FANDOM


Arco de Pluma Roja
Pluma Roja
Información
Número de capítulos 57(581 a 637)
Fecha de creación 19/01/19
Fecha de finalización 30/03/19
Anterior Arco de los Oficiales
Posterior Arco de la Caza Tesoros
Creador Darkarchangel

El Arco de Pluma Roja es el vigésimo quinto arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el segundo y último de la Saga de las Promesas.

Antecedentes

Tras llegar a Eiyuu, los Piratas del Ave Azul se encuentran con que hay una cantidad enorme de marines encabezados por lo peor de lo peor de los oficiales persiguiéndolos y poniendo en peligro el cuartel por tomar de Todos somos Esclavos. Sin refuerzos cercanos, los del Ave Azul usan toda su fuerza para enfrentar a los marines,haciendo que uno deserte y el resto sea derrotado, permitiendo a sus aliados tomar su nueva base de forma segura.

Capitulo 581: Algunas consecuencias

Jean: Ay, Dios…

Banshee: Le dije que no le hubiera hablado si el asunto no fuera serio.

Jean: ¿Y saben como llegó ahí?

Ghoul y Ghost: *Niegan con la cabeza. *

Tras todo un día y una noche de fiesta y excesos, Jean ha sido convocado al salón del Devil Gloriosa por la primer oficial del los Piratas de Hollow. ¿La razón? Mía esta dormida con la pierna prendida de un candelabro a más de seis metros de altura. Se puede oír que en sueños está cantando y está escurriendo alcohol de una botella que aún tiene en la mano. 

Mia: Cuelgo de mi candelabro aquí…. Candelabro aquí…*ronquido*

Banshee: Le habría pedido al capitán que la bajara, pero… 

El Poltergeist está sentado en una silla, agarrándose la cabeza que siente que le va a explotar. Es evidente que tiene resaca. 

Hollow: Demonio de la resaca… abandona este cuerpo.

Banshee: ¿Por qué no mejor abandona usted su cuerpo? 

Hollow : Oye, eso no es mala idea. 

La mente del rubio abandona su cuerpo entonces y se mete al primer objeto que ve, el sombrero de un muy crudo Revenant, el cual lo tenía sobre la cara, pero se le cae al obtener conciencia. 

Hollow: Oye, me siento mejor. 

Revenant: ¡Veo la luz… y quema! 

Con cuidado, Jean vuela y baja a su compañera del candelabro.

Jean: Vamos. Te llevare a que duermas.

Mia: *llorando* Pero no estoy cansada. 

Un par de horas más tarde, se puede apreciar el bullicio en el nuevo Cuartel de Todos somos Esclavos.  Algunos limpian los restos de la fiesta, otros siguen trasladando suministro y otros simplemente viven sus vidas como si se tratara de un día normal en un lugar normal. A la par, los Piratas del Ave Azul desayunan huevos con jamón y limonada recién exprimida.

Katrina: ¡Que rico! 

Samir: Gracias por el desayuno, cielo.

Taylor: De nada. Me alegro que les guste

El médico hace de cocinero dado que la cocinera sigue en un estado deplorable, y James y Bert no dejan de reírse por el asunto del candelabro.

James: ¿no quieres colgarte de la lámpara del pasillo?

Bert: Solo no la vayas a romper.

Big Bird: Romper, romper, ahhh. 

Mia: Los odio a todos…

Y más odia a todos cuando escucha lo que parece ser un megáfono hablando desde algún punto del Puerto Subterráneo, pero en realidad es una mujer con una voz anormalmente fuerte. 

Mujer: La capitana Betula solicita la presencia de los líderes y los Piratas del Ave Azul en la cubierta del Jewelry Power.

  • Miembro de los Piratas del Zafiro y usuaria de la Fruta Rauda Rauda: Sonya “El Altavoz “

Sonya:  Repito. Se solicita la presencia de los líderes y los Piratas del Ave Azul. 

Katrina: ¿Nos quieren a todos? ¿Para que?

Jean: Ni idea pero vamos a averiguarlo.

Tras terminar rápido de desayunar, toda la tripulación sube a la nave insignia de los Piratas del Zafiro. Ahí, ya están reunidos las otras personas cuya presencia ha sido solicitada, y Betula, sentada frente a una mesita mientras disfruta de café y pastelillos. 

Trillizas: Holo. Perdón. Hola. 

Hollow: Ya estoy aquí. 

Jean: Nos llamaste, Betula- San. 

Betula:.*masticando* Si. Pensé que querrían ver esto. 

La mujer muestra un periódico y de inmediato todos se reúnen a su alrededor ,expectantes. 

Capitulo 582: Proceda con precaución

Betula: “Los Piratas Indenation destrozan a banda rival”.

Isabel: Creo que oí de ellos antes

Mía: Yo no.

Betula: “Don Barbacoa vuelve a hacer de las suyas”.

James: ¿Y ese quien es?

Trillizas: Sepa la bola.

Betula: “El Garabateador rumbo a Impel Down”

Isabel: De ese oí. Me mandaron al G2 a limpiar el desastre que dejo ahí.

Hollow: Espera. ¿Dijiste Garabateador? ¿¡Maxwell Scribble, el Garabateador!?

Angélique: ¿Lo conoces?

Hollow: *con cara incómoda* Tuvimos una especie de… encuentro cuando lo de la Arsenal-con. Traficante de armas, muy pagado de sí mismo, aunque nos ayudó de algo… más o menos. No me caía exactamente bien, pero no le deseo lo que le va a pasar.

Betula: Como sea, aquí está la que nos concierne a todos. “Los Piratas del Ave Azul desaparecen tras Incidente de Eiyuu”.

La nota detalla el encontronazo de los del Ave Azul con la marine, la derrota de los oficiales y la posibilidad de que estos sean parte de una alianza o posean una flota. Además de su “desaparición” tras su aplastante victoria las fuerzas de Mez Scal y la deserción del capitán Mayhem.

Betula: “ Con esta victoria de la tripulación de la Jolly Roger con la pluma azul y sus posibles vínculos con al menos tres peligrosos grupos criminales, sumado a otros incidentes recientes como el ocurrido en Sabaody, la Marine ha decidido aumentar las recompensas de todo el grupo. Se pide a la población civil que proceda con precaución”

Katrina: ¿Recompensas nuevas? ¡Genial!

Big Bird: ¡Quiero ver! ¡Quiero ver!

Betula: Aquí están.La mujer toma el bonche de carteles anexo y los pone en el suelo para que todos puedan verlos, siendo la atracción principal la de Jean.

Jean: 314 millones. Wow. Esto es… Wow.

Isabel: Vaya. La mía también se duplico

James: ¡Al fin! ¡Llegue a 100 millones!

Katrina: Aww, yo no llego.

Samir: Al menos tu te acercas a cien. Yo me quedé atrás. Aunque la foto esta mucho mejor.

Evangeline: Y yo.

Taylor: Y yo también.

Angélique: Vamos. No es tan malo, chicos.

Katrina : Para ti es fácil decirlo. Tú , Mia y Bert si superan los cien millones.

Bert: ¡Jaja! Mira esto.

Mia: Seeeh… pero no hables tan fuerte.

Angélique: Me refiero a que podría ser peor, podrían ser Big… espera, ¿su recompensa ya llega al millón?

El Ave Azul sale volando en júbilo por que al fin empieza a reconocerle en serio. Los del Ave Azul no son los únicos con nuevos carteles. Hollow, las trillizas y Betula también han subido sus números y reaccionan de formas diversas por ello.

Hollow: Hmm…ya estoy muy cerca de los trescientos millones. Aunque esa foto es vieja, ya ni siquiera uso esa armadura

Ink: ¡P*ta! Nos la volvieron a subir.

Gift: ¿Y que m*erda con esa foto? Nos vemos como estúpidas.

Tear: Que desgraciado. Es la foto de aquel fotógrafo de ese parque de diversiones. Debió venderla.

Betula: Tch… casi 400 millones ahora…

Por curiosidad, todos continúan revisando el periódico y otros carteles de otros criminales que no conocen….hasta que encuentran a uno que sí.

Isabel: Mayhem…El pelinegro, como desertor y traidor, ahora ostenta la temible cantidad de 120 millones por su cabeza, mientras Isabel observa seria.

Jean: ¿Te preocupa, verdad?

Isabel: El es fuerte, extremadamente fuerte. Y muy creativo también. Se que puede arreglárselas… pero si, me preocupa.

Jean pone la mano en el hombro de su espadachín para confortarla y esta le agradece el gesto. Medio segundo después, Angélique llega emocionada, con tres carteles en su mano.

Angélique: ¡Jean, tienes que ver estos!

Los primeros dos son nada más y nada menos que los de Jonathan y Jill, con recompensas bastante superiores a las de Jean y fotografías actualizadas. La de Jill la hace ver como maniática, la de Jona, como un asesino serial. Y Jean, sonríe como un idiota.Jean: Ambos lo están haciendo bien, ¿Eh?

Angélique: Ahora mira este.

