FANDOM


Arco de los Nueve Mundos
Arco de los nueve mundos
Información
Número de capítulos 8
Anterior Arco del Dolor
Posterior Arco de las Infames Aguas
Creador Megatroy

El Arco de los Nueve Mundos es el veinteavo tercer arco de la historia de los Piratas de las Aguas Estancadas y el cuarto de la Saga del Mar y la Tierra.

Antecedentes

Los piratas se encontraron con varios marines tras salir de la isla Gyojin, Redsu entró en cólera al observar a cierto individuo entre los que los perseguían, tras una revuelta comandada por Megan, la banda acabó derrotada, con sus miembros en paraderos desconocidos y totalmente separados.

Capítulo 258: ¿A qué te dedicas?

En una isla con mucha vegetación, hay una cabaña construida con cañas, dentro, una hamaca con alguien encima, estaba malherido, con vendas alrededor de todo el cuerpo,  finalmente abrió los ojos, estaba desconcertado por todo lo que veía a su alrededor.

Clof: ¿Qué... es est...?, agh, como duele...

Al hombre aún le dolían las heridas causadas por el cañonazo, con ayuda de una larga caña que se encontraba al lado de donde estaba tumbado, decidió salir afuera para observar el panorama, efectivamente, lo que le rodeaba era todo selva, a excepción de un corto sendero que llevaba hasta una playa.

Clof: Joder... no me acuerdo de nada después del cañonazo... supongo que eso es lo que me habrá enviado aq...

???: ¡Hey!, ¿estás mejor?

Clof: ¡!

Clof entró en alerta frente a estas palabras, al girar la cabeza a un lado, vio a un hombre alto, musculoso, con un tatuaje en la cara y cresta y frondoso bigote pelirrojos, no llevaba camiseta y solo vestía unos pantalones negros desgastados mientras cargaba una lanza de madera con varios pescados ensartados.

Hombre: No creo que debieses de caminar y moverte demasiado en tu estado...

Clof: *En guardia* ¿Quién eres?

Mathias: Ah, me llamo Mathias, te vi caer al agua delante de mi isla y supuse que no estarías demasiado bien.

Clof: M... muchas gracias, caballero.

Mathias: He de decir que estoy bastante sorprendido, una persona normal podría haber llegado a morir, ¿sigues algún tipo de entrenamiento o algo así?

Clof: Se... podría decir que conozco algo sobre combate cuerpo a cuerpo.

Mathias: Suena bien, por curiosidad, ¿a qué te dedicas?, porque una persona normal no debería haber acabado así.

Clof: ¡! eh... soy... soy...

Mathias: ¿No quieres decirlo por alguna razón?

Clof: No, no, es solo que...

Mathias: ¡Ah!, debes ser pirata, ¿no?

Clof: S... sí.

Mathias: Una profesión bastante curiosa, incluso dentro del negocio varían mucho las personas que se dedican a ello, en fin, ¿te hace una pescado asado?

A pesar de que Clof seguí observando al hombre de cerca, los dos acabaron disfrutando de pescado al fuego de una hoguera.

Mathias: Me miras mucho, ¿pasa algo?

Clof: No... es solo que... ¿me suena de algo?

Mathias: No lo sé, ¿cuanto llevas siendo pirata?

Clof: Relativamente poco.

Mathias: Entonces no lo sé, yo antes era marine, pero es una etapa bastante lejana de mi vida ya.

Clof: ¡MATHIAS EL ESTANDARTE VIRIL!

Mathias: Agh, nunca me gustó ese apodo..

Clof: ¡Eras un vicealmirante legendario, de los favoritos para ascender, fuerte, amable, un gran líder...!

Mathias: Je, me alegro de ser tan reconocido...

Clof: Pero... un día decidiste dejar la Marine... tras la Batalla de Marineford, la gente se extrañó al escuchar tu decisión.

Mathias: No me gustó esa batalla, habían un montón de puntos de vista distintos desde ahí, al fin y al cabo, Barbablanca solo buscaba recuperar a aquel que consideraba su hijo... y la aparición de Sombrero de Paja... finalmente me pudo.

Clof: ...

Mathias: No podía continuar en La Marina tras eso, y, tras retirarme, al ver que acabó ganando el energúmeno de Sakazuki, solo hago que verificar que he hecho lo correcto.

Clof: Ya... no era una buen jefe.

Mathias: ¿Un buen jefe?

Clof: EH, NO, VERÁS, ES QUE...

Mathias: ¿Tú eras marine?

Clof: C... comodoro, acabé uniéndome a un tipo después de presenciar algo parecido... ¡MIERDA, ES VERDAD, TENGO QUE BUSCARLES!

Mathias: ¿A quín?

Clof: ¡MI TRIPULACIÓN, TRAS SALIR DE LA ISLA GYOJIN, ACABARON DÁNDOME UN CAÑONAZO Y LANZÁNDOME POR AHÍ, NO SÉ DÓNDE ESTÁN ELLOS, O SI QUIERA SI SEGUIRÁN JUNTOS!

Mathias: Tranquilízate hombre, ¿qué banda te refieres?

Clof: Los... Piratas de las Aguas Estancadas...

Mathias: No es un nombre muy agradable, pero os conozco, leo el periódico.

Clof: Q... qué honor.

Mathias: Sinceramente... no me extraña que hayáis acabado así...

Clof: ...¿qué?

Mathias: Muchos piratas suelen hacer una larga sesión de entrenamiento antes de entrar al Nuevo Mundo para estar preparados para lo que pueda venir, pero no creo que vosotros hayáis hecho eso, ¿cierto?

Clof: ...

Mathias: Pues eso, mi recomendación sería pedirles una prórroga, puedes quedarte en esta isla, conozco bastantes artes mar...

Clof: No puedo...

Mathias: ¿Hm?

Clof: No puedo decirles que simplemente no voy a volver, no estaría nada bien por mi parte y sería abandonarlos a su suerte.

Mathias: Comprendo tu decisión, pero...

Clof: ¡Nada, me construiré una balsa con las cañas y madera que encuentre por ahí y los buscaré yo mismo!

Clof abandonó la escena y se caminó por la playa mientras muzmuraba en voz alta.

Clof: No pienso dejarles ahora, que por fin dejo de ser un acoplado de mierda, echarlos a un lado, pienso ahora mismo hacer un barco ¡Y VOLVER A MI...!

Sin embargo, Clof se detuvo en seco cuando vio unas palabras pasar ante sus ojos, aunque trataba de tocarlas con las manos, no podía, era como si solamente él pudiese observarlas, al terminar la oración, el ex-marine se detuvo en seco un momento para luego agachar la cabeza y volver atrás, a dónde estaba Mathias en la hoguera, apoyado sobre un tronco caído.

Clof: Ma... Mathias...

Mathias: ¿Qué pasa, chaval?

Clof: ¿Sigue en pie lo del entrenamiento?

Mathias: Je...

