FANDOM


Arco de Blanco y Negro
Blanco y Negro
Información
Número de capítulos 15 (112 a 126)
Fecha de creación 19/02/17
Fecha de finalización 10/04/17
Anterior Arco del Imperio Marino
Posterior Arco de los Ángeles
Creador Darkarchangel

El Arco de Blanco y Negro es el noveno arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el primero de la Saga del Cielo y el Infierno.

Antecedentes

Tras finalmente encontrar la base de los Piratas del Abismo, el grupo se enfrenta a todos los altos mandos. Después de una difícil victoria, zarpan hacía su siguiente aventura con James como su nuevo compañero.

Capitulo 112: Hacia arriba

Es un día tranquilo para los Piratas del Ave Azul. Tras todo el jaleo ocurrido en Nephrite , los chicos han decidido tomarse un descanso y tras llegar a una isla de verano, han rentado una pequeña cabaña frente a la playa no muy lejos de un pueblo, mientras esperan que el Log Pose se cargue.

Katrina: ¡El último en llegar es una almeja podrida!

Jean, Bert y Katrina llevan puestos trajes de baño y flotadores y se disponen a chapotear un poco en la orilla ya que no pueden nadar. Mientras tanto, Mia se ha puesto un tankini y asa carne en una parrilla al mismo tiempo que Big Bird come un pedazo de sandia y James esta tirado bajo la sombra de una palmera con su ropa de siempre.

James: Ey, Mia. ¿A dónde fue Angélique?

Mia: Fue a ponerse su traje de baño. ¿Tu no te pondrás el tuyo?

James: Nah. No tengo ganas de nadar. Además no tengo traje de baño.

Angélique: Oigan ¿Cómo me veo?

En ese momento, Angélique sale de cambiarse y todos voltean para verla. La pelirroja esta ataviada con un revelador bikini negro que resalta aun más su figura curvilínea.

Mia: ¡Vaya, que sexy!

Big Bird: ¡Sexy, sexy!

Katrina: Te ves fabulosa.

Bert: Te queda bien.

Angélique: Gracias. ¿Ustedes que dicen, chicos?

Pero Jean y James no contestan. El primero se pone rojo como tomate e intenta bajar la mirada avergonzado, mientras que el segundo se sorbe un chorrito de sangre de la nariz discretamente.

Angélique: ¿ahmm, chicos?

Jean: Ah, si...si ....te ves bien.

James: Si….muy…muy bien.

Angélique: Genial. Bueno, iré a nadar.

James: ¡Voy contigo!

Mia: ¿Pero no habías dicho que no tienes traje de baño?

James: oh cierto….¡ahora vuelvo!

De manera súbita, el chico rubio sale corriendo al pueblo para comprar un traje de baño ante la mirada de todos.

Mia: Hombre tenía que ser.

El día continua en calma. James regresa con su nuevo traje de baño. Los chicos almuerzan, juguetean un rato y luego se sientan a descansar bajo una sombrilla, a excepción de Jean, Big Bird y Katrina que se han quedado construyendo un castillo de arena algo más lejos. Mientras descansan, Mia lee el periódico, observando cierta noticia con curiosidad.

Mia: Oigan, chicos. ¿Han oído de una pirata llamada Jill White?

James: Nop.

Bert: No me suena.

Angélique: ¿Por qué preguntas?

Mia: Por nada en especial. Solo que leí que su recompensa ha aumentado por hundir dos buques de la Marine y que
Jill Wanted

Mia muestra el cartel del periodico a sus amigos

se le vio cerca de aquí recientemente. Creo que también viene su cartel de Se Busca.

La chica muestra el cartel a sus camaradas, el cual reza las palabras “Se busca viva o muerta” Jill White “El hada distorsionada . Estos lo observan con interés sobretodo porque el numero les parece bastante grande.

Angélique: 137 millones. Es bastante.

Bert: Ya lo creo.

James: Si, pero ni siquiera pudieron sacarle una buena foto. Apenas y se le ve la cara.

Mia. Bueno, no importa. Por cierto, Angélique. ¿Cuánto tardará el Log Pose en cargarse?

Angélique: Oh, cierto. Lo había olvidado. Me dijeron en el pueblo que sólo tardaría unas horas. Ya debería….

La chica se queda viendo al Log Pose de su muñeca un momento con confusión. Luego le da unos golpecitos con el dedo como si intentase que hiciera algo.

Mia: ¿Angélique?

Angélique: Esto no puede estar correcto.

Jean: ¿Qué cosa?

Big Bird : ¿Qué cosa? ¿Qué cosa?

Angélique: Esto.

Jean, Big Bird y Katrina se mueven de donde estaban para ver lo que sucede. La pelirroja extiende su brazo para que todos puedan ver el Log Pose, quedando todos tan confundidos como lo estaba ella.

Jean: ¿Qué diantres...?

Bert: No creo que eso sea normal.

Katrina: La aguja esta apuntando….

Angélique: Sip. Hacía arriba…

Capitulo 113: El Hada Distorsionada

Mia: No puede ser arriba como en arriba ¿o si?

Big Bird: ¡Arriba, Arriba!

James: Lo dudo mucho. Esa cosa debe estar descompuesta.

Katrina: ¿Y entonces que vamos a hacer?

Angélique: Hay que ir al pueblo a preguntar. Si esta descompuesto, tal vez encontramos a alguien que lo repare o que nos venda uno nuevo.

Jean: Muy bien. ¡Ya escucharon a la navegante! ¡Prepárense para ir al pueblo!

Todos: Entendido.

Los piratas se cambian los trajes de baño y comienzan a recoger sus cosas. Mientras tanto, el cielo comienza a nublarse rápidamente.

Mia: Oigan, chicos. ¿Soy yo o el clima esta poniéndose algo feo?

Angélique: De hecho si. Esta enfriando bastante, seguramente se aproxima una tormenta.

Jean: Apresurémonos antes de que nos alcance.

Big Bird: Apresurémonos, apresurémonos.

Sin embargo, el clima continua empeorando y la bruma marina hace acto de presencia. La visibilidad se reduce en gran medida, por lo que el grupo no se da cuenta de que están siendo vigilados.

¿???: Pluma Azul Dorada, ¿eh? Jejejeje. Te encontré

Los chicos continúan con sus cosas pero una voz femenina los interrumpe a gritos.

¿???: ¡¡¡Me sorprende verte aquí, pedazo de basura apestosa!!!

Bert: ¿Eh?

James: ¿Quién dijo eso?

Jean: ¡Esa voz….!

Katrina: ¡Allá Arriba!

La joven pirata señala  un peñasco cercano, en cuya cima hay al menos seis sujetos observándolos con catalejos y binoculares. La figura que parece ser la líder observa fijamente a Jean y luego sonríe con cierta malicia mientras que Jean le observa con rostro sorprendido y tenso.

Jean: ¡Tú!

La figura salta del peñasco pero nunca toca el suelo pues, a medio camino,  cuatro alas trasparentes brotan de su espalda dejándola suspendida en el aire mientras están aletean a gran velocidad. Se trata de una mujer joven con el cabello purpura . Rasgos por los que Mia logra reconocerla.

Mia: Es la tipa del cartel de recompensa que vimos antes. 

  • Capitan de los Piratas de la Libélula: Jill White “El Hada Distorsionada”

La mujer alza la mirada de manera intimidante, y Jean de inmediato se pone en guardia con mirada severa.

Jill: Espere tanto tiempo por este día.

Jean: Lo mismo digo.

La chica súbitamente sale volando con velocidad increíble hacia Jean. Este toma su forma híbrida para detenerla, pero esta lleva tanta fuerza que lo hace retroceder varios metros hacia atrás.

Todos: ¡Jean!

Su compañeros se disponen a ayudarlo pero estos son detenidos por una mujer que también estaba en el acantilado.

Mujer: ¡Si quieren ir por nuestra jefa, será sobre nuestros cadáveres!

  • Navegante de los Piratas de la Libelula: Charlotte “Clavo de Hierro”

Angélique: ¡Qué así sea!

La pelirroja le lanza una patada a Charlotte, pero esta la detiene con otra igual de potente y luego le da una patada en la barbilla. Al ver esta situación, James saca una pistola para disparar a la chica.

James: ¡No necesito dos ojos para dispararte!

Pero súbitamente, un individuo lo encañona en la cabeza con un rifle.

¿???: Yo no necesito ojos en absoluto.

