FANDOM


(Capitulo 65: Contra un monstruo)
(Capítulo 66: Rupturas)
Línea 106: Línea 106:
 
== Capítulo 65: Contra un monstruo ==
 
== Capítulo 65: Contra un monstruo ==
   
Mientras tanto en la base de los Piratas del Amor...
+
Mientras tanto en la base de los Piratas del Amor...
   
 
Una figura alta y sombria va por los pasillos de lo que es la base de los Piratas del Amor y castillo de Limpoo, parece estar algo preocupado por algo. Finalmente, Noju llega a ver la figura, la cual ella conoce y le pregunta por qué esta tan preocupado.
 
Una figura alta y sombria va por los pasillos de lo que es la base de los Piratas del Amor y castillo de Limpoo, parece estar algo preocupado por algo. Finalmente, Noju llega a ver la figura, la cual ella conoce y le pregunta por qué esta tan preocupado.
Línea 166: Línea 166:
 
Vie: ¿Pero qué?
 
Vie: ¿Pero qué?
   
Pero Vie es ayudado rápidamente por Ringe, el cual bloque el ataque del speeder con uno sola de sus espadas, y sin pensarlo dos veces, le da un fuerte puñetazo al speder con su mano libre, el cual hace que salga volando también.
+
Pero Vie es ayudado rápidamente por Ringe, el cual bloque el ataque del speeder con uno sola de sus espadas, y sin pensarlo dos veces, le da un fuerte puñetazo al speeder con su mano libre, el cual hace que salga volando también.
   
 
Ringe: ¿Dijiste que te ayudara verdad? Pues ahí está tú ayuda.
 
Ringe: ¿Dijiste que te ayudara verdad? Pues ahí está tú ayuda.
Línea 210: Línea 210:
 
Todos los Wrecker se dirigen a sus posiciones determinadas, y se embarcan de una vez hacia Limpoo, en busca del padre de Eolo y el rescate de Hic.
 
Todos los Wrecker se dirigen a sus posiciones determinadas, y se embarcan de una vez hacia Limpoo, en busca del padre de Eolo y el rescate de Hic.
   
