One Piece Fanon
One Piece Fanon
Piratas Wrecker: Cirque Action

Piratas Wrecker: Cirque Action
Piratas Wrecker Circque Action.png
Información
Número de capítulos 0
Anterior Arco de Zoulin Go
Posterior N/A
Creador El creaconista

Piratas Wrecker: Cirque Action es el primer arco de la Saga de la Explosión Supernova, y el noveno de la historia de los Piratas Wrecker.

Antecedentes

Después de los sucesos en Zoulin Go y su batalla contra Antoinne, los Piratas Wrecker junto los Piratas de la Creación, se dirigen a Circus Island para detener la comercialización de los Frutos de Dios.

Capitulo 102: Muy peligroso

En la lejanía se podría observar un buque de la Marine a la deriva, sin ningún rumbo en lo absoluto. Quieto en aguas completamente calmadas, posiblemente porque se encuentran cerca del Calm Belt.

Dentro del buque se encontraba un alto mando de la marine, un vicealmirante. Este se encontraba sentado llamando desde un Dem Den Mushi al cuartel general.

Perepereperepere

Cat'cha

De pronto alguien contesta desde el cuartel general.

???: ¿Si? ¿quién habla?

Vicealmirante: Señor almirante, soy yo. El vicealmirante que envió a Zoulin Go.

Almirante: ¡Oh, por supuesto! Eres, eres, eres...

Vicealmirante: El vicealmirante Jewelu señor.

Almirante: ¡Eso es! ¡vicralmirante Jewelu! Lo tenia en la punta de mi boca. Pero bueno, digame cómo fue la misión, todo un éxito me imagino.

El vicealmirante solo emite un suspiro ante lo que va a decir.

Vicealmirante: Fallamos, señor.

Almirante: ¿Cómo es que fallaron algo tan sencillo?

Vicealmirante: Perdón señor, lo que pasa es que cuando estábamos llegando a la isla, de pronto comenzó a erguirse una enorme estructura de madera. También, tal parece que los planos que las llamadas anónimas nos notificaron fueron destruidos, esto, junto con la desaparición de Antoinne, hicieron de nuestra búsqueda en vano.

Almirante: Entiendo, esa persona debió de ser Alexondres Nevsky. Por lo que me cuentas de esa estructura gigante de madera, es muy probable que sea él.

Vicealmirante: ¿Quiere que lo sigamos?

Almirante: No se atreva a eso soldado. Ese hombre es suficiente como para detener un ejercito solo peleando cuerpo a cuerpo. Le recomiendo regresar al cuartel general y darme el informe completo de la misión.

Vicealmirante: ¡Sí señor!

Almirante: Muy bien, si ese es el caso. Entonces me despido.

Es entonces cuando ambos cuelgan la llamada, el vicealmirante notifica a sus subordinados que muevan el buque hacia el cuartel general. Mientras tanto, el almirante.

Almirante: Así que Alexondres Nevsky, realmente no sé lo que paso en esa isla de Zoulin Go, pero si alguien como Nevsky termino involucrado en ello puede que sea grande...

El almirante, pensativo, toma una decisión que pone una pequeña sonrisa en su rostro.

Almirante: ¡Soldado!

Solado marine: ¡Señor!

Almirante: Vaya y llame al vicealmirante Jagger y pongalo al tanto del asunto, avísele también que ponga a todos sus soldados a vigilar atentamente el territorio de la salida de Paradise.

Soldado marine: ¡Sí señor!

El soldado marine sale de la habitación corriendo para llamar al vicealmirante Jagger.

Almirante: Espero haber tomado la decisión correcta.

Mientras tanto, en un base marine que en la salida de Paradise.

Vicealmirante Jagger: Oh, así que el almirante Gaoku me llama para decirme que este atento por si aparece Alexondres Nevsky. Bien, si es de su parte entonces lo haré.

El vicealmirante suelta la llamada para seguir sus rutinas diarias. Jagger mueva su silla hasta ver por su ventana el cielo despejado desde sus ojos.

Jager: Hmmm. Alexondres Nevsky... Esto es realmente raro.

Mientras tanto, en el Grand Line se encontraba viajando desde una especie de lancha hecha de madera.

Antoinne: Él me matará, ¿verdad?

Alexondres: Realmente no sé qué te hará el capitán, pero ten por seguro que no me interesa.

Antoinne: Vaya, esto... Da asco.

Mientras, en Circus Islando. Un hombre se encuentra atendiendo el Den Den.

???: ¿Si, buenas?

Jagger: Soy el vicealmirante Jagger. Te llamo para decirte que hay un criminal suelto por ahí, se llama Alexondrs Nevsky, así que sería mejor que tu y tu equipo se encarguen si llega hasta allá.

Soldado marine: Ok señor, no se preocupe ni nada, nosotros haremos lo mejor posible y y también estaremos al tanto y le avisaremos.

Jagger: Genial, los llamare luego para ver su avance.

Mientras tanto, el el Van Gloria, todo el mundo corría de un lado a a otro, ¿por qué será?

Urisa: ¡Tierra a la vista! ¡repito, tierra a la vista!

Capitulo 103: Señor Tontataio

Urisa: ¡Tierra a la vista! ¡tierra a la vista!

La arpía de los Piratas de la Creación, quien estaba sobrevolando al rededor del barco. Grita fuertemente tras ver a las lejanías una enorme isla que es tapada por la niebla. A pesar de que solo se podía notar una silueta, a medida que se acercaban los piratas escuchaban risas, juegos, musica, diversión y avistaban luces que salían del centro de la enorme isla.

Eksa: ¿Esa es?

Raymp: Circus Island.

Snow: ¿Y qué se supone que hay en Circus Island?

Lach: Circus Island es una enorme isla que tras la llegada de un hombre rico y excéntrico, se volvió en un enorme parque de diversiones, con una ciudad y un enorme circo. Es bastante visitada por todo el mundo; tanto piratas, marines, personas de la realeza y gente común habitan dicha isla.

Pol: Dicen que su lema es "Todos somos iguales, y todos tenemos derecho a la diversión" al parecer el dueño de la isla aborrece el conflicto.

Raymp: Por esa misma razón tenemos que ser lo más cautelosos posible. Si levantamos caos en la misma es muy probable que nos terminen echando.

Vie: ¿Y qué haremos entonces?

Hic: Pienso que lo mejor es marcar un plano, ¿no Raymp? Quizás así evitemos... Mal entendidos.

Raymp se sorprende ante las palabras de Hic, pero al momento cambia su rostro al de uno sonriente y toma a Hic desde su hombro.

Raymp: No te preocupes. Ya tengo planeado lo que vamos a hacer.

Hic: Hmp.

Ambas piratas asienten con la mirada y muestran una sonrisa en sus rostros mientras miran a sus tripulaciones.

Raymp: ¡Piratas de la Creación...

Hic: ...Piratas Wrecker!

Hic y Raymp: ¡Vamos a divertinos!

Todos: ¡¿Qué?!

Todos en el barco quedan sorprendidos al escuchar dichas palabras, algunos más felices, y otros más preocupados.

Galeo: ¿Divertirnos? ¿no debemos desmantelar una operación?

Hic: Así es Galeo, y lo haremos. Pero tenemos que entrar con el perfil más bajo posible, no podemos entrar y parecer nerviosos o sospechosos, y la mejor forma de disimular es divirtiendonos en la isla.

Galeo: Bueno, tiene sentido.

Raymp: Decidido eso, todos tienen que irse preparando pues ya vamos a entrar.

Muchos no se dieron cuenta por el momento, pero el Van Gloria ya se encontraba en la entrada de la isla, la cual tenia una enorme puerta de metal, hasta 5 veces más grande que el Van Gloria. Dicha puerta les tapaba el paso.

Vincent: ¿Y cómo se supone que vamos a pasar?

Mikael: Realmente no sé, ¿será que exploto la puerta?

Pol: Mikaoe no, el punto aquí es pasar desapercibido. Entrar explotando arruina el factor sorpresa.

Raymp: Urisa.

Urisa: ¿Si capitán?

Raymo: ¿Por qué no vas y hechas una vistazo a la puerta para ver si hay alguien ahí?

Urisa: Voy.

Urisa bate sus alas y toma vuelo saliendo del barco y dirigiéndose a la puerta. Aunque no logra ver nada al principio, no tarda en ver un pequeño puesta de vigilancia en una de las puntas de la puerta.

Urisa: ¡Señor capitán, encontré algo!

Raymp: ¡Genial Urisa, dinos qué es!

Urisa: Parece ser un centro de vigilancia... Realmente pequeño.

Aquel centro de vigilancia era realmente pequeño, tan pequeño que Urisa podría aplastarlo con un pie.

Ringe: ¿Pequeño?

Vie: ¿A qué se refiere con eso?

???: Pues, que es pequeño, ¿no?

Todos se en el barco se sorprenden al escuchar una voz extraña en el barco. Muchos de ellos toman posiciones de combate preparándose para lo peor.

???: Vaya, vaya, ¿y así reciben a las visitas?

Pol: ¿Quién eres? ¡presentate!

???: Mi nombre es Tontatatio, un gusto conocerlos.

Cuando Tontataio dice eso, todos los que se encontraban ahí se dan media vuelta dirigiendo sus puños hacia él, encontrándose con la sorpresa de que...

Galeo: ¿Un tontatta?

Tontataio: Así es mi estimado.

Todos se encuentran sorprendidos al ver que aquel intruso no era más que un pequeño tontatta que se había colado en el barco. Eksa se le acerca y se pone de cuclillas frente a él.

Eksa: Y dime Tontataio, ¿qué hace una pequeñita criatura como tú en un barco como este? ¿no crees que es muy grande para ti?

Eksa dice todo esto mientras habla haciendo pucheros y burlándose del pequeño tontatta. Tontataio realmente se muestra enfadado, pero al poco tiempo su rostro se muestra más sarcástico mientras su tamaño aumenta y le empieza a salir pelo.

Ringe: Emmm, Eksa.

Snow: ¡Eksa pedazo de mierda! ¡deja de tratar así al tontatta!

Eksa: Ay Snow calmate. Nada malo va a pasar, él es solo un pequeño...

