FANDOM


Arco de Smokey Mountain
Smokey Mountain
Información
Número de capítulos 28( Capítulos 188 a 215)
Fecha de creación 28/07/17
Fecha de finalización 02/09/17
Anterior Arco de los Ángeles
Posterior Arco de Cool Land
Creador Darkarchangel

El Arco de Smokey Mountain es el undécimo arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el tercero y último de la Saga del Cielo y el Infierno.

Antecendentes

Luego de llegar al Mar del Cielo, los Piratas del Ave Azul se ven envueltos en un intento de Golpe de Estado orquestado por un grupo criminal en el Principado de Caelia, los cuales intentan inculparlos también. Después de muchas escaramuzas, los Piratas logran salvar al Príncipe pero caen por el limite del Cielo...

Capitulo 188: ...duele más la caída

El Ocean Spirit se precipita a toda velocidad hacía el Mar Azul. Los miles de metros de caida libre causan que los piratas tengan que sostenerse con todas sus fuerzas para evitar salir disparados fuera del barco mientras que el pánico se apodera de ellos. Jean, Angélique, y Katrina se aferran a la baranda, Bert se agarra del mando del timón, Mia y Big Bird de las cuerdas de un aparejo y James se aferra con un brazo de la puerta de la cabina y sostiene a una inconsciente Cherubiel con el otro.

Mia: ¡VAMOSAMORIR! ¡VAMOSAMORIR! ¡VAMOSAMORIR!

Big Bird: ¡MORIR! ¡MORIR!

James: ¡¿JEAN, QUÉ HACEMOS?!

Jean: ¡NO TENGO IDEA!

James: ¡¿CÓMO QUE NO TIENES IDEA?!

Jean: ¡ESTAMOS CAYENDO DE MILES DE METROS DE ALTURA HACIA NUESTRA MUERTE SEGURA ASÍ QUE PERDÓN SI NO PUEDO PENSAR EN ALGO!

Bert: ¡Yo si tengo una idea!

El veterano pirata se mueve dificultosamente hasta el mástil principal, en el cual, hay una extraña palanca.

Bert: (Espero que esto funcione...) ¡Sostenganse!

El carpintero jala la palanca y, súbitamente salen paracaídas de varias partes del Ocean Spirit, frenando su caída lo suficiente como para bajar con seguridad.

Mia: ¡SIIIIIIII! Estamos vivos, jajaja.

Big Bird: ¡Vivos! ¡Vivos!

Katrina: Pero, ¿qué ha sido eso, Bert?

Bert: Un sistema de paracaídas de emergencia. Ese tipo loco de la tripulación de tu hermana lo instalo por si acaso el SAC fallaba. Lo malo es que sólo se puede usar una vez.

Jean: Pues recuerdame agradecerle cuando lo vuelva a ver. Parece que ahora estamos a salvo.

Sin embargo, Jean habla muy pronto pues repentinamente algo en llamas golpea al Ocean Spirit desde abajo, causándole un agujero en el casco.

Mia: ¡Por favor! ¡¿Ahora qué?!

Los Piratas voltean hacía abajo y ven un volcán lanzando material ígneo justo hacia donde están ellos.

Mia: ¡Un jodido volcán! ¡Claro! ¡¿Por qué no?!

Los piratas nada pueden hacer para evitar otro de los proyectiles de lava del volcán, el cual impacta con el casco con tanta fuerza que saca despedidos afuera de la cubierta a Jean, el cual sigue incapaz de volar por sus heridas, y a su primer oficial también.

Bert: ¡¡JEAN!! ¡¡ANGÉLIQUE!!

Katrina: ¡Replicant Forty! ¡Monkey Chain!

La joven músico genera dos veintenas de clones que se entrelazan por los brazos como si fueran cadenas, para luego agarrarse a la baranda y saltar del barco para salvar a sus compañeros.

Katrina: ¡Tomen a mis clones de la mano!

Angélique logra tomar a la replica su compañera por el brazo, pero cuando Jean esta por hacer lo mismo, otro proyectil de lava, golpea al clon que lo sostenía, destruyendolo y por ende soltando a Jean, el cual cae a toda velocidad.

Katrina: ¡NOO!

Angélique: ¡¡Jean!!

Jean: ¡AHHHHHHHHH!

Capitulo 189: Todo lo que sube tiene que bajar

Minutos antes...

En el mar, no muy lejos de ahí, va navegando un buque de la Marine al bordo del cual van nada más y nada menos que la Capitana Isabel Anfitrite y el Teniente Mayhem. Estos siguen en su cacería de los del Ave Azul por lo que han ordenado a sus hombres mantener la vista fija en el horizonte en caso de que aparezcan, aunque algunos de estos se muestran escépticos sobre hallarlos.

Marine 1: No se porque seguimos buscando. ¿Cómo podríamos hallar un barco que simplemente se fue volando?

Marine 2: Tienes razón, no tiene punto. Pero supongo que el orgullo de la capitana no le deja admitir su derrota...

Isabel: ...Ehem...

Marines: ¡..Ca..Capitana Anfitrite!

Isabel: No desesperen, señores. Todo lo que sube tiene que bajar, incluso ese barco. Y cuando lo haga, lo encontraremos y capturaremos en el nombre de la Justicia.

Y cual boca de profeta, en ese momento se da la alarma desde la cubierta de proa.

Marine: ¡Señora! El teniente Mayhem ha avistado algo.

La Capitana sigue a su subordinado hasta donde esta Mayhem, el cual observa a un punto del cielo en específico, y al ver que llega Isabel, procede a pasarle el catalejo para que también lo vea.

Mayhem: Esta allá, capitana. Por encima de aquella isla volcánica...

La mujer enfoca en el punto que Mayhem indica, en el cual se puede apreciar un navio que va cayendo. Al ver la Jolly Roger en este, su mirada se enciende...

Isabel: Son ellos...

La mujer deja el catalejo y se dirige a unos de sus hombres.

Isabel: Sargento, ¿Qué detalles puede darme sobre aquella isla?

Sargento: Es una isla de otoño llamada Smokey Mountain, señora. No tiene poblaciones registradas pero si se ha identificado una gran variedad de bestias peligrosas habitando el lugar incluyendo Reyes Marinos. Aunque con el recubrimiento de kairoseki estos no deberían representar ningún problema.

Isabel: Excelente... ¡Fijen el curso hacía Smokey Mountain y preparense! Nuestro objetivo ha vuelto a aparecer...

Marines: ¡Si, señora!

Los hombres toman posiciones mientras que la oficial y su segundo al mando se quedan observando a la isla humeante con ojos severos.

Isabel: Esta vez no escaparán...

Al mismo tiempo...

Katrina y compañía ven con horror como Jean se le escapa de las manos y cae sin que puedan hacer nada, mientras que este intenta desesperadamente transformarse en alguna de sus otras formas para intentar volar.

Jean: ¡Vamos, maldición! ¡Transformate! ¡¡TRANSFORMATE!!

Pero el dolor, el cansancio, el pánico y las rocas volcánicas que siguen disparándose no le dejan concentrarse, mientras se acerca peligrosa y velozmente al suelo.

Jean: ¡Aggh! ¡No... no pienso... MORIR AQUÍ!

Estando ya a solo unas decenas de metros del suelo, Jean logra transformarse en su forma animal y logra detener su caida en parte , pero la velocidad a la que va le impide regular su aterrizaje apropiadamente.

Jean: ¡....!

El hombre Ave acaba chocando con las copas de varios arboles, rompiendo sus ramas mientras sigue cayendo para finalmente estrellarse en el suelo. Quedando inconsciente por los todos los nuevos golpes añadidos a sus heridas previas, Jean se retorna de su forma animal a su forma humana ante la sorprendida mirada de una extraña criatura que ha observado toda la escena.

Capitulo 190: Dos grupos...

Minutos más tarde...

El Ocean Spirit finalmente aterriza en la isla, justo en una llanura cercana a un río. Pero a pesar de al fin estar a salvo en tierra, el ´pánico sigue presente en los piiratas debido a lo sucedido con Jean.

Katrina: ...Simplemente... se me escapó de las manos... y yo... yo no pude hacer nada...

A la joven músico se le empiezan a saltar las lagrimas por lo que Angélique intenta consolarla.

Angélique: Tranquila, Katrina. Jean puede volar ¿recuerdas? De seguro que él esta bien.

Katrina: Pero *sniff* estaba muy lastimado *sniff*. ¿Qué tal si no pudo transformarse?

Angélique: Te aseguro que eso no sucedió.

Pero a pesar de sus propias palabras, la navegante no puede evitar sentirse preocupada por Jean, al igual que el resto de sus compañeros.

Katrina: ¿Qué hacemos entonces?

Mia: ¿Qué no es evidente? Buscar a Jean y salir de esta isla antes de que a ese maldito volcán se le ocurra explotar o algo.

Bert: Estoy de acuerdo. Pero por desgracia tenemos otro problema. El Ocean Spirit esta muy dañado y para colmo, también esta fuera del agua. Aunque encontremos a Jean, no podríamos irnos.

James: Además, también tenemos con nosotros a esa chica y esta muy malherida. Necesita atención médica urgente y no creo que moverla sea buena idea. Aunque vayamos a buscar a Jean, alguien tendría que quedarse aquí a cuidarla.

Bert: Angélique, tu eres la Primer Oficial. ¿Qué hacemos?

La oficial cierra sus ojos y pone su mano en su barbilla mientras medita la situación por un momento.

Angélique: Bien, nos dividiremos en dos grupos. El primero se encargara de reparar el barco y cuidar a la chica. El segundo se encargara de buscar a Jean y con suerte, tal vez también a un médico. Bert, te dejo a cargo del primer grupo.

Bert: Me lo suponía. Y me imagino que tu te encargarás del segundo ¿no?

Angélique: Así es. Una vez que encontremos a Jean, sera más fácil volver a este lugar usando mis habilidades de navegación.

Katrina: Déjame ir contigo. No me sentiré en paz hasta ver que Jean esta a salvo.

Big Bird: ¡Yo también! ¡Yo también!

Angélique: Muy Bien. En ese caso, Mia y James se quedarán con Bert.

Mia: Entendido.

James: De todos modos pensaba quedarme. Había dicho que le echaría un ojo a esa chica.

Y de este modo, el grupo de Bert se queda en el Ocean Spirit mientras que el de Angélique se interna en la misteriosa isla en busca de su capitán.

Capitulo 191: De pesadilla

????: Llévate a tu hermano, cariño. Busca a tu padre.

Una hermosa mujer es la que dice esto a una niña pequeña y llorosa, mientras le entrega en brazos a un bebe de cabellos azules. El cuarto en el que están esta lleno de humo y alguien parece querer irrumpir desde afuera.

Niña: (llorando) Pero...

Mujer: Yo los alcanzaré en cuanto acabe con esto. Ahora váyanse, cielo

La niña hace lo que la mujer le dice y se va corriendo del cuarto junto al bebe por otra puerta estando llena de terror. Intenta voltear hacía atrás para ver a la mujer pero todo lo que ve son las llamas que ya están consumiendo el lugar.

Niña: ¡¡¡MAAAMIIIII!!!


Jean: ¡¡¡GAAAAAHHH!!!

Jean se despierta en ese momento, completamente exaltado y sudando.

Jean: *suspiro* ...un sueño...solo fue un sueño...una pesadilla

Jean respira agitadamente mientras intenta calmarse a si mismo, hasta que siente un dolor punzante y creciente que se irradia a todo su cuerpo. Es en ese momento que se da cuenta de que un montón de vendas le cubren el torso en lugar de su chaleco y su camisa y que alguien le ha quitado las botas.

Jean: Ugh... ¿qué diablos...? ¿Cómo llegue aquí?

El chico voltea a su alrededor, viendo que esta en una especie de tienda de campaña de color negro con varios adornos colgados de ella que parecen estar hechos de huesos, dientes y plumas y que el mismo esta sobre un montón de hojas cubiertas con una manta a manera de cama rudimentaria.

Jean: ¿Donde estoy....? ¿Donde están todos?

El peliazul intenta llamar a sus amigos, pero ninguno de ellos le contesta y de afuera de su tienda se oyen gritos extraños y golpes de tambor, lo que hace que Jean comience a entrar en pánico.

Jean: ¡Chicos! ¡Quién sea!

El joven se levanta con mucha dificultad y se dispone a salir de la tienda. Afuera, puede ver que el cielo esta oscurecido por el humo y la ceniza del volcán y el ambiente enrojecido por las llamas de una gran hoguera alrededor hay personas, pero al darles un vistazo más detallado se da cuenta de que hay algo que no es normal en esas personas, lo que le hace sentir temor.

Jean: ¿¡Qué es esto...!?

Las personas que ve tienen la piel roja como la sangre, los ojos brillantes como ascuas y enormes cuernos saliendo de sus cabezas, como si se tratasen de demonios de pesadilla. Estas bailan y gritan al ritmo del sonido de tambores mientras se untan de las cenizas que caen del volcán. Uno de ellos da un paso al frente hacía la hoguera y alza su mano en la cual tiene un objeto sangrante y horrorosamente familiar para Jean.

Jean: (...¡un corazón!...)

El hombre con el corazón lo alza sobre si mismo y deja que la sangre caiga sobre su rostro para luego arrojarlo al fuego mientras el resto eleva aun más la fuerza de sus cantos. Jean, aterrado intenta correr, pero debido al dolor apenas y puede caminar.

Jean: ¡¡Tengo que salir de aquí!!

Sin embargo, cada vez que intenta irse, se encuentra de frente con más de esos seres de aspecto demoníaco, los cuales lo observan con grandes ojos y sonrisas, acrecentando aun más su miedo y pronto viéndose rodeado.

Jean: ¡¡No, aléjense de mi!!

Pero cuando esta al borde del pánico absoluto, alguien lo toma de los hombros. Jean esta a punto de gritar pero al voltearse se tranquiliza un poco al ver que se trata de una persona normal. Un muchacho de cabello rojizo bastante delgado y palido, con varias cicatrices y vendajes en su cuerpo pero sonrisa cálida.

????: Calmate, todo esta bien.

Jean respira agitado intentando relajarse hasta que siente una terrible punzada de dolor, la cual lo hace desmayarse de nuevo. El muchacho que lo sostiene tiene que hacer un esfuerzo para evitar que se caiga al suelo, mientras lo observa preocupado.

Capitulo 192: ¿Por qué no me dejaron morir?

Mientras tanto...

Isabel, Mayhem y sus hombres finalmente arriban a una playa en Smokey Mountain, en donde ordenan a sus hombres desembarcar.

