FANDOM


Arco del Ultimátum
Ultimátum
Información
Número de capítulos 42(402 a 443)
Fecha de creación 19/05/18
Fecha de finalización 09/07/18
Anterior Arco del Cazarrecompensas
Posterior Arco del Mangroove 17
Creador Darkarchangel

El Arco del Ultimátum es el decimonoveno arco de la historia de los Piratas del Ave Azul, el segundo y último arco de la Saga del Castigo y el último arco de la Primera Parte.

Antecedentes

Despues de que Jean, James y Taylor son capturados por cazarrecompensas y llevados a Merveille de nuevo para ser vendidos, el resto de la tripulación y un hombre forzado a trabajar con el enemigo los ayudaran a escapar, haciendo un nuevo camarada. Aunque no tienen ni idea de la gente que los tiene en la mira.

Capitulo 402: Hay que hacer una escala

Nuevo día  en el Grand Line. Se respira la salina y fresca brisa marina. El sol brilla, las nubes se mueven lentamente y las aguas rebosan de vida. Todo parece ser perfecto.

Angélique: *respira hondo* Ahhhhhh, que día tan maravilloso.

La pelirroja está al mando del timón mientras que sus camaradas realizan sus respectivos deberes. Big Bird está en el nido de cuervo, vigilante. Bert y Evangeline parecen estar haciendo algunas modificaciones a Ocean Spirit. Mia esta ocupada en la cocina. Taylor está haciendo vendas para rellenar el botiquín de primeros auxilios, Jean y James descansan y Samir imparte una cátedra a Katrina de como mejorar su técnica de lanzar cuchillos sin tener que matar a nadie.

Katrina: ¿Entonces lo sostengo así?

Samir: Si, y gira la muñeca como te enseñé. Así.

El hombre lanza un cuchillo hacia un dummie hecho con palos y cintas, cortándole las piernas de un solo tiro.

Katrina: A ver… ¿Así?

La chica lanza su propio cuchillo , asestando al abdomen de otro dummie y dejándolo clavado

Samir: Ahmmm…(creo que ese dummie está muerto)

Esta bien. Casi perfecto, Kat. Te recomiendo que apuntes a las rodillas o a los pies. Así puedes incapacitar de inmediato.

El hombre da un ejemplo a su nueva y joven amiga, la cual observa asombrada como el dummie cae sin piernas.

Katrina: Cool.

Samir: Ya lo sé, jejejeje. Por cierto, tu cuchillo es muy bonito. ¿Dónde lo conseguiste? 

Katrina: James me lo regaló de cumpleaños.

Samir: Aww, que lindo.

Mientras, Jean y James observan la lección mientras descansan plácidamente en la baranda, sintiendo la brisa.

James: Vaya. Si que sabe cómo llevarse bien con la gente.

Jean: Es bueno ver que se adapta bien…y mientras del otro lado, tenemos a Evangeline que todavía no puede hablarme sin decirme capitán primero.

James: je. La gente es rara.

Mientras tanto, Evangeline y Bert han terminado de instalar lo que sea que estaban haciéndole a Spirit, avisando a Jean de su logro.

Evangeline: Mire, capitán. 

Jean: ¿Qué cosa?

Bert: Solo observa. 

El carpintero presiona un botón justo en la popa de Spirit causando que una gran cantidad de vapor de agua salga despedido, creando de esta forma niebla que oculta la visión de todo lo que hay atrás.

Evangeline: ¡Es el Mist Shield versión uno! 

Jean: Oh. Excelente, Evangeline y Bert. Puede que esto nos sea muy útil algún día.

Pasa un rato más y el Spirit sigue avanzando, pero Angélique se ve muy confundida, como si no supiera a donde ir. Samir lo nota y tras dejar a Katrina practicando, vas a preguntarle qué sucede.

Samir: ¿Todo bien?

Angélique: Es que…no entiendo cómo se supone que sigamos el Log Pose esta vez. Cuando apuntaba hacia arriba resultó que había una isla del cielo, ¿Ahora se supone que vayamos a una isla el fondo del mar?

Samir: Pues, de hecho si.

Angélique: Espera, ¿Qué?

Curiosos, todos salvo Mia que sigue en la cocina se acercan mientras miran el Log Pose y escuchan la explicación que Samir da a la navegante.

Samir:  El Log Pose esta apuntando a Isla Gyojin, a diez mil metros de profundidad.

Angélique: ¿ Pero como se supone que vamos a llegar ahí?

Samir: El barco necesitara algo llamado Coating. Un recubrimiento especial que permite viajar bajo el agua sin que los barcos o las personas se destruyan por la presión. Pero para eso, hay que hacer una pequeña escala en el Archipiélago Sabaody, es el único lugar donde puedes conseguir el Coating.

Jean: ¿Archipiélago Sabaody? ¿No es donde aquel novato de hace un año golpeo a un Noble Mundial?

Samir: El mismo. Todos los piratas pasan por ahí para poder llegar al Isla Gyojin y a Nuevo Mundo también.

Jean: Entonces, lo mismo  haremos nosotros. 

Todos: ¡Seeeeeh!

Angélique: ¿Sabes cómo llegar, Samir? 

Samir: Taze idiota y sus idiotas suelen ir allí para cobrar recompensas.

Y entonces, el Spirit y su tripulación establecen su curso hacia el Archipiélago Sabaody.

