FANDOM


Arco del Gran Día
Piratas Abanderados Arco del Gran Día portada
Información
Número de capítulos 12
Anterior N/A
Posterior Arco del Pasado
Creador Kandawalker
El Arco del Gran Día es el primer arco de la historia de los Piratas Abanderados y el primero también de la Saga del North Blue. Trata sobre el zarpe al mar de la banda y su primera aventura.

Capítulo 1: ¡Nuestro gran día!

Esta historia comienza en el North Blue, en la isla Journey, concretamente en un pequeño pueblo con salida al mar provisto de unas cuantas casas y gente alegre andando por la calle y charlando.

Un chico de cabello negro vestido de azul, amarillo y rojo sale apurado de su casa cargando una desproporcionada mochila en su espalda, mientras habla con su abuela, quien es muy anciana y tiene en su rostro una expresión entre afligida y feliz.

Shinko: Abuela, voy a buscar a Rikka, ¡hoy es el gran día!

Chiyoko: ¡Mi Shinko... Cuídate mucho!

Shinko: ¡Seguro abuela! ¡Qué emoción!

El joven chico sale corriendo mientras saluda a cada habitante del pueblo que se cruza. Al verlo pasar, dos señoras se ponen a charlar.

Señora 1: Parece que hoy es el día eh, cómo ha crecido ese chico.

Señora 2: Y que lo digas, ¡si ya parece un adulto y todo! Está igualito a él...

En medio de su carrera, Shinko ve algo muy grande en su camino, pero ya es demasiado tarde para esquivarlo y se choca de lleno con él, cayendo al suelo. Pronto, Shinko distingue que su obstáculo se trata de un hombre enorme, muy gordo y enojado con pinta de agresivo, acompañado de varios seguidores.

Shinko: Oh, ¡disculpe señor! Espera, tú eres...

???: GRRR... ¡Sí, soy yo, el famoso Goro "el Quebrantahuesos", el capitán pirata que controla todo este pueblo! ¿¡Qué te crees que haces, enano!? ¿ACASO QUIERES MORIR?

[ Goro “El Quebrantahuesos”. Recompensa: Berrysymbol16.000.000 ]

Shinko: Uf... Ya sé por qué te llaman quebrantahuesos, voy a necesitar atención médica luego de chocarme con esa gran barriga.

Goro: ¡¡¿¿QUÉ HAS DICHO??!!

Pirata de Goro 1: ¿Qué? ¿Ese chico está loco?

Pirata de Goro 2: Debe haberse quedado tonto del golpe, en cualquier caso, está muerto.

Goro: ¡GAHRR, NADIE ME DESAFÍA, TOMA ESTO!

Goro se apresura a darle un gran puñetazo a Shinko y todos los piratas cierran los ojos para no ver el impacto, sin embargo, al abrirlos notan que en realidad la cara del joven se deformó por completo, volviéndose plana como una hoja de papel y evitando así el ataque mientras sonríe.

Shinko: ¿Qué te parece? ¿Mola, eh? Consumí una fruta del diablo que me convirtió en un hombre-bandera, puedo hacer ondear o plegar mi cuerpo y todo lo que toque.

Goro: ¿Que...? Oh, ya lo entiendo, ahora que lo veo, tú debes ser uno de esos dos bichos raros de los que tanto se habla en el pueblo... El hijo de Walters. Nadie se burla del Quebrantahuesos, ¡Acabarás igual que él, mocoso, bien muerto!

Shinko: Je, quiero verte intentarlo. ¡Wild Ocelots: Steel Pistons!

Los anillos de Shinko se despliegan convirtiéndose en unos puños americanos de metal con forma de ocelote, con los que golpea a gran velocidad la barriga de Goro, mandándolo a volar lejos.

Pirata de Goro 3: ¡¿Qué?! Ha mandado a volar al capitán Goro con facilidad... ¿Es que es un especie de monstruo?

Pirata de Goro 4: Da igual, sólo ha sido suerte, ¡acabemos con él!

Los piratas de Goro sacan sus sables y espadas y se dirigen todos hacia Shinko. Goro se recompone herido y furioso y se prepara para atacar con una gran embestida mientras Shinko también se prepara.

Goro: Este... Será tu final... ¡¡Goro... CHARGE!!

En ese momento, de la nada se levanta un tremendo vendaval que golpea a todos los subordinados de Goro, haciéndolos chocar con una pared y quedar noqueados en el acto. La artífice del mismo es nada menos que una joven atractiva y alta, con un largo cabello azulado. Ella tiene la habilidad de soplar con una potencia impresionante gracias a que también consumió una fruta del diablo.

Shinko: Así que ya estás aquí, ¿eh, Rikka?... Te lo agradezco. Pues ahora es mi turno... ¡¡METEOR FIST!!

La mano de Shinko se despliega, volviéndose así de mayor tamaño, y justo cuando Goro está a punto de golpearle con su embestida, Shinko responde con un tremendo puñetazo que deja a su oponente K.O. en un instante y con los ojos en blanco.

Rikka: Mujer-soplido a su servicio... Como siempre, metiéndote en problemas y yo teniendo que llegar a salvarte.

Shinko: Bueno... Sí, supongo que tienes razón, ¡shihahahaha!

Rikka: En fin, vaya manera de comenzar nuestro gran día, eh.

Shinko: Sí... Este es el día... ¡En que zarpamos al mar!

Capítulo 2: Black Flag

Shinko y Rikka se encuentran, con una expresión de duda en sus rostros, en el gran embarcadero “Flynch & Ships”, que tiene muchos barcos a la venta

Shinko: Tiene que ser grande y bonito, quiero a mucha gente en mi barco... Oh, ¡ESE, ESE ES PERFECTO, ESE SERÁ EL BLACK FLAG!

Rikka: Calma maleante, llevamos ahorrando toda nuestra vida para esto pero tampoco somos ricos, ese tiene pinta de costar un ojo de la cara...

Shinko: ¡Eh, señor Flynch! ¿Cuánto cuesta este?

Flynch: Shinko y Rikka, así que hoy es el día eh... Pues veo que tienes buen ojo joven Shinko, este es mi tesoro, mi barco más caro. Se lo compré a un famoso pirata hace tiempo. Para ustedes puedo dejarlo a un precio especial...

Shinko: Ah, perfecto.

Flynch: ... De Berrysymbol95.000.000

Shinko: ¡¿CÓMO?!

Rikka: Te lo dije, no nos llega ni reclamando la recompensa de Goro.

Shinko: Pues...

De repente, un gran número de personas llega a donde los chicos se encuentran, entre ellos Maraki, la madre de Rikka, y Chiyoko, la abuela de Shinko.

Habitante del pueblo 1: Así que ya se van chicos, ¡esperamos que tengan un buen viaje!

Habitante del pueblo 2: También oímos que derrotaron al abusón de Goro, ¡increíble!

Shinko: Oh, parece que todos vinieron a despedirnos.

Maraki: ¡Pues claro, tonto! (La madre de Rikka da un buen golpe en la cabeza a Shinko) ¿Acaso pensabas irte en un viaje tan largo sin despedirte?

Shinko: Uhg... Lo siento, estaba tan emocionado que lo olvidé, shihahahaha-.

Chiyoko: Shi... Shinko, mi pequeño... Esto es lo que soñaste toda tu vida... Prométeme que van a cuidarse y divertirse mucho, mucho.