El tercer cartel de verdad sorprende a Jean, pues es el de su mamá Eri. Con el nombre “Josephynn Grey”, una foto de cuando tenía la edad de Jean o menos y la recompensa más alta que la de cualquier miembro de la alianza de forma individual, es imposible que no llame la atención.Jean: Espero que tu también lo estés haciendo bien, mamá Eri.

La platica sobre las recompensas y lo sucedido hace unos días continúa con entusiasmo. Betula lo nota, y aunque no le gusta, siente que es su deber darles un toque de realidad.

Betula: Escuchen todos. Se que la mayoría están emocionados pero por favor actúen con precaución. Esto atraerá más miradas sobre nosotros, de gente más poderosa y probablemente indeseable. Sobre todo tu Jean, por tu familia.

Todo el mundo se queda un poco serio por este comentario y responden solo con un “si”, un “ok”, o un “esta bien”. Y es que la mujer tiene razón, las noticias ya se propagan...

Capítulo 583: Ya va siendo hora

Isla Tropian… 

El viejo Bill Wild está trabajando en su taller haciendo lo que parecen ser, los planos para un pequeño navío y a la vez, viendo los carteles de Jean y su familia.

Bill: balahehehe. Parece que todos lo hacen bien. No, ¿Johny?

Isla Louludia… 

María : Oh, mi niña. Cuanto has crecido. 

Secretaria: Señorita Gobernadora. Su reunión de las doce… 

María: Oh si. Voy en un segundo.

La mujer, que leía en su oficina, deja atrás un periódico y el cartel de Katrina manchado con un beso carmín en la frente. 

Isla Woodengate… 

Beth: Entonces, en el nuevo piso podemos poner todo para  una nueva exhibición. Se verá perfecto. 

Dave: No más perfecto que tu. 

Beth: Aww, para. 

Beth y su prometido Dave se dan un beso mientras hacen planes para expandir su pequeño museo de la piratería, todo tras ver los nuevos carteles del Ave Azul.

Isla Harley… 

En una taberna de Nueva Triumph, Cygnus y varios ex cazadores del yermo se reúnen con pintas de cerveza en la mano, listos para celebrar. En una pared, se puede ver el cartel de James pegado. 

Cygnus: Propongo un brindis por nuestro camarada James. Que la buena fortuna lo guíe a él y a esos piratas. ¡Salud! 

Virago y Stryker: ¡Salud! 

Smokey  Mountain…

Los hombres cornudos, como siempre, hacen un banquete en celebración de sus hermanos honorarios.

Papalotl: Jajajaja. ¡Más pulqu! ¡Más comida! ¡No paren de bailar y de cantar!

Cool Land… 

Flake: Je. Estos tipos. Siempre dan de que hablar. 

Flake palea la nieve con los carteles del Ave Azul en la mano, feliz por saber de ellos. 

Eunice: Flake. Hijo, hice chocolate. 

Flake: Voy, abuela. 

En alguna parte del Grand Line… 

La grandiosa Granate va caminando por la calle de alguna plazoleta con un Hot dog en la mano y el cartel de Jean en la otra. 

Granate: *da una mordida * Hmmm…  tal vez debería buscar a este tipo otra vez. Y pelear. Se ve que se ha hecho fuerte. 

En medio de algún lugar del mar… 

Un pequeño navío navega propulsado por el fuerte viento. En su cima, ondea una Jolly Roger, la de los Piratas de la Luna de Sangre Azul. Ahí, su capitán, Maximilian, lee en el periódico sobre Jean y compañía. Su atuendo ya no es extravagante, ni el de sus compañeros. 

Maximilian: ¡Lead! 

Lead: ¿señor? 

Maximilan: Dile a todos que ya tenemos nuevo curso. 

En un puerto de muy mala nota en el Grand Line… 

Un hombre encapuchado se prepara a subir a un barco especialmente ostentoso a la par que mira el cartel de Katrina. Al alzar el rostro se puede ver que se trata nada más y nada menos que Fernand Winchester, el cual también va maquillado por alguna razón. Luego, se dirige a una señorita que está cerca. 

Fernand: ¿Está todo listo, Polly?

Polly: Si, señor. Todo listo para zarpar. 

Fernand: Entonces vamos. 

La noticia se recibe de forma diferente en diferentes lugares. Por un lado, un hombre de cabello  verde destroza con las manos el cartel de Isabel y luego mira con mezcla de ira y tristeza a un a niña con los ojos vendados. A la par en otra parte, Mayhem, que literalmente va caminando en el mar, “abraza” con fuerza un cartel con la misma fotografía. Piratas, marines, civiles y cazarrecompensas de todo el mundo se enteran, siendo tres personas particularmente importantes las que leen. 

Cuartel General de la Marine… 

Frente a un escritorio están de pie tres personas, las cuales no son más que Scal, que de algún modo ha sobrevivido ileso al hundimiento de sus naves, y sus dos aprendices no traidores, aun completamente apaleado. En el escritorio, alguien le la nota de Jean, mientras Scal le habla al respecto. 

Scal: Jean Black es un maldito virus. Crece, infecta, se propaga y se fortalece. Ya hemos intentado todo a nuestra disposición y el maldito siempre se sale con la suya. Es por eso que le solicito su apoyo, señor. 

El hombre bajo el periódico deja ver su cara, tratándose del mismísimo Almirante de la Flota, Sakazuki. 

Sakazuki: Todos los piratas son un virus, vicealmirante. Todos. Sin excepción… 

Scal sólo observa un tanto abatido , creyendo que el superior que tanto admira está demeritando su situación, pero… 

Sakazuki: Pero algunos son más venenosos que otros. ¿Qué clase de apoyo quiere esta vez? 

Ante esta contestación, Scal solo esboza una sonrisa gigantesca y muy siniestra. 

Algún lugar del Nuevo Mundo… 

El Santa Morte se yergue furioso sobre las embravecidas aguas del mar. A bordo, Azrael Mors, apoyado en la baranda, mira con una felicidad extraña a los carteles de la familia de Jean, especialmente los de Jonathan y Erica. 

Azrael: Así que era ella de quien hablaba esa ramera de Hela… y de ahí saliste tu. Fuhuhuhuhu, Te estuviste divirtiendo bastante. ¿No, Black?  Esto cambia un poco la situación pero el plan es el mismo. ¡Kilian! 

El castaño aparece en ese momento, como siempre, mascando chicle ruidosamente. 

Kilian: ¿Qué pasa, jefe? *mascar*

Azrael: Quiero que llames a los “Jinetes”. 

Con la sola mención de esta palabra, Kilian se emociona, mostrando una mueca maligna de felicidad. 

Azrael: Vamos a usar una táctica mejor y más divertida. 

Otro lugar del Nuevo Mundo… 

Arrancado en algún lugar extraño esta el Scarlet Terror, la inmensa nave de los Piratas del Ave Rapaz. Todos sus miembros, un centenar de ellos se aglomeran en la cubierta superior, justo enfrente de su capitán, que sentido en la banda de popa,  lleva el periódico y los carteles de sus tres hijos y Erica en la mano.  Con un rostro levemente triste, serio y determinado al verlo todo, alza la vista hacia sus ya expectantes camaradas. 

Jo: ¿Y bien, capitán? ¿Qué procede? ¿Qué dices? 

John: Digo… que ya va siendo hora. 

Ante esas palabras, todos sus hombres gritan de júbilo, mientras John se pone de pie y avanza hacia proa a paso firme. 

John: Prepárense, todos a sus puestos de batalla, que vamos a mandar un mensaje.  

Capítulo 584: Noticias recientes

Dos días más tarde…

Paz y quietud. Es lo que se respira en el Cuartel General de Eiyuu y la gran mayoría de los miembros de la alianza disfruta de ello mientras sus líderes se reúnen en consejo. James por ejemplo, limpia su arma y charla un rato con Beatrix. 

James: Entonces, eres hermana de Shane. ¿Por qué nunca te había visto aquí antes? 

Beatrix: En realidad, me uní a la tripulación hace poco, cuando vinieron el y su esposa a Isla Gyojin. Nunca he sido mucho del tipo aventurero, pero siento que van a necesitar ayuda, especialmente con ese bebé en camino. 

James: Eso es lindo. Te preocupas por tu familia. 

Beatrix: Jeje. Si, eso creo

A la par, Mia e Isabel, acompañadas por Revenant y su caballo Soul dan un pequeño “tour” por las ruinas que hay en la caverna. 

Isabel: Si mal no recuerdo, la guía en Seigi dijo que esto se construyó en un intento de mantener a salvo a la población durante la guerra, pero cuando terminó, todos volvieron a la superficie y todos los accesos fueron destruidos. 

Revenant: Bueno, no todos. 

Mia: Pues que conveniente para nosotros, je. 

No muy lejos de ahí, Katrina y Big Bird juegan a la pelota con los pequeños gemelos siniestros de la tripulación de Hollow. 

Katrina: Ahí va. 

La niña lanza la bola con cuidado, pero se la devuelven con tan fuerza que la dejan tirada en el piso varios metros más adelante, para su sorpresa. 

En la Ocean Spirit, Bert, Evangeline y Samir ha en planos para futuras mejoras para su querido navío, y Taylor juega a hacer figuras con un listón y sus dedos. 