Capitulo 403: Problemas de Suministros

No pasados ni dos minutos desde que los del Ave Azul tomaron rumbo hacia Sabaody, Mía sale de la cocina con cierta consternación en su rostro. No una realmente seria pero si lo suficientemente visible para que sus camaradas puedan notarlo.

Jean: ¿Todo bien?

Evangeline: ¿Qué sucede, señorita Mia?

Mia: Por enésima vez, es solo Mia, pero como sea, tenemos un asuntito un tanto serio.

Jean: ¿Qué clase de asunto?

Mia: ¿Recuerdan que cuando llegamos a Merveille por primera vez les dije que se nos estaban agotando las provisiones?

Jean: Aha…

Mia: Bueno, pues con todo lo que pasó que no pudimos reabastecernos  y nuestra última fiesta de bienvenida pues…

Angélique: Ay no. ¿Para cuantos días nos queda c omida?

Mia: Pues…para algo así como…  ¿uno punto tres?

Angélique: ¿Tan poco?

Big Bird: ¿Tan poco, tan poco, Ahhh?

Mía: Si. Así que necesitamos reabastecernos en serio o alguno va a tener que contender  en subasta por el almuerzo de mañana.

Taylor: Hablando de suministros, salvo por las vendas ya no tenemos prácticamente nada de materiales de curación. Han sido demasiadas batallas últimamente. Solo quedan algunos analgésicos.

Bert: También casi no queda madera.

James: Ni pólvora, casi no tenemos pólvora.

Jean: Demonios. Esto podría ser un problema serio.

Big Bird: Problema serio. Problema serio.

Angélique: Samir. ¿Cómo cuánto falta para llegar al Archipiélago?

Samir: Como dos días, talvez más si el clima se pone malo como suele hacer.

Angélique: Joder , es mucho tiempo.

Mia: Tch… Iré a dividir la comida por raciones, quizá pueda hacer que nos dure más.

Taylor: Con suerte, nada tratará de matarnos. 

Big Bird: Con suerte. Con suerte.

James: Y con suerte tampoco tendremos que matar a nadie.

Los piratas comienzan a planear algunas “medidas de austeridad” para los próximos días mientras que, en algún lugar no muy lejos de ahí, se está teniendo otra conversación sobre la falta de suministros, aunque de una manera muy diferente y peculiar.

¿???: Joder, muero de hambre. 

Una figura femenina está sentada en una forma que parece increíblemente incómoda cuando su estómago ruge, así que se levanta a llenarlo. Cuando se pone a la luz, se puede apreciar que es Ink la cual abre lo que parece ser un frigo bar, pero este resulta estar vacío. Se dirige entonces a una pequeña alacena, pero está también resulta estar vacía. 

Ink: P*ta. No hay comida.

Ante esto, la chica de melena rizada entonces se dispone a llamar a su hermana Gift, que está prácticamente a dos metros de ella usando un tono de voz parecido al que uno usa cuando pretende gritar al contar una anécdota.

Ink: (grito en voz baja) ¡¡Gift!!

Gift: (con el mismo tono de voz) ¡¡¿QUEE?!!

Ink: ¡No hay comida!

Gift: ¡¿Y qué quieres que haga!?

Ink: Se supone que tú ibas a conseguir la comida está semana.

Gift: ¿Ah sí? Oh, cierto … se me olvidó por estar repasando los carteles de los tipos que tenemos que encontrar. Simplemente no puedo relacionar sus nombres con sus caras. Tear me va a regalar por no aprendermelos.

Ink: Uhh …también me pasó. Del único que medio me acuerdo es un tipo… como se llamaba…James Black… El pelirrojo…creo….Meh, como sea. ¿Qué hacemos con lo de la comida?

Gift: Pues vamos a tener que ir de “compras”.

Ink: Tch… a ver si encuentro algo. 

La trilliza va hacia el centro de la sala donde hay lo que parece ser un periscopio y lo usa para buscar barcos en la cercanía.

Ink: ¿Por aquí? nada. ¿Por acá? nada . ¿Por ahí? Nadita ¿Por alla…?

Gift: Déjame adivinar, ¿Nada de nada?

Ink: Nope…allá si hay algo.

La trilliza de la mancha  muestra a su hermana con la cicatriz un barco de color azul y velas negras que se puede ver a través ves del giroscopio.

Gift: Ja. Bingo.

Ambas hermanas recogen un par de objetos y se disponen a salir a la cubierta de su navío, aunque antes pasan por Tear, la cual está tirada en una cama con expresión de “odio mi vida” y se aferra a un conejo de peluche enorme.

Ink: Ey, Tear. Vamos a ir de “compras”. ¿Quieres venir?

Tear: No….

Gift: ¿Por qué no?

Tear: Cólicos….muero…

Ink: Toma una pastilla para el dolor.

Tear: Ya no hay….

Gift: Déjala, vamos nosotros.

Ink: Ok, te buscaré un analgésico.

Y  entonces las chicas se van de la cabina.

Capitulo 404: De compras.

Mia  finalmente ha terminado de organizar la comida que les queda preparando bentos perfectamente equilibrados y con la misma cantidad de comida para todos sus compañeros.

Mía: Perfecto. Es un poco menos de lo que estamos acostumbrados pero así resistiremos hasta que lleguemos a Sabaody.

La Bebedora se va de la cocina para descansar un rato, tirándose junto al mástil junto a una ya dormida Evangeline, a la que por una vez, se le ve relajarse. El resto, se pone a seguir indicaciones de Angélique para maniobrar el barco, puesto que las olas y el viento se han embravecido ligeramente.

