FANDOM


Arco de la Familia Pez
Arco de la familia pez 2.0
Información
Número de capítulos 26
Anterior Arco de los Intrusos
Posterior Arco del Dolor
Creador Megatroy

El Arco de la Familia Pez es el veinteavo primer arco de la historia de los Piratas de las Aguas Estancadas y el segundo de la Saga del Mar y la Tierra.

Antecedentes

Después de todo, los piratas llegaron a Sabaody, no sin antes un enfrentamiento entre Venjen y Sitsy contra Blujam, una supernova que resultó ser la hermana menor de Redsu, y Marko, el primer oficial de su banda; tras un forcejeo y conocer a todos los rivales que tendrían en un futuro, además de un encuentro más con Ealsa Roye (aunque sin derramamiento de sangre), acabaron por finalizar la disputa.

Capítulo 227: No siento mi cuerpo

Samley se encontraba en su cama en su habitación del apartamento que habían okupado cuando un estruendo sonó despertándole, rápidamente agarró su arma y corrió hasta la cocina, de donde había provenido el ruido.

Samley: ¡¿QUÉ PASA?!

Venjen: Ostia puta, no me esperaba la explosión, ¡BUENOS DÍAS!

Samley: ... ¿qué haces?

Venjen: Experimentos gastronómicos...

El capitán pirata sacó un bote lleno de una salsa de color rojo intenso con algunos tropezones relucientes amarillos y naranjas.

Samley: Parece magma...

Venjen: ¿Quieres probar?

Samley: No, gracias.

Venjen: Pues tú te lo pierdes.

Mientras la tiradora se ponía una taza de café, su capitán agarró el bote de salsa y se lo bebió completamente.

Samley: ¿Qué tal?

Venjen: No siento ninguna parte de mi cuerpo.

Samley: ¿Eh?

Venjen: Pica, mucho.

Samley: ¿Te encuentras...?

El pirata salió corriendo hasta el baño, dónde comenzó a soltar alaridos, mientras Clof pasaba por delante y entraba a la cocina.

Clof: ¿Qué le pasa?

Samley: Ha querido jugar a ser Dios.

Venjen: ¡YO SOY DIOS!

Por otra parte, Sitsy y Fersa estaban fuera observando los manglares y gente peleándose por ahí.

Sitsy: ¿Estás bien?

Fersa: Sí, solo que a veces me gustaría que papá estuviese aquí?

Sitsy: ¿Eh?

Fersa: A él le gustaba mucho pelearse, pero cuando yo nací tuvo que dejarlo todo e irse... a veces hasta me siento culpabla.

Sitsy: No digas eso, seguro que él estaría encantado de hacerlo, habría molado conocerle.

???: ¡EH!

Abajo del todo estaban Jolwuf y Redsu, que habían ido a buscar a alguien para hacer el coating al barco.

Fersa: ¿Habéis encontrado a alguien?

Redsu: No, el muy rata se negaba a pagarle a nadie porque decía que eran "muy caros"

Jolwuf: Y lo eran.

Redsu: Joder, que hay un tío que solo te ha pedido dos barriles de ron.

Jolwuf: ¿Y sabes a cómo está el litro?, esta idea es mejor.

Redsu: Me cago en la hostia...

Sitsy: Pero entonces qué...

Mientras, Theodhelm apareció con los materiales para el coating a cuestas.

Sitsy: ¿Pero tú sabes hacer eso?

Theodhelm: Me leí un libro.

Sitsy: Vamos a morir.

Capítulo 228: Fuera de aquí

Después de que Theodhelm hubiese terminado, unos cuantos días, los piratas finalmente tuvieron todo su barco con el coating terminado, para la sorpresa de todos, parecía que estaba bien hecho.

Samley: Pues tampoco está mal del todo.

Theodhelm: Mujer de poca fe, que aunque solo haya leído un libro cuento con años a mis espaldas de experiencia en este ámbito.

Venjen: Bueno... casi que mejor si subimos.

Los piratas acabaron escuchando a su capitán y subiendo al barco, cada uno yendo a su posición.

Redsu: ¡¿Todo el mundo en su sitio?!

Fersa: ¡Todos!

Redsu: ¡Todo listo, capitán!

Venjen: Pues que no se hable más, ¡Clof!

"El Feo", quién estaba a cargo del timón, lo agarró con firmeza preparado mientras la burbuja del barco se inflaba creando una cápsula de aire.

Clof: ¡Todo en orden!

Venjen: ¡RUMBO A LA ISLA GYOJIN!

Piratas: ¡SÍ!

Todos preparados en sus puestos, se sumergieron en el agua mientras observaban a su alrededor con atención, esperando algún monstruo marino, aunque después de un rato, no salía nada.

Jolwuf: Esto no era lo que me esperaba.

Fersa: Tenía entendido que habían... reyes marinos, monstruos, un kraken por ahí.

Venjen: Esto es un coñazo.

Sitsy: Pues nada... si no se me necesita, me voy a cagar.

Redsu: Intenta hacerlo dentro.

Sitsy: Ja ja.

El gyojin cumplió su palabra y entró a la caseta hacia las letrinas con la esperanza de aliviarse, por su parte, mientras tanto, el resto de la tripulación se puso a jugar a las cartas.

Samley: Póker de ases.

Theodhelm: Pero eso no es posible.

Samley: ¿Por?

Theodhelm: Porque yo tengo dos ases...

Redsu: ¿En serio tú también?

Samley: *Sonriendo* Será que el ser pirata me ha trastocado el cerebro...

Jolwuf: Qué vergüenza de juventud.

Al girar la vista, la mano de Jolwuf constaba de cinco ases, sin embargo, por un momento, la vista de Clof se levantó para observar a su alrededor.

Clof: Eh... oye.

Fersa: ¿Hm?

Clof: ¿Os acordáis de que decíamos que todo era aburrido?

Venjen: PEÑA.

Clof: Exacto, peña.

Todos los presentes se levantaron para observar un enorme barco con madera mojada y podrida que no llevaba ni coating, de este, asomaron varios gyojin con ropajes desgastados y armados.

Gyojin jefe: ¡¿EL CAPITÁN?!

Venjen: Qué.

Gyojin jefe: Os lo voy a pedir solo una vez...

El hombre pez desenvainó una espada con varias hendiduras que parecía una especie de sierra.

Gyojin jefe: LARGAOS ANTES DE QUE OS MATEMOS.

Capítulo 229: Solo sabéis robar

Venjen: No.

Samley: A ver, a ver, vamos a tranquiliz...

Gyojin jefe: NI TRANQUILIZARSE NI HOSTIAS.

Los gyojins no parecían querer atender a razones, todos mantenían la misma expresión de odio en su cara mientras blandian sus espadas y lanzas, por su parte, Venjen comenzó a imbuir sus brazos en brasas.

Venjen: Están empezando a tocarme los...

Fersa: No, leches, no vamos a empezar una...

Gyojin jefe: ¡A ELLOS!

Finalmente, los gyojins acabaron asaltando el Apaleador y a luchar contra los piratas, estos no se quedaron de brazos cruzados y comenzaron a usar sus frutas y desenvainar sus armas, a pesar de que se habían enfrentado a hordas de enemigos más grandes en el pasado, estos eran menos, pero bastante más duros, el jefe, obviamente, arremetió contra Venjen blandiendo su hoja aserrada.

Venjen: Al menos podrías decir tu nombre o algo, gilipollas.

Gyojin jefe: Cállate, escoria como vosotros no merece ni necesita saberlo.

Venjen: Hm.

El capitán pirata consiguió esquivar un corte de la espada y contraatacó contra un puñetazo ardiente en el abdomen, lanzándolo unos metros.

Gyojin jefe: Jo... der...

Venjen: Quiero recordarte que has empezado tú.

Gyojin: Desgraciados...

El pirata se lanzó contra su contrincante con la esperanza de darle un golpe en la cara, sin embargo, a mitad de camino, un disparo cortó el camino de Venjen.

Venjen: Qué coj...

Gyojin jefe: ¿Jefe?

Al alzar la vista de nuevo al barco de los hombres pez, Venjen vio a un gyojin adulto de piel azulada con cicatrices con muleta debido a su falta de pierna izquierda sosteniendo un revólver.

Cendra: ¡LO TIENES JESSE, NO DEJES QUE LLEGUEN A LA ISLA!

Jesse: S... ¡SÍ, SEÑOR!

Jesse recuperó su arma y se volvió a lanzar contra Venjen, recuperando el duelo; mientras, Sitsy sentía como el barco se movía desde las letrinas.

Sitsy: Joder macho...

Una fuerte sacudida zarandeó el barco.

Sitsy: JODER AL FINAL SE VA A ROMPER LA BURBUJA.

El gyojin acabó abandonando el cuarto de baño.

Por su parte, Jesse fue lanzado contra una de las paredes del barco, Venjen se lanzó para darle un último golpe, pero Cendra se puso en medio con su muleta y frenó el golpe, alejando al capitán pirata.

Venjen: Puto vieno.

Cendra: Cállate... no vais a ir más allá, no pienso permitirlo.

Venjen: No dejas de repetirlo como si hubisiésemos hecho algo.

Cendra: Lo haréis...

Cendra se lanzó contra el pirata para atacarle como podía, pero Venjen esquivaba sus golpes con facilidad, decidió atacar finalmente, pero para la sorpresa de este, el gyojin se protegió.

Venjen: Joder...

Cendra: Arf... arf...

Los dos se dieron finalmente un golpe mutuo para alejarse.

Venjen: Me estás poniendo de muy mala hostia.

Cendra: Cállate... no tienes derecho a decir eso... ¡LA GENTE COMO TÚ SOLO SABE SAQUEAR, ROBAR Y CAUSAR DAÑO!

Venjen: ¿Y qué?

Cendra: Que ya he perdido mucho por gente como tú... ¡Y NO PIENSO PERM...!

Cendra se quedó de piedra cuando vio la puerta de la caseta que llevaba a las letrinas, en medio de ella estaba Sitsy con la misma cara, esto dejó  con la boca abierta a todos los presentees, que no supieron reaccionar.

Fersa: ¿Qué... pasa?

Venjen: ¿Y yo q...?

Cendra: *Llorando* ¿S... Sit... Sitsy?

Sitsy: *Sollozando* A... a...

Cendra: ¡¡¡ESTÁS...

Sitsy: ¡¡¡PAPÁ!!!

Cendra: ...VIVO!!!

Los dos gyojins corrieron el uno al otro como buenamente pudieron, dándose finalmente un fuerte abrazo mientras no dejaban de derrochar lágrimas.

Capítulo 230: Ha tardado poco

Después de un rato, han solucionado las cosas, los "guardianes" se han disculpado con los piratas, a los que habían confundido con esclavistas.

Cendra: Lo siento mucho, de verdad, últimamente cada vez que se acerca un barco es una mala noticia, y si encima son piratas... la cosa no mejora.

Theodhelm: No hemos dicho que seamos buenos, podríamos acabar haciéndoos algo.

Redsu: Yo he matado gente.

Cendra: No... no creo que Sitsy se juntase con sinvergüenzas.

Sitsy: Bueno...

Samley: Puedo suponer que usted no es de los que piensan que todos los piratas son necesariamente hostiles, ¿no?

Cendra: Bueno... vuestro capitán no parece que sea el defensor número uno de la paz.

Venjen: No lo soy.

Fersa: Pero como es tan buen capitán que quiere evitar trifulcar innecesarias, se aguanta, ¿verdad?

Venjen: *Suspiro* Tenéis suerte de que esté de buen humor por haber llegado hasta aquí.

Sitsy: Bueno... ¿qué te ha pasado en la pierna, papá?

Cendra: ¿Eh?, ah, nada, protegiendo la isla tuvimos una reyerta con unos tipos hace tiempo y... bueno, eso.

Jesse: *Tose* Hmm... m

Sitsy: ¿Todo bien?

Cendra: Sí, sí, descuida, al final volvieron por dónde habían venido.

Sitsy: Ya... ¿y mamá?

Cendra: Ah, ha ido a pasar unos días con unas amigas de excursiones por ahí, le llamaré luego para avisarle de que estás aquí.

Sitsy: Bueno... y... ¿nada más?

Cendra: Je... lo siento por si os resulta aburrido, pero tampoco hay demasiado más que decir, si queréis, podemos bajar el barco y entrar a mi casa.

Samley: Sería de agradecer.

Un buen tiempo pasó hasta que los piratas consiguieron llevar su barco hasta el distrito gyojin, dejando el barco en una especie de claro que había cerca de la casa, tardaron tanto que acabó haciéndose de noche.

Cendra: Ya es muy tarde, si queréis podéis quedaros a dormir.

Venjen: No.

Fersa: Ya está... será un placer, muchas gracias.

Jolwuf: Debe ser agradable dormir por una vez en un sitio que no se mueva por el mar.

Redsu: La última noche ha sido en un hostal.

Jolwuf: Un hostal muy caro.

Finalmente, los piratas consiguieron hacer que todos, incluyendo a Venjen, se quedasen en la casa para descansar, a pesar de la pinta de humilde que tenía Cendra, su hogar era bastante grande, teniendo suficientes habitaciones y camas para todos. En un momento de la noche, el hombre se asomó por la ventana, observando a una sirena morena con vestido y gafas de sol subida a lomos de un humano dirigirse hacia él junto a dos personas grandes y corpulentas.