Shinko: Dalo por hecho abuela, te echaré de menos.

Shinko le da un gran abrazo a su abuela. La abuela de Shinko saca de la faja de su kimono algo.

Chiyoko: Este es un dinero que te dejó tu padre para que partas en tu viaje, sumado al pequeño granito de arena que aportaron todos los del pueblo.

Rikka: ¡Wow! ¿En serio hicieron eso por nosotros?

Habitante 3: Es lo menos que podíamos hacer por ustedes, han estado defendiendo este pueblo de piratas malhechores desde hace años, ¡quién diría que iban a acabar zarpando al mar!

Shinko: No puedo creerlo, ¡muchísimas gracias a todos!

Flynch: Ejem, ejem... En cuanto al barco...

Rikka: Oh, bueno. Es una inversión un poco grande pero... No creo poder quitarle la idea de la mente a este cabezadura así que... Sí, lo compramos.

Flynch: ¡Eso es! Sabia decisión. Siéntanse libres de subirse y partir cuando quieran.

Luego de saludar a cada habitante del pueblo presente, de echarle un vistazo por dentro a su nuevo barco y de lanzarle una botella de vidrio al mismo para bautizarlo y darle suerte, los chicos siguen la palabra de Flynch y parten del pueblo a bordo su gran barco, el recién llamado Black Flag, mientras saludan desde la popa del navío con la mano y con una gran sonrisa a todos, rumbo a la isla más cercana, la Isla Lionrock.

Capítulo 3: La isla de la lucha

Navegando por el mar con el Black Flag, Shinko se encuentra en la cocina mientras Rikka está en la cubierta principal, tomando sol.

Shinko: Esto es increíble, Rikka, definitivamente esta es mi parte favorita del barco, ¡Vaya pasada de cocina!

Rikka: Pues prepárame un exprimido o algo porfa, qué calor.

Shinko: ¡Saliendo! Por cierto, llevamos casi un día entero navegando, ¿estás segura de que sabes adónde vamos?

Rikka: Pues... Yo diría que sí.

Shinko: Vale, definitivamente el primer miembro que voy a reclutar será un navegante.

Rikka: Pues mira, habladorcillo, se ve tierra a la vista.

Shinko y Rikka amarran en Isla Lionrock, una isla caracterizada por manejar el negocio de la pelea como espectáculo, desde boxeo, pasando por duelo con espadas, karate y hasta sumo. Por esto es conocida como “la isla de la lucha” y personas del todo el North Blue y el mundo se reúnen en ella para apostar por el mejor luchador o para presenciar las proclamadas mejores peleas de todos los mares.

Shinko: Vaya, esto está muy movidito, mucha gente y bastante variopinta, parece que cualquiera podría noquearnos de un golpe, me encanta.

Rikka: Nunca entenderé tu sentido del gusto... Y sí, hay mucha gente yendo de acá para allá, me pregunto por qué.

Persona con megáfono: ¡¡ATENCIÓN A TODOS!! Hoy tenemos los duelos finales de la mayor competición de espadachines de Lionrock, ¡Imperdible! ¡¡Compren sus entradas, están a punto de agotarse!!

Shinko: Vale, tenemos que ir a eso

Rikka: Y sigues gastando el dinero sin cabeza, ¿para qué se supone que vamos a ir?

Shinko: ¿No es obvio? Vamos a ver a gente guay pelear, además, a lo mejor podemos reclutar a alguien fuerte para la banda, siendo sólo dos no vamos a llegar muy lejos.

Rikka: Ya estoy viendo que esto va a terminar mal...

Shinko: Compremos las entradas, exploremos a fondo la ciudad y cuando llegue la hora vamos al evento ese.

Ya por la noche, casi concluida la competencia de espadachines, los chicos ya han visto varios duelos bastante interesantes. Sin embargo, Shinko no ha podido dejar de fijarse en un chico de cabello blanco que lucha de una manera muy particular, girando sobre sí mismo con sus dos katanas, el cual ha logrado llegar hasta la gran final de la competencia.

Presentador: ¡¡INCREÍBLE COMBATE!! Y el último semifinalista eliminado nos deja con la esperadísima gran final, ¡¡EL “DEMONIO DANZANTE” JINZO VS. “K.O” BOYON!!

Rikka: No has parado de mirarlo eh, parece que se defiende bien.

Shinko: Ese es, tiene que ser mi espadachín, ¿Viste cómo se movía?

Presentador: ¡Tenemos finalistas muy especiales ésta vez! ¡El primero lucha con un estilo con espada muy raro y poderoso mientras el otro ha estado venciendo sin ningún esfuerzo a todos sus contrincantes de una sola estocada! ¿Quién será el ganador? ¿Quién perderá? ¡¡LO VEREMOS EN ESTA GRAN FINAL, DENTRO DE MEDIA HORA!!

Capítulo 4: Chantaje

Rikka: Pues si queremos reclutarle tenemos un rato ahora para hablar con él, hay un descanso de 30 minutos hasta la gran final, seguro que luego se va y ya no tenemos oportunidad.

Shinko: Ya... Pero no creo que nos dejen hablar con el finalista así por las buenas.

Rikka: Tontito, ¿con quién te crees que estás hablando? Tú sólo plégate con tu habilidad y métete en mi bolsillo, yo me escabulliré en los vestidores en un pispás.

Shinko: Sabía que podía contar contigo, Rikka.

Shinko se mete en el bolsillo de Rikka y esta logra burlar toda la seguridad del lugar y llegar hasta el vestuario del misterioso espadachín, cuando de repente ambos piratas escuchan una fuerte discusión dentro.

Jinzo: Estoy harto de ti, Sagishi, no pienso dejarme ganar contra ese inútil de Boyon como todos los demás sólo porque es el protegido del capitán de la Marine.

La persona con la que está hablando el joven espadachín es un hombre robusto, de largo pero escaso cabello verde, con bigote y perilla y vestido con un traje también de color verde.

[ Sagishi, representante de luchadores profesionales, corrupto]

Sagishi: Gishishishishi, querido Jinzo, pobre ingenuo, hay más dinero apostado por él del que eres capaz de imaginar. Además, ¿de verdad crees que el capitán de la Marine Kazuryu se va a quedar de brazos cruzados si te atreves a vencer a Boyon?

Jinzo: Me importa una mierda lo que él piense, si pierdo cada vez que él lo desea entonces nunca cumpliré mi objetivo de convertir mi estilo en el estilo con espada perfecto, uno que pueda vencer a cualquier otro.

Sagishi: Ya, ya, muy bonito eso que dices, pero sabes lo que puede hacer Kazuryu si se entera. No creo que quieras que le pase nada a tu preciada katana que está en su poder, ¿o sí?

Jinzo: Tsk... Cállate de una vez saco de mierda, y lárgate de aquí.

Sagishi: Siempre con tu sentido del humor Jinzo, supongo que me iré. No hagas nada estúpido, sabes que no te conviene. Ah, y prepara tu mejor cara de derrota, tienes una pelea que perder en 20 minutos, gishishishishi.

En cuanto Sagishi sale de la habitación, Rikka se esconde pero logra ver cómo Jinzo se escapa del lugar inmediatamente por una ventana.

Al ver lo ocurrido, Shinko y Rikka salen rápidamente del establecimiento corriendo en busca del peliblanco, que había escapado.

