FANDOM


Arco del Pasado
Piratas Abanderados Arco del Pasado portada
Información
Número de capítulos 4
Anterior Arco del Gran Día
Posterior Por definir
Creador Kandawalker
El Arco del Pasado es el segundo arco de la historia de los Piratas Abanderados y el segundo también de la Saga del North Blue. Trata sobre el pasado de los miembros fundadores de la banda.

Capítulo 13: Hace 10 años

Hace 10 años.

Antes de sus aventuras en la isla Midnight, Shinko y Rikka tienen una pequeña historia que contar, una que cargan sobre sus espaldas. Esta historia se desarrolla hace 10 años, cuando ambos piratas tenían 9 y 10 años respectivamente.

El pequeño Shinko se encuentra asomándose detrás de una pared, mirando desde la distancia, como siempre lo hace, a la pequeña Rikka, la hija del pirata más peligroso e importante que se asienta en isla Journey. Shinko está cuidando de no ser visto, pues tiene muy claro lo que pasa si ella lo...

Rikka: ¡¡¿Otra vez tú aquí?!!

Shinko: ¡Ah! ¡Yo!... Yo... Me preguntaba si...

Rikka: ¡¡¡Largo!!! (Rikka golpea a Shinko y le saca a patadas)

El joven Shinko fue dejado por su padre hace un tiempo y nunca conoció a su madre, por lo que quedó a cargo de su abuela. Esto no pareció afectarle, pues es igualmente un niño muy alegre, pero lo cierto es que está muy solo y se aburre mucho. Shinko quisiera tener amigos de su edad, pero Rikka es la única niña en el pequeño pueblo, y ella parece detestarle.

Shinko regresa a su casa, con una cara bastante larga y amoratada.

Chiyoko: ¿Por qué tan magullado, mi Shinko? No me digas que fue Rikka de nuevo...

Shinko: No entiendo qué le pasa, yo sólo quiero ser su amigo, humm... Debe estar loca.

Chiyoko: Entiende que no todos los niños son iguales, Shinko.

Shinko: ¿A qué te refieres, abuela?

Chiyoko: A lo mejor ella está pasando por un mal momento.

Shinko: Un... ¿Mal momento?

Chiyoko: Sí, su padre es una persona muy mala y peligrosa, y por eso tampoco me gusta mucho que andes cerca de ella...

Shinko: ¡Eso es! ¡Ese debe ser el problema! (Shinko sale corriendo de la casa)

Chiyoko: ¡Pero Shinko! ¿A dónde vas?...

Al llegar de nuevo a casa de Rikka, el niño mira por la ventana y ve algo que le deja completamente impactado.

Padre de Rikka: ¡Vamos niña!, ¡Cómete esta fruta, conviértete en mi mayor arma!

Rikka: No... Yo...

Maraki (Madre de Rikka): ¡Déjala, Harlon!

Harlon: ¡TÚ CÁLLATE! ¡¡NIÑA, COME LA FRUTA!! ¡Trabajarás para mí, te entrenaré desde pequeña y así no tendré que hacer nada nunca más, serás mi pequeño monstruo, gahaha!

Maraki: ¡Para ya, Harlon! (Maraki se interpone entre Harlon y Rikka, pero este la aparta de un gran golpe, haciendo que caiga contra un espejo y se haga un corte con este en el brazo izquierdo a la altura del hombro)

Shinko: ¿Qué ra...?

Rikka: ¡Está bien padre, lo haré, pero para por favor!

Maraki: ¡No, Rikka, no podrás nadar nunca más y serás su herramienta toda tu vida si lo haces!

Harlon: A lo mejor no eras tan estúpida como pensaba, niña, esa fue una gran decisión, toma.

Capítulo 14: Herramienta

El padre de Rikka le da a su hija una extraña fruta con forma de pera verde llena de espirales. Rikka le da una mordida a la fruta, pone una tremenda cara de asco y acto seguido comienza a sentirse mal.

Maraki: ¡Harlon! ¿Qué le pasa a Rikka? ¡Está poniendo una cara muy rara!

La cara de Rikka pasa de normal a rojo y de rojo a morado.

Harlon: La verdad es que no tengo idea.

Rikka: Yo... No puedo... Respirar...

Harlon: ¡Que no se te ocurra morirte niña, me costó muchísimo conseguir esa fruta!

Maraki: Tú Harlon... ¡No tienes corazón!

Rikka: Uff... Uff... (Rikka intenta respirar desesperada)

Maraki: Rikka, ven aquí, voy a sanarte aunque sea lo último que haga.

Harlon: ¡Gahaha! Sí, tú encárgate de eso. Yo me voy al bar a festejar el nacimiento de mi nueva arma.

