FANDOM


Revolución

Capítulo 145: A la fuga

Una figura corre por la montaña, apoyándose en su compañero luminiscente para trepar acantilados y árboles para escapar de sus perseguidores, pero cuando escapa de un grupo, otro nuevo aparece para perseguirle y capturarlo.

Soldado: ¡Por allí va! ¡Disparen!

Kao: Infernal Shield.

Las balas son numerosas, pero ineficaces ante el espectro Kao que las detiene sin inmutarse.

Koa: Que pesados. ¿Cómo me encuentran siempre y tan rápido?

Lo que no se ha dado cuenta Koa, es que hay pequeños aparatos que lo graban en todo momento y que están repartidos por toda la isla, y hay alguien que supervisa todo lo que graban en una cantidad inmensa de pantallas y altavoces.

¿?: Shishishishi, corre, corre la liebre por la montaña, pero mis pequeños amiguitos siempre lo captan. Corre, corre la liebre por la montaña, hasta que desfallesca y caiga en mi trampa.

Otra figura mas imponente está junto a la primera, dando ordenes a las tropas por uno de los aparatos como los de la isla pero diferente.

¿?: Se dirige al sector N23/W45, desplegad las tropas A2 y B3 para interceptarlo.

La primera figura para de teclear en las pantallas para beber de un refresco, dar una mordida a su hamburguesa y coger algunas patatas. A la segunda persona le suena la barriga, y hace amago de coger una de las patatas, pero la primera le da una patada en el pecho y lo tira al suelo, aún siendo el agresor mucho más flaco y pequeño que el segundo.

¿?: ¡¿QUÉ TE CREES QUE HACES?! ¡¿INTENTAS MATAR A MIS AMIGUITOS?!

¿?: Solo era una patata...

¿?: ¡Ohhhh, solo una patata! ¡¿Y QUÉ PASA CON LA SAL?! ¡Acaso no sabes que la sal es dañina para los Den Den Mushi! Si quieres comer déjame a mi esta operación y lárgate a la cafetería o donde sea.

¿?: Pero son mis tropas. Soy el jefe de la guardia.

¿?: ¡Pero si solo repites por el Den Den Mushi lo que yo te voy diciendo! ¡Lárgate ya, que yo me encargo de hacer tu insignificante trabajo!

《Mushitaro: Jefe de comunicaciones y vigilancia》

¿?: ¡Grrrrr!

La segunda figura abre las puertas y antes de dar un portazo lanza al aire el Den Den Mushi que llevaba.

¿?: (Tú si que eres insignificante)

《Golden: Jefe de la guardia》

Mushitaro se lanza de la silla y atrapa el animal antes de que caiga al suelo con un cojín, salvándolo de romperse por la caída o herirse por la sal de sus dedos.

Mushitaro: ¡SERAS CONDENADO! No le voy a dejar ninguno más mientras viva.

Y mientras se levanta, se limpia las manos y coge al pequeñín y lo acaricia.

Mushitaro: Al menos uno de los niñitos de papa no ha sufrido daño. Ahora, vamos a ponernos de nuevo con el trabajo.

Pero de pronto las pantallas se iluminan a sus espaldas, lo que lo alarma y le hace volver rápidamente a su asiento para restaurar la imagen, pero se arreglan automáticamente en a penas unos segundos.

Mushitaro: Uffff, pense que podría perder al pro..., fu..., go...

Al mirar las imágenes restauradas comprueba que ya no hay señal de Koa por ningún lado.

Mushitaro: ¡¿QUÉ?! ¡¿CÓMO?! ¿Dónde está? ¿Dónde está? Pero si a mi y a mis amigos no se nos escapa nada...

Soldado: Jefe Golden. ¿Ahora que hacemos?

De forma nerviosa Mushitaro coge el Den Den Mushi y contesta.

Mushitaro: Esto..., Golden ha ido..., a comer. Ahora yo he perdi..., ¡digo, estoy al mando!

Soldado: Bien. ¿Y qué manda?

Mushitaro: Ehhhh, se dirige al sector N24/W45, movilizad las tropas A4 y C1.

Soldado: ¿C1? ¿Las de exploración? ¿No lo tienes en las pantallas?

A Mushitaro le recorre sudor frío en la frente al darse cuenta que se esta desvelando, pero rápidamente salva la situación.

Mushitaro: ¿Dije C1? Ay, quería decir B1, que cabeza la mía.

Soldado: Entendido.

Y en cuanto cuelga, Mushitaro vuelve a las pantallas, intentando buscar al espadachín.

Mushitaro: (Les vi llegar en un trozo de hielo, les vi por las calles preguntando a la gente, los vi planeando el asalto en la taberna. ¿Cómo es que lo he perdido ahora? Ya van cuatro está semana.)

Capítulo 146: Reunión y pésame

En el castillo, Mushitaro está en su sala de vigilancia, nervioso, mientras piensa en que puede hacer ante la huida y misteriosa desaparición del prófugo Koa.

Mushitaro: Ya he hecho un barrido general de la isla y sin resultado, las babosas rastreadoras tampoco detectan nada en el mar, es prácticamente como si se hubiera teletransportado, esfumado, desintegrado. Pero las posibilidades de que siga vivo son superiores al 90%. Si le digo esto a Fortress me mandará muerte por decapitación como me dijo que ocurriría tras que se me escaparan aquellos tres. Y darle largas tampoco funcionará. Aunque siempre puedo optar por...

De pronto la puerta se abre, entrando por ella Golden y Fortress. El rey está gritando a su inferior en un ataque de cólera, mientras el otro se muestra impasible y algo molesto por ello.

Golden: Pregúntele para que vea...

Fortress: A ver, Mushitaro, este mentecato dice que la ejecución del pirata este, el segundo de Barbablanca, no es hoy, sino mañana. Y que por eso sus hombres no han desplazado a los presos al patíbulo.

Mushitaro se alivia al ver que aparentemente el rey no sabe nada de la situación actual, por lo cual responde la pregunta con el tono más natural que puede, aun con los nervios que tiene.

Mushitaro: No Sir, la ejecución es mañana. Además, los soldados están persiguiendo a...

Entonces para en seco de hablar, ya que se da cuenta que no debería haber dicho eso.

Fortress: Es verdad. ¿Ya lo han apresado?

Golden: Hasta que me fui yo estaba a la fuga, pero Mushitaro dijo que se encargaba del resto.

Fortress: ¿En serio? Veo que mi jefe de vigilancia intenta subsanar su error pasado, mostrando seguridad e iniciativa. Claro que, jugándose el cuello yo también estaría igual.

Esto hace que un sudor frío recorra la espalda del vigilante, temiéndose lo peor. Y no viendo otra salida que la que ha pensado antes.

Fortress: ¿Y bien?

Mushitaro: ¿Eh? ¡Ah sí! Justo iba a comunicar a los soldados que pararán la persecución.

Golden: ¿Y eso por qué?

Mushitaro: Pues resulta que el perseguido ha caído en una mina y ha saltado por los aires, cayendo muerto al instante.

Fortress: ¿¡CÓMO!? ¡TE DIJE QUE LO QUERÍA VIVO!

Mushitaro: Pero..., pero...

Fortress: ¡Ni peros ni peras, reza lo que puedas y prepárate para la guillotina!

Mushitaro: Pero las minas no son de mi puesto, son del de Golden.

Golden: ¿Eh?

El giro de la situación pilla por sorpresa al jefe de la guardia, que ve a su vez como su jefe le empieza a mirar con furia.

Golden: No. espere, no es posible, yo desactive todas las minas hace meses.

Fortress: Pues parece que se te olvido una...

Y justo cuando su jefe coge un poco de azúcar y se la traga, alarmando a sus inferiores, Mushitaro habla para intentar relajar el ambiente, sintiéndose culpable de la inminente muerte de su camarada.

Mushitaro: Cálmese jefe, un error lo tiene cualquiera. Además, como mandado de la Marina que soy me aseguraré que reciba la recompensa de este y de su capitán íntegra, aun estando muertos. Y si le preocupa que no esté en la ejecución, piense que ya tiene otros 3.

Fortress mira primero enfadado a Mushitaro, pero poco a poco va relajándose, y sale de la habitación con aun un pequeño mosqueo.

Fortress: Porque siempre has sido fiel, porque si no te hubiera dado muerte aquí mismo y ahora.

Tras irse, Golden suspira, para luego mirar con rabia a Mushitaro.

Golden: No esperes que te de las gracias, se que tu has tenido que ver con la explosión de esa mina, o esa supuesta explosión. Ya me la cobraré.

Y entonces sale también de la sala, dejando a Mushitaro tragando saliva de terror ante la posible vendetta de su camarada, y diciendo unas últimas palabras por Den Den Mushi.

Mushitaro: Detengan la persecución, el enemigo ha sido aniquilado.

En el mar, dos mariposas vuelan juntas, adentrándose cada vez más en el inmenso azul. En el horizonte se vislumbran dos navíos. Las mariposas se detienen en el más pequeño de estos, ante la mirada de cuatro personas que, tras unos segundos de que los lepidópteros aterricen, observan como estás empiezan a brillar y crecer hasta volverse de sus estaturas, revelando a un joven con espada y una pequeña de pelo negro y grandes ojos.

Niya: ¡Te hechaba de menos, hermano!

Koa: ¡Hermanita! Lo siento..., siento mucho no haber podido protegerte...

El muchacho derrama lágrimas de alegría y culpa, mientras que los de alrededor sonríen y su propia hermana se sonroja.

Niya: Ya, ya, no es para tanto, estamos bien.

Koa: Snif. ¿Estamos?

Ora: Ya veo cuanto te acuerdas de mi.

El espadachín se recompone, mientras muestra un rostro de vergüenza por haberse olvidado de su otra compañera.

Koa: Perdón Ora, pero tú sabes lo que se sufre por los hermanos y hermanas.

Ora: Ya lo se, tonto. Pero estamos bien.

Ora sonríe al decir esto pero tras acabar la frase le sale una pequeña lágrima del ojo, pero se gira y quita antes de que nadie pueda verla.

¿?: Bueno, bienvenido a mi barco.

Koa se da la vuelta, para luego retroceder unos pasos al ver quien es el que le habla.

Koa: Aron.

Aron: El mismo. Es bueno verte bien, pero, el resto de tus camaradas no pueden decir lo mismo.

Koa: ¿Sabes que le ha pasado a los otros?

¿?: A nuestra fortuna y pesar si.

Una chica da unos pasos para apoyarse con el codo en el hombro de Koa.

¿?: Encantada, soy Paula, la segunda al mando y única camarada de Aron y del grupo Free Galaxy.

Koa: ¿Encantado?

Paula: Sabemos que tus amigos están en las mazmorras, junto al pirata Onigo.

Koa: ¡¡!! ¡ESTÁN CON ESE CONDENADO! ¡Juro que lo mato por lo que ha hecho!

Koa desvaina su espada para hacer exhibición de lo que quiere hacer, pero su hermana le dice unas palabras que le descolocan.

Niya: Pero fue él,en cierta forma, el que nos salvó.

Koa: ¿Eh?

Niya: Verás, Fortress me buscaba como venganza por haberlo convertido en rana, y ofrecía una gran recompensa por mi. Nos capturó a Ora y a mi porque no sabia cuál de las dos éramos.

Aron: A mi me atrapo porque le conozco y podía interferir, y además me uso de señuelo.

Koa: Sí, hasta ahí ya había caído. ¿Pero como exactamente con todo esto os salvo?

Niya: Resulta que Onigo nunca pensó en entregarnos realmente, solo iba a reclamar la recompensa para luego huir y liberarnos. Pero algo salió mal.

Aron: Resulta que a mi no me puso esposas de kairoseki, lo cual iba a servir para que yo creara una distracción y escapásemos. Pero Fortress tenía un as bajo la manga. No se como uso mi hollín como si fuera él un usario logia como yo, y consiguió atrapar a Onigo que protegió a su verdadero objetivo.

Koa: ¿Verdadero objetivo?

Niya: En realidad iba a por mi. Quería acabar conmigo.

Koa entiende la situación y envaina la espada, para luego decir unas palabras.

Koa: Y si estáis aquí es porque queréis liberarle, ¿no?

Niya: En parte si, también esperábamos a que llegarais.

Koa: Bueno, pues contad conmigo. Pero no porque ese cretino te halla salvado iré yo a darle las gracias, porque él fue el culpable de todo esto.

De pronto, la única persona que no había hablado se exalta, ante el insulto a Onigo.

¿?: ¡Pues de no ser por él tu hermana lo mismo estaría muerta!

Y tras esto se marcha dentro del barco. El ser era un chico joven con alas a la espalda, el mismo de aquella vez en el Reino de Achús que acompañaba a Onigo.

Koa: ¿Y a ese que le pasa?

Niya: Es compañero de Onigo, y está afectado por la situación. Por lo visto nunca se han separado.

Koa: Tal vez no debí ser tan duro...

Tras unos momentos de silencio, alguien habla.

Aron: Bueno, ya saben, está noche ultimaremos los detalles del plan de mañana, sean puntuales.

Y se gira para ir a dentro, pero recuerda algo y se gira.

Aron: Y mi pésame a los tres.

Paula: Si, el mío también.

Y mientras se marchan, Koa se gira hacia sus camaradas, las cuales han empezado a temblar mientras intentan contener las lágrimas.

Koa: Chicas,... ¿Qué querían decir con el pésame?

Ninguna contesta, solo intentan no venirse abajo. Pero Koa no está dispuesto a parar hasta que tenga una respuesta.

Koa: ¿Qué ha pasado? Decidme que he oído mal... Niya, ¿qué ha ocurrido?

Niya no puede más, empieza a llorar a moco tendido mientras balbucea algo casi incomprendible.

Niya: Buaaaaa, el, el buaaaaaa, el cap, cap ha...

A Koa le recorre un sudor frío, quiere pensar que lo que entiende no es real.

Koa: ¿Al cap qué? ¿Qué le ha pasado?

Ora le pone la palma de la mano en el hombro, mientras intenta no ponerse a llorar.

Ora: Mientras Niya hacia la ronda de reconocimiento y búsqueda tras enterarnos que estabais en la isla, os encontró en el palacio, encontrándote a ti primero. Pero no fue al único al que encontró. Oyó un disparo, y vio un cuerpo caer de lo más alto del castillo, acabando en un charco de sangre.

Koa sabe como acaba la historia, no quiere creerlo, pero lo sabe y no puede hacer nada.

Koa: No es posible, él nunca caería, él nunca nos dejaría de está forma. Me niego a creerlo.

Ora: Lo siento Koa, pero es lo que paso, el cap, el cap...

Ora deja escapar unas lágrimas antes de acabar la frase.

Ora: ¡EL CAP HA MUERTO!

Entonces empieza a llorar sin reparo, junto a su compañera, mientras Koa también empezaba a llorar ante la impotencia de haber perdido a su amigo.

Capítulo 147: Una reunión estratégica

Ya es noche cerrada. La suave brisa del mar agita los barcos anclados al lecho marino, mientras la luz de la luna se cuela por una ventana, alumbrando una mesa con el mapa de la isla más cercana. En esa misma sala, 5 personas están reunidas, esperando a un 6 que aun no ha llegado.

Koa: Se retrasa. Y eso que fue él en resaltar la puntualidad.

Paula: Tranquilos, está al llegar.

Justo en ese momento se abre la puerta, entrando Aron con una bolsa en la mano.

Aron: Lamento la tardanza, me olvide de recoger unas cosas.

Koa: Ya era hora.

Niya le da un codazo a su hermano, como gesto de que se calle y sea cortes.

Aron: Bueno, lo primero. Para ti Koa, que no lo sabes, te explicaré en que consiste nuestro grupo.

Koa: (¿Y eso a mi que más me da?)

Aron: El grupo Free Galaxy se dedica a la liberación y castigo de aquellas organizaciones que se dedican a robar, destrozar o esclavizar cualquier población.

Paula: Nos dividimos en 4 divisiones. Nosotros pertenecemos a la División Satélite, la más pequeña de todas. Nuestros superiores son las divisiones Planeta, Estrella y Constelación.

Aron: Estábamos operando en Party Shaphin Island debido a que podíamos interceptar a las peores bandas piratas en un lugar inesperado para ellos. Y cuando no quedaba ninguna banda pirata demasiado, "corrupta", operábamos en otros lugares.

Koa: Pues que buen trabajo hicisteis en Alabasta. Ah no, espera, fue la banda del sombrero de paja la que soluciono ese caso. Una banda pirata, como las que vosotros elimináis.

Aron: Yo no he dicho que eliminemos todas las bandas piratas, solo las corruptas. Y segundo, estábamos trabajando en ese caso, pero la banda de Crocodile no se había reunido recientemente y desconocíamos el poder de su banda, así que no actuamos por seguridad.

Koa: Bueno vale, ahora ya se todo esto. Y supongo que como componentes de ese grupo acabar con el gobierno corrupto de Fortress es vuestro deber, y eso nos convierte en aliados. Pero cuál es el plan.

Aron: Bien, lo primero es esto.

Y de la bolsa que trajo saca varios Den Den Mushi de diferente clase.

Ora: ¿Y esto?

Aron: Nuestro mayor problema. En esa isla está el mejor vigilante que tiene la Marina, aunque teóricamente ahora pertenece a las filas de este reino gracias a una cuantiosa cantidad de dinero aportada por el rey. Mushitaro, el rey del Den Den Mushi.

Paula: Conseguí su ficha en los archivos de la base en la que me infiltré hace un mes. Sus características físicas son muy bajas, con un poder medio de 6, un soldado raso suele tener una fuerza media de diez. Pero su inteligencia y recursos son portentosos, según dice la parte de observaciones.

