. 

Azrael: ¡Cállense, idiotas! 

Incluso sin estar directamente con él, los dos Jinetes se callan por temor a su jefe. Luego, este habla. 

Azrael: Infórmenme cuando tengan algún avance. Y si alguno se encuentra a John Black y no me dice, lo pagará. 

Todos:… Si, señor. 

Ka’cha

Tras este informe y amenaza, Azrael permanece en su escritorio, con las manos cruzadas, pensando en la presa que se le escapó. 

Azrael: ¿Dónde estas, Blackie Junior? 

Un relámpago y su trueno iluminan y ensordecen un momento la habitación, pero Azrael ni se inmuta. Sigue pensando en Jean En Jean y en el dolor de cabeza que eran esas misteriosas chicas.

Azrael: ¿Aliadas?... 

Gift: *bostezo* Buenos días. 

Angélique: ¡Kyahh!

Las dichosas aliadas de Jean, van despertando después de una placida noche de descanso en Eiyuu y en la Ocean Spirit, su hogar temporal. Su presencia, aunque ya de días, sigue sin ser costumbre para los del Ave Azul, por lo que Angélique grita cuando ve a Gift y su enmarañada melena matutina salir del baño, y esto a su vez asusta a la trilliza de la cicatriz. 

Gift: ¿¡Que!? ¿¡Que pasa!? 

Angélique: Oh… nada… Ya nada. 

Sus hermanas, no obstante, ya están bien peinadas y arregladas y se dirigen al comedor junto con el resto para desayunar, pero tienen las caras de sueño más grandes vista, todo por levantarse mucho antes que su hermana. 

Samir: ¿cansadas? 

Jean: ¿Creí que las Trillizas se levantaban siempre al mismo tiempo? 

Ink: Somos trillizas, no robots… *se le escurre un hilillo de baba*

Tear: Yo me levanto a las 6, para entrenar, y la loca de Ink a las 4 para, no se que carajo. 

Ink: Mala costumbre. 

Samir: ¿Ok… ? 

La cocinera de la tripulación pone a la mesa una charola con panes con jaleas de todas las frutas que conoce y una jarra de jugo de mandarina. 

Mia: Lamento lo pobre del desayuno hoy. “Alguien”*mira a las trillizas* saqueo la cocina anoche. 

Las hermanas solo se ríen por lo bajo y todos las miran raro unos momentos. Una vez todos en la mesa, comen y charlan un rato. 

Ink: ¿Cómo van las reparaciones de nuestra casita? 

Bert: Pues los daños son mas graves de lo que creí. Pero en una semana más debería estar listo. 

Piratas del Ave Azul: ¡¿Una semana!?

Tear: Je. Si, ya se, ya se. Somos una molestia. 

Gift e Ink: Jajaja. 

Los Piratas del Ave Azul se sienten un poquito apenados por su reacción, y no es en realidad que les moleste que las trillizas estén por ahí, solo que son demasiado… “rimbombantes” para su gusto. 

Jean:*avergonzado*Pero no son molestia...

Tear: Ay, bebe. Eres lindo, pero si lo somos. 

Eso es lo que más les sorprende. Ellas son completamente conscientes de lo que otros piensan pero les da igual, solo lo aceptan y  siguen sonriendo. Y eso a Jean le intriga pero le gusta también. El resto, un tanto incómodos por la situación, deciden cambiar de tema de conversación. 

Evangeline: ¿Y… Cómo sigue el señor Zachary? 

Taylor: Oh. El esta mucho mejor. 

Mia: Oh si, le llevé desayuno hace un ratito. Ya hasta puede levantarse solo.

Ink: Menos mal. Estaba hecho caca cuando lo encontramos. 

Jean: Bien. ¿Crees que pueda ir a conferencia hoy o pronto? El resto del Consejo quiere hablar con el sobre lo de la tal Konztanze Uberlegen.

Una vez mas, las trillizas se quedan serias al oír el nombre. Pero nadie lo nota.

Taylor: Le preguntaré para estar seguro pero si.

Jean: Genial. Le diré a Betula-San y al resto.

Todo transcurre con normalidad después, excepto en los interiores de las Trillizas. Tras desayunar y volver cada quien a su rutina. Las tres se reúnen por breves momentos, teniendo cuidado que nadie las escuche.

Ink: ¿Deberíamos decir algo?

Gift: ¿Decirles algo? 

Tear: No. Todavía no. Se enteraran de lo demás y eso no deben saberlo por nada del mundo. 

Capítulo 672: No es tan sencillo

Mas tarde…  Sala de reuniones del Consejo de Todos somos Esclavos… 

Los líderes de la Alianza que se encuentran en Eiyuu de momento están reunidos para tratar las cuestiones de ese día. Que son varias. 

Betula: Empezamos hoy con una mala noticia. La misión para localizar a Mondhuter Maximilian ha sido un rotundo fracaso. 

Se oyen murmullos al escuchar el punto numero uno del día, en definitiva es algo preocupante, pero dejan que Betula siga hablando.  

Betula: A pesar de todos los esfuerzos de Belen y la tripulación del Pure Platinum, la misión fue infructuosa porque parece que Mondhuter simplemente desapareció de la tierra, nadie sabe donde está. Hasta hay rumores de que esta muerto. Belen nos dará mas detalles cuando vuelva pero por ahora, ese punto queda en el aire.

Jean: Pshe… Ya veo. 

Betula: Pero no se desanimen. Ahora, en el punto número dos del día. La misión de Hollow con los Joshidanshi ha sido todo un éxito. 

Gareth: Excelente. ¿Entonces consiguieron aliados extra y la inteligencia de Canro Kitchen? 

Betula: Solo la segunda, puesto que los Joshidanshi resultaron ya pertenecer a una alianza. Pero Hollow establece que es una cantidad masiva de inteligencia y que con eso podemos empezar a orquestar la operación a Canro Kitchen. El mismo nos dará todos los detalles en cuanto vuelva. 

Fleur: Es una gran noticia. 

Betula: En nuestro punto tres de la orden del día, tenemos a los Piratas Golden Doubloon. Ave Azul, Triada. Por favor. 

Jean, Angélique y las Trillizas se ponen de pie, así  como Zachary , que viene con ellos. Las primeras en hablar son las Trillizas, las cuales cargan grandes costales que nadie había notado hasta ahora. 

Tear: Como ya saben, la operación para rescatar a la tripulación del Gold Plate fue un éxito 

Kin: Y se los agradezco infinitamente. 

Tear: De nada, Kin. 

Gift: Pero además traemos recursos e inteligencia que no esperábamos. 

Jean y Angélique: ¿Recursos? 

Las tres hermanas abren los costales revelando enormes cantidades de oro y otras joyas, para sorpresa de todos. 

Ink: Con eso debería ser suficiente para devolver al Gold Plate a su gloria original. Y para lo que quieran también. 

Jean: *susurrando* ¿Tu sabias que se habían robado todo eso? 

Angélique: *también susurrando* No, ni idea. 

Las hermanas entregan el dinero a Kin y Betula, que se ven agradablemente sorprendidas por ello. 

Kin: ¡Muchísimas gracias! 

Betula: Les daremos buen uso. Ahora, sobre la inteligencia. 

Jean: Por supuesto, Betula-san. Zachary, por favor. 

El ex Golden Doubloon se aclara la voz. Limpio, vestido, sanado y bien alimentado, se dirige a la Alianza. 

Zachary: Como talvez ya saben, yo fui miembro y posteriormente “esclavo” de Pandora Payne. Por lo que conozco de sus negocios con Konztanze Uberlegen, científica esclavista.

El hombre les cuenta lo mismo a la Alianza que ya le había dicho a Jean y las Trillizas. Una vez más, todos se encuentran asqueados y horrorizados por lo que oyen. Saben que ahora es un asunto de su competencia. 

Mark: Y sobre su ubicación. ¿Sabe usted donde se encuentra su base o en donde podemos localizarla? 

Zachary : Si. Vi el lugar de primera mano la primera vez que Pandora trato de contactarla. Es una isla llamada Jacar. 

A ninguno parece sonarle el nombre, a ninguno excepto a las Trillizas, que abren de más los ojos, pero no dicen nada. 

Wendy: Si sabemos donde esta, deberíamos empezar a planear una operación pero ya. 

Shane: Si, esos niños nos necesitan. 

Devon: Concuerdo. ¿Cómo llegamos a Jacar, señor mío? Me imagino que lo conoce. 

Pero la mirada de Zachary se torna pesada. 

Zachary: No es tan sencillo como parece. 

Jean: ¿huh? 

Betula: ¿A que se refiere, señor? 

Los miembros del consejo se ven sorprendidos, menos las Trillizas, aunque ahora si dicen algo. 

Gift: Hemos oído de Jacar antes…

Tear: Isla muy enigmática…

Ink: Es extremadamente difícil llegar a ella porque.. Bueno…  eso dicen…  no tiene un campo magnético. No se puede encontrar con un Log Pose. 

Zachary : Si… eso es lo que iba a decir. No es solo un rumor. La única forma de llegar a Jacar es con una Vivre Card de alguien que este ahí.  Mi ex capitana tenia una que le dio la misma Uberlegen, pero eso solo fue hasta la segunda vez que  la consiguió. La primera vez, tuvimos que comprar una de otra persona en los Bajos Fondos. Y nos costo una fortuna, además de que fue al noveno intento mas o menos, fuimos estafados varias veces. 

Los miembros de la Alianza se ven pensativos con esto. Es obvio que para poder lanzar una operación , necesitan una Vivre Card de Jacar , pero ¿Dónde conseguir una? Es entonces, cuando surge una idea. 

Kin:¡Momento! Yo conseguí una Vivre card de Pandora antes de que me diera la paliza de mi vida. Se las di a ustedes *señala a Jean y las trillizas* Usémosla para localizarla otra vez y quitarle la de Uberlegen. 

Betula: Excelente idea. 

Gift: Oh,  dame un segundo. 

La trilliza de la cicatriz busca el trocito de papel en su bolsillo… Pero no lo encuentra. Se palpa los otros bolsillos, busca hasta en su brasier. Pero no aparece. 

Gift: ¿No la tomaron, chicas? 

Ink: Nope. 

Tear: A mi ni me mires. 

Las hermanas ya están empezando a discutir, pero Jean las calma.

Jean: Esperen, chicas. Yo tambien tenia un pedazo por… 

Jean busca dentro de su guante, que es donde guarda todo aquello que no quiere perder, pero no la encuentra tampoco. 

Angélique: ¿La perdiste? 

Wendy: Genial, un cuarteto de idiotas. 

Trillizas: ¡Oye! 

Jean: Estoy seguro de que la tenia aq… 

Pero entonces Jean de acuerda de dos cosas. La primera, la explicación de Angélique de como las Vivre Cards se queman si algo le pasa a la persona, y la segunda, el botón de guadaña que pegó al barco de Pandora. 

Jean: ¿Y si la Vivre Card  se quemó? 

Todos se le quedan viendo a Jean ahora por la insinuación, pues esto implica muerte a todas luces. 

Tear: La paliza que le diste a Pandora… sugieres que tu la... 

Jean: ¡No! ¡Yo no! ¡Pero si la deje mal! Nuevo Mundo es un lugar horrible. Talvez  su barco se hundió sin timón en una tormenta, o se la comió un rey marino, o la ataco la marine, o piratas o… cazarrecompensas. 

Solo Angélique se da cuenta de como menciona la última palabra, pero los demás no. Reconocen que las suposiciones de ajean pueden ser correctas y deciden tomarlo como verdad absoluta.

Betula: Muy bien. Este plan no es viable. La misión es entonces conseguir una Vivre Card que lleve a Jacar. ¿Alguien se ofrece? 

Las Trillizas pasan esta vez debido a que aun no tienen su nave. Y Jean no alza la mano pues necesita pensar ciertas cosas. Se le ve turbado, y su Primer Oficial lo nota, aunque no lo hace público. Finalmente, termina siendo Espalda Plateada quien se ofrece. 

Silvya: Yo y la gente del Sterling Silver iremos. Ya tenemos algo de experiencia previa en los Bajos Fondos. 

Betula: Todos a favor. 

Todos alzan la mano y la sesión termina ahí, yéndose cada uno por su lado.  

Capítulo 673: El vestido bordado

Un rato más tarde… 

Jean esta tirado en el bauprés de la Ocean Spirit, solo pensando dejando que a su capa y su cabello los ondee el viento y que Big Bird le acicale la cabeza. Esta turbado y distraído, otra vez. Y Angelíque esta preocupada por él , otra vez. Sin hacer alboroto, va y se tira detrás de el, con sus cabezas quedando pegadas, por lo que Big Bird empieza a acicalarla también. 

Angélique: ¿Qué tienes? 

Big Bird: Tienes, tienes. *se come algo que saca de la cabeza de Jean*

Jean: Je…  tanto se nota.

Angélique: Sep. 

Jean: Nada…  es solo qué…

Jean da un suspiro muy grande, sea lo que sea si le molesta y mucho, pero aun así decide contárselo a su querida Primer Oficial, su mejor confidente. 

Jean: ¿Crees que fue mi culpa la muer… probable muerte de Pandora? 

Angélique, esta vez si se muestra genuinamente sorprendida por lo que le atormenta a Jean, es una de las cosas más serias a fecha. 

Jean: Al final, si envié a alguien tras de ella, para que no hiciera mas daño, como siempre hacemos en la Alianza, pero si eso la mató, eso me hace responsable. 

La chica, creyebdo que hizo una denuncia anónima con la Marine o algo por el estilo, se levanta entonces y se sienta en loto de modo que le mira directamente a los ojos, luego, le ofrece su mano y Jean la toma para sentarse también. 

Angélique: Te lo dejare bien en claro. No es tu culpa. Sólo hiciste lo que debías, lo que creías correcto. Si a Pandora realmente la mataron después, es culpa de su Karma, era una desgraciada. Eso, y que probablemente los que fueron a por ella eran unos maniáticos, pero en fin, no es tu culpa, definitivamente. 

Jean: Je. Gracias, Angie.

Sintiéndose mucho más aliviado, el joven capitán se levanta y ayuda a Angélique a hacerlo tambien, con una sonrisa. 

Angélique: Cuando quieras. 

Big Bird: Oigan, dejen de moverse, dejen de moverse. Ahhh

Jean: Jeje, lo siento Big Bird. 

Angélique: Bueno. No tendremos misiones por un rato, ¿verdad? 

Jean: No. Estamos libres. 

Angélique : Bien. Aprovechando eso ¿Qué tal si salimos a pasear un rato? Allá arriba, en el Archipiélago. 

La Pelirroja se sonroja levemente al pedirlo y se voltea para ocultarlo. Jean no obstante, no se da cuenta y solo responde emocionado. 

Jean: Es una gran idea. ¡Vamos, Big Bird! Avisémosle a los demás. 

Angélique: ¿¡Demás!? 

Big Bird: ¡Demás, demás, ahhh! 

Jean y Big Bird salen corriendo, y Angelíque solo se queda ahí, suspirando derrotada. 

Más tarde… 

Katrina: ¡Ay, me están aplastando! 

James: ¡No empujen!

Mia: ¡Me estas jalando el cabello, idiota! 

Taylor: ¡Au, mi ojo! 

Isabel: Perdón. 

Los del Ave Azul han salido de la base para pasear un rato. El único problema es que van en el Crazy Goat y es un verdadero milagro que quepan todos. Aun así , logran llegar a Seigi, aquella fatídica primera parada que hicieron, en el Puerto de  Arcos y Pistolas. Para evitar llamar la atención, van un tanto “camuflados”. Varios llevan lentes oscuros, bandanas, gorras y sombreros para pasar desapercibidos. Y por como van vestidos, solo parecen un montón de turistas más. 