Harlon sale por la puerta, mientras Shinko observa impactado la situación. Cuando vuelve a entrar en razón, corre enfurecido hacia Harlon e intenta darle un puñetazo. Sin embargo, el fornido adulto lo coge rápidamente del brazo y lo levanta.

Harlon: ¿Quién demonios eres tú, niño?

Shinko: ¡Soy Walters D. Shinko, y voy a patearte el trasero por hacerle eso a tu hija!

Harlon: ¡Gahahaha! Además de camorrero, fisgón el niño. ¿Walters eh...? Ya veo, pues me gustaría ver cómo haces para hacerme daño con estos pequeños bracitos.

Shinko: ¡AAAGGH!

Shinko intenta golpear a Harlon pero le resulta imposible, sus puños parecen no tener efecto en él. Al final, el adulto se aburre de todo aquello y le da una tremenda paliza, dejándolo en el suelo bastante herido y a punto de desmayarse.

Harlon: No quiero volver a verte cerca de mi casa niño, la próxima vez no seré tan blando.

Cuando Shinko despierta, tiene a Rikka y a Maraki a su alrededor, y se encuentra dentro de la casa de las mismas, acostado en una cama y con sus heridas vendadas. Al verle despertar, Rikka se va con expresión molesta.

Shinko: Así que ella ya está mejor.

Maraki: Soy doctora, no te preocupes por Rikka, ya está bien. Ella me contó sobre ti, dice que siempre andas detrás de ella fisgoneando, y ahora te encontramos reventado fuera de la casa. ¿Qué se supone que hiciste? No me digas que...

Shinko: Voy a acabar con ese desgraciado.

Maraki: Shinko... Entiendo cómo te sientes, pero Harlon es demasiado fuerte, incluso para mí que soy una adulta.

Shinko: ¡Entonces váyanse, escapen de la isla antes de que regrese!

Maraki: Claro que querríamos hacerlo, pero él tiene vigilado el puerto con su banda pirata, no hay nada que se pueda hacer...

Shinko: Pero... No puedo aceptar una cosa así.

Maraki: Tendrás que hacerlo. Aunque no lo parezca, Rikka estaba muy preocupada por ti. No quiere que por acercarte a ella acabes muy mal, lo mejor será que te alejes de nosotros.

Shinko: Yo... Quiero hablar con ella.

Maraki: No parece que vayas a cambiar de opinión, eh. Seguro estará en la plaza, siempre va allí cuando está molesta.

Shinko: Vale, muchas gracias por sus atenciones señora Maraki. (Shinko se levanta de la cama, adolorido, y sale de la casa)

Capítulo 15: Monstruos

Al llegar a la plaza, Shinko ve a Rikka llorando. Cuando se acerca, ella automáticamente se seca las lágrimas y pone su ya característica cara de molestia.

Rikka: ¿Qué haces aquí? Me tienes harta.

Shinko: Bueno, yo... Me preguntaba si estabas mejor.

Rikka: Supongo que viste todo eso, que ahora soy un monstruo. La fruta expandió mis pulmones de repente y por eso no podía respirar, es todo. Si eso es lo que querías saber, vete.

Shinko: No, no eres un monstruo... Es más, vas a tener poderes increíbles.

Rikka: ¡¿Llamas “increíble” a esto?! Es el infierno, es lo peor.

Shinko: Si te sirve de consuelo, yo también soy un “monstruo” (Shinko muestra cómo su brazo ondea como una bandera).

Mano Hira Hira

Rikka: ¡Oh!... No, no me sirve de consuelo. Vete ya de aquí Shinko, te detesto, te odio, siempre saltando por ahí, corriendo y jugando a ser pirata, siempre diciendo que vas a explorar todo el mundo. No sabes nada de nada, los piratas no hacen eso, son todos unos cobardes, una escoria.

Shinko: Yo... No creo eso. Yo conocí a un buen pirata. Él era valiente y... Se divertía mucho navegando.

Rikka: Mentiras, sólo dices mentiras, no he visto un solo pirata valiente en toda mi vida, todos son basura que utiliza a los demás como herramientas... Ya vete de aquí, Shinko.

Shinko se va, pensativo. Aunque al principio su cara refleja cierta tristeza, poco a poco va cambiando por una cara de determinación. En el medio del camino, Shinko comienza a correr hacia su casa a toda velocidad.

Un rato más tarde, en casa de Rikka, su padre ha regresado y está entrenando a la niña en el patio trasero, le enseña a luchar como siempre hace y ahora además está intentando que utilice su fruta, sin éxito.

Harlon: ¡¡Niña, haz algo, muestra tu poder!!

Rikka: No... No sé cómo...

Harlon: ¡¡ERES UNA INÚTIL!! (Harlon le da un par golpes a Rikka que la dejan tirada en el suelo)

Rikka: Yo... Me esforzaré...