Angélique: Solo asegúrense de que las líneas estén más cerradas.

Big Bird, por su parte, continúa con su labor de vigilancia desde el nido de cuervo. Esta vez las cosas parecen estar muy tranquilas, pues nada ha aparecido en horas y el ave empieza a aburrirse. En su hastío, se queda mirando fijamente hacia el horizonte, viéndose confundido cuando alcanza a percibir un par de siluetas con el rabillo del ojo.

Big Bird: ¿Huh?

La cacatúa gira la cabeza para ver mejor, pero ya no encuentra lo que sea que haya visto, solo ve el azul del mar.

Big Bird: Debió ser mi imaginación, imaginación, Ahhh.

Pero si hay algo en el mar, solo que es de un color tan idéntico al del agua que únicamente un usuario competente de Haki de Observación podría distinguirlo y la única que tienen duerme plácidamente. Se trata de nada más y nada menos que Ink y Gift, camufladas perfectamente con el océano mientras van montadas en lo que parecen ser Jet Boards 

Gift: Are you reeeady?

Ink: Je. Ready 

Las Jet Board de ambas sacan algo similar a pequeños arpones de sus frentes que usan para clavarse al casco del barco. Luego, ambas se toman de la mano y dan un potente salto con el que llegan a cubierta con facilidad.

Gift: Ja, eso fue fácil.

Ink: (en voz baja) Shhh… nos van a oír...

Gift: (en voz baja) Lo siento 

Estando ya en Ocean Spirit, su camuflaje marino ahora es inservible, pues las vuelve demasiado visibles. No obstante, Ink toma medidas para esto tocando la madera del barco y de alguna extraña manera, imitando el color y textura de la madera en si misma y en su hermana que aún está aferrada a su mano 

Ink: Mucho mejor.

Gift: Ahora. Veamos que artículos tienen “en oferta”.

En extremo silencio, las hermanas se escabullen por la cubierta sin ser vistas y hasta la cabina, en donde no tardan en encontrar la cocina y todos los bentos que Mía acaba de preparar.

Ink: Bingo.

Gift: Uhhhh, se ve delicioso.

Ink carga su enorme mochila con los bentos hasta que queda rebosante, mientras que Gift se carga los que puede en sus brazos. Ambas ya se disponen a irse, cuando repentinamente Ink recuerda que aún les falta algo.

Ink: Los analgésicos para Tear, ya se me estaban olvidando. ¿Me esperas aquí?

Gift: Seguro.

Ink se va a explorar al interior del barco, buscando un botiquín o una enfermería en donde pueda buscar los medicamentos para el dolor que quería su hermana. Mientras, Gift, que ya no puede contener su hambre, destapa uno de los bentos y empieza a devorar su contenido con las manos.

Gift: Joder, que bueno está.

Sin embargo, debido a la enorme mochila que carga la hermana de la mascada en la cabeza, accidentalmente tira un estante metálico cuando llega a la enfermería, causando un estruendo tal que puede oírse en todo el barco.

Jean: ¿¡Qué fue eso?!

Bert: ¡Vino de abajo, creo!

El estruendo también despierta a Evangeline, que instintivamente activa su Haki y se alarma por lo que siente.

Evangeline: ¡Hay dos personas en el barco! ¡Dos mujeres!

Angélique: ¿Cómo demonios entraron?

James: Porque no lo averiguamos. 

Todos se preparan para una posible confrontación mientras se dirigen al polizón que Evangeline siente más cerca, el de la cocina. Al abrir la puerta, se encuentran con Gift. El grupo se le queda viendo fijamente, mientras que ella los ve fijamente a ellos a la vez que se echa otro puñado de comida a la boca con lentitud y mastica todavía más lento, para luego tragar ruidosamente.

Gift: Ahmmm….¿Hola?

Mia: ¡Nuestra comida!

Jean: ¡Atrápenla!

Todos los piratas se abalanzan contra ella pero esta hace gala de una agilidad increíble para esquivar y correr.

Gift: P*ta. ¡¡Ink!! ¿¡Que hiciste!?

Capitulo 405: Si alguien pregunta...

Gift, corriendo alrededor de la cocina y posteriormente también el corredor, intenta evitar ser impactada por los ataques de los del Ave Azul, mientras se aferra aún a varios bentos que carga con ambos brazos. 

Jean: ¡Regresa aquí!

Gift: No, gracias. Quiero vivir.

La chica tiene que evitar una flecha, un cuchillo, una coz, un zarpazo y un disparo en ese orden, lográndolo mediante una serie de movimientos asombrosamente ágiles pero torpes que incluyen un giro, una inversión, saltar y arrojarse al suelo.

Gift: ¡Ah! ¡Ahhh! ¡Kyahh!

Taylor: ¡Twin Coral Grab!

Pero pese a sus esfuerzos, la chica no logra escapar del agarre de las cintas de Taylor, que restringen sus dos muñecas, lo que hace que los bentos que carga se caigan y por desgracia, derramen algunos su contenido.

Mía: ¡No! ¡La comida!

Gift: ¡Demonios!  ¡Yo me pude haber comido eso!

James: ¡No tienes ningún derecho, ladrona! 

Gift: Pues si, soy una ladrona. ¿Fue eso un halago o un insulto muy malo?

James: Tchh…¡Alpha Shot!

James le dispara entonces a la chica, la cual hace la cabeza hacia atrás y cierra los ojos instintivamente, pero el disparo es reventado antes de que de en el blanco por una aguja lanzada a toda velocidad.