Pero antes de que terminara su frase, Tontataio ya había agarrado el dedo de Eksa y lo había girado, y con ello su cuerpo.

Eksa: ¡Buah!

Snow: ¿Ves? ¡Te dije que te calmaras, pero nunca me haces caso!

Eksa: ¡No Snow, por favor! ¡Noooooo! Aahhhhhh.

Eksa recibe un fuerte golpe cargado de electro por parte de Snow, el cual lo deja noqueado y con un chichón en su cabeza.

Acto seguido, Snow se acerca a Tontataio y le pide disculpas.

Tontataio: No te preocupes mi querida mink. Es común que muchas personas me subestimen por mi estatura.

Hic: A todas estás, ¿qué es lo que haces aquí?

Tontataio: Ah, buena pregunta mi querido amigo pelo de zanahoria.

Hic: (¿Pelo de zanahoria?)

Tontataio: Mi nombre es Tontataio, vigilante y guardián de la puerta de entrada a Circus Island. También soy usuario de la Fruta Neko Neko: modelo leopardo; por eso es que pude derribar a su amigo fácilmente.

  • [Tontataio, guardián de Circus Island y usuario de la Neko Neko: modelo leopardo]

Tontataio: Es un gusto conocerlos.

Capitulo 104: ¿Eso estaba ahí?

Anteriormente, los Piratas Wrecker se habían encontrado con una extrañamente pequeña persona, esta persona se llamaba Tontataio, y al parecer era el guardián y portero de Circus Island.

Galeo: ¿Guardián?

Tontataio: Así es mi estimado gyojin. Yo soy la persona que vigila la entrada de Circus Island y soy quien deja pasar a las personas.

Elaisa: ¿Entonces por qué no nos dejas pasar?

Tontataio: Bueno mi estimada dama científica, he ahí el dilema. La palanca que me ayuda a abrir la puerta se ha roto, y necesito de un reemplazo.

Hic: ¿Solo eso?

Tontataio: Sep, solo eso.

Eolo: Uff, que suerte que sea eso y no tengamos que resolver una serie de acertijos para poder entrar a la isla.

Tontataio: ¡Es verdad! *bonk* se me había olvidado el hacerle acertijos.

Todos: ¡Eolo!

Tontataio: Es broma, es broma. Nunca haría acertijos, soy muy malo en ellos.

Todos se habían enojado con Eolo cuando dijo esas palabras y estaban dispuestos a darle un golpe, pero tras la respuesta de Tontataio se cayeron de la vergüenza.

Hic: Bueno, no perdamos más el tiempo. Chronos, busca en el Grand Destroyer un pequeño tubo de metal, quizás eso sirva.

Chronos: ¡Voy!

El padre de Eolo va corriendo hasta el Grand Destroyer, todo lo esperan, y, llegado cierto punto, deciden charlar con Tontataio.

Raymp: Y dinos Tontataio, ¿cómo es Circus Island?

Tontataio: ¿Que cómo es? Pues es una isla mágica, fantabulosa y especial; atracciones y juegos en cada esquina, diversión y risas en todas partes, un mundo pacifico y sin luchas. Es prácticamente el país de las maravillas.

Tras esas palabras todos quedan sorprendidos por dicha descripción, y la manera llena de fervor con la que lo decía, en muchos ya entraba la duda del "¿en serio debemos de irrumpir dicha paz?", "trataremos de ser lo más cautelosos de ser posible"  , "no podemos detenernos ahora, tristemente debemos de hacerlo"

Tras dichas reflexiones, muchos quedan pensativos hasta la llegada de Chronos.

Chronos: ¡Aquí está!

Chronos ya había llegado en el pequeño tubo encima, y se pone de rodillas para entregarselo a Tontataio.

Chonos: Aquí tienes, creo que esto te puede ayudar.

Tontataio: ¡Es perfecto!

Tontataio toma mágicamente una soga para luego llegar hasta la su pequeño cuarto de comando.

Vie: ¿Esa cuerda siempre estuvo ahí?

Todos: Shhh.

Cuando el tontatta llega hasta el cuarto de comando, pone el tubo que le dieron y lo usa como palanca para abrir la puerta de la isla, abriéndole así paso al Van Gloria y a sus tripulantes.

Tontataio: ¡Adios y que la pasen bien!

Todos: ¡Adios!

Todos en el barco se despiden del pequeño tontatta con una sonrisa y moviendo su mano.

Entre más se acercaba el barco, las luces de la isla se tornaban más claras, y se notaba más los sonidos de las ferias, juegos y fiestas que habían en dicha isla. Todos se sorprenden de lo inmensamente colorido de la isla, con enormes carruseles, barcos y martillos; carros chocones, montañas rusas y atracciones gigantes. Todo se veía colorido y divertido, llamando la atención de todos en el Van Gloria.

Ringe: Wow.

Hic: Así que esto es Circus Island.

Vie: Nunca creí que podría ver algo como esto.

Elaisa: Es realmente hermoso.

Todos quedan fascinados al ver el festín de colores, quedándose a ver durante un rato...

Snow: No me molestaría quedarme viendo un poco más.

Eolo: Bueno, si no les molesta. Yo iré allí ahora mismo.

Eksa: ¡No es justo yo también quiero!

Urisa: ¡Yo también quiero!

Vincent: ¡Y yo!

Todos se amontonan intentando bajar, cayéndose todos en picada en la entrada de la isla, donde los esperaría un misterioso hombre... 

Mientras tanto, en otra parte de Circus Island; un marine se encuentra hablando desde su Den Den Mushi.

???: Buenas noches Vicealmirante Jagger.

Jagger: Buenas noches contraalmirante Nobunaga. Le hablo para notificarle de algo.

  • [Vicealmirante Jagger, dueño en jefe de la zona circundante entre Circus Island y Sabody]

Nobunaga: ¿Sobre qué cosa señor?

  • [Contraalmirante Nobunaga, jefe a cargo de una pequeña base marine en Circus Island]

Jagger: Según testigos, la gente vio lo que parece ser el barco Van Gloria salir de la isla de Zoulin Go.

Nobunaga: ¿El Van Gloria? ¿ese no es el barco de los Piratas de la Creación?

Jagger: Así es, y me temo que están acompañados junto a los Piratas Wrecker.

Nobunaga: ¿La tripulación del hijo mayor de Nostra Vitae?

Jagger: Así es. Según informes, la dirección que tomaron fue hacia una isla cerca de nuestro sector, no sabemos exactamente dónde.

Nobunaga: Pero, ¿y qué pasó con Nevsky?

Jagger: Ya nos estamos encargando de él. Tú estarás pendiente de por si pasan esas bandas piratas por ahora.

Nobunaga: Ok señor, me quedo claro.

Jagger: Espero y cumplas con tu misión.

Nobunaga: ¡Tengalo por seguro señor!

Ambos cuelgan la llamada y el marine Nobunaga se dirige a su base en Circus Island.

Capitulo 105: Circo de la Solai

En la entrada de la isla, se veía como Tontataio se encontraba llamando desde un den den muchi.

Paraparaparaparapara

''Gat'cha''

Quien contesta la llamada es una mujer joven.

???: Alo.

Tontataio: Oye, pasame al jefe.

???: Voyp.

Aquella mujer de la que no se lograba observar su apariencia, solo era una silueta negra frente a la poca luz del cuarto, y la gran cantidad de luz que se encontraba a lado. Solo se lograba ver que tenia un cabello largo y era de una figura delgada.

A continuación, la mujer recorrió el cuarto de punta a punta para entregarle el den den mushi a un hombre mucho más alto.

Jefe: Diga.

Tontataio: Jefe, es Tontataio. Tengo cierta información que darle.

Jefe: Ok, pero dilo rápido, tengo un espectáculo que abrir en unos minutos.

Eso decía aquel hombre mientras se estaba arreglando el traje.

Tontataio: A pesar de que no pude escuchar mucho, una tripulación pirata que acaba de entrar parece buscar algo en la isla.

Jefe: ¿Tienes alguna idea de lo que puede ser?

Tontataio: Lo único que sé es que parecen buscar venganza.

Jefe: ¿Y por qué los dejaste entrar?

Tontataio: No puedo dejar levantar sospechas, además, si es cierto lo que dicen, de una u otra forma pudieron haber entrado.

Jefe: Esto puede arruinar gran parte de nuestro plan.

Tontataio: ¿Y qué piensa hacer al respecto?

Jefe: He escuchado que los soldados de la base marine de la isla buscan a un grupo de piratas.

Tontataio: ¿Creen que sean los mismos?

Jefe: No lo sé. Pero es mejor dejarles esto a la Marine, así no nos tendremos que ensuciar las manos.

Tontataio: Está bien, jefe.

Desde donde se encontraba el jefe, se escuchaban varios gritos desde el otro lado del cuarto donde estaba.

Jefe: Ahora, si me disculpas. Tengo una presentación que dar.

Aquel hombre colgaba el den den mushi y agarraba un bastón que se encontraba a su lado.

???: Ten mucha suerte mi amor.

Jefe: Oh, la tendré.

Acto seguido de besar a su mujer (que era la que le llevo el dem den mushi) el hombre la suelta de manera que ella gire. Es entonces cuando el dichoso jefe sale de la carpa en donde estaba.

Cuando sale, todos los reflectores giran y lo apuntan a él; la gente en sus puestos estaba eufórica y desbordantes de alegría. Niños aplaudiendo, gritando y riendo, hombres silbando.

Jefe: ¡Sean todos bienvenidos...

A al momento en el que el jefe dice sus primera palabras, de pronto, todo el circo cayó en un profundo silencio.

Jefe: al circo, donde los sueños se cumplen; al circo, donde la fantasía se vuelve realidad; al circo con los mayores espectáculos del mundo! ¡al circo donde...! Bueno, ya saben a lo que me refiero.

¡Y soy Julius Jackman! ¡Y les presento! ¡Al Circo de la Solai!

[Julius Jackman jefe de ceremonia y dueño del Circo de la Solai, así mismo, es dueño entero de Circus Island]

Cuando Julius dice esas palabras, detrás de él se cierne una persona con un cuello extremadamente largo, quien cargaba con varias espadas con las cuales hacia una especie de malabarismo.