Isabel: Quiero tres escuadrones armados y listos para búsqueda y captura. Dos irán al frente conmigo, el otro será guiado por el Teniente Mayhem para ir a la vanguardia.

Marines: ¡Si, señora!

Mayhem: Entendido

El resto se quedara en el barco. Lo quiero listo para irnos inmediatamente después de que regresemos con los criminales capturados.

Marines: ¡Si, señora!

Y ante la orden de su capitana, los hombres salen en busca de los Piratas del Ave Azul.

Al mismo tiempo...

Bert ha terminado de examinar el Ocean Spirit para hacer un recuento de daños, por lo que procede a informar al resto de su grupo.

Bert: Las reparaciones que hay que hacerle al Spirit son considerables. Hay dos enormes agujeros en el casco que tenemos que parchar, el timón esta quebrado y parte de la arboladura del mástil principal se esta resquebrajando por lo que hay que arreglar eso también. Eso sin contar que también hay que botarlo de vuelta al agua.

James: Eso suena mal.

Bert: Si, pero podría haber sido mucho peor. Si se hubiera roto la quilla, estaríamos jodidos. Pero como no es así podemos arreglarlo y luego hacer una grada para botarlo al río que tenemos a un lado para después llevarlo al mar. Suena bien ¿no, Spirit?.

El carpintero voltea a ver al mascarón de proa con una sonrisa como si el barco pudiera escuchar lo que acaba de decir.

Mia: Muy bien. ¿En que te ayudamos, Bert?

Bert: Pues... ¿Podrían ir a la bodega por madera mientras saco mis herramientas del taller?

Mia: Por supuesto.

James: Claro.

Bert: Bien.

Los piratas hacen lo que su compañero les dice y van a la bodega por madera, recogiendo cada quien una buena cantidad de tablas. A medio camino de regreso pasan por la enfermería, en la cual han dejado a Cherubiel inconsciente.

James: Ey, Mia. ¿Podrías llevar mi parte de la madera también?

Mia: Claro, pero... ¿Por qué no puedes llevarla tu? ¿Estas lastimado o algo?

James: No, no es eso. no te preocupes. Es sólo que quiero que quiero ver si la chica esta bien y eso. Prometí que la cuidaría.

Mia: Oh, ya veo. En ese caso esta bien.

El joven le pasa sus tablas a su compañera y procede a entrar a la enfermería.

James: Te alcanzo en un momento.

Cherubiel esta tendida en la cama con el torso cubierto de vendajes mal puestos mientras que sus ropas ensangrentadas yacen en el piso. Al acercarse, James nota que esta tiene la mandíbula apretada y el ceño fruncido, como si estuviera sufriendo en sueños.

James: ...sólo...resiste un poco más... la ayuda ya viene...

El chico se dispone a salir del lugar para volver con sus compañeros, pero al cruzar la puerta escucha un murmullo. Al darse vuelta, puede ver que la chica ha abierto los ojos y lo mira intensamente mientras intenta alzar la cabeza.

James: ¡Despertaste! ¡Que alivio! Nos habías dado un buen sus...

Cherubiel: ¿...por qué...?

James: ¿Eh?

Lagrimas brotan de los ojos de la joven alada ante la mirada confundida de James.

Cherubiel: ¿¡Por qué me salvaron?! ¿¡Por qué no me dejaron morir!?

Capitulo 193: Las Buenas Personas

Cherubiel: ¿¡Por qué me salvaron?! ¿¡Por qué me salvaron?!

James: ¿Por qué no habríamos de intentar salvarte?

Cherubiel: ¡Soy su enemiga! ¡Les hice daño! ¡Intente matarlos! ¡Intente matar al Príncipe! ¡ ¡Soy una mala persona!

La chica sigue llorando sin poder moverse siquiera, mientras que James la mira con tristeza.

Cherubiel: y además... ya no tengo razones para vivir...

James: Oye, oye, cálmate. Toda persona en este mundo tiene una razón para vivir...

Cherubiel: No... te equivocas... Mi madre era mi razón para vivir... y a ella la perdí hace mucho tiempo...Luego Seraphiel me hizo creer que mi razón para vivir era hacer pagar a aquellos que provocaron la muerte de mi madre...vivía para hacer un mundo que fuera mejor... un mundo en el que nadie tuviera que pasar el dolor por el que yo pase...pero luego resulto que todo eso era mentira...lo único que hice fue ayudar a un asesino a que consiguiera armas para lastimar a más inocentes...

James se queda en silencio mientras que la chica sigue hablando con voz trémula.

Cherubiel: La única razón... por la que seguí con vida después de que me di cuenta de la verdad... fue porque tenía que asegurarme que Seraphiel pagase por lo que había hecho....tenía que detenerlo...y ahora que ustedes lo detuvieron...ya no tengo más razones para vivir... como querer seguir viviendo en un mundo lleno de gente mala...

La chica se queda llorando en silencio mientras James intenta pensar en que hacer para confortarla.

James: Cherubiel...

Cherubiel: ...no me llames así... ese ni siquiera es mi nombre...fue un nombre que Seraphiel me hizo usar para su maldita causa...

James: Bueno, como sea que te llames. No eres una mala persona, solo tomaste malas decisiones y eso puede pasarle a cualquiera. Además te arrepentiste por ello, hiciste algo bueno al final y sin tu ayuda jamás habríamos vencido a Metatrón.

El joven se quita la cinta roja que cubre parte de su cara, revelando un ojo opaco e inservible ante la mirada atónita de la joven.

James revela su ojo izquierdo

James: Y si, tal vez existan personas malas en el mundo, personas que hacen daño a gente como tu y yo. Mi ojo izquierdo me es un recordatorio perpetuo de ello. Pero con mi ojo derecho he visto que no todos son tan malos, no todo esta mal. Las personas también pueden ser buenas, y es en las buenas personas en quien yo elijo creer.

En ese momento, se oye la voz de Mia llamando desde afuera.

Mia: ¡Ey, James! ¿¡Puedes venir un momento!? ¡Necesitamos ayuda con algo!

James: ¡Ya voy!

El joven se dispone a salir del cuarto mientras se vuelve a atar la cinta de su rostro, pero antes de hacerlo da un último vistazo a la chica.

James: Debo dejarte por ahora. Otro par de buenas personas me necesita.

Y James se va, dejando a la joven sin saber que creer o pensar.

Capitulo 194: La niña que parece un demonio y el señor curandero

Algunas horas más tarde...

Anochece. Angélique, Katrina y Big Bird siguen avanzando en busca de Jean por la llanura cubierta de cenizas, removiéndola cada vez que dan un paso e impregnándose en ella. Cansados y preocupados, el ambiente que se respira es sombrío.

Katrina: ¿Qué tal si se rompió las piernas?

Big Bird: Las piernas, las piernas, ahhh.

Angélique: Katrina...

Katrina: ¿Qué tal si lo ataco una criatura?

Angélique: Katrina.

Katrina: ¡Por Dios! ¿¡Qué tal si esta muerto?!

Angélique: ¡Katrina! ¡Calmate! Todo va a estar bien. Jean de seguro esta bien, el es la persona más fuerte que conocemos.

Katrina: ¿¡Pero porque aun no lo encontramos!?

Angélique: Bueno... ya sabes como es... de seguro esta intentando buscarnos también y acabo más perdio.

Katrina: Ohh. Si , eso debe ser.

Big Bird: eso, eso.

Pero a pesar de que sus palabras calman a sus compañeros, Angélique no puede evitar sentirse intranquila en su interior.

Angélique: (Jean... por favor que estés a salvo).

Al mismo tiempo...

Jean vuelve a despertar de su inconsciencia en la misma tienda que antes, solo que esta vez, esta a oscuras y una silueta lo acompaña.

????: Vaya, por fin despertaste. Has estado durmiendo por más de seis horas.

La voz proveniente de la silueta es la de una niña y su parecido a la de Katrina hace que el crea que es esta quien le habla.

Jean: Ughh... tuve una pesadilla terrible. Estaba sólo en un lugar extraño...rodeado de demonios.

Niña: Pues ahora estas a salvo aquí. En la aldea de los hombres cornudos, jijiji.

Jean: ¡¿Aldea de los hombres cornudos?!

Jean se levanta de inmediato y la niña enciende una lampara de aceite, revelando tener una piel rojiza y tatuada y dos pequeños cuernos saliendo de su frente. Jean se asusta e intenta echarse para atrás pero siente dolor al hacerlo, causando extrañeza a la niña.

Niña: ¿Te sientes bien?

En ese momento entra en la tienda el chico pelirrojo de antes y se dirige a la niña con voz amable.

????: ¡Metztli! ¿Qué haces aquí?

Metztli: Hola, señor Curandero. quería ver que el Espíritu estuviera bien.

????: Oh, ya veo. es un lindo gesto. Ahora ve afuera, tu madre te esta buscando.

La niña sale de la tienda con una sonrisa ante la mirada atónita de Jean.

Jean: ¡Esa niña...parecia un...!

????: Demonio. Lo sé. es lo que yo creí también cuando llegue aquí. Pero no te preocupes, los hombres cornudos son de lo más amables.

Jean: ¿¡Hombres..cornudos?!

????: Si, son como tu y yo pero con cuernos y la piel algo más roja.

Jean: ¿¡Pero ...el ritual y el corazón humano..y la sangre?!

????: Oh, eso. No era más que una ceremonia para la abundancia en las cosechas, y el corazón era de un ciervo.

Jean se muestra inseguro, pero luego recuerda de que conoció personas que lucían como ángeles hace menos de dos días y se tranquiliza.

????: Bueno, en todo caso me alegro de que hayas despertado: Me preocupaste cuando te volviste a desmayar. Ni siquiera me diste tiempo de preguntar tu nombre. ¿Cómo te llamas?

Jean: Mi nombre es Jean...

El chico pelirrojo extiende entonces una mano para saludarlo.

????:Es un placer conocerte. Mi nombre es Taylor.

Capitulo 195: Gran Espíritu

Jean: ¿Tú...tú curaste mis heridas?

Taylor: je, me declaro culpable de eso. Y a propósito, ¿cómo te sientes?

Jean: Ugh... apaleado...

Taylor: Bueno, supongo que es lo normal cuando caes del cielo convertido en pájaro de esa forma.

Jean:¿Cómo sabes de eso?

Taylor: Metztli me contó. Ella lo vio todo y luego me pidió que viniera por ti para que te trajera a la aldea y te curara. Si no fuera por eso probablemente habrías muerto.

Jean: Ya veo... supongo que debo agradecerle cuando la vuelva a ver... y gracias a ti también. No cualquiera hubiera creído una historia así viniendo de una niña pequeña.

Taylor: Je. Tienes razón. Cualquier otro la hubiera tachado de loca o mentirosa. ¿Pero sabes? yo he viajado mucho. Ya había oído rumores del mar del cielo y he visto cosas aun más raras. Además...la magnitud de tus heridas da credibilidad a su historia de que caíste del cielo.

Jean: Bueno, en realidad, muchas de esas heridas ya las tenía antes de caerme.

Taylor: ¿En serio? ¿Entonces como te las hiciste

Jean: Mis amigos y yo enfrentábamos a un tipo demente con alas metálicas allá arriba...

La voz del peliazul se vuelve más lenta y grave...

Jean: Ellos no están aquí verdad... ¿Mis amigos?

Taylor: No...lo siento. Estabas sólo cuando te encontraron.

Jean: ¡Entonces tengo que ir a buscarlos! ¡Tengo que...ughh!

Jean intenta levantarse pero el movimiento súbito hace que una de sus heridas vuelva a sangrar, causándole dolor y haciendo que tenga que ser sostenido por Taylor para evitar que se caiga.

Taylor: Estas muy débil. Por ahora, lo único que tienes que hacer es descansar para que puedas sanar. Si te mueves demasiado, tus heridas se abrirán tal como ahora y morirás desangrado.

Jean: ¡Pero yo soy su capitán, tengo que...!

Taylor: No podrás buscar a nadie si estas muerto. Cuando estés mejor te ayudaré a buscarlos, ¿ok?

Jean: *suspiro* Esta bien.

Taylor: Ahora siéntate y déjame revisar esa herida de nuevo.

Jean hace lo que le dicen y Taylor procede a quitar la venda ensangrentada.

Taylor: Bien. Parece que los puntos no se rompieron. Procura mantenerte quieto esta vez, te pondré un nuevo vendaje.

Jean: Entiendo.

Pero entonces, el muchacho pelirrojo hace algo que Jean no esperaba para nada. Este extiende la palma de su mano y de esta sale una perfecta venda nueva.

Jean: Wow. Eso fue increible. ¿Eres un usuario paramecia?

Taylor: Asi es. Comí la Fruta Fabu Fabu y ahora puedo generar cualquier tipo de tela. Por ejemplo, ¿Qué tal te vendría una manta extra?

Y acto seguido, el chico extiende su brazo entero, generando de este una gruesa manta de lana.

Jean: Wow...que habilidad más útil.

Taylor: Seh...no esta mal. Aunque personalmente me hubiera gustado tener una habilidad zoan. La manera en que transforman la anatomía de los seres vivos me parece fascinante. De hecho, estoy haciendo mi tesis de doctorado sobre los cambios que sufren los usuarios Zoan.

Jean: Cool. Pues yo tengo una habilidad zoan.

Taylor: Je. Lo supuse cuando Metztli dijo que estabas convertido en pájaro.

Pero en ese momento, un joven cornudo de gran presencia y porte irrumpe en la tienda.

????: Disculpe, señor curandero...

Taylor: ¿Qué sucede, Xolotl?

Xolotl: El Gran Banquete en honor al Gran Espíritu esta listo.

El joven cornudo observa a Jean mientras lo dice.

Taylor: ¿Banquete?

Jean: ¿Gran Espíritu?

Xolotl: Así es.

Taylor: Pero el aún no debería moverse, Xolotl. Temo que tendrá que ser en otra ocasión.

Xolotl: Lo siento, pero el Gran Espíritu es nuestro invitado de honor, además de que es una orden directa de Papalotl. Los estaremos esperando.

El muchacho procede a salir de la tienda dejando nuevamente a Taylor y Jean.

Taylor: *Suspiro* Pues si es una orden de Papalotl, no hay más remedio. Aunque supongo que comer te ayudará a recuperar fuerzas. Vamos, con cuidado.

Taylor, muy lentamente ayuda a Jean a levantarse y caminar para salir de la tienda, sin que este comprenda nada de lo que sucede.

Jean: Espera, ¿Quién es Papalotl? ¿Porque hay un banquete en mi honor? ¿Y porque me llaman Gran Espíritu? La otra niña también me llamo así.