Cendra: Mierda... ha tardado menos de lo que pensaba.

Cendra salió de la casa con su muleta y revólver y se dirigió hacia ella, estando fuera del recinto y suficientemente lejos de su hogar.

Cendra: Supongo que no vienes a decir que te rindes.

Agatha: Me conoces bien, viejo amigo...

  • [ Agatha, una de las mujeres más ricas del Distrito Gyojin y líder de la organización Agatha Riches ]

Agatha: Bueno, comprenderás que no tengo demasiado tiempo que perder, así que vamos al grano...

Cendra: ...

Agatha: He oído que por fin ÉL ha vuelto.

Cendra: No sé de qué me hablas.

Capítulo 231: Entorpeces mi negocio

Agatha: Venga... ¿tú sabes lo fácil que me resultaría matarte aquí y ahora?, solo tengo que dar una orden.

Cendra: Sabes que da igual lo que hagas, Jesse me sucederá y así sucesivamente.

Agatha: *Suspiro* Bueno... estoy de buen humor por una venta que he hecho hoy, así que te doy a elegir...

Cendra: Hm.

Agatha: O me los das a ellos... o tu otra pierna.

Cendra: ¿Y para qué quieres mi pierna?

Agatha: Es simplemente que no me gustas, interfieres con mi negocio y mereces un castigo, así que venga, chicos.

Silueta grande: Sí, señora.

La silueta agarró de su espalda un enorme cuchillo y se lo lanzó a los pies de Cendra, este tragó saliva.

Agatha: No tengo toda la noche.

Cendra: Desgraciada...

Agatha: Son negocios, si no lo entiendes, es tu problema.

Cendra: Obligar a alguien a cortarse una pierna no son negocios.

Agatha: Te sorprendería lo que pagan por órganos... en fin, procede.

Cendra: ...

El gyojin acabó agarrando el chuchillo del suelo, después se sentó y comenzó a ponérselo como una guillotina.

Agatha: He visto gyojins más rápidos.

???: ¡JEFE!

Cendra: ¿Eh?

Agatha: *Suspiro* Ya está aquí...

Jesse apareció en la escena blandiendo su espada, interponiéndose entre Agatha y sus hombres y Cendra.

Agatha: ¿Era necesario?

Jesse: Cállate, solamente hemos conseguido minimizar tu negocio, pero tarde o pronto, caerá estrepitosamente y...

Agatha: Y será gracias a vosotros...

Jesse: ...

Agatha: Escuchad, sé que os creéis especiales y todo eso... pero sabéis en el fondo que no sois los primeros que lo habéis intentado...

Jesse: Eso no me dice nada.

Agatha: ¿No?, Cendra.

Cendra: ¿Eh?

Agatha: ¿Te acuerdas de Amaru?

Cendra: NO TIENES DERECHO A PRONUNCIAR ESE NOMBRE.

Agatha: NO GRITES, ESCORIA, ME TENÉIS LOS DOS HARTA, VOSOTROS DOS, PARTIDLES LAS PIERNAS Y LLEVADLOS A LA BASE.

???: Dejad de gritar, hostia...

Cendra: ¿Qué...?

Agatha: ¿Ahora sois tr...?

Al girar la cabeza hacia la casa, observaron a Venjen en camiseta interior, calzoncillos y con el pelo desordenado y sin bandana, además de cara de somnoliento.

Cendra: Venjen...

Venjen: Así no hay quien puto duer... eh.

El pirata observaba a Agatha.

Agatha: Mira a quién tenemos aquí...

Venjen: Tu cara me recuerda a alguien.

Los brazos de este comenzaron a arder.

Venjen: A alguien que no me cae bien.

Capítulo 232: Desahógate

Agatha: Eres justo la persona a la que más ganas tenía de ver.

Venjen: Meh, ¿es vuestra amiga?

Jesse: ¿Tú qué crees?

Venjen: Los gyojins sois gente rara.

Cendra: Es una esclavista... llevamos un tiempo intentando hundirle, y al final ha venido.

Venjen: No dejas de decirlo como si fuese mi problema.

Cendra: Son dos y yo no puedo luchar... ¿no crees que...?

Venjen: Buenas noches.

El pirata dio media vuelta y se dirigió de nuevo a dormir.

Cendra: ¡ESPERA!

Venjen: ¿Quéeeeeeeeeeeeee?

Cendra: Estás frustrado por no haber podido terminar la pelea de antes, ¿no te apetece desahogarte un rato?

Venjen: ...

Cendra: ...

Venjen: Mierda, es bueno.

Este terminó por dar media vuelta y dirigirse al combate.

Agatha: No me esperaba este giro dramático de los acontecimientos.

Venjen: Incluso la forma en la que habla me da puto asco.

La sirena hizo señas con el dedo índice a uno de sus hombres para acercarse a ella en lo que Venjen andaba, después, comenzó a susurrarle en la oreja.

Venjen: ¿Ahora qué pasa?

Agatha: Bueno, podéis ir procediendo.

Cendra: ¡PUES HALA!

A una velocidad de vértigo, Cendra desenfundó su revólver apuntando a la cabeza de Agatha y disparando, pero uno de los hombres de la sirena se interpuso en medio llevándose el tiro, sin embargo, gracias a su enorme cuerpo, apenas recibió daño.

Cendra: Mierda....

Agatha: Eres rápido... pero tu arma no, venga.

Los hombres se lanzaron contra Venjen y Jesse, el gyojin se fijó como el que se lanzaba contra el capitán pirata sacaba lo que parecía una jeringa del bolsillo.

Jesse: MIERDA, VENJEN CUIDADO CON.

Pero rápidamente, este tuvo que volver a lo suyo y poner su espada para frentar el cuchillo gigante de su rival.

Venjen: Tranqui, lo he visto.

Hombre: ¡¡¡MUERE!!!

Con suma fuerza, el hombre lanzó su puño contra Venjen, pero este consiguió frenarlo con sus brazos en cruz, tras comenzar a hacer que estos ardan, su contrincante tuvo que retirar los brazos para evitar quemaduras.

Hombre: ¡AAAH!

Agatha: Parece que lo de la fruta era verdad... Don Barbacoa...

Venjen: Hm.

La jeringa que el hombre llevaba encima acabó cayendo al suelo, recogiéndola el capitán pirata.

Venjen: ¿Y esto?

Agatha: Un regal... ¡MIRA QUIÉN SE HA DECIDIDO A APARECER!

Sorprendidos, Cendra, Jesse y Venjen giraron la cabeza, viendo a Sitsy en ropa interior y temblando de puro terror.

Cendra: ¡SITSY!

Venjen: ¿Está bien?

Sitsy: *Temblando* A... g... a...a... a...

Agatha: Ha pasado mucho tiempo, cariño.

Capítulo 233: Deja de temblar

Uno de los hombres de Agatha alejó a Jesse de una patada en el estómago que este consiguió bloquear con su espada, tras esto, cambió de trayectoria para dirigirse hacia Sitsy con una jeringa igual a la que tenía su compañero.

Jesse: Puto desgraciado... ¡SITSY, DETÉNLE!

Sitsy: A... a...

Pero Sitsy estaba totalmente petrificado y era incapaz de reaccionar, esto tuvo que obligar a Venjen a dejar momentaneamente a su oponente y golpear al otro en la cabeza, hundiéndole en el suelo.

Venjen: Joder... ¡¿SE PUEDE SABER QUÉ COÑO HACES?!

Agatha: Me tiene miedo.

Venjen: ¿A ti, trozo de mierda?

Agatha: Bueno, supongo que es normal... a veces incluso me compadezco de él, pero después veo lo que se gana con el negocio y...

Venjen: ¿Que te compadeces?

Jesse: Esa es la tipa que vendió al hijo del jefe.

Agatha: No me pongais como la mala, es él el que decidió escapar dejándome en evidencia ante una de mis mejores clientas.

Sitsy: ...

Venjen: Que puto asco de personaje, ¿no?

Agatha: Bueno... ya me lo compensaréis...

Sitsy: *Temblando* Q... qué...

Jesse: ¡JEFE!

Al girar la cabeza, habían perdido de vista al oponente de Venjen, el cuál aprovechó la confusión para lanzarse contra Cendra, este tenía la jeringa en el cuello y completamente inconsciente.

Sitsy: ¡PAPÁ!

Venjen: Joder...

Agatha: No te pongas nervioso, no pienso hacerle daño, solamente voy a mandárselo a cierta persona para completar un trueque.

Jesse: ¡¡¡JEFE, AGUANTE!!!

Jesse se abalanzó hacia Cendra con la esperanza de liberarlo, sin embargo, Agatha acabó bajándose del hombre a cuatro patas que estaba cabalgando.

Agatha: Tienes permiso, Hol.

Hol: ¡SÍ, SEÑORA!

El hombre comenzó a moverse rápidamente y cargar contra Jesse, pero este consiguió bloquear el ataque con su espada, lanzando a este unos metros atrás.

Venjen: Sitsy, deja de cagarte encima y vamos a ayudar.

Pero no recibía respuesta.

Venjen: ¿Sit...¡!

El hombre hundido en el suelo había conseguido levantarse y agarrar al gyojin, dispuesto a llevárselo a su dueña.

Hombre: Maldita sea...

Venjen: Ni de coña.

El pirata comenzó a lanzar golpes contra su enemigo, pero este conseguía bloquearlos, a veces con sus manos y a veces con el cuerpo de Sitsy, que solo podía poner los brazos en cruz para protegerse.

Agatha: Eh, tú, no estropees la mercancía.

Hombre: Disculpe.

Con un último puñetazo, el hombre consiguió alejar al capitán pirata, quien tenía los brazos puestos en cruz.

Venjen: Me tenéis hasta los cojones.

Hombre: ¿Eh?

El pirata eructó una enorme cantidad de humo, revelando así tu transformación en Krakatoa.

Agatha: Esto será hasta interesante.

Capítulo 234: Esto no está pasando

El hombre, enfadado, lanzó a Sitsy contra su capitán, este le agarró por la pierna y le lanzó unos metros.

Venjen: Ya que no piensas luchar, al menos no molestes.

Sitsy: A... agh...

Hombre: TÚ TE VIENES CON NOSOTROS.

Venjen: Cállate.

El pirata dio un fuerte puñetazo en el vientre a su adversario, quién fue empujado unos metros mientras se protegía el estómago con los brazos.

Hombre: Joder...

Jesse, quién también estaba librando su batalla, tuvo tiempo de apreciar la nueva fuerza de su aliado.

Jesse: Joder, puede que sí que merezca la pena.

Hol: ¡¿A DÓNDE MIRAS?!

Jesse: ¡!

El gyojin se defendió con su espada ante el ataque de Hol, aunque su velocidad era sumamente superior a la de Jesse, este era mucho más hábil y fuerte.

Hol: Eres molesto, la jefa debería haberos despachado hace mucho.

Jesse: Tch, me molesta esa prepotencia cuando eres un esclavo sumiso a una señora megalómana.

Hol: NO TE ATREVAS A INSULTARLE.

Jesse: OBLÍGAME.

Hol se volvió a lanzar contra Jesse, pero la ira le cegó completamente y se limitaba a atacar a ciegas, esto facilitaba bastante las cosas para el gyojin, pues solo debía predecir levemente el siguiente ataque de este y contrarrestarlo, cosa que no le costó demasiado.

Jesse: CONTRA.

Hol: ¡!

El hombre trató de despistar al gyojin con su velocidad, pero este consiguió prever uno de sus movimientos y darle un golpe con la espada, causándole un grave corte en el brazo y pecho.

Hol: Joder...

Jesse: Venga, muestra tu lealtad hacia esa...

Hol: Ni se te...

Jesse: escoria.

Hol: AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH.

Incapaz de controlarse, Hol embistió en línea recta, con alguna dificultad debido a su velocidad, Jesse pudo moverse a un lado y poner su espada debajo del vientre de su enemigo.

Hol: ¡!

Jesse:  GYOJIN GIROCHIN.

El gyojin uso su espada para levantar a Hol del suelo, posteriormente, la lanzó de nuevo contra este pero esta vez con el hombre entre el filo serrado y la tierra, esto acabó por completo al esclavo, quién acabó inmóvil en el suelo.

Jesse: Arf... arf...

Venjen: Eso ha estado bien.

Venjen también había terminado su combate en una victoria, agarrando a su oponente del cuello de la camiseta para luego lanzarlo al suelo.

Jesse: Ya... supongo, pero estos solo eran peones.

Venjen: Es curioso que siendo esclavos tengan tanta devoción, eso solo ho he visto en  una persona...

Jesse: Esa mujer... es solo un grano en el...

Sitsy: MIERDA.

Jesse: ¡¿QUÉ PASA?!

Sitsy: A... Agatha...

Jesse: MIERDA, ES VERD... ¡!

Al girar la vista contra su principal enemigo, habían observado que la esclavista había desaparecido, tanto ella... como Cendra.

Sitsy: Esto... no está pasando.