  • Tirador de los Piratas de la Libelula: Gale “Disparo del Viento”

Bert, Katrina, Mia y Big Bird se disponen a lanzarse al ataque pero son interceptados por dos lobos que los acorralan con miradas hambrientas, y luego rodeados por tres individuos extravagantes.

¿????: Muy bien, mis niños. Mantenganlos a raya.

Lobos: ¡Grrrrr!

  • Cocinera de los Piratas de la Libélula: Luperca “ La domadora”

¿????: Estos sweeties no saben lo que es comportarse. Mijijijiji.

  • Carpintero de los Piratas de la Libélula: Cissy “Puño Rosado”

¿???: Los jóvenes de ahora son muy imprudentes. Hay que enseñarles unas cuantas cosas.

  • Músico de los Piratas de la Libelula: Morgan “Pulmón de Hierro”

Mia: ¿¡Creen unos cachorritos nos van a detener?!

Bert: ¡Vamos al ataque!

La tripulaciones de ambos capitanes se disponen a pelear una contra la otra, con todos alzando guardias, preparando armas y lanzando miradas duras a sus rivales pero en ese momento, algo los hace detenerse en seco.

Jean: ¡YA BASTA!

Todos: ¡¿Qué?!

Jean: ¡Esta pelea es solo entre ella y yo! ¡No quiero que se entrometan!

Jill: ¡Lo mismo va para ustedes! ¡Bajen la guardia, ahora!

Angélique: ¡Pero…!

Luperca: ¡Jefa! ¡No puede pedirnos que…!

Jean: ¡¡¡ES……..!!!

Jill: ¡…UNA…!

Jean y Jill: ¡¡…ORDEN!!!

A los piratas no le queda más opción que obedecer a su respectivo capitán mientras observan como pelean.

Capitulo 114: ¡¿Ella es tu qué?!

Jean: ¡Ara Schlitz!

Jean intenta dar un zarpazo al hada distorsionada pero esta es muy veloz para lograr darle. La chica se echa para atrás y usando sus alas para mantenerse estática en el aire, lanza una patada invertida con la intención de darle a Jean en la cabeza.

Jill: ¡Diable Renversé!

Jean logra detener el ataque con ambos brazos pero este tiene tanta fuerza  que lo hunde ligeramente en el suelo, algo que la chica aprovecha.

Jill: ¡Dragon Droite!

La chica le da un derechazo directo en el rostro, y mandándolo a volar algo lejos, para la preocupación de sus amigos.

Katrina: ¡Jean!

La niña piensa en ir con su capitán y ayudarle con un par de replicas pero este adivina su pensamiento antes de que lo haga y se lo impide.

Jean: ¡No es nada, Katrina! ¡Quédate atrás!

Katrina: ¡Pero todavía no hago nada!

Jean: ¡Pues no hagas lo que sea que estas pensando!

Mia: ¿¡Como puede Jean ordenarnos no pelear?!

James: No lo sé, pero esos tipos se ven demasiado tranquilos. Como si no les importará en absoluto.

El chico rubio señala a la tripulación rival, los cuales observan en combate con sonrisas en el rostro como supieran algo que ellos no.

Angélique: Algo esta mal aquí.

Mientras tanto, Jill continua su embate contra Jean.

Jill: Si tienes tiempo para hablar, ¡no te estoy  golpeando lo suficiente!

La pelimorada se dispone a dar otro puñetazo al peliazul, pero este la esquiva esta vez y da un salto para alzar el vuelo. Este sigue hacia arriba hasta llegar a una altura considerable.

Jill: Si crees que no te voy a seguir hasta alla estas muy equivocado.

La chica lo persigue a vuelo pero este va más y más arriba hasta quedar directamente sobre ella.

Jean: Veamos si puedes detener esto. ¡Ara Speer!

El muchacho pliega sus alas y cae a toda velocidad con el pico de frente sobre Jill, la cual sigue volando a moderada altura. Esta alza los brazos con la intención de detenerlo, logrando tomarlo por el pico cuando llega hasta ella, pero la fuerza con la que cae es tanta que empieza a hacerla descender.

Jean: (Ya la tengo).

Sin embargo, la chica cambia su apariencia radicalmente, poniendosele la piel purpura, creciéndole los ojos y apareciendole en el cuerpo una cola y dos brazos extras que utiliza para evitar que Jean siga haciéndola descender.

Jean: ¡¿Que demo….!?

Luego, Jill usa la fuerza de sus cuatro extremidades superiores para redirigirlo hacía arriba, para luego volar por encima de él y darle un fuerte golpe con los cuatro brazos que lo envía disparado hacía el suelo.

Jill: ¡Dragon Concassage!

La fuerza con la que Jean cae es tal que deja un pequeño cráter. Este intenta levantarse de nuevo pero Jill desciende a una velocidad prodigiosa y pone uno de sus pies sobre su cuello, inmovilizándolo.

Jill: Se acabó.

Aparentemente lista para dar el golpe final, los del Ave Azul no pueden seguir mirando solamente.

Angélique: ¡No puedo soportarlo más! ¡Heel....!

Sin embargo, el Hada Distorsionada quita su pie, regresa a su forma humana y le ofrece su mano a Jean para ayudarlo a levantarse mientras le sonríe de manera cálida, cosa que Jean acepta mientras deja su forma híbrida también

Jill: Sigues siendo un debilucho, jajajajajaja.

Jean: Y tu una bestia, jajajajaja.

Katrina: ¿¡Eh!?

Bert: ¿¡Qué demonios…!?

James: ¡¿Qué esta pasando?!

Jill: ¡Es genial volver a verte!

Los dos capitanes ríen y se dan un fuerte abrazo para la completa confusión de los del Ave Azul pero no los de la Libélula que también se ríen. Jill da un beso en la mejilla a Jean y luego le sacude el cabello cariñosamente, algo que Angélique no ve con buenos ojos.

Angélique ¡Jean! ¡¿Qué demonios sucede aquí?! ¡¿Quién es ella?!

Mia: Si, ¿Cómo es que la conoces?

Jean: Chicos. Les presento a Jillian White. Ella es mi hermana.

Piratas del Ave Azul: ¡¿ELLA ES TU QUÉ?!

Capítulo 115: El niño pájaro y la niña insecto

El clima empeora pronto y comienza a llover, por lo que Jean invita a su hermana y compañía a que esperen en la cabaña que rentaron, donde todos conversan.

Katrina: Entonces, ¿eres la hermana de Jean?

Jill: Seh. Y ustedes son su tripulación, ¿no?

Bert: Si, somos los Piratas del Ave Azul.

Jill: Bueno, el nombre de tu banda te quedo como anillo al dedo, niño pájaro.

Jean: Y el tuyo igual, niña insecto. Piratas de la Libélula…no suena nada mal.

Mia: ¿Por qué nunca nos dijiste que tienes una hermana?

Big Bird: Hermana, Hermana.

Jean: No lo sé. Nunca me lo preguntaron y nunca se me ocurrió. Además, Big Bird. Tú ya conocías a Jill.

Big Bird: Oh, cierto, cierto.

Jill: ¿Nunca les hablaste de mí? Que malo eres, desgraciado. Yo si les hable sobre ti a mis chicos.

Jean: ¿En serio?

Luperca: Seh. Nos contó todo sobre ti.

Gale: De tu afición a las aves.

Morgan: De su infancia juntos.

Cissy: Oh, y de una vez que un águila te robo los pantalones.

El muchacho mira con falsa decepción a su hermana ante este comentario.

Jean: Era nuestro secreto.

Jill: Ja. Lo siento.

Angélique: Pero. ¿Si ya sabían quién era él? ¿Por qué atacaron de todos modos?

Charlotte: La jefa quería probar a su hermano y pidió que actuáramos para darle más drama. Pero creo que se nos pasó la mano, jeje.

Jill: Y por lo que pude ver, has mejorado mucho desde la última vez que te vi, aunque no lo suficiente. Así nunca le ganarás al viejo.

James: ¿Viejo?

Jean: Nuestro padre. Nos hizo jurar que algún día competiríamos contra el por ser Rey de los Piratas. Y hablando de él, ¿lo has visto?

Jill: Aun no, pero espero encontrarlo pronto. Debo reclamarle a ese viejo loco por hacer un acertijo tan estúpidamente complicado para poder zarpar. Aunque bueno, supongo que debía probar que soy digna de la fruta del diablo que me dejo y eso.

Jean: Y que lo digas. Yo acabe destruyendo un hotel para conseguir mi Fruta Tori Tori.