Taylor: Pues verás. La Tribu de los Hombres Cornudos venera a los pájaros como sus Dioses Protectores...

Los dos salen de la tienda y a Jean casi se le va la mandíbula al suelo cuando ve que todas las personas de la aldea hacen reverencia y se postran al verlo.

Taylor: Y creen que eres un Espíritu enviado por los Dioses que ha tomado forma humana.

Aldea de los Hombres Cornudos: ¡Gran Espíritu, no somos dignos de que nos honres con tu presencia!

Capitulo 196: Gran Líder de la Tribu de los Hombres Cornudos

Jean se siente abrumado al pasar entre todos sus adoradores, los cuales se arrodillan, agachan la cabeza o incluso le ofrecen pequeños regalos,lo que hace que se sienta aún más incomodo. Este intenta rechazar cortesmente los regalos que le ofrecen pero Taylor lo detiene.

Taylor: (en voz baja) No hagas eso.

Jean: (En voz baja) ¿Por qué no?

Taylor: Para los hombres cornudos es una grave falta de respeto rechazar un regalo.

Jean: Oh, ya veo…

El joven peliazul se ve obligado a aceptar toda clase de pequeñas ofrendas que van desde collares de cuentas de cristal, plumas de colores e incluso pequeñas joyas. Pronto, el joven pirata y el muchacho pelirrojo que lo sostiene llegan a una especie de altar ceremonial en frente de una cueva, siendo seguidos después por toda la tribu.

Jean: ¿Ahora qué?

Taylor: Bueno, supongo que…

Pero el muchacho no alcanza a terminar su frase pues es interrumpido por el sonido de una caracola que un hombre cornudo sopla para anunciar algo.

Hombre Cornudo: ¡El Gran Espirítu nos honra con su presencia entre nosotros! ¡Que sea bien recibido por el Gran Sacerdote…!

Otro hombre cornudo, de mayor edad y con dos pares de cuernos en la cabeza en lugar de uno sale de la cueva para hacer aparición frente a Jean y luego baja la cabeza.

  • Sumo Sacerdote de la Tribu de los Hombres Cornudos: Aztatl.

Aztatl: Gracias por bendecirnos con su presencia y por caminar entre nosotros como un hombre, Gran y Noble Espíritu.

Jean: Ahmmm…. ¿De nada?

Y después de que el sacerdote sale de la cueva, tras de él se ve otra silueta. Los cuernos que esta posee y el hecho de que sea varias cabezas más alta que Jean hacen que el joven se intimide, aunque no a su acompañante.

Hombre Cornudo: ¡… y que sea bien recibido por nuestro Gran Líder!

Jean: ¿¡Quién es ese!?

Taylor: Es Papalotl, líder de la Tribu.

Jean: ¿¡Ese es el tal Papalotl!?

Taylor: Jeje. ¿Quién dijo que es un “él”?

Jean: ¿Eh…?

La silueta sale finalmente de la cueva revelando ser una mujer de grandes dimensiones, piel rojiza, cuernos en espiral y cabello negro como ala de cuervo.

  • Gran líder de la Tribu de los Hombres Cornudos: Papalotl “La Mariposa”

Esta, al ver a Jean, sonríe y se agacha humildemente, sobrecogiendo a Jean al ver a una persona tan imponente haciendo reverencia ante él.

Papalotl: Me honra estar ante ti. Oh, noble y gran espíritu.

Capitulo 197: Voyager Hope

Mientras tanto…

Isabel y Mayhem continúan con su búsqueda de los del Ave Azul, siguiendo la costa alrededor de la isla. Sin embargo, sus esfuerzos hasta el momento son infructuosos y como ya ha caído la noche, los marines deciden levantar un campamento.

Isabel: Descansaremos aquí por hoy. Mañana saldremos con la primera luz asi que quiero a todo el mundo listo. ¿Entendido?

Marines: ¡Si, señora!

Luego, la capitana se dirige a su teniente.

Isabel: Mayhem: Quiero que te lleves a algunos hombres y montes un perímetro de vigilancia alrededor del campamento.

Mayhem: Supongo que me lo pides porque los del Ave Azul podrían aparecer ¿no?

Isabel: No quiero la visita de ninguna criatura inesperada. No esta de más ser precavidos, teniente.

Aunque no esta satisfecho con la respuesta de su superior y amiga, Mayhem hace lo que esta le pide sin chistar. Sin embargo, vuelve al poco rato con algunas noticias interesantes.

Mayhem: Isabel-san. Quiza quieras ver esto.

La capitana sigue a su subordinado y amigo hasta una parte de la playa que no han visto, en cuya orilla se puede ver un barco o lo que queda de él.

Isabel: ¡¿Un barco?!

La oficial se ilusiona momentáneamente al creer que se trata del navío de los Piratas del Ave Azul, pero estas ilusiones se disipan al ver que el color del casco es marrón y no azul.

Mayhem: Ya que la isla se presupone deshabitada, creemos que debe tratarse de un naufragio.

Isabel da a sus hombres la orden de que investiguen la ruinosa nave y al hacerlo, logran descubrir un nombre apenas visible escrito en el casco.

Mayhem: Voyager Hope…

Isabel: Sargento, ¿tenemos alguna información de algún navío con ese nombre?

Sargento: Si, señora. El Voyager Hope era la embarcación insignia de una misión de paz. Sus tripulantes viajaban por el Grand Line llevando atención médica y comida a gente de escasos recursos. Sin embargo, el barco y sus 47 tripulantes fueron vistos por ultima vez hace dos años y se les declaró como desaparecidos después de que nunca llegasen a su siguiente destino.

Mayhem: Pues aparentemente lo hemos encontrado, ¿pero que hay de los tripulantes?

Recluta: ¡Capitana! ¡Teniente! ¡Encontre algo!

Los oficiales van hasta donde el recluta, quendandose de piedra al ver el descubrimiento de su subordinado. Una veintena de tumbas con cruces de rústica manufactura.

Isabel: Creo que aquí esta la tripulación… o parte de ella… Por el número de tumbas he de suponer que el resto de los tripulantes acabo en el mar. Pero en ese caso, ¿Quién hizo las tumbas?

Mayhem: Tal vez la isla no esta abandonada…

Isabel: O tal vez haya habido sobrevivientes…

De regreso en la Aldea de los Hombres Cornudos…

Ha comenzado el gran festín que se celebra en honor al “Gran Espíritu”. El ambiente que se respira es jovial, pues la gente anima el banquete con flautas y tambores, mientras algunos bailan alrededor de varias hogueras.  Frente a la hoguera central están sentados comiendo Jean, Papalotl, Aztatl, Taylor y también Metztli al haber sido la primera en ser “bendecida con la presencia del espíritu”.

Aztatl: ¿Esta disfrutando de la comida, noble espiritu?

Jean contesta con la boca completamente llena.

Jean: Fi Efto efta delifiofo. *tragar* Jamás había comido maíz azul.

Aztatl: Me sorprende que no conozca el maíz azul. Oh, ¿Pero que estoy diciendo? Seguramente en el plano astral ni siquiera necesitan comer.

Jean: Ahmm…si, eso.

Papalotl: ¿Y que tal usted, señor curandero?

Taylor: Delicioso, como siempre. Gracias por permitirme comer con usted.

Papalotl: Ya sabe que usted es nuestro honorable invitado.

Jean: Por cierto, eso me recuerda que quería preguntarte algo.

Taylor: ¿qué cosa?

Jean: Es evidente que no eres un hombre cornudo, ¿cómo es que llegaste aquí en primer lugar?

Taylor: La pregunta hace que Taylor se quede completamente inmóvil y en silencio por unos segundos, y pone un poco incómodos a Papalotl y Aztatl pero luego este le contesta.

Taylor: Llegue aquí hace dos años como miembro de una misión de paz… mis viejos compañeros…ellos… tuvieron que tomar otro camino… y yo… ya nunca me fui de aquí.

Jean: Oh, ya veo…

Tras esto,la cena continua normalmente. Pero al poco rato, Taylor empieza a sentirse mal.Este se apresura a terminar su comida y luego se excusa para volver a su tienda. Una vez ahí, empieza a respirar muy agitado e inesperadamente empieza a sangrar de la nariz, por lo que se apresura a usar sus poderes para crear un paño y luego busca algo desesperadamente entre sus cosas.

Taylor: (¿¡Dónde están!? ¿¡Dónde están!?)

Finalmente, encuentra lo que busca. Un frasco de vidrio con unas extrañas píldoras en su interior. Procede a tragarse dos de inmediato y luego se sienta con dificultad mientras ve el frasco que esta cada vez más vacío con expresión desolada.

Taylor: Se me acaba el tiempo…

Capitulo 198: El Dios

Las horas pasan, la noche pronto se convierte en día y con la primera luz, los diversos grupos que hay en Smokey Mountain comienzan a moverse.

Costa, Grupo de los Marines…

Isabel y Mayhem se encuentran supervisando a sus subordinados mientras estos terminan de recoger el campamento en el que han pasado la noche.

Isabel: ¡Apresurense! ¡Tenemos que continuar con nuestra búsqueda de inmediato!

Mayhem: ¡Ya la escucharon! ¡Muevanse!

Marines: ¡A la Orden!

Junto al rio, Grupo del Ocean Spirit…

Bert:  Muy bien. Ya acabamos con el casco. Ahora solo falta el timón y la grada para volver a botarlo en el agua.

James: Bien.

Mia: Tengan, chicos. Hay que reponer fuerzas.

Mia reparte limonadas y sándwiches a sus compañeros que han estado trabajando toda la noche sin descanso para reparar el Ocean Spirit.

Bert: Gracias, Mia.

James: Gracias. Oye, ¿podrías llevarle un poco a esa chica? También necesita recuperar fuerzas.

Mia: Claro.

A su vez, “Cherubiel” continua en la enfermería recostada, perdida entre su dolor y sus pensamientos.

En alguna parte de la llanura, Grupo de Busqueda de Jean…

Angélique: Katrina, despierta. Hay que seguir.

Big Bird: ¡Despierta, despierta!

Las dos chicas y el ave han decidido descansar por la noche junto a una gran roca. Aunque ninguno tiene pinta de haber dormido suficiente y la ceniza que sigue cayendo ncesantemente les da un aspecto blanquecino y lúgubre.

Katrina: ¿Ya es de día?

Angélique: Si. Hay que seguir buscando ¿de acuerdo?

Katrina: De acuerdo.

Big Bird: De acuerdo, de acuerdo.

Pero en ese momento, una enorme sombra pasa sobre ellos. Al voltear a ver arriba, se quedan completamente anonadados al ver una criatura de dimensiones gigantescas.

Katrina: ¡¿Qué es eso?!

Angélique: No lo se, pero creo que acaba de darme una idea.

Lugar desconocido de Smokey Mountain, Aldea de los Hombres Cornudos…

Jean amanece en la nueva y enorme tienda que le han dado tras haber estado comiendo y disfrutando de la compañía de los Hombres Cornudos.  La comida y la noche de descanso, además de su gran capacidad natural para sanar han hecho que Jean despierte en condiciones mucho mejores, lo que causa la alegría de Taylor el cual ha ido temprano para revisarle.

Taylor: Parece que tus heridas ya han empezado a cicatrizar, es sorprendente. Incluso ya puedes caminar por tu cuenta.

Jean: Genial. Entonces, ¿ya puedo ir a buscar a mis amigos?

Taylor: Pues… en teoría si , pero…

En ese momento, Entra Aztatl a la tienda y hace reverencia ante Jean, el cual le pide que se levante.

Aztatl: Honorable espiritu. Es hora de nuestra adoración. Lo esperamos para que nos acompañe y guie en ella.

Y tan rápido como llegó, el sacerdote se retira de la misma manera y ante eso, Jean simplemente pone su mano en su rostro en señal de frustración

Jean: Ok. El festín y todo fue divertido pero no puedo seguir pretendiendo que soy un enviado de los dioses o algo así. Tengo que buscar a mis amigos.

Taylor: No creo que vayan a dejarte ir tan fácilmente.

Jean: Pero , ¿Qué hago entonces? Supongamos que voy a su adoración o lo que sea. ¿Que tal si los ofendo o algo?

Taylor: Pues… tu sólo sal y haz lo mismo que los demás.

Jean: Ok… (si tan sólo ya pudiera volar).

El joven sale de la tienda, donde ya lo esperan todos los miembros de la Tribu, haciendo reverencia mientras pasa.

Papalotll: Por aquí, honorable espíritu.

Pero tan pronto Jean se dispone a seguirla, se oye un tremendo estruendo que incluso hace cimbrar la aldea.

Jean: ¿Qué rayos…? ¿Fue el volcán?

Taylor: No…es otra cosa…

Pero en lugar de estar asustados o preocupados, los hombres cornudos estallan en jubilo.

Aztatl: ¡Nuestro Dios ha regresado! ¡Nuestro Dios ha regresado!

Jean: ¿¡Qué?!

Papalotl: Venga con nosotros, honorable espíritu. Es su deber presentarse ante el Dios.

Los hombres cornudos salen todos de la aldea mediante un túnel cavado en roca y oculto por plantas. Jean va al frente, junto a Taylor y Papalotl, quedándose absolutamente asombrado al salir finalmente del túnel y ver al “Dios” al que se referían.

Jean: WOW…

Dios pajaro

Se trata de una gigantesca ave de plumas rojas y amarillas, la cual esta devorando lo que parece ser la cabeza de un pequeño rey marino. Todos en la tribu hacen reverencia,  pero como amante de las aves, a pesar del enorme tamaño de la criatura, Jean no puede evitar acercarse todo lo que puede, siendo seguido por Taylor al cual le preocupa su seguridad y por Papalotl, la cual cree que Jean como espíritu sagrado debe haber ido a recibir a su Dios.

Jean: De verdad que es un Dios…

Capitulo 199: La Prueba

Jean se queda observando a la enorme ave mientras come a su presa, a la vez que los miembros de la Tribu de los Hombres Cornudos se acercan para dejar pequeñas ofrendas para su Dios. Sin embargo, las cosas repentinamente cambian su curso cuando Metztli se acerca demasiado, haciendo que la enorme criatura pose sus ojos en ella.

Metztli: ¿Huh?

El imponente pájaro deja su cabeza de rey marino de lado, atraído por la que a sus ojos, es una presa más fresca. La niña intenta retroceder lentamente pero el ave ya no le quita la mirada de encima…

Taylor: Oh no…

La madre de la niña sale de entre la multitud, desesperada por ayudar a su hijita, pero el resto de la tribu se lo impide.

Madre de Metztli: ¡No! ¡No! ¡Metztli!

