Arco de los Revanchistas
Arco de los Revanchistas.png
Información
Número de capítulos 19
Anterior Arco de la Mansión Escarlata
Posterior Arco de la Mejor Novelista
Creador Sr Gelatina

El Arco de los Revanchistas es el cuarto y último arco de la Saga del Despertar. Continua al Arco de la Mansión Escarlata y precede al Arco de la Mejor Novelista

Antecedentes

Tras escapar sanos y salvos de la Mansión Escarlata y librarse de la amenaza de Nisse, los piratas prosiguen la ruta que Galaksi Telski tenía planeada: Ir a la Refineria de Piedra Marina y cumplir así los misteriosos planes del pirata de un billón de berries. Pero sin que lo sepan, están siendo acechados por un temible enemigo: Kil·lal, el Quebrantador.

Capítulo 60: El olor de la sangre

—¡¡Tierra a la vista!! -gritó Fist

—¡¡¡POR FIN!!! -gritó Athan tirando la mesa de una patada

—Awww, mírale, está emocionado por tener su primera aventura pirata -comentó Lumiere

—¡¡NO, ADEFESIO DE MIERDA!! ¡¡TENÍA GANAS DE DEJAR DE JUGAR A ESTE HORRIBLE ENTRETENIMIENTO DE PLEBEYOS SIN INTELECTO!! -gritó Athan señalando lo que había tirado de la mesa

—Se llama UNO... -le respondió Galski con desagrado

—¡¡LO TENEIS AMAÑADO!! ¡¡ESTAIS CREANDO VUESTRAS PROPIAS REGLAS PARA QUE NO PUEDA GANAR!! -se quejó Athan acusándoles

—¡¡Pero trozo mierda, si cuando te intentamos explicar las normas dijiste: -Lumiere comenzó a imitar la cara de Athan- "Ha, ¿crees que necesito tu piedad? Yo, Athan Rinkusu, no tengo rival alguno, no importa el arte o la ciencia en la que compita pues siempre me alzaré con el triumfo absoluto "

—Eso fue por la perdida de sangre de ayer, no pensaba bien y os aprovechasteis de ello -se defendió Athan- por ende yo he ganado todas las partidas.

—Agárrame Galski o le hundo la cabeza -dijo Lumiere mientras trataba de que Galski le agarrase, pero este se tiraba para atrás incomodo

—¡Bueno, compañeros! -Fist se les acercó- ¿Que os parece si repasamos el plan?

—Es más divertido improvisar sobre la marcha, pero si es por nuestro compi Galski puedo hacer una excepción y sacrificar el misterio de la aventura -dijo Lumiere apoyando un brazo en el hombro de Galski, este se sonrojó

—S-si... si... os cuento... -Galski comenzó a explicar...

Estamos a punto de entrar en la Refineria de Piedra Marina, una Instalación del Gobierno Mundial. Podemos esperar muchos agentes de la marine y del Gobierno protegiendo la zona, dudo que nos topemos con alguien tan poderoso como lo fue la agente del CP-0, pero será complicado sin duda... bueno, no sé para que doy tanto detalle, si desde aquí ya podeis ver barcos de la Marina patrullando la isla, en cuanto nos acerquemos se acercarán a revisar, aprovecharemos que aún no saben que Athan está de nuestro lado para infiltrarnos.

El objetivo es crear un arma de piedra marina, no os preocupeis por eso, ya pensé de sobra cual crear... dejadme eso a mi... Luego nos iremos de esa isla lo antes posible y... nuestros caminos se separarán

—¡¿QUE!? -le interrumpió Athan- ¡¡No tenía ni idea de esa parte!!

—¡¡Yo tampoco!! - se añadió indignado Lumiere-¡¿Porque no nos contaste sobre eso!?

—Agh... me imaginaba que reaccionariais así... -dijo Galski mirando a otro lado

—Joven Galski, cuentales lo que a mi -le pidió Fist- tienen que saber contra quien se enfrentan.

—De acuerdo... Os conté que iba a por Kil·lal, el que mató a mi tripulación, pero nunca os conté lo poderoso que era...

—Si se cargó a tu banda nos imaginamos que es muy fuerte -contestó Lumiere- pero nos hemos cargado a una agente del CP-0, no será taaaaaan dificil.

—Y supongo que ese cabron tiene Fruta del Diablo -dijo Athan- como marine maté a un monton de usuarios, incluso a algunos de tipo Logia, son todos una panda de egocentricos que se creen intocables, sin su fruta no son nada, así que ya sabes: paliza de piedra marina y para casa.

—A quién me recuerda eso... -dijo Lumiere por lo bajo

—¡¡MI CUALIDADES FÍSICAS SON INSUPERABLES, SOY UN GENIO TANTO EN EL COMBATE MENTAL COMO EN EL CUERPO A CUERPO, MI FRUTA DEL DIABLO ES SOLO UN COMPLEMENTO!! -le gritó enfadado Athan

—Quien se dio por aludido fuiste tu -respondió Lumiere desviando la mirada y poniendose a silbar.

—¡Escuchad! -llamó la atención Fist- Galski me contó los poderes de ese tal Kil·lal y sin duda es alguien que no podemos ganar. ¡Yo amo las aventuras como el que más, pero tampoco hay que ser un kamikaze! ¡La pelea contra la asesina del CP-0 pudo haber acabado muy mal, llegamos a no tener la habilidad de Athan y hubiesemos muerto todos! ¡Si podemos evitar combates así de peligrosos deberiamos hacerlo!

—Jope Fist... te imaginaba menos prudente... -comentó Lumiere tirado por los suelos deprimido

—¡Es más por vosotros que por mi! ¡Sois aún muy débiles para pelear contra los pesos pesados! -les explicó Fist sonriendo

—Me he podido librar de explicarles más sobre Kil·lal... -pensó Galski- contra menos sepan mejor... Porque si saben demasiado... el lo verá y les dará caza... Y pensar que existe una Fruta así de poderosa, debí de haberla descubierto antes...

El barco siguió acercándose a la Refineria de Piedra Marina, comenzaron a poder apreciar el interior de la isla. Lo más destacable fueron sus enormes chimeneas, las cuales contaminaban el cielo con sus residuos y teñian de negro las nubes. El agua que rodeaba la costa no estaba en una mejor condición, con tonos morados y grisaceos.

—¿Te imaginas ir a una isla normal? Yo no -comentó Lumiere

Un buque de la Marina comenzó a acercarse a la embarcación de los piratas novatos.

—¡Alto! -se escuchó desde el barco marine- ¡Deténganse e identifiquense, de lo contrario abriremos fuego!

Athan se subió a la borda —¡Aquí Capitán Athan Rinkusu, código marine 0238. Mi barco tuvo un accidente y perdí a mi tripulación, vengo aquí en busca de auxilio!

—Ugh, el capitán Athan, tremendo dolor de huevos va a ser tener a ese tirano por aquí... -pensó el marine que estaba hablando- ¡De acuerdo, viendo la condición de su barco... -dijo observando los agujeros provocados por Nisse, los cuales habían sido tapados con tablones- puede subir al nuestro!

—¡Muchas gracias! -respondió Athan

El barco marine desplegó una escalera con la cual ambas embarcaciones quedaron conectadas. Athan subió al navio.

—Un momento... -se detuvo el Rinkusu- mi oido detecta algo... por ahi... -dijo señalando hacía el horizonte

—¿¡Hacia ahi!? -se alarmó un marine- Ya veo, son los sentidos evolucionados de los Rinkusu, yo no escuché nada -pensó

—Son auténticos monstruos, ni siquiera parecen humanos -pensó otro

—Pues yo no oigo nada -murmuró el marine a cargo del barco

Mientras tanto, Galski y compañia habían sacado los tablones que tapaban los agujeros, quedando frente a frente con los cañones del buque marine

—¡No hagais ruido, eh! -les recordó Galski

—¡Silenciosos como una pluma y mortiferos como una gaviota! -comentó Lumiere

—¡No entendí la lógica de ese refrán pero estoy de acuerdo! -dijo Fist

Galski saltó al cañón de en frente, entrando por el hueco que llevaba a las bodegas. Fist hizo lo mismo, también sin dificultades, pero Lumiere al saltar se chocó con el cañon, este comenzó a inclinarse, a punto de caer al mar.

—¡Oh mierda! -pensó Lumiere viendo al arma al límite de caer al vacío junto a él

—¡Te tengo, pequeña gaviota! -dijo Don Fist agarrándole de la capucha y rescatandole así de morir aplastado y ahogado. Sin embargo el cañon cayó al mar, haciendo un fuerte estruendo.

—¿Ah? ¿¡Que ha sido eso!? -todos los marines se giraron y pudieron ver a los intrusos- ¡¿QUE ESTÁ PASANDO AHI!?

—Agh... Si es que sois totalmente inutiles... -Athan agarró de la cara a dos marine que estaban cerca suya y les estalló la cabeza- Como echaba de menos...

—Maldito traidor... -dijo el marine a cargo del barco mirando a Athan

—el olor de la sangre... -comentó Athan mientras arrojaba hacía atrás los cadaveres de sus victimas.

Capítulo 61: Angel with a shotgun

—¡Vas a probar todo el peso de la justicia! ¡Nunca me caiste bien, Rinkusu! -dijo el marine sacando dos martillos

[Teniente de la Marine, Steel Stove, El Clava-tornillos]

—Ni siquiera sé quien eres -contestó Athan

Galski y los demás se encontraban corriendo por la bodega, buscando las escaleras para salir a cubierta

—¡Tenemos que llegar antes de que Athan mate a más gente! -exclamó Galski

—Bueno, sí, también estaría bien llegar para ayudarle -le respondió Lumiere

—¡¡Nasajajaja, seguro que Athan no se excede, eso tan solo fue el calor del momento!! -dijo Fist

—¿Seguro? -preguntó Galski

—¡Era ironia! ¡¡Nasajajaja!! -se rio Fist

Athan había agarrado a un soldado de infanteria para usarlo como escudo para bloquear los martillazos del teniente Steel

—¡¿Como puedes ser tan cruel como para usar escudos humanos!? -Steel retrocedió pensando en como pelear contra su adversario

—Problemas de infancia supongo -Athan le lanzó encima al soldado, Steel cayó al suelo y rapidamente lo apartó a un lado, pero el pirata novato no le dio tiempo para reaccionar y le asestó un puñetazo que lo tumbó de nuevo al suelo, quebrando los tablones de madera.

—¡¡NO OS QUEDEIS MIRANDO, DISPARADLE!! -les ordenó el teniente desde el suelo. Luego le asestó una patada a Athan que lo alejó unos pocos metros.

—¡¡Apunten!! -ordenó un marine, el resto de soldados apuntó al unísono a Athan

—Ah, que recuerdos cuando era yo el que ordenaba fusilamientos -murmuró por lo bajo Athan

—¡¡TE TENEMOS RODEADO, RINKUSU!! -exclamó sonriendo Stove

Canadarm -susurró Athan con calma- Bouncing Rebound -cuatro manos surgieron del suelo y agarraron el aire, estirándolo hacía arriba creando una lámina translucida. Las balas al impactar con esta barrera la estiraron como si se tratara de goma, pero no llegaron a perforarla del todo, acabando saliendo rebotadas hacía atrás, dando de pleno a sus tiradores.

—Se supone que le hemos disparado nosotros... ¿¡Entonces porque nosotros hemos sido los fusilados!? -preguntó indignado el teniente

—Creo que no lo entendeis, vosotros no me teneis rodeado... -dijo Athan, unas manos comenzaron a aparecer detrás de algunos marines, agarrándolos de la nuca y llevándolos a hacía él- ¡YO OS TENGO RODEADOS A VOSOTROS! -creó una vara hecha de aire y golpeó a los cuatro marines, lanzándolos al agua.

—¡¡Alejaos!! ¡¡Yo me encargaré!! -les ordenó Steel, los marines se alejaron formando un circulo alrededor del teniente y el ex-capitán -¡Croisse-Maze! -se impulsó hacía Athan con los martillos formando una "X"

Kaze -Athan asestó una palmada al aire, creando una onda de viento que dio de pleno en el estomago a su contrincante.

—¡Agh! ¡Esto no es suficiente para detenerme, traidor! -Stove clavó su pie en el suelo y recuperó el balance, le lanzó uno de sus martillos a Athan, este no se esperaba ni el ataque ni la enorme velocidad a la que iba el ataque, por lo que unicamente pudo colocar su mano delante.

El martillo chocó con la palma de Athan y pese a que esta era indestructible y no sufrió daño alguno, la enorme fuerza lanzó volando a Athan, cayendo fuera del navio.

—¡¡Lo hizo, jefe!! -celebró un marine

—¡¡Ahora vamos a por los intrusos!! -exclamó Steel girandose hacía la trampilla que llevaba a la bodega

—¡¡ESPERE, TENIENTE!! -le detuvo un soldado- ¡¡EL CAPITÁN ATHAN ESTÁ VOLVIENDO!!

—¿¡Como va a estar volviendo!? ¡¡Le tiré al mar!! -gritó nervioso Steel.

Athan estaba clavando sus dedos en el aire y escalándolo rapidamente.

—¡DISPARADLE, DISPARADLE! -gritó asustado el teniente- ¡¡ATHAN RINKUSU, HAS SIDO CONDENADO A MORIR!

—Voto por aplazar la ejecución -se escuchó desde la espalda del teniente, Lumiere salió de la trampilla y le acertó un profundo corte a Steel.

—¡No dudeis, disparad! -gritó un soldado, un grupo de infanteria apuntó a Lumiere, pero los tablones del suelo estallaron hacía arriba, dejándoles inconscientes.

—¡Y sin mirar! -dijo Fist en la bodega mientras sacaba su puño de la madera del techo.

Galski salió de la bodega y cayó en el centro —¡Por favor, rendios, no queremos haceros daño!

—¡Pero si habeis matado a varios de los nuestros! -se le quejó un marine

—No, le mató Athan -aclaró Lumiere- él no va incluido en el pack de "nosotros"

—¡No queremos provocar daño alguno, solo queremos el barco, os prometo que nadie saldrá herido a partir de ahora! -les explicó Galski

—¡ESTO NO HA ACABADO, PIRATAS! -gritó Steel levantándose y atacando a Lumiere

—¿Que tal van las negociaciones, joven Galski? -Fist salió de la bodega y sin practicamente mostrar interés o preocupación, golpeó en el costado al teniente y lo estampó contra el mastil inconsciente.

—Bueno, aunque no lo parezca, somos pacifistas -dijo Galski ante unos aterrados marines.

Athan saltó de nuevo al barco una vez ya había trepado distancia suficiente —Tch, me perdí la pelea, que asco. -comentó Athan viendo a Steel derrotado.

—¿Que deberiamos hacer con la tripulación? -preguntó Lumiere

—Matémosles -dijo Athan tocando el machete

—¡B-busquemos cuerdas! -interrumpió Galski- Athan, Lumiere, vigilad a los soldados. Fist, ven conmigo a buscar.

—¡¡Bien!! ¡Exploración! -exclamó Fist yendo de busqueda

—Que bien, otra vez con el gilipollas -comentó Athan

—¿Te acuerdas esos 10 minutos en los que eramos amigos y no me insultabas? -le preguntó Lumiere- Buenos tiempos.

—Lo que hace uno por sobrevivir -se lamentó Athan recordando los trágicos diez minutos de paz durante la batalla con Eritia.

—¡¡Oye!! -les llamó la atención Fist- ¡¡Tenemos un problemilla!!

En una sala se encontraba un marine arrodillado en una esquina y con un Den Den Mushi en la mano, Athan le cogió del pie y lo arrastró fuera.

—Habla o te cortamos la lengua -le amenazó Athan

—¡¡Athan!! -le recriminó Galski mientras ataba al resto de la tripulación

—Hazle caso -le susurró Lumiere al soldado- no sé si podré controlarlo...

—¡Clásico el poli bueno, poli malo! -comentó Fist ayudando a Galski a atar a la gente

—¡No hablaré! -se negó el marine

—¡¿AVISASTE A ALGUIEN DE LA ISLA, VERDAD!? ¡¡CUENTANOS LO QUE SABES O TE ARRANCO LOS OJOS!! -Athan le agarró del cuello y lo levantó

—¡¡ESPERA, ESPERA!! -le detuvo el teniente Steel, que recién se había despertado- ¡¡TE LO CONTARÉ YO, PERO NO LE SIGAS HACIENDO DAÑO A MI TRIPULACIÓN!!

—Perfecto -Athan arrojó al soldado al suelo

—Disculpa que las cosas hayan acabado así... lamento la muerte de tus compañeros, fue un error mio... -le dijo Galski arrodillándose al lado del teniente

—¡Por favor! ¡Eran enemigos! -se molestó Athan

—Le petaste la cabeza a dos personas por los jajas -le respondió Lumiere

—¡Realmente atacar a gente mucho más débil que tú fue algo deplorable, joven Athan! -añadió FIst

—¡¡AGH, LLORONES!! ¡¡ME VOY A DORMIR!! -dijo enfadado Athan yendo a los camarotes

—¡Pero si es de día, y ni siquiera tienes habitación! -le explicó lo evidente Lumiere

—¡¡ME DA IGUAL!! -respondió Athan con un grito

—Bueno... -Galski volvió a mirar al teniente- cuentanos todo lo que sepas sobre esta isla, dónde se saca la piedra marina, dónde se forjan las cosas, quienes la protegen, sus habilidades...

—Agh... esas son muchas cosas... Eso es practicamente traición -se quejó Steel

—¿¡PREFIERES QUE ME CARGUE A OTRO?! -le amenazó Athan desde la lejanía

—¡¡HABLARÉ, HABLARÉ!! -se retractó Steel- para empezar, en la forja trabajan los...

Un dardo se le clavó en el cuello, las venas se le empezaron a inflar y en pocos segundos su piel se volvió morada y falleció

—¡¡NOS ATACAN!! -gritó Galski. Fist se colocó en frente y formó su escudo, una lluvia de dados impactó en el resto de marines, aplicándoles el mismo efecto que a su teniente

—¡¡EL CABRÓN NO VA A POR NOSOTROS!! -se enfureció Lumiere- ¡¡VA A POR LOS MARINES!!

—Les quiere matar para silenciarlos... -gruñó Fist- ¿¡QUE CLASE DE MONSTRUO MATA A LOS DE SU PROPIO BANDO!?

—¡¿LO MÁS IMPORTANTE, DONDE MIERDAS ESTA!? -preguntó Athan mirando a todos lados

—¡¡AHI ARRIBA!! -les indicó Galski con el dedo.

Encima del cañón del mastil se encontraba un individuo con un yelmo y dos revolveres, uno por mano. Pero lo que más destacaba de él era...

—¡¡UN ANGEL HA VENIDO A MATARNOS!! -exclamó impactado Lumiere al verle las alas que tenía en la espalda

—¿Un Birkan? -se sorprendió Galski- ¿Que hace uno de ellos en el Gobierno?

—¡¡DA IGUAL, LO IMPORTANTE ES QUE ES UN ENEMIGO!! -Athan salió fuera de la barrera de Fist y le arrojó al tirador una cuchilla de aire, pero este activó un jetpack y huyó rapidamente de la zona

—Ha escapado el maldito... -musitó Fist

—¿Un jetpack? -reflexionó Lumiere- Se parecía mucho al que usaba Nemesis pero... tenía algo distinto

—¡¡Me hace gracía que pienses tanto sobre su procedencia!! ¿Has visto muchos jetpacks en tu vida o que? -le respondió sonriendo Fist

—Igualmente, ¿de donde mierdas ha sacado uno? -preguntó Athan- Creía que solo los Yaru tenían esas cosas.

—En los Bajos Fondos son vendidos habitualmente, aunque su estado no suele ser el mejor... -explicó Galski- pero que raro, ver a un Birkan usar la tecnología Yaru...

Mientras tanto, el tirador birka volaba en dirección a la isla, aterrizó en una ventana abierta que llevaba a una lujosa sala, compuesta enteramente de roca.

—No tenías permiso para matar a un marine -le comentó un hombre.

—Yo le dí permiso -contestó otro hombre, sin embargo la vestimenta de este era particular, basicamente porque no tenía, unicamente llevaba un tanga.

—¿Le has mandado a matar a tu subordinado? -preguntó anodadado el hombre

—¡¡La Justicia no puede tener a débiles!! ¡Hay que vivir y morir por la Marine, si nos iba a traicionar ahora, no podíamos contar con ellos en nuestras filas!

—La Justicia Absoluta me da asco... -comentó el hombre más sensato

—Justicia Absoluta, Justicia Oscura... Que mas dá -intervinó el Birkan- ¿Acaso no son todo excusas para justificar causas egoistas?

—No sé como el gobierno te ha dado tanto poder, mercenario -comentó el agente del gobierno.

—Supongo que es lo que tiene la fama -se justificó el habitante del cielo

—Una fama de asesino -aclaró el marine

—¿Mh? Entiendo la reacción del otro, ¿pero la tuya? -preguntó sorprendido el mercenario

—Kerorororo, no lo dije a malas, Abate-Yarus -dijo el marine exhibicionista

Capítulo 62: Jaula Invisible

Usando el navio robado de la Marine, los piratas desembarcaron en la isla.

—Esta isla está protegida por un angel, mal rollo, seguro que Dios nos castiga después de esto o algo -se quejó Lumiere

—Que no es un angel, que es un Bilkan... -le explicó Galski

—¿¡Y que diferencia hay!? ¡¡Es un arcangel vengador!! -le replicó nervioso Lumiere

—Nooooo -insistió Galski- es un habitante del cielo, es una persona normal.

—Bueno, si dejamos de lado el hecho de que se acaba de cargar una tripulación entera en menos de cinco segundos pues sí, es normal -comentó Athan

—Gracias por los ánimos, eh -respondió Lumiere

—De nada -contestó Athan sin mirarle

—¡¡Da igual que sea un ángel o no!! ¡Ya estamos en la isla, no hay marcha atrás! -intervino Don Fist

—Vale, según mis cálculos tenemos que ir a las chimeneas -dijo Galski

—Wo, increible deducción -contestó Athan- se nota que has elaborado minuciosamente un plan. ¡¡NO ES COMO SI FUERA EVIDENTE QUE LA FORJA ESTÁ DONDE LAS CHIMENEAS QUE SACAN HUMO CONSTANTEMENTE!!

—Siii, siii, vamos joven Athan -comentó Fist mientras arrastraba por la gabardina a Athan

El grupo caminó por un terreno extremadamente arido, el suelo era ceniza, no había ningún tipo de vegetación, subían los montes gracias a unos escalones de marmol que practicamente no se podían apreciar por las enormes dunas que los cubrian.

Siguieron explorando y subiendo las cuestas, hasta que a lo lejos, junto a las chimeneas que tanto ansiaban, pudieron apreciar un poblado.

—Ahi deben de vivir los trabajadores -dijo Fist

—Y seguro que también tienen seguridad -añadió Galski

—Supongo que no quieres que entremos ahi cual Pedro por su casa -asumió Lumiere

—¿Alguien tiene los prismáticos? -preguntó Galski- A ver si se nos puede ocurrir algo...

—¡Aquí tienes, joven Galski! -respondió Fist dándole los prismáticos

Agachados entre la arena, el grupo vigilaba al poblado, con Galski mirando mediante los prismáticos

—Me parece ver gente -comentó Fist achicando los ojos- ¡¡Aunque mi vista ya no es como antes!! ¡¡¡Nasajajajaja!!! ¡¿Tu que ves, Galski!?

—No me esperaba esto -comentó Athan

—¿Con tu vista has podido ver algo? -le preguntó Lumiere

—Esto es raro, sí -añadió Galski- Fist, tu tienes más experiencia que yo en el mar, ¿no?

—Mh -se sorprendió Fist- ¡¡Llámalo experiencia, llámalo tendencias suicidas por estar constantemente de aventura, pero sí!! -Galski sin mediar palabra le ofreció los prismáticos

—¿Que opinas? ¿Deberiamos ir? -le preguntó Galski

—¡¿PERO QUE ESTÁ PASANDO!? -se molestó Lumiere- ¡¡Yo también quiero saber que hay ahi!!

—Tampoco es nada espectacular -contestó Athan- es solo... curioso teniendo en cuenta dónde estamos.

—Sí... -dijo Fist- Sí, sin duda podrían sernos de ayuda. ¡¡BIEN, EN MARCHA!!

—¿¡Pero que está pasando!? -exclamó Lumiere haciendo un berrinche

—Ahora lo veras, tranquiilo -le dijo Galski

El grupo se puso en marcha, llegando tras pocos minutos al pueblo, y encontrándose con los habitantes

—Uh -se sorprendió uno de los trabajadores- ¿¡Quienes sois vosotros!? ¡No pareceis marines ni agentes del Gobierno!

—Son... -se dio cuenta Lumiere

—Sí -tomó la palabra Fist- son todos Gyojines.

Y efectivamente, todos los habitantes del pueblo eran Gyojines, sin embargo no habían ni niños ni mujeres, unicamente hombres adultos.

—¿Sois esclavos? -preguntó directamente Athan

—...Mas o menos... -contestó un Gyojin

—¿Mas o menos? -preguntó confundido Galski

—Agh... -el Gyojin comenzó a mirar a todos lados- no deberíais de estar aquí, nos castigarán a nosotros...

—¡Os podemos liberar! -les dijo Galski- ¡Soy un pirata de un billón de berries!

—¿¡UN BILLÓN!? -exclamaron impactados los Gyojins

—Uff... -El Gyojin con el que estaba hablando Galski siguió mirando los alrededores- De acuerdo... Seguidme, tenemos tiempo antes de que nos toque otro turno de trabajo... -les invitó a entrar a su casa

—¡Bonita vivienda! -le halagó Fist

—Ya, casi no parece una jaula... -dijo el Gyojin sentándose- me llamo Pegtop, soy... uno más en esta aldea.

—¿Teneis jefe o algo con el que podamos hablar? -le preguntó Lumiere

—Je, bueno, depende de lo que consideres jefe, en la aldea todos somos iguales, pero en el trabajo supongo que es Yorik. -respondió Pegtop

—Supongo que es alguien del Gobierno -dijo Athan

—Así es... es un agente del Gobierno, es... misteriosamente amable, nunca nos ha tratado mal, tampoco le deseamos ningún mal. Solo queremos salir de aquí -dijo el Gyojin

—Antes dijiste que no sois esclavos, ¿entonces que sois? -les preguntó Fist

—No sé ni lo que somos... -contestó Pegtop estampando la cara en la mesa mientras lloraba- nos secuestraron como esclavos y nos trajeron a la isla, tenemos un contrato anual de trabajo, lo podemos rechazar cuando se acabe y ser libres

—¿Entonces? -preguntó Fist con cierta idea de la respuesta

—Pero si rechazamos el contrato... -comenzó a recordar el Gyojin


—Mh, bueno, si es tu decisión no soy nadie para obligarte -dijo Yorik- bueno, ve en paz.

—¿En serio? ¿Tan facil? -le contestó el Gyojin que había anulado su contrato

—Ya te dije que todo esto es por vuestro bien, con este sistema estais protegidos del esclavismo y de los peligros de este horrible horrible mundo... -le explicó Yorik cada vez más y más apenado- Bueno... Tienes tres minutos para salir de la isla ya que es una propiedad privada del Gobierno, asumo que no necesitas barco

—¡No, señor! ¡Muchas gracias, señor! -el Gyojin rapidamente comenzó a correr hacía la costa

Yorik sacó un reloj de mano y lo observó atentamente —¿Lo logrará o la desgracia podrá con él? -el Gyojin estaba a punto de llegar al mar, pero entonces la aguja del reloj llegó a los tres minutos.

Una figura amarilla cayó encima del Gyojin, aplastándole la cabeza con el puño —¡¡LA DEBILIDAD ES UN CRIMEN!! ¡¡KERORORORORO!!

—¿Lo veis? -dijo Yorik girándose tras ver como su compañero asesinaba al fugitivo- Esta isla no es un castigo, no es una jaula, es un paraiso. ¡Es cierto que andamos cortos de personal, y es normal que echeis de menos a vuestras familias! Pero todo es cuestión de tiempo, el Gobierno no se ha olvidado de vosotros, con un poco de paciencia esto será una... utopia.


—Ya veo, una falsa libertad... -comentó Fist

—Me gustaría proponerte un trato... -se le acercó Galski- si derrotasemos a los que dominan esta isla... ¿Me podriais forjar unas cuantas cosas?

—Si lo conseguis, estaremos en deuda eterna, pide y nosotros cumpliremos -contestó Pegtop estrechándole la mano, la cual fue correspondida por el pirata

—Bueno, al menos solo son dos enemigos... -comentó Lumiere- yo creo que será fácil

—¡En la isla anterior eran solo dos y mira como acabamos! -le respondió Fist

—¿Dos? -repitió el Gyojin mientras se echaba una risa de desesperación- son 15.

—¿15 soldados? -preguntó Lumiere algo nervioso

—No, 12 monstruos, Yorik, el angel y el marine -contestó Pegtop

—Uy, un café -Athan comenzó a beber de un cafe que había encontrado por ahi, ignorando totalmente la situación

—¿Monstruos? -preguntó Fist

—Los enterradores... los reconocereis nada más verlos... -siguió contando Pegtop- luego está el angel tirador que...

—Ya nos hemos encontrado con el -le interrumpió Galski

—¿Y con el marine? -le preguntó Pegtop

—Nop, con ese no -contestó Lumiere- Un momento, ¡EH ATHAN! ¡TU SABES DE MARINES, PRESTA ATENCIÓN! -Athan seguía bebiendo su cafe, pasando de Lumiere

—El contraalmirante Hakuho -dijo Pegtop

El sonido de una taza rompiendose se escuchó detrás de los oyentes, al girarse hacía la dirección vieron a Athan sonriendo dementemente pero con la frente llena de venas de ira, su mano estaba totalmente manchada de café

—Supongo que le conoces -comentó Lumiere

Athan apretó el puño y el cafe que se le derramaba por la mano se solidificó y formó un cuchillo que lanzó con violencia al suelo —Por fin voy a poder desempatar con ese cabronazo.

Capítulo 63: Que poco ruido

—Entonces el plan es ir y derrotarlos -dijo Lumiere

—¡Deberiamos de ir con cuidado! ¡Si fallamos puede que vayan a por esta gente! -advirtió Fist

—Tiene razón... Tenemos que llegar a la fundición sin que sepan que nos hemos parado en el pueblo... -reflexionó Galski- ¿Hay algún camino hacía la forja que no pase por aquí? -le preguntó a Pegtop

—Sí, hay otra ruta pero deberiais de practicamente volver a hacer todo el camino... -le comentó el Gyojin

—Pero si nos ven salir o por la zona, sabrán que hemos estado en el pueblo. Y teniendo en cuenta que tienen a un maldito arcangel vengador , no podemos estar ni seguros de que no nos estén vigilando por el aire. -comentó Lumiere

—Si tan solo pudieramos saber donde están los enemigos... -una gota cayó encima de Lumiere- ¡¡AAGH!! ¿¡Que es esto, está pringoso!? -exclamó disgustado Lumiere mientras se tocaba la cabeza

—¡Disculpe, es que acabo de pintar la casa! -le explicó Pegtop

—Para ser esclavos os permiten pintar las casas y todo... -musitó Lumiere aún molesto por la mancha azul en el pelo

—¡¡Toda la casa es azul!! ¡¡Me gusta, tiene estilo!! -añadió Fist observando el techo chorreante

—Con que azul, eh... -sonrió Lumiere mirando a Fist

—¿Uh? -se sorprendió Fist por la mirada maligna de su compañero

—¿Planeas algo? -le preguntó Galski

—Bueno, en este pueblo solo hay Gyojins... Los cuales son azules, guiño guiño -dijo Lumiere guiñando un ojo

—No todos somos azules, eso es un poco humanocentrista... -dijo por lo bajo Pegtop

—Que te vamos a pintar de azul, Fist, ves asumiendolo -dijo Lumiere cogiendo el cubo de pintura

—¡¡Un cambio de look, excelente!! -contestó Fist

—tomaaaa aora ia no es un rojooooo -añadió Vladimir

—Y... si puedo preguntar ¿porque le vas a pintar? -le preguntó Pegtop

—Pues vamos a infiltrarle, que se vaya a trabajar con vosotros a la forja -explicó Lumiere- ¡Pilla! -le lanzó un Den Den Mushi a Fist, el cual lo cogió- el problema principal que tenemos es el angel con jetpack, si Fist consigue localizarlo no tendremos que preocuparnos de que nos estén vigilando desde el cielo.

—¡Suena fetén! -exclamó Fist derramando toda la pintura azul a la cabeza

—Oye... ¿No está todo muy silencioso? -preguntó Galski

—No he escuchado ni insultos ni amenazas... -añadió Lumiere

El grupo se giró, tras ellos solo habían los restos de la taza.

—¡¡EL CABRON SE HA IDO!! -gritó Lumiere ante la ausencia de Athan

—¡¡Tampoco es tan raro!! -dijo Fist ya con la cabeza azulada- ¡Cuando hagamos un plan deberíamos tener en cuenta que el joven Athan puede que haga lo que le dé le gana!

—¡¡SI LE PILLAN NOS CASTIGARAN!! -exclamó asustado Pegtop- ¡¡Aunque valoro su entusiasmo en nuestra liberación, debería haber sido mas precavido!!

—¿Entusiasmo en la liberación? -repitió Galski con cara de circunstancias- Sinceramente... creo que ni sabe lo que está pasando -le contó a un confundido Pegtop

Athan estaba corriendo por los montes de ceniza, directo a los grandes edificios ubicados cerca de las chimeneas

—¡Alto! -unos agentes del gobierno le apuntaron con sus rifles pero Athan les cortó el cuello a todos y pasó por en medio sin dificultad alguna

—Me parece raro que estés en un sitio tan calmado como este, seguro que tu sed de sangre está en sus límites-pensó el Rinkusu avanzando- pero puedo usar eso a mi favor. -sacó el mechero y golpeó la llama, disparando un proyectil de fuego que hizo arder la ceniza que formaba el suelo, comenzando así un incendio- seguro que si te enteras de que puedes pelear conmigo harás lo posible e imposible para que nadie interfiera en tu batalla.

—Aquí grupo este, solicitando al Director Yorik un convoy de Seigiman -dijo un agente raso mediante Den Den Mushi- tenemos un intruso, está resultando ser muy problemático.

—Define problemático -le preguntó Yorik

—14 fallecidos, 7 heridos y múltiples incidentes, y todo en aumento -notificó el agente

—Deben ser los intrusos que vio el Abate-Yarus -se escuchó en el fondo de la sala de Yorik

—Mandaré dos Seigiman a auxiliar -le informó Yorik al agente- también reforzaré la seguridad del pueblo y la forja.

—¡Sí, director! -afirmó el agente

—¿Puedes definirme al intruso? -le preguntó Yorik- Ese perezoso de Amenadiel ni siquiera nos dio nombres, pero que les haya dejado vivos significa que no son debiles -pensó

—Es pálido, tiene el pelo largo y negro, viste una gabardina roja con una camiseta verde oscuro -dijo el agente viendo a Athan en la lejania matando gente, este al darse cuenta de que le estaban observando miró directamente al agente- y... tiene los ojos... ¿como un gato?

—¿Como un gato? -se escuchó desde el Den Den Mushi de Yorik, pero no había sido el director quien había hablado

—¿Contraalmirante? -preguntó el agente al reconocer esa voz- Si, tiene ojos amarillos y triangulados... aunque no sé si llamarle gato es lo mejor, parece más un mapache, tiene como un contorno negro alrededor. ¿Se habrá maquillado?

—¿Usa un machete? -preguntó el contraalmirante

—No interrumpas mis conversaciones, marine -dijo Yorik mosqueado

—Ehm... Sí, tiene un machete, es más, lo está usando para matar a las tropas. -respondió el agente

—¡¡KERORORORORO!! ¡¡ES EL RINKUSU!! -exclamó alegre el marine- ¡¡LO SABÍA, UN ASESINO ES SIEMPRE UN ASESINO!! ¡¡RÁPIDO, DEBO IR A POR EL!! -el contraalmirante se quitó el tanga, quedando totalmente desnudo

—¡Tienes una habitación propia por algo! -le recriminó Yorik, cogió su bastón y le dio de pleno en la cabeza, el marine corrió aturdido y desnudo hacía su despacho- estos crios de hoy en dia...

El marine se colocó un mawashi y saltó por la ventana, en busca de Athan

Mientras tanto en el pueblo de los Gyojin, el plan de infiltración de Don Fist estaba a punto de dar inicio

—En quince minutos tenemos otro turno -explicó Pegtop- no creo que te reconozcan, al menos no los guardias, Yorik ya es otro tema... él si se sabe nuestras caras

—¡No te preocupes, sé convencer! -contestó Don Fist azulado

—¡Buena suerte! -le despidió Galski

—¡Recuerda hablarnos por Den Den Mushi! ¡Y estate atento a ver si ves al ángel! -le recordó Lumiere

—¡¡Sí, sí!! ¡¡Y si veo a Athan haré que no le conozco hasta que lo vea al borde de la muerte!! -contestó Fist

—Pero si estar al borde de la muerte es practicamente su estado base -añadió Lumiere con una risilla

—Esperad -Pegtop se colocó delante de Fist, bloqueandole el paso- agh... no salgais de la casa, tenemos problemas...

—¿Que pasa? -le preguntó Galski

Un gyojin estaba caminando despistado, sin prestar atención a su alrededor, cuando chocó con algo y cayó al suelo —Oh, perd- ¡¡AAHH!! -el hombre gritó al ver con quién se había chocado

Una enorme figura de 3 metros, envuelta con una capa de telas y con un rostro cubierto por un horroroso saco agujereado que le hacía de máscara, en el pecho poseía un enorme emblema que representaba el bando al que pertenecía: El Gobierno Mundial. A este terrible individuo se le unió otro con las mismas características.

—Enterradores... -contestó Pegtop

Seigiman.png

Capítulo 64: Justicia Indomable

—¿Esos son los famosos enterradores? -preguntó Lumiere mirándolos desde la cobertura de la casa

—Sí... Vigilan la forja y a veces patrullan por el pueblo -explicó Pogtep- no os preocupeis, no van a poner el peligro vuestra infiltración, no son muy listos.

—¿Y porque les llaman enterradores? -preguntó Fist

—Lo único que se les ha visto hacer es enterrar a gente, solo es por eso -contestó el Gyojin

—¿En... en que os podemos ayudar? -preguntó el Gyojin que se había chocado con el enterrador, este se lo quedó mirando sin decir palabra y a continuación metió su cabeza dentro de la casa mas cercana.

—¿¡Estan revisando las casas!? -pensó impactado Pogtep, inmediatamente entró al interior de su vivienda- ¡Os teneis que marchar, van a ir casa por casa, os han localizado!

—¡Lo dices muy fácil pero aquí no hay ni ventanas ni puertas traseras, es una choza! -se quejó Lumiere mirando los alrededores en busca de algo con lo que huir.

—¡Voy a intentar distraerle! -exclamó Fist saliendo de la vivienda

Los enterradores se le quedaron mirando

—¡Buenas! -saludó el Gyojin Don Fist- ¿¡En que os puedo ayudar, caballeros!? - Uno de los enterradores se dirigió hacía la casa de la que había salido Fist- ¿¡Necesitais algo!? ¡¡Yo no os recomiendo entrar ahi, está recién pintada, a ver si se os van a teñir las telas!! ¡¡¡Nasajajajaja!!!

El enterrador le ignoró y siguió su trayecto

—¡Les van a pillar! -pensó Pegtop aterrado

—¡Si teneis tantas ganas de ver mi humilde morada no os lo impediré! -dijo Fist sentándose en el suelo- ¡Aunque a lo mejor te quedas patidifuso de tanta belleza! -sin que los enterradores se diesen cuenta, Fist clavó su puño en el suelo.

Mediante el Hasshoken hizo vibrar el suelo hasta crear una protuberancia de tierra justo debajo de uno de los pies del enterrador, haciendo que este tropezase y cayera de cara a la casa, derrumbándola y levantando una nube de polvo.

—¿¡Que ha pasado!? -se preguntó uno de los Gyojines al ver el incidente.

La nube se disipó de manera instantanea. El enterrador miró debajo de el y tan solo pudo apreciar tablones destruidos pintados de azul, ante la vista de nada extraño se levantó y siguió revisando el resto de viviendas.

—¡¡Tremenda fuga!! -dijo Lumiere desde los cielos, estaba siendo llevado a cuestas por Galski, que había producido una fuerte onda de viento durante la humareda para salir de ahi volando con un potente salto.

—No noto al Bilkan por aquí -comentó Galski por lo bajo mientras rastreaba la zona cercana con su Haki de Observación- Me pregunto si Fist y Athan estaran bien...

—¡Fist es listo, por él no te preocupes! -le tranquilizó Lumiere

—¿Y Athan? -preguntó Galski

—Ese ya es otra historia -respondió Lumiere

Athan por su lado le acababa de romper la nariz a un agente del gobierno de un cabezazo.

—¡¡RINKUSU!! -se escuchó desde las alturas. Un hombre desnudo de cintura para arriba y que unicamente vestía un mawashi cayó al suelo, frente a Athan

—Por fin viniste, imbécil -Athan le apuntó con el machete

Hakuho Marine.png

—Kerororororo, así que finalmente traicionaste a la Marina, siempre supe que lo harías, asesino una vez, asesino siempre -le dijo el contraalmirante Hakuho

—No eres el más apropiado para darme lecciones de moralidad teniendo en cuenta que has matado a tanta o más gente que yo -le rebatió Athan

—¡Yo lo hice en nombre de la justicia! ¡En cambio tu masacre en Isla Jaque fue producto de la rabieta de un niño mimado y consentido! -Hakuho avanzó hacía Athan y le trató de asestar una patada pero Athan le evadió y contraataco con un machetazo, el cual fue esquivado.

—En cuanto entré a la Marina me metiste una paliza de muerte, ¿intentar asesinar a tus compañeros también es parte de la Justicia? -Athan formó cuchillos de aire y se los arrojó a Hakuho el cual los desvió de una palmada

—¿¡Te pensabas que iba a dejar que un asesino campase a sus anchas!? -El contraalmirante se abalanzó y comenzó a atacar con una serie de palmadas, Athan no trató de bloquearlas, unicamente las esquivó- ¿¡Que pasa, tienes miedo de tocarme!?

El ex-marine sacó su machete y trató de cortar a su contrincante, este tras ver el cuchillo puso una mueca de miedo y retrocedió rapidamente —¿Que pasa? ¿Tienes miedo de que te corte? -se burló Athan observando la cicatriz en el pectoral que tenía Hakuho

—Admito que en ese segundo combate estuviste bien, por eso mismo te dejé en paz. ¡La fuerza es Justicia! -exclamó orgulloso Hakuho

—¡¡Después de nuestro segundo combate nunca más viniste a por mi!! -Athan sacó el mechero, lo encendió y le asestó una palmada a la llama, disparándola hacía delante como un proyectil igneo-¡¡Y yo era cada vez más corrupto!! ¿¡Donde estaba la justicia ahi!?

La llama golpeó el hombro del contraalmirante, haciendole un agujero del cual emanaba humo, se agarró de la herida dolorido —¡¡La debilidad es un crimen!! ¡¡Era responsabilidad de los civiles el derrotarte y mostrar tus abusos a las autoridades!! -contestó Hakusho- ¡¡De haber sabido que no aplicabas correctamente la justicia te habría arrancado yo mismo la cabeza!!

—¡Sabes de sobra que era imposible que unos civiles me derrotasen! -respondió enfadado Athan mientras saltaba hacía Hakusho con machete en mano

—¡Eso ya no es mi problema! -dijo Hakusho. El apuñalamiento falló ya que el contraalmirante saltó por encima de Athan, evitando totalmente la estocada y extendiendo sus manos hacía la cabeza del Rinkusu -¡Supongo que ya sabes lo que pasará si te to-

Una mano trasparente golpeó de pleno en la mejilla al contraalmirante, arrojándolo de nuevo al suelo.

—Los anticuerpos se me acaban este año, así que en caso de que me toques, no será suficiente como para detenerme -le explicó Athan- aunque bueno, eso da bastante igual -Hakusho estaba de rodillas en el suelo con un hilo de sangre en la boca- porque no pienso dejar ni que me pongas un dedo encima

—A ver cuanto duras ahora... -la piel del contraalmirante comenzó a adoptar tonalidades amarillas, pero un puño transparente se materializó encima suya y le asestó un puñetazo de arriba a abajo que le hundió la cabeza en el suelo, anulando el cambio de color de su piel

—No pienso ni darte oportunidad de transformarte, eso lo debiste haber hecho antes de venir a por mi. ¡Kaze! -Athan golpeó con una palmada el aire, empujándolo y creando una onda de viento que impactó al marine y lo tumbó al suelo de nuevo justo cuando intentaba levantarse.

—Antes no era tan fuerte... -pensó Hakusho extenuado por la ola de ataques constantes- ¡Tengo que transformarme como sea! -miró inquieto a Athan, el cual acababa de crear una vara de aire con la que molirlo a golpes sin tener que hacer contacto físico con él

—¡¡TE VOY A HACER VOMITAR LAS ENTRAÑAS!! -Athan bajó con fuerza la vara

—¡Geppo! -El marine se impulsó, haciendo que el golpe de Athan unicamente diese al suelo, el pirata miró con rabia hacía donde había escapado su rival, pero tan solo vio una enorme palma amarilla que se acercaba a su rostro

—¡MIERDA! -gritó por instinto Athan

—¡Sumotori! -el contraalmirante golpeó a Athan en la cara con su palma, lanzándolo a gran distancia y haciendole chocar con la ceniza del suelo, rodando sin control hasta que se estrelló en una roca

—Agh... -Athan se levantó, el choque le había hecho una herida en la frente de la cual salía un poco de sangre- mierda, se ha transformado

—¿¡YA ESTÁS EN EL SUELO, RINKUSU!? ¡¡QUE DECEPCIÓN!! -una gran figura amarilla saltó delante del pirata

—Sin tu Fruta eres penoso en combate -dijo Athan levantándose

—¡¡Kerorororo!! ¡¡Simplemente no me imaginaba que te habías vuelto tan poderoso!! ¡Ahora iré con todo! -respondió el marine

—Pues ven con todo. -Athan se colocó en posición de guardia empuñando su machete- ¡Voy a dejar de ti solo las ancas!

Marine Zoan Rana Dardo.png

[ Contraalmirante Hakusho, Justicia Indomable, Usuario de la Fruta Keru Keru: modelo rana dardo dorada ]

Capítulo 65: Don Fist: Agente Secreto

—¿Crees que tus compañeros estarán bien? -le preguntó Pegtop a Don Fist

—¡¡Sin duda alguna!! ¡¡Incluso el pelilargo con problemas de ira!! -contestó Fist

El grupo de Gyojins en que estaba infiltrado Fist estaba viajando hacia la Forja de Piedra Marina, escoltados por los dos enterradores, uno al frente de la fila y otro al final.

—Hemos llegado -dijo Pegtop

Frente a ellos se encontraba un enorme edificio compuesto por diversas chimeneas, se podian apreciar diversos charcos de hierro fundidos con vallas para evitar desgracias. En el centro se encontraba una descomunal rueda la cual iba conectada con una taladradora que perforaba el suelo y extraía el valioso mineral.

—...Y... ¿Exactamente que haceis? -les preguntó Fist

—Depende de la persona, los más fuertes mueven la rueda, otros van a las minas en busca de combustible para el taladro y los que quedan forjan los objetos. -le explicó Pegtop

—¡¡Oh, que interesante!! -exclamó Fist- ¿¡Y puedo elegir la tarea que quiera!?

—Nah, eso te lo dira el jef... ¡¡OH MIERDA, ES CIERTO, EL JEFE!! -se alarmó Pegtop

—¿Pasa algo? -le preguntó tranquilamente Fist pese a ver a Pegtop en pánico

—¡¡EL JEFE ES YORIK!! ¡¡SI TE VE SE DARA CUENTA AL INSTANTE DE QUE ERES UN FARSANTE!! -dijo aterrado el Gyojin

—¡Ya veo! ¡Bueno, está bien que un jefe conozca con tanta precisión a sus trabajadores, eso significa que está implicado en su oficio! -dijo orgulloso Fist

—¡¡PERO SI TE PILLA TU PLAN SE- -le intentó hacer entrar en razon Pegtop, que cada vez estaba mas nervioso

—¡¡Traaanquilo joven Pegtop!! -Fist le dio unas palmaditas en la espalda- ¡¡Soy un viejo zorro, sé lo que hacer en casos así!!

Se escucharon fuertes ruidos continuos en la lejania —Oh dios mio... Ya está aquí... -dijo Pegtop

—¿Que es eso? ¿Una estampida de cabras? -preguntó ironicamente Fist, sabiendo perfectamente que en esa isla precisamente cabras no habian.

Un grupo de enterradores corriendo a enorme velocidad atravesaron las dunas de ceniza, levantando estas por la presión de viento que creaban con su potente marcha. Los enterradores llegaron a la zona de forja, el que se encontraba encabezando el grupo portaba una silla de montar en sus hombros, en la cual estaba sentado un individuo

—¿Ese es Yorik? -le preguntó Fist- me lo imaginaba... distinto

Un hombre anciano y de aspecto frágil se bajó del enterrador, el cual habia postrado su cabeza hasta el suelo para facilitar el descenso de su jinete.

—¡Buenas, mis queridos trabajadores! ¡Bienvenidos a otra increible jornada laboral! -les anunció Yorik acercandose a ellos apoyandose en su baston- Los que tengais más fuerza física ya sabeis a donde ir, los demás... -sacó una hoja y la colocó en una mesa cercana, la ficha indicaba las organizaciones de trabajo y las piezas de Piedra Marina a forjar ese dia- ¡Si teneis alguna duda, no dudeis en preguntarme, al fin y al cabo somos un equipo!

Director Yorik.png

—¡¡Yo tengo una pregunta, jefe!! -se le acercó Don Fist

—¡¡ESTA LOCO!! -pensó Pegtop despavorido, aunque externamente aparentaba una calmada sonrisa.

—¿Tu quien eres? -preguntó Yorik con un tono absolutamente serio, rozando incluso lo siniestro

—¡¡Soy el nuevo recluta, llegué ayer, un placer!! -dijo estrechándole la mano, la cual no fue correspondida por el agente

—Quiero que me expliques con detalles el como has llegado a esta isla: Quien te ha traido, circunstancias, origenes -le interrogó Yorik mirándole fijamente a los ojos

—¡¡Me llamo Don Fish, soy un Gyojin Tiburón Duende como puede ver por mi nariz!! ¡¡Fui comprado por el agente Veterix, pasé por un montón de papeleo y acabé aquí !! -le explicó Fist

—¿Conoce a Veterix? -pensó Yorik- pensaba que se había retirado, pero ese loco puede ser muy errático. Supongo que no miente... -continuó analizando la situación en su mente

—Espero que se lo haya tragado -pensó Fist- este hombre parece de mi quinta, estoy seguro de que conoce a Veterix. Pero como ese cabeza pistacho se haya muerto la he cagado pero bien...

—Con que Don Fish, eh... -murmuró sin demasiada confianza- bueno, pareces fuerte. ¿Que tal si te encargas de mover la rueda?

—¡Oido cocina, jefe! -El misterioso Gyojin Don Fish agarró los palos que conformaban la rueda y rapidamente dio varias vueltas, suministrando de energia a la taladradora gigante, que se activó y comenzó a perforar las entrañas de la isla.

—Waaaaaaa -gritaron los demas Gyojins que estaban también en la rueda, los cuales salieron volando al no poder seguir el ritmo de su nuevo compañero

—Es muy fuerte... -pensó Yorik- Quizá sea mi instinto, pero presiento que no debo de confiar en él

—Nasajajajaja, al parecer eres un viejo zorro como yo -pensó Fist al sentir la mirada de Yorik clavada en él- pero por muchas sospechas que tengas no vas a poder hacer nada sin pruebas.

Después de un rato, Fist bajó el ritmo al que iba y a la rueda se le pudieron unir los demás trabajadores sin miedo a salir disparados por los aires. Sin embargo Yorik seguía observando fijamente a Don Fist

—No se fia para nada, Nasajajajaja -pensó Fist- debo de conseguir que se deje de fijar en mí para contactar con los demás. -nada más decir eso el Den Den Mushi de Yorik comenzó a sonar

—¿Amenadiel? -preguntó Yorik mientras descolgaba el caracol y se alejaba de la zona

—¿Amenadiel? -pensó Fist- Pegtop nos dijo que habían tres peces gordos en la isla: El marine Hakuho, el propio Yorik y el angel tirador... ¡¡Ese tal Amenadiel debe de ser el Bilkan!!

Fist veía como el agente se alejaba más y más, al punto de no poder oir ya la conversación

—¡Cambio de planes, ahora tengo que hacer que vuelva! ¡Tengo que enterarme de esa conversación como sea! -pensó Fist observando el alrededor pensando en como atraer su atención sin ser descubierto, su atención se fijo en los múltiples fosos de residuos fundidos que abundaban por el area- ¡¡Nasajajajaja!! ¡¡Lo haré como en la escuela!!

—k raro, un prota k fue a la eskuela -comentó Vladimir

Fist de nuevo comenzó a mover la rueda a una enorme velocidad, lanzando otra vez por los aires a todos los Gyojins que estaban trabajando junto a el

—¡¡Ha vuelto a tener un subidón de energia!! -gritó un Gyojin mirando la rueda girar tan rapido que practicamente ni se podía apreciar a Don Fist

—¡Gira, apunta y dispara! -exclamó Fist girando, en un determinado momento sacó una roca de su bolsillo, la hizo vibrar intensamente con Hasshoken y la lanzó al charco de escoria fundida.

Fist volvió a mover la rueda a un ritmo normal, silbando como si nada hubiera pasado. Segundos despues estalló una potente erupción en la fosa de escoria fundida. El suelo se vio sacudido unos segundos

—¿¡Pero que!? -exclamó atonito Yorik agarrandose del baston con fuerza para no caer al suelo mientras veía la salpicadura de metal fundido alcanzar grandes alturas.

—¿Que pasa? -se escuchó desde el caracol, Yorik no respondió y rapidamente llegó al lugar de los hechos

—¿Que ha pasado? -preguntó Yorik algo preocupado

—¡¡Perdona jefe, creo que le di demasiada potencia a la máquina!! -le explicó Fist riendose

Yorik observó un tunel cavado en el propio suelo por el cual transitaba la piedra marina extraida, en forma de un líquido grisaceo —Parece que no ha habido problema alguno en la extracción -comentó por lo bajo- bueno, no lo vuelvas a hacer -dijo refiriendose a Fist

—¡No te preocupes jefe, un pequeño error de aficionado! -se excusó Fist

—¿Oye, que ha sido eso? ¿Estás ahi? -preguntó la voz del Den Den Mushi

—Un pequeño temblor, nada importante -respondió Yorik, esta vez sin alejarse de la zona.

—¡¡Nasajajaja, te tragaste mi pequeño volcan de bicarbonato!! -pensó Fist- ¡Use una piedra para hacer vibrar el foso! ¡Ahora puedo oir tu conversación!

—Tengo entendido que Hakusho ya ejecutó al intruso de ojos dorados -dijo Yorik

—¿¡QUE!? -exclamó sorprendido Fist. Yorik esbozó una sonrisa al oir la sorpresa del infiltrado.

—¿eh? -se sorprendió el angel- ¿que dices? si le estoy viendo pelear con el desde mi habitación

—Ahora te llamo -Yorik colgó el caracol- Tu expresión te ha delatado, espia -dijo Yorik volteando hacia Fist

—¡¡Nasajajaja!! ¡¡Enhorabuena!! ¡¡Me hiciste picar por un farol!! -contestó Fist, se pasó el puño por la frente, retirando la pintura azul en la cara.

—Lo mismo puedo decir yo, tu actuación fue maravillosa, realmente pensé que eras un trabajador más -le felicitó el agente

—¡Pues no lo parece, me tenías fijo en el radar! ¡Que mal lo pasé sintiendome observando todo el rato! ¿Acaso le cogiste mania a un trabajador tuyo? ¡Nasajajaja! -le preguntó Fist entre risas

—Supongo que es la experiencia de la edad... Y el conocimiento que me transmitió un amigo -esto último lo dijo mirando a la enorme nariz de Fist, a continuación se crujió los hombros- Entonces... ¿Vamos a pelear?

—¡¡Si tu no quieres yo tampoco!! ¡¡No tiene sentido pelear si no es mutuo!! -respondió Fist

—¿"No tiene sentido pelear si no es mutuo"? Tal y como me lo imaginaba, no conoces a Veterix solo de oidas. ¿Cual es tu relación con él? -le preguntó Yorik

—¡¡Nos pegamos varias veces cuando ambos estabamos en la flor de la vida!! -le explicó Fist- ¡¡Buen tipo y mejor rival!! ¿Que es de él? ¿Está bien?

—Se retiró del Gobierno hace años, creo que ahora se dedica a la botánica -le informó Yorik, aunque por su rostro parecía estar algo perdido, como si estuviera rememorando algo

—¡¡Oh, me alegro por él!! -se animó Fist- Entonces, ¿me vas a dejar marchar?

—¿Como te llamas? -le preguntó el agente

—¡¡Don Fist!! ¡Un placer servirle! -se presentó el anciano

—¿Don Fist? ¿Tu no eras el que llevaba el Hecatónquiro? -se extrañó Yorik

—¡El mismo que viste y calza! -confirmó Fist

—Ya veo, ya veo... Y dime... ¿por casualidad sabes Hasshoken? -siguió interrogándole

—¡Parece que Vety te habló de mi! ¡Me alegra que no se haya olvidado de los increibles combates que tuvimos! -dijo Fist

—Veterix me contó que cuando era joven peleó y empató 43 veces continuas con un guerrero del País de las Flores... Le pregunté que fue de él y no me dio respuesta... -Yorik comenzó a encajar todas las piezas- ¿Te enchufó en el Hecatónquiro, verdad?

—¡¡Nasajajaja, enchufar suena muy feo!! ¡¡Simplemente se encargó de eliminar mi historial criminal!! -le aclaró Fist, confirmando así las teorias de Veterix

—Pero hay algo que no me cuadra, te falta "algo" para ser igual que la persona que mi amigo tanto admiraba -comenzó a narrar el agente, Fist esbozó una gran sonrisa, sabiendo perfectamente de lo que hablaba.- el hombre que me describió era musculoso, rojo, prominente nariz y...

El silencio reinó durante unos segundos, incluso los Gyojins trabajadores estaban fascinados por la historia común que compartían ambos ancianos. Y finalmente Yorik dijo el rasgo final que poseía la persona con la que el tal Veterix luchó...

...y dos grandes cuernos en la cabeza... -sentenció Yorik

—¡Un sacrificio que sin duda repetiría! -respondió Fist orgulloso

Capítulo 66: Pelea de desgaste

—¿¡Que pasa, Rinkusu!? ¡¡TE VEO CONTRA LAS CUERDAS!! -exclamó Hakusho atacando con palmadas a Athan, este se limitaba a esquivar los ataques sin contraatacar

—Rana de mierda... -pensó Athan- debo de hacer como en nuestro último combate, resistir hasta que se canse...

—¡¡Geppo!! -Hakusho apareció detrás de Athan y le asestó un golpe en la espalda, lanzándolo a una gran distancia- ¡¡Usando mis ancas mi Geppo es más veloz y potente que el mismisimo Soru!!

—Soru, Geppo... ¡Deja de usar palabras tan complejas, no tengo ni puta idea de que son! -Athan se puso de pie rapidamente y sacó el mechero- ¡¡Kettle Pellet!! -golpeó la llama del mechero, disparandola hacía adelante, pero su contrincante que ya conocía ese ataque, lo esquivó con facilidad

—¡¡Debiste de haber ido a las clases de Rokushiki!! -le recriminó el marine sonriendo mientras saltaba en el aire

—...Pensaba que eran charlas sobre la importancia del trabajo en equipo... así que solo fui a una... -pensó Athan con cara de arrepentimiento, el hombre rana cayó delante suya y le atacó con una palmada a lo que el pirata respondió con otra, el choque de ataques fue ganado por Athan el cual hizo retroceder a Hakusho que salió hacía atrás con los pies arrastrando el suelo.

—¡¡Kerorororo!! ¡¡Buen ataque, pero no caeré por algo así!! ¡¡Geppo! -El marine se impulsó hacía Athan de nuevo.

—¡¡Canadarm: White Wires!! -Athan creó cuatro manos que agarraron el aire y lo estiraron, creando una gran lamina hecha de aire. El marine chocó con esta y la deformó pero sin lograr romperla.

—¿¡Que es esto!? ¿¡Goma!? -pensó Hakusho

—¡¡CAE!! -exclamó el Rinkusu. La barrera actuó como una goma elástica y regresó a su posicion original, mandando por los aires al contraalmirante, el cual chocó con un edificio.

—Uf... -El hombre rana se levantó de los escombros- Veo que durante estos años le has buscado nuevos usos a tu Fruta... pero hay algo con lo que no contabas... ¡¡MI DETERMINACIÓN!! -usando el geppo de nuevo, se volvió a lanzar al combate

—No puedo dejar que se me acerque... ¡¡CANADARM: NAGAREBOSHI!! -Athan creó varias manos, que volaron contra su rival, aunque este las evadia con saltos zig-zag en el aire

—¿¡Que pasa Rinkusu, ahora no te atreves a pelear en cuartos cercanos!? -El marine rapidamente alcanzó la posición de Athan y alzó su palma dispuesto a asestarle otro ataque y al igual que en la ocasión anterior el ex-marine le imitó

Ambas palmas chocaron, Hakusho poseía mucha más fuerza, pero la palma de Athan era indestructible y además tenia a varias manos transparentes sosteniéndole el hombro y el codo para así mejorar el soporte de su brazo. De nuevo Athan ganó y tiró para atrás al contraalmirante, pero este de inmediato usó el Geppo de nuevo.

—¡¡Sumotori!! -la rana le impactó con una palmada en el esternon, haciendo toser a Athan y arrojándolo al suelo, el marine no desaprovechó la situación de su oponente y mediante la larga lengua que le otorgaba su Zoan, le enganchó la pierna y le atrajó de nuevo. - ¡¡Kinjite Abuse!!

—¡¡MACHETE EN LOS OJETES!! -respondió Athan

—¿¡EEH!? -se alarmó el marine. Athan con machete en mano trató de asestarle un tajo en la frente aprovechándose de que su propio enemigo le estaba atrayendo hacía su cabeza- ¡¡TEKKAI!! -gritó desesperado. El machete rebotó al entrar en contacto con su piel, pero aun asi el ataque le dañó, haciendole un corte no demasiado profundo del cual salió sangre

—¡Acabo de pelear con un maestro de tu Rukuchiki-chiki! ¡Esto no es nada! -afirmó prepotente Athan mientras la lengua le soltaba y volvía a la boca. Hakusho, enfadado por el daño, respondió con un puñetazo, el cual dio de pleno a Athan en el estomago, haciéndole escupir sangre

—¡¡Siempre has sido un egolatra nauseabundo y por eso siempre bajas la guardia!! -le dijo Hakusho acercándose. Dos manos se generaron en los pies del contraalmirante, impidiendole seguir andando, Athan retrocedió con una pirueta y creó una tercera mano con la que retiró una mucosa que tenía pegada en la camiseta, en el lugar donde había recibido el golpe.

—Agh... espero que no se me haya metido nada... -comentó angustiado Athan mientras la mano le sacaba el líquido amarillento que impregnaba la camiseta- Ya me comí bastante con esa palmada en la cara, si sigo así por mucho anticuerpos que tenga me va a acabar afectando de nuevo.

—¡¡EQUIPO BANANA AL RESCATE!! -se escuchó desde el cielo. Ambos combatientes alzaron la cabeza

—Esos imbeciles... -murmuró Athan inquieto

Lumiere y Galski cayeron en la zona, en medio de los dos luchadores

—¡¡Perdonad por la tardanza compis, Galski pensó que era buena idea hacerle un funeral a los marines que se murieron!!

—No habrían tenido que acabar así... Ojalá poder otorgarles mis condolencias a las familias... -se lamentó Galski

—¿Y estos flipados quienes son? -se preguntó Hakusho

—Por favor -Galski miró al contraalmirante- rindase, no queremos provocarles daño alguno. Solo hemos venido para fabricar ciertos objetos de piedra marina.

—¿Rendirme? -le preguntó anodadado Hakusho- rendirme... -repitió mirando el suelo- ¡¿QUIEN DEMONIOS TE CREES QUE ERES PARA DECIRME QUE ME RINDA!? -gritó colérico mientras saltaba hacia Galski

—¡¡GALSKI, ESPERA, NO LE PE- -trató de detenerle Athan

Galski le asestó un puñetazo imbuido en Haki a Hakusho, mandándolo volando inconsciente

—¡¡OH MIERDA, CREO QUE ME PASÉ!! -gritó preocupado Galski

—Galaksi Telski... -se le acercó Athan- eres la persona más estúpida que he visto nunca.

—Se ha picado porque le hemos robado la presa -dijo Lumiere

Athan agarró a Galski del cuello de la camiseta —¿Te piensas que no hubiera sido fácil para mi matarle a golpes en vez de estar alejado como un cachorro asustado? -le preguntó

—¡O-oye Athan! ¡Siento haberte quitado "la presa" pero la violencia nunca es la solución! Tienes que dejar tus rencor-

—¡¡NO ES POR ESO, IMBÉCIL!! -le interrumpió Athan con un grito, se le notaba muy enfadado pero también muy inquieto- ¡Esto va mas allá de mis rencores personales! ... Mi-mirate la mano... -dijo desconsolado

Galski levantó su mano con temor —...¿Que...que es esto...? -preguntó tembloroso Galski. Su mano estaba recubierta de una mocosa amarillenta de la que emanaba un humillo

—Su piel segrega constantemente veneno... -comentó por lo bajo Athan- se cuela por las heridas y cicatrices... -esto último lo remarcó mientras observaba las múltiples cicatrices que poblaban las manos de Galski, fruto del uso continuo del Estilo del Vacío.

—...¿Como de peligroso es?... -le preguntó Lumiere

—En dos horas... -Athan miró a Galski a los ojos- le matará.

Capítulo 67: Justicia Indomable. Parte 2.

—¿¡PERO QUE!? -se alarmó Amenadiel que estaba observando el combate desde la torre- ¿¡DE UN SOLO GOLPE!?

Hakusho se estrelló contra una montaña, segundos después recuperó la consciencia y se levantó con dificultad tosiendo compulsivamente —...¿Que ha sido eso?... Era como si me golpease un martillo... -miró hacia la dirección donde estaban los piratas- ¡¡GUSANOS, OS MATARÉ!!

Sin embargo, su venganza fue interrumpida por un Den Den Mushi sonando, Hakusho lo agarró asqueado —¿Que quieres? Estoy ocupado, tengo que vengarme.

—Tu vida o lo que le pase a esta isla no me podría importar menos, pero no me gusta la idea de que haya un pirata tan poderoso surcando este mar -le explicó Amenadiel

—¡¡ME DA IGUAL, TENGO QUE RECUPERAR MI HONOR!! -gritó Hakusho volviendo a su forma Zoan

—El que te tumbó tiene cicatrices en las manos -le informó Amenadiel, que estaba vigilando desde la lejania a los piratas gracias a una mirilla con zoom que le sobresalía del casco. - El veneno le ha entrado, centremonos en los demás.

—Ya veo -dijo Hakusho esbozando una sonrisa- déjame el Rinkusu a mí en ese caso.

—Supongo que yo iré a por el rubio -respondió Amenadiel cargando los revolveres- aunque en el barco había un cuarto, un hombre rojo, me pregunto donde estará.

—¡Maldito, pudiste habernos avisados de como eran! -se le quejó el contraalmirante

—Me ordenasteis silenciar a los marines, si queríais información del enemigo habermelo pedido -se excusó el bilkan

—¡¡No te podemos pedir nada si desapareces todo el rato y no coges el caracol!! -le gritó Hakusho

—Siii, siii, aaaff -sopló cansado Amenadiel- voy a llamar al viejo para que nos mandé unos cuantos Seigimans, que van a ser lo único que puedan parar al tio envenenado.

El Den Den Mushi de Yorik sonó, pero este no lo cogió.

—Que raro, con lo rápido que responde el vejestorio, quizá hubo otro problema en la forja -pensó Amenadiel

Mientras tanto, en la forja...

Shigan -Yorik atacó con un dedo-bala a Fist, que reaccionó de inmediato y se inclinó hacia atrás para evadirlo.

—¡¡Hasshoken: Hana Kikku!! -el anciano contraatacó con una patada, pero el cuerpo de su oponente se deformó, evadiendo el golpe - ¿¡Pero qué!?

Kami-e: Valachia -dijo Yorik con la frente deformada como si de arcilla se tratase- en mi generación fui considerado el mejor usuario de Kami-e. -mientras hablaban, un enterrador agarró a Fist de la cabeza y lo lanzó por los aires, cayendo en unas mesas y destruyendolas, clavándose algunas astillas

—¡¿Dos contra uno!? ¡Que injusto! -comentó Fist levantándose con una sonrisa

—Por mucho que seas amigo de Veterix no puedo dejar que interfieras en nuestros planes -le explicó Yorik- no dejaré que perjudiques las vidas de estos hombres -dijo refiriendose a los Gyojins

—¿Es que acaso les estás ayudando o algo? -le preguntó Fist corriendo hacía él

—Aquí están protegidos del esclavismo -respondió Yorik

—¿¡Protegidos del esclavismo!? ¡¿Cómo!? ¿¡Esclavizándoles tu mismo!? -le cuestionó Fist ya sin una sonrisa en su rostro

Seigimans: Formación. -Una fila de enterradores, que al parecer oficialmente recibían el nombre de Seigiman, se colocó horizontalmente delante de Yorik- Carga -los enterradores cargaron hacía delante

—¡¡Hasshoken: Hana no shōheki!! -Fist cruzó ambos brazos y creó un escudo de ondas de choque. -Gyuki -hizó vibrar sus pies para detonar una pequeño estallido que le impulsó hacía delante.

Fist y los Seigimans colisionaron, tanto el anciano como sus enormes rivales salieron volando por el impacto, los enterradores cayeron rodando por los suelos mientras que Fist se mantuvo ergido, arrastrando los pies en el suelo una vez tocó tierra de nuevo.

—Aquí Yorik, ¿Que ocurre? -se presentó el agente tras contestar a la llamada de Den Den Mushi

—El ojos dorados no era el único intruso, y uno de ellos ha derrotado a Hakusho de un solo golpe -le explicó la situación Amenadiel

—Ya veo, entiendo la gravedad de la situación. Aunque de nuevo se podría haber evitado si nos hubieses informado del aspecto de los intrusos. -le regañó Yorik

—Aagh, todos con lo mismo, ¡Habérmelo ordenado ostia! -se molestó el Bilkan

—Bueno, ¿como es el intruso que derrotó a Hakusho? -le preguntó Yorik- un segundo... Kami-E: Tepes -estirando su cuerpo y doblándolo de formas anormales Yorik fue capaz de esquivar una oleada de puñetazos de Fist.

—¡¡Parece que no voy a poder ganar este combate a puñetazos!! -exclamó Fist retrocediendo de un salto, evitando así que un Seigiman le cayera encima en un intento de matarlo de un rodillazo.

Una vez escuchada la descripción de como era Galski, Yorik guardó el Den Den Mushi con el que se comunicaba con sus compañeros y en su lugar sacó uno de color blanco y con caparazón negro, con dos alas de murcielago que le sobresalían. —Aquí Yorik, orden a todos los Seigimans: -se escuchó desde las torres de megafonia que habían en diferentes lugares de la isla- Asesinad al chico castaño de baja altura, rizado y ojos verdes, ignorad a sus compañeros.

Todos los Seigimans salieron corriendo en busca de Galski, menos tres que se quedaron junto a Yorik para pelear contra Don Fist.

—¡Nasajajaja! ¿No crees que es un poco arriesgado mandar lejos a tus guardaespaldas? -le preguntó Fist

—Sin duda ahora no será tan fácil derrotarte -le confirmó Yorik- pero no tengo duda de que lo lograré.

—¡Te veo demasiado confiado para ser alguien que aún no me ha puesto ni un dedo encima! -Fist saltó hacía Yorik

—Toda mi confianza está depositada en la Justicia Oscura -respondió Yorik mientras dos Seigimans se abalanzaban sobre Fist.

En otro lugar, se encontraban Athan, Galski y Lumiere corriendo hacía la gran torre que se alzaba sobre los demás edificios de la zona

—¡Seguro que ese cabron tiene antidotos guardados! -les reveló Athan- ¡En la Marina siempre acababa envenenando a todos cuando cogía un resfriado!

—¡Bien! Entonces... supongo que ahora que me puedo curar, lo nuestro se ha solucio... -mientras Galski hablaba, Athan evitaba mirarle, girando totalmente la cabeza en otra dirección- ¡Oh, vamos!

—Esto no estaría pasando SI HUBIERAS SACADO TU CABEZA DEL CULO Y ME HUBIERAS ESCUCHADO -le recriminó Athan

—Por mucho que me duela, ahi tiene razón -concidió Lumiere

—Y lo siento mucho... de veras, ¿pero cuales eran las posibilidades de que tuviera piel venenosa? -contestó Galski

—¡¡ESO NO QUITA QUE PASASTE DE MI PUTO CULO!! -le gritó Athan

—Lo siento mucho Athan, de veras... Supongo que ser tan fuerte me cegó... -se excusó Galski

—¡¡Y SIGUE!! ¡¡EL CABRON ME CAE FATAL!! -se enfadó Athan, aumentando la velocidad a la que corría para dejarlo atrás

—Pero- -le intentó detener Galski

—Na, la cagaste mucho wachon -le dijo Lumiere dandole palmaditas al hombro- mencionar algo de fuerza para intentar resolver un dialogo con Athan es como intentar apagar un incendio con gasolina. -Lumiere avanzó hasta ponerse junto a Athan- ¿Que te cuentas, compi?

—Vuelve a llamarme así y te corto las manos -le amenazó Athan

—Okis. ¿Que te cuentas, compañero de tripulación? -rectificó Lumiere

—La rana de mierda sigue viva, ese gilipollas no ha caido de un golpe -comentó Athan

—¡Pero si le vi quedarse inconsciente! -se escuchó por parte de Galski, que estaba detrás de ellos

—¡¡SILENCIO GUSANO, HABLA CON TU PROPIA FUERZA!! -le chilló Athan- Por donde iba... ese malnacido seguro que ya ha recuperado la consciencia, así que quiero que seas tu quien consiga los antidotos, Lumiere.

—¡Uh, has usado mi nombre por primera vez! ¿Ahora el apestado es Galski o como va la cosa? -le preguntó Lumiere

—Yo ire a por Hakusho, mientras tanto consigue antidotos para el egocéntrico -dijo Athan ignorando la pregunta

—¡¡Oye!! -se quejó Galski

—Además, si encuentras comida, quémala. ¡¡Y NO TE LA COMAS!! Toda su comida está envenenada -le informó Athan

—Uuuh, radical -dijo Lumiere- aunque un poco turbio eso de comer veneno, ¿es un... fetiche o algo?

—Si no lo hace la mucosa pierde el veneno, si consigo agotarle y que le entre el hambre perderá la posibilidad de envenenarme y le inflaré a ostias, y en caso de que vuelva para recuperarse se dará cuenta de que las calorias no es lo único que se le han quemado. -le explicó Athan

—Pillado, ponerme modo diablo y prenderle fuego a todo -aceptó Lumiere

—Ah si, y manten ocupado al payaso pacifista de atrás, quiero matar a Hakusho y seguro que se pone en medio -le mandó Athan

—¿¡Como que matar!? ¡¡Es un marine, solo está cumpliendo su deber, no es un monstruo ni nada de eso!! -le reprochó Galski

—¿¡Es que no escuchaste, imbecil!? ¡¡Ese mamón mató a Gyojins!! -le recordó Athan

—¡¡Y hay que castigarle por ello, pero tu también mataste gente!! ¡¡Era un marine, no podía negarse!! ¡¡Imaginate el bien que podría hacer por redimirse!! -contestó Galski

—Y aparte de eso... Ese estúpido tiene la determinación mas fuerte que he visto nunca, nos perseguiría hasta el fin de los tiempos -le avisó Athan- por algo es llamado Justicia Indomable...


Hace 30 años:

Un hombre llegó a una base de la marina repleto de heridas

—Ma-marines, al fin... -exclamó el hombre sonriendo y con lagrimas de esperanza- ¡¡NUESTRA ISLA ESTÁ TOMADA POR PIRATAS, EL PROPIO REY LES ESTÁ MANTENIENDO, CREO QUE ESTÁN HACIENDO NEGOCIOS!!

—Aha -dijo el marine lider de la base

—Nos apalizan dia y noche... nos roban todo, ocupan las tierras... ¡¡TENEIS QUE AYUDARNOS!! -les pidió el hombre

—Esa isla... está lejos de aquí si no me equivoco... ¿como llegaste? -le preguntó el jefe marine

—Les robé un pequeño bote a los piratas... tuve que abrirme paso a golpes... fue... pensé que iba a morir... -recordó el hombre

—¡¡Que increible determinación!! -exclamó un soldado de infanteria

—¡¡SILENCIO GRUMETE!! -le calló el lider- Bueno, chico, me apena decirte eso pero vas a tener que volverte a casa.

—...¿Que?... -sollozó devastado el hombre

—Verás... el reino del que hablas es uno de los más ricos de la zona, incluso aunque negocien con piratas, pagan su cuota del tributo celestial, y algunas cosas más... jeje... -dijo palpando un sobre lleno de fajos de billetes

—¡¡SEÑOR, ESE HOMBRE HA ARRIESGADO SU VIDA POR VENIR AQUÍ!! -le recriminó un soldado- ¡¡ES UN CIVIL, HA ROTO SUS LÍMITES!! Es... ¡Es una persona fuerte!

—¡¡Calla de una vez criajo, todo el dia con la palabra fuerza en la boca!! ¡¡La fuerza es justicia!! ¡¡Si tantas ganas tienes de liberar ese reino ves y hazlo tu mismo!! -el lider marine alzó la mano y le asestó una bofetada al soldado

—Agh... -el marine cayó al suelo

—Niñato... Esta es la realidad, los fuertes dominan a los débiles. -le dijo el capitán marine

—Eso no es fuerza... -respondió el soldado levantándose- ser rico... no te hace fuerte... la fuerza es romper los límites... el tener todo en contra y ganar... -el marine esbozó una sonrisa- ¡Y la justicia de los fuertes nunca perderá!

Unos dias después en el reino mencionado

—¡Majestad, ha pasado algo! -dijo un guardia entrando al salon

—¿Que pasa? ¿Los pueblerinos se están rebelando? -preguntó el rey

—No... no es eso... los piratas... ¡¡LOS PIRATAS HAN SIDO DERROTADOS!! -gritó el guardia

En el exterior estaban todos los piratas inconscientes, con marcas de puños en las cabezas

—¡¡Imposible!! -exclamó el rey- ¿¡Quienes nos atacan!? ¿¡Marines, piratas!?

—Marines... pero... -dijo el guardia bajando la cabeza- es solo una persona.

—¿Una persona? -repitió extrañado el rey- ¿¡ME ESTÁS DICIENDO QUE UNA SOLA PERSONA HA DERROTADO A UNA TRIPULACIÓN ENTERA!?

Un soldado de la marine entró a la sala del trono, sangrando a borbotones por todo el cuerpo, con heridas de bala, flechas y cortes.

—Es él... -le indicó el guardia

—Es un crio... -murmuró el rey- ¡Gracias chico, esos piratas nos estaban invadiendo, hare que te recompensen tal y como és debido! -le felicitó el rey

—Mientes... -contestó el marine

—¿Mi-miento...? -repitió el rey aterrado

—Huelo tu cobardia.... Eres débil... -el marine le asestó una mirada asesina- eres un criminal.

—¡¡GUARDIAS!! -gritó el rey aterrado

El rey de la isla logró huir en barco, atravesando todo el mar en un intento de huir de su perseguidor

—¡¿QUIEN ES ESE TIO!? -preguntó uno de los soldados viendo al marine perseguirles en su barco medio destruido

—¡¡VAMOS A ENTRAR EN EL REVERSE MOUNTAIN, ES LA ÚNICA FORMA DE PERDERLE!! -exclamó otro soldado

Y así el barco atravesó la Red Line...

—¿le hemos perdido? -preguntó el rey

—Las fuertes corrientes debieron de matarle, no hay forma alguna de que su barco haya sobrevivi- -las palabras del guardia se detuvieron

El soldado de infanteria estaba nadando hacía ellos, tiñiendo el agua por la que circulaba de rojo, producto de sus innumerables heridas.

—¡¡FUEGO, FUEGO!! ¡¡MATADLE A CAÑONAZOS!! -ordenó el rey con horror

Pero nada sirvió... El marine logró matar a puñetazos a toda la tripulación, unicamente dejando al rey con vida.

—¡¡DETENTE!! ¡¡TENGO JOYAS, TENGO ORO!! ¿¡QUE QUIERES!? -chilló el rey retrocediendo en el suelo

—Tu cabeza... -dijo en voz baja el marine

—¡¡E-ESTUPIDO!! ¡¡SOY PARTE DE LA REALEZA MÁS PODEROSA DEL MAR!! ¡¡SI ME MATAS EL GOBIERNO NO DUDARÁ EN CASTIGARTE!! ¿¡ERES UN MARINE, NO!? ¡¡NO PUEDES HACERME DAÑO, LA JUSTICIA DICE QUE TIENES QUE PROTEGERME, SOY UN NOBLE!! -le gritó el rey, entre la ira y el puro pánico

El marine le asestó tal puñetazo en la cabeza que le partió la corona y le clavó al suelo inconsciente —¡¡LA JUSTICIA NO ENTIENDE DE CLASES!! ¡¡WAAAAAAAAAHHHHH!! -gritó el marine con su uniforme y cabello cubierto totalmente de sangre

[Soldado de infanteria numero 3921, edad: 16 años. Nombre: Hakusho ]

Capítulo 68: Tan solo un crío

—¡¡EGOG MAGDITOGS PIGAGAS MEG LAG PAGARAG!! -dijo Hakusho con la boca llena.

—Deberías quedarte aquí a proteger los antidotos -le recomendó Amenadiel

Hakusho se tragó de una toda la comida —¡Ni de broma, quiero matar a Rinkusu ya mismo! -se negó el marine

—Pero podrías esperar a que viniera y... -antes de que Amenadiel acabase la frase, Hakusho ya había saltado por la ventana en busca de su rival- pues nada...

Fuera de la torre, los piratas estaban huyendo de los Seigimans, que iban en masa contra ellos.

—Agh... agh... -jadeó Athan mientras corría- ¿¡Como siguen de pie después de todo eso!?

—¡No sé de que están hechos pero mis ataques no les hace daño! -dijo inquieto Galski- ¡A veces se quedan quietos un rato, pero no les hago herida alguna!

—¡Eso ya sirve, mantenlos entretenidos! -le sugirió Lumiere

—¡Hecho! -accedió Galski

—Pero tampoco te esfuerces demasiado o el veneno se extenderá más rápido... -le informó Athan

—¿¡QUE!? -gritó Galski por la noticia inesperada

—Pues eso, aunque seguro que un pirata con un billón y taaaaaaaan fuerte como tú sabe encontrar el perfecto equilibrio entre pelear y no morirse envenenado -se burló Athan

—¡¡RINKUSU!! -gritó Hakusho cayendo delante del grupo- ¡¡ESTA VEZ NO TE ME ESCAPARÁS!!

—¿Escapar? Creo que no fui yo el que recorrió dos kilometros en 3 segundos -se mofó Athan

—¡A un lado! ¡Estilo del Vacío: -sin embargo el ataque de Galski fue interrumpido por un Seigiman que lo embistió, lanzando al rizado por los suelos.

Hakusho se lanzó a por Athan, el cual bloqueó el ataque con la palma. —¡¿Te vas a quedar ahi como un pasmarote o que!? -le gritó Athan a Lumiere, el cual estaba observando a Galski- ¡¡Tienes el camino despejado, ves!!

—¡Marchando! -asintió Lumiere corriendo hacía la torre. Un cable se enroscó en la pierna de Lumiere, haciendo que este tropezase y cayera al suelo —¿¡Pero que!?

Amenadiel le había enganchado la pierna con un cable que conectaba con su brazalete. —¿Te manejas bien en las alturas? -le preguntó el Bilkan

—¡Nah, siempre me he considerado una persona con los pies bien puestos en la tierra! -Lumier

Amenadiel.png

e deseinvainó su katana y trató de cortar el cable pero Amenadiel activó su jetpack y comenzó a volar rapidamente en zig-zag, haciendo que Lumiere fallase el tajo.

Amenadiel trató de estrellarle contra uno de los montes, pero Lumiere le arrojó la katana, movimiento que fue facilmente esquivado... O al menos el primer lanzamiento

—Ese sonido... -se dió cuenta Amenadiel al oir el sonido de un motor tras de él- ¡UNA VARA YARU! -la espada cambió de dirección y voló contra el Bilkan, de nuevo logró evadir el ataque sin recibir daños, pero la katana negra estaba vez no tenía como objetivo herir al tirador, sino destruir la cuerda, tarea realizada perfectamente. Lumiere cayó en la cima de un pequeño monte que se alzaba cerca de la torre a la que debía llegar

—Ay, ay, ay, la espalda... -se quejó Lumiere mientras se levantaba, Amenadiel aterrizó con su jetpack a unos pocos metros de él.

—Esa arma... -comentó Amenadiel observando la espada de Lumiere, que volvió volando a las manos de su amo- Eso... eso es tecnologia Yaru... -apretó con fuerza sus puños, los cuales temblaban de ira- ¡¿PORQUE TIENES ESO!? -le gritó enrabiado

—¿Celoso? -le preguntó Lumiere

—Acaso no serás... ¡¿UN JODIDO YARU!? -el Bilkan sacó uno de sus revolveres y disparó a Lumiere

Athan y Galski se encontraban juntos, defendiendose de sus respectivos atacantes.

—¡No se desmayan! -Galski colocó su mano en uno de los Seigiman y creó una fuerte onda de viento que lo lanzó volando, chocando con dos que se acercaban y tumbando a todos al suelo, pero se levantaron al instante y volvieron a la carga, mientras que otros enterradores estaban tirados cara-abajo inmoviles.

—¿¡Te ves capaz de aguantar solo!? -le preguntó Athan esquivando las palmadas de Hakusho

—¡¡Por ahora sí!! -le respondió Galski creando una cuchilla de aire a presión e intentando cortar a los Seigimans, los cuales solo fueron repelidos pero sin ser dañados por el corte.

—¡Bien! ¡Quedate aquí y resiste hasta que Lumiere te traiga el antidoto! -le ordenó Athan. Hakusho finalmente le acertó un golpe, clavándole una palmada en el abdomen que lo arrojó al suelo

—¡¡NO DEBERÍAS HABLAR CON TERCEROS EN UN DUELO!! -le recriminó Hakusho abalanzándosse sobre él

—¡¡CANADARM!! -gritó Athan, dos manos aparecieron delante del contraalmirante y le taparon los ojos, a lo que el Rinkusu aprovechó para salir corriendo. Hakusho golpeó a las manos y las destruyó, enfocando de nuevo su mirada a Athan

—¡¿HUYENDO!? ¡¡NO MANCILLES NUESTRO DUELO, GUSANO!! -Hakusho comenzó a perseguir a Athan usando el Geppo

—Agh, Fist fue a la forja, ahi seguro que hace calor, me aprovecharé del calor de la fundición para que la rana de mierda se canse antes -pensó Athan corriendo- y en cuanto el veneno se le debilite podré liarme a ostias sin miedo.

Fist en cambio seguía peleando contra Yorik y sus Seigimans.

—¿¡De verdad eres amigo de Veterix con esos ideales tan retorcidos!? -le gritó Fist- ¿¡Esclavismo para evitar el esclavismo!?

—Veterix se volvió demasiado moderado con el paso del tiempo, asumo que fue por tu culpa. -contestó Yorik con calma, saltó encima de uno de los Seigimans y lo usó para impulsarse hacía Fist- Shigan -dijo inclinando hacía atrás un dedo

—¡¡¡Hana Ken!!! -exclamó Fist contraatacando con un puñetazo Hasshoken

—¿No aprendes, verdad? Kami-e: Valachia -El brazo de Yorik se deformó de tal manera que las articulaciones dejaron un hueco por el cual el puño de Fist pasó sin provocar daño alguno, mientras que el dedo del agente perforó el cuello del anciano, el cual retrocedió cubriendose la herida, de la cual salía una enorme cantidad de sangre.

—¡El que no aprende eres tú! ¿¡Acaso no te das cuenta de lo corrupto que está el Gobierno!? -le preguntó Fist

—Valientes palabras para alguien que ha estado viviendo bajo su cuidado durante todos estos años -dijo refiriendose al oficio de Fist como navegante del Hecatónquiro

—Ahi tu error -respondió serio Fist- mi función en teoria era simplemente entregar los pedidos, nada más ni nada menos. -el anciano se lanzó en carrera contra Yorik- ¡¡Pero en muchos casos ignoré las ordenes, los recursos que iban dirigidos a los ricos los entregaba a los que realmente lo necesitaban: pequeños pueblos despreciados por los nobles, huerfanos, marginados!! -Don Fist clavó sus pies en el suelo, dos Seigimans corrieron hacía él- ¡¡Yo no me encadené al Gobierno!! ¡¡Nunca le fui fiel!!

Fist juntó ambos puños y estos empezaron a vibrar con gran intensidad.

—¿Acaso intenta...? ¡Seigimans, retroceded! -les ordenó Yorik, pero estos no se detuvieron

—¡¡AQUÍ EL ÚNICO NO HA APRENDIDO NADA -los dos Seigimans alcanzaron a Fist- ERES TÚ!! -de los nudillos de Fist salió un estallido de energia que mandó a gran velocidad hacia atrás a sus oponentes -¡¡HASSHOKEN: HANA ROKUOGAN!!

Tekkai -dijo Yorik sudando, los Seigimans habían sido arrojados hacía él, incapaz de esquivarlos con su Kami-e decidió soportarlos. El impacto estrelló a Yorik contra una duna de ceniza, la cual fue destruida y desperdigada, comenzando a nevar ceniza. El agente se levantó con sangre en la nariz y en la boca.

—Aunque tengamos edades parecidas para mí solo es un crío inmaduro-le dijo Fist colocándose en guardia.

Capítulo 69: Él es mi amigo

—es 1 poko triste k te haga grasia el numero del kapitulo. ¿k tienes, shinko años? -te juzgó Vladimir

Lumiere cayó por los suelos al bloquear el disparo —¿¡Pero que pasa con esa fuerza!? -dijo el espadachin observando el filo de su katana echar humo por el impacto.

—¡Mi armamento está diseñado para penetrar las armaduras Yaru! -Amenadiel sacó el revolver restante y apuntó con ambos a Lumiere- ¡¡DEBERÍAS DE HABER TRAIDO TU ARMADURA, YARU!! - disparó de nuevo, Lumiere esta vez no trató de bloquearlo sino que directamente rodó para esquivarlo.

—¡Que pesado! -Lumiere se reincorporó y comenzó a correr hacía Amenadiel, pero este simplemente se elevó por los aires mediante su jetpack- ¡Que no soy un Yaru!

—¿¡Entonces cómo explicas esa arma!? -Amenadiel le disparó dos tiros más, los cuales fueron esquivados de milagro, uno de ellos rozándole una mejilla a Lumiere y hacíendole un pequeño corte

—¡¡Me la dio una amiga, no soy un Yaru!! -le explicó Lumiere

—Ah... ya decía yo que parecías un poco tonto... -comentó por lo bajo Amenadiel

—Bueno, bueno, habló el que parece que le hayan sacado de un cuento de ciencia ficción -le respondió Lumiere mosqueado, el comentario hizo que a Amenadiel le surgiese una cruz de enfado en la cabeza.

—¡¿Te crees que me lo paso bien con estas pintas!? -El bilkan descendió hasta ponerse a la altura de Lumiere, justo en su frente.

—Pues lo parece, joder, si hasta tienes alas en la cabeza que van a juego con tus alas normales -le criticó Lumiere

—¡Esta armadura ni siquiera es mía, se la robe a un Yaru! -le rebatió Amenadiel acercando la cabeza a Lumiere

—¡Robas y encima te quejas de la armadura! -dijo Lumiere acercándole la cabeza

—¡El que se quejó fuiste tú! -respondió Amenadiel acercando también la cabeza

—¡¿Y si tanto odias a los Yarus porque usas su armadura!? -contestó Lumiere ya con la frente pegada a la de Amenadiel - uggh, que frío -dijo retirando la cabeza del yelmo de acero de su contrincante

—¡Todo sea por matar a esos pomposos colonizadores! -volviendo en sí, Amenadiel comenzó a volar a la hora que retrocedía.

—¡No te dejaré huir, racista! -Lumiere saltó y agarro del pie al Bilkan, este se propulsó hacía el suelo, aplastando al espadachin con un rodillazo.

—¿Racista? Creo que no tienes idea de lo que es tu amiga en realidad -dijo Amenadiel observando a Lumiere en el suelo

—¿¡De que hablas!? -El rubio se levantó de un salto y le asestó una patada a su contricante, tirándolo abajo- ¡¡No puedes odiar a toda una especie por unos prejuicios!!

—¿Prejuicios? -repitió Amenadiel disparándole con el revolver, Lumiere lo bloqueó a tiempo pero sufrió de un fuerte retroceso- ¿Esto te parecen prejuicios? -Amenadiel se sacó el casco, mostrando profundas cicatrices a lo largo de su rostro.

—...Y al igual que hay humanos buenos, los hay que son pura maldad -respondió Lumiere señalando la cicatriz que él mismo poseía en la mejilla- mi punto no ha cambiado.

—¿¡Y quien te hizo la cicatriz!? ¡¿Un pirata!? ¿¡Un marine tratando de matarte por ser un criminal!? ¿¡Fue el placer de una rata de mar o el absolutismo de las fuerzas del orden!? -le preguntó Amenadiel- ¡¡Al menos ahi tienes bandos!! ¡¡EN MI CASO FUE EL PROPIO EJERCITO YARU!! -comenzó a disparar sin parar a su enemigo

—¡¡Y de nuevo te digo, no todos los Yarus son así!! -siguió intentándole convencerle Lumiere

—¡¡Estoy seguro de que tu amiga Yaru estuvo todo el dia alabando el poder de su raza!! -dijo Amenadiel

—Mierda... ahi está en lo cierto... -pensó Lumiere recordando todas las veces en que Nemesis se jactaba de su especie

—¡¿Te crees que las guerras que hacen son desconocidas para el pueblo!? -preguntó irascible Amenadiel- ¡¡Los Yaru viven en el oceano del cielo y están constantemente expandiéndose, vienen a nuestros hogares y matan a la población local para poder instalarse ellos!!

—¿¡Y en que se diferencia del Gobierno!? -le preguntó Lumiere corriendo hacía él.

—¡¡El Gobierno solo mata criminales, no liquida a civiles que no han hecho nada!! -contestó Amenadiel apuntándole con ambos revolveres


—¿Donde está el niño? -preguntó una enorme figura con un sombrero de copa. Delante de él se encontraba una mujer repleta de heridas, empuñando una katana partida a la mitad

—Mátame si quieres -respondió la mujer con una sonrisa- Lumiere jamás será tuyo, él ha tenido un padre y una madre que le han querido, no seguirá tus pasos, no es un perdedor como tú.

—Nyohohoho... ¿Perdedor? -el individuo sonrió dementemente mientras su frente se recubría de venas de rabia- ¡¡VOSOTROS, LOS MUERTOS, SÍ SOIS UNOS PERDEDORES!! ¡¡NYOHOHOHOHO!! -la figura bajó con fuerza su puño hacía la mujer

—¡¡Mamá!! -gritó un pequeño Lumiere, un hombre adulto que estaba con él y que no paraba de llorar agarró al niño y se lo llevó lejos...

La sangre manchó el suelo —Perdedor dice... Nyohohoho... que risa... ¡¡Solo quédate y espera!! -exclamó señalando el cadaver de la mujer- ¡Vas a ver cómo tu hijo destruye este mundo por mí!


Lumiere agarró con fuerza su katana y corrió hacía su contrincante —¡¿ENTONCES PORQUE YO HE VIVIDO LO CONTRARIO!? -Lumiere golpeó con su espada la bala que se dirigía hacía él, enviandola de vuelta al tirador, perforándole el hombro.

—Aagh... -se quejó adolorido Amenadiel, inmediatamente sacó un cuchillo y se lo clavó en el lugar de la herida, provocando que saliese una considerable cantidad de sangre

—¡¡Ittoryu: Toreau Beau!! -exclamó Lumiere abalanzándose con una estocada.

—¡He matado a Yarus, un niñato no es nada para mí! -Amenadiel saltó hacía delante y pateó la espada, desviandola hacía un lado

—¡Esa mierda otra vez! -exclamó Lumiere observando como salia fuego de las botas de su rival, recordándole la batalla que tuvo contra Lady Aradia. El Bilkan saltó hacía atras y le asestó dos tiros, los cuales fueron bloqueados por mucha dificultad por el espadachin, que cayó al suelo al recibir los disparos.

—¡Parece que ya te has enfrentado a un Yaru! -Amenadiel se propulsó con sus botas hacía su contrincante

—¡Solo a una ladrona que robó su tecnología! -contestó Lumiere poniendose en pie.

—¡Bien merecido lo tendría ese Yaru! -Amenadiel le apuntó con el codo, la armadura que se encontraba en este disparó una cuerda, la cual fue facilmente esquivada por Lumiere.

—¡Muy predecible! -dijo Lumiere.

—Los Yarus son consideradas las criaturas más inteligentes del planeta, ¿que crees que puedes hacer tú, criajo? -Amenadiel tiró de la cuerda, yendo hacía la nuca de Lumiere

—¡Por favor! -Lumiere se agachó, haciendo que la cuerda pasase por encima suya- ¡Que predecible! -sin embargo una nube de ceniza pasó por delante, nublando la visión del rubio

—No pretendía atarte a tí, iba a por los montículos de ceniza. -se escuchó tras la densa capa de ceniza, que impedía ver. Una bala dio de pleno en el abdomen de Lumiere, el cual se comenzó a inflar, el rubio rapidamente se clavó la katana en el herida, haciendose sangre.

—Te vi hacerlo antes... -dijo Lumiere tocándose la herida- estas balas tienen aire dentro y cuando le das a alguien lo expulsan dentro de su cuerpo... Así mataste a los marines, les llenaste las venas de oxigeno.

Amenadiel estaba viendo a Lumiere a traves de una visión térmica que poseía en su casco, permitiendo traspasar la densidad de la nube de ceniza —Saberlo no te servirá de nada, Ne Quid Nimis -una enorme cantidad de balas atravesaron el area, el Bilkan estaba disparando a bocajarro.

Lumiere bloqueó unas cuantas, pero la cantidad era excesiva, enseguida sus piernas fueron heridas y de ahi empezaron a surgir burbujas por debajo de su piel que reventaron, llenando todo de sangre y haciendo que Lumiere cayera al suelo incapaz de ponerse en pie.

—Pensaba que habías sufrido los horrores de la batalla pero tu insistencia en proteger a los Yaru solo me dice que eres un niño que no ha sufrido en su vida -dijo Amenadiel, el zoom de sus revolveres apuntaba al cuello de Lumiere, dispuesto a acabar el combate de una vez por todas.

—Debo de pedirte perdón por lo de antes... te juzgue sin saber nada de los Yaru... -dijo Lumiere- así que... perdón.

—¿Mh? ¿Entonces dejarás de defender a los Yaru? -le preguntó Amenadiel

—No. -contestó sin dudarlo- sé que no todos los Yarus son buenos, que has sufrido mucho por su culpa, pero no todos son seres de pura maldad, y no voy a dejar que los mates a todos

—¿¡PORQUE!? ¿¡PORQUE DEFIENDES TANTO A ESA PANDA DE COLONIZADORES!? -preguntó a gritos el Bilkan- ¡¡MATARON NIÑOS, ANCIANOS, NO RESPETABAN A LAS DEMÁS RAZAS, NOS BOMBARDEABAN DÍA Y NOCHE CON ARMAS QUÍMICAS, CAÑONES, DEGOLLARON A PADRES DELANTE DE SUS HIJOS!! ¡¡SON EL DEMONIO!!

—Yo pensaba como tú... pensaba que toda la gente malvada eran monstruos, que nunca se arrepentirian, que seguirian destruyendo vidas por siempre. Pero he conocido a alguien diferente, a una persona que disfrutaba con el sufrimiento, un hijo puta de los grandes, y que en realidad resultó que tan solo er auna victima más de monstruos mayores -explicó Lumiere- y sí, aún le falta mucho camino por recorrer, pero realmente quiere redimirse, quiere ser mejor persona. No te estoy pidiendo que perdones a los que te hicieron tanto daño, ni siquiera yo sé si podré perdonar al que me arruinó la vida, tan solo quiero que veas que las personas son diferentes, y al igual que yo he conocido por primera vez a un monstruo que desea cambiar, existe la posibilidad de que hayan Yarus que quieran acabar con las masacres que cometen.

Los revolveres de Amenadiel comenzaron a temblar —...El que se está redimiendo, ese monstruo del que hablas... ¿Realmente crees que lo conseguirá? -le preguntó Amenadiel.

—Cuando lo conocí me intentó matar, y hoy me ha encomendado una misión, sé que no será fácil, que su maldad no se irá de un día para otro, y ahi estaré yo para evitar que dañe a civiles, para que pague los daños que hizo y que ayude a este mundo, será un camino dificil pero confio en que juntos lo conseguiremos. -dijo Lumiere.

—...¿Y crees que lo conseguirá?... -le preguntó Amenadiel

—Totalmente, es mi amigo y yo confío en él. -contestó el rubio

—Agh... -Amenadiel colocó sus revolveres en el suelo y se sentó, la nube de ceniza se fue disipando, permitiendo que ambos se viesen- ¿En que me he convertido? Odiando a todos los Yaru, igual que los obsesivos marines que ven piratas en todos lados...

—Estabas cegado por el odio, no fue tu culpa, tuviste un buen motivo que te empujó a hacer todo eso. -le dijo Lumiere- pero aún estás a tiempo de cambiar.

—Estoy convencido de que al menos el 99% de los Yaru merecen morir, ¿pero y si realmente hay alguien que quiere cambiar las cosas? ¿Y si ese 1% es el elegido que salvará al mar del cielo? Pese a todo, no soy un Yaru, no soy tan listo como ellos, puedo matarlos pero solo mediante tacticas rastreras y... usando su propia tecnología. Yo no tengo nada que hacer contra ellos, pero un Yaru... al menos ya diplomaticamente me lleva más ventaja... -dijo Amenadiel

—Me gustaría decirte algo moralizador tipo "Tu raza no importa, si quieres algo puedes conseguirlo" pero sería mentirte, a veces no podemos hacer nada y hay que confiar en los demás. Según me conto Galski, el Imperio Yaru es tan o más fuerte que el propio Gobierno Mundial, ni tu ni yo podemos hacer nada contra algo así. Pero quizá hay otro que si pueda, y puede que con tu pequeño grano de arena pongas todo en marcha para algo mayor, no tienes porque ser tú el que cambie el mundo, pero si puedes colaborar para que eso ocurra. Así que... ¿Que me dices? ¿Paz? -le preguntó Lumiere tirado en el suelo y estrechándole la mano.

—En fin... No sé si me has deprimido o algo con tu conversación, pero de acuerdo. ¿Querías el antidoto contra el veneno de Hakusho, verdad? -le preguntó el Bilkan

—Sí.. estaría bien eso -contestó Lumiere

—Oye, me gustaría preguntarte dos cosas antes de irme -dijo Amenadiel levantándose

—Adelante, yo no voy a ir a ningún sitio -respondió el rubio señalando sus piernas heridas

—¿Perdonarás a quien te arruinó la vida? -le preguntó Amenadiel

—Cómo ya te dije, sería hipocrita el pedirte que perdonases a los Yarus cuando yo no sé si podré -dijo Lumiere esbozando una sonrisa

—Ya veo... Bueno, si veo a algún Yaru liandola le pegaré un tiraco en el cuello -dijo Amenadiel

—¡Al menos ya no será por el mero hecho de existir! -contestó alegre Lumiere

—Y otra cosa... ¿Quien crees que habría ganado si hubieramos peleado hasta el final? -le preguntó Amenadiel

—Tu tenías todo para ganar, yo estaba cojo y no podía verte -dijo Lumiere

—Ya veo -dijo satisfecho Amenadiel

—Pero, yo soy más listo que un Yaru -contestó Lumiere, observando la cuerda que aún brotaba del codo de su rival, la que había usado para esparcir la ceniza - yo de ti la contraería

Amenadiel le hizo caso y contrajo la cuerda para que volviera al interior de su codera, cuando una cuerda apareció de repente y se le enroscó el cuello. —¿¡Pero qué!? -exclamó sorprendido- ¿¡Cuando has...!?

—Esa es la primera cuerda que me lanzaste, con la que me intentaste estrellar contra una montaña, me guardé debajo de la ropa el trozo que corté para escapar, y cuando me lanzaste la segunda cuerda las até. -explicó orgulloso Lumiere.

—Ya veo -dijo el Bilkan liberándose de la cuerda- me ibas a ganar, o por las buenas o por las malas...

Capítulo 70: Gold Roger.

Don Fist estaba en el suelo recibiendo una oleada de patadas de los Seigimans.

—¿Realmente eres el gran guerrero del que me hablaron? La edad realmente te ha hecho daño -dijo Yorik

—Nasajajaja... -se rio Fist con la nariz sangrando- quizá fisicamente ya no soy como antes pero la experiencia no me la quita nadie. ¡¡Hana Rokuogan!! -gritó colocando ambos nudillos en el suelo, creando una potente onda de choque que mandó volando a los Seigimans que le habían rodeado

—Me sorprenda que hayas podido emular el Rokuogan, pero lo tuyo es una versión inferior, mucho más bruta e imprecisa. -observó Yorik

—¡¡No necesito que sea tan letal como tu equipo de asesinos!! ¡¡Con que tenga un fuerte retroceso me sirve!! -le contestó Fist, el cual ahora se dirigía hacía él.

—Lo dices como si la Justicia Oscura estuviese mal -dijo algo disgustado el agente del Gobierno

—¡¡Claro que lo está!! ¡¡Destruis familias enteras tan solo por una orden de los peces gordos!! -dijo Fist preparando el puño para golpearle.

—La paz siempre tiene un precio, para que unos puedan vivir en paz otros deben de ser eliminados -respondió Yorik poniendose en guardia

—¡¿Paz!? ¡¡Vivimos como vivimos por vuestra culpa!! ¡¡¡Hasshoken: Hana Nami!!! -Fist asestó un pisotón en el suelo, deteniendo su carga, a continuación golpeó con fuerza la tierra.

—¿Al suelo? -pensó inquieto Yorik al ver a Fist golpear la tierra bajo suya, sus pensamientos fueron interrumpidos por una vibración que recorrió su bastón y su brazo.

El suelo bajo Yorik sufrió de una pequeña explosión que le mandó fragmentos de roca, el jefe de la forja usó el Kami-e y logró esquivar una gran cantidad de los proyectiles, pero algunos le rozaron, hiriendole ligeramente. —Parece que la edad me salvó -comentó Yorik con una sonrisa- si no hubiera sido por mi bastón no habría podido sentir las vibraciones viajando por el suelo, que uso más ingenioso del Hasshoken.

—Su habilidad es un dolor de culo -pensó Fist- tengo que pensar en como golpearle sin que tenga oportunidad de esquivar.

—Seigimans: Inmovilizadle -ordenó Yorik. Dos Seigimans cargaron contra Don Fist.

—¿Enviando a tus minions? -le preguntó Fist, sus puños comenzaron a vibrar y se enfrascó en una batalla contra los enterradores, esquivando sus intentos de agarrarle mientras al mismo tiempo les pateaba, golpeaba y hacía que se inmovilizasen entre ellos- ¡¡Tus amigos no son muy listos!!

—Quizá no destacan en inteligencia, pero en durabilidad no tienen rival -le respondió Yorik. Sus palabras no eran un atisbo de orgullo u arrogancia, tenía razón, Fist era superior a sus rivales en todo: velocidad, reflejos, técnica, los tumbaba al suelo una y otra vez, sin embargo se levantaban inmediatamente y sin heridas aparentes, uno de los enterradores agarró de la cara a Don Fist y la estampó contra el suelo.

—¿¡De que están hechos sus cuerpos!? ¡¿Son de acero o que!? -dijo Fist golpeando una y otra vez a su captor, el cual no mostraba signo alguno de dolor.

—Los Seigiman son las armas humanas del Gobierno, no sienten dolor, su piel es impenetrable y su energia es infinita -le explicó Yorik

—¿¡Armas humanas!? ¡¿Es decir que estos monstruos antes eran humanos!? -le preguntó Fist

—No te preocupes por ellos, modificamos su factor de linaje desde que eran embriones. Las piratas al fin dieron un buen uso al mundo -le contestó Yorik acercándose

—¿"Las piratas"? -repitió Fist, remarcando el pronombre- ¿¡USASTEIS A LOS HIJOS DE MUJERES EMBARAZADAS!?

—Eran piratas condenadas a Impel Down, al menos su legado salvará el mundo -le dijo Yorik con calma

Fist, repleto de ira comenzó a retorcerse con tanta fuerza que ni siquiera el Seigiman que le estaba inmovilizando del todo estaba logrando contenerle.

—Seigimans, reforzardle -ordenó Yorik, tres enterradores recolzaron el agarre de su compañero, hundiendo de nuevo la cabeza de Don Fist en el suelo

—Eres un monstruo... -dijo Fist con la cara incrustada en el suelo rocoso cubierto de ceniza- castigar a un niño no-nato por los delitos de su padre...

—Yo tampoco estoy de acuerdo con eso, los crimenes de alguien no son hereditarios, sin embargo el Gobierno no es tan tolerante como yo, era eso o la muerte, así que decidi dar a esos embriones un futuro en el que podrían servir a la Justicia -respondió Yorik al insulto de Don Fist

—¿¡Y PESE A TODO SIGUES DEL LADO DEL GOBIERNO!? ¡¡No te confundas, no eres "tolerante", eres un monstruo más!! -le gritó Fist

—Parece que nunca aceptarás mi punto de vista, una pena -dijo Yorik suspirando decepcionado- alzad su cabeza -les mandó a los Seigimans, los cuales ignoraron la directriz- Seigimans, alzad su cabeza -esta vez los enterradores acataron la orden, alzando la cabeza de su cautivo- Me encargaré de que sea una muerte indolora, te perforaré la carotida -dijo Yorik apuntándole con el dedo.

La expresión de ira de Don Fist cambió a una sonrisa —Nasajaja... ¡¡NASAJAJAJAJA!! -se comenzó a destenillar el anciano

—¿Perdiste la cabeza? -le preguntó Yorik aún con el dedo alzado

—Quien perderá la cabeza serás probablemente tú -le contestó Fist- no digas que no te he avisado

—¿Intentas meterme miedo? -le preguntó Yorik

El cuello del agente comenzó a sangrar y tosió una gran cantidad de sangre, algo le había cortado. Yorik cayó al suelo agarrándose de la herida. Los Seigimans miraban impasibles como su amo se desangraba, una vara les golpeó, tumbándolos hacía atrás y liberando a Fist de sus agarres.

—Si hubiera sido el hippie colgado de Galski seguro que le habría avisado de que se apartase o algo así -comentó Athan con su machete empapado de sangre

—¡No esperaba verte aquí, joven Athan! -le saludó Fist- ¿¡Que te trae a mis tierras!?

—Estoy poniendo a hervir una rana -le contestó Athan.

—¡¡RINKUSU!! -Hakusho cayó donde estaba Athan, el cual saltó hacia atrás, la rana humanoide golpeó al suelo con tanta intensidad que dejó grabada la huella de su palma.

—¡Seigimans, matad a los intrusos! -gritó Yorik. Los Seigimans se abalanzaron sobre Athan pero Fist intervino, colocándose en medio con su barrera y bloqueando los golpes.

—¡¡Yo me ocupo de estos, sigue con lo tuyo!! -le informó Fist

—¡Gra... -Athan puso cara de arcadas al darse cuenta de lo que iba a decir- Lo que sea... -rectificó el Rinkusu- Fist, necesito que me digas cual es la zona más cálida de la forja.

—¿¡Ves la montaña de delante!? ¡¡Tiene unos túneles que conectan con el subsuelo!! ¡¡Me dijeron que era para arreglar la maquinaría, así que debe de estar cerca de donde extraen la piedra marina, ahi vas a tener calor de sobra!! -le explicó Fist

—¡¡De acuerdo!! ¡¡Recuerda no morir, barbas!! -dijo Athan mientras huía hacía la entrada de la cueva, siendo perseguido por un enfurecido Hakusho.

—Esos ojos... -comentó Yorik mientras se levantaba, aún herido por el ataque sorpresa- ese joven tenía ojos de felino, debe de ser Athan Rinkusu. ¿En serio te has aliado con esa bestia? -le preguntó Yorik saltando hacía Fist.

—¡¡Esa bestia tiene más moralidad que la que tendreis vosotros nunca!! -le contestó Fist correspondiendo al salto de su rival y abalanzándose también sobre él.

—Eso es porque no has visto su historial. Shigan Madara -usando ambos dedos Yorik trató de asestar una enorme cantidad de puñaladas a Fist

—¡¡Hasshoken: Hana Sakura!! -Fist hizo vibrar ambos puños y efectuó una rafaga de puñetazos.

Los dos ancianos combatientes se enzarzaron en un intercambio de ataques, Yorik combinaba sus dedos-pistola con el Kami-e, deformando constantemente su cuerpo y evitando así todos los ataques de su rival, el viejo piel-roja en cambio no tenía esa suerte, esquivando los apuñalamientos usando meramente sus reflejos, pese a lo dificl de la tarea tenía exito y lograba que casi ninguno le acertase, pero "casi" implica que falló algunos, el dedo de Yorik le perforó en varias ocasiones, algunas veces simplemente le rozó mientras que en otras le dio de pleno en el torso.

Un Seigiman se interpuso en el combate y golpeó a Fist, mandándolo bien lejos, a los pies de los Gyojins trabajadores.

—Señor Fist, lo siento... -pensó Pegtop apartando la mirada, si averiguaban que tenían relación con él serían terriblemente castigados.

—Alejaos, compañeros -les recomendó Yorik a los Gyojins con una sonrisa- no quiero que os veais involucrados en esto.

—Ya están involucrados... -dijo Fist levantándose- desde que los esclavizaste se volvieron parte de esto. -Fist se giró hacia los hombres-pez- ¡¿VAIS A DEJAR QUE OS EXPLOTE HASTA LA MUERTE!? ¡¿CUANTO TIEMPO HABEIS ESTADO ESPERANDO A VUESTRAS FAMILIAS!? ¡¿OS PROMETIÓ QUE LAS VOLVERIAÍS A VER, VERDAD!? -los Gyojins no le respondieron

—El Gobierno Mundial vela por el mundo entero, es normal que tarde, sin embargo es cuestión de tiempo que tarde o temprano lo cumplan -dijo Yorik acercándose junto a sus cuatro Seigimans.

—Es por vuestra culpa que el mundo sea así de cruel, vosotros lo llevasteis a su miseria -comentó Fist gruñendo los dientes- pudisteis haber creado una era de esperanza, de aventuras, de libertad, pero vuestra avaricia lo arruinó todo. Sé lo que pasó en God Valley

—Veterix y su lengua floja -respondió disgustado Yorik- Hicimos lo que debíamos de hacer.

—¡¡ROGER OS OFRECIO AYUDA Y LE TRAICIONASTEIS, LE EJECUTASTEIS COMO A UN PERRO, POR LA ESPALDA!! -le gritó Fist- Él era el hombre más determinado, puro y amable que he conocido, pero no, le disteis el trono a ese sociopata de Rocks. ¡¡Y mira como ha acabado el mundo, con su ejecución empezó una era de piratas crueles que siguieron su estela, si no hubiera sido por vuestro egoismo podriamos vivir en una era donde el rey de los piratas representase la esencia de la pirateria: la libertad!!

—Tonterias, un mundo así no existe -contestó secamente Yorik- este es un mundo cruel y despiadado, por eso mismo la Justicia Oscura es necesaria. ¿Que harías sino con esos Gyojins? ¿Dejarles libres en un mundo que les odia, que les esclaviza, que les trata como si fueran monstruos? Aquí son respetados por como son, jamás han sido golpeados o insultados.

—¡¡Les has quitado la libertad!! ¡¡Los tratas como si fueran pajaros indefensos, pero son personas, y por mucho que el Gobierno Mundial quiera, nunca podrá meter al mundo en una jaula donde ellos sean los dueños de nuestros cuerpos y mentes!! -contestó Fist clavando sus pies en el suelo y haciendo vibrar su puño

—¿Que vas a hacer? ¿Golpearme? -le preguntó Yorik observando el puño de Fist- Ya has visto que no puedes, creo que Veterix te sobrevaloró, no eres para nada como él lo pintaba. Seigimans: Formación, tres metros distancia -los enterradores le obedecieron y se colocaron en formación, dejando la distancia ya dicha entre ellos. -Así no podrás lanzarme ninguno. Carga.

Los cuatro Seigimans empezaron una carga unísona contra Fist. El anciano los esperaba inmovil.

—¿No te mueves? ¿Tanto confías en tu ataque que te crees capaz de rechazar a cuatro Seigimans de un solo golpe? -le preguntó Yorik.

—Yo no confio en mi ataque -le respondió Fist, el agente le miro algo sorprendido- Yo confio en la libertad -dijo esbozando una amplia sonrisa.

Yorik sintió algo en el hombro, la sangre de su cuello que había sido derramada por el corte de Athan estaba retrocediendo —¿Que está pasan... - la incertidumbre de Yorik fue resuelta cuando observó a Don Fist.

Tras el viejo navegante se encontraban los Gyojins con los ojos cerrados, con una palma levantada y con el puño inclinado hacia atrás —¡¡¡GYOJIN KARATE: KARA KUSAGAWARA SEIKEN!!! -todos los Gyojin golpearon el aire al mismo tiempo, la fuerza combinada logró mover a todos los líquidos hacia atrás, los Seigimans cayeron por los suelos rodando y Fist, que también se había visto afectado por la técnica, salió volando hacía Yorik.

—¡¡HASSHOKEN!! -exclamó Fist, su puño vibrante estaba comenzando a emitir una burbuja blanquecina

—¡¡KAMI-E: DRACULA!! -gritó Yorik, su cuerpo se deformó a una enorme velocidad, evadiendo totalmente el puñetazo de Don Fist- Fallaste -con un rápido movimiento apuntó con su dedo-bala a la carotida de su contrincante, y efectuó un ataque mortal, pero el anciano desvió el dedo con un barrido de su nariz, la cual fue seriamente dañada.

—¡¡HANA PONPU!! -Fist incrustó su puño en el suelo- ¡¡MI ATAQUE NO IBA DIRIGIDO A TÍ!! -el suelo comenzó a quebrarse hasta finalmente reventar en una potente erupción de minerales fundido, la cual elevó por los aires a ambos ancianos.

Yorik se encontraba inundado en llamas tras la explosión —¡¡Sobreviviré a esto, lo haré por el bien de la Justicia Oscura!! -gritó el agente

Fist emergió de entre la lluvia de magma, con incluso más fuego en su cuerpo que su adversario —¡¡LA JUSTICIA OSCURA... -exclamó

—¡¡TEKKAI!! -dijo alarmado Yorik

—JAMÁS OPACARÁ LA LIBERTAD!!! -Fist le asestó un potente puñetazo en el estomago a Yorik, traspasando totalmente la dureza de su Tekkai. El golpe lanzó volando al agente contra la montaña, la cual comenzó a fracturarse, las rocas que la componían cayeron producto de su derrumbe, y entre las piedras que se desplomaban se encontraba Yorik totalmente inconsciente.

Capítulo 71: Talento Natural contra Duro Esfuerzo

Un tiempo antes de la derrota de Yorik...

—Este parece un buen sitio para combatir -pensó Athan entrando en una amplia caverna, ubicada dentro de la montaña que Fist le había indicado- hace calor y tengo suficiente espacio como para esquivar sus golpes, bien, aquí te espero...

Hakusho segundos después llegó a la zona de combate con una potente zancada. —¡Ya veo, parece que pensé mal de ti! ¡En realidad estabas buscando una buena arena para zanjar nuestro duelo! ¡¡Bien pensado!! -dijo Hakusho levantando el pulgar

—Menos mal que el pobre no tiene demasiadas luces... -pensó Athan- ¿Qué te parece si contamos para así los dos empezar a la vez la pelea? Así sería mas justo -le ofreció Athan

—¡¡UN COMBATE EN IGUALDAD DE CONDICIONES!! ¡¡POR SUPUESTO!! -gritó emocionado Hakusho

—Necesito ganar el máximo de tiempo posible, hasta que se canse y el veneno deje de hacer efecto -pensó Athan

—¡¡DIEZ, NUEVE, OCHO, SIETE, SEIS, CINCO... -comenzó a contar Hakusho

—Recuerda, Athan, aunque quieras partirle la puta cabeza a patadas, tienes que contenerte y mantenerte a la defensiva hasta que llegue el momento -pensó el Rinkusu

—...DOS, UNO Y CERO!! -Hakusho apareció como una exhalación delante de Athan.

—¡¡Es tan rápido como recordaba!! -pensó Athan- ¡Gonnosuke! -agarró con ambas manos el aire y formó una vara compuesta de este, con la cual bloqueó la palmada de Hakusho, sufriendo de un fuerte retroceso pero sin llegar a perder el balance y caer por los suelos.

—Kerorororo, ¿Combate con bastón? ¡Una buena forma de evitar tocar mi veneno! -le alabó Hakusho.

Marine y pirata se enzarzaron en un combate cuerpo a cuerpo, con Athan yendo a la defensiva, bloqueando con mucha dificultad cada palmada de Hakusho.

—¡¡No pareces demasiado experto en pelear con bastón!! -le criticó Hakusho sonriendo.

—...Tú espérate a que se te agote el veneno -pensó Athan. Usando la vara golpeó los pies de su oponente, esperando así tumbarle al suelo, pero las ancas super-desarrolladas de su Zoan hizo que no se moviera ni siquiera un centímetro.

—¡¡En el sumo caer es automáticamente derrota!! -Hakusho le asestó una serie de palmadas en el pecho que lo mandaron por los aires, haciéndole chocar con fuerza en una pared y toser sangre.

—Mierda... -pensó Athan al mirarse el torso, tras la ropa se podían apreciar pequeñas manchas de sangre, nada alarmante, no se iba a desangrar por eso. Sin embargo, no eran las heridas en sí lo que le preocupaba, sino el veneno que podía entrar a traves de ellas, rapidamente agarró la mucosa amarillenta que estaba empapada en su camiseta y la lanzó lejos.

—Kerorororo, incluso aunque aún tengas anticuerpos me pregunto que pasará si recibes demasiado veneno. ¿Crees que tu cuerpo lo soportará? Al fin y al cabo te pusieron el antídoto hace años, sus efectos deben de estar a punto de agotarse -le comentó soberbio Hakusho

—Ya me metiste veneno hasta las trancas en los combates anteriores -Athan comenzó a correr hacía Hakusho- ¡Y casi te mato!

—¡¡Una pequeña cicatriz no significa nada!! -Hakusho se elevó por los aires usando el Geppo- ¡¡Solo te consideré apto de estar en la Marine!!

—¡Cuando escuche de lo que hiciste cuando eras joven incluso sentí algo de admiración! -dijo Athan saltando y arrojándole la vara de aire, la cual comenzó a desintegrarse y volver a su estado gaseoso, convirtiéndose en una bola de viento- ¡¡Pero veo que no lo hiciste por justicia, fue solo la excusa para matar!!

Hakusho evadió fácilmente el proyectil de aire, sin embargo una mano se generó en la trayectoria de la bola de viento, agarrándola y redirigiendola hacía el marine. Hakusho de nuevo la evadió, pero por muy poco, llegándole a rozarle un brazo y abrirle una herida superficial. Pero Athan había aprovechado esto, con una nueva vara formada le golpeó de pleno en la cara y lo mandó violentamente de vuelta al suelo.

—Ahí me la ha jugado bien... -pensó Hakusho adolorido levantándose de nuevo.

—Te olvidaste de esto, sapo de mierda-Athan agarró la bola de aire que no había logrado dar de pleno a Hakusho y se la lanzó de nuevo.

—¡¡Soy una rana, no un sapo!! -Endureciéndose con el Tekkai Hakusho recibió con el pecho el proyectil, moviéndose unos cuantos metros pero sin que su espalda tocase el suelo. -¡¡Geppo!! -voló por los aires velozmente, Athan trató de golpearle con su vara pero su rapidez era demasiada- ¡¡En las alturas tengo ventaja, cometiste un gran error al saltar- el contraalmirante apareció detrás de él y le agarró de la cintura- ¡¡Kinboshi!! -comenzó a girar sobre si mismo, la velocidad de las vueltas se incrementaba muy rápidamente, finalmente lanzó a Athan hacía el techo, el cual se agrietó por la fuerza del impacto. Hakusho se propulsó con Geppo hacía arriba.

—¡Si eso me da me va a hundir la caja torácica para dentro! -pensó alarmado Athan viendo a Hakusho ascender hacía él- agh... en el aire tiene ventaja, es demasiado rápido y con mucha más movilidad que yo... Bloquear tampoco es una opción... Por tanto... -Hakusho le alcanzó, tenía ambos brazos flexionados hacía atrás- ¡¡Canadarm: Pirate Spiderweb!! -una descomunal barrera compuesta por manos apareció entre ambos contrincantes.

—¿¡Pero que!? -se preguntó Hakusho ante la masiva cantidad de manos que se alzaban delante suya- ¡Kachikoshi! -sin pensarselo demasiado, efectuó la técnica que estaba preparando, moviendo con fuerza los brazos hacía delante golpeó con ambas palmas, todas las manos que estaban impidiendo su paso fueron destruidas instantáneamente, tras la capa se encontraba el techo de la cueva, con un enorme agujero producido tanto por el aterrizaje de Athan como por el reciente ataque de Hakusho- ¿¡A donde ha ido!? ¡¡Hace dos segundos estaba aquí, no ha podido huir muy lejos!!

Athan salió de entre el enjambre de manos y le asestó una apuñalada con el machete en el pecho, lugar donde tenía la cicatriz— ¡¡Tienes razón, no me fui muy lejos, tan solo un metro a la derecha!! -ambos luchadores volvieron al suelo, cayendo de casi 10 metros de altura. Athan se agarró del aire, deteniendo súbitamente su descenso y permitiéndole caer de pie con elegancia, mientras que Hakusho se estrelló en el suelo de espaldas.

—Fue un combate corto pero intenso... -pensó Athan agarrándose del brazo, el cual estaba roto por el ataque anterior de Hakusho y pese a que no le dio de pleno sí que logró impactarle en la extremidad, aunque el marine nunca lo supo pues Athan se encontraba escondido entre la masa de manos.- sí... de haberme llegado a acertar eso me habría matado

Hakusho se levantó con una amplia sonrisa que mostraba sus dientes ensangrentados. —¡¡Muy buena esa técnica, pensaba que ese muro de manos era para impedirme pasar, pero no, lo usaste como cobertura!!

—Sigue vivo el cabron... -pensó Athan- mierda... -Athan agarró el aire y lo estiró, tratando de formar una nueva vara de aire pero el agudo dolor de su brazo roto hizo que soltase el agarre, todo el aire que esa mano estaba solidificando volvió a su estado natural, quedando tan solo la mitad del bastón.

—Kerororororo, así que era por eso, no puedes empuñarlo con solo una mano porque sino su tamaño se acortaría, ya me extrañaba a mí, no tenías pinta de ser un novato en combate de bastón -dedujo Hakusho- ¿¡Y que harás ahora, Rinkusu?! ¡Brazo roto y sin arma con la que mantenerme a distancia! -Hakusho se abalanzó hacía Athan, este creó manos que le agarraron y le ralentizaron ligeramente

—Con esto tendré unos cuatro segundos para retroceder y pen- -la táctica de Athan fue destruida, destruida como las manos que sujetaban a Hakusho, que no duraron ni siquiera dos segundos, la rampante fuerza de Justicia Indomable fue demasiada para los Canadarm.

—¡¿Que sucede, Rinkusu!? ¡¡Antes tus manos apretaban más!! -Hakusho le asestó una fuerte palmada en la cara para luego...- ¡¡Sumotori: Shiroboshi!! -una oleada de palmadas tanto en el pecho en la cara asediaron el cuerpo de Athan, el cual acabó por lo suelos demolido y repleto de sangre.

—Los Canadarm no le van a poder contener más... -pensó Athan semi-inconsciente- estoy demasiado hecho mierda, entre las ostias y todo... al final el plan de traerle al calor me ha acabado jodiendo a mí...

—Antes me dijiste que yo confiaba mucho en mi fruta, pero yo he entrenado mi cuerpo de rana para llevarlo a niveles sobrehumanos, incluso dentro de los usuarios Zoan soy más poderoso que la media, no soy como los demás animalitos que se conforman con recibir un aumento de fuerza física y ya. -le explicó Hakusho- Me he entrenado día y noche en Rokushiki, Sumo, banquetes de 40 platos principales y 40 postres (todos envenenados...), no soy como los piratas que estabas acostumbrado a pelear. -Hakusho se acercó a paso lento hacía Athan

—piensa, piensa... No voy a morir aquí... los demás me necesitan, pero estoy herido y el veneno es una amenaza demasiado grande, si recibo demasiado puede que acabe muriendo en cuestión de minutos... -pensó el Rinkusu en el suelo

—A lo mejor si hubieras tenido Rokushiki me habrías podido ganar, pero no, te centraste tan solo en tu fruta, dejaste de lado tu entrenamiento físico. ¿Tan confiado estabas en tus genes Rinkusu que nunca viste motivo para seguir mejorando? ¡¡NAUSEABUNDO!! -gritó enfadado- ¡¡EL TALENTO NATURAL NUNCA GANARÁ AL DURO ESFUERZO!! ¿Sabias que en el Shigan los novatos suelen romperse los dedos? Yo intenté muchas veces aprenderlo, sería perfecto para introducir mi veneno directamente en el corriente sanguíneo, pero siempre acababa con los dedos torcidos, bien, pues al parecer en una de las clases de la Marine, hubo un alumno que aprendió a hacer el Shigan a la primera. ¿Entiendes por donde voy, Rinkusu? No eres el único que ha nacido con talento, estos mares están llenos de monstruos, los cuales se están esforzando para ser capaces de derrotar a bestias de su calibre. no cómo tú... ¡¡Un privilegiado que nunca entrenó!! -el discurso de Hakusho fue interrumpido por un fuerte ruido, un rugido, proveniente de su barriga- agh... tanto pelear me ha dado ham- -el marine instantáneamente se dio cuenta de lo que esto significaba y rápidamente centró su mirada en Athan, el cual estaba sonriendo de oreja a oreja y con las pupilas contraídas.

—¡¡EL MOMENTO HA LLEGADO!! -exclamó Athan con un tono agudo propio de un loco.

—¡¡Maldito!! ¿¡Así que sabías sobre mi debilidad!? -le preguntó Hakusho yendo a por él mediante Geppo

—¡¡Puedo llegar a ser muy rencoroso, después de la primera paliza comencé a espiarte y investigarte!! -le respondió Athan

Hakusho le asestó una palmada pero Athan se agachó y la esquivó —El discurso que has dado es gracioso -dijo con una sonrisa Athan

—¡¿Gracioso!? ¿¡Qué es gracioso!? -le preguntó Hakusho atacándole con el otro puño, el cual fue detenido por tres manos que se generaron a su alrededor y lo agarraron

—Esto -Athan inclinó su brazo bueno hacía atrás

—¡¡NO JODAS QUE TU ERAS EL... -la frase de Hakusho fue interrumpida por el ataque del pirata

Shigan -el dedo de Athan perforó la piel de su adversario, atravesando así el esternón del marine - Je, ¿ya pillas lo gracioso? -una vez explicada "la broma" le asaltó con una ráfaga de dedos-bala, la cual llenó los pectorales de la rana humanoide de agujeros, este cayó al suelo con una importante y visible perdida de sangre.

—Tu fuiste el que aprendió el Shigan... Esa clase.. eras tú... -musitó Hakusho, recordando una conversación que tuvo con Athan ese mismo día.


—¡¡Debiste de haber ido a las clases de Rokushiki!! -le recriminó el marine sonriendo mientras saltaba en el aire

—...Pensaba que eran charlas sobre la importancia del trabajo en equipo... así que solo fui a una... -pensó Athan con cara de arrepentimiento


—Las palmas de mis manos son indestructibles, eso incluye las yemas, por lo que era imposible que se me torciesen los dedos. -le explicó Athan orgulloso- pero no te preocupes, contraalmirante Hakusho, nunca me ha gustado el Shigan, es demasiado preciso y limpio, yo prefiero... -Athan avanzó hacía su oponente mientras desenvainaba su machete- ¡¡DESGARRAR EL HUESO!! -le acertó un fuerte machetazo en el brazo, el sonido del hueso quebrándose fue acompañado de un grito de dolor de Hakusho, el cual reaccionó con un cabezazo que alejó a Athan.

—¡¡KERORORORO!! -se rio Hakusho- ¡¡Parece que ahora los dos estamos en igualdad de condiciones!! -dijo observando su brazo roto- ¡¡ESTO SERÁ ENTRETENIDO, VEN, QUE GANE EL MEJOR!!

—¿El mejor? El honor es de gilipollas -le rebatió Athan- Aquí el que ganará seré yo.

Capítulo 72: El aliado de Athan

—¡¡GEPPO!! -gritó emocionado Hakusho, embistió a Athan, asestándole un fuerte golpe en el estomago con la cabeza y mandándolo lejos.

—¡¡CANADARM!! -respondió con un grito Athan mientras se alejaba por el golpe. Dos manos se materializaron en la nuca del hombre-rana y le agarraron con fuerza

—¡¡KERORORORO!! ¡¡NO VOY A DEJAR QUE ME PARTAS LA COLUMNA!! ¡Tekkai! -endureciendo todo su cuerpo, logró resistir sin problema alguno el aprieto de las manos

—Si salgo fuera de su rango... Mi cuerpo vuelve a ellas -pensó Athan, y tal como había pronosticado comenzó a levitar a una enorme velocidad hacía las manos transparentes.

—¡¡Eso es nuevo!! -exclamó impactado Hakusho

Athan le acertó un fuerte puñetazo en la mejilla que le estampó la cabeza al suelo, su Tekkai fue brutalmente superada por la fuerza bruta del pirata novato.

—¡¡AHORA ERES MIO!! -Athan se abalanzó hacía su rival en el suelo mientras extendía sus manos, pretendía agarrarle del craneo, rompérselo y acabar de una vez por todas el combate.

—¡¡Forma animal!! -gritó Hakusho, se volvió una rana de tamaño medio, con una estatura más parecida al de un sapo que una rana, saltó facilmente el ataque de Athan y se colocó así en su brazo, para luego volver a su musculosa y enorme forma hibrida, agarrando a su rival de la cara y arrastrándole la cabeza por el suelo, dispersando fragmentos de roca en todas direcciones a medida que la cabeza era deslizada por el terreno.

En cierto punto Athan clavó sus dedos en el suelo, deteniendo totalmente su avance. Hakusho reaccionó rápido y le piso el brazo roto, haciendo que Athan gritase y se soltase, por lo que siguió siendo arrastrado hasta que fue lanzado hacía arriba y rematado con una palmada en el estomago.

—¡¡PARECE QUE EL QUE MÁS PERJUDICADO HA SALIDO POR PERDER UN BRAZO HAS SIDO TÚ!! -comentó Hakusho viendo a Athan sufrir de nuevo un fuerte retroceso que lo mandaba a la otra punta de la caverna donde estaban combatiendo

—¡¡Menos mal que tengo más de una mano!! -le respondió Athan alzando el puño, de este emergía un hilo de aire que conectaba con una mano trasparente, la cual estaba agarrando el otro extremo- No debiste de haberme arrastrado por los suelos como si fuera un saco de patatas- la mano voló junto al hilo y enroscó el brazo roto de Hakusho- solo me diste otra oportunidad de matarte. -el hilo apretó fuertemente la extremidad fracturada, haciendo que Hakusho sintiese tal dolor que revertió su poder inconscientemente, volviendo a su forma humana

La cuerda de aire desapareció en cuanto la velocidad de Athan se redujo, quedando unicamente los extremos de esta, Athan soltó los restos y comenzó a correr hacía Hakusho —¡Kaze! -golpeó con su palma el aire y creó una onda de viento que provocó un intenso daño en el rostro del contraalmirante.

—Eso es, Rinkusu... ¡¡MUESTRA TU FUERZA, DEMUESTRAME QUE ERES DIGNO DE RESPETAR!! -dijo Hakusho volviendo a su forma hibrida

—Y pensar que te consideraron un heroe del pueblo por lo que le hiciste a ese reino -le respondió Athan

—Los débiles merecen morir, aquellos que no se esfuerzan en seguir adelante son basura, por eso mate al noble. Sí, es como dijiste antes: era la excusa, quería cargarme a uno de esos aristocratas pero no podía sin un motivo, que estuvieran haciendo negocios con piratas me vino de perlas. -le comentó Hakusho

—Por eso tu historial era tan raro, apenas hay constancia de que ayudes a pueblos pero cuando lo haces... lo llevas a cuotas extremas, como cuando perseguiste a un policia corrupto hasta los finales de Paraiso -rememoró Athan

—¡¡Ese policia poseía Haki, y aun así los del pueblo lograron emboscarlo!! ¡¡ANTE ESA DETERMINACIÓN, LA JUSTICIA INDOMABLE DEBÍA DE ACUDIR!! -Hakusho se impulsó hacía Athan

—Eso no es justicia, eso es el extremismo de un loco que piensa que todo el mundo tiene que ser fuerte -le respondió Athan alzando un dedo

—¿¡ME VAS A DAR LECCIONES DE MORALIDAD!? ¡¿PRECISAMENTE TÚ!? ¿¡EL QUE ESTUVO ABUSANDO DE SU FUERZA TODOS ESTOS AÑOS!? ¡¡KERORORORORO!! -se rio Hakusho mientras se desplazaba a ras del suelo- ¿¡A QUE VIENE ESA EVANGELIZACIÓN!?

—Por querer ser fuerte todos mis amigos acabaron muriendo y sufrí un tormento en vida. Y al igual que Galski me apoyó, a mi, a alguien tan débil mentalmente , yo ayudaré a aquellos que estén en problemas -le explicó Athan

—¿¡Ahora eres un santo o qué!? -le preguntó Hakusho ironicamente

—Ja, ojal- -la frase de Athan fue interrumpida por una terrible sensación: no podía moverse. Cayó al suelo rígido como una estatua, unicamente podía sentir su cabeza- ¡¡MIERDA, EL VENENO YA EMPIEZA A HACER EFECTO!!

—¡¡A LO QUE ESPERABA!! -Hakusho alzó hacia atrás el unico brazo sano que tenía- ¡¡VA A SER A MITAD DE POTENCIA PERO SEGURO QUE VALDRÁ PARA LIQUIDARTE!!

—¡¡Es el ataque de antes!! -pensó preocupado Athan- agh... debo de mover mi cuerpo de algún modo.

—¡¡KACHISOKI!! -Hakusho movió velozmente su brazo hacía adelante, asestando una fuerte palmada.

—¡¡Artenom!! -dos manos agarraron el aire y lo estiraron hacia atrás, creando un tirachinas, el cual al soltar golpeó a Athan y lo impulsó, evitando así el fatal ataque de Hakusho, el cual creó un enorme agujero en el suelo. El pirata aterrizó de cara en una de las paredes, no parecía demasiado indoloro.

—Estás lleno de trucos, santito. ¿Que vas a hacer ahora? ¿Intentar redimirme para que no te mate? -le preguntó Hakusho

Athan se levantó a duras penas, el veneno había dejado de ser tan intenso, pero aún podía sentir algunas partes de su cuerpos paralizadas y era solo cuestión de tiempo de que su cuerpo se detuviese de nuevo, hasta que su suerte se acabase y fuera su corazón el que se parase también.

—No soy un hippie como mis compañeros, me cargaré a todos los payasos que se pongan por delante, y tú eres uno de ellos. -le amenazó Athan

—Kerorororo, no esperaba menos de tí -le halagó Hakusho.

El combate ente marine y desertor se interrumpió por un fuerte temblor que resonó por toda la caverna.

—¿Que ha sido eso? -pensó Hakusho- ¿Yorik mató ya al otro y puso de nuevo todo en marcha?

Sin embargo el oido de Athan era mucho más fino, permitiendole discernir el origen de ese sonido

—Ya veo, es solo la maquinaria -comentó Athan mientras lentamente iba hacía la salida.

—¡¿ESTÁS ESCAPANDO, RINKUSU!? -le gritó Hakusho

—...

—...

—....

—......

—Sí -Athan comenzó a correr como si no hubiera un mañana.

—¡¡NO DESHONRES NUESTRO DUEL- -Hakusho al girar la cabeza entendió porque Athan huía, este no había escuchado la maquinaría, eso fue tan solo una excusa para que no huyera antes que él, lo que en realidad Athan había escuchado era... -¡¡LAVA!! -gritó asustado Hakusho

El combate que se había dado en la superficie entre Yorik y Don Fist había dañado seriamente el subsuelo, entre el Karate Gyojin moviendo los líquidos, Fist haciendo vibrar el suelo para crear una erupción y Yorik chocando con tal violencia en la montaña que la derrumbó, fue el coctel perfecto de incidentes para provocar que los torrentes de magma internos se saliesen de control, reventasen la tierra y comenzasen a extenderse rapidamente por los tuneles.

—¿¡CREÍAS QUE PODRÍAS EMBOSCARME EN LA LAVA!? -le preguntó de un grito a Athan, para luego ponerse a volar con el Geppo- ¡¡AQUÍ EL ÚNICO QUE NO PUEDE VOLAR ERES TÚ!! -se desplazó rapidamente, en tan solo unos segundos acabó muy cerca de Athan.

—Si me metiese en un tunel más estrecho podría crear de nuevo algun hilo de aire con el que tumbarle, pero lo de antes fue muy circunstancial, el area de solidificación que tengo no es tan grande, si no me hubiera estado arrastrando mil años no lo habría conseguido -pensó Athan- pero eso solo significa que si consigo velocidad suficiente podré emular una cuerda tan larga como antes.

Hakusho alcanzó a Athan y le impactó con una fuerte patada en la espalda, pero este rápidamente reaccionó y le agarró de la anca. —Tekkai -gritó Hakusho, el agarre fatal que normalmente habría bastado para romperle el hueso únicamente consiguió dejarle heridas menores, corto de tiempo le soltó y siguió avanzando.

—Que pesadita la rana, a ver si con suerte se cocina -pensó Athan marchando hacía adelante, sus piernas de repente perdieron el equilibrio y cayó al suelo- otra vez... no las siento...

—¿¡Otra vez en el suelo, Rinkusu!? -le preguntó Hakusho agarrándolo de los pelos y alzándolo- ¡¡No te preocupes, si querías ser buena persona encontrarás la redención en el fuego!! -dijo tras lanzarlo a el rio de lava.

—Parece que este es el fin -pensó Athan mientras caía al magma- tch, que asco, me habría gustado pasar más tiempo con mis... amigos -reflexionó mientras recordaba los rostros de sus compañeros, sus ojos se cerraron, asimilando que ese era el fin de su corta vida de libertad

Pero un repentino pensamiento pasó por su mente

—No... si muero, Hakusho les perseguirá hasta el fin de los tiempos, los demás deben de estar heridos, no van a poder contra la rana, los matará a todos... Perderé de nuevo a todos, de nuevo...

—Los de tu tipo no pueden ser felices ni sentir afecto, naciste para matar, para dominar, tú no eres humano, eres un monstruo, como todos en nuestra familia. Y si te acercas a alguien, ten por seguro que tu naturaleza violenta lo acabará matando, de nuevo... -le dijo Samantha en su mente, Athan recordó las múltiples humillaciones y torturas que le hizo sufrir su madre tanto en su infancia como en su adolescencia, el como perdió a todos sus amigos por su propia mano, por su culpa.

—Nunca más.

Del rio de magma surgió una gran salpicadura, signo de que algo había caído en el.

—¡¡Por fin se ha calcinado!! -pensó Hakusho viajando por encima del rio de llamas mediante su Geppo- Yorik ya debe de haber matado a ese viejo rojo y el niñato rizado debe de estar a punto de morir por el veneno -rumió satisfecho el contraalmirante

—¡¡¡HAKUSHO!!! -se escuchó desde el fondo del tunel

—¡¡NO PUEDE SER, NO HAY FORMA ALGUNA DE QUE ESTÉ VIVO!! -exclamó sorprendido Hakusho

Athan se encontraba surfeando por la corriente de magma, estaba montado en un estrecho tablón compuesto de aire y formado por dos manos transparentes, mientras que otro par sujetaba con fuerza sus pies.

—Mala hierba nunca muere supongo -contestó sonriendo

—Deberías de estar paralizado... -comentó molesto Hakusho

—Oh, lo estoy -le contestó con una sonrisa Athan- no puedo mover ni un ápice de mi cuerpo, la tabla la controlan mis queridos Canadarm, y tengo los pies bien sujetos para no darme un chapuzon sin querer.

—¡¡Si tu cuerpo sigue inmóvil entonces no podrás evitar que tumbe tu maldita tabla!! -Hakusho cambió de rumbo para dirigirse hacía Athan

—Como quiero redimirme voy a darte una oportunidad, si me dejas salir del túnel en paz te prometo que no te mataré -le ofreció Athan

—¡¡Llévate tus sermones a otra parte!! ¡¡Rendirme sería de débiles!! -rechazó la oferta Hakusho

Athan esbozó una amplia sonrisa —¡¡Bien, entonces haré que sufras un infierno antes de morir, voy a disfrutar viendo las tiras de tu piel caerse por el fuego!!

—¡¡KINJITE ABUSE!! -Hakusho estiró su lengua y la pegó al techo, con la que arrancó parte de este y le arrojó un enorme fragmento de roca a Athan, el cual maniobró para evadir el gran proyectil.

—Debo de controlar bien la energía... -pensó Athan- como cree una mano más me voy pa'la lava... Uy que asco, he usado una expresión demasiado callejera, este maldito Lumiere me está pegando sus modismos -otra enorme roca lanzada por Hakusho le hizo volver a sus pensamientos- ¡¡AH SÍ!! ¡¡MINIMIZAR EL GASTO DE ENERGÍA!! Tengo dos manos a máxima potencia cogiéndome de los pies, y las otras dos con la mínima y necesaria para mantener la tabla sólida y manejarla... Entre el calor y todo estoy hecho mierda, no puedo crear más manos para tumbarle, voy a tener que esquivar hasta que el veneno deje de hacerme efecto...

—¡¡Te partiré en pedazos yo mismo!! -Hakusho voló directo a Athan, con la intención de embestirle —¡¡So- -la carga fue derrotada totalmente por la idea de su rival, la cual fue impulsarse hacía delante, golpeándole con la tabla en la cara y surfeando por encima de su cuerpo hasta aterrizar de nuevo en el rio llameante.

—Uno debe de aprender a pillar las olas y sortear las rocas -comentó Athan- y de paso QUEMAR LOS PUTOS ESTANQUES DONDE HAYAN SAPOS, IMBÉCIL -añadió en uno de sus habituales estallidos de rabia

—¡¡QUE NO SOY UN SAPO!! -se indignó Hakusho

—¡¡CÁLLATE SAPO!! -le gritó Athan surfeando de vuelta a Hakusho para darle un puñetazo a la cara, sin embargo este logró usar el Geppo a tiempo para no caer en la lava, aunque recibió algunas quemaduras en los codos

—¡¡MIERDA, EL VENENO HA DEJADO DE HACERLE EFECTO!! -pensó Hakusho alarmado- ¡¡PERO NO DEBE DE FALTAR MUCHO PARA QUE SU CUERPO VUELVA A COLAPSAR Y SE PARALICE!! ¡¡ESPERARÉ Y ATACARÉ!! -se alejó de Athan para evitar que este intentase nada raro

—¿En serio? ¿Vas a esperar a que me vuelva a paralizar? Ya veo, el hecho de que esté manco y rodeado de lava no te es suficiente, ja, que débil. -se rió Athan

Estas palabras enfurecieron en exceso al marine, el cual salió despedido de vuelta hacía Athan. —¡¿DÉBIL!? ¡¡YO SOY LA JUSTICIA INDOMABLE!! ¡¡ALCANZO A TODOS SIN IMPORTAR SU ESTATUS O RANGO, YO SOLO SIRVO A LOS FUERTES!!

—Entonces de rodillas, perrito -Athan saltó de la tabla e hizo desaparecer todas las manos, provocando que su construcción se desvaneciera.

—¿¡CREES PODER DERROTARME EN UN COMBATE AEREO!? -le preguntó Hakusho con una sonrisa demente

—Te lo advierto, estás aún a punto de rendirte, pero si me intentas matar hare que sufras muuuuuuucho -le recordó Athan

—¡¡¡SUMOTORI!!! -Hakusho ignoró lo dicho por su rival y atacó con una palmada al pecho de Athan.

La mano de Hakusho se derritió al entrar en contacto con el cuerpo de Athan, echando humo constantemente de las heridas

Shiva: Calínico -dijo Athan abriendo la gabardina y mostrando a cuatro manos transparentes agarrando trozos de magma. - Quien avisa no es traidor

—¡¡¡ESTO NO HA ACABADO!!! -le gritó Hakusho mientras abría la boca, la lengua rodeó el cuello de Athan

—¡¡FUEGO!! -ordenó Athan como si estuviera comandando a un pelotón de soldados, las manos arrojaron sus esferas de magma a la lengua de Haksuho, pero este movió la cabeza de un lado a otros, haciendo que su lengua evadiese los proyectiles

—¡¡MUERETE YA!! -le gritó Hakusho lanzando a Athan al rio de magma.

—¡¡LO MISMO DIGO!! -Athan estiró el brazo hacía atrás mientras caía- ¡¡¡YA TENGO LA VELOCIDAD SUFICIENTE PARA MANTENERLO SÓLIDO UNOS SEGUNDOS!!!

Un hilo apareció en medio del área, con una punta siendo sostenida por Athan en plena caída mortal y otra por una mano transparente que se encontraba encima de Hakusho

—¡¡OTRA VEZ LA CUERDA!! -gritó Hakusho volteando para intentar destruir a la mano y a su hilo de aire

—¡¡SISTEMA DE POLEAS: BONDY!! -la mano bajó a gran velocidad a ras del brazo de Hakusho que le había tratado de asestar una palmada final, se enroscó sobre su cuello y se tensó violentamente, deteniendo la caída en picado de Athan, el cual sabía que el hilo no duraría mucho y por tanto comenzó a trepar el aire.

—Aghh... -comentó Hakusho asfixiándose

—Puede que tu tuvieras mucha fuerza, puede que hubieras estado entrenando día y noche, puede que te hayas esforzado más de lo que yo he hecho nunca -gritó Athan trepando, hasta colocarse por encima de Hakusho- pero nunca aprendiste de los demás. Y yo tenía un poderoso aliado de mi lado, uno que me transmitió sus pasiones y conocimientos... su nombre era Bondy -Athan apretó el puño y lo levantó- y le encantaban las poleas.

Athan le asestó un fuerte puñetazo en la cara a Hakusho al mismo tiempo que la cuerda de aire volvía a su estado gaseoso. El hombre rana salió disparado a la corriente de lava, zambulléndose en esta de pleno y elevándola con un fuerte salpicadura que deformó todo el magma a su alrededor.

—Al fin... -pensó Athan agarrado al aire, totalmente estático.

Hakusho salió de nuevo de la lava mediante un fuerte Geppo, su cuerpo estaba lleno de quemaduras y practicamente se caía a pedazos

—¡¡¡RINKUSU!!! -gritó Hakusho yendo a por él

—Veo que realmente eres la Justicia Indomable, por mucho que te apaleen siempre vuelves, pero esta vez, perrito, vas a tener que ir... -Athan generó varias manos que sostuvieron su brazo roto y lo elevaron, el pirata cerró los puños y formó un bastón de aire. -¡¡ABAJO!!

Estampándole la vara en la frente, devolvió a Hakusho de nuevo a la lava, de la cual, ahora sí, ya no regresó.

Capítulo 73: En el Nuevo Mundo

Athan salió surfeando de la cueva, llegando al fin al exterior

—¡¡Hola joven Athan!! -le saludó Fist sentado lejos del rio de magma

—No te veo muy preocupado teniendo en cuenta que casi muero abrasado -le dijo Athan

—¡No había necesidad, sabía que te saldrías con la tuya! -contestó Fist

—Mh, pues tienes razón. -Athan surfeó hasta tocar tierra- Me pregunto que mierdas habrá pasado para que saliese la lava.

—¡¡Ni idea!! -contestó Fist disimulando que había sido él el causante de todo.

Athan observó los múltiples agujeros que habían en el suelo y a Yorik atado con cadenas de piedra marina. —La próxima vez intenta no romper la tierra a puñetazos sabiendo que hay alguien debajo -le recriminó Athan

—¡¡Lo siento!! ¡¡Nasajajaja!! -se disculpó Fist con una carcajada

—En fin -Athan cayó al suelo recto como un palo- estoy envenenado, calculo que me debe de quedar un cuarto de hora para morirme -comentó con calma

—¡¡No te preocupes, ya contacté con Galski, debe de estar viniendo con la vacuna!! -le informó Fist

—Bien -dijo Athan- joder el viejo, ya había asimilado de que me iba a envenenar -pensó para si mismo- Supongo que eso significa que todos hemos ganado nuestros respectivos combates.

—Así es, y también hemos aprendido varias cosas -respondió Fist

—¿Aprender? -le preguntó Athan, Fist señaló la zona en la que se encontraba Yorik, este se hallaba consciente pero con una mordaza que le impedía hablar, a su lado se encontraban dos Seigimans, de pie pero inmóviles.

—¡¡Mira esto!! ¡¡Seigimans: Venid!! -ordenó Fist, los Seigimans le obedecieron y se acercaron a ellos.

—Wow -se sorprendió Athan- ¿Y eso?

—¡¡Durante mi pelea me estuve preguntando porqué, pese a ser indestructibles, el Gobierno no los estaba usando en masa!! -comenzó a contar Fist- ¡Incluso aunque sean patosos, sin muchas luces y a veces se queden quietos sin motivo alguno, siguen siendo imparables, por mucho que les pegues ni un rasguño!! Así que gracias a mi nuevo amigo -dijo señalando a Yorik- y a mis dotes de conocimiento -apuntó a sus puños- conseguí que me dijera el secreto de los Seigimans.

—¿Y ese es...? -le preguntó Athan sin demasiadas ganas y mirando al cielo, pese a todo aún seguía envenenado.

—¡¡CUALQUIERA LES PUEDE DAR ORDENES SI USAN EL PATRÓN CORRECTO!! -anunció Fist- ¡Solo hay que decir "Seigimans" y a continuación la orden!

—Muy interesante, pero me estoy muriendo de sueño y de lo que no es sueño -le cortó Athan

Entre las nubes el pirata pudo ver a dos figuras acercándose, una alada y otra que caía muy rápido hacía su posición

—¡¡Oh, ahí están!! -exclamó Fist

—¿Ese no es el tirador? -le preguntó Athan

Tanto Amenadiel como Galski (el cual llevaba a Lumiere en la espalda) aterrizaron en la forja.

—¡¡Aquí estamos!! -saludó Galski

—¿Qué le ha pasado a tu brazo? -preguntó Lumiere a Athan

—¿Qué le ha pasado a tu pierna? -respondió Athan

—Me llenaron las piernas de aire -explicó Lumiere

—Una rana con complejo de luchador de sumo -contó Athan

—Amenadiel... -los Gyojins miraban con recelo al Bilkan

—¡¡Tranquilos, es aliado!! -les calmó Fist

—¿En vez de liarte a ostias con él, le convenciste de pasarse a nuestro bando? Cada vez te pareces más a ya sabemos quién -le comentó Athan a Lumiere

—¡Hey, te oigo! -le llamó la atención Galski

—No pretendía disimularlo -dijo Athan con una risilla- me alegra ver que sobreviviste al veneno.

—Cuando el veneno me paralizó el cuerpo fue complicado resistir, por suerte Amenadiel me rescató y me dio el antidoto.

—A ver, técnicamente el que te rescató fui yo con mis super dotes diplomáticas -añadió Lumiere

—Tooodooos me ayudaaasteis -dijo Galski dando méritos a todos.

—¿Donde está Hakusho? -preguntó Amenadiel, pasó de observar al capturado Yorik a fijar su mirada en Athan.

—Muerto -contestó el pirata sin tapujos- ¿Tienes algún problema con eso?

—No eramos amigos, pero le conocía de hace tiempo -contestó con un tono algo desolado- ¿Sufrió?

—Mucho, le quemé vivo -explicó Athan sin mostrar ningún tipo de alegria en su rostro.

—Hm... Supongo que era cuestión de tiempo que pasase eso, estaba obsesionado con hacer "el combate del siglo"... al menos se lo diste... -dijo Amenadiel, susurrando esto último.

Los demás miembros tenían las miradas centradas en distintos lugares, extremadamente incomodos por la situación y lamentando que Athan no tuviera empatia alguna. ´ —Le ofrecí rendirse varias veces y lo rechazó, para él ser derrotado y dejado vivo habría sido la mayor humillación. -argumentó Athan

—Visto así... -contestó con algo de esperanza el Bilkan.

Mientras Fist trataba las heridas de Lumiere y Athan y curaba el veneno de este último con el antídoto proporcionado por Amenadiel, los Gyojins se acercaron al grupo. Pegtop tomó la palabra —...Gracias... gracias por todo... Fuimos esclavizados a tal punto que pensábamos que éramos libres... gracias por hacernos ver la verdad. ¿Qué podemos hacer a cambio?

—Ehm... Pues ahora que lo dices -dijo Galski- ¿te acuerdas que antes dije que quería forjar unas cosas?... ¿Podríais ayudarme en eso?

—...¿Nos estás diciendo que quieres que volvamos a trabajar en lo que nos obligaron por años...? -preguntó Pegtop

—¡¡Nasajajajaja, venga ya, que se te nota la risa!! -se dio cuenta Fist

—¡¡PEGPEGPEGPEG, PUES CUENTA CON ELLO!! ¡¡VENGA CHICOS, UN ÚLTIMO ESFUERZO!! -exclamó Pegtop alzando el brazo, los Gyojins le imitaron mientras gritaban de euforia- ¡¡NUESTRO PRIMER TRABAJO VOLUNTARIO!!

—¡¡PONDREMOS NUESTRAS ALMAS EN ELLO!! -gritó otro Gyojin

—¡¡VA A SER LA MEJOR OBRA QUE HE HECHO EN AÑOS!! -agregó otro

—¿Que quieres que forjemos? ¡Tus deseos son ordenes! -le preguntó emocionado Pegtop

—Pues... -Galski sacó de su bolsillo una hoja y se la dio- ¿Podría ser...?

—Esto... Esto es mucha cosa -comentó Pegtop mientras leía las cosas

—...¿Es mucho?... Si no podéis no pasa nada, reduciré la lista y ya... -dijo Galski algo avergonzado

—¡¡Danos unas horas y estará listo!! -le explicó Pegtop con una sonrisa- Además, todo este armamento... Sé lo que planeas, le podemos dar nuestro pequeño toque de expertos, al fin y al cabo hemos estado forjando armas del Gobierno durante años.

—¡Mu-muchas gracias! -le abrazó eufórico Galski

—Demasiado brillante... -pensaron Athan y Lumiere cubriéndose ante la adorabilidad masiva de Galski

—¡Oye, tengo una idea! -intervino Fist- ¡¡En esta isla hay muchos Seigimans!! ¿¡Que os parece si nos los repartimos!?

—¿Repartirlos? -se sorprendió Pegtop- tu mismo dijiste que eran muy peligrosos, que si se encontraban con un agente del gobierno que supiera darles ordenes se podría liar una buena.

—¡¡Se me ocurrió como controlarlos!! -dijo Fist sonriendo- ¿Aceptáis o no? Creo que sería la opción perfecta para evitar que os capturasen de nuevo.

—...Sí, tienes razón... ¡Hagámoslo! -aceptó Pegtop

—¡¡SEIGIMAN: PROTEGE A LOS GYOJINS!! -Los Seigimans se colocaron detrás de Pegtop- y ahora... ¡¡SEIGIMAN: NO OBEDEZCAS NINGUNA ORDEN MÁS!!

—¡¡Que buena idea, Fist!! -le halagó Galski

—¿Y nosotros no nos podemos quedar con algunos? -le preguntó Athan

—Mmh, sí, por poder podríamos, pero es más complicado, ¿que palabra usamos para que nos reconozca como grupo? Con los Gyojins es otra cosa, pero nosotros somos piratas sin nombre. -reflexionó Fist mientras trataba de encontrar el término adecuado para la orden.

Athan se acercó a cuatro Seigimans —Seigimans: Obedecedme a mí y solo a mí- les mandó

—Uy, espero que no le de ningún venazo totalitarista -dijo Lumiere

—Seigimans: Obedeced también a estos tres -dijo señalando a Galski, Lumiere y Fist

—¡¡Como un señor feudal repartiendo su poder!! -exclamó Fist

—Que comparación mas rara... -comentó Lumiere

—Me alegra que confies en nosotros -dijo Galski sonriendo- por cierto... Me gustaría comentaros algo, venid conmigo, esto es algo más... privado

Los cuatro piratas se alejaron de la forja, a un lugar en el que pudiesen hablar en paz

—Le estuve dando vueltas todo el día... -comentó por lo bajo Athan- ¿Te vas a ir, verdad?

—Sí... -confirmó Galski- En cuanto me forjen las armas marcharé.

—Ya veo... -musitó Lumiere- Oye... ¿con todo el armamento... conseguirás matarlo?

—En el pasado mi tripulación logró derrotarle varias veces, pero nunca le llegamos a matar, y para cuando vimos lo peligroso que era dejarle con vida ya se había vuelto demasiado fuerte... -explicó Galski- pero con esto podré anular su Fruta del Diablo y debilitarle.

—Recuerda todo lo entrenado -le aconsejó Fist- no ataques sin motivo, cada una de tus acciones debe tener un propósito, todo debe ser parte de una gran estrategia que te otorgue la victoria.

—Gracias Fist, no lo olvidaré -le agradeció sonriendo

Fist se abalanzó y le dio un fuerte abrazo —No mueras, hijo. No quiero perder a nadie más.

—¡¡¡GAAAALSKIII!!! -Lumiere saltó hacía Galski y se le tiró encima, con los ojos llorosos- ¡¡TE ECHAREMOS MUCHO DE MENOS!!

—¡¡¡Y-y y yo a vosotros!!! -respondió Galski también llorando

Athan se encontraba observando el panorama sin acercarse —Dejad ya el drama, no es para tanto -se quejó

Fist agarró a Athan de la manga y le introdujo en el abrazo grupal

—¡¡Eso, eso, no seas arisco!! -celebró Lumiere mientras abrazaba tanto a Galski como a Fist y a Athan

—¡¡OS MATARÉ SI NO ME SOLTAIS!! -comenzó a gritar Athan- aunque he de decir... -pensó- que se siente bien ser querido...

—Athan, estoy orgulloso de ti, eres tal y como pensaba, una persona que sufrió mucho y tomó las decisiones equivocadas, pero mírate ahora, con tu esfuerzo estás cambiando, te estás volviendo mejor persona y redimiéndote -le dijo Galski- eres admirable. Te queremos.

Athan apretó los labios al oír esto —Oye Galski... Te prometo que cuando nos volvamos a ver... ¡¡CUANDO NOS VOLVAMOS A VER ESTARÉ REDIMIDO TOTALMENTE!!

—Ya veo... -susurró Galski con una lágrima recorriéndole la mejilla y una amplia sonrisa- entonces... -se sacó el pañuelo que portaba en el cuello y se lo ofreció a Athan- Reunámonos en el Nuevo Mundo.

—¿Qué es esto? -preguntó Athan viendo el pañuelo- ¿Es un tesoro o algo?

—¿Ves todas esas líneas? Son las coordenadas de la isla donde habita mi... padre, por así decirlo. Una vez acabe con Kil·lal iré ahí y te esperaré. -le explicó Galski

—¿Y esto como se lee? -preguntó Lumiere asomándose

—¡¡Esa es la gracia, vais a tener que averiguarlo vosotros!! ¡¡O encontrar a alguien que lo haga por vosotros!! -exclamó Galski

—¡Ni siquiera yo con mis conocimientos de navegación entiendo eso! -comentó Fist- aunque he de decir que Elbow era el auténtico navegante del Hecatónquiro, yo soy mejor en carpintería, así que tendreis que buscar a un navegante para el grupo.

Athan finalmente cedió y abrazó a Galski —Reunámonos en el Nuevo Mundo -dijo el pirata novato mientras se aguantaba las lágrimas

Las horas pasaron y cayó la noche.

—¡¡AQUÍ TIENES TODO!! -le anunció Pegtop a Galski, en una mesa se encontraban una enorme variedad de objetos, todos compuestos de piedra marina —¡¡CODERAS DE PIEDRA MARINA, CAPAZ DE AGUANTAR LA PRESIÓN DE LOS MARES MÁS PROFUNDOS!! ¡¡RODILLERAS Y BOTAS, AMBAS CON PÚAS QUE SE CLAVAN EN EL ENEMIGO AL CONTACTO, PERFECTAS PARA ANULAR PODERES DE FRUTA!! ¡¡GUANTES CON ABERTURAS, NO SOLO POSEE LAS CUALIDADES DE LA PIEDRA MARINA SINO QUE TAMBIÉN ESTÁ DISEÑADO PARA QUE PUEDAS HACER TUS TRUQUITOS CON EL VIENTO!! ¡¡TRAED LA SIGUIENTE TANDA DE OBJETOS, CHICOS!! -unos gyojins trajeron otra bandeja con armas de piedra marina

—¡¡TELA DE PIEDRA MARINA, PODRÁS ENVOLVER OBJETOS EN ELLA Y TUS ENEMIGOS NI SE DARÁN CUENTA, PERFECTA PARA VOLVER MORTALES OBJETOS COTIDIANOS!! ¡¡COTA DE PIEDRA MARINA, MUY FINA PERO MÁS DURA QUE EL DIAMANTE, PODRÁS RESISTIR GOLPES MORTALES QUE SE DIRIJAN AL PECHO!! ¡¡JERINGUILLA CON PIEDRA MARINA LÍQUIDA EN SU INTERIOR, PURO FLUIDOANTI-USUARIOS MEDIANTE VÍA SANGUINEA, SI CONSIGUES INYECTÁRSELO ES VICTORIA INSTANTANEA!! -anunció otro Gyojin- ¡¡Y TAMBIÉN HEMOS RECOLECTADO TODOS LOS ESPEJOS DE LA ISLA TAL Y COMO PEDISTE!!

—¿Uh? -Lumiere miró de un sitio a otro- que raro, me pareció oír algo

—Muchas gracias -dijo Galski colocándose la armadura y guardando todo lo que podía en una mochila- ¿Vosotros os vais ya?

—Así es -confirmó Pegtop- que tengáis suerte en vuestra aventura, nunca os olvidaremos

Y el grupo de los Gyojins marchó junto a sus dos Seigimans de guardaespalda, lanzándose al mar y nadando a la libertad, surcando de nuevo el agua que tanto anhelaban pero que no habían tocado en años.

—Y ahora voy yo... -suspiró Galski- chicos, sois... lo mejor. Si no hubiera sido por vosotros... no sé que habría pasado conmigo, después de perder a mi tripulación me encontraba solo en un mundo que me perseguía, solo quería vengarme de Kil·lal, pero al conoceros volví a la vida, mi vida dejó de basarse en la venganza y volví a recordar lo que eran los amigos... -Galski de nuevo les abrazó- os quiero...

—Y nosotros a ti... -susurró Fist en el abrazo

—Pero que cojones... -murmuró Lumiere asustado- ¿¡Quién coño es ese!?

—¿De que hablas? -le preguntó Athan

—¡¡AHI, ARRIBA DE LA MONTAÑA, HAY ALGUIEN!! -gritó Lumiere

—Quizá es Peg-peg-peg... -Galski comenzó a tartamudear sin control, su cuerpo empezó a temblar y de sus ojos salieron una enorme cantidad de lágrimas.

Local Kil·lal ruins everything.png

—No jodas que ese es... -musitó Athan

—Sí, es Kil·lal -confirmó Fist tragando saliva

—Por fin te encontré, Galski. -dijo Kil·lal

Capítulo 74: Kill All

Kil·lal saltó desde el monte y con una elegante acrobacia aterrizó ante los cuatro piratas.

—Caballeros, un placer conoceros. -dijo el enmascarado haciendo una reverencia, para luego posar sus ojos en Galski, el cual al sentir la mirada retrocedió unos pasos con lágrimas aún en los ojos- Kilalala~ -se rió tan particularmente, pronunciando el último "la" con cierto tono melódico - ¿Sabes cuantas cenas me salté por tu culpa? Todo el dia persiguiéndote... Que dolor de culo eres -le habló directamente Galski- hace semanas que no duermo mis ocho horitas.

—Ocho horitas... -repitió inherte Galski- Ocho horitas... ¿¡Eso es lo que te preocupa, el sueño!? ¡¡YO LO PERDÍ TODO POR TU CULPA!! -sin pensarselo dos veces Galski se impulsó con el Estilo del Vacío hacia Kil·lal, el intenso viento alejó a sus compañeros de la zona, que rodaron por lo suelos.

—No pegues esos gritos que la falta de sueño hace que me moleste la cabeza... -dijo Kil·lal cansado. Incluso teniendo en cuenta la descomunal velocidad de Galski, Kil·lal le agarró el puño, el sonido del impacto retumbó por toda la isla. El brazo y la mano del encapuchado habían adoptado una tonalidad negra, con un patrón de llamas en los límites de la coloración.

—¿Lo... lo ha parado? -se preguntó Athan atónito

—Pero si ni pude ver a Galski moviéndose... E incluso con esa velocidad... lo ha detenido... -pensó impactado Lumiere

—¿Un golpe directo? Que predeci- -la confianza de Kil·lal se vio interrumpida subitamente, arrojando a Galski hacia atrás y retrocediendo con un pequeño salto. -Piedra marina, me lo debí de imaginar... -comentó el misterioso hombre observando los guantes de Galaksi

—He imaginado una y otra vez este momento. Sin duda hoy te mataré -dijo Galski mirándolo con odio

—Kilalala... ¿De verdad crees que por tener piedra marina vas a poder conmigo? -le preguntó Kil·lal colocando una de sus manos en la máscara mientras emitía una ligera carcajada.

—Ya te derrotamos una vez, lo volveremos a hacer -dijo desafiante Galski

—Vosotros no derrotasteis a nadie -contestó Kil·lal dejando de lado su tono burlesco- tan solo me disteis más abanico con el que mejorar, me ayudasteis a ser más fuerte.

—Fue penoso verte en el suelo sangrando, rogando por tu vida -se burló Galski

Kil·lal sin mediar palabra se abalanzó sobre Galski con ambos puños emitiendo una aura oscura.

—¡Le tengo, se ha enfadado! -pensó Galski- ¡Bien Fist, haré caso a tus consejos! No solo tengo que tener en cuenta mis habilidades, sino también al enemigo, sus poderes y su... -tras coger algo de la mochila que portaba a la espalda se lo lanzó a Kil·lal- ¡Personalidad!

—¿Que es esa cosa? ¿Crees que podrás traspasar mi Haki? -le preguntó Kil·lal a punto de golpear el proyectil

—¡¡Ya no soy el mismo de antes, he aprendido como matarte!! -exclamó Galski

—Estupide... ¡¡MIERDA!! -gritó Kil·lal con cierto miedo al ver de lo que se trataba el proyectil

Lo que Galski había arrojado no era nada más ni nada menos que un espejo.

—¡¿COMO TE ATREVES!? -chilló enfurecido Kil·lal, el cual detuvo en seco el puñetazo y dejó que el espejo le diera de pleno. Fue tan solo un instante en que el espejo entró en contacto con el cuerpo del encapuchado, pero teniendo en cuenta la descomunal velocidad de Galski, ese segundo fue más que suficiente

—¡¡Estilo del Vacío: Astro rey!! -Galski aisló el aire entre su codo y la codera que la recubría para luego liberar una intensa onda de viento que permitió a su brazo alcanzar una rapidez monumental con la que asestó un potente puñetazo en la cara a Kil·lal, que salió volando por el golpe y cayó por los suelos- Codera de piedra marina, sin duda es tan duro como el diamante, el único material que puede resistir el viento del estilo del vacío -pensó Galski observando un vaho que salía de debajo de la codera

Kil·lal se levantó al momento, su máscara tenía una grieta producto del golpe. —Me... ¿me ha dado?... -se preguntó perplejo.

—Ya te lo dije, sé como matarte. Hemos peleado contra los tuyos durante años, conozco vuestras personalidades. -le dijo Galski mirándole a distancia- Y en tu caso sé que con lo supersticioso que eres no te arriesgarías a romper un espejo y acabar con siete años de mala suerte.

—...Este puto criajo -le insultó entre dientes- ¡¡ME ESTÁ MIRANDO POR ENCIMA DEL HOMBRO!!

—Lo sabía, la piedra marina es super efectiva contra él, envolví el espejo de tela de piedra marina y anulé sus poderes durante un segundo. No posee Haki de Observación y con mi velocidad podré golpearle sin que le de tiempo a cubrirse -pensó Galski- ¡¡Le venceré!!

—¡¡No te lo tengas tan creido por haber acertado un golpe!! -le gritó Kil·lal- ¡¡El destino sigue estando de mi lado, acabarás como el resto!!

El Quebrantador descargó un formidable puñetazo en el suelo. La ceniza que se encontraba por el area comenzó a sacudirse de arriba a abajo.

—¡Ha empezado! -pensó Galski- ¡¡CHICOS, SALID DE LA ISLA!! -les gritó preocupado, pero estos no huyeron, es más, se acercaron- ¡¡¡FIST, POR FAVOR, LLEVÁTELOS, POR FAVOR!!! -le suplicó Galski con los ojos llorosos

—¡¡Cállate imbecil, voy a ayudarte a matarlo!! -respondió Athan

—Es muy poderoso, pero estoy seguro que podremos echarte una mano -añadió Lumiere

—¡¡¡NO!!! -les gritó Fist- ¡¡NO VAIS A IR A POR ÉL!! -les negó el anciano, que agarró a los dos jovenes y comenzó a correr hacía el barco

—¿¡Y a tí que te pica!? -le preguntó Athan molesto- ¿¡Te has cagado de miedo o qué!?

—¡¡PUES SÍ!! -confirmó Fist- ¡¡SI VAIS OS MATARÁ!!

—Kilalala... ¿Debería de ir a por tus amigos, Galski? -le preguntó Kil·lal- Ooh, que recuerdos, ¿te acuerdas? ...Cuando le partí el cerebro a puñetazos a tu capita- -un espejo golpeó su cabeza, interrumpiendo su frase- ¡¡VALE YA CON LOS ESPEJITOS!!

Repitiendo la estrategia anterior, Galski aprovechó los escasos segundos donde el espejo recubierto de piedra marina anulaba la Fruta del Diablo de su rival para alcanzarle y tratar de golpearle de nuevo.

—¡Estúpido! ¿¡Te crees que no puedo activarlo antes de que me lo anules!? ¡¡Recuerdo tu posición!! -respondió Kil·lal a segundos de recibir otro mortífero golpe, alzó su mano en dirección a Galski y este salió repelido hacia atrás escupiendo sangre.

—¡¿Como le ha dado!? -preguntó Lumiere dejando de lado su intento de zafarse del agarre de Fist- ¡¡Si no le ha puesto ni un dedo encima!!

—Es un monstruo, había escuchado rumores sobre eso pero nunca pensé que lo vería en persona -pensó Fist sudando a mares- ...eso era Haki de Armadura avanzado...

—Traspasa mi armadura... -pensó Galski agarrándose la barriga con visible dolor

—Dos segundos -dijo Kil·lal de repente, al parecer esta frase aparentemente sin sentido encendió alguna alarma en Galski, el cual se propulsó de un lado a otro en zig-zags.

Tras pasar los dos segundos el suelo se deformó y formó multiples y gruesas espinas que se alzaron violentamente, impactando en Galski y haciéndole heridas leves pero arrojándolo hacía arriba.

—Me aprovecharé de sus amigos para matarlo -pensó Kil·lal mirando directamente al grupo, pero algo le llamó la atención tras verlos- Mmh, que curioso, que curioso. Que grupo más peculiar te conseguiste, Galski.

—Estos temblores en el suelo... ¡¡Es lo que me imaginaba!! -murmuró Fist- ¡¡DEJAD DE SER ESTÚPIDOS Y HACEDME CASO!! -les gritó a Lumiere y Athan, que seguían tratando de ir a ayudar a Galski.

—¡¡Sí, tiene trucos raros, pero la del CP-0 también los tenía y ganamos!! -intentó convencerle Lumiere- ¿¡Que diferencia hay!?

—Oooh, puede terraformar el suelo, que problema -se burló Athan- apenas le ha hecho daño ese ataque.

Galski se encontraba desplazándose de un sitio a otro, cada vez que pisaba el suelo para volver a propulsarse con una onda de viento este se convertía en gruesas espinas de roca que le trataban de empalar.

—¡No deja siquiera que acerque mi mano a la mochila! ¡No le voy a poder lanzar otro espejo a este ritmo! -pensó Galski evadiendo las deformidades que surgían del suelo- ¡Y el tiempo se acaba!

—Kilalala~ -se rio Kil·lal- pensaba que me ibas a matar pero parece que sin tus espejitos no eres nada.

Galski dejó de intentar alcanzar sus espejos y se impulsó directamente hacía Kil·lal.

—¡¡TODA LAS PERSONAS QUE HAS MATADO... por culpa de aquel día en que te dejamos vivir... -comentó desolado Galski mientras se acercaba a una gran velocidad a su némesis.

—Nunca las conté -contestó Kil·lal preparando su puño

—Yo sí. -respondió Galski.

Galski y Kil·lal chocaron con sus respectivos ataques, el primero con una patada y el segundo con un derechazo. El impacto provocó una oleada de relámpagos negros y rojos, los cuales quebraron el suelo a sus pies e hicieron que los charcos de lava estallasen con fuertes salpicaduras.

—¡¡Arf... -Lumiere se encontraba en suelo echando espuma por la boca pero consciente.

—¡Esta sensación... es igual que aquella vez! -exclamó Athan aterrado, recordando cuando Samantha usó el Haki del Conquistador en él y en Haith.

Los dos piratas del Nuevo Mundo se alejaron unos pocos metros una vez finalizaron su choque de ambiciones.

—Sabes que no eres rival para mí en combate cercano -le advirtió Kil·lal

—¡¡Estilo del Vacío: Venus!! -Galski cerró sus manos y le disparó un gran proyectil de viento a Kil·lal, el cual desvió totalmente con tan solo una bofetada.

—Da igual con que me ataques, mi Haki lo detendrá -contestó Kil·lal a la ofensiva de Galski.- y los que no pueda detener... -dos delgados chorros de aire a presión surgieron de las manos de Galski, el cual los cruzó en un intento de cortar por la mitad a Kil·lal, pero este saltó a las cuchilas de aire y pasó por en medio mediante un diminuto hueco disponible tan solo por unos pocos segundos. - puedo esquivarlas.

—¡No le voy a poder tocar mientras su Fruta esté activada! -pensó disgustado Galski haciendo una voltereta para esquivar varias columnas de roca que le atacaron de nuevo.

—Y el destino llega a su meta -comentó Kil·lal en voz baja mientras corría hacía Galsk

El supernova al pisar tierra de nuevo se hundió, como si se tratasen de arenas movedizas todo su cuerpo inferior se sumergió en la roca. Galaksi habría podido salir de ahi con facilidad, una mera explosión de viento podría destruir el suelo entero y liberarle, pero el timing fue especialmente terrible, Kil·lal estaba a punto de asestarle una patada imbuida en Haki y su cabeza había acabado en la posición perfecta para ser pateada.

—¡¡Goodbye Galski!! -dijo Kil·lal a punto de volarle el cerebro.

—No puede ser, no puede ser, no puede ser... -pensó Galski entre lagrimas- incluso con el armamento, el plan y todo... me ha conseguido emboscar.

Algo impactó a Kil·lal por la espalda, este se tropezó y asestó una patada al suelo, destruyendo las rocas que contenían a Galski, este instantaneamente emitió una onda de viento que lo elevó por los aires, fuera del rango de Kil·lal

El enmascarado dio media vuelta ofuscado —No me esperaba que tuvieras tanta potencia -dijo mirando a una colina, en ella se encontraba Amenadiel que le acababa de disparar con uno de sus revólveres.

—Esa bala le debió de perforar, pero ni siquiera le hizo un rasguño -pensó Amenadiel preocupado

—Supongo que te infravaloré, no llegué a pensar que ese tiro sería tan fuerte como para conseguir moverme -siguió hablando Kil·lal

—¡¡AMENADIEL!! -exclamó Fist- ¡¡NO TE METAS EN ELLO!!

—¡¡VIEJO COBARDE, CÁLLATE YA!! -Athan agarró el brazo de Fist, apretándolo con tanta fuerza que el anciano le soltó de manera instintiva por el dolor- ¡¡SI EL PUTO BILKAN NO HUBIERA HECHO NADA, GALSKI HABRÍA MUERTO!!

Fist le dio una bofetada a Athan —¡¡GALSKI ME PIDIÓ QUE OS SACASE DE AQUÍ!! ¿¡TE CREES QUE A MI NO ME DOLERÍA VERLE MORIR!? ¡¡PERO SI FALLA Y SEGUIMOS EN ESTA ISLA TODOS MORIREMOS!! -le gritó el anciano

Athan le devolvió el golpe, pero con mucha más potencia, golpeándole en el estomago y haciendo vomitar a Fist por la descomunal fuerza del inesperado ataque—Prefiero morir que vivir sabiendo que por mi culpa murió, no aguantaría eso, no de nuevo. Ahora vete de mi vista, rata decrépita -dijo Athan yendo a rescatar a Galski

—¡¿Que crees que haces!? -le chilló Lumiere

—El me pegó primero -se defendió Athan

—¡¡TE DIO UNA BOFETADA, NO UN PUÑETAZO A MATAR!! -le recriminó el rubio

—Lo que sea, voy a ayudar a Gals- -el sonido de una katana siendo desenvainada le detuvo- ¿En serio? ¿Estás del lado del cobarde? Pensaba que querías ayudar a Galski.

—Fist tiene razón, esto es un duelo entre Galski y Kil·lal, si interrumpimos la cosa puede acabar aún peor, en su estrategia no nos vemos involucrados nosotros, podemos ser usados de rehenes o peor. -trató de hacerle entrar en razón Lumiere

—¿Quieres la revancha? -le preguntó Athan sacando su machete- pero te recuerdo que nunca me has ganado.

—No quiero pelear contigo Athan -dijo Lumiere- esto es por el bien de Galski. Por favor, volvamos juntos.

—Callate cobarde... -la ira de Athan fue interrumpida por algo cayendo en su cabeza, este se la palpó y al observar sus dedos pudo ver lo que era: Sangre- ¡¿Pero que!?

—¡¡LO-LO HA USADO!! -exclamó boquiabierto Galski- ¿¡AQUÍ, CON TESTIGOS!?

—Los veía tan distraidos que no me pude resistir, al fin y al cabo él era uno de los marcados por el destino, un problemático -dijo Kil·lal

En el monte estaba tambaleandose Amenadiel con un enorme agujero en el torso, iba desde el esternon hasta el ombligo, sin organos internos de por medio, el Bilkan cayó al suelo sin vida.

—No escuché nada, no sentí nada... -murmuró Athan horrorizado al ver el muerto

—...Oye Bilkan... -dijo su nombre Lumiere en shock

—No sé que ataque ha sido ese... -dijo Fist levantándose- pero os puedo decir otra realidad más aterradora... El suelo está vibrando.

—¡¿UNO SE ACABA DE MORIR Y LO QUE TE PREOCUPA ES QUE EL SUELO VIBRE!? -le gritó Athan

—Hace mucho tiempo existió en la Armada Happo un pirata tan poderoso que mediante las ondas Hasshoken era capaz de abrir un continente entero, lo usaba para guardar su gigantesco tesoro, sin embargo con su muerte la técnica se perdió para siempre y debido a lo peligrosa que podía ser se dejó de enseñar y se ocultó. -explicó Fist

—...¿Y tu puedes hacer eso, verdad... -le preguntó esperanzado Lumiere

—No, esa variación del Hasshoken es tabú, se condena a quien la trate de aprender a muerte. -Fist señaló a las diversas puas de tierra que Kil·lal había creado- Eso no es el resultado.

—¡¡HABLA CLARO!! -le gritó un alterado Athan

—No está usando esa habilidad para deformar el suelo y crear esas puas, las puas son la causa. -remarcó Fist- ese hombre llamado Kil·lal... está usando Hasshoken -anunció preocupado

—Pero... las puas de tierra... ¿¡Que quieres decir con ellas!? -le cuestionó nervioso Lumiere

—Su habilidad no es terraformación del terreno, no está moldeando las puas, las está empujando. -explicó Fist- esta destruyendo el subsuelo al crear esas estructuras... Su objetivo auténtico... es hundir esta isla.


Capítulo 75: Los Piratas del Vacío

—¡¡Eres lo peor de lo peor!! -le gritó Galski a Kil·lal

—Me estaba apuntando con un arma, ¿Qué iba a hacer? Pedirle que no lo haga más y perdonarle la vida, Kilalala~ -se burló Kil·lal- uy, uy, espero que no te dieras por aludido.

Athan y Lumiere después de ver la repentina muerte de Amenadiel decidieron obedecer a Fist y correr al barco.

—Abandonar así a Galski... -dijo Athan decepcionado consigo mismo

—¡Le estamos ayudando! -contestó Lumiere- ¡Imagínate si ese loco nos pillase como rehenes!

—¡Vamos a usar el barco de la Marine! para mi desgracia vamos a tener que dejar el Hecatónquiro Jr atrás, con sus daños en el casco no podrá aguantar el oleaje para cuando la isla se hunda... -informó Fist

—Que Hecatónquiro Jr ni que niño muerto, si es un barco de segunda mano que nos regalaron unos mafiosos -respondió Athan

Un monte en frente a ellos se derrumbó —¡La isla está empezando a caer! -exclamó Lumiere

—¡Deprisa! -les insirió Fist a aumentar el ritmo

Athan observó con remordimiento la pelea de Kil·lal y Galski, este último sintió la mirada y se giró hacía su amigo, mostrándole una amplia sonrisa.

—¿Te ves con la confianza suficiente de apartar la mirada? -Kil·lal saltó hacía Galski y trató de impactarle con un fuerte puñetazo, pero el Supernova lo esquivó facilmente. El suelo tras ser golpeado por el puño del enmascarado se agrietó en extremo, con brechas de un gran grosor y que alcanzaban varios metros de longitud.

Galski mientras marchaba hacía atrás se tropezó, cayendo al suelo de culo —¡Debo de moverme a más altura, a ras del suelo... -observó como la roca que componía la superficie se deformaba como si fuera un océano con oleaje, las "olas" se movían de manera suave y calmada, sin embargo los desniveles que provocaban eran tan repentinos que hasta un pirata del calibre de Galski se tropezaba- sigo en su rango!

Home -dijo Kil·lal asestando un puñetazo de nuevo al suelo y creando un nuevo ciclo de oleajes que emergieron desde el área golpeada- Kilalala~, ya debe de faltar poco para entrar en la segunda fase.

—¡No me vas a pillar de nuevo con eso! -impulsándose con el estilo del vació Galski pasó por encima de las olas de piedra.

—¿Aún no lo entiendes? Esto es solo el preludio de tu muerte, una simple distracción. -le contó Kil·lal- Aprendí que los Piratas del Vacío podéis ser muy impredecibles, incluso aún teniendo al universo de mi lado quiero jugar sobre seguro. -Galski le lanzó un espejo a Kil·lal, este simplemente lo esquivó con un movimiento de cabeza- Ja, no voy a caer en ese truco de nuevo.

—¡Estilo del Vacío: Chronos! -el espejo lanzado estalló con una onda de viento que alcanzó a Kil·lal por detrás y le tiró de cara al suelo- ¡Te tengo! -Galski cayó encima de Kil·lal con la pierna alzada, dispuesto a asestarle una patada vertical.

—¡¡Pude ver el suelo dañado por la explosión, no me pillaste desprevenido!! -Ki·lal se hundió en el suelo al mismo tiempo que dos púas se alzaron y chocaron en Galski, arrojándolo hacia atrás.

—Aagh... -Galski rodó por los suelos, cuando se trató de levantar una ola de tierra lo tumbó de nuevo al suelo- esto es peor de lo que imaginaba... no puedo siquiera acercarme a él, con su Haki bloquea todos mis ataques y con su pronosticación puede contrarrestar mis movimientos. Pero aún tengo mi carta magna... Aún puedo ganar.

Kil·lal surgió de entre la tierra —Se queda un quieto sin hacer nada, rebuscando en su mochila pero sin sacar ningún objeto, debe de estar pensando una estrategia, bueno, solo tiene los espejitos y ya sé como evitarlos... En el segundo 22 dispara un par de ondas de viento que impactan dos segundos después y luego salta directo a por mí -pensó Kil·lal con la mirada perdida- De acuerdo, en cuanto alce las manos en el segundo 11 haré que dos púas le desvíen los brazos -Kil·lal golpeó un par de veces al suelo y se puso a esperar.

—Fist, ¿Qué haces viniendo aquí? -pensó Galski preocupado, que estaba sintiendo mediante su Haki de Observación a Fist acercándose al área de combate. Dentro de su mochila pudo escuchar al Den Den Mushi sonar- ¿¡Me está llamando por caracol!? Debo contestar sin que Kil·lal se de cuenta... -Galski mete con cuidado la mano en su mochila y descuelga el Den Den Mushi

—¡Joven Galski! ¡Sé lo que está pasando, está manipulando la tierra mediante ondas Hasshoken, pero no moldea la tierra, quiebra el subsuelo y este cambia de forma en la superficie! Escucha joven, con mi entrenamiento en Hasshoken puedo detectar sus vibraciones, puedo saber como te atacará, así que... ¡Vamos a ganar esto!. -le contó Fist

—¡¡Estilo del Vacío!! -Galski apuntó con ambas manos a Kil·lal, pero dos púas de tierra se crearon del suelo y chocaron en sus extremidades, haciendo que los proyectiles de viento que iba a lanzar se desviasen al cielo.

—Está bien, solo con ver su posicionamiento y su gesticulación puedo saber que es alguien muy confiado en sus ataques, pero al mismo tiempo muy paranoico, máximo podrás acertar uno o dos golpes antes de que se de cuenta. -le advirtió Fist

Galski se propulsó con un estallido de aire hacía Kil·lal. —Y aquí viene... -Kil·lal golpeó al suelo- en cuanto te pongas detrás haré que el suelo bajo tus pies ascienda, así tu puñetazo fallará y podré hacerte explotar la cabeza de un gancho. -pensó el enmascarado

—Apunta a matar Galski, en cuanto te pongas detrás de él, el suelo subirá. -le vaticinó Fist

Galaksi pasó por encima de la cabeza de Kil·lal y se colocó detrás suyo, nada más posar los pies en el suelo los alrededores de este se quebraron y el lugar donde estaba él subió de altura

Goodbye Gals- -Kil·lal recibió una fuerte patada en la cabeza, dentro de su mascara se le pudo escuchar toser sangre- ¡¡N-NO PUEDE SER!! ¡¡CAMBIASTE EL DESTINO!! -gritó asustado

—¡¡Estilo del Vacío: Sun!! -del pie de Galski surgió una intensa corriente de aire que causó aún más daño a Kil·lal, que salió despedido hacia atrás

—¡¡No dejes que se recomponga, persíguele!! -le aconsejó Fist

—Sabía que Galski se pondría detrás y me intentaría asestar un puñetazo en el estomago... Pero calculé el movimiento de la tierra, debió de haber golpeado a la nada... pero lo predijo y me pateó... -pensó Kil·lal en shock- ...Agh... -clavó sus pies en el suelo y detuvo su retroceso- Tch, ¿¡Tiene Haki de Observación!? ¿¡Él también puede ver el futuro!?

—¡¿No era que el destino estaba de tu lado!? -le preguntó Galski acercándose con un salto.

—Simplemente no me esperaba que pudieras ver el futuro, ¿pero cuanto es? ¿Dos segundos, tres? Te supero de sobra... de sobra... ¡¡AAAAAAHHHHHHH!! -Kil·lal comenzó a huir aterrado- ¡¡NO PUEDO PREEVER, NO PUEDO PREVEER!!

—Mis botas tienen pequeñas agujas que se clavan a la hora de patear -pensó Galski- ¡He anulado sus poderes, ya no puede ver el futuro! -¡¡Dazing Sun!! -una vez en rango le acertó con una oleada de patadas, clavándole más agujas y arrojándolo hacia atrás de nuevo

—Debo calmarme... Debo calmarme... -pensó Kil·lal horrorizado- el destino me eligió para estar en la cima. ¡Un criajo como ese no puede ganarme! -Kil·lal apuntó con su palma a Galski, emitiendo su Haki y reduciendo a polvo todo lo que se había puesto en medio, pero su rival lo esquivó deslizándose por el suelo

—¡¡No sabes siquiera predecir ataques, no sabes pelear, simplemente abusabas de tu Fruta, sin ella... NO ERES NADA!! ¡¡GEMÍNIDAS!! -Galski tocó el torso de Kil·lal una innumerable cantidad de veces- Te volviste tan poderoso que acabaste siendo un debilucho- todas las zonas que fueron impactadas por Galski liberaron potentes explosiones de viento que destruyeron la ropa de Kil·lal y le hicieron profundas heridas, mandándolo volando con tal velocidad que ni Galski pudo perseguirle para seguir con la paliza.

Kil·lal se estrelló con una pared y cayó boca al suelo temblando.

—¡¡Lo ha hecho!! -pensó Fist al escuchar el sonido de algo pesado caer al suelo.

Kil·lal se levantó a duras penas —...Estás muerto, niñato...- Un estallido de Haki del Conquistador elevó la ceniza que estaba a su alrededor, la cual luego salió disparada en todas direcciones- Debiste de haberme matado a puñetazos, tu ridículo vientecito dispersó la Piedra Marina clavada en mi cuerpo -Kil·lal imbuyó en Haki sus puños- Ahora que sé que puedes ver el futuro no te daré ni tiempo para respirar -dicho esto, clavó ambas manos en el suelo

—¡¡Vibraciones en todas direcciones, sal de ahí!! ¡¡El suelo va a descender, púas van a rodearte, un muro te contendrá y luego el propio muro se derrumbará encima tuyo y se formará otro!! -le exclamó Fist ante la marabunta de habilidades que se le iban a caer encima.

—¡¡Va a por todas!! -pensó Galski usando el estilo del Vacío para impulsase hacía arriba, pero una pua le alcanzó de pleno en un costado y lo tumbó al suelo, el cual se hundió. -Agh... Fist no me avisó de eso...

—¡¡Galski, esta creando nuevas vibraciones ahora mismo!! -le advirtió Fist

Kil·lal se encontraba corriendo hacía Galski mientras golpeaba el suelo ocasionalmente —¡¡El destino nunca se equivoca, lo que yo veo es el resultado final e invariable!!

—¡Una espina en diagonal! -le previno Fist del siguiente ataque de Galski, este esquivó la espina que surgió, pero justo otra emergió mientras evadía la primera, perforándole el hombro.

—¡Aunque puedas predecir mis movimientos con tu Haki, yo puedo incluso ver tus esquives! -Kil·lal se acercó a Galski por un costado

—¡¡Estilo del Vacío: Venus!! -Galski le arrojó un proyectil de viento, pero Kil·lal golpeó con su Haki avanzado y le mandó de vuelta la onda de aire, el cual sufrió de intensas heridas y un fuerte retroceso, retroceso el cual también fue pronosticado, pues se alzó un muro repleto de puas con el que chocó y acabó siendo atravesado por diversas de estas.

—¡¡Galski, Galski, responde!! -gritó Fist al caracolofono, pero no obtuvo respuesta, el Den Den Mushi de Galski fue destruido por la emisión de Haki de Kil·lal.

—Antes dijiste que sin mi Fruta era un inútil combatiendo -dijo Kil·lal acercándose a paso lento a Galski- No estoy de acuerdo con eso, es más, ni siquiera debería de pelear contigo, como viste el destino existe y me eligió a mi para que lo controlase, el universo me otorgó esta Fruta para que reinase sobre todos vosotros.

—¿El destino? Solo eres un asesino de masas borracho de poder... nada más, ni nada menos... -le respondió Galski

—Si vieras lo que el universo me ha enseñado entenderías taaaaantas cosas, yo no mato porque quiera, mato porque debo hacerlo, porque es lo correcto para mi felicidad, y mi felicidad es lo que hace feliz al mundo -le trató de convencer Kil·lal

—¿¡Y que tratas de conseguir con ese discurso!? ¿Matarme de aburrimiento? -le preguntó Galski levantándose y formando una cuchilla de aire con la que atacarle. Su enemigo respondió con un puñetazo, pero incluso con todas esas heridas, el Supernova le superaba en creces en términos de velocidad, esquivó el golpe girando sobre si mismo y le clavó un corte directo en el cuello.

El impacto provocó una corriente de viento que nubló el aire durante unos instantes.

—En realidad... -dijo Kil·lal

—A-ah... -musitó aterrado Galski. Su hoja de viento no había alcanzado a Kil·lal, una energía invisible repelía a la cuchilla de entrar en contacto con su cuello.

Kil·lal alzó su puño —...tenía pensado matarte a golpes. -agarró del brazo a Galski y se lo dobló hasta obligarle a flexionarlo- Ahora sí, después de tantos años, acabaré totalmente con los Piratas del Vacío -Kil·lal golpeó el codo de Galski.

Un torrente de viento abarcó el area entera, junto al sonido de un crujido.

—¡Fist! -dijo Lumiere al verle llegar al barco- ¡¿Que tal ha ido!? ¡¿Has podido ayudar a Galski!?

—... -Fist no respondió, únicamente se puso al timón.

—¡¡TE HA HECHO UNA PREGUNTA!! -le gritó Athan

—Hice lo que pude, ahora tenemos que abandonar la isla. -dijo Fist

—¿¡LE VAMOS A DEJAR MORIR!? -le preguntó Athan- ¿¡VAMOS A IRNOS, OLVIDAR TODO ESTO Y ASUMIR QUE TENÍA QUE MORIR AQUI!?

—Galski me pidió que os protegiera y así lo haré -contestó Fist

—Lo siento, pero prefiero morir que volver a vivir sabiendo que por mi culpa murió alguien. Vosotros haced lo que os de la gana -con esto dicho Athan saltó del barco a tierra firme y corrió hacía la batalla.

—¿No le vas a detener? -le preguntó Lumiere con clara tristeza

—Galski me pidió que os protegiera, pero vivir con arrepentimientos es peor que la muerte, tengo que dejarle ir -le explicó Fist- lo mismo va para ti, Lumiere, haz lo que quieras.

—Yo también quiero ir a ayudar a Galski, pero sé que moriré, y debo de vivir porque así él lo querría. Y en caso de que Kil·lal gane... Alguien debe de seguir en este mundo para rematarlo -contestó Lumiere

Athan llegó a la escena de batalla, un enorme muro de roca reducido a pedazos se hallaba en la zona, y al fondo pudo ver a dos individuos...

—Ga...Galski... -pronunció Athan cayendo de rodillas.

—Kilalala~ Maravilloso, conseguiste sobrevivir al quebrantamiento del Kiretsu. -dijo Kil·lal- Como se nota que viste sus efectos de primera mano.

Galski se encontraba encorvado, muy malherido, repleto de sangre por las heridas de combate, pero lo que mas destacaba de él era...

—¡¿QUE LE HA PASADO A TU BRAZO!? -le gritó Athan. En efecto, Galski tenía el brazo derecho amputado.

—Kilalala~, un invitado. No te preocupes compañero, yo no le corté el brazo al pequeño Galaxias, fue él mismo... -le explicó Kil·lal

—¡¡ATHAN, VUELVE AL BARCO!! -le ordenó Galski

—¡¡OBLÍGAME!! -le gritó de vuelta Athan

Galski no dudó, cerró su mano y le arrojó una onda de viento a Athan, el cual recorrió una gran distancia por el retroceso y cayó por los suelos adolorido, el Rinkusu en cuanto se recuperó del mareo provocado por el viento corrió de vuelta.

—¿Tratas así a tus amigos? Tch, tch, tch, horrible -dijo Kil·lal mofándose

—Nuestro combate aún no ha acabado -contestó Galski jadeando

—Kilalala~, no lo parece. ¿Qué vas a hacer? Ahora eres tan solo un manco, pero fue una buena decisión, no te lo voy a negar, si no te hubieras cortado el brazo las grietas se hubieran expandido por todo tu esqueleto... ¡¡Quizá ahora estaría hablando con una papilla humana, sin huesos ni nada!! iuugh, que asco, que asco, me lo he imaginado. -dijo dando saltitos y sacudiendo las manos

Galski se puso en guardia —¡Ven a por mí!

—¿Sabes? Con una mano no creo que puedas pelear mucho más, podría esquivar todos tus ataques hasta que el terreno de la isla se vuelva arenas movedizas y mueras asfixiado entre rocas. -mientras hablaba se escuchaban múltiples temblores, la isla estaba a punto del colapso- pero no debe de faltar mucho para que salga el Sol y tengo algunos marines "persiguiéndome", así que acabaré con esto de una pese a que hacerlo es muy estresante...

Galski puso cierta mirada de confusión, jamás había escuchado a Kil·lal calificar a una habilidad suya como estresante.

—Verás Galski, el despertar de las Frutas del Diablo es una senda hacía muchas habilidades, algunas de ellas consideradas... -De las manos de Kil·lal comenzaron a surgir cuerdas rojas que se entrelazaron entre ellas hasta formar a un individuo sin ningún rasgo facial o de vestimenta, un humanoide con el brazo alzado y compuesto totalmente por cuerdas y... sin el brazo derecho.- Antinaturales.

—¿Qué es esa cosa? Nunca la había visto -pensó Galski- ¿A que se refiere con despertar? Da igual... ¡Sea lo que sea, seguro que trae problemas! -el pirata retrocedió con su Estilo del Vacío

—No puedes huir del destino -Kil·lal se sentó a esperar.- No voy a moverme de aquí.

—¡Y yo no voy a acercarme a esa cosa, te atacaré a distancia! -¡Venus! -Galski le disparó una onda de viento, Kil·lal imbuyó todo su cuerpo en Haki y la resistió sin problemas.

—¿Eso es todo? Es incluso más debil que antes -dijo Kil·lal

Galski se miró la mano, estaba repleta de sangre, sus cicatrices se habían abierto por el uso continuo del Estilo del Vacío. —¡Un último ataque! ¡¡Estilo del Vacío: Moon!! -Galski creó un grueso chorro de aire desde el interior de su mano, la potencia del viento era tal que desgarraba continuamente la piel de su usuario. El rizado hizo un tajo con su arma de viento, cortó por la mitad el suelo y le hizo una profunda herida en el torso a Kil·lal, que cayó tosiendo sangre.

—Agh... por eso no me gusta el despertar... el no poder ver el futuro me deja demasiado en la incertidumbre... -pensó Kil·lal.

Galski cayó al suelo y se acercó a su enemigo —¡¡Te confiaste demasiado!! -dijo Galski alzando su gran cuchilla de aire.

—Por fin. -exclamó satisfecho Kil·lal- es peligroso pero me permite un golpe perfecto

—¿De que habl-... No puede ser... -dijo impactado Galski al darse cuenta, estaba en el mismo lugar que el individuo de cuerdas, con la misma pose.

—Te lo dije, no puedes huir del destino. El hombre de cuerda... Eras tú... -le contó Kil·lal señalándolo. El suelo se hundió y los pies de Galski quedaron atascados, al mismo tiempo surgieron varias púas que le empalaron los brazos y finalmente Kil·lal se abalanzó sobre él con el brazo adoptando un Haki con patrón de espirales- no importa tus pensamientos o tu voluntad, el mundo es una marioneta del destino, pero el destino es mi propia marioneta.

Con un potente puñetazo en el abdomen, Kil·lal le atravesó el estomago a Galski, saliendo el puño por su espalda.

—Oooohhhh, no sabes lo bien que ha sentado eso -dijo Kil·lal sacando el puño de las entrañas de Galski- ¡¡POR FIN ME HE LIBRADO DE LOS PIRATAS DEL VACÍO!! ¡¡DESPUES DE UNA DECADA ENTERA AL FIN LO HE CONSEGUIDO!! -celebró efusivamente Kil·lal- Tch... ¿Ni celebrar me dejas?...

Galski pese a tener un agujero en la barriga se encontraba de pie —Gané... -dijo el pirata

—¿Ganaste? Kilalala~, me parece que has perdido demasiada sangre. -Kil·lal levantó su puño de nuevo- no te preocupes, esta vez apuntaré a la cabeza... ¿A-ah...? -las piernas del enmascarado se pusieron a temblar- me siento... pesado... ¿Qué me has hecho?..

Galski levantó una jeringuilla vacía —Piedra marina líquida inyectada en vena, pero nunca pensé en usarla en tí.

—¡¿TU SANGRE ESTÁ MEZCLADA CON PIEDRA MARINA!? -exclamó Kil·lal mirando su propio brazo repleto de sangre- ¡¡MALDICIÓN, NO PUEDO VER EL DESTINO!!

Galski arremetió contra Kil·lal y le inmovilizó con su único brazo disponible. Justo en ese momento Athan volvió al lugar, observando la escena

—Athan. -dijo Galski mirándolo- Gracias por todo, dile a los demás que les quiero.

—¡¡GALSKI!! -gritó Athan con lágrimas en los ojos

Galski creó un estallido de aire bajo sus pies con los que se elevó por los aires junto a Kil·lal.

—¿¡QUE INTENTAS, GALSKI!? -le preguntó horrorizado Kil·lal mientras iban cada vez más y más arriba, alcanzando las nubes.

—Quizá el destino si existe, nuestra guerra empezó por tu vinculo con la capitana, a lo mejor todo lo que hacemos es por un motivo. Pero creo sin duda alguna, que mi objetivo ya lo cumplí. -le comentó Galski

—¡¡SI LO HACES MORIREMOS AMBOS!! -le advirtió Kil·lal

—Yo no moriré. -respondió sonriendo el pirata.

—¡¡SI MUERES LOS PIRATAS DEL VACÍO DESAPARECERÁN POR COMPLETO, TODO POR LO QUE PELEASTEIS SE DESVANECERÁ, ASÍ QUE SUELTAME!! -insistió Kil·lal tratando de zafarse

—No soy el último de los Piratas del Vacío, mientras nuestra voluntad e ideales sigan vivos, nunca moriremos. -contestó Galski- Y los tuyos no podrán con la nueva generación a la que he dado alas.

—¡¡LO SIENTO GALSKI, LO SIENTO!! ¡¡POR FAVOR, PERDÓNAME, ME REDIMIRÉ, TE LO JURO!! -le suplicó Kil·lal.

—¿Quieres saber algo gracioso? Pese a que fuiste un monstruo, pese a que mataste a cientos de personas y arruinaste la vida de otros miles... Me das pena, tan solo fuiste una victima de tu propio poder -le dijo Galski- espero que en tu próxima vida puedas tener la felicidad y el amor que cualquier ser humano debería sentir.

—¡¡PIRATAS DEL VACÍO!! -gritó fuera de sí Kil·lal

—¡¡ESTILO DEL VACÍO...!! -gritó Galski tosiendo sangre. El viento a su alrededor comenzó a ser atraído hacía ellos.


—¡Oye capi, ese niño ha diezmado a dos de los nuestros! -le advirtió un pirata

—¡Pero si están vivos, no es para tanto! -respondió la capitana, una mujer gruesa.- ¿Como te llamas, crío?

—¡¡OS MATARÉ A TODOS, GUSANOS!! -contestó a gritos un joven de pelo castaño y rizado

—¿Algo más? -le preguntó la mujer

—¡¡OS ARRANCARE LAS- -La mujer le metió un pañuelo gris en la boca para que se callase

—Bueno, no me importa tu opinión, ahora eres de la tripulación. Uy, rima y todo -se rio la mujer- el niño la miró extrañado- ¿Qué pasa? He visto que te has peleado con toda la isla y que no tenías familia, así que bueno, pensé "Si este niño se pega con todos será por algo, vamos a hacer que sea buena persona"

—Sí, la capitana a veces tiene un pensamiento muy raro... -dijo un pirata de la banda- pero bueno, creo que a todos nos reclutó por algo así..

—¡¡POR SUPUESTO, ESE ES EL ESPIRITU DE NUESTRO GRUPO!! ¡¡PIRATAS DEL VACÍO: LOS PIRATAS REDENTORES! -exclamó la mujer- uy, eso no rima


—¡¡¡WHITE HAND!!! -una enorme explosión de viento surgió del cuerpo de Galski. La onda expansiva destruyó todas las montañas cercanas, y creó corrientes de viento extremadamente fuertes que movieron la taladradora de la forja, levantaron rocas y tumbó los edificios.

—¿¡Que es eso!? -preguntó Lumiere viendo la explosión de aire expandiéndose.

—¡¡AL SUELO!! -exclamó Fist. El barco dio varias vueltas de campana y cayó al mar.

—¡¡¡GALSKII!!! -gritó desesperado Athan mientras era alcanzado por las corrientes de aire, las cuales le arrojaron al mar.

La mascara de Kil·lal estalló por la presión, sus ojos salieron volando, su piel se destruyó tanto que reveló su caja torácica, cada una de sus extremidades fue cortada por el aire.

Galski en cambio no sufrió de esos efectos, su piel fue desapareciendo junto con sus huesos, como si de un papel ardiendo se tratase su cuerpo fue convirtiendose en ceniza, desapareciendo poco a poco

—Realmente... me alegro de mi vida. -pensó Galski recordando su nacimiento, su tortuosa infancia, su acogida en los Piratas del Vacío, las múltiples aventuras que vivió con ellos, el como conoció a Athan, Lumiere y Fist, las disputas, las alegrías, Athan comenzando ser buena persona... -aunque me habría gustado ver las suyas. -dijo sonriendo, su rostro lleno de satisfacción fue lo último en extinguirse.

Galaksi Telski había fallecido.

—¡¡GAAALSKIII!! -gritó Athan ahogándose en el océano.

Una pequeña sombra con cola agarró a Athan por un pie.

—No voy a dejar que tu sacrificio sea en vano, Galaksi. -pensó Nisse socorriendo a Athan.

Capítulo 76: Operación Galaxia

—¡¡GALSKI!! -se despertó con un grito Athan. -¿Eh? -el pirata pudo ver que estaba en una cama, se encontraba en una habitación excepcionalmente limpia, parecía la sala de un hospital. Pero Athan se veía alterado por esta... -Mierda... Esta es una base de la Marine, tch, y para acabar de empeorar las cosas, es en la que mandaba yo... ¿Nos han capturado? Da igual, es hora de encontrar a Fist y Lumiere y pirarse de aquí.

La puerta se abrió de repente y entró un soldado de infanteria.

—Supongo que tocará matarlo... -pensó Athan preparando la mano

Tras el soldado entraron Fist y Lumiere —¡¡HOLA JOVEN ATHAN!! -le saludó Fist

—Hey compa-dijo Lumiere entrando a la sala

—¡Le dejo en paz, capitán, me retiro! -anunció el marine abandonando la zona

—...Que.... ¿Que está pasando? -preguntó Athan

—Depende. Según fuentes oficiales yo soy un criminal que trabaja contigo para compensar mi deuda por mis terribles actos, pero fuimos golpeados por un huracán y el teniente Zelpa nos rescató. -le contó Lumiere

—¿Zelpa? ¿El que es controlado por el enano azul? ¿Nos ha salvado ese? -le siguió preguntando Athan

—¡Así es! ¡Al parecer hiciste bien en dejarle libre! ¡¡Tu bondad nos salvó la vida!! -le halagó Fist

—Con que mi bondad, eh... -Athan bajó su cabeza durante unos segundos y sin decir palabra alguna- Galski está muerto, ¿verdad?

Sus dos amigos se le quedaron mirando claramente tan destrozados como él —Sí... -dijo Fist tomando la palabra- pero se llevó a Kil·lal con él. Ganó.

—Athan... Lo siento tanto -Lumiere saltó y abrazó al Rinkusu, el cual correspondió. Ambos chicos se pusieron a llorar, uno por el fracaso de no haber podido salvar a su amigo y otro arrepentido de no haber hecho nada. Fist se dio la vuelta y se mordió el labio para no caer también en llanto, debía de mantenerse fuerte por el bien de sus pupilos.

Fuera de la sala se encontraba el androide Zelpa, manejado desde el interior por Nisse.

—Hasta que el Zorro no me de una explicación, juzgaré por mis propios ojos. Y según lo que he visto, Athan no merece morir -pensó Nisse. El enano luego se puso en guardia- Ahi viene de nuevo... Tch, desde que Galski llegó al mar, no paran de aparecer monstruos del Nuevo Mundo -Zelpa comenzó a irse del lugar- no quiero cruzarme con alguien con un Haki de observación tan alto, se daría cuenta de que soy un enano.

—Claro, Eritia no pudo decirle nada a los altos mandos debido a que saboteamos los Den Den Mushi y Hakusho... bueno, para hablar hay que tener boca. -reflexionó Athan

—¡¡Así es!! ¡¡Según los marines sigues siendo capitán!! -confirmó Fist

—Vas a tener que traicionar a los marines dos veces -le dijo Lumiere sentado en la cama- pero quizá es mejor fingir durante un tiempo.

—¿Por? Los mindudis de infanteria no son rivales para nosotros tres -contestó Athan

—Eres el que más tiempo ha estado inconsciente de nosotros. -le informó Lumiere- te has perdido muchas cosas.

—¿Cuanto tiempo? -preguntó Athan

—¡Dos dias! -informó Fist

—¿Dos dias? Pero si para mí, Galski acaba de... -dijo Athan para luego callarse, el simple hecho de terminar la frase ya le dolía.

La puerta se abrió de repente

—¡My, my, my! ¿La cenicienta ya se despertó? -preguntó un hombre pelirrojo entrando a la sala, iba acompañado de una mujer con gafas.

—¡Buenos dias! -le saludó Fist

—Es un placer tenerle aquí -dijo Lumiere inclinando la cabeza- incluso aunque sepa que no me puede hacer nada, su presencia me pone los pelos de punta... Cosas de piratas supongo -pensó Lumiere

Athan se lo quedó mirando un rato sin reaccionar, luego cogió un vaso de agua y tomó un sorbo

—¿Todo bien, compañero? -le preguntó el hombre

—No le pongas prisa, se acaba de despertar -le recordó la mujer

—Oh, sí, sí, lo siento -se disculpó el hombre

—Fist, esto no es un sueño, ¿verdad? -le preguntó Athan inexpresivo

—¡No! -confirmó Fist

Athan se pellizcó varias veces, al ver que no era un sueño tomó otro trago de agua...

Y lo escupió todo de la sorpresa, empapando a Lumiere

—Apuntaste a mi dirección, asqueroso -se le quejó Lumiere con el pelo goteando

—¿¡QUE HACE UN ALMIRANTE DE LA MARINE AQUÍ!? -chilló Athan

—Hey -saludó el hombre

[Almirante de la Marina, Akahatto nombre real: Yayakoshi.]

—No sé porque todo el mundo le tiene tanto miedo, no es para tanto -dijo la mujer que iba con él- es perezoso, glotón, se escaquea del papeleo, se acobarda cuando su esposa le regaña y...

—¡¡Oye, oye, ya vale!! -se molestó el almirante ante la mujer- disculpadla, es mi secretaria...

—Sin mi seguramente el cuartel estaría en llamas -añadió la mujer, de nombre O' Malley

—Su visita me... sorprende, señor almirante -dijo Athan claramente asustado- ¿que... que desea?

El amirante trajo una silla y se sentó ahi mismo —Seré directo: Sé que estuviste con Galski -dijo el marine. Todos los presentes se sobresaltaron al oir eso- A ver, ese pañuelo es muy distintivo, y teniendo en cuenta que le di caza durante medio año... Cosas así uno se acuerda.

—¿Que quieres? -preguntó más desafiante Athan, su temor había desaparecido al oir que ese hombre trató de matar a Galski.

—No me pongas esa mirada, él mismo lo quería -contestó Akahatto

—Explica eso -dijo Lumiere- nos has tenido varios dias en espera diciendo que querías contarlo cuando Athan despertase, no te guardes más secretillos.

—Vereis, cuando los Piratas del Vacío- - El almirante de repente tosió una enorme cantidad de sangre

—¡¿ESTÁ BIEN!? -le preguntó Fist

—Relaja las cuerdas vocales, Yaka -le dijo la secretaria

—Agh... que asco, ah sí, el hecho de que me esté a punto de morir constantemente también os concierne -dijo Akahatto- Por donde iba, después de la aniquilación de los Piratas del Vacío, Galski viajó hacía el South Blue, pero por algún motivo que no entendí hasta ahora se dedicó a romperle la cara a todos los Nobles Mundiales que se encontraba. Por lo que me mandaron a matarlo, el pillín era super rápido, escapó de todas, por eso su recompensa es tan alta. Nos estresó tanto que enviaron a otro almirante más a por él.

—Aunque Galski odiase al Gobierno, eso de pegar a gente no es propio de él -pensó Lumiere

—Al principio pensabamos que se había vuelto loco, su historial nunca destacó por ser violento, solo por ser demencialmente fuerte -siguió contando el almirante Yayakoshi- hasta que hace dos dias encontramos sus restos, bueno... Su ropa, mejor dicho.

Athan apretó los dientes al oir eso.

—Pero no fue lo único que hallamos -dijo Yayakoshi- Malley, muestrales el receptáculo

—Se llama maleta -le corrigió O' Malley sacando una maleta y abriendola, de su interior extrajo una bolsa la cual se la ofreció a Yayakoshi

—Decidme... -El almirante sacó la carbonizada y destruida máscara de Kil·lal- ¿Que sabéis de Kil·lal?

Todos tragaron saliva. —Fist, tu siempre has hablado muy bien, cuéntale todo -dijo Lumiere dándole toda la responsabilidad

—¿Quieres la versión corta o la larga? -le preguntó Fist

—Evidentemente la larga -contestó Yayakoshi

Y así Fist comenzó a explicar todo, la llegada del Hecatónquiro a Isla Jotun, el ataque de Alacran, el naufragio en la Ciudad del Crimen, la mansión escarlata, aunque esta última parte la modficó y omitió mucho para que no supieran que pelearon con Marines, agentes del Gobierno y que Athan se declaró pirata, y finalmente contó lo ocurrido en la Refineria de Piedra Marina, de nuevo cambiando algunos detalles para que no les matasen ahi mismo.

—¡¿GALSKI LE MATÓ!? -exclamó sorprendido el almirante

—Sí, pero tuvo que sacrificarse para conseguirlo -remarcó Lumiere con voz apagada.

—Esto... esto es increible -dijo Akahatto con una sonrisa de lado a lado

—¿Que es increible? -preguntó enfadado Athan

—Oh, no, no. La muerte de Galaksi fue una pena -aclaró ante la agresividad de Athan- yo me refiero a la muerte de ese Kil·lal, ooooh, por fiiin, que alegria saber que ese bastardo murió.

—¿Cual es tu relación con él? -le preguntó Fist

—El motivo por el cual escupo sangre es porque también me atravesó el estomago años atrás, me destrozó los organos internos y la herida cada vez va a peor -explicó Akahatto- también fue el que me provocó estas cicatrices -dijo señalando su rostro, el cual poseía varias heridas.

—Le hizo todo eso a un almirante... Si que era fuerte -comentó asustado Lumiere

—Bueno, en esa epoca yo no era almirante, pero eso es otro tema... -dijo Akahatto- Pero sí, era un monstruo, al nivel de uno de los comandantes de los Emperadores del Mar, o puede que incluso más. Lo que hizo Galaksi era la única manera de abatirlo, hasta yo habría tenido serios problemas peleando.

—Así que Galski al final de cuentas ganó -dijo Athan esbozando una media sonrisa.

—Ya entiendo varias cosas, Galaksi no pegó a los Nobles Mundiales sin motivo, sabía que estaba siendo perseguido e hizo que la Marine le siguiera también en un intento de que acabasemos cruzándonos con ese Kil·lal y le ganasemos por él. -concluyó el almirante- Lo cual también me inquieta.

—Yo ya lo pensé -dijo O'Malley- ninguno de nuestros tripulantes ha desaparecido, me falta por revisar el otro barco.

—Vereis, como ya dije, ibamos dos almirantes a por Galaksi. No nos cruzamos con ningún Kil·lal, ¿como estuvo acechando a Galaksi tan de cerca?

—Un marine infiltrado... -respondió Lumiere

—Así es, el Kil·lal con el que luchasteis puede que fuera un infiltrado que viajase con nosotros, pero aún tenemos que confirmarlo. -contestó Akahatto

—Oye, ¿porque hablas así de él? -le preguntó Athan- Cada vez que te refieres a Kil·lal, dices "ese Kil·lal".

—Oh, porque hay más de uno -respondió con calma el almirante

—¡¿QUE!? -exclamaron todos impactados

—Kil·lal no es una persona, es una identidad -contó Akahatto- son los tripulantes y aliados de los disueltos Piratas de Antenora. Están infiltrados en todos lados, alguien quemó los documentos sobre ellos y no podemos saber sus identidades reales, solo los que pelearon contra ellos recuerdan sus rostros...

—Y evidentemente los Kil·lal fueron cazándolos. Han borrado sus identidades del oceano, tienen carta libre para hacer lo que quieran -acabó de explicar Malley

—¿¡Y QUIEN ERA AL QUE GALSKI MATO!? -gritó Athan furioso

—Por suerte ese Kil·lal era uno de los peces gordos, el más fuerte de ellos, le llamaban La Araña. -dijo el almirante

—¡¡Pero Galski nunca nos contó de eso, dijo que Kil·lal murió y volvió a la vida!! -intervino Lumiere

—La Araña no fue el primer Kil·lal, no era el capitán de los Piratas de Antenora, pero si era un fanático de él, copió su personalidad, apariencia, imitó su tono de voz y evidentemente consumió su Fruta y replicó sus estilos de combate. -contó Yayakoshi- A lo mejor Galaksi no se dio cuenta de eso, pero el odio que se tenían si era real, la Araña fue quien destruyó a los Piratas del Vacío al fin y al cabo.

—¿Aparte de la Araña quien más hay? -preguntó Fist

—Aún no hemos identificado a todos, algunos de los nombres que tenemos son La Salamandra, El León, Uróboro y ya. Pero estamos convencidos que hay más, y mínimo uno de ellos está infiltrado en el Gobierno Mundial, así lograron destruir sus documentos. -explicó Malley.

—Entonces... ¿Esto no ha acabado? -murmuró Athan

—¡Por supuesto que no! ¡Este es el principio! -exclamó Akahatto- ¡Pero la muerte de la Araña ha sido un paso gigantesco hacía su caida! ¡Han perdido a su peso pesado! Y ahora es cuando vosotros entrais en juego

—Cuéntanos -dijeron los tres piratas

—Posiblemente haya un KIl·lal infiltrado en la Marine, por eso todo lo relacionado con ellos suelo hacerlo en total secretismo. Por lo tanto quiero que vosotros seais quienes les den caza. -les ofreció Akahatto- ¡¡Sed piratas encubiertos!!

—¿¡Quieres que seamos piratas!? -dijo Athan perplejo

—Es la única manera de que esteis a salvo del espionaje, tened en cuenta que toda la Marine os tratará de matar, pero yo y Malley estaremos de vuestro lado -Akahatto les ofreció un Den Den Mushi- ¿Aceptais?

—¡¡DALO POR HECHO!! -gritaron los tres piratas.

—Muy bien, pues en cuanto llegueis a la Red Line haced algún crimen o algo, así os empezarán a buscar, ¡¡PERO TAMPOCO OS PASEIS, EH!! -les advirtió Akahatto

—nonononono -se negó el trio aterrado

—Muy bien, pues piratillas. ¡¡DOY POR COMENZADA LA OPERACIÓN GALAXIA!! -anunció Akahatto

Capítulo 77: Mi Capitán

—BUAAAAAAAAAAAAAAAA -lloró O'Malley

—Se fueron hace cuatro horas, ¿puedes dejar de llorar ya? -le preguntó Akahatto hastiado de los chillidos de su secretaria.

—SNIF, SNIF, NO PUDE CONSEGUIR UN AUTOGRAFO DE MAOLOLLI -se lamentó O'Malley- mi faceta de chica seria y responsable no sirvió... ni siquiera me habló de vuelta...

—¿Moloque? -preguntó confuso el almirante

—Bueno... sniff, sniff... ahora se llama Don Fist... Pero yo ya era fan en su epoca pirata... -explicó O' Malley

—Oh vale... -aceptó Akahatto bebiendo un té- ¡¡ESPERA, ESPERA!! ¿¡CÓMO QUE PIRATA!?

—Eso fue hace muuuucho, por eso no te preocupes, además... -O'Malley sacó un grueso libro en el que ponía en la tapa "TEORIAS MAOLOLLI" - posiblementeelexagentedelCP0Veterixconelcualteníaunagranrivalidadperobasadaenelhonorylafraternidadaccedióaborrarsuhistorialcriminalparaquepudieravivirenpazdespuesdesuaven-

—¡¡HABLA BIEN MALDITA FANGIRL!! -le exclamó harto Akahatto

—En resumen: Nadie sabe que es un pirata, a pesar de que deberían saberlo porque fue el salvador del mundo en su época de juventud -explicó enfadada echando fuego por los dientes.

—Ja, admirar tanto a alguién es patético, deberías ser como yo, una persona fuerte e independiente que no teme a nada. -se halagó Akahatto

—Gatos -dijo de repente O'Malley

—¿¡DONDE!? ¿¡DONDE!? ¡¡¡AAAAAHHHHH!!! -Akahatto se lanzó por la ventana.

—¡Señor almirante, deje de saltar por las ventanas! -le llamó la atención un soldado- ¡¡Aun estamos recogiendo los restos de las nueve anteriores!!

—¿Maololli aún será fertil? -pensó O'Malley- KYAAAAAAAAAAA~~

—Y pensar que esos dos son la élite de la Marine... Menos mal que no les tengo que aguantar -murmuró Nisse viendo la escena.

—¡¡YO NO LE VOY A AGUANTAR!! -exclamó Athan en su nuevo barco: Un buque de la Marine- ¡¿QUIEN NOS MANDÓ A PONERNOS BAJO SU SERVICIO!?

—Era eso o no ser piratas -le respondió Lumiere mirando un papel- pero madre mía... el almirante es.... intenso.

—¡¿INTENSO!? ¡¡ES UN PUTO PESADO!! ¡¡NOS HA LLAMADO DOCE VECES PARA CONTARNOS CHISTES DE PUERTAS!! -gritó Athan

—¡Bueeeeeeno, en teoría estaba probando que el Den Den Mushi funcionaba! -le intentó de calmar Fist

—¡¡DOCE, DOCE CHISTES!! -remarcó Athan enfurecido- ¡¡Y ATRÉVETE A COLGARLE LA LLAMADA!!

Los tres piratas habían recibido un Den Den Mushi especializado, diseñado para que las llamadas no pudieran ser interceptadas por otros caracoles para evitar fugas de información. El Den Den Mushi, apodado "Sir John Jonny Jonathan".

—Se va a llamar Jon -abrevió Athan, indignando al caracol.

—Quizá esto os interesa, bueno, quizá no. OS interesa -remarcó Lumiere a punto de leer una hoja que tenía entre las manos

Queridos piratillas, os escribe vuestro marine favorito, favorito porque soy el único que no os quiere cortar el cuello y pinchar vuestras cabezas en estacas, en fin, a lo que iba. Consideré oportuno advertiros de ciertas cosillas que os podría venir bien en vuestro viaje a la Grand Line, por un lado ya le di al viejecito rojo un Log Pose para que evite que os trague un huracán ¡Una causa de muerte menos :DDDD! Por otro lado, han habido ciertos incidentes en la salida de la Red Line, normalmente ahi se encuentra una base de la Marine pero calculamos que vuestro amiguito Alacran pasaría por ahi y la evacuamos para que no se echase un festín, es una fortaleza entera por lo que os muy probable que os encontreis a otros piratas que hayan acampado en la zona. También me gustaría advertiros de algo, pero ya os digo de antemano que no lo vais a poder esquivar y además puede que sea lo más peligroso de esta primera parte del viaje: a un cuarto de navegar os encontrareis una hilera de minas marinas, hay dos forma de pasar entre ellas: o mediante una barca o alguna embarcacion pequeña (Cosa que, jaja, no teneis), o cruzando el Despicable Carousel, que es lo que hacen los marines. ¿Os preguntareis que es el Carousel? ¡La respuesta no os gustará ;P! Es la base de uno de los Guerreros del Mar, Grignoter el Pierrot. Cuando llegueis a la zona llamadme y os daré nuevas instrucciones, como ya os comenté, sospecho que Grignoter pueda ser El León. No quiero dar demasiados detalles de los Kil·lal por papel, recordad quemar la hoja cuando acabeis de leer. Y yo diría que ya no tengo nada más que decir... ¡Suerte!

—Grignoter... -gruñó Lumiere apretando los puños

—¿Ese fue el que te jodió la vida, no? -le preguntó Athan

—Sí... Me gustaría ser como Galski y perdonarle pero... no sé si podre -contestó Lumiere

—Joven Lumiere, hay gente que no puede ser redimida. Cuando llegue el momento actuaremos, no te preocupes por eso -le calmó Fist colocándole una mano en el hombro

—Pues a quemar la postal -Athan sacó un mechero y la incineró

—A lo mejor deberiamos de haber apuntado las ideas principales por si acaso -indicó Lumiere con cara de circumstancias observando el papel arder.

—Resumen: Sobrevivid y cuidado con no explotar -sintetizó MUCHO el contenido de la carta

Un temblor sacudió el barco

—¿Ya nos abordan? ¡¡Que rápido!! -exclamó Fist sonriendo

Al salir a cubierta vieron a cuatros Seigimans, que les observaban sin realizar acción alguna.

—¡Joven Athan, creo que estos son los Seigimans a los que ordenaste tener fidelidad absoluta hacía nosotros! -le comentó Fist

—Eso parece -afirmó Athan

—¿Han venido nadando desde la refineria hasta aquí? -preguntó Lumiere al verles empapados.

—Bueno, pues ya tenemos esclavos, perfecto -dijo Athan con tono inexpresivo

—La verdad es que me dan pena... -comentó Lumiere mirando a los Seigimans

—¡¡Aunque no tengan consciencia ni sentimientos deberíamos de tratarles como seres humanos!! ¡¡Propongo ponerles nombres!! -Sugirió Fist

—Vale, Esclavo uno, dos y tres. Listo -les bautizó Athan desplegando una silla y estirándose en ella- voy a echarme una siesta, avisadme cuando lleguemos

—Que por cierto... ¿A donde vamos? No hace falta ser un experto para saber que por aquí no se va a la Red Line -dedujo Lumiere

—Tengo unas cosas que zanjar -contestó Athan.

El barco pasó al lado de una isla en la que se encontraba un gran nucleo urbano, las calles estaban sucias, sus habitantes vestían sucias ropas y el olor a polvora y sangre impregnaba las narices de los piratas.

—La Ciudad del Crimen -reconoció el lugar Lumiere- Fist, ¿tu sabes porqué vamos aquí?

—¡¡Claro!! ¡¡El timonel debe de saber el destino y el motivo!! -respondió Fist

—¡¿Y porque nadie me cuenta nada!? -se indignó Lumiere

—Que palo gastar saliva extra -le explicó Athan aún echando en la camilla.

La embarcación sin embargo no aterrizó en la Ciudad del Crimen, sino que pasó de largo hasta llegar a una isla cercana, de tamaño mucho más reducido, poseía una enorme fortaleza con varias barricadas y cañones.

—¡¡QUIETOS!! -se escuchó desde la isla- ¡¡NO QUEREMOS CAUSAR NINGÚN DAÑO A LOS AGENTES DE LA LEY, TAN SOLO QUEREMOS SABER SUS MOTIVOS!! -dijo, confundiendo a los tripulantes por marines debido al barco que llevaban.

—¡¡Mi nombre es Athan Rinkusu, espero que no lo hayais olvidado, panda de mazorcas humanas!! -se presentó el Rinkusu

—¡¡Cada vez usa insultos más raros!! -comentó Fist

—¿¡Señor Athan!? ¡¡Perdóneme, pase pase!! -contestó con temor la voz

El grupo bajo del navio y se adentró en el poblado amurallado.

—¡¡Señor Athan, ya regresó!! ¡¡Tome estas manzanas!! -le ofreció una mujer mayor

—Dáselas a mis subordinados, son las mulas de carga. -dijo Athan

—¿¡Perdona!? -se ofendió Lumiere

—Corrijo: Dáselas solo al rubio, el otro no es un mulo de carga.

—¡¡Joven Athan, esta es la gente a la que ayudaste a construir una base!! ¿¡verdad!? -le preguntó Fist- ¡¡Los que vivían en el territorio de Imbroglione!! -mientras hablaban, los pobladores le iban entregando todos sus regalos a Lumiere, el cual estaba rojo del esfuerzo de sostener tanto peso.

—Al parecer viven mejor que los de la propia ciudad, que irónico -comentó Athan viendo a los habitantes, en unas condiciones de salud mucho mejores que las vistas en los urbanitas.

—¡¡Me dijiste de venir pero no me dijiste el motivo!! ¿¡Que haremos aquí!? -le preguntó Fist

—Ya te lo dije: Zanjar unos asuntos -contestó Athan sin dar detalle alguno

Los tres piratas llegaron a un cementerio, había una enorme cantidad de lápidas, todas con flores. Athan se acercó a una en concreto y se la quedó mirando, en la piedra se encontraba inscrito el nombre de "Alexander Volkov".

—Imbroglione... -comentó por lo bajo Lumiere al leer el nombre de la lápida.

—Quiero enterrar a Galski, aunque no haya cuerpo creo que si le hago una tumba aquí bastará. -explicó Athan- El lugar donde empezamos a... ser amigos.

—Yo también pienso que es un buen lugar, te ayudaremos. -dijo Fist

Y así los tres piratas cavaron un hoyo, el resto de pobladores se dio cuenta de la actividad de los piratas y rapidamente ofrecieron su colaboración, proporcionando la lápida e inscribiendo el epitafio correspondiente.

Galaksi Telski: Capitán de los Piratas del Vacío y fundador de los Piratas White Hand

—¿Piratas White Hand? -preguntó Lumiere al leer la inscripción

—Ya que somos piratas necesitaremos un nombre para la tripulación, antes de caer al mar pude escuchar las últimas palabras dichas por Galski... "White Hand". -comentó Athan

—¡¡Por mi suena bien!! -dio su visto bueno Fist

—Uy, que coincidencia, tu creas también manos blancas -apuntó Lumiere

—Son translucidas -respondió secamente Athan

—Bueeno, ¿pillas la idea, no? A lo mejor Galski quería decirnos algo con ese nombre -dejó entrever Lumiere

—No te sigo. -siguió contestando seco

—Sé nuestro capitán -dijo Lumiere sin tapujos

—¿¡Yo!? ¿¡Capitán!? -se sobresaltó Athan- No, no, no, no, ese debería ser Fist, es el que más experiencia tiene.

—¡Lo siento joven Athan, pero yo ya estoy muy viejo para dirigir una banda, voy a tener que pasar! -evadió Fist la responsabilidad

—¡¡Pues tú, Lumiere, tú serás el capitán!! -le exclamó nervioso Athan

—¿Todo el dia dando ordenes y cuando puedes hacerlo de manera legítima te tiras para atrás? Eres muy rarillo eh -le dijo Lumiere

—¿¡Pero porqué yo!? ¡¡Si pierdo los estribos cada dos segundos, elegirme a mí sería mandar a la mierda el legado de Galski!! -se excusó Athan

—¡¡Tu mismo lo dijiste joven Athan, nosotros te hemos elegido, así que todos tendremos la misma cantidad de culpa!! -dijo Fist- ¡¡ASÍ QUE TRES HURRAS POR NUESTRO CAPITÁN!!

—¡¡HURRA, HURRA, HURAAA!! -gritaron los pueblerinos que veían la escena

—Que verguenza por dios -pensó Athan totalmente colorado subiéndose el pañuelo de Galski para que le tapase la parte inferior de la cara.

—¿Y cual es tu siguiente objetivo, capi? -le preguntó Lumiere

—¡¡NO ME LLAMES ASÍ, BAZOFIA!! -le gritó Athan rojo como un tomate- pues... quiero dar un mensaje...

Athan se subió a una de las partes elevadas de la ciudad, donde la gente se congregó a su alrededor —Ciudadanos de la Unión Isleña 2.0 -comenzó a hablar el Rinkusu- seré directo y conciso, quiero que os mantengais fuera de conflictos, que por mucho que os parezca injusto el mundo no hagais absolutamente nada -los ciudadanos confusos empezaron a murmurar entre ellos- porque vosotros, los débiles no podeis conseguir nada en este mundo -los murmuros y las malas caras se intensificaron- pero supongo que como yo soy fuerte tendré que cuidar vuestros culos... ¡¡A PARTIR DE HOY HAGO A LA UNIÓN ISLEÑA PARTE DEL TERRITORIO DE LOS PIRATAS WHITE HAND!! -los cuchicheos de los ciudadanos se transformaron en una ovación masiva, de por sí ya idolatraban a Athan y esto fue la gota que colmó el vaso- ¡¡QUIZÁ AHORA MISMO NO SOMOS FAMOSOS, PERO YA LO HABEIS VISTO, HEMOS DEJADO EN JAQUE A RIEMPIMIENTO Y A FLIGIDELLA, LUEGO AL ZARPAR DERROTAMOS A UNA AGENTE DEL CP0 Y DESPUÉS A UN MALDITO CONTRAALMIRANTE!! -el público se volvió loco con tanta euforia, algunos sacaron botellitas de champagne para celebrarlo- ¡¡ASÍ QUE ESPERAD, PORQUE ES SOLO CUESTIÓN DE TIEMPO QUE NUESTRO NOMBRE SEA PRONUNCIADO CON RESPETO POR TODO EL OCEANO!!

Una vez finalizado el discurso, los Piratas White Hand bajaron a las calles, cuando Athan fue interceptado por un intento de placaje...

—¡¡¡HABÉIS VUELTO!!! -gritó el chico, Athan le cogió en el aire y lo arrojó lejos-¡AAAAAAAAAAaaaaaaaa... -hasta que chocó con una pared

—Tu eres... -dijo Lumiere observándole

—No me toques con tus manos de cobarde -le insultó Athan

—Snif... Lo siento... -se disculpó el chico ante la respuesta violenta de Athan

—¡¡NANAKAII!! -le reconocieron Fist y Lumiere


Capítulo 78: El Inicio de la Aventura

—AAUAAAAUAUAUAAU -balbuceó Nanakai entre lágrimas al reencontrarse con sus amigos.

—¡VO-CA-LI-ZA! -le gritó Athan

—P-pensaba que no os volvería a ver... -dijo Nanakai sollozando

—¡¡Nos alegra mucho ver que estás bien!! -respondió Lumiere

—¡¿Que tal van tus heridas!? ¿¡Ya te recuperaste!? -le preguntó Fist

—Bueno... puedo levantar cajas sin morirme de dolor pero atacar con una espada es imposible... -comentó Nanakai agarrándose de un brazo.

—Un espadachín lisiado, en fin -añadió Athan

—¡Me gusta tu nuevo look! -le elogió Lumiere, ahora Nanakai ya no tenía la cara repleta de maquillaje.

—Bueno... después de encontrarme con vosotros empecé a tener dudas sobre si realmente quería ser samurai... -Nanakai miró de un lado a otro- ¿Donde está el héroe Galski? -preguntó al darse cuenta de su ausencia

Las caras alegres de los tres piratas palidecieron al escuchar la cuestión.

—Muerto -respondió Athan sin titubear.

—¿Qué...? -se horrorizó Nanakai

Fist le contó todo lo sucedido, desde el encontronazo con Kil·lal hasta la Operación Galaxia comenzada por el almirante Akahatto

—¡¡DEJAD QUE ME UNA A VUESTRA BANDA!! -les imploró Nanakai con la cabeza postrada al suelo

—No -contestó Athan al momento

—¿¡Y los demás que opinais!? -les preguntó Nanakai

Lumiere iba a hablar pero Athan se le adelantó—Soy el capitán, lo que opinen me da igual. No vas a entrar en la tripulación.

—¿¡Pero porqué!? -le cuestionó el Samurai

—Porque te morirás a la primera de cambio, no estamos yendo contra un piratilla que pasaba por ahí, estamos yendo a declararle la guerra a una organización criminal que ni siquiera la Marine puede pillar. -le explicó Athan- No vamos a jugar a ser piratas.

—¡¡Ya sé que es peligroso, pero quiero ayudar a Galski a acabar lo que empezó!! -contestó Nanakai

—¿Y como lo harás, lisiado de mierda? ¿¡Que puede hacer un espadachín sin brazos!? -le preguntó Athan agarrándole del cuello.

Lumiere tenía la katana lista para ser desenvainada en caso de que Athan fuera a más.

—Agh... -gruñó Nanakai intentando zafarse del agarre de Athan, pero sus débiles brazos no tenían la suficiente fuerza para lograrlo.

—¿Que harás ahora? Podría romperte el cuello aquí y ahora. ¿Crees que los Kil·lal serán tan benevolentes? -le preguntó el Rinkusu.

Nanakai le asestó un fuerte puñetazo en la cara que hizo que Athan le soltase.

—¿¡Pero no se le habían rotos los brazos!? -exclamó Lumiere sorprendido

—Lo que tengo rota es la caja torácica -dijo Nanakai llorando- que hace que cada vez que haga fuerza en los brazos me muera de dolor... ¡¡PERO PUEDO USARLOS!! ¡¡AUNQUE YO SEA EL DRAGÓN QUE NO LLORA, LLORARÉ PARA PELEAR POR MIS COMPAÑEROS!!

—Thahahaha -se rio Athan

—¡¡Es la primera vez que oigo a Athan reirse!! -gritó emocionado Fist

—¡¡ME VA A MATAR, ME VA A MATAR!! -pensó aterrado Nanakai

—Eres un maldito llorón estúpido, pero por lo que veo no eres un cobarde mierda -dijo Athan- y a Galski le caías bien, así que... -dio un largo suspiro- a lo mejor me lo pienso.

—¡¿EN SERIO!? ¡¡GRACIAAAAAS!! -le agradeció Nanakai llorando lleno de mocos y agarrándole una pierna.

Athan le comenzó a dar patadas para soltarse —¡¡DIJE QUE ME LO PENSARÍA, NO TENGO MOTIVO PARA METERTE EN LA TRIPULACION!! ¿¡QUE CARGO OCUPARÍAS!?

—¿Cargo?... -repitió Nanakai confuso- ¿¡TENGO QUE TENER UN CARGO!? ¡¿NO PUEDO SER LUCHADOR Y YA!?

—Para sacos de carne que solo se dedican a partir cabezas ya tenemos al rubiales -le indicó Athan

—Le dijo la sartén al cazo -contestó Lumiere

—Y tenemos a Fist que es multi-tarea: Navegante, timonel, carpintero, médico, cocinero... -comenzó a enumerar Athan

—¡¡Bueno, yo diría que mi especialidad es la carpintería pero sé un poco de todo!! -aclaró Fist

—Yo... lo único que sé es cocinar... -dijo Nanakai entristecido

—Pues el puesto ya está ocupado. Así que o aprendes a hacer otra cosa o fuera de mi vista -contestó Athan

Lumiere se le acercó deslizándose por el suelo y le susurró al oido —tch, tch, no es por cuestionar tus decisiones Athan, pero Fist solo sabe cocinar lentejas y croquetas, como sea él el cocinero vamos a acabar yendo a los combates rodando.

—Tch, supongo que tienes razón -murmuró Athan molesto- ¡¡VAALE, TU GANAS, ENTRAS A LA BANDA!! ¡¡PERO COMO TE VEA SIENDO UN COBARDE DE MIERDA TE VOY A PARTIR LA CABEZA YO MISMO!!

—¡¡Graciaasasasasaasas.... BUAAAAAAAAAAAAAA!! -rompió en llanto Nanakai

Las ganas de matar de Athan se intensificaron.

—Y... ¿cuando zarpamos? -preguntó Nanakai

—Vamos a quedarnos unos dias para pillar suministros, además Fist tiene que hacer una cosa -le explicó Athan

—¿Una cosa? Bueno, bueno, que sorpresa, a mi nadie me cuenta lo que pasa -comentó irritado Lumiere

—No me gusta gastar saliva -contestó Athan

—¡¡Me pongo en marcha, caballeros!! -dijo Fist- ¡¡En tres días nos vemos!!

—¡¡ADIOS HÉROE FIST!! -le despidió Nanakai con una reverencia

—Tres dias aguantando a este... -dijo con asco Athan

—Bueno, si se apunta a la banda le vas a tener que aguantar más de tres días -le recordó Lumiere

—No si se muere -comentó Athan dando media vuelta.

Nanakai puso cara de impacto al oir eso —Pe-pero -se giró mirando a Lumiere, esperando una respuesta confortante por parte de este.

—Nah, tu no te preocupes, te acostumbrarás -le contestó Lumiere para luego proceder a seguir a Athan

—Sniff... eso espero...

Don Fist en cambio navegó con el barco de la tripulación de vuelta a la Ciudad del Crimen, el anciano no tuvo que adentrarse demasiado en la ciudad para llegar a donde deseaba.

—¡¡Nos volvemos a ver, muchacho!! -exclamó Fist alzando la cabeza.

Ante él se encontraba el descomunal Hecatónquiro, que seguía estrellado en medio de la ciudad.

—¡Tu fuiste el principio de todo y serás el fin! ¡¡El barco donde lo perdí todo será el que llevará a la nueva generación a la cima!! -comentó Fist depositando en el suelo una caja de herramientas- ¡¡A trabajar!!

Dias después, los Piratas White Hand volvieron a la Ciudad del Crimen mediante una barca proporcionada por la Unión Isleña.

—¡No llevamos ni una isla viajada y ya tenemos territorio propio donde somos tratados como lo mejor de lo mejor! ¡¡Yo creo que es un buen inicio!! -comentó Lumiere

—Esperemos que la cosa se mantenga así de buena...-respondió el samurai negativo, su capitán le echó una mirada asesina que le mató por dentro.

Los piratas desembarcaron en el puerto.

Lumiere silbó —¡¡Ole ole los caracoles!! -exclamó

—Es incluso mejor de lo que pensaba -añadió Athan

—¿¡Os gusta!? -les preguntó Fist

Ante ellos se encontraba el buque de la Marine que Akahatto les había entregado, sin embarog ya no era como antes... El exterior estaba totalmente cubierto por láminas metálicas, y las velas blancas con el tan característico signo de la Marine habían sido sustituidas por unas negras decoradas con un craneo que portaba un pañuelo que le cubría la mitad del rostro: El Jolly Roger de los Piratas White Hand.

—¡¡Es el barco pirata más grande que he visto!! -clamó Nanakai impresionado

—¡¡Lo hice con partes del Hecatónquiro, además tiene alguna que otra sorpresita más, no solo ha sido la fachada la que ha sufrido cambios!! -informó Fist sacando una botella- ¡¡Y SIN MÁS DILACIÓN, YO TE BAUTIZO COMO EL ÚNICO Y AUTÉNTICO HECATÓNQUIRO!! -el anciano arrojó la botella al barco, la cual se rompió de inmediato.

—¡¡Bieeen!! ¡¡Eso significa que tendrá buena suerte!! -comentó Lumiere dando saltitos de alegria

—¡¡Bieeen, no moriremos!! -se animó también Nanakai

—Una botella no significa nada, no confieis nuestras vidas a tradiciones sin veracidad alguna. -dijo molesto Athan al ver la euforia de sus compañeros.

—¡¡Vamos a ver como es por dentro!! -gritó Lumiere estirando los brazos para luego correr a la embarcación

—¡¡Héroe Lumiere, espérame!! -dijo Nanakai siguiendo al rubio

—Supongo que tendremos que ir -murmuró Athan- vamos Fist, hay que planear el como vamos a cruzar la Reverse Mountain -Fist se sentó en el suelo- ¿Fist?

—Joven Athan... Nasajajaja... -se rio sin demasiadas ganas el carpintero- me temo que mi participación en esta aventura ya se ha acabado.

—¿Qué? -preguntó perplejo Athan- ¿¡Que estás diciendo!?

—Athan, yo lo perdí todo hace un mes. Mis hijos, por lo que dejé atras mi vida criminal para centrarme en su crianza y educación fallecieron de un dia para otro, eran jovenes aún, tenían toda la vida por delante... Realmente no tengo motivo para seguir en este mundo -contó Fist- Os ayudé porque quería irme satisfecho, realizando una última buena acción.

—¡Deja de decir gilipolleces! ¡¿Una última buena acción!? ¡¡Esos bastardos siguen vivos, solo hemos matado a uno!! ¡¡NO PUEDES RENDIRTE AÚN!! -le vociferó Athan furioso

—Nasajajaja... Tumbamos al más fuerte de ellos, su organización se comenzará a derrumbar -Fist le mostró una sonrisa- Athan, esta es tu generación, no la mía, mi aventura acabó hace mucho, es hora de que comience la vuestra.

—Y... ¿y que harás a partir de ahora...? -le preguntó Athan con una expresión decaida

—Ayudar a la Unión Isleña hasta mi último momento... ¿¡Un buen final, no crees!? ¡¡Derrotando a un monstruo y ayudando a los desfavorecidos!! -se rio Fist

Athan le miró apenado —No sé ni como es una familia ni como te debes de sentir, pero si alguien como tú realmente no se ve capaz de continuar... Entonces no puedo forzarte, que tengas una buena vida, amigo -dijo dándose la vuelta

—¡¡Mu-mucha suerte joven Athan!! -la voz de Fist se quebró un poco al ver a su capitán irse.

Athan se volteó un momento para mirarle una última vez —Sobre lo que dije antes... Nunca supe como era una familia hasta ahora, así que gracias por... darme una figura paterna... -y dicho esto siguió su camino, con los ojos lagrimeando.

Fist se mordió el labio para evitar romper en llanto, hincando el diente con tanta intensidad que empezó a surgir sangre.

Y así el Hecatónquiro zarpó.

—¿¡Y Fist!? -le preguntó Lumiere a Athan, el cual estaba manejando el timón

—No va a venir. -respondió Athan sin mirarle.

—¿¡Qué que!? ¡¡Da la vuelta ahora mismo!! -le ordenó Lumiere

—No. Fue su decisión y no pienso obligarle. -le respondió Athan impasible.

Mientras tanto en el puerto Fist se encontraba moqueando y llorando a mares.

—¡¡Da la vuelta!! -le dijo Lumiere subido en la cabeza de Athan y trarando de quitarle el timón de las manos

—¡¿Esto es un motín!? -le preguntó Athan tratando de quitárselo de encima

—¡¡DAD LA VUELTA!! -les gritó Nanakai

—¡¡Eso, Nanakai, ayudame!! -le dijo Lumiere al verle acercarse

—¡¡NASAJAJAJA!! -se escuchó

Ambos piratas dejaron de pelear y miraron al agua.

Fist estaba nadando hacía ellos —¡¡Nasajajaja, lo siento, pero ya estoy viejo y tengo algunos cambios de humor!!

El Hecatónquiro se detuvo y Fist pudo subir.

—Me alegra ver que cambiaste de opinión... ¿Pero estás seguro? -le preguntó Athan

—¡¡Segurísimo!! -le respondió Fist

Claro que me duele seguir en este mundo, cada día recuerdo las caras de mis hijos cuando eran tan solo unos mocosos y me pedían que les contase mis aventuras. Pero el abandonar ahora a estos chicos sería insultar todos los valores que inculqué a Kick y Elbow. Ellos me necesitan, son crios rotos, traumatizados por sus pasados, deben de tener a un padre que les guie en este camino tan duro. Y además mientras los Kil·lal sigan con vida, es cuestión de tiempo que la tragedia que me ocurrió se repita de nuevo. ¿Me escuchas, Galski? ¡Los protegeré, tal y como me pediste!

Galski y la capitana de los Piratas del Vacío les estaban mirando desde las nubes.

—Me gustaría poder acompañarles, pero no pasa nada, sé que lo conseguirán -afirmó Galski sonriendo- Los Piratas del Vacío siguen en pie.

—Claro que siguen en pie... -comenzó a hablar la capitana...

Ending Saga del Despertar.png


Go to new adventure.PNG
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.