FANDOM


Arco de la Fabrika-bum
Arco de la Fabrikabum
Información
Número de capítulos 13
Anterior Arco del Mal Rollo
Posterior Arco del Tirano
Creador Megatroy

El Arco de la Fabrika-bum es el decimoctavo arco de la historia de los Piratas de las Aguas Estancadas y el segundo de la Saga del Reino Siniestro.

Antecedentes

La banda se encontró a mitad de camino de Sabaody con un náufrago llamado Sanbid, quien se dirigía al Reino de Lúmina, los piratas decidieron ayudarle a llegar, fueron asaltados por el ejército revolucionario del lugar, quienes les pidieron ayuda para liberar al reino de las garras de su gobernante tirano, durante una visita al mercado, descubrieron a una aliada de Sanbid espiándoles, por lo que Redsu decidió enfrentarse a ella, aunque finalmente acabase huyendo.

Capítulo 189: Jefatura de seguridad

En una sala grande hay varias figuras negras de las que solo se distinguen las siluetas, uno bajito y gordo y dos más, una mujer con unas gafas que emiten un resplandor blanco y otro hombre con una banda del mismo color en los ojos, mientras, un hombre con pinta de oficial, se acerca a hablar con el regordete.

Oficial: Bien señor... pues... voy a procederle a presentarle nuestra última creación.

Figura: ¿Nombre?

Oficial: Le presento...

El oficial agarró una enorme sábana para revelar debajo de ella un enorme cañón con algunos cables y antenas salientes.

Oficial: ¡"EL ZUMINETA"!

Figura: Sí, sí, muy bonito pero... ¿habéis conseguido lo que os pedí?

Oficial: Pues... creemos que sí pero no hemos podido hacer la prueba...

Figura: Ya estamos... ¡¿por qué no habéis cogido a uno de los prisioneros?!

Oficial: ES QUE...

Voz de mujer: Descuide, señor...

Figura: ¿Eh?

La sombra femenina lanzó adelante de la figura bajita a un hombre amordazado y con varias heridas por parte de latigazos y golpes pero consciente.

Figura: Ay, ahí estamos, ¿de dónde lo has sacado, Sina?

Sina: Estuvo espiando un par de días, espero que no le moleste que lo haya usado para divertirme un poco.

La figura masculina con la venda comenzó a hablar mientras también hacía signos con las manos a la mujer.

Lison: Fue para ti a pesar de que yo hiciese todo el trabajo para atraparle.

Sina: Pero para eso estamos casados, cielo, lo tuyo es mío y lo mío es tuyo.

La mujer que al fin desveló su aspecto, de pelo largo y violeta, bata blanca, gafas rectangulares y falda, puso su mano en el mentón de Lison, un hombre con abrigo desabrochado verde y venda blanca en los ojos, además de una cicatriz que asomaba por debajo de esta.

Lison: *Con señas*  Yo también te quiero, cariño.

Figura: Bueno bueno, ¡oficial, ponga al intruso en el blanco y dispare!

Oficial: S... sí, señor.

El oficial puso al hombre que aún estaba consciente enfrente del cañón, tras un rato, el arma disparó un haz de luz a la víctima, sin embargo, el terreno no sufrió ningún daño, mientras que el hombre acabó cayendo muerto en el suelo.

Figura: ¡ES GENIAL!

Oficial: S... sí... una pena lo que tarda en recargar y lo difícil que es conseguir la munición...

Lison: Estamos contentos de que le haya gustado, señor.

Sina: Ha sido un gran honor.

Finalmente, la figura reveló su forma, un hombre con bigote marrón, mayor, con capa roja, corona y vestimenta morada.

Stitchet: El Gobierno Mundial tiene los días contados... je je je...

Capítulo 190: ¿Está claro el plan?

Frente a la fábrica habían varias personas del ejército revolucionario junto a miembros de los Aguas Estancadas, estaban planeando el asalto a la fábrica, por parte de Ricky, estaban él, Ofid y Ed, mientras, por parde de los piratas, estaban Venjen, Fersa, Clof y Jolwuf, estaban observando un mapa creado por el anciano de la fábrica, mostrando las salas, almacenes y demás.

Ricky: Bueno... ¿ha quedado claro?

Clof: Sí.

Fersa: Sí.

Jolwuf: Sí.

Venjen: No.

Ricky: Tú preocúpate de llegar conmigo a esta sala, separamos a Sina y Lison y los enfrentamos por separado, sus habilidades se verán reducidas en gran medida.

Venjen: Que no me tomes por subnormal, ostia.

Ricky: *Suspira* ¿Vosotros lo tenéis claro?

Jolwuf: Saquear y robar, mi especialidad.

Fersa: Nuestra.

Jolwuf: Eso.

Clof: Tampoco es demasiado, sabotear las máquinas junto a Ofid.

Ricky: ¿Ed?

Ed: Me encargaré de que no entre nadie.

Clof: Por cierto...

Ricky: ¿Sí?

Clof: ¿Y ese?

Al lado de ellos había un hombre delgado y con el pelo largo y gris.

Wynn: Hey.

Ricky: Es Wynn, se encargará de acceder a la sala de control y parar la producción de armas después de que Venjen y yo nos hayamos deshecho de Sina y Lison.

Clof: Un poco absurdo si vamos a sabotear las máquinas.

Ricky: Es una medida preventiva.

Venjen: Oye, ahora que me fijo.

Venjen señaló una sala del mapa que no tenía nombre ni nada, simplemente era un cuarto de color gris.

Ricky: Según la posición en la que está, debería ser...

Acercándose al mapa, se comenzó a observar una habitación oscura, en ella se distinguía la figura de Sina azotando con un látigo a un hombre atado a un poste de espaldas con una pelota en la boca.

Sina: ¿Sabes, cielo?

