FANDOM


Mini Invasión

Capitulo 353: ¡Todos vamos a jugar con ella!

Mientras tanto… en otra parte del Grand Line…

Decenas, si no es que cientos de personas trabajan incansablemente en un puerto, cargando gran cantidad de cajas llenas de comidas, armas, municiones y suministros médicos.  Ocho de los barcos a los que las transportan tienen varias peculiaridades. La primera de ellas, su gran tamaño. La segunda, el hecho de que parecen ser muy tecnológicamente avanzados, la tercera, su color azul brillante. Y por último, la misma Jolly Roger ondeando en sus cimas: Una calavera femenina con un pañuelo verde y una estrella azul detrás, la bandera de los Piratas del zafiro.

Betula: ¡Háganlo lo más rápido posible, por favor! ¡Recuerden! ¡Zarparemos en dos días y medio!

Hombres y mujeres: ¡Si, Capitana!

Betula comanda los preparativos para su operación de rescate de esclavos en Merveille. Junto a ella pronto aparece Hollow, que analiza lo grande de la operación.

Hollow: Veo que movilizas a toda tu flota.

Betula: Así es. Cómo dije, los necesitaremos a todos. 

Hollow: Eso lo entiendo.

Betula: Por cierto, ya hice los arreglos, tú y tu gente viajarán en el Emerald. Estarás a cargo.

Hollow: ¿A cargo?¿ Estas completamente segura?

Betula: Si. La unidad de Gareth estará a tu disposición. Tengo plena confianza en ti.

Hollow: Je. Gracias Betula-san. 

Betula: A propósito de lo de la unidad de Gareth, el es uno de los que ha colaborado de cerca con los Piratas del Ave Azul. Mi primer oficial me dijo que los conoces.

Hollow: No solo los conozco, les debemos muchísimo.

Betula: Hmph...¿Porque no me cuentas esa historia?

De vuelta a Merveille… Arca del Emperador….

Los Piratas de la Luna de Sangre Azul han buscado las “muñecas pérdidas” a lo largo y ancho del Imperator Lunar y durante varias horas. No obstante, la noche ha caído y las muñecas siguen si no aparecer, por lo que muy a su pesar, informan a su capitán en la sala de mando.

Maximilian: Entonces no los encontraron.

Kunststuff: No, señor.

Lead: Lo lamento.

Maximilian: Tsk…que lástima. Malve se pondrá muy triste cuando se entere que sus muñecas se perdieron.

El hombre mira hacia un punto en específico, melancólico. A sus hombres no les gusta eso así que intentan animarlo.

Lead: No se preocupe, capitán. Aun me faltan animales por capturar de esta isla. Seguro que encuentro alguno que le guste más para la pequeña.

Celaine: Yo también traeré más plantas, fijo que eso la hace sonreír.

Kunststuff: Aparte, jugaremos con ella a la fiesta del te. Eso siempre le divierte.

Pann: Y le haré un nuevo y más bonito vestido de princesa. Le fascinará

Ante todos estos comentarios, Maximilian esboza una enorme sonrisa un tanto siniestra.

Maximilian: ¡Si, eso le encantará! ¿¡Verdad!?

Todos: ¡Si! 

Maximilian: (canturreando) ¡Todos vamos a jugar con ella!

Todos se ríen a carcajadas tan sonoras y profundas que resuenan por todo el barco, llegando incluso a los oídos de los Piratas del Ave Azul prisioneros en la Casa de las Muñecas. Estos han estado tratando de escapar de sus frascos todo el día, pero Maximilian tiene razón. Los frascos son indestructibles desde dentro, por lo que sus intentos solo le dejan exhaustos.

Bert: ¡Hog Chopper! ¡Uhh! Es inútil. No funciona.

Angélique: Uff…uff… no importa cuanto lo intente. No se rompe.

Evangeline: Todo está en manos del Capitán y los otros ahora.

En ese momento, Kunststuff llega cargando cientos de pequeñas bandejitas de comida que llevan un diminuto trozo de carne, una tapa con agua y una uva. 

Kunststuff: Hora de la cena.

El hombre empieza a abrir frasco por frasco para alimentar a la “exhibición”, algunos intentan escaparse, incluyendo los piratas pero son rápidamente sometidos por un dedo opresor.  En menos de diez minutos, el soldado termina su labor y se retira. 

Katrina: Tch…solo espero que Jean se apresure. No sé cuanto pueda aguantar mi dignidad.

En alguna parte de la jungla de Merveille…

Jean: Entonces, ese es el plan.

Granate: Descansen por ahora. Iremos mañana al amanecer.

Capitulo 354: Mini infiltración

Amanecer, es un nuevo día en Merveille, las plantas y flores se abren con la luz y el calor del sol, muchos animales comienzan sus rutinas y los piratas Lead y Celaine están dispuestos a conseguir todos los que puedan, así que salen junto con los primeros rayos del sol para cazar y colectar especímenes.

Lead: Yo debo conseguir un par de esos caballos tigres que vimos antes.

Celaine: Quiero ver si puedo conseguir una de esas famosas flores IQ, y un Daft Green.

Lead: Hmphh…escuche que si respiras mucho de eso te mueres.

Celaine: Jujuju. Lo tomare en cuenta.

Los piratas salen del Arca del Emperador sin más rumbo que el que les fijan sus objetivos y no tardan en separarse, sin darse cuenta de que al salir, alguien los estaba observando desde las alturas. Jean y su peculiar grupo.

James: Dos de ellos salieron. 

Denebola: Excelente, eso lo hará más sencillo.

Jean se encuentra volando junto a Often, Big Bird y Tezcatlipoca. Estos dos últimos cargan en sus espaldas al resto del equipo. Al ver partir a los dos miembros de la Luna de Sangre Azul, estos aterrorizan en la copa de un árbol cercano para proceder a su plan.

Granate: Muy bien, Jean, Often. A su señal.

Jean: Entendido.

Often: Como sea…

Estos vuelan hasta la popa del Arca y miran de un lado hacia otro, para asegurarse de que nadie los vea. Hecho esto, Jean lanza un silbido y aquellos que montan a las aves, las cuales bajan hasta su posición.

Granate: Muy bien, Rigel. Es tu turno.

Denebola: Bien.

La mujer baja de su ave, arquea su cuerpo hacia adelante y lanza ácido a la madera derritiendo la y haciendo un agujero lo suficientemente grande como para que Big Bird y Tezcatlipoca puedan pasar, y por el cual todos proceden a entrar.

Mia: Muy bien. Eso fue sencillo.

James: Lo que sigue es lo que va a costar trabajo. 

Granate: Muy bien. Pasemos a la fase dos. 

Taylor: Encontrar y liberar a nuestros amigos…

Denebola: Y a mi gente…

El “diminuto” grupo avanza entonces a través de los enormes salones del arca, volando con sumo cuidado para evitar encontrarse con Maximilian o los miembros restantes de su tripulación. Finalmente, llegan a la recepción del museo. 

Cuetzpalomitl: Ya estamos cerca.

Granate: Todos atentos.

Often: Como sea…

El grupo decide ir directo a la Casa de las Muñecas y actuar de acordé a lo que vean en el lugar, no obstante, al pasar por la puerta del Salón del puerto, Taylor recuerda algo muy importante.

Taylor: ¡Los barcos! ¡Jean, deberíamos ir por Ocean Spirit!

Granate: No. Debemos apegarnos al plan.

Taylor: Aunque logremos que nos devuelvan a nuestro tamaño normal, no podremos salir de esta isla sin nuestro navío.

Granate: Podemos irnos volando en el águila de Cuetz.

Jean: Taylor tiene razón. No nos iremos sin nuestra nave. También es camarada nuestra.

Viendo que no tiene caso discutir, Granate acaba cediendo, por lo que Taylor entra al Salón del Puerto, para recuperar la botella de su navío.

Granate: Si ya acabamos de salirnos del plan. ¿Podemos seguir?

Los pequeños seres del grupo se acercan a la enorme puerta de la casa de las Muñecas y Denebola hace un hueco con su ácido tal como entraron antes, no obstante, hay algo que no se ajusta nada a su plan, algo que no es bueno para nada.

Granate: Joder…

Jean: Ay no…

Maximilian, en una mesa que a ellos les parece gigante, toma el te, hablando con una persona inexistente o invisible, y teniendo de “invitados” a su mesa a varias personas diminutas, atadas a pequeñas sillas. Entre ellas está Evangeline, con una taza de tamaño normal frente a ella y a la cual Maximilian se acerca con una tetera humeante.

Maximilian: ¿Qué dices ,Malve? La señorita Ángel quiere otra taza de té.

James: ¿El está…?

Jean: Jugando a las muñecas. Si.

Capitulo  355: Cebo de Bumian

Maximilian procede a servir la taza de té frente a Evangeline, ahogando la un poco debido a que el vapor que emana es demasiado para su cuerpo actualmente demasiado pequeño.

Maximilian: Aquí tiene, señorita Ángel.

Evangeline: Tsk…

El hombre sigue “charlando” y “tomando el te” con sus “ muñecas, fingiendo sus voces de vez en cuando, moviéndolas en concordancia con las acciones que él dice que realizan y , sobre todo, cumpliendo las peticiones de una tal Malve.

Maximilian: ¿Qué dices Malve? ¿quieres más galletas?

Jean y compañía solo miran a través del agujero, no muy seguros de como sentirse al respecto.

Taylor: Diría que es lindo... De no ser porque no está jugando con muñecas sino personas de verdad.

Denebola: No sé porqué pero de algún modo me recuerda a mi.

Jean: (sarcasmo) ¿Será porque también tratas a todos como tus muñecas?

Denebola: ¿Disculpa?

James: ¡Concéntrate, hombre pájaro! Tenemos problemas más serios .

Jean: Cierto… lo siento.

Taylor: ¿Qué hacemos?

Todos se ponen a meditar la situación un instante, tratando de sacar ideas.

Mia: ¿Intentamos atacarlo entre todos?

Granate: Aun no podemos enfrentarlo. Necesitamos a más gente. A su gente. Si lo atacamos ahora acabaremos capturados por el o por los refuerzos que seguro llamaría.

Jean: James, ¿no puedes usar tus dardos somníferos?

James: Aunque los usará todos, con el tamaño que tienen ahora, ni siquiera harían que se mareara.

Mia: ¿Entonces que?

Pero entonces, el miembro menos apreciado del grupo dice algo.

Denebola: Distracción.

Jean: ¿Disculpa?

Denebola: Oh, por favor. Sabes que es una buena idea. Si alguien crea una distracción los suficientemente grande como para sacarlo del cuarto, podremos entrar con total libertad y sacar a mi…digo…a nuestra gente. Además de que también podría mantener ocupado a cualquier refuerzo que pudiera venir.

Tras estas palabras de Denebola, hay un momento de silencio, uno muy corto y pronto es extinto por las siguientes palabras.

Often: Esa de hecho no es una idea tan estúpida…

Cuetzpalomitl: Es de hecho, una buena idea.

Tezcatlipoca:¡Ahhhhhh!

Mia: ¿Pero eso no implicaría que alguien tendría que hacer de cebo?

Denebola: Exacto.

James: Ok, eso no me parece tan buena idea.

Denebola: ¿Tienes una idea mejor, hombrecito? 

Algunos de los del Ave Azul intentan rebatir pero sinceramente no tienen nada, así que deciden ir por la idea de Rigel. Para hacerlo justo, Taylor crea trocitos de tela de diferentes longitudes y los ofrece a sus compañeros. Aquel que saque el menor trocito, será el que tenga que hacer de carnada. Todos toman uno y lo muestran, resultando que aquella que llevará a cabo la parte fea es Granate.

Granate: Tch… bien iré yo. Asegúrense de que esto funcione.

Los piratas se esconden un momento en las estanterías de la recepción, mientras que la bumian procede a dar un fortísimo golpe a la puerta de la Casa de las Muñecas, lo que causa una explosión, para el asombro de todos los presentes.

Jean: Wow…

Denebola: Una habilidad así sería muy útil en mis filas…o en mi cuerpo.

La explosión exitosamente llama la atención de Maximilian, el cual al oír el estruendo, decide ir a ver qué pasa, no sin antes dispensar su ausencia de la mesa de té.

Maximilian: Discúlpennos señoritas. Iremos a ver qué ha sido eso.

El hombre se levanta y sale del cuarto, no obstante, se lleva a una de las “muñecas” en la mano. Esta, a diferencia de las otras, esta aun en su frasco y no se mueve en absoluto, siendo aparentemente una muñeca verdadera. Al salir, se encuentra con un pequeño manchón de tizne en la puerta y a la diminuta mujer que lo ha provocado.

Maximilian: ¡La bumian! ¡Mira, Malve!

La pequeña mujer sale corriendo por un pasillo y el hombre se dispone a perseguirla, alejándose de la Casa de las Muñecas y permitiendo el paso libre para el resto del grupo, el cual sale de su escondrijo y entra a la sala, ante la mirada alegre de Evangeline, que sigue atada a la silla sobre la mesa de té.

Evangeline: ¡Capitán! ¡Chicos!

Pero pronto, su sonrisa se apaga cuando ve a Denebola venir con ellos.

Evangeline: ¡¿Ella!?

Jean: Larga historia. Ahora, ¿lista para salir de aquí?

Capitulo 356: Recogiendo juguetes

Haciendo gala de un uso excesivo de garras, disparos y fuerza bruta y pura, Jean, James, Big Bird y Mía liberan al resto de sus compañeros prisioneros en frascos con mucho esfuerzo, los cuales se alegran de tenerlos de frente.

Angélique: Es bueno verlos. Ya nos estaban preocupando.

Katrina: Si, ya era hora. ¿Qué les tomo tanto tiempo?

Bert: ¿Y dónde está Taylor?

Jean: Sacando al Ocean Spirit de aquí. Resulta que el modelo a escala que viste no era un modelo a escala.

Bert: Mierda…

Es entonces cuando los liberados se dan cuenta de que su capitán y camaradas están acompañados por otras personas. Often simplemente mira desinteresadamente, mientras que Cuetzpalomitl y Tezcatlipoca agitan su mano y ala a modo de saludo.

Bert: Veo que hicieron nuevos amigos.

Jean: Ahmm si… No exactamente….

El peliazul señala hacia otra estantería y sus camaradas casi se van de espaldas, pues en esta está Denebola, liberando a sus propios hombres con su regurgito ácido.

Angélique: ¡Denebola!

Los hombres de Denebola también se impresionan al ver a Jean y compañía y ambas bandas se ponen de inmediato a la defensiva. No obstante, Ambos capitanes calman los ánimos.

Jean: Tranquilos, chicos. Pactamos un tregua temporal, estamos del mismo lado. 