Ink: ¡Sgraphiate!

James: ¿!Que diablos!?

Evangeline: ¡La otra polizón! ¡Nos distrajimos demasiado con esta!

Viendo a su hermana capturada y en posible peligro, Ink de inmediato toma la iniciativa de atacar, sacando de otra bolsa de su mochila lo que sus rivales creen son armas.

Angélique: ¡No la dejen!

Evangeline: Esperen…esas no son armas.

Y en efecto, lo que Ink saca no es más que una pluma fuente y  una pequeña navaja que no parece haber sido hecha para atacar sino más bien, para abrir sobres. Ante esta visión, a algunos de los piratas les es imposible tomarla en serio.

Bert: ¡Pfff! ¿Es en serio?

Mía: Deben de ser las peores ladronas del mundo así creen que pueden venir a robarnos.

Samir: O que podrán venceremos con eso.

Ink: Nos creen idiotas., Gift.

Gift: Ya lo noté 

Ink: ¿Les señalamos su error?

Gift: Nahh, solo sácame de aquí.

 Ink: Claro.

Jean: ¡Aish! Ya dejen de hablar! ¡Ara Schlitz!

El peliazul tira un zarpazo a la chica, pero esta, haciendo gala no solo de una increíble agilidad, sino también de una flexibilidad extrema, se hecha tan atrás que literalmente su cuerpo se dobla por la mitad, esquivando el tajo enemigo.

Ink: Ja. Fallaste. 

Luego, la chica usa la pluma fuente para lanzar un chorro de tinta a los ojos de cada uno de sus enemigos con extrema precisión, dejándolos ciegos temporalmente.

Ink: ¡Voracious Stain!

James: ¡Aghhhh, mi ojo!

Samir: ¡No puedo ver nada!

Luego, usando su “abrecartas”, corta las restricciones de su hermana dejándola libre justo en el momento en el que los piratas van recuperando la visión, los cuales las miran con los ojos rojos de ardor y de ira.

Jean: ¡Chicos…a ellas!

Los diez piratas se abalanzan sobre las dos chicas pero estas solo se ven una a la otra, sueltan una risotada y luego chocan los puños. En el exterior, se oye una increíble cantidad de barullo por unos treinta segundos y pasado ese tiempo, las dos hermanas salen caminando, completamente sonrientes y quitadas de la pena para luego saltar del barco y marcharse en Jet Board, con la mayor parte de la comida de los del Ave Azul a sus espaldas. 

Ink: Jajajajajaja. Sus caras.

Gift: No tenían precio, jajajja.

Los piratas por su parte, están en el suelo de la cocina, luchando por levantarse e incrédulos de haber sido vencidos por dos chicas menudas.

James: Ughhh, ¿Qué demonios fue eso?

Katrina: Ni idea.

Jean: Si alguien pregunta …eran como noventa y eran Gyojin.

Capitulo 406: Los caracoles estan llorando

La situación se vuelve algo sombría a bordo del Ave Azul. Aquellas chicas les han robado más de la mitad de la comida y otra parte más fue arruinada por  la pequeña escaramuza en la cocina al haber sido tirada y pisoteada. 

Jean: ¿Entonces para cuanto nos queda?

Mía: Medio día… tal vez menos.

Katrina: Genial, ¿entonces que hacemos ahora?

Big Bird: ¿Qué hacemos? ¿Qué hacemos? Ahhh.

Samir: Podríamos intentar pescar.

Bert: Pero no tenemos cebo. A menos que usemos la poca comida que tenemos.

Mía: Ah no.  No dejaré que desperdicien lo que nos queda.

James: Yo tengo el cebo perfecto. Taylor, dame una cinta.

El pelirrojo crea la cinta que le pide su camarada y este la usa para intentar amarrar a Big Bird, el cual revolotea por toda la cubierta al ver sus intenciones.

James: ¡Vuelve acá, inútil!

Big Bird: ¡Aléjate de mi, loco! ¡Aléjate de mi, loco! Ahhhhh.

Jean: ¡Ya basta, ustedes dos! ¡Esto es serio, joder!

En señal de frustración, Jean se lleva la palma a la cara y luego se soba el puente de la nariz, lamentándose por su suerte.

Jean: ¿¡Por que a mí!?

Evangeline: Lo siento, capitán. Tal vez si las hubiera detectado antes ni estaríamos en este dilema.

Jean: No te culpes, Evangeline. De todos modos esas chicas barrieron el suelo con nosotros.

Bert: Si, ¿Quién demonios eran?

Katrina: Ahora que lo pienso, ¿no se parecían a esas tipas del cartel de recompensa triple que vimos el otro día?

Mía: Ahora que lo dices, creo que sí son ellas. ¿Cuánto daban por sus cabezas? ¿Seiscientos millones?

Bert:. Eso significa que cada una de esas chicas tiene una recompensa de más del doble que la de Jean. 

James: Con razón nos aplastaron.

Jean: Tch… y seguro ahora se comen nuestra comida.

Y en efecto. De regreso en su pequeño navío, las chicas comparten sus bentos robados con Tear, devorándose cada una varios de ellos con una velocidad y un gusto que parecería que nunca han comido.

Tear: ¡Ay, que sabroso!

Ink: Veo que ya te sientes mejor.

Tear: Comer siempre me hace sentir bien.

Gift: Claro, porque eres una gorda asquerosa.

Tear: Todas somos unas gordas asquerosas. Acéptenlo.

Ink: Joder, tiene razón, jajaja.