Koa: ¿Y que tienen que ver los Den Den Mushi con esto?

Aron: No sabemos como, pero es capaz de dominar estos como si fueran parte de si mismo, y por ende, de tener vigilada toda la isla, o casi. Gracias a las labores de investigación que ha realizado tu hermana, hemos localizados varios puntos de difícil acceso para los Den Den Mushi que nos permitirán acceder a la isla sin ser visto. Gran trabajo.

Niya: No ha sido nada.

Paula: Esos puntos son las alcantarillas.

Aron: Iremos hasta allí aprovechando la habilidad de Niya. Luego, tomaremos posiciones alrededor de la plaza. Ora y Koa irán por el frente, Cupiju os cubrirá desde las azoteas.

Koa: ¿Cupiju?

Cupiju: Yo. Soy francotirador.

Cupiju no resulta ser otro que ese ser alado de piel bronceada, el compañero de Onigo.

Aron: Niya se encargará de adentrarse en el castillo para atacar a Mushitaro.

Niya: Entendido.

Koa: Alto, alto, alto. Mi hermanita no va a adentrarse sola en el nido del enemigo.

Aron: Tranquilo, estará prácticamente vacío. Fortress tendrá el patíbulo de la plaza lleno de seguridad.

Koa: Pero aun así...

Niya: Tranquilo, yo puedo.

Niya corta a su hermano mientras le responde con una sonrisa, lo cual calma a Koa y le deposita seguridad en ella.

Koa: Está bien.

Aron: Por último, yo me encargaré de crear una distracción y de liberar a todos mientras me cubrís. Tras que Niya halla acabado con el sistema de seguridad de Mushitaro, huiremos sin que tengan posibilidad de seguirnos. Pero antes de que yo me retiré, acabaré con el rey, para siempre.

Los tres miembros de los Piratas Fulgor asienten, pero Cupiju no está convencido con algo.

Cupiju: ¿Y la señorita que hará?

Paula: Yo traeré nuestro barco para poder huir. Niya puede regresar segura en cualquier momento con su habilidad, pero el resto necesitamos un punto de huida en caso de dificultad.

Cupiju: Entiendo.

Aron: Bueno, todos tenemos claro el plan. Saldremos mañana al amanecer, id preparados con todo lo que necesitéis.

Todos: Entendido.

Capítulo 148: Pasado en el laboratorio

La luz de la luna llena se cuela entre los barrotes del calabozo del castillo. En este, en una de las celdas, una figura cuelga por los brazos con la mirada perdida en el brillante fulgor del satélite. De pronto, las puertas se abren y entran dos personas con otras dos, a las que cuelgan tal como el prisionero que ya se hallaba ahí. Por la puerta, también entra un hombre, con unas pastillas que obliga a tragar a los dos seres que se hallan inconscientes.

Shao: Bueno, con eso mi labor se acaba.

《Médico de palacio, Shao el matasanos》

Shao: Bueno, nos vamos.

Entonces las tres figuras se marchan. Aun con todo lo que ha pasado, el prisionero que ya se hallaba en ese lugar no a apartado la mirada de la luna. Tras un rato, una de las figuras da un ligero movimiento. Esa persona es un dolorido Nekofukuro.

Nekofukuro: ¿Dónde..., dónde estoy?

Nada más abrir los ojos y llegarle la luz, nota un ligero dolor que le hace cerrar los ojos de nuevo.

Nekofukuro: Tsk.

¿?: ¿Estás bien?

La persona que aun se encuentra inmóvil parece haberse preocupado por su nuevo compañero de celda.

Nekofukuro: Sí, deben ser secuelas de mi pelea. ¿Pero donde estamos?

¿?: Estamos en las mazmorras del castillo de está isla. Y mañana nos ejecutarán públicamente.

Nekofukuro abre los ojos debido a la impactante noticia, lo que le hace sentir el mismo leve dolor de antes y cerrar los ojos de nuevo.

Nekofukuro: Tsk. ¿No había otra forma de decirlo?

¿?: Sí, pero cuando no hay esperanza es mejor ir con la verdad por delante.

Nekofukuro: Pues yo no voy a morir aquí, mis compañeros me salvarán.

¿?: ¿En serio quieres que tus compañeros se involucren? El rey de este lugar es tan poderoso como shichibukai o un supernova. Acabará con cualquiera. Es mejor que seamos solo nosotros 3.

Nekofukuro: ¿3?

¿?: Sí..., tres...

La tercera figura se empieza a despertar, viendo a su compañero y una figura que se muestra aun borrosa debido al tiempo que lleva con los ojos cerrados.

Nekofukuro: ¿Quién eres?

¿?: Parece mentira que no me reconozcas, arquero cegato.

Nekofukuro: Ah, eres tu, Bane. ¿También te atraparon?

Bane: Sí, estos tíos son durillos.

¿?: Durillos es poco, los oficiales de este lugar son la élite de sus campos.

Nekofukuro: Da igual, nuestros dos compañeros son lo suficientemente fuertes y astutos como para vencerlos. Solo nos cogieron desprevenidos.

¿?: Yo también pensé que esto era una broma, intenté timar a este ruin rey, y una buena sorpresa me llevé. Ahora, solo espero que mi compañero no venga a por mí.

Nekofukuro: Si es un buen compañero ten por seguro que vendrá, y lo dará todo para salvarte.

La persona por fin aparta la vista del cielo nocturno para mirar de nuevo a la celda, mientras da un suspiro.

¿?: Eso ya los se, pero no me lo merezco. Al fin y al cabo también soy culpable de vuestra captura.

Nekofukuro: ¿Eh?

Bane: ¡¿ONIGO?!

Ahora que por fin se ha adaptado a la luz, el titiritero ha podido reconocer a la figura misteriosa.

Onigo: Sí, soy yo.

Bane: Juro que me suelto de estas esposas y te las hago tragar en seco.

Nekofukuro: Exacto, te llevaste a las chicas.

Onigo: Sí. Pero ellas están a salvó. Pero intuyó que la búsqueda de ellas ha hecho que os atrapen a vosotros.

Nekofukuro: ¿Están bien?

Onigo: Aron se las llevó, y ese chaval es muy capaz. Seguro que se las llevado a Shaphin Party Island de vuelta para luego ir a buscaros.

Bane: ¿Aron? ¿Puedes explicarnos que sucede aquí?

Onigo: Supongo que es muy confuso, veréis...

Entonces les explica como su plan, como se torció y como acabó en ese lugar.

Bane: Vale, ahora entiendo. Pero ,aun así, eso no te excusa. Nos pusiste en peligro mortal varias veces.

Onigo: Es cierto, y ahora lo siento.

Nekofukuro: Ahora que lo pienso, el compañero del que hablas es ese ser con alas. ¿No?

Onigo: Por favor, no lo llames "ser". Es..., un querubín.

Bane: ¿Qué? Eso no existe.

Onigo: Realmente no. Pero veréis. Todo comenzó en...

Bane: Espera. ¿Qué haces?

Onigo: Vamos a estar aquí un rato. ¿No queréis oír una historia?

Bane y Nekofukuro: No.

Onigo: Venga.

Bane y Nekofukuro: ¿Piensas hacerlo de todas formas?

Onigo: Sí. Veréis, yo no fui siempre un pirata. Por raro que parezca, yo fui un gran científico de la Marina.

Bane y Nekofukuro: ¡¿UN MARINE?!

Onigo: Así es...


Hace un año aproximadamente, Onigo perteneció a la élite científica de la Marina. Estaba empezando en el proyecto P.Z.M., un proyecto de Vegapunk que se traduce como Proyecto Zoan Mecánico. Un proyecto en el cual buscaban crear armas vivientes a gran escala gracias a las frutas zoan. Y justo van a empezar con el proyecto de crear una pistola con una zoan de garza.

Onigo: Bien, ya hemos realizado el proceso de fusión fruta-arma, ahora a ver el resultado.

Están frente a una pequeña cámara, donde se encuentra el producto de su trabajo. Pero lo que ven no tiene forma de garza, ni de ave, sino de... ¿humano?

Onigo: Que diablos, no era una zoan de garza, sino la Hito Hito no mi. Bueno, analicemos al sujeto, el resultado puede ser más que satisfactorio.

Ha pasado un día, y Onigo va a ver los progresos del proyecto.

Onigo: Día 1. A ver, ¿puedes hacer algo?

El pequeño ser se asusta ante la pregunta de Onigo, y se transforma en pistola para quedarse inmóvil.

Onigo: Bien, el sujeto puede alternar entre su forma humana y de arma abiertamente, pero no hay señal de que pase a híbrido. Ahora, tienes que comer.

El pequeño ser no se mueve.

Onigo: Uff, bueno, es un instinto básico, ya sentirá hambre.

Pasan dos días.

Onigo: Día 3, el sujeto por fin se nutre, pero no hay mejoras en sus habilidades.

Onigo se queda viendo al ser mientras come, y este lo nota. Mira su comida y a Onigo, la comida y Onigo. Hasta que coge el plato y se lo ofrece.

Onigo: ¿Eh? Oh, no gracias, no puedo comer mientras trabajo.

¿?: ¿Tra-ba-jo?

Onigo se sorprende al ver al ser hablar.

Onigo: Esto es genial, el sujeto trata de comunicarse mucho antes de lo previsto.

Entonces se va, dejando al se en su recinto.

Pasan varias semanas, y el ser ha conseguido varios progresos, ya dice palabras sueltas para intentar comunicarse, y hoy van a ver si tiene aptitudes para el combate.

Onigo: Bien, primero intenta disparar a la diana.

¿?: ¿?

Onigo: Dis-pa-rar, cír-cu-lo, co-lo-res.

¿?: ¿?

El ser se transforma en pistola, pensando que es lo que le pide.

Onigo: Esto no. Bueno, al menos podré ver como funcionas en modo manual.

Entonces le carga varias balas y dispara, pero sin éxito.

Onigo: ¿Eh, qué pasa?

Al mirar el cargador, comprueba que no tiene balas.

Onigo: Curioso, parece que el sujeto puede cargar las balas y descargarlas a voluntad, sin dejar a su portador disparar si no quiere. Bueno, suficiente por hoy.

Ahora Onigo acompaña al ser a su "habitación". Pero nada más llegar el ser le dice algo.

¿?: Buenas, buenas noches,... ¿?

Entonces le señala, como queriendo algo.

Onigo: ¿Eh?

¿?: Yo..., sujeto. ¿Tú?

Onigo: ¿Yo? Eh, Onigo.

El ser le sonríe.

Sujeto: Buenas noches, ehonigo.

Onigo sonríe.

Onigo: Buenas noches.

Pasa un mes, y a Onigo le dan una mala noticia.

Onigo: ¿Cómo que lo van a desmantelar?

Científico: Vegapunk ha dado orden de que si el sujeto no consigue disparar, es inservible y por tanto será usado en otra arma. ¿Entendido?

Onigo: Entendido.

Científico: Mañana estaré en la prueba. Suerte, su reputación depende de ello.

Onigo está enfurecido. ¿Porque quieren desmantelar a el sujeto? Intenta decirse que no, que es por lo que le pueda pasar como científico.

Onigo: Tsk, si esto sale mal, seguro que ese Vegapunk me desechará de la unidad principal de sus compañeros. Supongo que todo depende de él.

Es el día, y como siempre Onigo acompaña a el sujeto a la zona de prácticas, pero está vez tiene que decirle algo antes de la práctica.

Onigo: No se si me entiendes, pero tienes que hacer esto bien, si no, ya no volveré a participar en esto, y, además, te matarán.

Sujeto: Ehonigo, entender.

Onigo: ¿En serio?

Sujeto: Entender, tenderen, derenter.

Onigo suspira, ya que sabe que no entiende, y que el futuro está más que claro. Empieza la prueba, pero el sujeto no hace nada, salvó hacer desaparecer las balas.

Científico: Bueno, se acabó. Recoge tu también tus cosas, seras escoltado a la base del G-4.

Onigo se interpone en el paso del científico que se disponía a irse.

Onigo: Por favor, un intento más.

Científico: Lo siento. Ahora aparta.

Entonces le da un ligero empujón, y segundos después, una bala con forma de corazón impacta en el científico.

Sujeto: No daño a Ehonigo.

Onigo: ¿Pero qué?

El sujeto ahora esta en su forma humana, bueno, un humano con alas y aureola.

Pasan varios días, se ha aislado al sujeto por miedo a perder su gran poder. Onigo ha tratado de razonar con Vegapunk, pero quiere la habilidad de ese ser para otro proyecto, con todo lo que ello significa, y ha mandado despedir a Onigo si no cumple las ordenes. Ahora, está en su habitación, arrancando hojas de su último proyecto.

Onigo: Tanto esfuerzo, tantas semanas de trabajo duro, y quieren acabar con él.

Entonces le vuelve a la mente el momento en que el sujeto le protegió.

Onigo: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué me preocupa tanto ese ser?

Entonces toma una decisión.

Esa misma noche alguien ha irrumpido en la base y ha secuestrado al proyecto ZG, actualmente renombrado como ZHC. Y se han escapado en un barco sin ser detectados. Saliendo a alta mar.

Sujeto: ¿Ehonigo? Lejos casa.

Onigo: Eso no es casa Cupiju.

Sujeto: ¿Cupiju?

Onigo: Yo, Onigo. Tú, Cupiju. Nosotros, camaradas.

CUpiju: ¿Camaradas?


Onigo: A partir de ahí, fue aprendiendo muchas cosas, y hoy es tan humano como cualquiera.

Nekofukuro y Bane están conmovidos y expectantes, respectivamente.

Nekofukuro: Eres una gran persona (Snif)

Bane: Vaya, una zoan de esa clase.

Onigo: Bueno, gracias por escucharme. Ha sido agradable pasar un último buen rato.

Bane: De eso nada.

Onigo: ¿Eh?

Nekofukuro: Exacto. No vas a morir.

Onigo: Ya os lo he dicho, lo merezco.

Nekofukuro: Puede, pero no lo vamos a permitir.

Bane: Exacto, cuando Alcetiles y Koa nos salven, te llevaremos con nosotros. Ya lo dijo Alcetiles, eres una gran persona realmente.

Onigo se sorprende ante estás últimas palabras, soltando un par de lágrimas.

Capítulo 149: Una entrada inesperada

Ha llegado el momento. Todo está listo en la plaza que hay entre la ciudad y el palacio. Un patíbulo se alza imponente, rodeado de pantallas conectadas y en transmisión en vivo del cuartel general de la Marina, Marineford. Hay mucha gente, pero otra se ha quedado en el pueblo, ya que no tienen interés en la ejecución, pero, aún así, el pueblo está también lleno de pantallas, unas con imágenes del patíbulo y otras con Marineford. El único que está en el lugar por el momento es Katarino, encargado de ultimar los últimos detalles.

En una alcantarilla, varias mariposas se destransforman mientras una vuela lejos de estas.

Koa: Ten cuidado, hermanita.

La mariposa hace un tirabuzón, diciendo que si. El resto avanzan, buscando una alcantarilla que da a un callejón cerca de la plaza. Cuando llegan, Aron les recuerda el plan.

Aron: Tomad posiciones mientras yo consigo liberlos y luego huimos antes de que sepan que ha pasado.

Todos asienten, saben perfectamente todo lo que está en juego.

Salen con cuidado de no hacer ruido ni llamar la atención. Van vestidos con capas oscuras, haciendo difícil que los reconozcan si algún Den Den Mushi los capta. Ora y Koa se mezclan con la multitud, y Cupiju se sube al edificio más alto, intentando obtener ventaja del terreno.

Por palacio todos los guardias empiezan a desfilar, escoltando en su centro de formación a los tres piratas, y vigilándoles a su vez, Golden, Rob y Flint. Detrás, Sir Fortres, protegido por Daisy y Enrique.

Enrique: Bueno sir. ¿Ansioso por ver rodar cabezas?

Fortres: Sí. Aunque quiero ver que hará el viejo Shirohige.

Daisy: ¿Por qué lo dice, sir?

Fortres: Ese hombre preferiría morir antes que ver morir a uno de sus "hijos". Patético.

Enrique: Exactamente.

Daisy: Y que lo diga.

Enrique y Daisy: Jijijijiji.

Llegan a la plaza, las miradas de los piratas allí presentes se preocupan viendo la cantidad de seguridad que hay.

Ora: Son muchos.

Koa: Como se complique algo somos carne picada.

Golden acompaña a los prisioneros a lo alto de lo que será su tumba. Cuando llegan arriba, ata las cadenas de cada uno al suelo, restringiendo su movimiento a poder estar solo de rodillas. Tras esto, Golden se aparta, y suben Fortres y sus guardas.

Tras llegar arriba saludan, pero la gente no está muy feliz de ver a su rey.

Tras unos instantes, Katarino empieza a hablar, pero sin tener que repetir cada sílaba dos veces.

Katarino: Hoy estamos aquí reunidos para castigar con la muerte a unos enemigos públicos del mundo entero. Esos son: "Arquero Tenebroso" Nekofukuro, "Genio Malvado" Onigo Kasetsu y... otro pirata.

Este último comentario enfada a Bane, sabiendo que le han menospreciado a propósito.

Katarino: A pesar de que están arrestados desde hace unos días, hemos decidido que este es el mejor momento por motivos que Sir Fortres os explicará.

Entonces Fortres comienza a hablar, serio, pero con algo en la cara que refleja maldad.

Fortres: ¡Gente! Estamos en un punto de inflexión en la historia. Hoy, depende de lo que suceda en Marineford, supondrá un antes y un después para rufianes como estos, que juegan sus vidas por algo que no saben ni que es. El legendario One Piece.

Se ollen murmullos, nadie sabe donde quiere ir a parar.