Hombre: ¡HMMNGH!

Lison: ¿Hm?

Sina: No necesito ni escuchar los gritos de dolor para disfrutar con esto...

La mujer dio otro latigazo, Lison comenzó a hablarle por lenguaje de signos.

Lison: A veces me das un poco de miedo.

Hombre: ¡HMMMMMMNGH!

???: *Pedo*

Sina: ¿Y ese olor tan desagradab...? ah... eres tú, Zenya.

En una pared apoyado, había un hombre sin camisa con varias heridas de látigo y moraduras por el cuerpo además de partes ensangrantadas, sin embargo, esbozaba una gran sonrisa.

Zenya: Joder, que a gusto se queda uno...

Sina: *Mirando a Zenya* En ocasiones te envidio...

Zenya: Ah, ¿sí, por qué será, porque no soy un psicópata al que se la pone dura pegar a la gente?

Lison: Eh.

Sina: Tranqui cielo, si tiene razón, pero es curioso, sigue sonriendo como un imbécil...

Sina dejó de golpear al hombre para agarrar su látigo con las dos manos, extendiéndolo y dirigiendo su mirada a Zenya.

Sina: ...después de dos meses aquí...

Capítulo 191: Ahora vas tú

En la parte opuesta de la fábrica, dos figuras negras saltan un muro para posarse encima de él mientras miran una puerta por la que piensan entrar, más tarde, se descubren a Perni y Sanbid como estas dos misteriosas figuras.

Perni: ¿Lo tienes claro?

Sanbid: Desde que salimos de Grema, llevo lo necesario.

Perni: Imagino que habrás contado con...

Sanbid se sacó de un bolsillo varias esferas que parecían pelotas de tenis de mesa.

Sanbid: Todo bajo control.

Perni: Da gusto ver que eres capaz de concentrarte cuando la situación lo requiere.

Sanbid: Eh, mira.

Los dos miraron a la puerta de antes para ver cómo un guardia salía de ahí, rápidamente, Perni lanzó un shurikern para atrancar la puerta, extrañado, el guardia se giró para mirar, aunque ya era tarde, Sanbid había conseguido entrar a toda velocidad y la kunoichi ya estaba detrás de él, le giró el cuello y lo dejó inconsciente en el suelo.

Mientras tanto, en la otra parte, Ricky y Venjen se encuentran a solas, están esperando a que sus compañeros, que ya habían conseguido infiltrarse por entradas improvisadas o ya existentes, les abriesen una vía de entrada.

Venjen: Yo ya habría terminado.

Ricky: El plan es entrar sin ser vistos, tú habrías hecho demasiado ruido... por cierto, ¿por qué esas cintas en la cabeza?

Venjen: Las compró Redsu en el mercado, qué mona es a veces, dice que tenemos que estar motivados para la batalla.

Ricky: Vaya estupidez.

Venjen: Si no levantas el ánimo vamos mal, chaval.

Finalmente, consiguieron abrir la puerta, revelándose al otro lado Clof, Wynn y Ofid.

Ricky: ¿El resto?

Ofid: Ya han ido todos a su puesto.

Ricky: Bien... ¿la seguridad?

Ofid: De momento está controlada, aunque es raro que no hayan dado alguna alarma...

Clof: Ha sido bastante sencillo.

Ricky: Vale... ¿vosotros tenéis claro por dónde ir?

Clof: Va a ser que sí.

Venjen: Entonces que el peligris se venga con nosotros y ya está.

Ricky: Sí... mucha suerte y, por favor...

Venjen: Que no la caguéis, vamos.

Por su parte, Sina y Lison terminaron con sus prisioneros y volvieron a su sala principal, una habitación redonda con varios monitores que mostraban sectores de la fábrica, a los que no parecían hacer demasiado caso.

Lison: *Con lenguaje de signos* Me da pena a veces que no puedas escucharlos, los gritos de dolor son realmente satisfactorios.

Sina: Sí, a mí a veces también me da pena, pero bueno, no deja de dar gustito.

Lison: Hm...

Sina: Por cierto...

Lison: ¿?

Sina: Eres consciente de que ahora vas tú, ¿no?

Lison: *Con las manos* Esperaba que lo dijeses.

Capítulo 192: En menos de tres días

Perni y Sanbid iban por pasillos, Sanbid pasó rápido por delante de un guardia.

Guardia: ¡EH, TÚ, QUÉ...!

Perni: Shhh...

Perni apareció detrás del guardia y le dio un golpe en la nuca que le dejó inconsciente y tirado en el suelo, después, echó a correr junto a su compañero.

Sanbid: Me sigue pareciendo curioso que no los mates.

Perni: Hm, son soldados, al final, o les han lavado el cerebro, o están siendo coaccionados.

Sanbid: Qué triste.

Perni: Eh, ahí.

Los dos intrusos se detuvieron ante una puerta metálica con una ventana pequeña con garrotes, Sanbid se acercó a la ventana a observar, se quedó sorprendido al ver a alguien dentro.

Sanbid: ¡Señor!

Zenya: ¿Eh?

El prisionero se giró a la puerta para observar a Sanbid, al que parecía que conocía.

Zenya: ¡Ostia, Sanbid!, has tardado, ¿eh?

Sanbid: Teniéndo en cuenta que no sabíamos que te habían secuestrado ni en qué parte lo habían hecho... tiene hasta sentido, ¿no?

Zenya: Je, ¿está la vieja por ahí?

Perni: De edad avanzada.

Zenya: Bueno, venga, ¿empujo?

Perni: Espera, que no hay que hacerlo todo a lo bruto, voy a intentar forzar la cerradura, y si no funciona...

Zenya: Embestir.

Perni: *Suspiro* Sí, embestir.