== Capítulo 66: ==
+
== Capítulo 66: Rupturas ==
  +
  +
En la base de los Piratas del Amor, unos guardias con armaduras llevan el cuerpo derrotado de Temar, llevándolo y dejándolo en frente del trono de Nevus.
  +
  +
Tónplu: Hmp, me lo temía.
  +
  +
Tepunon: Pero que imbécil, no se cómo pudo ser derrotado tan fácilmente. Es una desgracia.
  +
  +
Jepitur: Hemos subestimado a estos chicos. Si fueron capaces de derrotar a Temar, no sé que más puede hacer.
  +
  +
Pero Nevus no decía ni una sola palabra, solo miraba el cuerpo desmayado y derrotado de Temar. Lo veía de una forma muy melancólica y perturbada, llegando casi al punto de vomitar en el mismo lugar donde esta, pero ella se aguanta con las fuerzas que tiene y da una leve orden.
  +
  +
Nevus: N-n-no hagan nada aún...
  +
  +
Todos en la sala miran a Nevus sorprendidos por su respuesta. En especial Hic, el cual estaba encadenado cerca de la enorme silla de Nevus.
  +
  +
Hic: *Susurrando* ¿Enserio se ha rendido?
  +
  +
Jepitur: ¿Le pasa algo? ¿se siente mal?
  +
  +
Nevus: No es nada, solo que es mejor esperar un poco....
  +
  +
Tepunon: ¿¡Esperar!? ¡Yo no puedo esperar más! ¡quiero ver a ese Eolo muerto entre mis brazos!
  +
  +
Tónplu. Relájate Tepunon, la diosa tiene razón. Es mejor esperar a que llegue a nosotros, así los podremos derrotar cuando unamos todas nuestras fuerzas contra ellos.
  +
  +
Nevus: S-si, lo que el dice.
  +
  +
Tepunon: Tsk. Bien.
  +
  +
Hic: (Parece nerviosa, pero ¿que sera? tengo que descubrirlo)
  +
  +
Nevus: Bueno, pueden ir yéndose de aquí si quieren. Yo iré a mi cuarto.
  +
  +
El resto de las personas solo se quedan estáticas, por lo que jepitur es el que tiene que dar razones.
  +
  +
Jepitur: Disculpe, diosa. Estos son nuestro puestos determinados...
  +
  +
Nevus: Ah, verdad. Pues entonces yo me ire a mi cuarto, traigan también a Hic a mi cuarto.
  +
  +
Hic: ...
  +
  +
Nevus baja las escaleras de su enorme trono y se va a su cuarto. Unos guardias desencadenan a Hic y lo llevan al brazo de Nevus agarrándolo de los brazos. Luego de llegar a la habitación, estos lo tiran en el suelo, cayendo de espaldas.
  +
  +
Hic: Joder, por lo menos un poco de respeto a mi persona.
  +
  +
Nevus: No te quejes.
  +
  +
Hic: ¿Ah?
  +
  +
Hic mira para atrás para escuchar mejor a Nevus, pero está se estaba cambiando de ropas detrás de una cortina que colgaba en medio de su cuarto.
  +
  +
Nevus: Parece que tus compañeros vienen por ti a rescatarte. Es un acto bastante bonito de su parte.
  +
  +
Hic: Emm ¿gracias?
  +
  +
Nevus se termina de cambiar de ropa a una mucho más cómoda para ella, sentándose en su cama, y dando palmadas al espacio a lado suyo.
  +
  +
Hic: ¿Ah? ¿que haces?
  +
  +
Nevus: Ven, siéntate.
  +
  +
Hic: ...ok...
  +
  +
Hic se levanta y se va a al lugar donde le dice Nevus, aunque está algo dudoso por lo que le puede pasar.
  +
  +
Nevus: Sabes, realmente se nota que le importas a los de tu tripulación.
  +
  +
Hic: He, gracias.
  +
  +
Nevus: Oye, no tienes que actuar así, puede que te haya atrapado, pero tampoco tienes que ser descortés conmigo.
  +
  +
Hic: ¿Tú crees?
  +
  +
Nevus: Ya, entiendo que no confíes en mi. Sabes que, voy a hacer que confíes en mi.
  +
  +
Hic: ¿Como harás eso?
  +
  +
Nevus: Bueno, te contare una historia. Hace mucho (no mucho de hecho) yo me embarque como pirata, empezando mi aventura en el West Blue, termine llegando a paradise con una recompensa de {{B}}37.124.000 de berries...
  +
  +
Hic: ¿Con esto piensas convencerme?
  +
  +
Nevus: Espera un poco; cuando llegamos mi tripulación y yo a la isla de jaya, un incidente ocurrió, y una fuerte corriente marina nos elevo por los aires, haciendo que terminemos en el cielo...
  +
  +
Hic: ¿?
  +
  +
Nevus empieza a llorar, pues aquel recuerdo no es muy agradable para ella.
  +
  +
Nevus: *Entre lagrimas* Mi tripulación entera murió, yo apenas y podía mantenerme de pie, pero lo peor no fue eso, lo peor de todo. Mi prometido era parte de mi tripulación, y estaba muerto cuando lo encontré.
  +
  +
Hic: (¿Por qué mierda me cuanta todo esto?) Eh, tranquila, no fue tú culpa.
  +
  +
Nevus: Sí fue mía, si no hubiese hecho mi tripulación, ni el, ni mis demás compañeros no hubieran muerto.
  +
  +
Hic: Bueno, hay cosas que no podemos controlar siempre.
  +
  +
En ese momento, por la cabeza de Hic pasa el recuerdo de como la Vivre Card de su padrastro se quemaba frente a sus ojos, viendo como lentamente, la persona que lo crió todo estos años murió.
  +
  +
Hic: La cosa es como nosotros enfrentamos esas cosas.
  +
  +
Nevus: *Secándose las lagrima* G-g-gracias, Hic.
  +
  +
Hic: Igualmente me causa curiosidad ¿por qué hiciste a los Piratas del Amor?
  +
  +
Nevus: Bueno...
  +
  +
Pero cuando Nevus le va a hablarle a Hic, un hombre con una armadura abre abrupta mente la puerta, interrumpiendo con gritos todo el lugar.
  +
  +
Hic: ¿Que mierda?
  +
  +
Hombre: ¡Están invadiendo el castillo mi señora!
  +
  +
Nevus: ¿Qué?
  +
  +
Hombre: Mire por la ventana.
  +
  +
Tanto Nevus como Hic miran por la ventana para ver que es lo que sucede. Viendo como todos los miembros de los Piratas Wrecker estaban derrotando uno por uno a guardias del castillo de Limpoo. En ese momento, Vie se para enfrente de todo, gritabdo fuerte y alto.
  +
  +
Vie: ¡HIC, VAMOS POR TI!
  +
  +
Hic los mira a todos con una sonrisa, aunque estos no lo puedan ver desde donde está.
  +
  +
Hic: ¡Vamos que si pueden!
  +
  +
== Capítulo 67: ==
 