Evangeline: Con suficiente potencia, deberíamos poder adaptar la luz del mascarón para hacer destellos intermitentes. Podríamos usarlos para mandar señales. 

Samir: O para deslumbrar si hace falta. 

Bert: Si, pero una batería de sodio de ese tamaño podría chamuscar la madera o prenderle fuego, necesitamos aislar… 

En ese momento, aparece Marcel, llevando muchos periódicos en sus tentáculos. 

Marcel: Buenos días, señores. 

Evangeline: Buen día, señor Marcel. ¿Qué lo trae por aquí? 

Marcel: Pensé que tal vez querrían un diario. Siempre hace falta estar informados. 

Taylor: Yo lo tomaré. Ya me aburrí de enredarme a mi mismo. Gracias, Marcel. 

El Tritón se retira, y sus camaradas siguen con lo que estaban mientras el pelirrojo abre el periódico, sorprendiéndose demasiado al ver el titular y la fotografía de una nota específica.

Al mismo tiempo, el consejo, reunido en una de las ruinas adaptada para funcionar como su sala de conferencias, habla de los asuntos que la alianza tienen pendientes. 

Banshee: Por desgracia, aún no tenemos ningún avance con respecto a al inteligencia de Canro Kitchen. Pero oímos de una tripulación pirata que si podría tener idea. Esta es la recompensa del capitán. 

El Poltergeist pone sobre la mesa el cartel de un muchacho rubio con un elegante traje negro. 

Angélique: Enzo…  ¿Palermu? 

Ink: Suena italiano. 

Hollow: Consideramos que podría ser una buena oportunidad para conseguir información, y tal vez, ampliar nuestras filas. 

Betula: Me parece una idea grandiosa. ¿Todos a favor? 

Todos alzan la mano para afirmar.

Betula: Muy bien, Hollow. Confiamos en qué tu y tu gente podrán con esta labor. Ahora, el siguiente punto en la lista. Hemos recibido reportes de que Mondhuter Maximilian y sus hombres andan rondando el Nuevo Mundo. 

La noticia de inmediato causa barullo en la sala, y Jean y Angélique no tardan en preocuparse al respecto. 

Jean: No me digas que esta haciendo su “colección “ otra vez. 

Betula: No sabemos. Por eso propongo que alguien los busque y los mantenga vigilados por un tiempo. 

Ante esta propuesta, Belén alza la mano. 

Belen: Yo me ofrezco. Con mi habilidad puedo vigilarles sin que me noten. 

Betula:¿A favor de que Belén y la tripulación del Pure Platinum vayan tras Mondhuter? 

Todos alzan la mano. 

Betula: Muy bien. 

Belen: Me preparare para partir de inmediato tras la junta. 

Betula: OK, solo queda el último punto. Los compradores de Water Ivy y el Abismo. Como saben, ya hemos desmantelado a 13 organizaciones que compraban Esclavos de ellos, una decimocuarta cayó por culpa de los Piratas del Ala Negra que rehusaron nuestra invitación y tres más se hundieron solas sin nuestra intervención. Pero aún hay varias que siguen operando, incluyendo aquella organización conocida solo como CC por la firma de un comprador. Por desgracia, seguimos si avanzar nada en respecto a ese campo. Por ahora, nos enfocaremos, en Canro Kitchen y Maximilian, ¿entendido? 

Todos: Entendido. 

La sesión termina y todos se van por su lado, con Jean y Angélique yendo hacia la Spirit. 

Jean: Bueno, parece que estaremos sin hacer nada un rato. 

Angélique : Seh. Bueno, hablando de hacer cosas. Isabel me dijo que hay un lugar cerca de aquí donde el agua se refleja y todo se ve verde. Me preguntaba si… ¿Quisieras ir conmigo…. Y con Katrina y Big Bird y los demás? 

Jean: Claro. 

Angélique: Genial. Vamos. 

Jean: Oh, espera, ¿justo ahora? Es que le dije a Betula que sería su Sparring. 

Angélique: Oh… ya veo. Entonces después. 

Jean: Vale. Te veré después. 

Angélique se marcha entonces hacia otra parte, golpeándose la cara, cosa que Jean no nota. El peliazul ya está por salir volando pero se encuentra súbitamente con Taylor que va corriendo hacia el con el periódico en la mano. 

Taylor: ¡Jean!

Jean: ¿Taylor? Que te pasa, te vas a hacer daño corriendo así.

El muchacho pelirrojo se toma unos segundos para recuperarse y luego le da el periódico a su capitán.

Taylor: *jadeo* Tienes que ver esto.

Jean abre el periódico queda pasmado como idiota, viéndolo fijamente. 

Jean: Papá…   

Capitulo 585: La Promesa de las estrellas.

Angélique: Estúpida. ¿Por qué eres tan estúpida, estúpida?

La pelirroja se pega la cara con la palma de la mano, frustrada, y luego, deja de hacerlo de la misma repentina manera en la que comenzó.

Angélique: *suspiro* Cálmate, mujer. Dijo que más tarde. No es un no… ¿o lo es, pero dijo eso para ser amable y…? Ok, cállate. Ya estas imaginando cosas.

Jean: *desde muy lejos* ¡Angelíque!

La chica oye a Jean gritando, y por un momento si cree que esta enloqueciendo, hasta que se da cuenta que los gritos se acercan y al voltear, ve Jean volando a toda velocidad y este la agarra de un brazo, arrastrandola consigo en el aire.

Angélique: ¡Kyahhhh! ¡¿Estás loco!?

Taylor: ¡Nos va a matar a este paso!

La pelirroja se sorprende de ver a su camarada en la misma situación desde el otro brazo a la par que Jean vuela y grita.

Jean: ¡Chicos! ¡Todos a la Spirit!

Todos los que estaban fuera corren de inmediato al barco al oír los gritos de su capitán, tan emocionados que parecen desesperados. Una vez llegan a la nave, el hombre ave aterriza, para alivio de los pelirrojos que llevaba arrastrando.

Taylor: Necesito… necesito un segundo.

Angélique: ¿¡Que rayos te pasa!?

Jean: Lo siento. Creo que estoy demasiado feliz para considerar consecuencias.

Isabel: ¿Qué sucede?

Big Bird: ¿Qué sucede? ¿Qué sucede? Ahhh

Jean: ¡Esto!

Todos los Piratas del Ave Azul se quedan de piedra al ver el encabezado, el cual reza “Pluma Roja humilla a la Marine”, luego empiezan a turnarse para leer.

Angélique: El día de ayer, a las 1900 horas, las fuerzas del Vicealmirante Pontius fueron completamente apaleadas por el infame “Pluma Roja” John Black, capitán de los temibles Piratas del Ave Rapaz.

Bert: Según reportes, el Vicealmirante Pontius y sus hombres se dirigían al cercano país de Midoriyama para posteriormente escoltar a la familia real hacia Mary Geoise para el Reverie que pronto se llevará a cabo. No obstante, fueron interceptados y derrotados por Black y su gente.

Isabel: La cercanía al Cuartel General durante el incidente ha sido motivo de múltiples críticas a la organización, pues no es la primera vez que sucede un incidente a tan poca distancia. Se puede citar la provocación de los Piratas del Gigante Bicéfalo hace un año, por ejemplo.

James: Aunado a la disculpa pública del Almirante Fujitora tras el incidente de Dressrossa hace unos días, esto ha causado que la Marine empiece a perder credibilidad y confianza.

Taylor: En el ataque, figuraron los llamados “campeones” del Ave Rapaz, destacando especialmente “Piernas Sangrantes”, “Escopeta Pandemonio” y “Depredadora de los Mares Rojos”.

Katrina: Destaca también, que todos los Marines se reportan como heridos más no hay víctimas letales. Si bien, suele ser usual en la tripulación no matar, se esperaba un incidente similar al año pasado, en el que si asesinaron al Comodoro Greatmace y a todos sus hombres, o varios casos de cazarrecompensas mutilados en los últimos dieciocho años.

Samir: John Black no se limitó sólo a atacar, sino que también obligó a los heridos a transmitirlo en video a todas las islas cercanas. Durante la transmisión, dijo:

John:  Estrellas de Tauro. La hora prometida ha llegado. Aldebaran esta esperando.

Evangeline: Si ve a Black o a sus hombres, aléjese de la zona y llame a las autoridades pertinentes.

Jean: ¡¿ahora entiende porque los llame!?

Jean se ve sumamente emocionado pero sus compañeros no parecen entender en lo más mínimo.

Mia: Yo no entendí. ¿A que rayos se refiere con lo de las estrellas?

Jean: Es un mensaje. Las estrellas de tauro somos mis hermanos y yo. Mi segundo nombre es…

Angélique: Pleyades…claro. Son estrellas de la constelación de Tauro.

El muchacho peliazul asiente muchas veces muy rápido.

Jean: Y Jill y Jona igual. Hiades y Elnath.

James: Aja. ¿Pero quién rayos es Aldebaran? ¿Y que es esa hora prometida?