Jill: Eso no es nada. Yo cause un maldito incendio forestal para conseguir la Fruta Mushi Mushi.

Jean: ¿Fuiste tú? Incluso salió en los periódicos.

Jill: ¡¿Qué tiene de especial?! Tú quemaste una base de la Marine.

Jean: En realidad fue Mia quien la quemo.

Jill: Tú eres el capitán, pedazo de burro. Aunque ellos lo hagan es como si tú lo hicieras.

Ambos grupos continúan charlando y compartiendo anécdotas hasta que pasa la lluvia, momento en el que deciden salir.

Jill: Sehh. Al fin salió el sol, maldita sea.

Jean: Genial. Tal vez ahora podamos encontrar a alguien que repare el Log Pose.

Piratas de la Libélula: ¿Reparar?

Angélique: Creo que se averió. La aguja solo apunta hacia arriba.

Jill y sus hombres miran el Log Pose, se miran unos a otros y luego comienzan a reírse a carcajadas.

Charlotte: No está descompuesto, de hecho funciona perfectamente.

Piratas del Ave Azul: ¿Eh?

Angélique: ¿Entonces porque apunta hacia arriba?

Los Piratas de la Libélula vuelven a reír y luego Jill habla.

Jill: ¿Qué me dirían si les dijera que existe un mar en el cielo?

James: Diría que dejes de tomar esas píldoras.

Jill: Ja. Este chico me agrada.

Jean: ¿Bromeas, verdad?

Jill: No, hablo en serio y puedo probarlo.

La chica saca una fotografía de su billetera y se la muestra a Jean. Se trata de Jill y sus compañeros en lo que parece ser un parque de diversiones hecho de nubes, con una serpiente gigante de fondo y las frases “Yo sobreviví al Nola Bungee” y “Recuerdo de La Tierra de la Goma-Skypiea”.

Jean: Entonces, ¿el mar del cielo es real?

Angélique: Perfecto, ¿y como demonios llegamos allá?

Jill: Creo que tengo la solución a ese problema……

Capítulo 116: El hombre que tiene la solución

Por instrucciones de Jill, todos salen de la cabaña y se dirigen al pueblo principalen orden de conocer la supuesta solución de esta para llegar al Mar del Cielo.

Angélique: ¿Y estas segura de que sabes como llegar a la Isla del Cielo.

Jill: Completamente …Bueno… en realidad… yo no lo sé a ciencia cierta. Pero es un hecho que “él” lo sabe.

Angélique y Jean: ¿Él?

Jill: Uno de mis muchachos. Él es un maldito genio.

Finalmente, ambos grupos llegan a un muelle en el cual se encuentra el barco de Jill. Un extravagante y colorido
Devil Horse

El Barco de Jill. El Devil Horse

navío de la talla del Ocean Spirit, con un caballo de aspecto demoníaco como mascarón de proa y la Jolly Roger de los Piratas de la libélula.

Bert: Vaya. Que hermoso barco.

Cissy: Gracias, sweetie. Lo diseñe yo misma.

Jill: ¿Verdad que es increíble? Este es nuestro hogar en el mar, el Devil Horse.

Sin embargo, los elogios de los de la Libélula a su navío se ven apagados súbitamente por un potente estruendo seguido por una humareda proveniente del barco.

Cissy: ¡KYAHHH! ¡¿Qué le hicieron a mi nave?!

Los dos grupos de piratas corren para ver lo que ha acontecido, pudiendo observar a dos hombres que salen de entre el humo tosiendo y cubiertos de tizne. Estos dan un vistazo hacia adelante para luego retroceder ligeramente, asustados por la pose y la mirada de Jill.

Jill: ¡USTEDES, PAR DE IMBECILES! ¡QUE DEMONIOS HICIERON AHORA!

¿???: ¡Yo no hice nada! ¡Fue él!

  • Médico de los Piratas de la Libélula: Cobbler “Curandero del Oeste”

Ante esta contestación, le chica observa solo al otro sujeto con una cara muy siniestra.

Jill: ¿Rickman…?

Rickman : No me…  no me mires a mí. Esa bomba casera explotó sola.

Jill: (Disgustada) Rickman…

Rickman: Ok, ok. Tal vez la toqué un poco.

Jean: Por favor, dime que no es “él” de quien estabas hablando.

Jill: Por desgracia.

El hada distorsionada  le da un porrazo a Rickman en la cabeza, sacándole un enorme chichón y al mismo tiempo una lagrima.

Rickman: Auch ¿Y eso por qué?

Jill: Por hacerme quedar mal. Yo hablando bien de ti y tú actuando como idiota.

Ante este comentario, un aura de pesadez rodea a Rickman.

Rickman: Lo siento…

Jill: Ok, disculpa aceptada. Ahora Rickman, ¿recuerdas ese proyecto que estabas haciendo para poder ir a la isla del Cielo? ¿Por qué no se lo muestras a mi hermano y sus amigos?

Rickman: Por supuesto. Síganme por aquí.

El joven lleva a los Piratas del Ave Azul por el interior del Devil Horse hasta una enorme compuerta metálica. Al abrirla, Jean y compañía logran ver una gran cantidad de artefactos y aparatos de curiosa figura y función que van desde utensilios para mejorar el día a día como un cepillo de dientes automático hasta armas de gran calibre.

Katrina: ¡Wow!

Big Bird: ¡Asombroso! ¡Asombroso!

Rickman: ¿Les gustan?, todos son inventos míos. Ahora, ¿Dónde está lo que buscamos? ¡Oh, allá esta!

El joven científico apunta hacía un artefacto parecido a un barril metálico con una manija circular y del tamaño de un hombre que tiene escritas las siglas S.A.C. Rickman y el resto de su tripulación lo ven con orgullo. Jean y Katrina lo ven con fascinación también pero el resto de los del Ave Azul lo miran con una mezcla de incredulidad y fastidio.

James: ¿En serio esa cosa nos va a llevar al Mar del Cielo?

Rickman: Sip.

Jean: Fabuloso. Entonces deberíamos prepararnos para….

Jill: Woaah, woaah, woahh. No tan rápido. Te dije que teníamos la manera de llegar al cielo. Nunca dije que te la daría así como así.

Los del Ave Azul no parecen entender sin embargo Jean si lo hace, con su cara cambiando de una mueca feliz a una de fastidio.

Jean: Me lo tengo que ganar ¿verdad?

Jill: Por supuesto, hermanito.

Jean: ¿Qué quieres que haga?

Jill: Sólo una pequeña competencia. Tú y tres de tus muchachos contra mí y tres de los míos. El primero en dar la vuelta a la isla gana.

Jean: Ja. Hecho

Jill: Así será entonces, pequeño gusano.

Capitulo 117: Reglas y contendientes

Jean: Ya que tu lanzaste el reto ¿Cuáles son las reglas, niña insecto?

Jill: Son muy simples. El primer equipo en dar la vuelta entera a la isla y llegar al muelle de nuevo , gana. Se vale cualquier cosa.

Resto de los Piratas: ¿Cualquier cosa?

Jill: Cualquier cosa.

Ante esta contestación, algunos de los compañeros de Jill se empiezan a reir de manera un tanto siniestra mientras sacan armas y se truenan los nudillos, causando cierto temor en los Piratas del Ave Azul. Jill lo nota y procede a corregirse rápidamente.

Jill: Bueno, casi cualquier cosa. No pueden matar a nadie... y lo digo por ti, Charlotte.

Charlotte: Aish.

Jill: Pero si pueden golpear, dar patadas, picar ojos y disparar a puntos no letales.

Charlotte: ¡Si!

Jill: Y ahora que lo pienso… tampoco se permite volar.

Jean: ¿Volar?

Jill: Exacto. Tu no podrás volar ni tampoco yo.  Asi nadie tendrá la ventaja.

Jean: Suena justo. ¡Muy bien chicos! ¡Hagamoslo!

Ambas tripulaciones salen del Devil Horse y se quedan en el muelle para formar los respectivos equipos. El crepúsculo ya ha ciado y la ultima luz del día alumbra a los piratas.

Jean: ¿Las damas primero?

Jill: Ay si , Ay si , que caballeroso.

Jean: ¿Escoges primero o no?

Jill: Esta bien, escogeré.

Los miembros de ambas tripulaciones forman filas a la espera de ser escogidos mientras Jill camina entre ambas lentamente con las manos detrás de la espalda y una sonrisa pícara.

Jill: A ver… yo …escojo a…

La pelimorada alza un brazo al cielo y luego apunta hacía Gale.

Jill: ¡A ti!