Mathias sacó una especie de abrigo negro con hombreras de detrás del tronco para luego colocárselo sobre los hombros, en la parte de detrás se aprecia muy vagamente el kanji de la palabra "justicia", como si hubiesen tintado encima de ella.

Mathias: No sabes cómo me alegro de escuchar eso.

Capítulo 259: Agua Marina

Una habitación bastante arreglada, con paredes pintadas de color rojo y varios cuadros lujosos a las paredes, en la cama blanca que había en el centro, Sitsy se encontraba acostado con varias vendas en su cuello y partes del cuerpo.

Sitsy: Madre de Dios... cómo me duele tod... qué... qué bonito todo.

La puerta de la habitación se abrió, entrando una bellay estilizada mujer en un vestido negro, tenía la piel morena y pelo blanco, llevaba algunas vendas y pomadas encima, seguramente para tratar al gyojin.

Mujer: ¡Ah, has despertado!

Sitsy: Mis... *tose fuertemente* ... mis saludos, bella damisela, ¿me daría usted el honor de conocer el maravilloso lugar al que me ha conducido el destino?

La mujer se sonrojó ante las palabras del gyojin, respondiendo nerviosamente.

Mujer: Q.. qué apuesto... ¡ah! estás en la mansión "Agua Marina", ¡yo me llamo Holy, sirvo aquí!

Sitsy: (¿Mansión?)

Holy: Dando una vuelta te encontré inconciente con varios objetos pesados encima... debes haberlo pasado muy bien, ¡ay va, espera, tengo que avisar a alguien!

Sitsy: (¿Que me encontró mientras paseaba?, si con todos esas cosas que me cayeron encima, debía de haber acabado en el fondo del mar...)

Holy se dio la vuelta para salir por la puerta, Sitsy, intrigado, se levantó en la cama para sentarse y poder ver mejor, el suelo de la habitación estaba encharcado, y Holy tenía algo que le salía por detrás del vestido, concretamente... era una cola de pescado.

Sitsy: S... s... s... 

Holy: ¿Eh, qué pasa?

Sitsy: SIRENAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA.

Sitsy saltó rápidamente de la cama y se puso de espaldas contra la, vigilando a la mujer.

Holy: ¿Estás bien, te duele algo?

Sitsy: *Temblando* NADA, TÚ DÉJAME SOLO.

La sirena terminó dejando la habitación, dejándole solo, como él había pedido.

Sitsy: Qué... ¿qué coño me pasa?... acabé con Agatha, tío, yo mismo le arranqué los dos brazos... ¿por qué mierdas sigo teniendo miedo?... ¡¡¡ES ABSURDO!!!

Holy: ¿Te has calmado?

Sitsy: ¡!

En la puerta, Holy asomaba la cabeza, observando cómo el gyojin seguía en la esquina.

Holy: Bueno... señorita, pase, pero tenga cuidado, está muy nervioso.

Sitsy: (¿Señorita?)

A la habitación entraron tres sirenas más, la que más llamaba la atención era una más grande que la media, con el pelo recogido en un moño negro, una camisa escotada rosa y unas gafas con collar colgadas del cuello.

Abigail: Vaya... ¿estás bien, cielo?

  • [ Abigail, propietaria y propietaria de la mansión "Agua Marina" ]

Sitsy: ...

Abigail: ¿Tienes... miedo? un poco patético para un tiburón, ¿no crees?

Sitsy: Todos... tenemos traumas... ¿vale?

Abigail: ¿Sí, y no te gustaría superarlos?

La mujer se comenzó a acercar a Sitsy, rápidamente, este se sacó la venda del cuello y se puso el brazo delante de la boca.

Sitsy: ¡QUIETAS!

Abigail: ¿Qué haces?

Sitsy: Un paso más adelante... y viviréis el peor infierno que podéis imaginar...

Abigail: Ah... supongo que te refieres a lo de la sangre de algunos gyojin tiburón, ¿no?

Sitsy: Mierda.

Abigail: Suena interesante, chicas, ayudadle.

Sirenas: ¡Sí, señora!

Las sirenas se abalanzaron contra el gyojin inmovilizándole en el suelo, Sitsy temblaba demasiado y no podía pensar con claridad, por su parte, Abigail se acercó a él y aprovechó un poco de sangre que tenía en una herida para metérsela por las branquias.

Abigail: Ahora debería...

Sitsy: QUÉ TE CREES...

Abigail: Eso.

Sitsy: ¡¡¡¿QUE HACES?!!!

EL gyojin se libró de la llave rápidamente y lanzó lejos a las sirenas que le inmovilizaban, rápidamente, se lanzó contra Abigail con los puños preparados.

Sitsy: ¡¡MUERE, ZORR...!!

Pero Abigail respondió con una bofetada del revés a Sitsy, mandándolo contra la pared, tras unos segundos inmóvil, se levantó adolorido.

Sitsy: Agh...

Abigail: Parece que con un buen rapapolvo se pierde... es interesante, me recuerda a mi exmarido...

Sitsy: Q... qué ha...

Abigail: No te creas que he conseguido todo esto sin hacer nada, una tiene sus trucos.

Holy: La señorita fue mercenaria hace muchos años, pero dejó su trabajo tras casarse con el señor Wiseless.

Sitsy: ...

Abigail: ¿Eres marinero, hombrecillo?

Sitsy: Pi... pirata...

Abigail: ¿Y pensabas ir al Nuevo Mundo así?, sinceramente, te mereces lo que te ha pasado.

Sitsy: N... necesito irme, por... favor...

Abigail: ¿Tantas ganas tienes de volver a morder el polvo?, me caes bien, puedo darte unos consejillos antes de irte, incluso quitarte ese miedo irracional.

Sitsy: G... gracias... pero entre que te tengo bastante pánico... y que las cosas no fueron demasiado bien... no me gustaría...

Sitsy se congeló en seco antes de terminar la frase, pues unas letras que solo él parecía ver pasaron delante de sus ojos, tras finalizar, se quedó con la cabeza baja.

Abigail: ¿Estás bien?, llevas unos segundos como muer...

Sitsy: ¿D... de verdad crees que podrías...?

Abigail: ¿Lo de las sirenas?, eso y mucho más.

Sitsy: Mu... muchas gracias.

Abigail: Pero no sería gratis.

Sitsy: ... ¿Y qué...?

Abigail: Necesitaría un mayordomo.

Sitsy, aunque se sentía aliviado por no verle pedir nada exagerado, se tragó su orgullo para responderle.

Sitsy: Muy bien.

Abigail: Maravilloso, cielo.

Sitsy: Ahora...

El gyojin se mordió ligeramente el dedo, provocando sangre y dejando caer unas pocas gotas sobre sus branquias, tras unos pocos segundos de convulsión, se levantó con un ojo normal y otro inyectado en sangre.

Sitsy original: Por favor...

Sitsy berserker: EMPIEZA.

Abigail: Je... tú y yo nos vamos a llevar muy bien.