Rikka: Parece que hay algo bastante oscuro detrás de esta competencia...

Los jóvenes logran alcanzar a Jinzo y le detienen. Sin embargo, el espadachín desenvaina sus katanas inmediatamente y ataca a Shinko, quien responde quitándose y esgrimiendo el colgante de su cuello, el cual vuelve a su forma original, una espada plegada gracias a la habilidad de su fruta, defendiéndose así de un corte seguro.

Jinzo: ¿Qué...? ¿Qué clase de truco fue ese? ¿Una fruta del diablo?

Shinko: Justo eso.

Jinzo: Tienes reflejos, no esperaba eso de uno de los matones estúpidos de Sagishi.

Rikka: Espera, no lo entiendes, no estamos con Sagishi, sólo queremos ayudarte.

Con expresión desconfiada, Jinzo envaina sus espadas mientras Shinko vuelve a ponerse su colgante.

Jinzo: Explíquense.

Shinko: Al igual que nosotros, tú tienes un sueño muy grande. Quieres ser lograr el estilo con espada perfecto y nosotros queremos explorar el mundo entero. Por eso queremos ayudarte a salir de esta, no podrás tú solo.

Jinzo desenvaina una de sus katanas nuevamente y se la posa en el cuello a Shinko en un instante.

Jinzo: No sé quiénes son ustedes dos ni cómo saben lo que saben, par de inútiles, pero esto es un asunto mío y de nadie más. Así que piérdanse y no vuelvan a entrometerse en mi camino si no quieren acabar cortados.

Luego de lo dicho, Jinzo envaina y se va a gran velocidad sin dar oportunidad a réplica.

Rikka: Algo me dice que no te vas a rendir.

Shinko: Se nota que me conoces desde hace tiempo (Shinko sonríe mientras choca su puño con la palma de su otra mano). Definitivamente le quiero en mi banda.

Capítulo 5: Voy a por ti

Shinko: Vale, con esa actitud estoy bastante seguro de que Jinzo no está escapando sin más, tiene que estar yendo a algún sitio en concreto.

Rikka: Pues... Se ha ido en dirección al norte, según mi mapa el sitio más destacable que hay en esa dirección es... La base de la Marine.

Shinko: ¡¡Claro!! ¿Cómo no se me ocurrió? El tal Sashigi o como se llame mencionó algo sobre un capitán de la Marine, ¿no?

Rikka: Pero es una locura meterse en un cuartel de la Marine, ¡hay que ir a ayudarle! Eh... ¿Shinko?

Shinko: ¿A qué esperas ahí parada? ¡Vamos!

Base marine de isla Lionrock

Base de la Marine

Rikka alcanza a Shinko quien ya estaba corriendo en dirección a la base, juntos llegan a la misma y se esconden tras el muro que la rodea, desde allí observan al peliblanco combatiendo contra varios marines rasos, acabando por derrotarlos sin demasiado esfuerzo.

Jinzo: ¡Cabrones! ¡¿Dónde está el desgraciao de Kazuryu?!

Marine: No... No podemos decirlo, el jefe Kazuryu nos mat... (se desmaya)

Jinzo: Tsk... Bueno, tendré que meterme en el edificio y sacarlo por la fuerza.

En ese momento llegan otros sujetos al lugar. Resulta ser un viejo conocido junto con sus matones.

Sagishi: Gishishi... Sabía que estarías aquí, eres demasiado predecible, Jinzo. Bueno, me imagino que no querrás hacer enojar a Kazuryu, así que venga, vuelve al ring, incluso te pagaré un dinero extra si lo haces.

Jinzo: Me importa un carajo tu dinero. La única razón por la que acepté trabajar para ti fue el poder combatir con espadachines y hacerme más fuerte. No pienso dejarme ganar ni una sola vez más.

Sagishi: Hay incluso UN DRAGÓN CELESTIAL esperando por ver tu derrota, Jinzo, la competencia quedará manchada para siempre si abandonas en la final, y tú serás el único responsable. Seguro que no quieres enemistarte con un noble mundial, ¿eh?

Jinzo: Esos imbéciles ricachones del gobierno mundial me importan bastante poco ahora mismo.

Sagishi: Vamos Jinzo, sé un poco realista, Kazuryu ya te derrotó una vez y te quitó tu katana más valiosa, sólo no te encarceló porque sabía que estabas conmigo. ¿Qué crees que será diferente ahora?

Jinzo: Ha pasado mucho tiempo. Mientras ustedes dos se miraban el ombligo y hacían apuestas yo me he entrenado cada día. Pienso acabar con esto hoy y ahora.

Sagishi: En ese caso... No me dejas otra opción que devolverte a la competencia por la fuerza, después de todo ya queda poco tiempo para que dé comienzo la final, gishishishi.

Sagishi se quita su saco y camisa, quedando con su peludo y fornido pecho desnudo y poniéndose en posición de combate. Tras eso, él y sus matones se aproximan al peliblanco para atacarle.

Jinzo: El viejo Sagishi luchando de nuevo eh, ¡esto será interesante!

Matones de Sagishi: ¡¡RAAAAAAAHH!!

Cuando Sagishi está a punto de golpear a Jinzo y este se prepara, un fuerte ventarrón producido por Rikka separa al representante corrupto y a sus secuaces varios metros. Shinko también aparece interponiéndose entre ambos.

Shinko: ¡Ve a hacer lo que tengas que hacer, Jinzo! Nosotros detendremos a estos tipos.

Jinzo: Ustedes otra vez... Tsk.

Jinzo sale corriendo subiendo las escaleras de la base mientras corta a todos los marines rasos que se cruzan en su camino.

Jinzo: ¡Kazuryu! ¡¡VOY A POR TI!!

Volviendo al enfrentamiento de Shinko y Rikka en los alrededores de la base...

Sagishi: Antes que nada tengo que advertirles, mocosos, que soy un ex campeón retirado de la lucha cuerpo a cuerpo en isla Lionrock, puedo encargarme de ustedes dos fácilmente.

Shinko: Bueno, eso tendrá que verse. (Shinko alisa su pierna, volviéndola fina como una hoja de papel) ¡Blade Kick!

Rikka: (Rikka sopla una bala de aire comprimido desde su boca) ¡Air Bullet!

Sagishi cae al suelo producto de los dos ataques, pero rápidamente vuelve a levantarse, como si estuviera ileso.

Sagishi: Gishishishi, así que consumidores de fruta del diablo... Parece que también debí advertirles que me llamaban “el Imbatible” porque siempre me levantaba al caer, ¡mi bendita resistencia es mi mayor don!

Rikka: Vaya, parece ser que esto va a ser más difícil de lo que pensábamos...

Capítulo 6: Imposible ganar

Mientras tanto, en el interior de la base, Jinzo acaba de llegar al despacho de Kazuryu, tirando la puerta abajo de una patada. Kazuryu se encuentra reclinado en su silla, bebiendo sake. Se trata de un hombre increíblemente fornido, muy alto y de tes oscura, con su cabello rubio peinado hacia atrás y con barba.

Jinzo: ¡Al fin, te encontré!

[ Kazuryu, capitán Marine y jefe de la base de la Marine en la isla Lionrock.]

Kazuryu: Vaya, parece que tengo visitas. No es muy educado tocar la puerta tan fuerte, y menos cuando es mi hora de beber.