Por su parte, Ricky, Venjen y Wynn ya estaban a escasos metros de la habitación dónde se encontraban Sina y Lison, estos se encontraban analizando la situación.

Ricky: ¿Está claro?

Wynn: Ir sigilosamente, no es tampoco muy complicado.

Venjen: Sigo diciéndolo, hay que entrar y sorprenderles en el acto, eso les dejará aturdidos y nos dará tiempo a darles un buen golpe y dejerles inconscientes, fácil y sencillo, es por experiencia propia.

Ricky: Eso no funcionaría con ellos, siempre que he ido estaban alerta, casi no podía ponerles la mano encima.

Venjen: Pero ahora tienes al menda, el puto amo.

Ricky: Sigilo.

Venjen: Hm.

Wynn: Bueno... una vez con acceso a los ordenadores y panel de control, ¿qué hago?

Ricky: Básicamente introduces la contraseña que conseguimos, entras a las máquinas y... ¡VENJEN!

El capitán pirata había ignorado las órdenes del revolucionario para dar una patada a la puerta de la sala de control al grito de: 

Venjen: ¡¡¡ARRIBA LAS MANOS, HIJOS DE PUT...!!! ...

Ante Venjen, estaban Lison tumbado en un sillón sin ropa, con Sina solamnte con camiseta encima de él mientras una manta les tapaba la parte inferior del cuerpo.

Venjen: Je...

Lison: ¡¿Qué ha pasado?!

Sina: ¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!

Venjen: Son los segundos que pillo follando en menos de tres días.

Ricky, furioso, fue corriendo hacia Venjen para echarle la bronca.

Ricky: ¡¡¡VENJEN, ¿QUÉ TE ACABO DE...?!!!

Venjen: ...

Ricky: Oh.

Capítulo 193: Precipitación

Mientras Venjen se reía con la situación y Ricky miraba al aire pensando, Sina, a una velocidad supersónica, se levantó la falda, se pudo la bata y le dió un taconazo en la cara al capitán pirata, alejándolo y lanzándole al suelo.

Venjen: Ostias, como pica la zorra.

Ricky: ¡Venjen!

Sina: ¿Has tenido que traer a un amigo esta vez?

Ricky: ...

Sina se giró a ver a Ricky con una mirada asesina, posteriormente, Lison se levantó e imbuyó su puño en haki de armadura.

Sina: Adelante.

Lison: Recibido.

Ricky: ¡!

Sin darle tiempo a reaccionar, Ricky recibió un potente puñetazo que le lanzó contra el suelo, después, SIna comenzó a pisarle la cara.

Lison: Vamos a borrar esa imagen de tu cabeza a base de tortura.

Venjen: Eh.

Sina: ¿?

El pirata salió como una exhalación con sus brazos ardiendo para golpear a Sina en la cara, obligándole a arrodillarse en el suelo mientras con una mano se tapaba la quemadura del golpe.

Sina: Serás...

Venjen: ¿Eh?

Sina: ... ¡¡¡PUTO DESGRACIADO!!!

Venjen: Igual me he precipitado.

La mujer golpeó al pirata con una fuerza impresionante, lanzándole varios metros y dejándole en el suelo, este se comenzó a recomponer y poner en posición de defensa mientras su contrincante avanzaba hacia él.

Sina: Vas a lamentar ese golpe el resto de tu vida...

Venjen: Vas a comerme los cojones, sadomasoquista.

Mientras tanto, Lison se había percatado de que Sina se alejaba por el ruido de sus pasos.

Lison: ¡Sina, no, lo que quieren es separar...!

Pero su mujer no le escuchaba y, cegada por la ira, seguía caminando hacia su presa, que era Venjen, por el sonido, Lison podía intuir que su pareja no le estaba haciendo caso.

Lison: Joder...

Ricky: ¡HYA!

Lison: ¡!

El revolucionario estiró su brazo de látex para golpear a Lison, pero este consiguió esquivarlo y posicionarse para su encuentro, por parte de Wynn, él miraba tranquilamente desde una esquina.

Mientras tanto, en otro lugar de la fábrica, Perni no conseguía abrir la cerradura.

Sanbid: ¿Nada?

Perni: El herrero que haya hecho esto debe haber cobrado una pasta.

Por desgracia para estos, se oían ruidos provenientes de la otra punta del pasillo, se acercaba algo.

Zenya: ¡HEY, ¿TODO BIEN?!

Sanbid: ¡VALE, PLAN B!

Zenya: ¿PLAN B?

Perni: ¡SEÑOR, EMPUJE CON TODAS SUS FUERZAS!

Zenya: Me parece correcto.

Y así fue, mientras Perni y Sanbid tiraban de la puerta, Zenya comenzó a embestir contra ella, y poco a poco, se notaba como la puerta cedía.

Capítulo 194: Permiso para liberar

Clof y Ofid han llegado por fin a las máquinas, los dos se preparan para comenzar a destruirlas.

Clof: Muy bien, ¿por dónde empezamos?

Un den den mushi comenzó a sonar.

Ofid: Espera...

La revolucionaria descolgó el aparato para contestarlo, descubriendo que Wynn se encontraba al otro lado.

Wynn: ¿Ofid, estás ahí?

Ofid: Sí, íbamos a empezar con la destrucción de todo esto.

Wynn: ¿Podríais esperar un segundo?

Ofid: ¿Ha pasado algo?

Wynn: Al final ha pasado algo con el jefe y Lison...

Ofid: ¿Eh?

Wynn: Pues...

Al mirar al escenario, la sala en la que estaban Lison y Ricky tenía un enorme agujero que los dos han hecho mientras peleaban.

Wynn: No sé explicártelo.

Por su parte, Sina luchaba contra Venjen, sin embargo, la mujer atacaba con tanta fuerza y velocidad, que el capitán pirata solo podía defenderse, al final, le dio tal puñetazo que casi le estampa contra la pared.