Capítulo 260: Seguro que están bien

En la orilla de la playa, Cyn se encuentra picoteando el cráneo a una Fersa tumbada boca abajo en la arena, tras un rato dándole golpecitos, la chica se levantó con la cara llena de arena, se sentó y se la quitó.

Fersa: Agh... ¿q... qué ha pasado...?

Cyn: ¡PÍO!

Fersa: Ah, hola Cyn, te veo borroso sin las gafas... ¿dónde están todos?

Cyn: ¡Pío, pío, pío, pío pío!

Fersa: ¡¿QUE ME CAÍ AL MAR?, P... PERO TENEMOS QUE VOLVER, PUEDE QUE HAYAN RESULTADO TODOS HERIDOS O PEOR... QUE HAYAN M...!

El gorrión dio un picotazo en la frente a su dueña, haciéndole entrar en razón.

Fersa: Vale... tienes razón... hay que mantener la calma...

Cyn: Pío.

Fersa: ¿Hay algo de interés en esta isla o está desierta?

Cyn: ¡Pío pío pío pío pío!

Fersa: ¿Una ciudad?, ¡eso es genial!, ¿por dónde?

Cyn: Pío pío pío.

Fersa: Bien... pues vamos en cami...

Cyn: Pío...

Fersa: Ah... cierto... las gafas... a ver que las... oh, mierda...

Las gafas de Fersa, para su suerte, estaban enterradas en la arena, pero prácticamente destrozadas, aún poniéndoselas, no conseguía ver nada.

Fersa: Mierda... haremos lo que podamos, ¿me ayudarás?

El gorrión se puso el ala en la frente, como un soldado.

Cyn: ¡Pío!

Los dos fueron en camino hacia la ciudad, era un lugar pacífico en general, habían algunas tiendas, casas y gente por las calles.

Fersa: Todo parece bastante pacífico... igual deberíamos...

Sin embargo, un sonido de un metal contra el suelo alertó a los aldeanos, cerrando todo inmediatamente y escondiéndose dentro de sus hogares, Fersa estaba extrañada, de repente, alguien entreabrió una puerta para hablar con ella.

Aldeano: ¡Psst!, ¿qué haces?, escóndete rápido.

Fersa: ¿Qué pasa?

Aldeano: ¿No eres de por aquí?, son los Piratas de Mike.

Fersa: ¿Son peligrosos?

Aldeano: Yo me irí...

???: Vaya... mirad lo que tenemos aquí...

El aldeano cerró rápidamente, dejando a Fersa sola en medio de la calle mientras tres hombres con un aspecto no demasiado agradable se aceraban.

Mike: Je... qué chica tan mona, ¿no?

  • [ Mike, capitán de los Piratas de Mike. Recompensa: Berrysymbol 60.000.000 ]

Pirata aleatorio 1: Es pequeñaja pero bonita, podríamos sacar un buen pellizco por ella.

Fersa: E... escuchado, no tengo demasiado tiempo y...

Mike: Chst, no te hemos dado permiso para hablar, así que sé buena y vente con nosotros.

Fersa: ¿Y si no?

Mike: Tsch, no quieres tener problemas con nosotros, cielo.

Mike desenvainó una espada para luego abalzanzarse contra Fersa, rápidamente, Cyn se transformó a bastón para que la pirata pudiese defenderse, bloqueando el sable de este.

Mike: No me gustan las mujeres duras, así que vamos a ir terminando.

Fersa: ¿Eh?

Mike: ¡Vosotros!

Piratas: ¡Sí, señor!

Los dos hombres agarraron a Fersa por detrás impidiendo que se moviese, mientras Mike se acercaba con la espada para comenzar a rasgarle la camiseta, esta no se quedó quieta y aprovechó las piernas libres para darle una patada en la entrepierna.

Mike: Joder...

Fersa: LÁRGATE, ESCORIA.

Mike: ¡¿CÓMO TE ATREVES?!

El pirata comenzó a darle puñetazos en la cara y cuerpo a Fersa, Cyn, con la esperanza de ayudarle, comenzó a tirar del pelo a Mike, pero este no cedía.

Cyn: ¡¡¡PÍO!!!

Mike: Quita, bicho.

El pirata dio una palmada al gorrión alejándole, este aterrizó a los pies de una alta mujer con gafas, pelo violeta y un bolso.

Mujer: ¿Hmm, estás bien, amiguito?

Cyn agarró a la mujer del pelo, trtando de tirar de ella para hacerle ver lo que los piratas estaban haciendo con su compañera.

Mujer: Vaya... eso no es algo que deberían hacer valientes piratas...

Mike: ¿Eh, qué dices tú, zorra?

Los piratas soltaron a Fersa y la dejaron en el suelo bastante malherida, pero consciente, inmediatamente, estos volvieron a por la mujer, tratando de dejarle igual que a la médico, pero no contaron con la fuerza y agilidad de esta, quien rápidamente les dejó fuera de servicio.

Mike: Joder...

Mujer: Venga, largo antes de que cambie de idea.

Mike: Volveré... ¡VOLVERÉ Y OS ARRANCARÉ LA CABEZA A LAS DOS!

Los piratas acabaron abandonando la escena, dejando a la mujer y Fersa solas.

Cyn: ¡PÍO!

Fersa: Hola... Cyn...

Mujer: ¿Estás bien?

Fersa: La verdad es que... no... tampoco puedo verte demasiado bien... lo siento...

Mujer: ¿Que no puedes verme, y es...?

La mujer giró la cabeza y vio las gafas de la pirata en el suelo, destrozadas, esta metió la mano en el bolso que llevaba para sacar un estuche, sacando de él unos anteojos cuadrados para luego ponérselos en la cara a Fersa.

Mujer: ¿Qué tal?, menos mal que tenía las de repuesto.

Fersa: Muchas... *levantándose* gracias...

Mujer: Mira, vente un rato a mi casa, soy científica especializada en química, probablemente tenga algo que te ayude.

Y así, con ayuda de la mujer, llegaron hasta su casa, habían estanterías llevas de libros y de material para la química, la médico se sentó un rato mientras conversaba con la que le había ayudado antes.

Mujer: Por cierto, no te he preguntado tu nombre.

Fersa: Ah... ya...

Ellen: Puedes llamarme Ellen, últimamente me aburro bastante por aquí, solamente por esos tipos que vienen a molestar de vez en cuando... ¿y tú?

Fersa: Me llamo Fersa... Fersa Wulfric.

Ellen: ¿Wulfric?

Fersa: S... sí, ¿por?

Ellen: ¿No tendrás alguna relación... con Uza Wulfric?

Fersa: Es mi padre, sí.

Ellen: Ay... es el hombre más guapo y valeroso que he conocido en mi vida...

Fersa: ¿Él?

Ellen: Es un gran hombre, siempre me ha interesado mucho y me habría encantado saber más sobre él... oye...

Fersa: ¿Sí?