Metztli:¡Mamí!

Papalotl: El Dios la ha escogido como su ofrenda. No podemos intervenir.

La congregación simplemente observa mientras el ave se dispone a abalanzarse sobre la niña, pero Jean no puede tolerarlo.

Jean: ¡Ya basta!

El joven se transforma a toda velocidad a su forma híbrida para quitar a la niña del camino del ave, pero tan pronto lo hace, siente mucho dolor por sus heridas, lo que lo hace perder su forma híbrida y acaba estrellándose junto con Metztli unos metros más adelante.

Jean: Ughh… ¿estas bien?

Metztli: …Si… ¡Cuidado!

Por desgracia para ellos, el ave no ha perdido interes y se dirige a atacarlos nuevamente y Jean, a pesar de su dolor, se leanta y se pone entre la niña y el ave.

Jean: ¡Quedate detrás de mi!

Pero justo cuando la criatura se dispone a arremeter nuevamente con un picotazo…

Angélique: ¡Heel Shot!

Jean: ¡Angélique!

El ave es pateada por la pelirroja justo en el pico, desviando su ataque.

Angélique: ¡Alejate de él, alimaña! ¡Ahora, chicos!

Big Bird: ¡Por aquí! ¡Por aquí!

El ave azul revolotea por el rostro de su homologo gigante para distraerlo, mientras que por sus patas, Katrina se replica varias decenas de veces.

Katrina: ¡Replicant Thirty! ¡Animal Control!

Las treinta Katrinas se abalanzan sobre la enorme ave, rodeando su cabeza, patas alas y cola por completo. Esta intenta sacudírselas de encima pero ellas finalmente acaban por someterla y derribarla.

Jean: ¡Big Bird! ¡Katrina!

Katrina: ¡Jean!

Big Bird: ¡Jean! ¡Jean!

El ave azul aterriza en el hombro de Jean y se frota en su cara mientras que la niña corre a abrazarla, causándole un poco de dolor a su capitán pero aun así este la abraza de vuelta.

Katrina: Me alegra que estes bien.

Jean: Yo también me alegro de que ustedes estén bien.

Pero su abrazo es interrumpido por Angélique, la cual le da un puñetazo en el brazo al peliazul.

Jean: ¡Ouch! ¡¿Y eso por qué?!

Angélique: Por preocuparnos asi…

Aunque pronto, la expresión de su navegante esboza en una enorme sonrisa.

Angélique: …Pero aun me alegra verte. Sabía que te encontraría cuando vi a ese pájaro gigante, conociéndote irías tras de él.

Jean: Pues hay algo de cierto en eso. Jeje.

Los piratas se alegran por reencontrarse finalmente, sin embargo, Jean se da cuenta pronto de que son mirados inquisitivamente por la totalidad de la Tribu, mientras que la mirada de Taylor denota preocupación, por lo que siente la necesidad de hablar al respecto, mientras que sus compañeros observan sin saber que sucede.

Jean: *suspiro* Supongo que quieren una explicación…. La verdad es que …no soy un espíritu que vino del cielo. Simplemente puedo transformarme en pájaro. Lamento no haber dicho la verdad antes, lamento si me aproveche de su hospitalidad y sobre todo lamento haber atacado a su Dios, pero no podía simplemente quedarme ahí viendo a una niña en peligro y no hacer nada al respecto. Los miembros de la tribu siguen sin quitarle la vista de encima a Jean, a excepción de Aztatl y Papalotl que se miran uno al otro para luego asentir. Luego, la imponente líder cornuda camina hasta a Jean de manera intimidante.

Papalotl: ¿Te das cuenta de lo que acabas de hacer?

Jean: Si… Les pido que me perdonen.

Pero entonces la expresión de Papalotl cambia a una sonrisa y la de todo su pueblo igual.

Papalotl: Acabas de pasar la prueba. Felicidades.

Jean: ¿Eh?

Capitulo 200: Digno

Cap 200

Jean: ¿Una Prueba?

Papalotl: Durante siglos, nuestra gente fue asediada por gente que quería usarnos, así que no dejamos que cualquiera entre a nuestra aldea. Por eso, orquestamos todo esto para saber si eras digno. Sabemos lo que es un usuario zoan, por supuesto que sabíamos que no eres un espíritu, pero fingimos que creíamos que lo eras para probar si eras capaz de hacer lo correcto.

El peliazul parece demasiado confundido por lo que acaba de ocurrir, asi que dirige su mirada a Taylor.

Jean: ¿¡Tu lo sabías?!

Taylor: Je. Me declaro culpable.

Jean: Entonces… el banquete y la adoración…

Papalotl: Todo parte de la prueba.

Jean: Pero, ¡¿Qué hay de su Dios?!

El joven señala al ave gigante, la cual sigue sometida en el suelo por los clones de Katrina.

Papalotl: Rayos, casi me había olvidado. Xolotl, ¿podrías?

Xolotl: Por supuesto, Gran líder.

El joven cornudo silba y la enorme ave se levanta sin esfuerzo, aun teniendo a los clones encima. Luego bate sus alas generando un torrente que destruye a las Katrinas, lo que alarma a los piratas.

Xolotl: ¡Quetzalcoatl! ¡Quieto!

Sorprendentemente, el enorme pajaro responde al comando del muchacho y luego este le pide al ave que agache la cabeza para acariciarla.

Xolotl: Muy buen trabajo, Quetzalcoatl. Ya te puedes ir.

Ante estas palabras, el ave toma su cabeza de rey marino y se va volando, convirtiendo la alarma de los piratas en asombro.

Papalotl: Quetzalcoatl no es nuestro dios, pero lo entrenamos para ser nuestro guardián. Siendo un Aguila de Fuego es una de las pocas criaturas a las que los reyes marinos temen. Al enfrentarlo para “salvar” a Metztli, estando herido y creyendo que te meterías en problemas con nosotros nos demostraste tener varias de las cualidades que más apreciamos: valor, aprecio por la vida e integridad moral. Nos has probado que eres digno.

Xolotl: Aunque lo de tus compañeros apareciendo no lo esperábamos.

Aztatl: Pero al enfrentarse al guardián también, demostraron ser tan dignos como tu. Felicidades a todos ustedes.

Al escuchar todo este discurso, Jean y compañía no pueden evitar sentirse felices.

Jean: Entonces, ¿somos dignos de estar entre su tribu?

Taylor: En realidad es más que eso…

La líder de la tribu pide entonces a los piratas formar una fila y luego Aztatl pasa frente a cada uno, para luego dibujar con la cenia del volcán una marca en las frentes de los Piratas, la misma marca que todos los miembros de la tribu tienen tatuada.

Aztatl: Por el poder que se me ha concedido como sumo sacerdote, yo ahora los proclamo ser dignos de pertenecer a La Tribu como miembros honorarios.

Todo el pueblo grita en jubilo para recibir a sus nuevos miembros, los cuales no caben del asombro.

Papalotl: Ahora, ¡¿Qué estamos esperando?! ¡No más falsos festines! ¡Vamos a celebrar en serio!

Tribu: ¡SIIIIIIIII!

Taylor hace una señal a Jean y compañía para que lo sigan junto a la tribu, y Jean se dispone a seguirlo. Pero Angélique lo detiene con la mirada, denotando que aun le preocupa algo.

Jean: Espera, Taylor. Creo que ahora mismo no estamos para fiestas

Taylor: ¿Qué?

Capitulo 201: La Regla más importante de la Tribu

Taylor: ¿A qué te refieres?

Jean hace un gesto con la cabeza indicando que Angélique es la que sabe el porqué, por lo que Taylor y varios miembros de la tribu dirigen su mirada hacía ella.

Angélique: Agradecemos que nos hayan aceptado en su tribu y su hospitalidad, pero no podemos quedarnos a celebrar ahora. Tenemos unos asuntos muy serios por tratar. Lo lamento.

Pero inesperadamente, la gente cornuda parece estar preocupada por ello.

Papalotl: Cuéntanos, ¿Qué es lo que sucede?

La tribu entera se aglomera alrededor de ella, se sienta y guarda absoluto silencio mientras que esperan a que Angélique hable, cosa que sorprende a los piratas.

Angélique: Verán… hay una chica en nuestro barco gravemente herida. La hemos tratado como mejor pudimos y nuestros otros amigos la cuidan ahora, pero ella necesita un médico pronto o morirá.

Katrina: Además de que nuestro barco está seriamente dañado. Nuestro carpintero lo está reparando pero supongo que necesitará ayuda extra.

Big Bird: Ayuda,  Ayuda.

Ante estas palabras, los miembros de la tribu permanecen en silencio por un momento. Luego, Papalotl se levanta decidida y se dirige a su pueblo.

Papalotl: ¿¡Qué esperan!? ¡Ya las escucharon! ¡Muévanse! ¡Quiero a siete voluntarios aquí, ahora!

Tribu: ¡Si, Gran Líder!

Piratas del Ave Azul: ¿Eh?

Papalotl: ¡Vamos a ayudar a nuestros compañeros!

Angélique: Pero…

Jean: Gran Líder, esto no es necesario.

Papalotl: Muy tarde. Ya son parte de nuestra tribu y en nuestra tribu tenemos una regla, la más importante de todas… Los de la tribu se cuidan entre ellos. Si uno de la tribu tiene un problema entonces todos lo tienen. Y si uno de nosotros necesita ayuda se la brindaremos, sin importar que.

La gente cornuda les sonríe cálidamente mientras que los piratas no pueden evitar sentirse conmovidos. En segundos, los voluntarios que ha solicitado Papalotl ya se han reunido frente a ella ye entre los que se incluyen Xolotl e incluso Metztli.

Papalotl: Muy bien. Los voluntarios y yo iremos a ayudar a nuestros nuevos compañeros. El resto quédese en la aldea y preparen un festín digno de los dioses. Celebraremos cuando volvamos, ¿Entendido?

Tribu: ¡Si, Gran Líder!

Entre los voluntarios esta Taylor, cosa que llama la atención de Jean y compañía.

Jean: ¿También vienes?

Taylor: Si. Igual que ustedes, también pertenezco a la tribu y si hay un herido como tu compañera dice, es mi deber de médico ayudar.

Angélique: Veo que hiciste un nuevo amigo, Jean.  ¿Tu nombre es…?

Taylor: Oh, lo siento. ¿Dónde están mis modales? Soy Taylor.

Angélique: Yo soy Angélique. Un placer.

Katrina: Yo soy Katrina y el es Big Bird.

Big Bird: Hola, Hola.

Jean sonríe su nuevo amigo se presenta con su tripulación, pero pronto su sonrisa se apaga al ver algo preocupante en el rostro del pelirrojo.

Jean: ¡Taylor, tu nariz…estas sangrando!

Taylor: Oh, rayos…

El pelirrojo crea un paño con su poder para detener la hemorragia y luego sale corriendo, para preocupación del grupo.

Jean: ¿Estas bien? ¿que sucede?

Angélique: ¿A dónde vas?

Taylor: Por mi material médico. Vuelvo en un segundo.

Jean: ¿Pero… que hay de tu nariz?

Taylor: No es  nada. Me pasa todo el tiempo, no te preocupes.

A Jean y compañía no los deja del todo convencidos la respuesta, pero no les da tiempo de decir nada pues Taylor ya ha salido corriendo directo a su tienda para tragarse otro par de pastillas de su misterioso frasquito.

Capitulo 202: Alguien que solía conocer

Mas tarde, Ocean Spirit…

Bert esta reparando el timón, mientras que James y Mia siguen las instrucciones del carpintero para terminar la grada y poder botar de nuevo al barco en las aguas del rió cercano.

Mia: ¿Así esta bien, Bert?

Bert: Si, así esta bien. Una vez que acabe con el timón,  podremos botarlo. Después de eso, solo habrá que esperar a que los chicos vuelvan con Jean.

James: Bien, entonces…

Pero entonces, “Cherubiel” sale de improviso de la cabina, trastabillando y luchando para mantenerse en pie, por lo que de inmediato los chicos corren a socorrerla.

Mia: ¿Qué estas haciendo? No deberías moverte.

Cherubiel: *respirando entrecortadamente* Vienen hacia aquí… los siento con mi mantra… Ellos vienen…

Mia: ¿Ellos vienen? ¿Quién viene?

Bert: ¿Angélique y el resto?

Cherubiel: No… es alguién más… Son muchos más…

La chica apunta temblorosamente hacía la dirección donde su mantra la ha alertado. Al no ver nada a simple vista, James decide subir al nido de cuervo y saca un catalejo de bolsillo para observar a la dirección que le fue señalada. Ahí, el chico tuerto logra ver una nube de ceniza no muy lejos de donde están, y al enfocar mejor, se da cuenta de que esta fue levantada por los pasos de varias docenas de hombres ataviados en uniformes blancos terriblemente familiares.

James:Maldita sea… ¡Es la Marine!

Bert: ¡¿QUÉ!?

Mia: No me digas que es ella otra vez…

La bebedora se apresura a subir junto a James, corroborando que no son marines cualquieras los que vienen si no que se tratan de los hombres de Isabel, la cual encabeza el regimiento.

Mia: Tsk… Isabel… jamás te rindes , ¿eh?…

James: ¿Esa no es la tipa que nos atacó cuando íbamos para el Mar del Cielo?

Mia: La misma…

James: ¿Qué demonios le hicieron para que este tan decidida en cazarnos? ¿Jean la derrotó o algo?

Mia: Fue más mi culpa que la de Jean…

James: ¿A qué te refieres?

Mia: Hace mucho eramos amigas… mejores amigas de hecho…

Por su parte, la Capitana Anfitrite y sus hombres siguen avanzando. Mientras lo hacen, Mayhem nota la seriedad de la expresión en el rostro de Isabel, así que intenta harlar para relajarla un poco.

Mayhem: ¿Lista para ir por tu amiga?

Isabel: Ella ya no es mi amiga…

Mia/Isabel: Ahora solo es alguien que solía conocer…

Isabel: …Y no dejare que esa traidora escape de nuevo…

Mia: …Y no dejare que esa mujer nos haga daño…

Capitulo 203: Batalla por el Ocean Spirit

James: ¡Hay que salir de aquí! Bert, Cuanto más para que podamos botar el barco.

Bert: Media hora.

James: ¡¿Media hora?! ¡No tenemos media hora! ¡Prácticamente los tenemos encima!

Bert: ¡No hago milagros! ¡Media hora es lo menos que puedo tardar!

James: ¡Maldición! ¿Entonces que hacemos?

La situación luce mal para los piratas , pero inesperadamente, Mia toma las riendas del asunto en sus manos.