Jinzo: Se terminó el juego, Kazuryu, vengo a recuperar lo que es mío.

Kazuryu: Pero si es el famoso “demonio danzante”. Creí que en este momento estarías perdiendo una batalla contra Boyon. He apostado mucho por él.

Jinzo: Pues te quedarás con las ganas, porque no tengo planes de dejarme vencer. Ni por él ni por ti.

Kazuryu: Creí que habías entendido la última vez que es imposible para ti vencerme.

Jinzo: Las cosas han cambiado, desgraciado.

Kazuryu: Pues... Vamos a probarlo entonces. No me ha gustado que irrumpas en mi base y dañes a mis hombres, así que espero que no te importe que vaya con todo.

Kazuryu se levanta, haciendo a un lado con facilidad su pesado escritorio y destrozándolo contra la pared con un solo brazo, acto seguido se abalanza contra Jinzo lanzándole poderosos puñetazos. Jinzo intenta esquivar los ataques pero resultan ser demasiado rápidos y su oponente logra conectarle algunos. Luego de esto, el capitán Marine coge de la cabeza a Jinzo y lo machaca contra el suelo, para luego lanzar al peliblanco contra la pared, haciéndolo atravesar el muro y llegar a una habitación adyacente.

Jinzo: Ghkaah... Esto... No ha terminado...

Jinzo se levanta con dificultad y comienza a atacar a su oponente cuerpo a cuerpo, dando rápidos golpes y patadas al capitán de la Marine, pero sin lograr hacerle un daño considerable.

Kazuryu: ¡Zuhahahaha! ¿Qué pasa, niño, tienes miedo de usar tus katanas? ¡Veo que has recordado ya que he consumido la fruta Toke Toke, que me da la capacidad de derretir todo aquello que toque! Los espadachines como tú son pan comido para mí, ¡perdiste este combate antes de comenzar, ingenuo!

Jinzo: (...Tendré que utilizar mis espadas y arriesgarme si quiero recuperar mi katana Ketsueki Ikari, es demasiado valiosa para mi como para perderla para siempre, esto es a todo o nada...)

Jinzo desenvaina sus espadas.

Kazuryu: Así que por fin te has decidido a ir en serio, perfecto. Por cierto, ¿no has notado en qué habitación estamos ahora? Esta es mi exposición personal de armas, las que colecciono de los tontos como tú. Tu katana está aquí, estás tan cerca y a la vez tan lejos... No pienso dejarte tomarla, así que te conviene venir con todo contra mí.

Jinzo: AHHHRGH, ¡¡CÁLLATE!!

El espadachín corre hacia su oponente a gran velocidad con sus dos katanas desenvainadas y gira sobre sí mismo hasta encontrar un punto desprotegido en su contrincante, atacando con una estocada directa y limpia. Sin embargo, apenas la katana conecta con el abdomen del capitán Kazuryu, su hoja comienza a derretirse y deshacerse.

Jinzo: ¡¿Qué?! ¡Creí que no podías derretirla si no la tocabas con tus manos!

Kazuryu: ¡Zuhaha! Creíste mal demonio, mientras yo esté plenamente consciente, cualquier parte de mi cuerpo puede derretir tus espadas, ¡es inútil intentarlo siquiera, soy invencible para ti!

Jinzo: (... Y sólo me queda una katana... ¿Qué puedo hacer?...)

Kazuryu: Bueno, parece que esto ya ha acabado. Por tu valentía voy a concederte el honor de darte el golpe final con la mejor espada de mi colección, mi hermosa Kibasame, más liviana y afilada que tu estúpida Ketsueki Ikari, y eso que se supone que es de un grado menor en cuanto a calidad. No sé quién se encargó de ponerle jerarquía a las meito, ¡Pero debió ser un imbécil! ¡Zuhahahaha!

Jinzo: Idiota... No se trata del grado de calidad, del peso o del filo, se trata de entender la personalidad, el espíritu y las intenciones de las espadas. Definitivamente tu Kibasame está implorando a alguien que no sea un idiota y sepa sacar su máximo potencial.

Kazuryu: ¡Palabrerías! Los espadachines siempre con sus tonterías, pero luego caen en la desesperación cuando pierden sus preciosas espadas por culpa de su debilidad.

Jinzo (...Sin dudas tengo que recuperar a Ketsueki. Voy a utilizar la velocidad que he desarrollado a lo largo de estos años, no tengo otra opción...)

Jinzo comienza a correr con una impresionante ligereza entre los expositores de armas, esquiva los poderosos cortes de Kazuryu y contraataca algunos con su katana restante. Dado un momento identifica a su espada en un expositor al fondo. Jinzo logra llegar hasta ella, destroza el cristal que la protegía y por fin la toma en su poder.

Kazuryu: Tsk... Bueno, no importa, no pienso dejarte ir. En esta base vas a caer, demonio danzante.

Jinzo: Ketsueki, siento tu sed de sangre, vamos con todo.

Capítulo 7: Apoyo de los demás

Jinzo comienza a lanzar ataques cortantes a distancia con su Ketsueki Ikari contra su contrincante, sin embargo, Kazuryu los esquiva a gran velocidad y no parecen afectarle demasiado.

Kazuryu: ¿Esto es todo lo que puedes hacer? Decepcionante.

Jinzo: (... Es inútil, por más que tenga a Ketsueki no puedo arriesgarme a cortarlo con ella...)

Kazuryu se cansa de esquivar y comienza a contraatacar con su Kibasame al ya agotado espadachín que con esfuerzo logra no resultar cortado.

Kazuryu: Ya has dejado de entretenerme.

El capitán de la Marine utiliza su habilidad para derretir el suelo debajo de Jinzo, dejando sus pies encajados en él y produciéndole bastante dolor.

Jinzo: ¡¡GAHH!!

Kazuryu: ¡Ahora no escaparás de esto!

El consumidor de fruta del diablo procede a cargar contra Jinzo con el filo de su Kibasame para darle la estocada final. Sin embargo, el peliblanco logra cubrirse con su Ketsueki para no resultar demasiado herido.

Kazuryu: ¡¿Por qué no te mueres?!

Jinzo: Esta es... La diferencia entre alguien que sabe usar una espada y alguien que no, cabronazo...

Kazuryu: ¡¿Ah sí?! Entonces el problema son las espadas... ¡Pues me encargaré de eso!

El capitán Marine envaina su katana y coge a Jinzo de los brazos para evitar que ataque con las suyas, aprieta con fuerza para que las suelte pero el peliblanco las sostiene con una fuerza abrumadora, entonces el capitán Marine golpea en estómago de Jinzo, luego su cara y vuelve a darle un rodillazo en el estómago, pero el espadachín se niega a soltar su katana a pesar de casi haber perdido el conocimiento.

Kazuryu: Eres una cucaracha insistente, demonio.

Jinzo: No pienso volver a perder esta katana otra vez... Nunca más.

Jinzo utiliza sus espadas para cortar el suelo debajo de sus pies, liberándose de la prisión en la que estaba encajado y al fin pudiendo moverse.

Kazuryu: ¡Eso no te servirá de mucho!

Kazuryu vuelve a atacar a Jinzo, dejándolo cada vez más sin espacio para esquivar, acorralándolo contra el ventanal de la base Marine. Esta vez, al golpear al peliblanco Kazuryu activa su habilidad, derritiendo su ropa y provocándole aún más daño.