Denebola: Así que ninguno de ustedes tiene permitido atacarlos…al menos hasta que salgamos de esto.

Sern: Si, señora mia.

Ya con sus camaradas libres, los piratas y sus aliados comentan sobre que hacer a continuación. 

Angélique: Entonces, ¿Cuál es el plan?

Jean: En este momento, una mujer está distrayendo a Maximilian. Ella debería volver en cualquier momento con el siguiéndola. Antes de que eso suceda,  nos esconderemos y lo atacaremos por sorpresa.

James: Creemos que si lo dejamos inconsciente, el efecto de su fruta del diablo debería pasar y todos volveríamos a la normalidad 

Angélique: Entendido.

Todos se preparan a seguir este plan, no obstante, Evangeline no puede evitar externar una duda que la carcome.

Evangeline: Esperen, ¿que no vamos a liberar al resto de las personas antes?

Esto activa una especie de alarma de consciencia en Jean y sus camaradas, y más aún cuando alcanzan a oír los gritos por ayuda de los otros prisioneros,, no obstante, Denebola y su gente se oponen de inmediato.

James: Evangeline tiene razón. También hay que sacar a estas personas de aquí.

Denebola: Olvídenlo, apeguémonos al plan original.

Mia: Están del mismo lado que nosotros, mujer espacial. Si los liberamos tendríamos más oportunidad de vencer a Maximilian entre todos.

Often: A mí me da igual mientras me saque de esta asquerosa situación…

Cuetzpalomitl: Aunque estoy de acuerdo en querer liberarlos, la señorita de seis brazos tiene razón, no tenemos tiempo para esto. Hay que seguir el plan cómo va hasta ahora y esperar que cuando derrotemos a Maximilian ellos vuelvan a…

El hombre se detiene antes de finalizar su discurso y se queda mirando fijamente hacia la salida, lo que alarma al grupo. Al mirar hacia donde él mira, se dan cuenta de que Maximilian ya está en el lugar, con Granate atrapada en su mano. Esta intenta liberarse mediante explosiones pero el ex Guerrero del Mar ni se inmuta, solo mira a su alrededor con una mezcla de asombro y algo de enojo al ver a tantas “muñecas” fuera de sus estantes.

Maximilian: Lamento las groserías, Malve, pero ¿Qué demonios sucede aquí?

Aunque no pasaron mucho tiempo deliberando sobre que hacer con los prisioneros, si fue el suficiente como para hacer que fallase su plan, cosa que enfurece a Granate.

Granate: ¡Se suponía que debían atacarlo por sorpresa! ¡¿Para esto deje que me atrapara!?

El Hombre Montaña por su parte no pierde el tiempo, llamando de inmediato a sus camaradas vía Den Den Mushi.

Maximilian: Aquí el gran Max. Recojan los juguetes tirados en la casa de muñecas. Repito, Recojan los juguetes.

Con el hombre gigante frente a ellos, habiendo perdido el factor sorpresa y sabiendo que hay refuerzos enemigos en camino, cunde el desorden en las filas del diminuto grupo.Y más aún cuando Maximilian ata su frasco con su muñeca favorita a su cinturón y se pone a cazarlos personalmente.

Jean: ¡Ataquen!

Denebola: ¡Corran!

Cuetzpalomitl: Espera ¡¿Qué!?

Often: Ya no entendí, ¿Corremos o atacamos?

James es el primero en tomar la iniciativa de atacar, cargando su arma a la segunda estrella y lanzando un torrente concentrado de luz naranja.

James: ¡Orange Star- Solar Prophecy!

Maximilian: ¡Quema, quema, quema, quema!

El hombre montaña se palmera el pecho intentando apagar las llamas que han encendido en el. Creyendo que esta es su oportunidad, Big Bird se dispone a dejarle ciego como antes, volando hacia su rostro a gran velocidad.

Big Bird: ¡Toma eso!

Maximilian, no obstante, deja su incendio corporal a un lado y de un veloz movimiento se quita de su camino, para luego ponerse justo detrás del ave.

Big Bird: ¿Huh?

Maximilian: No caeré en ese sucio truco de nuevo, avecilla extraña. Y no creas que te perdono por lo de la última vez. Nadie se caga en mi... ¡Rankyaku!

Acto seguido, el hombre montaña le da una patada a la cacatúa con tanta fuerza que incluso saca una onda cortante. Herido, Big Bird se estrella en una pared y cae al suelo, inconsciente.

Jean: ¡Big Bird!

Maximilian: ¡Y nadie se roba las muñecas de Malve!

Con su mejor amigo fuera de combate, Jean enloquece de rabia. Lanzándose el mismo al ataque contra el gigantesco hombre en su forma híbrida y tratando de dejarle ciego a su propia manera: con sus garras.

Jean: ¡Malditooooo!

No obstante, como si fuera solo una basura que es llevada por el viento, Maximilian le hace a un lado con un chasquido de su dedo índice, enviándolo disparado y herido contra el suelo.

Jean: ¡Ughh!

Angélique: ¡Jean!

Por su parte, aquellos que han decidido correr logran escapar de la casa de las muñecas. Pero el gusto no les dura mucho, pues en el momento en el que se disponen a salir de la recepción, se encuentran de frente con Pann y Kunststuff, listos para atraparles.

Denebola: ¡Maldición!

¿¡Imposible escapar o enfrentar!?

Capitulo 357: Las muñecas se defienden

Kunststuff: ¡Vengan acá!

Pann: ¡No escaparan, muñequitas!

La mujer del vestido enorme lanza sus ganchitos de cabello hacia los seres diminutos, dejándolos atorados entre los huecos o clavando sus ropas a la pared o al piso. Mientras que Kunststuff gala de una gran velocidad y una delicadeza impropia de un hombre, va recogiendo a los seres miniaturizada y los guarda con celeridad en los bolsillos de su uniforme.

Denebola y sus hombres no tienen a donde o como escapar y la mayoría de ellos han sido desarmados antes de su encierro, así que tampoco tienen como defenderse. Lo único que pueden intentar es cubrirse detrás de su capitana mientas ella lanza bolas de ácido.

Denebola: ¡Acid Shot! ¡Acid Shot!

Algunos de sus tiros logran salvar a sus hombres de los ganchitos para cabello, sin embargo, el daño que logran hacer a “los gigantes” es nulo, por lo que pronto acaba acorralada nuevamente.

Denebola: ¡Maldición! 

Está logra ser rescatada en el último segundo por Cuetzpalomitl y Tezcatlipoca, que la suben al lomo del ave y se disponen a salir junto con ella por la puerta de la recepción.

Cuetzpalomitl: ¡Sujetate!

Kunststuff: ¡Ah, no! ¡no volverás a escapar!

El hombre saca de uno de sus bolsillos un balin y lo dispara solo con sus dedos hacia el ave, rompiéndole el ala.

Tezcatlipoca: ¡Roar!

Cuetzpalomitl: ¡Tezcatlipoca!

El ave cae en picada y se estrella en el suelo, dejando a sus ocupantes noqueados y a merced de sus captores.

Kunststuff: Recojamos a los juguetes, jujujejejejeje.

Al mismo tiempo, Granate sigue intentando liberarse de la mano de Maximilian a la vez que Jean y el resto del Ave Azul  intentan enfrentar al enorme Maximilian, pero sus intentos parecen no hacer mucho efecto. 

Granate: Joder ¡Sueltame!

Katrina: ¡Replicant Ninety five! 

Katrina se abalanza con cerca de un centenar de clones para someterlo, creyendo que noquearlo después será más sencillo. Estos logran trepar a sus piernas y torso, moviéndose desde esos puntos hacia el resto de su cuerpo. No obstante, El Hombre Montaña ni se inmuta.

Maximilian: Jejeje, hacen cosquillas.

Con un simple estirón de todos sus músculos, los clones de Katrina se caen y desvanecen debido a la fuerza desplegada, mientras que la real se lastima al caer de la que ahora es una altura seria. Unos 30 centímetros.

Katrina Auuu…

Ante esto, James y Evangeline intentan un ataque. James vuelve a disparar su Star Blaster en estrella naranja, generando un estallido similar a un ave en figura y Evangeline, habiendo sido despojada de su arco y carcaj, se arma únicamente con lo que evitó que le incautaran, un dial de impacto y otro de flama.

James: ¡Orange Star- Eden Assasination!

Evangeline: Impact Flamethrower.

Ambos apuntan al rostro de su perseguidor, intentando prenderle fuego nuevamente. No obstante, lo único que alcanzan a hacer es chamuscarle un poco la barba.

Maximilian: Uy, uy, uy. 

El hombre simplemente se palmera el mentón para apagarse, aunque bailotea mientras lo hace, derribando con sus pasos a los piratas rubios.

Evangeline: ¡Guugh!

Ante el fallo de sus camaradas, Angélique, Bert y Mía se lanzan al ataque por sus propios medios.

James: ¡Hughhh!

Mia: ¡Estilo de Fuerza interna!

Bert: ¡Double Hog Slam!

Angélique: ¡Swing Heel Strike!

Los tres luchadores cuerpo a cuerpo de la tripulación tratan de herir una de sus piernas con sus mejores golpes, pero el ex-Guerrero del Mar se los quita de encima con solo sacudir su extremidad con fuerza.

Maximilian: Shu Shu. Dejen mi pierna en paz, juguetitos.

Mia y Bert acaban de espaldas al suelo pero Angélique vuelve a intentarlo.

Angélique: ¡Heel Axe!

Por desgracia para la pelirroja, aunque acierta el ataque, el cuerpo de Maximilian es demasiado duro para hacerle daño, y al contrario, termina haciéndose daño a si misma.

Angélique: ¡Ughh! ¡Maldición!

Maximilian: (canturreando) Ven aquí. 

El hombre intenta atrapar a la navegante con la mano que tiene libre. Sintiendo a su camarada en peligro, Jean, a pesar de sus heridas, se vuelve a transformar, dispuesto a ayudarla.

Jean: ¡No mas juegos!  ¡Ara Teil: Gold- Blaue Harpyie!

Maximilian, curioso, simplemente se le queda viendo con fascinación.

Maximilian: Vaya….

Capitulo 358: Nadie toca a Malve

Maximilian se queda viendo fijamente a Jean en su forma de arpía por el tiempo suficiente como para que Angélique logré escapar y evitar ser cogida por su mano al estar esté tan distraído. Luego, el hombre habla con voz fascinada.

Maximilian: ¡¿Viste lo que hizo, Malve!? ¡Fue fabuloso! ¡Te dije que te traería una muñeca increíble!

El hombre da un paso y extiende su mano para tratar de tomar al hombre pájaro, pero este desaparece de su alcance para la sorpresa de aquel que le encogió.

Maximilian: ¿Eh?

Usando la increíble celeridad de la forma Gold-Blaue Harpyie, Jean ha pasado de estar justo enfrente y debajo de él, a estar volando a la altura de su cara, causando el pánico momentáneo del Hombre Montaña al cual le tira un puñetazo con zarpa incluida.

Jean: ¡Ara Faustenkrallen!

Maximilian: ¡Gahhh! 

Por vez primera, un ataque de los del Ave Azul logra causar daño verdadero en el ex-guerrero del mar. Unas cuantas gotas de sangre se asoman de una herida profunda en su mejilla izquierda que casi roza su ojo. El hombre se aprieta el pómulo para parar la sangre mientras emite algunos siseos de molestia, como los emitidos por un niño pequeño que se ha raspado la rodilla.

Maximilian: Sssssss… ¡Oye, eso arde!

Jean: ¡Me da mucho gusto!

Maximilian: Tsk... ¡Muñeco tonto!

Jean: ¡Chicos, aléjense todo lo que puedan!

Angélique: ¡pero…!

Jean: ¡Corran!

El hombre montaña está enojado ahora, aunque su enojo es más como una rabieta infantil, pues hace una pataleta antes de arrojarse a intentar atraparle de nuevo, pero igual que antes, Jean esquiva con su extrema velocidad, lanzando varios zarpazos más al cuerpo de su enemigo, mientras sus camaradas aprovechan para levantarse del suelo, recuperarse un poco de sus heridas y mover a Big Bird, que sigue inconsciente.

Jean: ¡Ara Fubtritt Schlitz!

No obstante, aunque logra hacer daño, generarlo le cala hondo en su cuerpo pues sus huesos se empiezan a salir de sus cuencas por el retroceso, como es usual de la forma Harpyie. Jean sabe que no puede mantener esa forma mucho más tiempo, así que procede a lanzar un ataque mucho más potente.

Jean: ¡Espero que esto te guste, MAX! ¡Ara Zergliederung!

El joven capitán lanza el zarpazo más potente que puede realizar, causando cinco cortes verticales que corren por todo el torso del Hombre Montaña.

Maximilian: ¡Gahhh!

El ataque es lo suficientemente fuerte como para hacerle soltar a Granate, la cual seguía presa en su mano. Está habría de herirse en su caída de no ser por Often que la ha atrapado en pleno aire, después de estar ausente del lugar por varios minutos.

Granate: ¡¿Dónde rayos estabas!?

Often: De nada.

Maximilian se molesta porque su muñeca se le ha escapado, mientras que Jean se resiente severamente del hombro.

Maximilian/Jean: ¡Aghhhh,! ¡Maldición!

Pero es entonces cuando el corte de Jean causa un efecto inesperado sobre Maximilian, ha cortado su cinturón, haciendo que al separarse, el frasco con la muñeca que tenía asegurado se caiga al suelo y se rompa en mil pedazos, dejando a su inerte ocupante desmadejada sobre el suelo.

Maximilian: ¡¡MALVE!!

Ante la mirada confundida de todos los miniaturizados, Maximilian se arrodilla y con desesperación empieza a quitar los vidrios de la muñeca, para luego recogerla con gentileza y abrazarla con mucha fuerza contra su rostro.

Maximilian: ¡Tranquila, Malve! ¡Todo está bien! ¡Todos está bien, princesa!

El hombre incluso derrama algunas lágrimas, sorprendiendo aun más a sus diminutos enemigos. Pero luego, deja de llorar, mientras que sus ojos se llenan de rabia. No un enojo infantil como antes, esta vez es una furia asesina, y con su mirada la dirige a una única persona: Jean, el cual no puede evitar retroceder, bastante intimidado.

Maximilian: ¡¿Cómo te atreves a hacerle daño a Malve!?

No dispuesto a juguetear más, Maximilian usa su Soru parapara aparecerse justo detrás de él y luego darle un poderosísimo puñetazo.

Maximilian: ¡Jugon!

James: ¡Jean!