[[Categoría:Partes de artículos]]
 
[[Categoría:Partes de artículos]]

Revisión de 01:27 24 oct 2018

Contraataque

Arco de la Dictadora del Amor
Arco de la Dictadora del Amor
Información
Número de capítulos 0
Anterior Arco de los Monstruos Marinos
Posterior N/A
Creador El creaconista

Capítulo 64: ¡A la carga!

Los speeders de los Piratas del Amor comandados por Temar se acercan hacia el Grand Destroyer, barco y lugar donde se encuentran los miembros de los Piratas Wrecker, a excepción de su capitán, el cual fue secuestrado.

Todos están preparados para el combate que se acerca, y los speeders no se quedan atrás, pues algunos de ellos sacan enormes bazookas, y al halar el gatillo, una gran onda de viento sale de las bazookas haciendo que el barco retroceda.

Galeo: ¿¡Pero que mierda ha sido eso!?

Eolo: ¡Creo que son diales de viento!

Lach: ¡Pero es un viento muy fuerte!

Los piratas se cubren o sujetan de alguna cosa del barco para no ser arrasados por los fuertes diales de vientos disparados desde las bazookas de los speeders.

Temar: ¡Vamos sigan disparando, veo que se debilitan poco a poco!

Speeders: ¡Si!

Los speeders vuelven a lanzar otra tanda de fuertes diales del amor, pero esta vez se suman dos speeders más para el trabajo.

Temar: ¡Apunten!...

Los speeders apuntan de manera certera a la proa y velas del barco.

Temar: ...¡Y fuego!

Los speeders disparan otra tanda de diales de viento, estos hacen que las velas del barco se terminen doblando, y parte de la proa se desarma poco a poco. Esto preocupa mucho a los Wrecker, debido a que los pedazos del barco salen volando.

Vie: ¡RINGE! ¿¡Que debemos hacer!?

Pero la situación es demasiada para Ringe, y este no logra responder a Vie, algo que de cierta manera lo preocupa, pero no importa ya que el decide tomar el control de la situación.

Vie: Tsk, que más da, sera mejor que me haga cargo yo. ¡Chicos, rápido, amarren las velas!

Lach: ¿Le hacemos caso?

Galeo: ¡No es momento para preguntar esas cosa Lach!

Eolo: ¡Yo me encargo!

Eolo reacciona directamente al recibir las ordenes de Vie, pasando a su forma hibrida, y con algo de dificultad vuela debido a los constantes disparos de los speeders al barco de los Wrecker. Aún así, el es capaz de amarrar las velas del barco, por lo que cesa poco a poco el retroceso del barco, esto causa alivio en los Wrecker, incluyendo a Ringe el cual por fin reaccione; pero Vie no tarda en quitarles el alivio.

Vie: ¡No se relajen todavía! ¡Aún tenemos trabajo que hacer si debemos rescatar a Hic y al padre de Eolo!

One Piece The Very Very Strongest

Vie se lanza desde el mirador hacia la cubierta, empezando a dar ordenes si parar, esperando no volver a ser tomados por sorpresa.

Vie: ¡Galeo, tú baja hacia el agua, nube, lo que sea que nos mueva por aquí y haznos apoyo desde ahí se se acercan esos tipos!

Galeo: ¡Si!

Galeo se tira del barco y se esconde debajo de las nubes que funcionan de agua en la isla, nadado alrededor del barco para tomar por sorpresa a los speeders.