Cuando lanza una de las espadas, esta cae cerca de una mujer que se encontraba domando a un león con su látigo. Aunque para sorpresa de muchos, ella no usaba ninguna silla como protección. La mujer esquivaba fácilmente al león; en una de esas, el león salta hacia la mujer, esta lo esquiva al tan solo rodar.

Pero el león no se escucho estamparse contra el suelo, ¿por qué será? Pues, al parecer una mujer mucho más grande, y con una gran musculatura había atrapado al león en su salto. Haciendo gala de su fuerza al sostener al león con un solo brazo, la mujer flexiona su brazo libre mostrando sus músculos, para luego lanzar al león.

Donde el león cayó, un enorme tanque de agua había emergido del suelo. Dentro del tanque se encontraba una criatura extraña la cual daba vueltas y vueltas en el tanque, aumentando cada vez más la velocidad, hasta el último momento donde se deja llevar hasta el centro del vórtice, aquella criatura salta del agua y libera un chorro de agua de su boca, la cual termina esparciendo a todos los del circo como pequeñas gotas de agua.

Más abajo, un pequeño carro colorido se encontraba estacionándose en medio de todo. Debido a lo exótico del carrito mucha gente le presto atención. Cuando el pequeño carro abre la puerta, de él sale un payaso, y de pronto otro payaso, y otro payaso, y otro payaso, y OTRO payaso. Muchos payasos salían sin parar para la sorpresa de muchos. Cuando todos los payasos salieron, empezaron a hacer sus típicas bromas de pastel y otras payasadas.

Toda la audiencia aplaudía y reía, pero ahí no acababa todo. El último acto estaba por venir.

Loa reflectores apuntaron hacia dos enormes postes de madera, en cada uno había una persona, un hombre y una mujer, ambos eran trapecistas. Los dos tomaron los columpios cada uno y empezaron su acto, el hombre saltaba hacia la mujer, y cuando debía regresar a su columpio daba un giro antes se atraparse. Así iba, hasta que... El hombre cae...

Muchos se sorprenden y se asustan, pero mayor fue la sorpresa cuando vieron que el hombre se había agarrado de una delgada cuerda. Dando giros y giros, el trapecista logra reincorporarse al poner sus pies en la cuerda. Frente a él, llegaría una mujer completamente distinta a la anterior. Dicha mujer se acercaría al trapecista, y ambos empezarían a bailar en la cuerda floja; los pasos de cada uno eran precisos y delicados, para así no caer de la cuerda.

El acto termina con los bailarines saliendo de la cuerda floja, y poniéndose a salvo.

Los reflectores se apagan...

Todo el mundo aplaude...

Capitulo 106: Juegos de feria

Los Piratas Wrecker y los Piratas de la Creación se había separado para explorar la isla y encontrar alguna pista sobre el paradero de las frutas de dios que había entregado Antoinne. A pesar de que esa era su misión principal, muchos se encontraban jugando los juegos de la feria.

Ringe: ¡Eso no es justo!

Dueño del juego: Es lo que hay chico.

Ringe: ¡Pero si yo le di al blanco! ¡cómo no pudo haber reventado un maldito globo de mierda!

Dueño del juego: Debe ser porque tienes la fuerza de una niña.

Ringe: ¡Serás desgraciado!

Ringe se encontraba en un juego de lanzar dardos a unos globos, pero cuando le dio a un globo (que fue especialmente difícil porque se movían) esta no exploto, lo que junto con la pequeña insultada por parte del dueño del juego, Ringe se enfada y trata de saltar dentro del puesto siendo detenido por los tripulantes del Van Gloria.

Dueño del juego: Sisisi, mejor vete. No quier que alguien con la fuerza de una niña este lloriqueando en mi juego.

Ringe: Pero serás...

Ringe se siente realmente ofendido por lo que dijo aquel tipo, por lo que crea una bola de fuego que la lanza hacia el local. Cuando dicha bola se encuentra cerca de los globos se esparce en varias flechas que explotan todos los globos espantando al dueño del puesto.

Dueño del juego: ¡Maldito! ¡Eso no se puede hacer!... ¡Oye! ¡regresa y arregla esto!

Ringe solo se va del puesto sin mirar atrás, y cuando el dueño del puesto lo llama solo se limita a levantar la puñeta.

Ringe: Realmente odio los juegos de feria...

Mientras que Ringe se desgraciaba la vida con su terrible suerte en los juegos de feria, Vie se encontraba con Urisa en un medidor de fuerza.

Vie: ¿Y esto cómo funciona?

Urisa: Debes de agarrar ese martillo y le pegas a ese pedazo de metal de ahí. Entonces aquel punto sube y mide tu fuerza.

Vie: ¡¿En serio?! ¡Dejeme intentarlo señor.

Señor random: ¡Claro!

Vie toma aquel martillo y, sin controlar sus fuerza, golpea en la base del medidor, haciendo que este se rompa debido a la enorme fuerza del demon bleu que era monstruosa. Tanto el señor como Urisa se sorprende del resultado.

Urisa: (Este tipo es realmente un monstruos)

El que era dueño del juego se queda boquiabierto al ver cómo Vie destrozo por completo su juego, incluso el mismo Vie se encontraba completamente inocente ante dicha situación, sin saber qué hacer.

Vie: Entonces... ¿gane?

Señor: S-sí.

Vie: ¡Genial!

Es entonces cuando el señor toma el muñeco más grande que tenia y se lo da Vie mientras temblaba del miedo pensando en la enorme fuerza que se debe cargar el pirata.

Vie: ¿Y esto?

Realmente el señor tiene tanto miedo que se queda en blanco.

Urisa: Es el premio que ganaste.

Vie: ¿Premio?

Urisa: Sí, cuando ganas un juego de feria, lo normal es que te den una recompensa por eso.

Vie: Entonces, ¿esto es mio? ¿verdad?

Urisa: Así es.

Vie: ¡Genial!

En ese momento Vie toma aquel enorme peluche que el hombre tenia en sus manos y lo levanta por los aires yéndose con él. Y sin notarlo, a sus espalda, aquel señor que sostenía el peluche se había caído de su silla.

Vie: Realmente nunca había tenido uno de estos.

Urisa: Se ve muy bonito y abrazable.

Vie: ¿Lo quieres?

Urisa: Pues me parece tierno...

Vie: Toma.

Vie le entrega el enorme peluche con forma de conejo a Urisa, quien se sorprende ante aquel gesto.

Urisa: ...¿P-por qué me lo das?

Vie: Me parece genial y todo, pero no soy mucho de tener esas cosas. Como te viste interesada, pues decidí dartelo.

Urisa: Hmp.

Urisa se sonroja ante aquellas palabras de Vie, y mientras seguían caminando esta se agarra del brazo de Vie y se arrecuesta un poco en él mientras sujetaba el peluche.

Mientras tanto, en el carrusel se encontraban Elaisa y Raymp observando todo desde las alturas.

Elaisa: Todo se ve muy bonito desde aquí, ¿no?

Raymp: Si...

Elaisa notaba que Raymp se encontraba más serio de lo que normalmente estaba, tenia los brazos cruzados y una de sus piernas la agitaba demasiado.

Elaisa: Cariño, si algo malo está pasando no te preocupes en decírmelo.

Raymp: Es que...

Elaisa: ¿Qué pasa?

Raymp: ¿Realmente hice bien en dejar a Antoinne vivo?

Elaisa: Cielo, hiciste lo que creíste correcto, no querías que Hic tomará ese camino.

Raymp: Sí pero... Ese tipo se lo merecía, ¿sabes? robo, secuestro, asesinato, y dejo en coma a Misto; el que haya quedado vivo fue solo un capricho mio para verme como el serio en la situación, cuando en realidad fue estúpido.

Elaisa: Claro que no. Como dije, hiciste lo que creíste correcto, si Hic mataba a Antoinne no solucionaba nada, de hecho, si lo mataba no tendríamos toda la información que nos dio.

Raymp: Lo sé pero...

Elaisa: ¿Pero? Cero peros, tomaste la mejor decisión y no hay discusión de ello. Nosotros, como piratas, no podemos decidir quién vive o quién muere.

Raymp: Hmp. tienes razón.

Elaisa: Siempre la tengo.

Raymp: Ya empezaste con tu arrogancia.

Elaisa. ¿Qué? ¿eso tiene algo de malo?

Raymp: Jajaja, realmente eso es algo que me encanta de ti a decir verdad.

La pareja ríe ante sus propias burlas hasta que se miran fijamente y ante la luces de la feria y de los fuegos artificiales, ambos se da un beso.

Cuando eso pasaba, Hic se encontraba solo frente a la entrada de un bar un poco lejos ya de la zona de juegos de la isla.

Hic: Bueno, un poco de alcohol no me vendría mal.

Capitulo 107: Recuerdos y ron

Hic se encontraba frente a un bar con una fachada bastante pintoresca desde afuera, el estado de Hic era bastante normal, pero su mirada estaba algo perdida.

Hic: Bueno, un poco de alcohol no vendría mal.

Hic entra al bar, y lo primero que nota es que claramente, no es cómo se ve desde afuera. En el bar hay varios viejos y jóvenes, mujeres incluso que se les logra ver las arrugas de la cara de lo cansados que están, algunos son piratas de paso, otros son marines, incluso trabajadores de la misma isla; todos lucen realmente exhaustos frente a los ojos de Hic.

Hic: (Vaya, esta isla no parece ser tan alegre de cómo te la presentan)

Hic bate su mano frente a él para disipar un poco el humo de tabaco que se acumula encima del piso de aquel bar. Camina hasta la barra y se sienta en una de las sillas, haciendo un gesto para que lo atiendan.

Mujer bartender: ¿Quiere que le traiga algo?

Hic: ¿Qué suelen pedir esos piratas?

Refiriéndose a los hombres desmayados o con hipo del fondo.

Mujer bartender: Suelen pedir una tarra de ron.

Hic: Pues traigame eso.

Mujer bartender: Pues... Cómo usted quiera.

Hic se encontraba extrañado ante el actuar de la muchacha, como si ella luciese decepcionada.