Harlon: ¡No, no vas a esforzarte, porque no sirves de nada, lo que necesitas es que te arreglen a golpes!

Harlon está a punto de golpear nuevamente a Rikka, pero algo detiene su puño. Es una espada, y quien la empuña...

Shinko: ¡Ni se te ocurra volver a tocarla!

Rikka: Tú... No...

Harlon: ¡Gahahaha! Tú de nuevo y con una espada, eres interesante, chico. Lo estuvimos charlando en el bar... Así que eres hijo de “ese” Walters...

Shinko: ¿Conoces...?

Harlon: ¡Gahaha! En fin, aquí se termina su legado, ya me has molestado suficiente, voy a acabar definitivamente contigo.

Rikka: ¡Vete, Shinko, es mucho más fuerte que tú, no puedes ganar!

Shinko: ¿Y crees que eso me importa?

Rikka: ¿Qué...?

Shinko: Si la muerte me llega ahora, la aceptaré con una sonrisa, pero habiendo vivido la vida a mi manera y sin echarme para atrás. Esa era la filosofía de mi padre, él me dejó ésta espada, y pienso usarla ahora mismo para liberarte, eso es lo que de verdad quiero hacer.

Rikka: ¿Pero por qué tú...?

Shinko: Porque voy a demostrarte que no todos los piratas son iguales (Shinko le sonríe a Rikka, sincero).

Walters D. Shinko niño

Harlon: ¡Gahahahahahah! Cuánta palabrería, niño, ¿Esas son tus últimas palabras? Qué desperdicio.

Harlon se acerca a Shinko e intenta darle un golpe, pero este lo esquiva muy rápido, intentando clavarle la espada, sin embargo Harlon intercepta su brazo, cayendo la espada al suelo.

Harlon: ¿Eso es todo? La Marine no va a venir a ayudarte si es lo que esperas niño, está demasiado ocupada protegiendo la isla Lionrock. Por eso es que los piratas campamos a nuestras anchas por aquí. Es una pena, ¿Eh?, ¡Ahora voy a matarte con tu propia arma!

Cuando Harlon se agacha para coger la espada de Shinko, este aplana su brazo, volviéndolo como una fina tela y logrando zafarse del agarre del pirata, para rápidamente coger de nuevo su espada.

Shinko: Tus sucios dedos no merecen tocar el regalo que me dejó mi padre.

Harlon: ¡¿Tú también consumiste una fruta del diablo?! Esto acaba de volverse muy interesante. Cambio de planes, no voy a matarte, tú te convertirás en mi esclavo igual que la niña.

Shinko: ¡Eso jamás! Yo voy a convertirme en pirata y recorreré todo el mundo, jamás me estaría con alguien tan cobarde como tú, ¡¡Wild Ocelots!!

Capítulo 16: Confianza

Shinko despliega sus anillos anillos de metal, otro regalo de su padre, convirtiéndose en unos puños americanos con forma de ocelotes, con los cuales golpea múltiples veces el abdomen de Harlon.

Sin embargo debido a la escasa fuerza en los brazos de Shinko, los ataques no afectan al fornido pirata, sólo aumentando su cara de soberbia y superioridad.

Harlon: ¡Gahahaha! Tendrás que fortalecerte más si quieres hacerme más que cosquillas, niño. Tu "aventura" acaba aquí, te vienes conmigo.

Rikka: ¡¡YA BASTA!!

Cuando Harlon está a punto de coger a Shinko, Rikka, enfurecida, sopla con todas sus fuerzas, golpeando a su padre y empujándolo contra una pared, agrietándola bastante.

Shinko: ¡Wow! Increíble, Rikka...

Rikka: Shinko, por favor perdóname por lo que te dije antes. Acabas de demostrarme que me equivocaba completamente contigo.

Shinko: No te preocupes por eso, gracias por la ayuda ahí.

Harlon: GAHHH... ¡¡USTEDES SON UNA MOLESTIA TRAS OTRA!! ¡¡SE ACABÓ, VOY A MATARLOS A LOS DOS Y USARÉ SUS FRUTAS DEL DIABLO CON OTROS NIÑOS MÁS OBEDIENTES!!

Shinko: Prepárate Rikka, creo habla en serio.

Rikka: ¿Él quiere... matarnos?

Shinko: Sí, si puedes volver a hacer eso, hazlo a mi señal.

Rikka: Yo... ¡Vale!

Harlon se abalanza furioso contra Shinko, este trata de clavarle su espada pero el capitán pirata lo coge del brazo nuevamente, inmovilizándolo. Acto seguido, coge del cuello a Shinko y comienza a apretar con una fuerza descomunal.