Gale: Será un placer, jefa.

Jean: Muy bien, yo escogeré a …

James: Dejamelo a mi. Ese tipo me humilló cuando me apunto por la espalda.

Jean: Bien. Elijo a James.

La pelimorada procede a hacer su segunda elección.

Jill: Elijó a Cissy.

Cissy: Yeah. Alla voy, sweeties.

Jean: Vaya, eligió músculos. Muy bien, en ese caso yo elegiré a Bert.

Bert: Ja. Cuenten conmigo.

A Jill sólo le queda elegir una persona más. Los miembros restantes de su tripulación aguardan en su  fila ansiosamente esperando ser escogidos. Sin embargo, Jill va directamente hacía Luperca.

Jill: Mi loca primer oficial. ¿Quisieras correr conmigo esta carrera, maldita?

La domadora sonríe.

Luperca: Por supuesto, jefa.

Ambas chocan los puños y Luperca sale de la fila, dejando al equipo de Jill, efectivamente completado.

Jill: Muy bien, tarado. El mio esta completo, falta el tuyo.

Jean piensa con cuidado y finalmente decide.

Jean: Elijo a Mia. Hace buen equipo con Bert.

Mia: A la orden.

Con los equipos formados, los miembros que no fueron seleccionados hacen una meta improvisada y los competidores se ponen en posición.  El sol ha terminado de meterse y cae la noche mientras esperan la señal de salida, que en este caso es Rickman con una extraña pistola de bengalas que parece ser de su invención.

Rickman: Muy bien. Listos. En sus marcas. Listos. ¡FUERA!

Eureka dispara la bengala y ambos equipos salen corriendo tan rápido como pueden, sin saber que un barco con velas de la marine alcanza a ver la señal de la bengala a bastantes kilometros de la costa.

Capitulo 118: Blanco vs Negro

Cinco minutos de haber comenzado la carrera…

Ambos equipos aun van muy equilibrados, con el equipo de Jill unos veinte metros más adelante. Están por llegar al final de los muelles y se dirigen al pueblo del puerto principal.

Jean:¡Corran más rápido, chicos! ¡Tenemos que ganar para poder ir a la Isla del cielo!

Bert, James y Mia: ¡SIII!

Jill: ¡Vamos, chicos! ¡Demostremoles a esos perdedores quien manda!

Luperca, Cissy y Gale: ¡RAAAAAAR!

Tras un rato con los dos equipos al mismo ritmo, Jill decide que ya es hora de tomar ventaja.

Jill: ¡Chicos, ya me harte de que estos tarados nos pisen los talones! ¡Hagan algo al respecto!

Cissy: Mijiji ¡Yo me encargo de esos sweeties!

El hombre deja de correr y se planta firmemente en el suelo, mientras sus compañeros se adelantan, para desconcierto de Jean y compañía.

James: ¿Qué esta haciendo?

Luego el okama da un beso a su biceps y forma un puño con su mano.

Cissy: ¡Rose Smash!

Cissy da un potentisimo golpe al suelo que genera ondas de choque, destrozando las tablas que conforman el muelle y las hace “brotar” del suelo como si fueran una rosa gigante que bloquea por completo el camino.

Jean: ¡Cuidado!

La inusual formación de madera obliga a Jean y sus compañeros a detenerse en seco para evitar empalarse con las enormes astillas de esta, ante la mirada de satisfacción de Cissy.

Cissy: Eso detendra a esos sweeties por ahora. Mijijiji.

El “Puño Rosado” sigue corriendo para alcanzar a su equipo mientras el otro equipo se queda atrás.

Mia: ¿Ahora qué?

Bert: Ja. Si ese sujeto piensa que le tengo miedo a un montón de madera esta muy equivocado.

A continuación, el carpintero se torna en su forma híbrida y usa las pezuñas de sus brazos para golpear la madera velozmente mientras avanza.

Bert: ¡Hog Chopper!

Sin demora, Bert abre nuevamente el camino y el equipo procede velozmente para alcanzar a Jill y a los otros, no tomándoles mucho tiempo antes de pisarles nuevamente los talones.

Luperca: ¡Ahí están de nuevo!

Cissy: Vaya, esos sweeties son más listos y rápidos de lo que creí.

Jean: ¡Tenemos que adelantarlos ya o nunca les ganaremos!

James: ¡Estoy en eso!

El muchacho tuerto carga una pistola con algo parecido a dardos narcoticos y se dispone a dispararle a Jill.

James: ¡Si esta dormida, no podrá correr! ¡Sleepy Strike!

Gale: Tsk… Countershot

Sin embargo, Gale intercepta el dardo de James disparando un balín desde su rifle de aire comprimido, que choca con el dardo y lo desvía, salvando de esta manera a su capitana.

James: ¿Qué demonios…?

Gale: Gust of Wind

Acto seguido,  el muchacho ciego le dispara al cazador en la espinilla, acertando de lleno.

James: ¡Gahhhhh!

Jean, Bert y Mia: ¡¡JAMES!!

Gale: Ja. Debería haber empezado por ahí. Intenten alcanzarnos ahora.

Jill: Bien hecho, Gale. ¡Sigan adelante!

El equipo de  Jill se les adelanta mientras que Jean y compañía se detiene para revisar la pierna de James.

James: Ya les dije que estoy bien.

El muchacho rubio se levanta pero al intentar dar el primer paso, el dolor lo hace tropezar, teniendo que ser detenido por Mia para evitar que se caiga.

Mia: Eso no me parece que este bien.

Jean: Muy bien. Sube a mi espalda, yo te llevare.

James: ¡Ah no! ¡Eso si que no! Podre estar herido pero eso va en contra de mi dignidad.

Jean: ¿Y que pretendes, chico rubio? ¿Arrastrarte hasta la meta y que perdamos?

James: Pues no sé pero no pienso ir en tu espalda, perdería mi imagen.

Bert: ¿y que tal en la mia?

El viejo pirata se transforma en su forma animal completa ante el asombro y la alegría de James

James: Sip, eso mola bastante más.

Capitulo 119: Tocino

El equipo de Jill finalmente ha logrado despegarse lo suficiente como para ya no ver a sus rivales, atravesando el pueblo del puerto principal con amplia ventaja.

Jill: ¿No hay señales del perdedor de mi hermano?

Luperca: Ninguna, jefa.

Gale: Eso es obvio, ya que le dispare a su compañero.

Jill: Ya veo… mphh

En el rostro de Jill se dibuja una mueca formada por mezcla rara de alegría y decepción. Esperaba que su hermano diera más guerra, pero rápidamente la borra de su cara y ordena a sus hombres.

Jill: ¡Sigan avanzando, entonces!

Luperca, Cissy y Gale: ¡Si, jefa!

Los piratas siguen corriendo y rápidamente llegan al centro del pueblo, donde su frenética manera de correr llama la atención de la gente.

Jill: ¡Abrán paso, idiotas!

Las personas que transitan por las calles tienen que quitarse del camino para evitar ser arrolladas.

Mujer: ¡Cuidado!

Hombre 1: ¡¿Qué les pasa a esos sujetos?!

Hombre 2: Pues fuese lo que fuese , ya se han ido.

Pero de la nada, un torrente de polvo se dirige a toda velocidad de la misma dirección de la que vinieron causando un alboroto mucho mayor del que causo Jill y compañía.

Hombre: ¡¿Qué demonios!?

El torrente sigue avanzando a gran velocidad siguiendo el mismo camino que el equipo de Jill. Luperca es la primera en darse cuenta de que algo los esta alcanzando y procede a avisarle a su capitana.

Luperca: ¡Jefa! ¡Algo viene rápido! ¡Nos esta alcanzando!

Los cuatro voltean atrás para ver que es lo que los sigue, tratándose nada más y nada menos que Jean, Mia y James montados en el lomo de la forma animal de Bert. Ante esto, Jill esboza una sonrisa.

Jill: Ja. Ya decía yo que ese idiota no sería tan fácil de vencer.

Cissy: ¿¡Pero que diablos…!? ¿Van …van… montados en un cerdo gigante? ¿De donde lo sacaron?

Luperca: Creo.... que uno de ellos es el cerdo gigante.

Gale: Tal parece que hace falta más que un tiro para doblegar su espíritu.

El hombre jabalí no tarda en darles alcance y pronto ambos equipos se encuentran nuevamente a la par. Jean aprovecha la situación para lanzarle un gesto burlón a su hermana y esta se lo devuelve.

Jean: ¡Encargate de ellos , James!