Hic: *Susurrando*¿Qué le pasa?

???: Pues, realmente no la culpa, yo también pondría ese gesto estando en su lugar.

Hic: ¿Y tú quién eres?

Hic gira su rostro al escuchar la voz de aquel misterioso hombre que le llamo la atención. Al voltear, se sorprende al ver que aquel hombre no era nada más ni nada menos que un marine con su distintivo uniforme, siendo la gorra y el abrigo lo que lo delatan. Aquel hombre se encontraba bebiendo una cerveza desde una botella.

???: Llamame Daigo, un gusto conocerte.

  • [Daigo comodoro de la Marine, conocido también como Justicia Sonriente]

Hic: E-eres un marine.

Daigo: Si... ¿Hay algún problema con eso?

En ese momento llega la mujer bartender y le da su tarro de ron a Hic.

Mujer bartender: Aquí tiene señor.

Hic: Oh, gracias.

La mujer se retira y Hic toma su tarro de ron, aunque antes de beber su bebida se queda observando a Daigo, a pesar de que ya se esperaba encontrar marines en la isla, nunca creyó encontrarse uno tan de cerca. En ese momento mira su bebida y vienen a él recuerdos de su combate contra Cuy Co, y también su arresto en Isla Gray.

Daigo: ¿No te vas a beber tu ron?

Hic: ¿Ah? Ah, sí.

Hic gira un poco su cabeza para despejar sus pensamientos y empieza a beber.

Daigo: ¿Y bien?

Hic: ¿Qué cosa?

Daigo: ¿Cómo está tu bebida?

Hic: En realidad, está bastante buena.

Tras darle un sorbo a su bebida, a Hic le vienen bastantes recuerdos nostálgicos de su estancia en Water 7. Más que nada la ocasión en la que bebió alcohol por primera vez.


Hace algunos años atrás

Ahí se encontraban Hic junto a Vecchio en la cocina de su casa

Vecchio: Mira Hic, hoy te voy a enseñar el paso más importante para convertirte en un adulto en este mundo.

En ese momento Vecchio toma un enorme barril lleno de ron con uno de sus brazos y lo pone en la mesa.

Hic: ¿Eso es ron?

Veechio: Así es; tú padre te enseñara a beber.

Hic: ¡Wow!

Unos minutos después...

Vecchio: *hablando arrastrado* Y así fue como nacieron los pollitos...

Hic: Jajajaja.

A pesar de que Vecchio intento dárselas de experimentado bebiendo, en realidad era muy malo haciéndolo y era muy fácil que se emborrachara. Lo que hacia borracho era básicamente contar historias sin sentido, y ahí se encontraba Hic, quien no había bebido ni una gota de alcohol riéndose de su padre.

Vecchio: O'e, ¿por qué te ríes?

En ese momento ambos escuchan dos bolsas caer y de la nada reciben un golpe en la cabeza.

Hic: ¡Hey, eso dolio!

???: No puede ser que no los pueda dejar solos y que no hagan alguna estúpidez.

Vecchio: Sorella, hija, calmate.

Sorella: ¿Cómo quieres que me calme si le estás enseñando a beber a Hic, y en vez de enseñarle, haces todo lo contrario?

Hic: Jajajaja.

Sorella: ¿Y tú de qué te ríes?

Hic: Tú rostro... es... tan... GRACIOSO, JAJAJAJA.

Veechio también se ríe junto a Hic, y, aunque Sorella los vea de manera seria y furiosa a los dos, no puede evitar reír también junto a ellos.


Hic: (Realmente los extraño)

Daigo: Oye, tierra llamando a tipo de pelo anaranjado.

Hic: ¿Qué pasa?

Daigo: Ten cuidado de no beberte todo de golpe.

Hic no lo había notado, pero mientras recordaba aquel suceso casi se había bebido todo el tarro de ron.

Hic: ¿¡Yo me bebí todo esto!?

Daigo: Así parece.

Hic: Vaya, eso es... jajajaja.

Hic empieza a reír de imprevisto al notar que casi quedaba desmayado de golpe de no ser porque Daigo lo despertó de su trance.

Daigo: Jajaja, ya lo creo.

Hic: Mi nombre es Hic, un gusto.

Digo: Bueno Hic, un gusto también. Aunque ya lo mencione, lo vuelvo a mencionar; mi nombre es Daigo, comodoro Daigo.

Hic: ¿Eres comodoro? Vaya, vaya. Tenemos a alguien importante por aquí.

Dice Hic con sarcasmo.

Daigo: Jajaja, si. si. Muy gracioso, dime, ¿tú qué eres?

Hic: ¿No se nota? Obviamente soy el rey de Arabasta.

Daigo: Jajajaja.

Hic: Bueno, hablando en serio. Soy un capitán pirata.

Daigo: ¿En serio? Bueno, más te vale no cometer ningún crimen, o sino tendré que capturarte.

Dice Daigo con sarcasmo tambíen.

Hic y Daigo: Jjajaja.

Ambos ríen bastante, se escuchan por todo el bar, incluso afuera de este se escuchan sus risas.

Hic: Oye, y dime una cosa; ¿?qué pasó con la tipa de ahorita?

Daigo: ¿Qué? ¿la bartender? Ah, pues nada, solo le decepciona que un tipo como tú se encuentre bebiendo ron.

Hic: ¿Cómo yo?

Daigo: Sí, mira.

Daigo señala hacia donde se encontraba la bartender, y se encontraba hablando con la camarera mientras veían ambas a Hic. Cuando pasa eso la bartender los nota y le decide dar una nota a la camarera, quien se acerca a donde se encontraban el pirata y el marine, dejando una nota hacia Hic.

Este es mi número, y esta es la hora en la que acaba mi turno -Charlote''

Mientras Hic leía la nota, observaba a la bartander quien lo saludaba de lejos mientras preparaba bebidas para otros clientes.

Daigo: Vaya, vaya. Parece que alguien tiene una cita.

Hic: Si...

Aunque Hic quisiera salir con esa otra chica, ante él vienen recuerdos de Litia y lo que le paso.

Hic: Necesito tomar un respiro.

Daigo: ¿Ah? ¿Qué te pasa?

Hic: Ah... nada... solo necesito un respiro.

Hic decide salir por un momento del bar, lo que lleva a la sorpresa y hace que Daigo lo vea extraño, así mismo, la bartender se despide con un "Nos vemos luego a lo que Hic solo responde son una sonrisa un poco incomoda. Mientras salí, Hic observo de reojo el lugar y vio como una persona con una túnica y capucha parecía observarlo directamente a él, aunque lo ignora un momento para salir del bar.

Cuando sale, Hic decide tomar un respiro y recapitula todo lo que le ha pasado hasta el momento, y cuando se da cuenta, la misma persona que lo estaba viendo antes se encontraba frente a él del otro lado del camino.

Hic: ¿Ah?

Hic se extraña al ver a dicha persona, la ve de reojo y esa persona lo que hace es básicamente irse del lugar caminando. Esto despierta la curiosidad de Hic, por lo que le empieza a seguir.

Hic: ¡Hey!

La persona cada vez va caminando más rápido, a lo que Hic le sigue el paso. Eso siguió hasta que de la nada, ambos empezaron a correr.

Hic: ¡Hey! ¡detente, solo quiero hablar!

Aquella persona no parece detenerse, ni muestra síntomas de ello. En cambio, da la vuelta en un callejón cerrado.

Hic: (Te tengo)

Hic da vuelta también, pero se sorprende al ver que la persona que estaba siguiendo no se encontraba ahí. Es entonces cuando decide adentrarse más en el callejón, para su no muy grata sorpresa, la persona que había esta siguiendo se encontraba en realidad encima de él, por lo que baja y acorrala a Hic ante el muro del callejón.

Aquella persona encapucha había estampado fuertemente su puño izquierdo en aquel muro del callejón. Hic se encontraba impresionado, y ante una luz que se asomo debido a los fuegos artificiales, Hic logro ver por un momento el rostro de aquella persona. Era un rostro femenino, con algunos piercings y el cabello lo tenía caído hacia el lado derecho, así mismo este era de un color rojizo.

La mujer mira a Hic de pies a cabeza, y solo pone una cara de asco tras verlo entero. Quita su brazo del muro y se larga del lugar, Hic la sigue, pero como había hecho antes... desapareció.

Hic: ¿Qué mierda fue eso?

Capitulo 108: Big Fish

Mientras que Hic regresaba a la taberna donde estaba bebiendo junto a Daigo, en la otra parte de Circus Island parece llegar un barco con un diseño bastante llamativo con varios arboles, una cascada y lo que parecía un pequeño jacuzzi. Del interior del barco sale alguien con un pelo afro y lentes, labios grueso y una piel de un color azul, así como de gran estatura. Aquella persona que parecía un gyojin vestía un esmoquin y contaba con un gato en sus hombros.

De la cubierta se le acerca una persona.

Persona común: Señor Samuel, ya hemos llegado.

Samuel: Ya era hora.

  • [ Samuel, también llamado Big Fish. Presidente del Diario Big Fishes New]

Samuel: Así que esta es Circus Island, parece una isla bastante simpática, pero...

persona común 2: ¿Hará eso de nuevo?

Personas común 3: ¿Es que lo hace todo el tiempo?

Samuel: ...¿Será, la verdadera aventura que dice ser? Acompáñenme, en esta historia.

Persona común 1: Sí, lo hace todo el tiempo.

Samuel baja del barco con pasos largos y ancados debido a sus largas piernas; ¿será caso un mestizo entre gyojin un piernas largas? Quién sabe, pero lo que sí es cierto es que su manera de caminar es bastante extravagante. Cuando baja del barco por el puente que lo conecta al suelo de la isla, Samuel es recibido con una mujer bella y rubia, aquella mujer tenia una contextura similar a la mujer que estaba junto a Julius hace unos momentos.

Mujer extraña: Debo suponer que usted es Samuel.

Samuel: Así es, ese soy yo... El grandioso e in equiparable Samuel, dueño y presidente del diario Big Fishes New. Y dígame, ¿quién es usted?

Laura: Me llamo Laura.