Capítulo 235: Un placer hacer negocios

Sitsy: Esto no está pasando, esto no está pasando, ESTO NO ESTÁ PASANDO.

Jesse: SITSY, TRANQUILÍZATE.

Venjen: Tampoco es muy complicado, vamos a la carga, reventamos a todo Dios y...

Jesse: Lo dices como si no lo hubiesemos intentado ya varias veces...

Venjen: ¿Hm?

Jesse: Dios... el jefe perdió la pierna por culpa de eso.

Sitsy: No va a dejarme en paz nunca...

Venjen: Sitsy.

Sitsy: Primero yo, luego papá... y es cuestión de tiempo que vaya a por mamá...

Venjen: SITSY.

El capitán pirata acabó por dar un puñetazo en la cara a su compañero para calmarle.

Venjen: Compórtate, hostia, que eres un jodido tiburón

Sitsy: Soy... un gyojin... no un pez.

Venjen: Pues compórtate, tú qué propones.

Jesse: Debemos reunir los hombres que nos quedan y planificar un asalto... pero no sé cómo saldrá a no ser que...

Venjen: ¿Tenéis dinero?

Jesse: Tenemos... información y alguna cosa, supongo.

Venjen: *Suspiro* Cada vez que vamos a un sitio, hay alguien que necesita nuestra ayuda concreta para algo.

Sitsy: Capitán... te prometo que no te pido nada en muchísimo tiempo...

Venjen: Joder... si ahora dijese que no luego me sentiría como el culo, venga, vale, ayudaremos.

Jesse: Gracias.

Venjen: Hm... supongo que iré a avisar y despertar al resto...

El capitán se alejó de la escena y entró en la casa para avisar a sus subordinados, Jesse también se fue a por el resto de sus compañeros y planificar la estrategia, Sitsy, por su parte, se quedó pensando en medio de la escena, sentado con las piernas cruzadas y cara de susto.

Mientras tanto, por su parte, Agatha estaba en una gran sala decorada de forma muy lujosa, con columnas de marfil y estandartes con el logo de su compañía, a su lado tenía a Cendra con grilletes y cadenas, y un hombre grande sosteniendo un caracolófono mientras su jefa hablaba por él, de la otra parte, salía una voz también de mujer.

Agatha: Bueno, tengo lo tuyo aquí mismo, te pido perdón porque no he podido conseguir algo del mismo calibre, pero espero que te...

???: Descuida, no pasa nada.

Agatha: ¿Estás segura?, no me gusta tener que deberle nada a nadie.

???: Sé que eres muy famosa en este negocio, así que podrías intentar hacerme un poco de promoción...

Agatha: Hm... no sé si me gusta hacer publicidad a la competencia, pero bueno, supongo que es un trato justo con el especímen que me has mandado.

???: Sé que cumplirá con lo que le digas, está bien entrenado.

Agatha: Un placer hacer negocios contigo.

???: Igualmente, espero que podamos seguir haciéndolos.

Finalmente la esclavista colgó para referirse a Cendra.

Cendra: Agh...

Agatha: Tranquilo, hombre, que vamos a estar juntos un rato más, además, si sigues aquí...

La mujer fue a Cendra para agarrarle por la cadena que llevaba atada a los grilletes del cuello.

Agatha: Podrías ser un cebo genial.

Capítulo 236: Ataque frontal

Tras reunir a todas las fuerzas de las que disponían, Jesse comenzó a explicar el plano de la mansión de Agatha, pues habían entrado numerosas veces a hacer misiones de reconocimiento.

Fersa: Se me ocurre una manera de distribuirnos.

Jesse: Teniendo en cuenta que os tenemos a vosotros, con colarnos sigilosamente podría valer perfectamente.

Clof: Podríamos intentar engañar a esa mujer y hacer que tus hombres atacasen de frente, simulando que estamos yendo a lo loco.

Jesse: No voy a mandar a mis compañeros a una misión suicida.

Samley: A mí y a Clof se nos da bien comandar grupos grandes de guerreros, además yo podría apoyarles desde la distancia con Armando.

Jesse: Hmm, bueno, aprovechando que vamos a entrar... os voy a pedir que liberéis a los esclavos que tengan en el almacén.

Venjen: ¿Por qué?

Jesse: ¿Porque es lo moralmente correcto?

Sitsy: Tampoco... cuesta nada.

Venjen: *Suspiro* Vale, pero que no se os suba esto a la cabeza.

Jesse: Bien... entonces... Clof y Samley comandarán a los guardianes mientras estos asaltan de frente a la mansión, creando así una situación de confusión y así los demás poder entrar por cierta entrada que tengo preparada... pero aquí viene el problema...

Redsu: ¿Eh?

Jesse: No tenemos mapa del interior de la mansión, así que no sabemos donde están las habitaciones ni donde guardian a los esclavos...

Jolwuf: Descuida, yo me encargo de eso.

Jesse: ¿Cómo?

El anciano mostró sus habilidades creando un mapa holográfico del lugar dónde estaban.

Jesse: Eso es... genial.

Jolwuf: Gracias, joven.

Jesse: Bueno... ahora que tenemos esta arma, creo que lo más recomendable es que Venjen y yo vayamos a por Agatha.

Venjen: Lo veo factible.

Jesse: Probablemente con ella hayan dos personas de una fuerza similar o ligeramente mayor a las de anoche, por lo que no deberíamos tener problemas.

Sitsy: ¿Y mi padre?

Jesse: El jefe debería estar con Agatha o en el almacén... pero es bastante probable que esa cerda lo tenga con ella.

Redsu: ¿Y eso?

Jesse: Lleva tiempo intentando acabar con nosotros tanto activa como pasivamente... ahora que tiene al jefe probablemente quiera usarlo como cebo para atraernos, y si falla, se lo llevará con ella a otro sitio mientras escapa.

Redsu: Que ser más repelente.

Venjen: Tú secuestrabas gente.

Redsu: Lo que sucede en isla Oron se queda en isla Oron.

Jesse: Bueno... ¿tenemos todos claro nuestro objetivo?

Venjen: Supongo.

Jesse: No suelo decir esto mucho, pero un día es un día es una ocasión especial.

El gyojin se puso en pie y luego hizo una reverencia frente a los piratas.

Jesse: Gracias.

Capítulo 237: A sus puestos

Dos guardias trajeados con un logo consistente en unas letras "AR" bordadas en dorado estaban a las puertas de la mansión de Agatha vigilando la entrada.

Guardia 1: ¿Tienes idea de quién ha sido la persona con la que ha estado haciendo negocios la jefa?

Guardia 2: No demasiado, parece ser una capitana pirata y poco más...

Un estruendo comenzó a sonar en unas colinas a una distancia media de los guardias.

Guardia 1: ¿Qué...?

Guardia: ¡Ya están aquí!

Detrás de estas montañitas, un montón de gyojins comenzaron a salir corriendo hacia las puertas de la mansión.

Gyojin: ¡A POR EL JEFE!

Ejército: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH!!!

Detrás de estos, observando la situación y acercándose lentamente para evitar ser vistos, estaban Samley y Clof; por su parte, uno de los guardias alertó por caracolófono a sus compañeros, lo que dentro del edificio causó que, mientras uno corría a avisar a su jefa, el resto corriese hacia fuera.

Mientras tanto, fuera de la base, Jesse y Theodhelm ayudaban al resto a subir por un conducto de ventilación, tras subir todos y posteriormente entrar, el carpintero empujó por si solo al gyojin y luego él se propulsó con su poder, una vez dentro, repasaron la distribución.

Jesse: Vale... ahora viene la parte difícil, mapa, por favor.

El anciano generó un mapa de la mansión, revelando así la sala central, almacén y un par de secretos más.

Jesse: ¿Lo tenéis todos claro?

Redsu: Nosotros iremos al almacén e intentaremos liberar a los esclavos.

Jolwuf: Por aquí indica una puerta trasera, si tenemos suerte y no está vigilada, podremos usarla.

Venjen: Tú y yo vamos a por la tipa esa.

Jesse: Bien, os deseo suerte, y gracias una vez más.

Venjen: Si morís, os mato en cuanto volvamos al barco.

Redsu: *Suspiro* Venga, suerte.

Los dos bandos memorizaron el mapa vagamente y partieron a su destino, de camino al almacén, Sitsy no pudo evitar girar la mirada hacia Jesse y Venjen, quienes se dirigían a por la persona que en algún momento hizo de su vida un infierno.

Por su parte, un guardia de la mansión corrió a los aposentos de Agatha, quién seguía con Cendra encadenado y dos matones a los lados.

Guardia: Jefa... arf arf... ya han venido.

Cendra: ¡!

Agatha: Era de esperarse, ¿situación?

Guardia: Ataque frontal.

Agatha: Hmmm... no creo que hayan sido tan imbéciles como para ir solo por esa... bien, continuad con el procedimiento habitual por la parte delantera...

Guardia: De acuerdo.

Agatha: En cuanto al almacén, enviad a Malcolm, estoy segura de que él podrá con lo que venga por ahí...

Guardia: Sí...

Agatha: Y traed al nuevo a esta habitación, mi seguridad no deja de ser lo primero.

Guardia: Pero... aún no está amaestrado, ¿seguro que...?

Agatha: Tranquilo... seguro que es más sumiso de lo que parece.

Guardia: Bien... me retiro a recogerle.

Agatha: De acuerdo, ah, y una cosa más.

Guardia: ¿Sí?

Agatha: Prepara a Rodas por si acaso.

Cendra: ¡¿QUÉ?!

Guardia: Muy bien.

Cendra: ¡ESPERA, NO, ¿ES QUE ACASO QUIERES MATARLOS A TODOS?!

Agatha: Ji, ji, ji...

Cendra: ...

Agatha: ¿De verdad hace falta que te responda?

Cendra: Puta desgraciada...

Capítulo 238: Eres fuerte

ISLA GYOJIN, HACE 27 AÑOS

Una gyojin de pelo blanco y piel azulada y cuello grueso estaba a las puertas de su casa, observando cómo un joven Sitsy de 5 años venía corriendo hacia ella.

Amaru: ¡Sitsy, ¿de dónde vienes?!

Sitsy: Del dojo, mamá, hemos estado entrenando con el señor Jinbe.

Amaru: ¿Y qué tal?

Sitsy: ¡Dice que voy bien con el kárate, que si entreno podría llegar muy lejos!

Amaru: Eso es genial, pero recuerda que algo también tendrás que estudiar.

Sitsy: Vaaaaaaaaale... ¿y papá?

Amaru: No tardará mucho en llegar, bueno, ve sentándote a la mesa.

Sitsy: Voy.

Al día siguiente, Sitsy volvió a salir de su casa para dirigirse al dojo, al llegar, se encontró a una sirena hablando con Jinbe.

Sirena: Venga... a mirar un ratito solamente.

Jinbe: Lo lamento, pero no me gusta espectadores en las clases, puede ser una distracción.

El gyojin tiburón ballena giró la cabeza para ver a Sitsy a lo lejos.

Jinbe: ¡Sitsy, corre a dentro que vamos a empezar!

Sitsy: ¡V... voy!

Aún entrando al dojo detrás de su maestro, Sitsy no pudo apartar la mirada de la sirena que había en la entrada, que se le hacía especialmente atractiva, lo que la mujer notó.

Tras finalizar la clase, Sitsy salió del dojo más tarde al haberse quedado a limpiar, en la puerta estaba la misma sirena de antes, asaltándole.

Sirena: ¡Hola!

Sitsy: *Ruborizado* Ho... hola.

Sirena: Debes ser muy fuerte para soportar un entrenamiento aquí, ¿no?

Sitsy: S... sí... supongo...

Sirena: Me has gustado, podríamos vernos algún otro día.

Sitsy: ¡Desde luego, me tengo que ir ya pero si quieres mañana podemos seguir!

El niño corrió hacia su casa ilusionado por su nueva amiga, contándoselo todo a su madre mientras esta leía un libro.

Sitsy: ¡Y tiene la piel morena, y es pelirroja...!

Amaru: Parece muy guapa, ¿cuantos años tiene?

Sitsy: No lo sé... pero muy cerca a la del señor Jinbe.

Amaru: No deberías ir con gente tan mayor, Jinbe hay confianza, todo el mundo le adora, pero esa chica...

Sitsy: ¡Tranquila mamá, soy fuerte, puedo cuidarme!

Amaru: *Suspiro* Pero ten cuidado.

Al día siguiente, Sitsy volvió a quedar con la surena después de clases, y así sucesivamente durante varios días.

Sitsy: ¡Y por eso es tan genial!

Sirena: Vaya, si que adoras a ese tal Jinbe, ¿eh?

Sitsy: Es increíble, todo el mundo le quiere, es muy buena persona con todos nosotros y siempre nos...

Sirena: Oye... ¿quieres ver algo muy chulo?

Sitsy: ¿El qué?

Sirena: Un cubo gigante con letras extrañas escritas, parece sacado de un libro de aventuras.

Sitsy: ¡Suena genial!

Sirena: Si quieres, esta noche puedo ir a tu casa e irnos juntos a verlo.

Sitsy: Pero mamá dice que salir de noche no está bien.