Jinzo: No sé cómo... ¡Pero seré yo quien te derrote!

Jinzo comienza a lanzarle a Kazuryu todo lo que tiene a mano en la habitación, pero el marine sólo se acerca a él derritiendo todo lo que le impacta con expresión soberbia.

Kazuryu: ¿Tú? ¿Derrotarme a mi? Zuhaha... No me hagas reír mocoso, sólo he estado jugando hasta ahora. ¿Qué te parece cambiar un poco de aires?

Completamente acorralados contra el ventanal de la base, Kazuryu coge del cuello a Jinzo y lo lanza a través del cristal.

Shinko y Rikka están, luego de acabar con todos los matones de Sagishi, aun intentando sin éxito tumbar al propio Sagishi en los exteriores de la base. De repente, ven el cristal de las ventanas del edificio romperse y a Jinzo cayendo por ellas, habiendo sido lanzado por Kazuryu, quien salta detrás de él.

Shinko: ¿De verdad lo está pasando tan mal contra ese tipo siendo tan fuerte? Rikka, te encargo a Sagishi, sé que puedes con él, voy a apoyar a Jinzo, lo dejo en tus manos.

Shinko sale corriendo y llega hacia donde están peleando los otros dos. En ese momento, ve cómo Jinzo intenta cortar a Kazuryu, derritiéndose otra de sus katanas en el proceso, restándole sólo la Ketsueki Ikari.

Jinzo: ¿Pero qué haces tú aquí? Te dije que te perdieras, ¡Esta es mi batalla!

Shinko: Me figuré que podrías necesitar un poco de ayuda, por aquello de que a este tipo no se le puede cortar y eso. (Shinko se pone en posición de combate) A veces, necesitamos el apoyo de los demás para facilitarnos el camino hacia nuestros sueños.

Jinzo: Esa... Frase... Es la misma que ella decía...

Capítulo 8: Empieza el contraataque

Rikka, quien se quedó sola contra Sagishi, intenta tumbarlo con varios ataques sin éxito.

Sagishi: ¡Parece que tu amigo te ha vendido, chica! Gishishishi, pero no lo culpo por escapar de mi...

Rikka: ¡Calla! Shinko confió en mí, sé que puedo ganarte. Jamás lo entenderías.

Rikka continúa atacando con sus Air Bullets a Sagishi sin lograr doblegar la resistencia del ex luchador.

Sagishi: Es en lo que consiste ser un líder, un capitán de un barco, un representante como yo...

Rikka: ¿De qué hablas?

Sagishi: Tienes un poder sobre los demás, y gracias a él los utilizas para conseguir tus propios fines... Es lo que acaba de hacer ese chico contigo, te utilizó para poder escapar.

Rikka: Shinko no es de esa clase de personas, él es todo lo contrario a eso. Me dejó contra ti porque sabe que puedo vencerte, y es justo lo que voy a hacer, ¡Air Machine Gun!

Rikka lanza desde su boca una gran ráfaga de balas de aire, que impactan todas en el pecho de Sagishi, haciendo que caiga al suelo. Sin embargo, el peliverde vuelve a levantarse acto seguido.

Sagishi: ¿Y cómo planeas hacerlo? Me levantaré cada vez que me tumbes.

Rikka: Entonces te tumbaré hasta que ya no puedas levantarte más.

Sagishi: ¡No me hagas reír!

Sagishi se acerca corriendo hacia Rikka, dándole un puñetazo en la quijada que la manda un par de metros lejos.

Sagishi: ¿Quizás creíste que porque eres mujer me contendría? ¿O tal vez creíste que porque mi don es la resistencia no puedo dar un buen golpe?

Rikka: Kgh... No, claro que no, ¡no creía ninguna de esas cosas! ¡Solid Breath!

Rikka coge varias rocas del suelo con su mano y las pone delante de su boca, soplándoselas a su contrincante en la cara.

Sagishi: ¡Gahh! Eso... Duele...

Rikka se levanta con esfuerzo, pero Sagishi furioso vuelve a abalanzarse ella para golpearla.

Rikka: ¡No otra vez! ¡Air Shotgun!

Sagishi es interrumpido cuando está a punto de golpear de nuevo a Rikka por un soplido enorme a bocajarro que le causa daño y lo hace caer al suelo nuevamente. Sin darle tiempo a levantarse, Rikka se acerca a él.

Rikka: ¡Air Shotgun!

Sagishi: ¡Ahgg!

Rikka: ¡¡AIR SHOTGUN!!

Sagishi: ¡¡AHGGH!!

Rikka: ¡¡AIR...

Pero cuando Rikka está a punto de lanzar otro ataque, Sagishi le hace una llave con sus pies enredando los suyos y la hace caer al suelo.

Sagishi se levanta riendo. Al ver a Rikka en el suelo, el representante procede a patearla con fuerza mandándola varios metros lejos.

Sagishi: Gishi.. shi... Si querías probar mi resistencia... Ese fue un buen método... Pero se terminó... La hora de la final debe estar a punto de llegar, y tengo que llevarme de aquí a ese peliblanco antes de que Kazuryu lo mate. Voy a terminar con esto.

Al ver que Sagishi se acerca a ella corriendo a toda velocidad, Rikka comienza a correr también.

Rikka: (... Esto no está llegando a ningún lado, no logro tumbarlo y mis pulmones están cada vez más desgastados... Va a terminar venciéndome sólo por su absurda resistencia. Sólo se me ocurre un método... Voy a tener que hacerlo, vencerlo de un solo golpe...)

Sagishi: Gishishishi, ¿qué planeas, pequeña? ¿Acaso ahora vas a escapar de mí como el otro cobarde?

Rikka se detiene en seco, dándose la vuelta con expresión seria y poniéndose en posición de combate, lo cual sorprende al ex luchador y lo hace detenerse también.

Rikka: Será mejor que te retractes, ¡porque nadie llama cobarde... A mi capitán!

Entretanto, Jinzo y Shinko siguen enfrentándose a Kazuryu mientras discuten por lo bajo. El mismo los amedrenta con los potentes espadazos de su Kibasame, pero ellos sólo tratan de esquivar mientras siguen con su disputa interna.

Kazuryu: ¡Zuhahaha! No importa cuántos de ustedes, escoria, se enfrenten a mí, el resultado será el mismo, y más si se ponen a discutir en lugar de centrarse en el enemigo que tienen delante.

Kazuryu lanza una onda cortante a Shinko, dándole de lleno en el pecho. Sin embargo, lejos de dañar al capitán pirata, su camisa parece haberle protegido del corte.

Shinko: Hecha de hierro, no es lo más resistente del mundo... Pero cumple su función.

Kazuryu: ¡¿Qué?!

Shinko: Soy un consumidor de fruta al igual que tú, transformé un bloque de hierro pintado de azul en una camisa para protegerme, bastante ingenioso, ¿eh?

Kazuryu: ¡¿Te estás burlando de mi?!

Kazuryu vuelve a atacar con su espada y esta vez lo golpea directamente, mandándolo lejos.

Shinko: Tsk... Es.... fuerte.

El capitán Marine corre hacia él con su espada envainada, al llegar, le quita con una mano la camisa de metal derritiéndola en el proceso y con la otra le da un puñetazo que lo manda a volar.