Jean: Ok. Dos cosas antes que nada. ¿Todos traen sus Den Den Mushi? 

Todos: Siiiiii.

Jean: Ahora, solo por precaución, que nadie se separe. No queremos que pase algo como lo de la última vez. 

Todos se le quedan viendo a Isabel un momento, y esta seria un momento hasta que le gana la risa. 

Isabel: Jeje, ya, ya. Ya entendí. 

Jean: Genial. Ahora, ¿Qué quieren hacer? 

Todos: ¡Comer! Ir de compras! ¡Pasear! ¡Ir al parque! 

Finalmente, deciden hacer todo eso. Comen en un puesto de hamburguesas, andan por un parque, se mojan con el agua de una fuente, compran helados, miran la ciudad. Incluso Isabel, por haber tomado ese tour histórico antes va mostrándoles los lugares que vio a sus amigos. 

Isabel: *fingiendo la voz de una guía de turistas* A su derecha podrán ver la Estatua de Raymond el justo, y a su izquierda… ¿El agujero que hice cuando me pelee con esos Marines? No puede creer que siga aquí. 

Mia: Pésima infraestructura. Culpa al gobierno. Jeje. 

El día  pasa con tranquilidad, y finalmente, las chicas deciden ir a comprar ropa y zapatos. Los hombres se aburren mucho, por lo que simplemente las esperan afuera, conversando. 

Taylor: *viendo unos tacones en un aparador* ¿Cómo pueden las mujeres caminar en eso? Es antinatural. 

James: Pregúntale a Angélique. 

Samir: Tal vez deberías ponerte unos para averiguarlo,*haciendo una vocecita* seguro que te verías lindo, jeje. 

James: Oh, por Dios, no. No empiecen. 

Samir No lo decía en ese sentido, jeje.

Taylor: Jajajaja. 

Bert: ¿Y siempre que paso con Zachary? ¿Acepto tu oferta? 

Jean: ¿lo ves aquí? 

Bert: Hmm, buen punto. 

Jean: Nah, el dijo que iba a descansar de la piratería un tiempo. Quiere pensar sobre su vida y eso. Aunque si le pidió permiso a la Alianza para estar un raro en el cuartel, así que lo veremos de vez en cuando. 

Bert: Hmmm… no esta mal. 

Las chicas por su parte están probándose un montón de vestidos, blusas y pantalones. Ya tienen una docena apartados para llevarse y otra docena más para usar en el probador. 

Mia: *con un blusón salmón* Hmm… 

Angélique: A mi me gusta. 

Mia: No lo se, se ve muy de niña. Además, es caro. 

Isabel: Pero va con tu tono de piel. 

Katrina: Tu llévalo. Por dinero no se preocupen, yo pago. 

Mia: Me sigo preguntando de donde sacas tanto dinero. 

En ese momento, Evangeline llega corriendo con ellas, un tanto agitada. 

Mia: Oh, ahí estas. 

Angélique: Encontramos una blusa que… 

Evangeline: Perdón, señorita Primer Oficial, pero tendrá que ser después. Todas tienen que ver esto, especialmente la Señorita Katrina. 

Katrina: ¿Eh? 

Isabel: ¿Pasa algo malo? 

La mujer alada las guía entonces a la parte mas posterior de la tienda. Ahí,  les muestra un maniquí. Este tienen un muy bello vestido de gran costura, pero eso no es lo interesante. Tiene bordado en su caída una símbolo que conocen bien.  Una Flor y una W. 

Katrina: Water Ivy…   

Capítulo 674: Dando nueva vida al legado

Katrina: Winchester Co. …Water Ivy… 

Angélique : Será… Una pieza que quedo atrás cuando acabamos con ellos. 

La chica de la colita y el moño en la cabeza pierde su alegría al ver la prenda y siendo Katrina tan sonriente como es siempre, el verla tan mortalmente seria las asusta.

Isabel: ¿Qué pasa? 

Mia: ¿Recuerdas que te hablamos de que la madre de Katrina quiso matarla? Bueno, ella era la líder de Water Ivy y esa es su marca. 

Isabel: Oh… 

La chica se acerca el vestido y lo mira, lo toca, pasa los dedos sobre el bordado, cierra los ojos al hacerlo. Luego, los abre y llama a una de las mozas que atienden la tienda. 

Katrina: Deme este, por favor. 

Moza: Con gusto, señorita. 

Las demás: ¿¡Que!? 

La moza le saca el vestido al maniquí y lo pone con el resto de ropa que las chicas quieren llevar, mientras que estas no comprenden lo que su amiga hace. 

Angélique: ¡Pero ese vestido es…! 

Katrina: De Winchester Co. La tapadera de ese asqueroso monstruo remedo de madre de Ivonne para sus negocios de esclavos de Water Ivy. Pero tambien un diseño de mi padre… 

Las chicas se ven sorprendidas por esto, jamás les pasó por la cabeza. 

Katrina: Él no tenia ni idea de lo que sucedía, es un hombre bueno y puso en cada uno de sus diseños todo su corazón, estoy segura. Este es un pedacito de su corazón. Uno que puedo tener conmigo. No he visto a mi padre…. Desde que tenía cinco. 

Angélique: Katrina… 

Katrina: Sé por palabras del “Monstruo” que el seguía por ahí… afuera, odiando a mi madre tanto como yo y… buscándome. ¿Seguirá allá afuera? Afuera ¿Seguirá buscándome? 

Ahora, es súper obvio que Katrina quiere llorar, pero se aguanta, por lo que Angélique la abraza para confortarla, y ella se lo agradece. Ya en la caja, para pagar todo, el vestido de Water Ivy las sorprende otra vez, pero ahora por diferente razón. 

Mia: ¡¿30, 000 belies?! 

Katrina: No me fije que fuera tan costoso.

Angélique: Hmmm…  una creería que siendo de una marca que resulto ser una cubierta criminal no seria tan costosa. 

Moza: Eso es porque la marca ha vuelto a las tendencias recientemente. 

Todas: ¿¡Eh!? 

Con ojos como platos, las cinco amigas se voltean hacia la señorita de la tienda, y esta un tanto perturbada por las reacciones de sus clientes, procede a explicarse. 

Moza: Otra marca emergente de ropa compro todos los lotes que quedaron de Winchester Co. y empezó a revenderlos. Debido a toda la polémica de la situación, la ropa de Winchester ahora tiene precios de escandalo y se vende hasta mas que antes. La marca que la compro, aunque tiene menos de un año, ha ganado cientos de millones con eso. Miren, es esa. 

La mujer señala un gran poster que anuncia todo lo que la mujer les acaba de explicar, Incluyendo el nombre de la marca, su logo y un slogan peculiar.

Angélique: ¿Wind Jester? 

Evangeline: “Dando nueva vida a su legado”

Las chicas se quedan embobadas y hasta horrorizadas viendo el cartel, pues además el logo de Wind Jester ostenta una W, idéntica a la que hay junto a la flor de Water Ivy. 

Mia: Tiene que ser una coincidencia…  

Angélique: ¿y si no? 

Evangeline: Son demasiadas similitudes, no puede ser solo un asunto de azar. 

Isabel: Hmmm… Winchester… Wind Jester…  hasta el nombre suena parecido. ¿Sera que alguien esta reconstruyendo el imperio de…? 

Las chicas nerviosas, se debaten todo lo que acaban de mirar, pero Katrina, con la mirada ensombrecida, es la que se decide. 

Katrina: Coincidencia o no, hay que decirlo a la Alianza. Ellos tienen que saber. 

Las chicas asienten serias. Es algo que se debe investigar. Se disponen a pagar para salir de la tienda y contarle al resto, pero entonces, pasa otra cosa inesperada. 

Moza: Disculpe, señorita, pero me marca que su cuenta esta bloqueada. ¿Tiene alguna otra forma de pago? 

Katrina: ¿Bloqueada? ¿Cómo que bloqueada? 

Moza: Me dice que los activos de su cuenta están temporalmente bloqueados.  ¿Tiene alguna otra forma de pago? 

Katrina, impactada, voltea a ver a sus camaradas, pidiéndoles dinero con la mirada.  Pero estas hacen gestos de no llevar suficiente encima. Entonces, la joven pirata sonríe a la moza y toma el vestido de Water Ivy del mostrador. 

Katrina: ¡Corran! 

La chica sale disparada hacia la puerta con el vestido de Water Ivy en la mano y confundidas, sus amigas corren tras ella. 

Moza: ¡Oiga, vuelva! ¡Seguridad! 

Los hombres de la banda, que esperaban afuera, se ven igualmente sorprendidos de ver a sus camaradas femeninas corriendo hacia ellos y la cuestionan en voz alta.

Jean: ¿¡Chicas!? 

James: ¿¡Que rayos les pasa!? 

Katrina: ¡No hay tiempo de explicar, solo corran! 

Los muchachos no tienen mas opción pues ven que varios guardias de seguridad vienen tras ellos. Podrían despacharlos fácilmente, pero no es su estilo atacar a inocentes que hacen su trabajo. Tras varios minutos corriendo, finalmente logran librarse de ellos al subir a una azotea, en donde todos se detienen a tomar el aliento. 

Taylor:*jadeo * ¿y eso por que fue? 

James: Si. ¿Nos pueden explicar que rayos sucede? 

Katrina entonces extiende el vestido y les muestra el logo de Water Ivy, quedándose ellos de piedra

Katrina: Eso sucede.    

Capítulo 675: Nueva investigación

Angélique: Para esto los hemos llamado. 

Jean, Angélique y Katrina han convocado a una reunión de emergencia del consejo de Todos somos Esclavos para contarles sobre su descubrimiento. Les muestran el vestido, así como todas las pruebas que vinculan a la tal marca de Wind Jester con Water Ivy. 

Katrina: Podríamos estar enfrentando el resurgir de Water Ivy y su imperio esclavista. 

Todos los miembros del consejo presentes escuchan en total silencio y atención y cuando los del Ave Azul terminan su punto, empiezan a dar los suyos. 

Betula: ¿Qué opinan? 

Mark: Es intrigante, si. Pero tambien podría ser mera coincidencia. 

Devon: Es un poco rebuscado. 

Jean: Tal vez lo es. Y lo ideal seria que así lo fuera. 

Angélique: Nadie quiere tener que volver a lidiar con esas bestias. 

Katrina: Je, no podría estar más de acuerdo. 

Angélique: Pero si lo dejamos pasar y resulta que Water Ivy ha vuelto nos vamos a lamentar. 

Otro silencio se levanta en la sala, todo el mundo esta pensativo al respecto, y los del Ave Azul, expectantes. Finalmente, alguien expresa su respuesta. 

Wendy: No debemos dejar pasar la posibilidad de un resurgimiento. Ya ha pasado antes, como el asunto de los del Abismo. 

Shane: O Mondhuter probablemente. Por eso lo estaba investigando Belen. 

Ink: Yo opino que debería investigarse. 

Gift: Por si acaso.

Tear: Lo mismo digo. Además de que hemos empezado operaciones con menos información que esa. 

Kin: Siendo la que investigó a Water Ivy en el pasado, definitivamente digo que hay que seguir este rastro. Tenemos el tiempo, la gente y los recursos justo ahora. Y si resulta ser nada, no pasa de eso. 

Al final,  todos resultan estar de acuerdo, por lo que la decisión se reafirma por parte de la Vocera. 

Betula: Está decidido entonces. Investigaremos la conexión Water Ivy – Wind Jester. 

Fleur: ¿Por donde empezamos? 

Katrina: Sugiero volver a la tienda de donde salió el vestido. Deben tener notas de compra o algo que nos ayude a rastrearlos. 

Todos voltean un poco sorprendidos al ver la resolución de la persona más joven en la sala. Katrina esta seria y determinada, una visión hasta admirable en ciertos sentidos, pero aterradora en otros. 

Angélique : Esa es…  una brillante idea. 

Jean: Si…  Lo que ella dijo. 

Betula: Debo asumir que se están ofreciendo para está misión. 

Capitán, Primer Oficial y Músico se miran entre ellos y asienten con fuerza. 

Betula: Bien. ¿Todos a favor? 

Nadie lo rebate, todos alzan la mano, por lo que queda decidido. 

Betula: Muy bien, se los confío. Solo les pido que no dejen que se nuble su buen juicio. Se que todo este asunto de Water Ivy es personal para ustedes, en especial tú, joven Katrina. 

Katrina: Si… lo es. 

Betula: Muy bien. Zanjado el tema ya, podemos dar por terminada esta sesión. 

Cada quien se va por su lado entonces y los del Ave Azul se apresuran a informar de todo esto a sus compañeros en la Ocean Spirit. 

Jean: Entonces, esa es la misión. ¿Dudas o aclaraciones? 

Igual que en la junta, los Piratas se toman un momento de silencio para procesar lo sucedido y luego responden. 

Samir: Pues no se oye difícil en teoría. 

Big Bird: En teoría, en teoría, ahh. 

Isabel: Aunque ya no podemos entrar a la tienda como antes. Nos salimos sin pagar, ya debemos estar en su lista negra de los más buscados. 

Mia: Jeje, como si no lo fuéramos ya en todas partes

Taylor: Yo no entiendo porque no solo compraron el vestido. 

Big Bird: Porque, porque, ahhh.

Katrina: Pues ese era el plan pero mi cuenta esta bloqueada, no se porque. Tal vez descubrieron que soy pirata o alguien se robo mis activos. Y tenia unos millones por ahí todavía. 

Siendo la cuenta de la joven la que ha mantenido casi la totalidad de la solvencia económica de los Piratas, esto tambien les representa un tanto de problema. 

James: Genial. Primero Water Ivy vuelve y ahora estamos quebrados.

Jean: Luego le pedimos oro a las Trillizas o algo. Estábamos con el plan. Si no nos podemos meter a la tienda como clientes tendremos que infiltrarnos. ¿Ideas? 

Big Bird: Cagarme en todo para distraer a los mozos. 

James: Amenazarlos para que nos figan donde están las notas de compra. 

Mia: Hacer un pequeño incendio para sacar a toda la gente y meternos. 

Todos miran raro a los que propusieron las ideas por lo radicales de estas, aunque estos no comprenden el porque. 

Jean: Bien, esas definitivamente no. ¿Alguna otra? 

Evangeline: Propongo ir a medianoche cuando este cerrado y oscuro. Entramos por el techo, dormimos y atamos a cualquier posible guardia de seguridad y tendremos varias horas para buscar lo que queremos en paz. 

Jean: Eso es…  ¡Brillante! 

Katrina: Si. Me gusta. 

James, Big Bird y Mia: Awww, me gustaba mas mi plan. 

Jean: Bien, ¿ que hora es?

Bert: Cerca de las nueve de la noche. 

Jean: Descansen un rato y luego prepárense. Iremos esta misma noche.      

Capítulo 676:  Se siente raro…  se siente mal

Medianoche… 

Los Piratas del Ave Azul vuelven a Seigi por la noche. Por la hora, la mayoría de lugares están bastante solos, salvo por algunos bares y clubes nocturnos, así que no les cuesta trabajo moverse para llegar a la tienda de ropa. Una vez ahí, se encuentran con que a la entrada, actualmente cerrada, hay fotos de ellos. 

Mia: Jaja, miren. Si estamos en la lista negra. 

Bert: Ya ni es novedad. 

James: Pshh… Tambien miren allá. 

El tirador señala un Den Den Mushi del tipo visual haciendo labor de vigilancia y otros más, más lejos, por lo que procuran mantenerse fuera del rango de visión de estos. 

Jean: Muy bien. Big Bird, Taylor, Evangeline. Ustedes entran conmigo. Los demás, rodéenla tienda y vigilen el perímetro. Todos tienen sus Den Den Mushis, ¿no? 

Todos: Si. 

Katrina: Espera, yo tambien quiero entrar. 