Para acompañar su comida, Gift se levanta a servir algo de agua fresca, pero entre todo el desorden que hay en su pequeña cocina no logra encontrar la jarra.

Tear: Ya en serio. Esta comida está deliciosa. Pobres idiotas a los que se les quitaron.

Ink:  Debiste ver sus caras cuando nos fuimos. 

Gift: Seh. Tenían una cara…

En ese momento, Gift encuentra la barra y la toma para servir agua a sus hermanas, pero al alzarla nota que se le ha pegado una hoja de papel, la cual resulta ser el wanted de Jean, al que esta vez, si reconoce, además de tener el cartel un pequeño escrito del puño y letra de alguna de las hermanas.

Gift: Ou….tenían una cara igual a esta.

La chica alza la hoja de papel hacia sus trillizas y de inmediato, la sonrisa de las tres se borra, aunque por diferentes razones.

Ink: Por favor dime que tiene ahí dice “Patear trasero”.

Gift: No, dice “Invitación de Betu-san”.

Ink: Ay no…

Las trillizas de la mancha y la cicatriz en el pómulo se voltean lentamente hacia su trilliza con la lágrima, viendo con cierto terror como se le salta una vena de la sien.

Ink: Ahmmm… ¿Tear?

Tear: ¡¿Atacaron y robaron la comida de los tipos que se supone tenemos que hacerles la invitación!?

Ink: Ahmm… ¡Si!

Tear: ¡¿Ahora como se supone que confíen en nosotros!?

Ink: No me dio tiempo de aprenderme los carteles.

Tear: ¡Se los di hace días!

Gift: En nuestra defensa, es tu culpa por no ir y dejarnos actuar como imbéciles.

Tear: ¡¿Mi culpa!?

La chica de la lágrima tatuada está lista para agarrar a coscorrones a sus hermanas, pero súbitamente se oye un llanto lastimero, varios de ellos de hecho, que la hacen detenerse.

Ink: ¿Qué es eso?

A bordo del Ocean Spirit, se oyen aún más llantos del mismo tipo a intervalos regulares. Esto asusta a algunos de los piratas que no tienen ni idea de que sucede, hasta que Evangeline nota la procedencia del sonido: los Ko Den Den Mushi de cada uno.

Evangeline: Los caracoles….están llorando.

Capitulo 407: Pidiendo Ayuda

Katrina: ¿Qué pasa? ¿ Porque están llorando los Den Den Mushi?

Mía: Ahmmm…hambre ¿ tal vez?

Samir: No es eso. Es una llamada de emergencia. Los den Den Den Mushi lloran cuando alguien pide ayuda.

James: Entonces, ¿Qué esperamos? Si alguien necesita una mano hay que contestar.

James se dispone a responder su aparatito viviente pero Taylor se lo impide.

Taylor: Woahhh. No tan rápido.  Un cincuenta por ciento de las llamadas de emergencia suelen ser falsas. 

James: Pero eso aún significa que hay un cincuenta por ciento de probabilidades de que alguien necesite ayuda de verdad.

Angélique: Jean, ¿Qué hacemos?

El joven peliazul ni siquiera lo piensa un segundo, ya sabiendo su respuesta.

Jean: Contesten la llamada. Si hay alguien en problemas lo ayudaremos y si es una trampa, nos lo cargamos.

Bert: Igual sirve para quitarnos la frustración de antes.

No obstante, a los del Ave Azul no les hace falta contestar, pues Big Bird da en ese momento la alarma.

Big Bird: ¡Miren allá! ¡Miren allá!

No muy lejos de donde están,  el que parece ser un enorme barco mercante lanza bengalas al cielo pidiendo ayuda. ¿El motivo? Están siendo abordados por otro barco pirata y sus tripulantes, armados hasta los dientes, amenazan con robar todo en el barco y matar a aquel que se resista. Dos mujeres son las que comandan el ataque, aparentemente , las capitanas.

Mujer 1: Ñahaha. Nadie se resiste al poderío de los Piratas Herb.

Mujer 2: Ñehehe. Tomen todo lo que encuentren y luego mátenlos a todos.

• Capitanas de los Piratas Herb: Parsley y Coriander.

Piratas de Parsley: ¡Roaaaaar!

Evangeline: Deben ser ellos los que pidieron la ayuda.

Jean: ¡¿Pues que estamos esperando?! ¡Vamos!

Piratas del Ave Azul: ¡Si!

Los tripulantes del navío mercante no tienen más remedio que dejar hacer a los Piratas Herb, lo que quieran y seguir enviando la señal de emergencia. No obstante, una muchachita de unos once años, aparentemente grumete de los mercaderes, no está dispuesto a que saqueen su barco, amenazando a los piratas con una pequeña daga, muy para el horror del su capitán que intenta detenerle.

Niña: ¡No los dejare! ¡Nos costo mucho dinero y esfuerzo conseguir estas mercancías!

Capitán del navío mercante: ¡Corla! ¡Basta!

Por desgracia, la niña es desarmada en un solo movimiento por un de los Piratas enemigos, el cual luego la somete en el suelo y se dispone a dispararle.

Pirata: ¡Nadie se resiste a los Piratas Herb!

Corla: ¡…!

Capitán mercader: ¡CORLA!

Pero antes de poder hacerlo, el pirata es mandado a volar de un puñetazo de Mia, ante la sorprendida mirada de la grumete y su capitán.

Mía: ¿Estás bien, niña?