James: ¡Veamos si puedes bloquearlas todas esta vez, cegatón! ¡Sleepy Seven!

El cazador lanza esta vez siete dardos somniferos dirigidos hacia todos los miembros del equipo de Jill. Gale intenta repelerlos como hizo antes con su Countershot pero al ser su rifle de aire debe amartillarlo antes de disparar y no le alcanza el tiempo, logrando que tres dardos alcancen a Cissy en el trasero.

Cissy: ¡Kyah! ¿Pero qué…? Zzzzzzzzzzzzzz

El okama se queda dormido mientras corre, cayendo de bruces y acabando por estrellarse contra un puesto de una verdulería, a la cual destroza por la velocidad a la que iba.

Verdulero: ¡NOO! ¡MIS COLES!

El equipo de Jill se ve obligado a detenerse para recoger a Cissy, siendo esta vez Jean y compañía los que se adelantan.

Jill: ¡Maldición, ahora ellos nos ganan terreno!

Luperca: No, no lo harán.

La pelinegra toma el colgante que pende de su cuello, lo pone en sus labios y sopla con fuerza.

Jill: Oh. Ya veo cual es tu plan, jejeje.

En las cercanías pronto se oyen aullidos cuyo origen no tarda en hacerse notar. Se tratan de los lobos de Luperca, los cuales llegan ahí a una velocidad extraordinaria y se quedan frente a su ama esperando a que esta los comande.

Luperca: ¡ROMULUS! ¡Quédate aquí y espera mi señal!

Romulus: ¡Woof, woof!

Luperca: ¡REMUS!

El lobo voltea hacía su ama y esta señala hacía el hombre jabalí corriendo en la lejanía.

Luperca: ¡Tocino!

Con cierta mirada de frenesí en los ojos, Remus sale corriendo tras Bert a una velocidad vertiginosa, con el hocico bien abierto y los dientes chorreando saliva. Mia alcanza a verlo venir, desde su asiento en la espalda de Bert y alerta a sus compañeros.

Mia: ¡Chicos, hay algo persiguiendonos!

El lobo logra llegar a ellos y le propina una mordida en el trasero a Bert.

Bert: ¡AHHHH! ¡DULCE SEÑORA DE LA PIEDAD!

Capitulo 120: Poniendose serio

Bert sigue corriendo a pesar de tener a Remus  bien prensado en sus posaderas, aunque esta visiblemente afectado por ello.

Bert: ¡¿Podría alguien quitarmelo de encima!?

Mia: ¡A la orden!

La chica se pone de pie sobre el lomo de su compañero y se dispone a patear a la bestia para que lo suelte.

Mia: ¡Hasta aquí llegaste, cachorro! ¡Zui Quang:Estilo de la Pierna Doble!

Pero antes de que su pierna logre llegar al lobo, esta es repentinamente tomada por un látigo y detenida a medio camino.

Mia: ¡¿Pero que caraj…?!

El latigo resulta ser perteneciente a Luperca. El equipo de Jill ha regresado usando a Romulus para que los jale con una cuerda, usando el puesto de verduras que destrozaron antes a manera de trineo improvisado.

Luperca:¡Whip Slam!

La domadora jala fuertemente su latigo, desequilibrando a Mia y casi haciendola caer de la espalda de Bert, quedando colgando simplemente de la ropa de este justo a un lado de donde Remus sigue bien prendado con sus dientes.

Jean: ¡Mia!

Jill: ¡DERRIBALA!

Luperca continua jalando a Mia para hacerla caer, pero esta se aferra fuertemente. Jean aprovecha entonces la situación para transformarse en su forma híbrida.

Jill: ¡Oye! ¡Eso es trampa!

Jean: ¡No lo es porque no estoy no estoy volando! ¡Ara Schlitz!

El hombre pajaro usa sus garras para cortar el atigo que apresa a su compañera. Debido a la fuerza con la que estaba jalando, Luperca sale disparada hacía atrás, cayendo justo encima de un inconsciente Cissy.

Jean: Un problema menos ¡Falta otro! ¡Ara Schlag!

El peliazul le da un aletazo a Remus, haciendo caer al lobo y estrellándolo contra su hermano, deteniendo efectivamente el trineo improvisado del equipo de Jill.

Luperca: ¡No, mis niños!

Jill: ¡Se escapan!

Gale: No, no lo hacen.

El tirador ciego carga su arma, la amartilla ,apunta , da un respiro profundo y luego aprieta el gatillo. La bala viaja a toda velocidad impactando en una de las patas de Bert, haciendole tropezar estrepitosamente y tirando de su lomo a todos sus compañeros.

James: Ughh….Ok, eso dolió….

Mia: Ouch….

Jean: Carajo…

Bert: ¡Gahh, mi rodilla!

Detrás de ellos, vienen corriendo nuevamente Jill y compañía. Esta va cargando con Cissy dormido, mientras Luperca carga a sus lobos y Gale vuelve a cargar su arma.

Jean: Oh, demonios. ¡Aquí vienen!

El muchacho recoge a Bert y lo lleva en su espalda, mientras que Mia lleva a James en contra de su voluntad en la suya y corren también.

Gale vuelve a disparar esta vez con dirección a Mia, pero Jean la empuja para evitar que sea herida, recibiendo el tiro en su lugar, el cual le roza un brazo.

Jean: ¡Gahh!

Mia: ¡Jean!

Jean: ¡No es nada! ¡Sigue corriendo!

Mia hace lo que su capitán le ordena mientras que Gale continua disparandoles.

Jean: ¡James, deshazte de ese sujeto ahora!

James toma su pistola y esta vez la carga con balas en lugar de dardos somníferos.

James: Si vas a disparar en serio, entonces yo me pondre serio también. ¡Alpha Shot

El cazador dispara hacía Gale, el cual mediante algún método desconocido logra esquivarla de una manera sumamente ágil, pero a James no parece molestarle en absoluto.

James: ¡Caiste!

Casi instantáneamente, James le dispara de nuevo. Gale se dispone a esquivar otra vez pero la bala explota en el aire, cubriendolo de una sustancia gelatinosa que deja sus manos pegadas a su arma, dejandolo incapaz de disparar.

Gale: ¡Maldición, que es esto!

Jill: No importa, tenemos que alcanzarlos pronto o vamos a perder contra estos tarados.

Jean: Ja. Intentalo, estupida libélula.

Ambos equipos continúan corriendo mientras se acercan cada vez más a la linea de llegada.

Capitulo 121: Y el ganador es...

Para intentar aprovecharse nuevamente y ganar ventaja, James continua intentando disparar a los miembros del equipo rival con su pistola, lo que pronto termina por hartar a Jill.

Jill: ¡Con un demonio! ¡¿Podrías dejar de disparar!?

James: ¡En tus sueños!

El hada distorsionada decide tomar cartas en el asunto y acabar ella misma con los disparos, por lo que toma a Cissy inconsciente de sus hombros y luego lo lanza hacía arriba y adelante a una altura bastante excesiva, para sorpresa del tirador y el resto de sus compañeros.

Mia: ¿¡Acaba de…!?

Bert: ¿¡…lanzar a su compañero!?

Acto seguido, la pelimorada da un salto para asestarle una patada a James, acertando justo en su mano y mandando su pistola a volar totalmente hecha pedazos.

James: ¡Maldición, mi pistola!

Luego, Jill aumenta su velocidad de carrera y atrapa a Cissy en el aire antes de que caiga, para luego volverlo a poner sobre sus hombros, dejando a sus rivales bastante sorprendidos por la maniobra.

Mia y Bert: Wow…

Luperca y Gale aumentan el paso tambien, alcanzando a su capitana en pocos segundos. Con sus tiradores inhabilitados, sus pesos pesados incapacitados y el resto de teniendo que cargar heridos, ambos equipos han quedado en condiciones iguales que al principio, nuevamente con el equipo de Jill llevando una ligera ventaja y estando ya a escasa distancia de la meta en el muelle del Devil Horse.

Bert: ¡Maldición! ¡¿Ahora que?!

Mia: ¡Jean, transformate en tu forma híbrida o algo!

Jean: ¡No serviría de nada! ¡Si vuelo me descalificaran y no sé si lo has notado pero las aves son pésimas corriendo!

Mia: Duh…cierto…

James: ¡¿no tienen un plan?!

Jean: ¡Espera! ¡Estoy pensando!

James: ¡Pues piensa más rápido!

El joven analiza la situación y se le viene a la mente una idea desesperada.