Jean: Mientras más seamos, será más fácil que hagamos barullo. Quédate afuera con los demás, con tus poderes, puedes rodear el perímetro fácilmente. 

Katrina: Pero… 

Jean: No es necesario que vayas. Te aseguro que traeremos la información. Todo saldrá bien, no te preocupes. 

Katrina:… Esta bien. 

La niña esta evidentemente molesta. Y es obvio el porque. El asunto para ella es muy, muy personal. No obstante, sigue diligentemente la orden de su capitán y se mantiene al margen, mientras este y los que eligió suben al techo de la tienda con cuidado de no salir en las cámaras. 

Jean: Bien. ¿Ahora como entramos? 

Taylor: Miren. Una ventila. 

Usando apenas un poco de su gran fuerza, Jean levanta la rejilla de la ventila y se disponen a entrar, pero Evangeline lo detiene justo antes. 

Evangeline: Justo abajo. Dos personas moviéndose en círculos. Deben ser los guardias. 

Jean: Si. Tienes razón, puedo sentirlos. Encárgate de ellos. 

La mujer alada asiente y carga una flecha con un pequeño vial en Providence. 

Evangeline: Deadly Sin: Sloth.

Tras disparar la flecha dentro, se oye una pequeña detonación y luego el sonido seco de dos cuerpos al pegar con el suelo. Dejando que pasen unos minutos mas para que se disipe el gas somnífero, finalmente los dos entran, encontrando efectivamente a dos guardias en el suelo. 

Jean: Taylor. Ya sabes que hacer. 

Taylor: Lo siento. Pero es por un bien mayor, ¿ok? 

El medico usa sus cintas para amarrarlos espalda con espalda, y comienzan a buscar dentro, no sin antes corroborar que todo este en orden vía Den Den Mushi. 

Evangeline: Aquí todo en orden. 

Samir: Afuera tambien. Los mantendremos al tanto. 

Evangeline: Enterada, Joven Samir. Los mantendremos al tanto. 

Tra s pasar por varias decenas de estanterías y maniquíes, los piratas llegan a una zona con un letrero que reza “Solo empleados” y una puerta cerrada con llave. 

Taylor: Apuesto a que lo que buscamos esta ahí. 

Jean: Lo mismo pienso. Estoy seguro de que puedo tirarla sin problema. 

Big Bird: No hace falta, no hace falta, ahh. 

El ave revela llevar en su pico una llave y está embona perfectamente en la cerradura. 

Jean: Genial. ¿De donde la sacaste, amigo? 

Big Bird: Se la quite al guardia, se la quite al guardia, ahhh. 

Tras la puerta encuentran dos pasillos diferentes. Uno lleva a la bodega y otro a lo que parecen ser las oficinas administrativas. Los Piratas entran en la segunda, donde no tardan en encontrar las notas de embarques y encargos de todas las marcas que se venden en la tienda.

Taylor: Era…  ¿Wind Jester? 

Jean: A ver. Tenemos Doskoi Panda, Radbitt, Perfecta Princesa, Vanquish… 

Evangeline: Hmm…  esa marca le gusta a la señorita Mia. 

Jean: Juicy Piña, Criminal, Night Thorn, Wowtermelon… ¡Bingo, Wind Jester! 

Las notas de embarque de Wind Jester, no obstante, resultan ser escasas y no parecen tener mucha información además de varias fábricas donde se produce la ropa. Esto es un poco decepcionante, aunque a la vez reconfortante.  Tras invedrigar toda la oficina en busca de algo que se les haya pasado, no encuentran nada, por lo que deciden salir con todas las notas e informar a sus camaradas ya afuera.

Angélique: Entonces, ¿nada? 

Jean: Nada. 

Samir : Es, algo bueno, supongo. 

Isabel: Seguramente nos precipitamos un poco. Solo eran coincidencias. 

Pero Katrina no esta satisfecha, busca y rebusca en las notas que han traído sus camaradas, buscando algo contundente, pero solo logra conjeturas. 

Katrina: Tiene que haber más. No puede ser todo. 

La chica parece algo turbada y a sus amigos les preocupa, por lo que Angélique la toma del hombro y trata de alejarla de los papeles.

Angélique: Kat… Es todo, solo fue una casualidad. 

Katrina: *suspiro* Lo es, ¿verdad? Es solo que…  se siente raro… se siente mal. 

Angélique: Lo sé. Vamos a la Spirit. 

Katrina: Ok… 

 Pero junto cuando se disponen a hacerse a un lado, el viento sopla un poco, dejando ver que detrás de una de las notas de Wind Jester hay pegado un diminuto papel con un numero de Den Den Mushi que dice Oficina Central. 

Angélique: ¿Y eso? 

Jean: No lo había visto antes. 

Aunque nadie dice nada, queda implico en el aire lo que todos están pensando. Casi inmediatamente después, Katrina coge el numero y usa su Den Den Mushi para empezar a marcar, aunque Angélique la detiene. 

Katrina: ¡Oye! ¿¡Qué haces!? 

Angélique: No deberías llamar tu.

Katrina: ¿¡Porqué demonios no!? 

Angélique m: Si de verdad resulta ser Water Ivy, podrían reconocerte por la voz. Se iría todo al garete. 

Jean: Deja que llame Angélique. 

Una vez más, la adolescente no esta nada satisfecha con esto, pero lo acepta, de muy mala gana. La Pelirroja marca entonces, y espera mientras el aparatito da tono de llamada. 

Angélique : Ahora que lo pienso, es tarde ya. Talvez debimos marcar por la.. mañana…

Pero, sorprendentemente, le responden, y todos los del Ave Azul se quedan de piedra. 

Voz al otro lado de la línea: Esta llamando al sistema de envíos y pedidos de Wind Jester. ¿En que puedo ayudarle, buenas noches? 

Angélique: Ahmm… Ah... Ehem... Buenas noches. 

Voz: ¿Ya sabe que va a escoger?  Le informo que la ropa de la nueva línea tiene 10 % de descuento al mayoreo y 5% más en el… 

Angélique: No llamo para hacer negocios con ropa, llamo por los “otros productos”. 

La pelirroja duce esto para ver si puede lograr sacarle la sopa a alguien, pero al hacerlo, la línea se vuelve silenciosa por unos segundos. Se oye murmullo leve y finalmente le contestan con un… 

Voz: Permítame transferir su llamada. 

Otros segundos pasan, se oye un tono raro en la llamada, y luego es sustituido por la voz de una señorita. 

Señorita: Oficina del Señor Bushel Ferrante…      

Capítulo 677: Correcta Corazonada

Señorita: ¿Cuál es el motivo de su llamada con el señor Ferrante? 

Angélique se pone nerviosa y sus camaradas alrededor se ella igual. Aunque obtener información era el objetivo, no esperaban una situación así tan rápido . No obstante, tiene que ponerse a la altura. 

Señorita : ¿Hola? ¿Diga? 

Angélique: *poniendo su voz mas altiva y pretenciosa posible* Oh, lo siento, señorita. La recepción aquí es terrible. ¿Qué decía? 

Señorita: Preguntaba por el objetivo de su llamada. 

Angélique: Ah… llamo para saber sobre los “otros productos”. 

La señorita sonríe desde el lado de su línea , pero pretende no saber, aunque de manera muy obvia. 

Señorita: ¿Otros productos? ¿Se refiere a nuestra línea de zapatos? 

Angélique: No tiene que fingir conmigo. Se perfectamente sobre el negocio de esclavos que tiene el… * susurrando*Demonios, ¿como se llamaba?

 Evangeline : *susurrando de vuelta) Ferrante. 

Angélique: El señor Ferrante. 

Ante esta respuesta, la señorita empieza a hablar de forma mucho más jovial, lo que perturba un tanto a sus escuchas. 

Señorita: ¡Pues en ese caso, será un gusto para el Bufón de los Vientos hacer negocios con usted! ¿Con quién tengo el gusto? 

Angélique: ¿Mi nombre?.. Err…  Me llamo… Rouge… Melek Rouge. 

Señorita: Un placer, Madmoseille Rouge. 

Un murmullo se oye del lado de la línea de la señorita, una voz de varón le esta susurrando algo al oído. La señorita asiente y vuelve a hablar. 

Señorita: Bufón de los Vientos desea saber de boca de quien se entero usted de sus negocios. 

Angélique: Oh…  un hombre con el que hice migas alguna vez…  en la isla de Venterra. 

La pelirroja miente, obviamente, para tratar de salir del paso, pero la Señorita de Wind Jester, muy inteligentemente responde. 

Señorita: Interesante, no cualquiera hace migas en una isla desierta. 

Angélique : (Oh, mierda) Ahm… 

Isabel: *susurrando* Dile que tienes otros negocios y Venterra es perfecta para ellos. 

Angélique: Venterra es ideal para varios de los negocios que hago, no hay quien moleste ahí. 

Señorita: Entiendo. ¿Y se puede saber que negocios? 

Angélique: De la clase que no le incumben. 

Señorita: Me disculpo por la intromisión pero debo ser cuidadosa, mi señor así lo exige. Ya sabe como es este negocio. 

Angélique: Lo comprendo. 

Señorita: Bueno. Pasemos a cosas importantes. En este momento manejamos un gran catalogo. Tenemos esclavos de todas, las razas, edades, sexos y para todas sus necesidades. Tenemos para adorno, trabajo manual y mano de obra, mantenimiento de la casa, labores forzadas, acompañantes, sirvientes de súper lujo… 

Samir: Que horror… 

Katrina: Esos desgraciados… 

James: Malditos… 

La lista sigue y sigue, con más y más entusiasmo de la joven mujer que la recita, y más y más asco sienten Angélique y compañía, especialmente aquéllos cuyas circunstancias los han hecho tener experiencias más cercanas a las descritas. Samir se muestra muy incomodo y hasta tembloroso, Taylor trata de confortarle sintiendo nauseas el mismo. Los demás están entre impactados o enojados. Jean esta furioso, James fúrico, Katrina furibunda, en cólera. 

Bert: La corazonada que tenían resulto ser cierta. 

Evangeline: Si, que tragedia. 

Señorita:… scorts, animadores para eventos privados o para adultos, compañeros de lecho y hasta para donativos de órganos. 

Angélique: Vaya…  que es un catálogo amplio.

La Pelirroja no sabe bien que responder ahora, esta un tanto turbada como para pensar en algo bueno. Por fortuna (en teoría), a Jean se le ha ocurrido una idea. 

Jean: Dile que quieres hacer un trato con su jefe. Talvez así puedas sacarle toda la sopa.

La navegante asiente, y dice lo mismo que le han dicho. 

Angélique: Estoy muy interesada en hacer negocios con el señor Bushel Ferrante… Bufón de los Vientos, si pudiera hablar con él para…  acordar un trato y que me de todos los detalles. 

Más murmullo se oye del lado de la línea de Wind Jester, y luego, la mujer responde. 

Señorita: Él señor estará encantado de hacer tratos con usted. Sólo tiene una exigencia antes de empezar. 

Ante esto, la Pelirroja se muestra sorprendida. 

Angélique: ¿Exigencia? 

Señorita : Es una cosita de nada. El Señor Ferrante solo pide conocerla en persona primero. Ya sabe, por seguridad. Este es un negocio complicado y nunca se es lo suficientemente precavido. Hiedra de las Aguas ya cayó por eso, Bufón de los Vientos no lo hará. 

Ante esto, Angélique mira a sus camaradas, especialmente a Jean, en busca de una respuesta. Cuando el joven Capitán asiente en aprobación, ella da su respuesta.

Angélique: Será un placer. ¿Dónde y cuándo? 

Otra vez la vos masculina murmura a la señorita y esta contesta en base a ello. 

Señorita: Isla Nighthowler. Tiene 10 días para aparecer. Una vez arribe, llame al numero que le voy a dar y pregunte por Polly, su servidora y de su nombre. Le daré todos los detalles entonces. 

Angélique: Llegaré antes de que se den cuenta. Le agradezco su tiempo.

Ka ‘cha

Tras colgar, la Pelirroja deja salir un suspiro enorme y hecha la cabeza para atrás, mentalmente exhausta. 

Angélique : Dios, eso fue demasiado. 

Samir: No olvides horrible. 

Isabel: Pero lo hiciste genial, Angie. Te acabas de infiltrar en una red de esclavistas. 

Angélique : ¿Lo hice? Oh Dios, lo hice. 

Katrina: ¡Hay que acabar con ellos ahora!

James: ¡Lo mismo digo! 

Jean: Avisemos a la Alianza. Ya tenemos nuestro próximo objetivo. 

A la par, en la locación de la Señorita Polly, esta sonríe ampliamente, mientras un hombre elegantemente ataviado se dirige directamente hacia ella. 

Polly: ¿Ordenes, señor? 

Hombre: Avisa a Grant, Fitz y Belle Marie… 

  • CEO y capo esclavista de Wind Jester: Bushel Ferrante “Bufón de los Vientos”

Bushel: Tendremos invitados.       

Capítulo 678: ¿Cuantas veces puedes hacer eso?

Algún tiempo después…

Bert: ¡Sujeten las cuerdas! 

Taylor: ¡En eso estamos! 

Los Piratas del Ave Azul navegan una vez más por el peligroso Mar del Nuevo Mundo. Su destino es claro. Night Howler. Para ayudarse con el anormalmente débil viento que hay en el momento, los Piratas mueven las cuerdas para redirigir la mayor cantidad de viento en las velas. 

Samir: ¡¿Así está bien!? 

Bert: ¡Un poco mas arriba!

 Bert está vez se encuentra al timón, dirigiendo a todos. Katrina no obstante, no esta muy concentrada ese día. En lugar de ayudar, solo esta apoyada en la baranda, mirando un frasco de contenido no apreciable.

Katrina: *suspiro*

Taylor: ¡Katrina! ¡¿Nos prestas unos clones por acá!? 

Katrina: ¿Qué?  Oh, si… si… ya voy. 

La chica entonces se guarda el frasco entre los senos ya va ayudar. Al mismo tiempo, Bert sigue revisando el curso, guiándose gracias a un Eternal Pose. 

Bert: *entre cantando y tarareando* Los caminos de la vida hmmm lo que yo pensaba hmmm lo que yo… 

Isabel: Las cuerdas ya están de este lado. 

Bert: Oh. Gracias, Isa. 

Isabel: Suerte que Devon tenia un Eternal Pose a Night Howler, ¿no? 

Bert: Seh. Lastima que sea un lugar tan horrendo. 

Isabel: ¿Horrendo? 

Bert: Devon dice que es un nido de ratas. Corredores del mercado negro y los bajos fondos se reúnen ahí para toda clase de negocios. Venta de armas, contratación de sicarios, lavado de dinero, drogas, artículos robados, luchas ilegales, frutas del diablo artificiales y… 

Isabel: Esclavos…  obviamente. Tsk…  Esas son la clase de mierdas que la Marine debería detener. ¿Pero lo hacen?  Nooo. 

Bert: Bueno, para eso estamos nosotros. 

Isabel: Je, cierto. 

Los dos ríen un poco por ello. Al mismo tiempo, alguien va saliendo de la cabina. Nada más y nada menos que las Trillizas, que evidentemente han ido con ellos. Estas hacen, pues…  no mucho. Ink esta dibujando, Tear hace estiramientos de piernas y Gift solo esta ahí, mirando a su alrededor, especialmente a James, que tambien esta con las cuerdas. 

James *jugando* Si no van a ayudar mejor ni hubieran venido, jejeje. 

Gift: *con un tono de voz extraño* Si no queríamos venir. 

Ink: Éramos felices sin hacer nada. 

Tear: Pero no nos dejaron sacar nuestras cosas antes de que se fueran. 