Corla: Aha…

 Es entonces cuando los mercaderes y los Piratas Herb se dan cuenta de la llegada de los del Ave Azul, algo que ninguno grupo ve con buenos ojos.

Mercader 1: ¡Santo Dios! ¡Más piratas!

Mercader 2: ¡Estamos perdidos!

Los mercaderes creen que Jean compañía vienen a rapiñar igual que los otros piratas, por lo que el caos se propaga más entre estos. Los piratas Herb tienen la misma creencia y no están dispuestos a compartir su botín.

Parsley: Lo lamento, señores piratas de la bandera con la pluma azul, pero llegamos primero.

Coriander: Pero si gustan quedarse las sobras o a la gente, son todos suyos en cuanto terminemos.

Jean: Oh, lo lamento, señoras. Pero no hemos venido aquí a aprovecharnos de esta gente…

Transformándose en un segundo y dando un puñetazo en el otro, Jean derrotas casi instantáneamente al Coriander, ante la mirada incrédula y enfurecida de Parsley y el resto de su tripulación, así como asombrada de los mercaderes.

Jean: …vinimos aquí a patearles el trasero a ustedes.

Parsley: ¡Maldito! ¡¿Cómo te atreves!? ¡Hombres! ¡A ellos!

Jean: ¡Chicos! ¡Ya saben qué hacer!

¿Otra batalla comienza?

Capitulo 408: Pisoteando Hierbas

Los Piratas Herb se abalanzan sobre los del Ave Azul, pero estos apenas se inmuta. A pesar de que los enemigos los superan en número, Jean y compañía son claramente superiores.

Angélique: Turning Heel.

Con un giro rápido sobre su eje, la navegante se deshace de manera muy veloz  de todo pirata que se le acerca demasiado.

Angélique: Ja, sencillo.

Katrina: Copy Knife.

Por su parte Katrina ni siquiera tiene que esforzarse en crear un ejército de clones o lanzar andanada tras otra de cuchillos. Los rivales que le tocan son tan débiles que solo va creando un cuchillo a la vez y lo lanza a un pirata diferente, tratando de emular la técnica que Samir le enseñaba más temprano.

Katrina: Entonces, giro la muñeca así y apunto a los pies.

Pirata Herb: ¡Ahhhh! ¡Mi cadera!

Katrina: Rayos. Demasiado arriba. Probemos de nuevo 

Otro Pirata Herb:  ¡Mi pierna!

Katrina: Bueno, me voy acercando.

Al mismo tiempo, Taylor presta ayuda médica a algunos de los mercaderes que fueron heridos durante el embate inicial, mientras que Samir le ayuda manteniendo a los enemigos lejos con sus Kukri.

Taylor: Ok, solo una venda y quedará listo.

Mercader: Gra… Gracias.

Samir: Demonios. ¿Por qué estos tipos de enfocan en tratar de lastimar a los otros? ¡Kuroiro Giri! Tch…. Me obligan a lastimarlos.

Evangeline y James por su parte, se dedican a  lanzar tiros lentos y certeros con sus respectivas armas de largo alcance, creando un pequeño juego entre ellos para entretenerse.

Evangeline: ¡Sky Arrow!

El disparo de la chica impacta en el costado de un enemigo, haciéndolo caer al suelo.

James: Eso cuenta como el estómago. Sumas 20 puntos. ¡Red Star-Alpha Shot!

El sencillo tiro rojizo del cazador da a otro enemigo justo en la cara, para diversión de ambos tiradores rubios.

Evangeline: 50 puntos para James.

Bert y Mia vencen a los oponentes restantes a base de precisos golpes, no necesitando más de uno para vencer a cada enemigo.

Mía: ¡Enrollar!

Bert: ¡Hog Chop!

Big Bird también se une a la batalla, convocando a un gran ejército de gaviotas para que hace que los enemigos se lancen por la borda para evitar los picotazos. 

Big Bird: ¡Tontos,tontos!

Jean por su parte se enfrenta a Parsley, que sigue intentando vengar a su cocapitana vencida, usando una espada para enfrentarse al hombre pájaro.

Parsley: ¡Maldito! ¡Cómo te atreves!

Jean no obstante, no tiene que esforzarse mucho para esquivar los tajos de la mujer, y luego contratacar de un zarpazo.

Jean: ¡Ara Schlitz!

El zarpazo le arrebata la espada de la mano para horror de la pirata, y luego el hombre pájaro le asesta una potente patada.

Jean: ¡Ara Fubtritt!

La capitana pirata sale volando contra una pared, golpeándose fuerte la cabeza y acabando K.O. Con esto, los Piratas Herb están efectivamente derrotados.

Jean: Bien, creo que con eso acabamos aquí.

Los mercaderes observan asombrados, aunque también algo temerosos de que Jean y Compañía también vengan a hacerles algo. No obstante, al ver que su interés solo está en atender a los heridos y amarrar a los enemigos vencidos, los mercaderes pierden el miedo y deciden agradecerles, siendo el capitán del navío quien toma la iniciativa.

Capitán mercader: Muchas gracias, señores y señoritas. Nos han salvado.

Angélique: Un placer.

Bert: No ha sido nada.

Big Bird: Nada, nada.

Capitán Mercader: Mi nombre es Mondragón, capitán del Serpiente de Fuego.

Jean: Mucho gusto. Yo soy Jean Black. Capitán de los Piratas del Ave Azul.

Los dos hombres estrechan manos y luego el mercader carga en brazos a su pequeña grumete, achuchándola un poco.