Jean: ¡Creo que lo tengo! ¿Bert, aun puedes tomar tu forma híbrida?

Bert: Creo que si…

Mia: ¡Miren! ¡La meta!

Jean: Muy bien, chicos escuchen. Esta es nuestra última oportunidad.

Desde el Devil Horse, Angélique, Charlotte y Rickman observan al horizonte con sus catalejos y logran ver a sus compañeros corriendo tan rápido como se lo permiten sus piernas.

Rickman: ¡Ahí vienen

Charlotte: ¡WOOOOHHH! ¡Los nuestros van ganando!

Los otros Piratas de la Libélula se regocijan mientras los miembros restantes de los del Ave Azul muestran rostros de preocupación.

Angélique: Vamos, chicos…

A escasos metros de la meta, el equipo de Jill ya esta cantando victoria.

Jill: ¡Ahí esta la meta, señores!

Gale: Excelente…

Luperca: ¡Wooohhh!

Cissy: Zzzzzzzzzz….

Jean: ¡Ahora Bert!

El Bert se transforma sobre la espalda de Jean, y luego este lo arroja con increible fuerza y velocidad hacia Jill y compañía con la intención de derribarlos haciendo uso de su gran tamaño.

Jean y Bert: ¡Hog Kanonenkugel!

Sin embargo, Gale es capaz de “sentir” de alguna forma el ataque y alerta a sus compañeros.

Gale: ¡Abajo!

Sin pensarlo, Jill y compañía se tiran al suelo evitando por completo al hombre jabalí, el cual acaba por estrellarse en un pequeño barco atrancado al muelle.

Jean: ¡No!

Jean y compañía se apresuran a recoger a Bert, pero ya es tarde. Jill y compañía  se han levantado de nuevo y han cruzado la meta, ganando de este modo la carrera. Al verse derrotados, el peliazul y sus compañeros simplemente caminan con decepción hasta reunirse con el otro equipo y el resto de su tripulación.

Jean: Maldición…

Jill: Lo siento, hermanito. Tal vez para la próxima, jajajaja.

Sin embargo, la celebración se ve interrumpida por un sonido atronador. Súbitamente, una bala de cañón aterriza en el muelle, casi haciendo volar en pedazos a todos los presentes de no ser porque no los golpeo directamente.

Jill: ¡¿Pero que put.. sucede?!

La bala proviene de un buque de la Marine, a bordo del cual todos los presentes apuntan con rifles.

Marine: ¡Rindanse ahora!

Capitulo 122: Se acabo el tiempo

Los Piratas se levantan tras la explosión e inmediatamente toman posiciones de ataque. Los marines mantienen sus armas en alto a la vez que su oficial al mando aparece en cubierta. Un hombre de mediana edad, con el cabello cano, lentes, varios relojes en su atavio y una capa con la palabra justicia en ella.

Oficial: Al fin te dejas encontrar, Hada Distorsionada. Esta vez parece que estoy a tiempo para hacerte pagar por tus crimenes.

  • Comodoro de la Marina: Ácrono “El Relojero”

Jean: ¿Un viejo amigo tuyo, Jill?

Jill: Más o menos. ¡Ácrono! ¡Qué sorpresa! ¿No me digas que sigues enojado conmigo por hundir tu flota?

Ácrono: Enojado sería un calificativo muy poco adecuado. Considero que furibundo es una palabra más acorde.

Jill: Por favor. Sólo hundí dos buques, no es la gran cosa.

Ácrono: Si, pero eran dos buques con hombres que estaban bajo mi mando. Así que me corresponde a mi llevarte ante la justicia. ¡Ataquen!

Tras recibir la señal, los hombres del comodoro. Se lanzan al ataque sobre los piratas, por lo que tanto Jean como Jill se apresuran a tomar sus formas híbridas y ordenan a sus tripulaciones.

Jill: ¡Gale! ¡Rickman! ¡Vayan al Devil Horse y disparen los cañones!

Gale y Rickman: ¡Si, jefa!

Jean: ¡Chicos, acaben con los francotiradores ahora!

Piratas del Ave Azul: ¡Siiiiii!

Ambas tripulaciones se lanzan al ataque salvo Cissy que continua sedado. Las primeras en avanzar son Mia y Luperca.

Mia: ¡Zui Quang: Estilo de la Flauta Larga!

LA bebedora golpea erráticamente a los Marines, mientras que Luperca usa su látigo para arrebatar las armas de sus enemigos y arrojarlas lejos.

Luperca: ¡Whip Prey!

Uno de estos mosquetes es tomado por James, el cual aún intenta mantenerse en pie con su pierna herida. Este cambia la munición corriente del arma por la de su propia fabricación y se dispone a disparar.

James: Supongo que esto servirá. ¡Alpha Shot!

Mientras tanto, Charlotte y Katrina se encuentran peleando por su lado, con Katrina replicándose tanto como puede  para acabar con su cuchillo y Charlotte pateando todo lo que ve con sus botas claveteadas.

Katrina: ¡Replicant Twelve! ¡Slash!

Charlotte: ¡Tip  Toe Tap!

Por su parte, tato Jean como Jill y han usado sus alas para subir al buque de Ácrono y causan tanto daño como les es posible.

Jean: ¡Ara Frein Fall!

El hombre pájaro toma tantos marines puede con sus patas inferiores y luego vuela lejos del barco para dejarlos caer en el agua. Mientras que la mujer libélula usa su enorme fuerza para golpear a varios hombres usando sus seis extremidades a la vez.

Jill: ¡Diable Dragon- Feu d’artifice!

Con muchos de sus hombres caídos, Ácrono pronto queda al alcance de Jill, la cual lo observa con una sonrisa un tanto cargada de sadismo.

Jill: ¿No dijiste qué me llevarías ante la justicia? ¿Qué esperas?

Pero este no le responde, por lo que Jill decide tomar la iniciativa y atacarlo primero.

Jill: ¡Diable Facade!

Ácrono: Soru.

La mujer insecto embate con una patada frontal pero el comodoro desaparece de su vista para su sorpresa y aparece en otra parte.

Ácrono: Preguntaste que estaba esperando, ¿no? Pues espero por el momento correcto. ¡Fuego!

El oficial da la orden a un marine con un extraño cañón el cual apunta a Jean y dispara. Jean escucha el disparo pero solo alcanza a voltear su vista para ver un proyectil similar a una red acercándose a él.

Jill: ¡JEAN, CUIDADO!

Usando su velocidad de vuelo superior, Jill logra empujar a su hermano recibiendo el disparo de la red en su lugar. Al chocar contra ella, la red se enreda en su cuerpo, drenando toda su energía y volviéndola humana.

Jill: ¿K…kairoseki?

Al ya no tener sus alas, la pelimorada cae en picada al mar, hundiéndose en el acto para el pánico de su hermano y sus camaradas.

Jean: ¡JILL!

Piratas de la Libélula: ¡JEFA!

Ácrono: Tu tiempo se acabó, hada distorsionada.

Capitulo 123: En este segundo

Charlotte intenta arrojarse al agua para salvar a su capitana pero varios marines le cortan el paso.

Charlotte: ¡Maldición! ¡JEFA!

Al ser un usuario, Jean es incapaz de ayudar a su hermana, por lo que decide dejar su rescate en manos de sus compañeros.

Jean: ¡Chicos! ¡Ayuden a Jill! ¡AHORA!

Angélique: ¡Estoy en eso!

La pelirroja rápidamente se quita de encima a los hombres con los que pelea a base de patadas rápidas y de un salto entra como flecha en el agua. Con Angélique bajo las olas, Jean enfoca su atención en Ácrono, el cual lo mira con una mezcla de intriga y satisfacción.

Jean: ¿Qué estas mirando?

Ácrono: Mmmhh, tu rostro me parece vagamente conocido.

El hombre saca varios carteles de recompensa de su saco y los hojea velozmente hasta encontrar el de Jean. Se le queda mirando un momento y luego compara la imagen del cartel con la del muchacho que tiene enfrente.

Ácrono: “Pluma Azul Dorada” ¿Me equivoco?

Jean: ¿Y eso que importa?

Ácrono: Aquí dice que ofrecen 34 millones por tu cabeza. Tsk...Poco relevante.

Jean: Grr…

Ácrono: Pero bueno. Un criminal es un criminal, asi que ya que estas aquí, acabaré contigo también.

Jean:  Ni lo creas. ¡Ara Schlitz!

El muchacho vuela hacía el e intenta darle un zarpazo pero este se mueve nuevamente a una velocidad prodigiosa gracias a su Soru y lo esquiva.