Por el tono en que lo dijeron, James no sabe bien si le estaban siguiendo el juego o lo decían en serio. Y la verdad prefiere no preguntar, así que vuelve en sus cosas y deja a la Triada con las suyas. Al mismo tiempo, Jean y Angelíque se encuentran llamando por Den Den Mushi, razón por la que Bert esta a cargo justo ahora. Al otro lado de la línea quien está es Betula

Betula: ¿Cómo van las cosas por allá? 

Jean: Todo normal y tranquilo, por ahora. 

Angélique: Deberíamos llegar a Night Howler para mañana al ocaso. 

Betula: Les repito. Sean extremadamente cuidadosos, por favor. Jean: Hmmm…  sigues sin estar de acuerdo con el plan, ¿verdad, Betula – san? 

Betula: Pshe…  no del todo. Fingir ser compradores de esclavos es muy peligroso. Puede salirles el tiro por la culata. A toda la Alianza incluso. Ya paso antes con Shane, Wendy y Gareth. 

Jean: Lo sabemos, Betula-san. 

Angélique: Pero es una oportunidad única.  ¿Cuántas veces podemos infiltrarnos así? 

Jean: Podemos verlo todo, fingir no estar interesados, y ya sabiendo todo venir con todos y destrozarlos. 

Aunque no muy feliz por ello, Betula admite que su pupilo tiene razón en esto. 

Betula: Bien. Informen de cualquier avance. Mucho cuidado. 

Las cosas continúan de la misma forma. Todo tranquilo, salvo por algunas peripecias causadas por el clima, durante lo que resta de ese día y el día siguiente hasta las 1700 horas. Finalmente, se oyen las deseadas palabras. 

Big Bird: ¡Tierra a la vista! ¡Tierra a la vista! ¡Ahhh! 

Los Piratas y sus acompañantes se asoman entonces para ver… y ahí está … su objetivo. Una isla de altura inmensa, cuyas grandes y negras montañas tienen la forma de un lobo aullando. 

Mia: ¿Esa es? 

Angélique: *mirando al Eternal Pose* No hay ninguna duda. 

Katrina: *para si misma* Están ahí...

Jean: Caballeros y Señoritas, bienvenidos a Night Howler.        

Capítulo 679: Night Howler

Los Piratas y sus aliadas ladronas desembarcan en Night Howler, en una cala alejada, solo para ser precavidos. La arena es negra, como la noche que ya empieza a cernirse sobre ellos y las nubes que cubren el cielo casi en su totalidad. 

Ink: Joder, hace calor aquí y eso que esta súper nublado. 

Gift: Lo se. Me sudan las bubis.

Angélique: Es porque esta es una isla de verano.  Devon-jisan dice quede día hace tanto calor, que el agua se evapora y hace nubes, por eso siempre esta nublado o lloviendo. Pero de noche, baja la temperatura, el aire empieza a circular, y el cielo se despeja.

Evangeline: Jamás entenderé el clima de acá abajo. 

Samir: Yo he estado aquí siempre y ni así lo entiendo.  

Jean charla al mismo tiempo por Den Den Mushi a la Alianza, indicando que, por ahora, todo va miel sobre hojuelas. 

Jean: Acabamos de llegar a Night Howler. Estamos por empezar la operación. 

Betula: Enterada. Reporten cualquier descubrimiento que hagan. 

Ka’cha

Jean: Bien, hagámoslo. Angélique, deberías llamar a… tu contacto 

Angélique: Oh, por supuesto.  

La chica toma su Den Den Mushi y llama al número que le dieron antes. Se marca el tono por unos segundos y finalmente contesta la misma voz de antes. 

Angélique: Al habla Melek Rouge. Quiero hablar con la señorita Polly. 

Polly: Oh, señorita Rouge. Es un placer oír de usted de nuevo. 

Angélique: He llegado a Night Howler. Tal como usted me indicó. ¿Exactamente donde será nuestro punto de reunión? 

La señorita de Wind Jester le da nuevamente una serie de indicaciones que debe seguir al pie de la letra mientras sus camaradas la miran, antes de colgar una vez más. 

Angélique: Ya se a donde hay que ir. Pero antes, deberíamos ponernos presentables. 

Los Piratas deben dar la apariencia de ser “respetables capos criminales” por lo que van a cambiarse, eligiendo atuendos que van desde lo formal hasta lo elegante. 

James: Hmmm… creo que no usaba esta camisa desde aquella ves en Merveille. 

Samir: ¿La vez de Taze? 

James: No…  otra vez en Merveille *escalofrio*

Todos los caballeros se ven realmente apuestos. Y las mujeres, hermosas. Hasta las Trillizas, que parecen personas completamente diferentes cuando están arregladas. 

Bert: Que lindas, chicas. 

Las tres: *sorprendidas* Ahmmm… ¿gracias? 

Pero quien se ve auténticamente despampanante es Angélique. Lleva un elegante palazzo negro con lunares rojos y sin tirantes, tacones rojos, su sombrero y gafas oscuras. Además, sus amigas la han maquillado de tal forma que parece o una supermodelo o una mujer de alta aristocracia. 

James: Wow.

Isabel: Luces bellísima. 

Todos sus compañeros se toman un momento para elogiarla, menos Katrina, que parece estar distraída, y Jean, que esta completamente idiotizado. 

Angélique: Chicos…  ¿Chicos? Les pregunte como me veo. 

KKatrina *aparentemente molesta * Bien… 

Jean: Maravillosa… mente bien. *Agita la cabeza* ¿En que estábamos? Ah si. A partir de ahora, deben actuar como si el mundo les perteneciera. 

Ink: Ja, fácil. 

Katrina: Aha.. 

Jean : Y no olviden sus nombres clave. 

Los Piratas parten entonces a su punto de reunión . ¿Su primera parada? La inmensa Ciudad- Estado de Ominous, que abarca desde la costa hasta el pie de la Montaña del Lobo. 

Isabel: Wow, creo que es mas grande que todos los Puertos de Eiyuu juntos. 

Jean: Creo que Isla Tropian cabe aquí. 

Big Bird: ¡Entera! ¡Entera! 

La Ciudad, como tal, es bulliciosa. Llena de gente y toda clase de negocios, plazas comerciales, restaurantes y hasta casinos. Pero con el glamour de la gran ciudad, tambien vienen sus desperdicios. Vagabundos, adictos , robos a plena luz del día, escenas del crimen marcadas con tiza y cintas policiacas. 

Jean: Caminen más juntos, chicos. 

Por esto, Angélique trata de tomar la mano a Katrina, pero esta inesperadamente la hace a un lado, molesta. 

Katrina: Soy perfectamente capaz de caminar sola, ¿sabes? 

Angélique: Oh… ok… 

Esto deja a Angélique ligeramente triste y preocupada. La músico ha estado actuando así desde que todo el asunto comenzó. Su felicidad, su usual sonrisa, no están donde debieran estar. En su lugar, solo hay una mortal seriedad. La pelirroja intenta hablar al respecto, pero es interrumpida. 

Jean: Ang… digo, Melek. ¿Cuál era el nombre del hotel que dijo esa mujer? 

Angélique: Black Diamond, ¿Por qué? 

Jean: Creo que lo estoy viendo. 

Y en efecto, al final de ese camino, hay un inmenso hotel de súper lujo con las palabras Black Diamond escritas en su costado.         

Capítulo 680: Solté tu mano. Tomó su mano

Los Piratas y las Ladronas llegan entonces al hotel Black Diamond. El más lujoso de la ciudad, tanto que ni siquiera se mide su categoría en estrellas. Es tan alto que apenas y se puede ver la punta al mirar hacia arriba. 

Ink: Aquí es, ¿no? 

Angélique: Si, aquí es. 

Katrina: Tsk…  bien, acabemos con esto, señorita Melek. 

Katrina se ve furiosa, y Angélique no puedo soportarlo más, por lo que, antes de que la joven pelinegra abra la puerta del hotel, la pelirroja la toma de la muñeca.

Katrina: ¡Oye! 

Angélique: Necesito saber que es lo que pasa contigo. 

Katrina: ¿Pasarme? ¿¡Qué te pasa a ti!? Tu eres la que actúa como maniática. 

Angélique: Katrina… 

Katrina: ¡Que estoy bien, carajo! ¡¿Me puedes dejar en paz!? Arghh, ya estoy harta de que estén siempre encima de mi. 

Ahí esta la respuesta, Katrina se ha cansado de la sobreprotección de sus amigos. Ella, al darse cuenta de que todos ellos la están mirando, con rostros compungidos, en los que ella no alcanza a distinguir por su rabia que hay tanto incomodidad como preocupación. 

Katrina: Tchh…  todos están así desde Seigi. ¡No soy una niña pequeña! ¡Soy una pirata! ¡Una criminal buscada, con un carajo! ¡¿No pueden tratarme como tal!? 

Sus camaradas permanecen en silencio, la mayoría con rostros de niño regañado, otros, solo incomodos, pero todos mirando a Katrina. Cuando la falta de sonido se prolonga por demasiado tiempo, uno al fin se atreve a hablar. 

Jean: Ahm… yo… todos.. Lo sent… 

Angélique: ¡Solté tu mano! 

Katrina: ¿huh? 

Jean: ¿Qué? 

Lo súbito de la interrupción hace que ahora todos se queden viendo a Angélique ahora.

Katrina: ¿A que rayos te refieres? 

La pelirroja, muy avergonzada, se muerde los labios y agacha la cabeza un momento antes de responder. 

Angélique: *suspiro* Aquella vez… en Isla Plin…  solté tu mano… por un momento solamente y… luego pasó… Ivonne… y Water Ivy… Si no te hubiera soltado aquel día, no hubieras llegado a las manos de ese monstruo, nunca habrías tenido que atravesar tanto dolor. Joder, se que aun tienes cicatrices por ello, las veo a diario por la mañana cuando te cambias… todo porque te solté la mano. 

Katrina solo mira, impactada, que a Angélique le brotan unas lágrimas que no puede detener ni controlar. Por la vergüenza, trata de secarlas rápido, mientras que Jean pone su mano en su hombro para confortarla. 

Jean: Angie no es la única que piensa así en realidad. Todos los que estuvimos ahí pudimos haber hecho más entonces. 

Big Bird: Más. Más. 

Jean: Perdón si te sobreprotegemos. Solo queremos que estés a salvo porque… porque te queremos, Kat. 

Salvo por las Trillizas, Samir e Isabel, que no estuvieron presentes aquella vez y no saben bien a que se refieren, todos están un tanto abatidos. Pero entonces, aparentemente de la nada, Katrina se abalanza contra Jean y Angélique… y los abraza. 

Katrina: Eso no fue su culpa. Jamás vuelvan a intentar culparse por ello. 

Jean y Angélique: Katrina… 

Katrina: Yo tambien los amo. Son mi familia. Perdón por ser una adolescente idiota. 

Jean: Je, no pasa nada. 

El capitán y la Primer Oficial devuelven el abrazo a la joven músico, mientras que el resto de sus camaradas le revuelven el cabello o le dan otras pequeñas muestras de afecto. Todo esta arreglado otra vez. 

Gift: Ahm…  ¿Entramos ya? 

Jean: ¡oh! Si, si. Por supuesto. ¡Chicos! ¡A lo que veníamos! 

Todos: ¡Seeeeh! 

Camaradas y aliadas entran al hotel, el cual es aun más lujoso por dentro que por fuera. Incluso tiene una fuente y esculturas de dioses olímpicos. 

Ink: Joder, quiero vivir aquí. 

Samir: Y yo. 

James: ¿Ahora qué? 

Angélique: Dijeron que esperase a un tal Fitz en la recepción. 

Jean: Bueno, esperemos. 

Todos se sientan en el lobby, aunque no muy juntos. No quieren llamar demasiado la atención. Eventualmente, aparece un hombre. Alto, gallardo, muy apuesto y por su lenguaje corporal, se puede saber que es muy seguro de si mismo. Viste bastante rimbombante tambien. Este busca a alguien con la mirada y al ver a Angélique, tan elegantemente ataviada, se acerca a ella. 

Hombre: ¿Señorita Melek Rouge?

Angélique, al oír su nombre falso, toma su papel de niña rica y lo ejecuta. 

Angélique: Vaya. Ya era hora. Usted debe ser el tal Fitz. 

Fitz: Así es, mi lady. El nombre es Darcy, Fitz Darcy. Trabajo por los intereses del Señor Bushel Ferrante. Estoy a su servicio. 

El hombre se arrodilla y le besa la mano. Cosa que por alguna razón, Jean no ve con buenos ojos, aunque… bueno, probablemente se deba a que es un esclavista. 

Angélique: ¿Podré conocer al “Bufón de los Vientos” al fin? 

Fitz: Por supuesto. Me haría el honor. 

El caballero ofrece su brazo a “Melek” y esta lo toma de forma altiva. Caminando juntos, curiosamente, se ven como una pareja gloriosa. Cosa que una vez más, a Jean no le gusta. 

Fitz: Por aquí,  mi lady.          

Capitulo 681: Wind Jester

Fitz dirige a Angélique y hacia el ascensor, aunque se ve sorprendido de que este súbitamente se llena de personas, los camaradas de Angélique. 

Fitz: Ok…  vamos arriba. 

El joven marca el piso 22, el más alto de todo el hotel. En este se encuentra la suite más lujosa y grande de todo el hotel. Prácticamente abarca el piso entero salvo por un pequeño pasillo, en el cual, hay una señorita esperando. Apenas mayor que Katrina, cabello blanco corto, nariz aguda y un curioso atavió con picas, apenas de un raro tatuaje en las clavículas y maquillaje de arlequín. 

Fitz: Helos aquí, Polly. 

La señorita corre hacia Angélique y Fitz con una cierta gracia juguetona y hace una pequeña reverencia. 

Polly: Oh. Usted debe ser la Señorita Rouge. Es encantador poder conocerla en persona. 

Angélique: Igualmente. 

Pero entonces, la joven nota a todos los acompañantes de esta, y abandona su sonrisa en pos de un ceño hostil. 

Polly: Vaya. No esperaba que estuviera tan… numerosamente acompañada. 

Jean: Venimos a hacer negocios, nada más. 

Angélique: Nunca menciono que hubiera problema si venia con alguien. Ellos son mis estimables socios. Espero que no haya causado alguna molestia indeseable con su presencia. 

Tanto Polly como Fitz se ven extremadamente incómodos, pero aun ponen su mejor sonrisa, la cual se ve totalmente falsa. 

Polly: Por supuesto que no. Por favor, síganme. 

La señorita y el joven guían a los “Socios” a la puerta de la suite y la abre para ellos. Prácticamente es una casa entera ahí adentro, y en la “sala de estar” hay tres personas. La primera, una mujer mayor con un elegante pero extravagante abrigo que esta sentada en un sofá. La segunda, un hombre grande y fornido, de brillante cabello rosa fluorescente y una cara que dice “Te matare con la mirada” parado en el centro de la sala. La última, otro hombre, muy alto pero mas menudo en complexión. Con un traje negro muy elegante, pero curiosamente, lleva una mascara griega de tragedia/comedia. 

Polly: Mi señor Ferrante, Bufón de los Vientos.  Le presento a la señorita Melek Rouge… *con sorna* y su… séquito. 

Ferrante: Es un placer conocerla en persona al fin. Bushel Ferrante el Bufon de los Vientos a su servicio. 

El hombre y sus acompañantes hacen una reverencia. 

Ferrante: Ya conocieron a mi secretaria Polly y mi representante Fitz. Por favor, tomen asiento. Les presento tambien a mi principal inversionista, Lady Belle Marie, y a mi Guardaespaldas, wl buen Grant. 

Belle Marie: Un placer. 

Grant: Hmph… 

Ferrante: Por favor, tomen asiento. 

Piratas y ladronas siguen la instrucción, y pronto la sala esta llena con todos ellos. Fitz y Polly proceden a servir té y galletas para todos. Algunos agradecen de manera forzada, el rwsro solo queda en silencio. 