Shinko se recupera con dificultad y corre rapidamente hacia donde está Jinzo.

Shinko: De acuerdo, entiendo la situación.

Jinzo: ¿Crees que puedes hacerlo?

Shinko: ... No será fácil, pero lo intentaré.

Capítulo 9: Sorpresa

Rikka: Aunque... Aunque sea muy... Vergonzoso... (Rikka mira a ambos lados para asegurarse de que nadie la está viendo) Al menos sólo tú, idiota, vas a verlo.

Sagishi: ¿Qué estás diciendo, te has vuelto loca? O a lo mejor es que quieres mostrarme tus braguitas para poder escapar... Eso quizás funcionaría, chiquilla.

Rikka: Calla pervertido, y prepárate, porque esto va a ser lo último que veas hoy.

Sagishi: Sí... Sí... Estoy muy ansioso, ¡muéstramelo!

Rikka: Tú te lo buscaste, no quiero pero... Tengo que hacerlo, él confía en mí. ¡¡Blowfish:...

Rikka comienza a aspirar aire a toda velocidad, hinchando sus pulmones hasta el punto de aumentar el volumen de todo su torso, finalmente pareciendo algo similar a un globo gigante.

Sagishi: ¡¿Q... Qué es eso?! ¡¡Es horrible!!

Rikka: ¡Te dije que te calles!... Qué vergüenza... Terminemos con esto, ¡¡BALLOON ATTACK!!

Rikka libera todo el aire acumulado dentro de su cuerpo de golpe en forma de un increíblemente potente cañón de viento, impactando de lleno en Sagishi. Es tanta la potencia del ataque que sobrepasa con creces la resistencia del ex luchador y lo deja por fin K.O. Rikka cae al suelo con una sonrisa y la cara roja como un tomate.

Mientras tanto, Jinzo y Shinko siguen discutiendo por lo bajo mientras Kazuryu los ataca a ambos continuamente, estando ya ambos bastante heridos. Harto de todo eso, Jinzo golpea a Shinko y lo envía lejos.

Jinzo: No estás haciendo más que estorbar en mi pelea, terminaré con esto yo solo.

Shinko: Tsk...

Kazuryu: Valiente pero estúpido, el cementerio está lleno de esos, mocoso.

Jinzo: Eso no importa, porque Ketsueki está preparada para darte el golpe final ahora mismo, pedazo de mierda.

Kazuryu: ¿Más palabras vacías? Derretiré esa espada nada más tocarla, es una pena, pero estoy dispuesto a hacerlo con tal de quebrar esa voluntad que tienes.

Jinzo: Veremos si piensas lo mismo... ¡Luego de esto!

Jinzo comienza a correr y a girar con su espada a toda velocidad, al punto de casi no verse.

Jinzo: ¡Primera técnica secreta del estilo espada danzante:...

Kazuryu: ¡Aquí viene! ¡Zuhahaha!

Kazuryu activa su habilidad de fruta del diablo, preparado para derretir la espada de Jinzo. Sin embargo, en el momento de llegar a la posición de su oponente, Jinzo salta varios metros en el aire en lugar de atacar, revelando algo extraño detrás de él.

Shinko: ¡SOOOORPRESA! ¡¡Aquí estoy!!

Kazuryu: ¡¡¡!!! (... ¡¿Se escondió detrás de su espalda?!...)

Shinko: Wild Ocelots: ¡¡CANNON!!

Aprovechando la sorpresa temporal de su contrincante, Shinko, quien había estado todo el tiempo plegado con su habilidad detrás de Jinzo, despliega sus dos puños americanos de acero y da un increíble golpe con sus dos puños justo en el estómago del capitán Marine, haciéndole perder por un segundo la consciencia y logrando además que suelte su katana, Kibasame, cogiéndola así Jinzo en el aire.

Jinzo: (... ¡Funcionó! ¡Logró dejar un punto abierto para poder atacar sin que derrita mis espadas!...) Ahora sí, primera técnica secreta del estilo espada danzante: ¡¡Mil Tiburones de Sangre!!

Jinzo comienza a girar sobre sí mismo en el aire, ahora con ambas katanas en sus manos, compensando el gran peso de Ketsueki Ikari con la ligereza y gran filo de Kibasame, para constituir una gran sierra circular giratoria la cual muestra la imagen de múltiples tiburones rojos que al impactar provocan grandes cortes en el pecho del confundido Kazuryu y lo dejan de una vez por todas fuera de combate.

Shinko: Uff... No puedo creer que eso saliera bien.

Jinzo: La verdad es que yo tampoco, uff... Esta katana, Kibasame, se viene conmigo.

Shinko: Tenemos que salir de aquí ya mismo, la hemos liado pero bien. Voy a por Rikka.

Un rato más tarde, los tres jóvenes ya han escapado de la base de los marines y han llegado al Black Flag.

Rikka: A lo mejor deberíamos presentarnos, que con el ajetreo no se dio la oportunidad. Mi nombre es Rikka. Veo que al final recuperaste tu katana y hasta conseguiste una nueva, me alegro mucho.

Jinzo: Sarada Jinzo, supongo que tengo que disculparme por cómo los traté. Desde hace mucho que me las arreglo solo, no suelo relacionarme con la gente.

Shinko: No pasa nada hombre, sabemos que en el fondo eres buena persona. Yo soy Shinko, Walters D. Shinko.

Jinzo: En fin, me gustaría poder pagarles de alguna forma todo esto, pero no tengo nada de valor y la verdad es que seguro la Marine está patrullando toda la isla buscándonos, será mejor que partan en su barco antes de que los atrapen.

Shinko: Shihahahaha... Pero sería un poco irresponsable como capitán si zarpara dejando aquí solo a mi espadachín, ¿no?

Jinzo: ¿Q...Qué dices?

Rikka: Que te subas al barco, chico.

Shinko: Tienes una gran ambición, Jinzo, no puedo dejar que la desperdicies en un sitio como éste, y más ahora que toda la Marine te busca. Vente conmigo y recorreremos el mundo entero, será la mejor manera de que logres perfeccionar tu estilo con espada y cumplir tu sueño.

Jinzo: Yo... No lo sé...

Capítulo 10: ¿Escape imposible?

(Flashback de Jinzo)

Jinzo (de niño): ¡Maestra, voy a convertir mi estilo con espada en uno que pueda vencer a todos los demás!

Maestra de Jinzo (acostada en una cama): Fuhuhuhu... Interesante sueño, pequeño Jinzo, me gusta tu espíritu, pero nunca lo olvides: Nadie puede lograr algo así por sí solo, a veces necesitamos el apoyo de los demás para facilitarnos el camino hacia nuestros sueños. Deberás dejar de ser tan solitario algún día, y cuando ese día llegue, tu vida cambiará para siempre.

Jinzo: Pero... Yo no necesito a nadie más, sólo quiero estar con usted, maestra.

Maestra de Jinzo: Jinzo, ya sabes que no voy a estar aquí para siempre, sobre todo desde que me diagnosticaron esta enfermedad...

Jinzo: ...

Maestra de Jinzo: Pero no te preocupes, cuando yo ya no esté, mi Ketsueki Ikari se quedará contigo, y será como si yo te acompañara en tu aventura siempre. Haz muchos amigos y hazme sentir orgullosa cumpliendo ese sueño tuyo...