Venjen: Ostias...

Sina: Hm...

Venjen: Al final tendré que pasar al ATAQ... ¡!

Pero cuando este se decidió a golpearle, una patada en la cara le sorprendió lanzándole finalmente contra la pared y rompiéndola, acabando este en el suelo, Sina, mientras, miraba desde el otro lado del agujero, aunque comenzaba a cambiar la cara de odio que tenía al principio por una sonrisa, por placer.

Venjen: Agh, al final duele.

Sina: Puede que me haya precipitado al enfadarme... y acabe pasándomelo bien.

Venjen: Puta sádica.

Perni y Sanbid, junto a Zenya, seguían tratando de echar la puerta abajo, cada vez, las bisagras crujían más y se notaba que cedía.

Zenya: ¡¡¡VENGAAAAAAAAAAAA!!!

Sanbid: ¡SOLO UN POCO MÁAAAAAS!

Un fuerte estruendo sonó al otro lado del pasillo, en una de las paredes laterales, apareció una gran nube de polvo.

Perni: ¡MIERDA!

Sanbid: ¡RÁPIDO, RETIRADA TEMPORAL!

Zenya: ¿EH?

Perni y Sanbid se retiraron de la escena sin que Zenya se diese cuenta, por lo que él seguía embistiendo contra la puerta, mientras, en la nube de polvo, apareció Venjen poniéndose de pie con varias magulladuras por el cuerpo.

Venjen: Tendría que haber empezado la activación del Krakatoa antes de atacar...

Sina: Eh. 

Venjen: ¡!

Al girar la cabeza, Venjen recibió una patada ás por parte de Sina, lanzándole varios metros y aterrizando delante de la sala de la mazmorra, el pirata comenzó a ponerse de pie.

Venjen: Joder...

Sina: *Sonriendo ligeramente* Al final ha estado divertido... habría estado bien quedarme contigo para más tarde...

Venjen: Arf... arf...

Sina: Pero no me gusta la idea de dejar vivo a alguien que me ha golpeado...

Sina comenzó a imbuir su pierna en haki.

Sina: Te veré en el más allá dentro de unos años.

Zenya: ¡¡¡HYAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Finalmente, la puerta de la celda cedió, cayendo en medio de los dos luchadores, por suerte para Zenya, cayó encima de sus esposas, partiendo la cadena y dejándole libre, este rápidamente se levantó y comenzó a gritar de la alegría.

Zenya: ¡JA, SI ES QUE ERA OBVIO, PENSÁBAIS QUE PODRÍAIS CONMIGO, CON...!

Al mirar a sus lados, el ex-prisionero notó que se había metido en medio de algo gordo.

Zenya: Puede que interrumpa algo...

Sina: ¡¿Quién coño...

Venjen: ¿Eh?

Sina: ... TE HA DADO PERMISO PARA LIBERARTE?!

Capítulo 195: Doblegar

Sina atacó con una poderosa patada a Zenya, quien cayó encima de Venjen y lo tiró al suelo.

Zenya: Joder, qué posesiva es.

Venjen: Eh...

Zenya: Ah, sí, Zenya, con mucho gusto, caballero, ¿le importaría dejar todo lo que acaba de pasar a un lado y unir fueras para...

Venjen: ... reventarle la cabeza a la sádica meapilas?

Zenya: No lo habría explicado mejor.

Zenya se puso de pie y, junto a Venjen, se abalanzaron contra Sina con la esperanza de golpearle en la cara.

Sina: Patético.

Con suma facilidad, Sina esquivó a los dos atacantes, dando una patada a Venjen lanzándolo contra la pared, después, con el codo, golpeó a Zenya en la espalda, tirándole al suelo, después le pusó el tacón en la espalda y presionó, causándole una herida e impidiéndole que se levantase.

Sina: A veces pienso que el rey tenía razón y deberíamos haberte matado en el acto.

La mujer profundizó más en la herida con su tacón.

Zenya: Ostia...

Sina: No es placentero torturar a alguien que siempre tiene esa odiosa sonrisa en la cara...

Zenya: Je...

Sina: Adiós.

Pero, antes de que le diese la puntilla final, Zenya consiguió pararle la pierna con el brazo, para posteriormente agarrarle y golpearle contra el suelo.

Sina: AGH.

Zenya: Sin el colega... no eres tan fuerte, ¿eh?

Furiosa, Sina se levantó y dio una fuerte patada a Zenya, lanzándole contra la pared, causándole daño y haciendo que escupiese algo de sangre, después, la mujer se acercó al ex-prisionero y le puso la mano en el cuello para luego levantarle contra la pared.

Sina: PUTO SUBSER.

Zenya: Agh... no escupas.

Sina: Eres la peor escoria que hemos tenido en mucho tiempo, ¿sabes?

Zenya: Tampoco es que ese fuese mi objetivo en la vida.

Sina: No has servido ni como juguete pinchable.

Zenya: Tampoco era mi meta.

Sina: Y DEJA DE SONREÍR YA.

Sina imbuyó su brazo con haki y comenzó a golpear en la cara a Zenya mientras aún le sujetaba con el otro brazo.

Sina: Primero te doblegaremos a ti...

Zenya: Agh...

Sina: Y luego a todo tu ejército.

Zenya: Oye...

El hombre comenzó a señalar delante suya, pero como Sina en frente de él, no veía a su espalda.

Zenya: ¿Y a ese le vas a doblegar también?

Sina: ¿Eh?

Sina vio que por sus lados comenzó a fluir un humo oscuro, ligeramente preocupada, soltó a Zenya dejándole caer al suelo y dio la vuelta para descubrir detrás de ella a Venjen con la piel totalmente negra, ojos naranja con la pupila carmesí y venas de los brazos totalmente inflamadas y rojas.