Fortres: Por ello, y sabiendo en cierta medida que pasará, he decidido que dejaremos de estar afiliados con el Gobierno Mundial.

Todo el público entra en cólera, pero callan tras ver que su rey está por comerse algo.

Fortres: ¿Ya? Bueno, he decidido esto porque el verdadero problema tras esto será la propia Marina, que verá su labor "alterada" con fines malévolos.

Ora: ¿Acaso sabe de lo que está hablando?

Koa: Ni idea.

Fortres: Eso es todo, espero que disfruten de la ejecución.

Katarino vuelve a tomar la palabra.

Katarino: Como verdugo, ejercerá nuestro carcelero Flint.

Flint empieza a subir, pero algo sucede en la pantalla de Marineford.

Mujer: ¿Qué es eso?

Hombre: ¡Algo está saliendo del agua!

En la sala de vigilancia del castillo, Mushitaro observa todo mientras sonríe.

Mushitaro: ¡Hora del espectáculo!

Está tan pendiente de esa pantalla, que no ve una figura extravagante que salta desde un edificio lejano y se pierde en el cielo.

Ora: Eso es...

Koa: Sí...

En la pantalla lo que pasa es que los navíos de Shirohige aparecen a escena.

Bane: Ese viejo si que sabe como atacar de improvisto.

El único que no para al ver lo que sucede en pantalla es Flint, que ha subido ya a lo más alto. Camina con sigilo, pasa a Nekofukuro, a Onigo, pero al llegar a la altura de Bane, deja caer un pequeño cuchillo que atraviesa la cara de Bane.

Bane: ¡AHHHHHHH! ¡MI OJO!

Flint: Ups, no sabía que me quedaba un cuchillo en la manga.

Los otros dos que están arriba intentan golpear al verdugo, pero las cadenas se lo impiden. Abajo, Aron, Ora y Koa lo han visto.

Aron: Tsk, creo que es ahora cuando debo actuar.

Koa: ¡Me lo cargo, eso es jugar sucio!

Ora: ¡Será condenado!

Pero antes de que nadie pueda actuar, alguien cae en frente del patíbulo desde el cielo. Cuatro personas se dan cuenta antes que nadie de quien se trata.

Fortres: ¡¿TÚ?!

Ora: No puedo creerlo...

Koa: Será idiota...

Bane: Je.

¿?: Creo que comparado con el viejo Shirohige, mi entrada no ha sido más que algo mediocre. ¿No?

EntradaTriunfal

Capítulo 150: ¿Quién?

La gente esta expectante. Un hombre vestido con una armadura de dragón ha aparecido del cielo, y parece enfadado.

¿?: Fortres, estoy aquí para liberar a todos los aquí presentes de tu tiranía, mentiras y control.

Sir Fortres está furioso, no con el pirata que acaba de aparecer, sino con sus guardaspaldas.

Fortres: ¿Qué hace este vivo? ¿¡NO HABÍAMOS ACABADO CON ÉL!?

Daisy: Nosotros comprobamos que no tenía pulso.

Enrique: Exacto, estaba más muerto que Roger.

Fortres: Grrrr.

Este se dirige ahora a la figura que acaba de aparecer.

Fortres: Yo mismo te disparé a la cien, mis guardaspaldas te dieron por muerto. No se si eres su hermano gemelo o una resurrección, pero da por hecho que no pienso dejar que vivas y arruines está ejecución.

¿?: ¿Seguro?

Sir Fortres hace una señal, en unos instantes, los guardias rodean al perturbador.

Fortres: ¿Últimas palabras?

Los piratas se preocupan por la situación.

Ora: Está demasiado seguro...

Koa: Lo van a volver a matar.

La figura levanta un puño, cierra los parpados, y los abre mostrando una mirada segura y desafiante.

¿?: ¡LIBERTAD DE MANOS DEL CABALLERO DRAGÓN!

Fortres está furioso ante tal osadía.

Fortres: Grrrrr. ¡ABRAN FUEGO!

Todos los soldados armados con armas de fuego disparan, pero sucede algo extraño.

Soldado: ¿Qué diablos?

Soldado: ¡Agachaos!

Las balas han regresado a su origen instantes después de detenerse en el aire por unos segundo.

Dragón: Soul of the Ghost Dragon.

Los piratas están alucinando.

Koa: ¿El puede hacer eso?

Ora: Por lo que se ve...

Nekofukuro: Ves Onigo, te dije que era fuerte.

Onigo: Ya veo.

Pero dos de los piratas saben exactamente que pasa.

Aron y Bane: ¿Cómo ha llegado tan rápido a ese nivel?

Sir Fortres está cada vez más furioso.

Fortres: ¿Qué haceis panda de inútiles? ¡Atacad!

Los soldados vuelven a disparar varias veces, pero vuelve a suceder lo mismo, una y otra vez.

Fortres: Daisy, ya sabes que hacer.

Daisy asiente, y prepara uno de sus disparos especiales. Koa ve como apunta, lo cuál le parece extraño.

Koa: Ora, preparate para escapar en cualquier momento.

Ora: Ok.

Koa hace una señal a Aron, y este asiente. Mientras, Daisy está lista para disparar.

Daisy: Sea Bullet.

La bala sale disparada al Caballero Dragon, pero una espada la intercepta.

Koa: Lo siento, pero creo que esa bala apestaba a mar.

Fortres ya no cabe en si de rabia.

Fortres: ¿Tú? ¿Cuántos vais a resucitar el día de hoy?

Koa: Yo nunca he muerto.

Fortres se da cuenta que significa eso.

Fortres: Mushitaro... ¡Pienso acabar con ese mentiroso en cuanto esto acabe!

Mushitaro escucha todo desde su sala, donde un sudor frío le empieza a bajar por el cuello.

Mushitaro: Glup. Creo que soy hombre muerto.

Koa se acerca ahora al caballero.

Koa: Gracias por seguir vivo.

Dragón: Ehhhhh. ¿De nada? Gracias a ti por cubrirme de esa bala.

Koa: Es lo mínimo.

Dragón: Ahora, déjame montar el caos un poco.

Koa: ¡No, espera!

Dragón: Breath of the Fire Dragón.

Es demasiado tarde, aprovechando su poder ha lanzado una onda térmica que derrite los cimientos del patíbulo haciendo que caiga bruscamente.

Aron: ¡Será idiota! Kuroi Hoshi no Gamen.

Aron genera una gran nube de hollín que oculta todo, incluso la pantalla donde se veía como dos grandes olas estaban a punto de inundar Marineford.

Dragón: ¿Y esto?

Aron: He sido yo Alcetiles, no sabias del plan, pero en resumidas cuentas, vosotros huís mientras yo acabo con Fortres.

Dragón: Primero, yo seré quien acabe con Fortres, segundo... ¿Alcequíen?

Los dos piratas se asombran ante el comentario.

Koa: Tú. Tú eres Alcetiles.

Dragón: No se de quien habláis, pero ese no soy yo.

Aron: No, lo que nos faltaba.

Koa: ¿Qué?

Aron: Tiene amnesia.

Koa: ¿Y que hacemos?

Aron: Busca a tus compañeros y largaos. Yo y..., el Caballero Dragón nos encargaremos del resto.

Pero algo sucede, la nube de humo se empieza a concentrar en un punto, llevando a su centro toda la nube, para sorpresa de Aron.

Aron: Otra vez no.

Koa: ¿Otra vez no qué?

Fortres: A mí truquitos baratos.

Fortres está ahora flotando en el aire, rodeado de esa nube de hollín.

Fortres: Creo que es mi turno. Smoke Titan Fist.

Capítulo 151: Liberación y huida

Un gran puñetazo de hollín impacta sobre los tres piratas. Sir Fortres desciende con cuidado, aprovechando el poco hollín que quedaba. Tras descender, se acerca para ver si alguno sigue vivo, pero se sorprende nada más se disipa.

Fortres: Tsk, sois más difíciles de matar que las ratas.

En el mismo sitio se encuentran los piratas, pero resulta que Koa se había conseguido anticipar por muy poco, invocando a Kao y transformándose en escudo.

Kao: ¡Qué poco!

Aron: Esto es un problema, se aprovecha de mis ataques.

Fortres sonríe.

Fortres: Así es, me dan igual las habilidades logia, soy capaz de devolverlas gracias a mi poder.

Koa: Eso quiere decir...

Aron: Qué eres un usuario.

Fortres: Así es, consumí la Fruta Doka Doka, y esta me permite utilizar cualquier materia que se encuentre en un radio de 1 kilómetro, durante 10 minutos o hasta que se disperse la unión como hace un momento con el golpe. Eso si, todo esto siempre que halla consumido esa sustancia.

Todo el mundo calla, les acaba de contar como funcionan sus poderes, cosa que los piratas no sabían.

Katarino: Si..., sir. Eso no era ne..., necesario decirlo.

Fortres: ¡¡!! ¡Seré bocazas! Bueno, es igual, no os sirve de nada saberlo.

Alcetiles: En eso te equivocas, ahora se exactamente como atacar.

Koa: Y yo también.

Entonces los dos se lanzan en un ataque conjunto.

Alcetiles: Claw of the Ghost Dragon.

Koa: The Lethal Thrust After the Hurricane.

Pero a pesar de la velocidad y sorpresivos que son, dos personas los interceptan.

Golden: Saiko Tekkai.

Flint: Asteroid Clash.

El jefe de la guardia y el carcelero repelen por completo ambas técnicas, consiguiendo proteger a su rey.

Fortres: Casi me da algo, actuad antes leñe.

Golden: Lo has notado. ¿No?

Flint: Son más fuertes de lo que creía.

Ambos piratas vuelven repelidos por el impacto, aunque están ilesos debido a que los golpes estuvieron bastante igualados.

Alcetiles: No pense que alguien pudiera soportar el impacto de mi ataque con su cuerpo.

Koa: Ahora entiendo como Bane perdió.

A pesar de estar igualados, los enemigos son muchos más, aparte, quedan oficiales que no han actuado.

Aron: Estamos en problemas. Yo no puedo atacar sin que me devuelvan los ataques, los ataques con espada tampoco sirven y... Bueno, tú, Alcetiles, debes estar ya falto de energías.

Koa: Tsk, estamos en jaque.

Aron: Encima, nos están observando por todos lados, por lo que atacar por sorpresa...

Fortres: Tampoco sirve. No es un jaque al uso, es el jaque mate.

Los soldados que estaban un poco retraídos, ahora están seguros y rodean con fiereza a los intrusos.

Fortres: Rendíos, y así podremos ejecutaros.

Alcetiles: Con que me quede quieto, ¿eh? Pues...

Pero Koa le da un codazo, intentando hacer que se calle.

Alcetiles: (Susurrando) ¿Qué?

Koa: (Susurrando) Aguanta un poco.

Alcetiles no sabe de que está hablando, pero su "instinto" le dice que está sucediendo.

Alcetiles: (Susurrando) Vale, buen plan.

Koa no sabe si realmente sabe lo que está sucediendo, pero decide no darle más vueltas.

Fortres sonríe con la mayor malicia que cualquiera ahí presente haya visto.

Fortres: ¡ACÁBENLOS DE UNA MALDITA VEZ!

Todos se disponen a atacar, de una forma u otra, pero varios proyectiles impactan de diferentes direcciones, y, al impactar, todas explotan en una luz cegadora que impide a todo el mundo actuar.

Fortres: ¿Qué está pasando?

Flint: No veo.

Golden: ¡Mis ojos!

Tras disiparse la luz, todos comprueban algo, más bien, que falta algo.

Soldado: Ehhhhh...

Enrique: Ups.

Daisy: Me da que esto no le va a gustar...

Fortres esta resoplando, y poniéndose más rojo que un tomate.

Fortres: Uff, ufff, ufffff. Se han..., vuelto... ¡¡¡A ESCAPAR!!!

Así es, ya no queda nadie, ni donde estaban rodeando los guardias ni en los restos del patíbulo.

Fortres: Que alguien me deje un Den Den Mushi.

Katarino le da el suyo. Fortres lo coge muy enfadado, gritándole a este.

Fortres: ¡Mushitaro, eres hombre muerto! ¿Me entiendes? ¡MUERTO!

¿?: ¡AY! ¿Podría no gritar en el altavoz? Es muy molesto.

La voz que sale del Den Den Mushi no suena a Mushitaro, sino a alguien más joven y que no conoce de primera mano a Fortres.

Fortres: ¿Quién eres tú? ¿Dónde está ese inútil?

¿?: A lo segundo, soy Niya. Ya sabes, la chica que te transformó en rana.

Fortres no puede estar más enfadado.

Fortres: ¿Qué demonios hace ahí?

Niya: Espera, que se me acumulan las preguntas. A la primera, cuando llegue, aquí no había nadie. Y a la última, si no veis nada, no sabéis nada. Ahora, adiós. (Kacha)

Sir Fortres coge su gorro y lo tira al suelo y empieza a pisotearlo.

Fortres: Atended, to...

Niya: (Kacha) Ah, y no vuelva a llamar. (Kacha)

Fortres: Atended, rápido, todos los oficiales que vayan por los fugados, la mitad de los soldados, id por esa cría. Yo me quedaré aquí, donde el resto me protegerá. ¿Entendido?

Katarino: Para ser sincero, algunos ya se adelantaron.

Y es cierto, Golden, Flint y Rob ya no se encuentran allí.

Capítulo 152: Separación y emboscada

Por la calle principal del pueblo van corriendo 7 personas, los piratas que escapan de sus perseguidores e intentan llegar a puerto y, por ende, a su barco.

Onigo: Gracias por liberarme.

Ora: No ha sido nada, pero la próxima vez que vayas a hacer una locura que haga que estemos en peligro de muerte, avisa.

Bane: Pero hay algo que no entiendo. ¿Cómo nos liberásteis?

Nekofukuro: Yo si lo vi, pero con un ojo menos supongo que es más difícil.

Bane: Ja ja. Me parto.

Ora: Esperemos que Niya vuelva pronto para que te sane la herida.

Bane: Tranquila, eso no importa.

Y mientras siguen corriendo, el Novato saca su ojo del bolsillo y se lo pone otra vez en la cuenca, para sorpresa de todos.

Alcetiles: Que asco...

Bane: ¡¿QUÉ?! Pero si tu ya me habías visto haciendo esto. ¿O no recuerdas por qué tengo estás cicatrices?

Koa: No sirve de nada, tiene amnesia.

Bane: ¿Eh? Pues esto era lo que nos faltaba.

Ora: Tal vez con un puñetazo recupere los recuerdos.

Todos miran a la navegante con cara de asombro, debido a lo bruto y poco producente que parece su comentario, pero hay alguien que tiene una reacción completamente contraria.

Alcetiles: Oh, que chica tan directa y valiente, además de ser hermosa. Creo que usted si tiene derecho a usar mi nombre, usted puede llamarme Ce...

Bane corta nervioso a Alcetiles, intentando cambiar de tema.

Bane: Sí, sí, ya. ¿Alguien me explica como nos habéis liberado?

Todos se extrañan ante la reacción, pero no le dan mucha importancia.

Ora: Pues, fue bastante sencillo.

Hace unos minutos, justo cuando Koa se lanzo para parar la bala...

En el castillo, Niya, busca la sala donde, según Aron, se encontraba la sala de seguridad. Al llegar a la puerta, se destransforma.

Niya: Bueno, aquí es.

Y toca a la puerta.

Niya: ¿Hay alguien?

Dentro, Mushitaro está en el suelo del susto. No sabe como, pero esa niña a aparecido de la nada,my esta tocando la puerta de donde se encuentra.

Mushitaro: ¡AHHHHHH! ¿Qué hago? ¿Qué hago? Tengo que esconderme.

Tras decir esto Niya entra, pero ella no ve a nadie. Solo una sala llena de pantallas y Den Den Mushi, además de un montón de comida basura por todas partes.

Niya: Bueno, ha sido más fácil de lo que esperaba.

Esta se sienta, y coge su propio Den Den Mushi para llamar a sus aliados, mientras come unas cuantas patatas que hay.

Niya: Ya tengo el control, podéis actuar.

Ora: Entendido. ¿Cupiju, lo tienes?

Cupiju: Las tengo localizadas, en cuanto se distraiga, se las quito.

Y justo en el momento que Golden y Flint actuaron, Cupiju disparo una bala especial, que tiro un manojo de llaves que tenía Flint al suelo.

Ora las recoge sin que nadie le vea, y llendo donde los encadenados.

Bane: ¡Ora!

Nekofukuro: Bien hecho, ese tirador no es malo.

Onigo: ¿Eh? ¿Quién?

Nekofukuro: Tu compañero, idiota, está alla arriba.

Ora: Shhhhh. Que me van a pillar.

Tras liberarlos, le da a Nekofukuro unas figuritas co forma de ranitas.

Ora: Ata esto a tus flechas y que caigan por toda la zona.

Nekofukuro: ¿Por que?

Ora: Tú solo hazlo.

Nekofukuro lo hace, y cuando acaba, Ora le da la señal a Niya.

Ora: Ahora.

Niya: Keiyaku o Chudan Suru.

Y entonces las figuritas se destransforman con un gran flash.

De vuelta al presente.

Ora: Y eso fue todo.

De prontp, el Den Den Mushi empieza a sonar.

Ora: ¿Diga?

Niya: Hey. Acabo de hacerme de como van las pantallas y he visto al cap.

Ora: Si, está vivo, pero tiene amnesia.

Niya: Ufff, pues menos mal, conociéndolo, habría intentado acabar con Fortres aún cuando Aron se ha quedado para encargarse de eso.

Alcetiles: ¿Qué?

Alcetiles se frena, y comprueba que Aron no está ahí.