Sirena: Pero tú eres fuerte, me defenderás si me pasa algo, ¿no?

Sitsy: ¡Claro!

Sirena: Pues me voy a ir ya, ¡esta noche nos vemos!

Sitsy: ¡Sí!

Mientras el joven gyojin se alejaba, se giró al percatarse de una cosa.

Sitsy: ¡Por cierto, aún no me has dicho tu nombre!

Sirena: Llámame Agatha.

Capítulo 239: Mirar al miedo a la cara

Una vez caída la noche, Sitsy, quién dormía en la misma habitación que sus padres, en silencio, se levantó de su cama, poniendo unas almohadas para que sus padres no notasen su ausencia y, posteriormente, salió de su casa, pero su madre, al girarse y ver el bulto en la cama de su hijo, no le dio importancia.

El joven gyojin estuvo caminando por un buen tiempo, hasta que al llegar al bosque observó a lo lejos a su amiga haciéndole señas con la mano, una vez juntos, Agatha le guió hasta la roca que le había mencionado.

Agatha: ¿Qué te parece?

Sitsy: Es preciosa... como... *ruborizándose* como tú...

Agatha: Je, eres una monada...

Tras estas palabras, Agatha dio tres golpes al suelo con la cola.

Sitsy: ¿Pasa algo?

Agatha: Nada, un bicho.

Dos hombres de gran embergadura salieron escondidos de entre unos arbustos, inmovilizando a Sitsy y dejándole retorcerse mientras intentaba escapar.

Sitsy: ¡¿Q... QUÉ PASA?, AGATHA!

Matón 1: Un niño más... bueno, al menos se venden a buen precio.

Agatha: Lo siento, la próxima vez intentaré traer a un hombre joven.

Sitsy: ¡AGATHA, ¿QUÉ ESTÁ PASANDO?!

Agatha: Ah, no te preocupes, cielo, estos señores van a llevarte a un sitio muuuucho más especial.

Sitsy: ¡PERO... NO QUIERO IRME Y DEJAR A PAPÁ... Y MAMÁ... Y EL SEÑOR JINB...!

Agatha: ¡Pero tranquilo!, te prometo que lo vas a pasar...

Sitsy: ¿V... van a venderme?

Agatha: Hm, no esperaba que un niño de cinco años supiese del tema.

Ante estas palabras, Sitsy no pudo evitar el comenzar a soltar lágrimas como un descosido.

Sitsy: ¡¿VOY A SER UN ESCLAVO?!

Agatha: ¡Pero alégrate por mí, mira todo el dinero que voy a ganar, voy a ser feliz gracias a ti!

Sitsy: Eres... mala...

Agatha: Lo que está bien y está mal es discutible.

Sitsy: ¡NO, EL SEÑOR JINBE LO DICE, SOÑOS NUESTROS PROPIOS DUEÑOS Y NADIE PUEDE...!

Matón 2: ¡CÁLLATE!

El matón agarró a Sitsy por el cuello y lo estampó contra el suelo, luego comenzó a darle puñetazos en la cara y cabeza, causándole brechas y derramamiento de sangre.

Matón 1: Tío, así no se trata a la mercancía.

Matón 2: Me estaba poniendo muy nervioso.

Agatha: ¿Está inconsciente?

Sitsy estaba inmóvil en el suelo, recubierto por sangre.

Matón 1: Bueno, nos vamos.

Pero en cuanto el matón iba a ponerle la mano encima al gyojin, este fue capaz de interceptarla agarrándole por la muñeca y, posteriormente, apretando.

Matón 1: Qué... coño...

El hombre se alejó y Sitsy comenzó a levantarse.

Matón 1: Eso... ha dolido.

Sitsy: ¿Queréis... venderme...?

Matón 1: ¿Eh?

Al levantar la cabeza, la boca de Sitsy se convirtió en una amplia sonrisa, y sus ojos se tornaron rojos.

Matón 1: ¿Qué... cojones?

Sitsy: VUESTROS CUELLOS DEBEN SABER A ROSAS.

Matón 1: MIERDA.

El hombre se protegió mientras el pequeño gyojin se lanzaba contra él, su compañero dio una patada al niño, pero este se agarró a su pierna.

Matón 2: ¡!

Sitsy: JA.

Este acabó pegando un mordisco a la pierna del matón, casi arrancándosela, el hombre tuvo que zarandearse y alejar al gyojin, pero la herida de su pierna era preocupantemente profunda.

Matón 2: Qué cojones... es eso.

Sitsy: ¿Yo?, si vosotros mismos lo habéis dicho...

Matón 1: ¿Eh?

Sitsy: MERCANCÍA.

Tras esto, un disparo se escuchó, Agatha estaba detrás de Sitsy sosteniendo una pistola dorada mientras esta echaba humo por el cañón, el tiro impactó al joven gyojin en el vientre, tirándole inconsciente en el suelo.

Agatha: Y la mercancía no molesta, obedece.

Los hombres agarraron a Sitsy y dieron a Agathe un fajo con varios billetes.

Matón 1: Puede que al final sí que saquemos más de lo que creíamos por él.

Agatha: Pero hacedme promoción, ¿eh?, que se saca una pasta con esto.

Matón 1: Hm, tienes suerte de que hagas bien tu trabajo, que por ti habrían pagado bastante.

La sirena agarró unas gafas de sol de un bolsillo de su vestido y se las colocó.

Agatha: ¿Y qué habríais hecho sin mí?

Matón 1: *Suspiro* Te avisaremos para la próxima.

Agatha: Será un placer.


De vuelta al presente, Sitsy estaba corriendo por los pasillos de la mansión de Agatha con todos sus compañeros delante, pero, al venírsele todos esos recuerdos a la mente...

Sitsy: Lo siento... pero el señor Jinbe...

... se vio obligado a dar la vuelta e ir con Jesse y Venjen a ayudar a su padre.

Sitsy: *Llorando*...decía que a veces hay que mirar al miedo a la cara.

Capítulo 240: Sé mío

En Mary Geoise, hogar de los Nobles Mundiales, una gran llamarada está en la escena, muchas personas corrían por su vida mientras el fuego consumía el lugar.

Noble: ¡Escapan, atrapadles!

Varios guardias del lugar perseguían a los esclavos, quienes aprovechaban la oportunidad para escapar, entre ellos, Sitsy y Tirtón, de jóvenes corriendo.

Sitsy: ¡CORRE, ANTES DE QUE NOS COJAN!

Tirtón: ¡VOY!

Para la desgracia de estos, el fuego se expandió creando una barrera entre los dos, cerrando el camino a Tirtón.

Sitsy: ¡MIERDA, MIERDA, MIERDA!

El gyojin no tardó en ir corriendo con su compañero y buscar la forma de sacarlo de ahí, pero no había manera.

Sitsy: MALDITA SEA.

Tirtón: NO PASA NADA, VETE YA ENCONTRARÉ...

Sitsy: MIS COJONES, O SALIMOS LOS DOS O...

???: ¡¿ESTÁS COMPLETAMENTE SEGURO DE PODER SALIR DE AHÍ?!

A las espaldas de Sitsy había un enorme gyojin de color rojo armado con un gran cuchillo kukri

Sitsy: ¿Rodas?

Tirtón: S... sí, me reuniré con vosotros en cuanto se pase todo en la isla.

Rodas: Vale... ¡VAMONOS, SITSY!

Sitsy: PERO...

Rodas: ¡SITSY!

Sitsy: ¡VOY!

Finalmente, Sitsy se vio obligado a abandonar a su amigo atrás mientras corría junto a Rodas hacia la libertad...

Pero esto no era más que un recuerdo de Sitsy, quien se enontraba en el barco de los Piratas del Sol mirando al horizonte.

Sitsy: Y sigo sin saber una mierda de él... agh, puto Tirtón y puto Rodas que se fue por ahí.

Jinbe: Eh, grumete.

Sitsy: Eh... ¡sí, señor!

Jinbe: ¿Pensabas en algo?

Sitsy: No... nada solo, miraba al ¿horizonte?

Jinbe: Sitsy, nos conocemos de hace tiempo, ¿qué te pasa?

Sitsy: Nada, de verdad.

Jinbe: Bueno, pues dale un repaso a la cubierta si haces el favor.

Sitsy: *Suspiro* Ser grumete es una puta mierda.


Agatha aguardaba en su habitación con sus matones y Cendra, esperando a su nuevo guardaespaldas.

Agatha: Dios santo, tarda más de lo que me pensaba.

Matón: No se preocupe señora, nosotros estamos aq...

Agatha: Ya, y me fallásteis una vez, no estoy contenta con vosotros.

Matón: Lo... sentimos mucho.

Agatha: *Suspiro* A este paso van a llegar...

???: AAAAAAAAAAAAARGH

Agatha: Mierda...

Un hombre inconsciente tumbó la puerta, dejando el paso libre a Venjen y Jesse.

Jesse: AGATHAAAAAAAAAAAA.

Agatha: Vosotros, haced que me sienta orgullosa.

Matones: ¡SÍ, SEÑORA!

Venjen: Qué cansinos.

Jesse: Los despachamos rápido y vamos a por ella.

Venjen: Hm.

Los dos guerreros se lanzaron contra los matones de la esclavista con la esperanza de recuperar a Cendra, sin embargo, durante la pelea, Agatha agarró al rehén y se dirigió a una palanca, la cuál activó.

Por su parte, Sitsy continuaba por el pasillo dirigiéndose hacia la sala donde estaba la mujer que le vendió.


En una tormenta, los Piratas del Sol se encuentrasn en aprietos, aunque ellos no tienen problema en caer al mal, el viento es fuerte y si no se agarran a algo, lo más probable es que acaben saliendo volando.

Jinbe: Maldita sea, ¡AGARRAOS A LO QUE PODÁIS!

Sitsy: S.. ¡SÍ!

El gyojin hizo caso a su superior agarrándose a una cuerda, con la mala suerte de que, en un rato, esta acabó soltándose del lugar, haciendo que el gyojin fuese empujado por el aire, pero, rápidamente, Aladine se percató y le agarró de la mano.

Aladine: ¡No te sueltes!

Sitsy: N...¡NO!

Arlong: ¡EL CAÑÓN!

Aladine: ¡¿QUÉ?!

Arlong: ¡CUIDADO CON EL CAÑÓN!

El cañón del barco rodó por la cubierta impactando a Sitsy y dejándolo inconsciente, tirándolo al mar.

Jinbe: ¡SITSY!

Aunque sus compañeros podían lanzarse al mar para alcanzarle, el oleaje y viento eran demasiado fuertes, el gyojin mako acabó cayendo inconsciente al mar, siendo llevado por la marea.

Tras un tiempo inconsciente, este despertó con los graznidos de las gaviotas que volaban por el cielo azul, extrañado, comenzó a mirar a su alrededor, buscando su barco.

Sitsy: Mierda, mierda, mierda...  no sé siquiera dónde estoy... si no me doy prisa... podría acabar mal.

El gyojin estuvo nadando durante varias horas en busca de sus compañeros, pero sin éxito, finalmente, al borde de la rendición se acercó a una playa de una isla cercana, poniéndose de rodillas y mirando al suelo.

Sitsy: ... no... si al final... voy a morir... cada vez que estoy a punto de ser feliz otra vez... llega el puto destino Y ME LO R...

???: ¿Eso es un gyojin?

Una voz de mujer sonó en la escena, detrás de ella, otra de hombre, esta era grave, dando la imagen de un hombre grande y musculoso.

???: Sí, señora, tengo entendido que son criaturas realmente fuertes, especialmente en el mar.

???: Un especímen curioso, ¿lo consideras útil?

???: Podría estar bien, debería sentirse honrado de poder ser suyo.

Sitsy: ¿C... como que...?

La mano de la mujer tocó la barbilla del gyojin, alzándole la cabeza y revelando su identidad y figura.

Ealsa: ¿No te gustaría ser mi esclavo?

Capítulo 241: Roto por dentro y por fuera

Sitsy acabó siendo parte del repertorio de esclavos de Ealsa, estando finalmente a su servicio durante un buen tiempo, la banda acabó atracando en una isla, los aldeanos, extrañados, se alejaron de la escena, del barco bajaba la Recordadora acompañada de su fiel esbirro, Bryt.

Ealsa: Muy buenos días, dmas y caballeros, supongo que ya se imaginarán...

Aldeano: Pirata...

Ealsa: Bueno, eso ahorra tiempo, ¿serían tan amables de avisar al jefe del lugar?

Aldeano: No, no pienso permitir que...

La capitana giró la cabeza hacia el aldeano, sin dejar de sonreír.

Ealsa: Eso es muy maleducado, discúlpate.

Aldeano: Lo lamento mucho, señorita, en seguida le traigo al alcalde.

Aldeano 2: Tío... ¿qué hac...?

Ealsa: Shhhh...

Aldeano 2: Sí, disculpe.

Los presentes quedaron impactados por la escena, al rato, un hombre vestido con camisa y con bigote, fue hacia la Recordadora.

Ealsa: Usted debe ser el que manda.

Alcalde: Señorita... no sé qué ha venido a hacer aquí, pero...