  • [ Laura, habitante de Circus Island y esposa del dueño de la isla, Julius Jackman]

Samuel se arrodilla frente a Laura y, tras tomar su mano, le da un beso. Aquella situación pone roja a Laura y hace que se abanique con su mano restante.

Samuel: Un gusto conocerla, señorita Laura.

Laura: El placer es mio.

Samuel se levanta y también se quita el polvo de sus pantalones para después acomodar su traje.

Samuel: ¿Y bien?

Laura: Oh, sí, sigame. Julius nos espera.

Samuel: Con gusto la sigo.

Ambos, tanto gyojin como mujer van caminando hasta la oficina de Julius que se encontraba cerca del circo de la isla. Mientras caminan, Samuel toma nota de todo lo que ve en la isla; la gente jugando, divirtiéndose, brincando y saltando; todo lo que podía lo anotaba, lo cual ponía un poco nerviosa a Laura. Todo el camino iba así hasta que llegaron al despacho de Julius.

Laura: Ya llegamos.

Samuel: Excelente.

Pero cuando llegan se escuchan varios gritos desde dentro del despacho, una de los voces parecía ser de Julius, pero otra voz era de una persona muchos más joven. Los gritos se se hicieron más fuerte hasta que se escucha un golpe en una mesa, lo que asusta tanto a Laura como a Samuel.

Julius desde dentro de su despacho y gritando: ¡CIERRA LA MALDITA BOCA Y LÁRGATE DE MI OFICINA DE UNA PUTA VEZ! ¡NO QUIERO VOLVER A VER TU MALDITO ROSTRO HASTA QUE TE LLAME PARA EL PRÓXIMO ESPECTÁCULO!

La otra voz: ¡ESTÁ BIEN, ME LARGO! ¡COMO SI ME INTERESARÁ TU PUTA OPINIÓN!

Laura y Samuel se encontraban pendientes de todo lo que sucedía, causando que se exalten cuando ven que la puerta del despacho se abren repentinamente. De esta sale un hombre de piel morena y un peinado un tanto raro, mira tanto a Laura como a Samuel, así mismo mira de nuevo a Julius para luego resoplar enojado y se va caminando bastante enojado.

Samuel: Parece que tienen algunos problemas.

Laura: No se preocupe, él es Praima. Puede parecer rudo pero es una persona muy buena, aunque últimamente suele pelearse mucho con Julius.

Es entonces cuando Julius se asoma por la puerta mientras se acomoda el pelo.

Julius: Maldita rata de mierda.

Samuel: *tose un poco para llamar la atención de Julius*

Julius: Pero miren quién es, ¡no es nada más ni nada menos que Big Fish Samuel!

Samuel: Un gusto conocerlo señor Julius.

Ambos se estrechan las manos, aunque Julius parece hacerlo con más emoción.

Julius: ¿Y qué espera aquí afuera? ¡Vamos, pase!

Los tres entran al despacho de Julius para poder hacer la entrvista. Mientras tanto, en otra parte de Circus Island, Praima se encontraba caminando furioso.

Praima: Maldito Julius, no aprecia mis ideas... No sabe con quién se mete.

Es entonces cuando pasa en frente de la misma taberna donde se encuentra Hic, Praima sonríe, mostrando sus afilados colmillos.

Praima: Quizás beber ayude a esclarecer mis ideas.

Capitulo 109: Tengo algo

Mientras que todos se encontraban disfrutando de las atracciones de la isla, el grupo de Snow, Eksa y Eolo era el único que estaba tratando de encontrar pistas para poder das con los supuestos frutos de dios de la isla.

Eksa: Diosss, estoy tan aburridooooooo.

Snow: Shhhh, Haz silencio y sigue buscando pistas.

Los dos minks se encontraban buscando pistas en un lugar no muy poblado por los turistas de la isla, pero sí por sus trabajadores y habitantes. El lugar se sentía sombrío comparado con el resto de la isla, a pesar de tener casas coloridas, estas eran pequeñas y hechas con unos pobres materiales.

Eksa: Pues vaya isla resulto ser esta, ¿no? Todo bonito desde afuera, pero cuando te adentras no parece la gran cosa.

Snow realmente no dice nada y solo se preocupa por encontrar pistas, un poco fastidiada por la búsqueda llama a Eolo desde un den den mushi.

Snow: Eolo; ¿estás ahí?

Eolo se encontraba volando encima de la isla con ayuda de su fruta del diablo, observando todo desde arriba, ayudándose un poco con su reciente haki de observación.

Eolo: Sí, aquí estoy.

Snow: ¿Encontraste algo?

Eolo: Hasta el momento no he encontrado nada realmente. La isla es bastante grande a decir verdad, y con la distancia que debo sobrevolar para que no me noten hace bastante difícil las cosas.

Snow: Tsk.

Eksa: Pues ya ves, no ha encontrado nada. Mejor nos vamos con los otros a divertirnos; este lugar ya me deprimió.

Snow: No, debe de haber algo por aquí. Estoy segura de ello.

Eksa: *suspiro* Yo solo quiero algodón de azúcar. . .

Eksa y Snow continuarían investigando el interior de la isla esperando conseguir respuestas. Mientras tanto, Eolo seguía sobre volando la isla

Eolo:  Vaya, creo que por aquí también me tengo que ir retirando.

Los minks se regresan caminando por la isla, mientras tanto, Eolo decide irse volando del lugar también. Mientras que iba bajando el vuelo, Eolo nota a unas personas extrañas que se escondían en un lugar bastante alejado de todos; por lo que decide bajar mientras sus alas poco a poco regresan a su estado original.

¿??: ¿Tienes la carga?

¿??: Aquí están.

Eolo se encontraba oculto tras una pila de cajas, asomándose un poco, solo lograba verlos un poco debido a la oscuridad del lugar, identifica a tres persona: una era una enorme figura femenina, otra era una figura más pequeña con una especie de aparato en el cuelo; y la última era l más pequeña, aunque no la lograba identificar bien debido a que usaba un traje largo.

La mujer que era más grande llevaba una caja, la cual deja caer en el suelo, y consigo una pequeña fruta de su cargamento. La persona con el traje recoge la fruta que estaba ahí.

La persona del traje: Así que estos son los frutos de dios, eh. . .

El hombre alto: ¿Te impresionan?

La chica del traje: La verdad me dan igual, estoy bastante enojada por los momentos.

El hombre alto: Tsk, sabes que si haces algo fuera del plan mi jefe matara al tuyo.

La chica del traje: Jajaja, sigue bromeando con eso. Los dos sabemos quién salió victorioso en su encuentro.

El que era el hombre se llega a irritar un poco por lo que dijo la chica del traje, mientras ella le lanzaba el fruto de dios.

La chica del traje: Oye, tú; será mejor que me ayudes a llevar esto a mi barco.

Hombre alto: ¿No te quedarás un poco más?

La chica del traje: No tengo razones para quedarme. . . Por cierto, ¿dónde está Praima?

Hombre alto: No lo sé, apenas término el acto se fue sin avisar, no lo he visto en lo que queda de día.

La chica del traje: Una lástima, si me hubiera recibido él y no un intento de gyojin quizás me hubiese quedado.

Hombre alto: Tsk.

Aquel hombre agarra un machete que tenía en el cinturón y lo pone en la zona del cuello de la chica.

Hombre alto: Eres realmente fastidiosa.

Aquella chica simplemente se ríe un poco mientras pasa su dedo por el filo del machete de manera suave, hasta que llega a la mano del hombre. Con su dedo índice hace un camino de curvas de manera calmada.

Chica del traje: Vaya, sabes. . .

Pero es entonces cuando aquella chica agarra con fuerza la muñeca del hombre, tal es la fuerza que suelta el machete, la chica aprovecha el momento para acercar el hombre hacia hecha y darle con su rodilla en el abdomen,.

. . . Me importa una mierda lo que pienses.

El hombre cae, y su compañero en un intento por socorrerlo al intentar golpear a la otra chica, se ve puesta en una situación difícil cuando la otra persona toma el machete y lo pone en su cuello rápidamente.

La chica del traje: Realmente no sé quiénes se creen al desafiarme, pero no ganan nada con hacerlo, lo mejor que pueden hacer es llevar el cargamento a mi barco para poder largarme y no volver a ver sus putos y asquerosos rostros llenos de mierda de circo.

Hombre alto: ¿Te desquitaste?

La chica tras ese comentario simplemente patea al tipo que yace en el suelo.

La chica del traje: Calla.

La mujer más grande, tras la amenaza termina por levantar la caja con los frutos de dios, y, con la chica del traje detrás de ella se dirigen hacia su barco.

Tras ver todo eso, Eolo queda completamente atónito por lo que vio, sin más, se encontraba sudando de los nervios al saber el paradero de los frutos de dios, y posiblemente sus comerciantes. Mientras la chica se estaba yendo, Eolo, haciendo el menor ruido posible se va del lugar, aparentemente sin ninguna consecuencia…

La chica del traje: Oye, dile a Tontataio que a la próxima que es un inútil.

Hombre alto: ¿Ah?, ¿por qué?

La chica del traje: Al parecer tienen  visitas no deseadas. Eso podría ser un problema bastante grande para ustedes y su facha. . . Después de todo, él no lo sabe, ¿no?

Hombre alto: . . .

Aquel hombre sabía que se refería a Julius, quien al parecer había trabajado bastante para que dicha isla fuera lo que es hoy en día, y el que se sepa que han estado cometiendo contrabando en su supuesta isla completamente segura libre de delitos.

La chica del traje: Una lástima, pero yo me retiro.

Hombre alto: ¿Y qué piensas hacer si te llegan a atrapar?

La chica del traje: Yo ya tengo un plan para escapar sin que me rastreen.

Es entonces cuando la chica reanuda su caminata la cual había sido detenida por la charla. Mientras tanto, Eksa y Snow seguían a las afueras del parque, en el poblado de la isla.

Snow: Oye, ven aquí un momento. Mira esto

Snow llama a Eksa para que se acerque a ver lo que parece ser una situación un tanto extraña.

Eksa: ¿Qué mierda?