Alcetiles: Ese tío se quiere quedar con todo el mérito y la diversión, pues de eso nada.

Y sale corriendo de vuelta.

Bane: ¡Eh! Tú no te vas a ningún lado.

Y Bane sale corriendo detrás de él.

Ora: Serán idiotas, van a complicarlo todo.

Onigo: Será mejor que volváis al barco, Cupiju y yo podemos volar de vuelta si todo se tuerce con los otros. Intentaremos pararlos.

Nekofukuro: Me parece bien.

Ora: De eso nada. Nos están siguiendo y volver atrás es la peor idea del mundo.

Onigo: Pero si les pasa algo no tienen forma de escapar. Somos el último comodín que tienen.

Ora se lo piensa un momento, y ve que en verdad tienen razón.

Ora: Esos dos son capaces de meterse en pelea por nada. Creo que será lo mejor que vayáis también.

Onigo asiente, y junto con Cupiju siguen a Bane y el capitán pirata.

Ora: Espero que no se encuentren a demasiados tipos duros.

Niya: No, no lo van a hacer.

Ora: ¿Eh? ¿Por qué?

Niya: Porque uno va en dirección al barco y os otros dos os van a tender una emboscada.

Todos: ¡¡¡QUÉÉÉÉÉÉÉÉ!!!

De pronto, de los tejados, Rob y Flint atacan de improvisto.

Rob: Haganejutsu: Itami no Hoshi.

Flint: Meteor Thrust.

Pero Nekofukuro y Koa consiguen detener la oleada de ataques por muy poco.

Koa: Hermanita, esto se avisa antes...

Nekofukuro: Aunque también, atacar de improvisto es de cobardes.

Koa: Ora, nosotros nos encargamos, tú vete al barco, si lo destruyen, no tendremos forma de escapar.

Flint sonríe.

Flint: Te has dado cuenta de nuestro plan. Muy bien. Pero, aún así, ya vais tarde. Golden hundirá vuestro barco antes de que consigáis llamar.

Ora: Tsk (espero que ella consiga detenerlo hasta que llegue).

Y sale corriendo hacia el puerto de nuevo.

Flint: Bueno... ¿Por donde quieres que te empiece a descuartizar primero, pirata de mierda?

Koa: Je, cierra la boca, no sea que te tengas que comer tus palabras.

Nekofukuro: Ahora podremos acabar nuestra batalla.

Rob: ¿Batalla? Si claro, aunque, si te soy sincero, para mi fue un juego de niños.

Capítulo 153: ¡Serás idiota!

Bane persigue a Alcetiles de vuelta por el camino por el que escaparon, pero es demasiado rápido para él.

Bane: ¿Por qué tiene que ser tan rápido? Por lo que ha dicho solo tiene una amnesia parcial y podría decir algo que le delate en cualquier momento. ¿En serio tengo que volver a ser su niñera?

De pronto, se para. Un sudor frío le recorre la frente al ver a quién tiene delante.

Bane: Tenía que toparme con el viejo chocho de Fortres.

Katarino está intentando mantenerse en pie con su bastón, debido a que, visiblemente, esta agotado de correr.

Katarino: Aho..., aho..., cof cof, aho... aho..., cof cof,...

Katarino está intentando hablar, pero entre su tartamudez y su hiperventilación no consigue arrancar, cosa que pone de nervios a Bane.

Bane: Oye, yo estoy muy ocupado buscando a mi compañero como para tener que cuidar de un anciano. ¿Te importa acabar de morirte en otro lado para poder pasar?

Pero en cuanto intenta pasar por su lado, este le golpea con su bastón en las rodillas, luego en la barriga y por último en la cara, mandándolo a volar a un campo de trigo cercano.

Katarino: Se..., sera impertinente.

Bane a aterrizado sangrandole la boca de la fuerza del golpe, que parece que le hallan golpeado con una tubería que con un bastón viejo y astillado de madera. En lo que se recupera y limpia la sangre, Katarino llega hasta donde está.

Katarino: ¿No te han di..., dicho que está mal interrumpir a las per..., personas mayores?

Bane: Si llego a saber que me harías eso te hubiera destrozado ese cabezón que tienes.

Katarino: Me gustaría verte intentándolo. Aunque, prefi..., prefiero enfrentarte a ti que a ese monstruo amigo tuyo que paso poco antes.

Bane: (Con que ese mendrugo no pudo parar a Alcetiles)

Katarino: Bueno, creo que toca pe...

Bane: Déjame adivinar. ¿Pelear?

Katarino saca una esfera de cristal de su ropa, mientras sus gafas relucen de seguridad.

Katarino: Tú los has dicho, joven.

Bane prepara también sus varillas, mientras sonríe con un poco de sadismo.

Bane: Para que te quede claro, mi nombre es Bane. No un pirata cualquiera.

Más adelante, en la plaza, Fortres está sentado en un trono improvisado, a su lado, Enrique y Daisy le protegen mientras, alrededor, los guardias vigilan cualquier indicio de ataque.

Daisy: ¿Sir, en verdad cree que volverán?

Enrique: Exacto, creo que sería mejor si Daisy y yo fueramos en su busqueda.

Fortres: En un tablero de ajedrez si avanzas al rey demasiado, perderás la partida con seguridad.

La respuesta no convence a los guardaspaldas, pero no quieren enfadar de más a su jefe.

Están en la zona de la plaza donde Fortres atacó a los piratas. El suelo está negro debido al hollín disperso. Pero, una pequeña cantidad en el suelo se mueve, poco a poco, casi imperceptible, hasta colocarse en frente del trono del rey. No es otra cosa que Aron, transformado completamente en hollín.

Aron: (Si le ataco de repente podre colarme en su sistema respiratorio y taponarle las vías antes de que puedan reaccionar).

Entonces, cuenta hasta tres. Una..., dos..., tres... ¡Y se eleva en una cortina de humo negro vertical, y se mete por la nariz del rey!

Fortres: ¿Qué diablos?

Aron: Je, si entro por tu nariz tu habilidad no sirve de nada.

Pero, de pronto, algo sucede.

Alcetiles: Breath of the Fire Dragon.

Una onda de calor derriba a todos los soldados, dejándolos inconscientes por las quemaduras causadas. Enrique consigue protegerse, junto con Daisy, en el último momento, solo retrocediendo de la potencia al impactar con su látigo que uso para protegerse. Y Fortres, a pesar de no pretegerse, esta sano y salvo. ¿El motivo? Aron estaba en medio del ataque, prendiendose debido a la temperatura del ataque y dejando de asfixiar a su enemigo en un intento de apagar las llamas.

Aron: ¡Me quemo, me quemo, me quemo!

Alcetiles aparece ahora por el camino que da a la plaza y, comprobando que no ha acabado con Fortres.

Alcetiles: Ya te vale, te has puesto en medio.

Aron: ¡Primero, yo me encargaba y tu te ibas a tomar viento, segundo, ERES IDIOTA!

Fortres esta en el suelo recuperando el aliento.

Fortres: Serán ratas traicioneras, los piratas siempre tenéis que usar trapos sucios para ganar.

Enrique: Jefe. ¿Está bien?

Daisy: Enseguida le ayudo. Sea and Ocean Bullets.

Pero para su sorpresa, las balas no llegan a su destino, sino que se estrellan en un muro de una sustancia gelatinosa que ha salido de una cápsula que alguien a lanzado, separando a su vez la plaza en dos partes.

Daisy: ¿Y está cosa?

Onigo: ¿Qué os parce una batalla doble?

Sobrevolando el muro, gracias a la ayuda de Cupiju, se halla Onigo, enseñandole la lengua a sus rivales.

Onigo: ¿O preferís salir corriendo como las gallinas que sois?

Enrique: ¿Qué nos has llamado?

Onigo se gira hacía el lado en el que están sus camaradas.

Onigo: Nosotros nos encargamos de esos dos, vosotros acabad con ese cretino.

Aron y Alcetiles asienten. Tras esto, Onigo y Cupiju aterrizan en el otro lado.

Onigo: Bueno. ¿Nos divertimos?

Daisy: Tengo ganas de convertirte en un colador.

Cupiju: Eso solo si consigues no enamorarte de nosotros.

Enrique: ¿De vosotros? Cuando las ranas críen pelo.

Mientras, en la sala de cámaras, Niya está comiendo patatas mientras mira las diferentes pantallas.

Niya: Esto va a estar bueno.

Mushitaro en cambio, sigue escondido, pensando que hacer.

Mushitaro: (¿Salgo, o no salgo? ¿Salgo, o no salgo? Yo soy un adulto y ella una niña. Debería ser fácil. Aunque también es una pirata...)

Entonces toma una decisión.

Mushitaro: (Salgo y la mato antes de que se de cuenta que estoy aquí)

Entonces sale poco a poco de su escondite, y da unos pasos, sin hacer ruido, poco a poco. En unos segundos está casi detrás de Niya, solo le faltan un par de pasos.

Niya sigue pendiente de las pantallas, pero de pronto, las que retransmitían Marineford, se apagan, dejandola ver solo su reflejo.

Niya: ¿Eh?

Mushitaro ve entonces su oportunidad y da los últimos pasos que le quedaban.

Mushitaro: (Te tengo)

Pero de pronto, Niya da la vuelta a la silla y le toca con la mano.

Niya: Kawai Henshin.

Tras unos segundos, Mushitaro sale corriendo lo más rapido que puede, gritando.

Mushitaro: ¡¡¡MI PIEEEEEEEL!!!

Capítulo 154: Batalla por las cámaras

Mushitaro corre a una ducha que hay en la sala y la enciende, haciendo que el ahua corra en la zona que Niya le ha tocado, intentando quitarse lo que le ha pegado. Niya, a su vez, observa la extraña forma que tiene su oponente, para luego mirarse las manos.

Niya: Qué asco... Me has dejado las manos llenas de babas.

Mushitaro: ¿Babas? ¡¿MIS BABAS?! Eso que tienes es aceite y sal de las patatas que te estabas comiendo.

Niya entonces se lame la mano.

Niya: Cierto.

Mushitaro: ¡Pero no hagas eso ahora, es asqueroso!

Niya entonces empieza a caminar hacia Mushitaro, quien se pone tan de los nervios que vuelve a esconderse en su escondite. Pero para su sorpresa, solo escucha el agua de la ducha cayendo, por lo que decide asomar su cabeza para ver que está pasando, viendo que Niya se está lavando las manos.

Mushitaro: ¿Qué..., qué demonios haces?

Niya apaga el grifo y le mira, inflando los mofletes.

Niya: Eres un quejica. Primero que tengo las manos sucias, luego que no me las limpie. Y encima te quejas tú. ¿No te has visto en un espejo? Estás asqueroso.

El último comentario enfada mucho al vigilante, haciendo que salga otra vez de su escondite.

Mushitaro: ¡¿AÚN NO TE DAS CUENTA?! ¡Soy un usuario, usuario de una fruta modelo zoan, la Fruta Mushi Mushi: Modelo Den Den Mushi!

Niya se fija ahora mejor, y es cierto. Mushitaro, ahora en su forma híbrida, tiene a su espalda una concha que conecta con un auricular, además de su cuerpo ser baboso y tener ojos en antena. Pero aún así ladea la cabeza, cosa que a Mushitaro extraña.

Mushitaro: ¿Por qué me miras así?

Niya: Fruta Mushi Mushi: Modelo Den Den Mushi. ¿No?

Mushitaro: Sí... ¿Qué?

Niya: ¿Desde cuando los caracoles pertenecen al mismo grupo que los insectos?

Mushitaro: ¿Eh? ¿Y eso que más da?

Niya: Oye, si dices algo que sea verdad, que soy una niña y me lo creo todo.

Mushitaro se da la vuelta y se agita la cabeza, ya que esa niña lo va a volver loco.

Mushitaro: Mira, algo te voy a...

Niya: Pam.

En lo que se había despistado, Niya había agarrado una patata, para luego pegarsela al cuerpo.

Mushitaro: ¡¿PERO QUÉ HACES?!

La piel del hombre caracolófono se había vuelto a irritar, teniendo que volver a la ducha.

Niya: Oooh ooh, que interesante. Es cierto que la sal daña a los caracoles. Aunque, pensandolo mejor. Si la sal te hace daño, y a los usuarios el agua salada también les hace daño, a tí que te afecta el doble... ¿No debería matarte? ¿O al menos quitarte tu habilidad? Claro que no es demasiada sal. Si cojo más y te la hecho sería lo más probable, aunque podría también matarte, y como médico no puedo permitírmelo, sería una mancha en mi historial. Ya sabes que conlleva eso, denuncias, desprestigio,...

Mushitaro ya no aguanta más tanto parloteo.

Mushitaro: ¡¡¡QUIERES CALLARTE!!!

Niya: ¡Mira, hay personitas en el pasillo!

Niya ha vuelto a las pantallas, haciendo caso omiso a lo que le decían.

Mushitaro: Eres insufrible... Espera un segundo. ¿Personas?

Al usar su habilidad, se enlaza con los Den Den Mushi de vigilancia, viendo que muchos guardias van en su dirección.

Mushitaro: (Bien, si les aviso podrán ayudarme)

De pronto, uno de los Den Den Mushi de los guardias empieza a sonar.

Guardia: ¿Dígame?

Mushitaro: (Susurrando) Soy yo, Mushitaro, aquí tengo a una de las piratas. Es solo una niña, no les dara problemas.

Guardia: Entendido. (Cuelga) Chicos, me han dicho que la intrusa es solo una niña. ¡Qué no le de tiempo a reaccionar, vaaaamos!

En la sala, Mushitaro cuelga el auricular de su concha.

Mushitaro: Slislisli, slislisli. Ahora que saben de ella, puedo decir que transformó igua que paso con ese mezquino de Fortres. Slislisli, slislisli.

Niya: ¡Anda, que botón rojo tan brillante!

Mushitaro: Si si, tú centrate en ese brillante botón rojo, que no sabes lo que se te viene encima. Slislisli, slislisli.

Entonces, reacciona.

Mushitaro: ¿Acaba de decir botón rojo?

Al girarse, ve que Niya ya tiene el dedo encima.

Mushitaro: ¡No pulses ese botón, activa las...!

Niya: Clicki.

De pronto, el pasillo por el que iban los guardias, justo antes de la sala de vigilancia, explota, destrozando a todos los que habían ahí.

Mushitaro: trampas de detonación por detección de movimiento...

Niya: ¡Hala, fuegos artificiales!

Mushitaro está horrorizado, empieza a creer que esa niña no es tan inofensiva como parece.

Mushitaro: (¿Está mocosa va en serio? No me creo que no sepa lo que acaba de hacer, es el demonio en persona. Pero sigue siendo una niña, si utilizo mi técnica y acierto acabaré con ella)

Entonces recupera su forma normal. Niya ahora vuelve a comer patatas en el asiento, despreocupada. Mushitaro aprovecha, y empieza a correr rápidamente, para luego transformarse completamente en caracol y meterse en su concha.

Mushitaro: Shell Smash.

Niya: Kawai Henshin.

Pero Niya se transforma en mariposa, evitando el golpe. Y encima, para mala suerte del vigilante, empieza a rebotar por toda la habitación al haber fallado.

Mushitaro: ¿Por qué todo me pasa a mi?

Tras unos pocos rebotes, se detiene en el suelo.

Mushitaro: Menos mal, ya paro.

Pero de pronto empieza a girar. Despacio, lento, normal, rápido, rapidísimo.

Mushitaro: ¿Pero qué demonios pasa? Me estoy mareando...

Resulta que Niya se ha destransformado, y ahora está encima de la concha como si fuera una circense, haciéndola girar y girar.

Niya: ¡Yupiiiii, Snail & Roll!

Mushitaro: ¿Me estás vacilando?

Tras un rato parece que Niya no tiene intención de parar.

Mushitaro: Ya no aguanto más, estoy a punto de destransformarme.

Niya: ¿Eh, y eso?

Niya se baja justo antes de que Mushitaro se destransforme y acabe de estrellarse contra la pared. ¿Con qué se ha distraido Niya? Con una de las pantallas de Marineford.

Niya: ¡Mira, es un payaso!

Persona: No puede ser..., es el gran pirata Buggy "El Payaso".

Mushitaro esta casi inconsciente por el golpe, pero se acerca poco a poco a Niya, quiere matarla, necesita matarla, tiene que matarla.

Mushitaro: Tú..., tú..., ¡¡¡TÚ!!!

Niya: Demonios no seas pesado, que no me dejas escuchar. Poison of Sleeping Wasps. Y le clava una jeringuilla con un líquido verde, haciendo que se desplome al suelo dd golpe..

Niya: Venga, dulces sueños.

Buggy: ¡¡ASÍ ES, ESE SOY YO!!

Capítulo 155: Fuego y agua

Ora esta llegando al puerto, intentando alcanzar a Golden, que tiene intención de hundir el barco para evitar la huida de los piratas.

Ora: (Mierda. Cuando esto acabe tengo que practicar algo para moverme rápido).

Está pasando por un mercado cuando de pronto, alguien le da un puñetazo y le hace atravesar varios puestos de flores.

Ora: Diablos, no lo he visto venir.

Del callejón sale su atacante, un hombre de unos 40 años, con barba larga y trenzada, vestido con ropas orientales.

¿?: Me habéis fastidiado mi día libre.

Ora: Hmm, supongo que eres parte del séquito de Fortres.

¿?: Sí, y estaba disfrutando de mi descanso hasta que hace unos instantes me encontre con Golden.

Hace un rato.

Shao: A ver, tengo que comprar ungüento de sapo y pulpa de cactus, y para comer algunas matsutake.

Golden: ¿Shao?

Golden para de usar el Soru al ver a su compañero.