Ante esto, Jean sostiene un cartel que venía con el periódico, con una cifra más alta que la de cualquier persona que conozcan. El cartel de su padre.

Jean: Él es Aldebaran. Y la hora prometida es aquello para lo que salí al mar, la promesa que hicimos, para lo que llevo preparándome toda mi vida. Será mejor que ustedes también se preparen.

Todos los del Ave Azul miran confundidos a su capitán.

Taylor: ¿Prepararnos para qué?

En otra parte del Nuevo Mundo. Devil Horse, barco de los Piratas de la Libélula…

Luperca: 67… 68…

En la cubierta, Jill hace lagartijas con aplauso entre cada una mientras su cocinera y primer oficial, Luperca, las cuenta desde el cómodo y peludo asiento que le proveen sus lobos.

Luperca: 72…73…

Jill: Ja, soy una diosa.

Pero en ese momento, su carpintero, Cissy, llega corriendo con un periódico en la mano.

Cissy: ¡Kyaah! ¡Jefa! ¡Jefa! ¡Mire! ¡Mire lo que hay en el periódico!

Jill detiene su ejercicio y desde el suelo, lee el periódico. Su mirada antes feliz, se vuelve algo burlona, como si estuviera a punto de hacer algo muy malo.

Jill: Prepárense, chicos.

Cissy: ¿Para qué?

Otro lugar del Nuevo Mundo. Scale Imperatrix, nave de los Piratas de Gila…

Ruffian: Jejeje.

TJ: Jijiji, shhhh.

Hatter: *voz baja* Escóndanse, escóndanse.

La tiradora de los Piratas de Gila tira algo con una liga a la puerta de un camarote abierto. A los pocos segundos oye una explosión y se puede ver mucho humo salir.

Jonathan: Aghh, ¿pero qué carajo? *cof cof*

Los tres piratas que le han jugado la broma se destornillan de la risa al ver a su capitán salir tosiendo medio desnudo, pero literalmente se caen a carcajadas cuando Victoire sale justo detrás de él, también medio desnuda.

Victoire: *cof cof* Tontos.

Jonathan: ¿Estás bien, Vicky?

La mujer asiente y Jonathan camina furioso hacia los bromistas, que dejan de reírse y se ponen serios.

Jonathan: ¿Cuál era la gran idea, idiotas? ¿Asfixiarnos? Lo creería de TJ, es un niño. Pero ustedes dos son adultas, carajo.

Él se dispone a seguirles riñendo, pero en eso momento aparece Daryl, con un periódico bajo el brazo.

Daryl: Lamento interrumpir… lo que sea que este ocurriendo aquí, pero hay algo que tienes que ver.

Jona toma el periódico y al leer, del enojo infantil pasa a la determinación seria.

Jonathan: Será mejor que te vistas, Vicky. Y ustedes idiotas no crean que no me la van a pagar. Pero será después, por ahora prepárense.

Hatter: ¿Eh? ¿Prepararnos?

Ruffian: ¿para qué?

De regreso a la Ocean Spirit…

Jean tiene en su mano un papelito que se mueve, y lo mira con gran determinación en su mirada. Es nada menos que la Vivre Card que le dio Jonathan, la Vivre Card de John Black.

Jean: Prepárense a pelear. 

Capítulo 586: Una promesa y un objetivo

Tras la orden de Jean, todos se encargan de poner a punto el barco y los suministros necesarios para “pelear”. 

Mia: ¿Para cuanto tiempo debería guardar provisiones? No, ¿sabes que? Voy a llevar para un mes. No vaya a ser la de malas. 

Isabel: Más vale prevenir… supongo. 

Taylor: Los suministros médicos están listos. Espero no los usemos… o que sean suficientes. 

Bert: Je. Lo mismo puedo decir de la madera y material de reparación. 

James: También hay suficiente pólvora para volarnos en mil pedazos. 

Jean supervisa todo con Big Bird en un brazo y la vivre card de John en la otra. 

Jean: ¿Está todo listo entonces? 

Big Bird: ¿Listo? ¿Listo? 

Bert: Si. A tu orden, capitán. 

Jean: Muy bien, entonces, ¡Vamos a…! 

Betula: Si, Jean. ¿A dónde vas? 

Jean casi pega un grito al encontrase con Karma súbitamente detrás suyo. Esta prende un cigarrillo y le da una calada enorme, casi consumiendo por completo su tóxico y pequeño placer. 

Jean: ¡Betula-San! Casi me matas del susto. 

Betula: Vaya que estas ocupado. Con razón nunca te apareciste para entrenar hoy. 

Betula suena molesta pero no lo esta en realidad, aunque su comentario si causa un poco de vergüenza en Jean. 

Jean: Oh, lo siento tanto, Betula. Lo olvidé por completo. 

Betula: Tranqui, tranqui, no hay pason. Pasonpero aún así, no has respondido mi pregunta? ¿A dónde vas? 

Jean: Yo…. Tengo un asunto pendiente. Un asunto muy importante. 

Betula: Aha, eso está claro. Dime, ¿tiene que ver con tu padre,  verdad? 

Jean: ¿Cómo lo sabes? 

Betula: Yo lo sé todo. Además… 

La mujer saca un periódico con la misma nota de John y se lo muestra a Jean. 

Betula:… leo las noticias, Jean. Hay que estar bien enterada del mundo. Eso y que si estabas volando y gritando tan feliz debía ser por una razón. 

Jean una vez más vuelve a avergonzarse un poco, y Betula se ríe por ello. Luego el peliazul habla a su maestra. 

Jean: Escucha, Betula-San. Hace muchos años hice una promesa y ahora me toca cumplirla. No se a donde voy, la verdad, pero no te preocupes, volveré aquí para seguir la misión. 

Betula: Se que lo harás, pero aún así ten cuidado. Le diré a alguien que los ayude a subir. 

Jean: Gracias, Betula-san. 

La mujer le da una palmadita en el hombro para desearle suerte, termina su cigarrillo y luego se da media vuelta, dispuesta a marcharse. 

Betula: Y será mejor que ganes. Si pierdes, como tu maestra, me haces quedar mal, jeje. 

Jean: ¿Quién dice que voy a pelear? 

Pero su mentora ya no está. Jean solo sonríe y está vez, si da la orden a sus camaradas mientras mira el papelito que se mueve en su mano. 

Jean: ¡Vamos adelante! 

Piratas del Ave Azul : ¡Si! 

En un lugar desconocido del Nuevo Mundo… 

Cuatro barcos de dimensiones enormes y aspectos lúgubres se reúnen alrededor de un quinto. Todos tienen dos cosas en común. La primera, los cadáveres, que cuelgan encadenados cuál mascarones de proa, y en el caso de uno, montado como jinete del caballo pálido que si lleva uno como mascarón de proa verdadero. La segunda cosa en común es su bandera, con la guadaña de dos hojas, el símbolo de la Sociedad de los Parca.  En el barco central, el Santa Morte, se reúnen casualmente Azrael Mors y otros cuatro individuos. 

Azrael: ¿Han entendido nuestro objetivo?

Un hombre contesta su pregunta, entre las sombras no se distingue bien, pero se aprecia su postura altiva y se distingue su voz galante y muy seductora. 

¿???: Si, si, si. Black y su familia.  ¿Podemos pasar a lo que sigue? 

Pero otro hombre en la oscuridad le reprende por  su forma de hablar. Se nota que es increíblemente grande, pero su silueta se ve un tanto amorfa e inhumana. 

¿?? : ¡No seas irrespetuoso, Yibril! No se como permiten que este niño idiota sea un jinete.

  • Jinete de la Muerte en la Sociedad de los Parca y jefe del navío Pale Horse: Israfil Thanatos “La Podredumbre”

Yibril: Soy un jinete porque soy más poderoso que tu. ¿Te molesta, Thanatos? 

  • Jinete de la Victoria en la Sociedad de los Parca y jefe del navío Styx de Mer: Yibril “Eco Sombrío “

Israfil: No me provoque, muchacho. Si es que quieres seguir conservando tu cuerpo y tu voluntad. 

Yibril: Ja, eso quisiera verlo. 

La pelea verbal esta a punto de escalar a la acción física pero antes de que puedan hacerlo, una voz de mujer intercede. Su silueta es extremadamente larga, llena de curvas y su pose destila sexualidad. 

Mujer: ¿Quieren callarse de una vez los dos? Me hacen doler la cabeza. 

  • Jinete del Hambre de la Sociedad de los Parca y jefa de la nave Señora de Nuestro Perpetuo Dolor: Miquela Requiem “Sodoma y Gomorra”

Azrael: Ya escucharon a la señorita. La están molestando… y a mi también. 

Lo grave de la voz de su jefe los hace retroceder a ambos, y se sientan, muy de mala gana. 

Azrael: En vista de que ni siquiera pueden mantenerse sin querer arrancarse las cabezas mutuamente, se los voy a repetir. No los maten, los quiero vivos. Solo esa condición les pongo. Creo que no es mucho pedir, ¿ o si? 

¿???: Por supuesto que no.  

La última persona resulta ser nada más y nada menos que Baltazar, el cual luce muy entusiasmado por su nueva tarea. 