Sina: ... qué...

Venjen: HEY.

Capítulo 196: Tampoco es para tanto

Fersa, Cyn, Jolwuf y Ed habían llegado al almacén, había de todo, placas de metal y tubos, barriles de pólvora, piedra marina, algún dial y varias armas, aunque descargadas.

Fersa: Pues tampoco parece que tengan nada destacable, la mayoría de lo que hay aquí ya lo cogimos de la base marine.

Jolwuf: Qué más da, el dinero es dinero.

Fersa: Pero Samley quiere cosas para sus experimentos y...

Jolwuf: DINERO.

Fersa: Tampoco sé para qué queremos tanto... la mayoría está en el almacén porque nadie nos lo quiere comprar...

Cyn: ¿Pío?

Fersa: ¿Qué pasa, Cyn?

Cyn: ¿Pío pío pío pío?

Fersa: Tienes razón, no la he visto por ninguna parte, y eso que hay armas aquí...

Ed: ... ¿entiendes al pájaro?

Jolwuf: Habla más con él que con el resto de la tripulación.

Fersa: ... Sí, llevamos juntos desde que nacimos y hemos establecido un vínculo especial... o algo.

Ed: ... Bueno, ¿y qué te ha dicho?

Fersa: Que la munición no está aquí, tiene razón, es curioso que no guarden todo el armamento en la misma habitación.

Ed: Por seguridad, solamente las personas de mayor confianza del rey saben donde se encuentra la munición, luego se distribuye a los soldados, pero la localización es secreta.

Jolwuf: Sabes bastante sobre estos temas, ¿no?

Ed: Antes servía en el ejército del país, supongo que se colaron varios rumores...

Jolwuf: Pues nada, eso tiene fácil solución...

Ed: ¿Cómo?

El anciano creó un mapa de la fábrica visible para los tres, después agarró uno de los cargadores vacíos de las armas y metió el dedo dentro de una de las recámaras dónde debería haber una sola bala.

Jolwuf: Rastrexo.

Jolwuf pulsó el mapa con el mismo dedo, haciendo que una habitación en este se iluminase con una luz roja.

Jolwuf: Pues hala, tanto secretismo para acabar comiéndose los mocos.

Ed: Pero...

Fersa: ¡Es genial!

Cyn: ¡Pío!

Fersa: ¡Venga, coged lo que podáis y vamos!

Los piratas agarraron lo que pudieron, algunas armas y comenzaron a correr hacia el almacén que Jolwuf había señalado, sin embargo, Ed se quedó atrás, diciendo que no era buena idea.

Ed: ¡Pero esperad, nosotros teníamos que buscar por aquí, Ricky dijo...!

Al final, el revolucionario se vio obligado a correr detrás de ellos, pero no conseguía alcanzarles del todo.

Fersa: Es genial Jolwuf, no sabía que tenías una habilidad tan buena.

Jolwuf: Nah...

Fersa: ¿Eh?

Jolwuf: *Sonrojado* Tampoco es para tanto.

Por su parte, tras soltar a Zenya y dejarlo caer, Sina se dio la vuelta y centrar toda su atención en Venjen, quien esta vez parecía más relajado que antes.

Sina: Bien... ¿prefieres que empiece por ti?

Venjen: Sería todo un puto honor.

Sina: *Sonríe*

Sina corrió hacia Venjen a gran velocidad y usó su pierna derecha para darle una patada, sin embargo, esta fue interceptada por el brazo derecho del pirata, por su parte, este lanzó su puño izquierdo contra la cara de la mujer, quien, por los pelos, consiguió bloquearlo con el brazo, como último movimiento, el pirata alargó el dedo índice de la mano con la que atacaba y le dio en las gafas a la jefa de seguridad, descolocándoselas, tras esto, ella dejó de sonreír.

Venjen: Ahora...  *Sonríe* le toca al menda, puta.

Sina: Hm...

Capítulo 197: Violencia y sadismo

Venjen y Sina comenzaron a golpearse mutuamente, la mujer consiguió golpear a su oponente con una patada alejándole de la escena, después, imbuyó su otra pierna en haki  y atacó con esta, pero el pirata fue capaz de detenerla con un brazo.

Venjen: ¿Qué intentabas, zorra?

Sina: He de darte la enhorabuena por ese haki de armadura... es robusto para tratarse de alguien como tú.

Venjen: ¿Haki?, je, tiene gracia.

El pirata apretó el puño del brazo que tenía libre.

Venjen: Aún estoy aprendiendo eso.

Sina: ¿Eh?

Antes de que pudiese percibirlo, Sina recibió un tremendo puñetazo en el estómago, lanzándole hacia atrás y causando que se doblase de dolor.

Venjen: Si al final me lo pasaré bien.

Sina: Puto... desgraciado...

Zenya: Agh... es gracioso que le llamases "puta sádica", si sois prácticamente iguales.

Venjen: Eh, no jodas, yo no disfruto con el sufrimiento...

El pirata se abalanzó de nuevo contra su objetivo.

Venjen: ... YO DISFRUTO CON LA VIOLENCIA.

Sina: IMBÉCIL.

Venjen: ¡!

La mujer fue lo suficientemente rápida como para patear a Venjen en la cara con tal fuerza que chocase contra la pared y, posteriormente, contra una caldera, causando una explosión media que prendió algunos materiales cercanos, como carbón para el combustible y leña.

Venjen: Ostia.

Sina: Al final me has enfadado.

Venjen: El sentimiento es mutuo.

Los dos se volvieron a abalanzar y comenzaron a golpearse, uno con puños y la otra con patadas, en cierto momento, Sina consiguió darle y estamparle contra la pared, causando una ligera cantidad de humo que cegó durante un breve lapso de tiempo, mientras, Zenya se levantaba a duras penas para ir hacia Venjen.

