FANDOM


Arco de Silvertasse
NoPicAvailable
Información
Anterior Arco de la entrada a Grand Line
Posterior N/D
Creador El Principe
El arco de Silvertasse (シルバータッセ編, Shirubātasse Hen ?) es el segundo arco de la Saga de la isla Catalina y el quinto en la historia de los Piratas Alquimia.

Antecedentes

Tras entrar a Grand Line, los Piratas Alquimia se encontraron con un cachalote gigantesco con una jolly roger mal dibujada en su frente llamado Laboon, tras ello conocieron a Crocus, quien estaba a su cuidado y al cuidado de los Cabos Gemelos. De pronto, vieron cómo desde un barco, alguien intentaba llevarse al cachalote, pero Albertzinni fue a impedirlo sin éxito, ya que fue derrotado y secuestrado por esa banda de piratas, los Piratas Rosenkreuz, al mando del capitán Rosenkreuz Christian. Dicha banda abandonó entonces la entrada de Grand Line y se dirigían hacia Silvertasse perseguidos por el resto de los Piratas Alquimia al mando de Dante.


Capítulo 51: Silvertasse

El viaje de Nailen, el Enclavador, vol. 8: «Me suena ese nombre...»

Mientras estaba clavado en el aire, Mayers recordó el nombre de alguien que sonaba mucho a Nailen.


En medio de la tormenta, el barco de los Piratas Rosenkreuz se mecía con violencia debido al oleaje. La tripulación de Christian recogió las velas de la nave. Fasto salió a la cubierta para dirigir a dicha tripulación, mientras Christian seguía hablando conmigo.

— ¿Calmar los ánimos? —me extrañé.

— La música es capaz de calmar a las bestias, ya verás el por qué.

— ¿Por qué ha aparecido de pronto esta tormenta? —curioseé más calmado al mirar hacia atrás y fijarme en que el tiempo había cambiado de pronto.

— No sabes nada de este lugar, ¿no? —Me quedé con cara de extrañeza cuando le oí decir eso— Las tormentas de Grand Line son impredecibles, es lo más normal que vas a encontrar cuando te encuentres de camino a la siguiente isla, hasta que no llegues a la zona de influencia de tu lugar de destino, el tiempo puede ser bastante peligroso.

— Espero que mi tripulación esté bien.

— Si, mis hombres les tienen vigilados y aún nos siguen, se defienden bien para ser unos novatos.

— Nuestra navegante, Valentina, es muy profesional —le contesté muy seguro.

De repente, la tormenta desapareció y el mar se volvió a calmar, cosa que avisó Fasto al entrar de nuevo al camarote del capitán. Parecía que ya estábamos llegando a Silvertasse, ese lugar del que me hablaron antes. Sólo esperaba que mi tripulación nos siguiera y pudieran venir a por mí.

En el Sulphur Lion, Dante se quedó anonadado con la rapidez con la que desapareció la tormenta y ordenó a Hendrik que izase las velas de nuevo para seguir con la persecución, pero, cuando buscó el barco de los Piratas Rosenkreuz, éste había desaparecido.

— ¡¿Dónde están?! —Preguntó.

— Han debido perderse con la tormenta —explicó Valentina— aunque... creo que hemos llegado, mirad.

Dante y Hendrik miraron hacia la dirección que señalaba Valentina y podían divisar una isla rodeada por una gran muralla marrón, por encima de éstas se alzaban dos altas mesetas, cada una con un edificio extraño.

— ¿Es esa la isla? —Se extrañó Dante— parece una fortaleza —añadió mirando por un catalejo.

— Es por eso que a Silvertasse se le conoce como el Reino Inexpugnable, sus murallas han repelido todos los ataques que ha sufrido durante toda su historia. Tiene dos entradas, el puerto y las dos puertas de cada una de las murallas.

— ¡¿Cada una?! —se sorprendió Hendrik— ¿Es que tiene más de una muralla?

— Sí —contestó Valentina y añadió—. Posee un sistema de doble muralla, la primera defensa y principal se llama «Victoria» y su entrada se la conoce como las «Puertas del Mar», la segunda defensa tiene nombre «madre tierra», «Gea» y la entrada que la traspasa y permite entrar en el reino se la conoce como las «Puertas de la Tierra».

Por otra parte, el barco de los Piratas Rosenkreuz había llegado ya a un antiguo fondeario natural alejado del puerto del reino. Christian me desató y desembarqué con él y su tripulación. No podía creer lo que veía. Dos mesetas se alzaban, cada una con un palacio en su cima, uno de ellos de color rojizo y el otro blanco inmaculado. El palacio rojizo tenía la fachada principal en forma de cara, su entrada estaba dentro de lo que emulaba a la boca, ésta estaba flanqueada por dos torres torcidas por las puntas hacia el lado contrario la una de la otra, sus muros parecían torcidos por la parte superior y, en su centro una torre se alzaba con dos caras más a lo largo de su fachada y algunas almenas en lo que parecía su primer piso alzado sobre la cara principal. El palacio blanco tenía las fachadas redondeadas y estaba protegido por siete torres acabadas en cúpulas amarillas. En medio del edificio y alzándose sobre las siete torres había una cúpula dorada mayor a las demás.