Ellen: ¿No querrías... quedarte un tiempo y contarme sobre él y tú?

Fersa: Es que... no sé si podré...

Ellen: ¿Y eso?

Fersa: Estoy en una tripulación pirata... y mis compañeros y yo hemos tenido un problema... nos hemos separado y ni siquiera sé si estarán vivos...

Ellen: Vaya...

Fersa: Tendría que reunirme con ellos cuanto antes... así que... lo siento con toda mi alma, pero...

La pirata se quedó observando delante de ella unos segundos, pues al igual que con sus compañeros, unas letras que transmitían un mensaje comenzaron a pasar, hasta dejar a Fersa reflexionando sobre ella y su estado actual, según parecía, Cyn también había recibido esa visión.

Ellen: ¿Eh, estás bien?

Fersa: Antes... habías dicho que te aburrías... ¿no?

Ellen: Sí... supongo

Fersa: ¿Te gustaría tener una especie de... "aprendiz", para la química... batalla... y esas cosas?, al menos durante unos meses.

Ellen: Supongo que estaría bien... si ese aprendiz tuviese información jugosa sobre cierto pirata de cabello rubio...

Fersa: Me parece un trato justo, ¿no, Cyn?

Cyn: ¡Pío!

Ellen: Pues venga, coge el material y al tajo, pero... ¿tus compañeros estarán bien?

Fersa: Descuida, estoy completamente segura...

Las dos mujeres se pusieron mascarillas para comenzar con la clase de química.

Fersa: ...de que están bien.

Capítulo 261: El dinero importa poco

En medio del mar, el Apaleador va a la deriva, tiene las velas rasgadas y varios problemas a lo largo y ancho del barco, dentro de él, delante del panel de comandos, Theodhelm, quién finalmente despierta tras un tiempo inconsciente.

Theodhelm: Agh... ¿qué ha pas...? OH MIERDA.

El pirata salió corriendo a fuera para observar los daños del barco y buscar a sus compañeros, pero solo se encontró con la inmensidad del océano.

Theodhelm: Mierda mierda mierda mierda... esto no tendría que haber salido así... deben de estar por aquí... en alguna parte... por favor...

Pero no, no había nadie a bordo, simplemente él.

Theodhelm: Vale... a ver... mente fría... vamos a mantener la tranquilidad y pensar...

Tras echar un vistazo a su alrededor, el pirata divisó una isla a lo lejos, con varios barcos alrededor y muelles, todo indicaba a que allí se dedicaban al arte de la carpintería naval, así que, todo lo rápido que pudo, remendó las velas con unas telas viejas y se puso con el timón, rumbo a ese lugar.

Al desembarcar en el puerto, habían varios barcos amarrados pero nadie alrededor, solo un guardia de seguridad durmiendo sentado en un barril con la gorra sobre los ojos, los ronquidos de que soltaba por la boca provocaba que su bigote ondease.

Theodhelm: Eh... oiga, disculpe.

Guardia: Zz... zZZZzz...

Theodhelm:¡EH, OIGA!

Guardia: Agh... ¿ya estáis montando barull...? eh, tú eres nuevo.

Theodhelm: ¿Nuev...? bueno, necesito hablar con el jefe del lugar, necesito materiales para reparar el barco... y algunas herramientas a ser posible.

Guardia: Ya, ya... busca por ahí detrás, y ten paciencia con ellos, no dejan de hacer el cafre.

Theodhelm: Ya... gracias.

El pirata acabó saliendo del puerto para dirigirse hacia donde el guardia le dijo, al llegar, un hombre de tamaño considerable llegó volando hasta él, con varias heridas y sangre en la cara.

Theodhelm: ¡Dios Santo, ¿estás bien?!

Hombre: ¿Bien...?

Theodhelm: ¿Eh?

Hombre: ESTOY MEJOR QUE EN TODA MI VIDA.

Sin pensárselo demasiado, este se volvió a poner de pie, delante de él, había otro hombre igual de grande y malherido, pero parecía especialmente orgulloso de... algo.

Hombre: ¡¿ES ESO TODO LO QUE TIENES, NENAZA?!

Hombre 2: JA, AÚN NO HE EMPEZADO, PRINCESA.

Los dos se lanzaron el uno contra el otro para empezar a darse puñetazos y patadas.

Theodhelm: Eh... oigan, una pregunta...

Aún peleándose, los hombres no parecían ignorar al pirata, ofreciéndole conversación.

Hombre: ¡Ah, sí! disculpe mis modales, ¿necesita algo? *Puñetazo*

Theodhelm: ... ¿trabajan en el muelle?

Hombre 2: Sep, ¿por? *Patada*

Theodhelm: Necesitaría hablar con su jefe, necesito ciertos materiales... tengo doblones suficientes para pagar.

Hombre: Creo que quiere hablar con Chuck.

Hombre 2: Ah, está en la plaza.

Theodhelm: Gracias...

Hombre 2: Pero...

Theodhelm: ¿Eh?

Hombre 2: No creo que el dinero te vaya a servir.

Después de esto, este recibió una fuerte patada en el vientre mientras Theodhelm miraba desde la distancia y se dirigía a la plaza, al llegar, también habían dos personas, una mujer y un hombre especialmente musculosos peleándose mientras varias personas alrededor observaban y vitoreaban.

Público: ¡¡¡ESO, ESO, A LA ESPINILLA!!!

Público: ¡¡¡REVIÉNTALE!!!

Theodhelm: Ehm... disculpen.

Solamente una mujer de entre el público se dignó a escuchar al pirata.

Mujer: ¿Eh, qué pasa, piltrafa?

Theodhelm: ... ¿Está por aquí Chuck?

El público se calló de repente, girándose para observar al pirata, incluso los luchadores, de entre el público, apareció un hombre grande, calvo pero con gran barba y musculoso.

Chuck: ¿Quién es el temerario que se ha atrevido a mencionarme?

Mujer: ¡Este, este tipo!

Chuck: No me suenas de por aquí... ¿buscas pelea, extranjero?

Theodhelm: No, escúchame, tengo bastante prisa, mis compañeros podrían estar en peligro grave si no llego a tiempo a ellos.

Chuck: Lo que tú digas, ¿le damos?

Theodhelm: Te he dicho que no, necesito materiales y herramientas, tengo dinero en el barco, hay suficiente para cubrir los gastos.

Chuck: Ja... se nota que no eres de por aquí forastero... aquí el dinero acaba importando poco desde hace tiempo...

Theodhelm: ¿Entonces...?

Chuck: Una batalla, por cada ves que me ganes, recibirás parte del material que necesites.

Público: ¡¡¡ESO, BATALLA CON EL JEFE!!!

Theodhelm: Ya te he dicho que tengo prisa...

El pirata se giró para dirigirse al muelle e improvisar, pero...

Theodhelm: No pienso quedarme a pegarme de hostias con...