Zenya: ¿Eh, estás vivo?

Venjen: Tío, voy a necesitar algo de ti.

Zenya: ¿Eh?

Venjen: Cuando yo te diga "ya", vas a coger un poco de esa leña que arde y me la pasas.

Zenya: Agh... supongo que en mi condición es lo mejor que puedo hacer.

Venjen: Ahora...

El pirata salió disparado de la nube de polvo para lanzarse contra Sina.

Venjen: FURORE NIGRUM.

Sina: PATIENS AETERNO.

Los dos ataques, el puño y la patada colisionaron, tras esto, los dos continuaron al intercambio de golpes hasta que, Venjen, de alguna manera, predijo uno de los ataques de Sina, lo que le dejó expuesta durante un segundo, lo que este aprovecho para golpear.

Venjen: STUPET.

Sina: ¡!

Venjen consiguió alejar ligeramente a Sina y aturdirla por el dolor del puñetazo en el estómago que le había propinado, después, miró a Zenya.

Venjen: YA.

Zenya: VOY.

El hombre agarró un haz de leña ardiendo y consiguió lanzárselo a Venjen, no sin recibir alguna quemadura, para sorpresa de los presentes, el capitán pirata no atacó con esto, si no que se los metió en la boca.

Zenya: Eh...

Sina: *Aún retorciéndose* Qué cojones...

Después, las mejillas de Venjen se hincharon, de entre los dientes ya no le salía solo humo, sino también unas ligeras llamas.

Venjen: VENTO...

Zenya: ¡!

Sina: ¡!

Vento Aureo

Venjen: ...AUREO.

Una enorme llamarada salió de la garganta del capitán pirata conviertiéndo toda la escena en un mar de fuego, Zenya consiguió refugiarse tras una pared de metal, pero Sina no tuvo la misma suerte, recibiendo el ataque de lleno.

Capítulo 198: Un viejo y una niña

Mientras Venjen terminaba con Sina, Jolwuf, Fersa, Cyn y Ed estaban a punto de llegar a la sala donde se supone estaba la munición.

Ed: Sigo creyendo que no está bien

Fersa: Ay... qué pesado, solo nos hemos desviado un poquitín de las órdenes.

Jolwuf: Como si nosotros no hiciésemos eso todo el rato.

Fersa: Cierto, está Geonosis...

Jolwuf: ...el Mátabol...

Fersa: ...la base de Clof...

Fersa: ...la base de Redavu...

Ed: Vale, lo he pillado, os la suda el plan, pero ahora no estais solos, tenéis que...

Jolwuf: Ahí está.

Cyn: ¡Pío!

Fersa: Parece una sala normal.

Cyn: ¿Pío pío?

Fersa: Pues esparaba algo... no sé... una puerta típica de caja fuerte... alguna señal que indicase peligro o...

Jolwuf: Pero eso llamaría más la atención.

Al ver la sala a la que iban a acceder, Ed, por alguna razón comenzó a sentirse más tranquilo.

Fersa: Bueno, deberíamos entrar.

Jolwuf: Supongo, ¿no te molesta, Ed?

Ed: Pues... da igual, supongo que tenéis razón, no es un desvío muy grande y la recompensa puede ser muy generosa, así que...

El pirata sacó su Ranmar y comenzó a apuntar a Ed con ella.

Jolwuf: Joder... ¿quieres dejar de hacer el gilipollas?

Cyn: ¡PÍO!

Jolwuf: ¡Jolwuf, ¿a qué viene eso?!

Ed: E... eso... ¿a qué viene...?

Jolwuf: Viene a que eres un traidor, un espía del gobierno del sitio este.

Ed: ... ¿y cómo has llegado a esa conclusión?

Jolwuf: Fersa, guapa... abra la puerta.

Fersa: Eh...

La médico abrió la puerta que había delante suya, para su sorpresa, no había armas, de hecho, no había nada, era una sala totalmente desocupada, sin ningún mecanismo ni indicio de trampa, era eso, nada.

Fersa: Pero esto no era lo que decía tu mapa.

Jolwuf: Claro, porque lo edité para hacer que el tipo este entrara en pánico, y se calmó al ver que no era el auténtico polvorín.

Ed: ...

Fersa: Pero...

Ed: N... no tiene que ser así, puedo estar de vuestro lado, simplemente he cambiado de opinión.

Jolwuf: ¿Y para qué quiere un revolucionario...

Escudo Lúmina

Escudo de Lúmina

El anciano sacó de su barba un den den mushi con un ojo hinchado, una corona y con un escudo plasmado.

Jolwuf: ...un den den mushi con el escudo del reino?

Ed: Hijo de puta...

Ed se comenzó a tocar los bolsillos.

Ed: Me lo ha robado.

Fersa: Ed...

Ed: ¿Eh?

Fersa: Acabas de confesar que eres un traidor.

Ed:  ... Tenéis razón... había intentado mantenerlo en secreto para destruir la ravolución desde dentro, pero bueno, vosotros sois ajenos a esta gente...

Ed comenzó a tomar su forma híbrida con su fruta del diablo.

Ed: Así que si os quito del medio estaría todo bien.

Jolwuf: Suena confiado porque se piensa que su máximo obstáculo son un viejo y una niña.

Fersa: *Cogiendo a Cyn en forma de palo* Eh, que tengo diecisiete a punto de dieciocho.

Ed: Aunque, en realidad, solo tengo que reteneros.

Fersa: ¿Eh?

Ed: Las tropas ya deben estar llegando hacia aquí.

Fersa y Jolwuf: ¡!