Shao: Anda Golden. ¿Donde vas tan deprisa?

Golden: Mira, hoy todo ha salido mal. Yo voy a destrozar un barco, pero me pisan los talones. Te agradezco que me consigas tiempo. Adiós.

Y sin dejar hablar a Shao se marcha.

Shao: Oye, que yo estoy de compras...

De vuelta al presente, Ora se pone de nuevo en pie, doliéndole el estómago de la fuerza del golpe.

Ora: Bueno, no me suenas de nada, pero no debes de ser mal luchador habiéndome dejado así tras un golpe.

Shao: Bueno, no es mérito solo de mi fuerza. Estudie todo tipo de medicina antigua, desde acupuntura hasta puntos de presión.

Ora: Entiendo, tendre que esforzarme mucho contigo.

Entonces se quita el manto que la cubría, mostrando un vestido de tipo asiático, con flores de loto estampadas.

Ora: Bueno, veamos si tu puedes aguantar esto. Aura Force: Iron Fists for Hidden Fist Deluxe.

Shao: Mmm.

Ora se lanza para atacar de forma potente a su rival, pero se mueve antes que le golpee.

Shao: Predecible.

Ora: ¿A sí?

Entonces utiliza la misma técnica sin parar, pero Shao los esquiva todos, sin la menor dificultad.

Ora: ¿Por qué no consigo golpearte?

Shao: No todo es fuerza, pequeña saltamonte. El Ora Kenpo se basa en usar el aura de diversas maneras, no solo dentro del cuerpo. Zi Hu Quan.

Y utiliza un puñetazo que golpea a Ora suavemente pero, por el contrario, la lanza contra tres paredes.

Ora: Cof cof.

Ora esta sangrando un poco por la boca debido a la fuerza del golpe, y adivinando como ha logrado eso.

Ora: Con que también estás instruido en el Ora Kenpo. ¿No serás uno de los Aureados?

Shao: No, en mi tierra natal si está uno de los maestros, quien intento instruirme.

Ora: ¿Riozu?

Shao: No, lo siento. Mi maestro fue Lee Kun Long, de la Isla Eolo, del Archipiélago Leonidas.

Ora se muestra algo desilusionada, pero se recupera rápidamente.

Ora: Aún con todo no conseguiras ganarme. Aura Force: Hidden Bullet Arm Deluxe.

Esta vez prueba un ataque basado en una técnica de su capitán, intentando ser más rápida, pero aún asi, Shao la esquiva.

Shao: Mi maestro siempre me lo dijo, quienes conocen el Tercer Arte abusan de él.

Ora: ¿Qué quieres decir?

Shao: Deben habertelo dicho alguna vez, las artes marciales no son atacar y fuerza bruta, sino actuar en reacción de tu adversario y contraatacar. Agua y fuego.

Ora: Si, eso ya lo se.

Shao: Veo que hablar contigo es un desperdicio. Ya es un éxito que con esa actitud hallas conseguido llegar a tres artes.

Ora: ¡Yo tengo talento! Aura Force: Iron Away Fist Deluxe.

Ora golpea dede lejos, soltando una onda de aura con la forma de su puño, en dirección a Shao.

Ora: (A ver si ves esto)

Shao: ¿Es en serio?

Y lo vuelve a esquivar, a pesar de ser completamente invisible.

Shao: Ahora, el fuego. Bènzhuo de houzi zonglú.

Y da una palmada en el brazo de Ora, pero ella no nota ningún dolor.

Ora: ¿Eh? ¿Y esa basura de ataque?

Shao: Venga, ataca.

Ora se enfada, su rival la está provocando.

Ora: Tsk. Aura Force: Iron Hidden Fist Deluxe.

Pero nota algo, no puede levantar el brazo. Al mirarlo, se da cuenta que este está muy delgado, como si lo hubieran desidratado, o mas bien, le faltara cualquier músculo.

Ora: ¿Qué?

Shao: Esto se llama aprovechar el potencial. Bènzhuo de houzi zonglú.

Y esta vez le golpea el otro brazo y la cara. Con algo más de fuerza, lo justo para tumbarla.

Ora: ¡Dios, es muy fuerte!

Pero hay algo peor. Al levantarse, nota que ve todo borroso, no puede levantar los brazos y está también mareada.

Ora: ¿Qué es esto?

Al dar un paso tropieza y cae al suelo, y al intentar levantarse, se marea y vuelve a caer.

Shao: No te lo he contado, pero he recibido el mote de matasanos, gracias a mi habilidad.

Ora: Una fruta del diablo.

Shao: Si. Consumi la Fruta Muko Muko, que me permite invalidar la función de aquello que yo quiera al tocarlo. En tu caso, la fuerza de tus brazos, la visión y el oído.

Ora: Vamos, que estoy indefensa.

Shao: Exacto.

Ora: Pero, hay algo que aún no entiendo. ¿Qué haces aquí?

Shao: Digamos que mi maestro le debía un favor a Fortres, y me mando a mi cuando este le llamo porque sus tropas habían sido infectadas por una enfermedad rara hace un mes. Una enfermedad que se vuelve virulenta al ser humano si pasa por una rana primero.

Ora no puede evitar reírse.

Ora: Ese idiota infecto a su gente.

Shao: Si, cual fue mi sorpresa al verlo.

Ambos se ríen de forma descontrolada.

Ora: Es la primera vez que no te veo serio.

Shao: Ay. Bueno, soy así.

Ora: Veo que no eres mala persona. Bueno, "veo".

Shao sonríe ante el humor de su adversaria. Hacía mucho que no lo hacía.

Shao: Sabes, te voy a dar una oportunidad para golpearme, si lo consigues, te dejaré marchar.

Ora: ¿Qué? ¿En serio?

Shao: Sí, pero solo tienes una oportunidad, si no, tendre que matarte.

Ora: Entiendo.

Ora intenta levantarse, pero vuelve a caerse. Así varias veces, hasta que decide sentarse de rodillas para pensar.

Ora: (No puedo estabilizarme, y los ataques normales no sirven. ¿Qué hago? ¿Qué hago?)

Entonces le llega un recuerdo del entrenamiento que recibió su hermano.

Maestro: Recuerda, aprovecha el entorno, no solo el cuerpo es tu arma.

Luka: Como usar el aire, agua, fuego,... ¿No?

Maestro: Exacto, pero empieza con algo más sencillo.

Luka: ¿Cómo qué?

Ora: Claro.

Shao: ¿Ya sabes que vas a hacer?

Ora: Ya verás.

Shao: Pues ahí voy.

Shao se aproxima, sabiendo que su rival no puede lanzar muchos movimientos.

Ora: Vale, calcula bien.

Ora entonces agudiza su último sentido útil, el tacto, notando la vibración del suelo en sus pies. Cuando sabe que su rival está enfrente, ataca.

Ora: Hole of Soul.

Entonces, se levanta de un salto, provectando aura al suelo y haciendo un agujero, justo debajo de Shao.

Shao: Que lista, no me lo esperaba.

Entonces, en el aire, Ora prepara una patada, pero esta vez si Shao lo prevee.

Shao: Zi Hu Quan.

Pero, y no sabe como, Ora nota algo, no sabe el qué, pero reacciona y golpea primero el brazo del Matasanos, para luego golpearle con la otra pierna.

Ora: Aura Force: Iron Leg for a Sky Storm Kick.

Y golpea a Shen, que sale volando del agujero, doliéndole de la patada a pesar de haberse protegido un poco.

Shao: Increible.

Ora: Lo he logrado. Entonces nota como suena un ligero crack en la pierna.

Ora: Tsk, me pase con la cantidad de aura.

Shao: (Todavía no estaba lista, pero ha usado la técnica sin querer).

Shao se levanta, y empieza a alejarse del lugar.

Shao: Lo prometido es deuda, yo me marcho. Pero nos volveremos a ver.

Ora: Espera. Dime como llegar.

Shao: Tranquila, si seguís vuestra ruta pasaréis por allí, te lo aseguro. Eso sí, vuestro mayor rival aquí es Fotres. Ni mi maestro podría acabar con él.

Ora: ¿Tan fuerte es que uno de los Aureados no podría vencerlo?

Shao: Así es. Ahora, cuidate la pierna, del resto me encargo yo.

Entonces da dos palmadas, haciendo que los brazos, ojos h oído de Ora vuelva a la normalidad.

Ora: Gracias por la batalla y la información.

Pero al mirar alrededor, ya no hay nadie.

Ora: Ya se ha ido.

Entonces Ora mira los dos lados del camino, no sabe que hacer.

Ora: Esperemos que Alcetiles consiga un milagro, de momento lo esencial es el barco. Y se marcha cojeando, esperando llegar aún a tiempo al barco.

Capítulo 156: Batalla en el Merry Christmas

Ora esta llegando al puerto, intentando alcanzar a Golden, pero debido a su último ataque no puede más que intentar cojear deprisa. Tras unos minutos consigue llegar, pero lo que ve la sorprende.

Ora: Mierda.

Hace unos minutos, justo donde está ahora Ora, había llegado Golden. Se detuvo unos instantes, pero no tardo en identificar lo que buscaba.

Golden: Tal vez deberían haber cambiado la bandera.

Usando el Geppo, subio a la cubierta y empezó a examinarlo.

Golden: Es un buen barco, madera ignífuga de isla Pain. Supongo que solo queda usar la fuerza bruta.

¿?: ¿Por qué no destrozas alguno de tus plátanos, pedazo de gorila? Josho Kaminari no Kikku.

De pronto, Golden es lanzado por los aires por un fuerte golpe en la mandíbula. Logra estabilizarse usando el Geppo, pero al mirar, no ve a nadie.

Golden: ¿Qué diablos acaba de pasar?

¿?: Anda, si el monito sabe volar. ¿Pero aguantará la tormenta? Shinku-ha Katto.

De pronto de la nada, aparece una gran onda cortante, que se va reduciendo hasta desaparecer.

Golden: ¿Eh?

¿?: ¿Preparado para la réplica?

De pronto, justo en el abdomen de Golden, reaparece la onda, pero explotando en un gran y profundo corte, que hace que Golden caiga en cubierta.

Golden: Rayos, no puede ser. ¿Son técnicas del...?

¿?: Rokushiki. Así es. Pero las he perfeccionado, haciendolas más mortales si caben.

Golden mira a su alrededor, sigue sin ver a nadie, ynla voz es un tanto errática. Es como si su rival fuera invisible..., o estuviera moviéndose muy rápido.

Golden: Tengo que admitir que no está nada mal, has llevado a un nivel extremo estas técnicas.

¿?: Así es. Pero no te importa en absoluto saberlo. Acabaré contigo..., tras divertirme un rato más. Al fin y al cabo, me iba a quedar sin diversión. Shinku-ha Katto.

Golden: No me vas a pillar dos veces con la misma técnica. Saiko Tekkai.

Golden prepara su mejor técnica de aguante, preparándose para el impacto de la técnica anterior. Cuando impacta, lo aguanta sin ningún problema.

Golden: Je, sencillo. ¡AHHHHHH!

De pronto, nota como si varias balas le hubieran impactado en la espalda.

¿?: Go Shigan. ¿Qué pasa, te duele tan poca cosa?

Golden: (Ha sobrepasado mi Tekkai perfecto. ¿Qué clase de monstruo hay aquí? Creo que solo queda una opción)

Entonces este cae al suelo. Cosa que decepciona a su rival.

¿?: Pfff, no ha durado nada. Bueno, tendre que desaserme de él.

Entonces se detiene a su lado, dispuesta a darle una patada, pero Golden se levanta rápidamente, y le golpea con un enorme y peludo brazo, haciendo que su agresora atraviese el barco, en dirección a las habitaciones.

Golden: Je, nunca te fíes de un adversario.

La persona que sale del polvo resulta ser una chica bastante guapa, con gafas y ropas un tanto provocadoras, no es otra que Paula.

Paula: Vaya, vaya. Parece que no me desencaminaba tanto al llamarte gorila. Aunque creo que esa especie no existe desde hace milenios.

Golden ahora esta recubierto de pelo naranja, con mayores músculos y brazos un tanto más largos. Pero lo que más destaca de su transformación, es el colosal tamaño que tiene, siendo tres veces más grande que un humano normal.

Golden: Fortres me consiguió esta fruta pocos meses después de reclutarme. Dijo, que me ayudaría a centrarme y aumentar mi fuerza al mismo tiempo. La Fruta Saru Saru: Modelo Gigantopithecus.

Paula: Sin duda aún conserva contactos. Ni teníamos conocimiento de esto.

Golden: Por lo que veo nos habéis estado espiando. Pero como sabrás, Fortres no os dejará marchar así por las buenas.

Paula: Bueno, eso si puede sobrevivir a Aron. Seguro que ya lo ha sorprendido y asesinado antes de que alguien pudiese hacer algo.

Golden: Ese mequetrefe no podrá hacer nada. Amu to Panchikatto.

Golden mueve su brazo de forma errática, creando una onda cortante como si se tratara del Rankyaku.

Paula: Nunca aprenderás. Kantsu Dekinai Kabe.

Paula recibe el golpe sin intentar moverse, pero aún asi sale ilesa.

Paula: Ves, es inú...

Pero, de pronto, el gran puño de Golden le impacta. Mandándola a volar, atravesando esta vez por completo el barco.

Paula: Tsk, eso ha dolido. Te vas a... ¿ Dónde está?

Al fijarse de nuevo, solo puede ver que su rival a desaparecido.

Paula: ¿Se habra destranformado?

Golden: Ey.

Paula sigue el sonido, localizando a Golden flotando en el aire.

Golden: Una cosa, si el barco se hunde. ¿Qué pasa? Rankyaku.

Entonces Golden empieza a atacar con una gran cantidad de patadas que generan un monton de cortes.

Paula: Desgraciado. Kantsu Dekinai Kabe.

Paula se interpone, deteniendo cada uno de los golpes, pero de pronto, Golden le propina una patada de verdad, lo que hace que Paula casi se estrelle contra el barco, pero consigue detenerse en el aire en el último momento.

Paula: Joder. Pelea limpio, puto simio de mierda.

Golden: Vaya vaya, parece que alguien es una deslenguada.

Paula: ¡No lo soy! Si oyeran lo que acabo de decir de donde vengo, ten por seguro que estaría muerta en un agujero.

Golden: Ehhhhhhh. ¿Vale?

Paula: Sabes que, no voy a perdonarte esto, por mucho que odie mia tradiciones.

Golden: Me gustaría verte intentarlo.

Paula: No lo digas dos veces. Kage no Shoshitsu.

Entonces desaparece en el aire, pero Golden se lo veía venir.

Golden: No te voy a dejar. Shuchu Basuto.

Aprovechando el gran tamaño de sus pies, realiza un Geppo muy potente, generando un fuerte vendaval.

Golden: Suerte sobrepasando eso.

Paula: Ey.

Pero resulta que Paula ya está a la altura de su pecho.

Paula: Sabes, he logrado perfeccionar cada técnica del Rokushiki, pero hay una que, a pesar de poder usar, solo la domino en su base. ¿Sabes de que te hablo?

Golden ve su pose, los puños pegados a su pecho.

Golden: Saru no O Kara Tekkai.

Paula: En tus sueños aguantaras esto, simio. Rokuogan.

Entonces Paula lanza una onda de choque devastadora de sus puños, que sobrepasa de mucho la técnica defensiva de Golden, dejándolo moribundo en el aire antes de que caiga al mar.

A su vez, Paula aterriza en cubierta y se recoloca las gafas mientras mueve la muñeca de su otra mano.

Paula: Sigue doliendo un poco, pero cada vez menos.

De pronto, una explosión se oye cerca del barco.

Paula: ¿Y ahora qué?

Entonces Paula comprueba algo que la amedrenta un poco. Tres buques de la Marina.

Paula: Justo ahora que necesitaba un respiro.

Entonces coge el Den Den Mushi y llama, esperando que alguien conteste. La primera en hacerlo es Niya.

Niya: Hola Paula.

Paula: ¿Ya has acabado ahí?

Niya: Sí, había un payaso muy divertido, pero se ha congelado la señal.

Paula: Eso no, tu misión.

Niya: Ah sí. Pero necesito que alguien me saque de aquí, la puerta se ha bloqueado por una explosión y tampoco puedo transformarla. Todo aquí esta cubierto de sal marina en cantidad.

Paula: Ok. ¿Y el resto?

Niya: Ocupados. Aunque dos están atacando a uno solo.

Paula: Pues contactalos y que uno venga.

Niya: Entendido.

Entonces cuelga, y utiliza los Den Den Mushi de megafonía que hay por el pueblo.

Niya: Aron, hay problemas en el puerto, Paula dice que necesita tu ayuda.

Aron y Alcetiles están defendiéndose e intentando atacar a Fortres, que ahora está rodeado de azúcar.

Aron: ¿Es en serio? ¿Justo ahora?

Alcetiles: Tú.

Aron: ¿Qué quieres?

Alcetiles: Aquí solo estorbas, ayuda allí. Yo me encargo.

Aron: ¡Estás loco! No voy a...

Alcetiles: Venga ya, no paras de controlarte al atacar por miedo a que nos lo devuelva. El se aprovecha de la materia, y tu lo eres, en cambio, yo no lo soy.

A Aron le cuesta reconocerlo, pero tiene razón.

Aron: Está bien, lo dejo en tus manos.

Entonces se desplaza aprovechando su poder Logia para marcharse, pero Fortres se lo intenta impedir.

Fortres: Tú no te mueves de aquí.

Entonces le manda un puñetazo de azúcar, pero una onda de calor la convierte en caramelo, quitando el control de Fortres.

Alcetiles: ¿Qué? ¿No puedes tragarte la energía?