La situación era que un grupo de infantes se encontraban haciendo juegos de circo, aunque parecería normal, la actitud de los niños se basaba bastante en lo que se podría ver en el mismo parque.

Snow: Acércate y pregúntales algo.

Eksa: ¿Por qué yo?

Snow: Porque sí, porque eres tú. Ahora, ve.

Eksa: Tsk. Está bien.

Eksa es quien da los primeros pasos, cuando se acerca logra notar un humo rosado por el lugar, similar al del parque y a gran parte de la isla. Realmente no le da tanta importancia hasta que le dan ganas de jugar uno de los juegos de aquellos niños.

Snow queda realmente sorprendida, pues nunca había visto una actitud como esa en Eksa. Luego es que cae en cuenta en el humo del lugar.

Snow: ¡Eksa, ven!

Eksa:¿Por qué?

Snow: ¡Creo que tengo algo!

Capitulo 110: Discusión

Snow: ¡Creo que tengo algo!

Eksa: ¿Ah?

El mink lobo queda un poco extrañado ante la respuesta de su compañero, aunque realmente tampoco le debería extrañar tanto sabiendo de quién se trataba. Snow saca de su bolsillo un pequeño y, agarrando aire, se acerca a aquela espesa capa de humo rosa para recolectar un poco en el frasco. Tras tapar el frasco y guardarlo, le hace una seña a Eksa para que lo siga.

Snow: Ven, sígueme.

Un poco molesto porque le cortaron la diversión, Eksa se levanta de donde estaba y decide seguir a Snow quien le había llamado. En eso, el den den mushi de Snow suena, por lo que la mink contesta la llamada.

Snow: ¿Si?

Eolo: Escuchen todos, creo que conseguí la persona que distribuye los frutos de dios.

Vincent: ¿Enserio?

Eolo no solo había llamado a Snow y Eksa, la llamada que hizo era general a toda la tripulación pirata y sus aliados. Vincent, quien había contestado, se encontraba junto a Lach en un juego de dejar caer a la persona.

Galeo: ¿Sabes exactamente dónde está?

Eolo: Estoy volando por encima de la isla, por lo que no estoy completamente detrás de ella, pero . . .

Pol: ¿Pero qué pasa?

Eolo: . . . Su aura es sumamente aterradora.

Aunque algunos no lo notarán debido a su carencia del haki de observación, Eolo sentía de aquella chica una energía demasiado negativa, lo cual lo ponía realmente nervioso.

Eolo: Estoy cerca del muelle sur, será mejor que se dirijan hacia acá lo más rápido posible.

Desde sus lugares todos asienten, menos la única persona que no contestó. . . Hic . . .

Hic: Pues yo te recomiendo que le digas sus verdades.

Hic aún se encontraba en la taberna, aún más ebrio que antes, pero aparte de Daigo, había otra persona que los acompañaba. Dicha persona no era nada más ni nada menos que el mismo Praima, quien había llegado al bar tras una discusión con Julius.

Daigo: ¿Realmente lo crees correcto?

Hic: Hombre, si el tipo está haciendo algo malo y quiere hacerse el bueno pasando encima de otros; pues que le diga sus verdades frente a otros.

Daigo: Sí, lo sé, pero no creo que frente a un baile lleno de personas importantes sea la solución.

Hic: Tú confía en mí, Praima. Ese tipo debe pagar por lo que hizo.

Praima: Je, gracias Hic.

Hic: No hay de qué. Ahora, vayamos a encontrar el One Piece *hic*

Hic se levanta de su asiento, pero antes de que termine estampado contra el suelo debido a su caída es detenido por Daigo.

Daigo: Estás realmente ebrio.

Hic: Mentira, tú tienes congutivitis.

Praima: Vaya que lo está.

Daigo: Yo lo llevaré hasta su barco.

Praima: Daigo, Daigo. Siempre ayudando a otros sin importar qué o quiénes son; eres una persona increíble.

Daigo: Ahorrate tu parloteo, mi deber como marine es proteger a todos los que tengo la capacidad de proteger.

Praima: Nunca entenderé esa actitud altruista tuya por más años que llevemos conociéndonos.

Daigo: Deberías dejar de hablar y ayudarme aquí.

Prima: *risita* Está bien.

Ambos, tanto Daigo como Praima levantan a Hic de los hombros y lo llevan fuera del bar hasta dejarlo en su barco.

Mark G. Raymp: ¿Y Hic dónde está?

Mientras toda esa escena sucedía, tanto los Wrecker como los de la Creación ya se habían reunido cerca del muelle sur para interceptar a aquella chica que estaba por distribuir los frutos de dios.

Ringe: Realmente no sabemos.

Galeo: La última vez que lo vi se encontraba entrando en un bar.

Mikeal: Genial, ahora tenemos a un aliado borracho, lo que faltaba.

Todos se ponen a discutir debido a que Hic volvió a dejarlos a su suerte nuevamente.

Mark G. Raymp: ¡Cállense todos! Este no es momento para discutir. Justo frente nuestro se encuentra una persona que nos va a venir cagando la vida si sale de este muele, y lo que menos debemos hacer es perder el tiempo, así que ¡Vamos!

A pesar de discutir, todos concuerdan con lo que dijo Raymp y paran de hablar por un momento, dedicándose exclusivamente a atrapar aquella chica. Los piratas preparan sus armas y se esconden entre arbustos y cajas para que la chica no los noté.

Vie: *susurrando* Hey, cuánto tiempo estaremos aquí.

Pol: Shhh.

Vie: *susurrando* Pero yo solo preguntaba . . .

Lach: Shhhh.

Vie: Pero yo solo. . .

Todos: SHHH.

Vie: Pero . . .

Urisa: Vie, haz silencio. No vamos a estar mucho tiempo aquí, por lo que puedes calmarte.

Vie realmente se alivia por el comentario de Urisa, por lo que decide volverse paciente y esperar a que llegue la tipa. Y la verdad, su paciencia no dura mucho al saber que los pasos de una persona se lograban escuchar y que poco a poco iban acercándose.

Raymp se asoma por uno de los arbustos para observar, y, efectivamente; una chica con una capa negra cubriendo todo su cuerpo y lo que parece una caja de madera. Al parecer, una de las culpables de todo había llegado

Mark G. Raymp: ¡Ataquen!

Esa simple palabra basto para que todos los que se encontraban escondidos esperando que ella llegara salieran de sus lugares a atacarla. La chica se percata de manera muy obvia de la emboscada, por lo que solo se limita a esquivar los ataques de sus enemigos. El primero en acercársele es Mikeal, quien una sus enormes piernas para acortar la distancia entre él y la chica; pero esta lo esquiva con suma facilidad y aprovecha un punto ciego para derribarlo.

Vie intenta aprovechar aquel momento de debilidad para atacar por la espalda, pero la chica se percata de eso antes de que sucediera y le da una fuerte patada a la barbilla del demon blue que lo manda volando por los aires. El resto seguiría intentando, pero la chica poco a poco se acercaba al barco mientras esquivaba los ataques, y justo el momento en el que se encontraba en frente del barco aparece Eolo.

Eolo: A este barco no te subirás kleidariá ékrixi

Eolo usa sus enormes alas para poder generar una fuerte ráfaga de viento que bloquee el camino de aquella chica misteriosa para que así ya no pueda pasar. El plan funciona, pues al tratar de protegerse la chica detiene su caminata, y si da aunque sea solo un paso, aquel fuerte viento la llevaría. Aún así, los Wrecker y los de la Creación también se ven afectados, pero no a tanto nivel.

Eolo intensifica la fuerza de sus vientos, y llega al punto en el que la capucha que tapaba el rostro de la tipa se suelta y muestra su verdadera cara.

Pol: Miren su cara. . .

Vincent: . . . Es . . .

Eolo . . . ¿la de un payaso?

Sorpresa es para todos al ver que aquella persona con figura femenina posea la cara de un payaso, uno masculino a decir verdad.

Payaso: Kachichichichi.

Realmente todos se encuentran sombrados y asqueados mientras miran el rostro de la mujer. Pero sus expresiones cambian al observar como frente a ellos, el barco que se suponía iba a usar la chica para irse, estaba explotando frente a sus ojos.

Aquella onda expansiva hace que Eolo se ve disparado, y uno de los escombros del barco llega a gran velocidad hacia la chica payaso, el cual ocasiona que la chica desaparezca repentinamente.

Desde lejos, se logra ver cómo la chica original se encuentra observando la explosión desde lejos, con un barquito más pequeño que su barco original. Así mismo, tenía en su poder los frutos de dios mientras sujetaba un detonador.

La chica del traje: Vaya ingenuos que son, espero hayan muerto durante la explosión. Si no es así, yo misma vendré y los mataré.

En ese entonces la chica piensa en todo lo que ha hecho en Circus Island, específicamente, su encuentro con El Demoledor.

La chica del traje: Así que Hic Vitae, eh. . . Realmente se puso interesante por unos minutos. Pero bueno, no importa.

Aquella chica sigue su camino fuera de Circus Island.

Capitulo 111: Combate de titantes: Parte 1

Mientras el humo del barco de aquella chica se levantaba en aquella oscura noche en Circus Island, a varios kilómetros de ahí, un par de personas en un pequeño barco de madera se encontraban navegando. El bote se impulsaba por un pequeño mecanismo de molino, lo que les ayudaba a ir rápido.

Antoinne: Falta mucho, ¿verdad?

Alexondres: Para tu suerte, el capitán ha movido el barco hasta isla Gyojin, por lo que no debemos de tardar mucho.

Antoinne: ¿Isla Gyojin?, ¿por qué estaría ahí?

Alexondres: Son cuestiones de negocios, además. . .

En Alexondres emergería una sonrisa bastante sádica mientras a la mente se le vino la imagen de su capitán atacando y destruyendo a un grupo grande de jóvenes piratas, grandes promesas que se verían apaleadas al no saber lo que les esperaba.

Alexondres: . . . Hay sangre fresca en camino.

Antoinne queda bastante incomodo ante aquella sonrisa de Alexondres. Mientras veía a aquel corpulento hombre, no podía evitar ver que sus manos se encontraban cortadas sin poder hacer nada, incluso con el sangrado detenido. Antoinne de alguna forma se siente mal por lo que le paso a sus manos, y dicha lastima se convierte en enojo cuando una visión de Hic pasa por su mente, todo aquel momento que sucedió en su mente se vería interrumpido cuando una bala de cañón pasa justo a lado suyo.