Capítulo 199: Nos vemos

La sala cambió drásticamente, Venjen estaba echando humo y algunas llamas muy ligeras por la boca, además de jadear, tenía delante suya una escena totalmente carbonizada, con el cuerpo inconsciente de Sina con muy poca ropa y quemándose y varias quemaduras que revelaban hasta el hueso.

Venjen: Arf... arf...

Zenya: Eso... ha sido la ostia.

Venjen: Sí, ¿eh?, la verdad es que ha molado un cojón.

???: ¡¡¡SEÑOR!!!

Venjen: ¿Eh?

Zenya: Ay va, la anciana.

Por un pasillo, hacia Venjen y Zenya iban corriendo Perni y Sanbid, antes de llegar, la kunoichi, mientras lloraba, dio un poderoso salto para caer golpeando a Zenya con su brazo robot.

Zenya: OSTIA COMO DUELE.

Perni: CÓMO SE LE OCURRE HACER ESO CON LA CELDA, CASI TE MATA LA TIPA ESA.

Sanbid: *Sujetando a Perni* Déjale, leches, al menos ya está fue... ¿y... ese?

Venjen: ¿Eh?

Zenya: Eh, con mi colega menos, que mirad eso.

Los cuatro se asomaron a la sala del combate para ver el cuerpo de Sina en el suelo, sin moverse ni dando señales de vida.

Sanbid: Ostia.

Perni:  ¿Él... ha...?

Zenya: Si no llega a aparecer, probablemente ya no tendría brazos ni piernas, JAJAJA.

Venjen: Sí que ha sido uno de mis mejores trabajos.

Sanbid: Sí que tiene que haber molado bastante la pelea.

Venjen: Aunque a veces me tocaba un poco los cojones la cerda.

Sanbid: Je, ¿qué te parece, Per...?

Perni, llorando, agarró de las manos a Venjen.

Perni: ¿HAS SIDO TÚ EL QUE HA CONSEGUIDO SALVARLE?

Venjen: ¿Eh?, bueno, involuntariamente para ser exactos.

Zenya: Importa poco.

Venjen: Qué majete.

Perni: Tú...

Venjen: ¿Eh?

Perni: Tienes mi más sincera gratitud.

Venjen: Oh, guay.

Perni: Si en algún momento necesitas algo, infórmame, me ocuparé personalmente de que se cumpla.

Venjen: Eso está de puta madre.

Sanbid: Bueno... Perni.

Perni: Sí... ya.

Zenya: Bueno, socio, ha llegado el momento de decir adiós.

Venjen: No nos habíamos dicho hola siquiera.

Zenya: JAJAJA, VENGA, HASTA OTRA.

Sanbid, Perni y Zenya comenzaron a salir por el pasillo, corriendo, saltando y de cualquier forma de desplazarse que se les ocurriera.

Venjen: Je... parecían buena peña.

Por su parte, Ricky y Lison llevaban un rato luchando, hasta que terminaron en una pasarela que pasaba sobre varios tanques con ácido.

Ricky: ¿Y esta sala?

Lison: No te incumbe, escoria.

Guiándose por el sonido, Lison imbuyó su pierna izquierda y se lanzó contra su contrincante a una gran velocidad, Ricky fue capaz de bloquearlo con un brazo.

Ricky: STAMP.

Lison: ¡!

A pesar de su falta de visión, Lison fue capaz de esquivar el ataque de látex de su contrincante.

Lison: Hmmm... menos mal que tus ataques son ruidosos, eso podría haberme causado problemas.

Ricky: Desgraciado...

Lison: Sina es más lanzada que yo... si ella estuviera aquí ya habíamos terminado hace tiempo.

Ricky: Pero no está.

Lison: Y ES CULPA TUYA.

El ciego corrió hacia su enemigo con la pierna preparada para una patada, pero su contrincante lo esquivó.

Ricky: Te has descentrado.

Lison: ¡!

El revolucionario estiró su brazo para golpear a Lison, al hacerlo en el aire, no produjo sonido alguno por lo que no pudo contraatacar, finalmente, Lison acabó cayendo del puente.

Ricky: ... más... sencillo de lo esperado...

Capítulo 200: Hay que currárselo en la vida

200 cap Aguas Estancadas

Ricky observaba debajo de él los tanques de ácido con cara de preocupación, pensando.

Ricky: La verdad... es que habría sido algo muy malo caerme... eso debe quemar.

???: HEY.

Ricky: ¿Eh?

A uno de los lados apareció Venjen con varias heridas por el cuerpo, además de sangre.

Ricky: Parece que a ti te ha costado más.

Venjen: Es lo que tiene llevar la parte difícil, por cierto, ¿conoces a los tipos esos?

Ricky: ¿Quienes?

Venjen: Había un tipo grande con cicatrices y el pelo largo y naranja, un pelirrojo y una anciana ninja.

Ricky: No te acerques a ellos.

Venjen: ¿Y eso, parecen bastante buena peñ...?

Ricky: Hazme caso, puede parecerte raro, ya sé que el tipo grande estaba de prisionero, pero todo tiene una explicación.

Venjen: ¿Eres consciente de que tu causa me la pela y sigo aquí por fama y saqueo?

Ricky: Pero hasta entonces somos aliados.

Venjen: Meh.

???: ¡OYEEE!

Ricky: ¿Hm?

Los dos líderes giraron la cabeza para observar a la otra punta de la pasarela, donde pudieron observar a Fersa, que venía corriendo con un gran saco a su espalda.

Venjen: Qué hay Fersa.

Fersa: Jolwuf... está teniendo problemas.

Ricky: ¿Por?

Fersa: Ed... es un traidor.

Ricky: ¡¿QUÉ?!

Fersa: Resulta que es un espía del gobierno para investigar la revolución y comunicárselo al rey y...

Ricky: Mierdamierdamierdamierda...