Jean sale disparado al lado contrario, seriamente herido. Pero no le da ni tiempo de reaccionar, porque usando su soru, el hombre se “teletransporta” de un lado a otro para luego apalearlo a base de rodillazos y patadas, como si se tratará de un hacky sack viviente.

Jean: Guhhh…

El peliazul escupe sangre mientras sus alas se esfuerzan por no hacer que se desplome, pero su rival, completamente encolerizado, no piensa detenerse en su ataque aún.

Maximilian: ¡Rankyaku: Ran!

Haciendo una bandera humana al sostenerse de la pared con solo un brazo, Maximilian lanza una serie de poderosísima ráfagas cortantes de sus pies. Siendo demasiadas para esquivar, Jean solo intenta vanamente cubrirse con los brazos, siendo alcanzado de lleno,

Katrina: ¡Jean!

Evangeline: ¡Capitán!

Las ondas cortantes además, liberan a muchas personas de sus frascos, causando pánico generalizado en la Casa de las Muñecas, pero que mas horroriza a los presentes es el estado de Jean. El peliazul, gravemente herido, emite un ruidito gutural antes de destransformarse en pleno aire y cae al suelo, totalmente sangrante e inerte.

Angélique: ¡¡JEAN!!

Algunos de sus camaradas intentan correr a ayudarle pero se ven  abrumados por  la figura de Maximilian, que se alza, aún fúrico, sobre el muchacho inconsciente, dispuesto a rematarlo con la suela de su bota.

Maximilian: Nadie toca a Malve…

Capitulo 359: Mini Fuga

Una niña pequeña va corriendo a todo lo que puede cargando a un bebé de cabellos celestes y grandes ojos grises, que miran confundidos a su alrededor. Ella no deja de llorar mientras corre, llamando a varias personas, desesperada.

Niña: ¡Papi! ¡Kalos-san! ¡Cari-san!

La niña voltea hacia atrás. Parece que alguien la persigue. Pero entonces, al verse distraída del frente del camino, choca con alguien, lo que la hace caer y hace que el bebé empiece a llorar también. La niña alza la mirada completamente aterrada, viendo sin poder moverse de miedo a la persona con la que se estrelló: un hombre encapado, de aspecto siniestro y armado con una espada.

Hombre: Hola…nenita.

Niña: ¡KYAAAAAAHHHH!


Jean despierta en ese momento, sobresaltado. ¿El lugar? Ni idea, está demasiado brillante y borroso para que pueda saberse. Solo se alcanzan a distinguir voces que en un principio suenan demasiado bajas y distorsionadas.

¿????: ¿Entonces que hacemos?

¿????:Por ahora solo seguir moviéndonos. No podemos dejar que nos capturen. Cuando Jean despierte ya veremos que hacer.

El aludido parpadea para aclarar su vista, logrando distinguir que está en alguna clase de habitación a su talla. Las voces que escucha son las de algunos de sus compañeros y aliados. En el momento que le ven despertar, los primeros corren de inmediato para recibirle en el mundo de los vivos mientras expresan su alivio. 

Taylor: Menos mal que despertaste.

Mia: Nos tenías preocupados de muerte. 

Jean trata de incorporarse pero el dolor y las vendas que cubren sus heridas restringen sus movimientos.

Jean: Maximilian… el…casi me mata, ¿verdad?

Algunos de sus amigos asienten con la cabeza

Jean: ¿Pero entonces que pasó después? ¿Cómo es que no estoy muerto y logramos escapar? 

Granate y Often irrumpen en ese momento en su conversación, también alegrándose de ver a Jean consciente.

Granate: Fue todo gracias a tu médico.

Often: De no ser por el, nadie la cuenta.

Ante ese comentario, el pelirrojo no puede evitar sentirse algo avergonzado.

Taylor: Ya les dije que fue un accidente, jejeje.


Maximilian: Nadie toca a Malve…

El Ex-guerrero del mar está a punto de asesinar a Jean con un pisotón. Sus amigos, al igual que Granate y Often, quieren impedirlo pero no tienen manera de evitarlo, solo corren hacia donde está el peliazul por inercia.

Maximilian: ¡Ahora, muere!

Angélique: ¡Jean!

No obstante, la bota de este se detiene a un milímetro de la cabeza de Jean. El motivo: un ruido infernal de vidrios rotos proveniente del cercano Salón del Puerto.

Maximilian: ¡¿Ahora que demonios fue eso!?

El ruido es causado por Taylor, el cual, en su intento de bajar la botella del Ocean Spirit de su estantería, accidentalmente acaba tirando el mueble entero, destrozando decenas de botellas con barcos en su interior.

Taylor: Ay no…

El ruido no sólo distrae a Maximilian, sino también a Kunststuff y Pann, que de inmediato corren a ver qué sucede. Aprovechando está oportunidad, Bert, de un salto de su forma híbrida, llega a hasta donde Jean y lo carga en brazos, mientras que el resto de sus camaradas, aliados y liberados recientes por el ataque del Hombre Montaña corren tras el, logrando salir de la casa de las muñecas y llegar a la recepción.

Angélique: ¡Hay que salir de aquí! ¡Ahora!

Maximilian: ¡No!

El Ex-guerrero de mar, dándose cuenta de su distracción, trata de capturar a alguno de los miniaturizados seres, pero solo logra hacerse de un hombrecito ajeno al grupo, puesto que la otra mano la tiene ocupada con Malve.

Maximilian: ¡Me lleva el diablo! ¡Pann! ¡Kunststuff! ¡¿Qué demonios están haciendo!? ¡Recojan a las muñecas! 

Pann: Pero ¿Y los barcos?

Maximilian: ¡Me importan un bledo los barcos! ¡Quiero a las muñecas!

Irónicamente, estás órdenes salvan a Taylor, el cual, con la botella del Spirit amarrada a la espalda, estaba a punto de ser visto y capturado. Sale tras de la princesa y el soldado sin que le noten, mientras que estos tratan de capturar al resto de sus camaradas.   

Pann: ¡Vengan aquí!

Kunststuff: ¡No escaparan!

Desesperado, James logra idear un plan para mantenerlos alejados, cargando su arma y disparando hacia los “gigantes”.

James: ¡Orange Star- Solar Prophecy!

El torrente ígneo pasa justo entre las cabezas de sus perseguidores, que se ríen creyendo que el diminuto tirador ha fallado. No obstante su risa pronto se apaga al oler humo y oír un ruido crepitante. Al voltear a hacia atrás, se horrorizan al ver que al muro lo están consumiendo las llamas.

Pann: ¡Maldición!

Aprovechando esa distracción, Taylor a metido su propia idea para detenerlos, enredando sus piernas con cintas mientras están distraídos y luego corriendo junto a sus camaradas.

Kunststuff: ¡Hey! ¡Vuelvan!

Pero al dar un paso, los de la Luna de Sangre Azul se van de bruces. Con el paso libre para escapar, Granate aporta su granito de arena, haciendo un agujero en la puerta de un codazo con sus poderes explosivos.

Granate: ¡Pirope Yama Arashi!

Pann y Kunststuff intentan apresurarse a levantarse pero cuando lo hacen todos los que perseguían ya se han dado a la fuga dentro del propio barco y no son visibles, causando la furia de Maximilian.

Maximilian: Tsk… ¡Apaguen ese incendio y luego búsquenlos! ¡Ese maldito debe pagar por lo que le ha hecho a Malve!


Jean: Vaya. Si que la suerte nos sonrió pero en serio. ¿Pero entonces? ¿Dónde estamos justo ahora?

Bert: Es una de las “casitas a escala” de ese loco. El y su gente no dejan de cazarnos.

Katrina: Tenemos que estar moviéndonos todo el rato o nos encontrarán y ya no estoy tan segura de que quieran conservarnos vivos. De hecho ahora mismo, James, Evangeline y Big Bird están haciendo guardia por si tenemos que salir de aquí.

Angelique: Nos hemos estado escondiendo a lo largo y ancho de su barco durante dos días. 

Jean: ¡Dos días! ¡¿Tanto tiempo estuve inconsciente!?

Mia:  Horas más, horas menos.

En ese momento, James, Evangeline y Big Bird irrumpen en el cuartito, con semblantes tensos.

James: Esos tipos están cerca. Hay que movernos.

Capitulo 360: Malve

Granate: (en voz baja) Rápido, hay que movernos.

Los del Azul y compañía corren a esconderse debajo y detrás de los muebles de la diminuta habitación en la que están, mientras Celaine entra en el Cuarto de la ciudad, revisando desde afuera las casitas una por una. Parece que no va a encontrarlos, cuando súbitamente, uno de los Piratas hace ruido accidentalmente, llamando la atención de la mujer que empieza a canturrear maliciosamente.

Celaine: Muñequitas… salgan ya. A la una…

La mujer empieza a alzar una pierna, dispuesta a acabar con la casita y sus ocupantes de una sola patada, lo que causa la alarma de estos. 

Celaine: A las dos…

James: ¡Maldición! 

Big Bird: ¿¡Ahora que hacemos!? ¿¡Ahora que hacemos!?

Los piratas y sus compañeros tienen menos de un segundo para pensar en que hacer, pero aún así, Katrina logra concebir una idea brillante. 

Katrina:  ¡Tómenme de los brazos!

Often: ¿Para que?

Katrina: ¡Solo háganlo!

Celaine: ¡Dos y medio y…!

Pero antes de que pueda decir tres, todas las mini personas salen por las puertas y ventanas de la casita a todo lo que pueden. Celaine, entusiasmada, empieza a perseguirlos fuera del cuarto de la ciudad mientras habla por Den Den Mushi.

Celaine: Aquí, “mamá tutú”. Tengo a las muñecas en la mira.

Celaine se va del cuarto, sin darse cuenta de que los Piratas y compañía siguen en la casita y que lo que lo que persigue no son más que Doppelgangers creados por Katrina.

Katrina: Jaja. Lerda.

Often: Eso fue raro. Brillante, pero raro.

Katrina: Igual tenemos que salir de aquí. Tenemos solo unos minutos antes de que los clones desaparezcan por un ataque, la lejanía o que alcancen el tiempo límite de su existencia y cuando eso pase se que ellos volverán muy, muy enojados.

Los piratas entonces salen por la puerta del cuarto de la ciudad y hasta la recepción, de la cual también logran salir, con Jean a lomos de Big Bird dado que aún le cuesta moverse por su cuenta y Bert cargando la botella del Spirit.

Bert: ¿Ahora hacia adónde?

James: ¿Evangeline?

La mujer concentra su mantra, tratando de distinguir las “voces” de sus perseguidores de aquellas que ya han capturado. Cuando por fin lo logra, señala una dirección. 

Evangeline: Por aquí.

La mujer encabeza el grupo mientras va guiándoles a algún lugar alejado de los de la Luna de Sangre Azul, acabando en uno de los lujosos cuarteles que Lead les enseño en su “tour”, el cual parece estar decorado como si le perteneciera a una niña pues está lleno de juguetes y es enteramente de color rosa.

Evangeline: Aquí estaremos bien por un rato.

El grupo descansa un poco, subiéndose a los muebles para ampliar su rango de visión. Jean entonces nota que hay varias fotos sobre una cajonera que llaman su atención , así que pide a Big Bird que lo lleve.

Jean: Ey ,miren. Creo que encontré fotos de Maximilian.

Often llega volando hasta la cajonera y los otros suben mediante las cintas de Taylor para luego observar con detenimiento las fotos. Todas parecen ser algo antiguas, pues en ellas Maximilian se ve bastante más joven, con el cabello más largo y un look mucho menos excéntrico.

Mia: Vaya, casi parecía una persona normal. Me preguntó que le pasó.

De las cosas que observan, una de ellas llama su atención especialmente. Se trata de otra fotografía en la cual se aprecia a un joven Maximilian, el cual carga en brazos a una niña muy bonita. Ambos sonríen cálidamente, denotando verdadera felicidad.

Maximilian y Malve

Often: Hmph… no creí que ese tonto encogedor fuera de la clase de persona al que le importan otras personas.

Mia: Ni yo. ¿Quién creen que sea esa niña?

Es entonces cuando James les da aviso de un descubrimiento que hace.

James: Chicos. Miren el nombre que hay en la cama.

Los del Ave Azul y compañía observan lo que les señala el tirador, alcanzando a apreciar el nombre “Malve” escrito en la cabecera. Nombre que resuena en algunos de ellos.

Jean: Malve…¿¡Que no es…el nombre de la muñeca por la que casi me matan!?

Evangeline: ¡Ahora que lo pienso, la niña de la fotografía es idéntica a ella!

Ante esto, los piratas se quedan viendo fijamente esta imagen.

Jean: Entonces... ¿Le puso Malve a una muñeca en honor a ella?

Evangeline: No lo creo, Capitán. Cuando ese hombre “jugo conmigo a la fiesta del te” pude apreciarla de cerca. No era una muñeca, era un persona real, como el resto de nosotros que encogió, solo que…, no se movía para nada... y no podía sentirla con mi mantra...como si estuviera… muerta. Creo que ella es la muñeca.

La mujer alada siente un escalofrío solo de  pensarlo. Esto alarma y aterra a la mayoría de los presentes que llegan rápidamente a la misma conclusión.

Angélique: Entonces la tal Malve es esta niña. Alguien muy cercana a Maximilian pero que murió por alguna razón y que ¿Maximilian lleva siempre con él?

Taylor: ¿¡Estas diciéndome que ese hombre trae consigo un cadáver miniaturizado y que era la niña de esta fotografía!?

Mia: ¡Que dañado!

Katrina: Eso es demasiado bizarro hasta para mi.

Capitulo 361: Nuevo plan

Mientras tanto…  en aquel otro lugar del Grand Line…

La capitana de los Piratas del Zafiro  hace un llamado general a todos en el puerto, hablando a través de un Den Den Mushi megáfono.

Betula: Zarparemos en media hora, señoras y señores. Es su oportunidad para arreglar cualquier cosa que les quede pendiente. Después de eso, todos abordarán sus respectivos barcos y seguirán a sus oficiales al mando, que transmitirán mis órdenes directas. ¿Ha quedado claro?

En el puerto, todos los presentes se unen en una sola voz.

Piratas del Zafiro: ¡Si, Betula-san!

Todos los subordinados de Betula, salvo los que parecen ser de mayor rango y a los cuales se añaden también Hollow y Tear, se reúnen con ella para una ultima revisión del operativo que van a realizar.

Betula: Ya saben cada uno sus órdenes. Estén listos para zarpar. En caso de emergencia o de que algo no salga como ha sido planeado, doy mi total permiso para que procedan como mejor crean conveniente. Sylvia, tú vas a la vanguardia, quiero que seas especialmente cuidadosa.