Vie: ¡Lach, sujeta bien ese timón, no quiero que nuestro barco se descontrole si nos vuelven a tirar esa ráfaga de viento! ¡¿Ok?!

Lach: ¡Si, Vie!

Vie: Bien, ¡Litia, tú ve al mirador y dispara a los tipos que nos disparan esas ráfagas! ¡No quiero que vuelvan a hacerlo!

Litia: ¡Claro!

Litia da un salto para bajarse del techo de la sala de reuniones y sube rápidamente hacia al mirador, donde saca su rifle de francotirador y apunta a uno de los speeders el cual porta una bazooka, al cual le dispara y asesina al instante.

Vie: Bien echo Litia, no importa quienes sean, dispara. Ahora ¡Eolo, tú usa tus poderes para apoyarnos desde el aire y atacar a varios de una vez!

Eolo: ¡Si!

Eolo pasa a su forma completa zoan, y empieza a volar alrededor del Grand Destroyer, mirando fijamente a sus enemigos que se acercan.

Vie: En cuanto a ti...

Vie se pone frente a Ringe, y le da su mano esperando que la estreche.

Vie: No se que te paso antes, pero no quiero que vuelva a pasar. Quiero que me ayudes aquí, contra todos los que terminen entrando a este barco ¿ok?

Ringe: Si.

Vie: Bien, así se habla.

Y levantando su brazo derecho, Vie apunta con su dedo indice hacia sus enemigos, y con un gran grito dice.

Vie: ¡Piratas Wrecker! ¡Al ataque!

Piratas Wrecker: ¡SI!

Capítulo 65: Contra un monstruo

Mientras tanto en la base de los Piratas del Amor...

Una figura alta y sombria va por los pasillos de lo que es la base de los Piratas del Amor y castillo de Limpoo, parece estar algo preocupado por algo. Finalmente, Noju llega a ver la figura, la cual ella conoce y le pregunta por qué esta tan preocupado.

Noju: ¿Pasa algo Tónplu?

Tónplu: Me preocupa que hayas dejado a Temar a cargo de los speeders.

  • [Tónplu Apodado Capa oscura es el tercer al mando de los Piratas del Amor, formando parte de los Ocho Titanes bajo el nombre de Gran Infierno]

Noju: Lo sé, pero el me prometió que no haría nada malo.

Tónplu: Hmm, igual logra usar su cabeza por una vez en su vida, pero lo dudo bastante...

De regreso en el Grand Destroyer...

Temar: ¡No caigan, vamos! ¡Sigan atacando!

Temar y los speeder intentan derrotar y atrapar a los Wrecker, pero su plan va cayendo poco a poco, pues de a poco, los speeder caen muertos debido a las balas de Litia.

Litia: ¡Coman plomo imbéciles!

Mientras que Litia seguía disparando, alguno speeder lograban esquivar sus disparos con dificultad. Pero esto no alegra a Temar, en cambio, esto lo hace entrar en cólera por su situación, tomando medidas desesperadas.

Temar: ¡Rápido, tiren los ganchos!

Los speeders presionaron cada uno un botón en los mangos de sus vehículos, esto causa varios ganchos los cuales eran seguidos por unas cadenas se clavasen en la proa del Destroyer.

Lach: Tsk ¿que están haciendo?

Vie: Creo que están...

Temar: ¡Suban a ese barco!

Vie: ...Abordando.

Los speeder restante junto con Temar caminan sobre las cadenas que están enganchadas al Destroyer, pero esto no los salva aún, pues algunos speeders son agarradas y soltados en el aire por Eolo, mientras que Galeo sale de abajo, cortando algunas cadenas con sus fuertes mandíbulas.

Temar: Tsk ¡Sigan avanzando!

Solo pudieron subir al barco Temar, el capitán de los speeder y dos speeder más.

Temar: ¡Ja! ¡Ustedes no fueron nada para nosotros!

El hombre alto y musculoso se regocija de su reciente "victoria" ante los Wrecker, a pesar de eso, no dura mucho.

Ringe: Yo no diría eso si fuese tú.

Temar: ¿Ah?