Fersa: Jolwuf está enfrentándose a él, aunque se le está poniendo difíc...

Rápidamente, Ricky salió corriendo por los pasillos en busca de Jolwuf, tras él, fueron Venjen y Fersa.

Fersa: No pareces preocupado.

Venjen: Ya se lo he dicho, la revolución me la suda, y dudo bastante que el anciano vaya a caer.

Fersa: Tienes mucha confianza en él.

Venjen: Es lo que tiene conocerle desde hace diecisiete años.

Efectivamente, Jolwuf estaba luchando contra Ed en su forma híbrida de percherón.

Ed: No lo haces mal para ser un anciano.

Jolwuf: Eh, persona de avanzada edad, subnormal.

El semicaballo se abalanzó contra el pirata y comenzó a atacarle con las pezuñas, aunque la mayoría de golpes eran esquivados gracias al haki de observación.

Ed: Hm, ¿Nuevo Mundo?

Jolwuf: Nope, no tuve la suerte de llegar.

Ed: Entonces...

El anciano, tras esquivar uno de los ataques de Ed, utilizó su bastón para golpear a su contrincante en la nuca, tirándolo al suelo para, posteriormente, darle una patada y alejarlo.

Ed: Desgraciado...

Jolwuf: Uno que se lo curra.

Capítulo 201: Esperad órdenes

Ed consiguió acertar por fin un golpe a su contrincante, quién saltó hacia atrás para conseguir distancia y planear su siguiente ataque con su Ranmar.

Jolwuf: Es duro de narices...

Ed: Como una piedra, y mis soldados no se alejan mucho...

Jolwuf: Bueno, cuanto más grandes son...

El anciano se abalanzó con su arma y comenzó a dar varios cortes mientras su enemigo se defendía, aunque sufría heridas a causa del filo.

Jolwuf: ... MÁS BAJO CAEN.

Ed: ¡!

Sorprendido por la velocidad del octogenario, Ed no tardó en reaccionar con sus pezuñas para bloquear uno de los ataques y, posteriormente, golpear a Jolwuf, aunque este consiguió esquuvarlo a tiempo.

Ed: Muy rápido...

Jolwuf: Hm.

Ed: Pero un anciano siempre será un anciano.

Jolwuf: Y un incompetente siempre será un incompetente.

Ed: OVERHALM.

Jolwuf: ¡!

Ed, adoptando un poco más forma de caballo, se lanzó a gran velocidad contra Jolwuf, a pesar de que pudo preverlo, no fue capaz de esquivarlo y le dio de lleno, estampándole contra la pared.

Ed: Arf... arf...

Jolwuf: Jo... der... 

Ed: Vamos a probar... una vez más...

Ed se preparó para volver a embestir al anciano, pero aún así, esta vez pudo reincorporarse a tiempo y lanzarse contra él arma en mano.

Ed: OVERHELM.

Jolwuf: A TRAVÉS.

Losdos guerreros acabaron pasando al otro y parándose en seco en el camino, tras un rato, Jolwuf se llevó la mano al estómago y llevó el arma a su espalda.

Jolwuf: No, si tiene razón.

El anciano se tumbó en el suelo mientras su enemigo se desplomaba y comenzaba a salirle una gran cantidad de sangre a raíz de un corte en los pectorales.

Tras un tiempo de descanso, Ricky, Fersa, Cyn y Venjen acabaron llegando a la escena.

Venjen: ¿Demasiado para un octogenario?

Jolwuf: Arf... cállate.

Ricky: ¿Has vencido a Ed tú solo?

Jolwuf: Eso parece... el "general del ejército" o algó así había dicho que era.

Ricky: ¡¿CÓMO?!

Jolwuf: Y que viene peña hacia aquí... igual habría que avisar al feo y la serpiente.

Ricky: (Ha conseguido vencer él solo al general del ejército del país... y ni siquiera es el capitán...)

El revolucionario giró su cabeza hacia Venjen y comenzó a fruncir el ceño y sudar.

Ricky: (¿Qué será capaz de hacer estando al máximo?)

Venjen: ¿Qué miras?

Ricky: Nada, estoy pensando... nos vamos.

Venjen: ¿Eh?

Ricky: Tú y yo nos vamos a ir yendo hacia el castillo para el asalto final, reunirás al resto de tu tripulación y atacaremos todos.

Venjen: Todos va a ser que no.

Ricky: ¿Cómo?

Venjen: Fersa, busca una camilla y quédate aquí para cuidar al viejo, no vaya a ser que lo maten o algo.

Fersa: ¡A sus órdenes, mi capitán!

Cyn: ¡Pío!

Ricky: Con lo bien que nos vendría un médico.

Venjen: Pero soy el capitán y se hace lo que me sale de los cojones.

Ricky: Ya...

Al final, Ricky y Venjen se dirigieron por la pasarela dónde había tenido lugar la batalla contra Lison mientras el revolucionario hablaba por el den den mushi con Ofid.

Ricky: ¿Estás ahí?

Ofid: Ahí estoy, ¿qué pasa?, llevamos un rato esperando.

Ricky: El ejército se dirige hacia aquí.

Ofid: ¡¿CÓMO?!

Ricky: Avisaré para enviar tropas hacia aquí y ayudaros, pero tendréis que mantener este baluarte que hemos conseguido conquistar.

Ofid: ¿Y las máquinas?

Ricky: Déjalas... Wynn ya las tiene dominadas de todos modos.

Ofid: Recibido.

Ricky: Cambio y corto.

La revolucionaria terminó colgando el den den mushi a la vista de su compañero, que todavía esperaba algo para hacer.

Clof: Bueno...

El pirata se dirigió a una máquina y se subió encima para sentarse.

Clof: ¿Ahora qué?

TO BE CONTINUED
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.