El hombre dio un paso adelante plantando cara a la capitana pirata, sin embargo, alguien salió del barco a gran velocidad, para luego agarrarle e inmovilizar al señor contra el suelo, este era Sitsy.

Sitsy: Has hablado mal a la señora.

Alcalde: Q... qué...

Sitsy: DISCÚLPATE.

Ealsa: Tranquilo, pececito.

Sitsy: Perdóneme, es que su falta de respeto me ha puesto de los nervios.

Ealsa: Tranquilo, seguro que ahora se porta bien...

La mujer se agachó para agarrar al alcalde por la barbilla, levantándole la cabeza y mirándole a los ojos.

Ealsa: ¿Verdad que me vais a dar todo para compensarme?

Alcalde: Absolutamente... todo lo que tengamos...

Todos quedaron impactados al escuchar las palabras del alcalde, rápidamente, los miembros de la tripulación comenzaron a recoger todo lo que encontraban de cierto valor por la isla, mientras, la capitana hacía esbirros nuevos con su poder.

Ealsa: Tú, al barco.

Hombre: Sí... señora.

Niño: ¡Pero papá!

Ealsa: Silencio.

Niño: ...

Mujer: Cielo... no... hagas nada apresurado.

Niño: ¡Pero...!

Ealsa: Haz caso a mamá.

Niño: ¡Papá!

La mujer puso un collar amarrado a una cuerda al hombre y comenzó a andar hacia su barco, el niño, enfuredico, consiguió escapar de su madre y correr tras ellos.

Niño: ¡PAPÁ!

Sitsy: Quieto..

El gyojin se interpusó agarrando al niño por la cabeza sin despegarlo del suelo.

Sitsy: Molestas a la señorita Roye.

Niño: ¡SE ESTÁN LLEVANDO A MI PAPÁ!

Sitsy: Deberías sentirte orgulloso de que la señora haya considerado a tu padre digno como para ser suyo.

Niño: ¡QUITA!

El niño golpeó con fuerza al gyojin en el abdomen izquierdo con todas sus fuerzas, provocando que Sitsy expulsase aire, se cubriese la zona con las manos y se arrodillase momentaneamente en el suelo.

Sitsy: Joder... qué hostia...

Niño: ...

Mujer: ¡POR FAVOR, NO LE HAGA NADA, ES SOLO UN... !

Sitsy: *Dolorido* ¿Pero por qué me has dado un puñetazo en el estómago?, joder...

Niño: P... porque... os estáis llevando a mi papá.

Sitsy: ¿Estáis, qué dices?

El gyojin se giró para contemplar la escena, quedando confundido.

Sitsy: ¿Qué coño está pasando?

Niño: Pero... si estás con ella...

Sitsy: ¿Con ella, yo?

Ealsa: ¡Pececito, ve viniendo al barco!

Sitsy: ¿Eh?

Ealsa: ¿Pececito?

El gyojin quedó impactado al ver a la mujer y a las personas que llevaba agarradas con una correa, como si fuesen sus... esclavos.

Sitsy: ¿Es... clavistas...?

Ealsa: Esa palabra es ofensiva para tu ama, discúlpate.

Sitsy: Mis cojones.

Ealsa: ¡¿QUÉ?!

Sitsy: Tú... suelta a esa peña y luego nos veremos las caras.

Ealsa: Tch... creo que ha pasado algo que desconozco, ¡Bryt, código rojo!

Bryt: ¡SÍ, SEÑORA!

El colosal enfermero arremetió contra Sitsy, pero fue finalmente esquivado.

Sitsy: La gente como tú sois escoria.

Bryt: Pronto volverás a estar al servicio de su señoría.

Sitsy: CÁLLATE.

El gyojin atacó con kárate a su oponente, asestándole varias patadas y puñetazos.

Sitsy: ¡CAE...!

Ealsa: Invoke: Wall.

Una gran pared se materializó y chocó contra el gyojin, dejándolo en el suelo.

Sitsy: Mierda...

Ealsa: Tranquilo, vas a seguir vivo, necesitaré experimentar contigo.

Niño: ¡Señor pez!

Sitsy: ¡HAZTE A UN LADO!

Niño: ...

Sitsy: No puedo permitir que te involucres en esto...

Tras un intercambio fuerte de golpes entre Ealsa y Bryt contra Sitsy, el gyojin acabó cayendoerrotado al suelo.

Ealsa: *suspiro* Bastante lamentable.

Bryt: ¿Qué hacemos con él, señora?

Ealsa: Mándalo a la sala de tortura, si no puedo controlarle, debemos asegurarnos de que, al menos, esté tan roto por dentro como por fuera.

Bryt: De acuerdo.

El enfermero acabó llevando al gyojin adentro del barco, desapareciendo en la oscuridad de los pasillos del interior de este.

Capítulo 242: Nos despedimos por un tiempo

Sitsy se encontraba dentro de una jaula de metal con varias moraduras y heridas en el cuerpo, llevaba un amplio collar de metal al cuello, impidiendo así que la sangre pasase a sus branquias, enfrente de él estaban un hombre delgado con un traje negro con varias púas y la propia Ealsa.

Sitsy: ...

Ealsa: ¿Bueno, al final qué?

Albert: Ahora mismo le explico, mi señora...

  • "El Maestro de la Mazmorra", Albert, torturador de los Piratas del Deseo, ocupa el puesto de Capricornio en Los Diez Esclavos de la Diosa ]

Albert: Le he estado investigando, lo único que no he podido encontrar la marca que todos sus fieles siervos tenemos, ¿cree que tiene algo que ver?

Ealsa: De eso me encargo yo... de momento, no creo que vayamos a necesitarlo más.

Albert: Mi señora... perdone mi atrevimiento pero... ¿me lo puedo quedar?

Ealsa: No, lo venderemos en los bajos fondos cuando tengamos oportunidad, así nos ganaremos un buen nombre y podrás tener todos los que quieras.

Albert: ¡Su belleza solo es eclipsada por su inteligencia y generosidad, mi señora!

Ealsa: Puedes divertirte con él, pero no lo estropees demasiado.

Sitsy: El señor Jinbe...

Ealsa: ¿Eh?

Sitsy: Yo... no puedo... pero el señor Jinbe te encontrará... y dará fin a tu existencia...

Ealsa: Qué bonito es tener sueños.

???: ¡NOS ATACAN!

Ealsa: ¡¿Qué?!

Efectivamente, el barco se agitó fuertemente tras el ruido de una explosión, Bryt fue corriendo a la habitación a avisar a su capitana y compañero de la situación.

Bryt: ¡Nos están bombardeando, mi señora!

Ealsa: Maldita sea... ¡id todos a vuestras posiciones, Bryt, tú quédate conmigo y encárgate de mi seguridad!

Bryt: Desde luego.

Albert: Señora... ¿yo?

Ealsa: Tú sales afuera y haces lo que se te diga.

Al escuchar el todo dominante de su capitana, Albert no pudo evitar ruborizarse.

Albert: ¡SÍ, SEÑORA!

Rápidamente, todos abandonaron la habitación, dejando al gyojin solo en su jaula, aprovechando la situación, decidió mirar por un agujero que daba hacia el mar, revelando un barco marine que estaba delante suya, disparando balas de cañón al navío de los Piratas del Deseo.

Sitsy: ¿La Marina está aquí?, meh... supongo que no tenían nada mejor que hacer...

A bordo del barco marine, una mujer con sombrero vaquero y larga coleta castaña comandaba la situación.

Samley: ¡NO DEJÉIS QUE ESCAPEN, YA HAN CAÍDO VARIOS COMPAÑEROS Y NO DEJAREMOS QUE CAIGAN MÁS!

Marines: ¡SÍ, CAPITANA!

Ealsa: Joder... qué pesada es esa mujer... si solo la tuviese a rango... ¡VOSOTROS, DEVOLVEDLES LOS DISPAROS!

Piratas del Deseo: ¡SÍ, MI SEÑORA!

Sitsy: Pinta... para largo la situación...

Sin embargo, para sorpresa de Sitsy, una de las siguientes balas de cañón impactó justo en su celda, provocando una gran explosión que acabó por romper sus grilletes, por suerte para él, la sangre no llegó a las branquias, pero para desgracia, Ealsa se percató de la situación.

Ealsa: Mierda.... PUTA MARINE DE LOS COJONES... ESO ES...

Bryt: ¡¿Qué sucede, mi señora?!

Ealsa: NO TE MUEVAS DE AQUÍ.

Brty: Pero...

La Recordadora salió corriendo hacia la celda del gyojin, quién andaba a duras penas hacia el agujero de la explosión, con la esperanza de lanzarse al mar.

Sitsy: Solo... necesito... alcanzar...

Ealsa: ¡TÚ TE QUEDAS QUIETO!

Sitsy: Mierda...

El gyojin no pudo hacer otra cosa salvo aligerar la marcha y andar más rápidamente.

Sitsy: Un poco más...

Ealsa: INVOKE: FETTER.

Unos gruesos grilletes salieron disparados como un proyectil hacia el gyojin para apresarlo, pero para desgracia de la capitana pirata, este acabó alcanzando el borde y cayendo al mar.

Ealsa: Puto desgraciado...

Sitsy: Señor Jinbe... señor Arlong... lo siento... pero tendremos que despedirnos por un tiempo.


Posteriormente, mientras Jesse y Venjen luchaban contra los matones de Agatha, Sitsy apareció corriendo por la puerta.

Jesse: ¡¿Señor Sitsy?!

Venjen: ¿QUÉ COJONES HACES AQUÍ?

Agatha: Vaya...

Sitsy: ...

Agatha: Parece que no has resistido las ganas de volver a verme, cielo.

Sitsy: *Temblando* Mirar... al miedo a la cara...

Capítulo 243: Céntrate en tu enemigo

Agatha: Bueno... ¿has decidido luchar o...?

Sitsy: P... ¡PIENSO POR UNA VEZ PONER LOS HUEVOS SOBRE LA MESA Y DAR FIN A TU REINADO DE...!

Agatha: Cállate.

Sitsy: ...

Agatha: ¿Ves?, ni siquiera puedes levantarme la voz después de mandarte callar, me tienes miedo.

Cendra: ¡SITSY, NO DEJES QUE...!

Agatha: ¡Vosotros dos, si queréis que vuelva a teneros en cuenta, id acabando con esos!

Aunque los matones luchaban bastante mejor que antes, seguían teniéndolo complicado contra Jesse y Venjen.

Agatha: Bueno... mientras tanto... tú, ¡!

Al redirigir la vista contra la puerta, Sitsy había desaparecido, cuando quiso darse cuenta, el gyojin había desaparecido del lugar dónde estaba para llegar hasta su padre.

Cendra: ¡SITSY, ESTÁS DEMASIADO CERCA DE LA OTRA!

Sitsy: ¡DÉJAME, TÚ DEBERÍAS SER EL PRIMERO QUE...!

Agatha: La otra...

Nada más Cendra fue liberado, Agatha, rápidamente agarró a Sitsy por detrás, rodeándole el cuello con el brazo.

Sitsy: ¡!

Agatha: ... tiene nombre.

Cendra: ¡SITSY!

Venjen: ¡HIJA DE PU...!

Agatha: Tú quieto.

La esclavista sacó un revólver de su bufanda y le puso el cañón en la sien al gyojin.

Agatha: Céntrate en tu amigo...

Venjen: Puta cerda...

Matón: ¡NO INSULTES A LA JEFA!

Venjen: POMPEYA.

El capitán pirata se giró en pocas décimas de segundo para golpear en el abdomen al matón y enviarlo por los aires hasta estamparle contra la pared.

Agatha: Guau, sin duda has dado con un capitán interesante, Sitsy.

Sitsy: a... ah...

Agatha: Con un poco de buena promoción podría incluso superar los quinientos millones en subastas.

Por su parte, el resto de piratas continuaba en los pasillos, a punto de llegar por fin al almacén de esclavos.

Fersa: ¡Es esa puerta de ahí delante!

Jolwuf: ¿No hay vigilantes?, se me hace muy extraño...

Theodhelm: No... mira.

Efectivamente, corriendo desde un pasillo cercano al almacén, un gran hombre trajeado, con gafas de sol y armado con un garrote, apareció como una exhalación, rápidamente, agarró su arma con las dos manos.

Fersa: ¿Qué hac...!

Redsu: ¡TODOS ATRÁS!

Rápidamente, la espadachina transformó sus piernas en garras de lince y, con una fuerza sobrehumana, se lanzó sobre el hombre, quién con su maza se dispuso a golpear al equipo, pero Redsu se interpuso antes de que realizase el ataque y lo detuvo con sus dos espadas en forma de cruz.

Malcolm: Hmmm, no me esperaba eso.

Redsu: Je...

Theodhelm: Jolwuf... ¿te has fijado?

Jolwuf: Lo ha... ¿predicho?

Theodhelm: Soy consciente de que Redsu tiene unos reflejos de la hostia, pero...

Jolwuf: No... no hace falta pensarlo demasiado.

Theodhelm: ¿Verdad?

Fersa: ¿Qué pasa?

Jolwuf: Eso era haki de observación.

Capítulo 244: Cielo

Cendra: ¡PUTA DESGRACIADA!

Agatha: Vosotros quedaos atrás... y nadie saldrá herido.