Baltazar: Será sencillo esta vez. 

  • Jinete de la Guerra de la Sociedad de los Parca y jefe del navío Schwarze Herzen Morder : Baltazar “El Sediento”

Azrael : Esa es la actitud. Ahora largo.  Ushcale. A la p*ta todos. 

Capitulo 587: Reunión

Días más tarde… por la noche…

Angélique:  ¡Aghhhhh! ¡Sosténganse! 

James: ¡¿Qué crees que estamos haciendo!? 

Jean: ¡Amarra a todos, Taylor! 

Taylor: ¡Voy! 

Los Piratas del Ave Azul se enfrentan a un terrible huracán al andar por su camino hacia John Black. Han estado siguiendo la Vivre Card en la mano de Jean noche y día y día y noche durante casi una semana y el mar y el cielo no muestran clemencia, pues llueve tanto y esta tan oscuro que las luces del barco no logran alumbrar nada.

Big Bird: ¡Roca! ¡Roca! Ahhh 

El vigía da el aviso ya estando muy cerca debido a su escasa visibilidad, por lo que la navegante pelirroja debe hacer una maniobra demasiado brusca para evitar chocar. Tan brusca que varios caen al suelo… y Jean suelta la Vivre Card. 

Jean: ¡No!

Katrina: ¡Monkey Chain! 

Por fortuna, la joven músico reacciona rápido y haciendo una línea con un montón de si mismos, logra rescatar el papelito y devolvérselo a su capitán. 

Jean: ¡Gracias, Katrina!

Katrina: ¡De nada! ¡¿Cuánto más vamos a seguir navegando!? 

Angélique: ¡Ni idea! 

Big Bird:¡ Otra roca! ¡Otra roca! Ahhhh. 

Una cosa enorme se ve adelante, y Angélique se prepara para esquivarla… hasta que les llega otro aviso. 

Evangeline:  ¡Esperen! ¡No es una roca! 

Y la mujer alada tiene razón, pues resulta que la masa se mueve y se alza demostrando ser alguna clase de Rey Marino. 

James: ¡Claro! ¿¡Por qué no!? 

Jean: ¡Tranquilos, chicos! ¡Yo me encargo! 

Con la celeridad de los relámpagos que caen a su alrededor, Jean sale disparado, en su forma de arpía y cubierto de haki de armadura. 

Jean: ¡Ara Rammklotz! 

De un codazo, la bestia cae de nueva cuenta al mar con el hocico lleno de sangre. Jean regresa al barco, con una sonrisa enorme. Se le ve que sigue feliz y está inspirado.

Jean: ¡OK, sigamos! 

James: ¡No cantes victoria tan rápido! ¡Siento presencias a las seis! 

Los del Ave Azul giran su vista, logrando distinguir solo una gran silueta con unas cuantas luces. Un barco. Luego, un relámpago vuelve la noche en día el. Tiempo suficiente para distinguir el mascarón de proa. Una gorgona coronada. 

Bert: ¡Esperen! ¡¿Qué ese no es el barco de…!? 

Jean: ¡Jonathan! 

Trepado en la baranda y evitando caer gracias a su cola de Monstruo, el hermano mayor de Pluma Azul Dorada lo saluda con una mano, con la otra sostiene su propio pedazo de Vivre Card. 

Jonathan: ¡Mira adelante! 

Una cortina de agua se aprecia en el horizonte. Marca el lugar donde acaba la tormenta. Tras cruzarla, el mar se vuelve calmo. Se puede ver otra vez, y en la lejanía, se vislumbra una isla apenas iluminada por las luces de un poblado diminuto, y es a ese lugar a donde las vivre Card los guían. 

Ruffian: ¡Tierra a la Vista! 

La isla a la que llegan es Shikisai. Isla de otoño. Lugar exuberante y pintoresco, de escasa pero amable población. Tanto la Ocean Spirit como la Scale Imperatrix son ancladas por sus tripulantes en pequeños muelles, en los cuales también se está anclando otro barco familiar. 

Angélique: Mira, es el barco de Jill. 

Como si sintiera que ha sido llamada, la capitana del Devil Horse se gira, esbozando una sonrisa gigantesca al ver a sus dos hermanos. En su emoción, salta de la nave, y pronto los muchachos pelirrojo y peliazul siguen su ejemplo, corren por el muelle y se reúnen, formando un triangulo al estar de frente. 

Jean: Hey. 

Jonathan y Jill: Hey. 

Aunque tratan de mantenerse calmados, los tres están muy felices de verse. Se observan con detenimiento de manera disimulada. El cabello de Jill es ligeramente más largo y ostenta una nueva cicatriz, pero es todo. Jonathan está idéntico de nuevo resaltando solo un par de cicatrices. Ambos no obstante, se sorprenden bastante al ver a Jean, y lo mucho que ha crecido y cambiado desde la última vez que la vieron. 

Jill: ¿Y…  que tal todo?  ¿Qué mierdas han hecho? ¿Dónde cojones han estado? 

Jonathan: ahhh, no mucho. 

Jean: Yo estuve, ya sabes, por ahí, jejeje. 

Súbitamente, el peliazul se empieza a reír, para extrañeza de sus hermanos. 

Jonathan: ¿Y a este que le pico? 

Jill: No tengo ni p*ta Idea. 

Jean: Jejeje. Lo siento. Solo estaba pensando que mi cara al fin combina con las suyas. 

El muchacho se palpa la cicatriz de su mentón y al hacerlo, Jonathan y Jill instintivamente tocan su propias cicatrices, sorprendidos, y luego se empiezan a reír con fuerza y finalmente, rompen el estoicismo y se abrazan. 

Jean: ¡Que bueno es verlos otra vez! 

Jonathan: Los extrañe mucho. 

Jill: ¡Yo también extrañaba sus caras de trasero! 

Los hermanos caminan entonces juntos hacia el pueblo, ante la mirada enternecida de todos los miembros de sus respectivas tripulaciones que les dan espacio y sólo se limitan a seguirlos de cerca. 

Jonathan: ¿Y como llegaron aquí? 

Jean: Payaso, sabes perfectamente como llegué aquí. 

El muchacho muestra el pedacito de papel que le dio su hermano, complementario del que lleva Jonathan en la suya. 

Jonathan: Je, que bien, Jeany. 

Jill: Tch… par de novatos. 

Jonathan: ¿Cuál novato? Llevo en este más que tu. 

Jill: Tal vez, pero yo no necesito un papel mágico para encontrar al viejo. 

Jean y Jonathan la miran con curiosidad.

Jill: No es como que pueda olvidar como llegar aquí… 

Capítulo 588: Showman

Siguiendo por una hermosa playa de arena negra, los Piratas del Ave Azul, de Gila y de la Libélula continúan siguiendo las Vivre Card de dos de sus capitanes para llegar hasta el padre de estos. Mientras tanto, miembros de una y otra tripulación charlan. 

Mia: ¿Pulque? 

Luperca: Oh, gracias. ¿Pipa de la paz? 

Mia: No la voy a rechazar. 

Bert: Gracias por el aparatejo de esa vez. Nos llevo muy fácil al cielo.  

Rickman: Pues claro. Estas hablando de uno de mis inventos. 

Samir y Taylor van tomados de la mano y Ruffian y Hatter se dan cuenta. 

Hatter: ¿Él es tu novio, chico Momia? 

Taylor: Si. 

Samir: Es un placer. 

Ruffian: ¿En serio son novios? A ver, coj…

No termina ni la frase porque Victoire le da con el mango de su hacha en la cabeza pero es suficiente para ruborizar al médico y al herrero, mientras que la mujer de la tortuga se ataca de risa. A la par, Gale charla con su homónimo de los Piratas del Ave Azul y la inventores de estos. 

Gale: Entonces, ¿Ahora lo dominas? 

James: Lo suficiente para usarlo en combate.  Aunque debo agradecerle a Evangeline. Ella me enseñó. 

Evangeline : *sonrojada* Oh, para. Sólo te ayude a controlar algo que aprendiste solo. 

Los miembros más jóvenes del Ave Azul y Gila también charlan, siendo su temática sus respectivas estaturas.

Katrina: ¿Como creciste tanto, amigo?  Ahora eres más alto que yo. 

TJ: Pubertad, supongo.

Jonathan: ¿Saben que más creció? 

Jill: ¿Qué? Y no vayas a decir tu cosa, por favor. 

La mitad de los presentes se ríe incluido Jean, la otra mitad solo mira incomoda. 

Jonathan: Por supuesto que no. Me refería a la tripulación de Jean. 

Jill: Oye, tiene razón.  

Jonathan: No conocía a la señorita de la espada ni al amigo de los cuchillos. 

Jill: Yo ni siquiera al ángel y a la Momia. ¿Cuándo conseguiste reclutar a tantos pobres diablos? 

Jean: A Taylor y a Evangeline fue poco después de ir al mar del cielo. A Samir e Isabel fue bastante después de lo de la marine rubia Bruja. 

Isabel: ¿Brunnhilde? 

Jonathan: Ah si, me acuerdo de esa maldita. 