Al llegar los Piratas Rosenkreuz, un hombre grueso con sombrero pirata y pelo con forma de rulos canosos, observaba por uno de los ventanales del palacio rojo:

— Ya están aquí... llegó la hora —dijo con una sonrisa maligna en la cara.

Capítulo 52: Momo

El viaje de Nailen, el Enclavador, vol. 9: «¡A tí también te ayudó!»

Mayers y Nailen se dieron cuenta de que su benefactor era el mismo, Albertzinni Magnus.


Anduvimos unos minutos y ya estábamos en el puerto, donde pudimos ver, curiosamente a muchos tipos de cerdos y trabajadores. Mientras caminábamos, Christian me explicó que Silvertasse era famosa por su carne porcina, que era reconocida por todo el mundo. Yendo hacia las puertas que separaban el puerto de la ciudad, me di cuenta de la presencia de muchos gyojin en la zona, entonces, Christian empezó a explicarme más o menos cómo funcionaba aquel lugar.

— Silvertasse es un lugar conocido por su diversidad, es de los pocos lugares del mundo donde no hay discriminación entre humanos y gyojins —explicó Christian.

— Y ¿por qué hay dos palacios? —curioseé.

— Porque este lugar posee dos gobernantes, cada uno de ellos gobierna seis meses al año, dentro de poco tocará cambiar de gobernante, por eso necesitamos tu ayuda. Las cosas se han intensificado en las últimas semanas.

— ¿Tan malo es el cambio de gobierno?

— En esta isla, sí. El cambio de gobierno implica una batalla campal entre ambos gobernantes, el rey Momo y la reina Gloria. Momo es el gobernante de aquel palacio —Señaló hacia el palacio rojizo—, el conocido como Palacio Colorao; mientras que Gloria es la gobernante de ese otro palacio, el Palacio Inmaculado. Verás, no hay problema cuando la reina Gloria pasa el testigo del gobierno de la isla a Momo, pero sí que se produce la batalla cuando es al contrario.

— ¿Y eso por qué?

— Porque Momo siempre intenta hacerse con el control total del gobierno por la fuerza. Su personalidad es todo lo contrario a la de Gloria. Sin embargo, a pesar de todo eso, es un reino que jamás ha sido conquistado por ninguna otra civilización, es por eso que se conoce como el «Reino Inexpugnable».

— Y nuestro objetivo es evitar esa batalla, ¿verdad?

— Exactamente —terminó Christian.

La ciudad tenía las calles estrechas y todas estaban rebosantes de gente, humanos y gyojins cooperaban en todo tipo de labores. La gente reía y en medio de una gran plaza, en un escenario, había un hombre haciendo trucos con unas máscaras. Estuve allí un rato junto a Christian y, de pronto, el de los trucos empezó a anunciar la llegada de un importante personaje, el rey Momo.

— ¡Bien, y con ustedes, nuestro gran rey, conocido por todos como «Rey Burlón», Momo! —anunció y la gente aplaudía y gritaba con frenesí.

Entonces, apareció un hombre bastante grueso que vestía un sombrero de marinero parecido al de un pirata y una corona hecha con un sombrero de bufón, llevaba una peluca que termina en tres rulos canosos. Su nariz era gorda, como sus labios y una amplia sonrisa en su rostro. Tenía un uniforme de marinero del s.XVII rojo y blanco junto a una chaqueta de pirata. Llevaba pantalones blancos abotonados y unas botas oscuras.

— ¡Buenos días a todos! —De pronto la gente comenzó a reírse a carcajadas, cosa que no llegué a entender— ¡Como todos sabéis en poco tiempo tendré que abandonar mi puesto para que gobierne esa «vieja reseca»! —Otra vez la gente comenzó a reír a carcajadas— ¡¡Es broma!! ¡¡No voy a dejar que me quite el puesto, como hace todos los años!! —El populacho, entonces comenzó a reír de nuevo y además a darle la razón— Este año tengo una estrategia que no podrá eludir...

En el Sulphur Lion, Valentina ordenó que se dirigieran hacia el fondeario donde habían ido los Piratas Rosenkreuz, y así lo hicieron.

— Ahora que caigo, ¿qué día es hoy, Hendrik? —preguntó Valentina al cocinero.

— Hoy es 28 de abril, ¿por qué lo preguntas?

— Me parece que vamos a tener un día muy movidito en esa isla...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.