Antoinne: ¿Qué mierda fue eso?

Alexondres: Tsk, tal parece que nos encontraron.

Cuando mira de frente, Antoinne observa una flota de buques de la marine, los cuales estaba disparando a discreción hacia Alexondres. Los disparos son detenidos cuando un hombre de gran altura levanta su mano.

Aquel hombre de una gran altura, piel algo bronceada, una larga barba así como lentes, sombrero de copa y un traje negro se encontraba caminando por la cubierta del buque junto a un den den mushi conectado a un enorme megáfono.

Marines: Abran paso.

Marines: Es él.

Marines: Es el almirante Kurohebi.

El almirante Kurohebi se alzaba en la punta del buque, aquel llamado como Kurohebi no era ni más ni menos que al almirante Gaoku que se encontraba en escena. Tras inhalar aire, por fin habla.

Gaoku: ¡Alexondres Nevsky, soy el almirante Gaoku. Con la recompensa de 1.005.000.000 de bellies; se le acusa por haber destruido un conjunto de islas, haber causado el asesinato de un rey y ser el primer oficial de la tripulación de los Piratas Deep Wound, capitaneada por Bartholome Morgan y de la cual se la cual se la acusa de haber causado miles de disturbios, amenazar a nobles mundiales y declararle la guerra al Gobierno Mundial en reiteradas ocasiones!

Alexondres: . . . .

Gaoku: ¡Cómo se declara ante todos estos crímenes!

Alexondrés: Yo me declaro. . .

Alexondres se quita los grilletes que tiene en sus brazos, para que luego sus manos pasen a ser de madera. Con ellos se acerca hasta la punta de su pequeña balsa y estira sus brazos, causando que una cantidad masiva de madera se mueva a gran velocidad hacia los buques, creando un enorme terreno de madera que los deja sin poder moverse.

Alexondres: . . . Culpable, su señoría.

  • [ Alexondres Nevsky, primer oficial de los Piratas Deep Wound, también llamado Desastre Arbolado. Posee la recompensa de 1.005.000.000Beli. Ha consumido la Fruta Hito Hito: Modelo Ent ]

Gaoku: Tsk.

Los buques de la marine quedan completamente varados en el terreno de madera que Alexondres ha generado. El pirata de un salto desde su embarcación para caer en la enorme estructura de madera, siguiendo los mismos pasos que antes, convierte sus manos en madera y comienza a crear un enorme mazo de madera. El desastre arbolado salta con el fin de poder destruir la embarcación de Gaoku, pero ante sus ojos un enorme brazo con escamas detiene su ataque.

Gaoku: No te dejare hacer eso.

El almirante Gaoku, usando los poderes de su fruta crecería en tamaño y detendría el golpe de Alexondres, así mismo, lo estampa contra el suelo mientras este se encontraba aún sujetando su arma.

Gaoku: Si no decides cooperar, me veré en la terrible decisión de encarcelarte.

Alexondres: Agh, ¿por qué hablas como héroe de historieta?

Alexondres se levantaba del piso mientras se sacudía su cabeza tratando de sacarse las astillas que habían quedado calvadas en ella. Tras eso, mira fijamente la cara de Gaoku, quien también lo vería. La diferencia de altura entre ambos era abrumadora, mientras que Alexondres media bastante por encima del promedio, Gaoku era prácitamente del tamaño de un enorme edificio.

Gaoku: ¿Y bien?, ¿dejarás atraparte voluntariamente?

Alexondres solo sonríe, y de un salto logra de manera sencilla cortar toda esa distancia que los separaba. Mientras llegaba hasta el rostro de Gaoku, Alexondres iba preparando su puño, creando una enorme cantidad de madera que lo cubriera e hiciera que el mismo creciera. Tras llegar hasta el rostro de Gaoku, Alexondres aumenta nuevamente el tamaño de su puño y esta vez le añade haki de armadura.

Alexondres: ¡Roshcha Udarit!

Todos los marines estaba atónitos, entre el enorme tamaño de Kurohebi y el enorme puño que ha creado Alexondres, la vista al sol era bastante poca. Gaoku logra cubrir una pequeña parte de su cara con haki de armadura para disminuir la potencia del golpe y salir lo más ileso posible.

Mientras tanto, Alexondres lograba atinar su golpe, causando que la zona superior del almirante retroceda.

Capitulo 112: Combate de titanes: Parte 2

Gaoku y Alexondres se encontraban intercambiando golpes de manera igualada, cada golpe generaba una presión y liberaba tal energía que ocasionaba fuertes vientos en los alrededores. Alexondres para igualarse ante el tamaño de Gaoku había usado los poderes de su fruta para crearse un enorme cuerpo de madera.

Todos los marines se encontraban viendo cómo desde la distancia su superior estaba teniendo un fuerte enfrentamiento contra Alexondres, el pirata no hacía nada más que mostrar una sonrisa bastante siniestra y sádica ante la pelea. En un momento Nevsky convierte una de sus manos en una maza con púas y golpea el rostro de Gaoku, lo que lo tumba durante unos segundos.

Alexondres: Eres fuerte, debo de admitirlo. Cualquiera que hubiera recibido un solo golpe mío ya hubiera caído muerto.

Gaoku: Si pues. . .

Gaoku convierte usa su cola para agarrar las piernas de Alexondres y tumbarlo al suelo para luego levantarlo y chocarlo nuevamente contra la enorme superficie de madera en la que se encontraban.

Gaoku: . . . Yo no soy cualquiera.

Alexondres: Jejeje.

Antoinne se mostraba asustado por la situación. Los nervios que transformaban en sudor que recorrían todo su cuerpo, temblando de miedo decide gritarle a su compañero.

Antoinne: ¡Alexondres acaba con esto y larguémonos de aquí!

Alexondres mira a Antoinne y luego de liberar una pequeña risita forma genera una enorme cantidad de madera desde su cuerpo que obstaculiza el paso de Gaoku que se dirigía hacia él. Tras eso sale de la enorme formación de madera y corre hacia el pequeño bote donde se encontraba Antoinne.

Alexondres: Lo lamento señor almirante, pero debo de irme.

Mientras Alexondres se escucha un enorme golpe desde atrás y le siguen un montón de pedazos de madera que caen hacia el suelo.

Alexondres: Ya me esperaba que eso no te detuviera.

Ante Alexondres aparece una enorme sombra que bloquea el paso del sol. Gaoku no se había quedado atrás y tampoco iba a dejar ir tan fácilmente a Alexondres, usando de nuevo su cola golpearía el suelo donde estaba Alexondres; este último esquivaría lo mejor posible el ataque.

Gaoku: Realmente no esperes que te deje ir tan fácilmente Desastre Arbolado.

Alexondres: Bueno, al menos lo intente.

Alexondres se voltea hacia Gaoku y tras tronarse los nudillos al igual que el cuello; de su cuerpo empiezan a salir varias ramas que empiezan a reemplazar varias de sus extremidades, al igual que su rostro el cual empieza a recubrirse de madera mientras su pelo se convierte en hojas de color verde.

Alexondres: Udar korolevskogo dereva.

El puño de Alexondres empieza a generar una enorme cantidad de madera lo que causa que este crezca en tamaño y lo dirige hacia Gaoku, quien usando sus dos brazos con haki de armadura detiene el golpe en seco y llega a retroceder un poco por el mismo.

Gaoku: Tsk.

Alexondres: Bueno, bueno. Muy pocas personas son capaces de bloquear mis golpes en mi forma hibrida de esa manera.

El pirata dobla sus piernas para agarrar impulso y dar un enorme salto que lo posicionaría frente a la cabeza de Gaoku.

Alexondres: Aunque, esas pocas personas terminaron muriendo poco después por mi mano.

Alexondres aprovecha que Gaoku pareciera tener la guardia baja, creando un montón de filas de madera que se cruzarían entre ellas alrededor del brazo de Alexondres, creciéndole púas y aumentando el tamaño del brazo.

Alexondres: Kolyucheye Kladbishche.

Pero el placer le dura poco a Desastre Arbolado cuando el almirante vuelve a tomarlo de la pierna con su cola, tirándolo lejos y acercándose rápidamente serpenteando. Cuando se encuentra por dar el golpe final, justo a unos instantes de acabar con Alexondres, un pequeño dolor en la cola detiene a Gaoku.

Gaoku: Agh, qué fue eso.

Gaoku se voltea para observar que, a lo lejos en la extremidad de su cola se encontraba Antoinne, quien usando los poderes de su fruta del diablo esparciría un virus en el cuerpo de Gaoku que le ocasionaría un fuerte ardor y picazón.

¿??: Aléjate del Almirante Kurhebi maldito.

Antoinne: ¿Ah?

Antoinne recibe un fuerte golpe en el mentón que lo levantaría unos metros en el aire y sería tocado levemente por el contrincante. Tras aquel toque, Antoinne recibe una sensación extraña y de pronto no es capaz de moverse, en ese estado de debilidad recibe una fuerte patada que lo manda lejos recibiendo más daño del esperado.

Antoinne: *tosiendo sangre* ¿Quién mierdas eres? ¿Qué carajos hiciste?

Jagger: Soy el vicealmirante Jagger, y fuiste victima de los poderes de mi Fruta Ita Ita.

  • [ Jagger, vicealmirante de la Marine, también llamado Sonido Gris. Ha consumido la Fruta Ita Ita ]

Antoinne: ¡!

De vuelta con el combate de titanes, Alexondres aprovecha la situación para levantarse y atrapar a Gaoku con la madera generada gracias a su fruta del diablo, y esperando otro golpe de la cola de Gaoku usa haki de observación para esquivar el golpe y darle una patada que terminaría tumbando al almirante.

Alexondres: ¡Ahora Antoinne!

Antoinne: ¿¡Qué yo qué!?

Jagger: No vas a escapar sabandija.