Cuando menos lo esperaba, Temar recibe un fuerte golpe en el estomago que lo manda a volar de donde esta a varios metros atrás.

Vie: Hit de mille bousculades

Los speeders restante tienen demasiado miedo para actuar, y la imponente figura de Vie lo hace aún peor para ellos. Pero el capitán de los speeder se arma de valentía, y en un intento de salvarse a si mismo a y a los suyos, saca un pequeño cuchillo que tenía en su cinturon u se abalanza contra Vie.

Capitán speeder: ¡Muere maldito!

Vie: ¿Pero qué?

Pero Vie es ayudado rápidamente por Ringe, el cual bloque el ataque del speeder con uno sola de sus espadas, y sin pensarlo dos veces, le da un fuerte puñetazo al speeder con su mano libre, el cual hace que salga volando también.

Ringe: ¿Dijiste que te ayudara verdad? Pues ahí está tú ayuda.

Vie: Gracias.

Ringe: No hay de que.

Vie: ¿Estas mejor? Si quieres te devuelvo el control de barco.

Ringe: No te preocupes, lo estas haciendo muy bien, de echo, hasta mejor que yo diría. Sigue, que no me enojare.

Vie: Gracias.

Lach: ¡Oigan!

Vie y Ringe: ¿Eh?

Lach: ¡Se les escapan algunos de esos tipos!

Vie y Ringe: ¡¿Qué?!

Cuando Vie y Ringe se da cuenta, los dos speeders restante se han ido nadando de ahí con mucho miedo.

Galeo: ¿Voy por ellos Vie?

Vie: No, no te tomes la molestia. Deja que se vayan, total, están demasiado asustados.

Galeo: Bueno.

Eolo baja al barco y pasa a su forma normal, mientras que Galeo seuba al barco de un gran salto.

Lach: ¿Y ahora que hacemos Vie?

Vie: Bueno, sera mejor que nos movamos rápido. Ya esa gente sabe que vamos hacia allá, por lo que no dudo que enviaran más para que nos maten.

Lach: Ok.

Vie: Bueno gente, todo a sus puestos. Que esto apenas comienza.

Todos los Wrecker: ¡Si señor!

Todos los Wrecker se dirigen a sus posiciones determinadas, y se embarcan de una vez hacia Limpoo, en busca del padre de Eolo y el rescate de Hic.

Capítulo 66: Rupturas

En la base de los Piratas del Amor, unos guardias con armaduras llevan el cuerpo derrotado de Temar, llevándolo y dejándolo en frente del trono de Nevus.

Tónplu: Hmp, me lo temía.

Tepunon: Pero que imbécil, no se cómo pudo ser derrotado tan fácilmente. Es una desgracia.

Jepitur: Hemos subestimado a estos chicos. Si fueron capaces de derrotar a Temar, no sé que más puede hacer.

Pero Nevus no decía ni una sola palabra, solo miraba el cuerpo desmayado y derrotado de Temar. Lo veía de una forma muy melancólica y perturbada, llegando casi al punto de vomitar en el mismo lugar donde esta, pero ella se aguanta con las fuerzas que tiene y da una leve orden.

Nevus: N-n-no hagan nada aún...

Todos en la sala miran a Nevus sorprendidos por su respuesta. En especial Hic, el cual estaba encadenado cerca de la enorme silla de Nevus.

Hic: *Susurrando* ¿Enserio se ha rendido?

Jepitur: ¿Le pasa algo? ¿se siente mal?

Nevus: No es nada, solo que es mejor esperar un poco....

Tepunon: ¿¡Esperar!? ¡Yo no puedo esperar más! ¡quiero ver a ese Eolo muerto entre mis brazos!

Tónplu. Relájate Tepunon, la diosa tiene razón. Es mejor esperar a que llegue a nosotros, así los podremos derrotar cuando unamos todas nuestras fuerzas contra ellos.

Nevus: S-si, lo que el dice.

Tepunon: Tsk. Bien.

Hic: (Parece nerviosa, pero ¿que sera? tengo que descubrirlo)

Nevus: Bueno, pueden ir yéndose de aquí si quieren. Yo iré a mi cuarto.

El resto de las personas solo se quedan estáticas, por lo que jepitur es el que tiene que dar razones.