Cendra se metió rápidamente la mano en los pantalones para buscar su arma, pero al observar a la esclavista lo comprendió.

Cendra: Ese es mi revólver...

Agatha: Eres un hombre inteligente.

Acto seguido, la mujer dio un golpe a la pared y apareció un botón, al accionarlo, detrás de ella se abrió el suelo revelando una especie de piscina de agua salada, parecía tener contacto con algún lugar.

Agatha: Ahora vamos a irnos despacio... y así...

Venjen: ¡¡¡HYAAAAAAAAAAAAAAARG!!!

El pirata lanzó a uno de los matones inconscientes de Agatha por el aire, estampándolo contra la pared detrás de la esclavista y provocando que este cayese al agua.

Agatha: Joder... creo que empiezo a comprender porqué debo de estar atenta contigo.

Venjen: ¿Qué dices?

Por su parte, el otro matón estaba prácticamente en las últimas, lanzándose contra Jesse como una medida desesperada.

Matón: ¡¡¡MUER...!!!

Jesse: Umi no...

Matón: ¡!

La espada de Jesse comenzó a recubrirse de lo que parecía agua, dándole una forma aún más amenazante, como si fuese un mandoble con unas cascadas a los lados.

Jesse: KOSATEN.

El gyojin pasó a través del hombre con un movimiento rápido, dejando en el matón un gran corte horizontal en el pecho de este.

Agatha: Joder... y otro inútil no llega aún.

Venjen: Qué mona que pienses que aún tienes posibilidades.

Agatha: Bueno, le tengo a él.

Cendra: Sitsy...

Sitsy: Papá... lo... lo siento mucho...

Agatha: No lo sientas, me lo debes, Santa Ivanuza estaba tan enfadada que tuve que buscarla a ella para dársela como compensación o se cargaba mi negocio.

Sitsy: ¿E... ella?

Cendra: ¡AGATHA, CÁLLATE?

Agatha: ¿Eh, no le has contado nada?

Sitsy: ¡¿Cóntarme el qué?!

Agatha: No puedes esconderlo mucho más, cielo.

Cendra: Sitsy... yo... ella, estaba muy afectada cuando el señor Jinbe nos dijo lo que te pasó...

Sitsy: E... ella no será...

Cendra: ...

La cara del gyojin se rompió por completo y comenzó a llorar a cataratas, su padre con él, con el corazón roto por recordar lo que sucedió.

Sitsy: ¡¡¡PERO SE SUPONE QUE MAMÁ ESTABA CON UNAS AMIGAS DE...!!!

Cendra: Sitsy... tu madre estaba muy afectada por lo que te pasó... decidió salir a buscarte... pero la encontraron y...

Agatha: Dios, ¿por qué tenéis que hacerlo tan largo?, YO VENDÍ A TU MADRE, SITSY.

Todos los presentes quedaron impactados por la noticia, algunos tomándoselo peor que otros.

Jesse: Tú... ¡¿CÓMO TE ATREVES, PUTA DESGRACIADA, JEFE, POR QUÉ NO NOS DIJO NADA?!

Cendra: ...

Agatha: Ya... ¿y qué?, de todas formas, no estás tú en muy buena posición ahora mismo.

Jesse: ... Voy a matarte...

Agatha: ¿Y tú qué, no dices nada?

Venjen: Cállate.

Sitsy: ... mamá...

Agatha: Deja de lloriquear, me debes esto por todo lo que me has hecho pasar a mí y a mi negocio.

Sitsy: Deberías... pagar...

Agatha: ¿Y me vas a obligar tú?, te lo voy a recordar una última vez por si se te ha olvidado, cielo, no puedes ganarme.

Sitsy: Ya... lo sé...

Agatha: ¿Hm?

Sitsy: Pero...

El gyojin comenzó a mirarse la mano mientras la pupila de los ojos se le encogía.

Sitsy: ÉL puede.

Agatha: ¿Eh?

Cendra: Sit...

El Príncipe del Mar abrió grande la boca mostrando sus dientes afilados como cuchillos.

Sitsy se muerde a si mismo

Para luego morderse la mano con suficiente fuerza como para que comenzase a salir sangre en cantidades importantes

Agatha: ¿Q... qué haces?

Venjen: ...

Jesse: ¿Por qué ha hecho eso?

Cendra: ¡SITSY, NO TIENES QUE...!

Tras esto, Sitsy se manchó las dos manos de sangre y luego se las restregó por las branquias.

Cendra: Sitsy...

El cuerpo de Sitsy comenzó a sufrir convulsiones, pero tras un rato, se quedó inmóvil con la cabeza mirando abajo.

Venjen: Joder... Theod ya me habló de esto.

Jesse: ¿Eh?

Agatha: Tú... ¿qué te crees que...!

La esclavista recibió un poderoso puñetazo en la cara que la alejó bastante del gyojin, además de hacerle soltar el arma.

Agatha: Qué... ¡¿QUÉ TE CREES QUE...?!

Pero la expresión de la sirena cambió rádicalmente al observar el nuevo rostro de Sitsy, con su sonrisa siniestra y ojos inyectados en sangre.

Agatha: Eres... el de aquella vez...

Sitsy: ME ALEGRO MUCHÍSIMO DE QUE TE ACUERDES... CIELO.

Capítulo 245: Ni siquiera sé quién eres

El gyojin se abalanzó contra la esclavista metiéndola en el agua de mar, mientras tanto, Cendra se lanzó a por su revólver, que con el golpe, Agatha lo había soltado y arrojado fuera.

Cendra: No quería que se enterase así...

Venjen: Cuanto antes mejor, ¿ahora qué?

Cendra: ¿Estáis solos?

Jesse: No, nuestros hombres están luchando fuera junto a "la Mala" y "el Feo", y los demás se dirigen a rescatar a los esclavos del almacén.

Cendra: Probablemente deberíamos ir con ellos, no sabemos qué puede pas...

Un sonido de pasos corriendo se escuchaba en el pasillo, cada vez era más fuerte y se notaba que se acercaba a los tres.

Jesse: ¿Ese ruido?

Cendra: Oye...

Venjen: ¿Eh?

Cendra: ¿Agatha no decía de estar esperando a alguien?

En las puertas, apareció corriendo un  hombre enorme con larga melena negra y barba del mismo color, llevaba únicamente un pantalón con un grueso cinturón y una capa roja atrás.

Hombre: ¡ERES TÚ!

Venjen: ¿Eh?

Jesse: Debe ser nuevo...

Hombre: ¡LLEVO ESPERÁNDO MATARTE DESDE QUE ME HE ENTERADO DE QUE ESTÁS AQUÍ!

Venjen: Ni siquiera sé quién eres.

Hombre: NI LO NECESITO.

El hombre se lanzó contra Venjen con una furia y fuerza desmedida, lanzándolo contra la pared provocando un agujero por el impacto.

Jesse: ¡Venjen!

Venjen: ¡¿PERO QUÉ HACES, HIJO DE PUTA?!

Hombre: Me avisaron de tus soeces palabras... ¡PERO A MÍ NO ME AFECTAN!

Este dio un fuerte puñetazo contra el pirata, pero este consiguió neutralizarlo usando sus brazos en cruz delante suya.

Hombre: También me hablaron de tu odiosa resistencia.

Venjen: Voy a matarte a ti... a tu familia... al tipo que te haya avisado de todas esas mierdas... y a la familia de ese tipo.

Hombre: ¡NO PIENSO PERMITIR QUE HABLES ASÍ DE AQUELLOS QUE SE CONSIDERAN MI FAMILIA!

El hombre dio otro puñetazo, pero esta vez, Venjen consiguió esquivarlo hacia un lado.

Venjen: POMPEYA.

Hombre: ¡!

El capitán consiguió acertar por primera vez un golpe en su oponente, este se echó para atrás, pero pareció soportarlo bien.

Hombre: Agh...

Venjen: Joder.

Jesse: ¡Venjen, espera, ahora vo...!

???: ¡JEFE!

Cendra: ¿Eh?

Un gyojin malherido apareció en la puerta, venía de la batalla de afuera.

Jesse: ¡Josh, ¿qué haces aquí?!

Josh: Necesitamos ayuda...

Cendra: ¿Qué ha pasado?

Josh: Rodas... está ahí.

Capítulo 246: Largo de aquí

Afuera la batalla iba según lo esperado, gracias al mando e intervención de Samley y Clof, todo iba sobre ruedas; la Mala atacaba desde la distancia con su Armando, se comunicaba de vez en cuando con su compañero mediante caracolófono.

Samley: ¿Todo bien por ahí?

Clof: No parece que tengamos demasiados problemas, si no ocurre nada inesperado, todo debería ir bien.

Samley: Recibido, avisa si sucede algo.

Nada más colgar, Samley ya comenzó a observar algo extraño, algunos aliados estaban tirados en el suelo, con pinta de estar inconscientes, siguiendo el rastro, observó a un gran gyojin de color rojo con harapos y un collar metálico al cuello.

Samley: Ese hombre puede ser un problema...

La pirata agarró el caracolófono.

Samley: ¡Clof, problemas!

Clof: ¿Eh?

Samley: Hay un tipo grande y rojo que parece estar acabando con nuestras fuerzas.

Clof: ¿Posición?

Samley: Cien metros, noventa grados hacia la derecha.

Clof: Recibido.

Por su parte, Josh estaba luchando contra los hombres de Agatha, sin embargo, de repente, una sobra comenzó a acecharle por detrás, este procedió a darse la vuelta.

Josh: ¡Ahora t...!

Delante de él, estaba el enorme gyojin rojo alzando el puño.

Josh: ¿R... Rodas?

Rodas: ¡¡¡ARGH!!!

Este dio un enorme puñetazo a Josh que lo empujó varios metros y lo hizo rebotar contra el suelo, sin embargo, al final del camino, Clof llegó a tiempo para frenarlo y evitarle más daños.

Clof: ¡¿Estás bien?!

Josh: Ese... es peligroso...

Clof: ¿Eh?

Clof alzó la vista para observar al gran gyojin enemigo.

Josh: Es... el esclavo más fuerte de Agatha... cada vez que aparece es prácticamente una batalla perdida...

Clof: Lo entretendré...

Josh:¿Eh?

Clof: Ve a buscar a Jeese, y al capitán a ser posible, lo mantendré ocupado hasta que llegues.

Josh: ... recibido.

Y así el gyojin corrío a dentro de la mansión de Agatha para avisar a sus líderes, sin embargo, se encontraban en una situación comprometida, con Venjen acorralado contra el nuevo esclavo de la sirena.

Jeese: Venjen...

Venjen: ¿Qué?

Jeese: ¿Te ves capaz de poder solo con...?

Venjen: Largo.

Jeese: ... Vale, perdona si...

Venjen: HE DICHO QUE TE PIRES.

Jeese: ...

Cendra: Voy con vosotros, no creo que aquí ayude bastante.

Venjen: Buena observación.

Cendra: Hm... no mueras, mi hijo aún te necesita.

Los tres gyojins dejaron la sala, dejando al capitán pirata solo contra su nuevo enemigo.

Hombre: Muy descuidado por tu parte... por tu arrogancia ahora vas a morir.

Venjen: Cada palabra te acercarte más y más al pozo.

Capítulo 247: Dame mi capa

Mientras Redsu estaba con Malcolm en la entrada, el resto de piratas consiguieron sortearlo, entrando en el almacén, revelando unas escaleras que bajaban un piso más, estaba vagamente iluminado con unas pocas linternas en la pared.

Fersa: Siniestro.

Theodhelm: Hm, supongo que es normal que los lleven abajo, los malos siempre tienen un calabozo.

Jolwuf: Hombre, viene bien para guardar los cuerpos de los cotillas.

Fersa: Eso suena muy feo.

Jolwuf: Más feo será lo que encontremos ahí abajo.

Los tres comenzaron a bajar las escaleras observando los alrededores, como el color rojo de las paredes iba desapareciendo y sustituyéndose por ladrillos grises; finalmente, estos llegaron a lo que parecía ser un pasillo con dos plantas, estaba iluminado con unas pocas antorchas y algunos estandartes con el símbolo de la organización, por desgracia, había alguien también.

Vigilante: ¡EH, INTRUSOS!

El hombre comenzó a correr mientras sacaba un caracolófono, tras marcar, comenzó a habler por él.

Vigilante: ¡SEÑOR, TENEMOS INTRUSOS, HAN APARECIDO TRES...!ron 

Un brazo de sangre golpeó en la cara al cárcelero, tirándolo al suelo y dejándolo inconsciente.

Fersa: Debe ser el carcelero del lugar.

Theodhelm: Hay varias jaulas vacías, supongo que varios los habrán vendido ya.

Jolwuf: Incluso a mí me parece una forma un poco sucia de ganar dinero.

Fersa: ¡Eh, en esta hay gente!

Los piratas cogieron una linterna de la pared y se acercaron a la celda que Fersa había señalado, al iluminarla, se quedaron sin palabras.

Theodhelm: Son...

Fersa: ...niños...

Habían una niña y niño gyojin en la celda junto a una pequeña sirena, que no podían dejar de temblar y observar a los piratas con miedo.