Betula le habla a una mujer especialmente fornida y de aspecto muy agresivo, la cual asiente y aparentemente gruñe al mismo tiempo.

Sylvia: Grrrrr...

Betula: Muy bien, si todos están listos, ¡Entonces a la carga!

Todos ponen sus manos al centro y luego las alzan mientras gritan la misma frase.

Todos: ¡Todos somos Esclavos!

De vuelta a Merveille…Arca del emperador en la enfermería…

Maximilian ha miniaturizado a Kunststuff para que pueda revisar a Malve por los eventos  sucedidos, no obstante, a pesar de que el soldado lleva dos días asegurándole de que está bien, el sigue sin creerle.

Maximilian: Malve dice que aún le duele, Kunststuff.

Kunststuff: Le aseguró, capitán, que es normal. Ella sufrió una fuerte caída, pero estará bien. Le aseguro que en un par de días, dejará de dolerle y…

Pero entonces, Maximilian toma a su ahora diminuto médico con una mano y lo alza frente a su rostro, mirándolo inquisitivamente.

Maximilian:  Eso dijiste hace un par de días…

El pequeño soldado ante esto se pone nervioso. No todos los días un hombre gigante te mira enfurecido.

Kunststuff: Tiene… tiene que ser paciente, capitán…le…le aseguró que si es paciente….vera que Malve se siente mejor… pronto

Maximilian: Oh, ¿En serio? Como aquella otra vez que me dijiste que fuera paciente y ¡Pasó lo que ya sabes!

El hombre comienza a estrujar a su propio subordinado con la mano, lastimándolo y dejándole cada vez menos aire para respirar.

Kunststuff: Lo…*jadeo* lo juro, señor…

Maximilian: Está bien, te creo. 

El capitán suelta a Kunststuff, el cual cae al suelo ya en su talla normal y tosiendo sonoramente, mientras Maximilian se lleva a Malve a otra parte, no sin antes lanzar una última amenaza a su médico 

Maximilian: Pero más te vale que sea así. Aun no he olvidado lo de la última vez. Y dile al resto que si no me traen a esos bastardos que la lastimaron, de verdad me voy a enojar.

Kunststuff: Si…, sí señor.

Mientras tanto, Jean y compañía se las han arreglado para mantenerse escondidos en la habitación de Malve. De vez en cuando alguno sale a hacer revisión del perímetro dentro del propio cuarto, en esta ocasión hecha por Taylor. Su curiosidad lo lleva a revisar lo que parece ser un armario, en el que hace un descubrimiento interesante.

Taylor: ¡Chicos, vengan a ver esto!

Jean: ¿Qué cosa?

Big Bird: ¿Qué cosa? ¿Qué cosa?

El pelirrojo ha encontrado un armario lleno de cosas miniaturas. Vestidos, trajes, joyas, accesorios pero más importante, las cosas que Maximilian ha incautado a todos sus prisioneros.

Katrina: ¡Mi cuchillo!

La niña corre hacia su arma y la abraza, mientras que sus camaradas y aliados la miran con curiosidad.

Katrina: ¿Qué? Fue mi regalo de cumpleaños, obvio que le tengo cariño.

James: Ok, eso es lindo.

Evangeline también encuentra sus cosas: su arco, su carcaj y su Jet board y vuelve a cargarselos en la cintura.

Evangeline: Mucho mejor.

En el armario también hay un arsenal gigantesco, lo que hace que a Jean empiecen a correrle ideas por la mente.

Jean: No se ustedes, señores, pero yo ya estoy cansado de esconderme. Creo que va siendo tiempo de un nuevo plan para derrotar a ese desgraciado de Mondhuter Maximilian y de paso sacar a todos sus prisioneros de aquí.

Granate: Espero que sea mejor que el de la última vez. No solo casi te matan sino que perdimos gente.

Jean: Pues algo se me está ocurriendo. Often, tú eres de esta isla, ¿No?

Often: ¿Eso a que viene?

Jean: ¿Sabes de la fauna local?

Often: Se que todo en esta isla es peligroso, hasta las hormigas.

Jean: Perfecto. Dime, ¿Hay aves entre esas especies peligrosas?

Un nuevo plan de ataque.

Capitulo 362: ¿Trato?

Tras un buen rato de cuidadosa planeación, Jean y compañía han logrado idear un plan que les devolverá a su talla normal y les garantizara que Maximilian no vuelve a interferir con sus vidas ni las de nadie más.

Jean: Entonces, ¿queda entendido el plan?

Todos: Entendido.

Often: Solo hay una cosa que no entiendo. ¿¡Porque me tocó la peor parte!?

Granate: Porque eres el único que sabe dónde encontrar a nuestra “herramienta de negociación”.

Katrina: Recuerden, una vez comenzado solo tendremos quince minutos para concluir la situación, si tardamos más que eso se pondrá muy feo.

James: En ese caso habría que pasar al “Plan B”, ¿No?

Mia: Ughh, el plan B me hace sentir sucia solo de pensar en que podríamos acabar haciendo eso.

Jean: Con suerte, no tendremos que llevar a esas instancias. Ahora, todos prepárense. 

El peliazul recupera su sonrisa usual mientras se dispone a prepararse para un último enfrentamiento con Maximilian.

Jean: Le enseñaremos a ese pelele quien es verdaderamente pequeño.

Al mismo tiempo, en la Casa de las Muñecas...

Estando un poco más repuesto de su enojo, Maximilian decide reanudar su fiesta de té de  hace un par de días con Malve, esta vez teniendo como “invitados” a Denebola y Cuetzpalomitl. 

Maximilian: ¿Qué dices, Malve? ¿Qué le sirva más te al señor diablillo?

Tanto la Guerrera del Espacio como el Hombre Cornudo solo siguen el juego abatidos, es la segunda vez que son capturados y por tan solo intentar moverse para escapar una tercera vez, fueron seriamente lastimados por las manos que estrujan de en aquel momento un muy molesto Maximilian.

Denebola: (Jamas creí que podrían humillarme de esta manera …Que ultraje)

Cuetzpalomitl: (Creo que mi destino es terminar mi vida siendo el juguete de un loco…)

El resto de los prisioneros embotellados también  ha perdido de ser liberados algún día, la mayoría solo mira tristemente hacia afuera de los cristales que los restringen del mundo aceptando con pena su nueva vida o cerrando los ojos y esperando que la muerte decida aparecerse pronto. Al menos hasta que sucede lo siguiente.

Jean: ¡Fuego!

Un sonido atronador se apodera del lugar, haciendo que todos en la Casa de las Muñecas se cubran los oídos y llamando la atención del resto de hombres de Maximilian, que oyen desde sus respectivas locaciones en el arca y de inmediato corren para dirigirse al origen de este.

Maximilian: ¿¡Que demonios!?

Súbitamente, la puerta de la habitación se cae convertida en madera en ascuas, cenizas y humo. Luego los responsables entran a la habitación, todos los Piratas del Ave Azul, elegantemente vestidos con la ropa incautada y también fuertemente armados con rifles, bazookas y otras armas de fuego.Ave Azul Strong WorldMaximilian: ¡TU!

El capitán de los del Ave Azul, aún desde su reducida altura, le mira altiva y confiadamente. 

Jean: Hola, “Max”. Tengo un “pequeño” trato para ti. 

Jean y algunos de sus amigos se ríen de su propio chiste, pero Maximilian parece volver a su estado fúrico.

Maximilian: ¡Un trato! ¡Ja!¡Jamás hago tratos con nadie y menos con bastardos malnacidos! 

Jean: Pensé que dirías algo así. Si cambias de opinión y te interesa, estaremos en la cubierta superior.

Maximilian: ¡Como si fuera a dejar que llegarán vivos hasta ALLÁ! ¡Rankyaku!

El hombre lanza una onda cortante con su pierna pero los Piratas ni se esfuerzan por esquivarla. Maximilian se pregunta el porque hasta que está les impacta de lleno y desaparecen, revelando no ser reales.

Maximilian:  ¿¡Pero que carajos…!?

El hombre se vuelve a atar a Malve al cinturón y se dirige furioso hacia la cubierta, dónde ha dicho Jean y compañía que estarán. Sus compañeros de la Luna de Sangre Azul se lo encuentran de frente al dirigirse a la fuente de la explosión, intimidándose un poco por la ira de su capitán.

Lead: ¿Señor?

Maximilian: Esos desgraciados están allá arriba. Los quiero vivos de ser posible y muertos solo si es necesario, quiero destrozarlos personalmente.

Piratas de la Luna de Sangre Azul: ¡Si, capitán!

Sin embargo, al llegar a la cubierta se encuentran no con nueve piratas encogidos, sino al menos cincuenta de ellos, todos apuntando con sus armas de fuego excepto por los Big Bird que solo vuelan alrededor de ellos.

Maximilian: ¿¡Que es esto!?

Jean: Lo has pensado mejor, ¿Eh? Te diré el trato entonces. Tú le regresas su tamaño natural a todos. A nosotros, a nuestros nuevos amigos y a cualquier otro que este en tu poder. Puedes quedarte con las casas, los barcos y los “terrarios”, es más incluso las plantas. Pero las personas y los animales debes devolverlos a la normalidad o sino…

Maximilian: ¿¡O sino que!? Pequeño bastardo.

Jean emite un silbido, llamando a alguien el cual resulta ser Often, que vuela a toda velocidad por alguna razón que no tarda en demostrarse, está siendo perseguido por varias aves, algunas de ellas exageradamente grandes.

Often: ¡odio mi vida! ¡Odio mi vida!

Lead: No es posible. Jura Chou, Shimatori, incluso Boxer Penguin y Framencho.

Luego, con un llamado de Big Bird estás voltean su mirada únicamente hacia Maximilian y su gente, lo que empieza a intimidar a sus subordinados.

Jean: O sino, tendré que decirle a estas bellas aves que tú fuiste quién robo miembros de su especie para su Zoológico.

Maximilian: ¿Quién demonios me crees como para tenerle miedo a un par de avecillas?

Jean: ¡Katrina! 

De un salto, la joven pirata sube al lomo de Big Bird y luego toca al Jura Chou, creando diez más de este y luego procede a hacer lo mismo con las otras aves, teniendo ahora un gran ejército emplumado y enojado.

Jean: Entonces que me dices, ¿Trato?

El pequeño peliazul, (uno de ellos) alza la mano para “cerrar el trato”, no obstante Maximilian no piensa aceptar nada que incluya deshacerse de sus preciosas “muñecas”. 

Maximilian: ¡Nunca!

Y de una patada cortante, comienza una batalla sin cuartel.

Capitulo 363: A su Talla

Jean: ¡Ahora Big Bird!

Big Bird: ¡Ataquen! ¡Ataquen!

El pájaro lanza un comando en idioma animal y todos las aves que ha reclutado, reales o clonadas, se lanzan todas a la vez contra los Piratas de la Luna de Sangre Azul.

Lead: ¡Cuidado!

Esto mantiene a los enemigos del Ave Azul bastante ocupados, ya sea tratando de derribar las criaturas emplumadas o de esquivar los picotazos, aletazos y patadas que estás les propinan.

 Lead: ¡Piercieng hearts!

Celaine:¡ Arabesque de Porcelaine!

Kunststuff: ¡Silbervogel!

Pann: ¡Doll Stings!

Los delicados ataques de Celaine y Pann, así  como los agresivos embates de Lead y Kunststuff logran deshacerse de algunas de las aves clonadas, que desaparecen tan pronto los poderosos impactos conectan. No obstante, hay otras decenas de aves ya viniéndoseles encima, para ventaja de los del Ave Azul y gran molestia de Maximilian.

Maximilian: ¡Malnacido! ¡Deja en paz a mi gente!

Jean: Claro. En cuanto devuelvas a la normalidad a todos, “Max”.

Maximilian: ¡Jamás!

Jean: Entonces, vete al demonio.

Con un gesto de su mano, Jean indica a un Big Bird a que comande a algunas de las aves contra el ex-guerrero del mar, no obstante, este hace gala de unas habilidades que hacen justicia al título que alguna vez poseyó.

Maximilian: ¡Gekko Jugon- Blefuscu Army!

Usando una combinación de Geppo y Jugon, Maximilian golpea al menos a la mitad del ejército del aire. Esto no sólo daña las aves por la potencia del golpe , siendo algunas destruidas por ser copia, sino que también  encoge a las que logran resistir el impacto al resultar que sus ataques están imbuidos con sus poderes de la Dimi Dimi.

Mia: Joder…

Maximilian: Ya se los había dicho. No le temo a unas cuantas avecillas.

Jean: Tsk… ¡Todos a el! ¡Katrina! ¡Intenta crear más aves!

Todos los diminutos piratas humanos y sus clones atacan a Maximilian con sus armas de fuego mientras los Big Bird comandan a las aves que aún les quedan y a todas las que Katrina va creando. No obstante, el Hombre Montaña ni se inmuta. No importa con cuantas armas de fuego le disparen o cuantas aves se le abalancen.

James: ¡Maldición! ¡Sigan disparando!

Al mismo tiempo, los hombres de Maximilian han encontrado su ritmo para acabar con las aves, y se dirigen a atacar a los piratas también.

Angélique: ¡Necesitamos un mejor plan¡ ¡Esto no está funcionando como debería!

Evangeline, tras dar un vistazo a la situación, y haciendo gala de su gran capacidad analítica, se forma de un plan en cuestión de segundos.

Evangeline: ¡Yo tengo una idea! ¡James,Taylor, Katrina! ¡Conmigo!

Sin hacer más que señas para informar a sus compañeros de su plan,  estos toman posiciones para actuar de inmediato. Los primeros en actuar son Katrina y James, que lanza docenas de cuchillos replicados a sus enemigos así como buena cantidad de proyectiles de color rojo.

Katrina: ¡Copy Knife! ¡Multifan!

James: ¡Red Star-Lost Warriors!

Pann:¡Hey!

Celaine: Ouch

Lead: ¡Eso duele!

Esto, aunque solo se siente como pequeñas agujas para sus enemigos, los hace retroceder un poco, cosa que Taylor aprovecha para amarrar cintas tras de sus pies, haciéndolos tropezar y caer.

Taylor: ¡String Trap!

Esto también los deja mutuamente enredados y con dificultades para liberarse una vez se ponen de pie, lo que Evangeline y sus clones aprovechan, sacando todos ellos diales de impacto y apuntándole a sus enemigos.

Evangeline: ¡Multi impacto!

Estos, nuevamente no se ven muy dañados pero Evangeline calcula el momento exacto de su ataque, que coincide con el momento en el que Maximilian va a atacar  a un clon de Shimatori. El impacto que les lanza les hace ir justo hacia la mano de su capitán, el cual alcanza a reaccionar pero ya no puede evitar golpearlos.