Ferrante: Espero que disfrutaran su viaje. 

Angélique: Tanto como se puede disfrutar un viaje de negocios. Y apropósito de ellos, ¿Podemos comenzar con ellos? 

Ferrante: Por supuesto. Por supuesto. Polly, las fotos, por favor. 

Polly: Si, mi señor. 

La señorita se mete a otro cuarto a traerlas y mientras, todos siguen bebiendo su te, en silencio. Salvo por una frase perspicaz de la señorita “Rouge”. 

Angélique: Y por cierto. No es necesario que use mascara, señor mío. Estamos en confianza. 

Esto toma por sorpresa al Bufón de los Vientos, pero por obvias razones, no se nota y contesta con calma. 

Ferrante: Es solo una garantía de seguridad. Igual que la suya. Supongo que su gente no va armada por nada, ¿o si? 

Bushel, con gestos de mano leves, indica a James, Evangeline, Isabel y Samir, aquellos cuyas armas son muy notorias. Esto los pone un tanto tensos. Katrina, no obstante es la mas nerviosa de todos. Entre el lenguaje, la voz, la forma de hablar y de expresarse de Ferrante hay algo… más. El hombre siente la observación de Katrina cuando sin querer cruzan miradas, pero el tiene la mascara y ella tiene una pañoleta cubriendo su boca y nariz y lentes oscuros, por lo que no distinguen la expresión el otro. No obstante, detienen su observación con el regreso de Polly. 

Polly: Aquí están, mi señor. 

La chica entrega las fotos a Angélique y sus “asociados” todas ellas de personas. El catalogo de Wind Jester. 

Ferrante: Como Polly ya le dijo por teléfono, tenemos esclavos para todos los gustos y necesidades. ¿Para que los quiere? 

Angélique: Solo como colección. 

Ferrante: Perfecto. Justo ahora tenemos varios que cualquier coleccionista que se precie desearía. Entre nuestros productos más raros tenemos un medio gyojin piraña, uno de los últimos Daemon Blue en todo el mercado,  un hibrido de hombre cornudo con Bilkan, un cíclope  y mi actual favorito personal, unas gigantas gemelas. 

Mientras le dan toda la explicación, Angélique mira las fotos, excesivamente denigrantes de los que retratan en ellad y las va pasando a sus camaradas. Varios de ellos no pueden evitar enfurecerse o sentir indignación o hasta asco, especialmente aquellos cuya historia ha tenido que ver con ello. 

Jean: Interesante. 

James: Aha… interesante… 

No obstante, esto no pasa inadvertido para la gente de Wind Jester. Algunos incluso empiezan a susurrarse entre ellos, y la tal Belle Marie además les mira fijamente, especialmente a un cierto varón en el grupo. 

Angélique: Las…  ehem… gigantas serian valiosas adiciones para mi colección, pero me gustaría verlas primero en persona. Ya sabe… por seguridad. 

Ferrante: Ni habrá ningún problema, hizo una excelente elección. Solo espero que… ehem… cuente con los medios para pagar. 

Este comentario cala muy hondo en todos los Ave Azul y la Triada. Como siempre, esos perros esclavistas solo van en busca del dinero. Otra vez sus caras los reflejan, y los de Wind Jester cada vez parecen sospechar más, en especial la mujer mayor. 

Angélique: El dinero no será problema, pero en serio, quisiera hacer esa visita cuanto antes. 

Ferrante: Por supuesto. Agendaremos ahora mismo una cita para…

Pero súbitamente, la mujer mayor se levanta y los interrumpe. 

Belle Marie: Yo los conozco… 

La mujer señala a los Piratas, especialmente a Bert, y todos de inmediato se ponen nerviosos. 

Bert: Perdone, Madame. Pero no tengo idea de que… 

Belle Marie: ¡Si! ¡Estuvieron aquella vez en Isla Flegrei….! ¡Durante lo de Water Ivy! 

Todos se quedan callados, quietos y absolutamente tensos por un segundo. Pero un segundo después, el guardaespaldas de Ferrante se mueve muy rápido y entonces, sale volando de un disparo.

James: ¡Coyote Waltz!

Grant: ¡Ughh!

Y súbitamente, todo el lugar se vuelve una guerra sin cuartel.           

Capítulo 682: Ojos claros

Con el primer disparo, es evidente que el grupo de “Melek Rouge” es una amenaza para Eind Jester, y para colmo, tienen una seria ventaja numérica. 

James: Ríndanse ahora y talvez así no pateemos sus traseros hasta la luna. 

Ferrante: Polly. 

Polly: ¡Guardias! 

Usando el DenDen Mushi más diminuto como una radio en su oreja. La jovencita de blancos cabellos contacta a varias decenas de hombres que no tardan en llegar de todas partes de la suite y la puerta de entrada. Es obvio que estaban preparados por si las cosas salían mal. 

Jean: ¡A ellos! 

Guardias:¡Ataquen! 

Los dos grupos chocan, pero muy pronto, el de los Piratas empieza a ganar ventajas sobre los guardias y sin siquiera tener que hacer mucho esfuerzo. 

James: ¡Red Star-Brawler Impact! 

Big Bird: ¡Tua Claw! 

Evangeline: ¡Holy Trinity! 

Taylor: ¡Ascending Python! 

Samir: ¡Shirotora Gari! 

Las trillizas tambien luchan, y su enorme fuerza pone aun mas en jaque los números de Wind Jester. 

Ink: ¡Aquafortis! 

Tear: ¡Front Straight Kick! 

Gift: ¡Shock Box! 

Al mismo tiempo, el guardaespaldas del Bufón de los Vientos, Grant, se levanta del suelo después del ataque de James, se quita el polvo y busca con la mirada a su jefe. Pero nada ni un paso hacia él cuando alguien se le atraviesa, chocando su palma con el puño. 

Mia: *truena sus nudillos* Te hubieras quedado en el suelo. 

No obstante el hombre pelirrosado la ignora y trata de seguir su camino, lo que cabrea a la Bebedora. 

Mia: ¡Si quieres pasar tendrá que ser por encima de mi! ¡Estilo de Bloqueo de Gargantas! 

La mujer asesta entonces un potente golpe en c al cuelo de su rival. Pero contrario a lo que ella esperaba, Grant no se asfixia, solo tose una sola vez y luego la toma por la mano que sigue en su cuello. 

Grant: ¡Raaar! 

Mia: ¡Woahh! 

Y luego, haciendo una inversión, la lanza a volar y la Bebedora se estrella en un frigobar de la suite. 

Mia: Au….. 

Bert: ¡Hog Chopper!

El hombre jabalí, por su parte, ataca a los enemigos con su gran fuerza al transformarse en…bueno, eso. Aunque no muy lejos de él, esta Belle Marie, tratando de detener. 

Belle Marie: Ay, con un demonio, ¡Detengase! 

Pero el no la oye, y ella no logra acercársele porque súbitamente, Isabel intenta atacarla con su espada. 

Isabel: ¡Marguerite Stab! 

Belle Marie: ¡Waaaah! 

La mujer mayor alcanza a defenderse con su bastón para evitar el tajo, pero es tanta la fuerza de la Cuchilla del Mar que esta acaba en el suelo aun, con la navaja de Fleur de Lys en su cuello. 

Isabel: Le recomiendo que se rinda. 

Asustada, la mujer alza las manos lentamente en señal de rendición. A escasos diez pasos de ella e Isabel, Angélique se enfrenta a Fitz Darcy, el cual ha logrado acorralarla  al patear un librero contra ella. 

Angélique: Tsk… 

Fitz: Eso debería decir to. Es una lastima que alguien tan bonita como usted, señorita Melek, resultará ser otra cara bonita sin mente ni corazón. ¡Propeller! 

El joven, de una hábil patada, alza una mesa y luego la arroja contra Angélique con el otro pie, pero esta se defiende con sus propias piernas con facilidad, partiendo la mesa, para sorpresa de Dacy. 

Angélique: Mi nombre ni siquiera es Melek. ¡Ascending Heel! 

Y de otra patada, Angélique pega fuertemente a Fitz en la barbilla, mandándolo para arriba. 

Katrina: ¡Copy Knife!  ¡Dartboard! 

La joven pirata aprovecha esta oportunidad para sacar todos sus malos sentimientos. ¿Dónde trata de descargarlos? En Polly. No obstante la chica de su edad esquiva todas las copias de armas blancas usando una agilidad impropia de un humano. 

Polly: ¡Thief Walk! 

La forma en la que se mueve tampoco resulta muy humana, más bien, bestial, pero Katrina solo se da cuenta de que es lo que hace su rival cuando esta coge uno de sus cuchillos en el aire… con una esponjosa cola anillada. 

Polly: ¡Thief Prize! 

Katrina: ¡Maldita sea, una zoan! 

Usando estos poderes que ha resultado tener, la secretaria del Bufón de los Vientos salta sobre Katrina e intenta clavarle su propio cuchillo, no obstante, cuando esta cerca de lograrlo, Katrina le ordena desaparecer y este se desvanece. 

Polly: Tchhh… No lo necesito. 

La chica genera garras en sus manos y se abalanza contra Katrina. A la par, Jean se enfrenta al mismísimo Bufón de los Vientos. 

Jean: ¡Ara Pfeilspitze! 

El muchacho se torna en su forma de arpía y le dispara varios de sus ya distintivos dardos pluma negros. Ferrante, no obstante se planta bien en su lugar y apenas se mueve para esquivarlos a todos y cada uno. 

Ferrante: He recibido mejores ataques de peor gente. 

Jean: Tch…  debo suponer que tiene haki de observación. 

Ferrante: Supones bien.  ¡Demon Swatter! 

El enmascarado, de algún modo llega enfrente de Jean en milésimas. Tan rápido que Jean no puede usar su propio haki. Luego, este le asesta lo que parece una simple bofetada. Pero esta es tan fuerte que Jean sale volando y además, destranformado, contra un candelabro. 

Jean: Aghhh… ¿Qué demonios? 

Es entonces cuando el muchacho nota la mano de Ferrante. Le falta un dedo, el dedo anular, y en su lugar tiene una prótesis de un material raro. 

Jean: Tsk…  Kairoseki. 

Katrina: ¡Replicant Twenty! ¡Tumult! 

Por su parte, Katrina. Harta ya de la chica animal, crea una veintena de clones y los lanza contra ella al mismo tiempo. Uno de ellos la taclea. El resto, la aplastan en plancha. 

Polly: ¡Kyah! 

Es en ese momento cuando Ferrante y Katrina vuelven a intercambiar miradas aunque aun sin conocer la expresión del otro, pues no ven sus caras. Con Jean lejos y Polly ahogándose entre cuerpos falsos, el enmascarado y la jovencita deciden enfrentarse entre ellos.

Katrina: ¡Copy Knife- Fan! 

La chica copia su Black Obsidian y lanza estas contra Bushel, pero este una vez mas vuelve a esquivar con gracia, gracias a su haki. 

Ferrante: Fallaste. 

Katrina: ¡Agh! ¡Circle of Death! 

Jean: ¡No, Katrina, espera! 

Katrina rodea al hombre con clones recién creados y todos se disponen a dejar a Ferrante como alfiletero, pero este, usando su habilidad del haki de observación y su gran agilidad, encuentra a la Katrina real y la golpea igual que a su capitán. 

Ferrante: .Fallaste otra vez ¡Demon Swatter! 

Katrina sale volando, perdiendo sus clones por el Kairoseki, así como sus gafas oscuras. Pero esto no la va a detener, no contra otro maldito esclavista como su perra madre. Así que se lanza contra el enmascarado de nueva cuenta. 

Katrina: ¡Copy Knife- Double Fan! 

Este toma pose de combate pero cuando vuelven a cruzar miradas, Ferrante ahora si puede ver la expresión de Katrina. Una expresión de colérica en sus tan únicos ojos claros. Por esto, Ferrante deja su pose y empieza a tambalear levemente, sumamente sorprendido. 

Ferrante: ¿Ka… Katrina? 

La joven se detiene en seco al oír su nombre, sorprendida un segundo. Pero al siguiente, ya recupero su furia. 

Katrina: Si sabes mi nombre debiste ser un gran aliado de Hiedra, ¡morirás por eso! ¡Dead Swarm!

Pero Bushel Ferrante no hace iris cuando ve que la niña va a atacarlo una vez más. Sólo se queda en su lugar y se lleva las manos a la nuca. ¿Se esta rindiendo? ¿Prepara un ataque? No. Lo que hace, es deshacer el nudo de la cinta de su mascara, y al hacerlo esta de su cara, revelando un rostro apuesto, de sonrisa amable y ojos claros, tan claros como los de Katrina. 

Ferrante: Katrina… 

Al ver ese rostro cálido, Katrina abandona toda su intención de pelear pues no puede creerlo. 

Katrina: ¿Papá? 

Y entonces, todos se detienen en seco tambien, confundidos.

Todos: ¿eh?            

Capítulo 683: “Dar nueva vida al legado”

Los cuchillos y clones de Katrina se deshacen. Todos continúan confundidos. Algunos mantienen sus posiciones de batalla pero todos miran a Katrina y Fernand. El hombre pareciera que va a llorar. Intenta acercarse a ella y tomarla de la mejilla, pero ella, nerviosa, lo evita al hacerse para atrás. 

Fernand: Ahm… yo… 

Gift: Ya no entendí. 

Tear y Gift: Ni nosotras. 

Mia: Entonces…  ¿el padre de Katrina es esclavista? 

Fitz: ¡Miserables! ¡Los esclavistas son ustedes! ¿¡Como se atreven a llamar a si a Monsieur Winchester. 

James: Ha… ¿Yo, esclavista? Antes muerto.

Jean: No somos esclavistas. 

Polly: *regresando a su forma humana* Pero…  Madame Belle Marie dijo que… 

Belle Marie:… que ellos estuvieron ahí cuando lo de Water Ivy. Pero nunca dije que fueran Esclavistas. Al contrario, ellos enfrentaron a Water Ivy, salvaron a mucha gente aquel día, yo incluida. 

La mujer mira al carpintero de los Piratas del Ave Azul, y este, como en una epifanía, la reconoce. 

Bert: ¿Lady de Bourgh? 

La mujer mayor sonríe con toda la gracia de sus años. 

Belle Marie: Es un placer volverlo a ver, “Sir Robert Blake”. 

Isabel, que seguía sosteniendo su espada contra la dama, la baja muy apenada. Todos quedan hasta más confundidos que antes y ahora si todos bajan la guardia con una expresión de “¿Qué chingados?” en sus caras.

Fitz: Entonces si ustedes no son esclavistas y nosotros obviamente tampoco… 

Jean: ¿Qué acaba de…? 

Ante todo esto, Fernand Winchester hace un gesto para invitarlos a sentarse de nuevo. 

Fernand: ¿Qué les parece si empezamos desde cero? 

La escena cambia a la que había cuando recién llegaron. Todos sentados, bebiendo té. Aunque algunas situaciones pequeñas cambian. La suite esta severamente dañada y los hombres de Fernand están limpiando, tambien, todos atienden pequeñas heridas. Mia, por ejemplo se resiente de algunos tallones, y Grant, el causante, humildemente le ofrece un paño mojado para limpiarlos. 

Mia: Gracias… 

Grant: Uhum…

Fernand: Hmmph…  creo que no voy a recuperar el deposito que di por la suite. Meh…  olvídenlo, soy rico. Como sea, ¿en que estábamos? 

Jean: En que íbamos a empezar de nuevo. 

Fernand: ¡Oh, si! Jejeje, claro. 

El hombre se levanta y hace una reverencia. 