Fortres: Me encargaré de ti primero.

Entonces le da un bocado al caramelo, recuperando su control.

Como ahora se centra en Alcetiles, Aron puede huir, en dirección al puerto.

Allí, Ora por fin había llegado al barco.

Ora: ¿No se suponen que deberían estar en Marineford?

Paula: Sí. Esto me da mala espina.

Capítulo 157: Duelo de velocidades y pasados de crueldades

Aron se mueve velozmente intentando llegar raudo a puerto. Tras avanzar un poco ve a Bane y Koa luchando contra sus respectivos rivales, que se han separado del camino principal. Pero tras seguir un poco más, varias flechas y shurikens le atraviesan, sin hacerle daño debido a su condición de Logia.

Aron: Eso habría sido peligroso. ¿De donde ha salido?

Al mirar, comprueba que en los tejados están luchando Nekofukuro y Rob, en una batalla feroz.

Aron: Bueno, yo a lo mio.

Entonces se sigue alejando, mientras Nekofukuro seguía lanzando flechas a Rob.

Nekofukuro: Unpredictable Arrows.

Rob: Kasoku-ko Gazo.

A Rob le atraviesan, como sucedió en su anterior batalla.

Nekofukuro: Tsk, otra vez esa odiosa velocidad.

Rob: Ya te lo dije, soy superior. Muy superior.

Nekofukuro: Puede que sí, pero si estuviera a un 20% de lo que es mi máximo potencial te vencería en un segundo.

Rob: Eso es erróneo. El máximo potencial de una persona es el que tiene en el momento.

Nekofukuro: Ahí te equivocas, el máximo potencial de alguien es el futuro, y siempre lo será. Da igual cuanto superior y perfecto se crea, nunca llegará al máximo, siempre hay un margen de superación.

Nekofukuro acaba apuntando con el dedo a su rival, que a su vez retrocede levemente sin darse cuenta, mientras unas escenas se le pasan por la cabeza.


Un niño esta en una montaña, mientras salta desde dentro de un hoyo para salir. Cuando lo consigue, se vuelve a meter y con una pala, cava para hacer el agujero más profundo y volver a intentar salir fuera.

Al día siguiente, ese mismo niño corre al borde del mar, con rocas atadas a los pies y con el agua a la altura del cuello. Cuando consigue dar una vuelta a la isla, se ata dos rocas más y vuelve a hacerlo.

A la mañana siguiente, está dentro de una cueva. Corre hacia la pared, da unos cuantos pasos pero se cae. Pero no se rinde, y vuelve a intentarlo, a pesar de que el resultado es el mismo.

Ya amanece el día siguiente, y ese niño ahora va de camino a una escuela, mientras carga un rollo de hojas y una piedra de carbón alargada y fina, junto una pequeña hoja de pizarra.

Al llegar se sienta en una mesa, esperando a que llegue el resto de personas. Los primeros en llegar son tres niños más.

Niño1: Vaya, el pringado ha vuelto a madrugar.

Niño2: Pues eso no es lo más raro, hace dos días lo vi corriendo en el mar a punto de ahogarse.

Niño3: ¿En serio? Pues mientras mi familia recogía frutas silvestres hace tres días, estaba saltando dentro y fuera de un hoyo.

Niño1: Menudo bicho raro. Ahora entiendo por qué sus padres le abandonaron hace un año.

El niño se levanta de la mesa, y se les acerca de pronto.

Niño1: ¿Qué quieres, Rob?

Rob: Esto... ¿Os gustaría veniros conmigo está tarde?

Los tres niños se miran, sin saber que decir.

Rob: Voy a realizar uno de mis entrenamientos. Subir una vara de bambú muy alta. Es más complicado de lo que parece, pero ya llego a la mitad.

Los niños vuelven a mirarse. Pero en vez de contestar, se marchan a otro lado.

Rob: Bueno, tal vez otro día.

Pasan los días y Rob sigue entrenado, poco a poco, mejorando cada día más y más.

Rob: Venga, siempre puedo hacer más, siempre se puede llegar a más.

Un día, al acabar las clases, un niño mayor está amenazando a los tres compañeros de Rob. Este lo ve y no puede evitar intervenir.

Rob: Para, o te las verás conmigo.

Matón: ¿Qué estás hablando enano? ¿Acaso quieres una patada en el culo?

Rob: Inténtalo si puedes.

Matón: Vas a ver. niño chulito.

Entonces le intenta meter un puñetazo, pero Rob la esquiva sin dificultad y le da una patada en la barbilla como respuesta, haciendo que su rival caiga al suelo.

Matón: La madre que lo par...

Rob se le acerca, y este retrocede.

Rob: Ahora fuera.

Matón: Te acordarás de esto. Al igual que tus amigos.

Entonces se marcha corriendo, mientras Rob va a ver a sus compañeros.

Rob: ¿Estáis bien?

Niños: Si..., gracias.

Entonces Rob se marcha, mientras los niños procesan lo que acaba de pasar.

Los siguientes días los niños hablan con Rob, incluso pasan tiempo con él. Pero a la semana, sucede algo mientras están en la playa.

Rob: Tsk.

Matón: Rodeadle, es peligroso.

Varios niños mayores están acorralando a Rob, mientras este intenta no perder su guardia. A su vez mira a sus compañeros.

Rob: Chicos, entre los cuatro podemos con ellos.

Entonces el matón del otro día los encara.

Matón: ¿Queréis cobrar?

Entonces los niños miran a Rob. Uno habla.

Niño1: Nah. Es solo un tonto huérfano, no tenemos que hacer nada por él.

Entonces se marchan corriendo, mientras Rob comienza a llorar.

Rob: Pen..., pensaba que eramos amigos.

Matón: ¿Amigos? Nadie quiere ser amigo de alguien como tú. ¡A por él!

Entonces todos empiezan a pegarle, entre patadas, puñetazos e incluso alguna agresión con objeto.

¿?: ¡Ey! ¿Qué os creéis que hacéis?

Matón: Rayos, un tipo de estos no. ¡Corred!

Entonces los matones se marchan corriendo, mientras Rob intenta no caer muerto en la arena. Su salvador se le acerca y lo recoge, pero Rob no puede evitar decir unas palabras.

Rob: Yo..., pensaba que eran..., amigos. Quise ser..., ninja porque molaban y..., pensé que entonces yo también...

¿?: Niño, no tienes que esforzarte por caer bien a los demás. No pienses en futuro ni en pasado, el ahora es lo que importa. Si quieres ser ninja, te ayudaré a ser el ninja perfecto. Pero tendrás que dejar los sentimientos atrás, así serás superior, serás perfecto.

A Rob se le escapa una lágrima. Por una vez está feliz. Y aunque haga caso a su salvador, le da igual dejar de hacerlo si ese sentimiento es el último.

Rob: ¿Co... como se llama?

¿?: Me llamo Fortres. Pero eso ahora no importa. Descansa, te llevaré con nuestros médicos y luego te entrenaré.

Rob: De acuerdo.

Entonces Rob cae, ya que no aguantaba más.


Rob: ¡Cállate, no sabes de lo qué hablas! Haganejutsu: Itami no Hoshi.

Rob lanza una lluvia de shurikens, pero Nekofukuro baja de los tejados y se protege tras un muro.

Nekofukuro: Lo que me faltaba, ahora le he enfadado.

Entonces un líquido le cae encima para su sorpresa.

Nekofukuro: ¿Y esto?

Rob: Mira arriba.

Entonces ve Rob, que se ha clavado un kunai en el brazo, haciendo que un líquido entre marrón y grisáceo salga, un líquido que Nekofukuro reconoce.

Nekofukuro: ¡No!

Rob: Sayonara.

Entonces quita el brazo mientras toca el líquido que está cayendo con un encendedor, haciendo que prenda y se propague en dirección al arquero.

Nekofukuro: Mierda.

Entonces la llamarada lo alcanza, pero consigue librarse tirando su capa para que sea esta la que se queme.

Rob: Tsk. Ten un poco de orgullo y muere ya.

Nekofukuro: (En mi estado no puedo hacer nada. Es demasiado rápido, y encima tiene mil trucos. Casi parece un...) ¡¡!! ¡Eres un ciborg!

Rob: ¿En serio te das cuenta ahora? Pues sí, Fortres me modificó para ser perfecto. Lo cuál era convertirme en parte en máquina.

Nekofukuro: Bueno, da igual. Aún siendo máquina te voy a vencer. Tengo que hacerlo si quiero que mis compañeros y yo queremos salir de aquí.

Rob se molesta por esto.

Rob: Da igual cuanto lo digas. Te preocupas por tus amigos, tienes sentimientos. Eso te hace débil, inferior. Tus metas están más lejanas que la propia luna.

Entonces a Nekofukuro se le ocurre algo.

Nekofukuro: ¡Claro! Anoche era la noche.

Rob: ¿Te has vuelto loco? No dices más que tonterías.

Nekofukuro: Je, ya se como vencerte.

Entonces se mete la mano en el bolsillo, sacando su propio Den Den Mushi. Y llama a Niya.

Niya: ¿Nefu? ¿Qué ocurre?

Nekofukuro: ¿Tienes el control de las pantallas?

Niya: Sí. ¿Por?

Nekofukuro: Busca las grabaciones de ayer, y busca donde se vea la luna.

Niya: ¿Eh? ¿Por qué?

Nekofukuro: ¡Solo hazlo!

Entonces el Den Den Mushi es destruido por un kunai de Rob.

Rob: Da igual lo que intentes, te voy a rematar aquí y ahora. Tanko Ken.

Entonces saca una katana, que rocía con su sangre aceitada y la hace arder a continuación.

Rob: ¿Últimas palabras?

Nekofukuro: No.

Rob: Ame ni Hiwotsukeru.

Pero a la vez que en las pantallas aparece la luna llena, Nekofukuro dice algo.

Nekofukuro: No, porque no voy a morir. Verás la fuerza de lo salvaje. Sulong.

Entonces a Nekofukuro le crece el pelo de cabeza, mientras plumas moradas le salen en el resto del cuerpo. Sus ojos se vuelven rojos, y sus uñas se alargan y afilan, mientras tornan un color negro.

Rob: ¿Y eso?

Nekofukuro: Wild Speed.

Entonces Nekofukuro se desvanece, para sorpresa de Rob.

Rob: ¿Donde? ¿Donde ha ido?

Nekofukuro: ¿Te sorprende mi velocidad?

Nekofukuro ahora está en los tejados. Ha desmontado su arco, quitándole la cuerda y quitando un forro que cubría dos hojas de metal afiladas en los extremos, obteniendo una especie de alabarda doble.

Nekofukuro: No es la luna de verdad, pero bastará.

Rob: Eso piensas tú.

Nekofukuro: Feather Darts.

Rob: Haganejutsu: Itami no Hoshi.

Nekofukuro se arranca varias plumas, y las lanza contra Rob. Este a su vez lanza sus shurikens. Pero al chocar, las plumas pueden más y se clavan en el cuerpo del ciborg ninja.

Rob: Agh.

Nekofukuro: ¿Superior? Ahora no.

Rob: Solo estoy calentando.

Entonces se esfuma en una nube de humo. Nekofukuro ni se mueve. Entonces, por detrás, aparece Rob y le intenta cortar con su katana.

Rob: Has bajado la guardia. Ame ni Hiwotsukeru.

Nekofukuro: Feral Sharp Claws.

Entonces, antes de que Rob le golpee con espada en llamas, Nekofukuro lanza su arma al aire y al para con sus garras.

Nekofukuro: Predecible.

Rob: Tsk. Lo admito, nada mal.

Nekofukuro: ¿Ves como se puede mejorar?

Rob: Puede ser. (Pero que digo, no ha mejorado, sigue siendo igual de incompetente).

Nekofukuro: Por cierto, todo lo que sube, baja.

Entonces el arma de Nekofukuro cae, cortando uno de los brazos de Rob.

Rob: No. Me he despistado.

No muestra dolor, no porque no sienta su brazo, sino por mantener sus ideales.

Nekofukuro: He de admitirlo.

Entonces se lanza hacia su rival.

Nekofukuro: Hacia tiempo que no luchaba con un rival duro de verdad.

Rob: Y más vale que lo reconozcas.

Entonces se lanza también por su rival.

Chocan sus armas. entonces empiezan a moverse ágiles y veloces, usando sus armas. Ambos consiguen encajar golpes, pequeños, que no acaban en más que unos arañazos. Pero la cuestión es que..., están igualados.

Rob: Je, nada mal. (¿Me he reído?)

Nekofukuro: Y que lo digas. Estoy aprendiendo mucho. Además, nunca había podido probar mi parte mink durante tanto rato. Pero no se cuando se acabara, así que... ¿Ataque final?

Rob no sabe que hacer, tiene contradicciones internas, sabe que quiere decir, pero no es lo que le han enseñado. Desde hacia mucho que no le pasaba esto. Estaba..., estaba..., ¿sintiendo?

Nekofukuro: ¿Y bien?

Rob: Dale.

Nekofukuro: Je, por fin te has dado cuenta. Pues vamos con todo. Flashing Moon.

Rob: Por supuesto, no voy a dejarte ganar. Jigoku no Karada.

Entonces, ambos rivales, preparan sus golpes. Nekofukuro genera una gran cantidad de rayos, iluminando si cabe más el día. A su vez, Rob se ha empapado con el aceite de la herida de su brazo cortado, para después envolverse en llamas.

Nekofukuro: Twinkling Claws of the Savage Cat.

Rob: Onichimei-tekina hi no Kiru.

Ambos se lanzan a muchísima velocidad, chocando de manera muy brusca y fuerte. Los rayos encienden el aceite, lo cual provoca a su vez una gran explosión. Pasa un rato, y alguien sale del humo, tosiendo, con la piel un tanto quemada y trozos de katana rota clavada en la piel. No es otro que Nekofukuro, que ha vuelto a su forma humana.

Nekofukuro: Tsk, se ha quitado en el peor momento.

Entonces cae al suelo, dolorido. Justo en ese momento el humo se disipa, mostrando a alguien que ha salido más malherido. Rob esta inconsciente, con los restos de su espada clavada en su pecho. Pero hay algo extraño, está sonriendo.

Rob: (Jejeje, ese tío es brutal. Me ha ganado. Bueno, sabía que él no aguantaría mucho más y que no me mataría. Bueno, clavarme la katana no es mi peor decisión. Nunca debí dejar de sentir, es tan..., tan..., reconfortante. Jejeje, espero que llegues lejos, hombre mink. Nekofukuro.)

Entonces deja de moverse del todo, pero acabando con una gran sonrisa en la cara.

Capítulo 158: Duelo de espadas a muerte

Dos personas chocan espadas, acabando cada choque en un empate. Están dentro de una casa, a la que han entrado sin darse demasiada cuenta, ya que si alguien se desconcentrara, acabaría muy mal parado.

Koa: Tsk, ahora entiendo como Bane perdió contra ti.

Flint: Pues aun no has visto nada, maldito pirata.

Entonces Flint le lanza una mesa que Koa corta sin demasiados problemas, pero en lo que separan las dos partes, Flint se ha aproximado e intenta cortar a Koa.

Flint: ¡Muere! Hidden Meteor.

Koa: Tu turno. Invocation.

Kao: No deberíamos caer en estos trucos. Infernal Shield.

Kao se interpone al tajo, y a pesar de que el golpe es potente, Kao lo aguanta sin mucho problema. El motivo, se ha vuelto enorme y de un verde intenso.

Flint: Rayos.

Koa: Es increíble, nunca habías logrado crecer tanto. Eso significa que..., un momento. ¿Tienes miedo?

Esto se lo dice al carcelero, que se enfada ante esto.

Flint: ¿Ante un pirata? ¡Jamas!

Koa: Claro que si, Kao crece gracias al miedo que hay alrededor. Y estamos solos.

Así es, debido al conflicto, toda la gente que había por el lugar se ha marchado.

Koa: ¿Qué te he hecho..., o hemos hecho, para que estés así de asustado?

Flint se enfurece por esto.

Flint: ¡LO SABES PERFECTAMENTE, TÚ TODA TU GENTE, SOIS COMO MONSTRUOS, ESO ES LO QUE SOIS LOS PIRATAS, MONSTRUOS!

Entonces le llega a su mente un recuerdo, un recuerdo que le hace soltar una lágrima, una lágrima de dolor, de ira, de miedo, de impotencia.


Hace unos años, en un pintoresco pueblo en una isla del East Blue, un hombre enseña a unos niños el arte del Kendo.

Flint: Muy bien chicos, por hoy es suficiente.

Todos los niños se marchan, pero una pequeña se acerca a su maestro y le intenta golpear, pero este le esquiva y le da suavemente en la cabeza.

Flint: En la cabeza, dos puntos, gano.

Niña: Jo, no es justo, nunca te gano.

Flint: Seguro que algún día lo lograras amorcito.

Niña: Jeje, claro que sí, papi.

Van caminando a casa, hablando de como ha ido la clase y del Kendo en general. Cuando llegan, una hermosa mujer los saluda.

Mujer: Hola cielo. Y hola a ti también, Cindy. ¿Qué tal te ha ido?

Cindy: Hoy casi consigo hacerle un punto a papi.

Flint: Si, casi me coge por sorpresa.

Mujer: Bueno, vamos a cenar. Hoy hay lasaña.

Cindy: ¡Bien, mi comida favorita!

Flint: Y la mía también, como nos conoces Mina mía.

Y le da un beso.

Mina: Hay Flint, tú siempre igual.

Flint: Qué quieres que te diga, soy muy afortunado por teneros de familia.

Pasan unas semanas, todos están felices en casa. Flint arregla una estantería caída, Cindy práctica, ya que tiene una competición cercana, y Mina prepara el almuerzo.