Harlon: ¡Ya puedes decir tus últimas palabras!

Shinko: Esas serían: Ca... Iste... Estúpido...

Harlon: ¿Qué?

Shinko: ¡Homing Blade!

La espada de Shinko en su mano se despliega, alarga y tuerce por completo ondeando como una bandera, apuntando directamente en dirección al pecho de Harlon y clavándose en de lleno en él.

Harlon: ¡¿Qué?! ¿Cómo es que...? ¡Te voy a...

Shinko: ¡Ahora, Rikka, hazlo!

Harlon: ¡No te atrevas, niña!

Rikka: Yo... No sé si...

Harlon: Cugh... Qué pena niño, le confiaste tu vida a una niña demasiado inútil, ¿Cómo se siente tener que morir por algo así?

Shinko: Rikka, yo sé que puedes, ¡Yo sí confío en ti!

Rikka: (...¿Él confía en mí? Entonces definitivamente yo... ¡Tengo que hacerlo, yo puedo!...) ¡HAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Rikka de niña atacando


Harlon: ¡¿EEEEEEHHh?! (...¡Imposible, ella nunca se ha opuesto a mi de esta manera!...)

Rikka: ¡¡HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!

Desde su posición, Rikka lanza otro tremendo vendaval que lanza a su padre con una incluso mayor potencia nuevamente contra la misma pared de antes, que ya estaba deteriorada por el ataque anterior lanzado por la niña. Esta vez el muro termina de ceder y el techo encima de este se desploma con todo su peso encima de Harlon, terminando el trabajo de dejarlo definitivamente abatido.

Rikka: (...Lo logré, no puedo creerlo...)

Shinko: (...Estaba seguro de que podías hacerlo, veo que no me equivocaba...)

Ambos niños caen también al suelo, agotados por el encarnizado combate.

Para cuando los niños despertaron, todo el pueblo se había enterado de lo sucedido y habían entregado al ahora herido e incapaz de luchar Harlon a la Marine junto con su banda pirata, impidiéndoles su regreso a la isla para siempre.

Chiyoko, la abuela de Shinko, y Maraki, la madre de Rikka, recibieron llorando a los dos pequeños héroes del pueblo junto con todos los habitantes del mismo. Desde entonces, Rikka y Shinko se volvieron amigos inseparables.

Unos meses después de lo sucedido, ambos niños se encuentran en el muelle del pueblo observando el naranja atardecer sobre el mar, luego de haber jugado juntos toda la tarde. El chico comienza a hablar.

Shinko: Va a ser grande, y llena de gente interesante, todos con grandes sueños.

Rikka: ¿De qué hablas?

Shinko: De mi futura banda pirata.

Rikka: Oh, es verdad, ese es tu sueño... ¿Y cuándo planeas zarpar al mar?

Shinko: ¿Por qué hablas sólo de mí? Tú también vas a zarpar.

Rikka: ¿Cómo? ¿Y a eso quién lo dice?

Shinko: Rikka, sé que te emociona la idea de ser pirata, tus ojos no dejaban de brillar cuando te contaba las historias que mi padre me contó sobre sus viajes.

Rikka: Bueno, me has pillado, la verdad es que sí me encantaría salir al mar y vivir aventuras, conocer a piratas como tu padre... Además, si yo no estoy contigo probablemente te morirías a los pocos días por alguna tontería de las tuyas.

Shinko: Shihaha, entonces está decidido, vas a ser mi vicecapitana.

Rikka: Me gusta, pero no contestaste a mi pregunta de antes.

Shinko: Ah, eso. Antes de zarpar tenemos que ahorrar para comprar un gran barco y hacernos más fuertes. Además no quiero dejar a la abuela Chiyoko sola tan rápido...

Rikka: Entiendo lo que dices, bueno, entonces trabajaremos duro por eso, ¡Vamos a esforzarnos al máximo!

Shinko: Bien dicho, Rikka. ¡Diez años, dentro de diez años llegará nuestro gran día!

TO BE CONTINUED

Portal de Navegación

[v · e · ?]
Arcos y Sagas de los Piratas Abanderados
Saga de los Grandes Sueños
North Blue
Arco del Gran Día  •  Arco del Pasado
[v · e · ?]
Piratas Abanderados
Miembros Conocidos
Walters D. Shinko  •  Rikka  •  Sarada Jinzo
Embarcación
Black Flag
Habilidades
Basadas en Frutas del Diablo
Fruta Hira Hira  •  Fruta Fuku Fuku
Basadas en Estilos de Pelea
Estilo con Espada: Espada Danzante
Armas
Kibasame  •  Ketsueki Ikari
Artículos Relacionados
Historias
Historia de los Piratas Abanderados
Localizaciones
Isla Journey  •  Isla Lionrock
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.