Fernand: Mi nombre, mi verdadero nombre es Fernand Winchester, no Bushel Ferrante. Aunque sigo siendo el CEO y líder de Wind Jester… y el padre de Katrina. 

Katrina: Aha… 

Angélique: Bueno, Melek Rouge definitivamente no es mi nombre. Es Angélique a secas. Y no estoy a cargo de nada, el que está cargo es mi capitán. 

La chica señala a Jean, y este, aun un tanto incomodo, por todo lo sucedido, se presenta. 

Jean: Mi nombre es Jean Black. Capitán de…. 

Fernand:... Los Piratas del Ave Azul. Lo sé. He oído de sus hazañas. 

El hombre se levanta y pide con gestos estrechar la mano de todos ellos, gesto que es correspondido con miradas curiosas. 

Fernand: Tenia mucho tiempo deseando conocerlos…y agradecerles. 

Jean: ¿Agradecernos? 

Big Bird: ¿Agradecernos? ¿Agradecernos?

Angélique: ¿Por qué? 

Fernand: Por mantener a mi hija a salvo de Ivonne. No tienen idea de lo infinitamente agradecido que estoy. 

El hombre intenta tonar la mano de Katrina, pero esta, una vez más, se aleja con algo de recelo en los ojos. Además, oír el nombre de Ivonne ha puesto a la mayoría del Ave Azul muy serios. 

James: Entonces… Si no son esclavistas. ¿Qué son ustedes? ¿Por qué el catalogo? ¿Por qué todo el teatro? 

Polly: Vendríamos a ser justo lo opuesto. 

Samir: ¿Lo opuesto? 

Fitz: Nos presentamos como esclavistas para cazar a otros esclavistas. 

Fernand: Justo eso. Usamos el dinero de Madame Belle Marie Antoniete para comprar los remanentes de Water Ivy. Luego, usamos mis diseños para ganar mas dinero y la infame reputación de Water Ivy para atraer esclavistas. Llegamos a ellos, conocemos como operan, nos infiltramos en sus operaciones y los tiramos desde adentro. Acabamos con sus cabecillas y liberamos a sus esclavos. 

Belle Marie: Luego, uso mis recursos e influencias para ayudar a devolver a los esclavos a sus hogares o llevarlos a un lugar seguro. 

Piratas y Ladronas se ven agradablemente sorprendidos por toda esa revelación. Definitivamente no esperaban encontrar algo similar. 

Evangeline: “Dando nueva vida al legado”. Por eso esa frase. Están de verdad transformando el legado de Water Ivy. 

Polly: Justamente eso.

Pero esto hace a  Fernand ponerse mucho mas serio. 

Fernand: Pretendo con esto… pues, resarcir yodo el daño que Water Ivy provoco. Tch… joder, como no me di cuenta antes. 

Belle Marie: No te culpes, Fernand. Culpa a esa bruja maldita de Ivonne. 

Fernand: Aun asi. Mi exmujer era un monstruo y tarde años en notarlo. Hasta la ayude sin saberlo. Sé que ustedes tuvieron que sufrirla también. Lo lamento mucho. 

Un silencio muy grande se apodera de la habitación. Los de Wind Jester se sienten incomodos y los piratas no saben como responder. Pero entonces, uno hace una pregunta. La misma Katrina, que parece que se ha estado preguntando esto en todo momento. 

Katrina: Hiedra dijo en principio que te había matado. Luego revelo que no, que te habías escapado. Lo que quiero saber es… ¿Cómo? 

Fernand está un tanto sorprendido por la frialdad de su hija, pero aun así le responde. 

Fernand: Je. Es una historia complicada. 

Hace aproximadamente año y medio…             

Capítulo 684: Digno de Winchester

Un hombre llega a las oficinas de Winchester Co. Se trata de un caballero de porte elegante y ojos blancos casi cristalinos que irradian cierta calidez. En la entrada del edificio, los guardias hacen reverencia al verle. Se trata de Fernand Winchester, el cual a pesar de su reconocida trayectoria como diseñador de modas, siempre ha sido un hombre muy sencillo y amable.

Guardia: Bienvenido, Monsieur.

Fernand: No tienen porque hacer reverencia. En serio.

Guardia: Es la costumbre, señor.

Fernand: ¿Esta mi esposa por aquí? Tengo los diseños para la nueva línea.

Guardia: Me parece que la Madame está en la bodega revisando el inventario. Me pidió que le dijera que por favor la espere en su estudio.

Fernand: Está bien. Muchas gracias.

Si embargo, el hombre decide ir a la bodega para sorprender a su mujer. En su rostro se fibuba una risita, como la de una colegiala tímida. Es la cara de un hombre enamorado. 

Fernand: Ay, mi Ivy. Siempre trabajando duro. Como la amo. 

Pero al llegar a la bodega asomar la cabeza y llamarla por su nombre, se encuentra solo conque el lugar esta vacío. 

Fernand: Hmm, que raro. ¿Sera que volvió ya al despacho? 

Pero justo cuando se dispone a irse, le parece oír un cierto ruido ahogado. Un ruido familiar y aterrador, que sale de detrás de una pared. 

Fernand: ¿Gritos? 

El hombre se acerca al pedazo de muro que parece manar los horridos ruidos humanos, pero al hacerlo, tropieza con un maniquí viejo y tiene que agarrarse de la pared para no caerse. 

Fernand: Woah, eso estuvo… 

Pero es su peso lo que hace que la pared se hunda y se mueva, revelando un hueco por el cual se puede pasar. 

Fernand: ¿Huh? 

Curioso pero cauteloso, el diseñador se mete por esa puerta oculta, mosteando algo de desdén por la suciedad del lugar. 

Fernand: Puaj. ¡Que…! Horrible…

Al alzar la vista, el hombre casi se va de espaldas al ver cientos y cientos de jaulas y cadenas llevando personas. ¡Si, personas! ¡De todas edades, tamaños, colores y razas! Siendo llevada por carceleros vestidos con la ropa de su marca. 

Fernand: ¿Pero que es esto? 

El hombre esta horrorizado. ¿De donde salió esa pobre gente? ¿Quién les hizo esto? Pero su respuesta aparece rápido. Una entaconada curvilínea de cabello negro y ojos verdes. 

Fernand: ¿Ivy? 

La mujer camina de un lado para otro, gritando a sus subordinados e incluso pateando a la gente encadenada. 

Ivonne: ¡Muevan el culo, desgraciados! ¡Se supone que este embarque tenia que salir a las seis! 

Asqueado, Fernand no puede tolerarlo y finalmente, decide hacer algo al respecto. 

Fernand: ¡Ivonne! 

Ante el llamado y aparición de su esposo, la mujer se queda de piedra por un momento, y luego, empieza a hablar con voz aguda y atropellada. 

Ivonne: Fer… Cielo, ¿Que haces aquí? Se supone que estarías en el despacho y… 

Fernand: ¡Nada de cielo, Ivy! ¡¿Qué demonios pasa aquí!? 

Ivonne: Fer… déjame explicar.. 

Fernand: ¿Son esclavos? 

Ivonne:… 

Fernand: ¿¡Son esclavos!? 

La mujer, viendo descubierto su sucio secretito, deja de intentar hacerse la loca y sonrie con malicia. 

Ivonne: Si. Son esclavos. Es un muy buen negocio, ¿sabes? Mucho mejor que tu “ropa de diseñador”.  

Fernand: ¡Como pudiste hacer algo tan horrible, Ivy!

Ivonne: Oh vamos, Fer. Solo son negocios. Tú siempre quisiste que Winchester Co. Fuera más rentable. ¿No crees que es una forma mejor de ganar dinero? Solo piénsalo. Tengo mi imperio ya, ¿no quieres unirte a él? 

La mujer de acerca seductoramente a su marido y trata de besarle el cuello pero este se hace para atrás y la empuja al mismo tiempo. 

Fernand: ¡Estas loca, Ivonne! ¡No sé cómo pude casarme con un monstruo como tú!

Acto seguido, se da media vuelta y  se dispone a marcharse ante la mirada encolerizada de su esposa.

Ivonne: ¡¿A dónde crees que vas!?

Fernand: ¡Te dejo! ¡Iré a por mi hija!  Pshe…  con razón nunca querías verla… ¡Y te advierto de una vez! ¡Tus sucios negocios van a acabar!

Pero en el momento que él va a dar su siguiente paso, algo parecido a un tentáculo le corta el camino. Al mirarlo detenidamente se da cuenta de que es cabello negro. 

Fernand: ¿Pero que…? 

Y es al voltearse que se encuentra conque su mujer ahora se ve como el monstruo que es, con la melena de Gorgona  meciéndose amenazante y los músculos de una bestia comenzándole a crecer. 

Ivonne: Que pena que demostraste ser tan estúpido como siempre te creí. Voy a extrañar un poco tu cara bonita y ese “palo grande” que tienes abajo. Pero da igual, puedo conseguirme otro. 

Fernand: ¿De que mierda estas hablando ahora? 

Ivonne: No puedo dejarte ir así como así. Si no quieres reinar conmigo ¡te mandare al infierno yo misma! ¡Medusa Snakehammer! 

La mujer lanza inmensos mechones de cabello con el objetivo de terminar con la vida de aquel que llamo “su esposo”. Pero inesperadamente, este cierra los ojos y esquiva todos y cada uno de tus ataques, aunque con mucho esfuerzo, y luego logra acercarse lo suficiente a Ivonne para darle un puñetazo en la cara y hacerla trastabillar. 

Fernand: ¡Perseus Sword Punch! 

Ivonne: ¡Aghhh! ¡Imposible! ¡¿Cómo!? 

Fernand: ¿Recuerdas a tu querido suegro, Ivonne? ¿Fernand Winchester Padre? 

Ivonne: ¿Qué tiene que ver tu patética familia en esto? 

Fernand: Mi padre fue un campeón de lucha de clase xxx. Consideraba que un diseñador no era digno del nombre Winchester y solo me dejo heredar su fortuna si demostraba que era un hombre de verdad. Y por hombre, me refiero a luchador.

Ivonne: Tch… 

Fernand: Se lo demostré. Si soy digno del nombre Winchester. Pero tu, tu eres una desgracia y pagaras el haber usado nuestro buen nombre para tu barbarie. 

Y acto seguido, el hombre se pone en posición de combate, dispuesto a enfrentar a la que llego a llamar “Amor mío”.              

Capítulo 685: No lo quiero

Ivonne: ¡Medusa Snakehammer! 

La mujer usa sus tentáculos de cabello para intentar aplastar a su “esposo”. Pero él, una vez más, esquiva todos los ataques, pues los siente venir antes. 

Ivonne: Tch… haki. 

Fernand: ¿Terminaste? 

No obstante, Ivonne no esta sola. Decenas de los carceleros, al ver a su jefa luchar, de inmediato rodean a Fernand con armas de fuego cargadas y listas. 

Carcelero: Mátenlo. 

Fernand, por fortuna, tiene la suficiente agilidad para esquivar los disparos que predice, esto y que Ivonne se molesta por su intervención. 

Ivonne: ¡Ustedes no se metan! El es mío. 

Carcelero: Si… si, Madame. 

Fernand: Soy tuyo, mis pelotas. ¡Nunca más! 

Ivonne: ¡Medusa Slam! 

La mujer de cabello negro intenta usar este para dar un porrazo a su marido, pero una vez más, este usa su haki para esquivar, y luego, se adelanta a ella, dándole un fuerte puñetazo en la barbilla. 

Fernand: ¡Pancratium! 

Ivonne: ¡Ughh! 

La mujer trastabilla, lo que hace que Fernand le meta uno y dos golpes más. Los pies de Ivonne se despegan del suelo por el impacto, no obstante, no se cae, su melena se clava en el suelo y la sostiene. Luego, se propulsa y sale disparada hacia el frente dando vueltas. 

Ivonne: ¡Euriale Lothe! 

Fernand: ¡Gah! 

Hiedra de las Aguas impacta al diseñador/luchador con los tacones justo en las costillas. Un crujido se escucha, definitivamente algo se rompió. Para colmo, Fernand sale volando varios metros, y su nueva herida le dificulta levantarse. 

Ivonne: ¡Euriale Snakehammer! 

Su “esposa”, por su parte, ha crecido más músculos y cabello, lanzando inmensos mechones de este último en su contra. Con todo esto, a Fernand empieza a costarle mas esquivar y mantener el ritmo, pero aun tiene un plan. 

Fernand: ¡Déjame en paz, bruja! 

En lo que parece un intento desesperado, Fernand se quita su chaleco y se lo arroja en la cara para intentar cegarla. No obstante, Ivonne lo atrapa en el aire con su pelo y lo hace trizas. 

Ivonne: Eso fue patéti… 

Fernand: ¡Jemer! 

Pero esto resulta ser una distracción todavía, pues Fernand aprovecha para darle una patada en el estomago tan fuerte que Ivonne vomita saliva. Debilitada por el golpe, ella se dobla hasta el suelo y su cabello se cae con ella. 

Ivonne: *jadeo*

Fernand: Adiós, Ivonne.

Pero justo cuando él se dispone a dejarla noqueada de otro golpe, un mechón pequeño que había mantenido escondido le coge por un tobillo. 

Fernand: ¿Huh? 

Ivonne: Ufff… uff…  fu… fufufufufu… ¡Medusa Sweep! 

Y en un segundo, el es arrastrado por todo el piso, las paredes y hasta el techo. Golpeando, cajas, jaulas, barrotes, hasta personas. Fernand se ve sumamente afectado por esto, pero encuentra aun así , la oportunidad perfecta para contratacar. 

Fernand: ¡Aghh, suéltame! 

Agarrado a una cadena contra la que le estrellaron, Fernand la toma, la arranca y usa el gancho de uno de sus extremos para golpear a Ivonne en la cara como si de una kusarigama se tratase, logrando dejarle un ojo morado. 

Ivonne: ¡Aghh! 

El dolor le hace desconcentrarse y soltar al que fue su pareja de 16 años. Ella se palpa la vara enfurecida, mientras que Fernand, herido pero determinado, toma la cadena y adopta una nueva forma de combate. 

Fernand: Mi padre tambien me enseño los caminos de las armas ¡Shinryukan! 

El hombre intenta usar su cadena para apresar la cabellera de Ivonne, y lo logra. Pero inesperadamente, ella corre directo hacia el, haciendo crecer sus uñas y volviéndolas garras. Su objetivo : perforarle el corazón. 

Ivonne: ¡Esteno Might! 

En un intento de detener el veloz ataque, Fernand suelta la cadena para desbalancearla y luego usa sus manos para detener el golpe mortal. Tiene éxito, pero con un precio que pagar. 

Fernand: ¡Gahhhhh! 

El dedo anular izquierdo de Fernand es separado de su cuerpo, completamente cercenado. Este cae al suelo con todo y su alianza matrimonial, cosa de la que Ivonne se burla mientras el sostienen su mano que no deja de manar liquido carmesí. 

Ivonne: *con sorna* Ay, cielo. Tiraste tu anillo. 

Fernand: *jadeo* Quédatelo, bestia. Ya no lo quiero. 

Furiosa, ella vuelve a lanzar su cabellera en su contra y él, distraído por el dolor, no puede ni predecirla, mucho menos esquivarla. Los cabellos de Gorgona lo apresan contra una pared desde la cintura, mientras Ivonne dirige el resto de ella hacia Fernand, mientras se limpia la sangre de sus garras con la lengua. 

Ivonne: Debo de admitirlo. Demostraste ser más duro de lo que creí. Pero bueno…

Fernand intenta desesperadamente liberarse, pero sus intentos solo hacen que lo aprietan mas o empeoran su herida en su mano. Ivonne ya esta prácticamente sobre él, lista para rajarle el cuello, pero al mirar sobre ella un momento, vislumbra una jaula colgada. 

Ivonne: Adiós , “esposito”. 