(Fin del flashback de Jinzo)

Jinzo: ...

Jinzo mira fijamente su katana, Ketuseki Ikari.

Shinko: ¿Y bien? ¿Qué dices, te unes?

Jinzo: Shinko... O mejor dicho capitán, estoy dentro.

Shinko: ¡Así se habla! Ambos, defiendan los laterales del Black Flag, yo iré al timón, no creo que vaya a ser un escape tranquilo.

Nada más subirse todos al barco y zarpar, los piratas logran divisar una serie de barcos de la Marine dirigiéndose hacia ellos y unos cuantos marines preparados para disparar desde la costa.

Marine (con Den Den Mushi megáfono): ¡Atención piratas, entréguense sin hacer lío y no dispararemos!

Shinko: ¡Ya nos llaman piratas! Poco hemos tardado, ¿eh?

Marine: No tienen intención de parar, ¡disparen!

Desde un lado del barco, Rikka detiene las balas de cañón con un gran soplido, por el otro lado, Jinzo corta las balas a espadazos, haciéndolas explotar sin que impacten el barco.

Shinko: Muy bien, chicos.

De repente, una serie de buques de la Marine interceptan el Black Flag por delante y comienzan a disparar de balas de cañón a mansalva.

Shinko: Vaya, ¡parece que es mi turno! ¡devolviendo al remitente!

Shinko salta en el aire y despliega su cuerpo como si fuera una cama elástica gigante, haciendo rebotar sobre él las balas de cañón y devolviéndolas a los marines.

Marines: ¡¿Cómo?! ¡Las balas están regresando!

Las balas impactan destruyendo parte de la cubierta de los barcos de la Marine, sin embargo, estos no dejan de bloquear el paso y el Black Flag se queda sin espacio para maniobrar o escapar.

Rikka: ¡Oye Shinko! ¿qué tal si usamos “eso”?

Shinko: ¡Oh, es verdad! Ya verás, Jinzo, estuvimos practicando esto durante bastante tiempo, es muy útil y divertido.

Jinzo: Si es algo que evita que nos demos de lleno contra los payasos estos, por mi genial.

Rikka se va corriendo hacia la popa del Black Flag no sin antes subir las velas, mientras que Shinko toca con sus dos manos la cubierta del barco. En ese momento, el navío comienza a comportarse de una forma muy extraña, como si estuviera ondeándose.

Jinzo: ¿Qué rayos...?

Shinko: Está listo, ¡Ahora!

Rikka: ¡Vale!

Ambos: ¡JUMPING SHIP!

Luego de gritar eso, Rikka lanza un gran soplido hacia el agua, mandando a volar al ahora ligero y ondulante barco por los aires en dirección contraria a su soplido, atravesando así la barrera de barcos que los bloqueaban y escapando definitivamente de la Marine.

Todos: ¡GHAAAAAHHHHH!

Marine: No me puedo creer lo que estoy viendo... No seré yo quien le explique esto al capitán Kazuryu...

Mientras tanto, en la base de la Marine, Kazuryu aún se encuentra en el suelo, y acaba de recobrar la consciencia.

Kazuryu: Esto... Definitivamente... No quedará así, ¡¡¡NO SE QUEDARÁ ASÍ!!!

Capítulo 11: Abanderados

Los recién denominados "piratas" han logrado escapar de la isla Lionrock y, a la mañana siguiente, se encuentran navegando por el mar a bordo del Black Flag con destino a la siguiente isla en el mapa.

Jinzo: Así que piratas, ¿eh? Pero hay algo que no entiendo.

Rikka: ¿Qué cosa?

Jinzo: Los piratas suelen tener una bandera, ¿no? Yo no veo ninguna aquí.

Shinko: Anda, pues no lo había pensado. Es curioso que los “piratas abanderados” no tengan una bandera eh.

Rikka: ¿Y desde cuándo nos llamamos así?

Shinko: Lo estuve pensando esta noche y me pareció un nombre guay, ¿Tú qué dices?

Rikka: Me parece bien.

Jinzo: Se me da bien dibujar, puedo diseñar una bandera si quieren.

Shinko: Pues venga, me gusta la idea, yo voy a preparar el desayuno.

Rikka: Y yo voy a preparar las medicinas para curar a ambos de nuevo, que están reventados. Sobre todo tú, Jinzo.

Jinzo (dibujando): Nah, no pasa nada, se cura solo.

Rikka: Las heridas que yo te haga sí que no se van a curar si no te quedas quieto y me dejas sanarte, que soy la doctora en este barco.

Shinko (desde la cocina del Black Flag): ¿Desde cuándo? Tú eres la vicecapitana.

Rikka: Desde que lo estuve pensando esta noche y me pareció que íbamos a morir antes de llegar a Paradise con ese tipo de combates y sin un doctor. Sólo será algo temporal hasta que encontremos a alguien que ocupe mejor esa posición, además sabes bien que mi madre es doctora.

Shinko: Entonces no tengo nada que objetar. Pues si tú tienes dos ocupaciones yo seré temporalmente el cocinero también, que anda que no se me da bien esto, ¡shihahahaha!

Un rato después

Jinzo: Vale, ya he terminado con esto.

Rikka y Shinko: ¿A ver?

Piratas Abanderados Jolly Roger versión Jinzo


Rikka: (Golpea en la cabeza a Jinzo) ¡Eso no representa para nada a Shinko!

Shinko: Shihahaha, no puedo decir que no me gusta, pero menos sangriento mejor si eso.

Jinzo: Bah, qué aburridos, está bien, le haré algunos cambios.

Jinzo borra algunas cosas y agrega otras.

Jinzo: ¿Y ahora?

Piratas Abanderados Jolly Roger


Rikka: Definitivamente mejor

Shinko: Anda, si está genial, voy a ponerla en el mástil ahora mismo.

Shinko se sube al mástil para colocar la bandera, cuando de repente pasa un News Coo que le lanza un paquete encima y le hace caerse hasta la cubierta desde el nido de cuervos.

Rikka: Joder, ¿estás bien?

Jinzo: Vaya, es un News Coo, suelen vender periódicos a la gente.

News Coo: ¡¡Coo!!

Rikka: Toma tu dinero pequeño, pero ten más cuidado.

Shinko: Uff... Qué desgraciao el pajarraco. Oh... ¿Eso que pone en el periódico es...?

Rikka: En el periódico pone: “Peligrosa y numerosa banda pirata aterroriza Lionrock, sabotea la final del torneo de espadachines y ataca la base de la Marine de la isla, dejando múltiples heridos”

Jinzo: Jeh... Parece que los payasos de la Marine intentan salvaguardar su honor exagerando las cosas, eh.

Shinko: Espera, si nos acusan de hacer eso, eso significa que... Tiene que haber... (Shinko rebusca entre las páginas del periódico) ¡Aquí están!

Capítulo 12: Recompensados

Hace unos días, en el Cuartel General de la Marine situado en algún lugar desconocido del mundo, múltiples marines de alto rango se encuentran reunidos en una gran sala, mientras uno de ellos en el fondo de la habitación se dispone a hablar.

???: Dados los sucesos ocurridos en la isla Lionrock y el detallado informe enviado por el capitán Kazuryu, creo que está bastante claro, señores, que estamos frente a una amenaza pirata de grandes proporciones, que debe ser extinguida cuanto antes. La semilla del mal no debe florecer bajo ninguna circunstancia en este mundo nuevamente.