... un rápido puñetazo en la cara lo dejó en el suelo, para luego levantarse ligeramente.

Theodhelm: ¡¿Y A TI QUÉ COÑO TE PASA?!

Chuck: Joder macho, son las leyes y tradiciones del pueblo, no las he inventado yo, solo me aprovecho de ellas.

Theodhelm: ¡¡¡TE REPITO QUE NO PIENSO HACER NADA CONTIGO, BUSCARÉ LOS MATERIALES AUNQUE TENGA QUE ROBARLOS Y... !!!

El pirata se quedó observando delante suya unos segundos, al igual que todos sus compañeros, unas letras comenzaron a pasar por delante de él hasta dejarle un mensaje, terminando con Theod bajando la cabeza.

Chuck: ¿Y ahora qué?

Theodhelm: Oye... ¿aquí tenéis algún tipo de problema con las frutas del diablo logia?

Chuck: Mientras no seas un tramposo de mierda que se hace intangible... no creo que haya ningún...

Chuck se vio sorprendido por un fuerte puñetazo en la cara por parte del brazo de sangre imbuída en haki de Theod, para la sorpresa del alcalde, el pirata estaba sonriendo enseñándo los dientes.

Chuck: Por fin hablas mi idioma, extranjero...

Theodhelm: Puedes llamarme Theod.

Chuck: De puta madre, Theod.

El alcalde se puso en pie y luego en posición de lucha frente al pirata mientras todos a su alrededor vitoreaban.

Chuck: NUESTRA BATALLA SERÁ... RECORDADA.

Capítulo 262: Planta Minelar

Jolwuf, por su parte, se encuentra flotando inconsciente con los ojos en blanco y soltando baba sobre un tablón a la deriva, dos hombres lo observaban desde lejos.

Bruns: ¿Y eso de ahí?

Smitha: Parece un cuerpo flotando, señor presidente... igual deberíamos tratar de ayudarle...

Bruns: Bueno... envíe a unos cuantos hombres, igual puede sernos de ayuda.

Smitha: Como mande, señor, ¡eh, vosotros!

Smitha llamó la atención de dos mineros que estaban descansando un rato, se notaba que llevaban bastante tiempo sin sentarse un rato, pero por miedo a perder el trabajo, tuvieron que ir a la llamada de su jefe y, con ayuda de un bote, llegaron hasta Jolwuf para luego atraerlo a la orilla.

Smitha: Si me permite... creo que ha fallecido, señor.

Bruns: Una auténtica lástima... en fin, vayan haciendo un agujero y dejénlo por...

Jolwuf: ¡¡¡AAAAAGH!!!

El grito sobresaltó a todos los presentes.

Bruns: Que... qué susto... ¡¿se puede saber qué le pasa?!

Jolwuf: ¿D... dónde estoy?

El pirata comenzó a mirar a su alrededor, una entrada a una mina que, por lo que tenía, parecía ser de oro con un hombre bastante grande en la puerta a modo de segurata, algunos mineros sentados con pinta de estar bastante cansados por el trabajo y material para extraer minerales a un lado.

Smitha: Eh, ¿qué miras?

Jolwuf: ¿Q... quién... soy?

Smitha: ¡! ¿C... cómo que quién...?

Bruns: ¡Déjate de chorradas y vuelta al trabajo!

Jolwuf: ¿Trabajo... aquí?

Bruns: Sí, ve a que te curen las heridas y luego vuelves a la mina, venga, rápido.

Jolwuf: ¡Sí, jefe!

El pirata corrió hacia lo que parecía ser un puesto de enfermería mientras los dos empresarios hablaban entre ellos.

Smitha: ¿Puedo preguntarle por qué eso, señor?

Bruns:  ¿Y por qué no?, es genial.

Smitha: Ah...

Bruns: Ahora tenemos más mano de obra... y podemos incluso pagarle menos, porque no se acuerda de nada...

Smitha: Es diabólico... y una genialidad.

Bruns: Además... me lo dice mi instinto...

Smitha: ¿El qué?

Bruns: Ese hombre tiene una gran afinidad con el oro... nos va a generar muchísimas ganancias...

Smitha: Eso es...

Bruns: ... excelente.

El pirata finalmente comenzó a bajar hacia la mina equipado con un gran pico, su Ranmar, y una linterna amarrada a la cabeza con una correa, al llegar al final, habían unos pocos mineros trabajando aún.

Jolwuf: ¿Esto es lo más bajo que llega?

Minero: ¿Eh?, de momento sí.

Jolwuf: Agh... lo estáis haciendo fatal, así iréis muy lento, dejádmelo a mí y largaos a fuera.

Minero: ¿Eh?, no gracias, prefiero mantener mi trabajo.

Jolwuf: Pues largaos a hacer túneles más arriba, aquí molestáis.

Minero: Tsch, al menos ahí sí que es verdad que será más fácil.

Jolwuf: Venga, que os hago el trabajo duro.

Siguiendo la recomendación del anciano, los mineros fueron más arriba de la mira por pasillos variados, dejando la capa interior a Jolwuf.

Jolwuf: Muy bien... ahora... A PIC... ¿eh?

Una vez más, un mensaje extraño se comenzó a proyectar frente a Jolwuf al igual que con todos los demás, sin embargo, en lugar de pararse un momento, el decano de la tripulación esbozó una gran sonrisa.

Jolwuf: Je... puedes estar tranquilo por eso...

Este comenzó a sacar trazas de oro con ayuda de sus herramientas.

Jolwuf: ...capitán.

Capítulo 263: Alojamiento gratuito

En una playa, Redsu consigue entreabrir los ojos, despertándose poco a poco, tenía heridas en el cuerpo y el pelo suelto y desarreglado.

Redsu: Agh... ¿dónde est...?

???: Joder... al fin.

Al girar la cabeza, la pirata observó como Samley se lanzaba hacia ella abrazándole profundamente.

Samley: Ya pensaba que no despertabas, desgraciada.

Redsu: ¿Me... recogiste tú cuando me caí al agua?

Samley: ¿Y qué iba a hacer, dejarte morir?

Redsu: ...lo siento mucho...

La espadachina comenzó a echar lágrimas pensando en todo lo que había pasado.

Redsu: Nos hemos separado de todos... es posible que alguno esté muerto ya... y todo... por mi...

Su compañera se acercó a ella para apartarle el el pelo y darle un beso en la frente.

Samley: Vamos a calmarnos y analizar la situación por un momento, ¿eh?

Redsu: ... gracias...

Samley: Bueno... hay una ciudad por aquí cerca, podemos ver si hay algo por ahí que nos pueda servir.

Las dos piratas se acercaron a la ciudad observando varios sitios de interés, de todo el lugar, fueron a un hombre que pasaba por ahí para preguntarle.

Samley: Disculpe... ¿sabe usted por dónde queda el puerto?

Hombre: Yendo recto a la derecha y luego a la izquierda en la plaza... ¿buscan un barco?