Jean: Lo más triste o estúpido de ella es que sigue tras de nosotros. Pero no puede contra nosotros. Tan solo Angélique ya le partió el trasero dos veces.

Ante este comentario, Jonathan se ríe y luego pone una cara un tanto pícara hacia la navegante de su hermano. 

Jonathan: Conque defendiendo lo que es tuyo, ¿Eh? 

La que es roja del cabello se vuelve también roja de la cara. Trata de bajar la cabeza para que no se note pero logra lo contrario. 

Angélique: No sé … ehem.. No sé de que estás hablando. 

Jill: Ni yo. 

Jean: Yo tampoco. 

Jonathan se pega con la palma en la cara por la aparente incapacidad de Jean de reconocer a lo que se refería, pero finalmente lo deja pasar. Tras unos minutos más andando en la arena negra, a lo lejos se distingue la silueta de una nave gigantesca.  Las luces que la iluminan ha en sencillo apreciar su color rojo, su mascarón de águila y su Jolly Roger. La Jolly Roger del cráneo de alas rojas. 

Isabel: ¿Ese es…? 

Big Bird: ¡Si es ese¡¡ Si es ese!

Jill: El barco de papá… 

Jonathan: El Scarlet Terror…

Jean: Que raro. Es como volver a casa.

Cuando por fin llegan a los pies de la nave, las tres tripulaciones son recibidas por un sujeto con la apariencia más estándar que cualquier ser humano pueda tener. 

Tipo estándar: Contraseña.

La mayoría de los Piratas se queda confundido, pero no así sus capitanes. 

Jonathan: Elnath. 

El hombre deja pasar al lagarto monstruoso y a su gente hacia unas tablas que llevan a la cubierta superior del barco. La que le sigue es Jill. 

Jill: Hiades. 

Una vez dice esto, ella y sus muchachos también avanzan. El último es Jean. 

Jean: Pleyades. 

Y entonces los Piratas del Ave Azul avanzan. Su capitán se nota particularmente ¿emocionado? ¿Nervioso? No se podría decir, y por ello, Angélique le pregunta. 

Angélique: ¿Qué ocurre? 

Jean: Nada. Es solo que…  no he visto a papá desde los siete años. Y no sé qué pasará cuando lo vea. Estoy tratando de imaginármelo. 

Angélique: Bueno, pues es tu padre, ¿no? Supongo que estará feliz de verte. 

Jean: Eso lo sé. Lo que me estoy preguntando es que tiene preparado. 

Angélique: ¿Preparado? 

Jean: Si. ¿Cómo te explico? Papá es lo que la gente llama… 

Finalmente, todos los Piratas llegan arriba y al hacerlo, todas las luces se apagan, dejándoles iluminados solo por la luna y las estrellas. Luego, enciende un reflector que apunta a un único hombre, de cabellos rojos, brillantes ojos ámbar y aspecto de motorista, que va cargando una guitarra eléctrica.

Jean:… un Showman.  

Capítulo 589: John Black

James: ¿Ahora que? 

Jean: Shhh… ya verás. 

Una voz en off comienza a hablar a través de un micrófono, causando la confusión y expectación de varios de los presentes. Incluyendo una buena cantidad de vítores de los tripulantes del Ave Rapaz. 

Voz en off: ¡Buenas noches, señoras y señores! 

Jean, Jill y Jonathan: *emocionados *¡Chaps! 

Locutor y Bailarín de los Piratas del Ave Rapaz: Chaps “Ritmo Peligroso” 

Chaps: ¡Sean bienvenidos todos al Scarlet Terror! 

La luz del reflector cambia de amarilla a roja.  Por el ángulo bajo el que está iluminado, el hombre que está justo ahí con la guitarra tiene los ojos ensombrecidos. No obstante,  se distingue que sonríe. Este alza una mano, con una púa de guitarra entre los dedos y hace una señal a alguien que no se puede ver, para acto seguido, comenzar a tocar la guitarra que lleva con un dinamismo y una fuerza increíbles. 

John Theme

Chaps: ¡Hoy tenemos una presentación para todos ustedes! 

La guitarra del hombre pelirrojo no es la única que suena. Hay más de una tocando para hacerle segunda, así como otros instrumentos propios de la música de metal pesado, que de inmediato enciende la euforia de todos los que observan y escuchan. 

Ruffian: ¡Esto está genial! 

Charlotte : ¡Wooooooh! 

Chaps: ¡Comenzaré presentándoles a la guitarra de ritmos! ¡La mujer más ruda que conocerán jamás! ¡La mujer de cola de rubí! ¡Carissa! 

Un segundo reflector se enciende dejando ver a una sirena de cola roja y hermosa, sentada en un banco alto y con una guitarra en sus manos. Da ritmo al instrumento con la gran maestría de sus manos, cosa aún más relevante por el hecho de que lleva guantes con zarpa de metal en ellos, haciendo una gran proeza el no cortar las cuerdas de su guitarra por accidente. 

  • Sirena Dragón Marino y Exploradora de los Piratas del Ave Rapaz: Carissa “Depredadora de los Mares”

Jill: ¡Siiiii! ¡Cari-San! ¡Demuestra que esas nalgas de pez son lo máximo! 

Chaps: ¡Nuestra guitarra de armonías! ¡El hombre que siempre acierta! ¡Un fuerte aplauso para…! ¡Damon Kalos! 

Un tercer proyector deja caer su luz sobre un hombre. Aunque es evidente que ostenta ya más de cuarenta años, mujeres de todas las edades casi dejan caer baba al verlo. Alto, musculado, con enigmáticos ojos pues tiene las escleróticas negras. En su cinturón lleva una escopeta y en las manos, otra guitarra que añade más fuerza a la pieza. 

  • Tirador de los Piratas del Ave Rapaz: Damon Kalos “Escopeta Pandemonio”

Mia: *con cara de hambre * Mmmh. Me pregunto si será igual de bueno para tocar otras cosas que no sean la guitarra. 

Isabel: *medio muerta de pena y de risa* Cállate. Hay niños presentes. 

Mia: No, no los hay. 

La pelinaranja señala a Katrina, su Camarada más joven y destaca que ella mira al hombre de la misma manera. 

Chaps: ¡Pasando a cosas más “pesadas”, porque no hablamos de la bateria! ¡El “metal” y la madera son su pasión! ¡Saludemos al señor de las percusiones! ¡Ushimaru! 

Una luz particularmente grande se deja derramar sobre el casco/escenario del Scarlet Terror, dejando ver a un enorme hombre, que más bien parece un minotauro, sentado frente a una batería de su gran talla. Los timbales, tambores y bombos resuenan con cada enérgico golpe que da. 

  • Carpintero de los Piratas del Ave Rapaz: Ushimaru “Cuerno loco”

James: ¡COOL! ¡Un Mink! 

Jonathan: ¡Si! ¡Más fuerte! ¡Más ruidosa esa batería! 

Chaps: ¡Por supuesto no podemos olvidar a quienes hacen posible este espectáculo! ¡Un aplauso para las luces y el sonido! 

Una luz más pequeña ilumina de abajo hacia arriba, demostrando en los aparejos a dos personas. La primera, de piel oscura, cabellos rubios y aspecto adormilado. La segunda, una mujer de piernas exageradamente largas y llenas de heridas. 

Taylor: ¿El de la derecha es hombre o mujer? 

Samir: Ni idea. 

Evangeline : Las piernas de esa mujer son incluso más largas que las de la señorita Kin… 

Taylor : Y esas cicatrices... Debe estar viviendo una vida muy acelerada. 

  • Navegante de los Piratas del Ave Rapaz: Jo “La calma”
  • Médico y arte marcialista de los Piratas del Ave Rapaz:  Baz “Piernas Sangrantes ”

Chaps: ¡Y ahora! ¡El momento que todos estaban esperando! ¡Tengo el honor y el orgullo de presentarles…! ¡No solo a un hombre sino a “El Hombre”! ¡Nuestro capitán! ¡Nuestro orgulloso líder! ¡Y está noche, nuestro guitarrista principal! ¡No hay nadie iguale en el mar, la tierra o el cielo! ¡Un fuerte grito para Jooooohn Blaaaaack!

El primer reflector brilla con destellos de colores cálidos y el hombre bajo el al fin revela su cara completa. Cabello rojizo con unas cuantas canas empezando a asomar, barba de pocos días y brillantes ojos ambarinos vuelven a asomarse. Cicatrices en todo el cuerpo, tatuajes en sus brazos y un atuendo que dice “hombre malo” a todas luces, rematado por dos inmensas escopetas que cargan en fundas sobre sus piernas.

  • Capitán de los Piratas del Ave Rapaz, músico empedernido y padre de Jonathan, Jill y Jean: John Black“Pluma Roja”

Todos los presentes lo miran con ojos de asombro. La mayoría ha oído de él pero casi ninguno lo ha visto en persona. Su presencia es arrolladora. Cuando deja de tocar, y la música se detiene, todo el mundo estalla en vítores y aplausos, especialmente Jean y Jill, aunque el de su hijo mayor tiene un tanto de sarcasmo al aplaudir.