Niño gyojin: Por favor... no nos hemos movido...

Theodhelm: No... no venimos a...

Jolwuf: No le digáis nada de esto a Venjen.

Theodhelm: ¿Eh?

Jolwuf: Prometedme que no le diréis nada, por favor.

El anciano parecía estar realmente preocupado por eso, así que sus compañeros asintieron con la cabeza, rápidamente corrieron hacia el guardia inconsciente y le arrebataron las llaves para proceder con su parte del plan.

Por parte de Venjen, seguía enfrentándose al gran esclavo nuevo de Agatha, los dos parecían tener una fuerza bruta bastante a la par, el capitán pirata se abalanzó con un puñetazo en la barriga, alejando a su contrincante.

Hombre: Joder...

Venjen: Arf... arf...

Hombre: No puedo dejarte escapar... AHORA QUE TE TENGO DELANTE.

Venjen: Puto pesado de los cojones...

El hombre decidió abalanzarse sobre el pirata, este, haciendo uso de su altura, consiguió deslizarse por debajo de él, con la esperanza de agarrarle el pelo, saltó al llegar al final, pero solo pudo agarrar la capa y traérsela con él, pues estaba mal atada.

Hombre: Mi... ¡MI CAPA!

Venjen: Tu capa me come los cojones, voy a volati... ¿eh?

El capitán, al observar la capa un poco más detenidamente, acabó, por una parte, sonriendo, pero por otra se enfadó aún más.

Venjen: Joder... la que has liado, macho.

Hombre: ¡DEVUÉLVEMELA!

Venjen: Pues va a ser que no, "Iron Hoygan"... "Sagitario", ¿no?, lamentable.

Capa del hombre

Hoygan: ¡NO TE ATREVAS A BURLARTE, AHORA DEVUÉLVEME ESO, ES UN REGALO DE MI SEÑORA!

Venjen: ¿Tu señora?

El pirata dejó caer la capa al suelo para luego pisarla y ponerse en posición.

Venjen: Tu señora acabará cayendo ante el próximo Rey de los Piratas.

Hoygan: ...Vas... a morir...

Capítulo 248: Es mi responsabilidad

Agatha salió disparada hacia el mar como una exhalación gracias a un puñetazo de Sitsy en el abdomen, finalmente, consiguió detenerse en medio del agua.

Agatha: Mierda... no tengo armas...

Sitsy: ¿ARMAS?

Agatha: ¡!

El gyojin se dirigió hacia la sirena, deteniéndose en seco frente a ella, observándola con unos ojos inyectados en sangre y una sonrisa afilada propia de un psicópata.

Sitsy: SI ES LO QUE SIEMPRE HE DESEADO...

Agatha: ¿La... oportunidad de hacer las paces?

Sitsy: JA JA JA JA JA, ERES UNA CACHONDA...

Agatha: ...

Sitsy: VOY A DISFRUTAR QUE FLIPAS ARRANCÁNDOTE LAS EXTREMIDADES UNA A UNA.

El pirata acabó levantando la vista para propulsarse como un cohete hacia su enemiga, quién observaba con miedo y aún una pequeña esperanza de salvarse.

Agatha: ¡ESPERA, AÚN PODEMOS ARREGLAR LAS COSAS, SIGUES SIENDO UN CHICO MUY GUA...!

Sitsy: CÁLLATE.

Sitsy acabó dándole un poderoso puñetazo en la cara a la sirena, lanzándola hacia una pared, estampándola y provocándole heridas sangrantes.

Agatha: Eres... un monstruo...

Sitsy: JA... QUÉ GRACIOSO.

Agatha: Tengo... socios... y contactos...

Sitsy: ¿EH?

Agatha: Aunque me hagas algo... ellos irán a por ti.

Sitsy: Y QUÉ.

Agatha: Como que y...

Sisty vs Agatha

Agatha: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!

Sitsy: Quedan otro.

Agatha: POR DIOS... AL MENOS TEN ALGO DE PIEDAD, ¿NO?

Sitsy: ¿Piedad...?

Agatha: ...

Sitsy: ¡¿TÚ ERES CONSCIENTE DE LO QUE ES RECIBIR TORTURAS DÍA SÍ Y DÍA TAN BIEN POR DIVERSIÓN DE UNA PUTA MEGALÓMANA SÁDICA?!

Agatha: Ese.. no eres tú...

Al girar la cabeza, los ojos de Sitsy habían cambiado, aunque uno seguía inyectado en sangre, el otro había vuelto a su color natural.

Sitsy: Esto se puede aplicar tanto a la puta Ivanuza como a la Gafas...

Agatha: Qué... cojones...

Sitsy: PERO ESO DA IGUAL AHORA, HAY QUE ARRANCARLE EL OTRO BRAZO.

Al poco de fijarse en la situación, Agatha se dio cuenta de la situación, la parte agresiva de Sitsy había disminuido su poder por no tener suficiente sangre, lo que permitió al Sitsy original revelarse como la "otra mitad"

Sitsy original: CÁLLATE, ES MI RESPONSABILIDAD, NO LA TUYA.

Sitsy berserker: SI ESTOY AQUÍ ES PORQUE TÚ ME LO HAS DICHO.

Agatha: ...

Sitsy berserker: TÚ NO TE HAGAS ILUSIONES... LOS DOS TENEMOS LAS MISMAS GANAS DE MATARTE.

Sitsy original: A POR EL BRAZO.

Agatha: HACED EL FAVOR DE PAR...

Haciendo caso omiso de la sirena, el gyojin arremetió con sus dos personalidades, usando la berserker, arrancó de cuajo el otro brazo, girando por el camino a su víctima.

Agatha: ¡¡¡HIJO DE PUT...!!!

Al mirar, observó como, la parte controlada por el Sitsy original comenzaba a acumular agua en la mano.

Sitsy original: MIZUKOGORO...

Agatha: Os van a matar...

Sitsy original: ¡¡¡...ATLANTIS!!!

Agatha: ¡¡¡VAS A M...!!!

El ataque impactó de lleno a Agatha, lanzándola contra la pared provocando un estallido de sangre aún mayor para, finalmente, comenzar a flotar como el cadáver que era.

Capítulo 249: ¿Qué le habrías hecho?

Redsu continuaba luchando contra Malcolm, atacando este con el garrote mientras su contrincante usaba sus espadas a gran velocidad.

Malcolm: Pareces muy joven para tener esa habilidad con armas... ¿has sido la asesina personal de alguien?

Redsu: Una se gana la vida como puede.

La espadachina atacaba con sus espadas dando cortes en varias direcciones, aunque en fuerza era claramente inferior a su rival, su velocidad le daba mil vueltas, permitiéndole esquivar de forma medianamente buena.

Malcolm: Joder... es como una cucaracha.

Redsu: Pero esta mata.

Malcolm: ¡!

El guardia giró la vista para observar a Redsu moviéndose a la misma velocidad que sus ojos.

Redsu: SORU.

Malcolm :¿Roku...?

Redsu: Ketteiteki Giri.

La pirata apareció en la espalda del guardia, haciendo uso de su espada dorada para clavarla en el abdomen del guardia, pero, para su sorpresa, se quedó clavada.

Redsu: ¿Qué... mierd...?

Malcolm: ¡¡¡ARGH!!!

Este giró la maza a gran velocidad, golpeándo a Redsu y estampándola contra la pared con gran fuerza.

Redsu: Jo... der...

Malcolm: No pienses... que no duele... voy a hacerte el favor de reconocer tu habilidad.

La pirata se levantaba con la única espada que le quedaba.

Malcolm: Serías un buen producto ahí abajo...

Redsu: Hm... podría decir lo mismo.

Malcolm: ¿Conoces el tema?

Redsu: Todos tenemos un pasado oscuro.

La pirata se transformó a su forma híbrida y se lanzó contra su oponente.

Redsu: Pero yo nunca caí tan bajo.

Malcolm: Lo harás.

Redsu: ¿Eh?

El hombre atacó con su maza, pero Redsu consiguió saltar y esquivarlo, dándole un corte en el brazo izquierdo para debilitarlo y aterrizando a espaldas de este.

Malcolm: Una vez entras a este mundo... no vas a salir, siempre tendrás algo a tus espaldas.

Redsu: ...

Malcolm: Amigos muertos... familias destrozadas... relaciones mermadas...

Redsu: Déjame en paz.

Malcolm: Y todo ha sido TU CULPA.

Redsu: YO NO HE HECHO ESO.

Malcolm: ¿No?, entonces permíteme una pregunta...

Redsu: ...¿qué?

Malcolm: En el hipotético caso de que tu actual capitán no te habría ayudado contra ese tal "Eadgar", ¿qué le habrías hecho?

La pregunta cambió la expresión de Redsu, comenzando a plantearse toda su vida, nunca había pensado en la redención por algunos de sus actos pasados, pero recordarlo todo en este momento comenzó a hacer mella en su cabeza.

Redsu: Tú... ¡¿CÓMO SABES ESO?!

Malcolm: No te confundas, en el periódico hacen reportajes la mar de interesantes sobre algunos piratas, ahora responde.

Redsu: ...

Malcolm: ¿Tu capitán seguiría vivo?

Redsu: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAARG!!!

Sin pensarlo dos veces, la pirata se lanzó contra el guardia con su espada, lanzando varios golpes con la espada en el pecho y abdomen, sin embargo, este consiguió darle una vez más con la maza y mandándola contra la pared, al levantarse un poco, descubrió su brazo izquierdo destrozado, incapaz de moverse a voluntad.

Redsu: Agh... mierda... me he dejado llevar.

Malcolm: Claro, esa era mi intención.

Redsu: No me esperaba... lecciones de moralidad... de una persona que secuestra niños para venderlos...

Malcolm: Ya... bueno, es que yo soy una mala persona.

Redsu: Bueno...

La pirata se levantó para lanzar un último ataque, así los dos se lanzaron el uno contra el otro

Redsu: Aún lo puedes arreglar.

Malcolm: No, no puedo.

Redsu: Sí, sí puedes.

Malcolm: No puedo.

Redsu: Sí puedes.

Malcolm: ¡¡¡NO PUEDO!!!

Redsu: ¡¡¡SÍ PUEDES!!!

Malcolm usó su maza para dar un golpe en horizontal, pero la espadachina lo sorteó por debajo, con gran velocidad, pudo agarrar su espada clavada en la espalda del hombre con los dientes, rápidamente saltó y se agarró a los hombros del guardia con las garras de las patas traseras, con ayuda del rabo, le agarró el cuello y comenzó a apretar, la falta de aire causó que este soltara el arma y empezase a intentar liberarse.

Malcolm: Hija... de puta...

Redsu: Al final tenías razón.

Malcolm: ¡!

El hombre vio como las espadas de la pirata apuntaban a su cabeza.

Redsu: No puedes.

Finalmente, Redsu clavó sus armas en la cabeza del hombre acabándolo en el acto, tras levantarse, se acercó a la pared para sentarse, no solo para descansar, si no para pensar en todo lo dicho por él.

Redsu: ¿Qué le habría hecho a Venjen?

Jolwuf: ENTRAMOS.

Redsu: ¿Eh?

Finalmente, Jolwuf, Theodhelm y Fersa aparecieron seguidos de un montón de niños gyojin y tritones, todos ellos en harapos y malas condiciones.

Redsu: ¿Eso son...?

Fersa: Niños, sí, era una mujer muy selectiva, ¿tú qué tal?

Redsu: Bueno... viva.

Theodhelm: ¿Estás bien?

Redsu: Sí... perfectamente, venga, vamos a la puerta trasera, probablemente no hayan terminado por delante.

Tanto Theod como Fersa como los niños comenzaron a seguir a Redsu, quedándose Jolwuf algo rezagado.

Jolwuf: Agh... las mujeres son complicadas... y ella más.

Capítulo 250: Plan R

Afuera, Clof luchaba mano a mano contra Rodas, teniendo una desventaja más que considerable a pesar de tener a Samley cubriéndole la retaguardia.

Rodas: Nada mal para un humano promedio.

Clof: Promedio...

Rodas: Un humano del montón, hombre, como todos con los que me he CRUZADO.

El gyojin asestó un fuerte puñetazo al pirata, quién, haciendo uso de una de sus técnicas de Rokushiki, el Kami-E, pudo esquivarlo, así uno tras otro.

Rodas: Este estilo de pelea me suena.

Clof: TEKKAI.

El último puñetazo de Rodas impactó de lleno en Clof, lanzándole varios metros por el suelo sin separar los pies..

Rodas: Rokushiki...

Clof: Conozco algo de él.

Rodas: ¡NO ERES MÁS QUE UNO DE ESOS PERROS DE LA MARINE!

Clof: RANKYAKU.

El pirata atacó con una onda cortante de una patada al gyojin, este la recibió de lleno en el pecho, cortando su ropa y causando una ligera herida.

Clof: ¿Por qué no...?

Rodas: ¡¿LO HE ESQUIVADO?!

Clof: ¡!

El gyojin dio una aceleración tan extrema, que Clof fue incapaz de preverlo, solo prepararse.

Clof: TEKKAI.

Rodas: Eso me da igual.