Jepitur: Disculpe, diosa. Estos son nuestro puestos determinados...

Nevus: Ah, verdad. Pues entonces yo me ire a mi cuarto, traigan también a Hic a mi cuarto.

Hic: ...

Nevus baja las escaleras de su enorme trono y se va a su cuarto. Unos guardias desencadenan a Hic y lo llevan al brazo de Nevus agarrándolo de los brazos. Luego de llegar a la habitación, estos lo tiran en el suelo, cayendo de espaldas.

Hic: Joder, por lo menos un poco de respeto a mi persona.

Nevus: No te quejes.

Hic: ¿Ah?

Hic mira para atrás para escuchar mejor a Nevus, pero está se estaba cambiando de ropas detrás de una cortina que colgaba en medio de su cuarto.

Nevus: Parece que tus compañeros vienen por ti a rescatarte. Es un acto bastante bonito de su parte.

Hic: Emm ¿gracias?

Nevus se termina de cambiar de ropa a una mucho más cómoda para ella, sentándose en su cama, y dando palmadas al espacio a lado suyo.

Hic: ¿Ah? ¿que haces?

Nevus: Ven, siéntate.

Hic: ...ok...

Hic se levanta y se va a al lugar donde le dice Nevus, aunque está algo dudoso por lo que le puede pasar.

Nevus: Sabes, realmente se nota que le importas a los de tu tripulación.

Hic: He, gracias.

Nevus: Oye, no tienes que actuar así, puede que te haya atrapado, pero tampoco tienes que ser descortés conmigo.

Hic: ¿Tú crees?

Nevus: Ya, entiendo que no confíes en mi. Sabes que, voy a hacer que confíes en mi.

Hic: ¿Como harás eso?

Nevus: Bueno, te contare una historia. Hace mucho (no mucho de hecho) yo me embarque como pirata, empezando mi aventura en el West Blue, termine llegando a paradise con una recompensa de Berrysymbol37.124.000 de berries...

Hic: ¿Con esto piensas convencerme?

Nevus: Espera un poco; cuando llegamos mi tripulación y yo a la isla de jaya, un incidente ocurrió, y una fuerte corriente marina nos elevo por los aires, haciendo que terminemos en el cielo...

Hic: ¿?

Nevus empieza a llorar, pues aquel recuerdo no es muy agradable para ella.

Nevus: *Entre lagrimas* Mi tripulación entera murió, yo apenas y podía mantenerme de pie, pero lo peor no fue eso, lo peor de todo. Mi prometido era parte de mi tripulación, y estaba muerto cuando lo encontré.

Hic: (¿Por qué mierda me cuanta todo esto?) Eh, tranquila, no fue tú culpa.

Nevus: Sí fue mía, si no hubiese hecho mi tripulación, ni el, ni mis demás compañeros no hubieran muerto.

Hic: Bueno, hay cosas que no podemos controlar siempre.

En ese momento, por la cabeza de Hic pasa el recuerdo de como la Vivre Card de su padrastro se quemaba frente a sus ojos, viendo como lentamente, la persona que lo crió todo estos años murió.

Hic: La cosa es como nosotros enfrentamos esas cosas.

Nevus: *Secándose las lagrima* G-g-gracias, Hic.

Hic: Igualmente me causa curiosidad ¿por qué hiciste a los Piratas del Amor?

Nevus: Bueno...

Pero cuando Nevus le va a hablarle a Hic, un hombre con una armadura abre abrupta mente la puerta, interrumpiendo con gritos todo el lugar.

Hic: ¿Que mierda?

Hombre: ¡Están invadiendo el castillo mi señora!

Nevus: ¿Qué?

Hombre: Mire por la ventana.

Tanto Nevus como Hic miran por la ventana para ver que es lo que sucede. Viendo como todos los miembros de los Piratas Wrecker estaban derrotando uno por uno a guardias del castillo de Limpoo. En ese momento, Vie se para enfrente de todo, gritabdo fuerte y alto.

Vie: ¡HIC, VAMOS POR TI!

Hic los mira a todos con una sonrisa, aunque estos no lo puedan ver desde donde está.

Hic: ¡Vamos que si pueden!

Capítulo 67:

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.