John: Buenas noches, piratas y piratesas. ¿Se la están pasando bien?  

Capitulo 590: Creciste

Taylor: ¡Eso fue increíble! 

Katrina: ¡¿Por qué nunca nos dijiste que tu padre era un músico? 

Jean: Hmmmm… no se. Nunca se me ocurrió. 

Big Bird: Yo ya sabía, yo ya sabía., ahhh. 

James: La presentación fue buena, ¿pero sabes que siento que le faltó? 

Katrina: ¿El qué? 

James: Un bajo. Todas las bandas tienen un bajo. 

Esta resolución de James pareciera jalar un interruptor chiquitito en el cerebro de Angélique e Isabel, como si se acordasen o se diesen cuenta de algo

Erica: Yo tocaba el bajo… 

No obstante, no les da tiempo de pensar mucho más en eso. El padre de su capitán deja su guitarra con otro miembro desconocido de su tripulación y  va hacia Jean, Jill y Jonathan. 

John: Miren lo que nos trajo el viento.  La mujer más fuerte y bella de este planeta. 

Jill: Jijiji. Hola, papi. 

Piratas de la Libélula: (¿Papi?)

Todos, particularmente su tripulación se sorprenden de ver que la ruda  pelimorada corre hacia su padre y le da un abrazo tan fuerte que casi se queda colgada a él, como si fuera una niña pequeña. 

John: Y miren lo que tenemos aquí,  a mi hijo el más guapo. 

El hombre se dirige a Jonathan, el cual, contrario a su hermana, se muestra desdeñoso. 

Jonathan: Creo que el hijo que buscas esta por allá. 

El muchacho señala a su hermano, pero John hace caso omiso y lo abraza con gran fuerza, aunque nunca le corresponden el abrazo. 

John: Obvio que estoy hablando de ti. ¿Que no ves que tienes toda mi cara?

Jonathan: Si, por desgracia. 

John por último se dirige a Jean, el menor de sus hijos, quedándose un poco sorprendido cuando lo ve.  

Jean: Hola, pa. 

John: Wow… La última vez que te vi…  me llegabas aquí. 

El hombre señala poco más allá de la altura de su rodilla. Se le ve tembloroso, como si estuviera a punto de llorar.

John: Creciste tanto… 

Jean: Pues claro. Tengo que ser más alto que tu, ¿Recuerdas?  

En otro abrazo que refleja toda la ternura del mundo, John atrapa a su hijo y este no tarda en dárselo de vuelta. 

Jean: Es bueno verte. 

Cuando por fin lo suelta, el peliazul, emocionado, lo jala hacia su tripulación para presentarlo. 

Jean: Chicos, les presento oficialmente a mi padre. John Black. 

John: Así que está es tu tripulación. Es un placer, encantado. 

Piratas del Ave Azul:… un… un placer. 

Taylor: Buenas noches, señor. 

Big Bird: Hola, hola, ahhh. 

Salvo por el médico y el ave que ya le conocían, el resto se muestran repentinamente nerviosos por conocer a un pirata de su calibre. Acto seguido, Jill aparece y jala el brazo de su padre, para presentarle también a su gente. 

Jill: Mira. Mira, papi. Estos son mis muchachos. 

De forma súper graciosa, todos los miembros de los Piratas de la Libélula posan flexionando músculos,  casi como si se tratara de una exhibición de fisicoculturismo o una de esas pinturas con dioses olímpicos. 

Piratas de la Libélula: ¡Un gusto, señor! 

John: Hmphh…  se ven fuertes. Un gusto también. 

Todos los de la Libélula sonríen ante esta contestación y luego John se acerca por. Su cuenta a Jonathan, el cual procede a hacer lo mismo que sus hermanos, pero de mala gana. 

Jonathan: Si, si, como sea. Estos son mis camaradas. 

En disonancia con su capitán, de quien sabe donde, (probablemente de la espalda de TJ), los Piratas de Gila sacan un cartel inmenso que dice hola con la letra más garigoleada y colorida que puede existir, además de estar llena de corazones, flores, conejitos y otras cosas igual de adorables.

Piratas de Gila: ¡Hola! 

John: Oh, que agradables. Hola. 

Jonathan, al darse cuenta, corre a reñirles para que lo quiten mientras murmura que “lo están avergonzando”. Casi al mismo tiempo, llegan los miembros de los Piratas del Ave Rapaz que participaron en la presentación de antes, saludando igual de enérgicos que su capitán. 

Carissa: Si que han crecido los niñotes. 

Jill: ¡Cari-san! 

La sirena, con mucho cuidado para no rajarlos, frota las cabezas de los tres, haciéndolos sonreír. Pero la sonrisa de los hermanos varones se apaga cuando Damon hace chocar sus  cabezas. 

Jean y Jonathan: ¡Au! ¡Oye! 

Damon: Jaja, dos lerdos en colisión. Oh, hola, Jill. 

Jill: Hola, Kalos-san. 

Distraídos por el golpe en la cabeza y el saludo, los tres se ven súbitamente abrazados por Baz y luego por Ushimaru, que los alzan en el aire y los aprietan. 

Baz: ¿Que a poco no extrañaron a su tía Baz? 

Ushimaru: ¿Y al tío Vaca? 

Jonathan: *medio asfixiándose* Si…

Jean: Claro que los extrañamos… ¿nos dejan respirar? 

La Piernas Largas y el Mink los dejan ir. Mientras recuperan el aliento, Chaps en persona aparece y los saluda haciendo una reverencia y unos pasos de tap. 

Chaps: Bienvenidos de nuevo, niños. 

Jonathan y Jill solo le corresponden con un gesto de mano, pero Jean se pone en posición y también hace unos pasos de rap, muy bien ejecutados para no tener los zapatos adecuados. 

Jean: Un placer verte de nuevo, Chaps Chaplin. 

La última persona en llegar a saludarlos es Jo, que solo abre los brazos muy lentamente y dice:

Jo: ¿Quién de ustedes quiere más a Jo? 

Jill, Jean y Jonathan: Pues Jo. 

Los cuatro se ríen del malísimo juego de palabras y luego los hermanos proceden a presentar también sus tripulaciones a los camaradas de su padre, y tras eso,  Jean se dirige a John directamente.

Jean: Muy bien, Aldebaran. Pleyades está aquí, y también Hiades y Elnath.

Tras decir eso, Jean de inmediato se prepara a tomar posición de batalla, pero John se ríe y lo hace detenerse poniendo su mano en su hombro.

John: Todo a su tiempo, estrella. Primero que nada, mis hijos están aquí. Y eso debe celebrarse.   

Capítulo 591: Fiesta familiar

Mientras tanto… a bordo del Styx de Mer….

Yibril va en la proa de su navío revisando los carteles de la familia Black así como de sus tripulaciones y varias fotos son sus Jolly Roger. Particularmente observa el de Jean, y su cifra inferior a la del resto de su familia. 

Yibril: Meh, no entiendo porque dicen que me tengo que preocupar por este. Es un novato. 

Luego, le da todo a un subordinado de bajo rango y le pregunta… 

Yibril: Inútil, ¿cuál es la última localización conocida de los Piratas del Ave Azul? 

Subordinado: Eiyuu, señor. 

Yibril: Hmph….Si mal no recuerdo, desde ese archipiélago solo se puede llegar a Jubileus, a Shikisai y a Gastron. La última esta en los límites del Mar Caliente-Caliente y eso eventualmente los llevaría a territorio de Big Mom, así que dudo que hayan ido por ahí. 

Subordinado: Entonces, ¿hacia donde fijamos el curso? ¿Jubileus o Shikisai? 

El jinete de la victoria se queda pensando un momento, y entonces, como flechazo, una idea atraviesa su mente. 

Yibril: Shikisai. Prepara el curso hacia Shikisai. 

Al mismo tiempo, en Shikisai… 

John: ¡Binkusu no sake wo…! 

Piratas del Ave Rapaz: ¡… todoke ni yuku yo! 

Una fiesta enorme lleva cociendo se un buen rato en la playa en donde esta arrancado el Scarlet Terror, y como tal, piratas de todas las tripulaciones se la pasan bebiendo, charlando, bailando, comiendo… 

Ushimaru: *azotando un plato lleno de huesos contra la mesa* ¡125! ¡Superen eso…! Uff… Que pesado me siento… 

El hombre toro esta participando en una competencia de comer costillas, y cree que ha ganado, pero a los pocos segundos, Bert baja plato también. 

Bert: Uff… Uff… ¡130!

Pero justo cuando van a coronar lo ganador, otro plato baja con muchos más huesos que cualquiera. 

Junk: Aun tengo hambre pero quiero cuidar la figura. 

Ante la sorpresa de todos, la herrero de los de Gila es coronada ganadora al haber comido más de 190 costillas. Mientras, Mia, como siempre, esta ebria, y hace uno de sus desfiguros. Esta vez se le insinúa a Kalos.

Mia: La verdad yo te veo muy guapo… Hic… Dios, que sabroso estas. 