Mondragón: Y está es mi hija Corla.

Corla: Papá…

Mondragón: Bueno, pero aquí abordo solo es mi grumete.

Corla: Mejor.

Mondragón: Han sido muy amables con nosotros y quisiéramos reponerles su generosidad. Les pagaremos con lo que deseen.

Capítulo 409: Los otros que respondieron a la llamada

Minutos antes…En el navío de las trillizas.

Los Den Den Mushi no dejan de llorar, lo que enerva a las hermanas.

Tear: ¡Me lleva el cuerno! ¿¡Ahora que!?

Gift: Es una llamada de emergencia.

Tear: ¡Eso ya lo se! ¿Pero porque ahora?

Ink: ¿Deberíamos contestar?

Gift: No lo se. La mitad de las veces esas cosas son farsas o trampas.

Ink: ¿Pero qué tal si hay alguien que de verdad necesita ayuda?

Tear: Revisare solo por si acaso veo algo cerca, pero ni crean que hemos acabado con ese asunto de “le patee el trasero a la persona equivocada”.

TGift: Demonios, creí que ya se le había olvidado.

Tear se pone al periscopio, para investigar la posible llamada de auxilio, pero de la misma súbita manera en que se habían puesto a llorar ,los Den Den Mushi se callan, indicando que la llamada ha sido contestada, o bien ,finalizada.

Gift: Meh… creo que ya no hace falta.

Pero, en ese momento, la mirada de Tear al ver por el periscopio se trastorna, poniéndose repentinamente nerviosa.

Tear: ¡Carajo! ¡Un buque de la Marine y viene justo hacia acá!

Ink: ¡Voy!

Sin necesidad de decir nada más, Ink saca la cabeza por la puerta de la cabina de su pequeño navío y tras un vistazo y un toque rápidos, torna su embarcación del mismo color del océano, camuflándola casi por completo. Luego, se mantienen inmóviles y en silencio mientras un inmenso buque de la marine pasa a su lado

Gift: (susurrando) ¿Creen que nos hayan visto?

Afortunadamente para las hermanas, el buque no parece haberlas notado y las pasa de largo, tras lo cual, Ink torna el barco a su color normal.

Gift: ¡¿Vieron el tamaño de esa cosa!?

Tear: Bien hecho, Ink. Si esa cosa nos ve y descubren que tenemos recompensa, seguro volabamos en pedazos.

Ink: Ahm… ¿Gracias?

Gift: Pero me pregunto a donde iría.

En el buque de la Marine…

Un hombre va corriendo por la cubierta con un Den Den Mushi descolgado. Esta ataviado de manera formal y ostenta una capa con la palabra “Justicia”, lo que da un indicativo de su rango. Este entra hasta lo que parece ser una oficina, saludando al ver a un hombre sentado en un escritorio, el cual no siquiera voltea a verlo.

Oficial Marine: ¡Señor! ¡Hemos recibido una llamada de emergencia!

• Capitán de la Marine: Maverick

¿???: ¿Trampa o Real?

Maverick: No sabría decirlo, señor.

¿???: Páseme el auricular.

Maverick hace lo que le piden, y su superior toma la llamada, escuchando gritos al otro lado de la línea.

Mercader: ¡¡Por favor, ayúdenos!! ¡Nos atacan los piratas! ¡Solo somos mercaderes! ¡Por favor!

¿???: ¿Sabe que piratas los están atacando? ¿O cómo es su capitán o su Jolly Roger?

Mercader: ¡No lo sé con certeza! ¡Pero hay dos mujeres que dicen ser capitán! 

¿???: Bueno...No se preocupe la ayuda ya va en…

Mercader: ¡Maldición! ¡No! ¡Otro barco pirata! ¡De este si veo la Jolly Roger! ¡Es una pluma azul!

Ante esta información, el marine se queda un segundo en silencio y luego sonríe, de manera un tanto tenebrosa, para luego preguntar por la ubicación de los mercaderes y los piratas que les asedian.

¿???: La ayuda va para allá, resistan.

Ka' cha

El marine se levanta, resultando ser nada más y nada menos que Mez Scal el cual se ve muy complacido.

Maverick: ¿Señor?

Scal: Avise a los hombres. Qué se preparen para una confrontación a gran escala.

Maverick: ¡Señor!

El capitán se retira, mientras que Scal se queda viendo a una pizarra en la pared, en la cual, están pegados los carteles de los del Ave Azul. El hombre sonríe ante el cartel de Jean y luego, de la nada, saca un cuchillo de su mano y lo arroja al cartel del Peliazul, clavándose justo entre sus ojos, para luego derretirse de manera misteriosa, quedando el metal goteando de la pared y haciendo un charco en el suelo.

Scal: La hora se acerca, jejeje.

Capitulo 410: Los cinco oficiales

De vuelta al barco de los mercaderes…

Mondragón: Han sido muy amables con nosotros y quisiéramos reponerles su generosidad. Les pagaremos con lo que deseen.

Jean: Oh, no. No podríamos aceptar su dinero.

Mia: En realidad si podríamos…

Mondragón: Bueno, talvez no dinero pero debe haber algo que podamos darles.

Mía: Pues ya que lo menciona, estamos muy escasos de comida y otras cosas.

Mondragón: Pues si lo desean, puedo otorgarles algunas de nuestras provisiones.

Jean: Creo que esta vez le voy a tomar la palabra, de verdad lo necesitamos.

Big Bird: Lo tomamos, lo tomamos, Ahhh.