Piratas de la Luna de Sangre Azul: ¡Ahhhhhh!

Para cuándo se reponen del golpe, Pann, Lead, Kunststuff y Celaine miran con horror que ahora son tan diminutos como sus atacantes, entrando inmediatamente en pánico.

Lead: ¡Capitán!

Maximilian: ¡Demonios! ¡Lo siento! ¡Lo siento!

El ex-guerrero intenta correr hacia ellos para devolverlos a su talla normal pero es interceptado por más aves de la creación de Katrina. Mientras que sus ahora diminutos camaradas se ven rodeados por los originales de varios de los Piratas del Ave Azul.

Katrina: Oh, mira. ¡Ahora estamos iguales!

James: Ya era hora de hacer más justas las cosas.

Ante esto, Lead y compañía preparan sus armas y se disponen a luchar, sin tener absolutamente ninguna ventaja dada por su capitán.

Una batalla que está a su talla.

Capitulo 364: A la altura de mi capitán

Mientras los del Ave Azul y los de la Luna de Sangre Azul pugnan en la cubierta superior, Often y Granate, esta última con algunos clones se dirigen a la casa de las muñecas, esperando liberar a todos los prisioneros para que puedan volver a la normalidad sin causar una avalancha humana o ser aplastados por las bestias del zoológico que también volverán a la normalidad una vez que Maximilian sea derrotado.

Often: ¡Todos cubranse!

Granate: ¡Spessartine Usshiro Ukemi!

Las Granate se tiran de espalda generando varias ondas explosivas que destruyen cientos de los frascos, permitiendo escapar a sus ocupantes. Mientras, Often libera a Cuetz, a Denebola y el resto de personas atadas a la mesa del te, con la mujer espacial muy sorprendida al respecto  y el hombre cornudo muy feliz.

Cuetzpalomitl: Al fin libre.

Denebola: ¿¡Que demonios están haciendo!?

Often: ¿¡Tú qué demonios crees!? Sacarlos de aquí. Estamos del mismo lado, ¿recuerdas?

Denebola: Eso ya lo sé, mi pregunta es ¿Cómo?

Often: Todo es plan del loco de cabello azul. Ahora mueve tu raro trasero púrpura y ayúdanos a sacar a todos.

Denebola por un momento se ve abrumada, pero pronto se dispone a liberar a sus camaradas con su acido. Aunque se limita a solo salvarlos a ellos y luego huir de la Casa de las Muñecas, parece tener algo en mente.

Denebola: ¿Un plan, eh?

De regreso a la cubierta superior, los dos grupos de pequeños piratas comienza a enfrentarse en combates individuales. Uno de estos combates es el realizado por Angélique que ha decidido enfrentarse a Celaine a base de intercambiar patadas.

Angélique: ¡Swing Heel Strike!

Celaine: ¡Arabesque de Porcelaine!

Las esbeltas piernas de ambas mujeres chocan con fuerza, tanta fuerza que incluso generan una onda de choque que estrella la madera del suelo. Sus pies pugnan, tratando de hacer que el contrario se rinda o se someta. No obstante,  ninguna cede así que acaban retrocediendo un momento, para luego llamarse nuevamente al ataque.

Angélique: ¡Assault Heel!

Celaine: ¡Avant Garde!

Las dos mujeres vuelven a batallar chocando sus piernas, esta vez, sintiendo como las grietas empiezan a formarse en sus huesos, no pasando muchos segundos antes que sus fuerzas enfrentadas las obliguen 

Celaine: Tsk… No lo haces nada mal, para ser una cría.

Angélique: Ni tu, para ser una anciana.

Celaine: Señora de cierta edad, cariño. No anciana.

Angélique: Bueno, “señora de cierta edad” Veamos que haces ante ESTO. ¡ Heel Shot!

La elegante pelirroja se lanza contra Celaine de un talonazo, aunque está la esquiva con facilidad.

Celaine: ¡Muy lenta! ¡Premiere Position! 

Con un simple movimiento de su pie, Celaine hace que Angélique se tropiece, y pierda el equilibrio, quedando a su merced.

Celaine: Ja. La juventud y sus ansias. Antes de que llegue al quinto movimiento estarás arrastrándose por el suelo¡Deuxieme Position!

Con otro veloz movimiento, Celaine asesta una poderosísima patada giratoria en la ripa de Angélique, que la hace escupir sangre y saliva. Debilitada, intenta devolver el ataque.

Angélique: ¡Super Ascending Heel! 

La patada está cerca de asestar pero Celaine se hecha para atrás haciendo una torsión increíble de su cintura, para posteriormente, dar un giro completo y asestar una terrible patada en la espalda de la navegante.

Angélique: ¡Gahhh!

Celaine: Treuxieme Position.

Esto hace que la pelirroja acabe en el suelo. Aunque intenta levantarse de inmediato, Angélique recibe un potente patadón que la estrella contra la barandilla del Arca, cortesía del cuarto movimiento de la subordinada de Maximilian.

Celaine: ¡Quatrieme Position!

Angélique: Uf….uff...

Celaine se muestra sorprendida porque Angélique no ha sido derrotada aun, así que le dedica una sonrisita.

Celaine: Muy bien, niñata. Resultaste ser más resistente de lo que creí. Te ganaste el derecho a ver el último paso de ballet en primera fila. 

La mujer se dirige hacia ella y se dispone a darle una última patada directa hacia el cuello.

Celaine: ¡Cinqueme Position!

Angélique: ¡Vertical Heel!

No obstante, Angélique todavía tiene fuerza para defenderse, logrando pararse de manos y asestando una poderosa patada que da justo en el mentón de la bailarina, tambaleandola.

Celaine: ¡Ughhh!

Acto seguido, Angélique corre lejos para tener espacio y luego empieza a realizar un intrincadísimo juego de piruetas y giros para ganar inercia, que termina en una patada definitiva que clava a Celaine en el suelo.

Angélique: ¡Storm Heel!

No obstante, aunque ese movimiento le ha granjeado una determinante victoria en el pasado, no es suficiente para acabar con Celaine, que se vuelve a levantar aunque bastante maltrecha, justo como también está Angélique.

Angélique: Maldición…

Celaine: Ha…si creíste que caería con algo tan simple como eso estás mal del coco, niña. Mi capitán fue un Guerrero del Mar, y nosotros sus tripulantes obviamente debemos estar a su altura. 

Pero ante estas palabras, Angélique se ríe un poco.

Angélique: Pues si de estar a la altura se trata, yo soy la Primer Oficial del futuro Rey de los Piratas, y tampoco me derrotaras con facilidad. 

Celaine: Esos es pretencioso, jovencita. Pero me agrada. Te propongo esto, el próximo ataque lo decide todo. ¿Vale?

Angélique: Je. Me parece perfecto

Sintiéndose un aura de auténtica determinación y sin una pizca de burla entre contrincantes, ambas se lanzan por nueva y última vez en una confrontación frontal. La bailarina da un poderosísimo salto y extiende su pierna derecha a 180°de la otra, Angélique por su parte, alza su pierna todo lo que puede, incluso yendo un poco más allá de 180° y asesta el golpe más potente que se puede permitir.

Celaine: ¡Grand Jete!

Angélique: ¡Heel Beheader!

Ambas luchadoras asestan la patada a su rival al mismo tiempo, cayendo estrepitosamente al suelo y dejando cráteres. No obstante, Tras unos segundos de inmovilidad, Angélique se logra levantar, mientras que Celaine yace inconsciente, aunque con una sonrisa disimulada en su boca.

Angélique: Gracias por darlo todo, anciana. Tú Guerrero del Mar debería estar orgulloso.

Capitulo 365: Amarillo

Minutos antes…

Al mismo tiempo que se desarrolla la batalla de Angélique y Celaine, James tienen su propia pelea contra Lead. 

James: ¡Red Star-Coyote Waltz!

El cazador lanza un tiro rojizo de forma canina hacia el soldado, pero este le responde lanzando un potente proyectil desde su fusil.

Lead: ¡Fire Spear!

La flama que genera el tiro atraviesa y consume al coyote de James, desvaneciéndose los dos en una llamarada, para gran disgusto de James.

James: Maldicion.

Lead: ¿Qué pasa, rubito? ¿ Es todo lo que tienes?

Janes: Tsk…eso quisieras.

El muchacho sube la potencia de su arma hasta la segunda estrella y dispara un poderoso proyectil anaranjado con el aspecto de una cabeza de demonio.

James: ¡Orange Star- Demon Interceptor!

No obstante, Lead esquiva el impacto con facilidad dando un salto invertido hacia atrás y destrozando en su lugar un pedacito de la pared de la entrada a la cabina. Ante esto, vuelve a disparar, esta vez más agresivamente.

James: ¡Orange Star! ¡Royal Cougar! ¡Eden Assasination! ¡Demon Interceptor!

Lead no obstante sigue esquivando con una agilidad impropia de alguien de su complexión, para luego disparar un tiro increíblemente poderoso.

Lead: ¡Brain Perforator!

El tiro dirigido justo a la frente del Tirador tuerto habría de volarle los sesos de no ser porque este alcanza a hacerse a un lado, aunque si alcanza a rajarle la sien.

James: ¡Ughhh!

James se cubre la herida con una mano y con la otra se dispone a disparar de nuevo pero no le da tiempo de halar del gatillo, pues es atravesado en el hombro por otra bala perforadora. 

Lead: ¡Body Drill!

James: ¡carajo!

Lead ataca sin ofrecer cuartel al tirador herido, al cual por un momento no le queda más remedio que correr, escondiéndose detrás de un madero roto durante la batalla, mientras Lead se mofa.

Lead: ¿Qué paaaasa, amigo? ¿Ya no quieres jugar?

James: Menudo juego. ¡Orange Star- Solar Prophecy!

Mientras se cubre, James vuelve a disparar uno de sus ataques más potentes de la estrella naranja, el cual Lead no logra esquivar por completo, siendo su pierna alcanzada por las flamas del torrente ígneo.

Lead: ¡Aghhhh! ¡ Desgraciado!

Furioso, Lead recarga su rifle, está vez con municiones Magnum y dispara con una increíble potencia.

Lead: ¡Piercing Heart!

Atravesando incluso la madera, James es herido en el costado a pesar de que está completamente cubierto por esta. A pesar de que no puede verle, Lead está disparando tiros mortales, y James está bien consciente de esto, así que decide actuar en consecuencia.

James: ¿te pones rudo? En ese caso, yo también me pondré más rudo.

El muchacho gira la perilla de su Star Blaster hasta que esta marca el número tres. Hecho esto, su mirilla, anilla y cañón empiezan a brillar de un color amarillo brillante.

James: ¡Ey, soldadito de juguete! ¡¿Qué opinas de esto!? ¡Yellow Star- Vulcan Blast!

Lead poco logra hacer para esquivar este proyectil, que va a velocidad muy superior a los anteriores. Aunque su tamaño es absolutamente diminuto, sal impactar causa una explosión que manda a Lead a volar varios metros hacia arriba y le hace perder su fusil.

Lead: ¡Ahhhhhh!

Este se levanta tan rápido como le permiten sus heridas pero cuando se dispone a tomar su fusil para contratacar...

Lead: ¡Piercieng…!

James: Yellow Star- Vulcan Blast!

…ni siquiera alcanza a lanzar su ataque cuando Jamesle alcanza con otro enanisimo proyectil. La diminuta esfera de luz es disparada tan precisamente que entra por el cañón del fusil del soldado, partiendo el arma por la mitad mientras avanza.

Lead: ¡….! 

Finalmente, el arma explota, causando serio daño en el soldado el cual cae chamuscado y humeando al suelo mientras James solo sopla el humo emitido por su Star Blaster, satisfecho.

James: Nunca sacaba de sorprenderme esta arma. Debo volver a agradecerle a Evangeline.

Capitulo 366: Los mocos con sangre no estaban en el plan.

Minutos antes…

Al mismo tiempo que se enfrentan Angélique contra Celaine, y James contra Lead, Mia se ve las caras con Pann. La Bebedora toma las bazookas que ha robado de la habitación de Malve y dispara ambas al mismo tiempo.

Mia: ¡Boom Boom! ¡Maldita!

No obstante, Pann esquiva con facilidad todos los tiros tanto por su propia agilidad como la escasa puntería de la cocinera, lo que deja destrucción generalizada a su alrededor y lo que es más importante, sin municiones a la pelinaranja.

Mia: ¡Me lleva! ¿¡cómo le hacen James y Evangeline para pelear así!?

Con esta situación, Pann toma entonces la iniciativa de atacar, lanzando al menos una decena de pequeños ganchos para cabello con la intención de dejar a la Bebedora como alfiletero.

Pann: ¡Doll Stings!

Mia: ¡Estilo del Barril enorme!

Mia, no obstante, se planta bien fuerte en el suelo y pone sus brazos en círculo frente a su cuerpo, repeliendo con veloces movimientos de sus manos todos los ganchos que van hacia ella.

Mia: Ja, eso fue facil.

Pann: A ver qué te parece esto entonces. ¡Airborne Doll Stings!

La princesa da un potente salto y lanza una andanada de sus ganchitos hacia Mia, la cual, decide no bloquear está vez, simplemente esquivando mediante de una serie de ágiles volteretas invertidas, por lo que las armas de su rival solo impactan al suelo.

Mia: Me parece que fallaste un poquito en ese tiro, y en ese, y en ese también. Jejejeje.

Pann: Tsk… que mujer tan pesada.

Mia: Ay por favor, lo dice la treintona que se cree de seis años usando ese vestido de princesita. ¿Sabes lo ridícula que te ves? Madura ¿Quieres?

Esto parece irritar seriamente a Pann, la cual empieza a sonreír de manera furiosa mientras se le empieza a saltar una vena de la sien. Luego, lanza otra andanada de ganchitos, furiosa.

Pann: ¡Yo soy muy madura! ¡Swarm of the Princess!

La princesa lanza esta vez muchos más ganchos, lo que toma un poco desprevenida a Mia que tiene que esforzarse más para bloquearlos todos. No obstante, esto resulta ser solo una distracción de Pann, que se quita uno de los broches que sostiene su cabello, resultando ser en realidad una pequeña daga oculta.

Pann: ¡Queen Bee!

Mia intenta bloquear el cuchillo con su estilo del barril enorme pero este resulta ser mucho más afilado de lo que creía, atravesándole la palma de la mano de lado a lado.

Mia: ¡Aghhhh, Maldición!

Mia, con mucho dolor se saca el cuchillo de la mano, manchando profusamente su piel de color rojo, al igual que el suelo donde arroja el arma. Pann se acerca a recoger el cuchillo y observa la sangre que escurre de el , fascinada, para luego sacar otro igual de su otro broche del cabello.