Pero el hombre, en lugar de incomodarse, se ríe. Por la cantidad de líquido que le queda a su tarro y el color de sus mejillas, es evidente que el también esta muy alcoholizado. 

Damon: Pues... Hic…  tu no estas nada mal…Eres algo joven para mi, pero si tu quieres ir a lo oscurito, yo no me niego. 

Mia: Pues vamos… 

Los dos ya se van a dar un beso pero son jalados respectivamente por Isabel y Carissa. 

Mia: ¡Isa! ¡Ya iba a…! 

Isabel: ¡Nope! ¡Vámonos! 

Damon: ¡Cari! ¡Suelta! 

Carissa: ¡Ya estas muy borracho, tu! ¡A dormir! 

En otra parte de la fiesta Katrina se ha clonado y su copia toca el violín para un conjunto improvisado de Jazz, mientras ella baila con TJ. 

TJ: Que habilidad tan conveniente. 

Katrina : Ya ves. 

Al ritmo de esta música también se mueven Hatter, que ha sacado a bailar a Samir. Ruffian, que ha sacado a bailar a Taylor, y Jean, el cual demuestra pasos de baile dignos de un rey de la pista mientras baila con Morgan, que contraria a su yo habitual, también se mueve bastante. 

James: Vaya, y yo no le creía cuando decía que sabía bailar. 

Chaps: Pues claro que sabe bailar, yo le enseñe. Le di clases de tango, Jazz, salsa y tap. 

Angélique: Eso lo explica. Yo se bailar tango porque Umibaba me enseñó, pero aquella vez que baile con Jean no tenía ni idea de porqué era tan bueno. 

Jonathan: ¿Bailaste tango con Jean? Vaya, se oye como un progreso. 

Una vez más, Angélique se sonroja.

Angélique : No se a que progreso te refieres con progreso. Fue como distracción mientras los chicos se cargaban a unos guardias. 

Jonathan: Oh, eso se oye divertido. Cuenta. 

Mientras la pelirroja charla, nota algo extraño. De cuando en cuando, el padre de su capitán se le queda viendo fijamente, pero cuando ella le dirige la mirada, él se hace el que no pone atención. Se dispone a preguntarle, pero en ese momento aparece su capitán, sudoroso por bailar, se sienta a la mesa y bebe una cerveza de un trago. 

Jean: La señora no lo hace nada mal par su edad.¡Uff!

John: Tu tampoco te mueves nada mal, hijo. 

El anfitrión de la fiesta se levanta de su mesa en ese momento, con un tarro en la mano. 

Jihn: ¡Ahora! ¡Mis amigos! ¡Mi familia! ¡Quiero proponer un brindis! ¡Un brindis porque mis hijos están aquí y por primera vez estamos reunidos todos! ¡Se que mañana es el día prometido! ¡vamos a pelear para saber quien de nosotros será Rey de los Piratas y ganará el mejor! ¡Pero no quiero que olviden que no importa quien gane, pierda o acabe sirviendo al otro, al final, seguimos siendo familia!  ¡Salud! 

Piratas del Ave Rapaz:  ¡¡SALUD!! 

El centenar de hombres de John se empina su trago, igual que los de Jean igual que los de Jona, igual que los de Jill. Pero súbitamente, en algunos se oye un click cerebral al recapitular lo que ha dicho Pluma Roja. 

Luperca: (Espera un segundo…) 

Victoire: (¿A que se refiere con…) 

Angélique: (… servir al otro?)   

Capitulo 592: Las pruebas

Al día siguiente, por la tarde… 

Todos los Piratas se reúnen en la playa donde esta atrancado el Terror, y ahora también, la Spirit, la Imperatrix y el Devil. Las decenas de piratas “rasos” del Ave Rapaz preparan el terreno para “las pruebas” sea lo que eso signifique. Mientras, el resto se ocupa en toda clase de asuntos. Por ejemplo, Isabel, Katrina, Samir y Daryl limpian sus respectivas armas. 

Daryl: ¿De casualidad les quedará aceite? 

Samir: Solo si nos lo cambias por algo de papel de arroz. 

Mientras, Taylor, junto a Hatter(y George) y Cobbler, charlan con Baz con respecto a los “servicios médicos”. 

Cobbler: Pensábamos que sería conveniente montar una enfermería de campo. 

Taylor: Solo por si acaso. 

Hatter: *sorbiendo un batido * Lo que ellos dijeron. 

Baz: Ya lo teníamos planeado. Pero por ahora no se preocupen que todavía no hará falta.

Taylor, Cobbler y Hatter: ¿Todavía?

James, Gale y Evangeline, desarman, limpian y vuelven a armar sus armas por ejemplo.

James: ¿Cómo es que puedes hacer eso sin ver?

Gale: No sé. Repetición tras repetición, creo.

Evangeline: James me dijo que usted le regalo su revolver apache, joven Gale.

Gale: Todavía lo tienes, ¿Eh?

James: Claro. Me ha sacado de muchos apuros, igual que el arma que Evangeline me hizo.

Evangeline: *sonrojada* Solo es algo que fabrique, no es nada.

La situación es similar en otras partes mientras la familia “Black” comparte algo de tiempo a su manera. Jill hace pesas, Jonathan sólo está tirado en el suelo viendo las nubes y Jean su padre charlan uno junto al otro, mientras ven a Big Bird,  revoloteando no muy lejos de ahí.

John: De verdad creí que me había vuelto loco cuando vi que el pajarraco infernal tenía recompensa.

Jean: Jean, lo hubieras visto cuando se entero. Estaba tan feliz.

John: Je. Pareciera que fue ayer el día que llegaste con ese montón tembloroso de plumas, rogándome que te dejara conservarlo.

Jill: Ja, y no querías.

Jean: Jaja. Y solo te convencí prometiendo que yo lo alimentaría, lo cuidaría y limpiaría su caca.

Jonathan: Eso dices tu. Solo te dejo quedártelo porque pensó que se te moriría a los tres días.

El. Comentario está destinado sólo a hacer quedar mal a su Pluma Roja, y parece que funciona pues Jean mira fijamente a su padre y John se pone nervioso. 

John: Claro… claro que no.  No es cierto. 

Damon: *Gritando a lo lejos. ¡Si es cierto!

Jill y Jona se ríen, Jean se molesta un poquito y John se pone más nervioso, pero su momento familiar es interrumpido con Angélique.

Angélique : Ahmmm… Jean. ¿Puedo hablar contigo en privado?

Jean: Claro. Vuelvo. En un segundo.

Jill: No te pierdas.

La pelirroja y el peliazul caminan hasta detrás de una palmera y luego se detienen ahí.

Jean: ¿Qué ocurre?

Angélique : Ahmm… pues. El asunto va así. Todos, y me incluyo, estamos… “preocupados” por el asunto ese de “servir

El peliazul, por un momento, cree que su Camarada está jugando. Pero su mirada le dice lo opuesto y al ver a sus compañeros en sus actividades, ve que en sus ojos, mezclada con su felicidad, hay un cierto recelo.

Jean: Oh. Pues, no se preocupen. No es nada importante en realidad. Es uan especie de chiste entre papá y nosotros. Decíamos que el que perdiera se volvería tu subordinado, bueno, Jill decía esclavo. Pero es eso, solo un juego, no se preocupen. Además, vamos a ganar esto.

Angélique: Ah, ya veo.

Jean: Sip. Tu tranquila.

El muchacho le pone la mano en el hombro, cierra los ojos y le sonríe, para luego volver a lo que estaba. Angélique decide que no tiene de que preocuparse, pero vuelve a notar que John la mira fijamente y luego se hace el loco.

Angélique:….

Un rato más tarde, todos los preparativos están listos, y alrededor de algo que parece una arena o anillo de circo, se reúnen todas las tripulaciones. Al centro,  John y sus hijos, saludan.

John : *con un micrófono* ¿Cómo están todos por aquí?

Todos: Yaaaaaaaaay.

John: ¡se que todos han estado esperando por hoy! ¡Mis hijos y yo estamos ansiosos tambien! ¡Ahora les explico de que va la cosa! ¡Haremos una serie de pruebas para probar que tripulación es mejor!

Jill: ¡Enfrentaremos a nuestros camaradas contra sus homólogos en actividades concernientes a su puesto en la banda! ¡Carpinteros vs carpinteros! ¡Tiradores vs Tiradores! ¡Y así sucesivamente! 

Jonathan: El ganador conseguirá un punto que podrá usar en la prueba final, la cual revelarnos en su momento y eso.

Jean: En caso de que una tripulación no cuente con un puesto en específico, pueden enviar a lo que más se le parezca.

Jonathan: ¡Y ahora, que comiencen las pruebas!

Los cuatro capitanes dejan ver una rueda de feria que tiene escritos todos los posibles puestos en una tripulación pirata, luego, John se dirige a su hija. 

John: Primero las damas, Hiades.

Jill: No soy dama, pero igual quiero darle primero. 

La chica le da con toda su fuerza, incluso saca dos brazos extra para girar la rueda y esta avanza rápidamente hasta que el clavo que tiene la hace parar.

Jonathan: ¡y la primera prueba es…!     

TO BE CONTINUED
 
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.