Redsu: Necesitamos encontrarnos con cierta gente... sí.

Hombre: Entonces supongo que tendrán dinero... ¿no?

Las dos se miraron entre sí, dejando bien claro su situación económica.

Hombre: Bueno... siempre pueden probar suerte en el coliseo.

Samley: ¿Coliseo?

Hombre: Está todo recto por esa calle, mucha gente de todo el Nuevo Mundo viene a competir, se gana dinero pero... bueno... digamos que no está hecho para gente como yo.

Samley: Bueno... muchas gracias, lo intentaremos.

Y así, las dos fueron hasta el coliseo, mostrando su intención de apuntarse y exigiéndole información al hombre que guardaba la entrada.

Taquillero: Las dos juntas... ¿no, por cuánto tiempo?

Samley: Indefinido, de momento, y sí, las dos.

Taquillero: Bien... el coliseo les proporcionará alojamiento y armamento, como son dos, tendrán una habitación doble en el hostal ese que hay enfrente.

Smaley: ¿Doble?

Taquillero: No quedan individuales, y si han venido juntas intuyo que son pareja, o al menos cercanas.

Redsu: ... Bueno... ¿podemos pasar?

Taquillero: Nombre, por favor.

Redsu: Eh...

Taquillero: Si son piratas, contrabandistas o mercenarios no se preocupen, con tal de que no armen jaleo, no nos chivaremos a nadie.

Redsu: Redsu Venmit...

Samley: Samley Arsean.

Taquillero: Bien... aquí tienen las llaves del hostal, está ahí en frente, compórtense.

Redsu: Gracias... voy adentro, ¿vale?

Samley: Voy a revisar la habitación.

Las dos piratas fueron a su destino, por su parte Redsu exploraba el lugar que fusionaba el almacén de armas con la herrería, dónde un anciano que forjaba una espada llamó la atención de la pirata.

Andre: ¿Qué, te gusta lo que ves, guapa?

Redsu: No, gracias.

Andre: ¿Nueva por aquí? tienes unas interesantes espadas, ¿me permites verlas?

Redsu: ...

Andre: Descuida, soy un herrero experimentado, procuraré tratarlas bien.

La espadachina permitió al herrero observarlas, este parecía estar muy interesado como si esas espadas... fuesen algo fuera de lo normal.

Andre: Sep... son unas buenas Wazamono.

Redsu: ¡¿Wazamono?!

Andre: Sí... pero no te ilusiones, tampoco es una maravilla teniendo en cuenta el estado en el que están.

Redsu: ¿Estado?

Andre: Si no recuerdo mal, son llamadas como Hikari y Kaji... son como dos piezas sueltas de un puzle... se supone que se pueden forjar juntas para crear la legendaria "Hakai", de grado O Wazamono, bastante mejor en calidad... si quieres... puedo ayudarte con eso... por un pequeño ext...

Redsu: No, gracias...

Andre: ¿Eh?

Redsu: Estas espadas son el primer y único regalo que me hizo mi hermana, hemos pasado por mucho juntas... pero cuando tengo estas espadas... siento que puedo vencer toda esa mierda.

Andre: Muy profundo... bueno... estoy aquí si cambias de opinón...

Redsu: Ya... grac...¡!

Andre: ¿Eh?

Efectivamente, Redsu comenzó a percibir una serie de letras frente a ella que le transmitieron un mensaje, obviamente, Samley tuvo la misma visión, las dos dejaron corriendo lo que estaban haciendo para correr la una hacia la otra, reuniéndose finalmente en una ventana baja con barrotes del coliseo.

Redsu: ¡Samley... ¿has visto...?!

Samley: Sí... vamos a tener que quedarnos aquí más tiempo del que pensábamos...

Redsu: Y... supongo que hacernos más fuertes...

Samley: Al capitán se le va la pinza... ¿y.. nada más?

Redsu: Pues... no que yo sepa.

Samley: Bueno... voy a investigar un poco el lugar... tendremos que quedarnos aquí un tiempo.

Redsu: S... sí...

Las dos piratas se separaron para emprender su camino, pero Redsu se detuvo un segundo.

Redsu: Samley...

Samley: ¿Sí?

Redsu: *Sonrojada*... gracias otra vez...

Samley: *Sonrojada* No ha sido nada.

Por su parte, la espadachina fue directa con el herrero mientras su nombre sonaba por los altavoces convocándola para una pelea.

Andre: ¿Qué hay?

Redsu: ¿Crees poder hacerlo?

Andre: Tampoco te pediré demasiado, solo un pequeño porcentaje de lo que ganes... podría tenerlo en dos semanas.

Redsu: No la cagues.

La pirata lanzó a Hikari y Kaji para luego agarrar otras dos de la pared, a modo de sustituto temporal.

Andre: ¡Procura no morir en el primer combate!

Redsu: Tsch... no sé por quién me tomas...

Pero lo que la espadachina ignoraba, es que su compañera había recibido una línea extra en el mensaje, que le otorgaba una nueva tarea.

Samley: Je... puedes contar conmigo... capitán.

Capítulo 264: Deja de hacer el ridículo

Por su parte, Venjen ha aparecido en la orilla de una playa con varias heridas y algo mojado, tenía un tablón de madera grande a un lado, presuponiendo que ha sobrevivido gracias a él.

Venjen: ... esto es malo...

El pirata acabó levantándose para dar una vuelta por el lugar, observando sus alrededores, solo parecía haber selva, pero en algunas direcciones se escuchaban ruidos.

Venjen: joder... puta liada, si no me doy prisa morimos todos y todo el plan a la mierda...

Pero nadie respondía.

Venjen: Y ya estoy hablando solo, otra vez.

Tras unos minutos dando vueltas, encontró un gran árbol, arriba de él habían unas frutas que él nunca había visto, por las risas, comenzó a dar golpes al árbol con la esperanza de que cayese algo, y así fue, una de las frutas cayó para que el pirata le diese un bocado.

Venjen: Hmmm... decentilla, pero poco más...

???: ¡Eh, ¿tú qué coño haces aquí?!

Venjen: ¿Eh?

Al girar, Venjen observó a una mujer alta con gafas de sol y un cesto con varias frutas de esas dentro de él.

Venjen: ¿Qué?

Mujer: ¿Como que qué?, fuera de mi propiedad.

Venjen: No veo ningún cartel, gilipollas.

Mujer: ¿Encima de ladrón, malhablado? no necesito carteles para mostrar mi autoridad, pírate antes de que te abra la cabeza.

Venjen: ¿Eh?

El pirata acabó por soltar la fruta para pelearse con su recién conocida, a pesar de su estado físico, no parecía echarse atrás.

Mujer: ¿Aún así pretendes encima hacerte el héroe?

Venjen: Déjame en paz, tengo prisa, hambre y me duele existir.

Mujer: Pues venga.

La mujer soltó el cesto y se lanzó contra Venjen a gran velocidad, prácticamente sin ocasión alguna de preverlo, el pirata recibió tal puñetazo en la cara que este fue empujado varios metros para caer sobre su propia espalda.