Pann: ¡Queen Bee Fury!

Mia: ¡Tambalear!

Pann intenta herir a la Bebedora en múltiples ocasiones, usando veloces movimientos de muñeca y mano para lanzar veloces puñaladas. Aunque Mia las esquiva dando traspiés y haciendo movimientos erráticos como suele ser propio de su estilo de pelea. No obstante, aunque Pann no la acierta, es tan veloz que no deja una apertura para atacar de vuelta.

Mia: (¡Me lleva! A este paso perderá la que se canse primero y con la sangre que estoy perdiendo de seguro voy a ser yo. Necesito pensar en una forma de hacerla bajar la guardia ¡Piensa! ¡¡PIENSA!! …)

Pann: ¡Queen Bee Fury!

Tal como pensó Mia, ella es la primera en empezar a cansarse. Por lo que Pann alcanza a rajarle el costado con el cuchillo.

Mia: ¡Ughhh!

Pann: ¡Si, toma eso!

Pero en su dolor, Mia se da cuenta de algo que hace Pann. Se queda un segundo viendo fascinada la herida que ha creado antes de tratar de atacar de nuevo, lo que da a Mia una idea, una que no le gusta mucho pero una idea a fin de cuentas.

Mia: (Okay, esto na va a ser agradable. Pero es lo que hay).

La mujer se tambalea, como si tratará de esquivar un nuevo ataque de Pann, pero acaba en el lado contrario, haciendo que la princesa le atraviese un hombro de lado a lado con una de sus dagas.

Pann: Ja, ¿Qué decías antes sobre que fallaba mis ataques?

Pero Mia no pierde el tiempo respondiendo a la mofa de su rival, sino que aprovecha esta apertura para dar un cabezazo a la mujer, rompiéndole la nariz en el proceso y haciéndole soltar sus armas.

Pann: ¡Ahhhhhh! 

Mia: Qué asco , los mocos con sangre no estaban en el plan.

Pann: ¿Plan?

Es entonces cuando la princesa se da cuenta de que Mia se dejó atacar a propósito, y ahora está desarmada. Intenta sacar más ganchitos como medida de emergencia pero ya es tarde, recibiendo dos patadas en el mentón, lo que le rompe la boca.

Pann: ¡Kyahh!

Mia: ¡Estilo de pierna Doble! 

Pann se sostiene su sangrante rostro, tratando de parar la sangre y el dolor pero Mia no la deja, ahogandola con un golpe directo a la tráquea.

Pann: ¡Estilo del Bloqueo de Gargantas!

Pann intenta lanzar más de sus ganchitos, pero está tan desorientada que falla cada tiro.

Pann: *cof cof* ¡Maldición!

Mia: ¡Acabemos con esto de forma diferente! ¡Zui Quan! ¡Estilo de la cadera vencida!

El cuerpo de Mis se dobla enteramente hacia atrás, formando un ángulo de más de noventa grados y luego velozmente lo regresa hacia el frente, dando dos potentes golpes a su rival que cae al suelo literalmente llorando e incapaz de levantarse.

Pann: Perdón, capitán. Perdón, Malve. Les falle. Les falle de nuevo. 

Mia: Tch … Patético.

Capitulo 367: Un hombre roto

Minutos antes…

A la vez que sus camaradas se enfrentan en combates uno a uno contra los del Ave Azul, el último de los tripulantes de los Piratas de la Luna de Sangre Azul, Kunststuff, tiene su propia pugna contra Taylor.

Taylor: ¡Twin Coral Grab!

Kunststuff: ¡Blind Grenadier!

El médico pelirrojo lanza un par de cintas a su rival esperando  limitar sus movimientos, pero el soldado lanza una granada de humo que reduce prácticamente a cero la visibilidad de la zona y hace fallar el ataque de su rival.

Taylor: Maldición ¿En donde…? 

Kunststuff: ¡Blind Kick-Ass!

Súbitamente, el pelirrojo es pateado por Kunststuff justo en los glúteos, pues este ha aprovechado su información visual antes de lanzar la granada, para rodear, evitar el ataque y lanzar el suyo propio, enviando al muchacho disparado lejos del humo.

Taylor: ¡Auuuu! ¡Eso dolió!

Kunststuff: ¡Aircraft Punch!

Kunststufff, valiéndose de una fuerza y una agilidad no demostradas con anterioridad, da un potente salto que termina con el dando un potente puñetazo, que de haber dado en Taylor, le habría roto las costillas, no obstante, rompen el suelo en su lugar cuando el joven alcanza a rodarse por el suelo a  la vez que arrastra cintas de sus manos.

Taylor: ¡Grass Serpent!

Usando estas cintas, Taylor laza un brazo y ambas piernas del soldado, halando de ellas para luego hacerle caer de bruces, y luego halando aún más fuerte para atraerlo hacia el, con la intención de patearlo.

Taylor: ¡Grass Serpent Bite! 

No obstante, Kunststuff aprovecha la situación y la vuelve en contra del médico, alcanzando a bloquear la patada para luego devolverla con fuerza, haciendo que Taylor se caiga.

Kunststuff: ¡Caterpillar Kick!

Aprovechando esto, el soldado se libera de las cintas de su oponente y se aleja para que no pueda alcanzarle de nuevo.

Kunststuff: Hmphh. Debo decir que para ser tan flaco como un mondadientes, tienes buena fuerza. Tendré que ponerme más rudo.

Taylor:¿Es

El hombre saca más granadas de sus bolsillos,  aunque estas tienen un aspecto peculiar. El hombre procede a lanzar la primera, alarmado a Taylor por el hecho de que este se cubre la cara con su chaqueta.

Kunststuff: ¡Weeping Grenadier!

El soldado lanza una granada que libera una sustancia parecida a humo, aunque no es humo y Taylor es lo bastante listo como para saber que nada bueno viene de esta. 

Taylor: ( ¿Qué será esta cosa? ¿Veneno? Será mejor que no lo respire o..)

No obstante, el pelirrojo se da cuenta de que no es veneno cuando la sustancia alcanza sus ojos, sintiendo un picor tan incontrolable que le hace sentir dolor.

Taylor: ¡Aghhhh, mis ojos! 

Kunststuff: Gas lacrimógeno, muchacho.

El gas de la granada pronto afecta su nariz y su garganta también haciéndole moquear y toser incontrolablemente, cosa que Kunststuff quiere aprovechar, decidido a arrojar su otra granada, esta vez, una de fragmentación real.

Kunststuff: Se acabó, muchacho. ¡Real Grenad..!

Pero en el momento en el que va a quitar la anilla a la granada, se queda en shock al ver a Taylor tosiendo sangre, esto debido a que su gas ha forzado demás el cuerpo enfermo del muchacho. Esto hace que Kunststuff dude un momento de su ataque.

Kunststuff: (¿Por qué está sangrando por el gas? ¡No debería…! ¡Agh, olvídalo! ¡Es mi enemigo!) ¡Real Grenadier!

Afortunadamente para Taylor, la vacilación del soldado le permite recuperarse un poco del gas y lograr saltar lejos de la granada.

Taylor: *cof cof*. Joder, eso estuvo cerca.

Kunststuff: ¡ Maldición!  ¡Real Grenadier!

Taylor continúa esquivando los bombazos, mientras que al mismo tiempo saca su frasquito de medicinas y se traga dos pastillas,.

Taylor: Okay, esto está desgastandome demasiado. No me gusta lastimar a las personas pero esta vez no tengo opción ¡Arboreal Grab!

Justo en el momento en el que Kunststuff lanza otra granada de fragmentación, Taylor la laza usando una cinta elástica y luego la manda de regreso hacia Kunststuff, al cual no le queda ni tiempo de reaccionar, recibiendo la explosión de lleno.

Kunststuff: ¡Ahhhhhh!

El hombre cae herido, sangrando por el cuello pero aún consciente. Incapaz de seguir luchando, el soldado solo se queda quieto contra una pared, no obstante, Taylor va hacia el.

Kunststuff: He… ¿Qué haces aquí? Ya está, ganaste. Ahora déjame en paz.

Taylor: Pudiste haber ganado tu, pero no quisiste atacarme en serio. Dudaste. Quiero saber porque.

 Ante esto, el hombre solo le dedica una sonrisa cansada.

Kunststuff: Antes no éramos así. Solíamos ser como ustedes. Felices, buscando aventuras, enfrentando a los “tipos malos”. Yo solo quería que volviera a ser como antes… feliz… así que seguí sus ordenes a  pesar de todo…pero ustedes tienen razón…esto que hacemos está mal….creo que eso me hizo no atacarte.

Taylor: ¿Qué demonios les pasó para que se convirtieran en esto?

Kunststuff solo cierra los ojos, fatigado.

Kunststuff: No pude cumplir una promesa a Maximilian….y a Malve… por mi culpa el es un hombre roto… por mi culpa, ella...

Pero el hombre no alcanza a terminar, pues se desmaya por sus heridas.  Sintiendo lástima por el. Taylor venda su cuello sangrante y se va a ayudar a sus camaradas.

Capitulo 368: El más grande enemigo

Con los soldados, la bailarina y la princesa derrotados, a los Piratas del Ave Azul solo les queda lidiar con el principal problema: Maximilian, el cual está furioso por la derrota de su gente.

Maximilian: ¡Maldita sea! ¿¡Qué le hicieron a mis camaradas!?

Mia: Les pateamos el trasero. Eso  hicimos.

Maximilian: ¡Es todo! ¡Se acabó! ¡Voy a molerlos vivos!

Mia: Ja, inténtalo 

Demostrando ser un auténtico dolor de muelas pues nada de lo que han intentado hasta ahora parece dañarlo y se han quedado sin clones al haber sobrepasado estos el límite de su existencia.

James: ¡Orange Star- Solar Prophecy!

Evangeline: ¡Tongues of Fire!

Maximilian: ¡Tekkai!

El hombre recibe y aguanta los proyectiles ígneos de los tiradores y algunas de las copias que les quedan con relativa facilidad, dejándole si acaso algo chamuscada la ropa, para luego, lanzar una siniestra y pesada mirada hacia sus atacantes.

Maximilian:  ¡Dejen de molestar! ¡Rankyaku!

Con un simple movimiento de pierna, el Hombre Montaña crea lo que para sus enemigos es una onda cortante gigantesca que va justo hacia ellos.

Evangeline: ¡Abajo!

Pensando rápidamente, Evangeline alcanza a tomar de la cintura a James para luego arrojarse juntos contra el suelo. La onda destroza a la madera circundante, pero ellos quedan a salvo, mientras que sus camaradas continúan el embate contra Maximilian.

Katrina: ¡ Doppelganger!

La joven pirata continua creando clones de las aves de Merveille para que ataquen al antiguo Guerrero del Mar, no obstante, su táctica está funcionando cada vez menos, pues solo le queda una de las aves originales para crear más, habiendo sido las otras encogidas y/o derrotadas.

Big Bird: ¡Ataquen!

Big Bird ordena a una decena  de Jurachous recién creados que ataquen al hombre encapado, pero este vuelve a hacer gala de sus habilidades, enfrentándolas con gran maestría.

Maximilian: ¡Gekko Jujugon! 

Flotando en el aire, el hombre da puñetazos con la potencia de una bala derrotando de esta forma a todos los clones ,los cuales dejan de existir. Katrina no obstante, vuelve a crear otra gran parvada que Big Bird, vuelve a comandar contra el ex Guerrero del Mar, para frustración de este.

Maximilian: ¡Me lleva la que me trajo al mundo! ¡Rankyaku: Ran!

Aunque logra acabar con las aves con facilidad, cada vez le resulta más molesto hacerlo. Para la tercera vez, el hombre ya está harto.

Maximilian: ¡Joder! ¡¿Qué acaso nunca se acaban!?

Es en el momento en el que se está creando otra armada de aves, que Maximilian decide acabar con el problema de raíz, embatiendo no sólo contra estas sino contra Katrina también y de paso a Big Bird que le sirve de montura.

Maximilian: ¡Gekko Jushigan!

Angélique: ¡ Katrina, cuidado!

Katrina: ¡Big Bird!

El hombre lanza el ataque, letal incluso para una persona de talla normal y que seguramente acabaría con la vida de dos seres tan pequeños, no obstante, la última ave de su ejército les defiende, dando tiempo a los piratas de escapar aunque es derrotada en el proceso.

Big Bird: ¡Lo siento! ¡Lo siento!

Si bien, Maximilian ha fallado en acabar con Katrina, sonríe al accidentalmente deshacerse del ejército resurgiente de aves. Ahora, no quedan más que los nueve piratas originales contra el Hombre Montaña.

Maximilian: Parece que solo quedan ustedes, muñequitas.

Jean: Tsk…

Maximilian: ¿Saben? Estaba muy enojado por lo que le hicieron a Malve. Hicieron que se pusiera muy triste. Pero si son buenos y se rinden ahora, talvez quiera conservarlos después de todo.

Pero entonces, los del Ave Azul le responden algo que el antiguo Guerrero del Mar no se esperaba para nada.

Jean: ¡¿Y arriesgarnos a terminar como esa pobre niña muerta que cargas a todos lados!? ¡Olvídalo!

James: ¡Es enfermizo!

Big Bird: ¡Enfermizo! ¡Enfermizo!

Estos comentarios impactan severamente en Maximilian, el cual se queda bien quieto por unos segundos, con los ojos abiertos e incluso más pálido. Todo su rostro esboza dolor. Pero pronto, el dolor se convierte gradualmente en cólera.

Maximilian: ¡Cállate! ¿!Como te atreves a decir algo tan grosero de Malve!?

El Hombre Montaña lanza una nueva onda cortante con uno de sus pies, que los piratas afortunadamente alcanzan a esquivar, aunque con mucho esfuerzo. Luego, todos preparan sus mejores golpes y armas para enfrentarse a, literalmente, el enemigo más grande que han combatido jamás.

Capitulo 369: Nos vamos a ir al infierno

Maximilian: ¡Rankyaku-Ran!

Katrina: ¡Replicant Ninety five! ¡Great Wall!

El Anterior Guerrero del Mar lanza una serie de ondas cortantes  al pararse de manos y usar ambos pies para patear el aire.  Afortunadamente, Katrina alcanza a cubrirse a si misma y a sus amigos usando casi el límite de clones que puede crear.

Katrina: ¡Demonios!  Eso estuvo cerca.

James: ¡Hay que atacar nosotros!

El rubio carga su Star Blaster en la Estrella Amarilla y apunta al Hombre Montaña esperando que una carga más poderosa pueda hacerle daño.

James: ¡Yellow Star- Vulcan…!