El capitán mercader manda entonces a sus hombres a que saquen algunas cajas con comida y suministros médicos de la bodega de carga, apilando en la cubierta del Serpiente de Fuego suficiente comida para una semana, suministros médicos básicos, algo de madera y pólvora.

Mondragón: ¿Con esto será suficiente?

Angélique: Es más de lo que podríamos pedir, muchas gracias.

Mondragón: Cárguenlo por favor.

Los piratas dan indicaciones a los mercaderes de a dónde llevar las cajas que acaban de obsequiarles y estos las siguen. Corla intenta cargar una de las cajas también pero apenas y puede arrastrarla por el suelo, cosa que su padre nota.

Mondragón: ¿Quieres un poco de ayuda?

Corla: ¡No! Yo puedo sola.

Mondragón: Ok, ok, yo solo decía.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, la niña acaba fracasando, por lo que termina aceptando la oferta de su padre, muy a su pesar. Mia se da cuenta de toda la pequeña situación y se ríe, lo que acrecentar la molestia de la joven grumete.

Corla: ¿De que te ríes?

Mía: Oh, nada. Es solo que me parece lindo.

Corla: ¿Lindo que? ¿Qué mi padre no me deje hacer nada por mi cuenta? Siempre está ayudándome. Es un tanto irritante.

Ante este comentario, la sonrisa de Mía se borra y se vuelve un poco seria su expresión. Acto seguido, toma su botella le da un pequeño trago y se dirige a la niña.

Mía: Déjame que te dé un consejo, pequeña habladora. Disfruta a tu padre mientras lo tengas, no reniegues de su cariño. Qué no sabes cómo y cuándo la vida te lo pueda arrebatar. 

La mujer da otro trago a su botella, esta vez más largo y con el licor escurriendo por su mentón.

Mía: No tienes ni idea de lo que yo daría por poder tener a mi padre conmigo, aunque fuera una vez más y ya.

Ante este comentario, Corla se nota visiblemente arrepentida, aunque también curiosa.

Corla: ¿Qué le pasó a tu padre?

Mia vuelve a tomar un enorme trago, para luego responder.

Mia: Un hombre me lo arrebato mientras me obligaba a mirar… en fin… cuida a tu padre, niña.

Mía se retira, dejando a la niña pensativa. Mientras, Mondragón y el resto de mercaderes ha terminado de pasar las cosas hacia Ocean Spirit, por lo que tanto los del Ave Azul como la tripulación del Serpiente de Fuego deciden separar caminos.

Mondragón: Gracias por ayudarnos. No creí que hubiera piratas capaces de tal bondad.

Jean: Gracias a ustedes por la comida. Si el destino así lo quiere, nos volveremos a ver.

Los capitanes de ambos navíos se disponen a estrechar manos, pero antes de que puedan hacerlo, se escucha un fuerte estallido que hace al mar estremecer, meciendo también a los barcos.

Jean: ¡Woahhh!

Mondragón: ¿!Eh!?

James: ¿¡QUE DEMONIOS FUE ESO!?

El origen de la onda resulta ser una bala, disparada por el enorme cañón de un barco de la marine. 

Angélique: ¡Maldición! ¡Tenía que ser la marine!

Por la borda del buque se asoman dos personas,  nada más y nada menos que Isabel y Mayhem.

Mayhem: ¡Ríndanse, Piratas!

Isabel: ¡Aléjense de los civiles!

Mia: Ugh…otra vez ustedes.

Samir: ¿Los conocen?

James: Más o menos...  ¿Qué acaso tú amiga nunca se rinde, Mía.?

Mía: Que ya no es mi amiga, joder.

Tras la pareja de marines, aparece también una mujer familiar cuya visión no le agrada nada ni a Jean ni a Angélique, la Comodoro Brunnhilde.

Jean: Ughhh ¿tu también?

Angélique: ¿Qué hace esa golfa aquí?

Brunnhilde: Les haré pagar por lo de la última vez.

Junto a los tres oficiales también aparece Maverick, el único que los piratas, no reconocen. Este da una ojeada rápida a los piratas y luego se burla.

Maverick: ¿Estos son los dichosos Piratas del Ave Azul? Ustedes deben ser patéticos si no lo atraparon.

Brunnhilde: A mi ni me digas nada. Díselo a este par que no pudieron atraparlos ni estando juntos.

Mayhem:  ¿Ah sí? Tú tienes más rango aquí que cualquiera de nosotros y no así pudiste. ¿Cuál es tu excusa?

Brunnhilde: Callate.

Isabel: ¡No lo calles, boba!

Maverick: Que linda. Defendiendo a su novio.

Mayhem: ¡Que no somos novios!

Los cuatro marines empiezan a discutir de manera infantil, ante la mirada hastiada de los piratas y confundida de los mercaderes. No obstante, los cuatro oficiales se callan ante una quinta voz, muy imponente.

Mez Scal: Dejen sus peleas infantiles para después, panda de retrasados.

Isabel, Mayhem, Maverick y Brunnhilde: Lo sentimos, señor.

Mía: Esa voz…  no…no puede ser…

El contraalmirante se pone a la vista de todos. A nadie parece importarle salvo a Mía, que al verle, se le hiela la sangre.

Mía: .... imposible…

Mez Scal: ¡Piratas del Ave Azul! ¡Soy el contralmirante Mez Scal  de la Marine! ¡Alejense de los civiles y ríndanse ahora!

El tan fatídico encuentro al fin sucede.

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.