Venjen: Hostia... puta...

Mujer: Deja de hacer el ridículo, venga, adiós, y que no te vuelva a ver.

La mujer se dio la vuelta y se alejó de la escena, sin mediarle ni una palabra pero mirándole con ira y resentimiento, el pirata recogió el suelo la fruta que soltó y reemprendió su camino mientras hablaba solo.

Venjen: Puta desgraciada de los huevos... suerte tiene que tenga que encontrar a esa panda de tarugos, que...

???: Je... mira lo que hemos encontrado...

Tras acabarse la fruta, de entre algunos árboles, unos hombres con no precisamente buena pinta aparecieron, uno de ellos era ligeramente más grande, pero no por ello más musculoso.

Brad: Un chaval... no excesivamente atractivo pero tampoco es desagradable... con musculatura basatnte bien definida...

Hombre: Si ha llegado al Nuevo Mundo es que debe ser fuerte... podríamos sacar un buen pico por él.

Venjen: No me gusta por dónde vais, soplanucas.

El hombre alto, Brad, comenzó a acercarse al pirata andando.

Brad: Mira macho, tampoco me apetece ir con miramientos, tú no te pongas nervioso y no tendrás que recibir dañ...

Venjen: MUER...

El pirata se abalanzó contra Brad, sin embargo, extrañamente, le atravesó, de alguna forma, posteriormente recibió un golpe en el abdomen dejándolo en el suelo, pues el Carroñero había parecido contraatacar.

Venjen: Hijo de...

Brad: Dale gracias a la Fruta Saka Saka, no prolongues esto que será peOR.

Durante esta subida de voz, Brad propinó una fuerte patada al pirata que lo mandó rodar, con varias heridas sangrando y los golpes recién recibidos, Venjen ya apenas podía levantarse.

Venjen: Os voy... a matar... a tod...

Brad: BLACK DESTINY.

Venjen observó como varios Brad con brazos imbuídos en haki se lanzaban hacia él, sin embargo, aunque se trató de poner en guardia, falló al encontrar al Carroñero real, lo que resultó en un fuerte golpe en la cara que le dejó inconsciente en el suelo.

Brad: Bueno... espero que haya merecido la pena, cargadlo.

Hombre 2: ¿Lo llevamos a dónde siempre?

Brad: Lo llevamos a dónde siempre, a ver si hay suerte y hay alguna noble que le encuentre guapete y le quiere de esclavo sexual o algo...

Hombre: Podrías dejar de decir esas cosas...

Brad: O podría no hacerlo.

Desde la distancia, la mujer del árbol frutal pareció ver la escena, sin embargo, procuró no darle demasiada importancia, para luego partir su camino hacia su hogar.

Capítulo 265: No muráis

Un tiempo después, Venjen apareció en una habitación con una iluminación bastante deplorable, aunque no por ello oscuro, el pirata estaba con unas esposas en las manos que le mantenían prisionero, parecía estar solo, sin embargo, al otro lado de unos barrotes estaba Brad, parecía montar guardia.

Brad: ¿Qué, bien?, no te quejes, al menos te hemos puesto vendas y algunas mierdas para que estés presentable.

Venjen: Voy a matarte a ti y a toda tu familia.

Brad: Venga, tú tranquilo, que ya casi te toca.

Al otro lado de una pared había un escenario con un señor encima con un micrófono dando voces.

Señor: ¡¡¡BUENO, BUENO, BUENO, SEÑORES, CON ESTO PASAMOS AL ÚLTIMO PRODUCTO DEL DÍA!!!

De entre todo el público, destacaba una mujer, probablemente noble, de bastante buen ver, bien vestida y peinada, con cara de aburrida, como de haber visto lo mismo una y otra vez.

Victoria: Qué pesadez... ni uno solo que merezca la pena tener... ¿tan difícil es un hombre de buen ver?... tampoco pido mucho... solo que sea sumiso y obediente.

Señor: ¡¡¡LES PRESENTAMOS AL CAPITÁN PIRATA DE LAS AGUAS ESTANCADAS... EL TEMIBLE, VIOLENTO Y ODIOSO VENJEEEEEEEEEEEEEEEN ALDRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIC!!!

Lejos de ahí, la mujer del árbol frutal llegaba a su casa con la cesta llena, un graznido de gaviota llamó su atención.

Mujer: ¿Hm? ah, el periódico.

El News Coo dejó caer sobre ella un periódico con varios carteles de "Se Busca", estos carteles parecían ser lo único que le importaba a esta.

Mujer: Los últimos piratas que han salido no tienen tanta mala pinta... algunos de estos van fuerte ya... "Maxwell Scribble"... "Meredy Aoyama"... "Jean Black"... "Venjen Al.."... ¡!

La mujer rápidamente arrugó todos los carteles que llevaba en la mano, soltó la cesta y su cara cambió a una de preocupación.

Mujer: Oh... mierdamierdamierda...

Sin perder ni un segundo, salió corriendo hacia el bosque.

Mujer: MIERDAAAAAAAAAAAA.

Mientras tanto, en la casa de subastas, Venjen entró a rastras en el escenario con ayuda de Brad y algunos de sus hombres, quienes lo mantuvieron de rodillas.

Victoria:  Es...

Venjen: Estais muertos todos.

Señor: ¡¡¡BUENO, DADA LA MAGNITUD DE SU RECOMPENSA, COMIENZA LA PUJA POR DOSCIENTOS NOVENTA MILLONES, ¿QUIÉN DA MÁS?!!!

Victoria: ...perfecto

Las subidas de precio de los espectadores no solían subir del millón.

Señor:  ¡¡¡SÍ, SÍ, LAS PUJAS ESTÁN CALIENTES, ¿ALGUIEN DA M...?!!!

Victoria: Quinientos millones.

Venjen: ¡¿EH?!

Tras un silencio en toda la sala, el comentarista acabó cediendo ante la puja de la señorita Victoria, pidiéndole a esta que subiese al escenario para hacer los honores de ponerle el collar.

Victoria: Ayyy... qué emoción, no sabes el tiempo que llevo esperando a alguien como tú.

Venjen: MIS COJONES, DÉJAME EN PAZ, PUTA LOCA.

Victoria: No insultes a tu dueeeña, venga pórtate bien y estate quieto.

Venjen: PÍRATE Y CÓMEME LOS HUEVOS.

Victoria: ... por última vez...

La mujer desenvainó una pequeña espada que llevaba oculta entre la ropa, dando un corte al pirata que a duras penas pudo minimizar el daño del impacto, causándole un corte que le iba a través de un ojo y dejándolo cabizbajo mientras goteaba su sangre.

Victoria: ...no insultes a tu dueña.

Brad: Compórtate, escoria.

Venjen: ... ... ... te he dicho... ... ...