Un puñetazo aún más fuerte del gyojin mandó a arrastrar a Clof, otra vez con los pies en el suelo, sin embargo, este golpe sí que había mostrado causar daño.

Clof: Qué... bestia...

Rodas: ¿No lo entiendes aún?, es tu condición, inútil.

Clof: ...

Rodas: Los humanos sois inferiores... por eso nos hacéis todo eso... por miedo.

Clof: Y si es así... ¿por qué estás... con esa mujer...?

Rodas: Si tengo que ser el esclavo de alguien sí o sí...

Clof: ...

Rodas: Que sea una compañera del agua.

Clof: Eso es racismo rozando la psicopatía...

Rodas: Eso es conocer tu lugar en el mundo, AHORA M...

???: SUTAN.

Rodas: ¡!

Rodas rápidamente se dio la vuelta para recibir un corte diagonal en el pecho por parte del Jesse, quién sostenía su enorme espada con intención de atacar, y Cendra, apuntando con su revólver

Rodas: Otro que no lo pilla.

Jesse: Rodas, ríndete, somos tres contra unos.

Clof: Cuatro, tenemos apoyo de lejos.

Rodas: Hm... en estos momentos lamento tener de aliados a un montón de inútiles.

Jesse: YA.

Clof y Jesse se lanzaron contra Rodas en una feroz batalla, durante esto, Clof perdió el caracolófono cayéndosele al suelo, aprovechando Cendra para agarrarlo y hablar con Samlye.

Cendra: ¿Estás ahí?

Samley: No suenas como Clof, ¿quién eres?

Cendra: Cendra, el padre de su amigo Sitsy.

Samley: Ah, entonces misión cumplida.

Cendra: Aún no... ¿puedes vernos?

Samley: Ahora sí... es el gyojin rojo de antes.

Cendra: ¿Crees podes apuntarle a las piernas?

Samley: Es complicado entre todo el barullo, si consiguen inmovilizarlo o al menos ralentizarlo, podría ser.

Cendra: Gracias, cambio y corto.

Tras colgar la comunicación, el hombre se puso a revisar su cargador, viendo así una sola bala, mientras, un fuerte ataque detuvo a Jesse y Clof contra Rodas.

Rodas: ¿Qué, ya?

Clof: Jesse...

Jesse: Dime.

Clof: Ataque combinado a la de tres.

Rodas: Os puedo escuchar, imbéc...

Los dos guerreros se prepararon...

Clof: TRES.

Los dos se lanzaron contra Rodas, siendo Clof mandado por los aires y Jesse neutralizado tirado al suelo, entre todo el frenesí, una bala pasó al lado de la cabeza del gyojin, haciendo de que este siguiese su trayectoria tras él.

Rodas: Je... ¿en serio, anc...¡!

Cendra: ¡HYARGH!

Al girar de nuevo la cabeza, Rodas recibió un fuerte golpe en la cara por parte de la muleta de Cendra, el poco tiempo que estuvo sumido en el aire, Samley estaba alerta.

Samley: Objetivo fijado.

Rodas: Q...

Dos balas atravesaron las piernas de Rodas, dejándole en el lugar.

Rodas: Putos...

Clof: Jesse.

Jesse: Un ataque combinado.

Clof: A la de tres.

Jesse: TRES.

Rodas: ...¡¡¡DESGRACIADOS!!!

Una serie de patadas de Clof y de cortes por parte de Jesse fueron suficiente para que Rodas acabase cayendo al suelo.

Jesse: Joder... ha caído...

Cendra: Por fin...

Clof: Oye... ¿no están murmurando algo?

Efectivamente, los guardias enemigos presentes comenzaban a cambiar su cara, mostrando varias gotas de sudor y cambiando la forma y posición de los ojos, eran conscientes de que su aliado más poderoso había caído.

Guardias: De acuerdo socios... plan R.

Jesse: ¿R?

Guardia: R de Rendirse.

Los enemigos soltaron todos las armas y alzaron las manos, en señal de, efectivamente, rendición.

Capítulo 251: Serás suyo

Venjen, con ojos rojos y expulsando humo por la boca, consiguió propinar un fuerte puñetazo a Hoygan en la cara, enviándole hacia atrás, los dos luchadores tienen moraduras en el cuerpo y parecen cansados.

Venjen: ¿Qué... quieres seguir haciéndote el héroe?

Hoygan: Solo soy... un simple vasallo...

Venjen: Para eso mejor no ser nadie.

Hoygan: DEJA DE HABLAR ASÍ.

Hoygan estaba obcecado por las palabras de su rival hacia la que él consideraba su ama, embestía a Venjen con una fuerza abrumadora, sin embargo, el tamaño del pirata le permitía esquivarle medianamente bien, el problema llegó cuando un golpe consiguió alcanzarle y lanzarle contra la pared.

Venjen: Joder...

Hoygan: DISCÚLPATE.

Venjen: MUÉRETE.

El pirata dio un fuerte puñetazo en el vientre a su contrincante, aunque este recibió el dolor, se mantuvo en el sitio sufriendo, para posteriormente agarrar al capitán del cuello, tratando de ahogarlo.

Venjen: Ggg...

Hoygan: *Dolorido* No entiendo... como la señora... puede tener en cuenta... a alguien como tú.

Venjen: vas a... morir...

Hoyga: Solo eres un... enano...

Venjen: ¡!

El capitán dejó de tratar de liberarse un tiempo para morder su mano izquierda para hacer salir la sangre, como Sitsy, posteriormente, la lanzó contra la cara de Hoygan, abrasándole y provocándo que le soltase y retroceda.

Hoygan: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAARGH!!!

Venjen: *Tose* Ahora... sí que vas a morir... hijo de mil putas.

Hoygan: Como te atreves...

Venjen: CÁLLATE, ESCORIA.

Hoygan: ¡¿CÓMO VOY A PRESENTARME ANTE MI SEÑORA CON ESTA MARCA?!

Efectivamente, Hoygan tenía una potente quemadura en la cara por culpa de la sangre ardiente de Venjen, el capitán, furioso, arremetió contra su enemigo, pillándolo por sorpresa.

Venjen: IRAE VULCANI.

Hoygan: ¡!

El capitán comenzó a dar varios golpes consecutivos a Hoygan en el abdomen, desplazándole cada vez más y más, finalmente, este respondió con un fuerte puñetazo en la cara alejando a Venjen una vez más.

Venjen: Arf... arf...

Hoygan: Arf... tarde o pronto... todos acaberéis siendo suyos...

Venjen: Tarde o pronto... tú y todos vuestros amigos estaréis bajo tierra...

Los dos combatientes se lanzaron el uno contra el otro en un salto para un último golpe.

Hoygan: GODDESS VEREDICT.

Venjen: POMPEYA.

Finalmente, los dos se dieron un puñetazo mutuo en la cara, haciéndoles saltar sangre y tirándoles al suelo inconscientes, tras un rato así, Sitsy acabó saliendo del agua, tras su "batalla" contra Agatha.

Sitsy: ¡PAPÁ, VENJEN, HE...!

Al observar la escena, Sitsy quedó sorprendido, cambiando su expresión.

Sitsy: ¿Papá, Venjen y... quién es es...?, CAPI.

El gyojin observó a su capitán inconsciente en el suelo frente a su oponente, también inconsciente, tras analizar la situación, este agarró a Venjen y, usando su hombro como remolque, lo llevó hacia la puerta de atrás, con la esperanza de reunirse con sus compañeros.

Capítulo 252: Nos van a reventar en el Nuevo Mundo

Ha pasado un tiempo desde que terminaron, Agatha fue recogida del lugar y dada de comer a los reyes marinos que habían cerca del lugar, los niños fueron liberados y devueltos a sus familias, por su parte, Hoygan y Rodas se mantienen prisioneros y los guardias que quedaban se han dividido, algunos huyeron, otros decidieron abandonar la empresa de Agatha por razones obvias, en general, todo cambió a mejor; los piratas estaban haciendo sus cosas, pero si alguien llamaba la atención, eran Venjen y Redsu, sentados y apoyados en un muro mirando a la nada.

Jolwuf: ¿A vosotros se puede saber qué os pasa?, lleváis así bastante.

Redsu: No es nada, tú lo habías dicho, las mujeres somos complicadas.

Jolwuf: Hm, en su caso puedo entenderlo porque ella es más complicada que aprender a leer foneglifos, ¿pero tú?, creo que nunca te he visto pensar.

Venjen: He empatado.

Jolwuf: ¿Y?

Venjen: Joder, que es la primera vez que empato con alguien desde que entro a este puto mar.

Jolwuf: No dejas de decirlo como si fuese un problema.

Venjen: Joder, que mucha mierda dicen del Nuevo Mundo, y mira lo que pasa al primer puto enemigo.

Jolwuf: Aún no estamos en el Nuevo Mundo.

Venjen: Tú lo entiendes, si el primer malo de mierda me ha dejado así, ¿qué coño pasaría con el segundo?

Jolwuf: Le estás dando demasiadas vueltas...

Venjen: NI SIQUIERA ERA UN PUTO CAPITÁN, ERA UN JODIDO SUBORDINADO DE LA GAFAS.

Jolwuf: Repetirlo una y otra vez no sirve de nada.

Venjen: No lo pillas, si seguimos así vamos a estirar la pata en la primera isla.

Jolwuf: Venjen, no me jodas, ¿tengo que recordarte cuando tenías quince años?

Venjen: ...

Jolwuf: Está el tema del noble mundial, los gyojins traficantes de opio, el prostíbulo...

Venjen: Prometiste no volver a hablar del prostíbulo.

Jolwuf: Y tú prometiste ayudarme a encontrar el Oro Puro, así que levanta el culo y para el barco, que Theod debe tenerlo a punto.

Antes de marchar, Sitsy se quedó hablando un rato con su padre.

Cendra: Siento muchísimo que tu estancia aquí haya sido así, hijo.

Sitsy: Descuida papá, al menos os hemos podido ayudar con... eso.

Cendra: Y nunca podré darte las gracias lo suficiente.

Acto seguido, padre e hijo se abrazaron fuertemente, tras un tiempo, se separaron para una última pregunta.

Sitsy: Ne... necesito saberlo... ¿mamá...?

Cendra: Llevo tiempo buscándola, pensando y todo lo que tenía en mis manos, pero... nada, lo siento muchísimo.

Sitsy: Te prometo... que la encontraré.

Cendra: Mucha suerte, yo estaré vigilando que no aparezca alguien como la innombrable.

Sitsy: Cuídate, papá.

Cendra: Eso debería decirlo yo.

Los piratas terminaron subiéndose al barco, zarandeando la mayoría de ellos las manos para despedirse de sus aliados; finalmente, aprovecharon una gran corriente ascendente para subir arriba, llegando por fin al famoso Nuevo Mundo, por desgracia para ellos, la primera impresión no era demasiado buena, pues el cielo estaba cubierto por nubarrones grises y negros.

Theodhelm: Señal de tormenta, empezamos bien.

Fersa: ¡Pero estamos en el Nuevo Mundo al fin, pensad en cómo será todo a partir de ahora!

Cyn: ¡Pío, pío!

Samley: No negaremos que será muy interesante todo lo que veremos ahora, ¿eh, Clof?

Clof: ...

Samley: ¿Clof?

La pirata, curiosa por el silencio de su compañero, fue junto a él, que observaba el mar desde la popa, al mirar ella también, se quedó también sin habla, su capitán comenzó a ir junto a ellos.

Venjen: ¿Y a vosotros qué...?

Tres barcos marines estaban detrás del Apaleador, al parecer siendo liderados por una persona conocida, pero que Venjen no pudo distinguir a lo lejos.

Venjen: Oh...

Megan: Acabad con todos.

Marines: ¡SÍ, CAPITANA!

Venjen: ...mierda.

Por otro lado, en Lúmina, un barco marine se acerca, en el muelle, recibiendo a un hombre grande con capa de "Justicia" estaba Perni, quién se mostraba escéptica ante el señor.

Hombre: Buenas, señorita.

Perni: Supongo que aún siendo la autoridad, además de que aquí no tiene jurisdicción, no puedo dejarle pasar así como así.

Hombre: Era de esperar, tenía enterado de que su majesta Zenya se encontraba en este lugar.

Perni: Esas palabras solo le hacen sonar más sospechoso.

Zenya: Déjale, no es de los malos.

Perni: La última vez que dijiste "no son malos", acabaste en un calabozo tres meses.

Zenya: Bueno, lo pasado pasado está, ¿quiere hablar usted de algo?

Hombre: Sí... no es nada confidencial pero... ¿conoce usted una banda conocida como "Piratas de las Aguas Estancadas"?, especialmente a su capitán, Venjen Aldric.

Zenya: Lo siento, pero no voy a revelar nada que puede meterles en un lío.

Hombre: Hm, supongo que es razonable, me esperaba una respuesta parecida.

Zenya: Lamento no poder ayudarle mucho más.

Hombre: Descuide, disculpe por robarle este tiempo.

Zenya: Nada nada, mucha suerte en la vida.

El marine subió de nuevo a su barco para luego alejarse, Perni y Zenya observaban desde la distancia.

Perni: Oye... ¿ese tipo no se parecía a...?

Zenya: Sep... bastante.

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.