Mia: En ese caso te cubriremos hasta entonces, Bert. Sólo sigue trabajando y no te detengas por nada del mundo. James, tu lleva a la chica adentro. Que este a salvo porque la cosa aquí afuera se va a poner muy muy fea.

La mirada de la Bebedora denota extrema severidad y sus compañeros, que nunca la habían visto tomar nada verdaderamente en serio se sienten inquietos por ello. Sin embargo, es evidente que Mia tiene un plan y sabe lo que hace, por lo que deciden confiar en ella y siguen cada instrucción que ella da mientras los marines siguen acercándose.

Mia: ¿¡Ya esta listo!?

James: ¡Si!

Mia: ¡Muy bien!  ¡Quédate adentro y espera mi señal!

Finalmente, los marines arriban frente al Ocean Spirit, sin embargo, James se queda dentro del barco y Bert afanado en la reparación del timón, por lo que solo Mia sale a hacerles frente, con la guardia bien alta, mientras que Isabel finalmente se manifiesta frente a ella.

Isabel: Mia...

Mia: Isabel…

Las ex-amigas se miran a los ojos en silencio por breves momentos y luego Isabel habla.

Isabel: Asi que es asi como termina, ¿eh? ¿Finalmente dejas de huir y encaras las consecuencias de tus actos?

Mia: ¡Aquí no termina nada!

Isabel: tche.. supongo que fue esperar mucho de ti… ahora que lo pienso ¿Dónde esta esa sucia rata de Pluma Azul-Dorada por la que me traicionaste.

Mia: Oh, el esta en la isla de “No es asunto tuyo”. Además, no tienes ningún derecho a llamarle rata.

Isabel: Tan infantil como siempre, incluso estando en una situación tan mala.

Mayhem observa todo en silencio y los Marines apuntan firmemente sus armas mientras su oficial al mando sigue hablando.

Isabel: Mi deber me exige darte a ti y a tus “amigos” una oferta de rendición. Yo te recomendaría tomarla pero conociéndote no la tomarás ¿o me equivoco?

Mia: ¡Ni loca me rendiría ante la Marine!

Isabel: Como desees entonces… ¡Mayhem!

Mayhem: ¡Primer escuadron! ¡Ataquen!

Los marines se dirigen hacía Mia con espadas desenvainadas y rifles apuntándole mientras esta mantiene su guardia arriba, pero en el último segundo esta sale corriendo, para confusión de sus enemigos.

Mia: ¡Ahora, James!

Marines: ¿eh?

James: ¡¡Fuego!!

El cazador dispara los siete cañones de estribor en sucesión rápida, haciendo volar por los aires a una buena cantidad de Marines y no dejando que el resto se acerque más.

Isabel: ¡Segundo y Tercer escuadrón! ¡Rodeen el barco! ¡Ataquen desde atrás!

Los Marines hacen lo que se les dice, pero tan pronto lo intentan son disparados por James, esta vez usando los cañones de babor. El tirador continua con la misma maniobra por un rato hasta que Bert le pide a gritos que se detenga.

Bert: ¡James! ¡No sigas disparando!

James: ¿¡Qué?! ¿¡Por qué no?!

Bert: ¡Estas haciendo temblar el barco y la grada! ¡Se volverá a dañar lo que ya habíamos reparado y estaremos aun peor que ahora!

James: ¡Maldición, en ese caso…!

El muchacho sale corriendo hasta la cubierta exterior y salta fuera del barco, cargando su revolver apache para enfrentar a los marines con su propia potencia de fuego.

James: ¡…Pasemos al Plan B! ¡Demon Swing!

El disparo curvo derriba a unos cuantos marines, mientras que Mia ha pasado a hacer lo propio, adoptando una de sus poses de Zui Quang.

Mia: ¡Estilo del Barril Enorme!

A pesar de estar ampliamente superados en número, James y Mia son capaces de mantener a raya a los Marines y permitir a ver continuar con su trabajo, aunque a duras penas. Al ver como están las cosas actualmente, Isabel y Mayhem deciden finalmente intervenir.

Mayhem: Supongo que tu querrás ir a por tu “ex-amiga”…

Isabel: Supones bien…

Mayhem: En ese caso,  me encargare del tirador…

El teniente se apresura a ir contra James y por su parte, Isabel encara una vez más a Mia, la cual la mira con una expresión absolutamente fúrica.

Isabel/Mia: ¡Es hora de acabar con esto!

¡¡Una Batalla por el Ocean Spirit!!

Capitulo 204: Espada Líquida

Mayhem se apresura a ir contra James, el cual al verle, procede a apuntarle inmediatamente.

James: ¿¡Qué no se acaban nunca!? ¡Lucky Five!!

El tirador dispara en cinco ocasiones consecutivas, pero Mayhem simplemente esquiva todos los proyectiles a la vez que avanza hacia él para luego asestarle un uppercut. El golpe  tambalea al muchacho tuerto pero no se cae, simplemente se sostiene la barbilla con la mano para disipar el dolor.

James: Ouch. Ok, debo reconocer que eres mejor que el resto. ¿Qué eres? ¿Alferez?

Mayhem: Teniente…

James: Vaya. Supongo que no podré acabar contigo tan fácilmente, en ese caso…

El cazador cambia la munición de su arma y apunta nuevamente al Marine.

James: ¡Sticky Five!

El muchacho dispara otras cinco veces, pero esta vez, más rápido. Mayhem esquiva cuatro de ellas pero la quinta logra darle justo en las manos, dejándolas pegadas a su cuerpo.

Mayhem: ¿Pegamento?

James: Ja. Intenta golpearme ahora, “teniente”.

Pero al contrario de lo que esperaba, Mayhem no parece preocupado por ello sino que al contrario, su mirada denota confianza en si mismo.

Mayhem: Vaporize.

El teniente ni siquiera se mueve para convertir el vapor que lo restringe en gas, liberándose fácilmente ante la mirada atónita de James.

Mayhem: ¿Confundido? Tu amigo Black tenía la misma estúpida expresión en su cara cuando vio mi poder por primera vez. Pero tranquilo. Te lo explicaré…¡en la práctica! ¡Sublimate - Earth Fog!

El oficial pone sus manos en el suelo y evapora la ceniza en este, creando una gruesa capa de vapor de ceniza que reduce en gran medida la visibilidad.

James: ¡¿Qué demonios!? ¡Ughh….!

Usando la niebla para cubrirse, Mayhem asesta un golpe en la tripa de James que le saca el aire. Luego, le da una patada circular en la cabeza que lo manda disparado unos metros y lo hace sangrar de la frente.

James: ¡Aghh! ¡Maldición!

James intenta cambiar de munición y disparar pero Mayhem continua escudando su presencia y realiza varios ataques furtivos que el tirador no puede evitar.

James: (Carajo… ¿Cómo le disparo a algo que no puedo ver? ¿Y como es que el puede verme con esta niebla? ¿Usara haki?)

Mientras piensa en esto, James se queda muy quieto por lo que logra escuchar unos pasos, lo que le da una idea de como es que el marine puede encontrarlo. James entonces lanza lejos una de sus municiones sin cargar, haciendo un ruido seco al caer que luego es seguido por los mismos pasos de antes.

James: (¡Ahí!) ¡Alpha Shot!

Mayhem: ¡Ugh!

En otra parte dentro de la neblina, Mayhem se toca el pómulo, el cual sangra por haber sido rosado por la bala de James, lo cual lo pone furioso.

Mayhem: ¿¡Cómo es que lograste encontrarme?!

James: Igual que como tu me encontraste. Escuchando.

Mayhem: Tsk… en ese caso, ya no sirve de nada ocultarme. Sublimate Inverse.

El Marine disipa la niebla y su vista queda enfrentada con la de James

Mayhem: También debo reconocer que eres bueno. Si tuvieras recompensa, darían unas decenas de millones por tu cabeza.

James: ¿Debo tomar eso como un cumplido? *sarcasmo* Que amable.

Mayhem: Pero no te sientas tan seguro de ti mismo, criminal. Yo me encargaré de que jamás tengas recompensa, porque morirás aquí. quería usar esto contra tu capitán pero creo que no estará mal que lo pruebe antes contigo.

El teniente toma un extraño vial de su cinturón y le quita la tapa.

Mayhem: Puedo ver por tu expresión que te preguntas que es esto. Sólo es un poco de mercurio. Material interesante. El único metal liquido a temperatura ambiente y excesivamente tóxico para el hombre.

El hombre agita violentamente el vial hacía arriba dejando que el metal líquido salga del este. Pero antes de que abandone por completo el recipiente, Mayhem usa sus poderes en él, volviendo sólido el mercurio y formando una irregular hoja de metal llena de bordes afilados.

James: ¿Qué carajo…?

El oficial toma su recién formada arma con ambas manos, a lo que James apunta su revolver hacía el otra vez.

Mayhem: Liquid Sword

Capítulo 205: Una razón para llegar a los extremos…

Bert continúa reparando el timón tan rápido como puede para poder salir del lugar y escapar del lugar y de la Marine.

Bert: Maldición, detesto trabajar  bajo presión, pero con un poco de suerte solo necesitaré unos minutos más.

Sin embargo, de repente un marine lo ataca por detrás con una espada. Bert alcanza a darse cuenta y agacha la cabeza, esquivando el tajo, el cual en su lugar le atina al barco, astillando la madera de la parte que intenta reparar.

Bert: ¡Desgraciado! ¡Estoy arreglando eso!  ¡Hog Smash!

El carpintero se transforma fugazmente en su forma híbrida y da un puñetazo en la cara al marine que lo atacó, dejándolo K.O., luego da un vistazo rápido al barco, y otro al exterior. Al darse cuenta de que más marines van a por él,  procede a gritarle a sus compañeros.

Bert: ¡Oigan, se supone que estaban cubriéndome!  ¡¿Qué demonios están haciendo!?

James, por su parte,  corre de un lado a otro intentando disparar a Mayhem y a la vez esquivar los tajos de su Liquid Sword.

James: ¡Lo siento, Bert! ¡Estoy un poco ocupado ahora! ¡¿Mia, puedes encargarte tú?!

Pero no recibe respuesta.

James: ¡¿Mia?!

La Bebedora está demasiado ocupada para responder, pues se encuentra concentrada  atacando y esquivando al mismo tiempo tanto los tajos que intenta asestarle Isabel como los ataques de varios Marines de bajo rango que intentan ir tras ella.

Marine: ¡Muere!

Mia: ¡Zui Quan! ¡Estilo del Barril Enorme!

La cocinera se quita de encima a un par de soldados con este movimiento, pero eso hace la bajar la guardia ante un ataque de Isabel.

Isabel: ¡Dahlia Thrust!

La mujer asesta un estoque que alcanza a cortar el costado de la pelinaranja. Esta hace una mueca de dolor pero tiene que dejarlo a un lado para evitar un ataque por detrás de parte de otro marine.

Mia: Ugh… ¡Estilo del Bloqueo de Gargantas!

La Bebedora le asesta un golpe en el cuello al Marine, dejándolo inconsciente por falta de aire y luego intenta hacer lo mismo con Isabel pero esta simplemente esquiva y le da una patada en la cara lo que la envía unos metros hacía atrás, sin lograr derribarla pero si cabreandola mucho.

Mia: ¡Aaaah! ¡Estilo de Dos Piernas!

La bebedora intenta alcanzar a la Marine a base de patadas pero esta esquiva agilmente todas ellas al hacerse para atrás, luego se agacha y lanza un poderoso tajo horizontal.

Isabel: Siempre tan testaruda…¡Poinsettia Slash!

Esta vez, el corte logra herir seriamente a la pelinaranja al impactar en sus piernas, dejandola derribada e intentando levantarse.

Isabel: Si te hubieras rendido cuando podías nos habríamos podido evitar esto. Pero no, ¿por qué siempre tienes que llegar a los extremos?

Mia no le responde, simplemente voltea a ver hacía donde estan Bert y James.

Isabel: ¿¡Por ellos!? ¿¿En serio?! ¿Por qué pondrías tu vida en juego por ellos?

Mia: Por que ellos confían en mi y yo en ellos, no como alguien que conozco... Ellos son mi “familia” ahora y por ellos vale la pena llegar a los extremos… Pero, ¿que puedes saber tu de eso? Tú que nunca has tenido una familia ni nada parecido…

Esas palabras desencadenan algo en el interior de Isabel, algo doloroso. Una sola lagrima se escurre por su mejilla antes de que su rostro se convierta en uno de completa rabia.

Isabel: ¡¡Entonces muere por tu “familia”!!

La pelimorada deja caer su espada sobre una derribada Mia con toda su furia, pero justo en el momento en el que la hoja esta por tocarla, Isabel sale disparada por un golpe hasta una roca cercana. Esta se levanta, escupe algo de sangre al suelo y observa encolerizada a su atacante , el cual resulta ser nada más y nada menos que Jean.

Isabel: ¡TU…!

Mia: ¡Jean!

Jean: ¡Dejala en paz!

Capitulo 206: Tendrán que atraparnos primero

Jean ayuda a Mia a levantarse ofreciéndole una mano, la cual ella acepta.

Mia:...je...Me alegro de verte, capitán.

Jean: ¿Estas bien, Mia? ¿Quieres que el médico que trajimos te revise?

Mia: Nahh... esto no es nada. Sobreviviré. Además, tengo asuntos pendientes con ella.

La bebedora señala con la cabeza a Isabel, la cual esta cada vez más furiosa.

Mia: Además, si de verdad trajiste a un médico, que revise a la chica. Ella lo necesita más. Esta en la enfermería.

Comprendiendo que su compañera quiere luchar sola. Jean asiente y se dispone a irse, para llevar a Taylor con "Cherubiel" mientras que Mia vuelve a encarar a Isabel.

Isabel: ¿Te das cuenta de que acaban de dejarte sola y herida ante un enemigo que te aventaja? Y esa es la escoria a la que escogiste en lugar de tu mejor amiga.

Mia: Tu fuiste la que me dejo de lado primero. Me dejo sola porque yo se lo pedí y porque confía en mi y en mis habilidades, así como yo también confío en mi misma, y déjame decirte que no me aventajas...

Mia toma una postura diferente a cualquiera que haya hecho antes, dejando una de sus sangrantes piernas fija mientras el resto de su cuerpo se tambalea, con sus puños más prietos que nunca.

Mia: ¡Estilo de Fuerza Interna!

Isabel: Tsk...

Mia: Soy mucho más fuerte que cuando eramos niñas, Isabel...

Mientras tanto, Angélique, Big Bird, Katrina, asi como Taylor y la gente cornuda llegan al lugar después de que Jean se les adelantase. Al ver a los marines, los piratas atacan sin vacilación, y por consiguiente, sus acompañantes también lo hacen, aunque con reservas por parte de los piratas.