Jean: Otra vez esa técnica…es igual a la que usaba Gareth…

Ácrono: Asi que ya has visto el Soru en el pasado. ¿y que tal el Rankyaku?

El Oficial patea el aire y varias ondacortantes salen de su pierna. Jean logra ver la amenaza tiempo y las esquiva, cortando estas la baranda del barco de Ácrono en su lugar.

Ácrono: Parece ser que eres lo suficientemente veloz para esquivar mi Rankyaku. Interesante.

Jean: No es lo único que puedo hacer. ¡Ara Flug!

El peliazul sale volando hasta ganar una altura considerable y luego cae directo hacía Ácrono con el  pico de frente.

Jean: ¡Ara Speer!

Ácrono: Como si fuera a perder ante un ataque tan tonto. ¡Tekkai!

El marine tensa su cuerpo para recibir el ataque, sin embargo, este es más fuerte de lo que había considerado y logra romper su Tekkai, enviandolo varios metros hacía atrás y haciendole escupir un poco de sangre. Acto seguido, Jean se dispone a golpearlo nuevamente con su Ara Schlitz, pero el comodoro logra esquivarlo con su Soru. Jean se queda suspendido en el aire con el constante batir de sus alas, mientras que Ácrono se limpia la sangre de su boca con el dorso de la mano un tanto sorprendido.

Jean: ¿Que te pareció mi tonto ataque? ¡Puedo enseñártelo de nuevo!

Jean vuela para repetir su ataque anterior pero el oficial inesperadamente lo sigue dando patadas en el aire.

Ácrono: Geppou

Jean: ¡…!

Ácrono: Si crees que soy tan imbécil como para caer en esa trampa te equivocas ¡Shigan!

El oficial se prepara para usar su dedo indice para perforar el torso de Jean, el cual sólo logra esquivarlo lo suficiente como para que este le de en un costado, lo que le causa bastante dolor. Sin embargo, este logra sobreponerse rápidamente y da un giro veloz para patear al marine.

Jean: ¡Ughhh! ¡Ara Fubtritt!

Ácrono es incapaz de evitar la patada y esta lo manda disparado a su barco, atravesando la cubierta exterior y dejando un enorme agujero en la madera astillada. Jean aterriza segundos después, abandona su forma híbrida y observa con interés el hoyo que ha provocado y  del cual  sale lentamente el oficial, visiblemente herido y molesto.

Ácrono: ¡Te he subestimado pero no pienso permitir que sigas saliendote con la tuya, Pluma Azul Dorada! ¡Tu vida de criminal terminará en este segundo!

Jean: Quiero ver que lo intentes. Apuesto a que primero acabo contigo.

Ambos se preparan para lanzar un golpe final contra su enemigo, Jean se transforma nuevamente en su forma híbrida mientras que Ácrono adopta una posición de combate, acto seguido ambos se propulsan hacía arriba usando sus alas y su geppo respectivamente para luego lanzar su ataque definitivo.

Ácrono: ¡Gekko Jushigan!

Jean: ¡Doppel Ara Schlitz!

Ambos ataques impactan al contrario con fuerza. Jean y Ácrono aterrizan inmediatamente después y se quedan de pie un momento dandose la espalda hasta que finalmente Ácrono se desploma mientras que Jean se queda jadeando de cansancio y dolor.

Jean:Uff…pufff…ja... Te lo dije….

Capitulo 124: Se lo han ganado

Minutos  antes…

En el muelle, tanto los Piratas del Ave Azul como los de la Libélula se encargan de los marines restantes que se encuentran en el lugar. Gale y Rickman disparan los cañones del Devil Horse, mientras que Bert se lleva a Cissy aun dormido fuera del lugar para evitar que sea alcanzado por la explosión.

Gale: ¡Fuego!

Rickman: ¡Fuego!

Los disparos hacen saltar por los aires a varios marines, mientras que Cobbler y Morgan se deshacen del resto de ellos, ella soplando tan fuerte a través de su trompeta que la onda de sonido los hace caer al agua y él golpeándolos en los pies con un bo para hacer que caigan de cara.

Morgan: ¡Metal Wind- Brass Black!

Cobbler: ¡Sole Slam!

Habiendo acabado con casi todos los enemigos, los piratas empiezan a preocuparse por Jill y Angélique, ya que ninguna ha salido del agua aun, así que observan la superficie en busca de cualquier movimiento.

Bert: ¡¿Alguno las ve!?

Morgan: ¡Ahí!

En ese preciso momento, Angélique sale del agua con Jill agarrada de su espalda. Esta última tose ruidosamente y luego se apresura a jalar aire.

Charlotte: ¡JEFA! ¡Tiptoe Tap!

La chica gótica se deshace del último de sus enemigos perforándole con los clavos de sus botas y se apresura a ayudar a su capitana a salir del agua.

Charlotte: ¡Jefa! ¡¿Estás bien?!

Jill: *cof  cof* si….estoy bien *cof cof*

La capitana pirata se incorpora y vuelve su vista hacía Angélique, la cual está saliendo del agua.

Jill: Gracias por sacarme de ahí. No cualquier idiota se arriesgaría de esa manera.

Angélique: … ¿ahm?... ¿de nada?

Jill: ¡Y ahora a acabar con ese imbécil de Ácrono!

Cobbler: No creo que eso sea necesario…

El hombre señala con su garfio a Jean, el cual se alza victorioso sobre Ácrono y al ver que su hermana está bien le lanza una sonrisa. Jill lo observa con sorpresa, y luego ordena a sus hombres.

Jill: Bien. Si ya acabamos con todos estos idiotas, salgamos de aquí rápido. Podrían traer refuerzos.

Todos: Ok.

Los piratas se apresuran a subir al barco y este navega alrededor de la isla hasta llegar a la playa de la cabaña en donde esta atrancado el Ocean Spirit. Una vez ahí, Cobbler se apresura a tratar las heridas de todos causadas por la carrera y la batalla, particularmente las de Jean, las cuales son las más severas.

Jean: ¡Oye! ¡Eso dolió!

Cobbler: Apenas y te toque. No seas llorón.

Charlotte: No entiendo cómo llegaron tan lejos sin un médico.

Angélique: Solíamos tener uno…

Morgan: Vaya… lamento oír eso, jovencita…

Katrina: Oh no, no es eso. Él está bien, sólo tomo otro camino.

Morgan: Oh, bueno…me alegro.

Cissy: (bostezando) ¿de qué me perdí?

Gale: No puedo creer que apenas despertaras, tarado.

Cissy: ¡Kyahhh! ¡No me llames así!

La mayoría continua charlando y bromeando excepto Jill, la cual está muy pensativa. Jean y Luperca se dan cuenta y no tardan en hacérselo notar.

Jean: ¿Jill?

Luperca: ¿Estas bien, jefa?

Jill: ¿ahh? …oh si, si no es nada. Sólo estaba meditando.

Jean: ¿Meditando? ¿Sobre qué?

Jill: Tú y tu tripulación son fuertes, Jean. Ya lo sospechaba y con lo que paso con Ácrono lo he confirmado por completo, así que…

Jean: ¿Así que?

Jill: Así que decidí que definitivamente te mereces ir a la isla del cielo.

Jean: Espera, eso significa que…

Jill: Je. Exacto. ¡Rickman! ¡Prepara tu invento para mi hermano y sus amigos! ¡Se lo han ganado!

Capitulo 125: Acuerdo de hermanos

Un rato más tarde…

Los Piratas de la Libélula han sacado el S.A.C. del Devil Horse y han trasladado la mole metálica hasta la cubierta del Ocean Spirit. Rickman se encuentra arreglando detalles de la extraña maquina, mientras que Cissy ayuda a Bert a reforzar los aparejos del barco.

Bert: Repiteme porque hay reforzar los aparejos.

Rickman: Ya te lo dije. El S.A.C. producirá una fuerza excesiva cuando se active . Si no los reforzamos su nave podría destrozarse durante el viaje y no creo que eso sea muy divertido si están varios miles de metros de altura.

Cissy: No te preocupes, sweetie. Yo te ayudaré con eso.Mijiji

El okama le guiña un ojo a Bert, el cual no sabe si sentirse más incomodo por lo aterrador del viaje o porque Cissy le esta coqueteando. Los piratas continúan trabajando hasta que cercana la media noche,  los preparativos están finalmente terminados.

Jean: Muy bien, chicos. ¿Estan listos para ir a la isla del cielo?