Mina: Oh no, no nos queda aceite ni soja.

Flint: Tranquila, yo ya he acabado, voy por ello.

Entonces Flint coge algo de dinero y se marcha al mercado.

Tendero: Aquí tiene, soja y aceite. ¿Algo más?

Flint: No, muchas gracias.

NIIIII NOOOO NIIII NOOOO

De pronto, una alarma empieza a sonar. Todos empiezan a correr, saben que está pasando, pero Flint está realmente preocupado. Se acerca a donde está la alarma y pregunta al encargado.

Flint: ¿Por donde han atracado está vez?

Hombre: En el lado este de la isla.

Flint: Mierda.

Flint sale corriendo, intentando evitar que pase una calamidad. Al llegar a su casa sus preocupaciones se confirman al ver el cuerpo sin vida de su mujer en el suelo, sangrando en una herida de espada, espada que tiene aún clavada.

Flint: No..., Mina..., mi cielo.

No puede evitar llorar, pero se da cuenta de algo, no ha visto a Cindy por ningún lado.

Flint: No..., que no hayan... Eso sería peor que la muerte.

Entonces coge la espada y se marcha rumbo al este. Al llegar encuentra algo que le da un ápice de esperanza. Ve a la banda de piratas que han atacado a la isla, pero más importante, ve a su hija.

Flint: ¡Cindy, papa ya va por ti!

Entonces se lanza contra los piratas, que a pesar de ser más, no son rivales para el dominio de la espada de Flint.

Pirata: Es muy fuerte...

Pirata: ¡Pararle!

Flint: ¡No os vais a llevar a mi hija!

Cindy: ¡Papi!

Pirata: Tú, más vale que te rindas!

Flint: ¿Eh?

Al mirar, ve que un pirata que parece ser el líder, amenaza a su hija con una pistola en la sien. La niña no puede parar de llorar, está aterrorizada.

Flint: NO..., no lo hagas.

Entonces varios piratas lo reducen, tirándolo al suelo.

Capitán: Je, patético.

Al mirar, el capitán ve algo que a Flint se le ha caído.

Capitán: Vaya vaya, si es la espada con la que mate a esa mujer que no me dejaba llevarme a esta niñata. Traédmela.

Un pirata le lleva la espada. El capitán la observa, pensando algo muy malicioso.

Capitán: Je, tenía pensado llevarme a esta niña para placeres propios, pero creo que prefiero una felicidad más..., pasajera.

Entonces le clava la espada a la pequeña, que cae al suelo entre lágrimas y sangre.

Flint: ¡NOOOOOOOO! ¡MISERABLE!

Entonces, en un acto de ira incontrolable, consigue zafarse de sus opresores, les roba una espada y los corta, para luego ir por el capitán y acabarlo.

Capitán: NOOOOO.

Un profundo corte le atraviesa, lanzándole también por los aires. Tras esto, Flint, se acerca a su hija, que a pesar de estar herida de muerte, aún respira.

Flint: Mi niña..., yo..., yo...

Empieza a llorar, no sabe que hacer, está destrozado.

Cindy: Papi..., ven...

Flint se acerca a su hija. Esta le coge una mano, y le da algo, algo que reconoce.

Flint: Esto..., esto es...

Cindy: La alianza de mama. Me la dio antes de morir, dijo que así estaría conmigo.

Entonces ella se quita su collar.

Cindy: Y yo..., te doy el collar que me regalasteis, para ir siempre contigo, y que no me olvides.

Flint: No..., no..., no me abandones. No soy..., no soy nada sin vosotras. Todo..., todo esto es..., culpa mía.

Cindy: Ni se te ocurra repetir eso. Esto..., esto no es..., culpa tuya. Cof Cof

Cindy hecha sangre por la boca, está en las últimas.

Cindy: No me queda mucho tiempo. Solo te..., pido una cosa. Jamas..., jamas..., nos olvi-des.

Entonces la mano que agarraba a Flint cae, inerte, cosa que hizo que Flint se derrumbara. Pegaba al suelo entre profundas lágrimas, ya que no volvería a ver a su familia en vida. Pero para su completo desconocimiento, el capitán pirata aún esta vivo.

Capitán: Pedazo de mierda, acabarás igual que tu familia.

Entonces dispara una pistola que cogió del suelo. La bala se desplazo por el aire, hasta casi la cabeza de Flint, pero en el último momento algo se interpuso y la detuvo, pero eso no evito que Flint cayera inconsciente al suelo del miedo.

¿?: Pobre hombre.

Capitán: ¡¡!! No..., NO PUEDE SER. Tu eres Fortres, el vi...

Fortres: Calla, ya has hecho bastante.

Entonces le golpea con un puño de clavos, matándole en el acto. Tras eso, se acerca a Flint, que ha recuperado la conciencia enseguida.

Flint: ¿Qué? ¿Donde?

Fortres: Tranquilo. Ya he acabado con él.

Flint se levanta, y vuelve a ver el cadáver de su hija, entre lágrimas. Le quita la espada que tiene clavada. La mira, y le coloca las joyas que tenían el anillo y collar de su familia. Entones coge una funda y la guarda. Se seca las lágrimas, y recoge a su hija muerta.

Flint: No..., no quiero parecer maleducado, pero... ¿me ayudas a enterrarlas?

Fortres: Por supuesto, faltaría más.

Más tarde, en un claro del bosque, Flint llora delante de las tumbas, mientra Fortres le acompaña.

Flint: Los piratas... ¡LOS PIRATAS SON LA ESCORIA DE ESTE MUNDO!

Fortres: Si que lo son, amigo mío.

Flint: Me gustaría..., me gustaría acabar con esa escoria.

Fortres: Sabes, creo que podría ayudarte a cumplir ese deseo.


Flint: Si no fuera por los piratas... ¡MI FAMILIA SEGUIRÍA VIVA! STAR FLAME.

Entonces se lanza a por Koa, que se confía un poco al tener a Kao, pero para su sorpresa no se mueve, recibiendo el ataque de lleno.

Koa: ¡¡!!

Este se hecha hacia atrás, pero Flint no pretende detenerse.

Flint: ¡¡¡TODOS LOS PIRATAS SON SERES DESPRECIABLES!!! STAR FLAME.

A Koa solo le da tiempo de hacerse a un lado, haciendo que la espada de le clave en un hombro en vez de en el pecho.

Koa: ¡¡¡CIERRA LA PUTA BOCA!!! ¡Nosotros no somos así! ¡Y tampoco todos los piratas son como nosotros!

Esto hace que Flint retroceda un momento, pero agita la cabeza y se le pasa. Entonces le quita la espada del hombro a Koa, que cae al suelo, y genera una espada en su mano, dispuesto a clavársela en la frente.

Flint: Eso dices tú. Core Slash.

Koa: Tsk.

Koa consigue en el último momento usar su espada para bloquear, y a continuación lo empuja lejos.

Flint: Maldición...

Koa se gira hacía su compañero, que se ha mantenido a parte en todo momento.

Koa: ¿Y tú que? ¿Piensas dejarme morir?

Entonces Kao reacciona.

Kao: Spectral Claw.

Entonces Kao ataca, pero para sorpresa de su invocador, es a él.

Koa: Waterspout.

Koa consigue detenerlo con un tajo potente, pero esta enfadado.

Koa: ¿Qué demonios hace?

Pero al fijarse, Kao ya no está unido a su cuerpo, sino al de Flint.

Koa: Diablos, ha sido demasiado para que lo aguantaras.

Flint se da cuenta de esto ahora que está un poco más calmado.

Flint: Vaya vaya, interesante.

Entonces hace un gesto con una mano, gesto que Kao imita.

Flint: Jeje, ahora si que no tienes nada que hacer.

Kao: (Mierda, esto nunca había pasado).

Flint: Hey, prepárate. Ahora tú vas a ver que es miedo.

Entonces Kao le ataca con sus dos garras, que Koa a duras penas logra parar. Pero Flint también se lanza, y le clava la espada en el otro hombro.

Flint: Planet Union.

Koa regula hacia atrás, apenas puede levantar los brazos del dolor.

Koa: Tsk, siempre van al mismo sitio.

Y es verdad, no es la primera vez que le atacan ese punto.

Flint: Ahora a ver como te defiendes.

Kao se abalanza sobre él, pero Koa no puede levantar los brazos a tiempo para bloquear, por lo que Kao lo estampa contra el suelo, inmovilizándolo.

Flint: Vale, ha llegado tú final. Aunque es una pena que tenga que deshacerme de está cosa.

Koa no encuentra salida, está en sus últimos momentos.

Flint: Después de ti, iré por tus compañeros, por cada uno de ellos.

Entonces esto llega a Koa. No quiere. No quiere que hagan daño a sus compañeros. No quiere que hagan daño a sus amigos. No quiere que hagan daño..., a su hermana.

Flint: Bueno. Adiós.

Y cuando Flint está a punto de matarlo, grita.

Koa: ¡NO HAGAS DAÑO A MI GENTE!

Entonces, para el desconocimiento de todos, algo ha salido de la espalda de Koa, metiéndose en el suelo, y creando una columna de tierra que impacta en Flint primero, quitándole la espada que había materializado, y luego, impactando en Kao, quitándolo de encima de Koa.

Flint: ¡¿Qué diantres?!

Koa: Yo..., no tengo ni idea.

Entonces, la columna de tierra se cae, y del suelo, sale algo translúcido, de color púrpura, con el aspecto de Koa.

¿?: Vamos, que te ayudo.

Le ofrece la mano para ayudarle a levantar. Koa acepta, pero se le queda mirando.

Koa: Esto, es como la primera vez que invoqué a Kao.

¿?: Así es, yo soy Keo.

Este parece más alegre que Koa y Kao, ya que no para de sonreír, una sonrisa..., que da tranquilidad.

Keo: Me has llamado al pensar en los demás antes que en ti, igual que Kao aparece cuando tienes miedo.

Flint: ¿Pensar en los demás? ¿Sentir miedo? ¡¿De qué demonios habláis?!

Koa se agarra del hombro, aún le duele, pero decide responder.

Koa: Verás, unos piratas aparecieron donde vivía, y me obligaron a unirme a su tripulación. Me dieron una fruta del diablo, y casi al instante apareció Kao, mi miedo personificado.

Flint siente algo de empatía, siente que su rival tal vez no es tan malo.

Flint: Entonces sabes lo horrible que son los piratas.

Koa: Te equivocas. Aquella gente era horrible. Pero aparecieron. Mis compañeros. Una banda pirata. Acabaron con nuestros opresores, y nos hicimos amigos.

Flint: Tsk. Bueno, supongo que siempre está la excepción que confirma la regla.

Koa: También te equivocas, estoy convencido de que hay más gente igual. ¿Pero sabes qué es lo mejor? Yo hubiera muerto el mismo día que llegaron los piratas a mi isla, de no ser, por mi hermana. Hermana que ahora también es miembro de esta banda. Hermana, a la que voy a proteger.

Un sudor frió recorre la frente de Flint. Koa será un pirata, pero ve a alguien reflejado en él, a si mismo.

Koa: Por eso ha salido Keo. Y por eso, ahora que tengo una nueva razón para luchar, te venceré, para que no hagas daño, a mi familia.

Esto hace que a Flint le salten las lágrimas. Ha dicho la única palabra que en años se ha negado a volver a pronunciar, la palabra que le impedía dormir por las noches, la palabra que perdió aquel fatídico día.

Flint: No..., no puede ser... ¡Me niego a creerlo!

Entonces levanta la mano, de donde empiezan a salir cientos de cuchillos.

Flint: Rain of Stars.

Koa: ¿Tú te ocupas?

Keo: Faltaría más. Stone Wall.

Entonces Keo se vuelve a meter en la tierra, creando un gran muro de piedra maciza, donde los cuchillos quedan clavados.

Koa: Es una interesante habilidad.

Flint: Es el poder de la Fruta Atsu Atsu, me permite recoger y almacenar en mi cuerpo un único tipo de objeto. Yo escogí las espadas, las espadas de aquellos piratas que acabaron con la vida de familias inocentes. La única que no guardo dentro de mí, es esta.

Y señala la espada que tiene en su mano, la única a la que le tiene una funda.

Flint: Con está espada mataron los piratas a mi familia, la que me recuerda el motivo por el que lucho. Tú no sabes que es que acaben con tu familia.

Koa: Claro que lo se. Aquellos piratas de los que te hablaba, mataron a mi madre.

Esto si que hace que Flint se derrumbe del todo, ya no tiene motivos para querer matar a ese pirata.

Flint: Rayos. ¿Por qué eres así?

Esto deja confuso a Koa.

Koa: ¿Así como?

Flint: Joder, que has pasado por lo mismo que yo.

Koa: No se, supongo que el destino.

Esto hace que Flint sonría levemente por el comentario, pero rápidamente vuelve a su cara habitual.

Flint: Eres un caso. Pero aún así, si no acabo contigo, me matarán a mi.

Koa: Lo se. Pero aún así, no quiero que no acabes esta pelea. No porque me preocupe por ti, sino porque eres un gran rival.

Flint: Lo mismo digo. Entonces... ¿qué tal si seguimos?

Koa asiente, y se lanza al ataque igual que Flint. Por otro lado, Kao y Keo chocan entre si, con ataques de transformación y de control elemental respectivamente. Tras un rato de ataques igualados, ambos se separan.

Koa: Me estoy divirtiendo, en serio, pero usar mi poder cansa con el rato.

Flint: Entonces iré con todo con el próximo golpe.

Koa: Qué así sea.

Flint: Scared Knight.

Koa: Air Sword.

Flint se recubre con Kao, consiguiendo una armadura espectral, mientras que Keo se fusionaba con el aire para recubrir la espada de Koa.

Flint: Hall of Souls....

Koa: Torrent Air....

Flint empieza a flotar en el aire, como hacen los fantasmas, para luego dirigirse hacia Koa, este a su vez, apunta su espada al suelo, soltando una gran cantidad de aire que lo propulsa.

Flint: to the Hell.

Koa: of the Roc creature.

Están a punto de chocar. Esto decidirá el resultado del encuentro, y Flint lo sabe. Pero, por primera vez en mucho tiempo, está feliz, está eufórico, está nervioso por la pelea. Pero lo que no siente..., es miedo.

Entonces chocan, y ambos acaban en el suelo. Flint está feliz, con una gran sonrisa en la cara. Pero Koa, está impactado. Tiene ganas de llorar. ¿El motivo? Su espada se ha clavado en el pecho de "mil cuchillos".

Koa: No..., no quería que esto pasase. No esperaba que Koa desapareciera.

Resulta que antes del choque, la espada de Koa había lanzado un potente chorro de aire, que pretendía separar a Kao de Flint, pero antes de que le diera, este se había desvanecido. Por lo que el torrente había golpeado en la espada de Flint, lanzándola por los aires. Y Koa, debido a la velocidad que llevaba, no reaccionó a tiempo y le había atravesado de lleno.

Flint: Hey, no te preocupes. Solo..., tráemela.

Señala a su espada. Koa se la lleva, supone que quiere estar cerca de, como él le dijo, lo que simbolizaba su familia.

Koa: Aquí la tienes.

Flint, sonríe.

Flint: Quiero que sepas, que lo que ha pasado, no es culpa tuya, ni estoy molesto por ello. Por primera vez, tras muchos años, podré reunirme con mi familia.

Entonces se arranca la espada de Kao, y se clava la suya propia.

Koa: ¡¿Pero qué haces?!

Flint: Ya te lo he dicho, me reúno con mi familia.

Entonces cae, muerto, pero con una gran sonrisa y una lágrima en el ojo. Koa entonces cae también, no se había dado cuenta, pero se había estado desangrando por los hombros. Pero no es suficiente para perder el conocimiento. Se arrastra, hasta sentarse al lado de su rival, para, a continuación, ponerse a llorar de forma descontrolada.

Capítulo 159: Como burlar el destino

Koa esta moviéndose entre los campos de trigo, oculto, sin perder de vista a Katarino, que anda con tranquilidad, como si no le preocupara nada.

Bane: ¿No reacciona? Esto es sospechoso. Veamos. Flight of Flies.

Entonces lanza dos varillas, que se aproximan a golpear a su rival, pero este empieza a moverse de forma errática, esquivando toda la lluvia de golpes.

Katarino: Lamentable. Chaval, dame algo más de trabajo. Lucky Shot.

Entonces coge una piedra y la batea con su bastón, acertando de lleno a Bane, a pesar de estar oculto.

Bane: ¡Auch! ¡Eso duele!

Al llevarse la mano a la frente, comprueba que le ha hecho una herida y le está sangrando.

Bane: (Venga ya. ¿Qué probabilidades habían de que supiera donde estoy?)

Katarino: ¿Oye, pien..., piensas seguir luchando?

Al mirar, comprueba que Katarino no le está mirando a él, sino a su bola de cristal.

Bane: ¿Será...? Comprobémoslo.

Entonces pone un montón de tierra encima de su varilla, y la lanza en dirección a su rival.

Bane: Launch.

Katarino: ¿Lo mismo?

Entonces, cuando llega a la altura del consejero, en vez de intentar golpearle, suelta la tierra encima, ensuciando su bola de cristal.

Katarino: ¿Eh?

Bane: Para esto. Puppeter Shuriken.

Entonces una de las varillas golpea a Katarino, haciéndolo sangrar.

Katarino: Auch, auch, auch. Eso no lo he visto venir.

Bane: Ahora lo tengo todo claro, leí de este poder en un libro. La Fruta Sea Sea, permite ver el futuro en aquellas superficies con reflejo. Eso si, su prolongación en el tiempo es limitada, tanto en duración como en espacio de visión, ya que solo puede reflejar el futuro que la superficie refleja.