Angélique: Lamento que tengan que enfrentarse a la marine. Esto no estaba en los planes.

Taylor: No importa. Me sorprendió un poco cuando me dijeron que eran piratas, pero vine aquí para ayudarles y es es lo que pienso hacer.

Katrina: ¡Pero los consideraran criminales! ¡Los enviaran a prisión!

Big Bird: ¡Prisión, prisión!

Papalotl: Ja. No hay problema...

Xolotl: ...Además, para eso tendran que atraparnos primero...

Metztli: ... Y dudo mucho que puedan hacerlo. Jijiji...

Acto seguido, la líder de la tribu da un puñetazo al suelo y genera cuatro ondas con rumbo a cada uno de los puntos cardinales, derribando a todos los hombres que se acercaban en esas direcciones.

Papalotl: ¡Macuilxochitl!

A su vez, Metztli corre a una velocidad vertiginosa y haciendo uso de un pequeño cuchillo de pedernal, causa cortes en las pantorrillas de los soldados que aun estan en pie para hacelos caer al suelo.

Metztli: ¡Xiuhcoatl!

Finalmente, Xolotl usa el mango de su lanza para golpear a todos los hombres derribados en la cabeza, noqueandolos de esta forma.

Xolotl: ¡Cuachíchitl!

Los piratas se asombran al ver a la cantidad de marines derrotados sólo por tres de los hombres cornudos, mientras que estos le sonrién.

Papalotl: Se los dijimos. Tendrán que atraparnos primero y no les dejaremos hacerlo.

Capitulo 207: Enfermo

Usando sus poderes de la Fabu Fabu, Taylor crea varios listones para atar a los soldados noqueados por la gente cornuda en caso de que se vuelvan a levantar. Sin embargo, es visto por un par de marines que siguen en pie.

Marine: ¡Desgraciado! ¡Suelta a mis compañeros!

Los dos Marines intentan atacar a Taylor pero este esquiva agilmente y luego crea dos largas cintas desde sus muñecas.

Taylor: ¡Twin Coral Grab!

El médico usa las cintas para enredar a ambos marines y haciendo gala de una enorme fuerza, los estrella uno contra otro de un tirón, dejándolos efectivamente en K.O.

Taylor: Con eso tendrán por ahora.

En ese momento, Jean llega corriendo junto a él.

Taylor: Vaya, aquí estas. Pense que te habías adelantado.

Jean: Si, había susrgido algo importante, pero no requiere de mi atención inmediata. ¿listo para atender a la chica herida?

Taylor: Completamente.

El joven pirata guia al médico hacía el Ocean Spirit, pero en el camino son alcanzados por otro grupo de Marines.

Marine: ¡Que no escapen!

Jean: Estos no aprenden... ¡Doppel Ara Schlag!

El pirata se transforma en su forma híbrida y usa sus alas para golpear y enviar lejos a los enemigos que se le acercan por la espalda.

Jean: ¡Ara Fubtritt!

El joven da una patada a otro marine en la cara pero al estirarse para hacerlo se le abren los puntos de una de sus heridas, lo que lo hace sentir dolor y retrocede por un momento. Viendo esto como una oportunidad, otro marine le apunta con un rifle para dispararle.

Marine: ¡Te enviaré al infierno!

Taylor: ¡No lo enviaras a ninguna parte! ¡Ascending Python!

El pelirrojo crea una gruesa tela con la que envuelve el torso del marine, para luego alzarlo en el aire y estrellarlo contra el suelo, derrotandolo ante la mirada asombrada de Jean que no había considerado que su poder tuviera un uso ofensivo.

Jean: Vaya, ¡eso fue increible…ugh!

Taylor: Se abrieron tus puntos, ¿verdad?

Jean: No es nada…

Taylor: Bien , te daré un vistazo una vez vea a la chica de la que tanto hablan.

Finalmente, los dos llegan hasta el Ocean Spirit y Jean guia a Taylor a la enfermería, en donde al abrir la puerta, encuentran a “Cherubiel” intentando levantarse de la cama y cayendo al suelo al fallar en mantenerse de pie, ante lo cual, ambos corren a ayudarla de inmediato.

Jean: ¿Estas bien?

Cherubiel: No… no estoy bien…ni siquiera puedo mantenerme en pie por mi cuenta…por que me estoy muriendo…

Taylor: No digas eso, todo va a estar bien. Soy médico y te voy a ayudar, ¿ok?

Aunque reacia al principio, finalmente la joven alada accede a que Taylor atienda sus heridas, por lo que este procede a quitarle las vendas mal puestas que lleva en el torso, dejando al descubierto  sus heridas. A pesar de la gravedad de estas, Taylor permanece impasible, aunque Jean se siente incomodo.

Jean: Entonces… te dejo para que trabajes… yo iré afuera para ver si aun quedan marines…

Pero cuando se dispone a salir, Taylor lo evita usando una de sus cintas para tirarle de un brazo.

Taylor: tu no te vas de aquí hasta que vuelva a coserte esa herida.

Jean entonces se queda mientras que el médico cura las heridas de “Cherubiel” de manera veloz y precisa. Como en el cuarto nadie dice nada y afuera aun se oyen los ruidos de la batalla, Taylor intenta entablar una conversación con su paciente para matar la tensión.

Taylor: Nunca había visto una persona con alas. Pareces un ángel.

Cherubiel: …

Taylor: Vaya heridas que tienes, cualquier otro ya estaría muerto. Pero veo que eres fuerte y además tienes buenos amigos que cuidan de ti, eres afortunada…

Cherubiel: …no son mis amigos…

Ante esta contestación, el médico voltea a ver a Jean , el cual observa con semblante preocupado como atienden las heridas de la chica.

Taylor: Entiendo… aunque si me preguntas a mi, si alguien te cuida, se preocupa por ti y se esfuerza por ayudarte, entonces el tu amigo. Si no, no se a quien podrías llamar así.

Esas palabras mueven algo en el corazón de “Cherubiel” que la hace sentir feliz por alguna razón, aunque procura no exteriorizarlo. Finalmente, el pelirrojo acaba de curar sus heridas, poniendo un nuevo vendaje sobre su torso.

Taylor: Listo. Ahora, procura descansar y no moverte mucho ¿ok?

La chica asiente débilmente con la cabeza y entonces el médico dirige su atención hacía Jean.

Taylor: Muy bien, ahora veamos esos puntos.

Pero súbitamente, el muchacho se siente mareado y tiene que agarrarse de la cama para no caerse, cosa que preocupa a Jean e incluso a la chica alada.

Jean: ¿Estas bien?

Taylor: Si, no es nada. Solo…

Pero en contra de su afirmación, su nariz comienza a sangrar profusamente, por lo que debe crear un paño para detener la hemorragia y saca dos píldoras de su frasco para tragárselas.

Jean: Eso definitivamente no es estar bien. ¿Qué sucede?

Ante esta situación, Taylor da un gran suspiro y se decide a hablar.

Taylor: Bueno, eres una buena persona. Supongo que puedo contarte. No, no estoy bien. Estoy enfermo…

Capitulo 208: Irónico

Jean: ¿Enfermo?

Taylor: Si... enfermo...

El peliazul observa el frasco de píldoras que lleva Taylor en la mano.

Jean: Pero estas bajo tratamiento. Te pondrás bien, ¿no?

Taylor: Ojala fuera tan simple como eso... verás... no solo estoy enfermo, nací enfermo...tengo una rara y agresiva enfermedad de la sangre. es lo que me causa las hemorragias nasales, entre muchas otras cosas.

Jean: ¿Otras cosas?

Taylor: Falta de oxigenación, mareos, fatiga excesiva, dolor de articulaciones, dolor de pecho...

Los síntomas que describe se vuelven más y más alarmantes.

Taylor: ...Microinfartos, hemólisis, ruptura de vasos sanguíneos, hemorragias internas, solo por decir algunas...

Jean siente escalofríos solo de oírlo.

Jean: Eso se oye terrible.

Taylor: lo es... las píldoras son solo para mantener los síntomas a raya, pero estas están tan viejas que seguramente ya no tengan ningún efecto. Para colmo, la dichosa enfermedad no tiene cura... La mayoría de los que la tiene no llega ni a los cuarenta años. Que jodido, ¿no? jejeje.

El muchacho se ríe de si mismo y de su desgracia, incomodando a Jean y a su paciente.

Taylor: Es irónico, ¿no crees? Soy un "médico enfermo"... un "médico que va a morir de enfermo"...

El muchacho se vuelve a reír de si mismo, luego hace una pausa y continua hablando.

Taylor: Cuando el médico les dijo que había nacido con esta cosa...mis padres... ellos... decidieron que no querían lidiar con un niño enfermo, así que... me abandonaron en un orfanato a la primera oportunidad... yo... sólo era un bebe... un recién nacido...y me abandonaron.

Los rostros del peliazul y la rubia se muestran visiblemente trastornados por lo crudo de la historia de Taylor, el cual la narra totalmente quitado de la pena, pero su curiosidad puede más y siguen escuchando con su absoluta atención.

Taylor: Crecí entre huérfanos, hospitales, doctores y tratamientos médicos tan dolorosos que las enfermeras tenían que atarme a la cama para que no me moviera. Pasaba tanto tiempo hospitalizado que nunca pude hacer un amigo. No podía jugar, no podía hacer ningún esfuerzo físico porque podía detonar en una crisis. Mi vida era lo que muchos definirían... una pesadilla...

El muchacho pelirrojo se queda en silencio un momento, recordando esa dolorosa etapa de su vida y luego prosigue.

Taylor: ¿Y sabes? Y quería rendirme... Sufría tanto y estaba tan solo que yo había preferido morir...

"Cherubiel" se siente identificada con esta última frase y no puede evitar preguntar.

Cherubiel: ¿Y por qué no te rendiste? ¿Porque continuaste viviendo?

El pelirrojo sonríe ante la pregunta.

Taylor: Porque conocí a alguien que me hizo cambiar de opinión... Me hizo darme cuenta de que vivir valía la pena...


Hace 13 años...

En un hospital, un niño pelirrojo excesivamente pálido y delgado se encuentra recostado en una cama. Se trata de Taylor, el cual tendrá por aquel entonces unos once años. Le están administrando medicamentos mediante un catéter conectado a su brazo y por no tener otra cosa que hacer, ha comenzado a leer un libro de medicina que uno de los doctores se ha dejado en el lugar, observando fascinado y asqueado las ilustraciones que este tiene.

Taylor: Entonces , el intestino delgado se compone de duodeno, yeyuno e ileón...asco.

Pero mientras lee, siente que alguien lo observando así que alza la vista del libro y ve a un niño como de su edad viéndolo fijamente. Este tiene el cabello verde oscuro alborotado y lleva uno de sus brazos inmovilizado por una férula.

Niño: ¿Qué estas leyendo?

Taylor no le contesta, pues no esta acostumbrado a hablar con otros niños y simplemente le mira extrañado.

Niño: ¿Por qué no respondes?

Aunque nervioso, Taylor le muestra la ilustración del libro y el niño la observa asqueado.

Niño: Iiiug... se parecen a los libros de medicina que leía mamá. ¿Te gusta leer eso?

Taylor simplemente asiente con la cabeza.

Niño: Eres raro y no dices mucho... me agradas.

El niño le dedica una sonrisa enorme y le ofrece la mano.

Niño: Me llamo Scott. ¿Quieres venir a jugar conmigo?

Capitulo 209: El dolor es bueno

Scott: ¡Anda! ¡Vamos afuera!

Taylor: Pero… es que yo… no puedo…

Scott: ¡Oh, vamos! ¡No seas tan aburrido!

El niño de cabellos verdes jala del brazo a Taylor, pero este ni siquiera se mueve. Al darse cuenta de ellos, Scott voltea hacia el niño y se da cuenta de la desolación en su mirada.

Taylor: No puedo salir… estoy enfermo… ni siquiera debo de levantarme de la cama hasta que terminen de ponerme mis medicinas… así que… será mejor que te vayas…

Scott mira al niño con una mezcla de sorpresa y tristeza por un momento y luego sala corriendo, dejando al niño enfermo nuevamente solo. Sin embargo, al poco rato regresa con una caja y la pone sobre la cama.

Taylor: ¿Qué estas haciendo?

Scott: Pense que ya que no puedes ir afuera podríamos jugar aquí. ¿Te gusta Serpientes y Escaleras?

El niño saca el juego de mesa de la caja, haciendo que Taylor se sienta genuinamente feliz por primera vez en mucho tiempo.

Scott: Por cierto, ¿Cómo te llamas?

Taylor: Me llamo Taylor…

Ambos niños juegan durante horas y mientras lo hacen comienzan a charlar sobre las razones que tienen para estar en el hospital.

Taylor: ¿Te caíste de un arbol y te rompiste el brazo?

Scott: Sip, quería ver el amanecer desde más alto. Pero me caí y dolió un montón. Los del orfanato me trajeron aquí y un doctor me arreglo poniéndome esta cosa. Aunque supongo que no es nada comparado con lo tuyo. Estar todo el tiempo en el hospital debe ser feo.

Taylor: Si… lo es. Espera un segundo. ¿Los del orfanato te trajeron? ¿Vives en el orfanato?

El niño peliverde agita la cabeza en afirmación.

Taylor: Pero habías dicho que tu mamá lee libros de medicina.

Scott: Leía…

La expresión del niño peliverde se vuelve un poco sombría, dandole a entender a Taylor que su madre ha muerto.

Scott: Ella era enfermera. Decía que el dolor era esencial en la vida.

Taylor: ¿Esencial? ¿Cómo puede ser esencial algo tan horrible?

Scott:  Ella decía que si no conociéramos el  dolor, no entenderíamos las cosas buenas de la vida. No podríamos saber lo que es estar feliz sin saber loe que es estar triste. Por lo tanto, el dolor es bueno. Sólo sintiendo dolor puedes disfrutar la vida al máximo.

Taylor no puede comprender lo que el niño intenta explicarle y entonces hace una pregunta para probar esa afirmación.

Taylor: (incrédulo) Entonces ¿estas diciendo que romperte el brazo fue algo bueno?

Scott: Si. Porque si no me hubiera roto el brazo, no habría venido al hospital y no tendría un nuevo amigo.

Luego, Scott le sonríe de una manera tan genuina que a Taylor le dan ganas de llorar. Nunca había considerado que el dolor fuera algo bueno y ahora gracias a este tenía un amigo, un amigo de verdad. Scott se da cuenta entonces de la expresión del niño enfermo, desconcertandose por ello.