Piratas del Ave Azul: ¡SIIIIIIII!

Jill: No tan rápido.

Jean: ¡Ugh..! ¡¿Ahora qué?!

Big Bird: ¡¿Ahora qué?! ¡¿Ahora qué?!

El joven capitán se vuelve hacía a su hermana un tanto molesto, pero su cara cambia cuando esta levanta su brazo con una botella de sake y un par de tarros.

Jill: Puedes irte en la mañana ¿¡qué tal si ahora celebras un poco conmigo, pequeña sabandija?!

La pelimorada le lanza uno de los tarros a Jean y este lo atrapa en el aire con una sonrisa de satisfacción. No pasan ni diez minutos y todos los piratas ya están bebiendo, comiendo y compartiendo historias. Morgan y Katrina amenizan el ambiente con su música, Gale y James charlan tranquilamente, Mia le ofrece un trago de su reserva personal a Luperca mientras que esta le agradece el gesto con una una probada de su “pipa de la paz”. El resto anima a sus respectivos capitanes en una competencia de ver quien se acaba su tarro más rápido y Romulus y Remus aúllan a la par de los gritos de emoción.

Todos: ¡FONDO! ¡FONDO! ¡FONDO! ¡FONDO!

Un par de horas más tarde, casi todo el mundo ha caído rendido por el cansancio o el alcohol, salvo por Jill y Angélique, las cuales conversan tranquilamente mientras comparten un último tarro de sake.

Jill: Entonces tú fuiste laprimera camarada de Jean, ¿eh? Gracias por cuidar de mi idiota hermano menor.

Angélique: No es nada. Todos cuidamos de todos...Por cierto, ¿puedo hacerte una pregunta?

Jill: Claro. ¿Cuál es tu pregunta?

Angélique: Pues. Si tú y Jean son hermanos… ¿Por qué tienen diferentes apellidos?

Jill: Vaya…pues eso es algo bastante personal. Pero dado que tú me salvaste el trasero hace unas horas y que eres camarada de Jean, creo que te lo diré. Yo llevo el apellido de mi madre.

Angélique: ¿Por qué? ¿Tus padres se separaron?

Jill: Es bastante más complicado que eso. Fue un acuerdo de hermanos.

Angélique: ¿Acuerdo de hermanos?

Jill: Seh…

La pelimorada deja su actitud jovial y empieza a hablar más despacio y más lúgubre.

Jill:…acordamos que por protección, sería mejor que nuestros apellidos fueran diferentes. De esta forma, si algo sucedía, la gente no nos relacionaría uno con el otro, ni relacionarían a nuestros padres directamente con nuestras acciones.

Angélique: Oh….Entiendo…

Jill: El ser piratas nos atrae muchos enemigos. Nuestra familia sabe eso mejor que nadie.

La chica se toca la cara muy despacio y recorre la enorme cicatriz que traspasa su cara.

Jill: Esta es nuestra manera de mantenernos a salvo.

Mientras tanto….

Ácrono se encuentra en su barco cubierto de vendas y pidiendo desesperadamente refuerzos mediante una llamada de emergencia.

Ácrono: ¡Aquí el comodoro Ácrono! ¡Solicito refuerzos a cualquier unidad de la Marine en las cercanías! ¡Todos mis hombres fueron derrotados por los Piratas del Ave Azul y los Piratas de la Líbelula! ¡Repito! ¡Solicito refuerzos!

Y milagrosamente para Ácrono, su llamada es respondida.

Isabel: ¡Aquí la capitana Anfititre! ¡Vamos en camino!

La capitana cuelga y sale de su camarote, hacía la cubierta de su barco, donde se dirige a Mayhem.

Mayhem: ¡Señora!

Isabel: ¡Preparé a los hombres, Teniente! ¡Los encontramos!

Mayhem: ¡De inmediato, señora!

Capitulo 126:¿Que significan las siglas?

A la mañana siguiente, los Piratas del Ave Azul están listos para salir hacía la Isla del Cielo, por lo que Rickman de unas indicaciones finales a Bert y Angélique sobre el funcionamiento del S.A.C.

Rickman: Y si siguen todas mis indicaciones, tienen  95% de probabilidades de llegar allá arriba sin volar en mil pedazos.

Angélique: Ok.

Bert: Entendido.

Finalmente, Jean se despide de su hermana y el resto de sus camaradas  hace lo mismo con sus nuevos amigos.

Jill: Adiós, niño pájaro. Buena suerte allá arriba.

Jean: Adios, niña insecto. No dejes que otro marine loco te tire al mar en una red de kairoseki.

Jill: Genial, ahora no me dejaras olvidarlo, ¿verdad?

Jean: Je. Nop.

Los dos hermanos se dan un fuerte abrazo y proceden a ir a sus respectivas naves, mientras que el resto de sus compañeros los siguen.  Acto seguido, tanto el Ocean Spirit como el Devil Horse zarpan y se alejan lentamente de la orilla en direcciones opuestas.

Katrina: Vaya, fue interesante conocerlos.

Big Bird: interesante, interesante, ahh.

Jean: Los veremos de nuevo, eso es seguro, pero ahora pasemos a otros asuntos. ¿Estan listos para subir al cielo?

Todos: ¡SIIIIIIIIIIIII!

Jean: ¡Entonces vamos al cielo! ¡ Angélique, Bert! ¡Activen esa cosa!

Angélique y Bert: ¡Ahora mismo!

Pero su entusiasmo  se ve interrumpido por una subita explosión que deja en llamas parte de la popa del Ocean Spirit.

Katrina: ¿¡Qué sucede?!

James: ¡¿Pero que diablos?!

La explosión proviene de la bala de un cañon de un buque de la marina, el cual se les acerca velozmente con el viento a su favor.

Bert: ¡La Marina!

Jean: ¡¿Qué ese tal Ácrono no entiende?!

Angélique saca su catalejo para ver mejor y tras una observación rápida, se lo pasa a su capitán.

Angélique: No creo que sea Ácrono esta vez….

El peliazul se apresura a observar a traves del aparato, pudiendo ver a una mujer de cabellos purpuras dirigiendo su buque con mirada severa. Jean logra reconocerla de antes y se apresura a informar a sus compañeros.

Jean: ¡Espera un segundo! ¡Es la marine de la base de Marshmallow!

Mia: ¡¿QUÉ!? ¡Dejame ver!

La bebedora arrebata el catalejo de manos de Jean, y procede a observar, tras lo cual su mirada se torna sombría.

Mia:(casi susurrando) Isabel…… ¿Qué demonios hace aqui?

Jean: Da igual. Apaguen ese incendio y apresurense a activar esa cosa.

Todos: ¡A la orden!

Sin embargo, el buque rápidamente se acerca. Dejando al Ocean Spirit a merced de los tiros de sus cañones.

Bert: ¡Nos esta alcanzando!

Isabel: Por fin los tenemos. ¡Fuego!

Marines: ¡Ya escucharon a la capitana! ¡Fuego!

Los marines disparan los cañones cuyas balas salen directas hacía el Ocean Spirit, sin embargo estas son desviadas repentinamente por Jill en su forma híbrida, golpeándolas con sus múltiples extremidades y redirigiendolas de vuelta al buque de la marine, el cual se detiene debido a las explosiones.

Marines: ¡Cuidado!

El Hada Distorsionada lanza una última sonrisa a su hermano antes de volver volando a su nave.

Jill: ¡Un regalo de despedida! ¡Ahora vete!

Jean: ¡Activalo ya, Angélique!

Angélique: ¡Ya voy!

La pelirroja jala la manija de la enorme maquina y el S.A.C comienza a hacer ruidos extraños. Mientras tanto, el resto de Piratas de la Libélula observa la escena desde la cubierta del Devil Horse.

Charlotte: ¿Crees que lo logren?

Rickman: Sehh. Son fuertes, y mientras sigan las indicaciones que les di, estarán bien.

Charlotte: Por cierto, Rickman. Quería preguntarte ¿qué significan las siglas de la maquina?

Rickman: ¿Qué? ¿te refieres a S.A.C? Es algo muy sencillo en realidad.

En ese instante se puede apreciar como miles de globos de helio de gran tamaño salen de la extraña maquina a tal velocidad que el Ocean Spirit no tarda en salir disparado hacía el cielo.

Piratas del Ave Azul: ¡AHHHHHHHHHHH!

Rickman: Son siglas para Subete, Agarrate y Callate.

Charlotte: Mmm.. suena acertado, jejejejeje.
TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.