Katarino sonríe, para luego reír.

Katarino: Jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejeje...

Bane se molesta por la incesante risa.

Bane: ¡¿QUÉ TE HACE TANTA GRACIA?!

Katarino: Per..., perdón. La tartamudez.

Bane se golpea la frente en señal de indignación.

Katarino: Solo quería de.., decir que eres un sabiondo. Pero da igual que sepas esto, ya que no te ayudará en nada.

Bane: ¿Seguro?

Entonces hace un gesto con la mano, que hace mover una de las varillas en dirección a la esfera de cristal, tirándola al suelo y haciéndola añicos.

Katarino: ¡Noooooooooooooo!

Bane: Bien, ahora podré divertirme. Launch, Connect and Become my Puppet.

Bane lanza unas varillas en dirección a la cabeza de Katarino, pero este, en un acto veloz, consigue romperla con su bastón, que se ha vuelto de color negro.

Esto, preocupa en gran medida a Bane, sabiendo de que se trata.

Bane: Tsk, tenía que saber usar el haki.

Katarino: Pues claro. Soy viejo, y he vivi..., vivido muchas cosas.

Bane: Je, vivir muchas cosas. La edad no representa eso. Yo soy mucho más joven que tú, pero de seguro he vivido infiernos peores y circunstancias más peligrosas e instructivas.

Katarino: Insolente. Eight Ball.

Entonces Katarino empieza a girar sobre si mismo muy rápido, tornado un color negro su ataque, para chocar luego con Bane, lanzándole contra un espantapájaros y dejándolo muy dolorido.

Bane: Uff, me ha crujido la espalda. Aún no estoy recuperado del todo.

Se levanta poco a poco, apoyándose en el hombre de paja. Y al acabar de levantarse y mirar bien se le ocurre una idea.

Bane: (Es tan loco que puede funcionar).

Katarino: No te despistes. Lucky Shot.

Y este le vuelve a lanzar una piedra a Bane, y aunque este se mueve para esquivar, le da de lleno.

Bane: ¡Me cago en Roger! ¿También tienes el poder de la Fruta Raki Raki?

Entonces se mete entre el trigo, intentando evadir a Katarino.

Katarino: De nada te va a servir. Lucky Shot.

De nuevo, repite el mismo ataque, y vuelve a golpear a Bane. Esta vez en todo el ojo que ya le habían dañado, haciendo que se le caiga.

Katarino: Donde pongo el ojo, pongo la piedra. Literalmente.

Bane recoge su ojo y se lo recoloca tras limpiarse la sangre.

Bane: (Diablos, si le rompí la esfera. ¿Cómo está usando su poder?)

Lo que no sabe Bane, es que la esfera solo era una distracción, ya que, las gafas que lleva puesta permiten un leve reflejo, en el cuál Katarino puede predecir los actos que pueden pasar a continuación.

Katarino: Ahí va la tercera. Lucky Shot.

Esta vez, le golpea de lleno en la mano, dislocándosela.

Bane: Mierda. Tengo que acabar esto pronto.

Los ataques a continuación se repiten, Bane se desplaza por todo el trigal, mientras Katarino le produce cada vez más heridas, las cuales con el tiempo se van agrabando.

Katarino: Chico, ya me es..., estoy aburriendo.

Pero al mirar nota algo, Bane está tendido en el suelo más adelante.

Katarino: ¿Lo he matado con eso? Sí que era débil.

Pero al acercarse, llega un punto en el que no puede moverse.

Katarino: ¿Eh, qué pasa?

Al fijarse, ve que se ha enredado en unos hilos del color del trigo, motivo por el que no los vio.

Bane: Jejejeje, jejejeje. ¡JEJEJEJEJE!

Bane entonces se levanta, demostrando que solo estaba fingiendo.

Bane: Ahora, te voy a devolver cada uno de los golpes que me has dado.

Entonces, Katarino lo ve, un montón de personas con hoces y guadañas se le van a echar encima, y lo van a cortar inevitablemente.

Katarino: Tengo que...

Bane: Muy tarde. ¡¡¡PURGE!!!

Un montón de espantapájaros con útiles del campo se lanzan contra Katarino, cortándolo de manera mortal y lanzándolo al suelo.

Bane: Qué conste, que esto no es por mí. Ni por mi banda. Es por todo el pueblo que no para de sufrir por vuestra culpa.

Bane se marcha lentamente, dolorido por las heridas. Pero es solo dar un par de pasos para oír una voz detrás suyo.

Katarino: ¡Siempre con trucos! ¡Siempre artimañas! ¡Siempre superiores a mí! Así es como los piratas me han tratado todo este tiempo.

Katarino está masacrado, tienes tantas heridas que su cuerpo ya tiene más rojo que otra cosa. A su vez, este recuerda el momento en que su vida se torció.


En una isla de Grand Line, un hombre dirige su propia sala de juegos, contando el dinero del día. Ya el negocio está cerrado, pero alguien no para de tocar a la puerta, así que, sin más remedio, Katarino tiene que ir.

Katarino: Estamos cerrados, vengan mañana.

¿?: No, entro ahora.

La persona que está ahí es un hombre, con una gran bolsa de oro que tiene el tamaño suficiente como para meter dentro un elefante. Cosa que llama la atención al dueño del local.

Katarino: Claro. Pase, pase. Pero me temo que solo puedo invitarle a un juego.

¿?: Perfecto. Entonces me lo jugaré todo a un juego.

Katarino: ¡Todo a uno! (Me voy a hacer de oro). ¿Y a qué quiere jugar? ¿Dados, ruleta, poker?

¿?: ¿Que tal triles?

Katarino: Me parece perfecto, resulta que soy un fantástico trilero.

Entonces saca tres vasos y una volita, poniéndola debajo de uno de los vasos y moviéndola hábilmente.

Katarino: Elige.

El hombre se lo piensa durante un rato. Tras un tiempo, sonríe, y saca una volita igual del bolsillo.

¿?: Aquí.

Katarino: ¡Así no se supone que se juegue a esto!

¿?: ¿Enserio? Es que se le había caído, mire.

Y entonces coge los vasos y los lanza por los aires, demostrando que ya no había ninguna bola. A Katarino se le ha visto el truco, pero aún así no está dispuesto a pagar.

Katarino: Me da igual, no pienso...

¿?: ¡¡¡COJONES, NO HABER PUTO APOSTADO CON UN PIRATA, ESTAFADOR DE MIERDA!!! ¡Y como no me pagues con todo lo que tienes por intentar estafarme, te corto esas manos de estafador de mierda que tienes!

Entonces saca una alabarda, y le apunta con ella. Katarino no tiene otra opción, le deja todo el dinero que tiene.

¿?: Así es, hagámoslo por las buenas.

Katarino: ¿Quién eres y como puedes ser tan cruel? Me has dejado sin dinero.

¿?: Me llamo Jolwuf, Jolwuf Earia. Y no te he quitado tú dinero, sino el que habrás estafado.

Katarino: ¿Y qué vas a hacer? ¿Devolverlo?

Jolwuf: Qué va. A los idiotas que hayas timado que se fastidien, que hubieran sido más listos.

Entonces se marcha, con otra bolsa aun mayor de la que ya tenía. Dejando a Katarino a su suerte.

Pasaron las semanas, y Katarino no había conseguido levantar cabeza. Solo iba por el mercado un día a la semana, cobrando un poco por tasar el oro y su pureza. Un día, un hombre le dio varias pepitas de oro, pero eran falsas.

Katarino: Lo siento, esto solo es pirita.

¿?: ¿En serio? Un momento.

Entonces se trago el metal, para que luego otros pedazos se le pegaran, localizando a una persona que intercambiaba cosas por este.

¿?: Ey, me has estafado.

Entonces concentró todo el metal en un brazo, para luego pegar un gran puñetazo.

¿?: Así aprenderás.

Luego se gira hacia Katarino.

¿?: Sabes, necesito a alguien como tú en mi equipo. Para serte sincero, no soy bueno identificando los minerales de verdad de los caros.

Katarino: Si me paga lo acepto, estoy en las últimas. ¿A qué se dedica?

¿?: Soy Fortres, comodoro de la Marina.

Katarino: ¡Tan joven! Debe ser muy fuerte.

Fortres: Supongo que si, pero los piratas me estafan con facilidad.

Katarino: Que me va a contar, yo lo perdí todo ante uno.

Fortres: Bueno, si te alistas, podrás evitar esto.


Katarino: Tal vez este estafando al pueblo, pero se que lo hago por una buena razón. Fortres nunca me ha defraudado, y si hace esto habrá algún motivo. All to Black.

Entonces cubre todo su cuerpo y bastón en haki, para luego lanzarse hacia Bane, que es incapaz de esquivar, siendo estampado contra un molino, con varias costillas, una pierna y alguna que otra vértebra rota.

Bane: ¡¡¡AHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!

Katarino: Los piratas estafan sin motivo, solo por codicia, y encima, nunca pude rendir cuentas con ese pirata, Jolwuf Earia. Pero daba igual, si ayudaba a Fortres.

Bane: Je..., jeje... jejejejejejejeje.

Katarino se sorprende, no sabe de que se ríe su rival. Es casi macabro.

Katarino: ¿Qué pasa?

Bane: Te has olvidado de las varillas.

Entonces una toca al consejero, dejándolo completamente inmóvil.

Bane: Y también, quería acabar a lo grande.

Entonces, una de las varillas se engancha al eje del molino y saca las aspas, para luego hacerlas girar rápidamente.

Bane: Descansa en paz. Farmer's Saw.

Entones las aspas pasan por encima de Katarino, dejando una escena grotesca y llena de sangre.

Bane: Si hay algo que detesto es la gente que solo sigue a otra persona. Ten metas propias, sin dejarte influenciar por los demás.

Entonces Bane coge un sombrero de paja que había por ahí cerca y una brizna de trigo que se pone en la boca, para luego tumbarse en el suelo y descansar.

Cápitulo 160: Batalla de ciencia, baile y amor

De vuelta a la plaza, hay un incesante intercambio de balas entre dos tiradores, que tienen tanta precisión que hacen chocar las balas entre si. Pero en la otra batalla, el que pertenece al bando de los piratas está siendo prácticamente vapuleado por su contrincante, y este sin recibir ni una herida.

Onigo: Vale que la fuerza bruta no es lo mío, pero que no te salga ni un moretón...

Enrique: Con una fruta del diablo todo es posible. Black Rope.

Entonces golpea con su látigo a Onigo, haciéndole rodar por el suelo y mostrando algo. Enrique lo recoge y lo mira sin saber de que se trata exactamente.

Enrique: ¿Y esto?

Onigo: Ahora lo verás.

Entonces se empieza a oír algo, un sonido como mecánico. En el cielo, se ve una nube negra que se aproxima, poco a poco, hasta caer encima de Onigo.

Enrique: ¿Qué es esto?

Onigo: Algo para igualar las cosas.

Entonces de la nube de humo sale una llama que cubre a Enrique, aunque no lo hace ni inmutarse, solo calcinando algo de su bolsillo.

Enrique: Joder, si no llego a pelear con señuelo.

Entonces la nube se disipa, solo dejando una más pequeña detrás, detrás de una imponente armadura de metal con varios gadgets instalados.

Onigo: Je, veo que mi Armadura Oni, Modelo Aron no ha bastado. Pensaba que tu fruta te protegía de los golpes directos, pero ahora veo que solo se mueve el daño a un señuelo que pongas.

Enrique aprieta los dientes, ahora sabe su secreto.

Enrique: Pues así es.

Entonces coge algo de su otro bolsillo y lo aprieta con su mano, para volver a guardarlo.

Enrique: Es el poder de la Fruta Rua Rua, que permite convertir objetos inanimados en señuelos que reciben todo el daño de la persona a la que este ligada.

Onigo: Menos cháchara.

Entonces vuelva a usar los lanzallamas que tiene, pero Enrique usa su lazo para engancharse a un poste y esquivarlo rápidamente.

Enrique: Dos veces no. Spicy Ramen.

Entonces con otro látigo consigue agarrar uno de los lanzallamas y voltearlo, haciendo que apunte a Onigo.

Onigo: Tsk, ahora tengo que arreglarlo. ¡Cúbreme, Cupiju!

Cupiju: Heavenly Punishment.

Entonces una bala de Cupiju impacta en Enrique, justo en la frente. Por instinto se ha cubierto, pero el señuelo es quien recibe el daño. Debido a esto a su vez, a Onigo le ha dado tiempo de reparar su traje, para enfado de Enrique.

Enrique: ¿¡Pero Daisy, como le dejas un respiro!?

Daisy: ¿Un respiro? Claro, como tú no tienes que recargar las armas.

Enrique: Menos sarcasmo, que eso pudo haberme matado.

Daisy: ¿¡PERO QUÉ TENÍAS EL SEÑUELO!?

Enrique: ¿¡Y POR TENER EL SEÑUELO SI ALGUIEN ME DICE QUE ME TIRE POR UN BARRANCO VOY Y LO HAGO!?

Entonces Cupiju dispara sin herir a sus rivales, solo haciéndoles pasar dos balas enfrente de sus rostros, haciéndoles callar.

Cupiju: Vamos, vamos. Qué sois una parejita entrañable, no discutáis.

Ambos se miran, están sonrojados. Entonces se viran, para que su pareja no vea eso.

Daisy: Bueno...

Enrique: Sigamos a lo nuestro ...

Onigo: Perfecto. Soot Shut.

Entonces un torrente de hollín impacta Enrique, dejándolo negro y ciego.

Enrique: Eso es jugar sucio, y nunca mejor dicho.

Onigo: Bueno, uno usa lo que tiene. Ahora, quieto. Flame.

Y vuelve a usar un lanzallamas, que impacta en Enrique. El señuelo se quema y el hollín se consume.

Enrique: Tsk, solo me queda un señuelo.

Pero cuando va a cogerlo para usar su poder, ve que no puede moverse.

Enrique: ¿Y esto?

Onigo: Fiu, menos mal que funcionó.

Onigo esta feliz, su truco ha funcionado.

Enrique: ¿Qué has hecho?

Onigo: Verás, junto con el hollín había una sal que al fundirse adquiere una alta densidad y dureza. Al adherirse a una superficie crea una película sobre está, bloqueando cualquier movimiento articulable. Pero no las tenía conmigo, no había funcionado nunca tan bien.

Enrique: ¿Y justo tenía que funcionarte ahora?

Onigo: Sí.

Cupiju en cambio ahora está teniendo problemas para pelear con Daisy, quién ha cambiado de munición.

Daisy: Sea Bullet, Sea Bullet, Sea Bullet.

Cupijo tiene que pasar a su forma de arma híbrida para esquivar con mayor facilidad, pero aún así una bala le roza, devolviéndolo a su forma de pistola.

Cupiju: (Oh no)

Daisy entonces le recoge y le acerca una de sus balas, impidiéndole volver a la normalidad.

Daisy: Vaya, vaya. Eres una arma curiosa.

Onigo: Sueltalo. Sticky Soot Bullet.

Entonces a Daisy le impacta algo en los ojos, cegándola. Tira a Cupiju que es recogido por el agresor, para luego ponerse a salvo.

Onigo: Tsk, era Kairoseki, ahora no podrás transformarte hasta dentro de un rato.

Enrique: Hey.

Onigo: ¿Eh?

En el cielo, está Enrique, con dos látigos en cada mano.

Enrique: Call of Cthulhu.

Entonces ataca con sus látigos a Onigo, pero no para herirle, sino para desmontar su armadura.

Onigo: Mi armadura. Pero si no podías moverte.

Enrique: Tú formula tenía unos fallos.

Entonces aterriza, para decir dos palabras.

Enrique: ¡Dispara aquí!

Onigo: Aghhhh...

Entonces una bala impacta en el científico. ¿Cómo? Resulta que Enrique se había puesto justo en la dirección en la que su compañera si le disparaba, tenía en medio al pirata.

Onigo: Mierda...

Enrique: Je.

Entonces se acerca a su pareja, pero al llegar a ella, dos balas le impactan en las rodillas.

Enrique: Serás condenado.

Entonces ve que las balas eran de Kairoseki.

Onigo: Esto por mi amigo.

Pero entonces se lleva la mano a la herida, es más profunda de lo que se pensaba.

Onigo: Si me muevo demasiado me desangraré.

Enrique: Bueno, este es tu fin.

Entonces se apoya en su pareja, para luego ayudarle a apuntar, en dirección a Onigo.

Enrique: Ya lo tienes a tiro.

Daisy: Ok cielo. Sea Bu....

Cupiju: (Love-Hate).

Entonces un corazón negro sale del cañón de la pistola, para impactar sobre la pareja.

Enrique: ...

Daisy: ...

Enrique: ¡Baja ese arma, cerda malagradecida!

Daisy: ¡Bájala tú, lameculos!

Enrique le ha robado una pistola a Daisy y le apunta en la frente, mientras esta le apunta al cuello.

Enrique: Contaré hasta 3.

Daisy: OK.

Ambos: UNO...,DOS... ¡TRES!

Entonces ambos disparan.

Onigo: No queríamos que acabara así.

Cupìju: (Al menos se que se aman al punto de que hubieran dado la vida por el otro).

Pero de pronto los dos guardaespaldas se desvanecen en una nube, para aparecer dos papeles y dos fotos.

Onigo: ¿Y esto?

Entonces ve que son fotos de sus rivales y un papel en el que pone "maté a Alcetiles" y "mi pareja mató a Alcetiles".

Onigo: ¿Qué diablos?

Pero entonces, Onigo ve algo que le inquieta, el muro que separaba la plaza en dos se está moviendo.

Onigo: ¡Oh diablos, lo que faltaba!

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.