Fernand: *con dificultad para respirar y hablar* Si… adiós, Ivonne. 

Confundida por la repentina subida de moral de su “victima”, la mujer solo alcanza a ver cuando Fernand le da un golpe a la pared. Esto deriva en una grieta que lleva al techo y que hace que la metálica le caiga en la cabeza a ella. 

Ivonne: ¡aghhhh! 

La mujer y su cabellera acaban ahora si, completamente en el suelo. Liberado, Fernand decide que la opción mas inteligente es escapar de ahí inmediatamente, por lo que, haciendo un rápido torniquete con su camisa, sale corriendo por donde llego, seguido por decenas de carceleros. 

Ivonne: ¡Aghh! ¡Qué no salga del edificio! ¡Tras él! 

Pero nunca lograron darle alcance.               

Capitulo 686: El origen de algo más grande

De vuelta al presente… 

Fernand: Por fortuna, logre salir de la sede de Winchester Co. Supongo que Ivonne no me siguió mas allá por temor a hacer una escena que la delatara o por la que investigaran sus negocios, pero si mando gente tras de mi. 

Todos los presentes escuchan con atención la historia, incluso los que ya la conocían de sobra como sus subordinados. Sus expresiones rayan entre el horror, la sorpresa o la incredulidad.

Taylor: ¿Y como escapó? 

Fernand: No sabia si había alguien en quien podía confiar o no. A mis ojos en ese momento, la isla entera podía estar coludida, así que llegue a un muelle, me subí a un barco extranjero y les pague una fortuna para que me llevaran lo mas lejos posible de allí… y tambien que me atendieran lo del dedo. 

El hombre alza su prótesis y la mueve de arriba abajo para hacer claro su punto. 

Fernand:  Suerte que aun tenia mi billetera. Hiedra de las aguas cancelo todas mis cuentas después. Así es como logre escapar. 

El hombre mira a Katrina al decir lo último. Después de todo, ella fue quien le hizo esa pregunta, pero ella aun lo mira con frialdad y no dice nada. 

Fernand: Ehem… después de eso. Pensé que si Ivonne traro de matarme, tambien podría intentar lo mismo con Katy. Así que tuve mi objetivo claro. Tenia que proteger a mi hija y detener a mi mujer… mi exmujer. 

Jean: Entiendo…

Gift: Oh, oh, tengo una pregunta. ¿Por qué no la denunció con la Marine?

Ink: Lo mismo pregunto. 

Tear: Je, ustedes dos. Aunque es cierto. La Marine podría haber hecho el trabajo en este caso. Tanto proteger a su hija como acabar con Hiedra. 

Fernand: De hecho, fue mi plan al principio. Pero luego me entere de esto. 

El hombre saca de su billetera un papel doblado que procede a enderezar. Este resulta ser, para sorpresa de varios, el primer cartel de recompensa de Katrina. 

Fernand: No tenia idea de porque en su momento.  Pero me entro pánico. Pensé que tal vez Ivonne tenia que ver, que tenía conexiones con la Marine o algo. Cierto o no. No podía llamar a la marine, solo hubiera puesto a mi hija en peligro. Por eso, decidí dirigirme directamente hasta el South Blue, a Isla Louludia, y tratar de averiguar que demonios era esto. 

Trillizas: Ahh…. 

El “Bufón de los Vientos” comienza a reírse en ese momento, pero no de felicidad, sino más bien, de coraje.

Fernand: Jejejeje. Para cuando llegue a Louludia, me entere de la derrota de Ivonne a manos de… bueno, presuntamente de ustedes... Durante el cumpleaños número 15…de Katrina. Me sentía tan inútil. Al final no pude proteger a mi hija y alguien más acabo con Ivonne. 

Todos se ponen algo serios tras esto, pero se les pasa cuando el hombre empieza a sonreír, genuinamente otra vez. 

Fernand: Pero luego tu nana María me cinto sobre ustedes y me sentí aliviado de saber quienes eran y que mi niña estaría a salvo con ustedes. Gracias de nuevo. 

Angélique: No… no tiene porque. 

Jean: Luego comenzó Wind Jester, ¿no? 

Big Bird: ¿No? ¿No? 

Fernand: Algo así. En entere de que Lady de Bourgh aquí presente había comenzado una fundación para ayudar a los esclavos liberados de Water Ivy. Ella siempre fue amiga de la familia y ahora con ese acto podía saber que nunca fue aliada de Ivonne.

Belle Marie: Nunca me cayo bien, incluso antes de enterarme de sus negocios. Era una mujer arisca y altanera. 

Fernand: Como sea. Logre contactar  a Milady, en esperanza de saber sobre el paradero de Katy. Y aunque no sabia nada de ella, me uní a su esfuerzo para ayudar esclavos mientras seguía buscando. No obstante, no era suficiente. Si bien,  Water Ivy ya no existía, su legado y sus sucesores seguían haciendo daño. Así que dimos origen a algo más grande. Milady compró todos los restos de Winchester Co., creamos un modelo de negocio y surgió Wind Jester. 

Polly: Ya llevamos un año en operaciones. 

Fernand: Pasaron muchísimas cosas en ese tiempo. Dificultades y horrores que nunca creí vivir ni ver. Crei…  que talvez no te volvería a ver, mi Katrina… Pero aquí estas. 

Una vez más, Fernand intenta alcanzar la mejilla de su adorada hija, pero de nueva cuenta, ella se muestra distante y no le deja tocarla . Lo que causa sorpresa en todos y tristeza en lo más profundo de Fernand. El cuarto queda unos segundos en silencio. Todos piensan en las palabras dichas, analizan lo sucedido. Jean, en particular, se muestra muy meditabundo. 

Jean: Hmmm… si no es intromisión preguntar. ¿A cuantos esclavistas ha acabado Wind Jester? 

Fitz: Durante todo nuestro tiempo de operación, derribamos a 4 organizaciones y 3 compradores en solitario.  Tenemos a más en investigación, aunque algunas parecen haber caído ya por intervención ajena a nosotros. 

Jean : ¿Y cuanta gente tienen? 

Polly: Sin contar a los que se dedican exclusivamente a vender ropa, tenemos exactamente 252 personas, contándonos a nosotros mismos. 

Jean: Ya veo. Me permitirían hablar con mis camaradas y aliados un segundo. 

Aunque los de Wind Jester se muestran confundidos, permiten que los Piratas del Ave Azul y la Triada se reúna en circulo. No dejan de murmurar cosas y se ven serios. 

Tear: ¿Pero están seguros? 

Ink: Podría ser una buena oportunidad. 

Gift: Una invaluable. 

Jean: Los demás que dicen. 

Big Bird: ¿Qué dicen? ¿Qué dicen? 

Todos asienten, salvo por Katrina, la cual sigue en su plan serio. 

Angélique: ¿Katrina? 

Katrina: *suspiro* Es lo mejor, probablemente. Si creen que es lo correcto, lo aceptaré . 

Jean: Bien, esta decidido. 

Los de Wind Jester se ven sorprendidos cuando Piratas y Ladronas se voltean a la par hacia ellos, todos con una cierta determinación en su mirar. 

Belle Marie: Ahm… ¿ sucede algo?

Jean: Lord Winchester, Lady de Bourgh, caballeros y señorita. Nos gustaría mucho que hablaran con alguien.                

Capitulo 687: Una evolución

Minutos mas tarde… 

Los del Ave Azul, la Triada y Wind Jester se reúnen todos alrededor de una mesa. En esta hay varios Den Den Mushi, de los cuales, empiezan a oírse voces familiares. 

Silvya: Aquí, Espalda Plateada. 

Belen: Alas de Cuchilla presente. 

Las primeras en escucharse sonde miembros de la Alianza alejados de la base, eso incluye al buen capitán de la armadura negra. 

Hollow: Hollow al habla. Banshee esta conmigo tambien. Es un placer oírlos de nuevo a todos. 

Por último, se oye la voz de la Vocera de  Todos somos Esclavos. 

Betula: Aquí, Karma. Conmigo están el resto de contramaestres del Zafiro. ¿Me oyen fuerte y claro? 

Jean: Te oímos fuerte y claro. 

Trillizas: ¡Hola! 

Silvya: Ahora, ¿Qué es ese asunto tan importante como para no poder esperar a volver al cuartel? 

Gareth: (desde la línea de Betula) No nos digan que paso algo malo con la misión. 

Jean: Nada de eso…  es que… 

Pero el muchacho se ve interrumpido. 

Kin: (con Betula) ¿Encontraron a Wind Jester entonces? 

Tear : Si, pero… 

Shane: (con Betula)  Los descubrieron…

Ink: No, lo que pasa es que…

Fleur(con Betula): Los capturaron 

Jean: No. La cosa es… 

Mark(con Betula): Ellos escaparon. 

Angélique: No  es eso. Resulta que…. 

Wendy(con Betula) : ¡¿Entonces para que demonios llamaron!? 

Gift: ¡¿NOS DEJAN TERMINAR DE EXPLICAR!? 

Todo el mundo se asusta un poquito al ver y/u oír explotar a la trilliza de la cicatriz. Hay silencio por unos momentos y luego se vuelve a la conversación. 

Angélique: Lo que queremos decir es que, si, encontramos a Wind Jester pero no son esclavistas. Todo lo contrario. 

Tras esta única afirmación, se alcanzan a oír varios ¿Huh? en las líneas de Den Den Mushi. 

Kin: ¿Qué quieren decir? 

Jean: Se los explicaran mejor ellos. Por favor, permítanme presentarles a Lord Fernand Winchester. Líder de Wind Jester y señor padre de mi camarada Katrina. 

Nuevamente, se escucha barullo a través de las líneas de los caracoles. De todas las cosas que esperaban escuchar, esa no era una. Una vez más hacen silencio y el aludido se dispone a hablar. 

Fernand: Ehem ehem…  Como ya les dijo mi estimado joven Black, mi nombre es Fernand Winchester. 

El hombre hace una pausa mientras el resto continua en silencio. 

Fernand: Ahora…  se lo que deben estar pensando sobre mi y lo comprendo. De un modo u otro , mi nombre esta ligado Water Ivy y a Hiedra de las Aguas. Pero les aseguro que mis lazos con esa mujer son ahora nulos, y que no soy nada como ella. 

Los otros líderes de la Alianza escuchan entre sorprendidos, impactados, extrañados y otra gama de emociones similares al líder de Wind Jester, el cual continua hablando, explicándoles lo mismo que y explicando a Jean y compañía. 

Fernand: Mi único pecado es mi ignorancia y mi inacción y lucho por corregirlos, por eso cree Wind Jester. 

Tras terminar de hablar vuelve el silencio, nadie dice nada por unos momentos. Pero finalmente, Jean toma la palabra. 

Jean: Eso era lo que quería que escucharan, y ahora que ya lo hicieron… Quiero proponer una invitación formal a Todos somos Esclavos. 

En línea exclaman un ¿¡Qué!? colectivo.  El barullo vuelve. Los de Wind Jester también están sorprendidos, especialmente los más jóvenes.  En la línea de Betula se escucha que esta pide silencio y poco a poco toma el control de la conversación. 

Betula: ¿Estas seguro, Jean? 

Jean: Lo estoy. 

Trillizas: Secundamos la moción. 

Jean: Llevamos buscando aliados desde hace un buen tiempo. Esto no solo nos permitirá aumentar nuestros números, tambien nuestros recursos. Podremos hacer operaciones más grandes, como lo de Canro Kitchen. 

Hollow: Sobre todo lo de Canro Kitchen…

Betula se toma su tiempo para preguntar a su gente que opina, Hollow hace lo mismo con Banshee. Pronto, tienen una respuesta. 

Betula: Confiamos en tu buen juicio, Jean. 

Hollow: Lo mismo digo. 

Trillizas: ¡Wiiiiii! 

Jean: entonces…. 

Pero hay alguien que discrepa e interrumpe, uno de los propios miembros de Wind Jester. 

Polly: Woah, woah, woah, no tan rápido. Apenas los conocemos de 10 minutos, ni siquiera le dieron tiempo a Lord Fernand para considerarlo.

Grant: *Gruñe en aprobación*

No obstante Fernand, con un gesto gentil, indica que la decisión la ya la ha tomado.

Fernand: Esto será una gran evolución… para bien de todos. 

El hombre ofrece su mano a Jean en señal de buena fe, y este, con una sonrisa en el rostro la agita de vuelta. 

Fernand: Sera un honor trabajar con ustedes. 

Algunas pequeñas muestras de jubilo se hacen presentes, de ambas partes. Katrina mira solamente, aun seria,  pero los demás, celebran. 

Betula: Bienvenido a Todos somos Esclavos, Lord Winchester.                

Capítulo 688: Pequeña celebración

Fernand: Un brindis por nuestros nuevos aliados. 

Todos: ¡Salud! 

Como manera de celebrar su alianza, piratas, ladronas y la gente de Wind Jester hacen una pequeña fiesta. Conversan tranquilamente, beben champagne y comen algunos bocadillos finos. 

Samir: Hmmm… Podría acostumbrarme a esto. 

Taylor: Y yo.

Mia: ¡Wiiiiii! 

La cocinera del Ave Azul, como siempre, ya esta empezando a pasarse de copas, y a hacer desmanes. En un momento, esta apunto de caerse del sillón de espaldas, pero Grant la atrapa.

Isabel: Gracias por cahcharla. 

Grant: *gruñe en aprobación *

Mia: ¡Que divertido! 

La pelinaranja resulta no ser la única, pues las Trillizas tambien resultan ser mas excéntricas bajo los efectos del alcohol. Esto causa la risa de algunos. Gift no deja de reírse sola, a Tear le ha entrado un sopor enorme e Ink tiene un ataque de comezón. 

Ink: ¡Me pica todo! 

Gift: Jejejeje jeje… 

Tear: *roncando y despertando inmediatamente después* ¡Un kilo de champiñones, pero no es mío! 

Aunque la mayoría tiene mucha más mesura y elegancia. Bert bebe una copa tranquilamente junto a Lady de Bourgh, la cual se sienta muy, muy cerca de él. 

Belle Marie: Nunca tuve la oportunidad de agradecerle antes por salvar mi vida, Señor Robert. 

Bert: Ni lo mencione, cualquiera con una pizca de decencia lo habría hecho. Y por favor llámeme Bert. 

Belle Marie: Muy bien, “Bert”. 

La mujer se le acerca aun más de una forma un tanto sugerente, lo que pone a Bert nervioso. 

Belle Marie: ¿Quisiera continuar en donde nos quedamos aquella vez?  Veo que le han crecido la barba…  y los músculos… 

Bert: Ahm…. 

El hombre pide ayuda a sus camarada con la mirada, pero estos están ocupados con sus propias conversaciones. 

Isabel: Entonces, Polly y Fitz, ¿verdad? ¿Cómo es que alguien tan joven como ustedes llega a ser secretaria y representante del jefe de una  organización así? 

Fitz: Casualidad, la verdad. 

Polly: Habla por ti, yo vengo de una larga línea de secretarias. 

Fitz:¿ Secretarias Mapache? 

Polly: Por enésima vez, Fitz. Soy un coatí, no un mapache. 

Fitz: Meh, es lo mismo. 

El hombre da un gran trago a su copa, pero segundos después, se resiente de la cabeza y el cuello, incluso se tambalea levemente.

Polly: Ja, , estas ebrio. Con razón solo dices burradas. 

Fitz: No, no lo estoy. Eso solo que me dolió mucho el cuello. 

Taylor: ¿Gustas que te revise? Soy médico. 

Fitz: Bueno, nunca está de más. 

El pelirrojo va entonces, y le hace un chequeo donde le duele, descubriendo rápidamente el origen. 

Taylor:.Tienes una fea contractura. Según mi experiencia, esto fue por un impacto. ¿Alguna idea de cómo ocurrió? 