Scott: Oye, ¿Qué tienes?

Taylor: Nada… sólo algo en mi ojo…

Scott: Ok. Entonces sigamos jugando, amigo.

Taylor: Esta bien, amigo.

Capitulo 210: Ganas de Vivir

Hace tres años…

Con el tiempo, Taylor y Scott se volvieron los mejores amigos y la influencia positiva del muchacho peliverde hizo que la calidad de Taylor de vida subiera. Tenía un mejor animo, los tratamientos parecían dar mejor efecto y ya era capaz de tener una vida más o menos normal.

Scott: ¡Vamos, tortuga!

Taylor: ¡No se vale! ¡Saliste primero! Jajajajaja.

Al crecer, el afán de ambos amigos por ayudar a otros los llevaría a convertirse en médicos. Al mismo tiempo, su deseo de vivir la vida al máximo los llevaría a reclutarse en la tripulación del Voyager Hope, un navío destinado a servir en misiones de paz realizando viajes por el Grand Line, el cual se encuentra por zarpar en su primer viaje.

Scott: ¿Puedes creerlo? ¡Vamos a viajar por el mundo! Quien sabe que cosas locas vayamos a ver.

Taylor: Talvez incluso podamos encontrar una Fruta del Diablo.

Scott: ¿Zoan?

Taylor: Sería lo ideal. Pero no me molestarí cualquier otro tipo.

Scott: Di lo que quieras de las Zoan pero las Logias molan mucho más.

Los amigos discuten amistosamente los motivos de porque consideran que tal tipo de fruta es mejor cuando el capitán del barco habla.

Capitán del Voyager Hope: ¡Leven anclas! ¡Suelten amarras e izen las velas! ¡Que el Voyager Hope lleve la paz y la esperanza al mundo!

Tripulantes: ¡SEEEEEEHH!

Hace dos años…

Es una noche tranquila y el Voyager Hope se encuentra navegando hacía su siguiente destino, mientras pasan de largo por una Isla Volcanica supuestamente abandonada. En una de las barandas de la cubierta superior, se encuentra Taylor, el cual se encuentra haciendo listones de seda con la mano mientras observa un tanto decepcionado, cuando llega Scott a hacerle compañía.

Scott: No me digas que aun estas triste porque la fruta que te comiste no es Zoan.

Taylor: No… Talvez…   tsk…. Si.

Scott: Oh, vamos Taylor. Una paramecia es muy útil y más una como la tuya. Puedes crearte una mantita para cuando tengas miedo en la noche. Jajajaja.

Taylor: Pagarás por eso, jajaja.

Los amigos pelean jugando, cuando de repente el barco se cimbra violentamente para luego detenerse en seco, derribando a una gran cantidad de sus tripulantes, causando preocupación en estos.

Tripulante: ¿Qué fue eso, capitán?

Capitan: Debimos golpear un arrecife. ¡Timonel! ¡Gire todo a babor! ¡Luego a estribor!

El timonel se dispone a hacer lo que le mandan pero subitamente el barco es atravesado por la mitad por un enorme rey marino, haciendo que todo el mundo entre en pánico.

Tripulante: ¡Un rey Marino!

Scott y Taylor : ¡…!

Al ser una misión de paz, el navío carece de armas o cualquier otra forma de defenderse, por lo que sus integrantes sólo pueden lanzar luces de bengala, esperando que sean vistas por cualquier barco cercano y puedan auxiliarlos, pero el Rey Marino no cesa en su ataque.

Capitán: ¡Abandonen el barco! ¡ Abandonen el barco!

Todos los tripulantes empiezan a subir a los botes salvavidas y algunos saltan al agua en su desesperación por salvar su vida. Taylor y Scott logran subir a uno de los botes, logrando escapar a tiempo mientras ven como el Voyager Hope es destrozado por el Rey Marino. Sin embargo, tras acabar con el navío, la criatura dirige ahora su atención hacía los botes salvavidas.

Scott: ¡Maldición! ¡Tenemos que salir de aquí!

Taylor: ¡Remen más rápido!

Pero es en vano, pues la enorme bestia les da alcance en cuestión de segundos.

Todos: ¡AAAAAHHHHHH!


Sigue oscuro. Taylor despierta dolorido en alguna playa desconocida .Le duelen mucho las costillas y tiene cortes profundos por todas partes. A su alrededor, yacen grandes pedazos de madera astillada y al alzar la mirada se da cuenta de que el Voyager Hope, totalmente destrozado ha sido arrojado contra la costa, preocupando al muchacho.

Taylor: ¡¿Capitán?! ¡¿Chicos?!

El muchacho se levanta con algo de dificultad y avanza, llenandose de horror y tristeza al ver los cuerpos sin vida de  varios de sus compañeros. A pesar de ello, sigue gritando, en espera de encontrar algún otro superviviente.

Taylor: ¿¡Chicos!? ¡Quien sea!

Scott: Taylor… *cof cof* Taylor…

Taylor: ¡¡Scott!!

El muchacho pelirrojo alcanza a ver a su amigo tirado algo más lejos cubierto por un montón de tablas rotas y corre hacía él, suspirando aliviado.

Scott: Hola, Taylor…

Taylor: Gracias al cielo… creí que también habías muerto.

Scott: Pues es más o menos cierto…

Taylor: ¿Qué? ¿De que estas hablando?

El pelirrojo quita las tablas rotas de encima de su amigo, horrorizandose al ver que una de ellas le ha atravesado el abdomen de lado a lado.

Scott: Tengo mucho frio…

Taylor: ¡No…no te preocupes amigo! ¡Saldrás de esta!

El pelirrojo intenta ayudar a su amigo pero sus manos no dejan de temblarle y no tiene ni idea de donde empezar con una herida tan grave.

Taylor: ¡Yo te voy a curar! ¡Yo te voy…a curar! ¡Yo…!

Al chico le empiezan a brotar  lagrimas pero Scott lo conforta tomando su mano con la poca fuerza que aun le queda.

Scott: Esta bien, amigo… esta bien… Me duele mucho pero… no importa….voy a ver a mi mamá otra vez… asi que esta bien

Su voz se hace cada vez más debil.

Scott: …Se que te duele a ti también… pero  tienes que seguir viviendo… tienes que vivir, Taylor… para que sigas disfrutando de las cosas buenas…  tienes que vivir, Taylor…Prometeme que vas a vivir…

Su voz finalmente se apaga y Taylor sostiene la mano de su amigo entre lagrimas

Taylor: Lo prometo ¡Lo prometo!


Jean Y Cherubiel observan a Taylor con tristeza mientras este recuerda el pasado

Taylor: Y esa es la historia de mi vida. Una historia que ya sé como va a acabar. Se que estoy enfermo aunque no es como que este buscando una cura. Se que voy a morir pero eso es lo que me motiva. Voy a experimentar todas y cada una de las cosas que ofrece este mundo. Buenas o malas. Yo voy a vivir. Ese es mi sueño.

A Cherubiel le brotan las lagrimas ante una afirmación tan noble, pero Jean permanece en silencio. Luego mira a Taylor con determinación y extiende una mano hacía él.

Jean: En ese caso dejame ayudarte…

Capitulo 211: Un ofrecimiento

Jean continua con su mano extendida hacía Taylor, el cual parece no comprender.

Taylor: ¿A que te refieres?

Jean: Dijiste que quieres vivir. Experimentar todo lo que el mundo te ofrezca. Asi que voy a ayudarte a que consigas tu sueño haciéndote un ofrecimiento... Ven con nosotros.

Taylor: ¿¡Qué!?

Jean: Sería perfecto. Así tu podrías viajar por todas partes en nuestro barco. Podrías ver y hacer todo lo que desees y mi tripulación tendrá al médico que tanto nos hace falta.

Taylor: Espera, espera, espera. ¿ Esto es en serio? ¿Estas reclutandome?

Jean: Básicamente...si. Pero bueno, es tu decisión aceptar o no.

El joven capitán se queda con el brazo extendido en espera de la respuesta del pelirrojo. Este se queda inmovil un momento, abrumado e incrédulo por la súbita proposición e indeciso sobre que hacer, pero entonces, la imagen de Scott sonriendole aparece en su mente y todo se vuelve claro.

Taylor: Je. Nunca antes he sido un pirata...

El muchacho toma la mano de Jean y la estrecha con fuerza.

Taylor: Será un placer.

"Cherubiel" observa sorprendida todo el suceso, y ante la respuesta afirmativa de Taylor, Jean levanta el puño en señal de júbilo.

Jean: ¡En ese caso, mi médico de abordo, vayamos a patearle el trasero a unos cuantos marines!

Jean sale corriendo del barco, dejando a Taylor atrás.

Taylor: ¡Oye, se supone que aun debo coserte esa herida!

El médico se dispone a ir detrás de su nuevo capitán, pero antes observa un momento a "Cherubiel".

Taylor: Tu no te muevas de aquí, ¿ok?

Y se va dejando a la chica nuevamente sola en la enfermería. Esta se queda un rato digiriendo la escena que acaba de presenciar y luego se queda observando una de las esquinas de la habitación, en la cual estan arrumbadas sus armas.

Mientras tanto afuera...

Mia: ¡Enrollar!

La Bebedora logra asestar un potentisimo puñetazo justo en la cara de Isabel, que aunque no la derriba, si logra hacerle un corte en la frente, lo que potencia aun más la furia de la oficial.

Isabel: ¡AGHHHH! ¡Mount Ceiling Flower Snicks!

La marine mueve su espada de tal manera que libera pequeñas y veloces ondas cortantes hacía Mia. Debido a sus heridas y a la velocidad de los pequeños ataques, Mia se ve incapaz de esquivarlas así que cruza sus brazos sobre si misma para intentar cubrirse, hiriéndose seriamente en el proceso.

Mia: *jadeo* ¿Es todo... lo que tienes?! ¡Podría seguir así... todo el día!

Isabel: ¡Callate de una buena vez!

Y la oficial vuelve a cargar con todo contra su antigua amiga.

Capitulo 212: Mi nombre es...

Con Taylor anexado al grupo y Jean habiéndoles informado al respecto,el resto de la tripulación comenta al respecto mientras defienden al Ocean Spirit de los marines.

Katrina: bienvenido a bordo.

Big Bird: Bienvenido, Bienvenido.

Taylor: Gracias, me alegra ser tan bien recibido.

Angélique: Gracias a ti. Ya nos hacía falta un médico.

Jean: Jaja, te dije que les gustaría la noticia.

Los marines por su parte continúan su embate pero son rápidamente repelidos.

Marines: ¡Ataquen!

Jean: Ara Schlitz!

Angélique: ¡Heel Shot!

Katrina: ¡Copy Knife-Fan!

Taylor: ¡Coral Grab!

Los piratas atacan simultáneamente, acabando con otra oleada de marines.Por su parte, Bert, con algo de ayuda de la gente cornuda, finalmente ha terminado las reparaciones del timón y junto a estos, se dispone a botar al Ocean Spirit de regreso al agua.

Bert: A la cuenta de tres. Uno. Dos. ¡Tres!

El barco finalmente regresa al agua para alegría del carpintero y de los hombres cornudos que lo ayudan, y luego Bert da aviso a sus compañeros.

Bert: ¡El Ocean Spirit esta listo! ¡Larguemonos de una buena vez!

Al oir esto, Jean y compañía suben de inmediato al barco, el cual ya se mueve por la corriente del rio. Afuera, los hombres cornudos los despiden con efusividad.

Metztli: ¡Adios!

Xolotl: ¡Vuelvan cuando quieran!

Papalotl: ¡Mucha suerte! ¡Cuidense mucho! ¡Y recuerden volver algún día, aun nos deben una celebración!

Jean: ¡Adios!

Taylor:¡Gracias por todo!

La gran líder y su gente se disponen a retirarse velozmente del lugar y volver a su aldea escondida. Los piratas se disponen a hacer lo mismo, pero entonces Bert se da cuenta de algo muy importante.

Bert: Esperen, ¿Donde están Mia y James?

Estos siguen afuera, incapaces de subir al barco porque la tenacidad de sus oponentes se los impide. De su lado, Mia continua su batalla contra Isabel, estando ambas ya bastante extenuadas.

Isabel: ¡Deja de ser tan malditamente resistente y pierde de una vez!

Mia: ¡Ni en tus sueños!

Por su parte, James sigue batallando contra Mayhem, sin que ninguno de los dos haya logrado dar un impacto contundente a su rival.

Mayhem: ¡Hydrargirum Slash!

James: ¡Devil swing!

El tirador logra esquivar el tajo y a la vez su disparo logra impactar directo, haciendo que Mayhem caiga de rodillas.

James: Ya eres mio...

Mayhem: Quicksand

James: ¿Huh?

El suelo sobre el que esta James se vuelve líquido, haciendole resbalar y tirar su arma.

James: (¡Una trampa!)

Mayhem: ¡Ahora, tu eres mio!

El teniente se dispone a dar el golpe final a su enemigo derribado, pero súbitamente, la Liquid Sword de Mayhem es enviada a volar por una flecha. Al voltear para ver quien la lanzo, tanto el marine como el pirata se quedan sorprendidos al ver a la Chica Alada, la cual aunque aun tiene problemas para mantenerse en pie por sus heridas, lleva en sus manos su arco y su carcaj.

James:(¡¿Cherubiel?!)

Mayhem: (¿qué demonios? ¡un ángel!)

Aprovechando la distracción, James se abalanza sobre su arma y vuelve a disparar.

James:¡Brawler Impact!

Esta vez, el disparo da totalmente de lleno al marine, el cual cae inconsciente y humeando por la boca. Luego James se levanta y va hacía la chica alada.

James: Me alegro de ver que ya estas mejor. Gracias por salvarme, "Cherubiel". Lo siento, sé que no es tu nombre pero no sé de que otro modo llamarte y ...

Chica: Evangeline...

James: ¿Qué?

La joven sonríe débilmente hacía el tirador.

Chica: Mi nombre es Evangeline...

Capitulo 213: Ganar pero perder

Con su enemigo derrotado, James se dispone a regresar al barco ayudando a Evangeline a caminar porque aun esta muy debil. Mientras tanto, la batalla de Mia e Isabel llega a su clímax.

Mia: ¡Enrollar!

Mia lanza otro potente puñetazo esperando noquearla al fin, pero Isabel lo esquiva por los pelos y responde lanzando un ataque propio.

Isabel: ¡Marguerite Stab!

Mia: ¡Gyahh!

La marine perfora el hombro de la pirata con su espada y con esta clavada en su cuerpo, la usa para empujarla obligando a la Bebedora a arrinconarse a si misma contra una roca. Una vez logrado su cometido, Isabel saca la la hoja de su arma del hombro de Mia y la pone sobre su cuello.