[ Brown, comandante de la Marine y sujeto a cargo de impartir las recompensas sobre los piratas. ]

Brown es un tipo de apariencia más bien desalineada, con su cabello marrón rizado y despeinado y gafas, viste una arrugada y arremangada camisa azul, la cual tiene en sus hombros los característicos adornos de las capas de la Marine. Extrañamente, parece emanar de él un aire de solemnidad y sinceridad que desvía por completo la atención sobre su apariencia y le hace parecer importante y decidido.

Marine 1: La nueva era de la piratería ya ha florecido y con una fuerza nunca antes vista, no nos engañemos, comandante Brown.

Brown: Y por eso es que hay que tomar tan en serio este asunto. Todos los aquí presentes conocen de sobra la fuerza del honorable capitán Kazuryu y por ende no es de extrañar que su derrota a manos de unos piratas novatos resulte increíblemente alarmante. Sin embargo, esto no es todo lo que debe preocuparnos. Quizás luego de lo que voy a decir muchos entiendan de dónde proviene mi preocupación.

Marine 2: A ver, ciertamente lo de Kazuryu es impresionante, pero creo que quizás exageras un poco con todo esto.

Brown: Entonces supongo que no te impresionará saber que su capitán se trata nada más y nada menos que del hijo de “Ocelote Salvaje”.

De repente, un silencio sepulcral inundó la sala por unos segundos

Marine 2: ¡¿Cómo?! Pero eso es... Imposible...

Brown: Tenemos fuentes fiables que lo afirman. En este momento, nuestra prioridad es extinguir todo rastro del linaje de ese hombre cueste lo que cueste y demostrar al mundo que la Marine tiene bajo sus zapatos a esta nueva era de la piratería, por lo que la captura del capitán de esta banda, “Walters D. Shinko” será nuestro objetivo primordial.

Marine 3: ¿Se sabe algo de la fuerza de su banda?

Brown: No sabemos qué números maneja su tripulación, ya que sólo conocemos a dos de sus miembros, pero es de esperar que sea grande teniendo en cuenta los informes presentados por la base Marine de Lionrock, los cuales además detallaron que su capitán consumió una fruta del diablo que lo hace comportarse como si fuese una bandera, por lo que a partir de ahora será conocido como “el Abanderado”.

Marine 3: ¿Y qué hay del otro pirata que le acompañaba?

Brown: Para él no necesitamos pensar un apodo pues ya es bastante conocido por uno, él es el famoso “Demonio Danzante” del North Blue, un espadachín muy peligroso.

Marine 4: Entonces... ¿Se supone que esta terrible banda se mantuvo inactiva hasta ahora bajo nuestras narices?

Brown: Probablemente estuvieron reuniendo fuerzas hasta poder atacar la base de la Marine en isla Lionrock de forma segura, sin embargo parece que Kazuryu logró amedrentarlos lo suficiente como para que decidieran retirarse.

Marine 5: Entiendo... Sin dudas esto es alarmante.

Brown: En cualquier caso, no seremos descuidados, no seremos confiados. Aunque sea su primer fechoría, me aventuro a proponer que la recompensa su capitán, el Abanderado, sea la siguiente (Brown pega un cartel de recompensa en la pizarra situada detrás suya) y la de su presumible segundo al mando, el Demonio Danzante, esta otra (Brown pega otro cartel junto al anterior). ¿Estamos todos de acuerdo al respecto?

Marines: ¡Estamos de acuerdo!

Brown: ¡¿La justicia prevalecerá?!

Marines: ¡¡LA JUSTICIA PREVALECERÁ!!

De vuelta en el Black Flag.

Rikka: Son... Son recompensas...

Shinko: ¡A ver! ¡Atentos!

Jinzo: Anda, que estamos nosotros ahí.

Shinko se apresura a tomar una recompensa, esta tenía su cara, su nombre y un número debajo.

Walters D. Shinko wanted

Shinko: ¡¿Berrysymbol60.000.000?! Joder, cómo se han ensañado con mi bella persona.

Rikka se queda con la boca abierta al oír ese número, mientras, Jinzo toma una segunda recompensa, que está bajo la de Shinko, y la observa.

Sarada Jinzo wanted

Jinzo: ¡Y yo Berrysymbol20.000.000! Esto tiene que ser cosa de Kazuryu. Va a intentar cazarnos cueste lo que cueste.

Rikka: No lo entiendo, ¿Y por qué yo no tengo una? ¡Soy la vicecapitana!

Shinko: Quizás porque no te enfrentaste a Kazuryu, estará cabreado conmigo y con Jinzo por lo que le hicimos, aunque la verdad aún no sé cómo sobrevivimos a eso.

Rikka: Pues vaya.

Shinko: Mira el lado positivo Rikka, ¡ahora somos una banda pirata con todas las de la ley!

Rikka: Y me alegro, pero vamos a tener que ser cuidadosos a partir de ahora, esas recompensas son increíblemente altas.

Jinzo: Creo que no había visto nunca una primera recompensa tan alta... Eh, Shinko, parece que para identificarte te han puesto un apodo en el cartel.

Shinko: “El Abanderado” oye, pues está perfecto, lo han clavado.

Rikka: Aquí pone que tú eres el “Demonio Danzante”, Jinzo.

Jinzo: Ah sí, así me llaman hace tiempo, larga historia.

Shinko: ¡Bueno, bueno! ¿Y ahora en qué isla nos toca liarla? Shihahaha.

Rikka: Pues la siguiente isla cercana es... La isla Midnight.

De nuevo en el cuartel de la Marine. Brown se encuentra solo, en las afueras del establecimiento con un den den mushi en la mano, el cual tiene una expresión seria.

Brown: Sí capitán Kazuryu, hice justo lo que me pidió, utilicé mi gran elocuencia para convencer a todos de que esta banda novata es muy numerosa y una amenaza inminente para el mundo, salió perfecto.

Kazuryu: Perfecto, Brown. A veces olvido lo útil que puedes llegar a ser.

Brown: Esos tontos del cuartel se creen cualquier cosa “en nombre de la justicia”, yahahahaha. Por cierto capitán, ese dinero del que hablamos...

Kazuryu: Me serviste bien Brown, tendrás tu parte pronto.

Brown: Maravilloso, y... ¿Entonces piensas ir y atrapar tú mismo a esos dos?

Kazuryu: A eso... Dalo por hecho.

Got’ cha.


TO BE CONTINUED
(Click en la imagen para ir al arco siguiente)

Portal de Navegación

[v · e · ?]
Arcos y Sagas de los Piratas Abanderados
Saga de los Grandes Sueños
North Blue
Arco del Gran Día  •  Arco del Pasado  •  Arco de Isla Jabberwild
[v · e · ?]
Piratas Abanderados
Miembros Conocidos
Walters D. Shinko  •  Rikka  •  Sarada Jinzo
Embarcación
Black Flag
Habilidades
Basadas en Frutas del Diablo
Fruta Hira Hira  •  Fruta Fuku Fuku
Basadas en Estilos de Pelea
Estilo con Espada: Espada Danzante
Armas
Kibasame  •  Ketsueki Ikari
Artículos Relacionados
Historias
Historia de los Piratas Abanderados
Localizaciones
Isla Journey  •  Isla Lionrock
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.