Maximilian: ¡Soru!

No obstante, antes de que pueda halar del gatillo, este desaparece de la vista del Cazador, apareciendo justo detrás de él inmediatamente después.

Taylor: ¡James, cuidado!

De una patada, el Hombre Montaña alza al tirador  hacia arriba como si fuera una pelotita y luego, con un Jugon, lo manda disparado contra un muro de la cabina, literalmente haciendo que deje un cráter y causándole lastimaduras serias que incluso le dificultan respirar.

Katrina: ¡ Desgraciado! ¡Big Bird! ¡Arriba!

Montada en el ave, la chica sobrevuela al capitán enemigo y luego deja caer decenas de clones sobre el, los cuales se agarran de su cuello. 

Katrina: ¡Replicant One Hundred! ¡Giant Neck Breaker!

Todos los clones empiezan a estrujar la garganta del Hombre Montaña, en un intento de dejarle inconsciente por falta de oxígeno. No obstante, Maximilian apenas tiene que esforzarse para quitárselos de encima.

Maximilian: ¡Geppo!

De un salto, el encapado se libra de los clones, y lo que es peor, logra alcanzar a Katrina y a Big Bird con sus manos, estrujándolos con tal fuerza que parece que se les van a salir los ojos.

Jean: ¡Déjalos en paz! ¡Ara Schlitz!

Aunque solo alcanza a hacerle un diminuto corte con sus garras en una sien, es suficiente para que el “gigante” suelte a Katrina y Big Bird, los cuales son salvados de chocar en el suelo por Taylor y sus telas.

Taylor: ¡Ophidia Net!

 Jean, no obstante, recibe la furia de Maximilian de un manotazo, que lo deja en el suelo y con dificultades para levantarse.

Jean: ¡¡Ahhhhhh! ¡Maldición!

Maximilian: Se acabó. Maldito pajarraco.

Maximilian se prepara para matar a Jean de un pisotón, tal como ha la intentado con anterioridad. No obstante, su pie es desviado un segundo antes por Mia, la cual lo patea con tal fuerza que lo hace perder el equilibrio y dejando su cuerpo en una posición poco balanceada.

Mia: ¡Estilo de Pierna Doble!

Maximilian: ¡Woahh! ¡¿Qué demonios!?

Mia: ¡Ahora Bert!

En un ataque consecutivo al de su camarada cocinera, Bert usa sus patas de jabalí para saltar con gran fuerza y luego da un potente golpe con ambos brazos en el hombro del pirata tamaño natural.

Bert: ¡Hog Meat Tenderizer!

Este golpe, esta vez, si es lo suficientemente fuerte como para hacer que el anterior Guerrero del Mar esboce una mueca de dolor, para satisfacción de Mia y Bert al ver que su plan ha funcionado. Pero por desgracia, no le toma mucho recuperarse, descargando su furia en los dos piratas que combinaron fuerzas para lastimarle.

Maximilian: ¡Jujugon!

Angélique: ¡Gahhh!

Bert: ¡Ughhh!

Proyectando golpes cual balas a una gran velocidad, el Hombre Montaña derriba y somete tanto al Tacón Escarlata cómo al Jabalí del Mar, dejándolos seriamente heridos en el suelo. 

Maximilian: Estúpidas y pequeñas basuras.

Angélique: ¡Tú lo serás!

Furiosa por lo que ha hecho a sus camaradas, Angélique, tallando sus tacones para hacerlos quedar al rojo vivo, vuelve a atacar el ahora lastimado brazo de Maximilian, subiendo por su brazo dando giros y patadas y causándole daños tanto por golpes como por quemaduras.

Angélique: ¡Hell Climbing Heel!

Maximilian: ¡Aghhhh! ¡Maldita enana! ¡Eso me dolió!

Fúrico, el encapado se mueve súbitamente usando Soru, lo que hace caer a Angélique. Pero antes de que llegue al suelo, Maximilian regresa junto a ella y le da un rodillazo que la impacta justo en las costillas. 

Angélique: Gahhh...

La pelirroja escupe sangre antes de caer al suelo apenas consciente. Al ver que Maximilian se dispone a terminar el trabajo, Taylor se las arregla para amarrarle una pierna a una de las barandas de la cubierta antes de que pueda hacerlo. 

Taylor: ¡Anaconda Strings!

Maximilian: ¡Miserable! ¡Tobu Shigan-Mitsubachi!

Lanzando lo que parecen ser balas de aire comprimido, el capitán enemigo corta sus amarras y logra herir a Taylor al rozarle un costado, lo que en este tamaño, abarca casi todo su torso. No obstante, antes de que pueda hacerle más daño, Evangeline se las arregla para prender su capa en llamas usando su dial de flama.

Evangeline: ¡Hell Flame!

Maximilian: ¡Ahhhhhh, Maldi…!

Evangeline: ¡Blasting Arrow!

Sin perder nada de tiempo, Evangeline se mueve en su Jet Board y desde un mejor ángulo, dispara una flecha explosiva en la boca de su enemigo, logrando está vez, causarle heridas internas y haciéndole escupir algo de sangre.

Maximilian: ¡Gahhh!

No obstante, esto apenas logra tambalear al ex Guerrero el cual vuelve a concentrar su ira en quien le ataca, mandando disparada a la mujer alada contra una pared de un Rankyaku.

Evangeline: Ughhh.

En menos de cinco minutos, Maximilian se las ha arreglado para dejar a la tripulación en los suelos, algunos de ellos con heridas graves. Viendo la seriedad de la situación, Jean toma una decisión radical para cambiar la situación.

Jean: Maldición, no quería llegar a este punto. ¡Chicos! ¡Plan B!

Todos: ¡¿Plan….B!?

Jean: ¡Plan B!

Todos los piratas ponen caras que van del horror, a la angustia, pasando por el desagrado y el pesar.

James: Tchhhh…nos vamos a ir al infierno.

Capitulo 370: Aniki

Tras oír está orden de su capitán, los piratas que pueden levantarse ayudan a los que no, mientras que Jean alza el vuelo y se pone justo frente al rostro de Maximilian.

Jean: ¡Que sepas que no me dejaste opción!

Maximilian: ¡Calla, basura!

El hombre intenta perforar el pequeño cuerpo del peliazul con un dedo, pero Jean se transforma a su forma Engel y vuela lejos de su alcance con celeridad, momento en el que Maximilian se da cuenta que lo que ha hecho Jean no era una provocación, sino una distracción.

Maximilian: ¿Qué demonios están haciendo?

Con esta breve distracción de su capitán, los tiradores de la banda logran tener tiempo suficiente como para cargar su arco y rifle de asalto respectivamente, apuntarlo justo al corazón y disparar dos potentes proyectiles contra el Ex Guerrero del mar.

Evangeline: ¡Blasting Arrow!

James: ¡Yellow Star- Dancing Danger!

Maximilian: Tch…Tekkai.

El hombre montaña resiste con facilidad la flecha de la mujer alada y espera que suceda lo mismo con el brillante disparo del Tirador tuerto. No obstante, este cambia súbitamente de dirección, desviándose  de su pecho justo antes de impactar y dirigiéndose en su lugar a su cadera izquierda.

Maximilian: ¿Pero que….? ¡…!

Muy tarde se da cuenta el hombre de que el disparo se dirige hacia su preciosa Malve, siendo incapaz de hacer nada mientras  que el frasco de esta es volado en mil pedazos y su pequeño cuerpecito sale disparado.

Maximilian: ¡Malve!

El hombre intenta cacharla en el aire pero Big Bird se le adelanta, tomándola con sus patas y alzándola en el aire, mientras todos sus camaradas le apuntan con sus técnicas y armas listas, lo que repentinamente quiebra a Maximilian, que pasa de estar muy furioso a estar muy asustado.

Maximilian: ¡No! ¡Dejala!

Jean: Tu nos obligaste a esto, Max. Ahora, o nos regresas a nosotros y a todos los demás a nuestro tamaño normal o…

El joven Capitán se transforma a su forma Harpyie, desplegando una de sus filosas garras contra la niña muerta.

Jean: …O no respondo de lo que pueda pasar después.

Ante esto, Maximilian vuelve a su furioso ser, tratando de liberar a su preciosa Malve del agarre de los piratas, disparando balas de aire comprimido desde sus dedos.

Maximilian: ¡Shigan Bachi!

Aunque su nerviosismo y el hecho de no querer dañar a su “muñeca” le hacen fallar, Jean interpreta esto como una negación a su propuesta.

Jean: Entonces es un no. ¡Ara Zergliederung!

Maximilian:¡NO!

De un poderosísimo zarpazo,  el cuerpo de Malve es totalmente partido a la mitad de manera diagonal. Las ahora dos partes de la niña caen, dejando caer el contenido de su cuerpo embalsamado al suelo, una escena digna de una historia de terror.

Mia: Dios, somos personas horribles.

Taylor: Creo que voy a … *Vomita* .

Maximilian no hace más que mirar horrorizado. Temblando, acerca su mano al cadáver pero no es capaz 

Maximilian: ( en voz baja) ¡Malve!  ¡No!

Las lágrimas empiezan a escurrir por su rostro. Los del Ave Azul solo miran, sintiéndose mal por lo que acaban de hacer, mientras que Maximilian dice algo con voz trémula.

Maximilian: Se…se supone que debía protegerte…

Y mientras dice esto, su mente se traslada a varios años atrás.


Hace 18 años…

Un hombre, va mirando por la proa de un barco que avanza a gran velocidad, simplemente disfrutando de la brisa mientras su boca y sus ojos color carmesí denotan gran felicidad.

Hombre: Ahhh, la vida es buena.

  • Mondhuter Maximilian. 27 años. 

Súbitamente, mientras está en su tranquila contemplación, un par de manos pequeñas  tapan sus ojos, lo que le hace sonreír.

¿????: Jijiji. ¿Quién soy?

Maximilian: Ah pues no sé. ¿Un hada? ¿Una princesa?

¿???: No, tonto. Soy yo.

Las manos dejan de cubrir sus ojos, resultando pertenecer a una niña de cabellos en tirabuzón y ojos carmesí, iguales a los de Maximilian.

  • Mondhuter Malve: Miembro de los Piratas de la Luna de Sangre Azul y la hermana dieciseis años menor de Maximilian.

Maximilian: Oh, pero si eres una princesa. Como hermana del futuro Rey de los Piratas, eso te hace una princesa.

El hombre carga a la niña en brazos y luego le pone una coronita de plata. 

Maximilian: Por cierto, feliz cumpleaños, Malve.

Malve: Awww, me encanta. Gracias “Aniki”

Capitulo 371: Desear en voz alta

Una fiesta es celebrada para Malve a bordo del barco. Los que la organizan son el resto de la tripulación. Pann, Lead, Celaine y Kunststuff, aunque no lucen tan extravagantes, de hecho, parecen personas perfectamente normales.

Piratas de la Luna de Sangre Azul: ¡Feliz cumpleaños!

Celaine: ¡Oh, oh! ¡Abre mi regalo primero!

Pann: ¡No, no! ¡Abre el mío!

Las dos mujeres, en ese tiempo mucho más jóvenes y vistiendo de formas mucho menos femeninas, cargan cajas de regalo bellamente envueltas. Malve procede a abrir la primera, la cual tiene una costosa caja de música con una bailarina de porcelana en su tapa.

Malve: Awww, que bonita.

Celaine: La música también es bonita, pero te la traje porque sé que te gustaría más la muñeca.

Luego procede a abrir la caja que le ofrece Pann, cuyo contenido es una hermosa muñeca ataviada como princesa.

Malve: Que linda. 

Pann: Jeje, se parece a ti.

La mujer procede a picarle la nariz levemente, causando su risa.

Kunststuff: Yo te traje…si, adivinaste. ¡Otra muñeca!

El regalo de Kunststuff parece una pequeña doctora militar, cosa que a Malve parece gustarle mucho.

Malve: Uhhh, está es muy genial. Me servirá cuando juegue a la guerra.

Lead: Yo no pude encontrar una caja lo suficientemente grande para la mía.

Malve: ¡WOW!

El hombre trae una muñeca tan grande que incluso compite en tamaño con la niña a la que piensa regalársela. Malve la coge con emoción, dando vueltas con ella agarradas de las manos.

Maximilian: Que lindos regalos, chicos. Pero no se comparan…¡Al mío!

Malve: ¡Wooooooow!

Maximilian, además de la corona de plata, entrega a su hermanita una bellísima muñeca ataviada como princesa.

Malve: ¡ME ENCANTA! ¡TODAS ME ENCANTAN!

Luego, la niña vuelve a saltar a los brazos de su hermano mayor y le susurra algo al oído, haciendo reír a su hermano.

Malve: Pero la tuya me gusta más, jijiji.

El dulce momento es capturado en una fotografía por Lead, y luego todos se reúnen alrededor de un enorme pastel, en cuya cima hay velas con la forma de un número once.

Maximilian: Pide un deseo.

Malve: ¡Oh, oh! ¡ya se!

La niña sopla las velas y todos aplauden con júbilo.

Pann: ¿Qué pediste, Malve?

Malve: Que todos los días sean como este.

Kunststuff:  No debiste decirlo en voz alta. Ahora tu deseo no se…

Pero el hombre no termina la oración, pues recibe un codazo de su capitán, indicando que mejor se calle.

Maximilian: Todos los días serán como hoy, Malve. Estoy seguro.

Pero por desgracia, los días felices estarían próximos a terminarse.

Días después…

Los Piratas de la Luna de Sangre Azul se encuentran afinando  sus técnicas de combate. Celaine patea un saco de boxeo. Kunststuff, prepara algunas de sus granadas, y Lead y Pann practican tirando a una diana. Los únicos que no realizan una actividad de este tipo son los hermanos Mondhuter, que parecen estar jugando a la fiesta del te. No obstante, Malve se distrae observando a los contendientes entrenar.

Maximilian: Dice la señora Nesby que quiere más té.

Malve: ¿Cuándo podré yo hacer eso?

Maximilian: ¿Servir el té?

Malve: No. Entrenar, ir a batallas.

Maximilian: Cuando estés lista.

Ante esto, la niña pone una cara molesta.

Malve: Eso dijiste hace un año.

Maximilian: Bueno, es que aún no estás lista.

Malve: ¿Cómo se supone que lo esté si no me dejas ni intentarlo? De todos, soy la única que no tiene recompensa. También soy parte de la tripulación.

Ante esto, Maximilian suspira, y se acerca a su hermana.

Maximilian: Malve. Le prometí a mamá y papá que si algo les pasaba, siempre te iba a cuidar. Qué te protegería de cualquier cosa. Y eso voy a hacer. 

El hombre toma a la niña de la mejilla con suavidad.