Antoinne trata de correr lo más rápido posible del lugar, pero es fácilmente alcanzado por Jagger debido a la enorme velocidad del vicealmirante. Este último trata de usar los poderes de su fruta en Antoinne, pero Antoinne logra agacharse en un intento de esquivarlo. . . lo cual sería inútil debido a que aún a pesar del movimiento, Jagger logra tocar la punta de la nariz de Antoinne, lo que activa la habilidad de la Fruta Ita Ita.

Antoinne: (Maldición)

Aquella lamina en la que se había convertido Antoinne quedaría postrada de manera horizontal, lo que le permitiría a Jagger liberar un puñetazo de manera vertical ocasionando un golpe critico en Antoinne que lo dejaría K.O.

Jagger: Vaya, aunque tengas una habilidad de temer, tus dotes  físicos son pobres comparados con los míos. Esto fue extremadamente fácil.

Alexondres: Oye. . .

Jagger: ¡!

Jagger se asombra al ver que Alexondres se encontraba justo a sus espaldas, no lo había notado aún con su haki de observación. Poco tiempo pasa desde el momento en el que Alexondres clava una estaca de madera en los órganos de Jagger; este hecho ocasiona que el vicealmirante bote sangre por su boca y caiga arrodillado al suelo.

El primer oficial de los piratas Deep Wound toma el cuerpo noqueado de Antoinne y suspira con cierto enojo.

Alexondres: No entiendo por qué el capitán quisiera estar con alguien tan debilucho como tú. De ser por mí, ya te habría lanzado al mar con un tiro en la cabeza.

Antoinne: *murmurando* . . . por eso no eres. . . el capitán. . .

Alexondres: Hey, escuche eso malagradecido.

Ambos piratas deciden abandonar la escena. Aunque esto no quedaría como si nada aún; lo que Alexondres obviaba es que se enfrentaba a un almirante de la marine, un miembro del más alto calibre y con una gran preparación y entrenamiento. Gaoku, usando los poderes de su fruta, crece enormemente en tamaño hasta que la madera que lo rodeaba no aguanto más y se rompió.

Gaoku: ¡ALEXONDREEEEEEEEES!

Alexondres:  Ups, creo que ya debemos irnos.

Gaoku avanza rápidamente hacia los piratas, pero Alexondres usaría su habilidad para avanzar rápidamente al crear varias estructuras altas en el camino que lo ayudarían a balancearse cual mono en la jungla.

En el camino Gaoku va destruyendo todas las estructuras que Alexondres forma, y poco a poco los va alcanzando. Alexondres se preocupa por esto y decide distraerlo de alguna forma, usando nuevamente los poderes de su fruta, Alexondres ocasionaría que una serie de picos empiecen a empujar los buques de la marine donde se encontraba los soldado de Gaoku.

Alexondres: ¡Decide almirante, o soy yo o se mueren en el mar tus queridos soldados!

A pesar de pensar dejar ir a sus soldados como parte de un bien mayor, Gaoku no puede darse el lujo de ocasionar bajas en los soldados de la marine. Por lo que se detiene en su persecución hacia Alexondres y decide ir a ayudar a sus subordinados, destruyendo con su cola los picos formados y tras voltearse, ver cómo Alexondres escapa rápidamente en el bote en el que llego.

Gaoku: Tsk, desgraciado.

Marines: Señor Gaoku, ¿se encuentra bien?

Gaoku: *respira hondo y suspira* Si. . . Eh, que alguno de ustedes llame al cuartel general y digan que estamos en camino; nuestra misión de atrapar a Alexondres Desastre Arbolado Nevsky fue un fracaso.

Marine: Si señor. . .

Jagger se termina levantando tras todo la conmoción, aunque le costaba mantenerse de pie, sujetaba su herida ensangrentada y tosía sangre.

Gaoku: Ah, y llamen al doctor de a bordo. El vicealmirante Jagger va a necesitar ayuda médica.

Capitulo 113: Desilusión

Mientras tanto, en Circus Island. . .

Tras aquella explosión en el puerto, todos en la isla empiezan a alarmarse. Los grupos de marines que se encontraban ahí empezaban a movilizarse para atrapar al causante de esto, entre los marines resalta uno con una apariencia femenina y un largo cabello amarrado.

Suiko: Muy bien chicos, se nos ha informado que un barco ha explotado en un puerto de la parte baja de la isla; las ordenes del contraalmirante Nobunaga son ir, investigar y atrapar los causantes de la explosión.

  • [ Suiko, comodoro de la Marine. ]

Marine: ¡Sí señora!

Suiko: ¡Rápido!

Los marines se movilizan rápidamente, mientras que el equipo de los piratas de la creación apenas se van levantando.

Raymp: ¿Se encuentran bien? ¿hay algún herido?

Vincent: Yo estoy bien.

Galeo: Yo igual.

Vie: Chicos. . .

Raymp: ¿Qué pasa Vie?

Vie: ¡Creo que no siento mis piernas!

Todos: ¡!

Vie empieza a zarandear de un lado a otro sus piernas.

Ringe: Vie. . .

Vie: ¿Si?

Ringe: *golpea a Vie en la cabeza* ¡Esas son mis piernas!

Vie: Oh. . . Entonces estamos todos bien.

Raymp: *suspira* Eso es un alivio.

Los piratas se levantan cuando empiezan a escuchar las sirenas alrededor de la isla que alertaban la infracción de las normas del lugar. Los piratas se verían seriamente preocupados por esto.

Pol: ¡Rápido, corran!

Todos salen corriendo del lugar por instinto, sin pensarlo dos veces ni pensar más en el barco que se quemaba frente a ellos. Salen corriendo despavoridos intentando escapar de cualquier acusación que se les dé.

Por otro lado, Daigo y Praima se encuentran llevando a Hic agarrándolo por los hombros. En ese momento Daigo escucha la sirena de la marine alertando de un crimen cometido, Daigo levanta la mirada para luego ver a Praima.

Praima: Ve, yo me encargo de llevarlo hasta su barco.

Daigo: Hmp.

Confiando en Praima, el comodoro decide dejar a Hic con el circense. El pirata poco a poco iría recuperando la sobriedad, logrando vislumbrar a Praima.

Hic: ¿Eh? ¿Praima? ¿Qué estás. . .? ¿Dónde estamos?

Praima: Te estoy llevando a tu barco, estás tan ebrio que no puedes ni mantenerte de pie tú solo.

Hic: Oh.

Praima: Oye Hic, en un par de días habrá una fiesta de gala en el Mega Suites Circus Hotel, y quisiera que asistieras.

Hic: ¿Eh? ¿Por qué me dices esto?

Prima: Bueno, es lo menos que puedo darte por haberme dado tan buenos consejos.

Hic: ¿Conse. . .? Sabes, estaba MUY ebrio en ese momento, no creo que debas de tomar en serio lo que diga en ese esta. . .

Praima: Hombre, no te preocupes. Igual sería bueno que aceptaras el gesto.

Hic: Hmmm, déjame pensarlo.

Praima: Está bien, pero por si acaso, es con pareja.

Hic: ¿¡Pareja!?

El demoledor recobra toda su conciencia al escuchar esa última parte, alarmándose realmente a pesar de ser una situación completamente normal.

Hic: Emm, si es así no creo poder. . .

Praima: Hey, no te preocupes. Puedo presentarte a mi hermana para que te acompañe.

Hic: Bueno, si es así estaría bien.

Praima: Genial, en ese caso nos vemos.

Praima deja a Hic frente al Van Gloria, despidiéndose de Hic y dándose media vuelta para ir hacia su camerino.

Hic: Vaya. . .

Hic trata de hacer un leve recuento de todo lo que sucedió en el bar, pero aquellos recuerdos se encuentran realmente borrosos para él, y por más que intente un dolor de cabeza es lo único que realmente se presenta en su cabeza.

Hic: . . . Me pregunto qué paso.

¿??: ¡Hic!

Hic se da vuelta tras escuchar la voz de Vie que le da un enorme abrazo levantándolo del suelo y tronándole la espalda.

Ringe: Auch, eso debe doler.

Hic: Vie. . . por favor. . . bájame.

Vie: Oh, es cierto.

Vie baja a Hic y todos los Wrecker lo acompañan bastante alegres de ver a su capitán, a la escena llegan los Piratas de la Creación, quienes no parecen tan alegres.

Pol: Tú, ¿dónde carajos estabas? Nosotros necesitábamos tu ayuda y simplemente no viniste, ¿te crees capaz de hacer lo que se te venga en gana sin tener consecuencias?

Ringe: Hey, hey, hey. Pol, cálmate.

Pol: ¿Que me calme? Por su irresponsabilidad casi morimos todos haya.

Ringe: Si, pero. . .

Raymp: Ringe para, Pol tiene un punto. Hic, fuiste alguien demasiado irresponsable al ignorarnos de esa manera.

Hic: Pero si no avisan de qué manera quieren que sepa.

Pol: ¿Qué no avisamos?

Snow: Hic.

Hic: ¿Qué pasa?

Galeo: Todos recibimos una llamada de nuestros Den Den Mushi para acudir a ayudar, tú fuiste el único que no respondió al llamado.

Hic: ¡!. . .

Pol: Ves, te lo dije. Él solo nos traería problemas.

Vincent: Pol, cálmate por favor.

Pol: ¿Calmarme? Casi mueres, lo más lógico es. . .

Raymp: Pol haz silencio.

Pol: Pero. . .

Raymp: En estos momentos no podemos darnos el lujo de confrontarnos entre nosotros.  Lo mejor será subir al Van Gloria y pensar en un nuevo plan; realmente no dudo que los marines nos terminen relacionando con la explosión, así que es importante acabar nuestra misión aquí en cuanto antes.

Todos: Sí señor.

Raymp: En cuanto a ti Hic. . . Realmente no sé qué hacer contigo, es la segunda vez que nos pasa esto, y estoy dudando seriamente de seguir con esta alianza.

Hic: Raymp, pero. . .

Rainge: Ya déjalo Hic, no tiene caso.

Hic baja la cabeza bastante desanimado, inhalando bastante aire para luego exhalarlo de una manera pesada. Todos se agrupan y suben al Van Gloria para realizar un nuevo plan.

Capitulo 114: