FANDOM


Arco de la Tritón
Tritón
Información
Número de capítulos 28 (505-532)
Fecha de creación 16/10/18
Fecha de finalización 16/11/18
Anterior Arco de las Tormentas
Posterior Arco de los Oficiales
Creador Darkarchangel

El Arco de la Tritón es el vigésimo tercer arco de la historia de los Piratas del Ave Azul y el segundo y último arco de la Saga del Mar Enfurecido.

Antecedentes

Los del Ave Azul llegan a Isla Raijin en donde se amigan con un carismático tritón que en última instancia resulta ser un cazarrecompensas tras sus cabezas. Logran derrotarle, pero desconocen lo que se cierne sobre ellos con esa victoria.

Capitulo 505: ¿Deberíamos hacer algo?

Los del Ave Azul ya están todos en la cubierta de la Ocean Spirit, listos para la fase final de su misión de Todos somos Esclavos. Solo hace falta la orden de Jean para salir de Raijin. No obstante, este está manteniendo una pequeña y un tanto preocupante conversación con Samir.

Jean: ¿Por qué no me lo dijiste antes?

Samir: Con el golpe en la cabeza no podía pensar con claridad, lo siento.

Jean: ¿ ¿Reaper tenía un jefe entonces?

Samir: Y creo que también compañeros.

Jean: Seh, creo que hable con uno de ellos...

Samir:  Cuando lo oí hablar por Den Den Mushi estaba diciendo algo como que “dile al jefe que si quiere a Black, que se espere”.

Esta frase sorprende a Jean, pero  no se deja alterar demasiado por ello.

Jean: ¿Me  quiere a mi?  ¿Quien me querrá a mi?

Samir: Ni idea. Tal vez alguno de los esclavistas al que hayamos hecho enojar antes. El caso es que alguien quiere atraparnos y creo que es desde lo de Taze ¿Deberíamos hacer algo? 

El peliazul se pone la mano sobre la barbilla para pensar un momento.

Jean: Hmph… Si nos preocupamos no resolveremos nada. Lo arreglaremos en su debido momento, si es que alguna vez el asunto se vuelve a presentar.

Samir: Bueno.

Jean: Además, los Cazarrecompensas son mierda. Nada que no podamos superar.

La conversación es dejada ahí, y Jean y Samir regresan a su asunto previo. Ir a Eiyuu 

Jean: ¿Todo listo entonces?

Angélique: Si. Estamos listos.

James: Desde hace un rato de hecho.

Mía: ¡Ya me aburrí!

Jean: Muy bien, muy bien. Si están tan ansiosos, entonces ¡Hacia Eiyuu!

Todos: ¡Hacia Eiyuu!

Big Bird: ¡Eiyuu! ¡Eiyuu!

Habiendo sido dada la orden, el barco zarpa y Angélique toma el mando del timón, mientras que todos toman sus posiciones para prepararse para el traicionero mar al que vuelven a embarcarse. Sin embargo, una persona en el muelle estaba espiando su partida, un hombre, con la insignia de la guadaña de dos hojas en su espalda.

Cazarrecompensas: “Red Eyes”. Aquí Epsilon dos tres siete. Cambio.

En el otro lado de la transmisión, Kilian es quien le contesta.

Kilian: Aquí, Red Eyes. ¿Qué sucede cambio?

Cazarrecompensas:  Encontré a los Piratas del Ave Azul. Repito. Encontré a los Piratas del Ave Azul. Cambio.

Kilian: ¿Cuál es su ubicación, Epsilon dos tres siete? Cambio.

Cazarrecompensas: Muelle Meridional de Raijin. Se encuentran zarpando justo ahora.

Kilian: ¿Puede infiltrarse? Cambio.

Cazarrecompensas: Negativo, Red Eyes. El objetivo ya está muy adentro en el agua.

Kilian: Tsk…maldición… Enterado, dos tres siete. Espere nuevas órdenes, cambio y fuera.

Con esta información, a bordo del Santa Morte,  un montón de hombres corren de un lado a otro preparando el navío que ya está zarpando también, con la esperanza de interceptar a los Piratas del Ave Azul. 

Kilian: ¡Hacia el muelle meridional, ahora!

Hombres del Santa Morte: ¡Si, señor!

Acto seguido, Kilian va al camarote de su jefe para informarle que ya han zarpado.

Azrael: Ya vamos sobre ellos, ¿no?

Kilian: Si, jefe.

Azrael: Excelente. Avísenme apenas sean vagamente visibles. 

Kilian: Entendido, jefe.

El muchacho se va y el líder de los Parca se queda observando fascinado el cabello azul que encontró antes en Raijin.

Azrael: ya casi eres mio, huhuhuhu.

Capitulo 506: Dar la vuelta

Sorprendentemente, el clima  está mucho más tranquilo que cuando arribaron a Nuevo Mundo,  por lo que los del Ave Azul no se ven en la necesidad de estar todo el tiempo en sus puestos.

Katrina: Es… un poco aburrido, ¿no?

Big Bird: Aburrido, aburrido, ahhh.

Bert: Si, pero es preferible al caos de antes 

Aprovechando la calma,  tanto Samir como Isabel se ponen a limpiar sus respectivas armas. El ritual se ha vuelto conocido para sus compañeros. Pero esta vez, detectan un cierto nivel de intranquilidad en el herrero y la espadachín, así que indagan sobre ello.

Taylor: ¿Estás bien, Samir?

Samir: Si. ¿Por qué preguntas?

Taylor: No sé. Por tu cara pensé que  tal vez aún te duele la cabeza o algo.

Samir: No, no es eso. Solo me siento raro.

Mía: Supongo que Isabel también porque tiene la misma cara.

Isabel: Es solo que…se siente como si algo fuera a pasar.

Mía: ¿Algo malo? 

Isabel: No sé. Pero no me sentía así desde que volvimos a encontrarnos con Brunnhilde.

Mía: Ah, Brujahilde. Bueno, si es algo como ella, no tendremos problemas.

Mientras tanto...

En la cubierta del Santa Morte, se pueden oír los pasos apresurados de las plataformas de Michelle, que va corriendo al camarote de su jefe con semblante grave. Al entrar, este la recibe con lascivia en su mirada.

Azrael:  Ah, ahí estás. Empezaba a sentirme un poco…sólo.

El hombre está por quitarse la ropa pero Michelle lo detiene antes de que pase otra cosa.

Michelle: Lo siento, papito, pero eso tendrá que esperar. Tenemos una situación.

El líder de los Cazarrecompensas, confundido, vuelve a ponerse su gabardina.

Azrael: ¿Qué clase de situación?

Michelle guía a su jefe y amante hacia la cubierta, el cual no se ve nada feliz por lo que encuentra ahí.

Azrael: Puaj… *escupe* Marines.

En efecto, el Santa Morte se encuentra actualmente rodeado por dos buques de la marine, uno a babor y uno a estribor. Un Cazarrecompensas corre ante la presencia de Azrael y luego de hacer reverencia, le informa.

Cazarrecompensas: Señor. Los oficiales al mando de ambos navíos solicitan permiso para subir al Santa Morte. Desean una audiencia con usted.

Azrael: (Tch… no es como que podamos negarnos) Concedido.

Usando tablas, lo oficiales de cada nave y un pequeño séquito de sus soldados suben a la cubierta, mientras se yerguen altivamente. 

Oficial 1: Vaya, vaya ,vaya.  Así que usted es el capitán de este navío, ¿no? 

Azrael: Prefiero el término jefe o líder, pero podría decirse que si. Azrael Mors…

El hombre piensa un segundo lo que va a decir y luego termina su oración.

Azrael: …A su servicio. 

Oficial 2: : Sabemos quien es. Cazarrecompensas desde hace más de 20 años, famoso por haber cobrado por las cabezas de más de dos mil piratas y por haber sobrevivido al incidente de Gloomnight Tree.

La manera en como habla el oficial molesta mucho a Azrael y todos los subordinados que hay alrededor se preocupan, pero se limita solo a reducir su altura al agacharse y mirar ojo a ojo al capitán que es mucho más bajo que el.

Azrael: Ya que “vuestra merced” ya hizo el favor de presentarme ¿ A que se debe el honor de su visita…Comodoro Maverick y Capitán Mayhem, héroes de la Masacre de Korum Kara?

En efecto, los que están presentes en el lugar son los dos aprendices varones de Mez Scal. Maverick se sorprende un poco, pero Mayhem solo se limita a responder la pregunta.

Mayhem: Necesitamos toda la información que tenga sobre los Piratas del Ave Azul.

Azrael: ¿Piratas del Ave Azul? Lo lamento, nunca he escuchado ese …

Maverick: No se haga el tonto con nosotros.

El Comodoro revela bajo su manga un Kuro Den Den Mushi, por lo que Azrael intuye que han estado interviniendo su comunicaciones.

Maverick: Ahora nos dirá todo lo que sepa y más le vale que la información sea fidedigna y veraz.

El líder de la Sociedad de los Parca está furioso y sus hombres miran esperando que en cualquier momento ocurra una tragedia, pero el líder del Santa Morte solamente se limita a hacer lo que le dicen los marines con una sonrisa en la cara que encubre sus ganas de matar, para gran sorpresa de su gente 

Azrael: Creemos que se dirigen a alguna de las islas de Eiyuu, y eso es todo lo que sabemos de ellos. Espero les sea útil.

Mayhem: Seguro que así será. Gracias por su cooperación.

Los dos oficiales se disponen a retirarse, pero antes de hacerlo, Maverick lanza una advertencia, por no decir amenaza, hacia el Cazarrecompensas.

Maverick: Creo que ya se tardó en decirle a sus hombres que de la vuelta,  Mors.

Azrael: ¿Disculpe?

Maverick: Este es ahora un asunto de la marine. Y aunque se crea la gran cosa con sus dos mil criminales capturados, usted sigue siendo un simple civil. Así que si lo veo cerca de Eiyuu o del Ave Azul, lo arrestare por obstrucción de la Justicia. Que tenga buen día.

Maverick esta vez sí se retira, mientras que su compañero parece poco feliz por su comportamiento. Azrael por su parte, se queda en silencio un momento. A los ojos de sus subordinados y allegados, debe estar fúrico. Pero entonces, grita algo que ninguno espera.

Azrael: ¡Den media vuelta, señores! ¡Nuestros negocios aquí acabaron!

Los hombres cumplen la orden un tanto incrédulos mientras que el peliverde se vuelve a su camarote tranquilamente, con Michelle siguiéndole.

Michelle: ¿¡En serio vas a hacer lo que ellos digan!?

Azrael: Seh. No nos conviene meternos con ellos, especialmente sabiendo quien es su superior directo.

Michelle: ¿Entonces eso es todo? ¿Te vas a rendir con los del Ave Azul?

Azrael: Yo nunca dije eso.

Michelle: ¿eh?

Azrael: Solo pasare al plan B.

El hombre saca un den den Mushi de su bolsillo y con celeridad marca a alguien, tardando unos segundos en tener respuesta, lo que le hace sonreír.

¿???: Aquí, “Bruja de los Vientos”.

Azrael: Tengo una misión para ti.

Capitulo 507: Otra vez ellos

De vuelta a la Ocean Spirit...

Han pasado escasas tres horas desde su partida de Raijin y el clima hasta ahora ha seguido bendiciéndoles. Han tenido que enfrentar a una  que otra tormenta eléctrica pero nada más fuerte que cualquiera que se hubieran topado antes en Paradise e incluso se han dado el lujo de jugar un rato, por lo que ahora están secándose las cabezas con toallas que les ha hecho Taylor.

Jean: Ahh, qué divertido.

Big Bird: ¡Divertido, divertido!

Mia: Fue como ser niña de nuevo. Tenía años que no jugaba con la lluvia.

Taylor: A mí no me dejaban. Los doctores decían que podía enfermarme más.

Evangeline: Y yo nunca había visto llover hasta que llegue al mar azul. Es extraño. Arriba solo oías los truenos.

Samir: Ja, que curioso.

El herrero ha recuperado su actitud jovial y la horrible sensación que tenía se ha ido. Pero Isabel sigue con la preocupación en el estómago. La pelimorada seca su larga melena lentamente, mientras mira por encima de la baranda de estribor hacia el horizonte.

Isabel: (¿Por qué me siento así?)

Súbitamente, Mía le aparece por la espalda con una botella en la mano, asustándola.

Mia: ¿Qué piensas?

Isabel: ¡Kyah! No me hagas eso, casi me da un ataque.

Mia: Ja. Pues debes tener la conciencia re-negrida. Toma, tal vez esto calme tus nervios.

Mía le ofrece la botella a su amiga. Normalmente, Isabel presentaría más autocontrol pero esta vez no. Esta vez se la empina y de un solo trago se la bebe casi toda, causando genuina preocupación en la Bebedora.

Mía: Ok. Ya me estás asustando. ¿Qué te sucede?

Isabel: *limpiándose la boca* Es como… se siente como si…

Pero la pelimorada no alcanza a terminar la frase porque súbitamente, se escucha a Big Bird gritar desde el nido de cuervo.

Big Bird: ¡A las seis! ¡A las seis!

Todos los piratas voltean de inmediato hacia la popa, logrando distinguir dos figuras acercándose a gran velocidad.

Jean: ¿Qué son? ¿Navíos?

James: Parecen.

El hombre, como pájaro, se sube a lo más alto de la vela de mesana aunque sigue sin distinguir exactamente de que se trata.

Jean: Un catalejo, rápido.

Angélique: ¡Voy!

Angélique le arroja a su capitán lo que le pide y este lo atrapa sin apenas mirar, solo extendiendo buen brazo. Luego usa la herramienta y ve a través de ella, no gustando me mucho lo que ve.

Jean: (en voz baja) Joder…

Bert: ¿¡Qué es Jean!?

Jean: ¡La Marine! 

Todos: ¿¡Qué!?

Jean: ¡Dos buques! ¡Y vienen rápido!

Evangeline: ¿¡Que ordena, capitán!?

Angélique: Tal vez podamos perderlos, pero necesito que todos ayuden.

Jean: ¡Lo que ella dijo! ¡Todos a sus puestos!

Todos se movilizan rápidamente tomando cuerdas y velas, tratando de ganar terreno pero por desgracia, los buques de la Marine tienen el viento a su favor por lo que poco a poco les van dando alcance.

Angélique: ¡Maldición! ¡A este paso los tendremos encima en minutos!

Una bala de cañón pasa pitando a un lado de ellos pero no les da.

James: Tch...un tiro de advertencia.

Jean: Definitivamente no vienen en son de paz. Típico. ¡Todos! ¡Posiciones de combate!

Todos los piratas se preparan para la lucha inminente, Jean  y Bert se tornan a su forma híbrida, Taylor empieza a crear cintas, Angélique y Mía se ponen en guardia, Katrina hace clones, James y Evangeline cargan sus armas y Samir e Isabel desenvainan las suyas. En ese momento, otra bala de cañón se oye venir hacia ellos, y por su trayectoria actual, no es de advertencia.

Todos: ¡Cuidado! 

Unos cuantos maderos de la baranda de popa salen destrozados por la bala, y se puede ver que en el otro buque están a punto de dispararles otra.

Isabel: ¡Taylor! ¡Sosténme!

Taylor: ¡Eh!

Isabel: ¡Buttterfly Orchid Whirlwind!

La mujer se lanza  del barco y generando presión de aire, manda la bala de regreso al barco enemigo mientras que Taylor la ata de una pierna con sus cintas para que no caiga al mar. 

Taylor: ¡Estás loca, mujer!

No obstante, los piratas se dan cuenta de que en el buque al cual le han regresado la bala no hay sonido de impacto, ni daño, ni algo que se le parezca. Al mirar con atención, distinguen a Mayhem, el cual ha convertido la bala en un charco de metal con sus poderes.

Isabel: (emitiendo un leve jadeo al hablar) Mayhem.

Mayhem: No funcionará.

James: ¡¿Otra vez él!?

Maverick: ¡No solo él, basura!

Desde el otro barco, los piratas alcanzan a distinguir a Maverick, tan pretencioso como siempre.

Taylor: ¿¡otra vez ellos!?

Capitulo 508: Abordaje

Una batalla sin cuartel comienza.  Las balas de cañón sobrevuelan el aire haciendo sus sonidos característicos. Silbido y estruendo, silbido y estruendo, todos ellos dirigidos hacia la Ocean Spirit. No obstante, los tripulantes de la nave azul hacen lo posible por desviarse, bloquear las o destruirlas.

Evangeline: ¡Devil Spit!

Bert: ¡Hog Smash!

Samir: ¡Mangetsu Kogeki!

Por desgracia, las balas siguen siendo muchísimas al provenir de dos barcos diferentes y Spirit empieza a sufrir daños, por lo que tienen que pensar en algo rápido, aunque una idea no.tarda en presentarse.

Evangeline: ¡Katrina! ¡Haz un clon del barco! 

Katrina: ¡Voy! ¡Klabautermann!

Una copia exacta de la Spirit  y sus tripulantes, aparece justo a un lado de la original y confundiendo a los artilleros que disparan desde los buques marines. Parecería que eso pone la balanza un poco más equilibrada… pero no.

Maverick: ¡Como si fuéramos a caer otra vez en ese sucio truco!  ¡Bomb Time!

De una de sus queridas armas de fuego, Maverick dispara una bomba que no tarda en explotar en la superficie del falso Spirit y desvaneciendo de igual manera su existencia.

Maverick: ¡Lo ven!

Katrina: ¡Se le llama distracción, genio!

Es solo entonces que Maverick se da cuenta que ya van dos tiros hacia las torretas frontales de su navío, provenientes de la mano de James y Evangeline respectivamente.

James: ¡Yellow Star- Brutus Strike!

Evangeline: ¡Bursting Arrow!

Debido a esto, el barco de Maverick se queda sin poder disparar, por lo que empieza a disparar el con sus armas.

Maverick: ¡Burn Time!

Una llamarada potentísima sale disparada hacia la nave pirata y los ojos de sus tripulantes se iluminan con el horror de flamas que van hacia ellos. No hay manera de esquivar o bloquear, o eso parece, porque en el último segundo…

Jean: ¡Ara Facher!

En su forma Harpyie,  Jean vuelve justo enfrente de la llamarada y la desvía con el potente batir de sus alas. Maverick solo ve con rabia como su fuego es disipado e intenta luego disparar a Jean, pero este es muy rápido para darle.

Maverick: Tch ... maldición.

Mayhem: No te confíes, Maverick. Ya deberías saberlo a estas instancias. ¡Sigan abriendo fuego!

Marines: ¡Si, Capitán!

Las torretas del buque del pelinegro son las que disparan esta vez, pero esta vez, una maniobra apurada y audaz de la Navegante es la que evita las balas.

Angélique: ¡Sosténganse fuerte!

Luego,  Big Bird se encarga de incapacitar a los artilleros llamando a centenares de gaviotas y pelícanos, los cuales picotean, arañan y cagan sin piedad sobre los marines.

Big Bird: ¡Tomen eso! ¡Tomen eso!

Mayhem: ¡No! ¡Vuelvan a sus puestos!

James: ¿Cuáles puestos?

Repitiendo su maniobra anterior, los tiradores rubios terminan de desmantelar las torretas. El hecho deja a los barcos incapaces de disparar en sus posiciones actuales, por lo que los Marines deciden tomar otro acercamiento.

Maverick: ¡Timonel! ¡Acérquese lo más que pueda!

Mayhem: ¡Marines! ¡Prepárense para un abordaje!

Usando la velocidad superior que tienen , los buques marines pronto se ponen a suficiente poca distancia como para empezar a saltar a la Ocean Spirit usando cuerdas.

Marine: ¡Ataquen!

Los del Ave azul hacen lo que pueden para pararlos. Samir Katrina y Evangeline cortan las cuerdas que pueden con sus cuchillos y espada mientras que Jean y Big Bird hacen lo mismo con zarpazos y Evangeline y James les disparan.

Jean: ¡Ara Schlitz!

Big Bird: ¡Tua Claw!

James: ¡Alpha Shot!

Evangeline: ¡Sky Arrow!

Isabel: ¡Tigridia Gash!

Samir: ¡Kuroga!

Katrina: ¡Copy Knife!

Pero los enemigos resultan ser demasiados, y pronto, están nadando en Marines en la Spirit.

Maverick: ¡Acaben con ellos!

Capitulo 509: ¿Escucharon que salpicara?

En algún lugar un poco lejos de ahí…

Una extraña silueta anda a gran velocidad por el cielo. Se trata de una silueta femenina y seductora sentada en lo que parece ser… ¿una escoba?. La escoba emite brillo y un sonido de rápido aleteo mientras avanzan, pero dado cierto punto, se detiene en seco, mientras que la mujer que la monta parece confundida.

Mujer: Hmm… Creo que ya debería ser por aquí. Pero no veo nada.  

La silueta pone una mano sobre su frente, intentando aguzar la vista, cuando súbitamente, alrededor suyo se empiezan a formar enormes nubarrones de tormenta. El clima cambia rápido, como es de esperarse en el Nuevo Mundo, y la mujer parece molesta por ello.

Mujer: Tch…puto clima de mierda… 

La mujer saca algo de un caldero que cuelga de la escoba y lo lanza al cielo, acto seguido, un vendaval sale de la nada y disipa las nubes.

Mujer: Mejor. Ahora, sigue adelante, Helway.

Mientras tanto…

Jean: ¡Doppel Ara Schlag!

Dos marines están a punto de atacar a Jean pero este los descuenta desplegando sus alas de improviso. El número de marines sigue creciendo y, los del Ave Azul, los enfrentan como pueden.

Bert: ¡Marinade Hog Trotters!

Angélique: ¡Turning Heel!

Mia: ¡Estilo de Pierna múltiple!

Las dos mujeres de cabello encendido y el jabalí del mar se deshacen de los enemigos con decenas y decenas de patadas. No obstante, debido a la cantidad de enemigos que hay, uno se les escapa, y logra llegar al timón de la Spirit.

Marine: ¡Hasta aquí llegaron!

El hombre gira por completo la rueda, desestabilizando al barco, y tratando de hacer que se estrelle con un callo rocoso cercano. Angélique, afortunadamente, se da cuenta a tiempo y logra noquear al marine y corregir el curso antes de que pase.

Angélique: ¡Nadie toca el timón de Spirit sin mi permiso!

Katrina y Big Bird comandan clones y aves para luchar, igualando los números de los marines al menos temporalmente.

Katrina: ¡Replicant One Hundred! ¡One Girl Army!

Big Bird : ¡Ataquen! ¡Ataquen!

Sin embargo, su plan no sale como esperan pues entre el peso de los enemigos, los clones y las aves, Spirit comienza a sumergirse un poco.

Bert: ¡Paren, chicos! ¡Nos hundirán!

Katrina: Tchh… ok.

Katrina decide desaparecer la mitad de sus clones y pasa a un combate más ágil con sus cuchillos y los clones que le restan. Mientras, Evangeline y James tratan de llegar a la cubierta de armas, pero en su intento por entrar se cuelan también varios marines.

Marines: ¡Ja, se atraparon solos!

James: ¡Maldición! ¡Aquí adentro no puedo usar nada potente!

Evangeline: Pues usa lo suave pero dales en la cara. ¡Sky Arrow!

James: Tch … ¡Red Star- Coyote Waltz!

Afuera, Un marine logra subirse al mástil principal y raja la cuerda que la sostiene, para satisfacción suya y de sus compañeros, pero poco le dura el gusto cuando ve que una cinta le agarra de los pies y luego le lanza disparado del barco.

Taylor: ¡Rattle Propeler!

Luego, el pelirrojo usa una cinta para remplazar la cuerda pérdida. Todos estos eventos son vistos desde su cómodo lugar en la distancia por Mayhem y Maverick. No obstante, aunque aún llevan ventaja, muchos de sus soldados caen y los enemigos siguen siendo tan fuertes que cuando les atacaron por primera vez, así que uno de los uno de los oficiales decide hacer algo al respecto.

Mayhem: Voy a entrar.

Maverick: Aha, lo que digas.

El pelinegro capitán toma una cuerda y se dispone a lanzarse al barco de los piratas para acabar con ellos de una vez por todas. De ellos, le ven venir Isabel, Jean y Samir, que son los que están más cerca.

Jean: Tchh ..el otra vez…

Isabel: *susurrando* No, no vengas tú. 

Samir: ¡Pez gordo! 

El castaño se dispone a lanzar una puñalada aérea para romper su cuerda, lo que alarma a Isabel, pues esto lo haría caer directo al agua.

Samir: ¡Kuroga!

Isabel: ¡Samir, no! ¡Es un usuario!

Pero es tarde y la cuerda se rompe, por lo que Mayhem se cae sin remedio. Viendo el horror de Isabel en su cara, Samir se siente mal y a Jean incluso se le pasa por la cabeza salir volando y salvarlo antes de que caiga, pero es entonces que los tres se dan cuenta de algo.

Samir: Oigan, ¿Oyeron que salpicara o algo?

Mayhem: (Liquid Stair)

Al mirar hacia abajo, grande es la sorpresa de los piratas al ver que Mayhem se ha agarrado de la cubierta del Spirit y sube al barco a base de derretir lo que tocan sus pies,  literalmente corriendo por la pared hasta la cubierta de la nave.

Jean: ¡Tiene que ser chiste!

Mayhem: Será mejor que se rindan ahora. 

El hombre toma de su cinturón un vial de mercurio y lo torna inmediatamente es su temible Liquid Sword, ante lo cual, los tres se ponen en guardia. 

Capitulo 510: Hubiera acabado contigo

Uno, dos…cinco segundos enteros pasan sin que ninguno de los Piratas o el Marine se muevan, expectantes a lo que su enemigo haga. Finalmente, el primero en moverse es Samir, el cual se abalanza hacia el capitán con sus kukris de frente.

Samir: ¡Shirotora Gari!

El castaño lanza un tajo cruzado, pero Mayhem bloquea sus cuchillos con su espada de mercurio, y acto seguido lo manda muy lejos de una patada en la tripa, haciéndolo incluso quebrar la baranda y caer al agua.

Mayhem: Eso es por tratar de tirarme antes.

Samir: ¡Ughh!

Isabel y Jean: ¡Samir!

Pero no les da tiempo a su capitán y camarada espadachín de hacer mucho más, pues Mayhem se lanza a por Jean. 

Mayhem: ¡Hydrargirum Thrust!

Jean alcanza a bloquear con una mano convertida en garra y cubierta de Haki. Pero el empuje de Mayhem es tan extremo, que también lo lanza lejos, aunque el solo se alcanza a evitar chocar con la pared de la cabina transformando solo sus pies y usando las garras para clavarse al suelo.

Mayhem: Tchh…desgraciado. ¡Hydrargirum Slash! 

Isabel: ¡Handflower Barricade!

El pelinegro se vuelve a lanzar contra el joven capitán pirata, pero antes de que pueda acercársele, Isabel le intercpta. Los dos se quedan enfrascados en el bloqueo. Ella en defenderlo y el en romperlo. La mirada de ella se ve turbada, mientras que la de él está apagada, llena de resentimiento.

Mayhem: Si mal no recuerdo, tú fuiste la que me ayudó a pulir mi técnica con La Liquid Sword, ¿no?

Isabel: ¿¡A qué viene eso ahora!?

Mayhem: Jamás creí que la usaría contra ti en serio. Qué desperdicio.

Isabel: ¡Mayhem…! ¡Tienes que entender!

Mayhem: ¿Qué hay que entender? Me traicionaste. Eso es todo.

Aunque su tono de voz no cambia ni tampoco lo hace su expresión, se alcanza a sentir toda su furia en su accionar. Pronto, la fuerza que ejerce sobre su antigua compañera es mucha, comenzando a someterla y obligándola casi a cortarse la cara con su propia espada.

Isabel: ¡Mayhem…! ¡Por favor, escúchame!

Pero antes de que algo muy malo pueda pasarle a Isabel, Jean rompe el bloqueo convertido en su forma Engel y lanzando una fuerte patada que hace que tanto la pelimorada como el pelinegro caigan de nalgas.

Jean: ¡Ara Fubtritt!

Mayhem: Tsk… Él.

Isabel: ¡Jean!

Jean: ¡Ve y ayuda a Samir! ¡Yo me encargo! 

Isabel: ¡Pero...! ¡Yo…!

Jean: ¡Por favor, haz lo que te digo! 

Isabel:… Está bien. 

La mujer se levanta y se va corriendo con la misma mirada turbada en sus ojos, mientras que Jean se enfrenta a Mayhem, el cual se acomoda el sombrero de forma que oscurece sus ojos, para luego tomar con firmeza su espada.

Mayhem: Criminal.

Jean: Marine 

Mayhem: Tu…tú tienes la culpa.

Jean: ¿Eh?

Mayhem: ¡Hydrargirum Slash!

Jean: ¡Ara Schwert!

Jean evita el corte de su enemigo, convirtiéndose a su forma de Silber- Schwartz Engel y usando las ahora afiladas plumas de sus alas como arma y escudo contra la espada mercurial de Mayhem.

Mayhem: Si tan solo hubiera acabado contigo aquella vez en Tropian, nada de esto habría sucedido.

Jean: ¡No entiendo de qué hablas!

Mayhem: ¡Quicksand!

Súbitamente, Jean siente que se le hunden las piernas en la madera, dándose cuenta al mirar al suelo que está siendo fundido por los pies de Mayhem . El hombre pájaro, no obstante, se libra de la trampa simplemente alzando el vuelo, lo que hace que el marine casi se caiga de nalgas por romper el choque de espadas tan repentinamente, muy para su enojo.

Mayhem: Tch.. .desgraciado...

Acto seguido, el marine toma otro de los viales de su cinturón, el cual tiene una sustancia sólida de color negro muy profundo. El pelinegro se echa un trozo a la boca y acto seguido, sopla con fuerza.

Mayhem: (Sublimate- Cold Smoke).

Un valor oscuro sale despedido de la boca de Mayhem hacia el pirata Peliazul, este se mete en sus ojos y garganta, dejándolo temporalmente ciego y sin aliento.

Jean*cof cof* Ughh, esto es carbón. *Cof* 

Habiendo funcionado su plan, Mayhem, vuelve usar su técnica de Liquid Stair para saltar hacia su rival, con la intención de atravesarle con su espada.

Mayhem: ¡Hydrargirum Thrust!

Jean: *Aghhhh* ¡Ara Turbine!

Pero muy para el infortunio del marine, el Haki del joven pirata le avisa del ataque yusa sus potentes alas para generar una potentísima ráfaga de aire, lo que manda a Mayhem directo contra el suelo y además disipa la nube negra que lo limitaba.

Mayhem: ¡Aghhhh!

El peliazul, con los ojos tiznados y hastiados y el marine, con los suyos enfurecidos, vuelven a chocar miradas. Ninguno esta dispuesto a ceder, ninguno esta dispuesto a perder. Pronto, Jean vuelve a preparar una pose de batalla, mientras que Mayhem retoma su espada.

Jean: Veo que no debo subestimarte, Marine.

Mayhem: Sería un error grave, criminal.

Jean: No me contendre entonces.

Mayhem: No esperaba que lo hicieras.

Jean: ¡Ara…!

Mayhem: ¡Hydra…!

Pero justo cuando van a lanzarse uno contra el otro, algo los hace detenerse en seco. Se oye una potentísima explosión del buque de Mayhem,  seguida por una llamarada y un montón de humo. Los marines que ahí se encuentran, así como los del buque de Maverick y los que invadían a la Spirit, observan con cierto pánico que las llamas crecen y crecen.

Maverick: ¡Apaguen ese fuego!

Entre el caos, pasa desapercibido para todos los presentes la silueta oculta entre el fuego y el humo.

¿???: Jajajaja. Si se creen que pueden meterse con “mi retoñito”, se las verán conmigo. 

Capitulo 511: Pleiades

Un rato antes… en la bodega de suministros del barco de Mayhem…

Unos marines de primera van corriendo con sus rifles en la mano. Se ha dado la alarma para atacar. Su objetivo, los piratas del Ave Azul.  

Marines: ¡Corran! ¡Corran! ¡Corran! ¡Corran!

Los soldados pasan de largo por unas cajas cubiertas con una manta, sin darse cuenta de que está sube y baja, como cuando alguien respira debajo.

¿???: Ughhh…cuanto maldito ruido.

Una mano sale de por debajo de la manta. Una mano pequeña, femenina y ataviada por un guante de motorista verde. Le sigue el cuerpo entero al que le pertenece. Se trata de una mujer menuda en complexión y estatura, aunque no se ve entera pues aún se cubre con la manta.

Mujer: Tch… Estos idiotas ya van a atacar. Me preguntó a quien estarán matando.

Demostrando un sigilo extremo para estar de polizón en un barco de la marine, la mujer lo usa para salir a cubierta sin siquiera ser notada y asoma la cabeza por una escotilla para saber qué pasa.

Mujer: Uhhhhh, se está arma do una buena aquí 

Pero entonces, la mujer alcanza a ver a Jean volar, y su rostro se queda pasmado por el asombro. Parece maravillada. Acto seguido, busca en su ropa  y saca cuatro carteles de recompensa. El primero, de un hombre pelirrojo.

Mujer: Ughh…este no es.

Otros dos resultan ser de Jonathan y Jill, y el último es el mismo Jean. Después de dar un vistazo al cartel y luego al muchacho alado, sus ojos se abren enormes y su voz se llena de emoción.

Mujer: No hay duda alguna ¡Es él!

La mujer se da cuenta de la delicada situación en la que está el peliazul, así que decide hacer algo al respecto, por lo que regresa al interior del barco a la bodega de suministros y prende fuego a un rastro de alcohol que lleva a unas barricas de vino.

Mujer: Esto servirá. Ahora, ¡A correr!

De regreso al presente...

Marine: ¡El Polvorín! ¡Explotara también si no hacemos algo!

La situación pronto se hace caótica para los marines, que se debaten entre apagar las llamas o seguir enfrentando a los piratas. Mayhem se ve envuelto en el mismo dilema un momento, pero se decide pronto.

Mayhem: Tch… ¡Hydrargirum…!

Jean: ¡Ara Turbine!

El marine se dispone a atacar  al pirata de cabellos azules, pero este se le adelanta en su momento de duda y lo saca disparado de regreso a su buque, cayendo muy cerca de las llamas.

Mayhem: Aghh.  

El marine se levanta con la nariz rota y furioso. Ya está pensando en volver a salir al ataque, cuando súbitamente, del barco sale un segundo estallido, más grande y cuyas llamas empiezan a alcanzar al otro barco.

Maverick: ¿¡Pero qué carajos!? 

Marine: ¿Estamos haciendo agua!

Viendo que la situación, definivamente ya no les favorece. Mayhem decide, por las malas, dejar de luchar y comandar a sus hombres para que se encarguen del fuego. 

Mayhem: ¡Maldición! ¡Apaguen el fuego y ayuden a los heridos! 

Los hombres hacen lo que su superior les dice, pero dejan completamente de lado a sus enemigos. Los cuales aprovechan la oportunidad para escaparse, mientras tiran a todos los marine que derrotan por la borda.

Jean: ¡¿Ya está Samir arriba otra vez?!

Samir: Empapado pero si. Gracias, Isa.

Isabel: Ni lo menciones.

Jean: ¡Entonces sacamos de aquí, Angélique!

Angélique: ¡Voy!

Los marines solo pueden ver de lejos como los piratas se van, muy para el enojo de los oficiales.

Maverick: ¡Pero no dejen escapar a los piratas! Maldición, yo tengo que encargarme de todo. 

El hombre de cabello zanahoria se sube tan al frente de la proa de su barco como puede y desenfunda sus dos armas, apuntando directamente hacia Jean, y dispuesto a lanzarle un torrente ígneo.

Maverick: ¡Burst Time!

Pero antes de poder disparar, es detenido por una bala, que le causa una herida de consideración, en la mano derecha.

Maverick: Aghh, ¿Qué carajo?

Mujer: Ni siquiera te atrevas a tocar a mi Jeany.

La bala es disparada por la misma mujer polizona, que, viendo cumplido su objetivo salta hacia el mar, justo sobre un madero roto y usa su energía cinética para deslizarse con este por el mar, para luego saltar al navío de los del Ave Azul, aunque solo al casco, por lo que ellos no se dan cuenta.

Jean: ¿Todos bien?

Los piratas están agotados pero no hubo tiene heridas de consideración o algo similar, y pronto todos confirman su estado.

James: Aquí bien.

Mia:Bien.

Isabel: Supongo que bien…

Big Bird: ¡Bien! ¡Bien!

Mujer: Yo estoy perfecta.

Los piratas voltean para atrás suyo, logrando está vez, ver claramente a la mujer polizona, que sigue cubriéndose con la manta. Creyéndola un enemigo, los piratas de inmediato se ponen en guardia.

Big Bird: ¡Enemigo! ¡Enemigo!

Bert: Otra marine, seguramente.

Jean: ¿Quién carajos eres y qué cojones haces en mi barco?

Ante las palabras del Peliazul, la mujer se enoja genuinamente, y pone sus manos  en su cintura, mientras hace el cuerpo hacia adelante, de manera altiva.

Mujer: ¿Qué formas de hablarme son esas, Jean Pleiades Black? 

Todos: ¿Pleiades?

Jean: ¿Huh? ¿Cómo sabes tú mi segundo nombre?

La mujer se quita la manta, revelándose de cuerpo entero. El resto de los piratas no parecen comprender qué ocurre, pero entonces, Jean deja su actitud hostil y se queda pasmado por un segundo, con los brazos colgando.

Mujer: Hola, Jeany.

Acto seguido, Jean corre hacia ella y la abraza con fuerza, mientras que está le corresponde el abrazo, para asombro de todos menos de Big Bird, que también parece conocerla.

Jean: ¡Mamá Eri!

Todos menos Big Bird: ¿¡Mamá!? 

Capitulo 512: Nunca pudo encontrarte

Minutos antes… no muy lejos...

La misma silueta de la mujer sobre la escoba sigue andando por el cielo, pero de manera más caótica. La mujer parece estar buscando algo, pero no tiene éxito 

Mujer: ¡Maldición! ¡No los encuentro!  El jefe se va a enojar si vuelvo con las manos vacías.

La mujer está por tomar una nueva ruta cuando súbitamente se oye un sonido potente, temible y lejano.

Mujer: Eso no fue un trueno. Fue una explosión ¡Debemos estar cerca! ¡Vamos, Helway!

De regreso a la Spirit y al presente..

La Ocean Spirit pronto logra  atrás a los marines que siguen enfrentando las llamas mientras su figura y columna de humo se empiezan a perder en el horizonte, pero ese asunto ha quedado completamente de lado para los piratas, pues están más interesados de lo que ocurre frente a ellos en la cubierta.

Jean: Que bueno verte, mamá Eri.

Eri: Y a ti, Jeany. Mírate, tan grande y fuerte, y guapo.

Jean: Y tu sigues igual de linda que la última vez que te vi.

Salvo por Big Bird, todos los del Ave Azul observan muy sorprendidos e incluso en shock, mientras Jean sigue abrazando a la mujer a la que ha llamado mamá, con mucha , muchísima fuerza. Su abrazo continua por un minuto entero, hasta que Mia estornuda, matando el momento.

Mía: ¡Ieeeshuu! *Sniff sniff* 

Eri:  Salud, chica.

Mía: Gracias.

La mujer por fin suelta al peliazul y ambos voltean hacia la tripulación, sonrientes.

Eri: Y bien, Jeany. ¿No vas a presentarme?

Jean: Oh, si lo siento. Chicos, ella es mi mamá, Erica. Mamá, ellos son mi tripulación.

Erica: Pueden llamarme Eri.

Todos: Es un placer.

Los piratas ofrecen cálidas sonrisas a la mujer de cabello azabache, aunque murmuran entre ellos.

Bert: ¿Tú sabías que Jean tenía madre?

Samir: Yo no sabía ni que tenía hermanos hasta hace poco, mucho menos voy a saber de su mamá.

Big Bird: Mamá Eri, mamá Eri. Ahhh.

Erica: Awww, todavía tienes a Big Bird. 

Jean: Por supuesto. 

Erica: Cosita adorable.

La mujer acaricia la cabecita del ave mientras está se frota contra su mano, ante la mirada atónita de los piratas que nunca le habían visto tan dócil.  Jean por su parte, se ve emocionado pero no sabe muy bien que decir, así que es la mujer la que habla.

Erica: Creo que tenemos muchas cosas de las que ponernos al día, Jeany.

Jean: Bastantes.

Mía:  ¿Por qué no platican un rato y yo les sirvo unas bebidas?

Erica: Je. Eso suena bien.

Todos menos Angélique que se queda al timón entran para platicar un rato, contándose mutuas aventuras. 

James: ¿Entonces usted iba de polizón en el barco de la marine?

Erica: Sip. Me gusta viajar así. Y no me hables de usted. Háblame de tú.

James: ¿Y usted…digo …tu fuiste quién lo hizo explotar?

Erica: Tenía que ayudarlos de algún modo, ¿no?

James: Ja. Tu mamá es cool, Jean.

Jean: Si, lo es 

Erica: Ay, cariño. Más cool son ustedes. Todo lo que han hecho. Ir al cielo, vencer a un ex-guerrero del mal, pelear contra “gente  del espacio”. Eso sí es cool. 

La mujer da un trago a un tarro de cerveza que le ha dado Mía y luego sigue hablando.

Erica: Aunque debo decir *trago* que estaba preocupada por esa noticia de hace un año. Me metiste un susto de muerte. 

La actitud de todos en el barco se apaga un poco, especialmente la de Jean que se toca con lentitud la cicatriz de su cara . Lo de hace un año es algo que no quisieran recordar, pero se les sigue manifestando a donde quiera que van, como un fantasma.

Jean: Ah. Eso…lamento si hice que te preocuparas. 

Erica: Y no solo yo estaba preocupada, tus hermanos también. Enloquecimos por un momento, pero lo importante es que estás bien.

Jean: ¿Jill y Jonathan? ¿Los has visto?

Erica: A Jonathan si. Un par de veces de hecho. A Jill no he podido ver, pero Jonathan me dice que ella también estaba preocupada por ti.

Jean: (Vaya, ¿ Jill seguirá molesta?) ¿Y papá? ¿No lo has visto?

La mujer se ve genuinamente sorprendida por esta pregunta, como si lo que le dice su hijo fuera una locura, un imposible o una estupidez. Ante esto, Jean frunce un poco el ceño.

Jean: Ya veo. Nunca pudo encontrarte, ¿verdad?

Erica: ¿Encontrarme?

El ambiente tenso de la conversación hace que los camaradas de Jean se sientan incomodos. Y más tenso se pone el asunto cuando se oye el pitazo de otra bala de cañón.

Big Bird: ¡Marine! ¡Marine!

Katrina: ¡¿Otra vez!? 

Capitulo 513: Bruja de los Vientos

Al mismo tiempo…

La mujer en la escoba sonríe al ver hacia abajo, que es donde resulta estar el navío de la marine que estaba en llamas.

Hela: Ya casi llegamos, Helway. Prepárate.

De regreso a la Ocean Spirit…

Los del Ave Azul y Erica salen de la cabina para poder observar que sucede, pudiendo ver qué efectivamente, los marines están de vuelta.

Erica: ¿Les queme el barco y siguen por aquí? Sí que son persistentes, carajo.

Jean: Esos nunca se rinden. Lo sabemos de primera mano. ¡Angélique! ¡Qué no nos alcancen! ¡Chico! ¡Prepárense! ¡Podría volver a ponerse feo!

Erica: (Se prepara para el mejor y el peor caso… se nota que ha aprendido bien)

 Aunque solo los sigue el barco de Maverick debido al incendio del otro barco, ambos oficiales van sobre este y no se les ve felices.

Maverick: ¡Te dije que yo me encargaba! ¡Te hubieras quedado con  tus hombres para regresar el otro barco a Raijin!

Mayhem: Tsk...No te vas a encargar de nada con esa mano. Estás a media capacidad. Así no sirves para nada.

Maverick: Tch… No estoy a media capacidad.

Debido a que sus torretas frontales fueron destrozadas en la batalla anterior, los Marines no tienen forma de disparar como antes hicieron, por lo que los piratas simplemente tratan de dejarlos atrás. Sin embargo, una vez mayor el buque de la marine demuestra su velocidad superior.

Maverick: ¡Más velocidad, señores!  ¡Quiero que estemos a tiro con los cañones laterales!

Marines: ¡Si, Comodoro!

James: ¡Nos van a alcanzar otra vez! 

Angélique: ¡Maldición! ¡Bert! ¡Sostén la vela de mesana! ¡Evangeline! ¡Activa el Mist Shield! ¡Katrina! ¡Usa esa cosa que haces para copiar el barco y mándalos a todas partes!  ¡Los perderemos igual que aquella vez!

Evangeline: ¡Si, señorita Primer Oficial!

Katrina: ¡Voy! ¡Klabautermann!

Erica: (Su Primer Oficial es capaz y su tripulación sigue órdenes sin chistar. Es buen testimonio)

Tal como les han ordenado, Evangeline activa el escudo de niebla y Katrina réplica a la Ocean Spirit con todo y tripulantes un total de siete veces. 

Mayhem: Tch…quieren hacer eso otra vez.

No obstante, justo cuando Katrina está por enviar la orden a los barcos clonados para que tomen otros cursos, el mar embravece y el viento comienza a soplar con tanta fuerza que hace que las copias choquen entre ellas, dañándose y dejando de existir.

Katrina: ¡Maldición! ¡Hay problemas!

El plan fracasa y está vez, los Marines los tienen a escasos metros para estar a tiro.

Mía: Disculpe, señora. ¿ No puede incendiar este barco como quemó el otro?

Erica: Podría, pero me costaría más trabajo. No tengo el factor sorpresa aquí.

James: No importa. Tengo una idea. Katrina. Me necesito ocho veces.

La joven pelinegra asiente y tras tocar a su camarada ,usa su técnica Doppelganger en él, replicandolo ocho veces y luego el original manda a sus copias a la cubierta de armas, en donde los ocho cañones de babor, apuntándole al navío enemigo. 

James a los James: ¡Esperen mi señal!

A pesar de los esfuerzos de Angélique, el barco marine acaba por darles alcance.

Marine: ¡Ya estamos a tiro, Comodoro!

Maverick: ¡Abran Fuego!

James: ¡Fuego!

Esperando a que los artilleros enemigos estuvieran apunto de disparar. Los clones de James disparan primero, destrozando buena parte de la cubierta de armas enemiga, no obstante, el tamaño superior del buque Marine, también significa que cuenta con más artilleros y aquellos que no son impactados en su lugar impactan a la Spirit, destrozando a los clones de James.

Mia: *sarcasmo* WOW, que bien salió el plan. 

James: ¡Yo no he escuchado que tú des ideas!

Maverick: ¡Otra ronda! ¡Fuego!

Pero los artilleros no llegan a dispara, pues  ráfaga repentina de viento sale de la nada, haciendo que ambos navíos choquen sus cascos por un momento y causando la caída de todos en ambos bandos, incluidos los artilleros.

Maverick: Au…

Jean: ¡Carajo!

Mayhem: Aghhhh ¡Timonel! ¡Controle está cosa!

Marine: ¡Eso intento, señor!

Angélique también tiene problemas para mantener estable el barco, el clima está empeorando rápidamente y de manera desmedida. Anormal incluso para el Nuevo Mundo. Pronto, la batalla se torna en contra del mar, y sus embravecidas aguas.

Maverick: ¡Las velas más abajo!

Marines: ¡Si, Comodoro!

Angélique: ¡Sujeten las cuerdas! 

Taylor: ¡Eso hacemos!

Erica: Este clima no es normal... ¡Miren alrededor!

Los piratas se dan cuenta de que el mal clima solo está en donde están ellos, pues un poco más lejos, el mar está perfectamente despejado. Es entonces, al mirar hacia arriba que tanto los piratas como los marines se dan cuenta de que hay algo raro en el cielo y los usuarios de Haki lo confirman como una … ¿Persona?

Evangeline: ¡Capitán! ¡Allá arriba!

Marine: ¡Capitán Mayhem, mire!

La persona arriba resulta ser la misma mujer  que ha estado surcando los cielos antes montada en una escoba, la cual se puede apreciar ahora que tiene alas de insecto. Esta al ver que la voltean a ver, sonríe.

Mujer: Ja. Ya se dieron cuenta de que estoy aquí. ¡Saludos, piratas! ¡ Y saludos Marines! ¡Es un placer tenerlos de frente el día de hoy 

  • Asesina y Miembro de la Sociedad de los Parca: Hela “Bruja de los Vientos”

Todos: ¿Huh?

Mujer: ¡Yo soy Hela! ¡Y este es mi compañero, Helway!

  • Helway: Una escoba que “comió” la Fruta Mushi Mushi: modelo Luciérnaga

Hela:  ¡Permítanme saludarlos como es debido!

La mujer toma algo del caldero que hay colgado en Helway. Se trata de una especie de burbuja que tiene lo que parece ser una nube adentro. Acto seguido, la lanza y sobre los barcos se empieza a formar una nube de tormenta eléctrica de escala reducida.

Angélique: ¡¿Es ella la que causa el mal clima!? 

Capitulo 514: Nubarrones

La nube eléctrica sigue creciendo sobre la Ocean Spirit y el Buque de la Marine mientras sus respectivos ocupantes miran sin que les guste mucho lo que ven. 

Mayhem: Esto está mal.

Samir: Esto no se ve bien.

Y en efecto, todos están en lo correcto cuando al barco de la marine le cae un rayo en la popa, electrocutado a varios marines que se encontraban ahí.

Hela: ¡Thor Blow!

Marines: ¡Gahhh!

Piratas: ¡…!

Ante esta visión, los marines confirman que la mujer es en efecto un enemigo, así que deciden lanzarse al ataque contra ella.

Mayhem: (Cool Smoke)

Maverick: ¡Blast Time!

Mayhem usa carbón vaporizado para tratar de cegar a la bruja, mientras Maverick le dispara desde otro punto. No obstante, el ataque resulta ser inefectivo debido a la escoba luciérnaga.

Hela: Helway. ¡Abanico veloz!

Batiendo sus alas a gran velocidad, Helway disipa la nube de carbón, y luego se mueve de manera vertiginosa para evitar el disparo de  Maverick.

Mayhem: Tch... ¡Hombres! ¡Habrán fuego!

Varios marines cogen sus rifles y disparan hacia la bruja pero Helway mantiene a su ama fuera de peligro mientras revolotea de un lado a otro, esquivando los disparos igual que como hizo con el de Maverick.

Hela: Hmm… esto se vuelve tedioso, ¿no crees, Helway?

Helway: …

Hela: Acabemos con ellos de un vez. 

La mujer vuelve a meter la mano en su caldero y saca está vez, tres de las extrañas burbujas, que forman un nubarrón de tormenta eléctrica aún más grande que el anterior.

Maverick: ¡Maldición, aquí viene otra vez!

Mayhem: ¡Prevenidos!

Hela: ¡Thor Strike!

Pero esta vez no hay manera de que el ataque pueda ser prevenido o evitado, pues todos en la cubierta son electrocutados por el rayo que les cae encima. Muchos caen inconscientes, con quemaduras, o en el mejor de los casos, solo aturdidos como Mayhem y Maverick

Maverick: Agh…

Mayhem: Maldición…

Para colmo de males, su buque también se empieza a incendiar, desperdiciando el caos y también, causando la preocupación de alguien ajeno al buque marine.

Isabel: ¡Mayhem! ¡…!

El grito de la pelimorada accidentalmente atrae la atención de Hela sobre ella y por ende, sobre la Ocean Spirit y sus compañeros, que aprovechando el ataque a los marines y el descenso del mal clima para ellos, ya se estaban disponiendo a salir de ahí.

Hela: ¡No sé vayan! ¡Apenas empieza la diversión! ¡Aparte, la fiesta es para ustedes!

Dándose cuenta de lo que significa para ellos, los piratas se disponen a combatirla, siendo el primero en lanzarse contra ella Big Bird, al cual se le une un ejército de aves marinas. 

Big Bird: ¡Ataquen! ¡Ataquen! ¡Ahhh!

La mujer y su escoba voladora pronto se ven rodeadas y Helway se pone nervioso por la cantidad de aves que hay y que teme que le coman, pero su ama le relaja.

Hela: Tranquilo, Helway. Son gaviotas. Solo comen peces. ¡Putas aves! ¡Asustan a Helway! ¡Freyr Cry!

De otra burbuja lanzada, sale una nube de monzón que causa tanta lluvia que todas las a es son inmediatamente lanzadas hacia abajo, estrellándose fuertemente con el mar, incluida el Ave Azul.

Evangeline: ¡Honorable Big Bird!

Jean: ¡Maldita Bruja!

James: ¡Pagarás por eso!

La mujer alada se lanza al mar en su Jet Board para sacar a su emplumado compañero del agua, mientras que el tirador rubio y su capitán Peliazul se disponen a atacar a la Bruja de los Vientos, siendo James el que primero lo intenta.

James: ¡Yellow Star- Dancing Danger!

Hela: Ja, como si un disparo fuera a lastimarme.

La mujer ha enviado que su escoba vuelva a esquivar el disparo, pero este inesperadamente cambia de rumbo y le da directo, gracias al haki del Cazador. La mujer casi cae de su escoba por ello, quedando pendida solo de sus piernas.

Hela: ¡Eso dolió, baboso!

La mujer se sube bien a su escoba y se acomoda el sombrero en la cabeza. Esta tanto chamuscada como furiosa.

James: ¡Esa es la idea! ¡Vas, Jean!

Es solo entonces que la Bruja nota que el peliazul se dirige volando a toda velocidad hacia ella, y que él está todavía más furioso. 

Capitulo 515: Mi rabia llega hasta el cielo

Jean: ¡Ara Teil: Hand Schlitz!

En su forma Engel, Jean intenta meterle un zarpazo en la cara a Hela en toda la cara, pero esta alcanza hacerse hacia atrás, no recibiendo más daño que unos cuantos de sus pelos de escobeta perdidos.

Hela: ¡Hey! ¡Tuve que hacerme la permanente por eso y…! Un segundo…tú eres Pluma Azul-Dorada, ¿no?

Jean: ¿Y que si lo fuera?

La mujer suelta una risotada enorme, como si lo que estuviera pasando fuera muy gracioso.

Hela: Solo que acabas de venir a mi como si nada. Es como si la gallina se entregará sola al coyote.

Jean: *no muy feliz* Ja. ¿Y yo soy la gallina?

Hela: Gracias por hacer más fácil mi trabajo. ¡Helway! ¡ Rehilete!

Helway: ...

La escoba luciérnaga vuela súbitamente hacia Jean, y se gira violentamente intentando darle un “escobazo” con la cola, que Jean alcanza a esquivar. Pero lo que no alcanza a esquivar es a la ama de la escoba, la cual, usa a su montura como barra de gimnasta y dando un giro intrincado le da una patada en la cara a Jean con ambos tacones, reventándole una ceja.

Hela: ¡Freyja Assault!

Jean: ¡Gahhh! ¡Me lleva!

El peliazul decide ponerse más serio, transformándose en su forma Harpyie e intentando una patada giratoria con las garras bien afiladas.

Jean: ¡Ara Kreissage!

La velocidad de la patada hace que aunque Hela intenta esquivar, todavía recibe un a rajada en el brazo , rompiendo la manga blanca de su vestido . Helway se hecha para atrás entonces, mientras su ama se sostiene la herida, la cual en realidad es pequeña.

Hela: Tsssssssss…Auuuuuu…

Jean: Ahora vas a hablar, bruja. ¿!Que quieres de nosotros!? ¿¡Por qué carajos nos atacas!?

Hela: Hmmm… De ustedes no quiero nada. Pero trabajo es trabajo y hay que ganarse la vida de algún modo, ¿no? Jujejejejejeje.

Jean: ¡Ara  Zergliederung!

Furioso por una contestación así, Jean intenta rajarla en serio, aunque solo alcanza a darle un rasguño en el abdomen, causándole un hoyito en la piel junto al ombligo.

Hela: Au. Je. Perforación Gratis. Eres peligroso, ¿sabes?. Será mejor que use “eso” contigo. 

La mujer de la escoba toma de su caldero otra de las misteriosas esferitas que cambian el clima, pero esta es un poco diferente. Es más pequeña y se ve algo inestable pues no mantiene bien su forma de bola.

Hela: ¡Inmature Weather Ball! 

Acto seguido, la mujer usa sus dedos para disparar la pequeña burbuja hacia Jean, como si fuera una canica en un juego de niños.

Hela: ¡Njord Cannon!

Justo antes de impactar al peliazul, la pequeña esfera revienta, liberando un torrente de aire comprimido tan fuerte que los huesos de Jean crujen. Su hombro se ha salido de su cuenca.

Jean: ¡Gahhhhaaah!

A pesar del dolor Jean se mantiene en el aire. En su forma Harpyie, un hombro dislocado no es nada nuevo. Hela ve esto con interés, pero principalmente, sorna en su mirar.

Hela: Vaya, chico duro, ¿eh?. Meh. Por más tenaz que seas, no tardaré en quebrarte. ¡Njord…!

Pero la mujer no alcanza a realizar su ataque, pues la nada recibe un ataque en toda la cara. 

Erica: ¡Aviron Glissant!

Hela: ¡Ughhh!

Jean desde el aire y sus camaradas en el barco observan asombrados como Erica da un salto increíblemente alto y golpea a Hela, no con un puño, no con un pie, sino con una cola aplanada y cubierta de una sustancia mucosa. 

Jean: ¡Mamá!

Taylor: ¡También es usuaria zoan!

Erica: ¡Nadie lastima a mi Jeany! ¡Morsure!

La mujer, ahora medio convertida en una suerte de anfibio, toma un cuchillo y mete un tajo al brazo de Hela, que grita del dolor. Erica cae hacia el mar, aunque se salva de convertirse en martillo pisando la orilla de la Jet Board de Evangeline, que seguía por ahí con Big Bird y que se desequilibra bastante.

Evangeline: ¡Woahh!

Pero lo que no se esperaba Erica como producto de su rabia, es que Hela, en su dolor,  deja caer varias esferas de su caldero, formando una nube oscura mucho más grande que las anteriores. Todos los piratas miran con horror, al igual que los marines que siguen tratando de apagar su barco.

Angélique: ¡Ahmm…chicos!

Mayhem: ¿Pero que…?

Hela, que está aturdida por lo sucedido, solo alcanza a mirar hacia arriba, cuando por fin, se desata la tormenta.

Hela: ¡Ahhhhhh!

La mujer es llevada por el viento, mientras que un huracán literal se forma en la zona. Marines y piratas por igual son arrastrados con sus barcos como si fueran trapos.

Todos: ¡Ahhhhhh! 

Capitulo 516: Lo pagarán

Un día nublado y un bello lugar rodeado de arboles, con una sola roca mirando hacia un acantilado. Ahi está un hombre de aspecto rudo pero mirada desolada. Carga con su brazo derecho  a un bebé de cabellos azules, el cual mira a su alrededor, incapaz de comprender lo que sucede y en su brazo izquierdo, lleva a una niña, la cual tiene vendada la mitad izquierda de su cara y no deja de llorar. 

Niña: ¡Buaaahhhh! ¡Quiero a mi mami!

Alrededor del hombre y los niños, hay un montón de personas de todas edades y razas, e igual que el hombre, observan con mirada devastada hacia el mismo punto. La roca sobre el acantilado. En ese momento, comienza a llover. La mayoría de la gente usa paraguas para cubrirse pero el hombre con los niños usa otro método.

Hombre: Tch …

Súbitamente, el hombre despliega de su espalda dos alas de plumas blancas gigantescas, las cuales dobla hacia sí mismo para cubrirse y a los niños de la lluvia. Al mismo tiempo, comienza a bajar humedad de sus ojos y se le empiezan a escapar sollozos.

Hombre: ¿Por qué? ...¿Por qué tú? ...

El llanto del hombre se va volviendo cada vez mas y mas lastimero hasta que en cierto punto, se detiene y luego, su voz se empieza a agravar de odio 

Hombre: Lo pagarán… ¡Todos lo pagarán! ¡LO PAGARÁN CARO!

La mirada llorosa del hombre se ensombrece con rabia, su expresión es ahora digna de un loco un asesino. El bebé en sus brazos comienza a llorar también cuando un trueno se oye y el llanto de la niña pequeña se hace más fuerte al mismo tiempo.

Hombre: ¡Juro que lo van a pagar!

¿???: ¡Oye! ¿¡Estás bien!? ¡Despierta! 

Jean: …¿Huh? ¿Qué?

Jean abre los ojos con dificultad. Lo primero que nota es que el cielo está despejado y brilla de color naranja mientras el sol comienza a ponerse. De lo segundo que se da cuenta es de que todo su cuerpo está mojado y al alzar la cabeza un poco, nota que toda su mejilla está cubierta de arena. 

Jean: Estoy en… ¿la playa?

Jean se alza con dificultad, su brazo le pinza al tratar de usarlo debido a que sigue dislocado, cuando finalmente se alza, logra ver a Angélique, que respira aliviada y a su mamá, que corre hacia el.

Erica: ¡Jean!

Angélique: Uf…menos mal que estás bien.

Jean: ¿Qué pasó? … ¿Donde estamos? ¿En Eiyuu?

Angélique: No, faltaba mucho para llegar a Eiyuu. La tormenta de esa estúpida bruja debió desviarnos a algún otro lugar.

Jean: Ya veo. 

El peliazul se levanta, algo dolorosamente debido a su hombro herido. Mira a su alrededor, sintiéndose aliviado al ver que sus amigos están a salvo, algo golpeados igual, pero a salvo a fin de cuentas.

Taylor: ¿Todos bien, chicos?

Mía: Sip.

Big Bird: ¡Si! ¡Si!

Isabel:… si…

Angélique: Jean esta lastimado, Taylor.

Taylor: Voy

Jean: Angélique… shh…

La pelirroja no entiende al principio porque su amigo le pide que guarde silencio, hasta que ve a Erica casi yéndosele encima de preocupación, mientras que Taylor le revisa.

Erica: ¡¿Lastimado!? Mi pobre retoñito. ¿Dónde te duele?

Jean: No, es nada serio, mamá. De veras. Solo es un golpe en el hombro.

Pero la pelinegra no le cree así que mira fijamente a Taylor, el cual le responde a la pregunta que ella le hace al mirarlo a los ojos.

Taylor: Tiene el hombro dislocado. 

Erica: ¿¡Dislocado!?

Taylor: Si, pero en cuanto lo pongamos en su lugar, estará como nuevo. 

Jean: Aparte eso me pasa todo el tiempo, tranquila 

Erica: Ah, menos mal… supongo.

El pelirrojo  toma entonces el brazo de su capitán y se prepara a arreglarlo.

Taylor: ¿Listo?

Jean: No, pero eso nunca te detie…¡ne!

Se oye un crujido cuando el hueso regresa al lugar que le corresponde y a Jean le duele un montón, pero se aguante el grito y las ganas de llorar, cosa que su madre puede ver con facilidad.

Erica: No tienes que hacer eso, cielo 

Jean: ¿Qué cosa?

Erica: Hacerte el fuerte para que los demás no se preocupen.

Jean: (con los ojos medio llorosos) Pero no me dolió 

Erica: Aha, claro. En eso eres igual a tu padre.

La mujer sonríe al recordar algo y luego casi instantáneamente se entristece,  ante la mirada un tanto extrañada de Jean y sus camaradas, pero es entonces cuando son interrumpidos por Samir, el cual llega corriendo.

Samir: Chicos. Tenemos un problema.

El chico guía a sus camaradas a con Bert, el cual está revisando a la Ocean Spirit, cuyos cuantiosos daños se notan demasiado.

Angélique: Carajo… 

Capitulo 517: Las tres

Jean: ¿Cuál es el informe de daños, Bert?

Encaramado en el dañado navío, el cual ni siquiera está bien derecho sobre el agua, Bert va dando el parte conforme avanza.  

Bert: Las arboladuras son el problema grave. El mástil principal casi se partió a la mitad. El bauprés está roto y la mesana se volvió a dañar. Casi todas las cuerdas están reventadas o casi reventadas y todas las velas se rompieron. Aparte, es un milagro que el nido de cuervo no se allá venido abajo. Eso a parte de los daños por los cañones 

Jean: Tch … vaya.

Angélique: ¿Tiene arreglo? 

Bert: Por fortuna si, pero va a necesitar mucho trabajo. Aunque podría ser peor. No sé rompió la quilla, el casco sigue resistiendo y nada se incendió esta vez.

Jean: Bueno, ya lo escucharon, señores y señoritas. ¡A trabajar!

Todos: ¡Si!

Erica: (Escucha a sus camaradas, y ellos a él. En eso es algo mejor que su padre)

Los piratas se pone. A trabajar rápidamente bajo las indicaciones que les da el Jabalí del Mar. Samir y Evangeline le ayudan con las reparaciones más difíciles, Katrina hace manos extra donde son necesarias, Taylor crea grandes cantidades de tela y cintas para reponer las velas y cuerdas dañadas,Mía prepara bocadillos y bebidas para sus compañeros y los demás ayudan pasando material y demás, incluida Erica, la cual carga una masiva cantidad de tablas.

Erica: ¿Dónde dejo esto?

Bert: Por aquí está bien, gracias.

Taylor: Por cierto. Usted es una usuaria zoan, ¿no?

Erica: De nuevo, por favor háblame de tú. Pero si. Comí la Fruta Sara Sara: Modelo Gallipato.

Taylor: ¿Fruta Sara Sara?

Erica: ¿Quieres ver?

La mujer se torna en su forma híbrida, lo que le da un aspecto un tanto monstruoso y viscoso. Lo que fascina al médico.

Taylor: Cool. Cuándo acabemos con esto, ¿Me dejaría dibujarla? Hago un estudio de las Frutas Zoan.

Erica: Por supuesto, niño. Por supuesto.

Taylor: Genial.

Un rato más pasa y Angélique deja un poco de lado la reparación de la Spirit, pues está ocupada tratándo de llamar por Den Den Mushi, sin éxito.

Jean: ¿Qué haces?

Angélique: Trato de contactar con Todos somos Esclavos, para avisarles que nos tomara un poco más llegar a Eiyuu, y también para ver si ellos saben en donde podríamos estar, pero no puedo ni siquiera conectar la llamada.

Jean: ¿Trataste de contactar con Shane y Wendy?

Angélique: Si, pero tampoco pude. 

Jean: Debe ser la recepción, tal vez desde otro lugar más alto.

Angélique: Podría ser. Debería ir a buscar mejor recepción y puede que también encuentre un pueblo o por lo menos como se llama esta isla.

Jean: Vale, pero no creo que debas ir sola.

Angélique: Ok. Katrina, ¿Quieres ir conmigo?

Pero la joven pirata  y una docena de sus clones están muy ocupadas subiendo madera con una cuerda.

Katrina: Lo siento, Angélique. Estoy algo atareada.

Angélique busca con la mirada a alguno de sus compañeros que pueda acompañarla, pero todos están enajenados en sus deberes. Todos salvo uno 

Isabel: Podría ir yo… bueno… si no tienes inconveniente, claro. 

Angélique: Ahmmm….

La idea no termina de gustar a Angélique. Si bien la relación que lleva con la pelimorada ya no tiene el desprecio  que le profesaba antes, todavía es algo incómodo para Angélique estar con ella. No obstante, Erica alivia la sensación con algo que dice.

Erica: ¿Saldrán a dar un paseo? Ohh…se oye lindo. ¿Saben qué? Yo también iré, me hace falta estirar las piernas.

 Angélique e Isabel: O…ok…

Jean: Bien, con cuidado. Las vemos en un rato. 

Erica: Adiós, Jeany. Vamos.

La mujer sale corriendo de manera acelerada,  sin siquiera saber a dónde se dirigen, ante la mirada un tanto confusa de la Primer Oficial y la espadachín. Estás se observan un segundo, pero acaban incomodándose de nuevo y Angélique prefiere salir del paso 

Angélique: Si… vamos, Anfitrite.

Isabel: Ahm…si.

Y dicho esto, las tres mujeres agarran camino desde la playa hacia la parte alta de la isla. 

Capitulo 518: Arrepentimientos

Isabel: ¿Nada aún?

Angélique: Nada.

Angélique lleva el Den Den Mushi en la mano, tratando de contactar a los aliados de Todos somos Esclavos, pero es en vano. Tras un rato de andar caminando, sigue sin haber recepción.

Erica: ¿A quien intentan llamar, chicas?

Angélique: A nuestros aliados.

Erica: ¿Tienen aliados? Sí que van a paso rápido. ¿Y son de fiar? Porque si saben que la mayoría y de las alianzas acaban en traición.

Isabel Si. Son muy de fiar…

Angélique: De hecho…sin ellos no hubiéramos sobrevivido a lo de hace un año.

Tanto la pelirroja como la pelimorada se quedan muy serias al recordar las circunstancias de ese día, y Erica se da cuenta, por lo que decide cambiar el tema de conversación.

Erica: Ya veo… En ese caso me gustaría conocerlos algún día. Pero ahora, háblenme de ustedes. ¿Desde hace cuánto que conocen a Jeany?

Angélique: Yo lo conozco desde hace poco más de año y medio. 

Erica: Eres su Primer Oficial, ¿no?

Angélique: Sip. De hecho, me convertí en camarada a los cinco minutos de conocerlo a él y a Big Bird.

Erica: Vaya. Debió dejarte una muy buena impresión, jeje. ¿Y que hay de ti mujer?

La mujer de negros cabellos se voltea hacia Isabel, la cual se pone un tanto nerviosa e incomoda por el tema.

Isabel: Yo…pues… Creo que conocí a Jean como tres semanas después que Angélique, pero no me uní a la tripulación hasta hace poco menos de un año.

Erica: Vaya. Si que te tomo tiempo pensarlo. 

Isabel: Ahmm …podría decirse.

Erica: ¿Pues que eras antes de ser pirata, querida?

Isabel se ruboriza enormemente. La pregunta la hace sentir aún más increíblemente incómoda que antes, pero por alguna razón que escapa a su comprensión, responde 

Isabel: *suspiro* Yo era una marine….una oficial marine, de hecho. Yo me dediqué a perseguir a Jean y a los chicos por mucho tiempo.

La madre del Peliazul se queda un tanto sería con esta contestación, pero no tarda en retomar su actitud jovial.

Erica: Pues que bien por ti que cambiaste de bando, o si no hubiera tenido que patear tu trasero, jejejejeje.

Las mujeres siguen caminando un rato sin entablar mucha más conversación que lo concerniente al motivo de su caminata. En cuanto si hay pueblos o no, la isla parece estar completamente deshabitada, aunque la flora local es exuberante. En cuanto a la recepción del Den Den Mushi,  está sigue siendo cero y el haber llegado a la parte de la isla les dice que es poco probable que  pase de ese porcentaje.

Angélique: ¡ Maldición! ¡Sigo sin poder contactar a nadie

Erica: Hmph…tal vez si vas aún más alto. Podrías probar  yendo a la copa de esos árboles.

Angélique: Bueno…no pierdo nada por intentarlo.

La pelirroja entonces usa sus potentes piernas para trepar, dando brincos entre dos árboles altísimos para llegar hasta arriba. Erica se queda mirándola desde abajo, mientras que Isabel se sienta a la sombra de uno de los árboles. 

Isabel:…

La pelimorada se queda viendo hacia la nada un momento y por su expresión se puede saber fácilmente que tiene el corazón turbado. Luego se dirige a Erica, pero sin mirarla.

Isabel: Lo siento.

Erica:  ¿Huh? ¿Por qué lo sientes?

Isabel: Yo estuve ahí el día que hirieron a su hijo… En el bando contrario. Yo contribuí a que casi muriera.  Como su madre, siento que usted tenía que saberlo.

Isabel baja la cabeza avergonzada y Erica se la queda viendo fijamente. Pero no está  furiosa ni mucho menos, la mira con compasión.

Erica: Isabel, ¿verdad? Si Jean te quiere como su camarada es que debe haber algo muy bueno en ti, a pesar de lo que hayas hecho en el pasado.  No tienes porqué pedirme perdón ni nada de eso, yo no tengo ni debo de tener ningún problema contigo.

Isabel alza la mirada, sorprendida y Erica se sienta a su lado.

Erica:  ¿O acaso te arrepientes de haber cambiado de bando?

Isabel: ¡Eso jamás!

Erica: Pero aún hay algo de lo que si te arrepientes, ¿no?

En la mente de Isabel empiezan a aparecer imágenes de varias personas, personas a las que hizo daño. Puede ver su sufrimiento, oír su odio.

Isabel: Si… me arrepiento de haber lastimado a tanta gente.

Corla: ¡Buahhhhhh!

Mondragón: ¿¡Qué le has hecho a mi hija!? ¡Monstruo! ¡Te maldito, marine! ¡¡TE MALDIGO!!

Isabel: Lastime a sus seres queridos, arruine sus vidas…

Angélique: No confío en ti.

Isabel: Hice que me odiaran…

Mayhem: ¿Por qué…?

Isabel: Varios eran gente que quería y me quería…y los abandoné… 

Varias lágrimas se le empiezan a escapar, que ella trata de secarse frotándose la cara en su hombro.

Isabel: Quisiera disculparme por todo lo que he hecho… pero hay unos que no creo volver a ver. Y los que si… o no creen en mis disculpas o quieren vengarse… me quieren muerta.

Isabel se queda en silencio después de eso, con los ojos llorosos. Erica, ante este despliegue de emoción, la toma de la mano, sorprendiéndola.

Erica: Quisiera darte un consejo al respecto, pero la verdad es que estoy como tu. 

Al decir esto, Isabel la mira intensamente, y Erica procede a tomar su turno para contarle de un arrepentimiento suyo.

Erica: Yo también lastime a alguien a quien quería… que amaba de hecho… 

Capitulo 519: Mejor amiga

Isabel se queda sorprendida por esta revelación, pero no dice nada, solo se queda expectante a la historia que Erica pretende contarle.

Erica: Era mi mejor amiga, ¿Sabes?

Amiga: ¡Vamos, Eri!  Jajajaja

Erica: No tenía yo ni doce años cuando nos conocimos. Veníamos de circunstancias... desafortunadas, no teníamos padres, así que era fácil hablar sobre nuestras vidas. Nos contábamos todo.

Amiga: Hoy mi desayuno fue una rata empalada. ¿Qué comiste tu?

Erica: Tocábamos música. Yo, el bajo y mi mejor amiga la guitarra.

Amiga: *cantando* Mentirosa. Traicionera. Y yo que daba por ti la vida entera.

Erica: Luego decidió hacerse pirata en busca de sus sueños y se negó a irse sin mi. Así que fui. Nos hicimos piratas, nos hicimos familia.

Amiga: Ven conmigo, Eri. Se que odias este basurero tanto como yo. No podemos quedarnos aquí para siempre.

La pelinegra sonríe  al recordar esos buenos tiempos, pero pronto, su sonrisa se apaga. Isabel, ahora más curiosa qué triste, no puede evitar preguntarle sobre su historia.

Isabel: ¿Y ..que les pasó?

Erica: Uf... ¿Que no nos pasó? Nos golpeó la vida fuerte. 

Amiga: ¡Retirada! ¡Maldita sea! ¡Retirada!

Erica: Hicimos cosas que no debimos hacer…

Amiga: Creo... Que no debemos hablar de esto, Erica. Será mejor que lo olvidemos.

Erica: Nos separamos un tiempo pero volvimos a juntarnos. 

Amiga: ¡No puedo creer que de verdad seas tú!

Erica: Perdimos batallas... perdimos... seres amados y nuestra relación sufrió por eso.

Amiga: Se fue, Erica. Nos la quitaron.

Erica: Empezamos a pelear por todo, y un día en una de nuestras ya habituales discusiones… 

Amiga: ¡No tienes derecho a opinar sobre eso! ¡Tu ni siquiera eres su….!

Isabel se queda expectante cuando Erica guarda silencio, y luego continua.

Erica: Me lastimó. Me lastimó mucho … entonces yo… como la grandiosa persona que soy …le hice algo peor. 

Isabel: Vaya…

Erica: Solo después…bastante después de hecho, me di cuenta de lo que había hecho y lo mal que estaba, y que no solo lastime a mi mejor amiga, sino también a todos los que nos rodeaban. 

Isabel: Entonces, ¿Intentaste disculparte?

Erica: Esa es la peor parte. Nunca volví a verle después de eso. Solo a algunos de los otros afectados por mis estúpidas acciones. E igual que como tú, algunos no quieren mis disculpas. Algunos odian las circunstancias, otros directamente me odian a mi y también está ese caso especial de aquel que ignora lo que paso, aunque temo que seguro no tarda en saberlo e igual me odiara cuando lo sepa.

Isabel: Vaya. Lo lamento mucho.

Erica: No tienes porque. Qué jodidas estamos las dos, ¿no? Je.

Isabel: Je. Si, supongo que sí. Gracias por escucharme, señora.

Erica: Por enésima vez, solo dime Erica. Aparte te llevo como siete años si acaso. No es como que sea mucho mayor que tú. Como sea, espero que las cosas te salgan bien con los marines esos.

Isabel: Solo es un marine y…un momento ¿Cómo sabe eso?

Erica: Dijiste que eras marine, y supuse que alguno de los que los seguía debe traerte recuerdos si hizo que te pusieras tan chípil. ¿Cómo se llama?

La pelimorada mira al horizonte un tanto avergonzada y con los ojos aún llorosos, pero se decide a contestar.

Isabel: Mayhem … ¿Como se llama tu amiga?

La madre de su capitán se queda mirando hacia abajo, con ternura en la mirada.

Erica: … John 

La ex-marine se queda muy confundida por esta revelación por unos segundos, no obstante no le da tiempo de conseguir una explicación pues en ese momento, Angélique grita desde el árbol 

Angélique: ¡¿Chicas!?

Erica: ¿Qué pasa? ¿Tuviste suerte con tu llamada?

Angélique: ¡Tenemos un problema!

Isabel y Erica se suben al árbol también para ver de qué habla la pelirroja entaconada, logrando ver entonces el barco de la Marine que está dando vueltas a isla. El daño por quemaduras entró otras cosas les indican que efectivamente, es el navío de Mayhem y Maverick.

Isabel: ¡…!

Erica: Uy…

Angélique: Se los dije. Problemas. 

Capitulo 520: Atajo

Al bordo del buque de la Marine, Mayhem y Maverick dan órdenes a diestra y siniestra, esperando poder seguir con su misión.

Mayhem: Terminen de reparar los daños de inmediato. No tenemos tiempo que perder.

Marines: ¡Si, capitán!

Maverick: Tenemos que capturar a los Piratas del Ave Azul si o si así que muevan esas posaderas señores. Y de paso estén atentos por si la ramera voladora vuelve a aparecer.

Marines: ¡Si, Comodoro!

Las tres mujeres miran al buque marine. Angélique se ve infeliz y molesta por su hallazgo, el rostro de Isabel denota pesar y el de Erica cierta preocupación.

Erica: Tche… La tormenta de esa bruja piruja también debió arrastrarlos para acá.

Isabel: Espera un segundo… con el rumbo que tienen justo ahora. ¡Van justo hacia…!

Angélique: ¡La Spirit y los chicos! ¡Tenemos que volver y avisarles! ¡Con suerte el barco estará por lo menos en medias condiciones como para largarnos de aquí.

Isabel: ¡Vamos!

Erica: ¡ Rápido!

Las mujeres bajan rápidamente del árbol y corren de regreso  hacia el navío de color azul. Pero por desgracia, el camino que han seguido es largo y están muy alto en la isla.

Angélique: Demonios. A este paso no llegaremos a tiempo.

Erica: Tu podrías adelantarte haciendo eso que hiciste para subir el árbol . Eres mucho más rápida que nosotras. Ve, solo te estamos ralentizando . Nosotras te alcanzamos después.

No le toma mucho tiempo a la Primer Oficial darse cuenta que las palabras de la madre de su capitán tienen razón, así que se dispone a irse pitando.

Angélique: Ok. Tengan cuidado.

Y entonces Angélique salde disparada a toda velocidad al usar los árboles como lanzaderas. Erica e Isabel van detrás de ella pero muy pronto la pierden de vista y siguen yendo demasiado lento para ir al barco.

Erica: Demonios, no creí que hubiéramos caminado tan lejos. 

Isabel: Más que lejos estamos alto más bien. O las dos cosas 

Erica: Esto está tomando demasiado, necesitamos un método más rápido.

Es entonces que mientras corren, la madre pelinegra y al ex-marine pelimorada pasan junto a una pendiente. Esta lleva directamente hacia la playa, la cual sería una firma mucho más rápida de llegar abajo 

Erica: Usemos la pendiente para acortar camino.

Isabel: ¿Bromeas? 

Erica: Nope.

Isabel: ¿Estás loca? Esta demasiado empinada. Nos mataríamos antes de llegar abajo 

Erica: Si, nos mataríamos… Si intentásemos bajar de forma convencional.

Isabel: ¿Convencional? 

Erica: Sujetate de algún lugar donde tenga ropa.

Isabel: ¿Eh?

La pelinegra toma las manos de la Espadachín y las posiciona alrededor de la tela del top que cubre sus senos, acto seguido, se transforma en su forma híbrida.

Erica: ¡Aquí vamos!

Isabel: ¡ESPERA! ¿¡QUE ESTAS HACIENDO!?

Erica: ¡Patinage sur Glace!

Acto seguido, la mujer salta hacia la pendiente con Isabel agarrada, pero en lugar de caer aparatosamente en algo que seguramente les llevaría a su muerte, se deslizan con gran celeridad gracias a la mucosa que producen los pies de Erica.

Erica: ¡Jajajajaja! ¡¿A poco esto no es más rápido!?

Isabel: ¡Roca! ¡¡ROCA!!

Erica:  ¡...! ¡Gardien de But de Hockey!

Justo antes de impactar, la tritón imbuye sus brazos en Haki de armas y destroza la roca, evitando que sea un peligro para ella y su acompañante. Finalmente, las mujeres logran llegar hasta abajo a la playa, en donde no tardan en encontrar a Angélique.

Angélique: No se tardaron nada.  ¿Cómo llegaron tan rápido?

Erica: Un atajo.

Isabel: Un atajo horrible.

Angélique: Como sea. El barco está doblando esa cala.

Pero antes de que puedan llegar, se oye un estallido. Todas lo conocen de sobra. El sonido de una bala de cañón al impactar. Cuando finalmente llegan a donde está la Spirit, una batalla sin cuartel ya ha comenzado.

Maverick: ¡Acaben con ellos!

Jean: ¡Defiendan a la Spirit!

Angélique: ¡Maldición! ¡Llegamos tarde! 

Capitulo 521: A Venterra

 Mientras tanto…

Hela, se encuentra volando sobre Helway sobre algún lugar desconocido del mar. Su rostro no se ve muy feliz y se alcanza a oír que va murmurando maldiciones.

Hela: Montón de imbéciles… como se atreven a tirar mis Weather Balls… y mandarme volando a mi… hasta el carajo... con el vendaval… hijos de…

Pero en ese momento, se oye un sonido claramente reconocible y que viene de... ¿Los pechos de Hela?

Purupuru Purupuru

La mujer procede entonces a sacar el aparatito viviente de entre sus senos, y lo contesta, con muy mal genio 

Hela: ¿¡QUÉ!?

Kilian: Uy… que carácter, mujer. 

Hela: ¿¡Qué chingados quieres, Red Eyes!!?

Kilian: El jefe quiere saber cómo va la “misión especial” que te ha dado.

Hela: ¿Y porque demonios marcas tu si es el jefe el que quiere saber?

Kilian: Pues porque el jefe está…

El castaño voltea hacia la puerta del camarote de su jefe, de la cual se alcanza a oír algunos gritos de mujer, la cual no es otra que Michelle.

Michelle: ¡Oh sí! ¡Ahí! ¡Ahh, gatito Az!

Kilian: …el jefe está ocupado… ¡Pero ese no es el punto! ¡¿Ya cumpliste la misión o no, Bruja de los Vientos!?

Hela: Pues… en eso estoy. 

Kilian: Adivinaré…no los has encontrado.

Hela: Cállate, Red Eyes. Ya los encontré es solo que…

Kilian: Te vencieron.

Hela: No 

Kilian: Los perdiste.

Hela:…

Kilian: Sabes que el que calla otorga, ¿no? El jefe no va a estar muy feliz cuando oiga esto.

Hela: Tsk…¿Quieres callarte un momento? Mira, dile al jefe que…

En ese momento, se oye un tronido lejano del lado de la línea de Hela, que lo distingue como un cañonazo. El ruido proviene de una isla que se ve al horizonte y al notarlo, sonríe.

Hela: (¿Acabaron en Venterra, eh?)

Kilian: ¿Bruja? ¿Tierra a Bruja? ¿Qué le digo al Jefe?

Hela: Dile que lo veré en Venterra con lo que quiere.

Kilian: ¿Venterra? 

Hela: Si, idiota. Venterra. Ya no molestes.

Ka'cha

Hela: Vamos, Helway.

Y dicho esto, la bruja vuela hacía la isla.

De regreso a la playa…

Maverick: ¡Burn Time!

Katrina: ¡Replicant One Hundred! ¡Great Wall!

Una llamarada sale del arma del Comodoro de cabellos anaranjados directo hacia la Ocean Spirit, pero Katrina evita que está sea alcanzada con sus clones. De tratarse de personas reales, estos gritarian hasta la muerte, pero al no serlo, simplemente se desintegran.

Maverick: Tch…que molestia.

El resto de los piratas  están luchando contra la gran cantidad de marines que los asedia a sus únicos y particulares modos. 

Mía: ¡Estilo de la Flauta Larga!

Bert: ¡Hog Multi Smash!

Angélique: ¡Turning Heel!

La pelirroja, la pelinaranja y el calvo se basan en su fuerza física para enfrentar a los marines, por otro lado, Evangeline y James  disparan proyectiles a diestra y siniestra.

Evangeline: ¡Ten Commandments! 

James: ¡Orange Star- Royal Cougar!

Samir se descuenta a los que puede con sus kukris, al destruir el fuego bajo ellos Taylor con sus cintas  los estrella unos con otros y Erica hace uso de su cuchillo y su pistola simultáneamente, aunque curiosamente, no hace uso de su forma híbrida.

Taylor: ¡Coral Grab! ¡Wrecking Ball!

Samir: ¡Shimauma kizama reta!

Erica: ¡Couper et Tir!

Big Bird: ¡ Ataquen! ¡Ataquen! 

Matine: ¡Quítenmelas! ¡ Quítenmelas!

Big Bird comanda una vez más a su ejército de aves para atormentar a los marines, mientras que Jean se deshace de los que están distraídos por esto.

Jean: ¡Ara Fausten! ¡Ara Schlag!

Esto hace que el Peliazul a su vez, no sé de cuenta de que otra amenaza se cierne sobre el. Mayhem, que de algún modo a logrado mantenerse al margen, va justo hacia el con su Liquid Sword en la mano.

Mayhem: Acabemos con esto de una vez. ¡Hydrargirum Slash! 

Jean, que percibe el ataque con su Haki de observación y se da vuelta dispuesto a cubrirse con un brazo imbuido en el de armadura, pero antes de poder recibir el ataque, alguien más lo defiende.

Isabel: ¡Buttterfly Orchid Whirlwind  

Capítulo 522: Lamento

Mayhem: ¡Soil Anchor!

El ataque normalmente habría mandado volando al marine, pero este, de forma muy rápida e inteligente, a hundido sus pies en la arena mojada para luego solidificarla, manteniéndose de esta forma, sobre la tierra. Lo único que vuela es su sombrero, dejando visible sus ojos furiosos, que chocan con los casi llorosos ojos de Isabel.

Mayhem: Una vez más demuestras lo traidora que te has vuelto, ¿Eh?

Isabel: Mayhem…por favor…escuch…

Mayhem: ¡Dough Warhammer!

Tomando arena del suelo, Mayhem moldea un martillo y lo usa para golpear a su anterior compañera en la cabeza.

Isabel: ¡Ughh!

Jean: ¡Isabel!

Viendo que su camarada ha sido herida por tratar de defenderle, el peliazul trata de ir en su auxilio, pero un disparo en la espalda se lo impide.

Jean: ¡Aghhhh! ¡Carajo!

Maverick: ¡No irás a ninguna parte pajarito! ¡Blast Time!

El Comodoro, que ha abandonado su inútil embate contra la Ocean Spirit, aparece para hacer frente a Pluma Azul-Dorada, por lo que Jean se ve incapaz de ayudar a Isabel.

Jean: Tsk… ¡Silber Schwartz!

Isabel, por su parte, se levanta un tanto mareada y con un inmenso tallón en la frente. No obstante, aunque el martillo si logró enviarla al suelo y avanzar varios metros, este a fin de cuentas sigue siendo arena por lo que el daño no es tan grande y termina por deshacerse.

Mayhem: Tch… debí usar roca. ¡Quicksand!

Pisando el suelo, Mayhem derrite el terreno donde la pelimorada está parada, haciendo que se le hundan las piernas hasta la altura de los muslos, luego solidifica el suelo, dejándola atrapada.

Mayhem: ¡Ground Lock!

Isabel: ¡Aghhhh! ¡Aghhhh! ¡Maldición!

Isabel trata desesperadamente de halar de sus piernas para intentar zafarlas pero es inútil. Mayhem por su parte, la mira con resentimiento.

Mayhem: Pensar que alguna vez yo habría hecho cualquier cosa por ti. Qué iluso. No sé cómo pusiste traicionar a la Marine, a Scal-sensei...

Este comentario si logra molestar mucho a Isabel, la cual, a pesar de su posición desventajosa, replica.

Isabel: ¡Escúchame por una vez, Mayhem! ¡La Marine no es lo que tú crees! ¡Scal no es lo que tú crees! ¡Ese hombre es un demente y un asesino! ¡Mató a Mampoer-san, el hombre que me crío y luego me mintió!

Ante esas palabras la mirada de Mayhem se opaca un poco, y luego dice algo con calma.

Mayhem: Tu querido Mampoer-san era un pirata , ¿no?. Merece lo que le pasó.

La espadachín solo abre los ojos enormes y se puede alcanzar a apreciar que está temblando.

Isabel: Ay no… te volvió como yo era antes…un monstruo como él.

Mayhem: ¡Calla! ¡Ya no voy a permitir que hables mal del hombre que me enseñó a ser marine! ¡Que me enseñó lo que es justicia! ¡Y que también me enseñó esto!

El capitán de cabellos negros toma su espada de mercurio y pasa los dedos sobre la irregular hoja de metal, logrando limar las asperezas y a su vez, derritiendo el metal sobrante, obteniendo unas cuantas gotas que deja que empiecen a escurrirde su mano mientras toma la pose distintiva de un practicante de Jujutsu Gyojin.

Mayhem: ¡Death Rain!

El hombre lanza las gotas del venenoso metal hacia Isabel, la cual siente como se detiene el tiempo a medida que se acercan. Estando atrapada, no puede esquivarlas. Pero es entonces cuando ve a Fleur de Lys clavada en el suelo. También ha sido enterrada, pero el mango está a su alcance y la desenvaina del suelo como si del Rey Arturo se tratase.

Isabel: ¡Jazmin Fan!

Usando su espada cual bate, la ex-marine reflecta todos y cada uno de los tiros que hacia ella van dirigidos, teniendo sumo cuidado también de no reflejar ninguna bala ni hacia Mayhem, ni a sus amigos, ni a sus enemigos. 

Isabel: ¡Root Crack!

Luego, la Espadachín usa su arma para volver a clavarla en el piso endurecido, logrando cuartearlo y liberar sus piernas antes de que Mayhem se le lance con la espada directamente.

Mayhem: ¡Hydrargirum Gash!

El marine genera un tajo horizontal a distancia el cual Isabel alcanza a esquivar en su mayoría al rodar por el suelo, aunque resulta herida de un costado. El resto del ataque impacta en su lugar una palmera cercana, la cual se parte a la mitad. El ataque tenía la intención de matar.

Isabel: Tsk… ¡Poinsettia Slash!

La pelimorada responde al ataque con una onda cortante propia, aunque su destino es solo a los pies del capitán. Un ataque incapacitante, no letal que logra herir uno de los tobillos de Mayhem, aunque no de seriedad.

Mayhem: Tch… ¡Hydrargirum Slash! 

Isabel: ¡Handflower Barricade!

Marine y ex-marine chocan espadas, enfrascados en un duelo de tira y afloja. Ambos están igualados y ninguno cede al principio, pero tras interminables segundos, la herida en el costado de Isabel le hace mella, por lo que Mayhem comienza a ganarle terreno, incluso obligándola a ponerse sobre una rodilla.

Isabel: ¡Agh! ¡Agh!

Mayhem: ¡Ríndete de una maldita vez!

El hombre empieza a fundir el suelo bajo ella, y los pies se le empiezan a hundir de nueva cuenta y aunque no cede en su agarre, se nota la desesperación en sus ojos.

Mayhem: Tche… ya debería saberlo. Eres increíblemente persistente. Lamento que lo uses en el bando equivocado.

Isabel: No…yo lo lamento…lo lamento…aghh…

Mayhem: Cree que es muy tarde para arrepentirse de eso. Pagarás por tu traición a la marine.

Isabel: No es eso por lo que lo lamento… Lamento que te deje atrás… sin explicaciones…te abandoné y te deje en las manos de ese monstruo de Scal para que hiciera su voluntad contigo… Lo lamento…

Mayhem reduce su agarre por un momento, con su mirada reflejando shock, pero pronto su shock se vuelve a convertir en ira y afianza su fuerza, haciendo retroceder más y más a Isabel, la cual empieza a flaquear mientras el filo de su espada se acerca peligrosamente a su cuello y las lágrimas le brotan.

Mayhem: ¡Cállate!

Isabel: Lo lamento… aghh….lo lamento… Mayhem….

Pero justo cuando el oficial está apunto de hacer que la espadachín se raje el cuello con su propia espada, el bloqueo es roto de manera repentina por una velocisima patada, lo que hace que ambos caigan al suelo.

Isabel: ¡Ahhh!

Mayhem: ¡Gahhh!

Al levantarse para ver el origen de la interrupción, estos observan sorprendidos que se trata de Angélique, la cual alza una espinilla contra Mayhem y en defensa de Isabel.

Angélique: ¿Estás bien, Anfitrite?

Isabel: *jadeo* S…si *jadeo.

Angélique: Bien. Ve con Katrina  y ayudarla a defender a la Spirit.

Isabel: Pero…

Angélique: Está es una orden de tu Primer Oficial. Haz lo que te digo. Ahora.

Isabel, aunque herida y desorientada termina por asentir y sale corriendo.

Mayhem: ¡¿A dónde crees que vas?!

Mayhem, no obstante, no está dispuesto a dejar escapar a la pelimorada e intenta irse contra ella una vez más.

Mayhem: ¡Hydrargirum Stab!

Angélique: ¡Charcoal Heel Defender!

La pelirroja usa su tacón para detener la espada, pero hay algo peculiar en este esta vez. Es negro, metálico, signo de Haki de armadura.

Mayhem: Tsk…

Angélique: Tu rival ahora soy yo, marine. ¡Pelea!  

Capítulo 523: ¿Mavis?

Minutos antes…

Jean: ¡Isabel!

Viendo que su camarada ha sido herida por tratar de defenderle, el peliazul trata de ir en su auxilio, pero un disparo en la espalda se lo impide.

Jean: ¡Aghhhh! ¡Carajo!

Maverick: ¡No irás a ninguna parte pajarito! ¡Blast Time!

El Comodoro, que ha abandonado su inútil embate contra la Ocean Spirit, aparece para hacer frente a Pluma Azul-Dorada, por lo que Jean se ve incapaz de ayudar a Isabel.

Jean: Tsk… ¡Silber Schwartz! ¡Ara Armband! 

Maverick dispara director hacia la cara de Jean  No obstante , el joven capitán pirata recubre su brazo con Haki de armadura y recibe el embate del trabuco del Comodoro simplemente al poner su brazo si te su cara para cubrirse, lo que hace que la mayor parte del tiro se disipe y el resto, pase de largo.

Maverick: Nada mal, criminal. Ya veo porque todo mundo habla tantas “maravillas” sobre ti ¿O debería decir “pestes”?

Jean: Vaya. *Sarcasmo* me halagas. Aunque lamento no poder decir lo mismo de ti. Ni siquiera se tú estúpido, nombre.

Maverick: Ahora que lo pienso, es cierto. Yo nunca había tenido la oportunidad de luchar cara a cara contigo, Pluma Azul-Dorada. Yo soy el Comodoro Maverick y tendrás el honor de que acabe con tu vida hoy.

Jean: ¿Mavis? ¿Qué ese nombre no era de mujer?

Por el rostro que pone, se puede apreciar fácilmente que Jean lo ha dicho para molestarlo, y ha conseguido su objetivo, pues Maverick se ve furioso.

Maverick: ¡Maverick! ¡No Mavis!

Jean: Ah, lo siento, Mario, pero no tengo tiempo para perder contigo. 

Maverick: ¡Que soy Maverick! ¡Burn Time!

Molesto con las burlas hacia su persona, el pelinaranja carga su trabuco y lanzagranadas y dispara una inmensa llamarada hacia el peliazul, pero este se ve confiado y simplemente, despliega sus alas de la forma Engel.

Jean: ¡Ara Facher!

La gran llamarada es disipada por el torrente de aire que sale de las potentes alas del Ángel Azul Dorado. Jean sonríe, y Maverick no tarda en expresar su desdén.

Jean: Eso fue patético.  ¿En serio eres Comodoro, Marcel? Con eso no me harás ni cosquillas.

Maverick: ¡Cállate!  ¡Bomb Time!

Esta vez, usando su lanzagranadas, el molesto oficial dispara un proyectil que emite un tic tic. Pero Jean, previniendo lo que es, se torna en su forma Harpyie y usa su zarpa derecha para partir el proyectil. 

Jean: ¡Ara Zergliederung!

Seis pedazos  de la bomba salen volando  en varias direcciones tras el zarpazo, causando seis pequeñas explosiones, tras de Jean, el cual está ileso.

Jean: Un poco mejor. Pero aún tu e que esforzarme muy poco. Deja que te enseñe como. ¡Ara Flug!

Jean sale volando tan rápido que Maverick por un momento piensa que ha desaparecido, pero  es solo entonces cuando una brisa que viene de atrás le alerta de su presencia, aunque muy tarde.

Jean: ¡Ara Fubtritt Schlitz!

De una patada, Jean raja y manda a volar a Maverick el cual acaba chocando con una palmera y la parte a la mitad. El marine se levanta con la boca rota, y la espalda rajada justo donde la palabra justicia está escrita. Lo que le hace enfurecer, aunque se muestra altivo.

Maverick: *sarcasmo* Muchas gracias por esta…demostración tan honesta de lo que he estado haciendo mal. Ahora…serías tan amable de decirme… ¡si lo estoy haciendo bien! ¡Burst Time!

Usando sus dos armas de fuego, Maverick intenta un torrente ígneo mucho más caliente, potente y agresivo  que todo lo que ha intentado antes. Jean, no obstante, sigue confiado, y esquiva por completo el ataque, el cual aparentemente se pierde en el cielo.

Jean: Ja. Pues no, no lo estás haciendo bien.

Pero entonces, Jean nota la sonrisa maliciosa que ha comenzado a esbozar el Comodoro, lo que le da la primera señal de que algo no está bien.

Maverick:  *sonriente* Boomerang Time.

Es su Haki de observación el que le da la segunda señal, no obstante, es tarde para escapar. El primer torrente de Maverick vuelve por el mismo camino por el que salió, impactando a Jean, el cual solo alcanza a imbuir a medias sus alas para tratar de cubrirse, pero acaba en el suelo, dolorido, quemado y humeante, pero más que nada, furioso; mientras que el. Torre vuelve a ser absorbido por las armas del oficial, el cual sopla el humo que les queda.

Jean: Tch…

El peliazul se levanta y se da cuenta de que su cola de caballo allí está chamuscada, lo que le molesta aún más, así que toma una nueva posición de combate.

Jean:  Nada mal, Martha. Ese debo admitir que si me dolió un poco.

Maverick: ¡Mi nombre no es Martha!

Jean: Bueno, Marvin. Veo que te gusta disparar. Pero dos podemos jugar ese juego.

Maverick:  ¿Huh?

Jean: ¡Silber Schwartz! ¡Ara Teil: Hand!

El oficial observa como Jean torna su mano en garra y luego está se torna negra metálica. Pero hay algo extraño, las plumas le empiezan a crecer y Jean le apunta con esa mano directamente.

Jean: ¡Ara Pfeilspitze!

Pero Jean no alcanza a hacer lo que sea que está intentando, pues en ese momento el viento sopla tan fuerte que casi les arranca las capas a el y a su rival.

Maverick: ¡Genial! ¡¿Ahora que!?

Es entonces que en el cielo se oye una risa, una risa aguda, estridente, molesta, pero principalmente, conocida.  

Capítulo 524: Te aprecia...

Minutos antes… 

Mayhem: ¡Hydrargirum Thrust!

Angélique: ¡ Heel Strike!

El capitán marine y al primer oficial pirata han estado pugnando un rato de la misma forma. Mayhem ataca con su espada  y Angélique bloquea con su tacón. Mayhem ataca con su espada  y Angélique bloquea con su tacón. Una y otra, y otra, y otra vez.

Mayhem: ¡Hydrargirum Chop!

Angélique: ¡Spinning Heel!

Mayhem: Tsk…

Esto molesta a Mayhem en gran medida, y no tarda en increpárselo.

Mayhem: ¡Ya me harte! ¡Pelea en serio, pirata! 

Angélique: ¿Quién dice que no estoy peleando en serio?

Mayhem: ¡No te pases de lista conmigo, criminal! ¡Es evidente!

Angélique: De acuerdo, tienes razón. No estoy peleando en serio. Aunque no es como que tenga una razón para pelear en serio.

Mayhem: ¡Pues te voy a dar una!  ¡Quicksand! ¡Ground Lock!

Usando sus poderes de la Monda Monda, una vez más Mayhem derrite el suelo que hay bajo su rival y luego, cuando está empieza a hundirse, lo solidifica, dejando a Angélique atrapada de las rodillas para abajo, aunque extrañamente, ella no se ve preocupada por ello.

Angélique: Linda técnica. Seguro que con esto dejas a todos a tu merced normalmente….

Mayhem: Exactamente. ¡ Hydrargirum…!

Pero antes de que el marine pueda lanzar su ataque, Angélique alza la mano hacia el, indicándole…¿Que se detenga?

Angélique: Nah Nah Nah. No me dejaste acabar de hablar. Decía que normalmente todos quedan a tu merced.  Pero yo no soy normal…y mis piernas tampoco.

Súbitamente, el suelo se rompe y Angélique libera una de sus piernas con facilidad, para odiosa sorpresa del pelinegro, que decide reanudar su ataque.

Mayhem: ¡Hydrargirum Gash!

Pero Angélique resulta ser demasiado rápida para el, esquivando el ataque, y no solo eso. Llega a dónde está él de nueva cuenta.

Mayhem: ¡…!

Angélique: Acabemos con esto ahora sí. ¡Charcoal Heel Breaker!

De una poderosísima patada, Angélique impacta la espada mercurial de Mayhem, la cual explota en cientos de miles de pedazos, prácticamente se hace polvo . Los pedazos caen en la arena, haciendo que volver a recogerlos sea una tarea casi imposible. El golpe también hace que Mayhem se caiga sobre una roca, golpeándose la cara fuertemente.

Mayhem: ¡Aghhhh!

Angélique: Muy bien. Estás desarmado y derribado. La pelea termino.

Angélique camina en sentido contrario, dispuesta a irse, pero el oficial, furioso, no pretende dejarla.

Mayhem: ¡Esto no ha acabado!

Usando sus poderes de nueva cuenta, Mayhem toma la roca sobre la que ha caído y la convierte en un hacha gigantesca.

Mayhem: ¡Dough Waraxe!

El hombre se la va encima a Angélique, la cual alcanza a hacerse a un lado. Apenas a tiempo para evitar que la partan en dos desde arriba.

Angélique: ¡Woahhh!

Mayhem, no obstante no acaba ahí y pone un trozo de carbón de uno de sus viales en su boca, para luego soplarlo en forma de vapor.

Mayhem: (¡Cold Smoke!)

Angélique evita la primera nube de carbón pero Mayhem lanza más, empezando a acorralarla y a su campo de acción. La pelirroja percibe lo que se vendrá sobre ella si la nube la alcanza. Quedará ciega, sin aliento y a merced del furioso pelinegro con el hacha gigante, así que decide realizar algo para salir de esa situación para salir del paso, aunque no es una idea que le guste.

Angélique: Tcht… Maldición. ¡Grill Heel!

La pirata talla su pierna derecha contra la arena seca tan fuerte como puede, lo que hace que su tacón se ponga al rojo vivo. Acto seguido, alza la suela sobrecalentada de su zapato hacia la nube negra que se le acerca, la cual a pesar de ser vapor, sigue siendo carbón, y por lo tanto, es altamente inflamable.

Angélique: (Me lleva)

Mayhem: ¡…!

La nube arde como rastro de pólvora alcanzando a su fuente, Myahem, que aún seguía exhalándola. Una llamarada veloz se dispara al cielo y al disiparse, Mayhem está en el suelo, con unas cuantas quemaduras en la cara.

Mayhem: ¡Aghhhh! ¡Maldición!

Angélique tiene la pierna chamuscada pero ha evitado daños graves imbuyéndola en Haki en el último momento.

Angélique: Tch… tu si que haces difícil el querer vencer a alguien sin lastimarlo. Ve como te ha quedado la cara.

Mayhem, ante esas palabras mira con odio a su rival mientas se levanta dificultosamente.

Mayhem: ¿Por qué querrías vencerme sin lastimarme, criminal.

Angélique: No me malentiendas. Yo por mi, te lastimarla y mucho. Pero si hago eso también le haré daño a Anfitrite.

Mayhem: ¿Qué tiene que ver esa traidora en esto?

Angélique: Tsk… ¿En serio no te das cuenta, verdad? Piensa un poco en cuando peleaste con ella. Piensa en sus ataques. ¿Ella trató de lastimarte en serio?

Mayhem recapitula todo su combate anterior en su mente, y se da cuenta que todos los ataques vagamente ofensivos de Isabel eran solo para dejarlo incapacitado temporalmente, aunque no quiere aceptarlo. No puede 

Mayhem: No…no sé de qué estás hablando, criminal.

Angélique: Tch… No sé que relación hayan tenido ustedes dos pero ella todavía te aprecia, con todo su corazón. Y créeme que cualquier razón que tengas para odiarla no es buena. Yo tenía un montón y todas no valían a un pepino porque se anulan de inmediato por la bondad que hay en ella.

El hombre mira confundido a la pelirroja mientras está sigue hablando…

Angelique: Y si, tal vez la haya cagado un montón de veces. ¿Pero quién no? Y ella se arrepiente  por abandonarte y te adora a morir. Tanto que no se atrevería a lastimarte. Tanto que se habría dejado matar por ti, porque ella jamás te haría daño. ¿Por qué crees que vine yo a pelear contra ti? Si ella hubiera seguido luchando ya estaría muerta y yo jamás dejaré que eso le pase a un camarada mío mientas este yo para evitarlo.

Mayhem se levanta, tambaleándose un poco. Mareado por las heridas pero más por todo el discurso que le han dado. Su mente está revuelta. No obstante no le da mucho tiempo de pensar al respecto pues su capa se alza con violencia. Igual el cabello de Angélique. Es entonces que en el cielo se oye una risa, una risa aguda, estridente, molesta, pero principalmente, conocida.  

Capítulo 525: Tormenta de dioses

El aire sopla más y más fuerte cada vez, y tanto marines como piratas lo notan por igual. La risa del cielo se vuelve a escuchar. Más sonora, más potente, más estridente, más molesta.

Hela: ¡Ahahahahaha!

Angélique: Tsk…

Jean: ¡ Maldición! 

Maverick: ¡¿Ella de nuevo!?

En el aire vuelve a estar Hela, montada en su querida escoba, la cual brilla con fuerza pues el cielo se está ennegrecido tanto que por un momento parece que está anocheciendo.

Hela: ¡Parece que se están divirtiendo mucho sin mi! ¡Eso me ofende un poco! ¿¡Saben!?

Mayhem: ¡Hombre, prepárense para atacar a esa mujer de nuevo!

Hela: ¡Bueno! ¡Ya que se divierten tanto sin mi! ¡Yo me divertirse sin ustedes… cuando acabe con todos a la vez! ¡Thor Strike!

La bruja una vez más lanza una de sus extrañas burbujas al cielo y de esta sale un rayo que fríe a más de un marine en la costa al caer, además de algunos de los clones de Katrina que estaban por ahí. 

Maverick: ¡Abran fuego!

Jean: ¡Contra ella! ¡Todos!

Todos los que pueden atacar a distancia lo hacen, lanzando embate tras embate contra la bruja y su escoba voladora. Sin importar bando ni afiliación, la batalla de vuelve contra esa única persona que amenaza con matarlos.

Maverick: ¡Burst Time!

James: ¡ Yellow Star- Brutus Strike!

Evangeline: ¡Eros Sting!

Mayhem: ¡Death Rain!

Isabel: ¡ Buttterfly Orchid Whirlwind! 

Katrina: ¡Copy Knife – Fan!

Samir: ¡Mayonaka Kogeki! ¡Mangetsu Kogeki!

Pero no importa cuantos disparos, cuantas ondas cortantes, cuanto Haki usen sus enemigos para tratar de impactar la, nadie acierta gracias a los increíbles reflejos de Helway y de la propia Hela. Bueno, nadie excepto una persona.

Erica: ¡Tir!

El tiro único que dispara la mujer pelinegra raja la mejilla de Hela, haciendo que se escurra una única gota de sangre. La Bruja se palpa la mejilla por el ardor repentino, y al notar sus dedos manchados por la sustancia carmesí, empieza a sonreír como psicópata.

Hela: ¡Ahora por ese chistecito a todos les va a ir peor! ¡Freyr Lament!

La mujer lanza otra burbuja al cielo de por sí oscurecido y acto seguido, cae una gota de agua, y luego otra y luego otra hasta que se suelta la lluvia con gran fuerza. Casi como si fuera monzón tropical.

James: ¿Qué está haciendo? 

Evangeline: No sé, pero no me gusta nada.

Tanto piratas como marines observan confundidos, sin entender que pretende la Bruja de los Vientos. Ahora todo está empapado. Sus ropas, la propia playa que incluso comienza a anegarse, pero entonces, deja de llover y Hela sonríe con aún más fuerza 

Mayhem: Tsk… ¿Ahora que?

Hela: ¡Thor Wrath!

La mujer suelta varias burbujas que relampaguean hacia el cielo oscurecido, el cual empieza a destellara iluminarse y a tronar. Los dos bandos que se oponen a Hela observan expectantes hasta que un rayo cae al suelo. Su fuerza no es mayor que el anterior, pero causa más daño. ¿La razón? Todo está mojado y conduce mucho más la electricidad.

Hela: ¡Ahahahahaha!

Marines: ¡Gahhhhhahahh!

Maverick: ¡Maldición! ¡Vienen más!

Jean: ¡A cubierto!

Todos en tierra corren para tratar de evitar el clima potencialmente letal que Hela les lanza. La idea de la mayoría o más bien, la única idea, es correr y refugiarse a bordo de la Ocean Spirit y el buque de Maverick respectivamente, pero muchos caen víctima de los rayos antes de poder ponerse a salvo. En el menor de los casos, heridos de gravedad. En el peor, pasan a mejor vida. 

Maverick: ¡Pagarás por eso, maldita bruja! ¡Bang…!

Pero el comodoro comete un error grave al tratar de disparar a la mujer de  la escoba, pues al alzar su trabuco, hecho de metal, accidentalmente atrae un rayo sobre sí mismo. El marine cae al suelo, inconsciente y mal herido.

Mayhem: ¡Maverick!

El capitán, que corría cerca, trata de ayudar a su superior de cabellos naranjas, alzando y llevándolo a su espalda, pero esto reduce su velocidad en gran medida. Para colmo de males, una roca le hace tropezar, y no uno sino varios rayos, se les vienen encima.

Mayhem: ¡…!

Esperando su final, Mayhem agacha la cabeza y cierra los ojos. Pero extrañamente no siente nada, solo se oye el trueno posterior. Al abrir los ojos y voltear hacia arriba, casi entra en shock al ver a nada más y nada menos que Pluma Azul Dorada, en su forma Silber Schwartz Engel,  con las alas desplegadas como escudo sobre sí mismo y sobre los marines.  

Capítulo 526: Pararrayos

Mayhem se queda inmóvil con Maverick aún inconsciente, mientras Jean permanece del mismo modo unos segundos más. Más de un rayo lo golpea y se nota que a pesar del Haki, los impactos eléctricos aún le son algo dolorosos.

Jean: ¡Aghh! ¡Me lleva!  ¡ Evangeline! ¡Lo que sea que vayas a hacer, hazlo ya!

Evangeline: ¡Si, capitán!

Evangeline, de algún modo se las arregla para fijar una cadena a una roca y luego, usando su arco y flecha, manda el otro extremo de la cadena hacia el cielo.

Evangeline: ¡Holy Virtue: Fortitude!

Conforme avanza hacia arriba, la flecha con cadena comienza a atraer los rayos, actuando como un pararrayos Improvisado.

Jean: ¡Aghh! ¡Qué demonios estás esperando! ¡Corre!

Son estas palabras las que hacen al pelinegro reaccionar finalmente. Mayhem vuelve a cargar a su compañero herido y vuelve a ir rumbo a su navío, logrando llegar finalmente y dejando al herido Maverick en la enfermería.

Mayhem: ¡Atiendanlo, rápido!

No obstante, el pararrayos improvisado comienza a caer de nuevo hacía la tierra, cosa de la que Hela se burla.

Hela: Vaya, vaya, vaya. Veo que su pequeña idea para detener los rayos no era tan buena después de todo.

Evangeline: ¡Se le llama medida temporal! ¡Señor Buster! ¡Joven Samir!

Desde el nido de cuervo de la Ocean Spirit , el Jabalí del Mar y Corte Monocromo activan un mecanismo que sobresale del asta bandera . Nada más y nada menos que un pararrayos de verdad. Los rayos ahora caen todos atraídos ahí, mientras que Samir y Bert bajan al casco no sin antes chocar manos.

Angélique: ¿Desde cuándo tenemos un pararrayos? 

Big Bird: ¡Pararrayos! ¡Pararrayos!

Bert: Desde hoy. Evangeline quería poner uno desde que llegamos al Mar Maubegeumour, pero no habíamos tenido tiempo.

Samir: Así que aprovechamos para meterlo con las reparaciones de hoy.

Angélique: Ja, son mis ídolos, chicos.

Pero hay alguien que no está muy feliz con todo esto por obvias razones. Hela, la cual, furiosa al ver que han echado a perder su plan de freír a todos con su tormenta eléctrica, lanza una “canica” de clima hacia Evangeline.

Hela: Tcht… ¡Inmature Weather Ball! ¡Njord Cannon!

Justo antes de impactar con la tripa de Evangeline, la canica libera un pequeño torrente de aire comprimido con tal fuerza que Evangeline cae al suelo escupiendo sangre.

Evangeline: ¡Ughhh!

Jean: ¡Evangeline! ¡Maldita!

El joven capitán vuela hasta la bruja de los vientos en su forma Harpyie y trata de meterle un zarpazo como venganza por el daño a su camarada.

Jean: ¡Ara Zergliederung!

Pero Hela se deja caer de Helway para evitarlo, y sosteniéndose con la articulación de la rodilla, dala vuelta entera para volver a lanzar otra canica hacia Jean, su que está se ve diferente.

Hela: Qué los rayos de mis nubes ya no sirvan no significa que no haya otra forma de lanzarlos. ¡Mjolnir!

Jean esquiva la bolita, pero esta revienta tras de el, liberando un rayo moderado que por su cercanía, se ve atraído a Jean y no al pararrayos.

Jean: ¡Gahhhhhh!

Acto seguido, la mujer lanza varias veces el Njord Cannon, impactándolo como si de una ametralladora se tratase.

Hela: ¡Njord Gatling Gun!

Angélique: ¡Jean!

Tanta es la fuerza con la que ha sido impactado, que Jean acaba estrellándose en la ladera de la parte más alta de la isla. Sus compañeros, furiosos, y aprovechando que la tormenta ya no puede dañarlos, salen al ataque una vez más, aunque aquellos que pueden atacarla a esa distancia no son muchos. 

Evangeline: ¡Eros Sting!

James: ¡Yellow Star- Specter Pierce!

Isabel: ¡Sage Blow!

Samir: ¡Kuroga! ¡Shiroga!

Un tiro de excesiva distancia junto a una flecha enorme, dos cuchilladas de aire comprimido y una onda cortante de largo alcance son enviados hacia la Bruja, pero es inútil. Ninguno logra darle gracias a los increíbles reflejos de Helway.

Hela: ¡Patético!

James: Tchh…subamos al termostato entonces.

Evangeline: Lo mismo digo.

El cazador procede  entonces a subir el nivel de su arma hasta el blanco mientras que Evangeline cambia el Dial de viento de su arco por el de flama.

Evangeline: ¡Seven Deadly Sins!

James: ¡White Star- Hydra Blast!

Aunque los tiros vuelven a fallar, Hela también tiene que hacer un esfuerzo por esquivar junto a Helway. El calor de los proyectiles es tanto y les pasa tan cerca que chamuscada el cabello y ropa de Hela, así como las alas de Helway. Esto la molesta, así que decide que es hora de “enfriarlos” un poco 

Hela: ¡Ha! ¡Si se creen que el rayo es lo único letal del clima, se equivocan! ¡Stoned by Jotun!

Otra esfera de clima es enviada al cielo y entonces, a los Piratas les empiezan a caer gotas de agua congeladas.

Angélique:, ¿Granizo?

Pero pronto estás gotas empiezan a crecer en tamaño y fuerza, siendo casi como balas de cañón gélidas. Incluso algunas rompen la cubierta de la Ocean Spirit. 

Samir: ¡Cuidado! 

Los del Ave Azul se ven forzados a enfrentar el hielo buscar refugio,  cosa que parece casi imposible, lo que causa la risa de la Bruja.

 Hela: ¡Jajajajajaja! ¡Son prácticamente….! ¿Míos?

Pero la sonrisa de la bruja se disipa cuando ve algo volando a toda velocidad hacia ella. Algo grande, verde, viscoso y muy, muy enojado.

Hela(¿¡Como rayos llegó aquí!?)

Erica: ¡Ma main a glissé!  

Capítulo 527: Sobre la escoba

Aproximadamente dos minutos antes…

En el buque de la marine,  los soldados corren de un lado a otro tratando de esquivar rayos hasta que Evangeline realiza su pararrayos temporal. Mayhem llega en ese momento, con Maverick a cuestas. 

Marine: ¡Señor!

Mayhem: ¡Atiéndanlo, rápido!

El oficial y sus allegados notan entonces que los rayos que les lanzaban ahora son atraídos por el pararrayos de la Ocean Spirit y los del Ave Azul ahora son capaces de atacar a la Bruja de los Vientos.

Marine: ¿Deberíamos atacar también?

Pero el capitán no le contesta, se encuentra mirando todo lo que le rodea con semblante grave.

Marine: ¿Señor?

Mayhem: No… ya hemos perdido demasiados hombres y recursos. Atiendan a los heridos y carguen a los muertos. Nos vamos de aquí, la misión fue un fracaso.

El hombre saluda a su superior y cumple diligentemente con su deber, mientras que el oficial lanza una última mirada al exterior y se mete a la cabina, con aspecto desolado.

Mayhem: (¿Por qué se siente que todo está mal?)

Apenas unos segundos dos más tarde, Jean es disparado contra la ladera de la isla. Luego, el granizo gigante comienza a caer del cielo y los del Ave Azul corren tratando de esquivar las balas de cañón gélidas. Una de las balas cae en la cubierta de la Ocean Spirit, y la quiebra, justo enfrente de Erica, la cual observa furiosa lo que le hacen a su hijo y a sus amigos.

Erica: ¡Bruja maldita! ¡Debería partirle la cara! ¡Pero ni de chiste llegó tan lejos!

Bert: Solo un pájaro o una bala llegaría tan alto.

Pero son las palabras de Bert las que le resuenan y al ver a Taylor tratando de parchar un agujero en la vela con sus poderes, se concreta en su cerebro una loca idea.

Erica: ¡Tu! ¡Chico tela! ¿Puedes hacer tela elástica?

Taylor: Ahmm… si.

Erica: Pues haz un poco.

El pelirrojo, aunque no comprende bien que sucede, solo hace lo que la mujer le dice, y la ella, tras obtener la tela, amarra cada uno de los extra de la tela a lados opuestos de la baranda para luego estirarla tan atrás como puede.

Taylor: ¿Pero que está ...?

Bert: ¡Es una locura! ¡Espere!

Pero ya no logran detenerla y Erica se lanza cual piedra en resortera hacia la bruja, transformándose en el aire y completamente lista para golpearla.

Erica: ¡Ma main a glissé!

La mujer tritón da un puñetazo en toda la cara a Hela, haciéndola escupir sangre y despojándola de su sombrero, acto seguido, se sube a la escoba y usa su cuchillo para tratar de cortarle las alas.

Helway: ¡…!

Hela: ¡Deja a Helway en paz! ¡Freyja Needle!

La bruja, que sigue subida en su escoba, logra tirarle el cuchillo con una patada y acto seguido, trata de meterle un puñetazo, pero Erica lo evita deteniendo el puño con su propia mano transformada.

Erica: ¡Jeter à Mort!

Usando su inmensa fuerza, la pelinegra trata de arrojar a la mujer del clima mortal hacia el vacío, pero al hacerlo, Hela se vuelve a agarrar de su escoba y ágilmente se vuelve a subir, no sin antes tomar de su caldero varias esferas de tamaño reducido entre sus dedos.

Hela: ¡Njord Cannon! ¡Njord Cannon!

Con gran habilidad, la tritón esquiva el primer cañón de aire comprimido y endurece uno de sus brazos con Haki para bloquear el segundo.

Erica: ¡Gardien!

Acto seguido, Erica saca su pistola, y trata de dispararle las cinco rondas que le quedan cargadas, aunque Hela se pone creativa para evitar los disparos.

Hela: ¡Njord Shield!

Usando una pequeña, Weather Ball, la bruja evita el impacto de cuatro de las balas al crear una corriente que cubre su torso, no obstante, una de las balas iba a su pierna, y está si logra darle.

Hela: ¡Aghhhh, Maldición!

Erica: ¡Es lo que te mereces y nada más, maldito bruja! ¡Nadie se mete con mi Jeany!

Hela empieza a hartarse, pues Erica está sobre Helway, llenándole de mucosa y atacando a ambos como si el lugar le perteneciera. Decidida a acabar con ella de una vez por todas, Hela toma una medida desesperada.

Hela: (Maldición, odio hacer esto). ¡Helway! ¡Zap Zap!

La escoba luciérnaga asiente y súbitamente sus alas su cola y su cabeza desaparecen, volviendo a no ser  más que una simple escoba, y como tal, ella ,su jinete y la intrusa se precipitan a toda velocidad a tierra.

Erica: ¡Carajo! 

Pero al mismo tiempo, Hela, toma la última Weather Ball diminuta que aún tenía en la mano y la estrella con la palma de la mano en el abdomen de Erica.

Hela: ¡Odin Touch!

Erica: ¡Gahhhh!

Un choque eléctrico se recorre por el cuerpo de Erica, ampliado por el agua y la baba que la cubre, mientras que Hela se protege del mismo con sus guantes. El ataque deja una marca de quemadura en su abdomen y acto seguido, Hela la patea, haciendo que suelte la escoba y cayendo individualmente mientras Helway se vuelve a tornar a su forma híbrida y se eleva junto a su ama.

Hela: Je.

Erica: ¡Me lleva! ¡otra vez!

Erica se va destransformando mientras cae, ante la mirada horrorizada de los del ave Azul en el suelo, pero , como un destello azul y dorado, súbitamente deja de caer, y se ve sostenida a si misma por una garra que sujeta su pierna.

Erica: Ese es mi Jeany.  

Capítulo 528: Arpía de negro y plata

Los rayos siguen azotando el pararrayos de la Spirit a la vez que iluminan el cielo oscurecido. Jean, en su forma Gold-Blaue Harpyie, regresa volando de donde le habían estrellado y con la garra de su pie, atrapa a su madre que va cayendo de la pierna.

Erica: Ese es mi Jeany.

Jean: ¿Estás bien, mamá Eri?

Erica: Si, estoy bien solo es una quemadita…Ughhh …

Pero la carne ampollada en partes y viva en otras hace evidente que la quemadura es al menos de segundo grado, lo que hace a Jean ponerse aún más furioso con la causante de su origen: Hela 

Jean: Cuando te baje, ve a con Taylor para que trate eso.

Erica: ¿Qué?

Jean: Yo voy a enfrentar a esa bruja.

Erica: ¡Espera, Jean! ¡No te atrevas a soltar…!

Pero este la deja ir de su agarre una vez está a escasos centímetros del suelo y va hacia a Hela, la cual una vez más, se ve divertida por ello.

Hela: Miren quién está aquí otra vez. Plumita Azul-Dorada. ¿Quieres que te acabe de una vez?

Pero a diferencia de antes, Jean esta completamente fúrico y lanza una mirada tan terrible a la Bruja, que está no puede evitar sentirse un poco intimidada, aunque trata de ocultarlo.

Hela: Pues…si estas tan ansioso. Entonces acabaré contigo. ¡Mjolnir!

La mujer de cabellos rojizos lanza una pequeña Weather Ball esperando electrocutarle como hizo antes, pero Jean responde a su ataque haciendo que ella no esperaba ni en cien años. Bate sus alas con fuerza.

Jean: ¡Ara Facher!

La presión de viento que genera con sus alas envía a la esferita de clima de regreso a su punto de origen y amenaza con electrocutarle a la bruja en su lugar.

Hela: ¡Woahhh!

La mujer de la escoba tiene que dar un giro de trescientos sesenta grados mientras sostiene la escoba con las rodillas para evitar la burbuja que pasa completamente de largo y se puede ver a lo lejos como choca con la ladera de la montaña por el chispazo que emite.

Hela: ¡Estás completamente loco! ¡Eso de verdad pudo haberme hecho mucho daño!

Jean: Entonces nos entendemos…

La forma en que Jean la mira sigue siendo terrible. Es casi como si pudiera perforarla de tan fija y pesada que es. Una vez más, Hela se siente intranquila por ello pero trata de mantenerse calmada.

Hela: ¡Veo que te gusta el aire¡ ¡Te traeré un poco en ese caso! ¡Njord Breath!

La mujer lanza otra burbuja de clima al cielo y un poderoso vendaval, se desata. Todo se menea con fuerza, los arboles, la Ocean Spirit, incluso el propio Helway.

Helway: ¡…!

Jean: Tch…joder.

 Ante esto, Jean debe poner más empeño en volar derecho, cosas que lo hace distraerse un momento y solo alcanza a sentir lo que le viene después cuando ya lo tiene prácticamente encima.

Hela: ¡Njord Cannon!

El golpe da de lleno en el hombro de Jean, tal como hizo en la batalla que tuvieron antes, pero a diferencia de antes, Jean no grita, ni se sostiene el brazo. Lo que es más, apenas y se balancea un poco su cuerpo hacia atrás, mientras que su mirada parece ensombrecida.

Hela: ¡No fue suficiente, ¿Huh?! ¡En ese caso! ¡Njord Gatling Gun!

De mismos unos diez de los proyectiles de aire comprimido de Hela impactan a Jean, pero este sigue imperturbable y prácticamente inamovible. 

Hela :¡¿ Pero como es posible?!….hace rato salió volando hasta el carajo por menos que eso. ¿¡Qué demonios sucede!?

Jean: Eso molesta, ¿Sabes?

Ed entonces cuando se da cuenta de que algo oscuro va creciendo por el cuerpo de Jean. Algo negro y brillante 

Hela: ¿Haki de armadura?

Poco a poco , el cuerpo de Jean se va ennegreciendo. Empieza por la garra derecha y recorre su brazo, parte de su cuello y llega hasta el otro brazo y garra. Al mismo tiempo, baja por sus piernas y alcanza las garras de sus pies. Finalmente, el Haki va ennegreciendo cada una de las plumas del dorso y parte del ángulo interno de sus alas, que incluso parecen afiliarse y alargarse.

Jean: ¡Silber-Schwartz Harpyie!!

Hela: ¡…!

Las alas y plumas de Jean incluso parecen haberse agrandado y brillan cuando un varios rayos parten el cielo, mientras que él se queda un segundo así, estático en el aire.

Silber-Schwartz-Harpyie

Jean: Tch… Primero el Marine Malbert ese y luego tú. ¿Qué tienen los pelinaranjas con dispararles cosas a los demás?

Hela: ¿Hah?

Jean: Bueno, ya que te gusta tanto. ¡Te disparate a ti ahora! ¡Ara Pfeilspitze!


El hombre ave extiende su brazo de manera veloz y súbitamente, unmo ton de extraños proyectiles salen disparados hacia ella. Hela , esquiva las que puede moviéndose sobre Helway pero una hiere la cola de su escoba y otra le da en la pierna a ella misma.

Helway:* zumbido molesto*

Hela: ¡Aghhh! ¿!Que carajo!?

La mujer coge lo que sea que le han disparado y lo retira de su pierna, dejando una herida profunda. Al mirar con detenimiento, se sorprende enormemente.

Hela: ¡Una pluma! ¡Una pluma endurecida con Haki!

Jean: ¡Y eso solo es lo menos de lo que te espera!

La arpía de negro y plata ataca.  

Capítulo 529: Centenar de brujas vs Centenar de plumas

Jean: ¡Ara Pfeilspitze!

Hela: ¡Muévelas, Helway! ¡Muévelas!

La batalla continua. Jean vuelve a disparar sus afiladas plumas y Hela ordena a Helway volar para esquivarlas, una tarea ardua pues Jean persigue a la escoba de cerca. Tal como pasaría en la naturaleza, el ave da caza al insecto.

Hela: ¡Más rápido, Helway! ¡Mjolnir!

Un rayo en una canica es disparado de nueva cuenta hacía Jean y lo impacta directamente, pero el peliazul apenas y se inmuta. Solo se “sacude” la electricidad, como un perro que se sacude la lluvia.

Jean: Grr…

Hela: ¡…!

Jean: ¡Ara Pfeilspitze!

El joven capitán vuelve a disparar plumas y Hela vuelve a ordenar a Helway que vuele y esquive, pero en un acto muy inteligente, el hombre arpía usa su Haki de observación y la otra garra para adelantar un ataque.

Jean: ¡Ara Style: Luftsabel!

Una onda cortante, similar a las que lanzan Samir o Isabel con sus armas es disparada justo al punto al que volaba Helway y asesta a su jinete de lleno.

Hela: ¡Gyaahhhh!

El impacto le provoca una herida  profunda a la mujer del clima y la saca de balance con tanta fuerza que cae de su escoba, precipitándose a toda velocidad hacia el suelo.

Helway: ¡…!

Su escoba-luciernaga, no obstante,  logra volar hasta ella antes de que se mate con la caída, recogiendola a escasos metros del suelo y volviendo a ganar altura posteriormente.

Hela: … ufff… ufff… bien hecho, Helway.

La bruja empieza a entrar en pánico. Sus antes  ataques super eficaces apenas y hacen cosquillas a Jean con su nueva forma.

Hela: Si seguimos así, solo acabaremos en el suelo. Tenemos que encontrar una forma de hacer que se agote.

La mujer da un vistazo rápido a su enemigo, el cual ya vuela hacia ella para intentar un nuevo ataque. 

Hela: Su cuerpo está casi totalmente recubierto de Haki de armadura….eso… ¡Eso es! Si lo usa por mucho tiempo eventualmente se le agotará y quedará como pelele en el piso. Luego podremos hacerle lo que queramos.

La escoba asiente  y su ama toma un par de esferas de su caldero, para posteriormente lanzarlas al aire.

Hela:  ¡Jotun Breath!

Un montón de neblina a se empieza a generar,  disminuyendo la visibilidad en gran medida, oculta a  y enfriando el ambiente. Esto normalmente debilitará a Jean, pero su nueva forma le da también cierta defensa contra el frío.

Jean: Tch… ¿¡Es todo lo que tienes!?

Hela: ¡¿Porque no miras por ti, mismo cielo?!

La voz de Hela y luego ella misma se revela ante Jean,  lanzándole de nueva cuenta una bolita de clima.

Hela: ¡Jotun Teeth!

La burbujitas se rompe liberando un pequeño torrente de granizo, el cual Jean cubre solo alzando su garra ennegrecida. Pero pronto aparecen más ataques iguales de todas direcciones, en las cuales, hay Helas y Helways riendo y atacando.

Hela: ¡Hahahaha!  ¡Mirror of Freyja!

Jean: ¿Espejismos?

Hela: ¡A ver cómo te defiendes de esto!

Las Helas se mueven por todas partes arrojando hielo, relámpagos y cañones de aire, mientras que Jean se queda estático y cubre su cara con sus garras ennegrecidas.

Hela: (Jiji. Esta funcionando. Pronto lo tendremos).

Pero Jean, extiende su pierna y lanza un poderosísimo tajo aéreo hacia la bruja  seriamente.

Jean: ¡Ara Style:  Wind Hellebarde!

Hela: ¡Kyahhhhh!

La mujer se palpa el abdomen dolorosamente, viendo sangre en cantidades preocupantes, luego alza al rostro, notando a Ave Azul-Dorada viéndole fijamente. 

Hela: Pero… ¿Pero como?

Jean: La próxima vez que te escondas entre espejismos, procura que tú enemigo no sepa Haki de observación. ¡Esto es por lastimar a mamá Eri!

Hela: (¿¡Mamá!?)

Jean: ¡Ara Style: Regen von Messern!

Batiendo sus alas aún con más fuerza, Jean disipa la niebla y al mismo tiempo, dispara centenares de plumas navaja hacia Hela y su escoba, y aunque la bruja trata de cubrirse con su Njord Shield, ambos son acribillados. Las alas de Helway resultan cortadas de seriedad, por lo que la escoba y su ama caen al suelo, dejando un rastro de impacto en la arena.  

Capítulo 530: Cuchillo interior

Viendo su victoria asegurada, Jean desactiva su Haki al mismo tiempo que desciende lentamente a pies de la Ocean Spirit. Ahí, sus camaradas ya le esperan, y celebran con júbilo por su triunfo.

Katrina: Jaja, no si quiera sabía que podías hacer eso. 

Big Bird: ¡ Increíble! ¡ Increíble!

James: Si. Nada mal.

Jean: Gracias, chicos. ¿Qué pasó con los marines? 

Mía: Se fueron. Creo que sufrieron muchas bajas.

Erica también ya le espera, sosteniéndose la gasa húmeda que le han colocado en la quemadura con una mano, y la mejilla del joven con la otra.

Erica: Te has vuelto tan fuerte. Tal como sabía que lo harías. Estoy orgullosa.

Jean: Gracias, mamá Eri.

Ambos comparten un tierno momento juntos, ignorantes de que Hela, si bien esta seriamente lastimada, sigue consciente, y lastimosamente se arrastra hasta Helway, el cual está demasiado destrozado para moverse.

Hela: Ay, mi chiquito… ¡Pagarán! ¡Juro que haré este trabajo aunque acabe conmigo!

Es entonces que la mujer ve su caldero, aún conteniendo una buena cantidad de Weather Balls sin usar, y recuerda algo.

Hace diez años…

Una joven Hela está picándose el interior de los dientes en una extraña isla entre las nubes, mientras un hombre viejo con vestimenta semejante a la de un mago le regaña por algo.

Viejo: Lo que hiciste fue sumamente irresponsable, Hela. Las Weather Balls no son juguetes ni armas, son inventos que deben ser tratados con sumo cuidado. Un movimiento en falso y podrías destruir el mundo. ¿¡Me estás escuchando, Hela!?

Hela: Sehhh, sehh, te escucho. Destruir el mundo. Anotado.

De regreso al presente…

Hela: Ha…. Si es lo que hace falta, lo haré. Desatemos… el Ragnarok.

La mujer toma su caldero y lo hace derramarse, haciendo que todas las burbujas revienten y el caos comience a crearse en el cielo. Los piratas se dan cuenta entonces, pues el pandemonio no tarda en alcanzarles.

James:  ¡Carajo! ¡¿Ahora que!?

Jean: ¡Hela! 

La bruja alcanza a levantarse y extiende los brazos al cielo mientras esté llueve, relampaguea, graniza, nieva y está soleado todo al mismo tiempo. El viento es tan fuerte que incluso algunos árboles delgados de la isla se empiezan a arrancar y los rayos que caen en el pararrayos de la Spirit son tantos que el metal se está sobrecalentando.

Hela:¡Ahahahahaha!

Evangeline: ¡Eso no es bueno!

Angélique: ¿¡Qué hizo está loca ahora!?

Big Bird: ¿¡Qué hizo!? ¿¡Qué hizo!?.

Jean: ¡No sé! ¡ Pero me asegúrate de que no lo haga de nuevo!

El muchacho Peliazul ya se está preparando para darle su merecido a la bruja, pero su mamá lo detiene extendiendo su brazo para que no pase.

Erica: No. Tu y tus amiguitos pondrán en marcha ese barco para salir de aquí.

Jean: ¿Qué? Pero…

Erica: ¿Vas a contradecirme, jovencito? Tú haces lo del barco y mientras yo “veo” que la señorita esa no necesite algo 

Jean retrocede un poco. Puede ver que su querida mamá Eri esta furiosa, así que acaba haciendo lo que ella dice.

Jean: ¡Muy bien, chicos! ¡Preparen todo! ¡Nos vamos!

Todos: ¿ok?

Los piratas suben a la Spirit a toda velocidad, mientras que Erica camina hacia Hela. La cual, a pesar de sus heridas, permanece altiva con lo que ha creado.

Hela: Ahhh, eres tú. ¿Te gusta? Lo hice especialmente pensando en ti y en ese bastardo malnacido de Pluma Azul-Dorada. 

 Extrañamente, el comentario le hace mucha gracia a Erica, y  se ríe bastante.

Erica: Pues la verdad, debo decir que me encanta. Es más déjame agradecerte.

La pelinegra corre hacia Hela y le da un abrazo, dejando a la bruja completamente extrañada y creyendo que su enemiga se ha vuelto loca. Pero entonces siente un dolor increíblemente agudo en todo su abdomen.

Hela: ¡Ughhh!

Erica: *susurrando al oído de Hela*  Couteau Intérieur…

 Al bajar la vista se da cuenta entonces de que Erica se ha transformado en su forma híbrida y de algún modo, ha clavado sus propias costillas, si, sus costillas, en Hela. El acto también parece doler a la tritón pero se siente satisfecha al ver que Hela finalmente se desploma, con los ojos en blanco 

Erica: Adiós, maldita bruja piruja.  

Capítulo 531: No todos estuvieron aquí...

Un rato más tarde…

Los del ave Azul han logrado escapar del Ragnarok provocado por Hela y navegan nuevamente en mar abierto. Taylor está dibujando a Erica, la cual está aún en su forma híbrida, aunque el médico se ve un poco preocupado.

Taylor: ¿Segura que está bien? Siento que deberías descansar con esa quemadura. 

Erica: Está genial, chico. En mi forma híbrida me regenero más rápido, así que si puedo ayudarte a tu registro, mejor.

Taylor: Vaya, que buen dato curioso. Gracias. 

Erica:  De nada, chico, de nada.

Samir: oye, y ya anotaste a la escoba luciérnaga de la Bruja. 

Taylor: Oh, casi lo olvidaba.

Al mismo tiempo, Bert está al timón y Angélique en el auricular del Den Den Mushi. Al fin a podido comunicarse con el resto de la alianza y obtiene de ellos, una ubicación aproximada de su última peripecia para poder llevar al fin a Eiyuu.

Fleur: Pues por lo que me dices, estoy noventa y nueve por ciento segura de que estaban en Venterra.

Angélique: ¿Venterra? ¿Nos desviamos mucho?

Fleur: Algo, si, pero no tanto. Si sigues la segunda aguja del log pose deberías estar de nuevo en curso hacia Eiyuu.

Angélique: Entiendo.

Fleur: ¿Pero están seguros que están bien? Eso de la loca que atacaba a marines y piratas por igual da cosa.

Angélique: Si, estamos bien. Pero gracias por preocuparte, Fleur-basan. Nos vemos allá.

Fleur: Con cuidado 

Ka'cha

La chica pelirroja se dirige al timón para informar a Bert hasta que está nota que, en una de las barandas, Isabel mira con tristeza al horizonte, mientras que Mía le comparte una botella de aguardiente. 

Mia: Todo mejorará, tranquila.

Isabel: *trago*. Trato de matarme, Mía… Se convirtió en otro monstruo.

Mia: ¿Cómo Scal?

Isabel: No.  *trago* Como yo.

Isabel está a punto de ponerse a llorar de nuevo mientras Mía sostiene su hombro pero entonces, una afirmación inesperada las sorprende a ambas.

Angélique: Si es un monstruo como tú, entonces debe ser una muy excelente persona.

Las dos mejores amigas voltean pero Angélique ya se ha ido a darle el curso a Bert. Mientras tanto, Jean comenta con James sobre Hela y su extraño proceder.

James: ¿Por trabajo? ¿Esas eran sus razones para querer matarnos?

Jean: Es lo que dijo ella.  Y por lo que entendí, también me quería a mí en específico. 

James: ¿Una Cazarrecompensas o una asesina contratada talvez?

Jean: No estoy seguro.

El peliazul se queda pensando un momento. Los motivos de Reaper en Raijin era similares y según Samir, el tritón parecía tener compañeros, por lo que le llega a la mente que tal vez ambos fuesen camaradas,, pero no puede pensarlo mucho más porque en ese momento, Erica aparece y pone sus brazos alrededor de los cuellos de su hijo y del chico rubio.

Erica: ¿Qué? ¿En este barco no celebran sus victorias?

Jean: ¿ Querrás decir tu victoria? Je.

Erica: Por favor. Yo solo la remate, pero tú hiciste todo lo demás.

Jean: Bueno, ya que tanto insistes. Chicos, ¡Vamos a hacer algo de fiesta!

Todos: ¡SEEEH!

Erica: (cantando) Y así, cierro un ciclo, amor. Necesito un favor, un poco más de medicina. Pues nunca entendí la manera, para poder evitar, sentir que me rompen las piernas, cuando no estás.

Todos abordo se embriagan, comen o disfrutan de la música de Katrina, acompañada por la sorprendentemente increíble voz de Erica.

Erica: (cantando) Y, me haría feliz, que mi cantar, te haga sentir, muy especial. Qué mi cantar, te pueda dar placer, y así juntos envejecer, más no pude hacerte feliz. Ya decidí partir.

La pelinegra termina su canción y todos le aplauden, a lo que ella responde haciendo reverencias a modo de juego.

Erica: Gracias. Son muy amables, Ocean Spirit.

La mujer deja de cantar y Mía le ofrece un trago, que está acepta felizmente, para luego sentarse junto a Angélique.

Angélique: Que bien canta. 

Erica: Gracias.

Angélique: Y también toca el bajo, ¿No? Vaya dotes musicales.

Angélique da un trago a su bebida pero Erica se le queda viendo fijamente, un tanto sorprendida.

Erica: Pues gracias pero, ¿Cómo sabes tú lo del bajo si solo se lo conté a Isabel?

La pelirroja casi se atraganta con esta pregunta y la pelinegra no tarda en llegar a un conclusión sencilla.

Erica: Escuchaste nuestra conversación de antes, ¿verdad?

Angélique: Ahmm… no era mi intención en serio, aunque me hizo notar algunas cosas con respecto a Isabel.

Erica: Ya veo. Ustedes dos, no son las más grandes amigas, ¿verdad?

La navegante no dice nada, solo mira hacia el suelo y tuerce la boca 

Erica: Bueno, sea como sea. Después de ver como la trataste hoy…fue lindo que la confortaras. Seguro que ella lo aprecia. Es un buen rasgo para una primera oficial. Jean escogió a una buena persona. Puedo confiar en que lo cuides a el también, ¿no?

Angélique: Claro. Por mis camaradas haría lo que sea y más por Jean. 

La chica se aferra al tatuaje en su brazo y luego da otro trago a su tarro, mientras que la petición de la mujer que está a su lado para que cuide a su hijo la ha enviado pensar en algo.

Angélique: Disculpe, señora Erica. ¿Puedo preguntarte una cosa?

 Erica: Lo que quieras, cariño. Lo que quieras. Y por enésima vez, llámame Eri.

Angélique: Bueno, Eri . Jean y sus hermanos tienen apellidos diferentes. Sé que Jean tiene el de su padre pero Jill y Jonathan dicen los dos que tienen el de su madre y uno es White y el otro Grey…entonces... ¿Cuál de los dos es…?

La pregunta toma por sorpresa a la Tritón, pero decide que no hay nada de malo con contestar.

Erica: ¿Mi apellido? Bueno, para dejártelo claro. Mi nombre completo es Erica Josephynn Grey

Angélique: Entonces. Jonathan si lleva el apellido de su madre. Pero, ¿Por qué Jill dijo que..?

Erica: Oh…eso. Es algo bastante simple, querida. Eso es porque no todos ellos estuvieron aquí.

La mujer pone las manos sobre su vientre dando a entender que se refiere a adentro de.

Erica: Pero es no me importa. Los tres son mis hijos  y siempre voy a amarlos. Siempre seré su “mama Eri”…aunque no sea su mamá.

Satisfecha en parte con la respuesta y no queriendo indagar más en un tema que parece doler a la “Mama  Eri” la pelirroja cambia de tema y siguen con la fiesta hasta muy avanzada la madrugada.    

Capítulo 532: Madre

Quietud. Es lo que hay por un momento. Los primeros rayos de un nuevo día se asoman pero en la cubierta de la Ocean Spirit todos están tirados. Unos ciegos de alcohol, otros exhaustos por bailar y algunos tratando de digerir la inmensa cantidad de comida que han introducido en sus cuerpos. Solo hay una persona en pie, y camina lentamente a través de los piratas dormidos.

Erica: Hmmm…

La mujer deja la mirada fija en su hijo, también dormido y se acerca a él. Con dulzura pasa sus dedos por su cabello y luego se levanta para seguir su lenta caminata de contemplación. O al menos eso pretende hasta que tropieza con algo y cae con fuerza al suelo.

Erica: Tssssss… Auauauau…

La mujer se levanta un poco dolorida, observando que el objeto que la tiro se trata de la Jet Board de Evangeline, la cual recoge y se queda mirándola para luego voltear su vista al horizonte y acercarse a la baranda, como si fuera a usarla. 

¿???: ¿Madrugadora,eh?

La mujer emite un pequeño jadeo al escuchar una voz que resulte ser de Jean, el cual la mira con sus grandes ojos grises.

Erica: Ahhh, Jean. Me asustaste. Pensé que estabas dormido.

Jean: Si, lo estaba. Pero oí un ruido y… ¿Qué haces con la Jet Board de Evangeline?

Ante esta pregunta de su adormilado hijo, Erica se pone súbitamente nerviosa, al grado de dejar caer el aparato de sus manos. 

Erica: Te juro que no es lo que crees, Jeany. Yo solo en tropecé con ella y .…y…

Jean: ¿Cómo que no es lo que creo? ¿De qué hablas?

Erica: ¿No crees que iba a intentar tomarla e irme?

Jean: ¿Por qué habría de pensar eso?

El joven se sienta en flor de loto mientras su madre lo mira. Parece estar avergonzada. Pero Jean la insta a que se siente junto a él, y ella lo hace.

Jean: Entonces es cierto. Lo de aquella vez. Te escapaste.

Erica se ve mortificada por esta afirmación, pero más que nada, avergonzada.

Erica: ¿Lo sabías? 

Jean: Tenía mis sospechas. Papa dijo que te le adelantaste en una aventura y que iba a buscarte. Yo le creí un tiempo, pero Jona y Jill no. Sabían que algo había pasado entre ustedes. Una pelea fea. Jona creía que era culpa de papá que te fueras. Jill creía que era tu culpa.

La mujer se muestra sumamente entristecida por ello. Su rostro evoca tanta pena que parecería que su corazón va a partirse en cualquier momento.

Erica: ¿Y…tú qué piensas?

Jean: Pues…nada en especial. Es un problema tuyo y de papá y deberían hablarlo, pero hasta ahí. No creo que alguno tenga la culpa o que no la tenga. Es algo de dos. Tienen que arreglarlo los dos. Aunque papá mintió sobre lo que pasó. Eso si tengo que hablarlo yo con él.

Erica: Entonces… ¿No me odias por haberme ido? 

El muchacho mira a su mamá como si estuviera loca.

Jean: ¿Cómo podría odiarte, mamá Eri? 

El muchacho da un fortísimo abrazo lleno de dulzura a la mujer y está se lo devuelve con lágrimas en los ojos.

Erica: Te amo, Jeany.

Jean: Y yo a ti, mamá.

Al mismo tiempo… en Venterra…

El Santa Morte está arrancando a una distancia prudencial de la isla, pues el clima es todavía potencialmente peligroso. En su despacho, Azrael, con los codos en su escritorio, las manos cruzadas sobre su mentón y visiblemente furibundo, observa fijamente el cartel de Jean.

Azrael: Tsk…

En ese momento, entra una mujer mayor al lugar. De lentes, ataviada con bata y llena de sangre. La mujer acomoda los lentes sobre su mentón y habla nerviosamente.

Mujer: ¿S…señor?

Azrael: No estoy para nadie, Doc. Así que largo.

Mengele: Eso ya lo sé, señor. Pero es importante. Tiene que ver con la señorita Hela. Despertó y dice que..

Azrael: ¡No quiero saber nada de esa puta! ¡Se suponía que me traería a Blackie Junior y fue él quien la dejo medio muerta!

Mengele: Eso…eso no es del todo cierto.

El peliverde de las cicatrices se levanta entonces y camina hacia Mengele hasta hacerla retroceder y chocar con una pared 

Mengele: ¡Ah!

Azrael: ¿A qué demonios te refieres, Mengele?

Mengele: He... Hela dice que Black si le hizo muchas de sus heridas, pero que quien la dejo para el perro fue la “madre” de Black 

Azrael: ¿¡Madre!?

Ante eso, al líder de la Sociedad se le dilatan los ojos, y luego regresa su furia, para espetarle una respuesta a la médico.

Azrael: Eso…es… imposible. 

Mengele: Ya… ya lo sé, señor. Pero es lo que Hela dice.

El hombre se aleja de Mengele, dejándola salir de donde la ha arrinconado mientras que este sale de su camarote.

Mengele: ¿¡A... a donde va, señor!?

Azrael: ¡A tener una muy buena charla con Hela. Tiene que contarme quien es esta “madre” de la que habla.

Mientras tanto… Buque Marine de Mayhem y Maverick...

El pelinegro capitán se encuentra al habla en un Den Den Mushi, dando el informe sobre el fracaso de su misión para capturar a los Piratas del Ave Azul a su maestro, Mez Scal.

Scal: ¿Abortada?

Mayhem: Si, señor. Con tantas fatalidades y el Comodoro gravemente herido, considere que ese era el mejor plan de acción.

Scal: Oh. Las fatalidades causadas por una mujer que volaba en una escoba y controlaba el clima ¿No?

Mayhem: Si, señor. La mujer se presentó a si misma como Hela.

Scal: Ok, buscaré “reportes” al respecto. Algún otro “dato” que reportar.

Por como habla, se puede saber fácilmente que Scal cree que el capitán solo le está dando excusas, al menos hasta que Mayhem revela algo más importante.

Mayhem: Si, señor. Black y su gente estaban acompañados por otra persona. La mujer que provocó el incendio del otro buque. Caucásica, de complexión menuda, cabello negro y con la capacidad de cambiar en una especie de anfibio. Idéntica a la descripción de los registros de uno de los cuatro incidentes de hace un año tras la desaparición de Black. 

Scal: Lo recuerdo. Los otros causados fueron causados por Pluma Roja, Lagarto Monstruoso y Hada Distorsionada. Los tres identificados como familiares directos de Black. 

Mayhem: Esto implicaría que ese cuarto incidente también fue una represalia y no un caso aislado.  Esa mujer está relacionada de manera directa con Black. 

En su lado de la línea, Scal se queda pensativo y muy serio por un momento, pero sus pensamientos son detenidos por la voz de Mayhem.

Mayhem: ¿Qué medidas debemos tomar ahora, señor?

Scal: Tch... Debí imaginármelo. Manténgase en rumbo a Eiyuu. Si lo que le dijo Mors es cierto, allá encontrará a Black. Le enviaré refuerzos y también iré personalmente. Retomará su misión. ¿Me ha escuchado?

Mayhem: Si, señor.

Scal: ¡Y no se atreva a fallar otra vez!    

TO BE CONTINUED
    
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.