Isabel: Se acabó. Has perdido.

Pero contrariamente a lo que esperaba, Mia no se ve preocupada en absoluto.

Mia: ...ufff...ufff...je. Tal vez me derrotaste.... pero mira a tu alrededor... ¿de verdad crees que has ganado?

Solo cuando la pelinaranja dice estas palabras es cuando Isabel se da cuenta del deplorable estado en el que se encuentran sus hombres. La mayoría yacen vencidos sobre la hierba y las cenizas. Los pocos que quedan en pie se encuentran afanados en ayudar y atender a sus compañeros heridos. Ante esta escena, Isabel se estremece, no queriendo creer lo que ve.

Isabel: No puede ser...

Mia: Puede... que hayas ganado la batalla, Isabel...pero perdiste la guerra...

Isabel: ¡No puede ser!

Aprovechando que la oficial esta en shock, Mia le da un rodillazo en la tripa que le saca el aire, liberandose del acero de esta.

Isabel: ...ugh...

Luego, la bebedora toma su botella de licor y le da un enorme trago pero no lo bebe, sino que lo almacena en sus mejillas y saca un pequeño objeto de metal plateado que lleva oculto entre sus senos.Mientras, Isabel se recompone del rodillazo, enfureciendo de nueva cuenta.

Isabel: ¡Una trampa para pillarme desprevenida, ¿eh?!

Pero entonces, los ojos de Isabel se dilatan sorprendidos. El objeto plateado que ha sacado Mia resulta ser un mechero que Mia utiliza para encender el alcohol de su boca mientras lo escupe hacía Isabel.

Mia: (Maniobra Desesperada: Aliento de Dragón)

Aunque el fuego no es muy potente, si hace retroceder a Isabel debido a que su capa de oficial es alcanzada por las llamas, teniendo que quitársela de inmediato para evitar que estas le alcancen.

Isabel: ¡Maldición!

Mia: Adios, Isabel...

Y aprovechando la situación, Mia escapa velozmente y sube al Ocean Spirit, en donde al ver que ha llegado sus compañeros finalmente se disponen a partir.

Jean: ¡Mia esta aqui! ¡Vamonos!

Angélique: ¡a la orden!

El Ocean Spirit despliega sus velas y avanza velozmente por el rio, ante la mirada furibunda de Isabel que se ha quedado atrás en tierra, incapaz de darles alcance. Sin embargo, esta no parece rendirse aun y saca un Den Den Mushi para llamar a alguien.

Al otro lado de la línea: ¡Diga, capitana!

Isabel: ¡Ha habido un cambio de planes, sargento! ¡Dirija el barco hacía el estuario...!

Capitulo 214: Ceremonia Doble

Mientras la nave sigue avanzando por el rió con rumbo al océano, Taylor, haciendo gala de su recién adquirida posición de médico de abordo, cura las heridas de Mia.

Mia: Me descuido diez minutos y ya reclutaron un nuevo camarada. Menos mal que es médico.

Taylor: Je. Lo tomaré como un cumplido.

Katrina: Pero no es oficial hasta que pase la ceremonia de iniciación.

Taylor: Iniciación, ¿uh?. Suena divertido.

Mia: Creeme, no lo es tanto.

Jean: ¿Pues que esperamos para hacerlo oficial? Katrina, trae los pendientes.

Katrina: ¡Voy!

James: Jean, espera. Antes de que hagan eso, Evangeline tiene algo importante que decirnos.

Jean: ¿Quién?

En ese momento, la chica alada sale de atrás de James y se pone frente a Jean, el cual la mira intrigado y luego ella se dispone a hablar.

Evangeline: *suspiro* Primero que nada, quiero pedir disculpas por todos los males que les cause. De verdad lo lamento…

Jean: No pasa nada, no tienes porque discul…

Evangeline: No, si tengo que. Además, a pesar de todo lo que les hice, ustedes salvaron mi vida y…

La chica se detiene por un momento mientras mira fijamente a Taylor y James y luego prosigue.

Evangeline: Me enseñaron una valiosa lección sobre la vida y las personas, y por todo es les agradezco.

La chica hace reverencia ante la mirada sorprendida y un tanto incomodada de los piratas y luego sigue hablando.

Evangeline: Me devolvieron al camino correcto…y ahí quiero permanecer, en el camino correcto… así que, humildemente, les solicito poder acompañarlos en su viaje. Ofrezco mis habilidades a su servicio.

Todos: ¿¡Qué!?

Evangeline permanece de pie nerviosamente y con la cabeza gacha mientras el barullo se hace presente en el barco debido a lo inesperado de la petición, pero entonces Jean alza una mano, ordenando silencio y luego se acerca a la chica alada.

Jean: Evangeline, ¿verdad? Dices que quieres estar en el camino correcto. ¿Qué esperas conseguir en este?

Evangeline: Quiero expiar mis errores… y tal vez un día ser capaz de volver a Caelia con la frente en alto y pedir perdón al Príncipe…

Jean: Supuse que dirías algo así. Pero, ¿no quieres hacer algo más con tu vida? ¿No tienes un sueño?

Evangeline: ¿Un sueño…?

Por la mente de la chica pasa un recuerdo muy anterior de su vida. Se trata de ella de muy niña, llamando emocionada a su madre.

Evangeline: ¡ Mira, mamí! ¡Mira!

La niña muestra orgullosamente a su madre una Jet Board que ella misma ha fabricado.

Gabriel: ¡Vaya, es maravilloso! ¿Tu la hiciste?

Evangeline: ¡Si!

Gabriel: Wow. Eres una genio.

Evangeline: cuando se grande, voy a ser inventora y mis inventos ayudaran a las personas. Bueno, además de ser comandante, igual que tu.

Gabriel: Estoy segura de que así será.

La mujer carga a su hijita y le da un beso en la frente mientras que esta se ríe.

Evangeline: Quiero ser inventora, y que mis creaciones cambien al mundo para bien.

Al haber respondido su pregunta, Jean da media vuelta y le da la espalda. La joven, creyendo que la están rechazando baja la cabeza con pesar, pero entonces…

Jean: Katrina, espero que tengas suficientes pendientes porque tendremos una ceremonia doble.

Katrina: Por supuesto que si.

Ante esta contestación, Evangeline se siente autenticamente feliz, como no lo había hecho en años, tanto que incluso derrama unas lagrimas.

Evangeline: Gracias… De verdad, gracias.

El pelizaul entonces vuelve a con ella y la hace levantar la cara.

Jean: Guarda esas lagrimas para un día triste. Hoy es un día feliz y vamos a celebrarlo. ¿entendido?

La joven se enjuga los ojos y responde con una sonrisa.

Evangeline: ¡Si, capitan!

Los piratas ríen y se disponen a festejar mientras Katrina trae los pendientes para la iniciación, pero entonces, el ambiente festivo se ve interrumpido por un extraño silbido seguido de un seguido atronador.

Taylor: ¿Qué fue eso?

Pronto, los sonidos se repiten más cerca, pero el estruendo esta vez impacta al barco, destrozando la puerta de la cabina.

James: ¡Una bala!

Es entonces, cuando los piratas se dan cuenta de que el estuario del río, su salida al mar, esta bloqueada por un barco de la Marine, del cual provienen las balas.

Bert: ¿¡En serio!? ¿¡Ahora?!

Mia: Isabel nunca se rinde…

¿¡Muy pronto para celebrar!?

Capitulo 215: Lo que vendrá

La situación vuelve a pintar mal para los piratas ya que los ataques del barco marine son muy potentes, por lo que intentan buscar una solución para su situación.

Katrina: ¡Hay que maniobrar!

Angélique: Imposible, el espacio es muy pequeño para hacerlo y aunque lo hiciéramos no habría a donde ir, esa es la única salida.

Katrina: ¿Entonces que hacemos?

Big Bird: ¿Que hacemos, que hacemos?

Jean: Dispararles con nuestros cañones.

James: Olvídalo, su potencia de fuego es mucho mayor, nos volarán en pedazos antes de poder estar a tiro

Evangeline: Entonces bajemos del barco.

Mia: Si, ataquemos desde fuera...ugh...

Taylor: ¡Ni se les ocurra! Ustedes dos no están en condiciones para pelear y tu ni siquiera debiste haber bajado del barco antes.

Bert: Aunque saliéramos del barco sería el mismo resultado que si estuviéramos en él. Ese buque enemigo es demasiado grande, dudo que incluso un rey marino pudiera destruirlo.

Jean: Tal vez no un Rey Marino pero si otra cosa...

Esta última afirmación da a Jean una idea, por lo que toma su forma híbrida y se dispone a salir volando.

Angélique: ¿¡A donde vas!?

Jean: Tengo una idea, pero me tomará unos minutos. ¡Procuren que no los vuelen en pedazos! ¡Big Bird, vn conmigo!

Y entonces el hombre pájaro y su compañero animal se van sin decir más, dejando al resto de su tripulación en el barco.

Angélique: Maldición, odio cuando hace eso... ¡Ya lo escucharon! ¡Bert, tira el ancla! ¡Los demás bajen las velas! ¡Eso evitara que sigamos avanzando y con suerte, evitara que sus cañones nos destrocen por completo!

Todos: ¡Entendido!

Los piratas hacen lo que su navegante y primer oficial les ordena, sin embargo eso no logra quitarlos del peligro de las balas enemigas, por lo que hacen lo que pueden para repelerlas.

James:¡Lucky Seven!

Taylor: ¡Ophidia Net!

Katrina: ¡Replicant Thirty-Bodyguard!

Pero los marines son persistentes y deciden utilizar sus potentes cañones frontales para destruirlos.

Sargento: ¡FUEGO!

Los piratas se disponen a repeler estas balas también pero súbitamente son detenidas por el enorme cuerpo de Quetzalcoatl, el cual va acompañado en el aire por Jean y Big Bird , ante la mirada completamente atónita de sus compañeros y de los marines que los atacan.

Angélique: ¿¡Jean,Qué demonios estan haciendo!?

Jean: ¡Bert dijo que ni siquiera un Rey Marino podría destruir ese barco así que le pedí a Xolotl algo más poderoso que un Rey marino! ¡Big Bird, al ataque!

Big Bird: ¡Ataque, ataque!

Acto seguido, el ave azul hace una serie de sonidos dirigidos hacía Quetzalcoatl y luego la enorme Águila de Fuego se dirige a atacar el buque de la Marine. Aterrorizados, los marines intentan dispararle pero lo único que logran hacer es tirarle una única pluma y enfurecer más al Ave, la cual recoge el barco con sus garras y luego lo arroja lejos, causándole graves daños al navío y lo que es más importante, lo quita del camino de los piratas.

Angélique: Es nuestra oportunidad. ¡Leven Anclas! ¡Desplieguen las velas!

El Ocean Spirit y sus tripulantes logran salir de Smokey Mountain y al ver que su nave y sus compañeros están finalmente a salvo, decide dispensar a Quetzalcoatlus, no sin antes recoger la pluma que ha tirado para añadirla a su colección.

Jean: Gracias por la ayuda, ya puedes irte.

Big Bird vuelve a emitir extraños sonidos hacía el aguila y esta se va, tras lo cual Jean y Big Bird aterrizan en la cubierta de su navío, recibidos con jubilo por el resto de la tripulación.

Katrina: ¡Eso fue asombroso! ¿Como lo hiciste?

Jean: En realidad, fue cosa de Big Bird, yo solo fui y pedi permiso a Xolotl para que me dejara traerlo.

Katrina: ¿De Big Bird?

Jean: Es un ave, ¿recuerdas?. Puede hablar con otras aves, y dado que Quetzalcoatl ya esta domesticado y ya nos conocía no fue mucho problema hacer que siguiera sus ordenes.

Taylor: Fascinante, nunca había visto al Quetzalcoatl obedecer a nadie que no fuera Xolotl.

James: Ja.Y yo que creía que eras un ave inservible...

Big Bird: ¡OYE! ¡OYE!

Jean: Pero como sea, creo que teníamos una iniciación doble por hacer...

Un rato más tarde...

Todos en el barco llevan un tarro y Mia va llenando cada uno de ellos con una de sus botellas de colección especial. Taylor y Evangeline finalmente portan los pendientes de oro, haciendo oficial su anexión a la banda.

Jean: Muy bien, quiero hacer un brindis ¡Por Taylor y Evangeline! ¡nuestros nuevos camaradas!

Todos: ¡Por Taylor y Evangeline!

El grupo choca sus tarros alegremente, celebrando todo lo que fue, lo que es y lo que vendrá y luego comienzan una fiesta. Sin embargo, al mismo tiempo, alguien no esta nada contento de las buenas nuevas para los del Ave Azul. Se trata de Mez Scal quien via Den Den Mushi, escucha furioso el reporte de Isabel y Mayhem sobre el escape de los piratas.

Mez Scal: ¡Entonces los dejaron escapar! ¡Esto es inaceptable!

Isabel: Lo sé señor, pero han aumentado sus filas y...

Mez Scal: ¡Sin excusas, capitana! ¡Usted y el teniente han fracasado y punto! ¡Tal parece que sobrestime sus capacidades...!

Esas palabras se clavan profundo en los pechos de ambos oficiales pero no pueden hacer nada más que aceptarlas.

Mez Scal: En circunstancias normales, recibirían un castigo por su incompetencia pero en este momento no podemos darnos ese lujo. El Vicealmirante Comil me ha informado que unos alborotadores conocidos como los Piratas Freak han atacado el G-2 y necesitan más activos en la base. Ustedes y sus hombres irán allá de inmediato para brindar apoyo.

Mayhem: ¿¡Pero que hay de los del Ave Azul!?

Mez Scal: ¡Han demostrado no estar a la talla del desafío que estos criminales representan y para colmo dejaron que su fuerza creciera! ¡El Cuartel General incluso esta considerando aumentarles la recompensa! ¡Así que enviaré a alguien más capacitado para la tarea!¡Ustedes, simplemente vayan al G-2 y repórtense con el Viealmirante Comil! ¿¡Ha quedado claro!?

Los oficiales no contestan de inmediato.

Mez Scal: ¡¿HA QUEDADO CLARO!?

Isabel: Transparente...

Mayhem: Cristalino...

Mez Scal: Bien...

Ka'cha

El Contralmirante cuelga el auricular y luego se dirige a una silueta sentada frente a su escritorio.

Mez Scal: Digame , Comodoro. ¿Esta dispuesta a llevar a los Piratas del Ave Azul ante la justicia?

????: Por completo, jijijijiji.

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.