Fitz: Pues… 

El joven se pone a pensar, y dos segundos mas tarde, ya esta seguro de su respuesta. 

Fitz: Creo que fue cuando la “Señorita Melek” me dio esa patada en la barbilla. 

El muchacho mira a Angélique mientras lo dice, logrando hacer que ella se sonroje. 

Taylor: Bueno,  puedo acomodarte aquí y ahora, pero dolerá un poco. ¿Ok? 

Fitz: Ok. 

Taylor entonces pone sus manos en el cuello del joven y procede a mover du cabeza con violencia. Un crujido audible y un leve jadeo se oyen, pero tras mover la cabeza un poco, Fitz nota que el dolor se ha ido. 

Fitz: Ahhh, mucho mejor. 

Angélique: De verdad lo lamento mucho. Creia que eras un esclavista y… 

Fitz: Nah, no pada nada. 

Angélique: No, en serio. ¿Hay algo que pueda hacer para compensarte? 

Fitz: Bueno… si de verdad insiste tanto, señorita. Quizás pudiera aceptar una invitación mía para ir a cenar. 

Angélique se sonroja muchísimo por la proposición, tanto que combina con su cabello. Sus amigas se ríen por el asunto y hasta la codean levemente. El joven no estas nada mal y parece ser todo un caballero. Al final, la pelirroja suelta una risita. 

Angélique: Será todo un placer. 

Sus amigas dejan oír varios ¡Uuuuh! Y muchas risas. , lo que hacen sonrojar tanto a Fitz como a Angélique. Atrás de ellos, no obstante, Jean justo estaba dando un trago a su bebida y casi se ahoga al escuchar  todo el asunto. 

Fernand: ¿Esta bien, joven Black? 

Jean: *tosiendo un poco* Si, si… estoy bien. ¿En que estábamos? 

Fernand: Me comentaba de la base de la Alianza. 

Jean: Oh, si. Tenemos nuestro cuartel general en Eiyuu, en isla Kettei. Solo los aliados saben como llegar de forma segura así que tendremos que llevarlo. 

Fernand: Estoy ansioso por ir a verla.

Es esta inocente frase la que de algún modo molesta a Katrina, que se encontraba sentada cerca de ambos. Padre y capitán lo notan, pero ella no se queda a dar explicaciones, pues de inmediato va a un balcón. 

Fernand: ¿Katy? 

Jean: Sucede algo? 

Katrina: *molesta* No me pasa nada, ¿ok? Quiero aire fresco. 

Todos en la suite se quedan sorprendidos por ello. Jean y Angelíque se quedan preocupados porque  ya habían hablado con ella sobre su sentir, pero esto parece algo diferente. Ambos tratan de ir a hablar con ella, ñero el padre de la chica los detiene cortésmente. 

Fernand: Les agradezco su interés pero, ¿me permitirían hablar con ella a solas?                 

Capítulo 689: No llores

De la baranda del balcón  Katrina se apoya para observar la brillante noche. La luna brilla en el cielo, llena, grande y amarilla. Bañando con su luz la gran montaña del lobo y la Ciudad-estado de Ominous, la cual brilla como estrellas en el cielo nocturno. Lastima que sea una meca del crimen. 

Katrina: *suspiro*

La chica no se ve nada feliz al sentir a su padre acercarse por detrás. Este se apoya del balcón junto a ella, observando tambien el cielo, intentando sacarle plática de algún modo. 

Fernand: ¿Precioso, no? Sobre todo la luna.

Katrina: Aha…. 

Fernand: Esta isla es un lugar curioso. Debido a su raro clima, el sol nunca brilla aquí. Pero si la luna. Parece que no por nada la montaña aúlla cada noche. Toda la gente aquí es así. Veneran a la luna y a la noche, para ellos es su día. Je…  supongo que por eso hay tantos negocios negros. 

Katrina: Lo que digas…

La chica se muestra por completo indiferente, y esto le duele a Fernand, pero aun así, decide sincerarse sobre sus sentimientos. 

Fernand: Katrina… no… no tienes ni idea de lo feliz que estaba cuando vi que eras tu, pero…  tu no pareces feliz de verme.

Como la chica no emite respuesta y no le mira, él baja los ojos, entristecido y se levanta de la baranda. 

Fernand: Lo entiendo. Si de verdad no quieres tener nada que ver conmigo, no te molestaré más y me iré. 

Pero justo cuando se dispone a dar media vuelta, Katrina finalmente habla, y muy fuerte. 

Katrina: ¡Ese fue el problema en primer lugar! 

Fernand se muestra sumamente sorprendido, mientras que su hija sigue espetando palabras. 

Katrina: Si, me buscaste. Cuando supiste lo de Ivonne y los esclavos y me creíste en peligro. ¿Pero y antes de eso? ¡No te había visto en mas de 10 años! Ni una visita, o una llamada, o una carta. ¡Nada! ¿¡Cuál es tu excusa para eso?! 

Avergonzado, Fernand vuelve a bajar el rostro. 

Fernand: La verdad es que... no tengo ninguna. Ivonne siempre me convencía de algún modo de que viajar era peligroso, o había asuntos que atender, o que habría tiempo de llamar más tarde. Que ya recuperaríamos el tiempo perdido.  ¿Cómo pude creerle a ese monstruo? 

La joven de cabello negro solo mira a su padre mientras este da su explicación. 

Fernand: Eso es de lo que más me arrepiento de todo. Te deje sola. Pero cuando me di cuenta. Trate de arreglarlo ¡Por Dios, que en verdad trate! Te busque por todas partes, investigue, busque pistas de tu paradero. ¡Casi me dio un ataque cuando oí lo que la Marine le hizo a ti ya tus compañeros! ¡Cadi me da otro cuando me entere de su regreso y que estabas bien! Pero nunca deje de buscarte. Contrate investigadores profesionales, fui a cada isla donde creían haberte visto. Hasta investigue cuentas de banco e hice que bloquearan todas las que tenían  un nombre que se pareciera al suyo. 

Katrina: ¡¿Ese fuiste tu!? ¡¿En que demonios pensabas!? ¡Me metiste en problemas por eso! 

Ante esto, Fernand balbucea un momento pero se queda en silencio después. Con el rostro desolado. 

Fernand: Yo… lo siento… por eso… por todo. 

Creyendo que su hija no quiere hablarle más, Fernand se da vuelta de nuevo y se dispone a irse con el corazón estrujado.  Pero esta visión le duele a la misma Katrina , y acaba por… ¿gritarle? 

Katrina: ¡Con un demonio, no te vayas! 

Fernand se regresa otra vez, sorprendiéndose mas que antes al ver el rostro conflictuado de su hija. 

Katrina: *murmurando* Carajo, nadie debería pasar por esto, menos alguien de mi edad…. Tsk…

Fernand: Katy… 

Katrina: Cuando me dijo esa bruja que habías muerto…eso me destrozó. Creí que nunca volvería a verte. 

Parece que, en ese momento, los duros y sombríos sentimientos de Katrina empiezan a ser subyugados por aquellos dulces y puros. La voz se le quiebra al hablar incluso. 

Katrina: Luego resulto que estabas vivo, estás vivo. Estás justo frente a mi y no sé si sentirme feliz o enojada o las dos o… 

Una lagrima se le sale por todos los sentimientos encontrados, pero su padre, aparentemente aterrado por verla llorar, se quita el pañuelo de su cuello y se apresura a secarle los ojos, pero los suyos están humedecidos. 

Fernand: *con voz trémula* Por favor, no llores. Simplemente no puedo resistir… cuando te veo llorar. 

Katrina: ¡…! 

Fernand: Cuando vi tu cartel de recompensa por primera vez… sentí que se me partía el corazón. Te veías tan triste. Me decidí a que si alguna vez volvía a verte, nunca más volverías a llorar, yo convertiría tus lagrimas en sonrisas. 

Katrina piensa entonces en la mascara que su padre traía, tristeza y sonrisa. En los colores que viste, los mismos que ella solía vestir. Lo mira a los ojos, los mismos que tiene ella, y le sonríe genuinamente por fin, para sorpresa de este. 

Katrina: Si te hace sentir mejor, en esa foto estaba fingiendo. Llore a propósito para quitarme de encima a unos marines ingenuos. Tengo buenos dotes para la actuación, ¿sabes? 

Aunque en inicio tomado por sorpresa, Fernand hace una mueca falsa de disgusto como respuesta. 

Fernand: Ugh… supongo que lo heredaste de tu madre. 

Katrina:* Con cara de asco* Ay no, por favor. 

Ambos se ríen por ello, muy fuerte. Fernand se seca sus propias lágrimas ahora, con una sonrisa en sus labios, una que su hija le devuelve. 

Katrina: Je. Se te corrió el maquillaje… hmmm… no es algo que suelas decirle a un hombre adulto. 

Fernand: a menos que sea un artista. 

Katrina: Jeje si. O un okama o un payaso 

Fernand: Oh…  ahora te burlas de mi. 

Katrina: Nah, supongo que quiero decir… que si te quiero en mi vida.

La joven pirata abraza a su padre y este la aferra con dulzura. Finalmente, después de todos esos años, puede darle un beso en la frente.                                   

Capítulo 690: Dos C’s

A la mañana siguiente…

Los del Ave Azul y Wind Jester en el elegante restaurante del hotel, el cual ha sido reservado entero para evitar posibles oídos no deseados.  Es un día agradable a pesar de que afuera llueve y todos charlan amenamente.

Fernand: ¿Y sus amigas las trillizas? 

Isabel: Durmiendo todavía. 

Angélique: Por cierto, gracias por los cuartos que nos reservo, muy elegante y agradable todo. 

Fernand: No es nada. Además, es mejor estar bien descansados antes de ir a su… a nuestro cuartel general. 

Jean: Je Eso se oye lindo. 

Fernand: Seh, es bueno tener aliados por una vez. Y sépanlo ahora, habitaciones lujosas no es lo único que les puedo conseguir.  Como aliados y amigos de mi hija, su algo existe y lo quieren lo tendrán, hasta si es ilegal. 

Katrina: que lindo, papi. 

Samir: Gracias, pero no creo que haga falta. 

Mia: *pensativa* Lo que sea, ¿eh? 

Katrina: Por cierto, yo tambien tengo algo para ti. 

Fernand: ¿En serio? ¿Qué cosa, cielo? 

La chica busca en su bolsillo  luego lo entrega a su padre con ambas manos, quedándose todos impactados al ver el frasco con el dedo cercenado del propio Fernand flotando en formol. Todavía tiene incluso su anillo de bodas..

Fernand: Vaya…  ¿de donde lo sacaste? 

Katrina: Bruja pelos feos me lo dio. 

La mayoría de los presentes se aterra o se asquea. A Taylor incluso le dan arcadas e Isabel incluso vomita, pero sin escupir, por lo que se le hinchan las mejilla y acaba por tragarse el contenido de su estomago de nuevo. 

Belle Marie: Oh, Dios mio. 

Fernand: Eso…  eso es… adorable. ¿En serio lo guardaste todo este tiempo? 

Esto los impacta todavía más. El hombre esta enternecido por el acto, y entonces los compañeros de Katrina llegan a una conclusión. 

James: Ugh…ya sabemos de donde saco su amor por lo siniestro. 

Fernand: Gracias por cuidarlo, hija. Aunque esto ya no hará falta. 

Dando aun mas asco a todos, especialmente por estar comiendo. Fernand saca el dedo del frasco y le quita la argolla, para luego dársela a Grant. 

Fernand: Deshazte de ella, por favor. 

El enorme guarda espaldas le da entonces un pisotón, dejándola plana, la envuelve en una servilleta y la tira a una chimenea, en donde se derrite.

Fernand: Gracias, Grant. ¿En que estábamos? 

La mayoría esta muy perturbado por ese pequeño acto como para hablar. Claro, Katrina no lo está, y es ella quien cambia de tema. 

Katrina: Oh. Dijiste que habías visto a María-san. ¿Cómo esta ella? 

Fernand: Oh. Ella está genial. Resulta que ahora es la Gobernadora de Louludia. 

Katrina: Woooow. 

Angélique: Que bien. Es muy buena perdona y con mucha decisión. Seguro que debe hacer bien su trabajo. Tomo una decisión muy buena contigo, Kat. 

Jean: Sin contar que nos salvo de ese hombre perro.

Big Bird: ¡Perro, perro! ¡Aaaaah! 

Katrina: Seh, ese maldito. Pero si no fuera por él, nunca hubiera pasado todo eso y no estaría aquí.

Jean: Cierto. 

Katrina: Me gustaría volver a verla. Hm…  me pregunto si podremos ir antes de que acabe sj gobierno. 

Fernand: Bueno, faltan como cuatro años para eso. 

Jean: Je, para entonces ya seré Rey de los Piratas. Podremos hacer lo que queramos e ir a donde sea. 

Ante estas palabras, Fernand se ve sorprendido, pero de buena manera, se ríe un poco para si mismo. 

Fernand: Vaya, vaya. ¿Ese es tu objetivo entonces? ¿Rey de los Piratas? 

Jean: No solo mi objetivo, es mi sueño. 

Fernand: Juju. A que capitán acabaste siguiendo, Katy. Me gusta eso. Apuntas alto, Joven Black.  Y me imagino que el resto tambien tiene sueños tan grandiosos como ese.

Todo el mundo se muestra un poquito ruborizado por el cumplido. Y Jean en afán de presumir a sus camaradas, les cuenta sus sueños al “Bufón de los Vientos”. 

Jean:  Claro que tienen sueños grandiosos. Su Katrina quiere tocar en vivo junto a Soul King. Angelíque hace la bitácora de viaje mas larga del mundo. Bert quiere cruzar el mundo con el barco que el fabricó, Samir…. 

Jean continua. Dejando profundamente halagados a todos pues Fernand se muestra genuinamente sorprendido y fascinado por sus objetivos y deseos. Al final dolo, falta James, el cual se deprime un poco por su objetivo. Pero Fernand, ignorante de sus circunstancias. Le pregunta directamente. 

Fernand: ¿Y cual es tu sueño? 

James: Yo… yo solo quiero volver a ver a mi hermana. 

Fernand se muestra sorprendido por la respuesta, y Janes no quiere hablar mucho mas al respecto. Así que son sus camaradas quienes explican la situación. 

Jean: La hermana de James fue tomada cono esclava ya hace años. Seguimos buscándola. Sabemos que paso por manos de Water Ivy una vez pero fue vendida después y hasta la fecha, no tenemos rastro ni pista de a quien solo tenemos su iniciales. 

Todo el mundo permanece en silencio tras esto, apesadumbrados en su mayoría, Polly y Fitz hasta muestran su pesar para con James. Pero Fernand no, este se muestra pensativo y analítico. 

Fernand: Las iniciales, ¿Cuáles eran, joven James? 

James: ¿Perdón? 

Fernand: He estado investigando a los asociados de Ivonne por año y medio. Tal vez pueda saber algo. 

Esto da a James algo de esperanza, pero se muestra cauto aun así. No quiere ilusionarse demasiado, así que lo dice, con voz seca y tajante. 

James: C. C. 

Fernand: C.C…. Polly, una pluma por favor. 

Su diligente secretaria le da lo que le pide y este, ante la curiosa mirada de todos, empieza a escribir en una servilleta dos letras C’s en hermosa caligrafía antigua, así como un símbolo raro. Luego, se lo muestra a James. 

Fernand: ¿Algo como esto? 

James: S… si! ¡Es idéntico! 

Katrina: ¿Los conoces, papá? 

Jean: ¿Quiénes son? 

Fernand: Es la firma de uno de los esclavistas mas grandes de todos los Bajos Fondos…

Todos se alzan de su silla y se hacen al frente para escuchar mejor. 

Fernand: Choc Cigar…                                    

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.