El pirata levantó la cabeza marcando una pupila en el otro ojo de un tamaño minúsculo y los pulmones llenos de aire.

Venjen: ¡¡¡¡¡QUE TE PIREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES!!!!!

Una inmensa onda expansiva invadió el local, tanto Victoria, como Brad, como todos los presentas cayeron al suelo mientras expulsaban espuma por la boca, por su parte, la mujer del árbol estaba relativamente cerca del lugar, sintiendo la onda, pero no consiguió nada con ella.

Mujer: Je... bueno... puede que me haya precipitado.

Esta volvió a su casa dando un paseo.

Mujer: Al fin y al cabo, de tal palo, tal astilla.

El pirata parecía ligeramente desconcertado por lo que había sucedido, aunque ya sabía lo que era, aún no se acostumbraba.

Venjen: Joder... asco de gente, macho, quita, bicho.

Con una patada, Venjen apartó a Victoria, que aterrizó sobre sus pies, este se puso se pie y comenzó a estrellar sus esposas contra la pared, para, finalmente, destrozarlas y liberarse.

Venjen: Ni siquiera son de piedra marina... putos cutres de mierd...

El pirata, curiosamente, comenzó a ver unas letras pasar delante de él, transmitiéndole un mensaje.

"El árbol frutal de antes, te espero en él en unos minutos"

Venjen: Qué... cojones...

El pirata no sabía demasiado bien qué hacer, y como no tenía otra alternativa, acabó yendo al lugar, atravesando el bosque de antes, en unos cuantos minutos, llegó a su destino mientras apartaba las hojas de los árboles.

Venjen: ... quién cojones ha...

Mujer: ¡Hey!

Venjen: ... adiós.

Mujer: Espera, no te vayas hombre, tenemos mucho de lo que hablar.

Venjen: Mira, va a ser que no, tengo prisa, no tengo tiempo para mierdas.

Mujer: ¿Ni siquiera para saludar a la mano derecha de tu madre?

Venjen: ... ¿eh?

Kelly: No me extraña que no te acuerdes... es lo que tiene estar separados por más de quince años.

  • [ "La que Trae Desgracia", Kelly, primera oficial de los Piratas Carniceros tras la deserción de Jolwuf. Recompensa: Berrysymbol 295.000.000 ]

Venjen: Mira, veo por dónde vas... pero ya me he retrasado bastante con la mierda esa de la casa de subastas, mis compañeros están esperando y tengo que encontrarles y pirarnos.

Kelly: ¿Para qué, para volver a acabar así?

La mujer sacó el periódico con un artículo donde enseñaba lo que recién pasó con los Piratas de las Aguas Estancadas, dando a entender su derrota a manos de la Marina, más concretamente, de la capitana Megan.

Venjen: ...qué puto rápido...

Kelly: Venjen, aunque tú a mí casi no me recuerdes, soy consciente del potencial que tienes, y créeme, no estás preparado para el Nuevo Mundo.

Venjen: Muy bien, de puta madre, ¿y qué coño sugieres que hag...?

Kelly: Quédate.

Venjen: ... ¿eh?

Kelly: Quince meses, tengo entendido que controlas ya algo de haki, así que supongo que es tiempo suficiente para enseñarte los tres tipos...

Venjen: ¿Tres... de dónde sacas...?

Kelly: Estaba cerca de la casa de subastas, lo sentí.

Venjen: ... Vale... supongamos que me quedo... ¿cómo cojones hago para que mi banda lo sep...?

El pirata recibió otro mensaje delante de sus ojos.

"La Fruta Mese Mese, puedo entregar mensajes telepáticos a quién sea esté dónde esté, pon la mano en mi espalda, di lo que quieras y yo me encargo del resto."

Venjen: ... joder...

Kelly: ¿Te has quedado sin excusas?, venga, pon la mano en mi espalda que hay prisa.

Venjen: ... Vale.

El pirata colocó su mano en la espalda de su nueva maestra.

Venjen: A ver... chavales... no sé cómo empezar esto pero... no estamos bien. Probablemente recordéis lo último que nos ha pasado, hemos perdido, muy mucho, no estamos listos para el Nuevo Mundo, pues nuestra fuerza no ha dado para más en esa situación, y deberíamos haber podido si queríamos sobrevivir... por eso... os propongo un descanso... 15 meses, confío en vosotros en encontrar un buen lugar para ser mejores que vosotros mismos, haced lo que queráis, pero en ese tiempo quiero veros siendo los putos sucesores de los Cuatro Emperadores, mucha mierda... y no muráis en el intento.

Kelly: Profundo.

Venjen: Mucho, ahora, uno más.

Kelly: Hmmm... pero no te cebes, ¿eh?

Tras un tiempo, terminó de dar el siguiente mensaje, pero Kelly no lo comprendió demasiado.

Kelly: ¿Y eso?

Venjen: Sería necesario que alguien se dignase a buscar a los demás... al menos rastrearles y reunir información... y de si alguien de mi tripulación puede hacer eso con exactitud, es Samley.

Kelly: ¿Samley?

Venjen: Una marine que condenaron a muerte por traición, me cayó bien y le ayudamos, desde entonces está con nosotros, especialmente con mi primera oficial.

Kelly: ¿Favores sexuales?

Venjen: Favores sexuales.

Kelly: Bien... pues si no te importa, vamos a ir empezan...

Venjen: Oye.

Kelly: ¿Eh?

Venjen: ¿Podría enviar... un solo mensaje más?

Kelly: ... bien.

El pirata puso su mano una última vez sobre su espalda, para dar un último mensaje a una persona desconocida.

Por su parte, la noticia de la derrota corrió a lo largo del mundo, Megan recibió una medalla por sus méritos y por derrotar a una banda pirata de un renombre medianamente considerable; sin embargo, en el Going Wish, navío de los Piratas del Deseo, una persona leía el periódico con cierta lástima por una parte y lástima por otra.

Ealsa: Vaya por Dios... tenía la esperanza de que aguantasen un poco más...

Karo: Descuide señora, si usted los ha considerado como rivales, no caerán así de fácilmente.

Kraki: (Aunque sigo pensando que no son dignos...)

Ealsa: Ji... sí que sabes hacerme sentir mejor, Karo.

Karo: *Ruborizado* M... muchas gracias, mi señora.

Ealsa: Espero que mi nueva amiga acabe siendo tan obediente como tú...

La pirata giró la cabeza hacia unas escaleras que bajaban a la planta más baja del barco, dónde en una celda, había una mujer musculosa encadenada de brazos en la pared con la cabeza baja.

Mujer: Vas... a morir, zorra.

Volviendo a Venjen y Kelly, este finalmente entregó el mensaje.

Kelly: ¿Quién era esa?

Venjen: Digamos que una aliada.

Kelly: Bueno... ahora sí, ¿no?

Venjen: Cuando quieras... pienso ser...

Kelly: Je...

Escena final primera parte

Venjen: ...el Rey de los Piratas.

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.