Maximilian: Eres mi única familia ahora. ¿Qué crees que sería de mi sin ti?

Malve: Yo… *suspiro* está bien, Aniki.

Maximilian: Esa es mi hermana.

Ambos hermanos se abrazan. Aunque Malve sigue queriendo ser capaz de luchar alguna vez, decide respetar los sentimientos y deseos de su hermano. No obstante, como si la conversación atrajera el caos, súbitamente una de las barandas de su barco es destrozada de un cañonazo.

Maximilian: ¿¡Qué demonios fue eso!?

Lead: ¡La Marine! ¡Es la Marine!

El capitán se asoma por la borda, preocupándose al instante al ver cuatro buques de la Marine yendo directos hacia ellos, siendo dirigidos por una mujer de aspecto altivo y severo.

Maximilian: Tch… Vicealmirante Tea Kilar. Nos encontró de nuevo. ¡Chicos, prevenidos! ¡Malve! ¡Adentro, ya sabes dónde!

La niña mira con nerviosismo a su hermano y entra a las cubiertas inferiores, mientras que este y el resto de sus camaradas se preparan para el combate.

Capitulo 372: Mancha en el suelo

Maximilian: ¡Gekko Jujugon- Blefuscu Army!

De varios puñetazos imbuidos con los poderes de la Dimi Dimi, Maximilian se encarga de un pequeño contingente que se dirigía hacia él.

Recluta: ¿¡Qué sucede!? ¡¿Por qué todo se volvió gigante!?

Maximilian: Je. Tú te volviste pequeño, tarado.

No obstante, siguen habiendo cientos de soldados que van contra el y sus hombres. Tras varias horas de lucha, Maximilian y sus amigos están exhaustos y siguen sin ser capaces de librarse de los marines. Sabiendo que no resistirán mucho más tiempo así, Maximilian decide enfrentar directamente a Tea Kilar, creyendo que si ella cae, caerán todos.

Kilar: ¿Has decidido aceptar tu destino al fin, Mondhuter?

La mujer toma su arma favorita, una lanza,, y se pone en guardia para pelear.

Maximilian: Más bien voy a sellar el tuyo, Kilar-san. ¡Soru!

El hombre se mueve tan velozmente que desaparece de la vista, para luego aparecer justo detrás de ella, listo para encogerla de un puñetazo.

Maximilian: ¡Entrance to Liliput!

Kilar: Fufufu. ¡Hebi Grow! ¡Mercurial!

Superando la propia velocidad del Soru, Kilar esquiva el ataque con facilidad, y luego se dedica a atacar con gran agilidad y maestría al pirata, prácticamente acribillándole a golpes, cortes y estocadas de su lanza.

Kilar: ¡Arboreal Thrust!

Maximilian: ¡Gahhh!

De un movimiento rápido, la Vicealmirante perfora el hombro de Maximilian y lo deja clavado contra una pared. Su estado es lamentable, sus labios están reventados, su nariz está rota, uno de sus ojos está derramado y tienen una gran cantidad de cortes y heridas internas a lo largo y ancho de su cuerpo.

Lead: ¡Capitán!

Kunststuff: ¡Ya vamos, capitán!

Sus camaradas intentan ayudarle, pero quedan atorados ,lidiando sus propias batallas contra decenas de marines. 

Kilar: La verdad es que te voy a extrañar, Mondhuter. No había visto un pirata como tú desde que Roger fue ejecutado. Oh, bueno. Ya encontraré a alguien más PARA DIVERTIRME.

Kilar saca la lanza del hombro de su oponente y se dispone a clavársela de nuevo, pero está vez, en el corazón. Ante su muerte inminente, todo lo que Maximilian alcanza a hacer es cerrar los ojos con fuerza. No obstante, justo cuando ya está sintiendo el filo perforando su ropa y empezando a rasgar su carne, se oye un disparo y la punta de la lanza sale volando.

Maximilian: ¿¡Pero que…!?

Kilar: ¿¡Ahora que!?

Ambos contendientes voltean para ver una pistola humeando en las manos de Malve, la cual , ha salido de su escondite para proteger a su hermano mayor.

Maximilian: ¡¿Malve!? ¡¿Qué haces aquí!? ¡Corre!

Malve: ¡Te dije que también puedo pelear, Aniki!

Kilar: ¿Aniki?

La mujer voltea a ver a su rival y a la niña que ahora la encara, dándose cuenta de que ambos tienen los mismos ojos de color carmesí, y al concluir su parentesco, sonríe.

Kilar: Qué guardado te lo tenías, Mondhuter. Así que tienes una hermanita y parece ser tan estúpidamente audaz como tú. ¿Qué hago ahora? ¿La dejo ir o me aseguro de que no se convierta en otra tú en un futuro?

Ante estás palabras, la niña no puede evitar sentir miedo, mientras que Maximilian trata desesperadamente de levantarse.

Kilar: ¿Sabes que? ¡Mejor no arriesgo!

Usando su mercurial y tomando la punta rota de su lanza, en un segundo la mujer aparece frente a Malve y la apuñala en la tripa. La niña, con los ojos totalmente abiertos, vomita sangre antes de caer al suelo, temblando.

Kilar: Listo. ¿Ahora, en que estába…?

Maximilian: ¡MALDITA!

De un poderosísimo puñetazo, Maximilian manda a Kilar lejos de su barco y hasta uno de los buques, haciéndola atravesar varias paredes. Acto seguido, corre a ver a su hermanita, la cual no puede dejar de temblar, de llorar y de sangrar.

Malve: Lo…lo siento…A…Aniki.

Maximilian: Todo va estar bien. No pasa nada ¡todo va estar bien!

Kunststuff: ¡Real Grenadier!

El camarada de los hermanos, que ha sido testigo de la situación, se deshace de los enemigos que le rodean con una granada y corre a atender a la niña. Mientras, Kilar se levanta sangrando y dolorida, aunque aún dispuesta a acabar con su rival.

Kilar: ¡Carguen los cañones!

Kunststuff: ¡Tú ve a acabar con ella! ¡Malve estará bien! 

Maximilian: ¡Pero…!

Kunststuff: ¡Te prometo que ella va a estar bien!  ¡Ve!

Creyendo en las palabras de su médico,El hombre de ojos carmesí da un beso en la mejilla a su hermanita antes de que Kunststuff se la lleve a la enfermería y usa Geppo para llegar hasta el barco enemigo

Kilar: ¡Fuego!

Pero antes de que el buque enemigo logré disparar, Maximilian lo toca con sus manos, extendiendo una extraña aura sobre este y todos sus ocupantes.

Maximilian: ¡Ship in Brobdingnag!

El barco y todos sus ocupantes se encogen hasta un escala de una a veinte, para el pánico de estos. El capitán de los Luna de Sangre Azul vuelve a repetir la acción con el resto de los barcos, dejándolos prácticamente indefensos.

Maximilian: ¡Lead! ¡Celaine! ¡Pann! ¡Encárguense de ello! ¡Ahora son nuestros prisioneros!

Maximilian no se queda a ver la captura. Corre de inmediato a la enfermería para ver a Malve pero al llegar se queda de piedra al ver a su hermana inmóvil y a Kunststuff enrollado en el suelo, llorando.

Kunststuff: ¡Lo siento! ¡Lo siento!

Maximilian: Malve….

El hombre toca a la niña, intentando hacerla reaccionar pero congelándose el al sentir su piel ya enfriándose. Incapaz de reaccionar, el pirata sale de la enfermería, con el rostro pálido y los ojos llenos de ira. 

Lead: Tenemos a los prisioneros, capitán. ¿Cómo está Malve?

Maximilian: ¿Malve? Ella…ella está perfectamente, chicos. Ahora, ¿En cuál de los barcos está Kilar?

Sus camaradas me señalan en donde está la mujer y este la recoge con los dedos, mirándola fijamente con una sonrisa torcida.

Kilar: ¡Oye! ¡Suéltame, maldito!

Maximilian: Tu…pagaras por lo que has hecho.

El hombre la aprieta con fuerza entre su mano hasta casi asfixiarla, luego la arroja al suelo con fuerza, hiriéndola aún mas y dejándola incapaz de levantarse, mientras este llora y se ríe al mismo tiempo.

Maximilian: Nadie …toca …a Malve.

De un pisotón, Tea Kilar se convierte en nada más que una mancha de sangre que Maximilian se limpia del pie, frotando su suela contra el piso.

Maximili Listo... 

Sus hombres, que nunca le habían visto hacer algo tan cruel, miran con horror, al igual que sus prisioneros, que observan con el mismo sentimiento los restos irreconocibles de su oficial al mando. Sería la primera vez que Mondhuter Maximilian asesina a alguien, y no habría de ser la última.

Capitulo 373: El último esfuerzo

Tras ese día,  las cosas volvieron a la “normalidad”. Maximilian llevaba a su hermana a todas partes, jugaba con ella a la fiesta del te, le conseguía muñecas más y más raras. Todo era igual que antes salvo por el mínimo  e  insignificante hecho de que Malve estaba muerta.

Lead: ¿Quiere Malve un poco más de té?

Celaine:  Yo se lo serviré.

Sus camaradas en un principio preocupados por estas acciones, empezaron a seguirle el juego a su capitán, esperando sacarlo de su trance de alguna forma. No obstante, eventualmente empezaron a ser consumidos por su locura.

Lead: ¡Capitán! ¡Mire! ¡Otro barco de la marine!

Maximilan: ¡Vamos por el!

Con el tiempo, Maximilian empezó a hacerse una costumbre muy peculiar. Empezó a cazar y encoger barcos de la Marine con todo y sus tripulantes, lo que elevó su recompensa hasta la nada envidiable cantidad de 400 millones de belies. Con el gran número de marines secuestrados en su poder y suficientes buques de guerra como para lanzar tres Buster Call encogidos, el Gobierno Mundial buscó recuperar este poder militar y de paso ganar más todavía.

Kunststuff: ¿El Gobierno Mundial le ofrece un puesto  en los Siete Guerreros del Mar?

Maximilian: Si. Llegó un murciélago mensajero esta mañana con esta carta.

Celaine: Hmph. Pero aquí dice que solo le darán el lugar y el perdón si regresa sanos y salvos todos los barcos que secuestro con sus tripulantes.

Pann: ¿Aceptara, capitán?

Maximilian: Es una lástima deshacerme de muñequitas tan lindas, pero ser Guerrero del Mar vale mucho más. Así puedo garantizar la seguridad de todos, especialmente la de Malve. Además, siempre puedo conseguir más muñecas para mi princesa.

Eventualmente, acabarían revocando el puesto a Maximilian cuando esté siguió encogiendo a Marines y civiles por igual, pero a él le daba igual. Mientras Malve estuviera “a salvo y feliz”, solo eso importaba.

Maximilian: Siempre te protegeré…

………

Los Piratas del Ave Azul observan no sabiendo como sentirse. Maximilian está inmóvil, sin dejar de llorar, solo observando el cuerpo destrozado de su hermana muerta hace mucho tiempo. 

Maximilian: Debía protegerte. ¡Debía protegerte!

El hombre montaña se levanta, absolutamente fúrico, pero sin dejar de llorar. 

Maximilian: ¡La has matado! ¡La has matado!

Jean: ¿¡….!?

Mia: Pero si ya estaba muerta…

Maximilian: ¡Jamás te lo perdonaré! ¡Rankyaku- Ran!

Una andanada de ondas cortantes es enviada directamente a los del Ave Azul. Aunque su ataque no es como antes, el hombre no puede dejar de llorar.

Maximilian:¡Jujugon!

Los piratas vuelven a esquivar los golpes, dándose cuenta de que estos son algo más lentos que antes. Parece que han logrado su objetivo. Debilitar a su enemigo al quebrarlo mentalmente.

Jean: Detesto tener que aprovecharme de alguien mentalmente destruido pero es lo que es.¡Vamos a hacer un último ataque en su contra!

Angélique: Sabes que si fallamos esta vez, seguro nos mata , ¿verdad?

Jean: ¡Si, pero es nuestra última oportunidad! ¡Todos juntos!

Big Bird: ¡Juntos! ¡Juntos!

Todos los piratas, aunque exhaustos y heridos, preparan por última vez sus mejores golpes y armas, dispuestos a acabar esto de una vez por todas.

Maximilian: ¡Tobu Jushigan!

El hombre intenta disparar balas de aire comprimido con todos los dedos de sus manos, pero los piratas lo esquivan una última vez, para luego comenzar a lanzar sus ataques. Katrina se replica un centenar de veces y cada copia lanza un cuchillo hacia Maximilian, dejando una de sus piernas como alfiletero.

Katrina: ¡Replicant One Hundred: ¡Dead Swarm!

James carga su arma hasta la estrella amarilla y dispara un poderoso torrente cuya explosión es tan aguda que casi parece un grito, impactando al ex Guerrero en la tripa.

James: ¡Specter Pierce!

Evangeline por su parte arma su arco con dial de flama y toma una flecha especial de su carcaj, que al girarse se vuelve mucho más larga.

Evangeline: ¡Eros Sting!

El impacto le atraviesa un hombro de lado a lado, haciéndole gritar. Aprovechando esto, Bert y Mia se lanzan de un salto para dar un golpe contundente al abdomen del rival al mismo tiempo.

Mia y Bert: ¡Fancy Dinner for One: Whole Hog and Flute Suite!

Se oyen crujidos, los golpes de la Bebedora y el Jabalí le han roto las costillas al hombre montaña, haciéndole escupir sangre. 

Taylor y Big Bird son los siguientes en realizar su ataque, montándose el primero sobre el ave y usando enormes telas que para Maximilian serían vendas, para lazar su cuello y comienza a estrangular lo.

Taylor: ¡Hydra Head!

Tras el, Angélique toma vuelo y realiza su ataque más veloz y fulminante sobre una de sus espinillas.

Angélique: ¡Storm Heel!

Por último, Jean, transformado en su forma Harpyie, pone sus manos juntas y extiende sus garras hacia enfrente de su cabeza, impactando a gran velocidad al Hombre Montaña en la tripa.

Jean: ¡Ara Style: Handfache Speer!

Maximilian: *jadeo*

Por la fuerza ejercida, Jean acaba rompiendose todos los dedos de las manos, no obstante,su ataque perfora el estómago del “gigante”, dejándole un agujero en la tripa que no para de sangrar, y haciendo finalmente caer a Maximilian, cuya sangre cae en sus ojos, mezclándose con sus lágrimas y dándole la apariencia de un mártir al quedar inconsciente.

Mia: ¿Lo…lo logramos?

Y tan pronto como se oyen estás palabras, todo comienza a crecer.TO BE CONTINUED

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.